You are on page 1of 2

EXTINCIÓN DE INCENDIOS DE METALES Y AGUA

(“Manual de Protección Contra Incendios” – MAPFRE)

“Si el incendio en un taller donde se trabaja con magnesio u otros metales combustibles (excepto
metales alcalinos y materiales fisionables) se escapa del control, hasta el punto en que se abran los
rociadores automáticos, el gran volumen de agua de los rociadores extingue normalmente los fuegos de
Clase A y de magnesio. Donde existan sistemas de protección de rociadores automáticos, se colocan
cubiertas deflectantes para proteger los hornos, reactores y otros lugares donde pudiera existir metal
fundido.

Cuando el metal ardiente se salpica con pequeñas cantidades de agua, extrae oxígeno del agua, lo que
favorece la combustión. Al mismo tiempo, se produce hidrógeno libre, que se incendia fácilmente.
Puesto que el agua en pequeñas cantidades acelera la combustión de los fuegos de metales
(particularmente cuando se trata de astillas o de finos) no se recomienda el empleo de extintores
portátiles ordinarios que contengan agua, excepto para controlar el fuego de los materiales de Clase A
que estén contiguos a los materiales incendiados.

Sin embargo, el agua es un magnífico refrigerante y puede emplearse contra algunos metales
combustibles, en condiciones adecuadas y con un método de aplicación acertado, para reducir la
temperatura de los metales ardientes por debajo del punto de ignición. En los siguientes párrafos se
trata de las ventajas y limitaciones del empleo de agua contra fuegos de diversos metales combustibles.

Aguas sobre incendios de sodio, potasio, litio, NaK, bario, calcio y estroncio: El agua aplicada
sobre sodio, potasio, litio, aleaciones de sodio-potasio (NaK), bario y probablemente también calcio y
estroncio induce a reacciones químicas que posibilitan que se produzca un incendio o una explosión,
incluso a temperatura ambiente. Por lo tanto, no debe emplearse agua contra los fuegos de estos me
tales.

Aguas sobre Incendios de zirconio: El zirconio en polvo, humedecido con agua, es más difícil que
entre en ignición que el seco. Sin embargo, una vez que entra en ignición, el polvo húmedo arde más
violentamente que el seco. El polvo que contenga entre el 5 y el 10 por ciento de agua se considera el
más peligroso. No deben aplicarse pequeños volúmenes de agua al zirconio incendiado, pero, en
grandes volúmenes, el agua puede tener éxito si cubre totalmente los trozos macizos o astillas grandes
de material ardiente (por ejemplo, sumergiendo el metal en una cuba o barril de agua). Los chorros de
agua aplicados directamente con mangueras a las astillas de zirconio incendiadas suelen producir
reacciones violentas.

Agua sobre incendios de plutonio, uranio y torio: La aplicación de pequeñas cantidades de agua
aumenta la intensidad del fuego del uranio y torio naturales, e incrementa la necesidad de realizar una
limpieza total de la contaminación resultante con posterioridad al fuego. Los fuegos de residuos de
uranio natural pueden combatirse con agua por el personal (llevando caretas y guantes y con palas de
mango largo), recogiéndolo y echándolo en un barril con agua situado en el exterior. El hidrógeno que
se forma puede incendiarse por encima del barril. El riesgo de radiactividad del uranio natural es muy
bajo (el uranio es en realidad un metal venenoso, aunque bastante menos tóxico que el plomo). El
empleo del agua contra uranio o plutonio enriquecido (materiales fisionables) está, generalmente,
prohibido. Si se ingiere, el plutonio es considerablemente más peligroso que el uranio.

Agua sobre incendios de magnesio: Aunque el agua en pequeñas cantidades acelera los fuegos de
magnesio, la rápida aplicación de grandes cantidades de agua, por su efecto enfriante, es efectiva en la
extinción de los fuegos de magnesio. Los rociadores automáticos extinguen los incendios que ocurren en
los talleres metalúrgicos cuando las cantidades de metal son reducidas. Sin embargo, no debe
emplearse agua en fuegos de gran número de astillas de magnesio, cuando sea dudoso que exista
suficiente cantidad de agua para hacerse cargo de una gran superficie (Unas cuantas astillas en ignición
pueden extinguirse arrojando sobre ellas un cubo de agua). Los pequeños chorros de los extintores
portátiles aceleran violentamente los fuegos de astillas de magnesio.

Las piezas de magnesio incendiadas, tales como piezas moldeadas o estructuras fabricadas, pueden
enfriarse y extinguirse con gruesos chorros de agua ocasionados por medio de mangueras normales. Un

1 http://bomberosalcorcon.blogspot.com
chorro compacto esparce el fuego, pero las gotas gruesas (producidas por una lanza colocada a cierta
distancia del fuego o por una lanza graduable) se sitúan por encima y enfrían el metal que no esté
ardiendo. A continuación se dirigen los chorros contra el fuego. Normalmente, se produce una
aceleración temporal cuando se aplica este procedimiento, pero a esto le sigue una rápida extinción si se
continua aplicando el método. Los incendios bien avanzados y asentados en montones de recortes de
magnesio de varios cientos de kilogramos se han logrado extinguir en menos de un minuto con dos
mangueras de incendios de 45 mm.

Por otra parte, la nebulización de agua tiende a acelerar estos fuegos en lugar de enfriarlos. Debe
evitarse la aplicación de agua a los fuegos de magnesio cuando existan grandes canridades de metal
fundido. La formación de vapor de agua y las posibles reacciones del agua con el metal pueden producir
explosiones.

Agua contra fuegos de titanio: No debe emplearse agua contra los fuegos de linos de titanio y debe
utilizarse solamente con gran precaución en otros fuegos de titanio. Las pequeñas cantidades de titanio
en ignición (que no sea en forma de finos) pueden extinguirse y recuperarse cantidades considerables si
se lanza material ardiente en un gran volumen de agua, sumergiéndolo totalmente. Se han empleado
con éxito chorros de agua de mangueras contra fuegos de pilas de recortes situadas en el exterior, pero
se tiene noticia de que han sucedido violentas reacciones en otros casos en que se aplicó agua contra el
titanio caliente o en ignición, produciendo graves lesiones al personal.

2 http://bomberosalcorcon.blogspot.com