ESCUELA NACIONAL SUPERIOR AUTONÓMA DE BELLAS ARTES DEL PERÚ

Análisis de la Asociación Bola Roja a través de los estudios culturales

Elaborado por: Alicia Ugaz Peña

Código: 07-032

Curso: Estudios Visuales y Culturales

Lima Perú 2012

INTRODUCCIÓN

Tomar la Asociación Bola Roja como objeto de análisis en base a los Estudios Culturales no sólo es referirse a una iniciativa solidaria y benéfica, es hablar de nuevos medios de comunicación- visual, verbal, performativa- en una sociedad saturada de información bajo la metodología invasiva de los medios masivos. Me interesa Bola Roja pues constituye un formato simbólico que ha sabido mantenerse en vigencia, recurriendo principalmente a una postura positiva en base a recursos sencillos como el color y la risa. Es decir, planteo la idea de que el creador cultural puede ser incisivo en la problemática social, sin tener que mostrar imágenes oscuras, tristes y pesimistas. Este análisis intenta desmenuzar el discurso del clown de Bola Roja, como transgresor de lo rutinario -en el aspecto y comportamiento del ciudadano-, y herramienta para la solución de diversas situaciones humanas, que las estructuradas ciencias no logran alcanzar.

EL CLOWN EN LA SOCIEDAD El Bufón como Trangresor

Si ubicamos el término Clown (nota 1) en la historia, su presencia se da tanto en Oriente como en Occidente. Se dice que un clown enano actuaba con fines de entretenimiento en la corte del Faraón Dadkeri-Assi durante la Quinta Dinasta Egipcia en el año 2500 A.C. Si bien este como otros sirvientes de la corte solían desempeñarse con fines de espectáculo, ellos gozaban de privilegios importantes en comparación a otros dedicados a las labores del hogar. Existen datos que hablan del Clown – o bufón – como el único capaz de expresar una crítica sobre el gobierno, y muchas veces lograr un sustancial cambio en las reglas sociales establecidas en un régimen. Al respecto se cuenta que en el año 300 A.C. el bufón Yu Sze fue el único que se atrevió a criticar y evitar así el plan del emperador Chino Shih Huang-Ti de pintar la gran muralla. Yu Sze es recordado hoy en China como un héroe nacional pues consiguió evitar la muerte muchos súbditos que podrían haberse visto derrotados por el cansancio. Ejemplos como este, pasando inclusive por la época de Shakespeare (nota 2), demuestran que la labor del Clown –a diferencia de un payaso- requiere un poder persuasivo potenciado por la caracterización de un ser que expresa con singularidad y humor una realidad, pudiendo llegar a cuestionarla y conformar un debate sobre ella.

Nota 1: Término del inglés usado en español para diferenciarse del Payaso de Circo, que generalmente es un individuo maquillado y vestido de forma llamativa que actúa en base a estereotipos para entretener a través de la burla y ridiculizar al otro y/o al público. Nota 2: Durante el reinado de Elizabeth, el clown ocupa un lugar importante en el arte de la época. Shakespeare era el escritor de obras para la compañía teatral “Lord Chandler’s Men”. De los 26 principales actores de la compañía, dos eran clown: William Kemp y Richard Armin. Kemp, quién se convierte en una estrella, Interpretaba a un campesino estúpido que chocaba y tropezaba con todo (estilo que más tarde sería conocido como Augusto). Armin escribió una de las primeras historias del clown, un libro sobre famosos bufones de corte.

SOBRE BOLA ROJA: Clowns para todos los terrenos del Perú

Bola Roja surge como un proyecto personal de

Wendy Ramos (nota 3), quién tras sus años como clownactriz para la televisión decide investigar sobre el poder de este personaje y aplicarlo

situaciones más urgentes que el entretenimiento. Es en 2001 que, junto a su compañero clown Gonzalo Torres, pone en marcha Bola Roja, y ya en 2005 que empieza a aplicar la labor del clown como factor en el servicio social bajo el nombre Doctores Bola Roja. Replicando iniciativas como la del Dr. Patch Adams (nota 4), Bola Roja se erige como una ONG que “defiende la alegría porque cree en ella, porque estamos convencidos de su infinito poder de transformación”. (Wendy Ramos, en la web oficial de Bola Roja). Entonces se puede deducir que Bola Roja incluye en su misión conceptos clave: la Clownterapia, la terapia a través del color y la risa, y la resiliencia como arma para la transformación social; términos que serán explicados dentro de su contexto a continuación.

Nota 3: Wendy Ramos -nacida en Lima - 01 de diciembre de 1966- es comunicadora social, actriz, clown, maestra de clowns, guionista, conferencista y bloggera. Egresada de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad de Lima, se inició en clown en 1991, como una de las fundadoras y guionistas del grupo Pataclaun. Nota 4: Doherty Hunter "Patch" Adams -Washington D. C., 28 de mayo de 1945)- es un médico estadounidense, activista social, ciudadano diplomático y escritor. Actualmente vive en Arlington, Virginia, donde promueve medios alternativos de sanación. Adams fue uno de los introductores de la risoterapia con fines médicos y terapéuticos en la medicina moderna.

ANALIZANDO BOLA ROJA

La Caracterización y el Color como armas

Una gran nariz roja, ropa de colores saturados y vibrantes, apretones de mano, amplias sonrisas y repentinos llantos: estado de Clown. Este es un estado – no simplemente visual, sino también emocional- en que el actor recrea una sobrerreacción a un estímulo, ante el cual un ciudadano respondería de una manera esperada. Si alguien te insulta, contestas de manera defensiva, devuelves el insulto o ignoras y continúas. Un clown no puede ignorar, un clown respondería con un estruendoso llanto (tal vez con un gran flujo de lágrimas) y afligido insistiría en que le expliquen el porqué de la ofensa. De la explicación anterior podemos establecer que el clown es un productor cultural cuya construcción simbólica desborda el comportamiento socialmente esperado, cuestiona y da vuelta el orden en que se desarrollan las relaciones sociales para establecer vínculos de reciprocidad con el público. En este sentido, la labor del clown no puede ubicarse dentro de una respectiva corriente artística, pues está caracterizada por “la extensión del trabajo artístico y su desbordamiento de cualquier horizonte formal o material; ni los soportes ni los lenguajes, ni las maneras de hacer de los artistas han tolerado delimitación o clausura alguna…” (Brea José Luis, 2006)

Esta idea de Brea puede asociarse a los diversos recursos que emplea el clown de Bola Roja y su relación a las artes como práctica tradicional. Si intentamos equiparar el accionar del clown con alguna forma tradicional nos topamos con el Teatro. Claro que la personificación es un aspecto esencial, pero definitivamente el clown no está parametrado bajo un guión al que deba obedecer textualmente y su accionar no está delimitado al de un escenario teatral propiamente dicho. Ellos mismos se definen como payasos Todoterreno porque “intervenimos tanto en espacios artísticos convencionales, como en los lugares más inesperados: hospitales públicos, cárceles, playas, comunidades alejadas y lugares de desastre.” (Ramos Wendy, en la página oficial de Bola Roja) Otro aspecto característico es la utilización de elementos visuales que constituyen la personalidad del clown. El clown parece hacer las veces de pintor, escogiendo y combinando (o “descombinando”) prendas de diversas texturas y colores: accesorios no convencionales como paraguas de colores y abrigo de lana en la playa. Por un lado, este ejercicio responde al alcance de la cromoterapia como un fenómeno de repercusión física y psicológica que aprovecha el carácter sinestésico del color. Y además de ello crea un evidente contraste entre el ambiente intervenido y el actor. Como vemos en la foto, el contraste de saturación entre la figura y el fondo es un factor resaltante. Al respecto Wendy Ramos explica en una entrevista del año 2007: “Cuando visitamos Iquitos con Patch Adams, todo era gris y faltaba color. En las fotos solo resaltaban los colores de nuestra vestimenta. Entonces decidimos regresar y darle color a ese barrio. Ese es otro objetivo nuestro: El claun hace que el mundo se vea de otra manera. Un claun ve la belleza donde no la hay y la construye. Ese año regresamos a Belén con 53 clauns de siete países. Muchos eran médicos, abogados, artistas, pero todos teníamos un objetivo: darle color a Belén.” Aquí resalta la idea del clown como creador cultural, pero también la necesidad de iniciar un trabajo multidisciplinario. Como menciona Brea “hablamos de prácticas sociales y de comunicación que, más allá de su definición sistematizada, abarcan y proyectan una multitud de dimensiones significantes (de orden político, social, psicológico, moral, antropológico, económico, perceptual, semiótico…)” (Brea José Luis, 2006). Es decir, mientras crecía el afán de servicio a la comunidad, debe crecer la investigación en toda su amplitud para conocer el síntoma y luego poder delegar acciones a diversos ámbitos. Así como menciona Wendy Ramos, la convocatoria estuvo y está abierta a personas, que desde su formación académica, técnica, profesional y sus actividades diarias, deseen convertirse en clowns.

Fomentar la resiliencia y la cultura como acción Hablar sobre Clownterapia incluye el concepto psicológico de la Resiliencia, que se refiere a capacidad humana para enfrentar la adversidad y sobrellevar las dificultades. Para Bola Roja es pertinente la fomentación de la resiliencia pues se caracteriza como “un conjunto de procesos sociales e intra-psíquicos que posibilitan tener una vida sana en un medio insano; estos procesos se realizan a través del tiempo, dando afortunadas combinaciones entre los atributos del niño y su ambiente social y cultural” (Rutter, 1992) Es aquí donde, para el clown, tiene sentido ese toque infantil, pues la resiliencia hace mención al arquetipo del niño como punto base de la personalidad que debe ser conservado y puesto en práctica en la persona a través de toda su vida. El niño es usado como ejemplo de inocencia y ternura, pero a la vez como un ser curioso que indaga y debate sobre una problemática. La situación adversa que se menciona en el concepto de resiliencia es motor de Bola Roja, no sólo se encuentran con internos en hospitales, también en cárceles, psiquiátricos, y con cualquier persona en la calle que pueda necesitar de su mensaje. Para estos clowns es un factor principal conocer el ámbito público, pues es el escenario que deconstruyen e intervienen. Bola Roja propone un accionar desinteresado del ensalzamiento del creador, sale del ámbito privado que se le había otorgado a la performance en arte para dirigirse hacia el público objetivo. Sobre ello hace mención Gisela Cánepa haciendo mención al concepto de cultura pública como aquella que “borra las fronteras entre lo privado y lo público; admite otros lenguajes, corporales, visuales, escénicos, como formas de argumentación y reflexión discursiva para la creación de opinión, y propone un sujeto público siempre situado, tanto en términos de su lugar en la estructura social como con respecto a la producción, distribución y legitimación de formaciones discursivas…” (Cánepa Gisela, 2009) Esta idea se puede relacionar al accionar de Bola Roja en tanto puede legitimar la labor del clown y conformar una invitación a la comunidad a ser partícipes de la asociación. Y a la vez nos explica que este accionar responde a una necesidad de establecer políticas públicas de comprensión y respeto a la diversidad de identidades en nuestro país, así como la diversidad de situaciones adversas en que mucha gente vive en nuestra sociedad (sean personas con graves enfermedades, presos, personas de bajos recursos o comunidades excluidas).

En palabras de Cánepa, menciona a manera de recomendación que “la agenda democrática no se debe limitar a introducir temas y agentes nuevos, sino que debe estar dirigida al diseño de políticas culturales que promuevan la inclusión como una práctica y experiencia de la vida cotidiana.” En otras palabras, el clown de Bola Roja no es un simple payaso, es un profesional que ahonda en el lado más humano del público y pretende mejorar la calidad de vida del ciudadano a través de experiencias que pueden reproducirse en la vida cotidiana. Además de ello el sentido democrático es afianzado en el Clown por la utilización de un lenguaje universal, que no hace distinciones socioeconómicas o raciales, por lo esta iniciativa viene siendo aplicable en muchos países que, como Perú, sufren crisis en diversos aspectos además de la salud. Para finalizar - Es admirable la visión de la ONG Bola Roja pues propone llevar un producto cultural, como es el clown y todo lo que conlleva, del discurso a la acción. Esto es posible por el dinamismo y la amplitud de estudios y teorías que engloba la actuación del clown, que como hemos revisado de manera general, van desde la medicina tradicional, pasando por la estética visual, hasta el uso de terapias del color, la risa y otros nuevos recursos de la psicología y la filosofía actuales. - Es posible afirmar la pertinencia de un arte no contaminado por perspectivas negativas, que se limitan a la representación a manera de fiel retrato de una problemática determinada. Es igual de importante una propuesta artística que apueste por compartir experiencias en que el creador, como el clown, invita al espectador a explotar sus propias capacidades creativas, a través del humor, el contacto físico, la conversación y el intercambio de vivencias.

Textos Citados: BREA José Luis. Estética, Historia del Arte, Estudios Visuales. 2006 CÁNEPA Gisela. Esfera pública y derechos culturales: La cultura como acción. 2010 Fuentes Electrónicas: http://www.bolaroja.net