5

Epílogo. ¿Para qué educar en los albores del siglo XXI?
La construcción de políticas educativas requiere, además del conocimiento de los aspectos de la realidad social y de las implicancias de las tomas de posición estatal frente a cuestiones sociales, de nuestra capacidad de prospectiva para imaginar un determinado tipo de sociedad, los fundamentos de “esta imaginación” y cómo aproximarnos a través de las herramientas que nos provee la política educativa, a la realidad deseada.

Objetivos
1. Recapitular las concepciones trabajadas a lo largo de la Carpeta de trabajo. 2. Poner en juego los conceptos incorporados para el análisis de la realidad social. 3. Tomar posición justificada frente a las políticas educativas y plantear lineamientos alternativos.

5.1. ¿Qué educación para qué sociedad? Apuntes para una política educativa democratizadora
Los elementos señalados a lo largo de esta Carpeta de trabajo nos colocan en mejores condiciones para comprender la naturaleza de la actual crisis y para plantear ejes de un debate acerca de cuál es el papel que la sociedad requiere del sistema educativo. Habrá quienes piensen que ante el desarrollo de los medios de comunicación, la velocidad del avance del conocimiento y la tendencia a la globalización, el sistema educativo es una institución perimida e innecesaria. Frente a esta posición, creemos que la escuela no sólo tiene deudas pendientes respecto de los propósitos políticos con que nació, sino que existen al menos cuatro ejes cuya importancia es indiscutida y frente a los cuales esta institución moderna cumple un rol fundamental:

• La consolidación de la identidad nacional
Aunque son poderosos mecanismos socializadores, los medios de comunicación de masas no garantizan la construcción de una identidad nacional aglutinante para toda la población. Por el contrario, la actual indiferenciación de los mensajes producto de la universalización de los códigos de los medios masivos plantea nuevos problemas a la construcción de las identidades nacionales. Es la escuela quien está en condiciones de integrar culturalmente a través de su accionar cotidiano.

187

Universidad Virtual Quilmes

¿Cuál es la importancia de la nacionalidad? a) el acceso a los valores, pautas culturales y códigos comunes es condición para la participación en los distintos ámbitos de la vida social, económica y cultural. b) al constituirse no sólo con el pasado compartido sino también a partir de la definición conjunta de los principales problemas del presente, posibilita la construcción también compartida de un proyecto futuro. c) el fortalecimiento de las identidades nacionales es necesario para garantizar que el proceso de integración planetario no sea el resultado de la imposición de la voluntad de algunos países sobre otros. Sólo se puede integrar lo diferente, aquello que tiene personalidad propia, de lo contrario, conduce a la disolución. De hecho, los procesos exitosos de integración regional, como el de la Comunidad Económica Europea, muestran al mismo tiempo procesos muy interesantes de revalorización de las culturas nacionales y locales. d) a diferencia de la “tradición” de nuestro sistema educativo, se debe rescatar una acción educativa que permita la integración cultural a partir del reconocimiento de las diferencias. En esta dirección la identidad nacional no significa uniformidad cultural, sino unidad en la diversidad. En el caso argentino, este aspecto está enfatizado porque el elemento estructurador de la identidad está determinado por el carácter federal de la Nación.

• El fortalecimiento de la democracia
Los actuales desafíos en torno a la educación para la democracia se centran en desmontar las culturas autoritarias construidas en las etapas donde no tuvieron plena vigencia las instituciones políticas, y en el logro de una capacitación que vaya mucho más allá de la alfabetización básica propuesta como objetivo sobre fines del siglo XIX (Tenti, E., 1992). La educación para la democracia debe abarcar, al menos, las tres dimensiones que trabajáramos de Claus Offe (1990) y que constituyen la relación entre los ciudadanos y la autoridad estatal: a) La libertad “negativa”: la posibilidad de los ciudadanos de hacer valer sus garantías contra la arbitrariedad política o frente a la fuerza y la coacción organizada estatalmente. b) La concepción “positiva” de la libertad: vinculada a la condición ciudadana de ser soberana de la autoridad estatal. c) La participación social como “cliente” de bienes colectivos suministrados estatalmente -como la educación, la justicia, la seguridad, la sustentabilidad ambiental-, que aseguran la posibilidad de una igualdad de oportunidades en pos de alcanzar una mejor calidad de vida. Algunos aspectos de las dimensiones señaladas exigen la incorporación de contenidos específicos al desarrollo curricular para ser conocidos y aprendidos por los estudiantes con el objeto de que luego puedan hacer valer sus derechos ciudadanos. Otros, en cambio, requieren de la modificación de las instituciones escolares en dirección a convertirse en organizaciones profundamente democráticas donde las actitudes de protagonismo se internalicen a partir del ejercicio cotidiano. No hay forma de aprender a participar que no sea participando.

188

la alimentación. ya que coinciden con aquellas necesarias para la participación social y política plena. la elaboración de políticas democráticas en educación depende de: a) no promover la creación de una pequeña elite extremadamente educada. Los trabajos mencionados plantean que han tenido más éxito aquellas economías dirigidas principalmente hacia la investigación en nuevos procesos productivos (Japón o Alemania). Otros autores sostienen que actualmente el conjunto de los factores anteriormente mencionados se puede desplazar alrededor del mundo para instalarse en aquellas regiones en las cuales puedan maximizar sus beneficios.. Ello implica frenar la tendencia hacia la competitividad “espúrea”. de acumulación y de distribución de los bienes producidos que la sociedad escoge como propio. Por un lado. que aquellas que desarrollaron nuevos productos. el transporte. e) desarrollar en todos los ciudadanos las competencias exigidas hoy día para el desempeño en el mundo del trabajo. De este modo. d) comprender esos beneficios no sólo como la apertura de nuevas y más calificadas fuentes de trabajo que favorezcan la integración de nuevos sectores. Las estrategias que plantean combinar competitividad con equidad proponen modelos en los cuales el desarrollo integral permite incorporar a toda la población a sus beneficios. Frente a esta situación.etc... como la salud. sino también como posibilidad para elevar el nivel de vida de la población. la vivienda.Política Educacional • Educar para la productividad y el crecimiento Los elementos centrales del crecimiento de las naciones en el último siglo -recursos naturales. porque permiten el desarrollo de tecnologías y la producción de bienes para resolver en forma más económica y urgente problemas sociales que. Estas capacidades son necesarias tanto para construir una base económica menos dependiente del exterior en cuanto a los productos básicos estandarizados y los de avanzado desarrollo tecnológico. como para una inserción más competitiva en el comercio internacional.han perdido importancia como ventajas comparativas. Por otro lado. tecnología y trabajo. c) no caer en un enfoque puramente economicista acerca de la competitividad. b) desarrollar capacidades endógenas para lograr el crecimiento sostenido y el aumento de la productividad. que está sustentada en la disponibilidad de uso de mano de obra barata y en la depredación ambiental. la educación contribuirá a la participación de los ciudadanos en el debate acerca del modelo de relaciones laborales. • Educar para la integración y la equidad social El aumento de desigualdad y la marginación social producto de la declinación económica y de la crisis del modelo de Estado en los ‘80 significó la re- 189 . también prevé que la importancia del conocimiento estará por encima del resto de los factores productivos: “. tienen larga data. porque la productividad basada en la incorporación y difusión del progreso técnico permite generar condiciones para una competitividad “genuina”. capital.la creación de valor-conocimiento muy pronto se va a considerar la palanca principal del crecimiento de la economía social y de la acumulación de bienes de capital”. Taichi Sakaiya (1994) al definir la “sociedad del conocimiento”.

Los sectores recientemente pauperizados en cambio. favorezca el acceso de todos los sectores sociales a los bienes simbólicos a la vez que promocione la capacidad 190 . mejorar la calidad de vida. tomar decisiones fundamentadas y continuar aprendiendo. genera el peligro de “anomia”. habilidades y competencias necesarias para la integración social. cálculo. ya habían logrado un cierto nivel de participación en los servicios y las organizaciones mencionadas y ahora lo están perdiendo. de cara al próximo siglo. muchas veces en forma violenta.) y a organizaciones que. la democratización de los bienes que promete la educación es condición necesaria. La ruptura del tejido social destruye sus posibilidades de estructurarse solidariamente en función de sus demandas. Como hemos visto. particularmente del mercado. solución de problemas) y los contenidos básicos del aprendizaje (conocimientos teóricos y prácticos. Ella estaba compuesta mayoritariamente por los sectores que se aglutinaron en los suburbios de las grandes ciudades a partir de la urbanización producto del crecimiento industrial. Expresan su descontento. El vertiginoso crecimiento de las tasas de desocupación y de los grupos que conforman la nueva pobreza en los grandes centros urbanos. educación. empresa. escritura. No tienen un referente (Estado. Las características de la nueva pobreza son marcadamente diferentes a quienes integraban la pobreza urbana tradicional de la Argentina.Universidad Virtual Quilmes versión de los procesos de integración social. Es por ello que la tarea de articular las acciones educativas con el conjunto de políticas económico-sociales se torna imprescindible para garantizar crecientes niveles de justicia social. En dirección a estos grupos la escuela debe cumplir una función irreemplazable tanto en torno a la cohesión social como a la igualdad de posibilidades: a) distribuir equitativamente los conocimientos. Allí se describieron las Nebas como “un conjunto de herramientas esenciales para el aprendizaje (lectura. contra toda la sociedad. pero no suficiente para una democratización integral de la sociedad. etc. expresión oral. genere condiciones sociales más justas y equitativas. La amplitud de las necesidades básicas y la manera de satisfacerlas varían según cada país y cada cultura y cambian inevitablemente con el transcurso del tiempo”. Recientemente la Conferencia Mundial sobre Educación para Todos celebrada en Tailandia en 1990 dio un paso importante en dirección a responder esta pregunta al definir las Necesidades Básicas de Aprendizaje (NEBAS). los contuvieron y expresaron en sus reclamos. b) proveer a todos los habitantes de los elementos mínimos para posibilitar su inclusión social. El haber llegado a la ciudad les permitió acceder también a un conjunto de servicios de los que antes carecían (salud. etc. Actividad de integración Éstos son los ejes que proponemos para la definición de una política educativa que.) ante el cual manifestar su disconformidad. sindicato. como los sindicatos y los movimientos políticos. valores y actitudes) necesarios para que los seres humanos puedan sobrevivir y trabajar con dignidad. frente a las tendencias excluyentes que provienen de otros ámbitos de la vida social. participar plenamente en el desarrollo.

qué es y cómo se definen las políticas públicas.Sería enriquecedor.Sobre la base de estos ejes. Creemos que el debate está abierto. definir los 10 ejes centrales de la de política educativa que propondría. .Deberá justificar teóricamente las propuesta considerando: a) una concepción acerca el vínculo Estado-sociedad-educación.Política Educacional para acceder y demandar el acceso a los bienes materiales que produce la sociedad. delinear las principales estrategias de política educativa a llevar adelante.Colocarse en la situación de un Ministro de Educación de la Nación o de su Provincia y. b) el desarrollo histórico del sistema educativo como base para la construcción de alternativas. . . basándose en los conceptos trabajados a lo largo de la Carpeta de trabajo. c) los marcos legales y deudas pendientes. organizarse para discutir grupalmente las propuestas. Le proponemos como ejercicio final: . 191 . de modo de escuchar críticas y ejercitar la argumentación de políticas. y d) los debates más importantes de fin de siglo.

.

The World Bank. 1996. D. Aguiar. 1974. en: Desarrollo Económico. Madrid. Alexim. 1994. “Las nuevas fronteras de la formación profesional”. Buenos Aires. Proyecto MEJ/ BIRF. 1995. Anarquismo. Banco Mundial. Ed. La educación en la argentina. en: Crítica y Comunicación Nº 10. Editorial La Colmena. Academia Nacional de Educación. Arbos. 1992.C. 1976. en: Revista Argentina de Educación. — Prioridades y estrategias para la educación: examen del Banco Mundial. S. Editorial Troquel. y otros. M. Altimir. J. Barranco. Washington. 1992. Washington. Ciudadanía y democracia en la encrucijada mundial. La villa miseria y la escuela en Buenos Aires. de. mimeo. Vol. J. 37. Nueva Visión. Banco Mundial. — Governance and Development. Gobernabilidad. 1995.. La gobernabilidad. London and Beverly Hills.C. O. M. Babini. educación y problematización de las costumbres de principio de siglo. FLACSO. Buenos Aires. 1992. Revista de Ciencias Sociales Nº 145.). Althusser. 1988. (comps. Buenos Aires. Ministerio de Cultura y Educación de la Nación. Washington D. 193 . 1985. 1988. año 1. Buenos Aires. 1986.C. 1995. I. Operativo piloto para la validación de ítem para la evaluación de la calidad de la educación. Banco Mundial. Opciones de Política. C. Buenos Aires. “Desigualdad. Ideología y aparatos ideológicos del Estado. X.Referencias bibliográficas Aguerrondo. Estudios 1. Ley Federal de Educación y transformación educativa. Alberguchi. 1979. R. Washington D. sociedad y cambio social. — Una nueva educación para una sociedad posible. El financiamiento de la educación en los países en desarrollo. Social Origins of Educational Systems. Madrid. Kapelusz. Londres. Educación. Archer.C. Buenos Aires. Subproyecto 9: “Mejoramiento y Evaluación de la Calidad de la Educación”. Alcántara Saez. El medio familiar y el éxito escolar. Buenos Aires. Agulla. M. y Giner. Banco Mundial. CICE/Instituto Di Tella. Buenos Aires. Destruir es construir. E. empleo y pobreza en América Latina: efectos del ajuste y del cambio en el estilo de desarrollo”. Lima. — “La deserción escolar en Argentina”. R. 1997. L. Centro de Estudios Constitucionales. 1993. Nº 1. Trabajos actuales de investigación. Sage Publications. A. crisis y cambio. Buenos Aires. D. 1973. Buenos Aires. Una evaluación del Programa Nacional de Enseñanza Media desde el ángulo de los programas de investigación científica.C. Siglo XXI. — El mundo del trabajo en una economía integrada. Buenos Aires. — y Gibaja. E. 1994.

1985. Las características del desempleo y sus efectos en la sociedad argentina. Botana. en: Revista de Sociología Nº 8. 5. 1993. Buenos Aires. UBA-Facultad de Ciencias Sociales. 1998. 1995. Editorial Laia.Y.). Gaithersburg. México. J. Washington. y los límites de la eficacia política”.). Los perfiles de aprendizaje de los alumnos de las escuelas primarias de la MCBA . “Liberalismo viejo y nuevo”. Bourdieu. 1992. Buenos Aires. Informe 1993. Bertoni. Peronismo: Cultura política y educación (19451955). Washington. Estudios sobre reestructuración socioeconómica y subordinación de género en Argentina. Informe 1998-1999. 1984. El estado de la cuestión. Human Capital. Hyspamérica. Democratic culture and governance. N. — Políticas Económicas de América Latina. E. 1994. 1996. Codes and Control. México. Buenos Aires. en: El futuro de la democracia. — América Latina frente a la desigualdad. Class. Schocken Books. Nº 6. Birgin. Laia. Berstein. 1998 b. La escuela Capitalista en Francia. Barcelona. Boudón. A. Historia de la Educación en la Argentina. Nro. Madrid. J. S. Bobbio. Buenos Aires. Sin trabajo. 1978. y otros. Progreso Económico y Social en América Latina. La movilidad social en las sociedades industriales. A. Gedisa. F. 1985. Orígenes sociales de la democracia y la dictadura. Bobbio. Washington. El orden conservador. Sociedad y Estado en la Filosofía moderna. 1981. 1977. 194 . 1996. y Puiggrós. Proyecto 3. — “Espíritus de Estado”. Buenos Aires. La desigualdad de oportunidades. La política argentina entre 1880 y 1916. BID. La FORA y el movimiento obrero. en: Las transformaciones en la educación en diez años de la democracia. 1966. Buenos Aires. N y Bovero. “Governance at the center and the periphery”. Columbia University Press for NBER. — Progreso económico y social en América Latina. Barcelona. Buenos Aires. 1982. N. Bilsky. en: Actes de la Reserche en Sciences Sociales Nº 20. 1992. Losada/Unicef. “Quiénes enseñan hoy en las escuelas”. L. Editorial Tesis Norma. UNESCO. Gobernabilidad y desarrollo. Tomo V. Siglo XXI. 1985. La reproducción. (coord. Bernetti. — y Passeron. Power and Ideology in Education. Mujeres en sus puestos. MCBA. Cuarto Trimestre. — Cosas Dichas. Fondo de Cultura Económica. Becker. P “Describir y prescribir. 1993. Traducción: Emilio Tenti Fanfani. Berger. Secretaría de Educación. Plaza & Janés. CEAL. 1975.. Editorial Galerna. M. Baudelot y Establet. Nota sobre las condiciones de posibilidad .Universidad Virtual Quilmes Barrington Moore. Beccaria y López (comp. elementos para una teoría del sistema de enseñanza. Barcelona. Buenos Aires. 1996. Buenos Aires. fichas 1 y 2. Serie Biblioteca Argentina de Historia y Política. Estudios Sociales y Ciencias Naturales. FLACSO.C. Barcelona. N. Matemática. 1993. Bourricard. A. en: El Albala-Bertrand. B. 1973.Área Lengua.

S. y Gintis. en: Minujin. A.) Cuesta abajo: los nuevos pobres: efectos de la crisis en la sociedad argentina. Buenos Aires. Hopenhayn. Buenos Aires. C. UNICEF-LOSADA. Braverman. Fondo de Cultura Económica. Bibliotecas Universitarias.OREALC/UNESCO. — La diferencia escolar. — La responsabilidad del Estado y de la sociedad en la distribución de conocimientos a través de la escuela: El caso argentino en los últimos treinta años. R. Cultura autoritaria y cultura escolar. en: ¿Es posible concertar las políticas educativas? La concertación de políticas educativas en Argentina y América Latina. M. Buenos Aires. “La producción del Estado de Malestar. Santiago de Chile. “La escuela primaria en Venezuela: clases sociales. La discriminación educativa en la Argentina. 1996. 1997. Zahar. Thomas Victor. FLACSO. Buenos Aires. Ajuste y política social en América Latina”. Propuesta para sociedades incluyentes. — La gestión pública de la educación argentina: algunos aspectos acerca de la relación entre el Estado nacional. Buenos Aires. Bronfmayer. UNICEF – Santillana. 1982. El Estado en los países desarrollados CEPAL-ILPES Santiago de Chile. (Editores) Todos entran. FLACSO – GEL. Brunner. — Bases Constitucionales de la Educación Argentina. Bustelo. 1985. FLACSO/Miño y Dávila Editores. y Casanova. Calderón.Política Educacional Bowles. Centro Editor de América Latina. Ed. “Desarrollo. circuitos de escolarización y prácticas pedagógicas”. FLACSO/PBA. FLACSO-GEL. — “La concertación como estrategia de reforma educativa y del Estado”. 1988. 1998. 195 . Ultimo año del colegio secundario y discriminación educativa. en: El Trimestre Económico. 1990. Trabalho e capital monopolista. Buenos Aires. A. — Respuestas a la crisis educativa. Hacia un nuevo paradigma en la Educación Latinoamericana. 1993. Bulmer. 1986. Río de Janeiro. 1986. mimeo. G. “El nuevo modelo económico en América Latina. 1995. Buenos Aires. 1997. F. en: Cuadernos de Pesquisa Nº 42. Calcagno. 1984. Buenos Aires. FLACSO/CHILE. E. Kapeluz. mimeo. ciudadanía y negación del otro”. — Autonomía y anomia en la Educación Pública Argentina. Buenos Aires. H. (comp. La instrucción escolar en la América Capitalista. H. E. México. El Estado y la enseñanza privada. 1988. su efecto en la distribución del ingreso y en la pobreza”. H. Documento para la Discusión Nº8. — y Minujin. Miño y Dávila Editores. los estados provinciales y las municipalidades. Braslavsky. Conducción educativa y calidad de la enseñanza media. y Ottone. Cántaro-FLACSO. Buenos Aires. San Pablo. G. México.. — y Tiramonti. Serie Cuadernos. Buenos Aires. FLACSO . 1985. Buenos Aires. 1993. N. 1993. Siglo XXI. F. — y Filmus. 1985. Bravo. Buenos Aires. Caracas. D. La escuela pública. FLACSO-Miño y Dávila Editores. J. — Haciendo Escuela. en: RELEA Nro 1. Editorial de Belgrano.FUNDACIÓN FORD .FUNDACIÓN CONCRETAR . 1998. Buenos Aires. — y Krawkzyk. A. 1988. Caracas. 1986. 1976.

Buenos Aires. E. Buenos Aires. Educación y conocimiento: Eje de la transformación productiva con equidad. Tendencias hacia la Centralización y la Descentralización”. Buenos Aires.FUNDACIÓN CONCRETAR . Coleman. 1992. Espasa Calpe. FLACSO . en. “La lógica de la exclusión”. S. Dp. “Veinte tesis y un corolario. “Rates of return to schooling in Latin America”. M. Cavarozzi. 1983.. EUDEBA. G.Universidad Virtual Quilmes Calderón. — Economía de la educación.. Santiago de Chile. en:. M. — “Concertación y alianzas en Educación”. 1994. J. Hacia un nuevo orden estatal en América Latina”. Corrientes Contemporáneas. UNICEF – Santillana. Caracas. — Presentación en La construcción de lo local. Washington. y Dos Santos. Venezuela. Van Gelderen. Equality of Educational Opportunity.. L. y otros Bases y alternativas para una Ley Federal de Educación. 1982. (Editores) Todos entran. of Helth. Buenos Aires. Propuesta para sociedades incluyentes. R. — “Capitalismo transnacional. y González Rivera. C. Coraggio. — Panorama social de América Latina. Madrid. Consejo Federal de Inversiones Servicios educativos nacionales en las provincias. CEPAL. Evaluación del proceso de descentralización educativa en Argentina. 196 . Estado y Educación en América Latina. A. Informe de Seminario. Condorcet. Chile. Sindicalismo docente. Sgo. Naciones Unidas. Cassasus. Naciones Unidas.OREALC/UNESCO. 1998. 1996. Journal of Human Resources. Miño y Dávila editores. Documento de Antecedentes para el Banco Interamericano de Desarrollo. FLACSO/ CRESALC/UNESCO. 1992. Carciofi. 1985. Autoritarismo y Democracia. Seminario sobre Reforma Educativa. — y de Moura Castro. Cano. A. ¿Qué rumbo debe tomar el mejoramiento de la educación en América Latina?. L. en Bustelo.A. La educación Superior en la Argentina. Nº 16. cultura y lucha política”. CEPAL. 1989. J. 1998. 1995. financieros y edilicios.L. Cantini. CEPAL-UNESCO. Buenos Aires. CFI. en: Torres. Miño y Dávila Editores. 1922. Carnoy. en: ¿Es posible concertar las políticas educativas? La concertación de políticas educativas en Argentina y América Latina. 1983. Buenos Aires. J. en: Estado. Welfare. F.S. Transformación productiva con equidad: la tarea prioritaria del desarrollo de América Latina y El Caribe. Buenos Aires. J. Santiago de Chile. Educ. U. Santiago de Chile. CEAL. Revista Latinoamericana de Innovación Educativa. 1966. — “Reforma del Estado. Editorial Nueva Sociedad. 1967. Minujin. Escritos Pedagógicos. Actualización de información básica sobre aspectos administrativos. J. Buenos Aires. 1994. Viola Espínola editora. Buenos Aires. Santiago de Chile.FUNDACIÓN FORD . R. C. CMPE. Santiago. Año VI. Naciones Unidas. 1990. nuevo orden económico y democracia en América Latina. M. D. Sociología de la educación. 1996. 1994. Torres. de Chile. PIIE. “Las propuestas del Banco Mundial para la educación: ¿sentido oculto o problemas de concepción?”. Castel. 1993. Coraggio.

P y Piore. Delich. Durkheim. — Las reglas del método sociológico. en: Caderno de Educaçao Nº 4 CPERS. 1983. — “La descentralización Educativa en Chile: Continuidad y Cambio de un proceso de Modernización”. Descentralización del Estado. Gomes Arelaro L. (cord. Ministerio de Cultura y Educación. 1992. Entel. Ed. 197 . en: Revista Latinoamericana de Innovaciones Educativas. Cuadernos FLACSO. Centro de Estudios Multidisciplinarios – Miño y Dávila. — Nivel de empleo y estructura de ocupaciones en el Gran Buenos Aires en los 90. Massachusetts. Editorial Sudamericana. E. 1971. mimeo. Perón-Perón 1976/1976. I. Cosse. (comp. “Neoliberalismo y Estado”.) Discursos Pedagógicos e Imaginario Social en el Peronismo (1945-1955). Buenos Aires. S. CEUR. Internal labor marketsand manpower analysis. Buenos Aires. Ed. ción técnica estatal en el primer peronismo”. G. Escuela y conocimiento. Morduchowitz. “A municipalicaçao do ensino de primero grau: Tese Controvertida”.) Las Transformaciones educativas en Iberoamérica. Dussel. 1997. Cortés. L. P La sociedad post-capitalista. Siglo XXI. desarrollo e integración. y Rofman. 1983. mimeo.).)El poder militar en Argenti. (comp. Drucker. Tomo VI de la Historia de la Educación en la Argentina. P y Garzón Valdez. en: Laurelli. (comp. Buenos Aires. Buenos Aires. A. V. A. FLACSO Grupo Editorial NORMA. F. Argentina 1980/90. Estado y políticas sociales en el neoliberalismo.Política Educacional R. Esteso. E. y Pineau. crisis y transición democrática. 1985. P “De cuando la Clase Obrera entró al Paraíso: la educa. Nº16. Buenos Aires. Buenos Aires. 1995. 1984. Buenos Aires. De la Garza Toledo. 1994. D. Tres desafíos: Democracia. La construcción de lo local. na 1976/1981. G. 1993. Buenos Aires. 1992. reestructuración obrera y cambio sindical”. A. Trabajo y organización en la empresa japonesa. R. Editorial Sudamericana. Centro Editor América Latina. en: Waldman. Buenos Aires. en: Puiggrós. Di Tella. 1993.). De Riz. De Sa Barreto. Buenos Aires.. — El desempleo de masas en la Argentina. Año VI. E. Coriat. “Descentralización político-administrativa: obstáculos al proceso descentralizador en el caso argentino”.) y Carli. Requerimientos y políticas en la crisis. La educación según el Banco Mundial: un análisis de sus propuestas y métodos. 1997. Editorial Galerna. Buenos Aires. Lexington Books. 1987. Galerna. en: Filmus. Universidad de Florida. E. Buenos Aires. Doeringer. J. La Pléyade. Proceso. Troquel OEI. Las teorías del voucher y la municipalización: análisis de propuestas y experiencias. 1975. R. A. “Desmovilización social. México. 1995. Espinola... 1994. . Heath . A. M. Viola Espinola editora. (dir. Península. Latinoamerican Center. “El proceso de cambio curricular en la reforma educacional de Chile”. Fundación Friedrich Ebert/Ed. Educación y Sociología. 1989. 1998. 1998. (coord. Santiago de Chile. Regulación Industrial y relación asalariada en el mercado urbano de trabajo. Pensar al revés. C. E. Cox. Barcelona. 1988. Raschia. C.M. Buenos Aires. B. Miño y Dávila Editores. En: Larrell.

Buenos Aires.. Foucault. 1996. Gallart. La organización social del trabajo. Las condiciones laborales y la relación educación-trabajo. A. Buenos Aires. G. Flisfish. J. Grupo Editorial Tesis Norma. “Democratización de la Educación: Proceso y Perspectivas”. en: Revista Mexicana de Sociología Nº113. doba. Una propuesta de reforma. Ed. en: Filmus.). Frias. A. Autoritarismo y Democracia. Frigotto.OEI. sociedad y educación en la Argentina de fin de siglo. Siglo XXI. G. Ediciones Novedades Educativas. M.A. 1992. Sociedad de hoy. Montevideo. M. P J. 1984. Vigilar y Castigar. Tesis Norma/ FLACSO. Sao Paulo. Educación. Siglo XXI. AIQUE. Buenos Aires. L. Cortez Editora. D. Madrid. 1993. — “Calidad de la educación: discurso elitista o demanda democratizadora”. La nueva relación a partir del cambio estructural. El caso del GBA. FLACSO-Fundación Concretar-Fundación Ford-OREALC/UNESCO. “¿Se han vuelto inútiles las instituciones educativas?” en: Filmus. (comp. Buenos Aires. — Educación y Empleo en el GBA 1980-1991. .).) ¿Para qué sirve la escuela?. Buenos Aires. 1989. Buenos Aires. M. García Delgado. 1988. A produtividade da escola improdutiva. Sao Paulo. Troquel.A y Jacinto.). en: Rouquié. Las Transformaciones educativas en Iberoamérica. CINTEFOR-Red Latinoamericana de Educación y Trabajo CIID-CENEP Nº2. Cortez Editora. G. Buenos Aires. D. Ed. D. Ed. . M. Buenos Aires. 1993. 1992. (5ª Edición).) ¿Para qué sirve la Escuela?. Los condicionantes de la calidad educativa. — y Tiramonti. Desafíos y perspectivas de investigación y políticas públicas para la década de los ‘90. Filmus. Dirección General de Publicaciones. Frigerio. D. en: Filmus. 198 . Pirámide. Gallart. “Sistema Municipal de Educacao”. M. (comp. FIEL. FIEL. Troquel . D. y Romao.). 1982. ¿Es posible concertar las políticas educativas? La concertación de políticas educativas en Argentina y América Latina. M. 1992. (comp. Gadotti. — (comp. 1980-1989. 1997. C. — (comp. Buenos Aires. Moreno. (comp. “La economía Argentina bajo una estrategia ‘preindustrial’ 197680”. Buenos Aires. Madrid. 1995. Miño y Dávila/FLACSO. 1994. G. CIID-CENEP/ CINTERFOR. Red Latinoamericana de Educación y Trabajo. 1995.) CINTERFOR. Gallart.Universidad Virtual Quilmes Ferrer. 1972. y Frigerio. M. en: Educación y Trabajo. — Demandas populares por educación. Estado y Sociedad. Córdoba. en: Gadotti. — Estado. Montevideo. M. 1981. 1993. Cerrutti. Tres desafíos: Democracia. Gallart. “Competencias laborales: tema clave en la articulación educación-trabajo”. 1993. (comp. 1994. “Gobernabilidad y consolidación democrática: sugerencias para la discusión”. México. Grupo Editorial Tesis Norma. desarrollo e integración.A (comp. 1993. Município e Educacao. CENEP Buenos Aires. Argentina hoy. en: Cuestiones actuales de la formación. Buenos Aires. Situación y perspectiva de investigación. 1998.) Educación y trabajo.. Mundo de mañana. Finkel. M. Descentralización de la Escuela Primaria y Media. A. Desafíos y perspectivas de investigación y política para la década de los noventa. Universidad Nacional de Cór. A.

Imaz. 1987. G. un paradigma en crisis. las empresas y la discriminación educativa en la Argentina de los años noventa. UNESCO/REDUC. A. Producción y transferencia de Paradigmas teóricos en la Investigación Socio-educativa.. 1994. — La estructura social de la Argentina. Los grandes rubros del debate”. Buenos Aires. M. H. S. L. “Movilidad social en la sociedad industrial”. MacMillan Press. 1974. Huntington. Buenos Aires. A. Teoría y resistencia en educación. y Picciotto. crisis. Barcelona. Isuani. E. J. Hevia Rivas. S.FLACSO.32. la crisis y el Estado”. en: Nueva Sociedad Nro 128. New York. 1993. E. UNESCO/OREALC. Figuras. University Press. J. Giddens. P Poder económico. 1993. Little Brown. R. Siglo XXI. London. Nº125. CEAL. Sociología de la vida cotidiana.FUNDACIÓN CONCRETAR . Buenos Aires. Democracia y productividad. C. — “Política social y dinámica política en América Latina ¿Nuevas respuestas para viejos problemas?”. Garzón Valdez. The rise of education systems in England. Fondo editorial Tropykos. Madrid. 1984. Gentili. Desafíos de una nueva educación media en América Latina. Caracas. Miño y Dávila Editores. El poder militar en . Ediciones Solar. “El capital. 1994. “El Estado Latinoamericano en perspectiva. Informe blanco sobre el sistema educativo argentino. M. en: Desarrollo Económico. La concertación de políticas educativas en Argentina y América Latina. P y Garzón Valdez. Caracas. Buenos Aires. Barcelona. México. en: Revista de Economía Política. 1975. 1994. Ibarrola. 1983. Ideología y Educación. sarios. V. España. — y Gallart. “La emigración argentina.OREALC/UNESCO. y otros. A. EUDEBA. 1995. France and the USA. Estado de Arte. — Proyecto neoconservador y crisis educativa. y otros. Holloway. 1980. en: Moncayo y Rojas (comp. 1991. La movilidad social en Argentina. Pensamiento Iberoamericano Nº5 B. FLACSO . Buenos Aires.). The crisis of democracy. Industria e imperio. Graciarena. abril-junio 1992. en: ¿Es posible concertar las políticas educativas?. Argentina: 1976/1981. Acerca de sus causas ético-políticas”. A. 1990. Garreton. Editorial Galerna. (comp. Germani. 1992. “Aprendizaje y gobernabilidad en la redemocratización chilena”. Sociedad de Ediciones Internacionales. Giroux. Inkeles. prospectiva”. Buenos Aires.). A. “Concertación de políticas educativas en México. Política de descentralización en la educación básica y media en América Latina. Santiago de Chile. A. 1963. La reconstitución del Estado. 1992.Política Educacional García Guardilla. Becoming Modern. El capitalismo y la moderna teoría social. Colección Labor. 1987. Heller. 1991. 1987. Boston. Education and State Formation. Crisis permanente del Estado capitalista. Un estudio sobre los empre. Bogotá. 199 . El Estado benefactor. Buenos Aires. Ariel. 1977. J.FUNDACIÓN FORD . Lecturas de Educación y Trabajo Nº2. Mino y Dávila . Barcelona. M. Hobsbawn. Green. Fundación Banco de Boston. Miño y Dávila/Ciepp. Buenos Aires. Buenos Aires. E. en: Waldman. Apéndice de Lipset y Bendix. Ediciones Península.

J. Siglo XXI. Revista de la Sede Académica de México de FLACSO. Editorial Paidós. 1990. “La calidad de la educación argentina: cuando el conocimiento es la clave del progreso económico”. Mcginn. Buenos Aires. Córdoba. 1998. D. México. C. en: La Educación Nº 99. oct. en. Buenos Aires. en: Propuesta Educativa Nº1. “El post-fordismo y su espacio”. FLACSO. 1997. 1982. Siglo XXI. Lozano. Resistencia e integración. “Desregulación laboral. 1990. W. México. Jáuregui. mimeo. Consejo Profesional de Ciencias Económicas de la Capital Federal. 1994. FLACSO. Lozano. D. en: Jorrat. McPherson.). J.dic. IADE. Llach. 1994. Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente. 1991. S. L. Las políticas sociales en crisis. “Aparato de Estado y forma de Estado”. PIIE. la educación y la investigación tecnológica”. Santiago de Chile. Buenos Aires. Estado y mercado en América Latina: Balance y retos sociopolíticos”. Kisilevsky. C. N.I. Kaplan. Buenos Aires. N. El proceso de vinculación de los sistemas educativos con la formación para el empleo y el trabajo. Latorre. — Informe sobre las demandas educativas de las ONGS. (comp. 1994. en: Realidad Económica Nº122. Documento de trabajo. Lechner. Katz. Formación del estado Nacional en América Latina. y otros. J. 1946-1976. K. y Lipietz. Perfiles Latinoamericanos Nº13. II Congreso de Economía. 1977. B. 1984. Oxford University Press. R. Luhmann. México. OEA.. La democracia liberal y su época. en: Revista de Economía. M. Jorrat. El peronismo y la clase trabajadora argentina. en: Las instituciones de fin de siglo: el orden democrático y el funcionamiento del mercado. Alianza Editorial. El sistema educativo (Problemas de reflexión). N y Street. N. New York. Ministerio de Cultura y Educación. 1989. “Conferencia: El Estado. 1993. M. Año 7. Editorial Universitaria. 1988.. J. Hegemonía y alternativas políticas en América Latina. Madrid.Universidad Virtual Quilmes James. 200 . Santiago de Chile. Llomovate. y Schor. C. J. Nº 71. “Movilidad de status ocupacional y movilidad educacional en la Ciudad de Buenos Aires”. C. 1985. 1993. Ariel Sociedad Económica. “Los procesos institucionales y la discriminación educativa en los colegios secundarios”. otra Argentina. “La descentralización educacional en América Latina ¿Política Nacional o Lucha de fracciones?”. en: Labastida del Campo. S. Otro siglo. La relación entre la Nación y las provincias a partir de la transferencia de los servicios educativos del año 1978. R. 1990. 1998. Leborgne. Buenos Aires. A. Washington. 1986. Buenos Aires. Ed. Krawczyk. — Estado y políticas en América Latina. Power and Ideology in Education. Karabel y Hasley. 1969. México DF. Buenos Aires.F. 1995. y Sautu. Ajuste y crisis de financiamiento. Después de Germani. y Lozano. C. La municipalización de la educación: una mirada desde los administradores del sistema. M. IDEP-ATE. Universidad Iberoamericana de Guadalajara. — La reforma del Estado y el problema de la conducción política. Buenos Aires. Sudamericana Argentina. Buenos Aires.

Buenos Aires. — (comp. Madrid. “El futuro del empleo y la tesis de la masa marginal”. Ed. J. Buenos Aires. Calidad de la Educación. Centro Editor de América Latina. A. 1975. Nun. A. en: Bustelo. MCyE. Buenos Aires. Buenos Aires. Buenos Aires. 1990. MCyE. Gobernabilidad democrática y gobernabilidad de los sistemas educativos. 1987. Ministerio de Educación y Ciencia. Autonomía de la escuela: posibilidades. y Portantiero. Todos entran: propuesta para sociedades incluyentes. Namo de Mello. Ministerio de Cultura y Educación. Oszlak. Ministerio de Cultura y Educación. 1982. Buenos Aires. 1992. Buenos Aires. 1982. Madrid. límites y condiciones. Estudios sobre los orígenes del peronismo. y Filmus. 1993. UNICEF-Santillana. C. en: Cuesta abajo (los nuevos pobres: efectos de la crisis en la sociedad argentina). Dirección Nacional de Evaluación. 1987. en: Minujim. — “Vulnerabilidad y exclusión en América Latina”. 1980. en: Isuani. O`Donell. E. Alianza Editorial. Desigualdad y Exclusión. Políticas públicas y regímenes políticos: reflexiones a partir de algunas experiencias latinoamericanas. Monza. en: Panorama Laboral ‘98. Informe: América Latina y el Caribe. (comp. Buenos Aires. UNICEF. Contradicciones en el Estado de Bienestar. Documento de trabajo. en: Revista Educación Nro 235. mayo-agosto. 1998.). Buenos Aires. IDES. Libara. 1998. Madrid. — “La crisis del empleo en la Argentina de los 90”. Micro y Macro. Buenos Aires. M. Siglo XXI. Buenos Aires. 1973. G. Buenos Aires. Minujin. El Estado Burocrático Autoritario. — y O ‘Donnell. 1994. S. Murmis. Nro. 1996. Desigualdad y Exclusión. UNICEF/LOSADA. Revista de Ciencias Sociales Nº152. Belgrano. Buenos Aires. Diagnóstico y perspectivas”. — “Otra institucionalización”. en: Desarrollo Económico. Secretaría de Programación y Evaluación Educativa.Política Educacional Medina Echavarría. O. NORMA. FLACSO. (comp). G. D. Estudios CEDES Vol. 201 . A. Paidós. J. Desarrollo. OIT. 1998. 5.. Educación. Morgestern de Finkel. “Estado y políticas estatales en América Latina: hacia una estrategia de investigación”. Ed. 1993. y Minujin. J. — “En la rodada”. en Revista Venezolana de Desarrollo Administrativo Nº1. Siglo XXI. UNICEF/LOSADA. UNICEF/Losada. “La situación ocupacional argentina. en Boletín Nº 26. 1973. — Democracia en Argentina. A. en: Revista AGORA Nro 5. Offe. OEI. 1986. Buenos Aires. Oddone J. Proyecto Principal de Educación en América Latina y el Caribe. Documento oficial.) Teoría de la burocracia estatal. Buenos Aires. Buenos Aires. A.3 nº2. (Editores). 1999. 1984. trabajo y educación. Caracas. El Proyecto educativo del Gobierno Popular. La Argentina que viene. Ed. G. Santiago de Chile. “Crisis de acumulación y respuesta educativa de la Nueva Derecha”.C. Gremialismo proletario argentino. Enfoques críticos. 1991. 1996.

V.I. “Educación y procesos de integración económica: el caso del Mercosur”. 1998. escenarios futuros y alternativas estructurales”. Tomo VIII de la Historia de la Educación en la Argentina. Diálogo Interamericano – CINDE. 1993. Neoconservadurismo y educación.S. “La democratización del sistema escolar”.C. Bienestar social y trabajo. “Estado y Educación en Europa y Estados Unidos: situación actual y tendencias de futuro” en: Revista Iberoamericana de Educación Nº 1.Universidad Virtual Quilmes Ottone. Glencoe. 1996. y Teobaldo. “La democratización del Estado”. PREAL. Paviglianiti. de la enseñanza técnica entre 1955 y 1983”. O. Ed. P “La vergüenza de haber sido y el dolor de ya no ser: los avatares . y otros. F. Grupo Universitario de Estudios Políticos. Dictaduras y utopías en la historia reciente de la educación argentina (1955-1983). Buenos Aires. Morata. 1985. E. en: Revista AGORA Nº5.O. 1992. en: Puiggrós. Buenos Aires. Buenos Aires. 1972. ponencia presentada al Seminario Internacional “Estructuras de la Educación Superior en América Latina: diagnóstico. Psachorópoulos El financiamiento educativo en los países en desarrollo. R. Galerna. “Estudio teórico sobre las experiencias de descentralización educativa”. 202 . en: Globalización. Washington.E. Buenos Aires. 1993. Educación. Revista Interamericana de Desarrollo Educativo .OUI. en: Revista Iberoamericana de Educación. en: Revista Pensamiento Iberoamericano Nº 5. Buenos Aires. 1984. Poggi. UBA. Buenos Aires. en: La Educación Nº 114. Buenos Aires. M. Paiva. Potash. Piñón. 1997. J. “Del pleno empleo al colapso”. 1998.(dir. 1991b. Buenos Aires. Washington. Experiencias y alternativas futuras en América Latina y Argentina. T. A. Madrid. Puellez Benitez. El futuro está en juego. M. J. CEFYL. — Política y Educación: notas sobre la construcción de su campo de estudio. — El derecho a la educación: una construcción histórica polémica. Editorial Sudamericana. “Las condiciones económicas e institucionales de la durabilidad de las democracias. Portantiero. en: Revista Encrucijadas Nº4. Pineau. Madrid. Popkewitz. Th. en: Revista Argentina de Educación Nº 8. A. UBA. un debate silenciado en la Argentina del 90. A. 1993b.). Illinois. Buenos Aires. Pedró. Nº 3. Parsons. Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires.. Dirección de Planeamiento. J. OPFYL. LACC-FLACSO. Buenos Aires.E. Informe de investigación. N. Palomino. 1993. 1996. Santiago de Chile. 1987. El ejército y la política en Argentina: 1928/1945. Passeron. Przeworski. y Schvarzer. Proyecto: De la Evaluación al Mejoramiento: un proceso de construcción de la calidad educativa. Dirección de Investigación Educativa. Libros del Quirquincho. “La apuesta educativa en América Latina”. 1991. — Tendencias y modelos de desarrollo universitario. . Sociología política de las reformas educativas. The Social System. América Latina y la diplomacia de cumbres.A. F. Banco Mundial. 1981. Madrid. 1994. The Free Press. Libros del Quirquincho.C. 1993. H. 1993.

Ed.). Estado y dominación social”. Rama. 203 . Cambio Estructural. Política de la educación y políticas educativas: una aproximación teórica. Santiago de Chile. Trabajo Nº8. Universidad del País Vasco. A. Riquelme. OEA. Barcelona. Descentralización político-administrativa: bases para su fortalecimiento. P Mercado de trabajo y educación: el papel de la edu. Trabajos actuales de investigación. M. Puiggrós. R. Siglo XXI.. M. Ed. Ed. en: Revista La Educación Nº 101. Washington D. Sociedad Española de Pedagogía. 1990. Doc. Argentina hoy. 1987. Ed. Sarlo. Reich. J. Rockwell. A. Inserción Sectorial y Estrategias Familiares. Desarrollo y Educación en América Latina. Rouquié. R. — “Hegemonía militar. perspectivas”. cación en el acceso al trabajo. 1982. La sociedad del Conocimiento. en los orígenes del sistema educativo argentino. Buenos Aires. R. BID. Sujetos. 1993. 1994. Tomo I de Historia de la Educación en la Argentina.. Grupo de la Agenda Social. Ratinoff. La Piqueta. G. Escenas de la vida post-moderna. VII Curso Subregional para la Formación de Administradores de la Educación – Países del Cono Sur – MCE. Ponencia presentada en el IV Congreso Nacional de Estudios del Trabajo. FLACSO. FLACSO. en: XI Congreso Nacional de Pedagogía. La Colmena. Buenos Aires. 1994. Serie Temas de Coyuntura en Gestión Pública. 1994. San Sebastián. Buenos Aires. Siglo XXI. 1981. Historia del Futuro. OEI. y Razquin. Ponencia presentada en el IV Congreso Nacional de Estudios del Trabajo. Sakaiya. “¿Conviene estudiar? Requisitos educativos y retribuciones del desempeño ocupacional”. (comp. Costa Rica. Reimers. en: Gibaja. Vergara. La educación en la Argentina. 1991. Trabajos elementales sobre la escuela primaria. “El financiamiento de la educación en América Latina: peligros y oportunidades”. Escuela y maestros. 1994. Buenos Aires. Poder militar y sociedad política en Argentina. causas. E.C. Nº 3. A. Santiago de Chile. La Gobernabilidad en Centroamérica. Querrien. Buenos Aires. 1979. G. Sautu. Editorial Galerna. A. en: Rouquié.). 1989.. J. Editorial EMECÉ. 1990. Rojas Bolaños. 1995. y Zelarayán. B. Ezpeleta. 1994. Disciplina y Curriculum. BID. Salonia. M. (comp. 1981. 1998.. Babini. A. F. A. Buenos Aires. Buenos Aires. Salvia. Rofman. 1993. desarrollo. — “Educación y Sociedad en América Latina”. UNESCO-CEPAL-PNUD. — A la búsqueda del siglo XXI: Nuevos Caminos de Desarrollo en Costa Rica. T. Necesidades de educación básica en América Latina y prioridad política de la reforma de la educación primaria. 1998. en: Revista Iberoamericana de Educación. en: CLAD. UNESCO/O-REALC. Buenos Aires.Política Educacional Puellez Benitez. en: Revista Latinoamericana de Innovaciones Educativas. Editorial Andrés Bello.. El trabajo de las Naciones. “Educación abierta y plural y políticas globalizadoras”. en: Administración de la Educación. Buenos Aires. 1996. Año VI Nº 16. Roggi. L. L. Caracas. “El proceso de descentralización en América Latina. “Descentralización y Calidad de la Educación”. 1996. A. A.

P y Garzón .). 1930-1955”. Cátedra Teorías Sociológicas del Estado. — “Educación y Sociedad en América Latina: Algunos cambios conceptuales y políticos”. Tenti Fanfani. abril-mayo. en: Revista Mejicana de Sociología Nº3. 1986. Santiago de Chile. 1982. Shiefebein. 1993. Buenos Aires. — “Elementos para una sociología del curriculum escolar en Argentina”. Buenos Aires. en: Waldman. Ediciones Solar.F. Características de la educación y el analfabetismo en siete países de América Latina. E.Universidad Virtual Quilmes SCANS 2000. Spitta. — “Una nueva agenda para la descentralización educativa”. — “Desafíos de las reformas educativas en América Latina”. Tesis Norma. Valdez. (comp. (selecc. en: Filmus. (comp. UBA-Facultad de Ciencias Sociales. 1993. Departamento de trabajo de los Estados Unidos. Nº 4. Filmus. 1992. J. Shultz. H. FLACSO-Grupo Editor Latinoamericano. en: Revista Iberoamericana de Educación. Desafios da educacao na América Latina. T. grupos sociales”. 1992. FLACSO – Argentina / Ediciones Novedades Educativas.. J. 1993. UNICEF/LOSADA. — “El rol del Estado en la educación”. Año 3 Nº5. C.. D. 1983. 204 . C. (comp. Anaya.). en: La Educación Nº 98. Marx y el Estado. M. 1880-1945. competitividad y ciudadanía en la sociedad moderna. Ed. 1998. en: Franco. 1990.I.. Senen González. “La educación argentina. la formación del ciudadano del año 2000”. Buenos Aires. Buenos Aires. 1993. mimeo. 1983. Ed. E. C. Políticas estatales y programas de descentralización educativa. Buenos Aires. PLANIUC. y Carciofi. 1986. D. — “La crisis del Estado populista.). Editorial Galerna. S. Final do seculo. 1989. “El Proceso de Reorganización Nacional de 1976 a 1981: los objetivos básicos y su realización práctica”. 1982. Schmitter P “La consolidación de la democracia y la representación de los . R.L. 1995. Washington D. Argentina hoy. en: Revista Realidad Económica Nº107. Para qué sirve la escuela. Madrid. Sidicaro. Tedesco. Lo que el trabajo requiere de las escuelas.). El poder militar en Argentina 1976/1981. en: Tedesco. D. y Ribas. — Educación y sociedad en la Argentina. Textos seleccionados. — “Calidad de la Enseñanza en América Latina”. Tesis Norma.C. Informe de la Comisión SCANS para América 2000. 1984. Buenos Aires. un vínculo en crisis. Argentina 1976-1982.). Deberes del Estado y responsabilidades de la sociedad. Educación. — El Nuevo Pacto Educativo. Buenos Aires. Buenos Aires. R.C.). Buenos Aires. “Escuela y política. Ariel. “Poder y crisis de la gran burguesía agraria argentina” en: Rouquié. San Pablo. (comp. Braslavsky. Buenos Aires. CIDE. 1985. Siglo XXI. Argentina 1976-1990”. E. CEAL. Buenos Aires. Buenos Aires. El proyecto educativo autoritario. Washington. en: Primera Historia Integral. — Educación y empleo. Para qué sirve la escuela. Buenos Aires. A. OEA. en: Propuesta Educativa Nº19. 1990. A. (comp. Invirtiendo en la Gente. 1994. — La Escuela Vacía. 1980. Tarcus. México.

Viñao Frago. La tradición centralista en América Latina. “El nuevo modelo económico y los mercados laborales en América Latina”. Medición de la calidad de la educación básica: ¿Por qué. Thomás. G. 1998. Buenos Aires. Vergara.M. 1985. Trilla. Las secretas aventuras del orden. Gobernabilidad y democracia en sociedades en crisis” en: Nueva Sociedad Nº128. Ed. — “Descentralización educativa en la Argentina: entre la promesa y el desencanto”. ¿Hacia donde va la burocracia educativa?. cómo y para qué? Una propuesta para el mejoramiento de la calidad y las nuevas demandas de información. 1995. Miño y Dávila Editores. Toffler. A. D. Santiago de Chile. 1996. — “La concertación de políticas públicas como un nuevo modo de hacer política”. Miño y Dávila editores. 1992. FLACSO FUNDACIÓN CONCRETAR . S. Estado y Educación. Viola Espinola editora. El nuevo modelo económico en América Latina. C. “Estado. 1995. C. PREALC. en: Coraggio. — Acerca de la cuestión social. 1987. Tomassini. Akal.OREALC/UNESCO. Ensayos sobre la escuela. A. La concertación de políticas educativas en Argentina y America Latina. su efecto en la distribución del ingreso y en la pobreza. Fondo de Cultura Económica. 1994. Buenos Aires.FUNDACIÓN FORD . Ariel. 1990. Torres. Ed. 1995. (comp. Innovación pedagógica y racionalidad científica. Ediciones de la Flor. R.). El Trimestre económico. La guerra del siglo XXI. G. Gobernabilidad y Desarrollo”. Buenos Aires. UNESCO. Barcelona. Torrado. La educación según el Banco Mundial: un análisis de sus propuestas y métodos. — ¿Conservadores de izquierda? (a propósito de algunos cuestionamientos a la evaluación). 1995. Madrid. Montevideo.FUNDACIÓN CONCRETAR . 1997. A. — Qué es la Democracia. J.OREALC/UNESCO. Buenos Aires. Fondo de Cultura Económica. ¿Es posible concertar las políticas educativas?. G. en: Filmus. Barcelona.A. 1994. Educación. E. Estructura Social de la Argentina: 1945-1983. ¿Es posible concertar las políticas educativas? La concertación de políticas educativas en Argentina y América Latina. Plaza y Janés. Tiramonti. Buenos Aires. R. Miño y Dávila Editores. Urzua. 205 . La escuela graduada pública en España (1898-1936). Thurow.FUNDACIÓN FORD . 1993. mimeo. en: El Príncipe Nº3/4. en: Filmus. Ed.Política Educacional — “La democracia como sistema y como práctica”. FLACSO . en: La construcción de lo local. 1993. en: Bulmer-Thomas. y Torres. Cuadernos FLACSO. Actores sociales y Sistemas políticos en América Latina. Miño y Dávila Editores. Editorial Laertes. 1982. Santiago de Chile. 1989.L. L. Barcelona. 1997. Caracas. 1996. Documento de trabajo. Centro de Estudios Multidisciplinarios – Miño y Dávila. V. Buenos Aires. Torres. M. R. mimeo. J. D. Torres Rivas. J. Gobernabilidad democrática y gobernabilidad de los sistemas educativos. Buenos Aires. Buenos Aires. “¿Mejorar la calidad de la educación básica?: Las estrategias del Banco Mundial”. 1992. México. Buenos Aires. Touraine. y Tiramonti. L. El cambio de Poder. 1993. y Tiramonti. Veliz. Talca. “América Latina. Buenos Aires.

1944. J. México. La Sociedad Argentina ante el reto de la reforma educativa. — (selección y notas). en: Capitalismo Dependiente. Buenos Aires. “Las fracturas del Estado en América Latina”. en: El poder militar en la Argentina. “Estado y Educación en América Latina”. Debate Parlamentario. 1979. Buenos Aires. — Modelos educativos en la historia de América Latina. Tomo I. S. M. Vollmer. Buenos Aires. G. Weber. “El movimiento de la estructura social”. F.Universidad Virtual Quilmes Villareal. Wiñar. Siglo XXI. Zuleta Puceiro. en: Novedades Educativas Nº 53. en: Estado y Política en América Latina. UBA-UBE. Editorial de Belgrano. Buenos Aires. D. Weffort. Weimberg. — Análisis regional de la repetición escolar en el nivel primario. Instituto Torcuato Di Tella. L. Costa Rica. — Poder político y educación. Siglo XXI. EUDEBA. 1984. Buenos Aires. en: Etapas históricas de la política educativa. interpretación desde la teoría de la dependencia”. Colección Cuadernos 192. Una . Fondo de Cultura Económica. Kapelusz. 1982. 1984. 1983. 1982. SOFRES-IBOPE. 1984. 1984. El peronismo y la comisión nacional de aprendizaje y orientación profesional. Economía y sociedad. CEAL. 1974. en: Revista CEE. I. Zanotti. El Descontento y la Promesa. 206 . “Aspectos sociales del desarrollo educativo argentino 1900-1970”. Buenos Aires. M. Buenos Aires. Ley 1420. mimeo. Buenos Aires. Waldman. México. P “La segunda guerra mundial y el surgimiento del peronismo. 1995. 1994. Informe Especial. “Nuevas demandas a la educación y a la institución escolar y la profesionalización de los docentes”. 1981. Esbozo de sociología comprensiva. FLACSO. Buenos Aires. México. ¿Cuál Democracia?. Instituto Nacional de Planificación Económica. 1993. Zermeño.