Centro de Estudios Transnacionales de Economía y Sociedad (CETES

)

Chile y MERCOSUR:
problemas y perspectivas de la agricultura
Jorge Gonzalorena Döll

1996

1

1. INTRODUCCION
El objetivo general de la investigación es realizar un examen crítico de la situación en que se encuentra hoy el sector agrícola chileno y de las perspectivas que enfrenta en el marco de la orientación actualmente vigente en materia de política económica. Como se sabe, el eje que articula dicha política es la búsqueda de una integración, lo más dinámica y profunda posible, del espacio económico nacional al conjunto de los circuitos productivos, comerciales, financieros e institucionales que configuran hoy el sistema capitalista mundial. Se confía en poder obtener por esa vía los recursos y las oportunidades que la economía chilena necesita para su propio desarrollo. El gran capital aparece en el marco de esta orientación como principal pilar y agente dinamizador del desarrollo económico. De allí su vocación librecambista y la importancia que ella asigna a la implementación de una política comercial activa, susceptible de franquear los eventuales obstáculos que pudiesen derivar de los proyectos de integración que actualmente se hallan en marcha en diversas zonas del planeta. No nos detendremos a considerar aquí las características de dicha orientación, limitándonos exclusivamente a poner de relieve las tendencias de desarrollo que ella ha puesto en marcha en el ámbito de la estructura económica y social de la agricultura. En ese contexto, pondremos especial atención a los impactos económicos y sociales que previsiblemente está llamada a tener la entrada en vigor del acuerdo de asociación suscrito entre Chile y el Mercado Común del Sur (MERCOSUR), así como las opciones que enfrenta el desarrollo futuro de las actividades agropecuarias. La relevancia del tema guarda en primer término relación con las perspectivas actuales del sector agropecuario y los riesgos evidentes que un desmantelamiento de los rubros más directamente vinculados a producción de alimentos lleva aparejados, en un mundo cuya situación alimentaria puede tornarse particularmente incierta a futuro. Pero no se reduce a ello, sino que tiene que ver también con las oportunidades y condiciones de vida que la actividad agrícola brinda o puede brindar a un importante número de personas. En este sentido no 2

cabe considerar el costo económico de las opciones al margen o con independencia de su costo social. Por ello, este examen se hará teniendo presente tanto las posibilidades y alternativas de desarrollo productivo del país como la ineludible y siempre vigente perspectiva de avance hacia la construcción de una sociedad efectivamente democrática, justa y solidaria. Como una primera aproximación cabría señalar que el debate suscitado en torno a este tema ha estado hasta ahora enmarcado en la convicción, hecha pública por la mayoría de los expertos y de los actores sociales involucrados, de que el acuerdo de asociación entre Chile y MERCOSUR será en general beneficioso para el país puesto que: 1. Asegura el acceso privilegiado de la producción nacional a un mercado de 200 millones de consumidores en una zona que está experimentando un crecimiento económico significativo. 2. Posibilita el ingreso al país de productos a menor precio a consecuencia de la rebaja arancelaria, lo que se traduciría en mayores y mejores oportunidades para los consumidores. 3. Incrementa significativamente la capacidad de atraer a Chile inversión extranjera, dada la magnitud del mercado al que éste accede en virtud del acuerdo. No obstante, resulta evidente que la entrada en vigor del mismo conllevará también ciertos costos económicos y sociales derivados del mayor nivel de competitividad que el libre flujo de bienes en este espacio económico ampliado está llamado a imponer sobre el conjunto de las actividades productivas. A este respecto, existe consenso en estimar que, de los diversos sectores de la economía nacional, el gran perdedor será la agricultura tradicional y que los efectos negativos del acuerdo se dejarán sentir con especial fuerza sobre aquella gran masa campesina que se halla vinculada a la pequeña propiedad y producción agrícola. Este es el problema que nos proponemos examinar. Con el propósito de permitir una comprensión más clara de su real significado y envergadura, nos parece sin embargo indispensable considerar previamente la situación global en que se encuentra hoy la agricultura como resultado de las tendencias de desarrollo que han tenido lugar en el curso de los últimos años. 3

En consecuencia. Por último. así como los impactos que se esperan de él tanto en el ámbito productivo como social. En segundo lugar reseñaremos los términos del acuerdo de asociación entre Chile y el MERCOSUR en lo concerniente a materias agrícolas. etc. consideraremos brevemente las disyuntivas que se plantean en cuanto a la reconversión productiva del sector. el medioambiente. así como sus eventuales implicancias en diversos ámbitos como el demográfico. la propiedad de la tierra. su estructura social y su grado de competitividad en los mercados mundial y regional. 4 . la seguridad alimentaria. examinaremos en primer término las características más relevantes de la agricultura chilena. tanto en lo referido a su estructura productiva.

Existe casi 1.16. La disponibilidad de suelos arables por habitante. EEUU 0.04). sin fertilización ni intervenciones tecnológicas. Por otra parte. el hecho de que la actividad ganadera aún se encuentre básicamente sustentada en el uso de praderas naturales.34.10. Resumiendo al máximo habría que decir que los suelos con potencial agropecuario y forestal representan alrededor del 38% del territorio continental del país.42 hectáreas. localizadas en su mayoría en la zona de clima mediterráneo. adicionales si se acometiera la realización de obras de cierta envergadura. Italia 0. La extensión de uso propiamente agrícola podría aumentar en alrededor de medio millón de hás.21.4 millón de hectáreas de tierras irrigadas. pone también de relieve el gran 5 . China 0. están constituidas por terrenos arables. lo que equivaldría a un incremento de alrededor de un tercio de la actual superficie cultivada. alcanzando aproximadamente a unas 29 millones de hectáreas (1). lo que demandaría a su vez la intervención del Estado en esta materia en una escala mucho mayor que la actual. De éstas alrededor 5 millones de hás.80). a pesar de resultar claramente desfavorable en comparación con la de aquellos que disponen de una mayor frontera agrícola (Argentina 1. pero se considera que sería factible regar medio millón de hás. restantes algo más de 8 millones corresponden a suelos aptos para la ganadería y 16 millones a bosques. ofrece una situación que se compara favorablemente con la que en este plano enfrentan la mayoría de los países (Francia 0. Se estima que alrededor de 10 millones de hás. son aún susceptibles de ser incorporadas a la producción agropecuaria y forestal (unas dos terceras partes para uso forestal y el tercio restante en su mayor parte a la ganadería). Japón 0. De las 24 millones de hás. LA AGRICULTURA TENDENCIAS CHILENA: CARACTERISTICAS Y a) Dotación de recursos físicos Antes de ofrecer un cuadro de las tendencias de desarrollo y los niveles de productividad que actualmente presentan las actividades silvoagropecuarias que se realizan en Chile resulta conveniente examinar el potencial físico en que ellos se sustentan a objeto de disponer de un marco de referencia adecuado para efectuar las evaluaciones correspondientes. que alcanza en Chile a aproximadamente 0.2.

La considerable expansión del mercado interno: consecuencia de un rápido crecimiento de la población.800 millones promedio en 1962-66 a USD 31. el 30% del valor bruto de la producción agropecuaria 6 . El rápido crecimiento de las exportaciones agropecuarias: de USD 5. unos 100 millones) a un 70% del total en 1990 (más de 300 millones) c. El desarrollo del comercio agrícola en gran escala y cambios en los sistemas de producción: hay un cambio fundamental en la combinación de factores. entre 1960 y 1990 la población de la región se duplicó. un proceso de urbanización acelerada. lo que acarrea como consecuencia un proceso de progresiva e irreversible erosión de los suelos. el sector rural de la mayor parte de los países del continente ha venido experimentando. aunque con ritmos y modalidades ciertamente diversos.100 millones en 1977-81. extensas superficies de tierra son destinadas a producciones que no corresponden a la vocación de sus recursos naturales. financiera y comercial que es donde radican los verdaderos centros de poder agrícola. el sector de la producción agrícola propiamente tal se encadena cada vez más hacia atrás y hacia adelante con la economía industrial. libradas a decisiones de uso adoptadas por particulares que actúan orientados exclusivamente por las expectativas de ganancia generadas por el mercado. una mayor importancia de las clases medias y la modificación de hábitos alimentarios. entre 1980-81 y 1985-86 el volumen de las exportaciones agrícolas creció en 16% pero su valor unitario descendió en 17% por lo que su valor global retrocedió en 1% b. aprox. con un incremento en el uso de insumos tecnológicos y de capital con respecto a la tierra y al trabajo. al mismo tiempo la población urbana pasa de un 49% del total en 1960 (aprox. un claro y significativo proceso de reestructuración y modernización capitalista. esta tendencia se detiene luego a consecuencia de la baja de los precios de esos productos. Entre los factores que lo han estado impulsando Jacques Chonchol (2) destaca los siguientes: a. Sin embargo. b) Actuales tendencias de desarrollo de la agricultura en el contexto latinoamericano Durante las últimas dos décadas. pasando de 206 a 442 millones.potencial de incremento productivo que todavía se halla disponible en este rubro.

penetrando también las cadenas de distribución minorista (supermercados). capacitación técnica. 2. etc.) e. subsidios. El surgimiento de nuevas categorías de empresarios agrícolas: se trata de personas que actúan con arreglo a criterios de racionalidad económica típicamente capitalistas y que a veces provienen del propio sector agrario tradicional (en razón de un cambio generacional) o bien tienen su origen en otros sectores de la economía (industriales.corresponde al encadenamiento encadenamiento hacia adelante hacia atrás y el 38% al d. comerciantes. obras de infraestructura. financieros. la posibilidad de proteger ahora con patentes las inversiones en investigación y desarrollo de tecnologías biológicas (semillas). la mayor rentabilidad debida al aumento de los mercados f. herbicidas y plaguicidas) y mecánicas (maquinarias). frutas. nacionales o extranjeros de inmigración reciente c) Evolución del sector rural chileno en las últimas décadas Es conveniente no perder de vista esas tendencias globales que están marcando el desarrollo de la agricultura en el continente al momento de 7 . La transnacionalización del sector agrícola: el creciente accionar de las ETN en este ámbito se concentró inicialmente en la producción y distribución de equipos mecánicos y luego se extendió hacia los sectores más complejos de la producción de insumos (semillas. pesticidas) y la transformación o acondicionamiento y exportación de productos (soya. desarrollo de la investigación. fomento a las exportaciones. estas firmas se posicionan en los sectores más dinámicos y evidencian una gran capacidad de desplazamiento de acuerdo a las condiciones de mercado imperantes g. sistemas de crédito. La creciente participación privada en la generación y transferencia de tecnología: durante los últimos decenios la acción del sector público ha sido complementada por la participación del sector privado productor de insumos tecnológicos. hortalizas). etc. Las políticas públicas puestas en aplicación: se generaliza el diseño e implementación de políticas de desarrollo sectorial destinadas a lograr el incremento de la producción agropecuaria sobre la base de un conjunto muy amplio y variado de instrumentos (redistribución de tierras. profesionales urbanos.). incentivos tributarios. tendencia que se ha sustentado en: 1. químicas (fertilizantes.

considerar los rasgos que adopta y las vicisitudes que enfrenta la evolución de la producción silvoagropecuaria en las dos últimas décadas en Chile. Tomando como punto de partida para este examen el profundo viraje que impone a su desarrollo la instalación del régimen militar, cabría identificar tres grandes períodos en la evolución de la agricultura chilena a partir de entonces: a) el período 1973-83; b) el período 1984-89; c) el período de crisis que se inicia en 1990 extendiéndose hasta el momento actual. En este apartado nos limitaremos a reseñar los rasgos más característicos de los dos primeros períodos, dejando para más adelante un examen más pormenorizado de la crisis del sector. Período 1973-83 Durante el primer decenio del régimen militar la agricultura se orienta enteramente, lo mismo que el resto de la economía, por la ortodoxia neoliberal discrecionalmente impuesta desde el Estado y cuyos puntales son bien conocidos: 1. rearticulación de la actividad económica sobre la base de un casi irrestricto dominio de la "iniciativa privada", asumida explícitamente como sinónimo de eficiencia empresarial 2. revalorización del mercado, sin mayores regulaciones, como único mecanismo capaz de garantizar una eficiente asignación de los recursos productivos 3. en función de lo anterior, eliminación de gran parte de las "trabas" (e.d. controles y cargas impositivas), que pudiesen dificultar la libre circulación de bienes y capitales Sobre tales pilares se configura luego una estrategia económica explícitamente orientada a redefinir el modo de inserción de la economía chilena en la economía mundial. Proclamando el rotundo fracaso del anterior esquema de industrialización por sustitución de importaciones, el régimen militar impone sin mayores miramientos el tránsito acelerado hacia uno de economía abierta. En este contexto, la política que desarrolla el Estado respecto del sector agrícola se orienta básicamente por dos grandes objetivos:

8

a) dando por clausurado el proceso de la reforma agraria, se busca regularizar en el menor plazo posible la situación de la propiedad de la tierra: en esta materia se procede a devolver aproximadamente un 30% de las tierras expropiadas a sus antiguos dueños y se reasigna el resto de ellas en forma individual a una parte de los campesinos b) con arreglo a los criterios de racionalidad económica impuestos, que confían al libre juego de las fuerzas del mercado la asignación de los recursos productivos, se busca operar una rápida modernización capitalista del sector, orientándolo preferentemente hacia aquellas actividades que disponen de un mayor potencial exportador En el marco de esta orientación, la acción del Estado se va a ver considerablemente restringida, limitándose tan sólo al despliegue de ciertas iniciativas mínimas en el terreno de: a) la investigación y transferencia tecnológica (INIA e INDAP) b) el control y la protección sanitaria (SAG) c) la asistencia crediticia a los pequeños productores (INDAP) d) el fomento a las plantaciones forestales (DL 701) La apertura comercial unilateralmente adoptada durante este período se traduce en una virtual eliminación de los aranceles, lo que junto a la subvaloración artificial del dólar posibilita una masiva importación de productos que saturan el mercado. Esto se va a expresar también en la importación de bienes alimenticios que entran a competir en el mercado interno con la producción nacional, forzándola a bajar sus precios y a reducir sus márgenes de rentabilidad. Las reales posibilidades de respuesta que los diferentes subsectores de la agricultura tenían para hacer frente a la delicada situación creada por el abrupto cambio impuesto por la política económica en las relaciones comerciales de Chile con el exterior evidenciaron ser notoriamente desiguales, manifestándose ello con claridad en la evolución de sus respectivos volúmenes de producción. En definitiva, se registra una disminución de los cultivos básicos, un moderado ritmo de crecimiento en vinos y hortalizas y un desigual comportamiento de la producción pecuaria, junto a una significativa expansión de aquellos subsectores cuya producción es destinada en su mayor parte a la exportación: el frutícola y el forestal (expansión que en el caso de éste último se halla inicialmente sustentada en su ya vigoroso desarrollo anterior). 9

Período 1984-89 A raíz de los estragos provocados por la grave crisis económica 1982-83, el régimen militar se ve obligado a introducir un cierto grado flexibilidad y pragmatismo en su accionar con el objeto de evitar que daño mayor a algunos de los sectores más afectados pudiese traducirse graves consecuencias políticas para su propia estabilidad. de de un en

De allí que, junto con la elevación del arancel general, se registra también un significativo incremento de la intervención estatal en el sector agrícola, la que se expresa en medidas como las siguientes: a) el establecimiento de "bandas" con el fin de estabilizar los precios de ciertos productos básicos (trigo, oleaginosas, leche y remolacha) consistentes en la fijación de un piso y un techo al costo de importación de los mismos y la adopción de sobretasas y rebajas arancelarias para el caso de que éste se sitúe por encima o por debajo de esos niveles (3) b) la apertura de un poder comprador, principalmente para el trigo, con el objeto de evitar los efectos negativos de un eventual dominio oligopsónico por parte de la industria molinera c) la dictación de una normativa legal (ley 18.450) para el fomento de la inversión privada en obras menores de regadío y drenaje d) la renegociación de las numerosas y cuantiosas deudas que pesan sobre los agricultores El efecto final de las principales medidas adoptadas es el establecimiento de un nivel de protección nominal superior al del arancel general uniforme. La posterior reactivación de la producción agropecuaria se sustenta básicamente en la existencia de este mecanismo de resguardo. Sin embargo, ello no va a implicar un cambio fundamental en las tendencias de desarrollo del sector asentadas en el período anterior, las cuales cobran expresión principalmente en la fuerte y sostenida expansión de las exportaciones frutícolas y silvícolas. Entre 1986 y 1990 el sector silvoagropecuario creció a una tasa promedio anual de 8,2%, claramente superior a la de 6,5% registrada por el producto total. Puesto que alrededor del 90% de la producción del sector agrícola es transable (e.d. susceptible de tener que competir con la importación de esos mismos productos), este incremento sólo puede explicarse a partir de las variables que afectan la transmisión de sus precios 10

lo cual se debe principalmente a la acción combinada de: a) el significativo aumento que registra el tipo de cambio real. más allá de los ajustes coyunturales en el diseño e implementación de las políticas sectoriales. dictado principalmente por los cambios que se operan en las rentabilidades relativas de sus diversos rubros. En efecto. En efecto. Considerados según su importancia económica. una vez despejado el tema prioritario de la propiedad de la tierra. 11 . a partir de la instalación del régimen militar el conjunto de la agricultura chilena se ha visto arrastrada a un profundo y acelerado proceso de transformaciones estructurales. operan de hecho como un mecanismo de protección A manera de síntesis podemos decir que. los cultivos tradicionales orientados hacia el mercado interno van siendo progresivamente desplazados por el rápido desarrollo que experimentan los rubros orientados preferentemente hacia los mercados externos: la fruticultura y la silvicultura. es decir el tipo de cambio real y el nivel de los aranceles.internacionales al mercado interno. la apertura unilateral de la economía al exterior y la fuerte competencia de productos importados que ello ocasiona le imponen a la agricultura un proceso de reconversión productiva. que entre los años 1982 y 1990 llega a elevase en más de un 90% b) la elevación del arancel general uniforme que de 10% en 1982 llega a 35% en 1984 y es reducido progresivamente después a medida que la economía se recupera (4) c) la creación de bandas de precios para el trigo. en la década de los 80 los precios internos de la mayoría de los cultivos se elevan en términos reales a pesar de la tendencia a la baja que se observa en la evolución de sus precios internacionales. a pesar de que su objetivo es otro. la azúcar y los aceites comestibles que.

y por tanto global. grado de inserción en el mercado. pero a la vez debidamente diferenciada. mediante los cuales el gran capital logra subordinar a las actividades propiamente agrícolas. en clara e irreversible decadencia. como se observa en otros. intentar dar cuenta de la heterogénea realidad que exhibe el sector mediante una detallada descripción y clasificación de las relaciones sociales. de carácter monopólico o semimonopólico. tipo de cultivos. sustentado en modos arcaicos de explotación. Desde luego. a. También se podría. sin lugar a duda. a la mera coexistencia de un sector agrícola "moderno". se podría intentar pasar por alto tales dificultades reduciéndolo todo. no resulta fácil dar cuenta de la estructura de relaciones sociales actualmente prevaleciente en las zonas rurales ya que el panorama que ellas presentan es sumamente variado. y otro de corte "tradicional". como se observa en numerosos trabajos. sino que se configuran más bien como un conjunto articulado de posicionamientos claves. del complejo y multifacético cuadro que exhiben hoy las relaciones sociales existentes en el sector rural. LA ESTRUCTURA SOCIAL Y EMPRESARIAL EN EL CAMPO Los cambios operados en la estructura productiva de la agricultura han ido acompañados de procesos equivalentes en el ámbito de las relaciones sociales.3. Los complejos agroindustriales (CAI) El fenómeno más relevante y expresivo de la modernización capitalista en el plano de las relaciones sociales que se han configurado en las zonas rurales en el curso de los dos últimos decenios es. que es posible detectar en las zonas rurales. En efecto. estos CAI no constituyen un nuevo tipo de organización empresarial. la emergencia y posición de dominio alcanzado en ellas por los llamados "complejos agroindustriales" (CAI). pujante y dinámico. etc. En realidad. su ubicación en el entramado de relaciones sociales que articulan al conjunto de la sociedad y sus principales dinámicas de desarrollo. formas de organización empresarial. estas últimas se han ido encontrando cada vez más atrapadas en medio de una férrea y compleja cadena de eslabonamientos 12 . Sin embargo. Pero de lo que en verdad se trata es de intentar alcanzar una comprensión que sea unitaria. áreas de localización.

de biotecnologías y semillas. desplazando del escenario rural al antiguo y característico eje latifundio-minifundio que estaba constituido principalmente sobre la base de relaciones de dominio territorial. de pesticidas. la industria frigorífica. De este modo. de fertilizantes químicos. el gran capital logra alcanzar un control vertical y horizontalmente integrado de las mismas. los centros de almacenamiento y depósito. además de las instituciones financieras susceptibles de suministrar el necesario apoyo crediticio al sector b. gracias a su clara inserción en el mercado mundial y a una posición comercial. hacia atrás en esta cadena están la industria de maquinaria e implementos. sin involucrarse directamente en el desarrollo de las disímiles y complejas actividades propiamente productivas."hacia atrás" y "hacia adelante" que condicionan decisivamente la situación y perspectivas de desarrollo de todo el sector: a. financiera y tecnológica ostensiblemente hegemónica en el plano interno. ha introducido y consolidado nuevas relaciones de dominio en la agricultura. los sistemas de transporte y distribución y las cadenas de comercialización mayorista y minorista en gran escala (supermercados) La emergencia de los CAI. hacia adelante están las industrias de transformación de los productos agrícolas. que se configuran también como una expresión del creciente entrelazamiento que se opera entre los capitales de origen nacional y extranjero. En el ámbito propiamente rural cabe distinguir la existencia de al menos tres tipos principales de explotación: a) las medianas y pequeñas empresas capitalistas que orientan su producción principalmente hacia el mercado hortofrutícola externo y que en su mayoría son tributarias de los CAI c) las empresas capitalistas de corte tradicional que producen principalmente para el mercado interno y que también se han visto crecientemente sometidas al control de los CAI 13 . La actividad agrícola se articula ahora en torno a un polo dominante que se encuentra en realidad ubicado fuera del ámbito rural (el polo financiero-industrial-comercial) y dos polos opuestos pero subordinados al anterior que le dan vida: la empresa agrícola capitalista y el variado universo de la pequeña producción campesina (5).

manifestada claramente durante el proceso de reforma agraria (e incluso en la fase inmediatamente posterior con la asignación individual de parcelas). etc. Las regiones más acentuadamente empresariales. CUADRO Nº1 ESTRUCTURA OCUPACIONAL DEL SECTOR SILVOAGROPECUARIO 14 . b. la pérdida de importancia relativa de los trabajadores por cuenta propia en la ocupación sectorial. señala en realidad una cierta estabilización del mismo frente a una fuerza laboral asalariada en crecimiento. se vió drásticamente revertida durante el período del régimen militar. en especial mediante el sistema de medierías del que participan los hijos y allegados en las parcelas de la reforma agraria.d) la pequeña propiedad campesina que exhibe una variada gama de situaciones en cuanto a tamaño de las parcelas. Concurre por otro lado a preservar el número de los trabajadores por cuenta propia el continuo e inexorable proceso de subdivisión a que se ve sometida la pequeña propiedad. Agricultura empresarial y campesina La cuantificación de los distintos componentes de la fuerza de trabajo agrícola (Cuadro Nº1) permite apreciar el dimensionamiento relativo de la agricultura empresarial y campesina. se hallan localizadas en el norte chico y en el territorio comprendido entre el río Maule y Chiloé. La tendencia hacia una mayor participación de la ocupación campesina en desmedro de la fuerza de trabajo asalariada en las faenas agrícolas. Las zonas de carácter más propiamente campesino. en que los trabajadores por cuenta propia son más numerosos o equivalentes en número a los asalariados. No obstante. grado de inserción en el mercado. más que expresar una disminución de este sector de la fuerza de trabajo en términos absolutos. siendo además un valioso auxiliar para interpretar la situación de tenencia de la tierra en las diferentes zonas del territorio nacional. en que predominan claramente los trabajadores asalariados. técnicas de cultivo. son las localizadas entre Aconcagua y el río Maule. calidad de las tierras. lo que a su vez refleja la expansión de la empresa agrícola capitalista.

Familiares no remunerados TOTAL Fuente: OIT (a) el número de obreros temporales en 1992 varió entre un mínimo de 349 mil en el trimestre junio-agosto a un máximo de 454 mil en el trimestre diciembre-febrero. AGRICULTURA CAMPESINA .Empleados y obreros permanentes .Empleadores . entre los asalariados agrícolas se aprecia una marcada y sostenida tendencia a la disminución de aquellos que pertenecen a la categoría de empleados y una creciente sustitución de los obreros permanentes por fuerza de trabajo contratada en forma temporal. Por su parte. AGRICULTURA EMPRESARIAL .(media anual 1992) SUBSECTOR I. alrededor de 50 mil son temporeros forestales MILES 530 30 100 400 300 210 90 830 % 64 4 12 48 36 25 11 100 Actualmente alrededor de un 30% del total cultivado con rubros tradicionales se encuentra en manos de este extenso y diversificado sector de pequeña propiedad campesina compuesto por más de 200 mil explotaciones familiares. de acuerdo a las demandas del ciclo estacional. parte importante de las cuales se localiza en áreas marginales de baja productividad disponiendo de escaso y rudimentario equipamiento.Trabajadores por cuenta propia . Esto último se evidencia claramente en las siguientes cifras (6): CUADRO Nº2 Trabajadores 1964-65 1975-76 1986-87 15 . de éstos.Obreros temporales (a) II.

000 120. sobre la base de una abundante información empírica. En la década de los ochenta la fuerza de trabajo agrícola de origen urbano representó entre un 20 y 30% del contingente total.7 16 CUADRO Nº3 . por la otra. op. SECTOR DE RESIDENCIA HABITUAL DE LOS TEMPOREROS TIPO DE SECTOR .cit.64 Como se desprende de esta información.000 147.Temporales 208.0 39. la empresa agrícola capitalista ha reducido significativamente sus anteriores compromisos con respecto a la subsistencia y reproducción de la fuerza de trabajo.agricultura campesina .asalariados .000 161.4 7.000 Fuente: Gómez/Echenique.000 198.000 300.rural urbanizado % 40.agricultura empresarial . la creciente precarización del trabajo asalariado. Entre todas las categorías ocupacionales de la agricultura es la de los temporeros (Cuadro Nº3) la que exhibe una composición urbana más acentuada.. por una parte. han puesto ya en evidencia la estrecha correlación existente entre. Cabe señalar que no son pocos los estudios que.Permanentes . la modernización de la empresa capitalista y. Una expresión de este fenómeno de creciente desarraigo y movilidad de la fuerza laboral lo constituye la aparición de "enganchadores" que posibilitan el desplazamiento de grandes contingentes trabajadores hacia faenas que se hallan localizadas en zonas a veces muy distantes de sus lugares de origen. p. disminuyendo así sus costos fijos e incorporando a la explotación central los recursos de tierra así liberados.

50 y 3. op..cit. un reciente informe de la OIT revela que el 34% de la población rural se encuentra debajo de lo que se considera la línea de pobreza en el país. En ausencia de cifras oficiales. vive en condiciones físicas miserables y además se encuentra subalimentado. En cambio sí se aprecia una clara correlación entre nivel de los salarios y la situación de la oferta y demanda de fuerza de trabajo en los mercados regionales. En términos parecidos. El mismo informe señala además que todavía existe un 18% de trabajadores agrícolas que perciben un ingreso inferior al legalmente establecido como salario mínimo (7). Existen también graves problemas de salud provocados por la inadecuada manipulación de agroquímicos que ocasionan muertes o daños corporales irrecuperables. c.9 Cabe destacar la importancia que estas cifras asignan a la agricultura campesina como lugar de residencia de un contingente muy significativo (40. VIII y IX. algunas investigaciones señalan que en 1979 los trabajadores agrícolas permanentes y temporales recibían salarios que promediaban USD 5. Entre las diversas categorías de asalariados ha ido ganando fuerza la de los "temporales estables". montos que representaban el 90 y 80% de los salarios percibidos por los mismos estratos en 1965. que en la práctica son trabajadores permanentes pero que no gozan de las mínimas garantías legales de un contrato anual debido a las muchas posibilidades de trato discrecional que la actual legislación laboral abre a la acción de los empleadores (entre ellas la de despedir a los trabajadores antes de que se cumplan los plazos que les permitirían obtener algún beneficio para volver luego a contratarlos).25 al día respectivamente.71 12.urbano Fuente: Gómez/Echenique. Condiciones laborales En prácticamente todos los estudios referidos a las condiciones laborales que prevalecen en las zonas rurales se constata su extrema precariedad.4%) de la fuerza de trabajo del sector "moderno" de la agricultura. Aparte de los bajos salarios un alto número de trabajadores carece de toda forma de seguridad social. 17 . p. siendo esta tasa aún mayor en las regiones VII. Es importante destacar que tampoco se aprecia la existencia de una correlación significativa entre la eventual rentabilidad de los cultivos y el nivel de los salarios.

Dada la ostensible precariedad de sus empleos y el bajo nivel de sus remuneraciones. tanto en las faenas agrícolas como agroindustriales. Se estima que más de la mitad de la fuerza de trabajo temporal. ellas representan sin duda el sector más expuesto y explotado de la fuerza laboral. está constituida actualmente por mujeres (8). 18 .Una de las características más relevantes que exhibe hoy la fuerza de trabajo agrícola es el alto porcentaje que ha ido alcanzando la participación femenina en ella.

que hacen posible aquilatar la difícil situación por la que éste atraviesa.5%. Una progresiva reducción de la fuerza de trabajo ocupada en el sector que de más de 880 mil puestos de trabajo en 1990 pasa a contar con 19 . son los siguientes: 1. Una reducción muy considerable de la superficie destinada a cultivos tradicionales (cereales. llegando a su nivel más bajo desde comienzos de siglo (ver cuadro Nº1) 2. hortalizas e industriales) en el curso de los últimos años: de aprox. salvo en el caso del subsector forestal que ha logrado mantener su dinamismo lo que ya le permitió superar en 1995 los USD 2. todo crecimiento adicional a partir de ese punto genera una sobreoferta que inevitablemente se traduce en una caída de los precios. LA CRISIS ACTUAL DEL SECTOR AGRICOLA La política de sustitución de importaciones alimenticias aplicada a partir de 1983 permitió que se produjese una efectiva recuperación de la actividad agropecuaria.000 millones (9)(ver cuadro Nº18) 3. Esto trae consigo una merma en la rentabilidad del sector trayendo como consecuencia una disminución de la superficie sembrada con la consiguiente caída de la producción y apertura a nuevas importaciones. es decir un tercio menos. La lógica del capital genera así una serie de efectos en cadena que son enteramente previsibles. En efecto. en 1986-87 a poco más de 800 mil hás. Un menor crecimiento de las exportaciones agrícolas.4. 1. en 1993-94. Lo anterior hace caer la participación del sector en el PIB desde un 8% en 1990 a un 7% en 1995 (ver cuadro Nº16) a) Los síntomas de la crisis Los principales indicadores del comportamiento del sector en el curso de los últimos años. Es por ello que entre los años 1990 y 1995 se produce una inversión de las relaciones observadas en los años precedentes entre el dinamismo del sector y el del resto de la economía.2 millones de hás.4% mientras que el PIB total del país crece en el mismo período a una tasa promedio de 7. pero agotó sus posibilidades de dinamización del sector tan pronto como la producción hubo alcanzado el nivel de autosuficiencia. La tasa de crecimiento promedio del producto silvoagropecuario pasa a ser de sólo 4.

incidiendo de este modo en la situación de rentabilidad del sector.tan sólo 810 mil en 1995. Las distorsiones e inestabilidad del mercado internacional de productos agrícolas derivadas de las políticas de subsidios al sector: se estima que éstos. principalmente en los países desarrollados. la persistente y significativa caída del tipo de cambio: el valor del dólar se ha depreciado en forma ininterrumpida durante los últimos cinco años y lo más probable es que en el futuro próxima esta tendencia se mantenga (11) 20 . alcanzan a unos USD 200 mil millones. El proteccionismo en materia agrícola practicado por numerosos países. cayendo en el mismo período su participación en la fuerza de trabajo total del país desde un 18.7% a un 15. Ellos son: 1. lo cual les permite generar y almacenar grandes stocks que cada cierto tiempo son lanzados al mercado provocando fluctuaciones muy marcadas en los precios con una fuerte tendencia a la baja (10) 2. muy especialmente por los Estados miembros de la Unión Europea. miles de explotaciones agrícolas se verían obligadas a desaparecer) c) Los factores internos Sin embargo.4% (ver cuadro Nº9) b) Los factores externos A nivel del mercado mundial de productos agrícolas hay a lo menos dos factores que. han ejercido desde hace largo tiempo una influencia negativa sobre la evolución de los precios. lo cual se expresa en la existencia de barreras arancelarias y para-arancelarias que se mantienen aún vigentes a pesar de los acuerdos recientemente logrados en esta materia en el marco de la Ronda Uruguay del GATT (de ser efectivamente eliminadas tales barreras. la decreciente rentabilidad de las actividades agrícolas tradicionales se halla en lo inmediato asociada en Chile a la creciente pérdida de competitividad del sector con respecto a los productos importados. situación que deriva básicamente de dos factores que están directamente relacionados con la reciente evolución de la situación económica del país: 1. sumados al extraordinario incremento en la productividad del trabajo agrícola registrado a partir de los años cincuenta.

pesticidas e insumos. En el curso de las dos últimas décadas se han registrado. Pero el factor clave que incide en ello no es el de un eventual retraso tecnológico del sector sino principalmente el de sus altos costos de operación. El rendimiento 21 . los rendimientos físicos alcanzados actualmente en la agricultura chilena son claramente satisfactorios (al menos los obtenidos en el llamado sector "moderno" de la agricultura). d) Niveles de rendimiento y eficiencia La agricultura chilena se ha visto enfrentada. (13) A lo anterior habría que agregar también el impacto desfavorable sobre la agricultura que ya han tenido los acuerdos de liberalización comercial suscritos con otros países de la región. en efecto.2. que ha permitido elevar considerablemente las importaciones de productos agropecuarios procedentes de ese país. por su parte. pues. Especialmente notorios a este respecto han sido los efectos de la entrada en vigencia en 1992 del acuerdo con Argentina. abarata también los precios internos de los productos agropecuarios susceptibles de ser importados. En la producción de trigo por ejemplo se ha llegado a un rendimiento promedio superior al de los EEUU (35 quintales por hectárea). reduciendo con ello los márgenes de rentabilidad de los productores nacionales. a un creciente deterioro de su competitividad con respecto a los productos importados. fuertes incrementos de productividad en la mayor parte de los cultivos anuales y también en la producción ganadera. En realidad. lo cual ha permitido alcanzar excelentes resultados. Importantes segmentos de la agricultura se han visto beneficiados con la incorporación de nuevas tecnologías y el empleo de insumos agroquímicos y biológicos de mayor calidad (fertilizantes y semillas de alta productividad). El progresivo aumento de los salarios reales: algunas estimaciones señalan que en el curso de los últimos cinco años éstos se han incrementado en un 24% (12) Estas tendencias inciden significativamente en los costos de producción: si bien la caída del dólar se traduce en un menor costo en maquinaria. la elevación del costo relativo de la fuerza de trabajo representa un porcentaje importante del costo de producción total del sector (en rubros como la fruta ese porcentaje oscila entre un 60-70%).

Hay sin embargo. fruta los niveles de producción físicos resultan igualmente muy satisfactorios (ver cuadros Nº 5. en esta línea argumentación. leche. e) La agricultura campesina Los grandes empresarios del sector suelen destacar entre los factores que impedirían reducir costos el del tamaño de las propiedades: el 70% de la superficie regada está constituida por propiedades que tienen una superficie inferior a 20 hectáreas lo que tornaría prácticamente imposible el aprovechamiento de economías de escala. la pérdida de competitividad es básicamente un problema de costos y no de productividad. 6 y 7) (14) En consecuencia. en el monto del producto incide muy directamente el nivel de precios. De allí que constantemente se alcen voces reclamando de las autoridades el impulso de medidas orientadas a favorecer una mayor y más rápida concentración de la propiedad de la tierra. Es usual que se la estime dividiendo el valor del producto por el volumen de la fuerza de trabajo ocupada. (15) Desde el punto de vista de un desarrollo capitalista más consistente. ello estaría planteando la imperativa y urgente necesidad de llevar a cabo una especie de "reforma agraria al revés". En remolacha. Este alegato gira básicamente en torno al tema de la productividad. especialmente en la mayor parte de la agricultura campesina que subsiste en condiciones sumamente precarias. En efecto.en maíz de la VI Región es también uno de los más altos del mundo (alcanzando como promedio casi 90 quintales por hectárea). un error manifiesto que no es posible pasar por alto: independientemente de cual sea el nivel efectivo alcanzado por la productividad del trabajo en la agricultura. el procedimiento utilizado para calcularla establece una correlación entre variables que no es la que corresponde. Esta baja productividad de la fuerza de trabajo agrícola se explicaría por el aún bajo nivel de tecnificación del sector. Ello permitiría concluir que la productividad media de la fuerza de trabajo del sector silvoagropecuario es bastante menor que la de los otros sectores y de sólo un 50% con respecto al promedio nacional (ver cuadros Nº10 y Nº11). lo que tornaría aún más evidente y urgente la necesidad de terminar con ella. el que a su vez responde con frecuencia a situaciones de competencia imperfecta. Por lo tanto el resultado de este cálculo podría 22 .

En rigor. El fenómeno principal es el desplazamiento hacia los rubros de mayor rentabilidad como la fruta. un cálculo de productividad debiera limitarse a comparar número de trabajadores con volumen físico de producción. compactación y salinización de los suelos. la erosión. viñas. (17) g) Empleo y desocupación Los cambios en el uso de la tierra han estado orientados preferentemente hacia rubros más intensivos en fuerza de trabajo lo que ha generado una mayor demanda de este factor. en especial de eucaliptos y de pinos: entre 1990-94 las primeras incrementaron su superficie total en más de 136 mil hás y las segundas en más de 132 mil hás. (16) El mercado induce además una especialización en términos regionales. aumentando la concentración de los cultivos: trigo en la zona sur.constituir más un índice de rentabilidad que de productividad (aunque en tal caso lo procedente sería correlacionar los valores totales de la fuerza de trabajo y del producto). flores. En efecto. lo que acentúa sensiblemente las rentas diferenciales entre regiones y micro-regiones. etc. (ver cuadro Nº14) La plantación de eucaliptos ha sido presentada últimamente por algunos expertos como una buena alternativa en regiones tradicionalmente dedicadas a la producción de cultivos anuales ya que permitiría alcanzar un resultado operacional anual 30% superior al de aquellos. los acelerados cambios que tienen lugar en el uso del suelo genera impactos directos sobre el medioambiente afectando el grado de biodiversidad. Cabe destacar también el rápido crecimiento que exhiben las plantaciones forestales comerciales. f) Cambios en el uso de la tierra Particularmente indicativo de la crisis que afecta al sector de la agricultura tradicional es la espontánea reasignación del uso del suelo que ella está provocando. Es así que hasta 1992 el incremento de las plantaciones frutales permitió absorber una mayor 23 . No se deben pasar por alto los costos ambientales de estos procesos. hortalizas y praderas artificiales. el uso y aprovechamiento de las aguas de superficie y subterráneas. disminuyendo notablemente la superficie de algunos cultivos y aumentando la de otros. Este proceso implica también una concentración de los proyectos de inversión más rentables. maíz en la VI Región y frutales en el norte y centro (ver cuadros Nº 3 y 4).

cantidad de fuerza de trabajo que la liberada a consecuencia de la reducción de la superficie de cultivos anuales (ver cuadro Nº8) Sin embargo. No obstante. expandiéndose a un ritmo de 20% anual entre los años 1987 y 1994. En el caso del sector forestal las exportaciones crecen en forma significativa a un ritmo promedio de 15% al año. h) Comportamiento de las exportaciones El incremento del PIB del sector silvoagropecuario (ver cuadro Nº16) está directamente relacionado con el significativo crecimiento de sus exportaciones. En efecto. continuará siendo significativo ya que alcanza una tasa promedio de 9% anual (frente a un 12% para el total de las exportaciones) (18) Las exportaciones agroindustriales comienzan por su parte a adquirir una creciente importancia desde mediados de los años 80. a partir de 1993 el efecto neto de la evolución de ambos subsectores determina una progresiva reducción del empleo sectorial. Si bien en los años posteriores este crecimiento va a ser menos espectacular. siendo lideradas por el subsector frutícola que representa más del 80% del total. lo que contrasta con el mayor dinamismo que exhiben las exportaciones agroindustriales que alcanzan tasas de crecimiento promedio superiores al 10% (19) 24 . Lo anterior significa que la reducción que se observa en el empleo sectorial no ha tenido como consecuencia un aumento en el desempleo del sector sino que ha implicado más bien una reducción de su fuerza de trabajo. las exportaciones agropecuarias primarias se incrementaron en más de un 100% entre los años 1983 y 1986. A pesar de ello la tasa de desocupación rural sigue la misma tendencia de la tasa nacional y se mantiene persistentemente por debajo de ésta. creciendo a una tasa promedio de sólo poco más de un 1%. a partir de 1991 se observa un cambio en la evolución de estas tendencias: las exportaciones agropecuarias primarias pierden su dinamismo anterior.

5. complementándolo además con un definido programa de integración física. En un estudio reciente se indica que. El primer y principal beneficio consistiría más bien 25 . EL IMPACTO DEL MERCOSUR SOBRE LA AGRICULTURA a) Los términos del tratado en materia agrícola El acuerdo de asociación suscrito entre Chile y el Mercado Común del Sur (MERCOSUR) es un tratado de libre comercio entre dos "territorios aduaneros" en el marco de un diseño de política internacional conocido con el nombre de "regionalismo abierto". Puesto que. MERCOSUR decidió poner término a tales preferencias. Esto sería especialmente cierto en este caso debido a los acuerdos bilaterales suscritos anteriormente entre Chile y los países miembros de MERCOSUR en el marco de la ALADI. no tiene prácticamente nada que perder con este tipo de acuerdos y sí en cambio mucho que ganar. la no asociación de Chile con este bloque implicaba que sus exportaciones hacia ese mercado se vieran enfrentadas a una estructura arancelaria promedio de 11. señalan que un país como Chile. como resultado de tales acuerdos. Los expertos más directamente identificados con la defensa de esta orientación. la exportación de productos agropecuarios chilenos a esos países enfrenta actualmente un arancel promedio de sólo 5. Desde este ángulo se plantea más bien la necesidad de considerar en primer término el costo que en términos de acceso de los productos chilenos a los mercados involucrados habría representado para la economía del país la no suscripción por parte de Chile de este acuerdo de asociación con MERCOSUR. para evitar distorsiones en la aplicación de su Arancel Externo Común. que es una expresión particular del modelo económico vigente. cuya economía se halla ya suficientemente abierta al comercio internacional. Su objetivo específico es liberalizar el intercambio de bienes en el seno del espacio económico involucrado en un plazo total de 18 años.4% Esto significa que el beneficio aportado por el acuerdo con MERCOSUR no se reduce a que lo que sólo se obtiene por concepto de una desgravación comercial adicional con dicho bloque con respecto al nivel arancelario actualmente existente.8% (20).

aquellos productos que estarán sujetos a una desgravación lineal entre los años 10 y 15. aquellos a los que se concede tres años de gracia e inician luego una desgravación lineal a partir del cuarto 3. esta lista incluye a productos "no sensibles" del "patrimonio histórico" (aquellos que con anterioridad gozaban ya de algún tipo de rebajas arancelarias) y abarca a más del 70% de los productos que se incluyen en el acuerdo 2.en no perder las ventajas que ya se tienen (el llamado "patrimonio histórico"). contempla un período de 10 años de gracia y se subdivide también en dos grupos: a. la lista de productos sensibles. se mantienen luego congelados a ese nivel por 3 años e inician posteriormente una desgravación lineal a partir del cuarto b. es decir al momento de entrar en vigencia el acuerdo. el trigo y la harina cuyo cronograma de desgravación debe ser definido por la Comisión Administradora del acuerdo antes de iniciado el año 2004 pero que en todo caso se extiende hasta el año 18 Cabe destacar que el acuerdo contempla también numerosas situaciones especiales como la mantención de preferencias hacia determinados países o el establecimiento de cupos o cantidades a las cuales 26 . la cual abarca menos del 10% del comercio global y está referida en forma casi exclusiva a productos agrícolas y agroindustriales. la lista de desgravación general. seguida de una desgravación lineal a 8 años plazo. aquellos a los que se aplica una rebaja inicial de 30%. En el acuerdo se establecen diversas categorías de productos según las modalidades y plazos de desgravación a que estarán sujetos: 1. que contempla una "preferencia" (rebaja arancelaria) inicial. que contempla un plazo de desgravación total de 10 años y que se subdivide a su vez en dos grupos: a. la lista de productos de excepción temporal. las oleaginosas) b. manteniendo las preferencias actuales (entre los que se encuentran la carne de vacuno. de a lo menos un 40% respecto de su nivel establecido. el arroz.

del sector en el PIB (1991) . El siguiente cuadro permite hacer una primera comparación entre los sectores agroexportadores de los tres países: EL SECTOR SILVOAGROPECUARIO EN EL CONO SUR CARACTERISTICAS . los productos exportables agroindustriales enfrentan un arancel promedio inicial de 9%. la desgravación que afecta a los productos importables es.de la PEA agraria en el total (1990) .000 421.Superficie total utilizable (miles de Hás.9% .500 276.833.00 0 7.) En el marco de este acuerdo. porcentaje tres veces superior al de los productos primarios.Participación: .9% 27 CUADRO Nº4 27.se aplican dichas preferencias (exportaciones de uva. 1990) .200 60.000 5.000 7.8% 24% 24. etc.de las exportaciones agrarias en el total (1991) ARG BRA CHILE 4. inferior al 2% promedio durante los primeros diez años y sólo a partir del 2006 comienza a hacerse efectiva en forma rápida y significativa (21) b) El sector agropecuario chileno en comparación con los de Brasil y Argentina La industrialización e inserción mundial de los países del cono sur ha estado esencialmente basada en las ventajas comparativas de su sector primario.7% 11% 58.Número de explotaciones (1990) . ambos comienzan a desgravarse de inmediato llegando a arancel cero el año 2011 2. en cambio. El papel que en el caso de los países del MERCOSUR le ha correspondido desempeñar en esto a la producción agropecuaria es especialmente gravitante. los plazos de desgravación arancelaria promedio que afectan a los productos exportables e importables del sector agropecuario también difieren: 1.3% 11. importación de arroz.9 16% 17.

sino también hacer frente a una competencia internacional que se evidencia cada vez más intensa. CUADRO Nº5 DIMENSION DEL SECTOR AGROEXPORTADOR EN EL CONO SUR 28 . La estrategia de expansión de los CAI basa sus posibilidades de éxito en la detección y ocupación de nichos en el mercado internacional. es necesario constatar que en el curso de los últimos veinte años han ocurrido cambios muy significativos en la estructura productiva del sector agrícola tanto en Brasil como en Argentina.Indice de volumen fijo de producción agropecuaria en 1991 (1979-81 = 100) Fuente: 110 167 141 Ramos\Angulo. no sólo porque permite acrecentar su valor. Brasil y Chile". todo lo cual no aparece adecuadamente reflejado en las estadísticas.. la proyección internacional del sector agrario en la mayoría de los países del continente ha estado vinculado en las últimas décadas a la constitución de complejos agroindustriales (CAI) que por su grado de dominio sobre los planos tecnológico. De hecho. la transformación industrial de los productos primarios cobra creciente importancia. No hay que olvidar que las exportaciones agrícolas son claves para el mantenimiento de un modelo que privilegia los intercambios con el exterior e intenta convertir a los países de la región en socios comerciales confiables de las grandes potencias capitalistas. "De los procesos de ajuste a la inserción internacional: el sector agroexportador en Argentina. destacando en ambos países la vertiginosa expansión y la importancia alcanzada por los cultivos de soya. Por otro lado. Los CAI ejercen una influencia cada vez mayor sobre el conjunto del sector toda vez que su accionar les permite unificar por un lado los diversos eslabones de la cadena productiva (integración vertical) y alcanzar por otro un creciente control de la oferta (integración horizontal). financiero y comercial permiten alcanzar niveles de productividad altamente competitivos. así como en su capacidad tecnológica y financiera para adecuar rápidamente la producción a las nuevas exigencias de la demanda. p.19 Como ya se ha indicado.

1) Frutas (32. Como se señaló en el apartado correspondiente.4 9. op.3) Fuente: Ramos\Angulo.1) Café (18.3) Soya (24.PAIS ARGENTINA BRASIL CHILE TCG 8.9 PPX Soya (32.636 15. Resulta sumamente ilustrativo comparar a este respecto la situación de la agricultura tradicional en Chile y Argentina con respecto a rendimientos.3 PXA 58. estos problemas no están principalmente radicados en sus actuales niveles de productividad sino de costos.3 TCG: SBC: PXA: PPX: Tasa de Crecimiento Global.5 SBC 2. p.393 455. los que en su mayor parte proceden precisamente de los países miembros de MERCOSUR..cit.3 24. equivalente a la variación del PIB en 1992 Saldo de la Balanza Comercial en 1992 en millones de dólares corrientes Participación porcentual de las exportaciones agrarias en el total en 1991 Principales productos agrícolas exportados y porcentaje sobre el total de las exportaciones agrarias en 1991 Trasladadas todas estas consideraciones al escenario que se configura a partir del acuerdo de asociación suscrito entre Chile y MERCOSUR cobran particular relevancia los problemas de competitividad que vienen arrastrando los cultivos tradicionales chilenos en relación con la oferta de productos equivalentes importados.9 17. COSTOS E INGRESOS EN TRIGO Y MAIZ ENTRE CHILE Y ARGENTINA 29 CUADRO Nº6 .8) Cereales (32. costos e ingresos: COMPARACION DE RENDIMIENTOS.7 -1.3) Madera (14.

1 83.1 707-792 370-436 671-680 14. dado los precios y rendimientos superiores.8 ODEPA.7) Como se aprecia en el cuadro.9-15.4-11. Se busca luego medir los efectos de "creación y desviación de comercio" según la nomenclatura y análisis propuestos por Jacob Viner en 1950.4 CHILE MAIZ ARGENTI NA 38.9 1.5 158-336 112-199 171-302 7.756 608-1. Su premisa implícita 30 . Si bien los ingresos brutos por há son más altos en Chile. p.(TEMPORADA 92/93) TRIGO INDICADORES CHILE ARGENTI NA 20.8 434-483 258-268 317-371 7.0-7.0811. la situación de Argentina es de mayor competitividad en los rubros tradicionales más importantes. c) Análisis de impacto: el modelo "creación/desviación de comercio" El método que los expertos neoliberales están utilizando para evaluar los eventuales efectos del acuerdo consiste en diseñar un modelo de equilibrio parcial a través del que se pondera la importancia relativa de los diversos flujos de importación y exportación de productos. Lo más sorprendente de este argumento es que está construido enteramente desde el punto de vista del país importador. las ventajas agroecológicas de Argentina determinan costos directos y totales por há y unitarios notablemente inferiores. 1993 (reproducido por Octavio Sotomayor en "Políticas de modernización y reconversión de la pequeña agricultura tradicional chilena". sin tomar para nada en cuenta su condición de potencial exportador.008 868-1.4 RENDIMIENTOS (qq/Hectárea) INGRESOS BRUTOS (USD/Hectárea) COSTOS DIRECTOS (USD/Hectárea) COSTOS TOTALES (USD/Hectárea) COSTOS UNITARIOS (USD/Quintal) Fuente: 34.337 10.3-10.

Los productores más pequeños se ven en cambio expuestos a desaparecer. sin que la concentración de la producción en base a criterios de mayor productividad y eficiencia puedan ser utilizados como instrumentos de poder y control social por unos pocos individuos. sin embargo. En realidad. los pocos que podrían verse favorecidos con un esquema de total apertura comercial). arrastrando en su caída a un significativo sector de la población trabajadora que se ve colocada en una situación de virtual marginalidad. una plena libertad de comercio sólo beneficia a los productores que disponen de un mayor poder financiero y tecnológico. esta línea de argumentación es muy anterior a Viner. como la que efectivamente impera en los mercados. El principio de racionalidad económica invocado por los expertos neoliberales sería sin duda el más legítimo desde el punto de vista del interés general de la sociedad si la eficiencia productiva beneficiase exclusivamente a un consumidor no sesgado (es decir a todos o al menos a la mayoría de los habitantes de un país) y sin el riesgo de que a poco andar éste quede completamente a merced de un proveedor o grupo de proveedores monopólicos (como en verdad sucede).es la soberanía exclusiva del consumidor. el reproche que los ingleses hacían al proteccionismo de los EEUU durante el siglo pasado se sustentaba precisamente en un razonamiento del tipo "creación/desviación de comercio". De lo contrario. Lo cierto. es que si EEUU hubiese atendido a ese argumento "técnico" jamás habría logrado 31 . si bien la "desviación de comercio" provocada por algún grado de interferencia a la libre circulación de bienes puede efectivamente perjudicar a un productor externo y a un consumidor interno un tanto abstracto (en realidad sólo a algunos consumidores.éste necesita mantenerse al mismo tiempo vigente como productor. sin reparar en que para ser tal. el argumento "técnico" que se invoca con un aparente interés de servicio a la comunidad (representada por este "consumidor" abstracto) se revela simplemente como un disfraz engañoso que sirve para ocultar un interés de dominio sobre las personas. En otros términos. La tesis de la asignación óptima de los recursos por el mercado pasa deliberadamente por alto el hecho de que en una situación de competencia imperfecta (oligopólica). En efecto. puede a cambio no sólo beneficiar a un productor interno "ineficiente" sino también a un consumidor mucho menos abstracto y mucho más real (es decir más numeroso) que el anterior. es decir para disponer de un ingreso que le permita participar en la generación de una demanda solvente. -que es la única que cuenta en el mercado. En consecuencia.

lo que representa un incremento de 18% sobre sus niveles de 1995. tabaco. arroz y tortas oleaginosas Tales estimaciones corresponden exclusivamente al efecto que tendría el acuerdo sobre los precios. maíz. tortas oleaginosas y jugo de naranja 32 . sin considerar los posibles aumentos en los flujos de comercio debidos al crecimiento de los ingresos o de la población. trigo y. dada la ostensible ventaja que en ese terreno le llevaba Inglaterra. sería el siguiente una vez alcanzada la desgravación total según las estimaciones del estudio anteriormente citado (22): 1. d) Probables impactos económicos del acuerdo sobre el sector agropecuario chileno El impacto de las rebajas acordadas sobre el volumen de las exportaciones e importaciones agropecuarias. los mayores aumentos corresponderían a frutas frescas y a la agroindustria hortofrutícola 2. en menor medida. y en menor medida las de arroz. calculado a partir del comercio de Chile con MERCOSUR en 1995. Además. Durante los primeros diez años las únicas importaciones sectoriales que aumentarán en forma significativa serán las de carne de vacuno y maíz. las exportaciones agropecuarias aumentarían en USD 51 millones anuales.desarrollarse como una nación industrialmente viable. lo que representa un incremento de 15% sobre sus niveles de 1995. sus efectos también se harán sentir en forma escalonada. el desarrollo de economías de escala debido a la ampliación de los mercados.e. puesto que los plazos de desgravación contemplados en el acuerdo son diferentes para los diversos rubros del sector agropecuario. las importaciones agropecuarias aumentarían en USD 187 millones anuales. Otro aspecto a destacar es que reduciendo la evaluación de impactos a este mero ejercicio de cálculo se pasan inevitablemente por alto el conjunto de efectos dinámicos que pueden derivar de este tipo de acuerdos y que en principio no son susceptibles de ser previstos y medidos con exactitud: p. leche en polvo. los mayores aumentos corresponderían a carne de vacuno.

Se considera que la reducción en la producción de remolacha y oleaginosas comenzará a sentirse después de diez años puesto que sus respectivos productos importables se mantienen en listas de excepción. 4. que es el producto más protegido. Pese a su menor rentabilidad.500 hás. En superficie cultivada la merma sería en estos casos de 25 mil y 8. estabilidad hasta el 2006 y luego una caída hasta el 2011. no sufrirá variación en los próximos diez años. los mismos expertos han hecho un conjunto de proyecciones de impacto sobre la producción nacional cuyas principales conclusiones exponemos a continuación: . Se estima que en el año 2011 la producción anual habrá bajado en un 19% 5. se espera una caída de la producción de 47% y 52% respectivamente frente a la registrada en 1995.Impacto por producto 1. 3. con una disminución de la superficie sembrada de 9.A partir de los efectos de la desgravación sobre los precios de exportación e importación. para estabilizarse luego por diez años y volver a experimentar en el 2007 los efectos de mayores importaciones. Si entre el año 11 y 18 se produce una desgravación lineal del arancel.500 hás respectivamente. Para el arroz se estima una leve baja en los dos primeros años. con una disminución total de la producción de 4%. las escasas alternativas de uso de los suelos arroceros obligaría a los productores a permanecer en el rubro.500 hás. se prevé que en el año 2014 con arancel cero la producción anual sea un 16% inferior a la actual. incluyendo el asociado a la banda de precios (todo lo cual es aún materia de negociación). estimándose que su producción caerá progresivamente desde un 3% el primer año de vigencia del acuerdo hasta un 9% en el año 2006 con respecto a la registrada en 1995. 2. Si las bandas que benefician a estos productos se reducen a la par con el arancel ad-valorem. la disminución de la superficie sembrada sería en este caso de 1. La producción de carne bovina registrará una alta caída inicial. con una disminución de la superficie sembrada de 60 mil hás. 33 . La situación del trigo. lo que ocurrirá entre el 2007 y el 2011. En cereales el producto que se verá más rápidamente afectado será el maíz. bajo el supuesto de que las rebajas arancelarias sean traspasadas en su totalidad a los precios domésticos.

b. focalizadas ante todo en el cultivo de maíz b) VI Región: USD 57 millones. el resultado depende del universo tomado en consideración: a. Si incluye tanto a los productores como a los consumidores el beneficio de la integración del sector agropecuario al MERCOSUR sería del orden de los USD 122 millones para un período de veinte años.Impacto global Proyectando luego las estimaciones anteriores sobre el conjunto del sector. también aquí el cuadro es variado: 1. los productores que expanden sus exportaciones verían incrementadas sus ganancias en un valor total de USD 110 millones 2.. por efecto negativo en casi todos los rubros 34 . por efecto negativo en casi todos los rubros d) VIII Región: USD 46 millones.Impacto regional A nivel regional el monto de las pérdidas estimadas por este mismo estudio se distribuye del siguiente modo: a) Región Metropolitana: USD 15 millones. el resultado final estimado para el mismo período de veinte años sería en tal caso negativo en USD 155 millones. En un principio éste procedería exclusivamente del aumento de las exportaciones y sólo a partir del año 2000 se comenzarían a recibir los beneficios asociados a las importaciones a menor precio. focalizadas mayoritariamente en el cultivo de maíz c) VII Región USD 56 millones. los productores que se verán afectados por las mayores importaciones enfrentarían pérdidas totales del orden de USD 265 millones . No obstante. bajo los supuestos antes indicados. Si en cambio considera exclusivamente a los productores agropecuarios.

producción de carne de vacuno focalizadas principalmente en la 35 .e) IX Región: USD 38 millones. focalizadas principalmente en el cultivo del trigo f) X Región: USD 36 millones.

sino política: 36 . Debiera resultar claro para todos que el principal desafío que este debate lleva aparejado no es de naturaleza técnico-productiva. sin embargo. que adquiere importancia en la misma medida en que coloca sobre el tapete de la discusión pública un problema cuya solución no puede ya ser postergada por más tiempo: el de definir explícitamente el modo en que el país encarará finalmente los grandes desafíos que plantea la ineludible necesidad de proceder a una rápida. obligando a una clara y urgente definición de sus objetivos y procedimientos a lo menos para los próximos diez años. profunda y global reestructuración del sector agropecuario. sino que atañe también a las perspectivas de vida que este tipo de acuerdos puede traer aparejado para una parte muy significativa de quienes hoy viven de la agricultura. Sólo una cosa parece estar suficientemente clara para todos: que de no mediar la implementación de políticas estatales de fomento claras y efectivas en su favor. Dicho procedimiento analítico sólo tiene un cierto valor indicativo. Como se comprende. no sólo se verá seriamente amagado a consecuencia de los impactos comerciales previstos. a un mero ejercicio de cuantificación de los eventuales impactos productivos que traería aparejada la desgravación de los intercambios en el hipotético caso de que ella operase sobre la base de los niveles de producción y de precios actualmente existentes. El problema no está exclusivamente vinculado a los temas propiamente productivos. que es el tiempo disponible para adaptar el funcionamiento del sector a los nuevos requerimientos. es el conjunto de la política sectorial. sino directa y mayoritariamente condenado a desaparecer bajo el peso abrumador e inexorable de las leyes del mercado.6) IMPACTOS Y PERSPECTIVAS SOCIALES La identificación de los problemas que plantea la asociación entre Chile y MERCOSUR no puede reducirse. esto reviste una especial importancia para aquella masa de pequeños y medianos productores que copan los actuales índices de pobreza rural. el sector de la economía campesina. En este sentido. lo que el tratado pone en discusión. que comprende aproximadamente a unas 200 mil familias (con cerca de un millón de personas). de mayor o menor competitividad de los diversos cultivos en el escenario de un mercado abierto que se avecina.

Dichas tendencias se traducen principalmente en un desenvolvimiento dinámico de la presencia y posición de dominio alcanzada por el gran capital sobre el conjunto de las actividades agrícolas. en función de los condicionantes que imponen y del marco de posibilidades que abren las ciegas y elementales fuerzas del mercado. acrecentando los grados de concentración y centralización existentes a expensas de los pequeños agricultores que se ven progresiva e inexorablemente arrastrados hacia mayores niveles de pauperización y de exclusión. y también políticos y culturales. que como país resultaría conveniente proponerse alcanzar mediante la modernización y desarrollo de las actividades agrícolas.se trata de definir los objetivos tanto económicos como sociales. lo que permitiría alcanzar un doble objetivo "modernizador": a) acrecentar el tamaño de las propiedades agrícolas con el fin de realizar las necesarias economías de escala b) incrementar la oferta de fuerza de trabajo agrícola con la consecuente tendencia a la baja en los salarios No obstante. la correlación positiva que se da por supuesta entre por una parte el tamaño de la propiedad y/o el carácter capitalista de los criterios de racionalidad de la empresa agrícola y su eficiencia o nivel de competitividad por la otra no es algo que esté debidamente acreditado. Es simplemente "más de lo mismo". Señalaremos brevemente a continuación algunos de los principales problemas que a nuestro juicio este debate suscita: a) Empresa agrícola y racionalidad capitalista Librado el sector a su propia suerte. el acuerdo no hace más que reforzar y acelerar las desiguales y contradictorias tendencias que actualmente orientan su desarrollo. los sectores más directamente vinculados al gran capital no cesan de exigir que el Estado deje definitivamente de auxiliar a la pequeña propiedad campesina a objeto de que el mercado pueda encargarse rápidamente de eliminarla por "inviable". Interesados en que efectivamente eso suceda. 37 .

el de fomento forestal que permite financiar el 75% de los costos de plantación). Una variante intermedia es la que postulan los expertos de la CEPAL. a contrapelo de su presunta ortodoxia neoliberal. hortalizas. son numerosos los estudios que señalan la existencia de ciertas líneas de producción en las que una empresa familiar de tamaño mediano. especialmente en rubros tales como la producción de frutas. En Chile estas formas de relación al interior de la agricultura se encuentran ampliamente difundidas. poderes compradores. tabaco. puede resultar a la postre mucho más eficiente y competitiva que una empresa capitalista de mayor tamaño. como lo ponen claramente en evidencia en la evolución del sector agrícola las demandas o aceptación por parte de los empresarios de jugosos subsidios estatales (p. leche. y sobre todo la ejecución de variadas políticas de salvataje en los momentos de crisis (repactación de deudas. b) Subsidiariedad y responsabilidad del Estado Tampoco se ha mostrado efectivamente consecuente y desinteresado el rechazo neoliberal al intervencionismo del Estado. cebada y maravilla. En cambio es claro que el Estado no ha asumido como es debido su responsabilidad de salvaguardar el interés de la comunidad. etc. establecimiento de bandas. La verdad es que. los diversos grupos empresariales del sector no han dejado de exigir y beneficiarse de todo tipo de medidas de apoyo estatal. En el marco de la orientación propugnada actualmente por ese organismo ("transformación productiva con equidad") se plantea la necesidad de lograr un sustantivo incremento en la productividad de las pequeñas y medianas explotaciones mediante una generalización de la "agricultura de contratos" (23) Dicha propuesta alude al tipo de vínculos que actualmente mantiene una gran parte de los pequeños y medianos agricultores con las grandes empresas agroindustriales y agroexportadoras directamente interesadas en contar con un suministro seguro.Por el contrario.e.). lo que las impulsaría a promover una mejora en las técnicas de producción y una diversificación de la oferta exportable. e incluso pequeño. lo que en el ámbito específico de las zonas rurales supondría una preocupación 38 . oportuno y conveniente (en cuanto a calidad y costo) de productos. desde el suministro de asistencia técnica y crediticia hasta la adopción de iniciativas de fomento a las exportaciones. remolacha.

difícilmente podría encontrar una salida peor que esa. sólo a partir de 1990 éstas adquieren mayor consistencia con respecto a la situación y problemas que enfrentan los pequeños agricultores. subocupación. etc). con el consiguiente agravamiento de todo el enorme cúmulo de problemas que la marginalidad social lleva aparejada (hacinamiento. ha mantenido en este plano una actitud de casi absoluta pasividad con respecto a lo que aquí acontece (extrema precarización de las condiciones laborales. resulta igualmente claro que los criterios de racionalidad capitalista y las exigencias de competitividad que enfrentan las empresas no son enteramente compatibles con la existencia de una fuerza 39 . progresiva degradación ambiental.prioritaria por la situación de la agricultura campesina. tales flujos migratorios se traducen en definitiva en un masivo traslado de la pobreza rural hacia las grandes ciudades. c) Equilibrios demográficos Un aspecto usualmente omitido en el debate sobre las perspectivas de la economía campesina es el de la conveniencia social de brindar mayores oportunidades y efectivos estímulos a las franjas generacionales más dinámicas de la población rural a objeto de mantenerlas arraigadas en sus lugares de origen. cualquiera sea el punto de vista desde el que se lo aborde. investigación y control fitosanitario. Resulta ostensiblemente más provechoso que el Estado se preocupe de subsidiar a este sector. Aparte de minar la potencialidad de la fuerza de trabajo agrícola. Aunque se ensayaron también ciertas iniciativas de capacitación (los programas de transferencia tecnológica). evitando de ese modo que los jóvenes se vean forzados a emigrar a las ciudades en busca de trabajo y mejores condiciones de vida. etc. insalubridad.) Este es un problema que. el esfuerzo que compromete el Estado en estos PTT es todavía claramente insuficiente (24). Durante largos años su política agraria se ha limitado a establecer lo sumo tímidas medidas de reglamentación (cuyo cumplimiento posterior raramente controla). Además. d) La situación de los trabajadores asalariados Por otra parte. aportando desde allí una contribución efectiva al desarrollo del potencial productivo de la agricultura y a la preservación y mejoramiento de la calidad de sus suelos. delincuencia. como de hecho se hace en numerosos países del mundo. situación de abandono de la pequeña producción. Por el contrario. con el objeto de lograr que los jóvenes campesinos acepten permanecer en sus lugares de origen.

a las zonas de mayor demanda (regiones V.de trabajo organizada y con suficiente capacidad de presión para salvaguardar eficazmente sus derechos laborales. mayor poder negociador. La lógica socialmente perversa que conllevan los criterios de racionalidad económica que la ortodoxia neolibeal actualmente vigente procura legitimar puede ilustrarse también claramente con el tratamiento que a este delicado problema le suelen dar algunos de sus más consecuentes exponentes. aparte de estar limitado a la temporada de cosecha. aunque difíciles de cuantificar. e) Medioambiente Las opciones que se juegan en materia de política de desarrollo del sector silvoagropecuario llevan también inevitablemente aparejados otros efectos que. En un trabajo consagrado a este tema por los economistas Marco Luraschi y Guillermo Donoso (26) lo que más poderosamente llama la 40 . etc. el incremento salarial es sumamente precario ya que son numerosos los factores que pueden invertir en cualquier momento esta tendencia (aumento del desempleo. los referidos a la protección del medioambiente. son sin embargo extremadamente importantes desde el punto de vista del interés social. Tales son por ejemplo. Si bien es efectivo que la intensificación de la competencia por reclutar trabajadores de temporada ha dado como resultado un cierto incremento de los salarios reales. aún existe como se señaló antes un importante porcentaje de trabajadores agrícolas que perciben ingresos inferiores al salario mínimo (más del 20% en las regiones IV.). VII y VIII) (25) Además. migración de fuerza de trabajo etc. mayor mecanización. sino también una marcada oposición a cualquier reforma de ésta que tienda a "rigidizar" las condiciones de contratación y remuneración de la fuerza laboral (fomento a la sindicalización. Es por ello que se observa entre los empresarios no sólo la tendencia a eludir las obligaciones que les impone la actual legislación del trabajo.). En la composición de la fuerza de trabajo asalariada del sector es hoy ampliamente mayoritario el porcentaje de trabajadores temporales (alrededor de 100 mil obreros permanentes contra 400 mil temporales) lo que da cuenta de las condiciones de extrema precariedad a que todavía se enfrentan los trabajadores agrícolas. VI y Metropolitana) y a la fuerza de trabajo calificada.

atención es que la preocupación propiamente ambiental se ve relegada a un segundo plano. siendo percibida más bien como un obstáculo frente al interés prioritario de obtener algún tipo de ventajas en el terreno comercial. Especialmente "preocupante" desde esta perspectiva sería el que un país presione a otro en una negociación comercial para disminuir la polución que tiene efectos transnacionales. La idea es que el país importador sólo tendría derecho a establecer normas y plantear exigencias referidas a la calidad del producto final pero sin por ello inmiscuirse en la regulación del proceso productivo ya que esto sería algo de exclusiva incumbencia del país productor. 41 . En este trabajo se define el uso del medio ambiente como "socialmente óptimo en la medida en que el bienestar de la sociedad. advirtiendo de paso que "esto implica aceptar un costo ambiental y un nivel determinado de degradación derivada de las actividades productivas y no productivas" (27). sea máximo". estos autores sostienen que la "opinión pública" se encuentra en realidad preocupada por el potencial proteccionismo comercial que se oculta tras los argumentos medioambientales. y que por lo tanto constituyen un asunto de soberanía nacional. f) Soberanía Otro efecto no cuantificable es aquél relacionado con la ostensible limitación de soberanía en que se puede incurrir al firmar acuerdos de esta naturaleza. completamente funcional a los intereses del gran capital y enteramente dependiente en sus resultados de la posibilidad de colmar sus expectativas. Señalando luego que las regulaciones medioambientales socialmente óptimas difieren de país a país. En este sentido el acuerdo de asociación con MERCOSUR no hace más que ratificar el camino trazado con la apertura unilateral de la economía chilena al exterior. en su persistente empeño por hacer del país un campo de inversiones suficientemente atractivo y confiable para el gran capital transnacional. la firma del tratado sólo añade un atractivo adicional a un país que se evidencia clara e inequívocamente comprometido con una política de libre comercio y firmemente disciplinado a los requerimientos de los organismos financieros internacionales. Desde ese punto de vista. considerando los daños provocados al medioambiente. Hasta ahora este hecho no ha sido mayormente tomado en consideración porque el debate de esta materia se halla firmemente enmarcado en la creencia de que la "estrategia de desarrollo" elegida. es la única posible o "realista" para un país "en desarrollo" como el nuestro.

En consecuencia. social. Los impactos de ello sobre el desarrollo del sector silvoagropecuario no dejarán de afectar también al conjunto de la sociedad chilena. con el agravante de imponer una nueva limitación de soberanía al país en materia de política económica. cultural y político. 42 . la vulnerabilidad de este paso radica en la propia vulnerabilidad del modelo económico puesto en aplicación durante los últimos veinte años y los graves efectos que sus propias contradicciones llevan aparejados en el terreno económico. ambiental.

pareció luego dispuesto a comprometerse. capacitación y mejoramiento de las condiciones de vida en el medio rural. el Gobierno mantuvo inicialmente una actitud ambigua con respecto a este tema. Buscando disipar la alarma desatada entre los agricultores. más allá de cuáles sean en definitiva los montos específicamente requeridos. Ha sido sólo al calor del debate parlamentario y de la fuerte presión ejercida por los empresarios agrícolas más poderosos que el Gobierno se ha comprometido públicamente a impulsar durante un período de cinco años un vasto programa de modernización y reconversión del sector. OPCIONES EN SILVOAGROPECUARIA MATERIA DE POLITICA a) Reconversión productiva de sectores afectados con ayuda del Estado Existe consenso en estimar que. No obstante. por intermedio de su ministro de agricultura Emiliano Ortega. Pero la posterior salida del gabinete de este funcionario y su reemplazo por el principal negociador del acuerdo volvieron a poner en tela de juicio la seriedad de tales anuncios. en un esfuerzo de gran envergadura en materia de desarrollo tecnológico. la transformación y modernización productiva de la agricultura chilena se plantea como un desafío de enormes proporciones. cualquiera sea la forma que finalmente adopte. Por su parte. la preservación de los cultivos tradicionales está llamada a demandar la inversión de muy cuantiosos recursos. En particular. limitándose a anunciar la mantención de las bandas de precios y la apertura de facilidades crediticias para la reconversión productiva del sector. Es por ello que. la ya acostumbrada renuencia a asumir los problemas del desarrollo económico como una responsabilidad del Estado hace que exista aún poca claridad respecto de lo que dicha política de reconversión debiese implicar. pudiéndose inferir de ello la ausencia de una orientación definida o de una voluntad política clara en materia de desarrollo agropecuario.7. contemplando específicamente para ello un aporte adicional de USD 500 millones. todas las miradas se vuelven hacia el Estado exigiendo de él un aporte muy superior al que actualmente compromete para el fomento de las actividades productivas del sector. Se ha planteado la necesidad de conformar una "mesa de 43 .

el diseño de una política de desarrollo silvoagropecuario con incorporación de los sectores más afectados . cuya misión sería ir acordando el modo de implementar dicho programa.la aprobación de una ley de desarrollo rural que contemple el incremento de la inversión pública en el sector b) Concentración de la propiedad/implementacion de sistemas de carácter cooperativo Como ya se ha señalado. En este plano cabría plantearse diversas posibilidades. investigación y desarrollo institucional .la mantención de las bandas de precios . 44 . entidad que agrupa a unos 240 mil campesinos y trabajadores asalariados (que se cuentan entre los sectores potencialmente más afectados con el acuerdo). el parlamento y las organizaciones empresariales del agro. aún están por verse los resultados de esta iniciativa. capacitación.la elaboración de un plan que incluya financiamiento. señalando que ella constituye una traba a la modernización del sector ya que impide que en él se puedan aprovechar en toda su extensión las economías de escala. sin que por lo demás ellas sean recíprocamente excluyentes: a) un esfuerzo por mantener los actuales cultivos en base a un mayor nivel tecnológico b) un desplazamiento masivo hacia cultivos de mayor rentabilidad (fruticultura. Sin embargo.diálogo participativo" con la presencia de representantes del ejecutivo. parte del debate en torno a las opciones del sector guarda relación con el tema de la propiedad de la tierra. ha dado a conocer un conjunto de demandas en relación con el modo en que debiera ser encarado este problema. En consonancia con ello consideran perjudicial toda forma de intervencionismo estatal que por medio de políticas de asistencia técnica.la modernización y reconversión del sector bajo una óptica solidaria . enfatizando su deseo de que ello no se realice a expensas de la agricultura campesina. silvicultura) c) una mayor diversificación e incremento de la productividad ganadera d) una mayor centralización de la propiedad agrícola Por su parte el Movimiento Unitario de Campesinos y Etnias de Chile (MUCECH). Hay sectores que no tienen reparos en postular abiertamente la liquidación de la pequeña y mediana propiedad agrícola. Básicamente tales demandas se resumen en: .

Sin embargo. Este programa se desarrolla con un cierto nivel de especialización por micro-región y tiene como uno de sus objetivos el fomento entre los campesinos beneficiarios de diversos tipos de organización que les permita acercarse y colaborar con otras organizaciones de campesinos y/o suscribir acuerdos con empresas agroindustriales.crediticia y comercial ayuden a apuntalar a la pequeña y mediana propiedad campesina. el Estado debiera facilitar vía políticas sociales el desplazamiento de la fuerza de trabajo así liberada hacia actividades de mayor productividad. pues. Es lo que hasta ahora han hecho los países europeos con el 45 . organismos públicos u otras instituciones. de dar cabida a cierto tipo de iniciativas de carácter colectivo como lo son por ejemplo la constitución de asociaciones o cooperativas de producción y/o comercialización. se plantea la posibilidad de que el Estado efectivamente ayude a operar una reconversión de la pequeña y mediana propiedad agrícola hacia líneas de producción más altamente especializadas y sensibles. induciendo con ello una rápida y efectiva reconversión productiva del sector. Mediante este expediente sólo se lograría mantener artificialmente con vida a un sector que es económiamente inviable a expensas y en detrimento de aquellos otros que sí lo son. lo único razonable es permitir que las fuerzas del mercado operen libremente en su función de reasignar los recursos productivos de acuerdo a las ventajas comparativas reales de cada proyecto empresarial. municipalidades. Un ejemplo del tipo de acciones que pueden ayudar a este propósito lo proporciona el Programa de Transferencia Tecnológica llevado a cabo por INDAP. en las que el compromiso directo de los productores lleva aparejada la posibilidad de tornar competitivas a este tipo de empresas. Como alternativa a este enfoque rígidamente encuadrado en la ortodoxia neoliberal. la posibilidad de ir mucho más lejos por esta vía en principio permanece abierta y podría dar pie a un cuestionamiento aún más radical de la lógica de producción en la que se halla actualmente atrapado el sector. En forma paralela. Otro aspecto que cabe tener presente en un debate sobre las opciones de desarrollo de la agricultura es el que engloba el concepto de seguridad alimentaria. En el marco de esta orientación se trata. Desde tal perspectiva. buscando mantener por razones de interés nacional la vigencia de los cultivos tradicionales por encima de los veredictos del mercado. aún dentro de la lógica de un mercado abierto.

precisamente. intensivos en fuerza de trabajo (28). beneficiándose de los mayores ingresos allí generados ("efecto de adopción") b) la inducción por el cultivo de exportación de un patrón de cambio estructural que sistemáticamente mejore el acceso de los campesinos pobres a la tierra ("efecto acceso a tierra") c) la capacidad de absorción de una mayor cantidad de trabajo. Visto desde esta perspectiva. c) Alternativas productivas para la pequeña agricultura La conveniencia social de llevar a cabo una política de apoyo a la pequeña agricultura se funda en la existencia allí de un potencial productivo que está aún muy lejos de ser plenamente aprovechado. sea de los obreros agrícolas o de las familias campesinas. el que un crecimiento agroexportador los incluya es algo que básicamente depende de a lo menos tres factores: a) la participación directa de las pequeñas unidades en la producción de los cultivos de exportación. ello crea una ventaja potencial para la pequeña granja familiar que es capaz de supervisar su propio trabajo 2. los resultados distributivos del auge de las exportaciones agrícolas no es algo que se halle determinado de antemano. Intensidad de trabajo interactivo: la cantidad o calidad del resultado puede verse notablemente incrementada cuando los trabajadores deben hacer constantes y cuidadosas elecciones.objetivo de precaverse ante eventuales cambios bruscos en la oferta mundial de alimentos. existen siete cracterísticas de los cultivos que pueden generar sesgos típicos: 1. Tampoco se debe pasar por alto que el desarrollo del mismo permitiría asegurar una dotación estable de fuerza de trabajo agrícola. Según ha sido observado recientemente por algunos autores. Intensidad de capital: altos requerimientos de capital para cualquier cultivo de exportación crean un sesgo en contra de la 46 . lo cual resulta vital para el impulso de un proceso de modernización de la agricultura en base a rubros que son. por la agricultura de exportación ("efecto absorción de trabajo") Según los mismos autores. de modo que no excluyen ni automática ni necesariamente a los campesinos pobres (29).

Intensidad de la fuerza de trabajo: si los operadores de pequeñas unidades de producción tienen una educación y capacitación técnica menor que los operadores de unidades de producción más grandes y si la capacidad de gestión de aquellas también es escasa. Perecibilidad del producto.) La mayoría de las características de los cultivos mencionadas favorecen a las unidades de producción mayores. Algunos mecanismos de acción colectiva y ciertas relaciones contractuales pueden. ayudar a mitigar las desventajas competitivas de las explotaciones pequeñas. Riesgos asociados a los precios relativos y al resultado: los cultivos de exportación son por lo general más riesgosos que los cultivos alimentarios tradicionales (debido a las eventuales fluctuaciones de la demanda y los precios. etc. proceso continuo y ganancias de la coordinación vertical: la perecibilidad de algunos cultivos plantea exigencias de procesamiento que incentivan una integración vertical. Período de gestación de la inversión: los árboles frutales y otros cultivos plantean requerimientos de inversión que sólo comienzan a rendir utilidades al cabo de unos años. pero operar en pequeña escala puede ser una desventaja cuando el logro de la calidad resulta cara y el costo del control es comparativamente más elevado respecto de cantidades pequeñas 5. tanto para garantizar la posibilidad de un flujo continuo y fluído de los productos como para hacer un uso económico de la capacidad instalada que ello demanda 6. todo lo cual supone problemas de muy difícil solución para los pequeños agricultores 7. 47 . entonces los cultivos intensivos en fuerza de trabajo pueden ofrecer un sesgo en su contra 4.pequeña propiedad campesina en la medida en que el mercado de capitales le otorga su preferencia a las grandes propiedades 3. aun cuando dos de ellas (intensidad de trabajo interactivo y medición de precio y calidad) pueden favorecer a las unidades más pequeñas. Medición de precio y calidad: debido a la posibilidad de que los pequeños agricultores desarrollen un trabajo interactivo autocontrolado ellos podrían obtener resultados de mayor calidad y rentabilidad. además.

Lo que no puede ofrecer duda alguna es que. 3. el arroz y las oleaginosas. Se ha estimado que el monto de las transferencias hacia otros sectores de la economía que ello implica será del orden de los USD 460 millones anuales. con las consiguientes presiones migratorias hacia las grandes ciudades. que en virtud del acuerdo deberá comenzar a implementarse a partir del año 2. la agricultura chilena.8. de la superficie destinada a estos cultivos y menores márgenes de ganancia para quienes permanezcan vinculados a ellos. como por ejemplo el arroz. dada la magnitud económica y social del impacto negativo previsto. Al margen de los efectos específicos que puedan derivarse del acuerdo de asociación suscrito entre Chile y el MERCOSUR. o al menos un sector muy significativo de ella. 48 . Esto se traducirá inevitablemente en una disminución. los impactos comenzarán a ser percibidos mucho antes debido a las cuotas de importación fijadas bilateralmente con algunos de los países miembros del MERCOSUR. En caso de que no se adopten oportunamente las medidas adecuadas. En el caso de algunos rubros. Territorialmente los sectores que se verán más amagados se ubican entre las regiones VII y IX donde el peso de estos cultivos es mayor. CONCLUSIONES 1. mucho mayor aún de la que ya se ha producido en el curso de los últimos cinco años. viéndose especialmente afectada la rentabilidad de algunos cultivos tradicionales como el trigo. sino a la sociedad en su conjunto. ello permite prever un aumento explosivo de la subocupación y la pobreza rural. se encuentra ante la imperiosa necesidad de operar una transformación profunda de su estructura productiva en un plazo no superior a diez años. se halla enfrentada desde hace ya varios años a una crisis de características estructurales que deriva directamente del tipo de orientación adoptada en materia de política económica y en particular del esquema de economía abierta que ha sido implementado. el maíz. 4. lo cierto es que el grueso de la agricultura chilena.006. 2. por la misma razón. Este es un problema que. articulada en torno a sus sectores productivos más tradicionales. arrojará un saldo global negativo para el sector. concierne además no sólo a quienes se hallan más directamente involucrados. Todo indica que el tránsito hacia una situación de libre comercio de bienes agrícolas entre Chile y MERCOSUR.

Desde luego. que quienes se hallan más directamente vinculados al sector capitalista de la agricultura. 8. la promoción de criterios de equidad social y. atañe a un universo aproximado de 200 mil familias que representan un contingente poblacional de más de un millón de personas. si bien es efectivo que este debate se halla en una importante medida enmarcado por las exigencias y condicionamientos técnicos que demanda la modernización productiva del sector. la preservación de mínimos equilibrios demográficos. En este contexto llama la atención. en definitiva. al mismo tiempo que contribuye a preservar 49 . sino que incorpora también. los que a su vez implican la de un valioso patrimonio cultural y ambiental. clamen por el auxilio del Estado para tornar viable ese primer objetivo. como una parte esencial del mismo. la disyuntiva que se abre es la de permitir que sea el propio mercado el que la oriente en su totalidad de acuerdo a meros criterios de rentabilidad individual o que ella responda en cambio a un plan de desarrollo agrícola dirigido no sólo a hacer más competitivas sus actividades productivas sino a preservar también una estructura agraria económica y socialmente diversificada. En cuanto a lo segundo. no existe un solo camino posible para hacer frente a este desafío y los resultados que se obtengan dependerán en definitiva de la estrategia que se adopte. por su incongruencia. En cuanto a lo primero. En consecuencia. al mismo tiempo que abogan por el establecimiento de una clara y tajante separación entre las políticas de fomento y modernización productiva del sector y aquellas destinadas a combatir la probreza rural. La experiencia histórica de muchos países demuestra que la reconversión y modernización de la agricultura no sólo no implica la inevitable desaparición de la pequeña propiedad. sino que la preservación de ésta conlleva incluso efectos dinamizadores para el conjunto de la economía.5. Lo que sin embargo no está aún claramente definido es la dirección y las características que adoptará finalmente dicha transformación. 7. el avance hacia una efectiva democratización del país en todos los ámbitos. consideraciones de tipo social. se deben tomar en consideración aspectos tan relevantes como los relacionados con la superación de la pobreza. 6. 9. no se circunscribe en modo alguno a ellas. político y cultural que atañen tanto al destino de la pequeña propiedad agrícola como de la sociedad chilena en su conjunto. En términos gruesos.

demográficos y ecológicos que son fundamentales para un desarrollo más pleno. La estrategia que en definitiva se adopte es algo que se está definiendo o que se va a definir en el corto plazo. Las organizaciones empresariales están haciendo oír con mucha fuerza su opinión a este respecto. contando con el respaldo de todas las fuerzas democráticas y progresistas de la sociedad. 50 . La posibilidad de avanzar efectivamente en esta dirección dependerá de la capacidad de organización y movilización que los actores sociales más directamente intresados en ella sean capaces de exhibir en las actuales circunstancias. 10.equilibrios sociales. Falta ahora que los campesinos y los trabajadores asalariados hagan también lo propio. armónico y sustentable de toda la sociedad.

Nº193 01/03/85 30 D. Nº746 22/09/84 35 D. op. los registrados en esos sesenta meses se ordenan. Gómez y Echenique OIT. Nº168 23/03/83 20 D.065 25/07/91 11 (5) (6) (7) (8) (9) Chonchol. "La justicia social en el desarrollo rural chileno: aspectos laborales en el libre comercio". en trece tramos. "Sistemas agrarios en América Latina". NOTAS (1) Los antecedentes que se dan a conocer en este apartado del trabajo han sido tomados del libro de Sergio Gómez y Jorge Echenique "La agricultura chilena: las dos caras de la modernización".315. FCE El techo y el piso de las "bandas" se establecen en base al promedio del precio internacional de un cultivo en los cinco años precedentes.H.9.9 millones.687 05/01/88 15 Ley Nº19. FLACSO. En 1995 los embarques de celulosa alcanzaron los USD 1. de mayor a menor. op. 1988 Jacques Chonchol. Nº600 29/06/85 20 Ley Nº18.H.H. Los costos comparativos son los siguientes: Chile: USD 222 por tonelada 51 (2) (3) (4) . representando el mayor el techo de la banda y el menor su piso Los aranceles generales ad-valoren que rigen entre 1983 y 1996 son los siguientes: ------------------------------------------------------------------------------------------Instrumento legal Fecha de promulgación Porcentaje ------------------------------------------------------------------------------------------D.H.cit. 1995 OIT.cit. Las empresas que operan en Chile registran bajos costos de producción lo que les permite competir con aquellas que se encuentran más cerca de los principales mercados.

1 Jorge Quiroz.. 60qq/há en el secano costero y 70qq/há en el secano interior. Ver R. p. p.cit. Errázuriz y Dulcic "Eucaliptos: una alternativa para la reconversión agrícola".9 94.37 (14) Se debe tener presente que tales cifras de rendimiento son sólo promedios. Adolfo Ibañez. pp. (15) Jorge Prado. "La gestión de los negocios agrícolas". Univ. Así por ejemplo. "Políticas sectoriales para MERCOSUR" (13) Jorge Prado. aludiendo al trabajo de Domínguez.31 Según estimaciones hechas por ODEPA en base a la información suministrada por el Banco Central.4 97.3 89..Sur de EEUU: Canadá: Suecia: Finlandia: USD 301 " USD 344 " " USD 348 " USD 349 " " " " Cabe destacar el alto grado de concentración existente en el sector: una sola empresa (Celulosa Arauco y Constitución) responde por más de la cuarta parte de las exportaciones y las cuatro mayores suman el 50% de ellas. pp. Van Hauwermeiren.8 106.7. Quiroga. p.6 96. el tipo de cambio real (tipo de cambio nominal observado multiplicado por el cuociente entre la inflación externa relevante y el IPC de Chile) ha conocido la siguiente evolución en los últimos años (1986 = 100): 1990 1991 1992 1993 1994 1995 (12) 112.cit. En el caso del maíz los rendimientos llegan a superar los 150qq/há. op. DEA-UC. 63-66 (10) (11) Jorge Prado. 1993 52 . tras los cuales cabe descubrir por tanto significativas variaciones. op. los más eficientes productores de trigo alcanzan rendimientos que superan los 100 qq/há en zonas de regadío.37-38 (16) Errázuriz y Muchnik en "Visión crítica de la agricultura chilena y sus políticas".

1996 Domínguez. p. op. Nº1.24-35 OIT. CEP. op. Ver "Las relaciones agroindustriales y la transformación de la agricultura".cit.9 (19) Ibid. Carter.58 Van Hauwermeiren. "La agricultura en relación a los acuerdos comerciales y el medioambiente" (27) Ibid. Latin America Research Review. vol. p. op. "Políticas de modernización y reconversión de la pequeña agricultura tradicional chilena". Unidad de desarrollo agrícola de la CEPAL..(17) (18) Rayén Quiroga y Saar insustentabilidad". (28) (29) Octavio Sotomayor.4 Marco Luraschi y Guillermo Donoso.. 1996 53 . pp.9-10 (20) (21) (22) (23) (24) (25) (26) Domínguez. M. "Agricultural export booms and the rural poor in Chile. op. Errázuriz y Muchnik. Ibid. Errázuriz y Muchnik en "Impacto de la asociación de Chile al MERCOSUR en el sector agrícola y agroindustrial".. Barham y D.31. Mesbah. p. B. Guatemala and Paraguay".cit.cit. pp. "Globalización e Errázuriz y Muchnik.cit. 1995 Octavio Sotomayor.

54 .

(1995) NAFTA y MECOSUR: descripción de tratados. et. Santiago Campusano. FN Stiftung. Ricardo (1986) Santiago Marx. et. .al. Pensamiento Iberoamericano Nº20 Ruiz-Tagle. CEPAL. BIBLIOGRAFIA A) GENERAL Bonard. Informe anual 1994-95. FN Stiftung. Karl (1848) Ocampo. (1888) Proteccionismo y librecambio Ffrench-Davis. Santiago 55 Discurso sobre el librecambio Neoestructuralismo e inserción externa. Santiago Engels. Santiago CEPAL (1996) Políticas para fortalecer la competitividad y el desarrollo productivo. Jaime (1995) "La integración regional y el ingreso al NAFTA: consecuencias para los trabajadores". (1991) "Las nuevas teorías del comercio intenacional y los países en vías de desarrollo". F.10. PET. (1994) MERCOSUR: realidades y perspectivas de relación con Chile. José A. CEPAL.al.

(1995) "Estrategia comercial chilena: ¿qué hacer en los noventa". et. Economía Mundial. Madrid B) SECTORIAL Carter.Sáez. capítulo 20. Fondo de Cultura Económica. Santiago Vilaseca. Santiago Cerda. Estudios CIEPLAN Nº41.al. México 56 . Raúl E. et. CEPAL.al. DEA-UC. (1996) "Agricultural export booms and the rural poor in Chile. Estudios CIEPLAN Nº40. Jordi (1995) "La integración económica". Latin American Research Review 31/01 CEPAL-UDA (1995) Las relaciones agroindustriales y la transformación de la agricultura. Guatemala and Paraguay". Andrea (1996) Efectos sobre los sectores agrícola y agroindustrial chilenos de un acuerdo comercial con MERCOSUR. (1995) "Antecedentes y resultados de la estrategia comercial del gobierno Aylwin". S. Santiago Sáez. Jacques (1994) Sistemas agrarios en América Latina. McGraw-Hill. Santiago Chonchol.

Santiago la agricultura frente al acuerdos las dos caras de la de la agricultura chilena y sus 57 . Santiago Domínguez. CEP. FLACSO. Muchnik (1996) Impacto de la asociación de Chile al MERCOSUR en el sector agrícola y agroindustrial. Errázuriz. Univ. DEA-UC. OIT. Juan I. Santiago Errázuriz / Muchnik (1996) Visión crítica políticas. Santiago Muchnik / Cerda (1995) La encrucijada de MERCOSUR. Santiago OIT-Equipo Técnico (1995) La justicia social en el desarrollo rural chileno: aspectos laborales en el libre comercio. Libertad y Desarrollo. Santiago INE Estadísticas agropecuarias 1994-95. CEP. DEA-UC. Santiago Luraschi / Donoso (1995) La agricultura en relación a los comerciales y el medio ambiente.DEA-UC / L&D (1995) Estrategia para el desarrollo del sector agrícola. (1996) Política agrícola común de la Unión Europea. Santiago Domínguez. Adolfo Ibañez. Santiago Gómez / Echenique (1988) La agricultura chilena: modernización.

Santiago 58 . CPU. Estudios Sociales Nº79.al. (1995) El sector agrícola y agroindustrial frente a NAFTA y MERCOSUR Ramos / Angulo (1994) De los procesos de ajuste a la inserción internacional: el sector agroexportador en Argentina. Santiago Quiroz. Brasil y Chile. ODEPA-IICA. Gerens Quiroz. Santiago Quiroga.Palma. Jorge (1996) Políticas sectoriales para MERCOSUR. FN Stiftung. Santiago Sotomayor. Cristián (1994) “Reflexiones en torno a la situación del sector silvoagropecuario chileno”. et. IEP. Octavio (1994) Políticas de modernización y reconversión de la pequeña agricultura tradicional chilena. Rayén / Van Hauwermeiren (1996) Globalización e insustentabilidad: una mirada desde la economía ecológica.

11. LA ESTRUCTURA SOCIAL Y EMPRESARIAL EN EL CAMPO 9 a) Los complejos agroindustriales (CAI) 9 b) Agricultura empresarial y campesina 10 c) Condiciones laborales 13 4. LA CRISIS ACTUAL DEL SECTOR AGRICOLA 15 59 . INDICE 1. INTRODUCCION 1 2.Período 1984-89 6 3. LA AGRICULTURA CHILENA: CARACTERISTICAS Y TENDENCIAS 3 a) Dotación de recursos físicos 3 b) Actuales tendencias de desarrollo de la agricultura en el contexto latinoamericano 4 c) Evolución del sector rural chileno en las últimas décadas 5 .Período 1973-83 5 .

EL IMPACTO DEL MERCOSUR SOBRE LA AGRICULTURA 20 a) Los términos del tratado en materia agrícola 20 b) El sector agropecuario chileno en comparación con los de Brasil y Argentina 21 c) Análisis de impacto: el modelo "creación/desviación de comercio" 24 d) Probables impactos económicos del acuerdo sobre el sector agropecuario chileno 25 .Impacto por producto 26 60 .a) Los síntomas de la crisis 15 b) Los factores externos 15 c) Los factores internos 16 d) Niveles de rendimiento y eficiencia 17 e) La agricultura campesina 17 f) Cambios en el uso de la tierra 18 g) Empleo y desocupación 18 h) Comportamiento de las exportaciones 19 5.

OPCIONES EN MATERIA DE POLITICA SILVOAGROPECUARIA 34 a) Reconversión productiva de sectores afectados con ayuda del Estado 34 b) Concentración de la propiedad / implementacion de sistemas de carácter cooperativo 35 c) Alternativas productivas para la pequeña agricultura 36 61 .Impacto regional 27 6) IMPACTOS Y PERSPECTIVAS SOCIALES 29 a) Empresa agrícola y racionalidad capitalista 30 b) Subsidiariedad y responsabilidad del Estado 31 c) Equilibrios demográficos 31 d) La situación de los trabajadores asalariados 32 e) Medioambiente 32 f) Soberanía 33 7.Impacto global 27 ..

producción. CUADROS ANEXOS: a) Cambios en el uso de la tierra Cuadro Nº 01: Cuadro Nº 02: (1985-95) 95) Cuadro Nº 03: Superficie sembrada por grupo de cultivos (1985-95) Superficie sembrada con cereales por especie 40 43 47 Superficie sembrada con cereales por región (1985Superficie total de cultivos anuales.8. rendimiento e importación Rendimiento de los cultivos anuales Rendimientos comparativos para cultivos c) Fuerza de trabajo agrícola Cuadro Nº 08: Cuadro Nº 09: Cuadro Nº 10: Fuerza de trabajo total y sectorial Fuerza de trabajo y tasa de desocupación nacional y agrícola Productividad de la fuerza de trabajo 62 . NOTAS 10. BIBLIOGRAFIA 11. hortalizas y Cuadro Nº 04: frutales por región b) Rendimiento de los cultivos Cuadro Nº 05: de trigo Cuadro Nº 06: Cuadro Nº 07: seleccionados Superficie. CONCLUSIONES 38 9.

por especie y región Evolución del PIB total y sectorial PIB agropecuario según regiones Balanza comercial de productos silvoagropecuarios (1993-95) de origen Balanza comercial Chile-Mercosur Balanza comercial Chile-Argentina Balanza comercial Chile-Brasil Balanza comercial Chile-Uruguay Balanza comercial Chile-Paraguay Principales exportaciones agrícolas a MERCOSUR Principales importaciones agrícolas desde Aumento total proyectado de agropecuarias desde MERCOSUR importaciones g) Políticas sectoriales 63 .Cuadro Nº 11: económico d) Silvicultura Cuadro Nº 12: Cuadro Nº 13: Cuadro Nº 14: Cuadro Nº 15: e) Producto Cuadro Nº 16: Cuadro Nº 17: Cuadro Nº 18: f) MERCOSUR Cuadro Nº 19: Cuadro Nº 20: Cuadro Nº 21: Cuadro Nº 22: Cuadro Nº 23: Cuadro Nº 24: Cuadro Nº 25: MERCOSUR Cuadro Nº 26: Productividad de la fuerza de trabajo por sector Inversión en el sector silvoagropecuario Superficie bonificada por forestación Plantaciones forestales (1990-94) Superficie plantada en 1994.

Cuadro Nº 27: Programas de apoyo a la pequeña agricultura 64 .