La cita de Argán corrige la antítesis que se estaba formulando frente a estos dos movimientos artísticos (clasicismo y romanticismo), pues

el clasicismo no puede ser comparado con la poética romántica, pues el primero trata de una idealización de la realidad misma, y la segunda de un sentimiento y sensación frente a esta. Es entonces cuando propone la justa comparación, entre clasicismo y realismo, pues el realismo trata la anti-idealización de la misma realidad que tratan ambos movimientos. El hacer artístico es más cuestionable desde esta comparación, La certeza teórica de lo clásico, frente una idealización tanto geométrica como embellecedora de una cosa ya existente, expuesta pictóricamente en un suceso de creencia del que no existe certeza alguna de su veracidad. En contraste el realismo, que toma un suceso real, el cual es protagonizado por personajes cotidianos o icónicos, siguiendo las normas clásicas de construcción, haciendo pequeños cambios, como la cuasi abolición de la disposición jerárquica de los personajes y un cierto énfasis del fondo de la obra, cosa que el cuadro clásico tan solo era para ubicar a los protagonistas en un contexto espacio tiempo imaginario. En ambos la naturaleza es el objeto a imitar, pues de ahí es donde proviene la belleza que se conoce y se dice que los artistas deben enseñar a ver, no como lo hace un paisajista, sino como repertorio de disposición de las imágenes. Con esto podemos vincular a Aristóteles y su concepción de poiesis, “la proyección de las leyes del mundo real”, ya que hace pleno sentido al realismo pictórico, es el hecho mismo, una coherencia completa entre el hecho y la imagen proyectada por el artista en la obra, aunque siga cierto esquema técnico no hace por esto una transformación del suceso, trata de plasmarlo tal y como lo conoce, en el instante preciso, eligiendo un fragmento donde el quiebre de la historia despierte las pasiones del receptor. En contraste tenemos el clasicismo que se adecua mejor al concepto platónico de poiesis, como una gestación, generación, creación vinculada a un proceso a lo que podría ser una imitación virtual. Donde entra un imaginario, el suceso es creencia del artista y su contexto es su creación. Ubica a los personajes en un espacio que él considera adecuado para su desenvolvimiento de acuerdo a lo que se dice que ocurrió del hecho, que generalmente es mitológico, una historia que se cuenta de uno a otro. No existe ningún personaje de la época que sea testigo presencial de los hechos a retratar, pues ni si quiera consta que hayan ocurrido. El imaginario artístico es parte del filtro que hay entre la imagen real y la obra de arte. En la época clásica es más bien el suceso en su totalidad, y en la realista a partir de un suceso real se crea una imagen de un momento decisivo. “La muerte de Marat” es una pintura de David completamente relacionable con el contexto pasional del realismo, es una obra neoclásica donde se muestra Marat (político jacobino), previo a su muerte. David no elige el momento del asesinato para representar el hecho, pues prefiere la sutileza de ver detenido el espaciotiempo de su amigo, al momento de ya no poder sostener su brazo que cae dramáticamente, que como escena suscita mas pasión la agonía pasando a la muerte, que el atentado mismo en contra de su vida.

la que estaba premiando artistas como Jourdain. cegándose a la realidad decadente (como él mismo llamaba a quienes representaban la realidad. resultando de esto una mezcla amorfa y confusa. En contraste con la negación Alemana. pues sus intereses están exactamente ahí. llamándola incompetente para dicha tarea. no lo que quiere ver a disposición de sus propios intereses. Universidad Arcis. lo que produjo que mantuvieran algunas características medievales y otras actuales a la época. Con lo que se opone firmemente a la academia. Caen en una lucha que permanece en conflicto a través de su afirmación de permanecer en el periodo de <<desencanto>> con sus manifestaciones y discursos provocan una propuesta contra el capitalismo. conmemoración que rechaza de manera despectiva a la institución estatal. Reconocido entre sus coetáneos por la oposición y genialidad de su forma de expresar lo real. rodeado de grupos sediciosos y anarquistas. ya que niega la realidad. conforme a la reciente cita hace una especie de ligadura entre. Courbet no abre paso a lo que estaba negando. sea esto una escena que carezca de belleza o de énfasis jerárquico con respecto a la disposición y elección de sus figuras. Retrata lo que ve. Artista revolucionario. con toda ingenuidad. . El Francés Courbet vive una experiencia similar. propone que “la revolución se hace primero en el arte y luego se proyecta a la realidad”1. que hacían tan solo repetir las formas clásicas en una idealización de lo actual. realidad-revolución y revolución-arte. como reconocimiento de su obra. clase de expresionismo y realismo. separando y desvirtuando las tendencias político-artístico-sociales. Llámese a sí mismo “realista”. Esta oposición no obtiene el resultado que él desea de manera inmediata. arte-realidad. pues de hecho es llamado a recibir una conmemoración por parte del estado. Abren un espacio a él. lo acogen y lo repudian al mismo tiempo. el entorno que los rodea y sin embargo abren paso (sin querer hacerlo) al mundo capitalista que tanto rechazaron. de cierto modo destrona al arte “falso y complaciente”. Esto ocurre mediante el proceso de volver a lo medieval como resistencia al capitalismo como nueva tendencia. hábitat ideal del capitalismo. 1 Guillermo Machuca. en el hecho mismo tal y como es. sobre todo el Alemán.El romanticismo durante su periodo estuvo inmerso en contradicciones. aunque verdaderamente la decadencia estaba en ocultar y adornar esta misma) que estaba viviendo la época.