Reconstrucción Aproximada de la Paleotopografía de hace 2,5 Millones de Años.

-

Marius van Heiningen
e-mail: mvh@telecentroscyl.net

INTRODUCCIÓN. Cuando andamos por la montaña y vemos como los arroyos han excavado sus valles entre las montañas, no es tan difícil imaginarnos este proceso. Algo más difícil es lo contrario, es decir visualizar el volumen de roca que ha desaparecido en los últimos miles o millones de años y intentar reconstruir el paisaje antiguo. En este artículo se

La figura 1 muestra la topografía y los arroyos alrededor de la Velilla de Valdoré. La topografía es bajada de SigPac.

trata de una reconstrucción aproximada de la paleotopografía alrededor de la Velilla de Valdoré, tal como era hace unos 2,5 millones de años. Que se ha elegido este pueblo no es una casualidad, hace ya más de tres año que el club de espeleología GETOTE trabaja en las cuevas de la zona y el fin de este estudio es aportar una base para un siguiente estudio geológico. La edad elegida tampoco es una casualidad por ser el momento de un cambio radical en el régimen geológico. En el Plioceno, y durante varios millones de años, la erosión ha sido muy lenta, como testifica la falta de sedimentos de este edad en la Cuenca del Duero. Las cumbres consistían de rocas resistentes a la erosión y además tenían unos 250 metros menos de desnivel respecto a los valles. Los valles que estaban situados en rocas de fácil erosión, eran amplios y de poco gradiente hidráulico. Hace unos 2,5 millones de años un levantamiento abrupto de la Cordillera Cantábrica provocó una fuerte erosión, causando una profunda excavación de los ríos y arroyos. Hoy en día las laderas de muchos valles tienen una inclinación más bien apropiado de un relieve alpino. Los fondos planos de los ríos grandes pudieron indicar lo contrario, pero estos tienen su origen en el último glaciar. La figura 1 muestra la topografía actual.

ALTITUD DEL RÍO ESLA HACE 2,5 MILLONES DE AÑOS. En el artículo “Desarrollo del Paleorelieve alrededor del Borde Sur de la Cordillera Cantábrica durante los últimos 3 millones de años”, se ha demostrado que hace 2,5 millones de años la altitud relativa de la salida del río Esla de la Cordillera Cantábrica, donde actualmente esta situado Cistierna, era casi 300 metros mayor. Se ha calculado que esta altitud equivale a lo que hoy en día son los 1220 metros sobre el nivel del mar. Como el río Esla representa la altura más baja de la región (nivel de base), no existían alturas por debajo de los 1220 metros. Todo lo que se encuentra por debajo de esta altura se ha excavado durante los últimos 2,5 millones de años. Antes de este encajamiento abrupto había un periodo geológicamente muy tranquilo (Plioceno), y el gradiente de los ríos y arroyos eran seguramente menos de lo que son ahora. Actualmente el gradiente del Esla es de unos 10 metros de desnivel por cada 3 kilómetros de longitud del río, por eso un valor de 10 metros de desnivel por cada 5 kilómetros de longitud parece aceptable para el final del Plioceno (hace 2,5 millones de años). Entonces la altitud del río Esla en Valdoré era de unos 1240 metros.

ALTITUD DE LAS MONTAÑAS HACE 2,5 MILLONES DE AÑOS. Las cumbres de las montañas de la Cordillera Cantábrica suelen ser de rocas resistentes a la erosión (calizas, cuarcitas, areniscas de estratificación gruesa), y por eso una denudación*1 de unos 20 metros por cada millón de años parece razonable. Sin embargo, el Canto de las Cardinas (al noreste de la Velilla) es una cumbre de roca dura (cuarcitas de Barrios) pero con una formación geológica de estratificación fina por debajo, provocando el hundimiento de la cumbre. En este caso se calcula que la denudación ha sido unos 30 metros por millón de años. Entonces, hace 2,5 millones de años, las cumbres tenían entre 50 y 75 metros más altura que actualmente. *1 La denudación es el proceso por lo cual se produce el rebaje de la superficie, especialmente por erosión y disolución. La denudación en rocas calcáreas y yesos es principalmente por disolución, mientras que la denudación en las demás rocas es principalmente por erosión (excepto zonas muy planas).

INCLINACIÓN DE LAS PENDIENTES. Las montañas altas (por encima de los 1500 metros) de hace 2,5 millones de años, eran las mismas que las montañas altas de hoy en día y todas tenían cumbres de caliza o cuarcita. Estas montañas tenían pendientes parecidas a las actuales, (quizás solo un poco menos escarpadas) por tratar de materiales resistentes a la erosión. Las montañas que hace 2,5 millones tenían cumbres de 1400 metros o menos, eran solo unos montes con un desnivel de apenas 150 metros. Además, estos montes coinciden con materiales de baja resistencia a la erosión (la formación Oville y especialmente la formación Huergas, ambos mezclas de areniscas y lutitas), y es muy probable que tenían unas pendientes suaves.

La figura 2 muestra la topografía reconstruida. La topografía es bajada de SigPac.

RECONSTRUCCIÓN TOPOGRÁFICA APROXIMADA. Con estos datos se puede hacer una reconstrucción aproximada de la topografía de hace unos 2,5 millones de años. La figura 2 muestra el resultado de esta reconstrucción. Se puede observar que los tres arroyos principales (el arroyo de Prida, el arroyo de Bosvil y el arroyo del Villar) ya estaban presentes y su localización era parecida a la actual. Esto no es de extrañar porque la situación global de los ríos y arroyos grandes está determinada por las montañas altas. Para intentar averiguar que influencia tuvieron estos arroyos en la formación de las cuevas Arvajales y la Riera, es fundamental tener una idea de cómo era la geología hace 2,5 millones de años. Usando los datos geológicos (limites de formaciones, direcciones de estratificación y inclinación, etc.) se puede construir un mapa de la paleogeología aproximada (la geología de hace 2,5 Ma), partiendo de la topografía reconstruida como base. Además es probable que con el conocimiento de la distribución de las rocas de entonces, se llega a una mejora de la topografía reconstruida. Sin embargo, la construcción de un mapa de la paleogeología es otra historia.