Velázquez. Circulación: Mauricio Ramírez, Gisela Mares. Tel. 5636-2064.

Pascual Acuña, Fernando
Polo, Andrés Velázquez. Suscripciones: Cristina Sandoval Tel. 5636-2080 y 01 800 202 49 98. Delfina
Cervantes, Luis Coletor, Ulises de León.
ATENCIÓN A SUSCRIPTORES (Reparto): Lenin Reyes Tel. 5636-2065. Jonathan García.
ADMINISTRACIÓN. RECURSOS HUMANOS: Luz María Pineda, coordinadora
TECNOLOGÍADELAINFORMACIÓN: FernandoRodríguez, jefe; MarlonMejía, subjefe; EduardoAlfaro,
Betzabé Estrada, Javier Venegas
AL MA CÉN y PRO VEE DURÍA: Merce des Gue rra, coordi nadora; Roge lio Val di via
MANTENIMIENTO: Miguel Olvera, Victor Ramírez
FINANZAS. CON TA BILIDAD: María Concepción Alvarado, Christian Arcos, Rosa Ma. García, Edgar
Hernández, Felipe Suárez, Raquel Trejo Tapia
COBRANZAS: Sandra Changpo, jefa; Raúl Cruz
OFICINASGENERALES: Redacción: Fresas13; Administración: Fresas7, Col. del Valle, 03100México, DF
CONMUTADORGENERAL: Ka ri na Ure ña; Flor Hernández; 5636-2000
FAX: 5636-2019, Dirección; 5636-2055, Subdirección de Información; 5636-2086, 5636-2028, Redacción.
AÑO 35, No. 1841, 12 DE FEBRERO DE 2012
IMPRESIÓN: Quad Graphics. Democracias No.116, Col. San Miguel Amantla, Azcapotzalco, C.P. 02700.
México, DF
DISTRIBUCIÓN: Voceadores DF y Zona Metropolitana: Comunicación Telefónica en Línea, SA de CV. Tel.
5535-0732. Voceadores Puebla, Pue.: Jorge López Morán; Tel. 467-4880. Resto de la República y Locales
Cerrados: Publicaciones Citem, SA de CV. Tel. 5366-0000.
EDITOR EN JEFE: Raúl Monge; Editores: Miguel Ángel Vázquez, Jorge Pérez, Concepción Villaverde;
asistente: María Ele na Ahe do; Tels.: 5636-2087, Fax: 5636-2006
EDITOR: Marco Antonio Cruz; Dirección: www.procesofoto.com.mx
Correo electrónico:rednacional@procesofoto.com.mx; Ventas y contrataciones: 5636-2016 y 56362017
EDITOR: Alejandro Caballero; Correo electrónico: acaballero@proceso.com.mx; Juan Pablo Proal,
coeditor; Alejandro Saldívar, asistente de contenidos; Tel. 5636-2010
RESPONSABLE TECNOLÓGICO: Ernesto García Parra; Tel. 5636-2106
COORDINADOR: Alejandro Caballero; procesoradio@proceso.com.mx; Tel. 5636-2010
Certi fi ca do de li ci tud de tí tulo No. 1885 y li citud de conte nido No. 1132, expe di dos por la Comisión
Ca li fi ca do ra de Publi caciones de Re vis tas Ilus tra das el 8 de sep tiem bre de 1976. Proceso es una
Reserva para uso exclusivo otorgada por la Dirección de Reservas del Instituto Nacional del Derecho de
Autor en favor de Comunicación e Información, S.A. de C.V., bajo el Número 04-2000-112911074700-102.
Re gis tro del S.P.M. CR-DFJ-003-99 / NúmeroISSN: 1665-9309
Circulación certificada por el Instituto Verificador de Medios
Registro No. 105 / 21
Sus crip cio nes DF y zona Metropolitana: Un año, $1,300.00; 6 me ses, $750.00; Guadalajara, Monterrey
y Puebla: Un año, $1,400.00; 6 meses, $800.00. Ejem pla res atra sa dos: $40.00. Servi cios informati vos y
fo to grá fi cos: AP, Noti mex, Reuters.
Prohi bi da la re produc ción parcial o total de cual quier capí tulo, fotogra fía o informa ción pu bli ca dos sin autori za-
ción expre sa de Comu ni ca ción e Informa ción, S.A. de C.V., ti tular de todos los de re chos.
agencia pro ceso de información
agencia de fotografía
59 GRAN BRETAÑA: Malvinas: En el fondo, el petróleo
/Leonardo Boix
62 EGIPTO: Los riesgos de la transición
/Témoris Grecko
LIBROS
66 La enfermedad del poder, el poder de la
enfermedad /Tomás Domínguez Guzmán
ENSAYO
70 Krauze y el diálogo desde la Conspiratio
/Javier Sicilia
INVENTARIO
74 Dickens /JEP
CULTURA
76 Despierta Sor Juana de un largo sueño
/Armando Ponce
78 La obra de Antoni Tàpies en México /Raquel Tibol
81 Estro Armónico /Reliquias
/Samuel Máynez Champion
82 Páginas de crítica
Arte: Photofest Querétaro 2012
/Blanca González Rosas
Música: Muerte en Venecia en Bellas Artes
/Mauricio Rábago Palafox
Teatro: Nadando con tiburones
/Estela Leñero Franco
Cine: Drive, el escape /Javier Betancourt
Televisión: La historia pendular
/Florence Toussaint
ESPECTÁCULOS
86 ¡De panzazo! /Columba Vértiz de la Fuente
DEPORTES
88 Olvido “sospechoso” /Beatriz Pereyra
92 En Chivas, reglamento para la represión
/Raúl Ochoa
95 Palabra de Lector
98 Mono Sapiens /Elecciones de Estado fallido
/Helguera y Hernández
14
62
56
32
40
CISA / Co mu ni ca ción e In for ma ción, SA de CV
CON SE JO DE AD MI NIS TRA CIÓN: Pre si dente, Julio Sche rer García; Vi ce pre si dente, Vi cente Le ñe ro;
Te sore ro, Enri que Ma za


DI REC TOR: Ra fael Rodrí guez Cas ta ñe da
SUB DI REC TOR DE IN FOR MA CIÓN: Salvador Corro
SUB DI REC TORA DE COMERCIALIZACIÓN: María Scherer Ibarra
SUB DI REC TOR DE ADMINISTRACIÓN: Humberto Herrero
SUB DI REC TOR DE FINANZAS: Alejandro Rivera
ASIS TEN TE DE LA DI REC CIÓN: Ma ría de los Ánge les Mora les; ayudante, Luis Ángel Cruz
ASIS TEN TE DE LA SUBDI REC CIÓN DE INFORMACIÓN: Gra cie la Ze pe da
COORDINADORA DE FINANZAS DE RE DAC CIÓN: Be a triz Gonzá lez
EDI CIÓN Y CORRECCIÓN: Alejandro Pérez, coordinador; Cuauhtémoc Arista, Tomás Domínguez,
Ser gio Lo ya, Enrique de Jesús Martínez, Hugo Martínez
REPORTEROS: Carlos Acosta, Mi guel Ca bil do, Jorge Carrasco, Jesusa Cervantes, Patricia Dávila,
Gloria Leticia Díaz, Álvaro Delgado, José Gil Olmos, Ale jandro Gutié rrez, Santiago Igartúa, Ricardo
Ravelo, Arturo Rodríguez, Marcela Turati, Ro dri go Ve ra, Rosalia Vergara, Jenaro Villamil
CO RRES PON SA LES: Campeche, Rosa Santana; Co li ma: Pe dro Za mo ra; Chiapas, Isaín Mandujano;
Gua na jua to: Ve ró ni ca Es pi nosa; Guerrero, Ezequiel Flores Contreras; Jalisco, Fe li pe Co bián;
Michoacán, Francisco Castellanos; Nuevo León, Luciano Campos; Tabasco: Ar man do Guz mán;
Tamaulipas, Ma. Gabriela Hernández; Veracruz, Regina Martínez
IN TER NA CIO NAL: Ho me ro Cam pa, coordinador; Corres pon sa les: Madrid: Alejandro Gutiérrez;
Pa rís: An ne Ma rie Mer gier; Washington: J. Jesús Esquivel
CULTURA: Armando Ponce, edi tor; Judith Ama dor Tello, Ja vier Be tancourt, Blanca Gonzá lez Rosas,
Estela Leñero Franco, Isa bel Le ñe ro, Rosa rio Manza nos, Samuel Máynez Champion, Jorge Munguía
Es pi tia, José Emi lio Pa che co, Al berto Pa re des, Ra quel Ti bol, Florence Tous saint, Rafael Vargas, Colum-
ba Vértiz de la Fuente; asistente, Niza Rivera Medina; cultura@proceso.com.mx
ES PECTÁCU LOS: Roberto Ponce, coordi nador. espectaculos@proceso.com.mx
DEPORTES: Alejandro Caballero, Coordinador; Raúl Ochoa, Beatriz Pereyra
FO TO GRAFÍA: Marco Antonio Cruz, Coordinador; Fotógrafos: Germán Canse co, Miguel Dimayuga,
Ben ja mín Flores, Oc ta vio Gómez, Eduardo Miranda; ; asistente, Aurora Tre jo; auxiliar, Violeta Melo
AU XI LIAR DE RE DAC CIÓN: Ángel Sánchez
AYU DANTE DE REDACCIÓN: Da mián Ve ga
ANÁLI SIS: Co la bo ra do res: John Ackerman, Ariel Dorf man, Sabina Berman, Jesús Cantú,De ni se
Dres ser, Miguel Ángel Granados Chapa, Marta Lamas, Pa blo La ta pí Sa rre, Rafael Segovia, Ja vier
Si ci lia, En ri que Se mo, Er nes to Vi lla nue va, Jorge Volpi; car to nis tas: Gallut, Helguera, Hernández,
Na ran jo, Ro cha
CENTRO DE DOCUMENTACIÓN: Rogelio Flores, coordi nador; Juan Carlos Bal ta zar, Li dia García,
Leoncio Rosales
CO RREC CIÓN TIPOGRÁFICA: Jor ge Gon zá lez Ra mí rez, co ordi na dor; Se ra fín Dí az, Ser gio Da niel
Gon zá lez, Pa tri cia Po sa das
DI SE ÑO: Ale jan dro Val dés Ku ri, co ordi na dor; Fer nan do Cis ne ros Larios, An to nio Foui lloux Dá vi la,
Ma nuel Foui lloux Ana ya
COMERCIALIZACIÓN
PU BLI CI DAD: Ana María Cortés, administradora de ventas; Eva Ánge les, Rubén Báez eje cuti vos de
cuenta. Tel. 5636-2077 / 2091 / 2062
VEN TAS y MERCADOTECNIA: Margarita Carreón, gerente Tel. 56 36 20 63. Lucero García, Norma
se ma na rio de informa ción y aná li sis
PRESIDENCIA
6 Calderón, tal cual es… /Julio Scherer García
ELECCIONES 2012 /PAN
14 La elección panista: una historia de traiciones
/Álvaro Delgado
19 Sólo Sonora cumplió con Cordero
/Arturo Rodríguez García
22 La huella fraudulenta de Josefina en Sedesol
/Marcela Turati
NARCOTRÁFICO
26 Los cárteles, vivos y fortalecidos /Ricardo Ravelo
TRABAJO
32 El juez, SCT y Hacienda atascan el caso Mexicana
/Jesusa Cervantes
JUSTICIA
36 Las múltiples trampas de Montiel
/Anne Marie Mergier
REPRESIÓN
40 Eran soldados disfrazados /Arturo Rodríguez García
CORRUPCIÓN /TURISMO
44 El despojo de Holbox /Jenaro Villamil
ANÁLISIS
48 El trabajo fantasma y la crisis económica
/Javier Sicilia
49 Josefina Primera /Naranjo
50 Infructuosa manipulación en el PAN /Jesús Cantú
51 Enemigos aguerridos o aliados coludidos
/Denise Dresser
52 Tambores de guerra en territorio incierto
/Olga Pellicer
54 Ciudadanía anulada /John M. Ackerman
55 Opacidad en el Conacyt /Ernesto Villanueva
INTERNACIONAL
56 ESPAÑA: Los niños que Franco secuestró
/Alejandro Gutiérrez
Índice
12 de febrero de 2011 º No. 1841
PORTADA:
Libro “Calderón de cuerpo entero”,
de Julio Scherer García
26
88
En su nuevo libro, Julio Scherer García utiliza las herramientas
esenciales del periodismo –testimonios, entrevistas, documen-
tos– para explorar el comportamiento público y la personalidad
de Felipe Calderón. Con base fundamental en una serie de escla-
recedoras conversaciones con el exdirigente panista Manuel Es-
pino, la investigación periodística del fundador de Proceso apor-
ta elementos clave para entender los rasgos sobresalientes del
hombre que carga sobre sus espaldas una guerra de más de cinco
años y más de 50,000 muertos: autoritario, ingrato, aficionado a
la bebida, intolerante... Adelantamos fragmentos representativos
de Calderón de cuerpo entero, el libro que en días próximos pon-
drá en circulación el sello Grijalbo de Random House Mondadori.
que podía acudir con el propósito de conocer la naturaleza y
el valor de los papeles que habían caído en mis manos. Eje de
la campaña electoral que tuvo a Felipe Calderón Hinojosa co-
mo candidato, no habría secreto mayor que pudiera escapar
a su conocimiento.
Nos reunimos una segunda, una tercera, una cuarta, una
quinta vez. Un día, de manera natural, Calderón fue el te-
ma único. Espino me contó historias que lo llevaron a decir
que el presidente se había convertido en un ser “inescrupu-
loso y perverso”. Por mi parte, no alteré mi manera de pen-
sar: en este sombrío 2012 Calderón pagará por los inocentes
y desaparecidos de la guerra que inició un desventurado día
de enero de 2007.
Sentí que avanzaba en la confianza de Espino. Su lengua-
je ganaba en claridad y contundencia. Habló acerca de sus
Por último, la factura está marcada con fecha del 19 de
abril de 2006, el número 022778, y señala un importe por 10
millones 434 mil pesos.
Las sumas de rigor se consignan en el documento:
Subtotal: 10 434 000
IVA: 1 565 100
Total: 11 999 100
La tercera página del documento muestra el logotipo del Co-
mité Ejecutivo Nacional (CEN) del PAN en lugar preferente.
La fecha: 26 de abril de 2006. Se trata de un oficio de la Direc-
ción de Administración y Finanzas de Acción Nacional, don-
de se suscribe al ingeniero Jorge Arturo Manzanera Quintana
como solicitante de un cheque por la cantidad de 11 millones
999 mil 100 pesos, que se extendería a favor de Hildebrando,
S.A, de C.V., por el concepto de “captura de datos”. Además,
se especifica el número de la propia factura que habría emi-
tido Hildebrando (022751), y en una línea se indica: “Con car-
go a: DÍA ‘D’.” Al lado de la firma del ingeniero Manzanera, se
advierte el nombre de Arturo García Portillo como el respon-
sable de la autorización.
En la actualidad, el ingeniero Manzanera –quien fuera se-
cretario de elecciones cuando Calderón fungió como presi-
dente de su partido– conserva su calidad de consejero nacio-
nal del PAN.
X X X
Decidí buscar a Manuel Espino, en aquel entonces presidente
de Acción Nacional. Concertamos una cita en un café de es-
casa concurrencia. Vi sus ojos, siempre hay que mirar los ojos
de los desconocidos, y empezamos a conocernos.
Le hablé sobre los documentos en términos vagos, y en
términos evasivos escuché explicaciones que no me llevaban
a ningún lado. No obstante, Espino era la única persona a la
M
a
rc
o
A
n
to
n
io
C
ru
z
Hildebrando. El cheque comprometedor
PRESI DENCI A
1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012 7
JULIO SCHERER GARCÍA
E
n la batalla electoral de 2006, los negocios al am-
paro del poder, los pactos ominosos, la alteración
y la falsificación de documentos, las intercepcio-
nes telefónicas, las calumnias, la difamación, las
reuniones semisecretas, las secretas, y los golpes
bajos de la grilla, fueron temas que ocuparon has-
ta los segundos de los medios electrónicos y los
espacios arrinconados de las publicaciones impresas.
En los tiempos que corren se ha vuelto aún más apre-
miante ir al fondo de la personalidad de los hombres y las
mujeres del poder. Vicente Fox fue desquiciante por su igno-
rancia y su afán aberrante por adornar a su esposa con los
atributos que podrían llevarla a la Presidencia de la Repúbli-
ca. El país está hoy en juego y los imperativos por la verdad
cobran el dramático acento de un desolador clamor.
Por estas razones no me sorprendió, pero me atrajo sobre-
manera, que un día llegara a mi casa, silencioso, un documen-
to insólito. Se trataba, en primer lugar, del comprobante de
una transferencia realizada a través de Banorte, por el concep-
to de “pago de factura”, al beneficiario Hildebrando, S.A. de C.V.
La fecha: 28 de abril de 2006.
En otra hoja destaca, en letras de buen tamaño, el nom-
bre Hildebrando, sin apellido. Se trata de una factura expedi-
da por la compañía de Hildebrando Zavala, cuñado del licen-
ciado Felipe Calderón Hinojosa. En aquella época trabajaba al
frente de una empresa de informática.
A la derecha del llamativo nombre y en caracteres peque-
ños consta la dirección de la empresa Hildebrando, S. A. de C.
V., sus teléfonos y asuntos menores. En cuanto al uso que de-
biera darse al dinero, el concepto que anota el documento es
categórico y, en su brevedad, demoledor: “Captura de datos
de simpatizantes de candidatos de Acción Nacional”.
Tal cual es...
B
e
n
ja
m
ín
F
lo
re
s
miembro del Comité Ejecutivo Nacional y actual candida-
to a diputado por la vía plurinominal.
Como podrás entender –en tu calidad de presiden-
te–, el presidente del PAN no puede ni debe estar sujeto a
ningún tipo de amenaza, ya sea por parte de sus militan-
tes o adversarios.
Respecto a la reunión que solicitas, te comento que
con motivo de tu mensaje, el único encuentro posible en-
tre nosotros se dará en las reuniones del CEN teniendo a
los integrantes de ese comité como testigos de calidad.
Sin más por el momento,
Germán Martínez [rúbrica]
X X X
El tema del gusto del presidente de la República por la bebi-
da lo llevaba en la mente y un día resolví abordarlo con Ma-
nuel Espino en el único lenguaje posible: la franqueza. Antes,
sin embargo, conversaríamos sobre la salud física y mental
de los predecesores de Felipe Calderón en el Poder Ejecutivo.
Pareciera que de todos ellos no se haría uno.
Adolfo López Mateos había padecido un aneurisma que
a menudo lo apartaba de su trabajo, habitante único en un
cuarto oscuro que mitigara el dolor de la migraña. Humberto
Romero, su secretario y amigo incondicional, velaba el sigilo
sobre asunto tan serio.
Gustavo Díaz Ordaz finalmente cayó vencido por la ma-
tanza del 2 de octubre de 1968. Embajador en España varios
años más tarde, no resistió a los periodistas que lo interroga-
ron en Madrid y tocaron el punto de la tragedia. Díaz Ordaz
huyó de la embajada, algún tiempo acéfala. Después fue hu-
yendo de la vida.
A Luis Echeverría lo extravió su megalomanía. Preten-
dió, en complicidad con el presidente de los Estados Uni-
dos, Richard Nixon, sustituir a Fidel Castro como vocero
de América Latina. Documentos desclasificados de la Ca-
sa Blanca muestran sin retoque a un hombre hecho para
la traición.
El 30 de junio de 1982, Día de la Marina, José López Porti-
llo hizo burla de su condición de presidente de la República
y, convertido en fauno, persiguió a Rosa Luz Alegría, toda de
blanco y atractiva en el sudor que la bañaba. López Portillo, at-
leta consumado, trataba su cuerpo como asunto de gobierno,
alta prioridad en la agenda cotidiana.
Miguel de la Madrid gobernó con la flojedad de un
hombre sin pasiones. Fue como el agua que se evapora
al sol. Decía que, ya como ex presidente, querría asistir
a los restaurantes como un sujeto bien visto, respetado.
A Carlos Salinas de Gortari lo perseguirán por siem-
pre el asesinato de Luis Donaldo Colosio, a estas altu-
ras enigma sin solución, y la faraónica fortuna de Raúl,
su hermano mayor. Por la fuerza de los hechos no po-
drá decir que dejó la Presidencia con las manos limpias;
tampoco olvidar que Colosio, efímero candidato a la su-
cesión, dijo en su último discurso que México tenía ham-
bre y sed de justicia.
De Ernesto Zedillo destaca su indiferencia por México.
Vicente Fox, corrupto e impune, carga con el peso en
toneladas del Chapo Guzmán. Las puertas de la cárcel
de Puente Grande le fueron abiertas al capo de par en
par y sólo faltó que lo despidieran con la alfombra ro-
ja que se estila en circunstancias solemnes. Fox admi-
tió el silencio cómplice de los miembros de su gabine-
te de seguridad.
–Y Felipe Calderón, don Manuel.
–Platiquemos.
X X X
Me pesa el lenguaje y las escenas que describe Espino sobre
la mesa del restaurante semivacío. Su relación con Calderón
se fue degradando hasta el rompimiento definitivo. Dice:
“El gusto por la bebida es viejo en el presidente. Le ha he-
cho daño a él en lo personal y al país. Voy a ocuparme con us-
ted de hechos públicos. No se me ocurriría mentir o difamar;
mucho menos calumniar.
”En mi condición de diputado federal [2002], se me pre-
sentó la oportunidad de acceder a la secretaría general del
Comité Ejecutivo Nacional del partido. Al aceptar el nombra-
miento, la diputada suplente tomó mi lugar. En ese enton-
ces ya tropezaba mi relación con Calderón. Sin embargo, él la
complicó aún más al divulgar falsas historias sobre mi per-
sona. Un día decidí buscarlo en la Cámara de Diputados. Lo
confrontaría:
”–Estás diciendo muchas pendejadas acerca de mi perso-
na y eso no se vale –le dije–. No quisiera faltarte al respeto ni
que llegara el día en que tuviera que darte un chingadazo.”
–¿De qué asuntos se trataba? –inquirí con Espino.
“Calderón aseguraba que yo cobraba en la Cámara de
Dipu tados y también como secretario general del partido. Le
reclamé. Se sostuvo en su dicho. Le expliqué, pausado hasta
donde me fue posible.
”Mi suplente era originaria de Ciudad Obregón, yo vivía
en Hermosillo. Contaba con una pequeña oficina y una se-
cretaria. A mi suplente le pedí que le mantuviera un sueldo
por el tiempo que restaba del periodo legislativo, unos me-
ses. También le pedí que la ayudara con un boleto de avión al
mes. Calderón llegó a decirme que a la diputada suplente le
aceptaba dinero de su dieta.
”También decía que yo me promovía como posible coor-
dinador parlamentario en la Cámara de Diputados, en el ca-
so de que él se lanzara como candidato al gobierno del estado
de Michoacán. El propósito me parecía claro: suscitar rece-
los, agitar la grilla.
”Le propuse que platicáramos. Me invitó a cenar a la Ba-
rraca Orraca, un restaurante ubicado en Insurgentes Sur y Eje
5. Era cliente del establecimiento al que asistía regularmen-
te con sus amigos: Juan Camilo Mouriño, Alejandro Zapata,
Francisco Blake, Cuauhtémoc Cardona y Jordy Herrera.
Con Mouriño. Complicidades
B
e
n
ja
m
ín
F
lo
re
s
PRESI DENCI A
1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012 9
sentimientos y convicciones. Había participado en una gi-
gantesca operación para que Calderón ganara las elecciones.
Tuvo la certeza de que así cumplía con su deber como mili-
tante del partido al que había entregado su vida. Acción Na-
cional era su casa, su pertenencia, un hogar. Además, consi-
deraba que habría sido impensable otro presidente que no
fuera Felipe Calderón Hinojosa. Como quisiera juzgársele,
era hombre de doctrina, la misma de la inmensa mayoría de
los mexicanos.
El tiempo, sin embargo, no creó alianza alguna con Espi-
no. Al contrario, Calderón se construía con lo peor de sí mis-
mo: “Mentía, manipulaba, traicionaba. En todos sentidos,
empobrecía a la República”.
–Sí, don Julio –dijo Espino después de un largo silencio que
me produjo expectación–, los documentos son auténticos.
X X X
A mis ojos, el asunto crecía. Andrés Manuel López Obrador
había formulado una denuncia contra Hildebrando Zavala.
El 6 de septiembre de 2006, Proceso publicó:
Diego Hildebrando Zavala, cuñado de Felipe Calderón
y socio con 18 por ciento de las acciones de la empre-
sa de software Hildebrando, S. A. de C. V., anunció ano-
che que hoy demandarán por lo civil a Andrés Manuel
López Obrador.
La denuncia será presentada, argumentó Zavala,
por el descrédito que el candidato de la Coalición Por el
Bien de Todos le ocasionó merced a la acusación que és-
te hizo durante el debate televisado del martes. López
Obrador sostuvo ese día que, como secretario de Ener-
gía, Felipe Calderón benefició a su cuñado con contratos
por dos mil quinientos millones de pesos.
“Su dicho me ha dañado a mí, a mi familia, a mi
empresa, las relaciones con clientes y con socios –ase-
guró Zavala–. A la fecha, el señor López Obrador no ha
demostrado su dicho ni se ha disculpado. Por eso la de-
manda será por daño moral.”
X X X
Algunos panistas salieron a la defensa de Hildebrando y des-
pués el suceso aparentemente se fue para abajo. Sin embar-
go, la herida nunca terminó de cerrar. El viernes 7 de octubre
de 2011, el periódico Reforma publicó la siguiente información:
Un día después de que Andrés Manuel López Obrador se
reunió con empresarios de Monterrey, el presidente Fe-
lipe Calderón arremetió contra el tabasqueño.
Al participar en un foro de la revista The Economist,
en tono irónico, Calderón insinuó que de cara a los co-
micios de 2012 hay un candidato que se considera in-
vencible, pero que a la postre ganará quien aparente-
mente tiene menores posibilidades.
Luego de que la sesión de preguntas le hiciera notar
el caso de corrupción que protagonizó su “cuñado incó-
modo” en la campaña de 2006, Hildebrando Zavala, Cal-
derón rechazó la “calumnia” que formuló entonces Ló-
pez Obrador.
“Con absoluta transparencia –dijo Calderón– se ha
demostrado que, apenas pasó la campaña, no hubo na-
die quien presentara absolutamente ninguna evidencia
de lo que fue una gran calumnia, absolutamente ningu-
na. De hecho, la acusación que se me hacía es haber dado
contratos, de manera indebida, a parientes míos, lo cual
fue absolutamente falso”, apuntó.
La nota de Reforma también consigna que –en dicho del pre-
sidente– “Hildebrando creó una pequeña empresa en su pro-
pia habitación y 10 años después había crecido”.
X X X
El 20 de abril de 2009, Manuel Espino envió una carta a su re-
levo en la jefatura nacional del PAN, Germán Martínez Cáza-
res. En la brevedad de tres líneas lo conminaba a una reunión
urgente. Se trataba de proteger la figura del presidente de la
República, en el remolino de sus propios desatinos: el dine-
ro entregado a Hildebrando Zavala y la violación a los princi-
pios de la equidad electoral en 2006.
Escribió Manuel Espino a Germán Martínez:
Germán:
Es muy importante que platiquemos a más tardar maña-
na, martes 21; después sería demasiado tarde para parar
documentos originales que comprometen al presidente
y dan la razón a Andrés Manuel.
Anexo copia de uno de los documentos en mención.
Manuel Espino
Tan sólo un día después, el 21 de abril de 2009, respondió
Martínez Cázares:
Manuel:
Recibí tu mensaje del día de ayer en el que anexas copia de
una factura acompañada de una amenaza. Como bien sa-
bes, el gasto que ampara la factura se efectuó durante tu
presidencia y está ejecutado por quien fuera tu tesorero,
C
h
ris
tia
n
G
a
m
a
En la mira de Espino
8 1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012
Felipe Calderón Hinojosa tuvo la cercanía de dos personali-
dades recias y sobresalientes: Luis Calderón Vega, el padre
biológico, y Carlos Castillo Peraza, el padre político. En el ca-
so de Castillo Peraza, Calderón fue un mal hijo.
Acerca de este tema, central en la vida del presidente de
la República, converso con Luis Correa Mena, coordinador de
la campaña de Castillo Peraza en la lucha política por el go-
bierno del Distrito Federal en 1997. El encuentro tuvo lugar
en su casa, en Mérida. Hablamos frente a un flamboyán, en-
cendidos los pinceles del pintor, rojas las flores del árbol co-
mo las nochebuenas que invaden la estancia, el comedor y
un patio espacioso. Bebimos agua, diabético como es Correa
Mena, de peso completo, fuerte y gordo como un campeón
que ya no entrena.
Correa se refirió en primer lugar a la relación de Calderón
Hinojosa con Castillo Peraza.
“El trato que finalmente le dio fue indigno, injusto, inme-
recido y mucho más. Felipe debió haberle guardado respeto y
agradecimiento por siempre. Tenía muchas razones para que
así hubiera sido, en el mejor sentido de las palabras: la cerca-
nía, el respaldo, la confianza, el apoyo, la promoción, la ense-
ñanza, la orientación, la guía. No creo que se deba tratar con
faltas de respeto a una persona que te da todo eso.
”Hubo un texto de Felipe donde se burlaba de Carlos. Re-
cuerdo que me lastimó particularmente. Expresó que estaba
haciendo un papelón por su manera de comportarse y que
ésta no correspondía a la estatura de un expresidente panis-
ta. Felipe pretendía que Carlos actuara como él, que se con-
dujera exactamente igual que él.
”Tuve la oportunidad, más de una vez, de incitar a la cor-
dura a uno y a otro. Me llevaba bien con los dos, les decía
que eran amigos crecidos, y que si se empeñaban podrían
arreglar sus diferencias. Quienes los rodeábamos, entre tan-
to, debimos mantenernos al margen de sus diferencias. El re-
sultado final terminó en el fracaso.”
–¿Por qué?
–Carlos muere sin haberse reconciliado con Felipe. Por su
parte, Felipe, más allá de los errores cometidos por Carlos,
no tuvo la valentía o la grandeza para dar y recibir un abrazo
de reconciliación que le habría significado tranquilidad lue-
go de su muerte. En última instancia, se trataba del presiden-
te del partido.
“A la muerte de Carlos, todos atestiguamos la profunda
tristeza que poseía a Felipe. Se veía deshecho y su pesar, para
mí, obedecía en parte al remordimiento que lo calaba. En el
funeral, a sabiendas de que algunos de nosotros apenas po-
díamos hablar, nos pidió que, expuesto el féretro, montára-
mos una guardia juntos. Me acerqué a Jesús Galván, su com-
padre, y le transmití el deseo de Felipe. Montamos la guardia,
hermanados de alguna manera con un padre común.”
Sigue Correa Mena, el tono bajo:
“No me desdigo del mal trato que Calderón dio a Casti-
llo Peraza, desastrosos los resultados para él. Un hombre sin
amigos es como un árbol sin hojas, sin ramas renovadas ni
flores. En su momento, el resentimiento personal con Felipe
fue tal que, habiendo sido yo uno de los promotores para que
llegara a la presidencia del partido y después de quedar sin
cartera, simplemente le deseé éxito y le dije adiós.
”–¿Cómo que adiós? –respondió Felipe–. Si tú fuiste uno
de los que me buscó para que yo fuera candidato aquellos
días en que los ojos estaban puestos en Ernesto Ruffo.
”Nada dije y las cosas simplemente quedaron ahí.”
–Al paso de los años, ¿lamenta usted la época vivida?
paña. Y me dijo: ‘Piénsalo, hombre, puede ser esa embaja-
da o puede ser otra. Felipe necesita la dirigencia del partido’.
”Seguí, con el énfasis ahora por mi cuenta:
”–No es necesario que sigamos platicando. Yo ahora te di-
go que no, que voy a terminar en la presidencia del partido.”
Espino puntualiza:
“Las reuniones que llegué a tener con Felipe Calderón, ya
como presidente de la República en funciones, ocurrían los
lunes por la tarde. Así había quedado establecido desde el
tiempo de Fox. Su objetivo consistía en coordinar los trabajos
del gobierno con el partido.
”Fox y Calderón tenían diferencias sustanciales. Fox
planteaba las reuniones en términos de la coordinación. Cal-
derón, no. Él determinaba lo que debería hacerse tanto en el
gobierno como en el partido. Escuchaba poco.
”Supe desde entonces acerca del carácter autoritario de
Calderón y de su temperamento hirviente. Solía regañar a al-
gunos de sus colaboradores e imponer la agenda del partido.
Tuve la impresión de que le dedicaba más tiempo a las rela-
ciones personales que a los asuntos de Estado. Yo me acomo-
daba a su manera de ser pero me resistía a la subordinación
del PAN frente a Los Pinos.
”Ya rumbo a la elección de gobernador en Yucatán, en
2007, Felipe Calderón me dijo:
”–Hay que bajar a Ana Rosa Payán en su intención de ser
candidata. Hay que pensar qué pudiera interesarle; a lo me-
jor una subsecretaría de Estado o una dirección general.
”Como dirigente del partido, le dije que esa tarea a mí no
me tocaba y no la iba a cumplir. Razoné con palabras que me
parecieron sobradamente claras: si Ana Rosa Payán quería
gobernar a su estado, estaba en pleno derecho de intentarlo
y yo no tenía por qué disuadirla. Si ganaba, bien, y si no, que
los panistas decidieran.”
X X X
Con CastilloPeraza. La traición
J
o
a
q
u
ín
Á
v
ila
PRESI DENCI A
1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012 11
”Instalados en la Barraca, solos, pedimos, a instancias de
Calderón, la primera bebida. Y luego otra y otra. Yo le seguí el
paso y le hice al valiente, pero no pude alcanzar el mismo ritmo.
”Ahí empecé con un reclamo: por qué hablaba de una no-
via que nunca existió. Me dijo que había sido don Luis H. Ál-
varez el autor de la versión. Y remató:
”–Y tú sabes que él tiene autoridad.
”–Ah, lo dijo don Luis, pues ahora le reclamo por teléfono
–y le dije a Calderón que lo llamaría de inmediato.
”No fue necesario. Me pidió disculpas y aseveró que un
grupo de panistas platicaba en una reunión donde partici-
paba Luis H. Álvarez, pero que él nada había dicho a propó-
sito del asunto.”
Continuaron los reclamos, apuntó Espino:
“–Tú dijiste que yo pretendía ser coordinador parlamen-
tario, que ambicionaba mucho poder. Felipe, yo no dije eso.
”–De buena fuente sé que lo dijiste.
”Cuando la versión salió publicada en varios medios, has-
ta en Proceso, me parece, yo me sorprendí. Llamé a Jordy He-
rrera, su agregado de prensa en el grupo parlamentario, para
indagar de dónde provenía la versión de que yo me apunta-
ba como relevo de Calderón en caso de que fuera candidato
al gobierno de Michoacán. Herrera admitió que Felipe le ha-
bía dicho que ‘soltaran’ la versión.
”–Fue Jordy el que me lo contó, Felipe.
”–Yo no le tengo confianza. Es un muchacho mentiroso.
”–¿Me crees?
”Sin más, le hablé a Jordy y le dije que en esos momen-
tos me encontraba con Felipe, quien reclamaba mi autopro-
moción en el PAN.
”–Jordy, tú me dijiste que él te lo dijo. ¿Es así o no? –Jordy
asintió–. Te paso a Felipe por el teléfono.”
Continuaba la discusión esa noche larga. Cuenta Espino
que Calderón le dijo:
“–Como secretario general del PAN has tratado muy mal
a Margarita [Zavala].
”–¿En qué consiste el maltrato? Siempre le doy su lugar.
Ella es la secretaria de Promoción Política de la Mujer. No tie-
ne de qué quejarse.
”–La tratas muy mal, eres indiferente. No le das apoyo.
”Discutíamos otros temas y no sé a qué hora o cuánto
tiempo después de nuestra última discrepancia, llegó Marga-
rita Zavala. Yo le había dicho a Felipe que ya era hora de que
nos fuéramos, pero él quería seguir bebiendo.
”Dijo Margarita:
”–Felipe, te he estado buscando. No te reportas, tu chofer
me dice que no me puede decir dónde estás. Lo forcé a que
me diera tu paradero y por eso estoy aquí. Ya habíamos que-
dado en que no ibas a tomar.
”–Perdóname por haber venido a platicar con tu marido,
Margarita. Ya hemos hablado. Te ofrezco una disculpa, no era
ésa mi intención.
”–No te preocupes, Manuel.
”–Discúlpame, pero ya estás aquí, Margarita. Felipe dice
que yo te trato mal en el comité ejecutivo del partido, que no
te doy tu lugar, que no te apoyamos. ¿Te hemos faltado en al-
go, Margarita?
”–¿De dónde sacas tú eso? –Margarita voltea hacia Felipe
y le dice–: ¿cuándo me he quejado yo?
”Y abandona el local.”
X X X
”Ya en la transición de un gobierno a otro, me invitó a comer
Juan Camilo Mouriño. Asistí a la cita con el doctor Enrique
Navarro, secretario general de Fortalecimiento Interno de Ac-
ción Nacional. El doctor Navarro formaba parte de mi equipo
en la dirigencia del partido.
”Mouriño me dijo, sin esconder una sola palabra:
”–Nos interesa la dirigencia del partido.
”–¿A quiénes? –pregunté en el mismo tono.
”–Al presidente, a nosotros, su equipo…
”–¿A qué se refiere con eso de ‘nos interesa’?
”Me explicó, claridoso:
”–Queremos que el partido esté dirigido por una perso-
na de nuestra confianza y te proponemos que renuncies an-
tes de la toma de posesión del presidente Calderón, el prime-
ro de diciembre. Tú sabes que hay ciertas diferencias, no hay
entendimiento ni mucha confianza. Lo más sano es que Felipe
Calderón inicie su gestión con un presidente del partido de su
confianza. Puedes irte como embajador a España.
”–Dile al presidente que no tienen de qué preocuparse. Yo
les he mostrado el apoyo institucional y desde el partido ten-
drán ese mismo apoyo en todo aquello que sea para bien del
país. En lo que no estemos de acuerdo, pues lo platicamos.
Ofrézcanme una embajada, si quieren, cuando yo termine mi
periodo, pero no antes, no ahora.
”Recibí el primer ofrecimiento a través de Juan Camilo. A
los pocos días vi a Calderón en su oficina. Le dije:
”–Estoy preocupado porque Juan Camilo me hizo un
ofrecimiento e hizo explícito que era a nombre tuyo.
”–Mira, Manuel, entre tú y yo existe una relación co-
mo la que se da en un matrimonio que ya no se entiende.
Lo más saludable, llegado el caso, es el divorcio. Enton-
ces, cada uno sigue su camino. Pero el partido tiene que
mantenerse muy cerca del gobierno, plenamente coordi-
nados los dos órganos.
”Calderón continuó, sobradamente enfático:
”–Yo necesito un presidente diferente, con el que sí me
pueda entender, y tú y yo no nos entendemos, Manuel.
”–No nos entendemos en asuntos que a veces no van
con la conducción democrática del partido ni con sus
principios. En lo que sea para bien del país y honre la
democracia del PAN, no vamos a tener problema algu-
no, Felipe.
”–Yo necesito la dirigencia del partido y creo que va-
le la pena que tomes en cuenta lo que te propuso Juan
Camilo.
”–Juan Camilo me hablaba sobre la embajada de Es-
O
c
ta
v
io
G
ó
m
e
z
Felipe y Margarita. Reclamos de esposa
10 1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012
harás cargo de la estrategia en la lucha contra el crimen organi-
zado. Creo que como jefe de Estado tienes el deber de tratar por
igual otros temas, como la educación, el rezago social, el creci-
miento económico, la salud, y enfáticamente el de la seguridad.
” ’Por razones políticas, diplomáticas, sociales o coyuntu-
rales, convendría que evitaras problemas que podrían sobre-
venir en el futuro. Un día podría ser necesario que bajaras la
intensidad de la guerra y si así lo decides podrías mostrarte
débil frente a la opinión pública. En cambio, no te verás débil
si le ordenas al general secretario de la Defensa o a la perso-
na que hubieras designado para acometer la batida contra el
narco que disminuyera su intensidad.’
”Deseaba verlo como jefe del Estado en plenitud.”
–¿Cuál fue la respuesta del presidente a su planteamiento?
–No me dijo nada.
No se me ocurrió alguna pregunta pertinente, pero no ha-
cía falta. Espino prosiguió:
“El presidente parece tener algún problema de audición.
En las ocasiones en que alguna persona le planteaba la revi-
sión o la rectificación de su estrategia, solía responder: ‘Me
están pidiendo dejar de combatir a los criminales, me propo-
nen que cese en su persecución’.
”Hasta el día de hoy no he escuchado a un solo mexica-
no que le pida dejar de combatir al crimen. Lo que sí he es-
cuchado es la sugerencia de que revise la estrategia, pues és-
ta ha sido fallida.”
–¿De qué manera se enteró usted del inicio de la batalla
contra el narcotráfico?
–Leí la noticia en los periódicos y la vi por la televisión.
X X X
Estaba empeñado en conocer al Felipe Calderón de los años
que antecedieron a la posición eminente que ocupa ahora.
Recurrí a Alfonso Durazo, testigo en primera línea del asesi-
nato de Luis Donaldo Colosio, como su secretario que fue, y
autor de la carta pública que describió a Marta Sahagún co-
mo un ser deleznable (5 de julio de 2004), lastimoso el desen-
freno de su ambición personal.
La vida cotidiana había sido el punto de partida de nues-
tra amistad. Con el tiempo llegamos a la confianza mutua.
Me dijo que el día de la protesta de Colosio como candidato a
la Presidencia, éste no permitió que Carlos Salinas de Gortari
conociera con antelación su mensaje a la nación. Para lograr-
lo, ordenó a Durazo que enviara el texto histórico simultá-
neamente al Monumento a la Revolución –la tribuna de Co-
losio– y a Los Pinos.
Para Salinas el momento debió de ha-
ber sido terrible. Colosio, su hijo, así lo lla-
maba Octavio Paz, sibilinamente hacía pú-
blica su desconfianza al padre. No era para
menos. Colosio habló contra el presidencia-
lismo instaurado en el país. Fue categórico:
Sabemos que el origen de nuestros
males se encuentra en una excesiva
concentración del poder que da lu-
gar a decisiones equivocadas, al mo-
nopolio de iniciativas, a los abusos,
a los excesos… Reformar el poder
significa un presidencialismo suje-
to estrictamente a los límites cons-
titucionales de origen republicano y
democrático.
Enseguida le propinó otro golpe a Salinas: “Yo veo un Méxi-
co con hambre y sed de justicia, un México de gente agravia-
da por las distorsiones que imponen a la ley quienes deberían
servirla”.
Secretario particular y vocero del presidente Fox de 2000
a 2004, le pregunté a Durazo:
–¿Cómo era el Calderón que conoció usted, don Alfonso?
Se detuvo un rato. Luego dijo:
–Es coincidente la desmemoria de quienes lo tratamos
desde Los Pinos. Nadie recuerda un dato memorable de su
paso por Banobras, la Secretaría de Energía y los distintos ga-
binetes en que participó. Ni siquiera se recuerda su voz, algo
digno de retener en la memoria, no obstante los álgidos te-
mas del momento, como el desafuero de López Obrador. Se
le recuerda más bien inactivo y silencioso. Llegaba, tomaba
su lugar, distante siempre del presidente Fox, instalaba su
compu tadora y empezaba a escribir, haciendo abstracción de
la agenda que se desahogaba.
“Recuerdo con claridad un solo desencuentro.
”A mediados de diciembre de 2003 recibí una llamada ur-
gente de Felipe Calderón, en ese entonces coordinador de la
fracción parlamentaria del PAN en la Cámara de Diputados.
Deseaba saber si el presidente Fox asistiría a la cena de fin
de año de los diputados panistas que se realizaría esa mis-
ma noche.
”Le respondí que era la primera noticia que tenía sobre
dicho evento y que en consecuencia no estaba en agenda.
”–Lo que pasa es que no le toma la llamada a mis colabo-
radores –me reprochó Calderón con ánimo violento.
”–Mira –le dije–, aun cuando ése fuera el caso, que estoy
seguro de que no lo es, no te permito el tono grosero.
”Un día cualquiera, después de una reunión informal que
había tenido Fox con Calderón, me dijo el presidente:
”–Es un tipo muy pesado.
”Pero no sólo eso. No es casual –agrega Durazo– que los
propios diputados que coordinó Felipe Calderón en la Cáma-
ra Baja le hayan apodado el Erizo.”
Apenas hay espacio para los silencios en el encuentro con
Durazo. Suelto, dice:
–La biografía política de Felipe Calderón lo ubica como un
hombre desconfiado y arrogante que subordina su inteligencia
a lo visceral y a lo inmediato. Contrario a la opinión pública de
que es un hombre de “mecha corta”, siempre he tenido la im-
presión de que no tiene mecha. Es un sujeto de temperamen-
to primario, se conduce por impulsos, no por razonamientos.
–¿Incapacitado para el poder, don
Alfonso?
–Ésa es, ahora, la más evidente de sus
numerosas limitaciones. Así, el futuro del
país quedaría atado a la capacidad de sus
colaboradores. Pero los complejos de Cal-
derón le impidieron rodearse del talento
de otros. Su equipo cercano, íntimo, for-
mado en la intriga, el cotilleo y el sensa-
cionalismo político, ha vivido siempre
inmerso en la política pequeña, en la polí-
tica de pasillos y oídos… la ausencia abso-
luta de grandeza.
Ya en la despedida, Alfonso Durazo se
duele de sus propias palabras:
–Algo estamos haciendo mal en nues-
tro país cuando un político intolerante,
inexperto y explosivo se puede colar hasta
la Presidencia de la República.
AlfonsoDurazo. Los complejos
A
rc
h
iv
o
P
ro
c
e
s
o
PRESI DENCI A
1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012 13
–Lamento algunos sucesos que se desencadenaron. Pien-
so sobre todo en aquellos que tuvieron que ver con la candi-
datura de Carlos para el gobierno del Distrito Federal. Carlos
resultó electo por la convención nacional que votó abruma-
doramente en su favor y 15 días después Calderón declaró:
“Creo que nos hemos equivocado de candidato”.
Me limito a escuchar, detengo los ojos alternativamente
en el rostro de Correa Mena y la grabadora, incesante:
“Ahí, en esa declaración, empezó el pesar de Carlos y el
nuestro. A mí me sigue pareciendo insólito, por decir lo me-
nos, que un presidente nacional emita semejante frase. Se
trató de un error de kínder, elemental.”
–Corre la versión de que al equipo de campaña de Carlos
Castillo Peraza, el Comité Ejecutivo Nacional del PAN lo de-
jó sin dinero.
–No se trata de que le hubieran quitado el dinero, sino el
control de los recursos más importantes, los que se invier-
ten en medios de comunicación, en propaganda, en la ela-
boración y difusión de los spots. Personalmente le reclamé a
Calderón ese manejo, que me parecía equivocado. Le expre-
sé que a nadie emocionaban los mensajes y señalé un con-
traste: mientras la izquierda orientaba su campaña en torno
a la candidatura de gobierno del Distrito Federal, el candida-
to panista debía someterse a los criterios del PAN nacional.
–¿Hasta qué grado les afectó la declaración de Felipe
Calderón?
–Si yo no la olvido, si todavía me duele, no me atrevo a
imaginar lo que Castillo Peraza sentiría. Más aún, esos te-
mas ni siquiera los tocábamos con él, conscientes todos de la
hondura de su herida. Si así marchaban los asuntos en el or-
den interno y si al exterior tu presidente te cuestiona y dice
que no eres el candidato adecuado, de entrada te está dando
un empujón, pero hacia un hoyo, no para adelante.
X X X
Hasta el fin de su vida, Carlos Castillo Peraza confió en Fran-
cisco Barrio Terrazas. Sin conocer su eclipse en la embajada
mexicana en Canadá, decía Castillo que le guardaba respe-
to. Alguna vez le escuché: “Si Barrio asciende a la presidencia
del PAN y toca el tam-tam, regreso al partido”.
Le pregunté a Espino si, en circunstancias parecidas u
otras, estaría dispuesto a regresar a las huestes de su vida.
–No lo sé. Castillo Peraza decía que él tenía vocación de
político y no vocación de arqueólogo. Yo pienso igual y sé
bien que a mí no me gusta reconstruir ruinas. Si se pre-
sentara la oportunidad de regresar, que podría ocurrir
dentro de dos años, a lo mejor ya sería demasiado tarde.
Yo hice mi esfuerzo durante 33 años, y construí cuando
me tocó construir.
“Ya en esta etapa de mi vida no quiero cambiar de pro-
fesión ni de oficio. Seguiré siendo administrador y políti-
co. Si en dos años existe la posibilidad de regresar al parti-
do y participar en su reconstrucción, estaría dispuesto con
el mejor ánimo. Pero lo que no haré será perder tiempo en
quejas y lamentaciones.”
–¿Alguna vez usted fue llamado por el presidente
Calderón para hablar acerca de la guerra contra el narco?
–Sí.
–¿Antes de declararla?
–Después. Felipe Calderón no es de los que consultan
antes de tomar decisiones. No es así. Es de los que piden
opinión respecto a sus decisiones una vez que han sido
implementadas.
“Calderón le declara la guerra al crimen organizado
la primera quincena de diciembre de 2006. Así lo dijo, aun-
que años después, ya padecidos sus estragos, quiso retrac-
tarse afirmando que no era una guerra, aunque él la hubiera
denominado de esa manera.
”En enero de 2007, siendo presidente de la Organización
Demócrata Cristiana de América (ODCA), hice una gira por Eu-
ropa. Estuve en Madrid durante varios días. Ahí, en el periódi-
co La Razón, me preguntaron mi opinión respecto a la declara-
ción de guerra de Felipe Calderón contra los criminales. Dije
lo mismo que había dicho antes en México y en otros países.
Aseguré que me sentía orgulloso de tener un presidente vale-
roso, resuelto, que había tomado la decisión de combatir con
toda la fuerza del Estado a los criminales, y ejemplifiqué con
una comparación: ‘No es el presidente de México como el de
España, que aquí está negociando con los dirigentes de la ETA
para dejar en libertad a algunos terroristas. Allá en México no
se negocia con criminales, se les combate’. No dije más.
”A los 11 días llegó el presidente Calderón a Madrid y un
reportero del periódico Reforma le dijo, malicioso: ‘Presiden-
te, ¿ya se enteró usted de que Espino estuvo aquí y le dejó la
víbora chillando, criticó la política de seguridad de Zapatero?’
”Cuando Calderón pronunció su discurso hizo una alu-
sión a mi persona sin pronunciar mi nombre: ‘Yo no vengo
aquí, como otros, a cuestionar la política de seguridad del
presidente de este país, yo la respaldo, la avalo’.
”Busqué a César Nava, entonces secretario particular del
presidente, le dije lo que yo había declarado en Madrid y que no
era correcto que hubiera dejado correr una versión equivocada.
”El día que volvió Calderón a México lo vi en Los Pinos. De
inmediato le hice la aclaración pertinente y me dijo que todo
quedaba claro. Aproveché la oportunidad del encuentro y le
comenté que había un suceso que me preocupaba. Hice hin-
capié en la acción que había seguido a la lucha contra el nar-
cotráfico. Así lo recuerdo:
“–Está bien que decidas la estrategia que quieras seguir
–le dije a Calderón–. Eres el presidente de México. Es tu dere-
cho. Pero deja que la implemente el secretario de la Defen-
sa o el de Marina, el procurador General de la República o el
secretario de Gobernación. Abre paso a tu gabinete de segu-
ridad para que tome el asunto en sus manos y le declare la
guerra a los narcos.
”‘Me preocupa que seas tú y que te vistas de militar, más to-
davía si envías una señal para subrayar que personalmente te
A
rc
h
iv
o
P
ro
c
e
s
o
Correa Mena. Resentimiento
12 1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012
La elección de la candidata presidencial del PAN fue su-
cia de principio a fin, tal como lo denunciaron y docu-
mentaron panistas de los equipos de campaña de los tres
precandidatos: espionaje, amenazas, agresiones, urnas
robadas o embarazadas, acarreos “majaderos”, compra
de votos... y sobre todo “traiciones”. Aun así, luego de los
berrinches y corajes los candidatos blanquiazules perde-
dores (Cordero y Creel) se disciplinan y cierran filas en
torno a la elegida Josefina Vázquez Mota, la candidata de
El Yunque y también –según Manuel Clouthier Carrillo–
de Felipe Calderón.
La elección interna del PAN exhibió no
sólo los juegos de poder, desafíos a Calde-
rón y traiciones, en particular de los gober-
nadores y operadores identificados como
militantes de la organización ultradere-
chista El Yunque –cuyo nuevo jefe general,
Guillermo Velasco Arzac, alias Jenofonte, es
cercano amigo de Vázquez Mota–, sino el
empleo extendido de mecanismos de de-
fraudación electoral.
Los manejos sucios ocurrieron antes
y durante la jornada, según los propios
panistas de uno y otro equipo: Compra y
coacción de votos con recursos públicos
y privados; acarreo de electores afiliados
corporativamente; entrega de dádivas, en-
tre ellas miles de despensas a los afilia-
dos pobres; robo de urnas y hasta balazos.
Pero la “operación” no le alcanzó a Cor-
dero: Identificado como el delfín de Calde-
rón, por haber sido arropado no sólo por la
estructura del gobierno federal sino por
los familiares del mandatario –entre ellos
Luisa María Calderón, Juan Ignacio Zava-
la y Mariana Gómez del Campo–, dupli-
có los votos que le atribuían las empresas
encuestadoras pero no alcanzó a forzar si-
quiera la segunda vuelta.
Éste era el escenario menos optimis-
ta cuando, en diciembre, Francisco Conejo
se hizo cargo de coordinar la campaña de
Cordero, y aseguró al reportero que su mi-
sión era remontar la desventaja, igual que
su amigo Calderón lo hizo seis años antes
ante Creel.
Cimbrado por la derrota, que allega-
dos suyos atribuyen a traiciones, Conejo
reconoce ahora que gobernadores y otros
operadores electorales no cumplieron su
palabra, pero es cauteloso. “Hubo quienes
faltaron a sus compromisos pero también
alguien tenía más capacidades de lo que
en realidad demostró”.
–¿Hubo traición?
–Yo no lo calificaría así. Hay resultados
que no se esperaban, pero no los llamaría
traiciones.
El Yunque triunfador
Guanajuato es el emblema de la traición
que, en voz baja, los corderistas aseguran
que existió: El gobernador Juan Manuel
Oliva, quien hizo ganar en las internas lo-
cales a su candidato a sucederlo, Miguel
Márquez Márquez, había ofrecido a Cor-
dero arrasar, pero perdió dos a uno ante
Vázquez Mota: 16 mil 500 contra 7 mil 700.
Y fue precisamente Guanajuato el es-
tado con el que Vázquez Mota inauguró, el
jueves 9, la gira de la unidad. En León, Oli-
va le prometió 1 millón 200 mil votos pa-
ra la elección presidencial y, en aparente
alusión a Cordero, se ufanó con un verso
de la canción Camino de Guanajuato, de Jo-
sé Alfredo Jiménez: “Aquí se apuesta la vi-
da y se respeta al que gana”.
Otro dato: Carlos Medina Plascencia,
amigo de Vázquez Mota y retirado de la
política desde que fue derrotado por Ma-
nuel Espino en sus aspiraciones de enca-
bezar al blanquiazul, en marzo de 2005,
emitió su público respaldo a Márquez
Márquez, miembro de El Yunque y al que
atribuye su desgracia.
En Jalisco ocurrió algo semejante: en
las internas panistas locales, el goberna-
dor Emilio González Márquez hizo triun-
far a su secretario de Gobierno, Fernando
Guzmán Pérez-Peláez, pero en esa entidad
Cordero perdió tres a uno: Apenas 3 mil
900 por 12 mil 800 de Vázquez Mota.
Como los gobernadores de Guanajua-
to y Jalisco, el de Morelos, Marco Antonio
Adame, es otro prominente militante de
El Yunque, pero él no se comprometió con
Vázquez Mota o Codero, sino con los dos:
Su esposa, Mayela Alemán, quien quiere
ser senadora, respaldó a la primera, y su
hijo Juan Pablo, al segundo.
Así, González Márquez y Oliva lograron
hacer ganar a quienes desean que sean sus
sucesores, mientras que Adame logró que
su hijo sea diputado federal, como lo apro-
bó el Comité Ejecutivo Nacional la noche
del miércoles 8.
Hubo otros estados con los que Corde-
ro apostaba a su triunfo: En Baja Califor-
nia, el gobernador José Guadalupe Osuna,
amigo de Calderón, le prometió la victo-
ria, pero el exsecretario de Hacienda obtu-
vo mil 900 votos, y la diputada con licen-
cia, 6 mil 400.
En Coahuila –cuyo máximo líder pa-
nista es el senador Guillermo Anaya, com-
padre de Calderón–, la votación para Váz-
quez Mota fue también contundente: 8
ELECCI ONES 2012 / PAN
1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012 15
L
a tarde del domingo 5, antes aun
de que cerraran los centros de vo-
tación que instaló el Partido Ac-
ción Nacional (PAN) en todo el
país y cuando ya era irreversible la
victoria de Josefina Vázquez Mota,
una palabra anidó en las cabezas de los ope-
radores de Ernesto Cordero: “Traición”.
No había otra explicación a lo ocurri-
do en varios estados estratégicos con los
que contaba Cordero –Guanajuato, Jalisco,
Baja California y el Distrito Federal– pa-
ra vencer a Vázquez Mota en la primera
vuelta, como el equipo de ésta temía aún
la víspera de la jornada en la que el blan-
quiazul eligió candidata presidencial.
La elección panista:
ÁLVARO DELGADO
Las cifras ofrecidas a Cordero por los
gobernadores Juan Manuel Oliva, Emi-
lio González Márquez y José Guadalupe
Osuna, así como por operadores como Mi-
guel Ángel Yunes y Hernán Cortés Beru-
men, eran completamente opuestas a la
realidad.
Desde las 14:00 horas las cifras de las
encuestas de salida eran rotundas: Váz-
quez Mota tenía 53 puntos, Cordero 38 y
Santiago Creel 9. Los mismos resultados
los tenían uno y otro equipo.
El reportero consultó esos números con
Maximiliano Cortázar, vocero de Cordero,
hacia las 15:00 horas, pero él, como otros,
enmudeció desde entonces. Lo que sí hu-
bo fue cruce de llamadas entre los equipos.
Una de ellas fue la que Abraham Gon-
zález Uyeda, operador de Cordero y de
Calderón en 2006, le hizo a Jorge Ramos
Hernández, coordinador de la estrategia
territorial de Vázquez Mota, para recono-
cer la derrota de su jefe, que ya entonces
estaba fuera de sí.
Cordero estaba encolerizado y recri-
minó con palabras ásperas a varios de los
operadores por no haber cumplido. Furio-
so, se negaba a reconocer la victoria de
Vázquez Mota, que pasadas las 19:00 ho-
ras recibió la llamada de Felipe Calderón
para felicitarla.
“Cordero no quiere salir a reconocer-
la”, decía Alejandro Vázquez Cuevas, uno
de los artífices del triunfo de Vázquez Mo-
ta, a quien más tarde, en la sede del PAN,
el exsecretario de Hacienda le levantó el
brazo con un semblante que no era de
tristeza, sino de rabia.
O
c
ta
v
io
G
ó
m
e
z
una historia de
traiciones
14 1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012
mil por apenas 2 mil para el exsecretario
de Hacienda.
El expriista Miguel Ángel Yunes le pro-
metió a Cordero arrasar en Veracruz, pe-
ro sólo le consiguió 21 mil 700 votos, con-
tra 28 mil 500 de Vázquez Mota, con 10 mil
sufragios presuntamente fraudulentos en
Tantoyuca, actualmente en litigio.
De los 32 estados Cordero sólo ganó
en siete, entre ellos Puebla, donde tuvo el
apoyo del gobernador Rafael Moreno Va-
lle –aunque en la capital el alcalde yun-
quista Eduardo Rivera Pérez hizo triunfar
a Vázquez Mota–; Sonora, cuyo goberna-
dor, Guillermo Padrés, cumplió su palabra
de hacerlo ganar ahí y operó en otros 22
estados, y Nuevo León, aunque al alcalde
de la capital, Fernando Larrazabal, casi lo
iguala la votación de la legisladora.
En todos esos estados, sin embargo,
hubo una inusitada movilización de mili-
tantes –como se le denomina al acarreo de
votantes, sobre todo los de condición hu-
milde– y otras acciones que se han arrai-
gado en las contiendas internas del PAN.
Josefina, la oficial
Este comportamiento fue justamente una
de las razones por las que Manuel Clouthier
Carrillo desistió de buscar la candidatura
del PAN a senador por Sinaloa, luego de que
el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la
Federación le dio la razón ante el veto del
presidente de ese partido, Gustavo Madero.
“Parte de las razones para tomar esta
decisión son las prácticas exageradas de
compra y coacción del voto, que fue preci-
samente contra las que luchábamos en el
viejo régimen. Lo afirmo: Cuando el gobier-
no se mete al partido, lo corrompe”, expo-
ne en entrevista.
Declarado diputado federal indepen-
diente, el hijo de Manuel Clouthier del Rin-
nuestros conocimientos de campaña y ese
es el trabajo de él. Esa es la diferencia”, dijo
Zavala a la reportera Claudia Herrera.
Solá, sin embargo, aparece en el
equipo ganador de Vázquez Mota, al que
se sumó después de que Javier Lozano
declinó su aspiración presidencial, pe-
ro, a diferencia de 2006, es ahora un ciu-
dadano español naturalizado mexicano,
gracias a las gestiones de Calderón.
En efecto, tal como lo publicó Proce-
so, en mayo de 2009, con el objetivo de
evitar escándalos por participar en asun-
tos mexicanos como extranjero, algo que
prohíbe la Constitución, Solá se naturali-
zó mexicano cuatro días después de que
Calderón asumió el gobierno: el 4 de di-
ciembre de 2006.
La reportera Jesusa Cervantes ob-
tuvo un oficio, fechado el 5 de diciembre
de 2006, que el subsecretario de Pobla-
ción Migración y Asuntos Religiosos de
la Secretaría de Gobernación, Lauro Ló-
pez Sánchez, envió a César Nava Váz-
quez, entonces secretario particular de
Calderón.
En ese documento –con copia al se-
cretario de Gobernación, Francisco Ra-
mírez Acuña– le informa que el trámite
concluyó de manera exitosa.
En el oficio se adjuntó la carta de na-
turalización 0029065 con expediente de
referencia ASI/5212/ESP1/0064553/06,
en el que Solá manifiesta que nació el 14
de enero de 1972 en Terrassa, Barcelona,
Reino de España, que su padre es Anto-
nio Matías Solá Ortigosa y su madre Jo-
sefina Reche Carricondo, y que su cón-
yuge es Laura Gómez Padilla.
Ese mismo documento refiere que
la carta se otorgó el 4 de diciembre de
2006, aunque fue un día después cuando
se le notificó del trámite concluido al se-
cretario particular de Calderón… O
F
o
to
: E
s
p
e
c
ia
l
2006. Calderón y sus asesores Morris y Solá
ELECCIONES 2012 / PAN
1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012 17
A
las 19 horas con 50 minutos del do-
mingo 5, media hora después de que
Felipe Calderón se comunicó telefóni-
camente para felicitarla por su triunfo,
en la escalinata de la casa de campaña apa-
reció, exultante, Josefina Vázquez Mota.
La flanqueaban Roberto Gil Zuarth,
coordinador de su precampaña, y un perso-
naje que hasta entonces no había aparecido
públicamente: Antonio Solá Reche, el con-
sultor político que, seis años antes, acom-
pañó en esa misma casa de la colonia Del
Valle a Calderón como ganador de la candi-
datura, sólo que entonces era un descono-
cido y no era todavía mexicano.
Solá Reche, con una sonrisa permanen-
te, se colocó en la primera fila de los colabo-
radores de Vázquez Mota, entre ellos Jorge
Ramos Hernández, el coordinador de las re-
des que movilizó la estructura para asegurar
la victoria en la primera vuelta.
Y más tarde fue de los pocos acompa-
ñantes de Vázquez Mota a la sede del CEN
del PAN para la reunión privada que sostu-
vieron ella y sus rivales, Ernesto Cordero y
Santiago Creel, con Calderón, quien ya no
participó en el festejo en el auditorio Manuel
Gómez Morín, donde los josefinistas se re-
godeaban de su triunfo.
Alto y barbado, sonriente y locuaz, So-
lá Reche se movía entre los panistas con-
gregados en el salón como lo hizo hace seis
años y, como entonces, no tiene duda de
que la candidata del Partido Acción Nacio-
nal (PAN) ganará.
En una breve charla con Proceso, el es-
pañol naturalizado mexicano asegura que,
tras el proceso interno, Vázquez Mota se irá
Presente, Solá, el de la guerra sucia
ÁLVARO DELGADO
al alza en las encuestas, como cuando Cal-
derón venció a Creel: “Ganaremos por lo
menos por cinco puntos”.
Desdeñoso de las irregularidades en el
proceso y la jornada electoral, en especial
la entrega de despensas, Solá Reche só-
lo piensa en que Vázquez Mota ganará: “La
veo ganadora, sin lugar a dudas. Ahora hay
que correr la campaña”.
–¿Va a recurrir, otra vez, a la estrategia
de la guerra sucia?
–Las estrategias no se dicen. Eso se lo
aprendí mucho a Calderón.
–No la descarta, entonces.
–Las estrategias no se dicen. Simple-
mente se hacen.
–Insisto: ¿va a recurrir a la guerra sucia?
–Ya platicaremos.
Solá Reche es uno de los colaboradores
más polémicos de Vázquez Mota, pero a él
le debe las conexiones que al más alto nivel
ha tejido ésta en España, en especial con el
flamante jefe de gobierno, Mariano Rajoy,
del derechista Partido Popular (PP).
Fue la única mexicana que, el domingo
20 de noviembre, felicitó personalmente a
Rajoy por su triunfo en las elecciones de Es-
paña, donde presentó su libro Nuestra opor-
tunidad. Un México para todos, y se promo-
vió en medios de ese país.
De hecho, en una entrevista con el dia-
rio conservador El Mundo, publicada el 22
de noviembre, Vázquez Mota mostró su afi-
nidad con el actual jefe de gobierno espa-
ñol: “Me veo como Mariano Rajoy, pero en
México”.
El símil es poco afortunado para Váz-
quez Mota: Rajoy ganó el gobierno español
sólo hasta el tercer intento, y en el segundo,
en las elecciones de 2008 ante Rodríguez
Zapatero, el estratega fue Solá Reche.
Este consultor le hizo repetir al candida-
to del PP frases como “Zapatero es un pe-
ligro para la economía” o “Zapatero es un
peligro para las familias”, el mismo mensaje
catastrofista de “López Obrador es un peli-
gro para México”.
El consultor español es el autor del lema
de la campaña de Rajoy en 2008¸ “Con ca-
beza y corazón”, una derivación de la frase
“Mano dura, cabeza y corazón” que le reco-
mendó usar al exgeneral Otto Pérez Molina
en su campaña por la presidencia de Guate-
mala, en 2007, que perdió en segunda vuelta.
Solá Reche volvió a ser asesor de Pérez
Molina en la elección presidencial que ga-
nó, el año pasado, ante Manuel Baldizón, a
quien el exgeneral espetó: “Lo digo con mu-
cho respeto, como el señor (Baldizón), un
populista, un peligro para Guatemala. Eso lo
digo a título personal”.
Viajero permanente por las asesorías
que imparte a políticos de América Lati-
na, sobre todo de derecha, Solá Reche está
contento por estar en la campaña presiden-
cial del PAN, aunque se queja de que se le
asocie a las estrategias de guerra sucia.
“Tú me has hecho la fama”, le reclama
al reportero, entre broma y en serio, pero ni
en el equipo de Vázquez Mota goza de to-
tal respeto, sobre todo porque fue quien le
recomendó, en su primer discurso, lanzarse
contra Enrique Peña Nieto.
Ni siquiera está aún definido su papel en
el equipo de campaña de la candidata pre-
sidencial del PAN, según el flamante coordi-
nador de medios de comunicación, imagen
y marketing político, Julio di Bella.
–¿Solá será un elemento clave en el
equipo de campaña? –se le pregunta.
–No lo sé, es decisión de la candidata.
Ella tendrá que definir. Mi responsabilidad
es la coordinación de medios de comunica-
ción, de imagen y marketing político, soy el
coordinador general y a nosotros nos co-
rresponde trazar las estrategias.
–¿Está pendiente definir cuál será la fun-
ción de Solá?
–Tanto de él como de otros asesores ex-
ternos que podemos llegar a considerar en
su momento.
Hace apenas dos semanas, el 25 de
enero, Juan Ignacio Zavala, coordinador de
mensaje de Cordero, aseguró al diario La
Jornada que Solá en realidad no fue el au-
tor de la frase de “López Obrador, un peligro
para México” en la campaña de 2006.
“Él se la apropió y se ha hecho un mito”,
afirmó Zavala, quien dijo que la idea nació
en el “cuarto de guerra” de su cuñado Cal-
derón, en 2006, y se le encomendó a So-
lá ejecutarla en los promocionales contra el
candidato de izquierda.
“Él se apropió de eso. Quienes nos de-
dicamos a la política no andamos vendiendo
O
c
ta
v
io
G
ó
m
e
z
Gil Zuarth y Solá. El equipo
16 1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012
Sólo Sonora
cumplió
con Cordero
Para levantar a Ernesto Cordero en la elección interna
del PAN, Felipe Calderón recurrió a un equipo de opera-
dores electorales sonorenses ya probado –y denunciado
por sus irregularidades– en varios estados norteños. El
grupo, encabezado por el gobernador Guillermo Padrés,
se reunió el martes 7 en la Casa de Gobierno a celebrar
que Josefina Vázquez Mota, que será abanderada presi-
dencial panista, reconoció su eficacia y lo incorporó a su
campaña. Una grabación del acto revela que la “opera-
ción F-XXI” de Padrés consistió en hacer proselitismo y
gestionar apoyo desde puestos gubernamentales para el
candidato… que al final perdió.
ARTURO RODRÍGUEZ GARCÍA
E
l presidente Felipe Calderón y el
dirigente nacional del PAN, Gus-
tavo Madero, estuvieron detrás
de una operación electoral para
favorecer a Ernesto Cordero en
la contienda interna para elegir
candidato a la Presidencia de la República.
La maniobra fue orquestada en Sono-
ra, donde el gobernador Guillermo Padrés
Elías ordenó el despliegue de operadores
a 22 estados. El resultado fue, en palabras
del propio Padrés, que Cordero creció de 6%
de las preferencias en julio pasado a 38% de
la votación en los comicios del domingo 5.
“Yo sé lo que costó… los resultados
contundentes que retumbaron a la Ciu-
dad de México, desde Baja California has-
ta Yucatán. Yo sé lo que costó. No soy aje-
no, y lo platicábamos en aquella reunión
(el 3 de enero); no soy ajeno a lo que tuvi-
mos que hacer para obtener ese resulta-
do”, dijo el mandatario sonorense el mar-
tes 7, reunido con su gente.
Alrededor de 250 operadores electo-
rales, entre ellos alcaldes, diputados, fun-
cionarios federales y estatales, e incluso
la dirigencia del PAN en el estado, fueron
convocados a esa reunión con el goberna-
dor para explicar por qué le apostó a Er-
nesto Cordero e informarles que, ya de-
mostrada su capacidad de convocatoria
electoral, la aspirante presidencial Josefi-
na Vázquez Mota le pidió su apoyo.
La cita fue a las 6:30 de la tarde en la
Casa de Gobierno de Sonora, ubicada en
la colonia Pitic, la más exclusiva de Her-
mosillo. Tras una espera de dos horas, el
mandatario estatal y su equipo cercano
salieron a comentar el “esfuerzo realiza-
do” y a encomiar el liderazgo de Padrés,
quien agradeció que hubieran resistido “la
ola” de apoyo a Vázquez Mota:
“Yo lo sé. Sé que tuvo que haber mucho
convencimiento, pedirles de favor apoyar y
fortalecer (a los operadores sonorenses) un
compromiso con nuestro presidente de la
República y de partido. Fue difícil, pero en
política y en la vida, la lealtad, el compro-
miso y la palabra es (sic) sumamente impor-
tante, y yo aquí les pedí de favor: ayúdenme
a que Sonora cumpla su compromiso.
“Quiero decirles que el esfuerzo que
ustedes hicieron nos llevaron (sic) mucho
más allá… No se imaginan lo que se sien-
te, y se los quiero transmitir, que nos ha-
ya hablado la máxima autoridad y por mi
conducto mandarles decir: gracias, ami-
gos, por su esfuerzo, lealtad y compro-
miso, por una misión cumplida. Se siente
bien bonito podérselos decir.”
La reunión se celebró a puerta cerra-
da, pero panistas asistentes proporciona-
ron a Proceso la grabación de lo que ahí se
dijo, como los pormenores de la operación
electoral y la insistencia de Padrés en en-
salzar su liderazgo:
“Quiero decirles también que ese lide-
razgo (el del gobernador) y lo que hicimos
vale mucho. Así como (la “máxima auto-
ridad”) nos agradecieron lo que hicimos,
inmediatamente nos comunicamos para
felicitar a Josefina (…) Josefina me pidió
que les diera el mensaje de agradecimien-
to y me dijo: los necesito cerca, ayúdenme,
formen parte de mi equipo.
“(Lo hizo) consciente del trabajo que
se hizo aquí, pero también en los 22 esta-
dos de la República… que no hicimos más
que trabajar con orden, con estrategia, con
lealtad, sudar la camiseta y pedir a los pa-
nistas que sacaran la casta y defendieran
los resultados, y que demostramos que de
ocho puntos, ella me lo hacía ver y me lo
reconocía, repuntamos a casi 40; que de las
últimas encuestas que marcaban cuando
mucho 16 puntos, la operación política y el
trabajo que sabemos hacer nosotros, lo ca-
tapultamos de 16 a 32%.”
Enseguida el gobernador sonorense
anunció que ya se había puesto de acuer-
E
d
u
a
rd
o
M
ira
n
d
a
Padrés. “Liderazgo”
ELECCI ONES 2012 / PAN
1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012 19
cón, candidato presidencial del PAN en
1988, asegura que contra lo que la mayoría
piensa, la verdadera candidata de Calderón
fue siempre Vázquez Mota.
“Josefina siempre fue la candidata ofi-
cial del presidente Calderón, siempre lo
fue sin lugar a dudas, y eso lo vamos a ver.
Así como se metió fuertemente al proceso
interno (del PAN), lo vamos a ver no respe-
tando el proceso constitucional”, advierte.
–¿Fue una simulación el apoyo de Cal-
derón a Cordero?
–Fue una estrategia. Y le salió. Y ha de
estar que no lo aguanta nadie de soberbio.
Le salió todo bien.
–Cuesta trabajo entender que la candi-
data siempre fue Josefina.
–Sigo sosteniendo esta posición. Ahí
están los resultados. Y todo salió perfecto
en el sentido de que ya hay unidad y todo.
Clouthier Carrillo se resiste a revelar la
identidad del “grupo” que le ha hecho “una
propuesta concreta que me entusiasma”
para participar en las elecciones de julio,
pero prefiere alertar sobre el choque polí-
tico que se avecina.
“Va a ser una contienda bastante intere-
sante: Vamos a ver, por un lado, al presiden-
te metiéndose con todo para tratar de sacar
a su delfín, y por otro lado vamos a ver en el
PRI a los gobernadores metiéndose con todo
tratando de sacar al suyo. Entonces vamos a
ver una lucha de poderes: El poder federal
contra los poderes estatales.”
Y agarra parejo en la lucha sin límites
que anticipa: “Es un escenario donde las
tres principales fuerzas políticas del país
se animan a todo. Se animan el PAN, el PRI
y el PRD a todo, a todo. No hay que descar-
tar nada. Todo puede pasar”.
Cochinero impune
Aunque no es un fenómeno nuevo, en esta
elección de candidato presidencial el PAN
“se animó” a ejercer de manera extendida
prácticas que prohíben el código de ética
panista, la ley electoral y la Constitución,
como acusaron los equipos de campaña
de los tres contendientes.
Prácticas antidemocráticas y aun de-
lincuenciales, como el espionaje, las ame-
nazas a servidores públicos y la compra,
coacción e inducción del voto con dinero en
efectivo y despensas, fueron denunciadas
ante la Comisión Nacional de Elecciones
(CNE), ante la Procuraduría General de la Re-
pública y la Secretaría de la Función Pública.
De hecho, sólo el domingo 5, el equipo
de defensa del voto de Vázquez Mota re-
cibió en el número telefónico 01 800 más
de 100 llamadas para denunciar prácticas
de defraudación electoral, más de la mi-
tad de las cuales eran relevantes.
Dos semanas antes de las elecciones,
el 22 de enero, Jorge Manzanera Quinta-
na, operador electoral de Calderón desde
los noventa y quien apoyó a Vázquez Mo-
ta, denunció desde su cuenta de Twitter
irregularidades para favorecer a Cordero y
alertó a la CNE.
“Foco rojo Veracruz, rifa de refrigerado-
res y electrodomésticos. ¿Existe la CNE?”,
escribió y tres días después alertó: “En
Huasteca, Hidalgo, 15,000 despensas listas.
¿Existe la CNE?”.
El mismo domingo de la elección, por
ejemplo, en Puebla se presentaron casos en
los que a los acarreados se les hacía entrega
de despensas o una bolsa con “Frutsi, man-
zana y torta”, lo que delataba que se reali-
zaba acarreo a las urnas, como denunció el
senador Humberto Aguilar Coronado, coor-
dinador nacional de la campaña de Creel.
“Previo a los comicios, y ahora mismo,
estamos viendo prácticas que nunca ha-
bía visto en el PAN, que siempre las había
considerado como los vicios del PRI, cosas
que no corresponden con la forma de ex-
presión democrática del PAN”, declaró.
El diputado local panista Julio Loren-
zini, operador de Moreno Valle, fue acusa-
do por el equipo josefinista de recibir dos
tráileres de la Sedesol con despensas para
comprar votos a favor de Cordero. Los deta-
lles constan en un video incontrovertible.
En el municipio de Teopantlán tres su-
jetos fueron detenidos por intentar robar
una urna, que se les cayó cuando trataban
de abordar un taxi.
El acto más grave, según el dirigente es-
tatal del PAN en Puebla, Juan Carlos Mon-
dragón, ocurrió en Ahuatlán, en la región
mixteca: Presuntos simpatizantes de Cor-
dero dispararon contra josefinistas que
festejaban el triunfo, pero no hubo heridos
ni muertos.
En Veracruz los equipos de Cordero,
con la familia Yunes a la cabeza, y de Váz-
quez Mota, con el apoyo de Julen Remen-
tería y Alejandro Vázquez, se enfrentaron
a punta de despensas y regalos.
Fue la diputada federal Gabriela Cuevas,
del equipo de Cordero, la que inauguró el
torneo de acusaciones a través de su cuenta
de Twitter, antes de las 10:00 horas, con una
supuesta urna embarazada en Teloloapan,
Guerrero. “Aún no se abre la casilla y ya tie-
ne votos. ¡Que se saquen todos esos votos
falsos y sea el voto de la gente!”.
Y en otro mensaje acusó a Vázquez
Mota: “¡Son los funcionarios de casilla los
que están haciendo fraude en Teloloapan
a favor de JVM!”.
Luego generalizó: “Las urnas las lle-
naron desde ayer, la operación tamal ini-
ció en la madrugada en Oaxaca, Guerrero,
Chiapas y Michoacán”.
Tales denuncias de una prominente
corderista desencadenaron una tormenta
de denuncias en todo el país que no amai-
naron durante el día, como la que hizo la
diputada guanajuatense Elia Hernández,
también corderista, quien aseguró que el
alcalde panista de Balancán, Tabasco, Mil-
ton Lastra, dijo que presionaba para votar
por Vázquez Mota.
El cruce de acusaciones llegó hasta el
muy exclusivo barrio de Polanco de la Ciu-
dad de México, en cuyo parque Uruguay se
instaló el centro de votación de la delega-
ción Miguel Hidalgo, una de las tres gober-
nadas por el PAN.
Así como llegaban prominentes pa-
nistas a votar, como Gustavo Madero, pre-
sidente del partido, también lo hicieron
multitudes de colonos de las zonas popu-
lares a bordo de microbuses, en un festín
de acarreos controlados con listas de ope-
radores de Vázquez Mota y Cordero.
Ese centro de votación le correspondió
al precandidato Creel, cuya esposa e hijo
no pudieron emitir su voto porque no apa-
recieron en la lista de electores. Lo mismo
ocurrió en la muy panista delegación Benito
Juárez, donde tiene su sede nacional el PAN.
“Lamentable el acarreo en la delega-
ción Miguel Hidalgo, lo mismo en la BJ. Era
de esperarse”, se dolió Carlos Gelista, ex-
presidente del PAN en la capital, a quien
secundó el exdiputado Jorge Triana: “Aca-
rreo majadero”.
Pero todas estas conductas fraudulen-
tas, incluidas las quejas que el equipo de
cada precandidato presentó ante el órga-
no electoral del PAN, quedarán impunes,
porque ya se desistieron, según informó a
Proceso Julio di Bella, coordinador de me-
dios e imagen de Vázquez Mota.
“Habiendo candidato electo no tiene
ningún sentido seguir peleando al interior y
lo que la gente espera es que haya una acti-
tud madura y propositiva”, explica, aunque
aclara que se debe investigar si hay eviden-
cias y atajarlo si se trata de sólo un rumor.
“Nosotros como equipo de Josefina que-
remos ir adelante y continuar trabajando
uniendo a todos los panistas que quieran
participar en el nuevo proyecto, que se lla-
ma ganar la Presidencia”, insiste.
–¿Borrón y cuenta nueva?
–Sí, definitivamente sí.
Francisco Conejo, coordinador de la
campaña de Cordero, piensa igual porque
asegura que su equipo actuó limpio: “No-
sotros no compramos despensas ni utiliza-
mos la estructura gubernamental, federal
o estatales, no lo hicimos como una estra-
tegia o una instrucción del candidato o de
la campaña”.
Tampoco dice saber si el equipo de Váz-
quez Mota incurrió en prácticas antidemo-
cráticas e ilegales, aunque dice que no ga-
rantiza que algún operador lo haya hecho
motu proprio. “Una vez que en una contien-
da interna suena el silbatazo final, hay que
preparase para el siguiente partido”.
–¿Borrón y cuenta nueva?
–Yo creo que sí. Así debe ser. En una con-
tienda interna así sucede y lo importante es
darle vuelta a la hoja y ver para adelante. O
18 1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012
un asunto que Swanson y el propio Padrés
abordaron: a todos los presentes les va a ir
bien con empleos y candidaturas. E insistió:
“Muchos de los aquí presentes son go-
bernantes y a veces esa situación nos pa-
raliza, se nos olvida que dentro del mar-
co legal vigente existe la plena posibilidad
de que salgamos a defender nuestro lide-
razgo por lo que creemos, que salgamos
afuera, a la calle, a dar la cara por lo que la
dábamos antes, que no estábamos donde
estamos hoy.
“Y con más razón lo vamos a hacer
ahora: por supuesto que la plataforma de
todo esto es el buen ejercicio de gobier-
no y quieren que lo ocultemos. ¡No, chin-
gao! Vamos a ir a presumirlo, salgan a la
calle, ejerzan su liderazgo en comunida-
des y ámbitos de acción, no se detengan,
la ley lo permite, no se dejen engañar, es
una obligación. Y aquellos que son candi-
datos, y que mañana van a ser gobierno,
que tampoco se les olvide ese compromi-
so que tenemos todos como mexicanos,
sonorenses y panistas.”
El siguiente discurso fue de Espinoza,
quien agradeció, entre otros, al dipu tado
federal Enrique Torres, coordinador de la
campaña de Cordero en Sonora; a Javier
Dagnino, el responsable del Centro de Con-
trol, Cómputo y Comando (C-4) de la Secre-
taría de Seguridad Pública estatal y primo
de la esposa de Padrés, Iveth Dagnino.
“Muchas gracias también a una fuer-
za que estuvo trabajando mucho y le di-
mos una de las tareas más difíciles: gol-
pear a la gente que estaba de aquel lado
(el de Vázquez Mota): a Javier Dagnino, El
Pipo. Gracias Javier, pónganse de pie, le-
vanten la mano los que lo acompañaron
de cerca”, pidió.
También pidió aplausos para los alcal-
des, así como los diputados federales y lo-
cales presentes en la reunión. Su lista se-
guía y seguía:
“Hubo otra fuerza que nos acompañó.
Luis Felipe Romero y la gente de Oportu-
nidades –decía pidiendo aplausos–, tam-
bién a la gente que nos apoyó de CreSer
(inaudible) y a Celia López”... De acuerdo
con su sitio electrónico, “CreSer es el pro-
grama rector para el combate a la pobreza
extrema” del gobierno estatal.
Tocó el turno a Padrés. “Ustedes saben
que escoger al más fuerte, irse con la ola, es
lo más sencillo del mundo, pero marcar el
territorio y mandar este mensaje a todo el
mapa… y en ese mensaje hay muchas cosas
implícitas que hay que contar”, comenzó.
Para él, el resultado del domingo 5 de-
jó claro que su equipo puede aportar mu-
chos votos en procesos electorales como
el presidencial: “Demostramos que en So-
nora lo que se tiene que hacer para con-
tar con nuestro apoyo es platicarlo, bus-
carnos, invitarnos, convencernos de que
es por el objetivo y el bien superior, no el
personal, colectivo, que nos va ir bien a to-
dos y no nomás a unos cuantos”.
Su noción personal del “bien superior”
se aclara cuando solicita el apoyo en bloque
para Vázquez Mota: “Les quiero pedir de
nuevo su lealtad, su compromiso, que ce-
rremos filas, que mantengamos esa unidad
que tenemos y nos ha dado tanto, para sa-
car adelante lo mejor posible nuestros pro-
cesos y que sigamos en la vía de los acuer-
dos, que en esa vía a todos nos va a ir bien.
“Muchos de los aquí presentes tendrán
duda: ¿qué sigue conmigo? Les aseguro
que les va a ir bien y lo vamos a ir viendo
uno por uno, porque de eso se trata: de cui-
darnos los unos a los otros, de que a todos,
no nomás a uno o dos o unos cuantos, les
vaya bien, sino a todos.”
Y por si hubiera dudas Padrés enfati-
za: “Les pido que cuidemos esa fortaleza y
liderazgo, y que saquemos la casta, el va-
lor y llevemos este mensaje. Así como les
pedí apoyar a Cordero, quiero pedirles que
me apoyen, que me sigan para lograr el
sueño dorado del PAN y llevar a Josefina a
la Presidencia de la República”.
ELECCI ONES 2012 / PAN
1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012 21
do con Vázquez Mota, quien el miércoles
15 visitaría Sonora, donde le organizarían
el acto de apoyo más grande que los pa-
nistas hayan realizado en la entidad.
Operación F-XXI
En la reunión del martes 7, los colabora-
dores del gobernador sonorense dieron
cuenta de la operación F-XXI (Fuerza XXI),
que han desplegado en varios estados pa-
ra los comicios constitucionales.
La maniobra toma su nombre de la es-
trategia creada por Padrés para las elec-
ciones de julio de 2009, cuando obtuvo la
gubernatura, y que consiste en la creación
de una estructura en los 21 distritos de So-
nora, donde operan directamente varios
servidores públicos.
Ya han sido denunciadas varias F-XXI,
aunque cambian de nombre según el nú-
mero de distritos locales. Por ejemplo, en
Sinaloa se llamó F-XXIV y sirvió de apoyo
al hoy gobernador Mario López Valdez en
2010; en Baja California Sur, en 2011, se lla-
mó F-XVI y fue fundamental en la elección
de Marcos Covarrubias como gobernador.
F-XVI fue la misma clave que se utilizó
en Coahuila, donde los sonorenses opera-
ron en la elección de julio pasado, aunque
no lograron la victoria. Sobre esos comi-
cios Proceso dio a conocer en su número
1808 una conversación entre el coordina-
dor de campaña del PAN, Luis Fernando
Salazar, y el subsecretario de Hacienda
sonorense, Gerardo Encinas Urquídez, en
la que acordaron el envío de propaganda
electoral de Sonora a Coahuila.
En la reunión del martes 7 en la Casa
de Gobierno de Sonora, el dirigente estatal
del PAN, Juan Valencia, mencionó que esos
operadores habían participado en elec-
ciones de otros estados, sin precisar cuá-
les. No obstante, en Sinaloa, Baja California
Sur y Coahuila se ha identificado en varios
medios de comunicación a Adrián Espino-
za Espinoza como el líder de operadores.
Entre los principales colaboradores de
Espinoza están Lisseth López y Dalia Va-
lencia, además del panista Héctor León
Mendoza y el coordinador de Imagen del
gobierno estatal, Javier Alcaraz (Columna
Sobre Papel, 12 de febrero de 2011, en Her-
mosillo, y Zócalo Saltillo, 1 de julio de 2011).
Adrián Espinoza, secretario general
del PAN sonorense, fue quien más datos
aportó sobre los F-XXI en la reunión del
martes 7. Explicó que el gobernador lo ha-
bía enviado a apoyar a Cordero.
“Ustedes saben que un servidor se fue
a la Ciudad de México en julio, a petición,
por supuesto, del gobernador del estado,
para ser responsable en primer lugar de
todo el tema central de Ernesto Cordero
y de todo un grupo de compañeros sono-
renses para el Distrito Federal.
“A nosotros nos pidió el gobernador
que viniéramos a atender nuestro rancho,
nuestro territorio acá en Sonora, pero se
quedó al frente de esa coordinación a ni-
vel nacional mi buen amigo Paco Bueno, y
los chavos que estuvieron en 22 estados
de la República”, dijo. Después aclaró que
sólo había 18 operadores presentes, pues
más de 100 estaban por regresar.
De acuerdo con el directorio oficial en
línea, Francisco Bueno es director general
de Bebidas Alcohólicas del gobierno esta-
tal. Participó en la precampaña de Corde-
ro desde agosto.
Espinoza continuó repartiendo agra-
decimientos y destacó que la elección in-
terna del PAN había demostrado la fuerza
de su unidad:
“En Sonora todos ganamos en esta elec-
ción, porque demostramos que cuando sa-
bemos estar unidos y sabemos ser un gran
bloque... ya lo decíamos aquí hace como un
mes, el 3 de enero: somos una gran muralla
y que no pasa nada por Sonora”, dijo en alu-
sión al equipo de Vázquez Mota.
Finalmente arengó a los presentes con
lo que llamó “un canto de guerra”, reto-
mando la famosa expresión de La Pasiona-
ria en la Guerra Civil española, ante el ase-
dio de Madrid:
“¡No pasarán!”, se desgañitaba Espi-
noza sin que nadie lo siguiera, hasta que
después de varios intentos logró que algu-
nos presentes corearan. Y prosiguió: “No
pasarán, somos un gran bloque, una gran
muralla, y lo demostramos este domingo.
Las próximas elecciones, les digo, hare-
mos presidenta a Josefina Vázquez Mota”.
El estilo Sonora
Las intervenciones en la Casa de Gobier-
no iniciaron con el jefe de la Oficina del
Ejecutivo, John Swanson; siguió Juan Va-
lencia, dirigente estatal del PAN; luego, el
secretario de gobierno, Roberto Romero
López, y finalmente Espinoza, quien hizo
el preámbulo de Padrés.
Swanson hizo un recuento de notas en
diarios nacionales que informaron del re-
sultado obtenido por Cordero en Sonora,
apoyado por el gobernador. De los siete es-
tados que ganó Cordero, Sonora fue el ter-
cero que más votos le aportó: 14 mil 790.
Es decir que le ganó por 7 mil 379 a Váz-
quez Mota, que obtuvo 7 mil 411.
En su turno, Juan Valencia también
destacó la fuerza del equipo que opera
fuera del estado y mantiene una relación
permanente con el gobierno de Padrés:
“El partido está unido aquí en Sonora,
no solamente con los panistas, está unido
con su gobierno también, con su gobierno
estatal y municipales, y así vamos a seguir
porque es la única manera de seguir cose-
chando frutos. Así unidos ganamos en lo
que viene.”
Tocó el turno a Roberto Romero López,
el secretario de Gobierno cuya voz fue ex-
puesta en el portal de videos YouTube el
23 de enero cuando amenazó a emplea-
dos gubernamentales con despedirlos si
no apoyaban a Cordero. Aunque en decla-
raciones posteriores trató de deslindarse,
en esta ocasión bromeó al respecto:
“Ya pueden prender las grabadoras
–inició Romero López, arrancando las car-
cajadas de los panistas–. Yo no sé por qué
Adrián (Espinoza, quien por lo visto fue el
que organizó la reunión) me pidió que ha-
blara de la relación, que contara la cercanía
del gobierno en el partido… No sé por qué
se te ocurrió, pero bueno: ¿quién soy yo pa-
ra negarme?”. Más carcajadas.
Y se justificó: “A mí me deja muy cla-
ro, esto que pasó, que es necesario tomar
algunos riesgos para sacar las cosas ade-
lante y que no debemos caer en la agen-
da que nos quiera imponer el de enfrente,
y que, para empezar, ya no son los de en-
frente, son los de atrás”.
Romero subrayó que el PAN de su esta-
do tiene “grandes valores”, como el agra-
decimiento y la lealtad, y que es muy dife-
rente al PAN nacional. De hecho, anticipó
F
e
rn
a
n
d
o
C
a
m
a
c
h
o
El precandidato. Apoyoinsuficiente
20 1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012
Donata Robles López aparece en el pa-
drón que en 2005 presentó la Federación
Nacional de Productores Agropecuarios,
Forestales y Pesqueros, AC (Fenpa), ante la
Sedesol para tramitar, a través del dipu-
tado panista José Luis Preciado, recursos
del Programa de Vivienda Rural (PVR) que
nunca llegaron.
Preciado no fue el único legislador tra-
mitador; formaba parte de una camada de
legisladores panistas de Sonora, Veracruz,
Hidalgo, Oaxaca y Puebla que aprendieron
a ordeñar los programas sociales.
Las reglas de operación de Vivienda
Rural fueron modificadas justo un año an-
tes de las elecciones de 2006, cuando Jo-
sefina Vázquez Mota era titular de la Se-
desol. Los cambios permitieron entregar
recursos a las organizaciones campesinas
que los legisladores de cualquier partido
solicitaran.
A inicios de 2006 comenzaron a pu-
blicarse pruebas contundentes según las
cuales legisladores panistas habían crea-
do empresas fachada –dirigidas por sus
secretarias, choferes u operadores– para
desviar el dinero del programa de vivien-
da a sus campañas. Según el denunciante
principal, Arnulfo Montes Cuen, titular de
la Fenpa, esos recursos llegaron a la cam-
paña del mismo Felipe Calderón, candida-
to a la Presidencia de la República, cam-
paña de la cual era coordinadora la propia
Vázquez Mota.
Sin embargo, la denuncia penal 62/
UEIDCSPCAJ/2006, presentada ante la PGR
contra Vázquez Mota; contra su sucesora
en la Sedesol, Ana Teresa Aranda; contra
sus subalternos y un par de legisladores,
fue desechada. La Fiscalía Especializa-
da en Delitos Electorales tampoco con-
sideró que hubiera delito en lo expuesto
en los expedientes AP/FEPADE/048/2006 y
368/2006.
Al interior de la Sedesol tampoco pa-
só nada. Y aun cuando la contraloría de
la dependencia integró un expedien-
te de seguimiento de responsabilidades
(SI/035/06), no se aplicaron sanciones le-
gales a ninguno de los involucrados.
Por su parte, la Auditoría Superior de
la Federación, al revisar la cuenta públi-
ca de 2005, sólo encontró sancionables a
dos agrupaciones campesinas que incum-
plieron con los campesinos, pero exone-
ró a los funcionarios que, aun cuando no
cumplieron las reglas, les soltaron el di-
nero. Algo más: el responsable del progra-
ma en tiempos del fraude, Isaac Rojkind
Orleans ky, actualmente trabaja en una di-
rección de esa Auditoría.
Así se cerró la pinza del fraude más
documentado que arrastra la virtual can-
didata presidencial del PAN. El PVR fue
considerado “la caja chica” de los panis-
tas en campaña, aunque el fraude salpica
a todos los partidos políticos.
Cola larga
La indígena Benita Sánchez Pérez era otra
de las beneficiarias de vivienda en Quet-
zaltepec. Su comunidad, de menos de 5 mil
habitantes y considerada de altísima mar-
ginación, cumplía con todas las condicio-
nes para la recepción de apoyo. Según docu-
mentos que conserva la reportera, debieron
entregarle material para construir un cuar-
to de 4x4 metros con techo de lámina.
Ante la Sedesol, la organización Hue-
huetépetl Comunitaria documentó que a
Benita le dieron 10 mil 791 pesos; en otro
recibo se descubrió que pretendían darle
sólo 5 mil 651 pesos.
Al igual que Benita, 5 mil 437 familias
que habían tramitado paquetes de apoyo
a través de Fenpa también fueron defrau-
dadas. El monto de los recursos aproba-
dos era de 50 millones de pesos, que fue-
ron desviados a Huehuetépetl, integrada
por el candidato a diputado panista Ben-
jamín Chacón, quien fungió como enlace
del diputado Preciado ante la Sedesol. En
San Martín Texmelucan, Puebla, también
hubo denuncias en su contra.
El fraude se descubrió a raíz de que
Montes Cuen –representante legal de
Fenpa y contratado por el PAN por ser un
experto “tramitólogo”de programas para el
PRI– presentó una acusación ante la Sede-
sol por el despojo de 55 millones de pesos
que debían haberle otorgado para vivien-
das pero que, de última hora, se canaliza-
ron a Huehuetépetl, una organización fan-
tasma creada por los panistas.
Con oficios, copias de movimientos
bancarios, fotografías y expedientes, el de-
nunciante exhibió a un grupo de legislado-
res federales y locales panistas de 17 es-
tados  que se convirtieron en gestores  de
recursos ante la Sedesol, dependencia que
debió haber atendido 5 mil 437 solicitudes
de casa. Incluso, comenta que días antes
de que la secretaría abriera la competen-
cia por los recursos para vivienda se creó
Fenpa con el propósito de recibir el dinero.
Con cartas membretadas, Montes Cuen
evidencia que los panistas Jorge Luis Precia-
do Rodríguez y Armando Rangel Hernández
mantenían un acuerdo con funcionarios
de la Sedesol –entre ellos la propia Vázquez
Mota– para que la institución atendiera las
demandas de 35 diputados; incluso, dice,
habían acordado un techo presupuestario.
De esto, según los documentos, esta-
ba al tanto el entonces diputado José Gon-
zález Morfín, coordinador del grupo parla-
mentario del PAN, quien aparece incluso
como uno de los destinatarios, así como
funcionarios de Gobernación.
En una carta del 10 de noviembre de
2005, por ejemplo, Preciado solicitó al sub-
secretario de Gobierno, Felipe González
González, dar cumplimiento al acuerdo
de Vázquez Mota con los legisladores pa-
ra “apoyar las poco más de 13 mil solicitu-
des para el Programa de Vivienda Rural que
se han hecho desde el año pasado a través
de la Federación Nacional de Productores
Agropecuarios, Forestales y Pesqueros”.
Documentos similares fueron envia-
dos a Rojkind Orleansky, director de Op-
ciones Productivas, área encargada del
programa.
Los panistas consultados señalaron
que desviaron el dinero de Fenpa a Hue-
huetépetl porque desconfiaron de Montes
Cuen, quien al momento de que la Sede-
sol liberó los recursos estaba encarcelado.
Montes Cuen, quien fue secretario téc-
nico de la bancada del PAN, reveló enton-
ces que en 2004 ese partido creó siete or-
ganizaciones para que sus legisladores
obtuvieran al menos 20 millones de pesos,
en dos años, de los programas sociales de-
dicados al campo y para allegarse votos.
Lo hacían a través de la organización Plan-
tar, la “CNC panista”, que tenía entre sus
consejeros a los extitulares de la Sedesol,
Agricultura, Reforma Agraria, Economía
y Medio Ambiente, secretarías de las que
obtenían recursos.
La mencionada central campesina
servía de paraguas al Organismo de Pro-
ductores Agropecuarios, Ganaderos y
Acuícola Nacional (OPAGAN); la Asocia-
ción Nacional de Productores Agropecua-
rios (ANPAC); al Consejo de Productores
Cañeros en Acción Rural (CPCAR), y a Uni-
moss, entre otros.
OPAGAN y ANPAC, por ejemplo, eran li-
derados por el diputado Javier Castelo Pa-
rada; Unimoss, por el exfuncionario Javier
López Macías, y el diputado panista Diego
Palmero Andrade operaba a través del Con-
sejo de Productores Cañeros en Acción Ru-
ral (CPCAR), por mencionar algunos.
El documento interno denominado
Programa de Capacitación en Programas Fede-
rales del Consejo de Política Agropecuaria del
Grupo Parlamentario del PAN, cuya copia ob-
tuvo la reportera, indica que la estrategia
electoral de 2006 comenzaría a partir de
la creación de organizaciones que trami-
taran recursos de programas federales pa-
ra distribuirlos entre los beneficiarios que
les redituaran en votos.
La meta era crear 10 organismos de
la sociedad civil por cada oficina de enla-
ce legislativo; “tener acceso a los padro-
nes nacionales de Abasto Social de Leche,
Abasto Rural, Adultos Mayores y Oportu-
nidades” de la Sedesol, y crear una base de
datos de funcionarios involucrados en la en-
trega de apoyos y hacer acuerdos con ellos.
El documento mencionaba la necesi-
dad de aprender a gestionar recursos de
los programas sociales de mayor impacto
e integrar a los campesinos a organizacio-
nes identificadas con Acción Nacional para
crear contrapesos al PRI y al PRD en el sec-
tor agropecuario y rural.
ELECCI ONES 2012 / PAN
1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012 23
En 2006, cuando Josefina Vázquez Mota estuvo al fren-
te de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), se
cometió un millonario fraude con los fondos del Pro-
grama de Vivienda Rural, que beneficiaría a cerca de 5
mil 500 familias. Los partidos crearon al vapor organi-
zaciones fantasma y apuntaron a los presuntos benefi-
ciarios, pero lo cierto es que los recursos se destinaron
a las campañas electorales de ese año, incluyendo la
de Felipe Calderón. Y aun cuando diversas autoridades
detectaron las anomalías, que implicaban a la hoy vir-
tual candidata del PAN a la Presidencia de la República,
las indagatorias jamás prosperaron.
MARCELA TURATI
G
u
s
ta
v
o
G
ra
f
fraudulenta de Josefina
en Sedesol

D
ijo el señor que vino hace
cinco años que habrá que
esperar a que nos den la
casa porque dijeron que lo
habían robado; quién sabe
quién lo robó, pero aquí se-
guimos esperando”, explica, desde la ca-
seta telefónica de su pueblo, el campesino
mixe Fidel Rojas, sostén de una de las mi-
les de familias damnificadas por el fraude
del Programa de Vivienda Rural, de la Se-
cretaría de Desarrollo Social, en 2005.
El programa, en vez de beneficiar a los
sin techo más pobres, fue canalizado ha-
cia las campañas políticas de 2006.
“Apenas construimos. La casa que te-
nemos la hice con mis propias manos.
Construimos así, a poquito, trabajando en
el cafetal y de chalanes”, explica Fidel. En
la línea apenas se distingue su voz. Atrás
se escucha la discusión, en mixe, que sos-
tienen los funcionarios municipales de Ix-
huatlán de Madero sobre la faena comu-
nitaria del día siguiente en los cafetales.
Fidel y su esposa Donata trabajaron
seis años para construir el cuarto de ado-
be donde viven con sus dos hijas, lo que
les permitió deshacinarse de la casa del
suegro. Fantasean con que algún día vol-
verá el señor que les prometió una casa de
material, de esas con cemento colado, gra-
va y tabiques.
La huella
Con Tamez Guerra y Fox
22 1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012
Enemigas públicas
De acuerdo con Sergio Espinal, primer se-
cretario nacional de la Coordinadora Na-
cional de Trabajadores de la Educación, la
primera diferencia entre las dos ocurrió en
2008, cuando Josefina firmó el ACE y es-
talló el conflicto magisterial en Morelos,
que habría de extenderse a Puebla, Mi-
choacán, Quintana Roo y otros estados,
movilizando a cerca de 400 mil trabajado-
res de la educación.
Otro hecho que contribuyó a sus dis-
crepancias, dice el dirigente magisterial, fue
que mientras Vázquez Mota asume el ACE
como se lo dicta la OCDE, bajo el supuesto
de mejorar la calidad educativa, Elba Esther
lo toma como su bandera para hacerse alia-
da de Calderón.
“Pero también como un instrumento pa-
ra reclamar los recursos millonarios de pro-
gramas como Enciclomedia y Habilidades
Digitales”, asegura Espinal.
Para el primer programa el gobierno fe-
deral ha entregado de 2004 a la fecha más
de 30 mil millones de pesos, pero la Audito-
ria Superior de la Federación ha hecho ob-
servaciones de irregularidades por más de
11 mil 333 millones. Al programa de Habili-
dades Digitales, creación del gobierno cal-
deronista, de 2009 a la fecha se le han desti-
nado más de 5 mil millones de pesos.
Otro punto de discordia, comenta el
maestro, se dio en la Cámara de Diputados
porque mientras Vázquez Mota era la coor-
dinadora del PAN, Elba Esther Gordillo a tra-
vés de su partido, el Panal, aparecía como la
principal promotora de las iniciativas del go-
bierno y le ganaba la jugada.
Un elemento más de conflicto entre Jo-
sefina y Elba Esther, añade, se relaciona con
la supeditación de los secretarios de Edu-
cación de los estados hacia la líder: “Era
evidente que cada vez que se convocaba a
reu niones de autoridades educativas de los
estados, el yerno de la maestra, Fernando
González, como subsecretario de Educa-
ción Básica era el encargado de transmitir
las órdenes”.
–Es una larga historia de desencuentros…
–Sí, han sido muchos. De hecho mucha
gente considera que a la hora de nombrar a
Alonso Lujambio al frente de la SEP, lo que
se hace es concederle a Elba Esther la de-
cisión de cambiar de secretario, poniendo a
uno más a modo y manipulable por ella.
Nuevos pactos
El 23 de marzo de 2011 Vázquez Mota se
reu nió con estudiantes de la Universidad
Iberoamericana. Uno de los jóvenes le pre-
guntó cuál había sido su momento político
más difícil y la panista no tardó mucho en
responder: los roces con Elba Esther Gordi-
llo en la SEP.
Tampoco dudó cuando otro estudiante
le preguntó qué haría con la maestra si lle-
gase a la Presidencia de la República. “Qui-
tarle el poder”, dijo, para lo cual se requiere
valor. “Créanme, yo sé por qué se los digo;
se requiere valor y estar muy bien acompa-
ñado”, enfatizó.
El pasado 26 de enero, todavía como
precandidata presidencial, Vázquez Mo-
ta descartó cualquier tipo de alianza con
Gordillo, quien semanas antes había roto el
acuerdo con el PRI de ir juntos a la contien-
da electoral de julio próximo.
“Si yo llegara a realizar alianzas una vez
que gane la contienda interna del PAN, sería
con los maestros y no con sus líderes”, acla-
ró en su gira por Reynosa.
Sin embargo, para Artemio Ortiz cuan-
do el poder está de por medio no se puede
descartar que las enemigas lleguen a nue-
vos acuerdos y se olviden del pasado.
“Hay un viejo dicho: ‘Pelea entre muje-
da tanda de recursos por 50 millones de
pesos se entregaron a agrupaciones que
no habían reportado avances.
La Auditoría investigó sólo a dos or-
ganizaciones: la panista Huehuetépetl y
la priista Consejo Nacional de Empresas
Campesinas (CNE), representada por Héc-
tor Ortega de la Cruz, quien hoy es funcio-
nario de la CNC. Comprobó también que
no entregaron 707 mil pesos destinados a
la compra de materiales; que no acredita-
ron las transferencias bancarias y pagos a
través de cheques por 18.4 millones de pe-
sos, y que no se localizaron recibos de en-
trega de paquetes de materiales por 3.8 mi-
llones. En resumen, Huehuetépetl y la CNC
eran un cochinero.
La Contraloría Interna de la Sedesol es-
tableció responsabilidades por malos ma-
nejos únicamente a la Unión General de
Obreros y Campesinos de México “Jacin-
to López”, representada por José Luis Gon-
zález Aguilera, miembro del Consejo Agra-
rio Permanente. Sin embargo, nadie pisó la
cárcel. Hoy, el director del programa, Roj-
kind Orleansky, trabaja como director de
área y auditor especial de desempeño.
El escándalo estalló en 2006, cuando
Vázquez Mota ya había saltado a la cam-
paña de Calderón. Para tapar habladurías,
la Sedesol modificó otra vez las reglas
del programa, con lo que cerró la llave a
las organizaciones campesinas y abrió la
puerta a organizaciones civiles y empre-
sas privadas para que se encargaran de la
construcción de viviendas para las comu-
nidades más pobres.
Lo cierto es que Fidel, Donata, Benita
y miles de campesinos más siguen espe-
rando casa…
res, pelea para siempre’. Pero cuando es-
tá de por medio el interés por el poder pre-
sidencial y los negocios que pueden hacer
las dos, pueden ponerse de acuerdo”, indi-
ca el maestro, actual secretario general del
Comité Ejecutivo Nacional Democrático del
SNTE, que agrupa a profesores de 23 sec-
ciones de 22 estados.
–¿No descarta que hagan una alianza?
–No es descartable porque ya se dio la
ruptura entre Gordillo y Enrique Peña Nieto.
La única opción que tiene para sobrevivir es
hacerse socia de Josefina y apostarle nue-
vamente al fraude electoral, como lo vimos
en 2006.
–Pero las condiciones no son las mismas.
–No son las mismas pero lo que sí pue-
den hacer Elba Esther y su equipo de ma-
paches es trabajar a favor del fraude electo-
ral para el PAN. Para ello tiene un equipo de
más de 100 mil operadores electorales que
se pueden desplegar en todos los estados.
Explica que este grupo “puede operar
de muchas formas, no sólo a través del voto
directo, de la compra o el acarreo en zonas
marginadas”, precisa.
Espinal tampoco descarta que la maes-
tra y la candidata presidencial del PAN pue-
dan aliarse, aunque esto no se haga público
y el Panal registre a alguien más como can-
didato o candidata. O
ELECCI ONES 2012 / PAN
1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012 25
En la estrategia del PAN en San Lázaro
se menciona la aplicación “inmediata” del
Programa de Vivienda Rural, Liconsa, Di-
consa y Adultos Mayores, y la necesidad
de “diseñar cientos de microproyectos con
el padrón de Oportunidades”.
El proyecto fue concebido, según el do-
cumento, para “eventualmente tener un
beneficio político a favor del partido en
cada uno de los municipios y distritos en
todo el país”.
Salpicadera común
Cuestionados en su momento en torno a
este escándalo, los panistas señalaron que
no tenía nada de malo tramitar recursos
para los más pobres, y se justificaron: eso
–aseguraron– lo hacen todos los partidos.
En 2005, cuando la reportera pidió una
explicación sobre el particular, la Sedesol
entregó un documento interno que reve-
la que los 438 millones de pesos de Vivien-
da Rural de ese año fueron repartidos entre
58 organizaciones campesinas “presumible-
mente”vinculadas al PAN, PRI, PRD, PAS y PT.
En la relación consta que las 15 agru-
paciones vinculadas con el PRI fueron
las más beneficiadas (41%), seguidas por
12 del PRD (28%) y por las siete panistas
(18%); el PT obtuvo 6% de los recursos, el
PAS 2.4% y el restante 3.3% se dividió entre
10 grupos sin filiación partidista.
El tramitador más mencionado en el
documento fue el petista José Narro, quien
hizo gestiones a través de 11 organizacio-
nes, y el líder campesino priista Heladio
Ramírez, entonces al frente de la Confede-
ración Nacional Campesina (CNC).
En la lista también se mencionaba a
los senadores Gerardo Buganza, del PAN;
Marcos Cruz, Víctor Suárez y Alfonso Ra-
mírez Cuéllar, del PRD, y a Julián Orozco,
del PRI, así como al líder agrario Rafael Ga-
lindo Jaime. De manera extraña, los nom-
bres de los diputados Trejo y Tirado fueron
omitidos. Los únicos fiscalizados y denun-
ciados penalmente fueron los panistas,
por sus lazos con el partido en el poder.
En la revisión de la Cuenta Pública 2005,
la Auditoría Superior de la Federación exo-
neró a la Sedesol, aun cuando estableció que
la Dirección General de Opciones Producti-
vas otorgó recursos a una asociación civil
por 9.4 millones de pesos que los desvió.
Asimismo, 15 organizaciones no ha-
bían comprobado el destino de 42.6 millo-
nes de pesos; nueve más habían incumpli-
do la regla que les exigía abrir una cuenta
bancaria para esos recursos, y una segun-
L
as dos son mujeres poderosas y vi-
ven de la política. En 2006 formaron
parte del equipo de Felipe Calderón
y desde sus trincheras lo ayudaron a
llegar a Los Pinos. Seis años después Jo-
sefina Vázquez Mota y Elba Esther Gor-
dillo no pueden ni verse pero, de acuerdo
con dirigentes magisteriales, podrían ha-
cer a un lado sus diferencias para formar
una alianza. Para una se trata de un asun-
to de sobrevivencia; para la otra signifi-
ca ganar la Presidencia el próximo julio.
La historia de los desencuentros entre
ambas es larga y pública. Algunos maes-
tros consideran que sus enfrentamientos
se deben al favoritismo de Calderón hacia
la profesora, a quien desde el comienzo de
su gobierno le otorgó posiciones privilegia-
das. La preferencia del presidente hacia la
lideresa se manifestó en 2008, cuando se
negoció la aplicación del Acuerdo para la
Calidad de la Educación (ACE).
“Al principio todos esperaban que fue-
ran grandes amigas, porque ambas parti-
ciparon en el triunfo de Calderón. Se supo-
nía que si Josefina venía de la coordinación
de la campaña y Elba Esther había ayudado
con la mapachería electoral se iban a enten-
der bien. Sin embargo ya estando ambas en
el tema educativo, una como secretaria de
Educación y la otra como representante sin-
dical, se vio un fuerte desencuentro que se
fue mostrando en varios momentos”, plan-
tea Sergio Espinal, exdirigente de la sección
18 del SNTE en Michoacán.
La mañana del 20 de agosto de 2007,
durante la inauguración del ciclo esco-
lar, Gordillo explotó cuando la prensa re-
unida en el patio de la primaria República
de Costa Rica le preguntó acerca de los
problemas que tenía con la secretaria de
Educación.
“¡Yo no tengo que hacer las paces con
nadie! ¡No tengo guerra contra nadie!”, di-
La alianza del odio
jo Gordillo al tiempo que Josefina llegaba a
la escuela.
Los maestros michoacanos de la sec-
ción 18 del SNTE Artemio Ortiz y Sergio Es-
pinal, protagonistas de la rebelión magiste-
rial de 2008 contra el ACE, recuerdan que
el trato de Gordillo hacia Vázquez Mota era
despótico y de menosprecio.
En entrevista con Proceso aseguran
que era tal la animadversión de Gordillo que,
aprovechando las movilizaciones de los
maestros contra la ACE, presionó a Calderón
para que destituyera a Vázquez Mota de la
SEP y pusiera en su lugar a Alonso Lujambio.
“La impresión que se me quedó –dice Or-
tiz– fue que Josefina era una persona débil
frente a Elba Esther y sumisa ante Felipe Cal-
derón; se sentía desdeñada por el trato di-
ferenciado que les daba el presidente, quien
tenía predilección por la maestra, por lo que
ella significó en el proceso electoral de 2006,
en especial como artífice del fraude electoral.
“Daba la impresión de que para Calde-
rón fue más la aportación de Elba que la de
Josefina, a pesar de que era su amiga y for-
mó parte de la campaña. Incluso como se-
cretaria de Desarrollo Social operó para
comprar votos a favor de Calderón. Había
un trato diferenciado.”
–¿Cómo era el trato entre Elba Esther y
Josefina? –se le pregunta.
–Se veía que Josefina le tenía mucho te-
mor a Elba Esther, quien tenía un control y
un poder que ahora ya no tiene. Es un poder
que viene desde la Presidencia con Salinas,
Zedillo, Fox y Calderón, y que la ha converti-
do en una déspota. Eso es lo que se veía en
su trato hacia Josefina.
–¿No le tenía consideraciones a la
secretaria?
–Elba Esther se refería a ella con pala-
bras altisonantes porque no le gustaba có-
mo llevaba las riendas de la SEP y no res-
pondía a las expectativas de saqueo.
M
ig
u
e
l D
im
a
y
u
g
a
JOSÉ GIL OLMOS
Calderón. Favoritismohacia Gordillo
24 1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012
NARCOTRÁFI CO
1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012 27
do por la DEA: El Chapo Guzmán. Según la
agencia estadunidense existe un plan de
acción para ubicar su paradero, aunque lo
que llama notablemente la atención es que
mientras más se le persigue, mayor es el
crecimiento de su cártel.
Para la DEA, el de Sinaloa es el cártel
más poderoso no sólo de México sino del
mundo, en tanto que para la PF y la SSP la
organización de Los Zetas es la que más
territorio domina en el país.
Alianzas
La disputa territorial de los cárteles –y el in-
cremento imparable de la violencia– no es
el único problema que enfrenta el gobierno
calderonista en su último año. Otro elemen-
to que pone en entredicho la efectividad de
la estrategia gubernamental de seguridad
es que los cárteles han podido sellar alian-
zas estratégicas aun en medio del combate
que las autoridades libran contra ellos.
No es todo: también han logrado ex-
tenderse más allá del territorio nacional,
particularmente a Colombia, Perú, Costa
Rica, Venezuela y Panamá, entre otros paí-
ses, donde han tendido sus redes crimina-
les para garantizar el suministro de dro-
gas y para lavar sus ganancias.
En cuanto a las llamadas narcoalian-
zas, el más reciente informe de la consul-
tora estadunidense Stratfor establece que
otros seis cárteles se han aliado a los gru-
pos que actualmente dominan el mercado
de las drogas en México.
Pese a la guerra contra el narco desatada por el gobierno calderonista, los
cárteles de la droga gozan de cabal salud. Un mapa de la criminalidad ela-
borado por la Policía Federal muestra cómo las organizaciones delictivas
se reorganizan y establecen nuevas alianzas. En ese contexto son preocu-
pantes las insólitas declaraciones del titular de la Sedena, quien reconoció
–después de cinco años de guerra y alrededor de 50 mil muertos– que “el
crimen organizado ya puso en grave riesgo la seguridad interna del país”.
Los cárteles,
vivos y fortalecidos
Los Zetas están presentes en Cam-
peche, Chiapas, Coahuila, Colima, Chi-
huahua, Estado de México, Guanajuato,
Guerrero, Hidalgo, Nayarit, Nuevo León,
Oaxaca, Puebla, Quintana Roo, San Luis Po-
tosí, Tabasco, Tamaulipas, Tlaxcala, Vera-
cruz, Yucatán y Zacatecas.
El Cártel de Sinaloa –que agrupa a
tres organizaciones más: La Resistencia,
el Cártel Guadalajara Nueva Generación
y Los Matazetas– ocupa el segundo lugar
en cuanto a dominio territorial. Está pre-
sente en Aguascalientes, Baja California,
Chihua hua, Coahuila, Chiapas, Colima,
Durango, Estado de México, Guanajuato,
Guerrero, Jalisco, Michoacán, Nayarit, Nue-
vo León, Oaxaca, Querétaro, Sonora, Sina-
loa y Quintana Roo.
La Familia Michoacana –quizás el cár-
tel que más ha crecido de 2005 a la fe-
cha y que el gobierno federal ha decla-
rado extinguido en dos ocasiones– está
más que viva, de acuerdo con el diagnós-
tico de la SSP. Con amplias redes de sica-
rios y testaferros controla Chiapas, Baja
California, Estado de México, Guanajuato,
Colima, Jalisco, Michoacán, Nayarit, Que-
rétaro y Tamaulipas.
El Cártel de Juárez, uno de los más viejos
del país y cuya fundación se remonta a los
setenta –lo fundó Pablo Acosta Villarreal en
Ojinaga, Chihuahua– tampoco ha sido mer-
mado a pesar de la guerra que enfrenta con
el Cártel de Sinaloa, el Ejército y la Marina.
Bajo el liderazgo de El Viceroy, quien suele
pasearse a la luz del día por la Comarca La-
gunera, también opera en Chiapas, Chihua-
hua, Durango, Jalisco, Coahuila, Quintana
Roo, Oaxaca y Zacatecas.
El crecimiento de estas organizaciones
criminales ha sido vertiginoso, a pesar de
que cientos de sus operadores han caído
prisioneros o muertos en enfrentamien-
tos con el Ejército, la Marina o grupos riva-
les. Pese a ello, su capacidad de reemplazar
a sus piezas “es sorprendente”, de acuerdo
con el informe de la SSP, pues logran repo-
sicionarse rápidamente.
En esta dinámica sobresalen Los Zetas
y el Cártel de Sinaloa. Creados en 1997 con
desertores del Ejército, Los Zetas comen-
zaron a operar como escudo protector del
capo Osiel Cárdenas. En 2009 la DEA los
reconoció como un cártel bien organiza-
do, violento y uno de los que mejor diver-
sificó sus tareas criminales. La SSP estima
que desde su fundación y a la fecha es-
te grupo ha perdido a unos mil 600 miem-
bros, pero se mantiene actualmente como
el más numeroso en el país.
Por su parte el Cártel de Sinaloa ha re-
cibido fuertes golpes en su estructura. El
gobierno ha festinado la caída de varios
de sus operadores y cerebros financieros
tanto en México como en Sudamérica. Pe-
se a ello la organización domina el trasie-
go de droga desde Colombia, Perú y Vene-
zuela hacia México y Estados Unidos.
En medio de la guerra contra el crimen
organizado y en particular el narcotráfi-
co, su expresión más violenta, sobresale
la búsqueda del personaje más publicita-
26 1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012
RICARDO RAVELO
L
os cárteles de la droga siguen
ejerciendo su dominio en todo el
país pese a la guerra emprendida
por Felipe Calderón para desar-
ticularlos y no obstante que la
presencia militar y policiaca se
ha multiplicado.
A poco más de cinco años de que el
Ejecutivo federal ordenó la militarización
del país, la redes criminales de cinco cár-
teles –Los Zetas, La Familia Michoacana y
los de Sinaloa, Juárez y el Golfo– ya domi-
nan más de la mitad del territorio nacio-
nal. Tal expansión se ha dado pese a las
bajas que esas organizaciones han sufrido
por detenciones o muertes de sus líderes.
Un mapa delictivo elaborado por la Di-
visión de Inteligencia e Investigación de la
Policía Federal (PF), así como un análisis
de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP)
federal y de la consultora estaduniden-
se Stratfor dan cuenta de un reacomodo
de cárteles en el último año. Ahí sobresa-
le el creciente dominio de Los Zetas en 21
entidades, seguido por el Cártel de Sina-
loa, afincado en 19 estados, algunos de los
cuales viven baños de sangre por la pug-
na territorial entre ambas organizaciones.
Según el análisis de la SSP, ambas orga-
nizaciones “cuentan con apoyo político y
policiaco” que les permite ejercer controles
en la vida pública y comercial de regiones y
municipios.
El segundo bloque de cárteles lo forman
La Familia Michoacana –que controla 10 es-
tados–, el de Juárez –encabezado por Vicen-
te Carrillo Fuentes, El Viceroy, y que domina
19 entidades– y el del Golfo, que tiene fuerte
presencia en cinco estados más.
El mapa criminal elaborado por la PF
muestra las zonas de mayor conflicto, co-
mo los estados de Veracruz, Durango y Gue-
rrero, donde tienen fuerte presencia hasta
tres cárteles. De ahí se derivan los enfrenta-
mientos por el control no sólo de las plazas
y el trasiego de drogas, sino de las operacio-
nes paralelas al narcotráfico: extorsiones,
secuestros y el cobro de piso a los dueños
de restaurantes, bares, prostíbulos y centros
de apuestas.
El informe sostiene que Los Zetas –que
apenas hace tres años alcanzaron el ran-
go de cártel– dominan más estados que el
Cártel de Sinaloa, aunque la organización
encabezada por Joaquín El Chapo Guzmán
es la que más ha crecido fuera de Méxi-
co: su presencia se extiende a 52 países y
su jefe es considerado por la agencia anti-
drogas estadunidense (DEA) como el capo
con más poder en el planeta.
En la información sobre el reparto te-
rritorial –que Proceso pudo conocer– se
indica que el narcotráfico ya ejerce un do-
minio absoluto en todo el país y no hay
ningún territorio libre de la presencia de
sus células, que ocasionan violencia e
inestabilidad social.
Los datos coinciden con las declara-
ciones del jueves 9 hechas por el secre-
tario de la Defensa Nacional, Guillermo
Galván Galván, en el 99 aniversario de la
Marcha de la Lealtad, al afirmar que en
muchas latitudes del país el espacio de la
seguridad está totalmente rebasado por el
crimen organizado, cuyas redes mantie-
nen bajo control a algunas instituciones
del Estado y han colocado en grave riesgo
la seguridad interna del país.
En el informe de la PF también se ob-
serva que hay entidades como Nuevo León,
Michoacán, Veracruz, Campeche y Quinta-
na Roo –por citar sólo algunas– donde ope-
ran hasta tres cárteles con la protección de
las corporaciones policiacas y las autorida-
des municipales y estatales, lo que ha ge-
nerado altos niveles de violencia debido a
las luchas de poder.
Geografía criminal
El mapa criminal detallado por la PF y los
datos de la SSP detallan la manera en que
se extienden las redes de los cárteles en
la geografía nacional. También identifican
a los grupos que ejercen mayor dominio
en las entidades consideradas clave pa-
ra el trasiego nacional e internacional de
drogas: destacan Chihuahua, Michoacán,
Chiapas y Yucatán.
De igual forma queda claro en la infor-
mación de la SSP que las muertes y deten-
ciones de narcotraficantes y sicarios no
han sido suficientes –por más que el go-
bierno pregone lo contrario en cientos de
spots publicitarios– para detener el creci-
miento de los cárteles en todo el país.
Estos son los datos duros del informe
gubernamental:
Fotos: Archivo Proceso
“El Chapo”
“El Lazca”
NARCOTRÁFI CO
1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012 29
Armarse o no armarse…
esa es la cuestión
“¿Por qué es necesario un deba-
te sobre la portación de armas de
fuego en México?”, plantean Va-
lenzuela y Villanueva.
Ambos enumeran siete razo-
nes básicas: porque se trata de
un derecho fundamental previs-
to en el artículo 10 de la Constitu-
ción; porque México atraviesa por
una gran crisis de inseguridad y
desconfianza en las instituciones
públicas; porque los índices de
victimización, violencia y crimina-
lidad son alarmantes; porque son
pocas las personas armadas que
realmente cuentan con las licen-
cias correspondientes; porque
hay una marcada insuficiencia
e incapacidad de las institucio-
nes encargadas de proporcio-
nar justicia y seguridad pública;
porque, además de la insegu-
ridad interna, el país atraviesa
por un problema transfronterizo
de tráfico de armas; porque la
ley reglamentaria del artículo 10
constitucional deja en estado
de indefensión a la población
para su legítima defensa por la complejidad
y discrecionalidad de los requisitos que se
exigen para la posesión y portación de ar-
mas, y porque el tema ha sido silenciado y
dejado fuera de la agenda de la discusión.
Siguiendo un patrón expositivo de pre-
guntas y respuestas, los autores establecen:
si las citadas leyes de posesión y portación
de armas son menos estrictas, ¿qué pasa-
ría entonces con el monopolio del uso de la
fuerza que corresponde al Estado?
“Se trata –responden– de conceptos
distintos. La posesión y portación de armas
de fuego debe tener como principal propó-
sito la legítima defensa de la in-
tegridad física y del patrimonio de las per-
sonas, además, por supuesto, del uso con
otros fines legales, como los cinegéticos o
deportivos, así como de la tenencia por ra-
zones de valor histórico.”
En lo que respecta al monopolio del uso
de la fuerza del Estado, agregan, esta pre-
rrogativa parte del supuesto de que la auto-
ridad competente es la única facultada para
hacer cumplir la ley y garantizar la conviven-
cia de las personas en sociedad.
Así pues, puntualizan Valenzuela y Villa-
nueva, “no existe contradicción entre estos
dos principios, sino complemen-
tariedad, puesto que la posesión, y
particularmente la portación de ar-
mas de fuego, permite que la per-
sona esté en condiciones de res-
ponder frente a una amenaza real,
nminente y que no admita demora
para preservar sus bienes más pre-
ciados; por ejemplo, la vida y su pa-
rimonio. Se trata de la excepción a
a regla.
“Hay que recordar que nada es
bsoluto, menos cuando la vida hu-
mana se encuentra amenazada. El
monopolio del uso de la fuerza del
stado debe permanecer para que la
xistencia de las personas en socie-
ad sea posible en los términos pre-
stos en la Constitución y la ley.”
En su libro, del que la compañía
ovumcomo e-book editará una ver-
ón en inglés, los autores conside-
“muy efectivo” el uso de las ar-
s para la legítima defensa porque,
acuerdo con estudios citados por
os mismos, “cuando la víctima se
uentra en posesión de un arma, las
sibilidades de un ataque en su con-
son menores”. Además, indican,
as investigaciones señalan que las
mas de algún delito que no opu-
sieron resistencia fueron lesionadas en
doble medida que las que se resistieron me-
diante el uso de un arma de fuego.
Portación legal,
crimen y seguridad
Valenzuela y Villanueva consideran que no
existe relación alguna entre el crimen y la
portación legal de armas de fuego, toda vez
que el resultado de una acción delictiva no
depende del arma utilizada para su comi-
sión, sino más bien de las intenciones del
agresor.
los embates del grupo encabezado por El
Chapo Guzmán.
Según Stratfor, debido a fuertes dispu-
tas con rivales y a las divisiones internas
el Cártel de Juárez ha perdido muchos te-
rritorios en el país. En ese sentido “es evi-
dente que el bloqueo ejercido por el Cártel
de Sinaloa ha sido efectivo para asfixiar a
la organización de Carrillo Fuentes”.
Golpeado en su cimentación y en bue-
na parte de su estructura, el Cártel de Ti-
juana ya domina muy poco territorio y, de
acuerdo con el estudio de referencia, “pa-
rece empezar a subordinarse al Cártel de
Sinaloa a cambio de poder traficar por la
frontera con el estado de California, a pe-
sar de que mantiene una alianza con Los
Zetas, rivales del de Sinaloa”.
De reciente aparición, los cárteles del
Pacífico Sur y el Independiente de Acapul-
co –ambos formados con exmiembros de
la organización de los Beltrán Leyva– lu-
chan por el control de Acapulco y la zona
turística de Zihuatanejo.
Graves riesgos
La Familia Michoacana, indica el documen-
to de la consultora estadunidense, no está
debilitada ni mucho menos extinguida, co-
mo ha informado el gobierno federal. Buena
parte de los miembros de este cártel –uno
de los más sanguinarios– se transformó en
lo que ahora se conoce como Los Caballeros
Templarios, quienes han dado muestras de
ser tan violentos como Los Zetas.
El análisis de la consultora abunda:
“Después de lo que parecía la muerte re-
pentina de La Familia Michoacana en ene-
ro del año pasado (2011), ahora aparece
una fracción de ese cártel que se ha re-
nombrado Los Caballeros Templarios, los
cuales aparecieron a la luz pública a me-
diados de marzo. Otras partes de La Fami-
lia siguen operando con el mismo nombre.
Esta división es muy reciente y aún no se
sabe cuántos son, qué relación tienen con
sus excompañeros de La Familia Michoa-
cana y qué relación, si es que la hay, guar-
dan con el Cártel de Sinaloa. Cabe destacar
que previo a estos sucesos, La Familia pa-
recía ser un cártel cercano al sinaloense”.
De acuerdo con el diagnóstico de Strat-
for y los datos del área de inteligencia de

ALEJANDRO PÉREZ UTRERA
E
n un país donde la violencia asociada
al crimen organizado ha dejado más
de 50 mil muertos, ¿ejercer el derecho
ciudadano a poseer y portar armas de
fuego para la legítima defensa sería parte de
la solución?; o, de lo contrario, ¿sería parte
del problema de la inseguridad pública?
Antes de dar una respuesta terminante,
los investigadores Ernesto Villanueva y Kar-
la Valenzuela, autores de un estudio sobre el
particular, reflexionan en torno a lo que con-
sideran un hecho: la posesión y portación
de armas de fuego es un tema que en Méxi-
co oscila entre el silencio y la controversia
debido a percepciones y valoraciones “nu-
tridas por prejuicios, mitos y discursos cu-
yo común denominador es la ausencia de
ingredientes extraídos de la realidad”, aun
cuando este derecho fundamental se reco-
noció desde el siglo XIX, específicamente en
la Constitución federal de 1857, como una
prerrogativa de los gobernados.
En su artículo 10, la Constitución vigente
de 1917 lo reconoce de igual forma, bajo el
siguiente enunciado:
“Los habitantes de los Estados Unidos
Mexicanos tienen derecho a poseer armas
en su domicilio, para su seguridad y legíti-
ma defensa, con excepción de las prohibi-
das por la Ley Federal y de las reservadas
para el uso exclusivo del Ejército, Armada,
Fuerza Aérea y Guardia Nacional. La ley fe-
deral determinará los casos, condiciones,
requisitos y lugares en que se podrá autori-
zar a los habitantes la portación de armas.”
En su libro Seguridad, armas de fuego y
transparencia. Mitos y realidad sobre el de-
recho de posesión de armas de fuego en
México, que comenzará a circular dentro de
algunas semanas bajo los sellos editoriales
de Jus, el Instituto de Investigaciones Jurí-
dicas de la UNAM y el Conacyt, Valenzuela
y Villanueva señalan que el silencio que ha
llegado a rodear a este derecho “ha gene-
rado a lo largo de los años que tal prerroga-
tiva permanezca en una discreta existencia
con validez jurídica y una eficacia normativa
apenas testimonial”.
Pero el derecho a la libertad, acotan am-
bos académicos, “supone la posibilidad de
decir lo que algunos no quieren escuchar”, so-
bre todo cuando, dicen, la finalidad es romper
prejuicios ya establecidos en el grueso de la
sociedad acerca de temas como éste.
Lo que para Valenzuela y Villanueva re-
sulta de entrada una consideración funda-
mental es que el derecho referido cobra ma-
yor importancia hoy en día debido a la grave
y compleja situación que vive el país, lo que,
afirman, obliga a discutir de nuevo el asun-
to más allá de los espacios de reflexión aca-
démica, con el propósito de integrarlo a la
agenda pública.
Uno de los absurdos identificados por
los autores es que los ciudadanos empiecen
a protegerse de las medidas emprendidas
por el Estado precisamente para “proteger-
los”, o, en el caso extremo, que la comuni-
dad se encuentre inerme ante las fuerzas del
orden, del crimen organizado y de la delin-
cuencia común, que no sólo poseen cono-
cimientos y armas sino la determinación de
privar de la vida a las personas.
Así las cosas, advierten ambos acadé-
micos, se ha llegado a un callejón sin salida,
puesto que la sociedad “carece en la prácti-
ca del derecho de poseer y portar armas de
fuego para su legítima defensa, y quienes
sí las tienen y saben cómo usarlas carecen,
por una u otra razón, de la posibilidad de
defender a la comunidad”.
Para los investigadores, sería más grave
dejar las cosas como están que regular, con
la Constitución en la mano, el ejercicio de
un derecho fundamental “minimizado por la
fuerza del prejuicio, de la costumbre y de las
conveniencias del poder público al margen
del interés comunitario”.
Maestra en derecho, Karla Valenzue-
la es investigadora del proyecto Seguridad,
Transparencia y Derechos Humanos del
Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología y
se halla adscrita al área de derecho de la in-
formación del Instituto de Investigaciones
Jurídicas (IIJ) de la UNAM.
Ernesto Villanueva, colaborador de Pro-
ceso, tiene dos doctorados: uno en dere-
cho y otro en comunicación, y actualmente
coordina el citado proyecto del Conacyt, así
como el área de derecho de la información
del IIJ. Es miembro (nivel III) del Sistema Na-
cional de Investigadores.
Mexicanos de armas...
no tomar
Stratfor destaca que el Cártel de Sina-
loa se alió con el del Golfo, con la Fami-
lia Michoacana y mantiene negociaciones
muy avanzadas para sumar a Los Caballe-
ros Templarios.
Otra alianza poderosa –y a eso se debe
su espectacular presencia en la geografía
nacional– es la que lograron Los Zetas con
los cárteles de Juárez, Tijuana, Pacífico Sur
y el Independiente de Acapulco.
Al respecto, la consultora Stratfor in-
dica: “El Cártel del Golfo se ha manteni-
do con el control de Matamoros, aunque
pelea la ciudad contra sus antiguos alia-
dos, Los Zetas. Con ayuda del Cártel de Si-
naloa, el Cártel del Golfo ha repelido las
ofensivas de Los Zetas en Matamoros y
Reynosa, pero no ha tenido la fuerza nece-
saria para sacar a sus rivales de otras ciu-
dades, como Monterrey.
“Por su parte Los Zetas, con la pérdida
de 11 mandos medios y altos en diferen-
tes plazas, continúan su pelea principal
con el Cártel del Golfo, mientras se preo-
cupan por entrenar y ayudar a sus aliados,
los cárteles de Juárez, de Tijuana y el Inde-
pendiente de Acapulco.”
Incluso con las alianzas que han esta-
blecido, algunos cárteles han perdido domi-
nio territorial conforme otro grupo adquiere
mayor poder mediante la protección oficial,
destaca la consultora estadunidense.
Ejemplo de lo anterior es el Cártel de
Juárez –el más poderoso de México en los
noventa–, que se ha mantenido firme en
la región fronteriza de Chihuahua pese a
B
e
n
ja
m
ín
F
lo
re
s
Galván. La seguridadpública, ausente
NARCOTRÁFI CO
1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012 31
un total de 402 solicitudes para portar armas
de fuego, de las cuales autorizó únicamente
241. Y hasta marzo de 2011 se encontraban
vigentes en el país 3 mil 60 licencias particu-
lares de portación. De los 3 millones 118 mil
592 unidades registradas hasta mayo, 1 mi-
llón 309 mil 184 son armas cortas y 1 millón
809 mil 408 son armas largas.
En lo que toca a las armas que se utili-
zan en la comisión de delitos, Valenzuela y
Villanueva indican que provienen de tran-
sacciones ilegales y del robo. Los investiga-
dores reportan datos según los cuales la ob-
tención ilegal se realiza mediante robo a los
manufactureros o por medio de transferen-
cias de armas no reportadas, e indican que
el robo a comerciantes, casas habitación y
entre criminales son la fuente más importan-
te de armas de fuego utilizadas en la comi-
sión de delitos. De hecho, afirman, sólo una
de cada seis armas usadas en homicidios
fue adquirida de manera legal.
Los autores recuerdan que el tráfico ile-
gal de este tipo de materiales es un problema
nacional debido a la vecindad del país con
Estados Unidos, primer productor de armas
a escala internacional, y asimismo consig-
nan datos de la Agencia Federal de Alcohol,
Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos que
muestran que más de 90% de las armas ase-
guradas en México provienen de aquel país.
Consideran además que las leyes na-
cionales restrictivas en la materia tienen “al-
guna relación” con la proliferación de agen-
cias de seguridad privada. Explican: “Ante
la complejidad prevista en la Ley Federal de
Armas de Fuego y Explosivos para que cual-
quier persona pueda ejercer su derecho fun-
damental a la posesión de armas de fuego,
la alternativa en el caso de las personas de
estratos medios y altos es identificar opcio-
nes para su protección, las cuales son ofre-
cidas por las agencias o empresas de segu-
ridad privada.
“Este hecho, sin embargo, sólo benefi-
cia a un sector muy reducido de la comuni-
dad. La mayoría de las personas se encuen-
tran indefensas porque el Estado no puede
asegurar en todos los casos su protección,
porque no tienen acceso a seguridad priva-
da debido a los altos costos de un servicio
como éste, y porque no existe una ley ami-
gable de portación de armas de fuego para
la legítima defensa de la integridad física, de
la familia y del patrimonio.”
Entre las principales consideraciones y
propuestas de Valenzuela y Villanueva des-
tacan las siguientes:
-El derecho de posesión y portación de
armas no tiene, en principio, una finalidad
por sí misma; es una prerrogativa que habi-
lita al gobernado para defenderse de toda
acción potencial que pueda ponerlo en peli-
gro actual, real e inminente.
-Hacer efectivo este derecho fundamen-
tal tendrá que pasar por una serie de refor-
mas a la legislación vigente, y en particular,
pero no exclusivamente, a la Ley Federal de
Armas de Fuego, toda vez que la ley actual
tiene grandes problemas que habían perma-
necido fuera del radar de la opinión pública
porque no había habido necesidad de visibi-
lizar esas inquietudes de manera puntual.
-La recuperación de este derecho en su
vertiente de eficacia normativa por parte de
las personas implica una reforma sustanti-
va o, de plano, la abrogación de la ley regla-
mentaria vigente y la adopción de una nue-
va, acompañada de las mejores prácticas
que la experiencia acompañada ofrece.
-El derecho de acceso a la información
pública y la transparencia pueden servir co-
mo espacios de visibilidad y de escrutinio
social en este proceso de recuperación de
derechos humanos, prerrogativa que, ade-
más, no se ha utilizado en mayor medida
para estos propósitos. O
30 1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012
la SSP, el Cártel Independiente de Acapul-
co podría desaparecer completamente en
los próximos seis meses debido a que su
estructura está en riesgo de dividirse. Por
otro lado, el Cártel de Sinaloa pretende
ocupar Guerrero y convertirse en la prin-
cipal organización del Pacífico mexicano.
Y es que, de acuerdo con el estudio, el
Cártel de Sinaloa “podría tomar la delan-
tera” en la pelea por Acapulco y Durango,
donde se pronostica una espiral de violen-
cia más intensa que la sufrida en la actua-
lidad por esas entidades.
Respecto de Los Zetas, Stratfor pro-
nostica: “Mantendrán el control de Nue-
vo León en los próximos meses y su cre-
cimiento será aún mayor en el Golfo de
México, si resisten los embates del gobier-
no y de los cárteles del Golfo y de Sinaloa”.
Después de que el epicentro de la vio-
lencia se estableció en el norte del país,
sobre todo en Nuevo León, Chihuahua y
Durango, ahora la guerra entre los cárte-
les se trasladó hacia la zona Caribe-Gol-
fo de México, donde cinco organizaciones
criminales buscan reacomodo en el co-
rredor Quintana Roo-Campeche-Tabasco,
Veracruz y Tamaulipas.
En Veracruz la pugna es entre Los Ze-
tas y el Cártel de Sinaloa. Pese a que es-
ta entidad está bajo el control de la Mari-
na, el narco sigue intocado y activo, pues
apenas el martes 7 fue descubierta una
fosa clandestina con al menos 15 cadáve-
res en el municipio de Acayucan.
Cuando faltan poco más de 10 meses
para que concluya el sexenio calderonista,
el gobierno federal ha empezado a reco-
nocer su fracaso en la lucha contra el cri-
men organizado.
El jueves 9 el secretario de la Defensa
admitió que el crimen organizado ya pu-
so en grave riesgo la seguridad interna del
país, pues en muchas latitudes del territo-
rio nacional la seguridad pública está to-
talmente ausente.
“En algunas regiones del país la de-
lincuencia organizada se apropió de las
instituciones del Estado, y en ese apode-
ramiento diversificó sus poderosas acti-
vidades para despojar a la sociedad de lo
que por derecho le corresponde, generan-
do un clima de violencia inusitado”, dijo el
general Galván.
“En realidad –aclaran– el uso de un arma
de fuego únicamente refleja que las intencio-
nes del agresor eran muy violentas, mas no
que el agresor tenía un arma de fuego dis-
ponible para la comisión de un delito. Por el
contrario, sucede que el delincuente primero
pensó en la forma en que iba a cometer el de-
lito y posteriormente obtuvo el arma.”
¿La posesión de armas de fuego causa
los altos índices de criminalidad, o los altos
índices de criminalidad provocan el interés de
los ciudadanos por portar armas de fuego?
En respuesta a tal planteamiento, los in-
vestigadores argumentan:
“Los altos índices de criminalidad provo-
can el interés de los ciudadanos por portar
armas de fuego. Gary Kleck (criminalista es-
tadunidense que se desempeña como profe-
sor en la Universidad Estatal de Florida) de-
muestra que los civiles están recurriendo a la
posesión de armas como una medida de au-
todefensa en respuesta a los altos índices de
criminalidad, es decir que estos altos índices
causan que los ciudadanos quieran armarse,
y no viceversa. De igual forma, estudios rea-
lizados por Kleck demuestran que el uso de
armas de fuego para repeler una agresión es
tres veces más frecuente que su uso para co-
meter un delito.”
–¿El número de muertes violentas au-
menta en un ambiente social en el cual proli-
feran las armas de fuego? –inquieren.
–No –advierten.
Y explican: “En sociedades donde la
portación de armas de fuego es común, su
uso es principalmente para defensa propia
y prevención de delitos debido a que los cri-
minales son más cautelosos respecto a las
personas que eligen como víctimas, pues
existe una mayor posibilidad de que éstas
se encuentren armadas. La prevalencia en la
posesión de armas de fuego no tiene efec-
tos notorios en la tasa de delitos, ya que las
armas de fuego pueden ser sustituidas por
otro tipo de armas”.
Los autores citan un estudio realizado
por la Universidad de Chicago en torno a la
prevención del delito y la portación de ar-
mas de fuego. Este trabajo reveló que si los
estados de la Unión Americana que prohí-
ben la portación de armas de fuego de ma-
nera visible (right-to-carry concealed hand-
guns) hubieran cambiado su legislación a
una más permisiva, se habrían evitado mil
570 asesinatos anualmente.
También refieren una exitosa campaña
mediática efectuada en Kennesaw, Georgia,
relativa a la portación de armas entre los resi-
dentes de esa ciudad: “En 1982 una ley local
exigía que todos sus ciudadanos tuvieran ar-
mas, lo cual contribuyó a que los índices de ro-
bo disminuyeran 89%. Tanto los académicos
que están a favor de las armas de fuego como
aquellos que están en contra coinciden en que
las armas de fuego no son el único factor que
influye en la tasa de homicidios en Estados
Unidos. Incluso si no hubiera violencia a mano
armada en dicho país, éste aún tendría índices
de violencia mayores que los de Japón, Gran
Bretaña y Canadá proporcionalmente”.
A juzgar por el conjunto de sus argumen-
taciones, resulta claro que Valenzuela y Vi-
llanueva están proponiendo que el Estado
mexicano siente las bases para garantizar un
derecho ciudadano que eventualmente se
constituya en un muro de contención contra
los altos índices de violencia y criminalidad
que desangran a la República.
“¿Por qué recurrir a la posesión de ar-
mas si existen otros medios para controlar
el crimen?”, se preguntan.
Y responden: “Porque se trata de un
mecanismo complementario no sustitutivo
de la regla general que reside en el mono-
polio de la fuerza por el Estado. Y, además,
porque los medios previstos como desea-
bles desde los puntos de vista formal y teó-
rico por el sistema legal no han funcionado
adecuadamente”.
Ambos académicos afirman que desde
1972, cuando se publicó la Ley Federal de
Armas de Fuego y Explosivos en el Diario Ofi-
cial de la Federación, “la legislación del país
ha restringido a los ciudadanos la portación
de armas de fuego”. Sin embargo, dicen, es-
ta medida no ha dado los resultados espera-
dos, y 40 años después de la publicación de
dicha ley “observamos que nuestro país atra-
viesa por uno de los periodos de inseguridad
más críticos en su historia, en el que la vio-
lencia se ha extendido a lo largo del territorio
y se ha convertido en un problema nacional”.
Con más de 50 mil muertos en lo que va
del sexenio de Felipe Calderón asociados a
la situación de violencia que afecta al país,
“los gobernados –dicen los investigadores–
se encuentran a la expectativa de solucio-
nes eficaces que no llegan, al mismo tiempo
que los fracasos se contabilizan en la pérdi-
da de vidas humanas”.
Valenzuela y Villanueva aclaran que “no
se trata de fomentar en modo alguno la vio-
lencia”, sino, por el contrario, “de combatirla
con la Constitución en la mano y dando vida
a un derecho humano cuyo ejercicio reclama,
a su vez, una normativa secundaria que haga
viable el núcleo esencial de este derecho pa-
ra los fines exclusivos de la legítima defensa
y de la seguridad de los gobernados”.
Registros nacionales y tráfico ilegal
Datos consignados por los autores en su libro
Seguridad, armas de fuego y transparencia…
señalan que en 2009 la entidad federativa con
el menor número de armas de fuego registra-
das era Baja California Sur, con 11 mil 706 uni-
dades. El Distrito Federal contaba entonces
con la cifra más alta: 253 mil 552. En ese mis-
mo año el total de armas de fuego registradas
a nivel nacional fue de 2 millones 33 mil 749,
pero a mayo de 2011 el número se incrementó
a 3 millones 118 mil 592.
Más datos: En 2011 la Secretaría de la
Defensa Nacional recibió de personas físicas
1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012 33
sí existen, sostiene el secretario general
de ASPA, Fernando Perfecto.
Según el comunicado difundido por la
dependencia el miércoles 8, “para seguir
avanzando en la verificación de la capa-
cidad financiera de Mexicana de Aviación
es necesario que los inversionistas inte-
resados demuestren su solvencia econó-
mica, la procedencia lícita de los recursos
y que se suscriba el convenio de acreedo-
res en términos de ley”.
Perfecto insiste: “La SCT, en especial
Felipe Duarte, sólo recurre a sofismas pa-
ra evitar que Mexicana vuelva a volar”.
El expediente del concurso mercantil
432/2010-B de Mexicana de Aviación in-
cluye el recurso ante el juez Felipe Con-
suelo Soto aun cuando establece que sólo
se “liberará” cuando se cumplan esas tres
condiciones, según las copias consulta-
das por la reportera.
En el expediente del concurso mer-
cantil 432/2010-B, radicado en el Décimo
Primer Juzgado de circuito, se corrobo-
ra la información publicada por Proce-
so en su edición anterior, según la cual
los integrantes de Med Atlántica están li-
gados a la señora Gina Díez Barroso Az-
cárraga, puesto que Margarita del Villar
Alrich, Martín Alberto Madero López y Jo-
sé Miguel Orozco Ortiz son miembros del
Comité Técnico del fideicomiso núme-
ro 1363/2011. Del Villar Alrich es directo-
ra de Área Inmobiliaria y de Negocios del
Grupo Diarq, cuya propietaria es Díez Ba-
rroso Azcárraga.
El expediente también establece que
ya se depositaron 415 millones de dóla-
res. Y añade:
“En términos del referido documento,
hacemos del conocimiento de su señoría
que dicha cantidad únicamente se libe-
rará hasta la cantidad de U$ 300,000,000
de dólares americanos para el proceso de
restructuración del Nuevo Grupo Aero-
náutico, S.A. de C.V., una vez que se haya
cumplimentado lo siguiente”; es decir las
tres condicionantes para que el dinero
que está en “proceso de cobro” se libere.
Tal como lo fijaron Del Villar Alrich, Ma-
dero López y Orozco Ortiz ello implica “que
se lleve a cabo la firma del convenio con-
cursal, a satisfacción de este H. Comité y
por consiguiente el levantamiento del con-
curso mercantil; que la SCT otorgue, expi-
da, libere o refrende, según corresponda, la
autorización para operar las líneas aéreas;
se transfieran los derechos fideicomisarios
de los fideicomisos CIB/212 y F/589 al patri-
monio del fideicomiso número 1363/2011
constituido en Banca Mifel, S.A.”.
Hasta el jueves 9 el convenio concur-
sal tenía un avance de 82.4%; incluso el
juez mencionó que la firma era “inmi-
nente”. Respecto del fideicomiso CIB/212,
propiedad de Tenedora K y en el cual es-
tán las acciones de Mexicana, Consuelo
Soto informó que ya está el acuerdo pa-
ra dicha transferencia; también expuso
que la liberación para operar tiene que
ver con la disponibilidad de las rutas de
Mexicana, que hoy tiene Interjet, y men-
cionó la entrega del Certificado Aéreo.
Por lo que concierne a las rutas y slots
de Mexicana, Proceso obtuvo copia del
oficio No 4.1,2209, formado por el director
general de Aeronaútica Civil, Héctor Gon-
zález Weeks, quien admite que solicitó al
David Deolarte
1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012 33
RABAJO
32 1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012
TRABAJO
32 1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012
JESUSA CERVANTES
L
a última llamada para que Mexi-
cana de Aviación retome el vuelo
el próximo 17 de marzo está so-
lamente en manos de la Secreta-
ría de Hacienda y Crédito Públi-
co, sostiene el diputado Mario di
Costanzo, encargado de dar seguimien-
to al caso en el seno del Congreso de la
Unión, aunque la dependencia se niega a
certificar la legalidad de los fondos “exis-
tentes” de la firma Med Atlántica, intere-
sada en el rescate de la aerolínea.
De acuerdo con el expediente del con-
curso mercantil, del que Proceso tiene co-
pia, el dinero existe, pero sólo se aplica-
rá cuando se firmen en forma paralela el
“convenio concursal” y se “liberen” slots
por parte de la Secretaría de Comunica-
ciones y Transportes.
A partir del 31 de enero, día en que el
titular del Décimo Primer Juzgado de cir-
cuito, Felipe Consuelo Soto, anunció que
Med Atlántica ya había depositado 300
millones de dólares para el rescate de la
aerolínea, la SCT emitió varios comunica-
dos en los que alegó que los recursos no
estaban comprobados.
Lo cierto es que desde antes la depen-
dencia relevó a Hacienda del trabajo de ve-
rificación del dinero y determinó que es el
juez quien debe hacerla, según el oficio nú-
mero 97 fechado el 24 de noviembre de 2011.
Por ello, el jueves 9, cuando el juez de-
cretó “suspensión indefinida” para con-
cluir el concurso mercantil debido a que
el conciliador de la aerolínea Gerardo Ba-
dín tiene ya 82.4% de los acuerdos de pa-
go con los acreedores, Hacienda lanzó la
“amenaza” de que no habrá dinero de Med
Atlántica, comenta el diputado Mario di
Costanzo, quien fue designado por el Con-
greso para dar seguimiento al caso.
Al mediodía del jueves 9, Di Costan-
zo se comunicó con el subsecretario de In-
gresos de Hacienda, José Antonio González
Anaya, para preguntarle sobre la instancia
encargada de establecer la existencia y lici-
tud de los recursos financieros.
–¿Deben verificar ustedes? –preguntó
el legislador a González Anaya.
–No; tampoco la Unidad de Inteligen-
cia Financiera. Nosotros no tenemos por
qué revisar el origen (de esos fondos). No
lo hace Hacienda. Además, si (Mexicana)
debe como mil millones en pasivos, mil
500 en impuestos… no le conviene a na-
die; es mejor abrir una nueva aerolínea.
–La pregunta es: ¿participan en el pro-
ceso de verificación de dinero o no? –in-
sistió Di Costanzo.
–Pues, si no va a haber dinero...
El subsecretario dejó entrever que el
cheque referido por el juez y el conciliador
Gerardo Badín “fue un acuerdo de ellos”, in-
dica el legislador, y explica: “Fue tanto como
haberme dicho que el juez y Badín mintie-
ron sobre la existencia del dinero y que las
autoridades bancarias –que son reguladas
por Hacienda– no van a dar por bueno que
hay los 300 millones de dólares”.
Fernando Perfecto, secretario gene-
ral de la Asociación Sindical de Pilotos de
Aviadores (ASPA), llamó “irresponsable” al
subsecretario de Ingresos y sostuvo que las
amenazas de la dependencia siguen “con-
figurando el escenario del gobierno para
impedir que Mexicana vuelva a volar”.
Ese mismo día el conductor radiofóni-
co José Cárdenas preguntó a Consuelo So-
to si pensaba que el gobierno está ponien-
do obstáculos en el caso de la aerolínea. El
juez le respondió que por desgracia es así:
“El gobierno es un obstáculo”.
No es la primera vez que el sistema fi-
nanciero muestra resistencias a dar in-
formación sobre la legalidad de los recur-
sos, comentó el juez. “Si el gobierno quiere
apoyar, como dice la SCT, que me apoye
por ese lado”. Y agregó: “Le pediría a Ha-
cienda y a la Comisión Nacional Bancaria
que apoyen a Mexicana. Los inversionis-
tas son gente seria y no se vale que pon-
gan en tela de duda su reputación”, en
alusión a la legalidad de los 300 millones
de dólares de Med Atlántica.
Dinero y nombres
Los 414 millones de dólares que el grupo
Med Atlántica depositó a un fideicomiso,
el número 1363/2011 de Banca Mifel, S.A.,
El gobierno federal y el juez Felipe Consuelo Soto lle-
nan de obstáculos las negociaciones sobre Mexicana de
Aviación. En noviembre último la Secretaría de Comuni-
caciones y Transportes determinó que Hacienda ya no
era la encargada de certificar la validez de los fondos
destinados al rescate de la aerolínea, sino el juez. Y ape-
nas aparecieron los inversionistas –Med Atlántica e Iván
Barona–, anunció que si los oferentes no demuestran
que su dinero es lícito, el martes 14 la aerolínea será
declarada en quiebra. Lo cierto es que Comunicaciones
y Hacienda se están echando la bolita con un propósito
bien definido: evitar que Mexicana vuelva a despegar.
el caso Mexicana
atascan
El juez, SCT y Hacienda
RABAJO
34 1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012
TRABAJO
34 1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012
juez Consuelo Soto la autorización para
prestar las rutas a otras líneas y “asegu-
rar que los servicios aéreos se presten de
manera permanente y uniforme, en con-
diciones equitativas y no discriminato-
rias en cuanto a la calidad, oportunidad
y precio en beneficio de la economía”.
González Weeks menciona que,
el 19 de mayo de 2011, Consuelo Soto
“acordó que la autoridad aeronáutica
debía de garantizar dichas condiciones
pues está facultada para otorgar autori-
zaciones extrabilaterales en forma tem-
poral en tanto se resuelve la situación
jurídica de las empresas de Grupo Mexi-
cana, en el entendido que no se alteren
los derechos y autorización otorgados a
la misma. Las autorizaciones extrabila-
terales han sido solicitadas y otorgadas
de manera temporal”.
Asimismo informa al conciliador de
Mexicana, Gerardo Badín, que “le haga sa-
ber a los grupos de inversionistas que lle-
guen a estar interesados en aportar re-
cursos para restructurarlas, que la SCT ha
autorizado rutas de manera extrabilate-
ral… respetando los derechos de las em-
presas de Grupo Mexicana”.
Según ese acuerdo, “no se restringirán
los derechos y las autorizaciones otorga-
das a la concursada (Mexicana)… la au-
torización temporal para la operación
de algunas rutas similares no conlleva-
rá la cancelación de las rutas nacionales
e internacionales… y la concursada po-
drá tener acceso a las rutas concesiona-
das cuando así lo requiera”.
En el último punto del escrito de Med
Atlántica que entregó Margarita del Vi-
llar Alrich se pide “guardar la más estric-
ta confidencialidad… del fideicomiso nú-
mero 1363/2011, así como de las personas
que en él intervienen”.
La ratificación del dinero
El conflicto sobre quién debe comprobar la
existencia del dinero se detonó cuando la
SCT emitió su comunicado número 97 fe-
chado el 24 de noviembre último, según el
cual queda sujeta a la determinación del
juez rector del concurso “la demostración
de solvencia de los interesados puede rea-
lizarse por cualquier medio previsto en la
ley, como son billete de depósito, cheque
certificado o de caja, carta de crédito firma-
da, entre otros, o cualquier otro que emita
una institución financiera nacional”.
De acuerdo con el expediente de Mexi-
cana, radicado en el Décimo Primer Juzga-
do de Circuito, se acreditó la existencia del
recurso: “en estas condiciones, el que sus-
cribe se pronuncia en el sentido de que el
grupo de inversionistas denominado Ban-
ca Mifel, S.A., institución de banca múlti-
ple, grupo financiero Mifel, ha demostrado
a entera satisfacción de este órgano juris-
diccional la existencia y disponibilidad de
la suma de trescientos millones de dólares
americanos, que se encuentran deposita-
dos en el citado fideicomiso, para ser utili-
zados en la adquisición de las acciones de
Nuevo Grupo Aeronáutico y la restructura-
ción operativa y financiera de Mexicana de
Aviación, S.A. de C.V., y sus filiales”.
Consuelo Soto recuerda que “está en
proceso de cobro” bajo las tres condiciones
que demanda Med Atlántica, por lo que, di-
ce, ordenó girar oficios para que la SCT, “en
el ámbito de sus facultades, realice los trá-
mites, verificaciones y certificaciones ne-
cesarias para que la empresa pueda reini-
ciar operaciones cuanto antes”.
Conforme al comunicado 97 de la SCT,
el juez ya cumplió con su deber de veri-
ficar; ahora corresponde a Hacienda ver
la licitud o no del dinero, porque un juez
no tiene las herramientas para investigar-
lo. Eso sólo lo hace la Unidad Financiera
de Hacienda, sostiene el legislador Di Cos-
tanzo. Y reitera: “La decisión última está
en Hacienda”.
Ante la “inminente firma” del conve-
nio concursal y para acelerar los trámi-
tes que faltan, el martes 7 el conciliador
Badín envió un escrito al Congreso de la
Unión “con miras a poder estar en posi-
ción de iniciar operaciones el 17 de marzo
de 2012”. La carta está dirigida a Guadalu-
pe Acosta Naranjo, presidente de la Mesa
Directiva de la Cámara de Diputados.
Entre sus peticiones, Badín menciona
que el Aeropuerto Internacional de la Ciu-
dad de México “deberá garantizar que se-
rán restituidos y la empresa mantendrá
disponibles los slots que venía operando”.
En este punto recuerda que las propias
autoridades de la SCT ya habían contraído
dicho compromiso cuando se discutía con
uno de los inversionistas.
Badín también pide al Congreso su apo-
yo para que se agilice ante la Dirección de
Aeronáutica Civil la entrega del Certificado
de Operador Aéreo y para que intervenga
ante Nacional Financiera a fin de que és-
ta facilite los nueve aviones de Mexicana
para que con ellos se haga el proceso de
verificación y vuelos de prueba.
Sobre Banorte, el conciliador de
Mexicana informa al Legislativo que ya
se tienen los puntos básicos para cerrar
el acuerdo, aunque le pide su interven-
ción para acelerar el proceso “para po-
der iniciar operaciones el día 17 de mar-
zo próximo”.
Al cierre de esta edición, el viernes
10, la agencia gubernamental Notimex
difundió una entrevista con el juez Con-
suelo Soto en la que se percibe un cam-
bio de posición respecto de la del expe-
diente. Según el cable, el juez dijo que
“hasta el momento dicho grupo no ha
podido acreditar los 300 millones de dó-
lares, ni la procedencia de los recursos”.
Proceso intentó comunicarse con el
juez, pero nadie respondió a la llamada.
Primer inversionista
Antes de que Consuelo Soto anunciara el
31 de enero el depósito de Med Atlántica,
el inversionista Iván Barona, quien desde
agosto pasado intenta adquirir Mexicana,
había retomado las negociaciones. Cinco
días antes exhibió al juez un cheque que,
dijo, se haría válido si se respondían seis
preguntas.
Una de ellas era saber en manos de
quién están las acciones de Mexicana de
Aviación y el regreso inmediato de las ru-
tas y slots. Incluso estaba programada una
entrevista para el 27 de enero en Los Pi-
nos, pero la reunión “se cayó” porque su-
puestamente Barona nunca había deposi-
tado 1 millón de pesos en garantía como
pedía la SCT.
Barona comenta que eso es falso. Dice
que para evitar problemas recurrió a otro
fondeador, quien mostró un pagaré por 5
mil millones de dólares, al tiempo que exhi-
be a la reportera copia del documento. E in-
siste en que el jueves 9 se reunió con el juez
Consuelo Soto y con el conciliador Gerardo
Badín para establecer el método de entrega
del dinero y “bancarizarlo” a su nombre con
tan sólo 500 millones de dólares para que
Mexicana pueda volar de nuevo.
En la reunión del jueves 9, el juez
anunció que la resolución final la dará
dentro de cuatro o cinco días, con lo cual
la aerolínea quedará en manos de Med
Atlántica o de Barona, siempre y cuando
Hacienda lo permita, sostiene el legisla-
dor Mario di Costanzo. Refirió que si Baro-
na no demuestra que los fondos del che-
que de un tercero son suyos, declarará la
quiebra de la compañía y se nombrará un
síndico que se encargará de vender lo que
ésta tiene y de pagar, en primer término, a
los trabajadores, y después al resto de los
acreedores.
A
F
P
im
a
g
e
fo
ru
m
Consuelo. Ultimátum
1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012 37
ANNE MARIE MERGIER
P
ARÍS.- Philippe Bouchez El Gho-
zi da rienda suelta a su exaspe-
ración y su indignación. El abo-
gado francés de Maude Versini
denuncia:
“Hoy, 8 de febrero, más de
un mes después de que los tres hijos de mi
clienta hubieran debido ser presentados,
seguimos sin recibir el expediente del juez
de Toluca que otorgó la custodia provisional
de los menores al señor Montiel, ni por su-
puesto los elementos sobre los que se basó
ese magistrado para tomar semejante deci-
sión. Esa situación es humanamente escan-
dalosa y además viola la Convención de La
Haya sobre los Aspectos Civiles de la Sus-
tracción Internacional de Menores.”
Desde hace varias semanas el exgo-
bernador mexiquense Arturo Montiel y su
exesposa Maude Versini se disputan la cus-
todia de sus tres hijos: Los gemelos Adrián
y Sofía, de siete años, y Alexi, de seis.
Montiel se apoya en una decisión ju-
dicial para no devolver los hijos a su ma-
dre. El exgobernador del Estado de Méxi-
co demandó a Maude Versini y a su actual
esposo, Philippe Lancry, ante un juez de
Toluca por “maltratos físicos y psíquicos”
de los tres menores de edad, hechos que
su exesposa denuncia como parte de “un
complot” que Montiel ha “tramado desde
hace años” para quitarle a sus hijos.
La corresponsal buscó a los abogados
en Francia tanto de Versini como de Mon-
tiel para precisar la situación jurídica del
caso. El representante legal del exgober-
nador mexiquense declinó conceder una
entrevista.
Artimañas
A Bouchez El Ghozi se le pregunta si el tér-
mino jurídico “presentados” significa que
los hijos de su clienta debieron ser devuel-
tos a su madre al final de sus vacaciones
en México.
“Exactamente. Debieron regresar a
Francia el 2 de enero”, contesta.
Y explica: “El señor Montiel exhibió
el fallo provisional del juez de Toluca pa-
ra no cumplir con sus obligaciones clara-
mente definidas por el juicio de divorcio
pronunciado el 29 de noviembre de 2007
por el Tribunal de Tenancingo y declara-
do ejecutorio en Francia el 25 de septiem-
bre de 2008.
“Conforme a la Convención de La Ha-
ya, el señor Montiel tenía la obligación de
hacer llegar el expediente del caso a mi
clienta desde el primer día de la no pre-
sentación de los hijos. No lo hizo.
–Tengo entendido que para hacerlo,
Montiel tiene que pasar por canales diplo-
máticos.
–El señor Montiel tiene dos posibilida-
des para hacer llegar estos documentos a
mi clienta. Una efectivamente es el canal
diplomático: sus abogados en México en-
tregan el expediente a una oficina espe-
cializada de la Procuraduría (General de
la República) de México. En la jerga de La
Haya esa oficina se llama “Autoridad Cen-
tral Mexicana”. Dicha autoridad remite a
su vez el expediente a la oficina homólo-
ga de Francia. Finalmente esta última pro-
porciona los documentos a mi clienta. Na-
da nos llegó por ese canal.
–¿Puede haber un retraso burocrático?
–¿Un retraso de más de un mes? Impo-
sible. Una de las metas de la Convención
de La Haya es justamente acelerar estos
trámites. Fue precisamente por eso que
los ministerios de justicia de los países
que firmaron la Convención crearon ins-
tancias específicas para transmitir los ex-
pedientes con velocidad.
“De todos modos los representantes le-
gales del señor Montiel disponen de otro
canal muy sencillo de comunicación con
los de la señora Versini: pueden confiar
ese expediente a un ujier oficial de justicia
para que nos lo haga llegar. Los abogados
mexicanos y el abogado francés del señor
Montiel rehusaron proceder en esa forma.
Le mandé ya varias cartas a mi colega de
París exigiéndole la entrega de todos los
documentos. No me hizo el menor caso.”
Bouchez lee a la reportera la última
carta oficial que envió a su colega. Tiene
fecha del 2 de febrero. Es mordaz y aca-
ba con alusiones claras a “procedimientos
reprensibles” de Arturo Montiel para obte-
ner el fallo del juez de Toluca; habla inclu-
sive de “eventual complicidad”, sin preci-
sar de quién.
–¿El abogado francés de Arturo Mon-
tiel tiene la obligación legal de entregarle
ese expediente?
–Por supuesto. Al no hacerlo viola las
disposiciones del orden público del código
de procedimiento civil y se burla del códi-
go deontológico de nuestra profesión. Las
consecuencias de esa actitud son graves:
paraliza la defensa de mi clienta tanto en
México como en Francia.
–Usted se refiere a los dos procesos jurí-
dicos que se llevan a cabo en ambos países.
–Así es. Al no tener el expediente que
permitió al juez de Toluca otorgar la custo-
dia provisional de sus hijos a su exesposo,
los abogados mexicanos de la señora Versi-
ni no pueden llevar ante ese mismo juez el
debate contradictorio al que mi clienta tie-
ne derecho para oponerse a ese juicio y ha-
JUSTI CI A
G
u
s
ta
v
o
G
ra
f
A
le
x
e
i V
a
s
ilie
v
Bouchez. Incertidumbre
JUSTI CI A
36 1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012

Arturo Montiel ha manipulado a la justicia y a la opinión públi-
ca mexicanas y francesas para salirse con la suya, afirma el
abogado de Maude Versini, exesposa del político mexiquen-
se acusado de secuestrar a sus tres hijos y cuyo abogado se
negó a hablar con Proceso. Pero Montiel, en su afán de fingir
que cumple y respeta la ley ha cometido una serie de errores,
dice el legista, que a la larga lo dañarán más. Ha hecho tantas
trampas, señala, que ya se enredó, se entrampó él mismo y
no hay posibilidad de que venza en este litigio y aun podría
enfrentar cargos en Francia.
de Montiel
1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012 39
Después de un breve silencio Bouchez
afirma:
“En realidad el señor Montiel manipu-
ló a la justicia mexicana y a la justicia fran-
cesa para servir sus propios intereses. Me
explico: cubrió de regalos a sus hijos des-
de que llegaron a México el pasado 17 de
diciembre, les calentó la cabeza contra su
madre y su padrastro y 10 días después los
llevó a rendir testimonio ante un juez. Tal
como le contó la señora Versini en la entre-
vista que tuvieron (Proceso 1839), el exgo-
bernador del Estado de México le entre-
gó también al juez testimonios de nanas
mexicanas que él mismo seleccionó, pagó
y controló.
“El magistrado mexicano sólo escuchó
a los niños y sólo vio los documentos en-
tregados por el exesposo de mi clienta. Se
dejó impresionar. Fue manipulado.
“Luego el señor Montiel se apuró en pe-
dir el exequátur de la decisión del juez de
Toluca en Francia y aprovechó ese trámite
para hacer creer a la opinión pública mexi-
cana que actuaba conforme a la justicia de
ambos países. Reiteró esa manipulación en
la carta que mandó a su revista y que se
publicó en la sección “Palabra del lector”.
“En esa carta, obviamente redactada
por sus abogados, afirma: ‘Es ante las pro-
pias autoridades francesas y mexicanas,
a las que respeto y me acojo, instancias a
las cuales debe responder mi contraparte.’
“Es el colmo de la desfachatez. Exige
públicamente que la señora Versini res-
ponda ante la justicia mexicana y fran-
cesa al mismo tiempo que, en privado, le
impide hacerlo al no entregarle el expe-
diente que necesita y espera.
–A pesar de no tener ese expediente,
tanto usted como la señora Versini tienen
una idea de su contenido. Tengo entendi-
do que el licenciado Gómez Mont les hizo
comentarios al respecto.
–Me gustaría poder hablar de estas
pruebas teniéndolas en la mano y no par-
tir de comentarios, por muy fidedignos
que sean. Sin embargo quisiera recalcar
algo que me parece sumamente grave. Sa-
bemos que el juez de Toluca recogió colec-
tivamente los testimonios de los tres me-
nores, cuando hubiera debido escucharlos
por separado. Así hubiera podido compa-
rar lo que decía cada uno y hubiera evi-
tado que uno de ellos tomara el liderazgo
de la plática con el juez, induciendo a sus
hermanos a imitarlo.
–Esta audiencia fue videograbada, ¿no
es cierto?
–Tenía que serlo. Esa grabación es parte
de las pruebas que, según el señor Montiel,
demuestran la culpabilidad de mi clienta.
Los testimonios de menores de edad son
sumamente delicados de manejar. El dere-
cho francés es muy exigente al respeto. Por
lo general se requiere la presencia de un
abogado especializado y se consulta a ex-
pertos. Hasta donde sabemos, no se toma-
ron estas medidas en Toluca.
“Peor aún: se recibió el testimonio de
Alexi, que es un niño con problemas psí-
quicos. Eso es sumamente irresponsable.
Pero lo más atroz es que, según nos entera-
mos, siempre de manera oficiosa, el señor
Montiel buscó hacer creer al juez de Tolu-
ca que el niño tenía trastornos psicológicos
debido a los maltratos que supuestamente
sufre. ¡Es una abyección! Mi clienta tiene el
expediente médico completo de Alexi, de-
cenas y decenas de testimonios de todos
los médicos y terapeutas especializados
que lo atendieron a lo largo de los últimos
años. Sus testimonios son una parte im-
portante de los múltiples elementos que
quiere presentar al juez de Toluca cuando
por fin se pueda celebrar el debate contra-
dictorio al que tiene derecho.
–¿Será después de ese debate contra-
dictorio cuando el juez de Toluca podrá
dictaminar de manera definitiva sobre la
custodia de los niños?
–Así es. El debate de fondo tiene que
darse en México.
–¿Ante el mismo juez?
–En Francia se da ante el mismo juez.
No sé en México. Mi colega mexicana lo
sabrá. En Francia sin embargo se puede
pedir la “relocalización” del juicio, es de-
cir que se celebre en otra región jurídica
para evitar cualquier eventualidad de pre-
sión sobre el juez. Tampoco sé si es posible
en México. Si lo es, sería deseable tenien-
do en cuenta las redes de influencia de las
que dispone el señor Montiel.
Antes de dar por terminada la entre-
vista Philippe Bouchez El Ghozi insiste:
“El señor Montiel sabe que sus prue-
bas manipuladas se derrumbarán duran-
te el debate contradictorio. Por eso busca
aplazarlo. Pero sólo gana tiempo. De to-
dos modos le tocará enfrentar a la defen-
sa de su exesposa. Quizá pensó que podía
seguir imponiendo su ley, tal como lo hi-
zo en sus tiempos de gobernador. Pero ese
tiempo ya se acabó. El señor Montiel es-
tá en un callejón sin salida. Parece invero-
símil que un hombre de su nivel se haya
entrampado a sí mismo. La única expli-
cación que encontramos es que lo mue-
ve su deseo de venganza. No acepta que
la señora Versini haya pedido el divorcio.
En 2007 ya quiso castigarla secuestrando
a sus hijos. La justicia francesa lo obligó a
devolverlos. Ahora intentó el mismo gol-
pe. Perdió el control y se dejó cegar por su
rencor de hombre herido.”
JUSTI CI A
38 1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012
cer valer su derecho de seguir con la custo-
dia de los tres menores. Oficialmente, más
de un mes después de esa decisión judicial
no sabemos en qué se basó el juez para au-
torizar esa custodia provisional.
–¿Qué pasa con el proceso judicial
francés?
–El 19 de enero y luego el 31 de enero
mi clienta recibió convocatorias para com-
parecer ante un juez francés a petición del
señor Montiel que pretende obtener el exe-
quátur (procedimiento judicial en virtud
del cual las sentencias dictadas en un Es-
tado puedan ser ejecutadas en otro) de la
decisión del magistrado de Toluca.
–¿Es decir que esa decisión provisional
se aplique en Francia?
–Así es. Es absurdo. El señor Montiel
exige que esa decisión sea ejecutoria en
Francia pero rehúsa que mi clienta tenga
el expediente que la justifica.
–Tengo entendido que los abogados
mexicanos de Maude Versini pueden pe-
dir directamente ese expediente al juez de
Toluca. ¿Por qué no lo hicieron?
–Las pláticas que tuvimos con ellos nos
permitieron entender que no es tan senci-
llo como usted cree. No sabemos siquiera si
ese expediente sigue todavía a disposición
del juez de Toluca. La señora Versini aca-
ba de contratar a una nueva abogada es-
pecializada en derecho familiar, tal como
se lo aconsejó el licenciado Gómez Mont,
quien la representó en las primeras sema-
na del conflicto. Sé que mi colega está ha-
ciendo trámites para obtener el expedien-
te. Vamos a ver lo que logra.
Contaminación política
–Esa nueva abogada radica en Baja Cali-
fornia. ¿No le va a ser muy incómodo de-
fender a Maude Versini viviendo tan lejos
del Estado de México y del DF?
–Usted es tan consciente como la se-
ñora Versini de que la disputa legal con su
exesposo se lleva a cabo en un contexto
político muy tenso. El señor Montiel es un
personaje político conocido, tiene lazos
familiares con un candidato a la Presiden-
cia de México. Mi clienta decidió ser muy
cuidadosa en la selección de su nuevo re-
presentante legal. Decidió que tenía que
ser totalmente independiente y capaz de
resistir cualquier presión.
“Exigió también que tuviera gran expe-
riencia en materia de sustracción de meno-
res. Yo pertenezco a un bufete internacio-
nal de abogados. Eso nos ayudó mucho para
seleccionar a varios colegas con los que mi
clienta se entrevistó telefónicamente. Fi-
nalmente fue esa abogada de Baja Califor-
nia quien le pareció la más capacitada para
defenderla. El hecho de que viva lejos del DF
no intervino en su decisión. No es lo ideal,
pero viajar al DF no es tan complicado.
–Volvamos a los procedimientos jurí-
dicos en curso. ¿Cuando tendrá que pre-
sentarse la señora Versini ante el juez
francés?
–Es muy difícil saberlo con precisión.
A mi juicio podríamos tener una prime-
ra audiencia de procedimiento a principio
del próximo mes.
–¿En qué consiste esa audiencia?
–Si tenemos todo el expediente de To-
luca –el fallo del juez mexicano y todas las
pruebas contra mi clienta entregadas por
el señor Montiel–, podremos fijar con el
juez francés una agenda de procedimien-
to y sabremos cuándo se juzgará el caso.
Si no tenemos el expediente, el juez fran-
cés emitirá un mandato conminatorio,
una orden terminante para obligar al se-
ñor Montiel a entregar el expediente com-
pleto a mi clienta. Si no obedece, se des-
echará su petición de exequátur.
“La justicia francesa no puede acatar
una decisión tomada unilateralmente por
un juez mexicano sin que haya habido un
debate contradictorio. Lo mismo haría la
justicia mexicana con una decisión unila-
teral de un juez francés.”
–En caso de que Arturo Montiel acabe
por entregar ese expediente, ¿cuándo se
llevaría a cabo el juicio?
–Probablemente a finales de 2012. Si
bien la transmisión de los expedientes en-
tre los dos ministerios de justica es muy rá-
pida, los procedimientos judiciales son lar-
gos. Se trata de casos internacionales muy
delicados y las autoridades judiciales mexi-
canas y francesas se muestran muy caute-
losas. Y lo mismo hacen las autoridades de
Relaciones Exteriores de ambos países.
–¿Qué papel juegan estas últimas?
–El papel principal le corresponde a la
Procuraduría (General de la República) de
México y al Ministerio de Justicia de Fran-
cia. Pero los ministerios de Relaciones Ex-
teriores de los dos países siguen el caso
con suma atención porque les correspon-
de velar por sus nacionales. Estoy perso-
nalmente en contacto con el Ministerio
de Relaciones Exteriores de mi país que se
muestra muy preocupado por ese asunto.
Caso inédito
–Me imagino que el parentesco del señor
Montiel con el candidato presidencial del
PRI debe ser tema de inquietud.
–Lo es. Pero lo que preocupa sobre todo
a la Cancillería francesa es el hecho inédi-
to de sustracción conjunta de tres meno-
res de edad. Es un caso raro. Por lo gene-
ral se sustrae a un solo niño y no a todos
los hermanos. Peor aún, uno de los meno-
res, Alexi, tiene problemas psíquicos. Es
autista. Gracias a los esfuerzos de su ma-
dre ha progresado mucho, pero es suma-
mente vulnerable. Es muy grave sustraer a
un menor de edad que requiere cuidados
médicos específicos. Por todos estos moti-
vos el Ministerio de Relaciones Exteriores
de Francia está muy pendiente del caso.
–Por todo lo que acaba de explicar, re-
sulta obvio que no le conviene a Arturo
Montiel no entregar el expediente de To-
luca a Maude Versini…
–Por supuesto que no le conviene. No
sólo no obtendrá el exequátur sino que
corre riesgos penales en Francia.
–¿Por qué?
–Si no justifica la custodia provisio-
nal que le otorgó el juez mexicano y si no
permite el debate contradictorio al que mi
clienta tiene derecho, se le acusará de se-
cuestro de menores, crimen se suma gra-
vedad en Francia.
G
e
rm
á
n
C
a
n
s
e
c
o
Gómez Mont dejóel caso
ron al edificio de Marina Nacional y Cir-
cuito Interior en la Ciudad de México y
se apoderaron del Centro de Operación y
Control de Luz y Fuerza. Tras desalojar a
una veintena de trabajadores ocuparon
las oficinas administrativas y desplega-
ron un cerco ante una eventual embes-
tida del Sindicato Mexicano de Electri-
cistas (SME).
Dos días después, con base en datos
de la Secretaría de Seguridad Pública, Re-
forma informó que efectivos de la Unidad
para el Reestablecimiento del Orden Pú-
blico supervisados desde un helicóptero
por el comisionado de la PF, Facundo Ro-
sas, tomaron las instalaciones en sólo cin-
co minutos. El funcionario reportó el ope-
rativo a su jefe Genaro García Luna en
tiempo real.
Sin embargo, de acuerdo con un expe-
diente de justicia militar elaborado a par-
tir de los testimonios de algunos solda-
dos que participaron en aquel sabadazo,
las unidades militares fueron concentra-
das desde temprano en el Centro de Man-
do de la PF en Iztapalapa. Ahí, precisa el
documento, se les dotó de uniformes de la
PF nuevos y equipos antimotines.
El teniente de zapadores Marcos Ge-
rardo Espinosa Pérez, en ese tiempo co-
mandante en el Tercer Batallón de Inge-
nieros de Combate de Santa Lucía, Estado
de México, expuso, por ejemplo, que él
participó en las operaciones de resguar-
do de instalaciones en el Valle de México
e Hidalgo. La participación de tropas del
Ejército disfrazadas de policías federales,
dijo, se prolongó varios meses:
“Yo creía que eso era ilegal. Cuando
me dijeron que iba como PF le pegunté a
mi comandante si íbamos a reprimir una
huelga. Y como somos un batallón de ar-
mas, entonces exigí mi nombramiento y
sólo recibí una respuesta verbal: es una
orden.”
Misión cumplida
Las imágenes de la incursión policiaca
fueron ampliamente difundidas, en espe-
cial los videos entregados a El Universal,
que los subió a su portal de internet un
día después del operativo.
Los supuestos policías federales llega-
ron a las oficinas centrales de la empresa,
en la capital del país, a bordo de patrullas
y autobuses particulares. La ocupación se
diseñó por medio del monitoreo de las cá-
maras de vigilancia urbana y se coordinó
con sobrevuelos de helicópteros.
Tras su arribo al edificio de Luz y Fuer-
za, las tropas cercaron el inmueble. Minu-
tos después llevaron varios tráileres con
mamparas metálicas y en tres horas mon-
taron un muro de contención. Luego los
mil 500 elementos se desplegaron en el
interior del inmueble y reforzaron la vigi-
lancia en las zonas de acceso.
El testimonio del teniente Espinosa
Pérez deja en claro que los supuestos po-
licías federales en realidad eran soldados
zapadores de combate entrenados en el
uso de explosivos, apoyos logísticos, atrin-
cheramientos y fortificaciones para en-
frentamientos armados.
El despliegue militar se realizó del modo
similar en las instalaciones de Luz y Fuer-
za del Distrito Federal, el Estado de México,
Puebla, Morelos e Hidalgo. En ninguno de
esos puntos encontraron resistencia.
En la Ciudad de México los integrantes
del SME optaron por concentrarse en su
edificio gremial, en Insurgentes Sur. Des-
de ahí los líderes llamaban a sus afiliados
a no caer en provocaciones:
“La verdad, durante el tiempo que du-
ré, lo único que hacían era que iban y co-
locaban sus mantas. Yo nunca vi que hu-
biera violencia ni agresiones como para
enviarnos pues, aunque desarmados, so-
mos soldados de armas. Ellos exigían lo
que les correspondía, pues. Nunca nos
agredieron”, según el reporte del tenien-
te Espinosa.
–¿Usted ya estaba ahí como policía fe-
deral? –pregunta el reportero al militar.
–Nada más disfrazado, sin ningún ofi-
cio de comisión a la PF, con el mismo suel-
do y 30 pesos (diarios) de raciones en che-
que que teníamos que ir a cobrar a un
banco (para adquirir alimentos).
–¿Cómo les pagaban la nómina?
–A unos en depósito y a otros en che-
que, pero las raciones las manejaba un in-
tendente, que nos daba un cheque que te-
níamos que cobrar en Banjército por ser
comandantes de destacamento. Con el
efectivo pagábamos a los soldados las ra-
ciones. Era lo único que nos daban.
“Estábamos en condiciones infrahu-
manas. Los muchachos dormían en el sue-
lo, principalmente en los baños, junto a las
tazas o en las regaderas. Podían llevar al-
gún colchón o cobija comprados con su di-
nero, pero no podíamos llevar ningún equi-
po militar, porque la misión era que nadie
se diera cuenta de que éramos militares.”
–¿Cuántos elementos eran?
–Mi batallón estaba orgánico, desple-
gado. Unos 800 elementos, más otros regi-
mientos. Por la zona militar había bastan-
tes. Pero la orden era no dejarlos entrar (a
los trabajadores) y que se mantuviera en
secreto (que ellos eran soldados).
Sobre los 30 pesos de ración abunda:
“Es una cantidad que nos corresponde,
pero como estábamos en esa situación, no
sé si Luz y Fuerza o la CFE nos daban unos
alimentos pagados; no sé de qué área del
gobierno, y nos daban en especie.
“Fue de las cosas que nos daban en
especie y eso también me obligó a exigir.
Cuando es en especie, a veces faltan co-
sas, hay que procurarnos más cosas. Tam-
poco había sanidad, teníamos que conse-
guir algún medicamento… había muchos
motivos urgentes y necesarios para salir
(de las instalaciones).”
Durante los meses que estuvo disfraza-
do de policía federal, el teniente Espinosa
fue removido a diferentes instalaciones: de
Tultitlán y Ecatepec, en el Estado de Méxi-
co, a Tizayuca, Hidalgo. En ese último desti-
G
e
rm
á
n
C
a
n
s
e
c
o
Luz y Fuerza. Operativo militar
REPRESI ÓN
1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012 41
Los “policías federales” que tomaron las instalacio-
nes de la Compañía de Luz y Fuerza del Centro la
noche del 10 de octubre de 2009 en realidad eran sol-
dados disfrazados, según se desprende del testimonio
de un teniente de zapadores que semanas después
fue sometido a la justicia militar por “abandono de
servicio de armas”. Marcos Gerardo Espinosa Pérez,
quien hoy se encuentra libre bajo caución, comenta
que así como esas mentiras del gobierno federal hay
otras: por ejemplo, hablar de policías federales caídos
cuando en realidad se trata de militares.
Eran soldados
ARTURO RODRÍGUEZ GARCÍA
E
ran las 11 de la noche del 10 de
octubre de 2009 cuando varios
batallones militares disfrazados
de policías federales tomaron
las instalaciones de Luz y Fuer-
za del Centro en la Ciudad de
México. Una hora después, justo a la me-
dianoche, el gobierno calderonista anun-
ció la extinción de la dependencia y ade-
lantó su fusión operativa con la Comisión
Federal de Electricidad (CFE).
Los militares tomaron de manera si-
multánea las instalaciones estratégicas
de la compañía en varias entidades para
evitar que los trabajadores boicotearan el
suministro de energía eléctrica en el cen-
tro del país.
La noche de ese sábado 10 de octu-
bre cientos de militares disfrazados de
agentes de la Policía Federal (PF) llega-
disfrazados
Germán Canseco
40 1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012
no sus superiores encontraron un pretexto
para someterlo a la justicia militar.
Los “crímenes” del teniente
En marzo de 2010 el teniente Espinosa Pé-
rez había hecho varias observaciones a
sus superiores sobre las condiciones en
que estaban los soldados a su cargo. Acos-
tumbrado a invertir de su bolsa, como la
mayoría de los comandantes del Ejérci-
to, el teniente utilizaba su auto particular
para desplazarse y se comunicaba única-
mente con su teléfono celular.
Cuando explicaba las razones de sus sa-
lidas para ir a Banjército, comprar víveres
para sus hombres o medicamentos, siem-
pre se ponía en contacto con el mando a tra-
vés de su teléfono. Una vez, estando en Tiza-
yuca, perdió la comunicación porque se le
acabó el saldo. Eso motivó que lo acusaran
de abandono de servicio de armas.
“Mi salida de las instalaciones fue una
necesidad. Todo comandante tiene la obli-
gación de cumplir la misión, pero viendo
por su gente. Para cumplirla se requieren
factores de alimentación, comunicación,
buena moral. La comunicación, cuando es
mala, pone en riesgo la misión y a la gen-
te. Uno puede hablar de un teléfono y se
pueden captar cosas, alguien puede escu-
char. La comunicación militar debe ser rá-
pida, directa y segura.
“Yo no tenía comunicación, porque
era mi teléfono personal, era del Valle de
México y no tenía saldo. Perdí comunica-
ción con el mando en la Ciudad de México.
Cuando pude recargué 20 pesos; al regre-
sar, ya me estaban esperando para llevar-
me a un Ministerio Público militar.”
Ante la fiscal castrense el teniente Es-
pinosa explicó su situación y aprovechó
para narrar el resto de las deficiencias, así
como las condiciones en que él y sus su-
bordinados se encontraban, en un intento
por demostrar que no estaba en “un servi-
cio de armas”, sino de disfraz. La fiscal re-
criminó al teniente; le dijo que no parecía
educado en el Colegio Militar.
“Se lo dije ahí, lo he repetido en los jui-
cios y lo sostengo: están muy equivocados
si creen que ser del Colegio Militar impli-
ca estar callado, sumiso, aceptando injus-
ticias. Debo ser disciplinado y honorable,
por eso no puedo ser agachado”, advierte
el entrevistado.
Por la falta de saldo, el teniente Espino-
sa Pérez es procesado en el Juzgado Cuar-
to Militar, donde se radicó el expediente
248/2010, en el que se hallan asentados do-
cumentales y testimonios que confirman
la presencia militar con disfraz de PF en las
instalaciones de Luz y Fuerza.
En mayo de 2010, dice, se trasladó a
una base militar de Irapuato a visitar a su
hijo de tres años procreado con una capi-
tana odontóloga del Ejército. Había acor-
dado con su pareja que visitaría al menor
como cada semana, pero esa vez, cuando
se aproximaba a la puerta de las instala-
ciones, la mujer gritó que se quería robar
al menor.
Dice que los policías militares le pidie-
ron detenerse. Él aceptó. Recuerda que co-
menzaron a llegar oficiales de más alto
rango, hasta que el coronel José Raúl Cele-
dón, juez militar, amenazó con procesarlo
por insubordinación.
“Le dije que era una violación a mis de-
rechos, pues en todo caso se trataba de un
asunto familiar y yo tenía derecho de visita
y convivencia con el niño. Pero así es en el
Ejército, deciden hasta en derecho de fami-
lia”. El pequeño estaba asustado y lloraba,
comenta, por lo que se lo regresó a su ma-
dre. La mujer no lo denunció.
Por esos días el teniente fue enviado a
Miahuatlán, Oaxaca. Quedó bajo las órde-
nes de un amigo de Celedón, hasta que éste
lo acusó de insubordinación por el inciden-
te de Irapuato. El coronel dijo que Espinosa
Pérez lo había amenazado de muerte.
“Con el poder que tienen los generales
y conociendo al Ejército, ¿usted cree que
por más enojado que estuviera iba a ame-
nazar de muerte a un oficial”?, cuestiona
el teniente.
Una patrulla de Policía Militar llegó
por él en mayo de 2010 a Miahuatlán. Fue
trasladado a la Ciudad de México donde
además del proceso por abandono de ser-
vicio hoy enfrenta la causa 154/2010 en el
Juzgado Sexto Militar. Desde el incidente
en Irapuato no ha vuelto a ver a su hijo.
Montaje y negligencia
Disfrazar a militares de policías se ha
vuelto una práctica común en el gobier-
no de Felipe Calderón, aun en los opera-
tivos contra el narco. El teniente Espino-
sa asegura que muchos de los muertos
en esa guerra que se cuentan como ele-
mentos de la PF, en realidad eran solda-
dos disfrazados.
Egresado del Heroico Colegio Militar,
con 19 años de servicio y una hoja inmacu-
lada hasta antes de su detención, Espinosa
Pérez asegura que jamás tuvo problemas
de ningún tipo, mucho menos deserciones,
heridos o muertos entre sus hombres.Todo
comenzó, dice, cuando lo enviaron al servi-
cio de la PF que no le correspondía.
Hoy forma parte del Agrupamiento de
Militares Procesados Libres Bajo Caución
de la Primera Región Militar, asentado en
el Campo Militar Número Uno.
Se describe como zapador, ciento por
ciento de armas. Y cuenta: “Soy operativo.
Le voy a comentar algo: muchos de los ope-
rativos, por falta de una cabeza lógica, sa-
na y limpia, llegan a realizar asaltos. No se
hace estudio de inteligencia. Matan y dicen
que el muerto es narcotraficante. Todos sa-
bemos que se debe hacer un estudio de in-
teligencia antes de hacer una tontería.
“He sido instructor en el Colegio Mi-
litar, también docente, siempre instruí lo
mejor que pude. En el Ejército hay gente
profesional, lo que falta es quitar lo arbi-
trario, lo corrupto y muchos vicios.”
–¿Cómo piensan los generales?
–Es una mentalidad muy negativa, ce-
rrada y posesiva. Ellos mandan y se ha-
ce lo que dicen. Si un general se equivoca,
vuelve a mandar; las consecuencias son
siempre para los de abajo. Si uno es co-
mandante y se te muere alguien, es tu cul-
pa, no de quien dio la orden.
La situación de Espinosa Pérez es pe-
culiar. Traído de Miahuatlán cuando se
encontraba franco, no pudo recoger sus
posesiones, pero le han exigido que porte
uniforme, insignias y credenciales en las
diligencias. No puede ir por ellas, pues si
va más allá de 80 kilómetros se configura
el delito de abandono de plaza. Si usa un
uniforme ajeno, también es delito.
Asegura que en el caso de abandono
de servicio, el juez ya se dio cuenta de que
no era un destacamento de armas, que los
documentos aportados por la fiscalía en
su contra no tenían firmas ni sellos, que
estaban hechos al vapor, incluso tenían
fechas equivocadas.
“Yo, la verdad, sí pedí que me aclararan
la situación (de la asignación a PF) porque
creía que era una cosa ilegal. La huelga…
la protesta es una cosa normal del trabaja-
dor que quiere defender su trabajo, y en el
Ejército estamos para garantizar la seguri-
dad interna y externa de la nación, no para
reprimir trabajadores. Pienso que por eso
empecé a tener problemas con el mando,
porque no me gustaba someterme a esas
órdenes.”
A
rtu
ro
R
o
d
ríg
u
e
z
El teniente Espinosa. Acusaciones
42 1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012
REPRESI ÓN REPRESI ÓN
1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012 45
CORRUPCI ÓN / TURI SMO
la gobernadora priista de Yucatán Ivonne
Ortega Pacheco.
Zetina, identificado en la isla como
prestanombres de González Canto, de la
noche a la mañana se convirtió en propie-
tario de 12 lotes en Holbox, como consta
en los folios 185115 y 185101 del Regis-
tro Púbico de la Propiedad y del Comer-
cio de Quintana Roo, y en la escritura pú-
blica número 498 del notario número 33,
José Francisco Peniche Segura, del muni-
cipio de Lázaro Cárdenas, Quintana Roo.
Hay otro interesado en la isla: el em-
presario yucateco Arturo Millet, vincula-
do con el diputado federal nuevoleonés
Felipe Enríquez, compadre de Enrique Pe-
ña Nieto y operador político de éste en los
gobiernos de Ortega Pacheco en Yucatán y
de González Canto en Quintana Roo. Al-
gunos habitantes de Holbox presumen una
rivalidad entre Millet y Ponce García, pe-
ro otros advierten que aun así pueden for-
mar parte del mismo negocio.
Según el documento entregado a la
Semarnat, titulado Península Maya Deve-
lopments –cuya copia obtuvo Proceso– el
plan es desarrollar para fines turísticos e
inmobiliarios 980 hectáreas para la cons-
trucción de tres “hoteles boutique”, 45 pa-
ra 866 lotes residenciales exclusivos (vi-
llas y condominios), 1.5 hectáreas para
un área comercial, 69 para “lotes de pre-
servación” y un Centro de Interpretación
Ambiental.
Según las cifras del proyecto, hasta la
fecha hay una inversión de 100 millones
de dólares y se tienen programados 600
más en la segunda fase y 150 adicionales
para la compra de bienes y servicios.
Sus promotores presumen que se tra-
ta de un “desarrollo verde”, protector del
medio ambiente, “que no sólo contempla
la conservación a perpetuidad de 90% del
predio y un manejo responsable de los re-
cursos naturales de la isla y fuentes alter-
nativas de energía, sino que está planeado
bajo una filosofía de conservación de la ri-
queza natural de Holbox”.
Además dicen que se necesita un pro-
grama de manejo para el área natural prote-
gida de Yum Balam –en la parte continental
del municipio de Lázaro Cárdenas, al que
pertenece Holbox, y donde se pretende edi-
ficar una ciudad dormitorio para los traba-
jadores del complejo turístico–, donde hay
una enorme biodiversidad... aunque no in-
dican cómo preservarla.
A la Semarnat le piden “respaldo insti-
tucional” para “facilitar los procedimien-
tos y reducir los obstáculos innecesarios”,
pero no mencionan en el proyecto de más
de 40 cuartillas los litigios pendientes en
el Tribunal Unitario Agrario 44 de Che-
tumal por el despojo de la tierra ejidal ni
los juicios de amparo agrario TUA-44-
474/2009 que están en trámite de revisión
en la SCJN.
Sí argumentan, en cambio, la necesi-
dad de ser los únicos desarrolladores en la
isla, considerada una de las últimas joyas
vírgenes del Caribe mexicano:
“Al tener la ventaja de tener (sic) un
solo actor controlando una gran extensión
de tierra en Isla de Holbox, resulta en una
enorme ventaja que facilita la gestión con
las autoridades y permite al desarrollador
generar amplios espacios de conservación
que además generarán importantes fuen-
tes de empleo, negocio y un mejoramiento
definitivo: el de las comunidades y las vi-
das de sus habitantes.”
Una semana después de que se presen-
tara el plan ante la Semarnat, el 16 de agos-
to de 2011, Felipe Calderón se trasladó de
Cozumel a Holbox, donde vacacionó unos
días. Su anfitrión fue Fernando Ponce.
La columna Templo Mayor del periódi-
co Reforma publicó en aquella ocasión:
“Quienes pasan los últimos días del
periodo vacacional en la isla yucateca
Holbox se sorprendieron de ver mero-
deando a un Puma.
“Pero no, no era un carnívoro de cua-
tro patas y atemorizante rugido, ni uno de
los integrantes del equipo campeón de fut-
bol nacional.
“En realidad, era uno de los helicópte-
ros de la flotilla presidencial que al parecer
fue de avanzada, en preparación a la visita
de Felipe Calderón, quien esta semana va-
caciona en playas quintanarroenses.”
Como viejos hacendados
Para adueñarse de la isla los empresa-
rios encabezados por Ponce “reproduje-
ron los métodos de los viejos hacendados
de Yucatán que acaparaban toda la tierra
para volverse ellos los únicos propieta-
rios”, advierte el abogado Carlos Odrio-
zola Mariscal.
Odriozola asesora desde hace poco
más de un año a la mayoría de los ejidata-
rios que demandaron a Ponce y a su yerno
Ermilo Castilla Roche por haberlos despo-
jado de su tierra con engaños, comprándo-
les a un precio mucho menor los 116 lo-
tes originales, formando un fideicomiso
fraudulento que maneja el concesionario
de Coca Cola en el sureste y quedándose
también con una extensa parte de terreno
que era área natural protegida y llega has-
ta Cabo Catoche, el extremo septentrional
de la península de Yucatán.
“Existen más de mil parcelas, propie-
dad de los Ponce en Holbox. El proble-
ma es que en el Registro Agrario Nacional
J
e
s
s
ic
a
P
ila
r P
é
re
z
/ “
R
e
fo
rm
a

s
ty
le
b
y
b
ritt.b
lo
g
s
p
o
t.c
o
m
Ponce. Principal accionista
44 1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012
No obstante que 980 hectáreas de la isla Holbox se encuen-
tran en litigio en el Tribunal Agrario y en la Suprema Corte,
la Semarnat ya autorizó a un grupo empresarial el desarro-
llo de un proyecto turístico en esos terrenos en disputa. Los
ejidatarios que eran dueños de esas tierras denuncian las
trampas y engaños con que los despojaron de su patrimonio,
en tanto que los depredadores que impulsan el proyecto se
aprestan a levantar su infraestructura en esa isla del Caribe
mexicano, considerada área natural “protegida”.
JENARO VILLAMIL
I
SLA HOLBOX, QR.- Sin importar el
hecho de que en tribunales agrarios
y en la Suprema Corte de Justicia de
la Nación (SCJN) se siga actualmen-
te un litigio por los delitos de despo-
jo y fraude en perjuicio de más de 65
ejidatarios de esta localidad, propietarios
originales de un conjunto de tierras afec-
tadas, la Secretaría de Medio Ambiente y
Recursos Naturales (Semarnat) autorizó
ya la construcción de un proyecto turísti-
co en esta isla.
El proyecto implicará la inversión de 850
millones de dólares en los próximos siete
años y convertirá este santuario del tiburón
ballena en propiedad de un consorcio enca-
bezado por empresarios yucatecos, presun-
tos prestanombres de un exgobernador quin-
tanarroense, y consorcios inmobiliarios.
“Por órdenes de Felipe Calderón” –afir-
ma Carlos Odriozola Mariscal, abogado de
los ejidatarios– el proyecto llamado Penín-
sula Maya Developments –cuyos accionis-
tas principales son los empresarios Fernan-
do Ponce García, embotellador de Coca
Cola en la península de Yucatán, y Germán
Ahumada Russek, presidente del Consejo
de Administración y director general del
Consorcio Ara– se presentó en una reunión
privada con las autoridades de la Semarnat
el 9 de agosto de 2011.
El director general del consorcio del
mismo nombre –Península Maya Deve-
lopments– es Jean Louis Guinchard, di-
rector ejecutivo de Real Development
Partners, especialista en la operación de
grandes desarrollos turísticos y vinculado
con la consultora Ernst & Young.
El director ambiental es Patricio Mar-
tín Sánchez, quien antes fue abogado en
Quintana Roo del Centro Mexicano de
Derecho Ambiental y fue cooptado por
los empresarios después de haberlos cri-
ticado duramente por el riesgo de devas-
tación ecológica del proyecto; el director
legal y de Relaciones Institucionales es
José Menéndez Medina. También se in-
corporó como segundo director general
José Antonio Ortega, de la consultora Es-
pecialistas Ambientales.
En la trama de inversiones y despojo de
las tierras está implicado asimismo Jaime
Manuel Zetina González, primo del exgo-
bernador priista de Quintana Roo, Félix
González Canto, exempleado de Fernan-
do Ponce García y exsecretario de Fomen-
to Económico y Desarrollo Empresarial de
El despojo de Holbox
1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012 47
CORRUPCI ÓN / TURI SMO
312/2010 del Tribunal Unitario Agrario,
Distrito 44, en Chetumal.
El magistrado Benjamín Arellano Na-
varro, del mismo Tribunal Agrario de Che-
tumal, falló el 14 de julio de 2010 a favor
de los nueve ejidatarios. Menos de dos me-
ses después, el 1 de septiembre de 2010,
el presidente del Tribunal Superior Agra-
rio, Marco Vinicio Martínez Guerrero, re-
movió a Arellano Navarro y nombró en su
lugar a Georg Rubén Silesky Mata, quien,
al parecer, ha actuado a favor de los intere-
ses empresariales que están tras el litigio
de despojo y fraude en Holbox.
Martínez Guerrero es consuegro de
Roberto Hernández, expresidente de Ba-
namex, quien adquirió la mayoría de las
haciendas henequeneras en Yucatán y que
tiene intereses en otras zonas e islas de
Quintana Roo.
“La doncella deseada”
Los empresarios que quieren estas tie-
rras “saben que Holbox es una princesa
que nació rica. Es la doncella deseada.
Ellos deliberadamente nos engañaron”,
afirmó don Edgardo Efraín Zapata Jimé-
nez, uno de los ejidatarios que encabezan
las demandas contra Ponce García.
“Son los grupos de poder económico de
Yucatán los que están detrás. Aparentemen-
te Arturo Millet y Fernando Ponce están pe-
leados, pero ellos pueden ponerse de acuer-
do y quedarse con grandes extensiones de
estas tierras, como lo hicieron en la penín-
sula”, respondió Zapata Jiménez, al pregun-
tarle qué ha pasado con los principales gru-
pos empresariales que ambicionan las tierras.
“Lo malo no está en el desarrollo, si-
no en la negociación sucia. Nosotros te-
níamos el apoyo de Félix González Can-
to, pero él fue quien nos dio la estocada
final”, advierte.
El ejidatario relató el momento en que
se llevó a cabo la asamblea donde los 65
cedieron sus derechos agrarios. “Pegamos
el grito en el cielo cuando las parcelas fue-
ron cedidas al banco JP Morgan. El go-
bierno de Félix estaba comprado y colu-
dido con Fernando Ponce. No hizo nada
para defendernos”, afirmó.
“¿Cómo es posible que el Registro
Agrario Nacional no nos haya dicho na-
da, no nos haya advertido? Todo fue por
debajo del agua. La entonces delegada del
RAN calificó de inmediato la operación”,
se quejó el ejidatario.
En el momento de la venta fraudulen-
ta, la delegada del RAN era la exalcalde-
sa panista de Isla Mujeres, Alicia Ricalde
Magaña. La misma funcionaria a la que los
pobladores de isla Blanca señalan como
promotora del megaproyecto turístico pa-
ra construir 9 mil 600 cuartos de hotel en
un área natural protegida (Proceso 1837).
Como en Holbox.

E
l U
n
iv
e
rs
a
l”
Ahumada. Otrobeneficiado
46 1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012
desaparecieron todo el expediente anterior
de la isla”, advierte Odriozola.
La documentación obtenida por Pro-
ceso indica que Ponce García les compró
por 5 millones de pesos los títulos de pro-
piedad a 65 de los 116 ejidatarios, pero
también los derechos sobre tierras de uso
común. Fueron 2.5 millones de pesos por
las parcelas de 4.5 hectáreas, con 100 me-
tros de playa y 400 metros de fondo, y 2.5
millones de pesos por la cesión de dere-
chos ejidales en su totalidad.
De acuerdo con el Instituto de Admi-
nistración y Avalúos de Bienes Naciona-
les, el valor catastral de cada uno de estos
116 lotes es de 99 millones de pesos y no
cinco. Es decir, Ponce García pagó 5% del
valor mínimo de estas tierras.
Fernando Ponce, concesionario tam-
bién de Vokswagen, Porsche, International
Cummings, Toyota y otras grandes trasna-
cionales en el sureste mexicano, logró con-
vencer a los ejidatarios de que vendieran
sus tierras con la celebración de un contra-
to de “prestación de servicios” para reali-
zar trabajos que normalmente hacen gratis
instituciones como el INEGI, la Procura-
duría Agraria o el Registro Agrario Nacio-
nal (RAN): la modificación de los planos
del ejido, la titulación de solares urbanos,
la constitución de una sociedad mercantil
para beneficio de los ejidatarios y la prepa-
ración de un “plan maestro” y una “estrate-
gia comercial”.
El 17 de enero de 2006 se constituyó
en Mérida el Fideicomiso para la Promo-
ción y Desarrollo Sustentable de la Isla de
Holbox, en el que participaron como fidei-
comitentes los ejidatarios y como fiducia-
rio el banco JP Morgan.
El contrato se realizó ante el notario
público número 68 de Yucatán, Víctor Ma-
nuel Correa Mena. Fernando Ponce Gar-
cía y Ermilo Castilla Roche convencie-
ron a los ejidatarios para que aportaran sus
parcelas de 4.5 hectáreas cada una al cita-
do fideicomiso para que fueran ofrecidas
al “mejor postor”.
Resultó que el fiduciario (JP Morgan)
ya tenía comprador para todas las tierras:
era el propio Ponce a través de la empre-
sa Península Maya Development en con-
tubernio con Península Maya Group, pro-
piedad de Castilla Roche, su yerno en ese
momento.
El 1 de octubre de 2008, Ponce y Cas-
tilla lograron que 65 de los 116 ejidatarios
aceptaran vender sus parcelas de 4.5 hec-
táreas. Según los testimonios recabados
entre los propios ejidatarios, los traslada-
ron a Yucatán, los pasearon por las zonas
arqueológicas, los llevaron de compras y
finalmente con el notario 33, José Francis-
co Peniche Segura. Ahí les entregaron dos
cheques de aproximadamente 2.5 millo-
nes de pesos cada uno.
En diciembre de 2008 hubo una asam-
blea general de ejidatarios que decidió ex-
pulsar a los 65 que vendieron. Acordaron
que la cesión de derechos sobre el uso co-
mún de tierras se hiciera a favor de Ger-
mán Ahumada Alduncin, propietario de
Casas Ara y padre de Germán Ahumada
Russek, actual accionista del proyecto,
junto con Ponce García.
Luego aparecieron nuevos “ejidatarios”
que, asegura Odriozola Mariscal, en reali-
dad son parte de las familias más pudientes
de Yucatán y operadores políticos de Félix
González Canto, entonces gobernador de
Quintana Roo. La lista de éstos es larga,
pero baste mencionar que todos esos nue-
vos “ejidatarios” en realidad son empresa-
rios exitosos que viven en algunos de los
barrios más exclusivos de Mérida: las co-
lonias Campestre y Club de Golf La Ceiba,
y los fraccionamientos Montecristo y Pra-
do Norte.
La trama de intereses se complicó des-
de que, el 30 de junio de 2009, nueve fa-
miliares de igual número de ejidatarios de-
mandaron la nulidad de la aportación que
hicieron al fideicomiso que formaron con
Ponce García. La demanda se radicó en
el juicio agrario 250/2010 en el Tribunal
Unitario Agrario, distrito 44, con sede en
Chetumal.
En Holbox se especula que detrás de
estos nueve demandantes, a quienes lla-
man “los talibanes”, están los intereses de
Arturo Millet, vinculado con el diputado
federal por Nuevo León, Felipe Enríquez,
y cercano también al exmandatario Gon-
zález Canto.
El 3 de junio de 2010, el comisariado
ejidal presentó una demanda de nulidad
de la asamblea de enajenación de bienes
y de la asamblea del 28 de diciembre de
2008 en la que se separó a 65 ejidatarios.
La demanda se radicó en el juicio agrario
s
ty
le
b
y
b
ritt.b
lo
g
s
p
o
t.c
o
m
s
ty
le
b
y
b
ritt.b
lo
g
s
p
o
t.c
o
m
Holbox. Santuarioen riesgo
Área protegida... y vendida
1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012 49
Josefina Primera
N A R A N J O
ANÁLI SI S
la proliferación de actividades delictivas,
mayor la violencia, la explotación y la mi-
seria moral y económica de una gran par-
te de la población.
La única manera de escapar de su im-
perio es develar el fantasma de la servi-
dumbre industrial, con el objeto de volver
–dando la espalda a las producciones in-
dustriales y al Estado– a formas modernas
de lo que Illich llama la subsistencia y de
las cuales el modelo más acabado es el de
los caracoles zapatistas. Se podría hablar
de una pobreza, como la definen Jean Ro-
bert y Majid Rahnema, convivial, ajena al
fantasma del trabajo, y cuyos principios
son la autonomía, la simplicidad, la so-
lidaridad, la frugalidad y el compartir, o
lo que en árabe se denomina “quana’at:
la virtud que expresa la satisfacción de
lo que se produce como valor de uso y se
percibe como la parte justa de cada uno
en la abundancia del orden cósmico”. Al-
go de lo que jamás hablarán los partidos
políticos ni los economistas.
Además opino que hay que respetar
los Acuerdos de San Andrés, liberar a to-
dos los zapatistas presos, derruir el Cost-
co-CM del Casino de la Selva, esclarecer
los crímenes de las asesinadas de Juárez,
sacar a la Minera San Xavier del Cerro de
San Pedro, liberar a todos los presos de
la APPO, hacerle juicio político a Ulises
Ruiz, cambiar la estrategia de seguridad
y resarcir a las víctimas de la guerra de
Calderón. O
48 1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012
En los años ochenta, Iván Illich hizo un
descubrimiento fundamental para com-
prender parte de la crisis en la que hoy
nos encontramos: “el trabajo fantasma”.
Su nombre, que habla de una desencarna-
ción del trabajo, se refiere “al trabajo no
remunerado que una sociedad industrial
exige como complemento indispensable
de la producción de bienes y servicios”.
Esta forma no retribuida de servidumbre,
que día con día se hace más aguda, es la
consecuencia de la destrucción de formas
productivas autosuficientes que Illich de-
nomina la “subsistencia”.
Mientras en las economías de subsis-
tencia, como las que aún sobreviven en
las comunidades indígenas, el trabajo
familiar y común provee de lo necesario
a la familia (el hombre y los hijos varo-
nes obtienen la materia prima, misma
que la mujer y las hijas procesan en ca-
sa o trabajan en común), en la economía
industrial el trabajo familiar se encierra
en las fábricas, donde los hombres no
sólo producen a cambio de un salario
lo que en las economías de subsisten-
cia se produce en familia, sino que a su
vez usan ese salario para comprar mer-
cancías que sirven para generar trabajo
fantasma, como los trabajos domésti-
cos que realizan las mujeres en sus ca-
sas, las actividades vinculadas con las
compras, la mayor parte del trabajo que
hacen los estudiantes para cumplir los
currículos escolares, el esfuerzo que se
realiza para ir al trabajo y regresar de
él, “el estrés de un consumo forzado, la
sumisión a los burócratas, los apremios
para preparar el trabajo y un buen nú-
mero de actividades etiquetadas como
‘vida familiar’”. Así, el trabajo asalaria-
do, cada vez más escaso, y el trabajo
fantasma, cada vez más demandado, se
complementan no sólo para beneficio
de esos cuantos, sino para agudizar cada
vez más el malestar que las sociedades
industriales producen.
Dominados por el consumo, incapa-
citados a fuerza de desempleo para acce-
der a las mercancías que hacen posible el
trabajo fantasma, y necesitados de esas
mercancías, los hombres, las mujeres y los
niños de esta nación se mueven en una do-
ble vía: 1. Quienes acceden al empleo viven
en una enajenación que acumula, por un
lado, instrumentos al servicio del trabajo
asalariado; por el otro, bienes vinculados
con el trabajo fantasma que se compran
con el salario, sin que el salario alcance o
baste para satisfacerlos –consumo de edu-
cación (escuelas, útiles), de salud (servicios
médicos, medicinas industriales), de tra-
bajo doméstico (lavadoras, hornos, comida
de supermercado), de empleo (transporte,
servicios burocráticos, ropa adecuada), de
diversión (videojuegos, televisores, antros),
etcétera; 2. Quienes no pueden acceder al
empleo, pero necesitan o desean las mer-
cancías que hacen posible el trabajo fan-
tasma, se mueven en otros dos niveles: a)
el del crimen que no sólo instrumentaliza,
con fines económicos, a la gente mediante
la extorsión, el secuestro, la prostitución,
la esclavitud, etcétera, sino que permite
también la generación de productos o em-
pleos improductivos pero legales –policías,
militares, armamento, cárceles–, o b) el del
comercio informal que, en muchos senti-
dos –es decir, cuando no produce valores
de uso– es igual de improductivo porque es
el fruto de los usos ilegales de las produc-
ciones industriales, lo que aquí se conoce
como “fayuca”.
En todos esos casos, el único benefi-
ciario, a costos muy altos de vida, es el po-
der y el capital que sólo usufructúan unos
cuantos, con el único objeto de consumir
enormes cantidades de mercancía y de
trabajo fantasma.
Más allá de lo que Marx opinaba al
decir que los beneficios del capitalista
son el producto de la plusvalía –es decir,
del valor que el dueño del capital le ro-
ba a la fuerza de trabajo del asalariado–,
en realidad, es el trabajo fantasma el que,
en su crecimiento monopólico, refuerza
los beneficios no sólo del capitalista, si-
no del Estado y del crimen. Entre mayor
es el crecimiento del trabajo fantasma, o,
en otras palabras, entre mayor es la de-
manda de bienes de capital vinculados
con el trabajo fantasma que produce la
industria, mayor es la riqueza de las élites
económicas y estatales, mayor la genera-
ción de empleos improductivos, mayor
El trabajo fantasma
y la crisis económica
J A V I E R S I C I L I A
1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012 51
ANÁLI SI S
Enemigos aguerridos
o aliados coludidos
D E N I S S E D R E S S E R
Hay que dejar que se peleen
entre sí, dicen unos. Hay que per-
mitir la confrontación para así
fomentar la competencia, dicen
otros. Hay que permitir la creación
del monstruo Televisa-Iusacell pa-
ra enfrentar al monstruo Telmex-
Telcel. Hay que otorgarle al Sr.
Slim la posibilidad de que provea
televisión para que haya una ter-
cera opción. Esos suelen ser los
argumentos de quienes defienden
la alianza entre las dos televisoras
en el ámbito de la telefonía celu-
lar. Esos suelen ser los plantea-
mientos de quienes promueven
la presencia del ingeniero en la
pantalla. Esa incluso es la posición
de la prestigiada revista The Econo-
mist, que titula su artículo sobre el
tema: “Dejen que los magnates se
enfrenten”.
Y hay razones urgentes para
fomentar la competencia en sec-
tores cuasi-monopólicos. Telmex
todavía controla 80% de la telefo-
nía fija y 75% de las conexiones
de banda ancha. Telcel domina el
70% del mercado de la telefonía ce-
lular. Gracias a ello, los márgenes
de ganancia de las empresas del ingenie-
ro se encuentran entre los más altos del
mundo. Mientras tanto, la penetración
de la telefonía celular en México se ubica
entre las más bajas del continente. Según
la OCDE, las altas tarifas de los mercados
de telecomunicaciones en México le han
costado al país alrededor de 26 mil millo-
nes de dólares.
Ante esta situación, el gobierno ha per-
manecido impávido, impasible, impotente.
Y no resulta difícil entender por qué: Cier-
tos reguladores simplemente han doblado
las manos frente a uno de los hombres
más poderosos del país, mientras otros se
enfrentan a los obstáculos legales que eri-
ge en su contra. Entre 2005 y 2010 –según
la OCDE– el sector de las telecomunicacio-
nes generó más de 260 amparos y revisio-
nes judiciales. Amparo mata intentos de
regulación; amparo mata esfuerzos para
fomentar la competencia; amparo mata
mejores tarifas para los consumidores.
Quizás por ello tantos insistían en la
alianza Televisa-Iusacell pensando que
proveería un contrapeso al poder de Tel-
mex-Telcel. Que inyectaría competencia a
un mercado concentrado que la necesita.
Que ningún otro grupo tendría la
capacidad de confrontar a Carlos
Slim sin terminar arrollado por él.
Pero el problema es que no debe
combatirse un mal con otro mal.
Aunque la idea de inyectar capital
en Iusacell podría ser una medida
procompetitiva en telefonía móvil,
habría acarreado costos, y muy al-
tos. Como lo señaló la Comisión
Federal de Competencia, la alianza
entre Emilio Azcárraga y Ricardo
Salinas Pliego podía dañar la com-
petencia en televisión abierta y
restringida.
¿En realidad iban a aliarse en
un terreno y a pelearse en todos
los demás? ¿Iban a ser amigos
en el ámbito de la telefonía móvil
y enemigos en la televisión? ¿La
alianza no hubiera creado nuevos
y poderosos incentivos económi-
cos para la colusión en múltiples
mercados compartidos? ¿Por qué
Iusacell no busca recursos de una
fuente distinta a su principal com-
petidor en otros mercados? Dada
la trayectoria de ambas empresas,
probablemente hubieran tendido a
la colusión, encareciendo la publi-
cidad, incrementando el costo de los bie-
nes que usan esa publicidad. Y eso hubiera
dañado a los consumidores.
Pero aún más grave. En television abier-
ta, la alianza Televisa-Iusacell generaba
riesgos importantes para la competencia.
Hubiera creado nuevos y poderosos incen-
tivos para la coordinación en lugar de la
competencia; para la conciliación en lugar
de la confrontación. Hubiera entrañado el
surgimiento de un cordón umbilical entre
dos empresas que representan el 95% de
las concesiones totales de televisión abier-
ta y el 100% de las cadenas nacionales.
50 1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012
Infructuosa manipulación
en el PAN
J E S Ú S C A N T Ú
Al menos tres lecciones se pueden
sacar del proceso interno del PAN para
elegir a su candidato a la Presidencia de
la República: una, las prácticas de ma-
nipulación de la voluntad del electora-
do están muy presentes en México; dos,
dichas prácticas tienen efectos limita-
dos, es decir, rinden frutos en contien-
das muy reñidas y/o con un número
reducido de votantes; y tres, hoy por
hoy, los candidatos únicamente pueden
aspirar a ganar si realizan una buena
campaña y cuentan con una buena es-
tructura electoral.
Aunque en el 2005, cuando eligieron
a Felipe Calderón su abanderado para
buscar la Presidencia, los panistas ya
habían mostrado (como los perredis-
tas y priistas en las elecciones de sus
dirigencias en 1999 y 2002, respectiva-
mente) que ellos también recurrían a
las tradicionales prácticas de manipu-
lación (compra y coacción de votantes,
inflado de los padrones, acarreo de
electores, etcétera), en esta ocasión di-
versos medios recolectaron evidencias
de las mismas que los dirigentes blan-
quiazules ya no pudieron negar y sólo
trataron de minimizar.
De acuerdo con dichas constan-
cias, fueron los aparatos electorales
de Ernesto Cordero (soportado funda-
mentalmente en gobernadores y pre-
sidentes municipales panistas) y de
Josefina Vázquez Mota (finalmente la
candidata ganadora, apoyada por aspi-
rantes a otros puestos de elección, sus
colegas dentro del grupo parlamentario
del PAN en la Cámara de Diputados o
las redes que construyó a su paso por
la Secretaría de Desarrollo Social) los
que las implementaron. Lo cierto es
que ninguno de los dos equipos esca-
timó ningún recurso, legal o ilegal, para
lograr la postulación.
Se llegó a pensar que Josefina Váz-
quez Mota no tendría el triunfo, pese
a que todas las encuestas le otorgaban
una amplia ventaja, porque el apoyo
presidencial sí podía torcer la voluntad
de la mayoría blanquiazul. Sin embargo,
esto no fue suficiente porque, a pesar
de de todo, hoy los márgenes del fraude
electoral tienen límites, pues aunque los
operadores electorales logran encontrar
los resquicios para ejecutar sus operati-
vos fraudulentos, los contrapesos exis-
tentes (las nuevas reglas, la vigilancia de
los medios de comunicación y los equi-
pos de sus opositores, entre los más sig-
nificativos) acotan sus alcances.
Así, en elecciones disputadas y con
pocos electores, como las de Guanajua-
to y Jalisco, los gobernadores lograron
imponer su voluntad y sus delfines
abanderarán al PAN el próximo 1 de ju-
lio; o, en Nuevo León, la fuerza del lla-
mado Grupo San Nicolás fue suficiente
para que Cordero se impusiera por un
ligero margen (10 puntos porcentuales)
a Vázquez Mota. En el caso de Nuevo
León y Guanajuato, el número total de
votos de los militantes panistas osciló
entre 18 mil y 25 mil; y en el caso de
Jalisco, donde la elección se abrió a la
ciudadanía en general, las diferencias
entre el primero y el tercer lugares ape-
nas fueron de 9 puntos porcentuales,
equivalentes a unos 10 mil votos.
En estos escenarios la manipula-
ción puede resultar exitosa, pero en la
elección por la candidatura a la Presi-
dencia, donde el universo de votantes
potenciales era de casi 1 millón 800 mil
y sólo votaron alrededor de 520 mil,
con15 puntos porcentuales de diferen-
cia entre los dos primeros lugares, los
operativos resultaron insuficientes pa-
ra modificar el sentido de la voluntad
de los electores, a pesar del evidente y
decidido apoyo de algunos de los gober-
nantes blanquiazules (Sonora y Puebla,
destacadamente) a favor de Cordero.
Finalmente, vale la pena reflexionar
sobre el fracaso de Santiago Creel en su
segundo intento por ser el abanderado
blanquiazul, especialmente por el bají-
simo porcentaje de sufragios que obtu-
vo, escasamente el 6%, después de que
hace apenas unos meses encabezaba
las preferencias entre los simpatizan-
tes blanquiazules, lo cual indica que
para aspirar a ganar una elección (in-
terna o constitucional) hay que contar
con una muy buena estructura electoral
adicional a toda la estrategia de campa-
ña y posicionamiento.
Es decir, en estos momentos en
México se tienen que conjugar una bue-
na campaña (lamentablemente no es
indispensable tener un buen candidato)
y una buena estructura electoral. Cual-
quiera de las dos que falle impide que se
obtenga un buen resultado y, en algunos
casos (como en éste) puede rayar en el
ridículo. De hecho, en la elección blan-
quiazul ganó quien logró conjugar los
dos factores; en cambio, los dos conten-
dientes que se quedaron en el camino
fallaron, al menos, en uno de los dos.
En esta ocasión es evidente que todos
los candidatos presidenciales (Enrique
Peña Nieto, de la coalición Compromiso
por México; Andrés Manuel López Obra-
dor, del Movimiento Progresista; Josefina
Vázquez Mota, del PAN, e incluso el del
Panal, que todavía no está designado y
cuyo porcentaje de participación electo-
ral seguramente será marginal) cuentan
ya con su estructura electoral; así que
ahora falta conocer su estrategia electo-
ral y ver sus impactos en el escenario de
la participación para poder pronosticar
sus posibilidades de éxito.
En la medida en que las campa-
ñas logren estrechar las diferencias
en los porcentajes de preferencia que
hoy muestran las encuestas, crecerá
la importancia de la operación de las
estructuras electorales, pues de ellas
dependerá en buena medida el resulta-
do. Una de las mayores debilidades de
la Coalición por el Bien de Todos en la
elección presidencial del 2006 fue que
no cubrió con sus representantes más
del 20% de las casillas, dejando el campo
libre para la operación de la estructura
electoral que apoyaba a Felipe Calderón.
La elección interna del blanquiazul
evidencia que los avances en materia
electoral acotaron las prácticas de ma-
nipulación de la voluntad popular y li-
mitaron los impactos de éstas en los
resultados, pero siguen presentes, y en
elecciones reñidas todavía pueden ser
determinantes. O
1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012 53
ANÁLI SI S
régimen por fuerzas oposito-
ras que están presentes en la
vida política de Irán. No obs-
tante, tales fuerzas no han si-
do lo suficientemente fuertes
para desencadenar ese derro-
camiento ni es seguro que, en
caso de ganar, estarían dis-
puestas a abandonar el pro-
grama nuclear. Éste goza, al parecer, de
enorme apoyo por parte de la población
iraní en su conjunto.
La situación se encuentra, así, en una
encrucijada. Para algunos –sobre todo Is-
rael, pero también algunos círculos repu-
blicanos de Estados Unidos–, el uso de la
fuerza es inevitable para detener a tiem-
po un programa que pronto presentará
riesgos mayores si se desea intervenir.
Atacar ahora lograría, al menos, detener
por varios años el objetivo final de fabri-
car las bombas nucleares.
Por múltiples motivos, un ataque aé-
reo sobre Irán no favorece a la actual po-
lítica exterior de Obama. Va en contra de
sus propósitos de limitar la participación
de Estados Unidos en aventuras militares
que, como queda claro en el caso de Irak
y Afganistán, pueden resultar muy cos-
tosas y muy difíciles de terminar. Cierto
que no se prevé ningún tipo de desem-
barco en Irán; se habla de bombardeos
rápidos. Sin embargo, una vez iniciada la
agresión, ésta puede obligar a acciones
imprevistas de costos muy altos.
En las últimas semanas, Estados Uni-
dos y los países europeos han optado por
las sanciones económicas, evitando pa-
sar por el Consejo de Seguridad, en donde
corren el peligro de enfrentar la oposición
de China y Rusia. La Unión Europea ha
decidido la suspensión de compras de
petróleo a Irán, y Obama ha determinado
intervenir más enérgicamente las cuen-
tas de bancos iraníes en Estados Unidos.
Las medidas anteriores afectan seria-
mente el comportamiento de la economía
de Irán. Pero no disminuyen la agresividad
de Ahmadinejad, quien amenaza con ce-
rrar el estrecho de Ormuz y no detiene sus
programas nucleares; por el contrario, son,
cada vez más, una carta para darle popu-
laridad interna a su régimen.
En ese contexto, cobran dimensiones
más graves las afirmaciones de Israel en
el sentido de que está decidido a actuar
sobre Irán. El asunto llega en momentos
de lucha electoral en Estados
Unidos y, a pesar de las resis-
tencias de Obama, es claro
que éste no podrá distanciarse
de su mejor aliado en el Medio
Oriente y de los grupos judíos
con gran influencia sobre el
electorado estadunidense.
Las consecuencias de un
bombardeo de Israel sobre Irán son in-
ciertas. Lo primero es el grado de eficien-
cia que pueda tener, ya que la mayoría
de las instalaciones iraníes se encuen-
tran bajo tierra, están diseminadas a lo
largo de su territorio y podrían recom-
ponerse rápidamente. Lo segundo es la
fuerte reacción nacionalista interna que
podría producir, la cual favorecería a Ah-
madinejad y haría más difícil cualquier
intento posterior de negociación.
Desde otra perspectiva, la acción uni-
lateral de Israel, sin la aprobación explíci-
ta de Estados Unidos y la Unión Europea,
aislaría aún más a ese país internacio-
nalmente y acentuaría el sentimiento de
que no existe actualmente quien tenga
la última palabra para decidir sobre cues-
tiones que afectan seriamente la paz y
la seguridad internacionales. Se trata de
una batalla en territorio incierto donde
los actores no se definen con claridad
y no se sabe con certitud quién gana o
quién pierde. O
52 1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012
O L G A P E L L I C E R
Además, en un mercado con altas barreras
de entrada, como la denostación a Isaac
Saba –por intentar remontarlas– lo demos-
tró. La decisión de la Comisión Federal de
Competencia al impedir la alianza busca
prevenir estas formas de disminución, da-
ño u obstaculización de la competencia en
el futuro. Como bien argumenta: “Los be-
neficios en un mercado no pueden servir
para justificar los daños a la competencia
en otros mercados”.
Ahora bien, hay quienes sugieren que
esta decisión fue tomada para ayudar al
Sr. Slim. Pero hace poco tiempo se critica-
ba a la Cofeco por supuestamente bene-
ficiar a Televisa con el intento de multa a
Telcel (empresa que por cierto ya se am-
paró). En México se ha vuelto práctica
común entre las empresas matar al men-
sajero, desacreditar al regulador, vilipen-
diar al órgano encargado de imponer las
reglas del juego y de asegurar que se cum-
plan. Los procesos regulatorios se vuelven
largos, complejos, tortuosos y política-
mente candentes. Pero el resultado final
lamentablemente sigue siendo el mismo:
telefonía demasiado cara y televisoras de-
masiado poderosas.
La solución ante esta concentración en
terrenos tan críticos no es colocar a los oli-
garcas a competir entre sí. Una y otra vez
han demostrado que cuando sus intereses
están en juego se tienden la mano en lu-
gar de propinarse un puntapié. Aunque al-
gunos quieran subirlos al ring, al final del
día van a abrazarse en vez de noquearse
allí. Por eso la mejor manera de lidiar con
un sector televisivo y de telecomunicacio-
nes tan disfuncional debe ser otra. Debe
pasar por la licitación de una tercera cade-
na de televisión, y por el cumplimiento de
la multa a Telcel, la regulación asimétrica
para el Sr. Slim, y por sanciones multimi-
llonarias para quienes violen los términos
de su concesión, incluyendo la revocación.
La respuesta no debe ser una batalla en-
tre colosos, como sugiere The Economist,
porque como escribe Lewis Mumford: La
guerra es “el producto de una corrupción
previa y a la vez produce nuevas formas de
corrupción”. O
La pregunta está en el aire desde ha-
ce varios años: ¿Tendrá Irán una bomba
nuclear? Cualquiera que sea la respues-
ta traerá enormes consecuencias para
la frágil estructura que sostiene la no
proliferación de armas nucleares y pa-
ra la profundización de movimientos
caóticos en el orden internacional. Una
respuesta afirmativa animaría de in-
mediato a otros países de la zona, como
Egipto o Arabia Saudita, a tener su pro-
pia bomba. Confirmaría, asimismo, que
los países de la Unión Europea y Estados
Unidos perdieron la batalla en su inten-
to de frenar a Irán a través de sanciones
económicas.
La negativa supone que se toma la
decisión de detener el programa nu-
clear iraní a través del uso de la fuerza.
Por lo pronto, es Israel el que amena-
za con lanzar un bombardeo sobre las
instalaciones de dicho programa antes
del verano próximo. Los tambores de
guerra suenan, pues, con mayor fuerza,
mientras se multiplican las incertidum-
bres sobre cuáles serán las consecuen-
cias de ese ataque.
El programa nuclear de Irán ha pues-
to en duda la credibilidad del Tratado de
No Proliferación Nuclear (TNP), consi-
derado la piedra angular para detener la
multiplicación de Estados armados con
bombas nucleares. Además, cuestiona
el papel del Organismo Internacional de
Energía Atómica (OIEA), encargado de ve-
rificar, a través de las actividades de sus
inspectores, el cumplimiento de los com-
promisos relativos a la no desviación de
materiales nucleares para usos pacíficos
hacia la fabricación de artefactos de tipo
militar.
La tercera institución cuya eficiencia
se encuentra en duda es el Consejo de
Seguridad de la ONU. Hasta ahora, se han
adoptado allí diversas resoluciones que,
entre otras cosas, aplican sanciones eco-
nómicas a Irán por su negativa a suspen-
der actividades como el enriquecimiento
de uranio. Tal enriquecimiento, más allá
de ciertos niveles, es considerado el cami-
no más evidente para avanzar hacia la po-
sesión de armas nucleares. Sin embargo,
ni los compromisos adquiridos a través
del TNP ni las inspecciones ni las sancio-
nes del Consejo de Seguridad han sido
suficientes para convencer al régimen de
Ahmadinejad de suspender su programa
nuclear que, oficialmente, es sólo para
usos pacíficos. La desconfianza respecto a
tales aseveraciones es generalizada, y en
la mayoría de los países occidentales priva
la creencia de que Irán busca la fabrica-
ción de bombas nucleares.
Otros caminos menos transparentes
también se han intentado. Una apuesta
ha sido favorecer el derrocamiento del
Tambores de guerra
en territorio incierto
1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012 55
Opacidad en el Conacyt
En nuestro país hay procesos y avances
desiguales en los más distintos rubros, y en
ello influye el contenido de la ley y el grado de
cumplimiento de la misma. Puede observarse
esto en uno de los aspectos del más prestigia-
do instrumento de evaluación de la calidad
académica del país: el diseño normativo de
la integración de las Comisiones Dictamina-
doras del Sistema Nacional de Investigadores
(SNI) del Consejo Nacional de Ciencia y Tecno-
logía (Conacyt). Veamos por qué.
Primero. Una de las más plausibles inicia-
tivas del Estado mexicano –sin mayores refe-
rentes en el extranjero– es la creación del SIN
de Conacyt por, al menos, tres razones: a) crea
incentivos para los científicos y tecnólogos del
país; b) establece un estructurado sistema de
niveles de reconocimiento que se expresan en
distinciones (del nombramiento de candidat@
a los niveles progresivos de I, II y III, constitu-
yendo este último la máxima distinción) y en
estímulos económicos previstos en el regla-
mento respectivo, y c) alienta la formación de
recursos humanos de alto nivel académico, así
como la creación de conocimiento científico
y/o tecnológico para el desarrollo del país.
El sistema descansa en la evaluación por
pares bajo criterios objetivables que conoce la
comunidad académica. Debo reconocer que
es un “club” de élite. Por ello mismo es alta-
mente selectivo, y privilegia la competencia,
el esfuerzo y el quehacer de alta calidad aca-
démica. Por supuesto, el sistema no es perfec-
to, sino perfectible, como toda obra humana.
De ahí que tiene urgentes oportunidades de
mejora normativa.
Segundo. Las comisiones dictaminado-
ras constituyen la columna vertebral del SNI
porque sus miembros deciden de manera
razonada quiénes pueden y quiénes no pue-
den pertenecer al sistema, y con qué nivel
de reconocimiento. Estoy de acuerdo en que
los miembros de estas comisiones sean sólo
quienes poseen el nivel III porque se presu-
me que cuentan con la mayor experiencia y
el mejor criterio para evaluar el trabajo de sus
pares. Hasta aquí todo pareciera ir como miel
sobre hojuelas. No es, por desgracia, el caso.
El derecho ciudadano a votar con las ga-
rantías para hacer del “sufragio universal, li-
bre, secreto y directo” –como prevé el artículo
42, fracción I de la Constitución– no se aplica
en el SNI para elegir a los miembros de las
comisiones dictaminadoras. En efecto, como
resabios del pasado priista existe el Foro Con-
sultivo Científico y Tecnológico, que es una
asociación civil independiente pero que des-
pacha en las instalaciones del Conacyt. Tiene,
entre otras atribuciones, organizar “auscul-
taciones” anuales y el sistema electoral para
elegir a los representantes de los miembros
del SNI susceptibles de formar parte de las ci-
tadas comisiones.
El problema reside en cuatro aspectos
básicos: a) no hay voto secreto; b) no hay un
formato que permita presentar el programa
de los candidatos para decidir por quién vo-
tar; c) no hay representantes de casilla, y d)
no hay certeza legal del voto. Esto es gravísi-
mo. Simple y sencillamente porque la mani-
pulación de cifras es posible. Aclaro que no
estoy en desacuerdo con las prendas profe-
sionales de los candidatos en mi área: los
distinguidos juristas Jorge Witker, José Ba-
rragán y Leonel PérezNieto, todos ellos con
un reconocimiento por sus contribuciones
doctrinales al país. El quid del asunto es el
diseño sistémico, no las personas físicas que
están ahora como candidatos.
Tercero. El voto no es secreto en las elec-
ciones (auscultaciones) organizadas por el
Foro, a pesar de que se pregonan la “trans-
parencia” y la participación ciudadana, ha-
bida cuenta que a los miembros del sistema
se nos envía una invitación y una clave para
votar vía electrónica sin la garantía pública
de la secrecía del voto. (Conquista ganada
en México desde la “ley sobre elecciones de
diputados para el Congreso General, y de los
individuos que compongan las juntas depar-
tamentales”, del 30 de noviembre de 1836, y
mejorada desde la ley electoral de 1911.)
La secrecía del voto es un prerrequisito
básico para el ejercicio del derecho al vo-
to en libertad. Por supuesto, año con año la
secrecía del voto ha adquirido carta de na-
turalización como un requisito básico de la
democracia electoral. No es, en modo algu-
no, una ocurrencia. El voto a mano alzada
o público ha sido (lo sigue siendo) un me-
canismo de inhibición del ejercicio del voto
practicado recurrentemente por los sindica-
tos del viejo régimen. Hoy el Foro y Conacyt
reproducen esa práctica superada en la ley
desde hace ¡165 años!
Hay incluso dos problemas más: a) El sis-
tema de cómputo y sus protecciones no pue-
den ser consultados por candidatos ni por la
sociedad. El Tribunal Supremo de Brasil, en
una reciente sentencia, afirmó que se con-
sidera favorablemente “la realización de los
tests externos, ante la transparencia en torno
a los programas computacionales y al hard-
ware de las urnas electrónicas, como así tam-
bién a sus procedimientos de manipulación
(…) se pone a disposición para la realización
de tests públicos de seguridad, lo que permite
que la seguridad del sistema electrónico de
votación sea analizada por los partidos po-
líticos, los candidatos y la sociedad civil en
general”. (Petición 1.896. Jurisdicción: Brasil.
Decisión judicial publicada en el diario de la
Justicia electrónico de fecha 18/9/2009), y b) El
Foro, al ser formalmente una persona de de-
recho privado, está sujeto a la Ley Federal de
Protección de Datos Personales en Posesión
de los Particulares, y con el sistema adoptado
viola lo dispuesto en los artículos 14, 15, 16 y
17, entre otros, de la citada ley al tratarse de
datos personales sensibles.
Cuarto. El Foro y Conacyt conculcan de-
rechos humanos al evitar que haya repre-
sentantes de casilla o, en este caso, expertos
en seguridad computacional enviados por
candidatos y expresiones de la sociedad
para que los votos cuenten y se cuenten.
De esta forma, la votación aquí se convierte
en un dogma de fe, no en un sistema acor-
de a la Constitución y al Cofipe. Es verdad
que hay un Consejo de Aprobación y otro de
Auscultación en el Foro, pero su integración
recuerda la Comisión Federal de Vigilancia
Electoral prevista en la extinta Ley Electoral
de 1946, que ahora, con la legislación actual
y con la creación del IFE, ha sido ampliamen-
te superada desde la perspectiva de la vigi-
lancia de los electores y de los candidatos
sobre la certeza de los comicios.
¿Se imagina alguien mínimamente en-
terado que cualquier partido político per-
mitiera el modelo de Conacyt para elegir
diputados, senadores o presidente de la Re-
pública? ¿Por qué la comunidad académica
debe tener menos derechos que los ciudada-
nos mexicanos para votar por sus represen-
tantes? El Conacyt y el Foro deben ajustar
sus actuaciones al mandato constitucional
y a las mejores prácticas internacionales.
Sería lamentable que sea por la vía judicial
como se resuelvan estas lamentables dispo-
siciones reglamentarias que no están esta-
blecidas expresamente en la ley.
E R N E S T O V I L L A N U E V A
ANÁLI SI S
54 1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012
J O H N M. A C K E R MA N
Ciudadanía anulada
Ahora que las tres principales fuer-
zas políticas han definido sus candidatos
presidenciales, habría que preguntarnos
si vale la pena votar por alguno de ellos o
mejor abstenerse o anular nuestra boleta
el próximo 1 de julio. Resulta evidente
que ninguno de los tres candidatos po-
drá por sí solo salvarnos del naufragio
nacional. El poder del Estado nunca fue
lo que algunos imaginaban que era, y
hoy, después de 30 años de entreguis-
tas políticas neoliberales, se encuentra
más debilitado y vulnerable que nunca.
Independientemente de quién sea el
próximo mandatario, difícilmente podrá
hacer grandes cambios por pura fuerza
de voluntad.
El impulso para el cambio social
tendrá que venir de otra parte. Tal y co-
mo ha sido a lo largo de la historia, los
ciudadanos, y no los políticos, enseña-
rán el camino. A principios del siglo XX,
fueron Emiliano Zapata y Pancho Villa,
no Francisco I. Madero, los principales
responsables de que la Revolución Mexi-
cana hubiera desembocado en una de
las Constituciones más avanzadas de
su época en materia de derechos socia-
les. Durante la “transición” actual, por
más que sus panegiristas quieran vestir
a Ernesto Zedillo, Vicente Fox o José Wol-
denberg como los arquitectos del cambio
político, en realidad han sido los comba-
tivos movimientos estudiantiles, cam-
pesinos, obreros e indígenas los que han
obligado al sistema a transformarse.
Dicen que la historia la escriben los
vencedores, y la nuestra no es ninguna
excepción. Los pocos avances que tene-
mos hoy en materia democrática se nos
presentan como si fueran el resultado
de la visión ilustrada de los hombres y
mujeres del poder. Mientras, los verda-
deros héroes que ofrendaron sus vidas,
sudor e inteligencia son enviados al ba-
surero de la historia.
Aun cuando algunos de los actuales
candidatos cuentan con perfiles “ciuda-
danos”, como Isabel Miranda de Walla-
ce, Juan Manuel Márquez o Purificación
Carpinteyro, en el momento en que
aceptan ser candidatos para algún cargo
de elección popular automáticamente
tienen que jugar con las reglas de la po-
lítica. Y si llegan a conquistar el poder,
deben devolver el favor no solamente
a sus electores, sino también a sus res-
pectivos padrinos.
Ante esta situación, la salida más
fácil y cómoda es simplemente man-
dar al diablo las elecciones en un acto
de supuesta pureza ciudadana para no
ensuciarse las manos con los juegos del
poder. “Anulemos el voto para enviar un
mensaje de repudio a la clase política
nacional”, dicen algunos; “ni siquiera
vale la pena salir a votar”, dicen otros.
El detalle es que, independiente-
mente de lo que cualquiera de nosotros
decida hacer en el terreno electoral el
próximo 1 de julio, el gobierno seguirá
existiendo, como bien lo ha señalado
Octavio Rodríguez Araujo. Y mientras
haya gobierno, siempre existirá el enor-
me riesgo de que se abuse del poder
estatal para reprimir a la población, en-
riquecer a los funcionarios públicos y
consolidar el control de los monopolios,
el imperialismo y los poderes fácticos
sobre la economía nacional.
La orientación y los compromisos del
gobierno federal en estas materias tienen
una gran relevancia para los movimien-
tos sociales que nos tendrán que guiar
durante el próximo sexenio. Tenemos la
obligación de preguntarnos cuál de los
tres candidatos presidenciables estará
más dispuesto a tomar en cuenta y escu-
char las demandas ciudadanas o, en su
caso, simplemente será utilizado para re-
primir a los inconformes, como en Aten-
co, en Ciudad Juárez o en Chilpancingo.
Para esta evaluación habría que tomar en
cuenta tanto el talante autoritario y las
trayectorias de cada candidato como los
compromisos políticos que pesarán a la
hora de tomar decisiones clave.
La gran pregunta no es entonces cuál
de los tres candidatos es “mejor”, ni si-
quiera cuál es el “menos peor”, sino cuál
encabezará un gobierno más propicio
para el florecimiento de una sociedad
combativa y exigente. La mayor parte
de los que anularán su voto, o simple-
mente se abstendrán de participar en
los comicios como acto de protesta, im-
plícitamente mantienen la tesis de que
las cosas tienen que empeorar antes de
que mejoren, de que lo mejor para el
país sería seguir por el mismo camino
de la ignominia neoliberal con el fin de
que eventualmente detone un violento
estallido social.
Otros “anulistas” más bien parecen
ser derechistas “de clóset”. No se atre-
ven a confesarlo públicamente, pero al
final de cuentas prefieren la continui-
dad del PRIAN a la llegada del “populis-
mo” de izquierda. Llama la atención, por
ejemplo, que muchos de los que promo-
vían el voto nulo en las elecciones in-
termedias de 2009 eran los mismos que
defendían el “voto útil” a favor de Fox en
el año 2000 bajo el argumento de que la
alternancia podría ayudar a dinamizar
el sistema político nacional.
¿Acaso no es tan importante hoy
echar al PRIAN de Los Pinos como lo fue
echar al PRI hace 12 años? Si la respuesta
es negativa, entonces se evidenciaría un
claro sesgo que, inspirado en una sen-
tencia atribuida a Benito Juárez, daría pie
a un nuevo dicho: “Para mis amigos, gra-
cia y ‘voto útil’; para mis enemigos, ‘voto
nulo’ a secas”.
Todavía existe una última oportuni-
dad para enderezar el camino de nues-
tra fallida transición democrática. No se
trata de elegir a un nuevo salvador de
la patria, sino simplemente de dar una
oportunidad a la izquierda política para
que pruebe su suerte al mando del país.
Tanto la historia del PRD como la trayec-
toria personal de Andrés Manuel López
Obrador revelan una gran apertura hacia
las más diversas expresiones sociales. En
contraste, los perfiles de Enrique Peña
Nieto y Josefina Vázquez Mota, así como
la experiencia con el PAN y el PRI durante
los últimos 30 años, garantizan una total
continuidad de las políticas actuales.
Las elecciones presidenciales no son
para escoger dioses ni emitir cheques
en blanco, sino únicamente para decidir
quién gobernará durante los próximos
seis años. En lugar de anular nuestra
ciudadanía deberíamos participar acti-
vamente en esta decisión, así como, si-
multáneamente, exigir a cada paso y en
cada momento el cumplimiento de una
agenda social de avanzada por el nuevo
gobierno federal. O
1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012 57
quismo, le empezaron a llegar decenas
de testimonios. Uno de ellos es el de los
hermanos José y María Sánchez Iglesias.
Ambos eran muy pequeños cuando los mi-
litares franquistas irrumpieron en su do-
micilio, y junto con otros tres hermanos
presenciaron el asesinato de su madre Jo-
sefa y el arresto ilegal de su padre, Aure-
lio, un trabajador del que nunca volvieron
a saber nada.
Los militares internaron a María y Jo-
sé –que hoy tienen 77 (ella) y 78 (él) años–
en el orfanato de San Luis de Sevilla. Des-
pués los dieron en adopción a América
García Corrales, de Tenerife. Luego los
separaron y los entregaron a otras fami-
lias. José y María se reencontraron, pero
aún buscan a sus hermanos Josefa, María
de la Hermosa y Bonifacio Francisco.
Emilia Girón destapó su propio caso.
Le arrebataron a su hijo en la prisión. “Lo
llevaron a bautizar y no me lo devolvieron.
Yo reclamaba al niño”. Le decían que esta-
ba enfermo. “Ya no lo volví a ver”.
El 16 de octubre de 2008 Garzón se
declaró competente para investigar los crí-
menes del franquismo. Sin embargo la fis-
calía de la Audiencia Nacional planteó la
“incompetencia” del magistrado para to-
mar el caso. Entonces Garzón emitió el 18
de noviembre de ese año una resolución en
la que se “inhibió” para realizar la investi-
gación e instruyó para que ésta fuera reali-
zada por los juzgados territoriales.
Pese a ello enfrenta una acusación por
el presunto delito de prevaricación que lo
podría apartar hasta 20 años de su carrera
judicial. El miércoles 8 el juicio quedó lis-
to para sentencia.
No obstante, el auto judicial en el que
el magistrado se inhibió incluye parte de la
investigación sobre los “niños robados del
franquismo”, publicada en el libro Irre-
dentas (Temas de hoy, 2002), del historia-
dor catalán Ricard Vinyes, quien dice en
entrevista con Proceso que la Falange Es-
pañola de las Jons, partido único y brazo
paramilitar del franquismo, tuvo la misión
de “recuperar” a esos menores. Señala que
para ello contó con la colaboración de la
Iglesia española.
En particular la Falange se dedicó a
recuperar a miles de niños refugiados en
países europeos y en México. Aunque en
Francia, Bélgica y Suiza tuvieron éxito en
el rapto de menores que fueron repatria-
dos, Vinyes sostiene que en México fue
un fracaso su intento de llevar a cabo esas
operaciones clandestinas.
“En el caso de México –explica–, reci-
bieron la negativa del gobierno de Manuel
Ávila Camacho para repatriar a los meno-
res. Entonces idearon la forma de recupe-
rar a los llamados Niños de Morelia que
México acogió con la anuencia del gene-
ral Lázaro Cárdenas, pero sus operaciones
fueron desastrosas. Sin embargo, 56 de los
más de 450 menores fueron repatriados a
España”, dice Vinyes.
“Genes comunistas”
El documental Los niños perdidos del
franquismo, dirigido por Montserrat Ar-
mengol, periodista de TV3, también for-
ma parte de la actuación judicial en la que
el magistrado se “inhibió”.
“En el documental–transmitido en
2002 luego de un año de investigación–
llegamos a la conclusión de que esos ni-
ños fueron separados de sus familias co-
mo un instrumento de represión política.
Era un paso más en todo lo que era el plan
de exterminio del enemigo”, dice la perio-
dista en entrevista.
La primera etapa, explica, fue la pues-
ta en marcha de “los juicios sumarísimos,
que eran sacar a la gente de su casa, matar-
la y enterrarla en cunetas, rasgo principal
durante la Guerra Civil (1936-1939) y los
primeros años del franquismo”.
La segunda etapa consistió en las “eje-
cuciones ‘legales’” después de “juicios
que no tenían ningún tipo de garantía, que
no terminaron con la guerra, sino que se
extendieron a lo largo de la dictadura. In-
cluso cinco semanas antes de la muerte de
Franco (el 20 de noviembre de 1975) se
firmaron las últimas cinco sentencias de
muerte”.
Un aspecto más del exterminio: “La
separación de los hijos del seno de su fa-
milia, amparada en las doctrinas del psi-
quiatra Vallejo-Nágera. Éstas aseguraban
que los ‘rojos’ eran poseedores de un gen
defectuoso, que el marxismo era una en-
fermedad y, por tanto, los niños tenían que
ser separados de sus padres”.
Armengol dice que hizo llegar sus in-
vestigaciones a Garzón con el fin de que
incluyera esta arista de la represión. “No
imaginábamos que quien terminaría sen-
tado en el banquillo de los acusados sería
el propio Garzón”.
La resolución judicial en la que Gar-
zón se “inhibió” de investigar los críme-
nes del franquismo –a la que este semana-
rio tuvo acceso– señala: “Se deben tener
muy en cuenta los casos de aquellas per-
sonas que durante su primera infancia o
preadolescencia fueron sustraídos ‘legal’
o ilegalmente frente a sus madres natura-
les durante la guerra o principalmente tras
la misma”.
Expone que entre 1939 y 1949 el régi-
men “recuperó” a miles de niños que es-
taban en el extranjero. Lo hizo contra la
voluntad de sus padres y a través de un en-
tramado de organismos, principalmente el
Servicio Exterior de la Falange, y de nor-
mas que condujeron inexorablemente a la
pérdida de la identidad de los menores.
Esa “protección de niños” por parte
de la dictadura se convirtió en un régimen
punitivo, donde los “niños debían expiar
los ‘pecados de sus padres’ y se les repetía
que también ellos eran irrecuperables, por
tanto eran apartados en otras categorías de
los niños internados en las instituciones
del Estado y sometidos a malos tratos físi-
cos y psicológicos”, señala el documento.
Recuerda además que el Consejo de Eu-
ropa, en su declaración de condena a la dic-
tadura franquista del 17 de marzo de 2006,
advirtió a España el caso de los “niños per-
didos”, que son “hijos de presos cuyos ape-
llidos fueron modificados para permitir su
adopción por familias adictas al régimen”.
“Miles de hijos de obreros fueron tam-
bién enviados a instituciones del Estado
porque el régimen consideraba a su fami-
lia republicana como ‘inadecuada’ para su
formación”, apunta el documento judicial.
Aparte de los 30 mil menores entrega-
dos a familias afines a la dictadura, otros
12 mil fueron ingresados en centros públi-
cos y religiosos, que en 1944 proporcionó
el Estado “como prueba de una misericor-
dia infinita”, añade Vinyes.
“Operaciones clandestinas”
El 9 de julio de 1937 el jefe de la Dele-
gación Exterior de la Falange en el Reino
Unido, que firmaba con el seudónimo F.G.
Sturrupp, escribió a Pilar Primo de Rivera,
hermana de José Antonio Primo de Rive-
ra, fundador y líder de la Falange, una car-
ta donde sugiere “recuperar” a los niños
republicanos que habían sido enviados a
Gran Bretaña.
Escribió: “Los rojos trajeron a estos
infelices únicamente como propaganda.
Ahora nos toca a nosotros hacerla, pero en
A
P
P
h
o
to
/P
a
u
l W
h
ite
I NTERNACI ONAL / ESPAÑA
Garzón. Inhabilitado
56 1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012
ALEJANDRO GUTIÉRREZ
M
ADRID.- La resolución judi-
cial que Baltasar Garzón emi-
tió el 18 de noviembre de
2008 en relación con los crí-
menes del franquismo arro-
jó luz a otro drama prácticamente veda-
do durante décadas en España: el robo de
más de 30 mil niños por parte de la dic-
tadura, menores a los que se les borró la
identidad y que fueron entregados a fami-
lias afines al régimen, donde crecieron sin
conocer su origen.
Esos menores, en su mayoría hijos de
combatientes o de mujeres señaladas co-
mo simpatizantes republicanas hechas
prisioneras –las llamaban “presas rojas”–,
fueron arrebatados de sus familias legíti-
mas con el fin de “salvarlos” del “gen co-
munista” de sus padres, según la doctri-
na de Antonio Vallejo-Nágera, jefe de los
Servicios Psiquiátricos Militares de la dic-
tadura franquista.
La infranqueable maquinaria del régi-
men acalló durante siete décadas las de-
nuncias de muchas mujeres a las que les
robaron a sus hijos... y la llegada de la de-
mocracia no les ha hecho justicia.
“Les fueron arrebatados sus hijos ape-
nas cumplían tres años”, según testimonio
de Trinidad Gallego Prieto, encerrada va-
rias veces por ayudar a los republicanos y
partera que asistió muchos alumbramien-
tos en la cárcel. Gallego murió el pasado
El régimen de Francisco Franco se robó a más de 30 mil
niños, hijos de republicanos, y los entregó a familias que
le eran leales. Más aún, organizó “operaciones clandes-
tinas” para repatriar a miles de menores que los rebel-
des antifranquistas habían podido enviar al extranjero,
entre ellos los Niños de Morelia, que llegaron a México
con apoyo del gobierno de Cárdenas. El drama de esos
infantes y sus familias salió a la luz por las investigacio-
nes sobre los crímenes del franquismo que el juez Bal-
tasar Garzón inició en 2008, lo que derivó en un juicio en
su contra que el miércoles 8 quedó listo para sentencia.
Un día después –jueves 9–, el Tribunal Supremo resolvió
inhabilitarlo como juez durante 11 años por el supuesto
delito de prevaricación en el llamado caso Gürtel.
11 de noviembre a los 95 años después de
denunciar repetidamente las terribles con-
diciones de insalubridad y miseria en que
el régimen mantenía a las republicanas
presas. Algunas de esas mujeres fueron
asesinadas días después de dar a luz, otras
simplemente fueron separadas de sus hijos
a base de engaños. El más común: que el
niño había muerto.
Desde que se supo que el juez Gar-
zón inició en la Audiencia Nacional una
investigación sobre los crímenes del fran-
secuestró
Los niños que Franco
A
P
P
h
o
to

1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012 59
Malvinas: En el fondo,
A punto de cumplirse 30 años de la Guerra de las Mal-
vinas la tensión entre Buenos Aires y Londres aumen-
ta rápidamente. Al tiempo que Gran Bretaña advierte
de posibles provocaciones argentinas y envía uno de
sus más modernos buques de guerra a la zona, los
países del Mercosur aplican un bloqueo portuario a
las naves provenientes del archipiélago... todo ello
después de que una empresa petrolera informó del
hallazgo ahí de prometedoras reservas de crudo y
anunció su intención de explotarlas, aventura a la que
se sumaron ya varias compañías estadunidenses.
LEONARDO BOIX
L
ONDRES.- Las islas Malvi-
nas, cuya soberanía se dis-
putan Argentina y Gran Bre-
taña desde 1833, que fueron
escenario de una guerra en-
tre ambos países hace casi 30
años y que están bajo control
británico, se convirtieron de nuevo en
factor de conflicto, pero ahora debido a
las recientemente descubiertas reservas
de petróleo y gas del pequeño archipié-
lago del Atlántico Sur.
Las tensiones entre Londres y Bue-
nos Aires se incrementaron el pasado 13
de diciembre, cuando la petrolera britá-
nica Rockhopper Exploration dio a cono-
cer un nuevo descubrimiento de crudo
en la cuenca norte de las Malvinas (is-
las llamadas Falkland por los ingleses).
La compañía confirmó que los resul-
tados de un pozo exploratorio –el 14/15-
4 en su yacimiento de la isla Sea Lion, en
el sureste del archipiélago– elevan la es-
timación de las reservas en esa zona a
un total de mil 297 millones de barriles
de crudo.
También anunció el hallazgo de más
reservas de crudo y gas al sur del yaci-
miento de la norteña isla Casper –cuyas
reservas totales había calculado previa-
petróleo
el
AP Photo/Diamond Offshore
INTERNACIONAL / GRAN BRETAÑA
un sentido más humanitario y español”.
En un informe, la Falange considera que
los “rojos” enviaron a la Unión Soviética
a los niños para prepararlos y luego remi-
tirlos como “agentes soviéticos” a países
de habla hispana.
Ese documento, citado por Vinyes en
Irredentas, señala que de 32 mil 37 meno-
res que fueron evacuados de España rum-
bo a Francia, África Francesa, Bélgica,
Gran Bretaña, la Unión Soviética, Méxi-
co, Suiza y Dinamarca, 20 mil 266 fueron
“repatriados a España mediante operacio-
nes clandestinas”.
Aunque los niños españoles que lle-
garon a México con el apoyo del general
Cárdenas fueron 456, el informe sólo re-
fiere 430, de los cuales 56 fueron repatria-
dos, aunque no especifica el método utili-
zado para regresarlos a su país.
Según Vinyes, debido a que los méto-
dos legales fracasaron, el régimen comen-
zó una “labor constante, tenaz y silencio-
sa” mediante los “raptos y operaciones
clandestinas de captura de hijos e hijas
de republicanos ordenados por el Estado
y organizados y perpetrados por el Servi-
cio Exterior de la Falange”. En Francia y
Bélgica se realizaron algunas y se planea-
ron “espectaculares y esperpénticas accio-
nes en México”.
Los métodos legales se enfrentaban a
la negativa de los tutores del menor a la de-
volución voluntaria a España. “En 99% de
los casos esa solicitud es denegada de pri-
mera intención”, dice un informe fechado
el 26 de noviembre de 1949.
La negativa de México
El 20 de noviembre de 1941 Augusto Ibá-
ñez –representante no oficial del gobier-
no de Franco en México– envió una carta
al “jefe del gabinete diplomático” mexica-
no, cuyo nombre no precisa. En ella afir-
ma que los niños españoles acogidos por
México eran, a fin de cuentas, “niños ro-
bados por los rojos”. Le informa del in-
terés que sobre los menores tenían “seño-
ras y señores que forman la comisión para
gestionar” su envío a España y lamenta
que “el gobierno (mexicano) consintiese
la propaganda republicana en ese asunto,
ya que dificulta cualquier acción y crea un
ambiente de intimidación”.
En una circular interna de la Falange,
uno de sus directivos hace hincapié en la
recomendación de que “se guarde una es-
tricta reserva sobre cualquier gestión que
se haga”.
Una de esas gestiones legales pretendía
concertar una entrevista con el presidente
Manuel Ávila Camacho (1940-1946) para
solicitarle que México autorizara las repa-
triaciones. Pero el mandatario mexicano ja-
más concedió la entrevista, sostiene Vinyes.
Un miembro del gabinete de Ávila Ca-
macho, no identificado, les respondió el
22 de mayo de 1942: “El gobierno mexi-
cano no estima que el presente sea el mo-
mento más oportuno para hacer una de-
volución en masa, como usted se sirve
solicitarlo, de los niños de que se trata”.
“No se ocultará a su muy ilustrada
comprensión que en el tiempo en que se
presentaron las solicitudes, era otra la si-
tuación del tráfico marítimo, y especial-
mente la de España, en materia de alimen-
tos, sin que ofrezca perspectiva de alivio,
sino más bien de empeoramiento a conse-
cuencia de la guerra”, dice la carta del fun-
cionario mexicano.
Prosigue: “En esas condiciones nues-
tro país incurriría en grave inconsecuencia
al devolver a los niños que acogió en su se-
no, precisamente para liberarlos de la gue-
rra y de sus horrores, entre los que se cuen-
ta la miseria”.
El funcionario mexicano añade que no
han recibido solicitudes de repatriación,
salvo dos o tres, y sí en cambio “se han re-
cibido muchas en sentido contrario, es de-
cir, pidiendo que no sean mandados a sus
parientes”.
“Tales circunstancias obligan al go-
bierno de México a seguir aplazando toda
devolución en grupo, en tanto la situación
imperante constituya un peligro para los
menores que se pretende reintegrar a sus
hogares”, concluye.
Entonces la Falange puso en marcha la
Propuesta para la repatriación de los niños
españoles que se encuentran en México.
El documento clandestino dice: “Está
en vías de llevarse a la práctica que (los ni-
ños) salgan silenciosamente por pequeños
grupos de 8 o 10 para La Habana al objeto
de ser allí embarcados poco a poco a nues-
tros vapores para España”.
El viaje debía ser sufragado por “espa-
ñoles franquistas en México hasta la ca-
pital cubana” y por “el gobierno español
desde Cuba hasta España, en colaboración
con la compañía naviera Transatlántica”.
El plan pretendía que desembarcaran
en La Coruña o en Bilbao. “Hay que con-
tar con que se hará lo necesario para tener
dispuestos albergues para su alojamiento,
y que éste podrá prolongarse durante unos
meses, ya que de todos los que se encuen-
tran en México sólo han recibido reclama-
ciones por sus padres alrededor de cien
criaturas, mientras que pasan de 300 aque-
llos de quienes sus padres no se han ocu-
pado todavía”, apunta el documento.
Vinyes dice que “en México había re-
sidentes de pensamiento conservador afi-
nes al régimen franquista que actuaron en
auxilio de esas acciones para lograr la re-
patriación de los niños o procurando que
saliesen de la escuela de Morelia, donde
fueron agrupados”.
Señala que el régimen severo aplicado
en el internado Escuela Industrial España-
México ayudó a que “se creara una idea de
que los niños estaban mal”. Ello a su vez
“abonó ese paternalismo del conservadu-
rismo nacional-católico del Estado espa-
ñol”. Así, señala, la Falange “se tomó muy
en serio la misión de salvar a esos meno-
res, sacándolos de la escuela”.
Sin embargo sostiene que esos secues-
tros en México “fracasaron porque era una
locura, una chapuza”. Sostiene que los di-
rigentes de la Falange carecían en México
de los contactos o de la eficacia que tenían
en Europa, por lo que “las operaciones por
Cuba o por Guatemala, donde también lo
intentaron, salieron fatal”.
Vinyes dice que los documentos a los
que accedió para su investigación, la lla-
mada Carpeta México del Archivo General
de la Administración, no precisan cuáles
fueron las razones concretas del fracaso,
pero sus propias investigaciones arrojan
que “las familias conservadoras y burgue-
sas que colaboraban con ellos no se la ju-
garon en un secuestro por muy identifica-
dos que estuvieran con el franquismo”.
A
P
P
h
o
to
/A
lv
a
ro
B
a
rrie
n
to
s
Víctimas del franquismo. Protestas
58 1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012
1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012 61
se les aseguró que los británicos defende-
rán las islas”, agregó.
Entre los directivos de la petrolera es-
tadunidense está Kevin Chilton, un exco-
mandante del Comando Estratégico de Es-
tados Unidos, y Preston M. Pete Geren III,
quien trabajó durante una década en el
Departamento de Defensa.
“Si se cierra el acuerdo, el vínculo nor-
teamericano será un duro golpe para Ar-
gentina, un enorme triunfo para David
Cameron y un cambio en la vida de los
tres mil isleños de las Malvinas”, destacó
el periódico.
“El apoyo de Anadarko será una apro-
bación tácita a la soberanía británica y
completará la transformación de las Mal-
vinas de una colonia granjera a la última
frontera en la multimillonaria industria
mundial del petróleo”, indicó The Sun.
En abril de 2010 Rockhopper detectó
los depósitos de petróleo unos 100 kiló-
metros al norte de las islas. Cinco petro-
leras se pusieron en contacto con Rockho-
pper para sellar acuerdos comerciales de
cooperación y extraer el petróleo. Dos de
las firmas son británicas, Cairn Energy y
Premier Oil, y las restantes son estaduni-
denses: Hess, Noble y Murphy.
Además, en el sur de las islas, dos fir-
mas británicas, Borders & Southern y Fa-
lkland Oil & Gas ya están explorando para
detectar crudo, aún sin éxito, con dos pla-
taformas cada una.
Elección de socios
Anadarko es hasta el momento la petrole-
ra más grande interesada en las Malvinas.
Con un valor estimado de 40 mil millones
de dólares la compañía fue socia minori-
taria –junto a British Petroleum– en la de-
sastrosa explosión de la plataforma Dee-
pwater Horizon que provocó a partir del
22 de abril de 2010 el derrame de miles de
toneladas de crudo al Golfo de México.
El diciembre pasado Rockhopper indi-
có en la Bolsa de Londres que necesitaba
lograr inversiones de al menos 2 mil mi-
llones de dólares para desarrollar el po-
zo de Sea Lion. La decisión final acerca de
qué socio elegirá Rockhopper para el lu-
crativo proyecto será tomada en las próxi-
mas ocho semanas, según el documento
de The Sun.
El hallazgo de Rockhopper es signifi-
cativo en términos de estándares petrole-
ros como los del Mar del Norte, pero só-
lo una ínfima parte de los 50 mil millones
de barriles de crudo que se estima hay de-
bajo de la plataforma marítima de Brasil.
Las licencias de exploración petrolí-
feras son otorgadas por el gobernador de
las Malvinas en consulta con la cancille-
ría británica e incluyen 9% de regalías y
26% de impuestos corporativos destina-
dos a Londres.
En teoría cualquier compañía puede
solicitar permiso para realizar tareas de
exploración, pero es improbable que les
den licencias a empresas argentinas o con
participación accionaria mayoritaria de
argentinos, de acuerdo con cables diplo-
máticos filtrados al sitio WikiLeaks proce-
dentes de la embajada estadunidense en
Londres, fechados en febrero de 2010.
Desde Londres y en medio de la esca-
lada de tensiones entre Argentina y Gran
Bretaña, Cameron acusó el pasado 18 de
enero al gobierno argentino de “colonialis-
ta” por la decisión de los países del Merco-
sur de impedir que atraquen en sus puer-
tos buques con banderas de las Falkland.
Cameron, ante los parlamentarios du-
rante una acalorada sesión de preguntas
y respuestas en la Cámara de los Comu-
nes, declaró que la posición argentina “es
más bien colonialismo, ya que esta gente
(los kelpers) quiere seguir siendo británi-
ca y los argentinos quieren que ellos ha-
gan algo diferente”.
Treinta años después
En su ponencia ante el Parlamento,
Cameron confirmó que el 17 de enero
convocó al Consejo Nacional de Seguridad
(NSC, por sus siglas en inglés), que dedi-
có una reunión al asunto de las tensiones
con Argentina. El primer ministro dijo que
dicha reunión “fue convocada para asegu-
rar que nuestras defensas y todo el resto
esté en orden”.
En la reunión del NSC se le advirtió a
Cameron que Argentina planea realizar
una “invasión falsa de pescadores” a las
Malvinas, en coincidencia con el 30 ani-
versario del inicio de la guerra.
El Ministerio de Defensa en Londres in-
formó durante la reunión que tiene “pla-
nes de contingencia” para desplegar tropas
rápidamente y en caso de emergencia a las
J
o
h
n
L
e
o
n
a
rd
INTERNACIONAL / GRAN BRETAÑA
Malvinas desde la isla
Ascensión.
En el encuentro
los ministros del go-
bierno fueron infor-
mados también sobre
planes para “combatir
una proyectada cam-
paña de intimidación
de parte de Argentina
por el aniversario” del
conflicto.
Cameron fue ad-
vertido de que pesca-
dores argentinos se-
rían enviados a las
Malvinas y a las islas
Georgias del Sur (cu-
ya soberanía también
se disputan Londres
y Buenos Aires) “para
plantar banderas ar-
gentinas durante la primavera”.
“La invasión falsa tiene ecos del con-
flicto de 1982, que comenzó cuando un
contingente militar argentino desembar-
có en las Georgias del Sur, defendidas por
un pequeño grupo de infantes de mari-
na británicos”, escribió el periódico Daily
Mail el 19 de enero, haciéndose eco de las
repercusiones de la reunión militar.
Agregó que el jefe de personal de De-
fensa, David Richards, ya estableció pla-
nes de contingencia y le aseguró a Came-
ron “que Gran Bretaña puede defender las
islas”. Sin embargo, tanto ministros co-
mo espías británicos advirtieron al pri-
mer ministro que la presidenta Fernández
“utilizará el aniversario como pretexto pa-
ra elevar la temperatura” de la disputa.
Las fuerzas británicas con base en las
Malvinas incluyen cuatro aviones de gue-
rra Eurofighter Typhoon y 150 efectivos
militares, mientras que las aguas circun-
dantes están patrulladas por el buque pa-
trulla Clyde, la embarcación Protector y el
buque Montrose, el cual será sustituido
por el destructor Dauntless, que va en ca-
mino hacia las islas.
“(Cristina) Kirchner es muy impredeci-
ble. La reunión (del NSC) fue diseñada para
asegurar que estemos totalmente al tanto
de dónde provienen las amenazas”, afir-
mó una fuente del gobierno en Londres al
Daily Mail. “Creemos que habrá una nue-
va iniciativa de esfuerzos de interferencia
por parte de Argentina”, agregó.
Para el periódico inglés The Times la
retórica entre Londres y Buenos Aires “se
está volviendo cada vez más agresiva”:
“El gobierno británico se enfrenta a
más bravuconerías previo al 30 aniversa-
rio del conflicto de 1982, cuando el duque
de Cambridge (el príncipe Guillermo) tie-
ne previsto iniciar su viaje de seis sema-
nas en las islas en su rol de piloto de bús-
queda y rescate”, escribió.
Malvinas. Marcas de la guerra
60 1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012
mente en 90 millones de barriles– con dos
nuevos descubrimientos, Casper South y
la isla Beverly, de un potencial que aún no
se precisa.
Indicó además que como el pozo
14/15-4 se adentraba en yacimientos cu-
ya licencia detenta la empresa Desire Pe-
troleum, Rockhopper adquirió 60% de ésta
a cambio de pagar el costo de la perfora-
ción, con lo que ahora tiene control sobre
esas reservas.
El consejero delegado de Rockhopper,
Samuel Moody, calificó el descubrimiento
de “fantástico” y dijo que conducirá a “au-
mentar las estimaciones mínimas de pe-
tróleo que existen para Sea Lion y Casper”,
a lo que se sumarán los dos nuevos yaci-
mientos de Beverley y Casper South.
El destructor inglés
Como medida de presión contra Londres,
el 20 de diciembre, siete días después del
anuncio de Rockhopper, los países del
Mercosur –entre ellos Argentina, Uruguay
y Brasil– acordaron en su XLII Cumbre de
Jefes de Estado en Montevideo impedir el
ingreso de todos los barcos con bandera
de las Falkland a sus puertos.
“Malvinas no es una causa argenti-
na, es una causa global, porque de Malvi-
nas se están llevando recursos pesqueros
y petroleros. Y cuando se les terminan los
recursos (en otros lados), (aquellos) que
tengan recursos piensen que los que tie-
nen la fuerza los van a ir a buscar a donde
sea y como sea”, dijo la presidenta argen-
tina Cristina Fernández.
La decisión del Mercosur replica la
medida tomada por Uruguay el 15 de di-
ciembre, cuando impidió a un pesque-
ro con bandera de las Falkland atracar en
Montevideo. El gobierno británico llamó al
embajador uruguayo en Londres para pe-
dirle una explicación.
La tensión aumentó después de que
Londres anunció el 31 de enero el envío
a las Malvinas del destructor Dauntless,
el más moderno buque de guerra inglés,
equipado con misiles de alta
tecnología. El Ministerio de
Defensa de Gran Bretaña di-
jo en un comunicado que el
envío de dicho buque esta-
ba programado con anticipa-
ción para sustituir al Montro-
se, estacionado en las islas, y
calificó la operación de una
“acción rutinaria”.
Sin embargo el pasado
martes 7, la presidenta Fer-
nández dijo que presentará
ante el Consejo de Seguridad
de las Naciones Unidas una
protesta “por esta nueva mi-
litarización del Atlántico Sur,
que implica un nuevo riesgo
para aprovechar los yacimientos de las
Malvinas.
La situación de las reservas de hidro-
carburos preocupa cada vez más a la Or-
ganización de Países Exportadores de Pe-
tróleo (OPEP), que en su informe anual
–publicado el pasado 17 de julio– conclu-
yó que el crudo ya está dando señales de
agotamiento en cuanto a reservas y ritmo
productivo. El organismo añadió el pre-
ocupante aumento de la demanda, al ad-
vertir que para 2020 se incrementará a 115
millones de barriles diarios.
La OPEP indicó además que la tasa de
caída anual en la producción es de 5%, lo
que indica que en 10 años habrá un déficit
cercano a los 60 millones de barriles dia-
rios. Un dato que destacó fue que Estados
Unidos es el primer consumidor de petró-
leo (25% del total mundial) y ha aumenta-
do su demanda 17% en la última década,
mientras Europa lo hizo 7%.
La OPEP calcula en un billón 460 mil
millones de barriles las reservas totales
del planeta en 2010, de los que sus 12 so-
cios acumulan 81.3%. Ese porcentaje ha
crecido desde 79.6% en 2009, principal-
mente gracias a la aportación venezola-
na, el país en el que más han crecido las
reservas probadas de crudo –40%– entre
2009 y 2010.
Lo cierto es que el pasado 22 de ene-
ro el diario sensacionalista británico The
Sun reveló que la petrolera estaduniden-
se Anadarko, con fuertes vínculos con el
Pentágono, se unirá a Rockhopper pa-
ra la lucrativa búsqueda de crudo en las
Malvinas.
Dos días antes Washington había re-
conocido la administración de las Malvi-
nas por parte de Gran Bretaña: “Reconoce-
mos de facto la administración de las islas
por parte de Gran Bretaña pero no toma-
mos posición con respecto a la soberanía”,
indicó el Departamento de Estado en un
comunicado.
“Éste es un tema bilateral que necesita
ser solucionado directamente por los go-
biernos de Argentina y de Gran Bretaña”,
señaló Washington, que instó a las par-
tes a “resolver sus diferencias mediante
el diálogo y por los canales diplomáticos”.
Anadarko, con sede en Houston, in-
vertirá al menos mil 554 millones de dó-
lares en Rockhopper para la extracción de
al menos 700 millones de barriles de cru-
do de los yacimientos del norte de las Mal-
vinas.
Según el documento fuente citado por
The Sun, dos ejecutivos de Anadarko via-
jaron el pasado 18 de enero a Puerto Stan-
ley para reunirse con directivos de Roc-
khopper y sellar el acuerdo comercial.
“Se ha llegado a un acuerdo. Anadarko
contó con la aprobación para esto de altas
esferas en Estados Unidos”, declaró a The
Sun una fuente allegada a la petrolera. “Y
para la seguridad internacional”.
Apenas dos días antes –el domingo 5–,
durante la XI cumbre de la Alianza Boliva-
riana para los Pueblos de Nuestra Améri-
ca (Alba), el presidente de Ecuador, Rafael
Correa propuso a los gobiernos de Améri-
ca Latina que apliquen sanciones contra
Gran Bretaña por su negativa a dialogar
con Argentina sobre el tema de la sobera-
nía de las islas Malvinas.
Para el presidente de la Cámara de Co-
mercio de las Malvinas, el británico Roger
Spink, la comunidad de las islas “se siente
cada vez más aislada y bajo un creciente
bloqueo”. “Si fuéramos Palestina, la Unión
Europea habría puesto el grito en el cielo”,
sostuvo Spink ante la BBC el día del anun-
cio del bloqueo del Mercosur y dijo que la
medida afectará a unos 20 pesqueros que
llevan la bandera de las Falkland, 19 de los
cuales operan con licencias españolas.
Sin embargo indicó que la prohibición
del Mercosur no tendrá impacto en la ex-
ploración petrolera en el área. “Las com-
pañías de exploración como Rockhopper
operan desde el Reino Unido y no están
vinculadas con países de Sudamérica, así
que la decisión no tendrá efecto alguno
para esas firmas”, agregó.
“Tal vez el único efecto que busca Ar-
gentina es el de castigar a los 3 mil ha-
bitantes de las Falkland”, señaló el fun-
cionario en Puerto Stanley (capital del
archipiélago y llamada Puerto Argentino
por el país sudamericano).
Hambre de crudo
Tres décadas después del conflicto bélico
entre Gran Bretaña y Argentina, Londres
prometió que defenderá su territorio de
ultramar y reiteró que sólo negociará su
soberanía o los derechos petroleros si los
tres mil kelpers (como llaman en Inglate-
rra a los habitantes de las Malvinas) así lo
desean.
En un mundo cada vez más ávido de
reservas de hidrocarburos, las petroleras
británicas están haciendo todo lo posible
A
F
P
P
h
o
to
/ T
e
rry
S
e
w
a
rd
El buque Dauntless. Rumbo al Atlántico sur
I NTERNACI ONAL / EGI PTO
1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012 63
nistro Kamal Ganzouri, habrá motivo para
un enfrentamiento abierto entre el ejérci-
to y el Legislativo, lo que atizará el conflic-
to que no se apaga en las calles.
Además se forzará a los Hermanos Mu-
sulmanes, la organización que controla
45% de los 508 escaños, a escoger entre su
silenciosa alianza táctica con el CSFA y su
compromiso declarado con el pueblo y la
revolución.
Indicios
Según la Federación Internacional de Fut-
bol Asociado, el equipo Al Ahly, de El Cai-
ro, es el mejor de África. Es también el más
odiado por sus rivales en Egipto. Siempre
hay gran tensión en sus partidos, en parti-
cular cuando enfrenta al también cairota
Zamalek y a Al Masri, de Port Said.
“He ido a centenares de encuentros y
nunca nos han dado la oportunidad de en-
frentarnos con los seguidores de Al Ahly
o de cualquier otro equipo”, afirma Zador
Abdel, un joven contador recién egresado
de la universidad que apoya al Zamalek.
Explica: “Desde antes de llegar al es-
tadio la policía nos separa de los aficiona-
dos del equipo contrario. Adentro del esta-
dio hay barreras y fosos y muchos agentes
de la policía. Al que comete desórdenes lo
echan de inmediato o lo arrestan. Cuando
salimos lo mejor es irnos a casa rápido por-
que hay mucha presión policiaca y nos de-
tienen con cualquier pretexto. No hay po-
sibilidad de buscar pleito con los rivales”.
Ocurrió lo contrario el miércoles 1 en
Port Said. Desde el principio había un am-
biente inusitado de agresión contra Al Ahly
y sus seguidores. En declaraciones al dia-
rio El País, Óscar Elizondo, un argentino que
forma parte del cuerpo técnico del equipo,
recordó: “Vimos desde la banca escenas
surrealistas, como personas que pasaban
a nuestro lado sin identificación y soltan-
do amenazas. Algunos de nuestros jugado-
res salieron a calentar y tuvieron que vol-
ver porque les lanzaron piedras”.
Al finalizar el encuentro, que gana-
ron los locales 3 a 1, supuestos fanáticos
de Al Masri atacaron en las gradas a los
simpatizantes de Al Ahly e invadieron la
cancha. Mientras los jugadores del equipo
visitante se refugiaban en los vestidores,
en las gradas y en la cancha los agresores
emprendían una cacería masiva con ga-
rrotes y cuchillos. Muchos murieron pro-
ducto de heridas hechas con estas armas;
otros porque fueron lanzados desde lo al-
to de las gradas; también murieron perso-
nas por asfixia o aplastamiento al encon-
trar que las puertas metálicas de la salida
estaban cerradas.
Los policías –que suelen imponer el
orden con violencia– esta vez “permitie-
ron que la fanaticada local atacara con pa-
los, petardos y armas blancas a la nuestra,
que estaba en una zona acotada”, dijo Eli-
zondo, quien concluyó: “(El ataque) estaba
totalmente premeditado”.
Lo mismo denunciaron las Águilas
Verdes, los porristas del Al Masri, el equi-
po contrario. Aseguraron que había infil-
trados entre sus filas. Dos héroes del fut-
bol egipcio, el capitán de Al Masri, Karim
Zekri, y su hermano Mohamed, hablaron
largamente el domingo 5 para el sitio de
internet commentmideast.com.
Karim, de 26 años, reveló que los po-
licías exhortaron a seguidores de Al Mas-
ri a enfrentarse con los de Al Ahly. “Vayan
a romperles la cara; ellos dicen que uste-
des no son hombres”, decían los agentes.
El futbolista aseguró que vio a 10 per-
sonas armadas con espadas frente a unos
50 de agentes de la policía que no se mo-
vieron. Karim denunció que las luces del
estadio se apagaron “y esto fue una de las
principales causas del desastre porque (al
querer escapar) las personas se estrella-
ban unas contra otras”.
Nuevos testimonios indican que la matanza en el es-
tadio de futbol de Port Said fue planeada. El propósito:
descarrilar el proceso mediante el cual la junta militar
entregará el poder a un gobierno civil antes de julio. Con
un nuevo Parlamento dominado por los Hermanos Mu-
sulmanes y en un contexto de protestas populares y en-
frentamientos violentos, la cúpula castrense juega a la
carta de presentarse como indispensable ante el riesgo
de la anarquía o del extremismo islámico...
A
P
p
h
o
to
/ M
o
h
a
m
e
d
A
b
d
E
l-
G
h
a
n
y
, P
o
o
l
Tantawi. Tutelaje militar
62 1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012

E
L CAIRO.- Poco a poco surgen nue-
vos indicios de que la matanza
en el estadio de futbol de Port
Said –el miércoles 1 y que dejó
un saldo de 74 muertos y más de
mil heridos– fue premeditada.
Esto atizó las protestas y los enfrenta-
mientos entre manifestantes y la policía,
que continuaban una semana después de
la tragedia. Además miles de egipcios se
preparaban para la huelga general de es-
te sábado 11, cuando se cumple el primer
año de la caída del dictador Hosni Muba-
rak. La convocatoria a la huelga se basa
en una demanda: el retiro del poder del
Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas
(CSFA, la junta militar que dirige el país) y
la instauración de un “gobierno de salva-
ción nacional”.
Dentro del Parlamento –surgido des-
pués de agotadoras jornadas electorales
entre noviembre y enero pasados– la co-
rrelación de fuerzas no favorece a los mi-
litares. La principal bancada, la de los Her-
manos Musulmanes, se deslinda del CSFA
y a la vez evita caer en posiciones religio-
sas extremas.
En la sesión del martes 7 ocurrió un
hecho anecdótico pero significativo:
Mamdouh Ismail, representante sala-
fista (islamismo extremista), se levantó
de su asiento y comenzó a cantar “Alahu
akbar” (Dios es el más grande) para ha-
cer un azan (llamado a la oración). Pero
lo mandaron callar. No lo hizo un miem-
bro de los partidos laicos o cristianos, si-
no otro islamista: Saad al Katatny, líder
de los Hermanos Musulmanes, quien
funge como presidente del Parlamento.
“¡A rezar a la mezquita!”, le espetó Al
Katatny. “¡Usted no es más musulmán que
cualquiera de nosotros!”.
El intercambio de gritos duró tres mi-
nutos. Al final pareció quedar claro un he-
cho: en Egipto sigue existiendo una sepa-
ración entre el Estado y la mezquita... al
menos por el momento.
Otro signo de los nuevos tiempos: du-
rante décadas los mandos militares y po-
liciacos aplicaban con descuido el truco
de negar los abusos contra los civiles sin
importarles que ciudadanos y periodistas
exhibieran evidencias, pues no había ins-
tituciones que se atrevieran a contrade-
cirlos. Ahora el Parlamento anunció que
formará una comisión que investigará la
matanza en el estadio de Port Said. Ello
disgustó a la Junta Militar.
En los cafés de la capital egipcia dos te-
mas acaparan los debates: la persecución
oficial contra ONG nacionales y extranje-
ras y saber qué intereses y personajes es-
tán detrás de las provocaciones que han
derivado en matanzas, como la del partido
de futbol del miércoles 1 o la de los mani-
festantes cristianos el pasado 9 de octubre.
La creación de comisiones de investi-
gación no es una novedad en Egipto. Los
militares han recurrido a ellas para dis-
traer la atención en cada escándalo y
mandar el asunto a la congeladora. Pero
ahora hay una diferencia: el recién elec-
to Parlamento se juega en esa comisión
su prestigio. Si sus conclusiones incrimi-
nan al CSFA o al gobierno del primer mi-
Los
riesgos
de la transición
A
P
p
h
o
to
/ K
h
a
lil H
a
m
ra
I NTERNACI ONAL / EGI PTO
1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012 65
tro Internacional para Periodistas (promotor
de la ética y el profesionalismo en medios de
comunicación) y la Fundación Konrad Aden-
auer, del Partido Demócrata Cristiano de
Alemania, entre otros.
“Dicen que estamos financiando a los
manifestantes y partidos políticos, lo cual
es totalmente falso”, dice a Proceso Les-
lie Campbell, directora del IDN para Me-
dio Oriente. Lo que quieren las autoridades,
asegura, es “básicamente tener la capaci-
dad de vetar el destino del dinero para pro-
yectos de apoyo”.
Por medio de programas de estas ins-
tituciones, periodistas, blogueros y activis-
tas de grupos como el Movimiento 6 de Abril
(protagonista de la revolución) han recibi-
do cursos de capacitación profesional y han
participado en conferencias en Europa y Es-
tados Unidos.
El fundamento de la ofensiva judicial son
las investigaciones todavía inconclusas de
Fayza Aboulnaga, ministra de Planeación y
Cooperación Internacional y una de los dos
miembros del gabinete que permanecen
desde el último gobierno de Hosni Mubarak,
quien asegura que estas actividades “ero-
sionan la soberanía de Egipto”.
No es la opinión, sin embargo, de Emad
Abdel Ghafour, presidente del partido salafis-
ta Al Nour (islamista radical), quien to-
mó cursos del IDN: “No creo que las
cosas en las que participamos hayan
roto la ley, como medir la opinión pú-
blica o monitorear los manifiestos de
los partidos”, dijo al diario Al Ahram.
“No hay duda de que son una forma
de enriquecer la vida política”.
En el CSFA parece haber con-
fusión, pues no se entiende bien lo
que pasa o sus miembros no se po-
nen de acuerdo. La prohibición de
la salida de LaHood ocurrió justo un
día después de que Barack Obama
y el mariscal Mohamed Husein Tan-
tawi, jefe del CSFA, acordaran por
teléfono que estas ONG debían te-
ner libertad de acción.
“En tiempos de Mubarak se rea-
lizaban estos ataques contra la so-
ciedad civil”, dice Gamal Eid, de la
Red Árabe por la Información so-
bre Derechos Humanos. “Ahora es
peor porque en la era post-Muba-
rak los conduce una ministra de la
era Mubarak”.
Entre las entidades egipcias re-
ceptoras de ayuda estadunidense,
la primera es, precisamente, el ejér-
cito. Que ahora podría perderla. O
do provocaciones que generan decenas de
muertes?
Entre los jóvenes que acuden a la pla-
za Tahrir –centro y símbolo de la revolu-
ción– hay consenso: el CSFA es el res-
ponsable de estos hechos. Y ofrecen una
explicación: La junta militar intenta asus-
tar a los egipcios, convencerlos de que
sólo los militares pueden impedir que el
país siga deslizándose hacia la anarquía.
Ello permitiría que el CSFA prolongue su
permanencia en el poder.
Sin embargo los miembros de la jun-
ta militar –encabezada por el mariscal de
campo Mohamed Hussein Tantawi– pare-
cen incómodos ante esta situación. Debi-
do a que su gestión ha sido torpe tanto en
lo político como en lo económico, su ima-
gen ha sufrido un gran deterioro y esto po-
ne en peligro su futuro.
Las fuerzas armadas controlan gran
parte de la economía nacional. Sus com-
pañías abarcan desde la construcción
hasta la industria armamentista. Además
conservan un poder supraconstitucional
que les permite escapar al control de las
instituciones civiles.
Por ello su interés estaría en mon-
tar un nuevo régimen que asegure su pa-
pel político y sus privilegios empresaria-
les. Según analistas egipcios, intentarían
diseñar un régimen que otorgue al ejérci-
to un papel de tutelaje de la democracia
similar al que estableció Mustafa Kemal
Atatürk en Turquía, el cual prevaleció du-
rante más de 80 años, hasta que fue des-
montado por el actual primer ministro,
Recep Tayyip Erdogan.
“Mubarak tuvo éxito en desviar las
preocupaciones de sus oficiales milita-
res hacia la economía”, explica Islam Lofti,
miembro del Comité Ejecutivo de la Coali-
ción la Revolución Continúa. “Sus intereses
financieros en el viejo régimen inhibieron
la idea de derrocar al presidente y purgar
las instituciones del Estado”, añade.
La ola de enfrentamientos y la crisis
política de noviembre obligaron al CSFA a
adelantar su calendario y convocar a elec-
ciones presidenciales para junio. Ya hay
un nuevo Parlamento en funciones y un
comité trabaja, con la supervisión de la
junta militar, en la redacción de una nue-
va Constitución. Si el calendario se cum-
ple, el CSFA entregaría el poder a un nue-
vo Ejecutivo antes de julio.
Ese calendario no garantiza la perma-
nencia de los militares en el gobierno pe-
ro permitiría el ingreso al nuevo gobierno
de miembros civiles del antiguo régimen,
muchos de los cuales conservan cotos de
poder. Uno de ellos: el Ministerio del Inte-
rior. Éste controla a la policía militarizada,
cuyos miembros, en uniforme o vestidos
de paisano, han llevado el peso de la re-
presión contra las protestas.
Desde hace un año los revoluciona-
rios demandan la renuncia del ministro
del Interior, Mohamed Ibrahim, y la des-
titución en esta dependencia de funcio-
narios del depuesto régimen de Mubarak.
Varios parlamentarios se sumaron a esa
exigencia a raíz de la matanza del estadio
de Port Said. Señalan que Ibrahim, junto
con exintegrantes del PND, sería uno de
los interesados en descarrilar el proceso
democrático.
La investigación del Parlamento sobre
la matanza en el estadio podría aportar las
evidencias si no se convierte en un asun-
to de segundo orden, marginado por otra
prioridad: el riesgo de que los partidos mu-
sulmanes extremistas –que ocupan asien-
tos en el Parlamento– intenten convertir
Egipto en una república islámica.
Ese riesgo podría llevar a una alianza
extraña: si los cristianos, los musulmanes
moderados y los laicos –entre los que se
encuentran los jóvenes de la revolución–
se convencen de que la sharia (ley islámi-
ca) les va a ser impuesta, podrían termi-
nar por preferir el menor de los males: los
militares.
Se concretaría así el tutelaje militar al
“estilo kemalista”, que garantizaría el lai-
cismo en el país. Es lo que quiere el CSFA
A
P
p
h
o
to
/ T
ra
n
s
p
o
rta
tio
n
d
e
p
a
rta
m
e
n
t
Sam y Ray LaHood. Enojo estadunidense
64 1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012
TÉMORIS GRECKO
E
L CAIRO.- El puntal de la política es-
tadunidense en Medio Oriente es la
multimillonaria ayuda anual que Was-
hington entrega a dos países clave:
Israel y Egipto.
El antecedente de ese apoyo son los
acuerdos de Campo David de 1977, gracias
a los cuales Israel devolvió el territorio ocupa-
do de Sinaí a Egipto, en tanto que este país
se comprometió a garantizar la seguridad de
aquél (lo que abrió para Israel una época in-
édita de paz y crecimiento económico).
A su vez, Estados Unidos, que selló el
pacto, se comprometió a financiar a los ejér-
citos de ambas naciones sobre la base de
que por cada dos dólares que les diera a los
egipcios, les entregaría tres a los israelíes, lo
que se tradujo en transferencias anuales de
2 mil millones de dólares para Tel Aviv y mil
300 millones para El Cairo.
Pero ahora el dinero etiquetado para
Egipto podría no llegar a su destino y se pon-
dría en peligro el diseño estratégico para la
región. A lo largo del año que ha ejercido el
poder en este país, el Consejo Supremo de
las Fuerzas Armadas (CSFA) ha realizado ma-
labarismos para reflejar en lo posible el sentir
de su pueblo, contrario a Israel, sin perjudicar
al mismo tiempo sus compromisos y su con-
dición de aliado clave de Washington.
Lo ha conseguido incluso en situaciones
de crisis, como la desatada cuando tropas is-
raelíes mataron a seis militares egipcios, du-
rante la persecución transfronteriza de un
grupo palestino que realizó un ataque den-
tro de Israel. El Cairo vivió entonces violen-
tas manifestaciones de protesta que culmina-
ron con la invasión a la embajada israelí, el 9
de septiembre, y el retiro de su personal di-
plomático.
La exitosa mediación egipcia en un acuer-
do entre Israel y los islamistas palestinos de
Hamas, gracias al cual salieron libres el reclu-
ta israelí Gilad Shalit y mil 27 presos palesti-
nos, el 18 de octubre, creó un clima de recon-
ciliación entre El Cairo y Tel Aviv que a su vez
llevó a la liberación del israelí Ilán Grapel y de
25 prisioneros egipcios. Fortalecido, el CS-
FA pudo presentar favorablemente el mejora-
miento de las relaciones con Tel Aviv.
Ahora, de manera aparentemente inne-
cesaria, Egipto ha provocado a Estados Uni-
dos, que reaccionó con la amenaza (que
reafirmó la secretaria de Estado, Hillary Clin-
ton, el martes 7) de suspender la entrega de
la ayuda militar.
El problema estalló el 21 de enero cuan-
do las autoridades impidieron salir de Egipto
a Sam LaHood, director del Instituto Repu-
blicano Internacional (IRI, organismo depen-
diente del Partido Republicano) para ese
país e hijo del secretario de Transportes de
EU, Ray LaHood. Ya a finales de 2011 la po-
licía había registrado las sedes del IRI y otras
ONG con vínculos extranjeros por la sospe-
cha de que contribuían a financiar las pro-
testas antigubernamentales. El 29 de enero
LaHood y cinco compatriotas se refugiaron
en su embajada en El Cairo.
El lunes 6, dos jueces egipcios formaliza-
ron el procesamiento judicial de 44 personas
(19 estadunidenses, más otras de naciona-
lidades alemana, noruega, serbia, palesti-
na, jordana y egipcia) que trabajan en el IRI,
el Instituto Democrático Nacional (IDN, del
Partido Demócrata), Freedom House (ONG
que evalúa las libertades en el mundo des-
de una perspectiva estadunidense), el Cen-
Desde un principio el asunto pintaba
mal porque los encargados de la seguri-
dad “no estaban revisando a los asistentes
al entrar al estadio –lo cual es muy raro– ni
pedían los boletos”, recordó Mohamed. “Y
por primera vez en la historia de nuestra
ciudad, el gobernador y el jefe de la policía
faltaron al partido”, añadió.
Según los hermanos, un hombre fue
detenido y confesó que más de 600 per-
sonas que no residen en Port Said fueron
contratadas por un miembro del Partido
Nacional Democrático (PND), la organiza-
ción que dirigió Mubarak, hoy oficialmen-
te disuelta. Ese misterioso hombre “les pi-
dió matar y crear caos en el estadio”.
“Al estilo kemalista”
Que los seguidores de Al Ahly apoyen a
un equipo que despierta grandes resen-
timientos no se ve como la causa real de
la agresión. Eso sólo los hacía víctimas
más propicias. Los integrantes de su po-
rra, “los ultras”, han ganado fama por el
papel de liderazgo que han asumido so-
bre el terreno en los enfrentamientos ca-
llejeros en El Cairo, siempre del lado de
los revolucionarios.
En un ambiente de desorganización,
donde cada cual asume iniciativas indi-
viduales, sus vínculos de solidaridad los
han ayudado a resistir ofensivas de la po-
licía militarizada y a montar contrata-
ques. Sus cánticos, que se elevan sobre los
muros construidos para proteger el Mi-
nisterio del Interior, irritan a los agentes
gubernamentales. Ahora han pagado por
sus acciones. Ahora los egipcios se pre-
guntan quién les pasó la factura. La res-
puesta puede estar ligada a otra cuestión
de mayor calado: ¿Quién está orquestan-
El Cairo patea el pesebre
A
P
p
h
o
to
Parlamento. Nueva correlación de fuerzas
Su volumen más reciente se titula En el poder y en la enferme-
dad. Enfermedades de jefes de Estado y de Gobierno en los últimos cien
años, puesto en circulación por editorial Siruela en su colección
Ojo del Tiempo. En sus 513 páginas, el autor traza las historias
de más de una treintena de personajes que dejaron su impronta
en el convulso siglo XX, quizá el más trági-
co para Europa, atravesada por dos guerras
e innumerables conflictos protagonizados
lo mismo por estadistas, como Winston
Churchill, Margaret Thatcher o François
Mitterrand, que por dictadores o caudi-
llos, como Benito Mussolini, Jósif Stalin,
Adolf Hitler, Francisco Franco o Slobodan
Miloševic, entre otros.
Y aun cuando incluye a los presiden-
tes estadunidenses que van de Theodore
Roosevelt a George W. Bush, pasando por
Franklin D. Roosevelt, Harry S. Truman,
John F. Kennedy, Lyndon B. Johnson y Ri-
chard M. Nixon, su análisis tiene un sesgo
eurocéntrico y reminiscencias de Thomas
Carlyle, quien consideraba que la historia
que cuenta es la de los héroes; sí, pero a
condición de que sean occidentales.
Si bien el autor dedica las páginas su-
ficientes a describir la tragedia del Sha
de Irán, Mohamed Reza Pahlevi, y la del
iraquí Sadam Husein, deja fuera a protagonistas africanos que en
la década de los sesenta encabezaron los movimientos indepen-
dentistas –el argelino Houari Boumediène o el sudafricano Nel-
son Mandela, por citar dos casos connotados–, así como a los dic-
tadores de esas tierras, como Idi Amin, Bokassa y los afrikáneres
que instituyeron el oprobioso sistema de apartheid; a dirigentes
del mundo árabe, como Muamar el Gadafi o el líder palestino Ya-
ser Arafat; tampoco le merecen una sola línea los latinoamerica-
nos Juan Domingo Perón, Evita, el general Juan Velasco Alvarado,
Fidel Castro, Salvador Allende o Hugo Chávez.
La hybris

Para David Owen, todo es cuestión de equilibrio, más aún cuan-
do se trata de política:
“Claro que hacen falta líderes que tomen riesgos, que exijan a
sus seguidores y simpatizantes y adopten posturas impopulares, li-
derando a veces desde la vanguardia –escribe–. Son las característi-
cas que necesitamos de un líder, pero son exactamente las mismas
que, llevadas al límite, se convierten en síndrome de hybris.”
Y aclara: “Pero no es una enfermedad de políticos, es una en-
fermedad del poder”.
En la introducción, el autor sostiene que la interrelación en-
tre políticos y médicos, entre política y medicina, le ha fascinado
durante toda su vida como adulto:
“Sin duda mis antecedentes como médico y como político
han alimentado mi interés y han determinado mi punto de vista.
Me han interesado en particular las consecuencias de la enfer-
medad en jefes de Estado y de Gobierno a lo largo de la historia.
“Estas dolencias suscitan muchas cuestiones relevantes: su
influencia sobre la toma de decisiones, los peligros que conlleva el
mantener en secreto la dolencia; la dificultad para destituir a los
dirigentes enfermos, tanto en las democracias como en las dicta-
duras y, no menos que todo esto, la responsabilidad de las afec-
ciones que los altos dirigentes hacen recaer sobre sus médicos.”
Luego se explaya sobre su proclividad a estudiar a los líde-
res que, aun cuando no estaban enfermos y cuyas facultades
cognitivas funcionaban correctamente, desarrollaron el síndro-
me de hybris:
“Los actos de hybris son mucho más habituales en los jefes
de Estado y de Gobierno, sean democráticos o no, de lo
que a menudo se percibe: la hybris es un
elemento fundamental de la definición de
insensatez que ofrece (la historiadora es-
tadunidense Barbara) Tuchman: ‘una per-
versa persistencia en un político demos-
trablemente inviable o contraproducente’.
“Y prosigue: ‘La estupidez, la fuente del
autoengaño, es un factor que desempeña
un papel notablemente grande en el go-
bierno. Consiste en evaluar una situación
en términos de ideas fijas preconcebibles
mientras se ignora o rechaza todo signo
contrario (…) por tanto, la negativa a sacar
provecho de la experiencia’. Una caracte-
rística de la hybris es la incapacidad para
cambiar de dirección porque ello supondría
admitir que se ha cometido un error.”
Owen es cuidadoso al hablar de las do-
lencias físicas y de las dolencias mentales.
Como especialista en neurología, rehúye de
las etiquetas fáciles: “Cuando la prensa y el
público usan términos como ‘locura’, ‘demencia’, ‘psicopatía’,
‘megalomanía’ o ‘hybris’ –algunos de los cuales, o todos– se han
empleado a propósito de dictadores o estadistas.
“Para los médicos los términos de locura y demencia han si-
do totalmente reemplazados por la presencia o no de un trastor-
no mental definido. La conducta psicopática ha quedado reducida
a unos trastornos concretos de personalidad y la megalomanía a
los delirios de grandeza. Por lo general la profesión médica no con-
sidera que los jefes de Estado y de Gobierno popularmente mote-
jados de locos en uno u otro sentido padezcan ninguna enferme-
dad mental.”
E insiste: “La hybris no es todavía un término médico. Su sig-
nificado más básico se desarrolló en la antigua Grecia simple-
mente como descripción de un acto; un acto de hybris era aquel
en el cual un personaje poderoso, hinchado de desmesurado or-
gullo y confianza en sí mismo, trataba a los demás con insolen-
cia y desprecio. Para él era como una diversión usar su poder para
tratar así a los otros, pero esta deshonrosa conducta era severa-
mente censurada en la antigua Grecia.
“En un célebre pasaje del Fedro de Platón se define así a la
predisposición a la hybris: ‘Si se trata de un deseo que nos arras-
tra irrazonablemente a los placeres y nos gobierna, se llama a
este gobierno intemperancia (hybris). En su retórica, Aristóte-
les recoge los elementos de deseo que Platón distingue en la hy-
bris y sostiene que el placer que alguien busca en un acto de hy-
bris se encuentra en mostrar superioridad. ‘Por esta razón los
jóvenes y ricos son proclives a insultar (hybristai, es decir, inso-
lentes), pues piensan que cometiéndolos (los actos de hybris) se
muestran superiores.
“(…) El síndrome de hybris tiene la singularidad de que no
debe ser considerado como un síndrome de personalidad sino
como algo que se manifiesta en cualquier líder pero solamente
cuando está en el poder –y por lo general sólo después de haber-
lo ejercido durante algún tiempo– y que después es muy posible
que se debilite una vez perdido el poder...
A
P
p
h
o
to
/ D
o
n
a
ld
S
ta
m
p
fli
Owen. Repaso histórico
LI BROS
1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012 67
E
l poder transforma a quienes lo ejercen y general-
mente los torna solitarios y los aleja de la realidad
o de la sociedad a la que representan. Lo mismo a
quienes hacen de la política una vocación, que a los
estadistas cuando toman decisiones cruciales; algu-
nas veces los resultados son funestos y traen consecuencias que
ni ellos mismos saben dimensionar o tienden a disfrazar para
atenuarlos ante sus pares o ante sus representados.
Lo grave sucede cuando el disfraz se convierte en mentira y
ésta se vuelve sistemática. Entonces se habla ya de desmesura o
embriaguez de poder; más todavía si el gobernante en turno se
Durante décadas, el británico David Owen practicó dos de
sus pasiones favoritas: la medicina y la política, de cuyas
experiencias da cuenta hoy en su libro En el poder y en la
enfermedad. Enfermedades de jefes de Estado y de Gobierno
en los últimos cien años, editado por Siruela en su colec-
ción Ojo del Tiempo, que comenzó a circular hace unos
días en México. A lo largo de sus páginas traza los itinera-
rios políticos de decenas de estadistas del siglo XX y pone
énfasis en lo que él considera la enfermedad del poder,
que no de los políticos: el síndrome de hybris.
TOMÁS DOMÍNGUEZ GUZMÁN
niega a modificar sus actos. Este tipo de conducta suele calificar-
se como síndrome de hybris y, según el británico David Owen,
surge cuando “el líder todopoderoso, el que lo sabe todo, no se re-
baja a consultar con nadie ni a informarse”, de ahí que comien-
ce a cometer errores.
Owen, quien ya rebasó los 70 años, más de la mitad dedicados
a la medicina –se graduó como neurólogo– y a la política, ocupó
diversos cargos en su natal Inglaterra y llegó a ser actor de prime-
ra línea en las décadas de los setenta y los ochenta. Retirado ya
de esos menesteres, hoy escribe libros donde conjuga con maes-
tría sus dos antiguas pasiones.
La
enfermedad
del poder,
el poder
de la enfermedad
66 1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012
más próximos al Sha de Persia, el doctor Abbas Safavian, el pro-
fesor Jean Bernard y el doctor Georges Flandrin, revelaron alguna
información pero no cruzaron esta línea de discreción y buen gus-
to y conservaron la confianza de la familia del Sha...
Se puede decir también en defensa de Gubler que tenía que ha-
cer ver de una manera gráfica hasta qué punto era intolerable la po-
sición en la que se había encontrado y que se había dejado ir a más,
dadas las exigencias que le había impuesto Mitterrand. Probable-
mente el error de Gubler no fue publicar en una revista profesional
en un principio y entrar en tantos detalles privados de la reacción
personal de Mitterrand con su enfermedad. En contraste, las reve-
laciones de Moran sobre Churchill tuvieron escasa relevancia inme-
diata para las políticas públicas aunque a medio plazo fueron de uti-
lidad para los historiadores.
En Gran Bretaña existe una norma por la cual algunos docu-
mentos ministeriales tienen que aguardar por un periodo de 30
años para hacerse públicos, aunque esto ha quedado en bue-
na medida superado, por lo que respecta a las políticas guberna-
mentales, por la legislación sobre libertad de información. La re-
ducción a 20 años tendría el mérito de no dejar que pasara tanto
tiempo que el testimonio histórico pudiera verse distorsionado de
manera permanente. Después de ese periodo legal de espera y fa-
llecido ya el paciente, la revelación de todos los detalles sobre su
salud es compatible, a mi juicio, con el juramento hipocrático. El
médico personal de un jefe de Estado o de Gobierno, si opta por la
revelación, debe pecar de discreto en lo referente a la información
no médica y elegir las palabras con cuidado. Es además preferible
publicar en una revista profesional, donde se siguen criterios de
objetividad con la revisión por colegas y no hay ninguna posibili-
dad de que el médico obtenga provecho de la revelación.
En cuanto a lo que debemos esperar de los médicos personales
de los jefes de Estado o de Gobierno mientras sus pacientes aún vi-
ven, una directriz debe ser que los médicos personales no mientan
o engañen conscientemente si hacen declaraciones públicas sobre
la salud de sus pacientes. Hacerlo debilita la confianza pública en la
integridad e independencia de la profesión médica. Un médico per-
sonal no tiene una autorización para descubrir que su paciente se
niega a sancionar, pero el poder que sí tiene –un poder del que mu-
chos médicos han hecho uso en el pasado– es el derecho a guardar
silencio cuando su paciente quiere que engañe. Sería prudente que
la orientación de la profesión reconociera esto y recomendara a los
médicos personales no firmar ningún boletín médico sobre el esta-
do de sus pacientes. Que lo haga el paciente o su gabinete privado,
o que se busque otro médico. O
* Fragmento del libro En el poder y en la enfermedad. Enfermedades
de jefes de Estado y de Gobierno en los últimos cien años.
palestina, el despertar del Islam –el mayor desafío a Occidente–;
ni que decir de la Revolución Cubana, el fin del apartheid y aun la
segunda balcanización de Europa.
Y aunque en el apartado siguiente aborda los casos del pri-
mer ministro británico Tony Blair y del presidente de Estados
Unidos George W. Bush y sus pifias en Afganistán e Irak, de los
que aún no sale el vecino del norte, Owen pone el acento en la
hybris que envolvió a los dos mandatarios y de los altos costos
que han pagado los dos países. Para él, no se trata tanto de reivin-
dicar a Osama bin Laden o a Sadam Hussein, sino de exhibir las
incompetencias, mentiras y obsesiones de Blair y Bush.
…y omisiones
David Owen no incluye en su largo ensayo En el poder y en la enfer-
medad ningún caso latinoamericano, lo que llama la atención so-
bre todo en casos clave para la historia contemporánea.
Uno de los más notorios es el de Juan Domingo Perón en Argen-
tina y el peronismo subsecuente; otro, el de la Revolución Cubana
y el comandante Fidel Castro, quien el 19 de febrero de 2008 publi-
có una carta en el diario Granma en la que indicaba que no se pre-
sentaría ni aceptaría el puesto de presidente y comandante en la re-
unión de la Asamblea Nacional del Poder Popular, programada para
cinco días después.
La enfermedad que aquejaba a Castro –en julio de 2006 se le
había diagnosticado inflamación de los divertículos en el tramo
final del intestino– lo alejó de la escena pública durante varios
meses y él admitió que tenía que dejar el poder. Terminó por de-
legar el cargo a su hermano Raúl.
Otra omisión es la del venezolano Hugo Chávez, quien des-
de que llegó al Palacio de Miraflores en 1999 ha realizado in-
numerables enmiendas constitucionales en su afán por perpe-
tuarse en el poder. Y aun cuando resistió ya un golpe de Estado
en abril de 2002, Chávez enfrenta una enfermedad –presumi-
blemente un cáncer de colon, según informó el 2 de julio pasado
El Periódico de Cataluña – que, según los galenos que lo atienden,
podría alejarlo del poder pues sólo le dan entre nueve meses y
un año de vida.
A
P
Febrero de 1945. Churchill, Roosevelt y Stalin en Yalta
LI BROS
1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012 69
“La profesión médica aún no está dispuesta a otorgar carác-
ter patológico al dañino género de conducta propia de la hybris
que el público, de manera instintiva, aunque poco precisa, defi-
nen en términos de demencia y locura.”
Historias…
En su recuento de un siglo sobre líderes políticos y procesos socia-
les, el autor de En el poder y en la enfermedad aborda con rigor los ca-
sos de Stalin y Hitler y aun incluye datos que permiten conocer la
trascendencia de sus actos y la forma en que los implementaron.
Del georgiano, Owen destaca su “extremada paranoia políti-
ca” –que no es un diagnóstico sino una simple etiqueta, aclara–,
trastorno que se intensificó a partir del asesinato del líder bol-
chevique Serguéi Kirov, en diciembre de 1934; de Hitler subra-
ya que a finales de 1941 “ya presentaba todos los rasgos clave del
síndrome de hybris”. Aunque aclara que en esa etapa de su vida
“aun no padecía ninguna enfermedad reconocida; no sufría de
manía asociada con el trastorno bipolar, ya que no tenía ninguna
enfermedad depresiva evidente ni episodios maníacos”.
Y aun cuando omite los detalles que llevaron a ambos líde-
res a ensangrentar la frontera de Europa con Oriente –las zonas
de Caucasia y Polonia–, donde los ministros de Asuntos Exterio-
res de la Alemania nazi, Joachim von Ribbentrop, y su homólogo
de la Unión Soviética, Viacheslav Mólotov, firmaron en Moscú un
pacto el 23 de agosto de 1939 que implicó la repartición de Polonia
y causó la muerte a más de 14 millones de personas poco antes de
iniciarse la Segunda Guerra Mundial, Owen expone datos valiosos
sobre Stalin y Hitler y las decisiones políticas que tomaron.
Dice, por ejemplo: “Se han hecho a menudo comparaciones
entre Adolf Hitler y Jósif Stalin, a veces para tratar de determinar
cuál fue el mayor villano de los dos. Si la medida es el número de
muertes de personas inocentes causado por cada uno, Stalin es
más siniestro. A diferencia de los crímenes de Hitler, los de Stalin
permanecieron ocultos durante décadas”.
Fue en 1990 cuando el presidente Mijail Gorbachev obligó a la
agencia TASS que admitiera la responsabilidad de la matanza de
oficiales polacos en el bosque de Katyn; dos años después, su su-
cesor, Boris Yeltsin, reveló que el 5 de marzo de 1940 el politburó
soviético, con Stalin al frente, firmó una decisión que autorizaba la
ejecución de 14 mil 700 oficiales polacos y otros 11mil prisioneros.
“La matanza –escribe Owen– fue falsamente atribuida en la
época, y durante demasiado tiempo después, a Hitler, a través de
una información engañosa soviética.”
Por lo que atañe a Hitler, más allá de los millones de judíos
víctimas de la solución final que cometió al final de su “reino mi-
lenario”, el autor sostiene que durante toda la guerra Hitler si-
guió con detalle todas las acciones militares y “pareció borrar de
su mente la ofensiva rusa entre el 5 y el 8 de diciembre de 1941”.
Owen expone: “La mentalidad de Hitler a comienzos de la dé-
cada de los treinta era racional en su procura del poder; incluso en
el poder, en el verano de 1940, sin esta hybris superpuesta hubiera
tenido plenamente en cuenta un posible revés militar en Moscú y
se hubiera visto en la necesidad de continuar con su anterior polí-
tica de evitar provocar militarmente a Estados Unidos…
“Aun en el caso de que Hitler tuviera razón en cuanto a que
la guerra con Estados Unidos era inevitable, podría haber ganado
unos pocos meses y esto hubiera permitido a todo el mundo, en
Berlín, centrarse en la tarea inmediata de revertir la derrota mili-
tar de Moscú...”
Y remata: “…que Hitler tenía una personalidad extrema está
fuera de discusión, al igual que el hecho de que procedía de una
familia disfuncional. Sea o no cierto que era un neurótico o un
pervertido sexual o que tenía tendencias psicóticas, eso no es su-
ficiente para diagnosticar una enfermedad mental”.
En la tercera parte, Owen elabora los historiales del premier
inglés Anthony Eden y el problema del Canal de Suez, la salud del
presidente de Estados Unidos John F. Kennedy, la enfermedad se-
creta del Sha de Persia (Irán) y el cáncer de próstata que postró a
François Mitterrand después de su segundo septenio en el Pala-
cio del Elíseo. En esta sección, quizá por inhibición metodológica,
pone más el acento en los líderes que en los procesos sociales en
sí mismos y las consecuencias que trajeron sus actos de poder.
Peor aún, elude por completo capítulos de la historia, como la
Guerra de Indochina y sus secuelas en Vietnam y Camboya –tan
caras a Estados Unidos–, la guerra del petróleo, la cuestión árabe-
¿
Qué pueden hacer las sociedades democráticas para ob-
tener información que necesitan sobre la salud de sus diri-
gentes políticos? Antes, el público tenía muchas veces que
fiarse únicamente de las declaraciones efectuadas por los
médicos personales de los jefes de Estado o de Gobierno. Pero la
responsabilidad primaria de un médico personal para con su pacien-
te significa que no se puede esperar a que sopese el mayor interés
de su paciente y el mayor interés del país. No debemos esperar que
los médicos personales intenten combinar los dos papeles. Cuan-
do lo hacen, lo habitual es que fracasen. Veamos el ejemplo de lord
Moran, el médico personal de Churchill, eminente galeno y presiden-
te del Real Colegio de Médicos. Su intento de combinar ambos pa-
peles acabó en fracaso. Se le ha criticado, con razón, por sus enga-
ñosas declaraciones públicas sobre la salud de Winston Churchill,
sobre todo en 1953. Tampoco en el caso del médico de François
Mitterrand, el doctor Gubler, tuvo éxito la experiencia de tratar de
conjugar su función como tal y la de un asesor independiente...
Puede que exigir a un médico personal que combine los dos
papeles ni siquiera vaya en el mayor interés del paciente, y no di-
gamos de la democracia. A menudo, una combinación del secre-
tismo y los límites políticos impuestos a los médicos personales
tiene como consecuencia que los tratamientos aplicados a diri-
gentes no lleguen a la calidad óptima…
Los puristas argumentan que toda declaración pública de los
médicos sobre sus pacientes constituye una infracción del jura-
mento hipocrático. Su opinión es que los médicos tienen que lle-
varse a la tumba los secretos de sus pacientes y no dejar ni siquie-
ra constancia escrita para la posteridad. Pero hay otra manera de
verlo, y es la que yo comparto: que la historia, en ocasiones, pue-
de salir beneficiada de la perspicacia de un médico personal, y
que la publicación desprovista de detalles personales, pero abor-
dando abiertamente los datos clínicos, puede ser muy valiosa pa-
sado un tiempo, quizá aplazándola hasta que los miembros de
su familia hayan dado su permiso o hayan fallecido. Los médicos
El papel de los médicos personales
*
DAVID OWEN
68 1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012
ENSAYO
1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012 71
Desde esa dificultad, Krauze, amparado en la in-
objetabilidad del liberalismo entendido no como una
ideología, sino como una actitud (“Más que una ideo-
logía –escribe frente a la imposibilidad objetiva del
anarquismo en la vida política y los desastres de los
redentorismos– [el liberalismo] es una actitud: una
disposición a razonar y argumentar, no a imponer;
a demostrar y fundamentar, no a vociferar. El libera-
lismo en su esencia, no tiene que ver con la voluntad
de poder, sino con la voluntad de saber (su valor su-
premo) es la tolerancia […]”) me critica, sin atender
realmente a lo que “Las trampas de la fe democráti-
ca” distingue, 1) que confundo “dos vertientes del li-
beralismo: el político y el económico” y 2) que atribu-
yo al liberalismo “una naturaleza ‘totalitaria’” que no
sólo equivoca las genealogías, sino que, además, va-
cía “a la palabra (liberalismo) de contenido o [la rela-
tiviza] hasta la trivialidad”.
Contra lo que señala Krauze –un pretexto, más
que una evidencia en mi artículo, para darnos una
clase, necesaria para los “redentores”, de la teoría po-
lítica del liberalismo y, citando a Hannah Arendt, de
sus respectivas genealogías–, nunca confundí ni al li-
beralismo político con el liberalismo económico, ni
mucho menos al liberalismo con el totalitarismo. La
frase que usé fue la siguiente: “[…] de las entrañas del
liberalismo (de ese nosotros democrático) o, mejor, de
la búsqueda de justicia y libertad, que se paralizó ba-
jo la cuchilla de la guillotina, surgieron, a partir de
Hegel y de la idea del devenir histórico, las ideologías
totalitarias, incluyendo la que hoy nos domina, la del
mercado y su rostro más seductor: la técnica”. De sus
entrañas, digo bien, hablando metafóricamente –y
no, como pretende Krauze, torciendo, él sí, hacia el
lado de la equivocidad, el sentido– de su naturaleza.
Usaré, para explicitarlo mejor, una frase que
Iván Illich tomó de San Jerónimo y que yo, siguien-
do a Illich, he usado también para criticar a mi Igle-
sia y a mi cristianismo: “La corrupción de lo me-
jor es lo peor”. De la corrupción del liberalismo y
de la democracia –lo mejor en el espectro políti-
co occidental que, como lo señalé en “Las trampas
de la fe democrática”, proviene de la tradición pro-
fética y evangélica, es decir, de la conspiratio, que
elogia Krauze– han surgido los totalitarismos y el
mercado, entendido éste en el sentido del liberalis-
mo económico. Krauze tiene, en este sentido, razón
cuando, citando a Hannah Arendt, señala que “el to-
talitarismo representó (y representa aún) un régi-
men de dominación absoluta desconocido y distinto
de las tiranías, despotismos o dictaduras anterio-
res en la historia”. En lo que se equivoca es en omi-
tir que esa realidad desconocida surgió de las en-
trañas mismas de esa otra realidad desconocida, el
liberalismo, que, después de la Revolución Francesa,
se extendió como un incendio por el mundo. El na-
zismo –inspirado, como lo señala bien Krauze, “en
el irracionalismo alemán […] que va de Fichte (pa-
dre del mesianismo alemán) a Carlyle (apologista
del poder absoluto, del alma germana y sus mitos
telúricos) y desde luego a Nietzsche” […]– surgió del
fondo de la sociedad liberal y democrática de la Re-
pública de Weimar, y el totalitarismo soviético –hay
que releer las críticas de Dostoievski a las influen-
cias occidentales en Rusia– de las ideas socialistas
que llegaron al mundo de los zares desde la Euro-
pa liberal vía Chernishevski, Belinski y Turgenev. El
propio Hegel, que influyó tanto en Belinski, frente al
fracaso de las ideas ilustradas después de la Revo-
lución Francesa y la instauración del Terror –el mo-
mento de mayor conciencia del derecho– observaba,
parangoneando el tiempo que va de Augusto a Ale-
jandro Severo (235 a de C) con el de la Revolución
Francesa, que los ideales del liberalismo, traiciona-
dos por el Terror jacobino, se encarnarán en el deve-
nir histórico, y al concebirlo creó, en el seno mismo
del liberalismo, el caldo de cultivo donde florecie-
ron el fascismo y el marxismo –el intento de un eco-
nomista liberal por domesticar el capital que hacía
estragos en el mundo liberal de su tiempo.
El mismo liberalismo económico –un totalitaris-
mo disfrazado de libertad– surgió también en el cen-
tro del pensamiento liberal de los Ilustrados. Las
ideas de Adam Smith, de Ricardo, el laisser faire, lais-
ser passer, la libertad total del individuo, la restric-
ción del ámbito de la competencia del Estado, la libre
competencia en el terreno de lo económico, el propio
Marx y su lúcido análisis de la economía moderna,
sólo pudieron nacer de las entrañas de un mundo li-
beral, hijo de las corrupciones del Evangelio, y ajeno a
cualquier otra tradición fuera de Occidente.
Sin ese liberalismo económico –que, a pesar de
distinguirlo del liberalismo político, defiende Krau-
ze, siempre y cuando se regule– “no hay –dice el autor
de Redentores– innovación ni crecimiento”, y agrega, a
manera de ejemplo, “la India, que ha sacado enormes
contingentes humanos de la pobreza llevándolos a la
clase media, y Brasil, que ha instrumentado reformas
sociales con desarrollo económico y ha liberado con
éxito su sector económico”.
Visto desde la perspectiva del desarrollo, que es
la perspectiva del poder económico del libre merca-
do y del Estado, y que, como lo ha demostrado Iván
Illich, es parte de la corrupción del Evangelio y de la
institucionalización de la caridad, de la que he habla-
do abundantemente en la revista Conspiratio, el argu-
mento es inobjetable. Sin embargo, la realidad mues-
tra que esa economía de mercado, profundamente
imperial –sólo esa forma del mercado, dicen sus de-
fensores, una forma de mercado que el totalitaris-
mo comunista no transformó, simplemente estatizó,
es la única y verdadera; fuera de ella no hay salva-
ción–, es generadora de miseria. El mercado, que arro-
pa el liberalismo (ese tipo de mercado que Aristóteles
llamó crematística: el arte de hacerse rico, de adqui-
rir riquezas) y su idea de progreso, se basan no en el
cuidado de la casa (es decir, de la “economía” en su
sentido original y aristotélico, contrario a la crematís-
tica del libre mercado), sino en el arrasamiento de te-
rritorios, de formas económicas y culturales distintas
a la lógica de la acumulación y del progreso material
–recomiendo en este sentido leer a Marshall Sahlins,
La economía en la edad de piedra, y la obra completa de
Iván Illich–, de culturas enteras y del medio ambien-
te –el cambio climático, la destrucción de miles de es-
pecies animales y vegetales (otras formas de lo eco-
nómico, en la gran economía que es el planeta), la
contaminación indiscriminada del agua y del aire, el
uso de la tierra, que se autosustenta, como un recur-
so, dice esa economía, explotable, no conservable, et-
cétera, son hijos del libre mercado y su idea de pro-
greso–. La misma miseria de la India, que sigue, pese
a lo que dice Krauze, hundida en el horror, se debe a
que, lejos de atender el programa económico de la In-
70 1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012
E
n el número 158 de Letras Libres, Enrique
Krauze escribe un artículo, “Conspiratio
con Sicilia”, en el que de una manera fi-
na y penetrante responde al que bajo el
título de “Las trampas de la fe demo-
crática” publiqué en la edición 1832 de
Proceso, con motivo de la aparición de su libro Re-
dentores (Random House Mondadori, 2011). Su crítica,
como he dicho, es fina y penetrante. Fina, porque al
retomar un concepto muy amado por mí, la conspira-
tio –ese intercambio de alientos de la primera liturgia
cristiana que al abolir las diferencias creó la primera
comunidad verdaderamente democrática que ame-
nazaba a los estamentos imperiales– me invita, en el
intercambio de alientos de la escritura y de las ideas,
a ejercer una virtud defendida por todos pero criti-
cada también por todos cuando se ejerce: el diálo-
go. Penetrante, porque a través de esa invitación y de
la manera en que aborda su crítica a mis ideas, Krau-
ze ahonda en algo tan fundamental como mal inter-
pretado por las izquierdas duras: la tradición liberal.
Krauze, contra las opiniones del embrutecimiento re-
dentorista –que ha perdido cualquier capacidad crí-
tica, es decir, cualquier capacidad de distinguir en-
tre derecha, fascismo, militarismo y liberalismo–, no
es un hombre de derecha, sino un liberal, es decir,
un crítico de los totalitarismos, un hombre de diálogo
y un defensor de las sociedades abiertas. Desde allí,
ha comprendido como pocos no sólo mi anarquismo
cristiano, sino la lucha misma del Movimiento por la
Paz con Justicia y Dignidad y la tradición de las iz-
quierdas democráticas.
Sin embargo, esa fuerza de su pensamiento es
también, en el orden de las precisiones que hace “las
trampas de la fe democrática”, su debilidad. El libera-
lismo, obnubilado por combatir las expresiones du-
ras de los totalitarismos, sobre todo de la izquierda
–esas antiguallas de las que sólo quedan remanen-
tes y tentaciones–, no logra ver el mal que habita, no
en la teoría liberal –las teorías son siempre hermo-
sas–, sino en el liberalismo aplicado y las sociedades
abiertas que hoy señorean al mundo y que producen
el malestar en el que vivimos. Es fácil criticar los re-
manentes de las formas perversas del pasado, sobre
todo cuando se tienen pensadores que, como Popper,
Berlin o, del lado de la izquierda, Camus, tuvieron que
vérselas realmente con ellas. Es difícil, en medio del
supuesto triunfo de las libertades, criticar las aberra-
ciones del presente. De allí que los abordajes críticos
de los liberales a las sociedades abiertas suelan ser
siempre cosméticos. Los filósofos, decía un filósofo,
habría que decirlo también de los historiadores, “tie-
nen razón en lo que afirman, pero se equivocan en lo
que niegan”.
Krauze y el diálogo
desde la Conspiratio
El texto que Javier Sicilia leyó en noviembre último con motivo de la presen-
tación de Redentores de Enrique Krauze –en la FIL de Guadalajara–, pu-
blicado íntegro en el número 1832 de Proceso, y la posterior respuesta del
historiador al poeta en la edición 158 de Letras Libres, tomaron el cauce
de una polémica inusitada –en tribunas distintas y hasta disímbolas–, que
desnuda el pensamiento político y social de ambos intelectuales. El texto que
se presenta ahora en estas páginas es una suerte de ensayo-contrarréplica en
el que Sicilia refuta o precisa, acepta o rechaza las objeciones de Krauze.
JAVIER SICILIA
ENSAYO
1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012 73
do que se realiza a través de consumos industriales
y sin el cual la sociedad industrial no podría existir–,
la sociedad de los sistemas digitales se ha apodera-
do de las mentes y de sus percepciones sometiéndo-
las no sólo a una desencarnación de la realidad, sino
a sus ritmos instantáneos. A esos sometimientos, las
sociedades abiertas –que se niegan a ver el lado os-
curo de la luna, la barbarie oculta de la era tecnológi-
ca, las contradicciones inherentes a la química de la
historia y a los falsos paraísos que oferta el capitalis-
mo– llaman curiosamente libertad, bienes del libera-
lismo y democracia.
Mirado desde ese sometimiento, yo le pediría no
sólo a Krauze, sino a los liberales y a los socialistas –los
redentoristas no son capaces de entrar en estas discu-
siones sutiles–, que se preguntaran si no estamos an-
te un nuevo rostro del totalitarismo donde la igualdad,
la justicia y la paz se han convertido en simples rea-
lidades virtuales que pueden desconectarse en cual-
quier momento al antojo de los hackers legales o ilega-
les y de los nuevos héroes de la riqueza y del poder que
pueden mover sus capitales a su antojo de un territo-
rio a otro del mundo jugando con la vida de millones de
seres humanos; si ese nuevo rostro no está erosionan-
do de manera veloz las libertades individuales y colec-
tivas en nombre de las producciones y consumos ilimi-
tados que no sólo son cada vez más uniformes y ajenos
a la compleja y rica diversidad, sino destructivos de la
democracia y de la vida de la naturaleza.
Esa crítica es la que de alguna forma está, de mane-
ra balbuciente aún, en los movimientos sociales que he
citado y que emergen de este parteaguas civilizatorio.
Ciertamente esos movimientos –el de los indigna-
dos, el de la Primavera Árabe, el de los Occupy, el Mo-
vimiento por la Paz con Justicia y Dignidad– no repre-
sentan, como dice Krauze al criticarme, la verdadera
democracia –los Padres del Desierto, esos marginales
que se fueron a los desiertos de Siria cuando el Im-
perio asimiló a la Iglesia, tampoco representaron lo
nuevo de su tiempo, sino hasta su articulación mo-
nástica y la caída del imperio romano–. Son, sin em-
bargo, la expresión de algo que emerge del desmoro-
namiento de las instituciones que concebimos y que
expresa un nosotros que viene de la más pura tradi-
ción humana, esa tradición que en Occidente se en-
cuentra en el profetismo hebreo, en el Evangelio, en
lo que Krauze llama una “disposición” liberal o socia-
lista, pero que no es ni judaísmo ni cristianismo ni
liberalismo ni socialismo. Simplemente humanidad
en sus diversas expresiones culturales. En realidad, y
mirándolo a fondo, no ha sido, como quiere Krauze, el
“Occidente liberal” el que se alzó contra los horrores
totalitarios de Europa, ni “en nuestra América, el libe-
ralismo político [el que] ha combatido históricamen-
te a los tiranos […], a las dictaduras militares apoya-
das por Estados Unidos, a los generales genocidas del
Cono Sur, a los sistemas políticos cerrados y hege-
mónicos […]”, sino todos aquellos hombres y muje-
res de buena voluntad que, desde diversas trincheras
ideológicas –socialista, comunista, católica, cristia-
na–, han defendido lo humano, la libertad, la vida,
esa cosa, decía Camus, “que sólo sirve para existir y
que nadie debe tocar”. Lo humano, lo profundamente
humano, como lo muestra esa hermosa novela de Va-
sili Grossman, Vida y destino, aunque tenga argumen-
tos ideológicos, siempre estará más allá de ellos, en lo
humano, que sobrepasa cualquier ismo.
Lo que comienza a caracterizar a estos movimien-
tos, que ya no creen en las ideologías, no es, por lo
tanto, la tolerancia –la tolerancia sin matices ha lle-
vado a aceptar realidades terribles–, mucho menos el
mercado crematístico, entendido como progreso, sino
el límite, la proporción, la renuncia al poder, la fra-
ternidad –esa gran ausente de la igualdad socialis-
ta y de la libertad liberal–, la exigencia de una liber-
tad democrática, no sin adjetivos, sino con infinidad
de adjetivos, a la manera de cada conglomerado hu-
mano. Quizá, lo que insinúan en medio de esa franja
ambigua en la que nos encontramos –entre el desmo-
ronamiento de nuestras construcciones históricas y
las que tendremos que edificar si no nos destruimos
antes tratando de preservarlas– es un mundo confe-
derado, con economías pobres, autolimitadas, pro-
porcionales, como el que soñó Gandhi y comienzan
a soñar los kurdos a partir de las tesis de Abdullah
Ocalan y las asambleas kurdas en Turquía (véase Ro-
berto Ochoa, “Nuevos caminos de civilidad”, Conspira-
tio 15). Se trata, como quería Douglas Lummis, de una
“democracia radical”, que tiene mil rostros, mil ma-
neras de ser.
Decir radical, no quiere decir, como suele inter-
pretarse desde la Revolución Francesa, moverse a
un extremo o a otro de las ideologías políticas –ha-
cia la izquierda o hacia la derecha, es decir, hacia lo
que Krauze define bien como “redentorismos”–, si-
no ir al origen. Lo radical es, dice Ochoa, “un movi-
miento central que surge directamente de la fuente”
y que tiene tantas formas como culturas hay; es, dice
el Oxford English Dictionary, “Humedad radical, humor,
humectación, savia; en filosofía medieval, el humor o
la humedad inherente de manera natural a todas las
plantas y animales […]”; “la fuente vital –dice Lum-
mis, llevando el sentido biológico de lo radical a las
culturas humanas– de la energía en el centro de toda
política viviente”.
Contra el Estado, que desde Hobbes se presenta
como el eje de la estructuración social y que mani-
pula la democracia; contra el liberalismo económico
de Adam Smith y de los Estados liberales y socialistas
modernos que le han dado carta de naturalización y
han entrado en una crisis histórica profunda, la de-
mocracia radical o las democracias son las fuerzas vi-
tales de una nueva organización política y económi-
ca cuyos rostros aún desconocemos, pero que esos
movimientos balbucean en sus particularidades. En
ellas, como señalé en “Las trampas de la fe democrá-
tica”, la gente comienza a recuperar el poder que el
Estado y la economía les roban paralizando su imagi-
nación, su autonomía y su libertad.
Esto no es anarquismo utópico; tampoco, como lo
quiere Krauze, su variante suave, el liberalismo, en-
tendido como pura tolerancia; mucho menos un re-
torno a los redentorismos, sino la construcción, siem-
pre reiniciada en medio de las injusticias del poder,
de la conspiratio, de ese intercambio de alientos –la
raíz metafórica de lo humano– que va creando una
atmósfera común o, para decirlo con los zapatistas,
“un mundo donde quepan muchos mundos, todos los
mundos”. Obligar al poder del Estado y al poder eco-
nómico a autolimitarse desde cualquier tradición cu-
ya base sea lo humano, es mantener viva la savia de
la diversidad de la vida política y de sus proporciones
sin la cual lo humano y el mundo en el que vive de-
jarán de existir.
72 1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012
dia de Gandhi, basado en economías de subsistencia
y mercados locales y limitados, continuó adoptando
las del Estado liberal que impuso Inglaterra en la épo-
ca del colonialismo y que en su noción de libertad
mercantil arrasó las producciones y los mercados au-
tóctonos. En México, los mismos liberales, en nombre
de esa economía sostenida por el Estado liberal, que
está a punto de destruir el territorio sagrado de Wi-
rikuta, negaron las autonomías a los pueblos indios,
acusándolos de que balcanizarían al país. Con ello,
no sólo negaron a los indios y a los pueblos de Méxi-
co la posibilidad de desarrollar sus propias culturas,
sus propias economías y sus propias maneras de vivir
la democracia, sino que permitieron que prosperara
el crimen organizado, una manera extrema y terrible
de la libre competencia económica que realmente ha
balcanizado al país y tiene, con excepción de las zo-
nas que desprecia el Estado liberal: la de los zapatis-
tas, postrada y aterrorizada a la nación.
No es, en este sentido, Monterrey, paradigma de
lo que debería ser el país en el orden del liberalismo
económico y del Estado que lo consiente, quien vive
hoy una vida buena, sino las zonas zapatistas, para-
digma de la premodernidad, de la pobreza y del des-
precio del mundo liberal que lo tiene cercado con el
Ejército. Recuerdo, a manera de ejemplo, cuando vi-
sitamos ambos sitios durante las Caravanas del Con-
suelo y de la Paz. En Monterrey, las calles estaban va-
cías, la población atomizada en sus individualidades
y aterrada, y los policías que resguardaban la cara-
vana, tensos. Cuando llegamos a zona zapatista, los
pueblos estaban abiertos, la gente no tenía miedo y
los mismos policías se distendieron. Cuando le dije
a uno de los comandantes –que había sido escolta de
Samuel Ruiz–: “Aquí ustedes no pueden entrar”, recibí
esta respuesta que lo dice todo: “Ustedes tranquilos y
nosotros también. Aquí estamos seguros”.
La aceptación ideológica del mercado liberal, lejos
de dinamizar, como pretende Enrique, la imaginación
económica, la paraliza, destruye los tejidos sociales
de la vida en común, y somete a la gente a formas de
control totalitario: los controles que se ejercen en los
aeropuertos, los que se ejercen en las grandes corpo-
raciones y las grandes burocracias, y los que ejerce la
propaganda y la televisión, disfrazando todo de diver-
timento y de promesas de paraísos inexistentes; en
síntesis, los controles que se expresan en esas terri-
bles cosas llamadas “calidad total” y consumo –reali-
dades defendidas y alentadas por todos los Estados
liberales del mundo– son expresiones de lo que el or-
den del progreso y de libre mercado hace en los cuer-
pos y en la imaginación. Si alguien, en medio del des-
pojamiento del mercado liberal, ha desarrollado la
imaginación económica para sobrevivir, son los in-
dios de Chiapas con sus Caracoles, los informales, a
los que persiguen las leyes férreas e imperiales del
mercado global, y los marginales que se resisten a ha-
cer de la acumulación y el consumo su modo de vida.
Son esos pobres los que, Zaid lo sabe, van gestando lo
nuevo al margen “del estatismo burocrático” y “del gi-
gantismo capitalista”.
El problema de Krauze, al igual que el de las iz-
quierdas, es que se resisten a ver que vivimos un
parteaguas civilizatorio en el que las construcciones
históricas que señorearon al mundo desde la Revolu-
ción Francesa: Estado liberal y sus variantes totalita-
rias –incluyo en ellas al mercado tal y como hoy los
Estados liberales lo conciben y protegen– entraron
en crisis y se desmoronan como un día se desmoro-
naron el imperio romano, el mundo feudal, las mo-
narquías absolutas, y esas variantes terribles del Es-
tado hobbseano: el fascismo y el sovietismo. La crisis
de esas instituciones es, con sus características par-
ticulares, global. De sus grietas –como lo escribí en
mis artículos “Las grietas del Estado” (Proceso 1837)
y “Los nuevos odres” (Conspiratio 16)– comienzan a
emerger toda suerte de movimientos, desde el zapa-
tismo hasta el Movimiento por la Paz con Justicia y
Dignidad, pasando por la llamada Primavera Árabe,
los Indignados y los Occupy.
Hay que señalar, por ello, que ese parteaguas ci-
vilizatorio, muestra, contra las simplificaciones de
Krauze –que divide al mundo entre liberales y socia-
listas demócratas y redentores–, la complejidad y las
contradicciones inherentes al camino que Occidente
eligió desde hace siglos, un camino cuyos componen-
tes son la ciencia, la tecnología, el mercado, el capital
y sus instituciones de servicio –hijas corrompidas de
la caridad cristiana–, y cuyas consecuencias no son,
contra lo que esperaban los defensores a ultranza de
las sociedades abiertas, la multiplicación de los pa-
nes, sino los artefactos de la información y de la co-
municación que en muchos sentidos sirven, en las
sociedades abiertas, para las manipulaciones sutiles
de las conciencias. La ausencia de crítica a esas tec-
nologías al servicio del mercado, de sus monopolios
y del Estado, y a sus consecuencias en todos los órde-
nes, es un dato grave en los defensores de las liberta-
des; no se diga –ya sabemos lo que hizo la Alemania
nazi y los totalitarismos soviéticos con ellos– en los
defensores de los redentorismos.
Con esto, no pretendo un retorno a la Edad de
Piedra, como frecuentemente se me critica. Sim-
plemente señalo que la revolución informática y
digital, que Krauze despacha de manera preocu-
pantemente simplificadora (“No me detengo –dice
Krauze– [en la crítica de Sicilia] a la técnica. Siendo
un tema vastísimo, creo que ciertos avances técni-
cos refutan esa condena genérica”), no sólo ha mo-
dificado al capital, al mercado y al Estado moderno,
sino que lejos de resolver los desafíos de la igual-
dad, la justicia, la paz y la democracia, los ahon-
da en su lógica competitiva y en su búsqueda de
expandir su poder mercantil y sus ganancias. Esta
presencia de la tecnología lleva en su universo vir-
tual una enajenación que comienza a permear la vi-
da cotidiana de los ciudadanos: las ideologías han
sido sustituidas por esas variantes tecnológicas cu-
yos formatos, modelos y programas generan una
dominación sutil: un control, con apariencia de li-
bertad, que los totalitarismos duros intentaron de
manera brutal. Esta imposición hegemónica –que se
oferta como un bien neutro– es en realidad una se-
milla que encontró tierra fértil en la tolerancia sin
matices de las sociedades liberales y en las dos ver-
tientes de la economía de masas: el mercado y el Es-
tado. Allí, la libre empresa se ha ido apoderando de
todo a través de la naturaleza y diseño de las com-
pañías monopólicas de la comunicación.
Junto con la Revolución Industrial, donde el cuer-
po físico está sometido al reloj checador, enclaustra-
do en los galerones de las fábricas y esclavizado a los
artefactos industriales que generan lo que Illich lla-
mó “el trabajo fantasma” –ese trabajo no remunera-
1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012 75
mado el “shock de la multitud”. Ríos de
gente inundaron las calles. La respuesta
de Dickens al verse rodeado por la mu-
chedumbre fue escribir sobre ella y para
ella. Con la reina Victoria en el trono y
sucesivos primeros ministros en el poder,
el Reino Unido, que se había anexado
a la siempre heroica Irlanda, alcanzó su
mayor prestigio y prosperidad. La base
de su riqueza era la esclavitud de los
negros, productores del algodón sin el
cual no existiría la gran industria textil.
La bonanza estaba alimentada por las
cíclicas depresiones, los grandes depósi-
tos de hulla (el carbón mineral que fue lo
que después sería el petróleo), pero sobre
todo por su inventiva, su disciplina, su
industriosidad.
El adjetivo victoriano por excelencia
fue el intraducible earnest –“formal,
respetable, serio, efcaz, sincero, virtuoso,
enérgico, diligente, de buena fe”: todo
a la vez. Oscar Wilde se burla de él en
la mejor comedia de la lengua inglesa:
The Importance of being Earnest. Esta
cualidad y la riqueza engendrada por
sus colonias y sus fábricas hicieron de
Inglaterra, “taller del mundo”, la super-
potencia que con la fuerza de su armada
dominó imperialmente mares y tierras y
dividió el mercado mundial entre países
industriales y tierras proveedoras de
materias primas, lugares que a la vez
consumían los productos europeos y
alojaban a la población excedente de
Europa para mantener a raya toda ame-
naza revolucionaria.
Es una exageración juzgar la era
victoriana, y el siglo XIX en general,
como un tiempo sólo dominado por el
optimismo y la fe en el progreso. Muy
pronto algunos escritores expresaron sus
dudas sobre el sentido y el precio hu-
mano de un desarrollo a toda costa que
acumulaba inmensos capitales a cambio
de engendrar miserias y sufrimientos
nunca vistos.
Quince años antes de que Darwin
estremeciera todas las creencias con El
origen de las especies, el joven Engels
describió en 1844 La situación de la
clase obrera en Inglaterra. Las ciudades
industriales –Manchester, Birmigham,
Leeds y en primer término la propia
Londres, “the queen city of the world”–
presenciaban el triunfo del más fuerte
(el reducido grupo de capitalistas) sobre
los débiles (la inmensa mayoría), la
guerra de todos contra todos librada a
la intemperie y dondequiera. El futuro
primer ministro Benjamin Disraeli habló
en su novela Sybil de las dos naciones: la
Inglaterra de la abundancia y la Inglate-
rra de la miseria.
La épica de los desposeídos
y la república del amor
Los esclavos del algodón forjaron la
riqueza de Engels. Empleó una peque-
ña parte de su fortuna para que Marx
escribiera El Capital en la biblioteca del
Museo Británico. Mientras tanto la no-
vela, el libro de los pobres y la crónica
de la actualidad, se erigió en la épica
de los desposeídos, intentó defenderlos,
darles modelos de conducta, transmi-
tirles conocimientos y divertirlos en
un tiempo sin radio, cine, televisión
ni internet. Ningún libro representa
mejor estos propósitos que Hard Times
(1854). Por medio de la imaginación
novelística Dickens denuncia el dolor y
la miseria plurales en que descansa la
prosperidad de unos cuantos. Dickens
se identifca con los oprimidos y ellos le
corresponden venerándolo.
Marx y Engels que despreciaron
Los misterios de París y los folletines
de Eugenio Sue, admiraron a Dickens
pero, a diferencia de ellos el gran no-
velista creyó en lo que hoy llamamos
“la república del amor.” No propuso
como solución la violencia revolu-
cionaria sino la bondad y la caridad
cristianas. En Coketown, la ciudad de
la hulla, el inferno de gas, amoniaco y
alquitrán que aparece en esta nove-
la, combaten “las dos naciones”: los
malos –empresarios sin límite en su
codicia, políticos y líderes corruptos– y
los buenos: una muchacha, Louise, y
un obrero, Blackpul.”
La miseria tiene remedio
No hay en Dickens gradaciones entre
el bien y el mal porque tampoco exis-
tían entre su público y ningún novelis-
ta había estado ni ha vuelto a estar tan
cerca de él. Sus novelas se publicaron
por entregas, cuadernos o fascículos
individuales –no como el folletín, parte
desprendible de un periódico– que
abarcaban cuatro capítulos mensuales
y se vendían por un chelín durante
un año y medio. Este procedimiento
amplió hasta cifras nunca vistas el
número de lectores e hizo considerable
y paradójicamente rico a Dickens, tan
hábil que fue a la vez autor, editor,
empresario y publicista con sus prodi-
giosas lecturas en teatros.
Dickens logró con sus libros re-
formas efectivas –sobre la mejoría de
las cárceles y de las indescriptibles con-
diciones de trabajo que destrozaban
a mujeres y niños– y pintó magistral-
mente la pobreza como producto no
de la voluntad de Dios sino de la orga-
nización social y el implacable afán de
lucro. Demostró que si la miseria tiene
causa debe tener también remedio.
Sus argumentos son melodramá-
ticos porque, en términos de procedi-
mientos literarios, nuestra existencia es
inescapablemente un melodrama. En
ella alternan escenas trágicas y cómi-
cas, si bien aquí todo termina siempre
mal, a diferencia de lo que ocurre en
los melodramas.
La hoja de parra
Pocos han transformado como él la
vida en palabras. Durante un cuarto
de siglo, entre 1836 y 1870, y mediante
el humor, el suspenso, el sentimenta-
lismo Dickens mantuvo creciente el
interés de quienes, en todo el mundo
(Dostoiewski y Galdós fguran entre
sus traductores) consumían primero
sus entregas y enseguida sus libros.
Fue por excelencia el novelista familiar
leído en la sala de la casa y se ajustó
al dogma del siglo XIX: “No entra en
este hogar ninguna novela que escan-
dalice a nuestra hija de l4 años”. Por
tanto, sus personajes no tienen sexo
como los santos de las iglesias y sus
genitales están cubiertos por una hoja
de parra como los genitales de las
estatuas.
Nadie encarna como Dickens la
versión moderna del primitivo cuentero
oral. La oralidad es fundamental en
él. En su obra están todos los acentos
ingleses y él mismo fue un extraordina-
rio lector que fundó la costumbre, casi
siempre decepcionante, de escuchar a
los autores. Tan íntima e interactiva era
la unión entre el narrador, sus lectoras
y sus lectores, que muchas veces se vio
obligado a cambiar la trama en proceso
para que el público no sufriera con el
destino de sus protagonistas.
Como “guardianes del buen gusto”
los críticos reaccionaron contra Dic-
kens. Dijeron que un autor tan popular
no podía ser serio. Durante mucho
tiempo fue visto nada más como un
inmenso entertainer, no un gran artista
sino un hábil proveedor de diversión.
Su contemporáneo y competidor An-
thony Trollope dio en el blanco al decir:
“Es inútil condenar a Dickens como
defciente en arte si ha poseído el arte
de cautivar a todos los hombres.” Al
cumplirse su bicentenario en 2012 Dic-
kens está plenamente establecido como
un clásico universal y el más grande
novelista inglés de todos los tiempos.
JEP
I NVENTARI O
74 1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012
Dickens o el Narrador
E
l vapor de Inglaterra se
acerca a tierra norteame-
ricana. La isla de Man-
hattan aparece entre los
dos ríos. Una multitud se
ha congregado en el mue-
lle. Mientras el barco atraca hay gritos
de ansiedad: “¿Va a morir Provis? ¿Pip
se casará con Estella?” Aun antes de lle-
gar a los puntos de venta en todo el país,
el fascículo fnal de Grandes esperanzas
se vende al pie de la nave como si fuera
pescado. Muchos lo compran, cientos de
miles lo conocerán gracias a la lectura en
voz alta.
Dickens es el Narrador, el hombre
que cumple la función ancestral e in-
mortal de contar el cuento de la tribu.
Además tiene la virtud de relatarlo
como si lo hiciera al oído de cada per-
sona. Por eso la gente lo sigue como
si el novelista fuera parte íntima de su
existencia y le contara historias más
reales que la realidad.
2012, melodrama y tragedia
Ningún escritor pasado o presente ha
recibido un homenaje semejante al que
acaba de celebrar a Dickens (1812-
1870) al cumplirse dos siglos de su
nacimiento. Los medios cambian día
con día, la fascinación por la narrativa
no muere porque la llevamos inscrita
en nuestros genes. Para fortuna suya y
desgracia nuestra, Dickens es actualísi-
mo. La vida se ha vuelto el melodrama
de los melodramas pero, a diferencia
de ellos, en este mundo los malos lle-
van todas las de ganar.
En la misma semana pasada de su
bicentenario el Coneval señala que hay
en México 52 millones de pobres. El
porcentaje aumentó a 46.2% del total
del país. En la nación más rica del mun-
do la brecha entre los más ricos y los
más pobres se ahondó y entre ambos
extremos hay una diferencia de casi
300%. En Europa el estado de bienestar
dejó su sitio a la catástrofe de un ma-
lestar que se extiende por todas partes.
Los jóvenes no pueden conseguir traba-
jo y sus padres lo pierden para siempre.
En la edad más productiva y cuando
más compromisos económicos tienen,
de pronto se ven arrojados a la angustia
sin paliativos por obra de los ajustes
y los recortes que son los eufemismos
para el brutal despido. El desastre de
Grecia es el resumen del nuevo mundo
creado por la globalización y el capita-
lismo salvaje.
Todo lo que hace más cómoda la
vida de quienes nos benefciamos con
esta nueva realidad se sustenta en el
horror: matanzas en África por obra
del coltrán, gulags en que niños esclavos
montan los aparatos electrónicos, neo-
plantaciones en que los nuevos someti-
dos hacen en condiciones predickensia-
nas las prendas de vestir que llevarán
las marcas de prestigio, niñas víctimas
del pavoroso tráfco de mujeres que
entre nosotros ha combatido con admi-
rable valor Lydia Cacho.
Ni el más demagogo y melodramá-
tico de los autores decimonónicos o
vigesímicos hubiera imaginado, para
tener el aplauso de la galería, la escena
que hoy se repite por todas partes: el
director de una gran empresa, en aras
del ahorro que dará aun más benefcios
a sus accionistas, liquida de un plumazo
a 3,000 empleados. A partir de hoy no
hallarán otro empleo formal. El futuro
que se abre ante sus hijos se llama nar-
cotráfco y ante sus hijas se despliega
el inferno de la prostitución. Una vez
consumada su hazaña, el villano de esta
novela populista se aumenta su salario
anual de 300 a 600 millones de dólares.
Gracias a personas como él Dickens
está más vivo que nunca.
Las dos naciones
Entre los comienzos célebres de una
novela, el principio de Historia de dos
ciudades compite por los primeros pues-
tos: “Fue el mejor de los tiempos, fue
el peor de los tiempos, fue la edad de la
sabiduría, fue la edad de la locura, fue la
época de las creencias, fue la época de la
incredulidad, fue la era de la Luz, fue la
estación de las Tinieblas, fue la primave-
ra de la esperanza, fue el invierno de la
desesperación, teníamos todo ante no-
sotros, teníamos nada ante nosotros, íba-
mos directamente hacia el cielo, íbamos
directamente por el camino opuesto –en
suma aquel periodo fue muy parecido al
periodo presente…”
Londres se constituyó en la primera
gran ciudad en el sentido moderno. En
ella se dio lo que Walter Benjamin ha lla-
Dickens
en el invierno de
nuestro descontento
Con absoluta y total solidaridad para el juez Baltasar Garzón
1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012 77
El Fondo de Cultura Económica devuelve a Juana Inés de la Cruz al sitio de la
controversia, con un libro de Américo Larralde titulado El eclipse del Sueño de Sor
Juana. Se trata de una investigación que le tomó dos décadas y que abre una
lectura novedosa del poema Primero sueño, única obra que la monja confesó es-
cribir por gusto y no por encargo, y que la crítica ha certificado como su escrito
poético más sobresaliente. Apoyada en la herramienta del lenguaje astrológico
y astronómico, que Sor Juana dominaba, la lectura de Larralde apunta a la des-
cripción de un eclipse de Luna, factor que ningún especialista había anotado.
CULTURA
Colección Tezontle
Con prólogo del narrador, ensayista y ca-
tedrático Sergio Fernández (Maestro Emé-
rito por la UNAM y Premio Nacional de
Ciencias y Artes 2007), y colofón del his-
toriador Guillermo Tovar de Teresa, el vo-
lumen de pasta dura de 132 páginas de la
elegante Colección Tezontle, inaugurada
para publicar en gran formato los “clási-
cos” del FCE –y donde se incluyó la edición
conmemorativa de los 25 años de Pedro Pá-
ramo y la vigésima de El llano en llamas, de
Juan Rulfo (Proceso, 204)–, reproduce el
facsimilar del poema de la monja jeróni-
ma (San Miguel Nepantla, 12 de noviem-
bre 1651-Ciudad de México, 17 de abril
1695) aparecido en España en 1692.
Se trata de un libro de diseño pulcro,
apoyado en 17 atractivos recuadros e ilus-
traciones significativas, comenzando por
la portada, cuya originalidad es producto
de un collage del propio autor donde com-
binó el rostro de Sor Juana tomado del re-
trato de Juan de Miranda, sus versos ba-
rrocos y crípticos y, como saliendo por
encima de su cabeza, junto a la colisión
eclipsal, el sueño que retrata la disposi-
ción de las constelaciones en el momen-
to mismo del eclipse, mientras –escribió
Sor Juana–
El conticinio casi ya pasando
Iba, y la sombra dimidiaba…
“Es un emblema de emblemas –es-
cribe Larralde acerca de la portada– que
desvela la estructura del Primero sueño de
Sor Juana: ella escribe lo que ve en el cie-
lo, desde la azotea de su convento; o sobre
la mesa de su estudio, con la ayuda de un
planisferio; o, por qué no, con su fantasía,
cuando sueña, al amanecer del 22 de di-
ciembre de 1684, con los presagios de esa
Luna eclipsada del atardecer de la víspera
y de la noche más larga del año.”
Basándose en la propia biblioteca de la
poeta, como La genealogía de los dioses pa-
ganos, de Bocaccio, o El reloj de príncipes, de
fray Antonio de Guevara, Larralde encuen-
tra como motivo del propio título del poe-
ma ese momento (en una época en que
Con tres hermosos rostros ser ostenta:
González se desconcertó, contó Larral-
de, “porque eso es lo que pasa entre los ar-
tistas y los científicos: él lo estaba sintien-
do, yo lo estaba calculando”.
–Demuéstramelo –lo retó el filósofo.
Y desde entonces comenzó su in-
vestigación, que en una primera instan-
cia llamó “El conticinio casi ya pasando”
(Proceso, 1468).
Números, astros, letras
Dicha investigación de Larralde fue publi-
cada en varios artículos de la revista El Za-
guán, dirigida por Ernesto Velázquez (hoy
director de TV UNAM). Tardó 20 años en
concluirla y poco más de cinco en publi-
carla ahora en el FCE.
Para su autor, tal investigación no
puede terminar nunca, y lo único que
abre es una intromisión al universo de
conocimientos de Sor Juana, plasmados
en este poema de 975 versos en forma
de silva que, como ella misma confesó a
su biógrafo, el padre Calleja, fue “el úni-
co papelillo” que escribió por gusto y no
por encargo.
El cielo egipcio, el griego, el hermé-
tico, de las constelaciones a los mitos y
del funcionamiento anatómico del cuer-
po humano a la descripción astronómi-
ca más exacta, “lógica, retórica, música,
geometría, arquitectura, historia, dere-
cho y astrología”, están aquí con núme-
ros, astros, letras mayúsculas como claves
de números romanos, y este conocimien-
to que la llenaba, como ella misma escri-
bió en su Respuesta a sor Filotea, es lo que
nos va develando con datos y citas el libro
de Larralde.
Para él, este sueño o viaje soñado fue
para Sor Juana, a un nivel más profundo,
un ensayo de su muerte: al llegar a la Cau-
sa Primera por el camino hermético, el al-
ma no soporta tal visión y cae de nuevo a
su celda, para despertar en el represor si-
glo XVII, con Venus como lucero de la ma-
ñana, en la conclusión del poema ya en
primera persona:
El mundo iluminado, y yo despierta.O
el reloj mecánico apenas iniciaba) en que
después de una ligera cena, uno comienza
a soñar. “Conticinio” señalaba entonces un
momento definido de un eclipse de Luna,
y “dimidiaba” eran los minutos de su más
lóbrega mitad oscura, como lo definiría en
1692 don Sebastián de Aguilar Cantú.
El volumen será presentado el 21 de fe-
brero a las 18:30 horas en la Librería Octa-
vio Paz del FCE por Enrique González, Al-
berto Pérez-Amador Adam, Susana Cato
(que actualmente realiza un guión con ba-
se en el libro), y como moderador Omegar
Martínez, jefe del Departamento de Litera-
tura de la editorial.
Y el 11 de marzo a las 12 horas en la
Casa Universitaria del Libro en la ciudad
de Monterrey, con la participación de la
doctora Alma Elisa Reyes, el doctor Miguel
Covarrubias, el ingeniero Rafael Covarru-
bias, y como moderador el doctor Celso Jo-
sé Guajardo, director del recinto.
Descubrimiento de Américo
Todo comenzó en una reunión bohemia
en marzo de 1985, donde se encontra-
ban, entre otros, Américo Larralde, la pin-
tora Rosalinda Albuerne, y el editor Enri-
que González, especialista en la obra del
filósofo humanista español Juan Luis Vi-
ves. Tras leer éste el Primero sueño, pregun-
tó: “¿Qué les parece?”
–A mí me parece un eclipse –dijo el in-
geniero regiomontano–. Al principio esa
sombra va hacia la Luna…
En efecto, el poema comienza:
Piramidal, funesta, de la tierra
Nacida sombra, al Cielo encaminaba
De vanos obeliscos punta altiva,
Escalar pretendiendo las estrellas;
Si bien, sus luces bellas
Exentas siempre, siempre rutilantes,
La tenebrosa guerra,
Que con negros vapores le intimaba
La pavorosa sombra fugitiva,
Burlaban, tan distantes,
Que su atezado ceño,
Al superior convexo aun no llegaba
De el Orbe de la Diosa,
Que tres veces hermosa

de un largo sueño
Despierta
Sor Juana
ARMANDO PONCE
U
na interpretación de
Américo Larralde sobre
el extenso poema Primero
sueño de Sor Juana Inés de
la Cruz, con fundamentos
astrológicos (un lenguaje
que conocía a la perfección), vuelve a si-
tuarla en el centro del universo literario.
Con el minucioso, exhaustivo y pro-
fundo ensayo que el Fondo de Cultura
Económica (FCE) proyecta a través de El
eclipse del Sueño de Sor Juana, el herméti-
co poema de la Décima Musa comenzará a
leerse de otra manera, a poco más de 300
años de su composición.
Y es que Larralde Rangel (Monterrey,
1944), ingeniero civil de profesión obse-
sionado por las matemáticas, pero estu-
dioso de variadas disciplinas, de la astro-
logía y la astronomía a la lingüística, de
la investigación de las religiones al  cono-
cimiento de los idiomas (entre ellos, he-
breo antiguo), además de pintor, artesano
e inventor, dio una vuelta de tuerca al en-
foque del poema que los sorjuanistas no
vieron, ni podían ver, a causa de una he-
rramienta faltante: la del lenguaje astro-
lógico, la de la mirada astral que en los
estudios académicos se desecha como
charlatanería pero que en el siglo XVII de-
finía desde conquistas de imperios hasta
acciones cotidianas.
Y entra también, en este libro, el es-
píritu científico de Sor Juana, con conoci-
mientos de astronomía que ella convierte
en versos (como la distancia de la Tierra a
la Luna) y que permitieron al investigador
ubicar la fecha y la hora exacta en que Sor
Juana da a luz su Primero sueño, certifican-
do estos datos con un programa astronó-
mico de la NASA.
Espléndidos trabajos de eminentes
analistas, críticos y literatos se han escri-
to sobre la obra sorjuanista a lo largo de
tres siglos (Antonio Alatorre, José Pascual
Buxó, Ezequiel Chávez, Sergio Fernández,
José Gaos, Margo Glantz, Alfonso Méndez
Plancarte, Amado Nervo, Octavio Paz, Al-
berto Pérez-Amador, Sara Pot, Darío Puc-
cini, Robert Ricard, Georgina Sabat de Ri-
vers, Elías Trabulse, Ramón Xirau, y un
largo etcétera), enfocados a su contenido
como un viaje del conocimiento, a tono
con aquella característica de Juana Inés de
la Cruz en búsqueda de su verdad.
Pero el Primero sueño –sostiene Larral-
de– es una descripción de un eclipse lu-
nar acaecido en la Ciudad de México en el
solsticio de invierno de 1684.
“En realidad esta conclusión no es
una interpretación mía, sino el resultado
de una investigación a partir de la propia
descripción de Sor Juana de ese eclipse.” V
íc
to
r H
u
g
o
C
o
ro
n
a
1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012 79 1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012 79
lán privilegiaba lo gestual sobre el exceso
de manualidad artesanal. Francisco Calvo
Serraller y sus colaboradores en el semina-
rio sobre arte español del siglo XX conside-
raban que con el paso del tiempo la dimen-
sión iconográfica fue adquiriendo, más y
más, una gran importancia.
“En sus pinturas –señalaban– suelen
aparecer signos como cruces, líneas, nú-
meros, letras como la A y la T, iniciales de
su nombre, así como una fuerte presencia
de la figura humana, aparentemente vela-
da por la abstracción.”
En la Galería Ponce de la Zona Rosa se
pudo apreciar que Tàpies pretendía revitali-
zar el sentido crítico del receptor, al que re-
chazaba como espectador pasivo. El suyo
era un llamado al juicio crítico del que mira.
Su plataforma artística quedó amplia-
mente refrendada en 1981, en su exposi-
ción individual en el Museo de Arte Mo-
derno de Chapultepec. En 1991 el Museo
Rufino Tamayo presentó Constantes del
Arte Catalán Actual. La figura estelar fue
Antoni Tàpies, con siete piezas producidas
entre 1960 y 1990, cuya energía simbólica
había ido cambiando con el paso del tiem-
po. Las cruces, las figuras desmembradas,
los rayados se habían vuelto signos con
menos carga histórica. Sobresalían en las
piezas recientes los impulsos caligráficos.
En 2008 la Universidad Autónoma de
Nuevo León llevaba muy adelantados los
tratos con la Fundación Tàpies para expo-
ner 14 libros del artista. Por el gran formato
de las piezas debían construirse vitrinas es-
peciales, cuyo costo esa universidad no pu-
do asumir y el contrato quedó cancelado. La
Fundación Tàpies se instauró en 1990. Ella
resguarda una colección muy completa de
su trabajo, sus archivos, a la vez que se ocu-
pa de los trámites tanto para las exhibicio-
nes individuales como para la participación
en muestras colectivas.
En 1990 Tàpies ingresó como Académi-
co de Honor en la Real Academia de Bellas
Artes de San Fernando de Madrid. De los nu-
merosos premios recibidos mencionare-
mos unos cuantos: El Carnegie de Pittsburg
(1958), el Gran Premio de Grabado de la Bie-
nal de Liubliana (1967), el Rubens de Siegen
(1972), la Medalla de Oro del Ministerio de
Cultura de España (1981), la Medalla de Oro
de la Generalitat de Cataluña (1983), el Offi-
cer des Arts et des Lettres del Ministerio de
Cultura Francés (1984), el Príncipe de Astu-
rias de las Artes (1990), el jápones Praemium
Imperiale de pintura (1990).
Sus exposiciones individuales sobre-
pasan el centenar. Los libros de su auto-
ría se han editado casi siempre en Bar-
celona: La práctica de l’Art (1970), L’Art
contra L’estética (1974), Memoria personal.
Fragment per una autobiografía (1977), La
realitat com Art (1982), Per un Art modern i
progresista (1985)… O
CULTURA
MIGUEL ÁNGEL MUÑOZ *
sobre Tàpies
A
sí me respondía Antoni Tàpies
el pasado noviembre en su ca-
sa de Barcelona, después de
una sobremesa al lado de Te-
resa, su mujer:
“Ahora soy más escéptico. Puede que
esa idea de artista que aludes sea un ar-
tificio, que el artista no sirva para nada.
Pero tengo una ilusión y cierta esperan-
za en la cultura. Ésta me ha ayudado du-
rante todo mi proceso creativo, me ayu-
da a seguir viviendo, y desde luego, a
pintar constantemente mi mundo. A los
casi noventa años estoy trabajando con
la misma inquietud de cuando era jo-
ven. Esta actitud, posiblemente, respon-
de a una desconfianza de los procesos
y procedimientos racionalistas. Intuyo
la importancia de todo aquello emana-
do del inconsciente y que puede tener
una dimensión humana. Freud lo deno-
minaba subconsciente que, connotando
algo inferior, era como el saco donde se
depositaban todos los despojos o basura
humanas. Ahora el mensaje del incons-
ciente –gracias en parte a las lecturas de
Jung– puede aportarnos una visión posi-
tiva y útil para comprender nuestra rea-
lidad cotidiana.”
¿Existe mayor emoción que escu-
char en directo a un artista que desafíó
al tiempo, al arte, a la materia con obsti-
nación, y que fue hasta el final un artis-
ta de tiempo completo? Con la muerte
de Tàpies desaparece uno de los artis-
tas más puros y matéricos de la segun-
da mitad del siglo XX.
Tàpies se formó en la España fran-
quista, no era fácil mantener la co-
nexión con el pasado inmediato, an-
terior a la Guerra Civil, sino que su
proceso creativo se veía afectado por las
nuevas manifestaciones artísticas tanto
europeas como estadunidenses, y toda-
vía con el peso del surrealismo… Quizá
por ello, al crear el grupo Dau al Set, al
lado de Joan Brossa y Juan Eduardo Cir-
lot, Tàpies comenzaba una contrapro-
puesta al arte de su tiempo: el informa-
lismo. Será preciso esperar a mediados
de los años cincuenta para que diversos
artistas jóvenes españoles, formados
inmediatamente después de la guerra,
ofrezcan sus creaciones en el horizon-
te de una originalidad que les es propia
y en el marco de una actitud crítica ha-
cia lo establecido: Antonio Saura, Ma-
nolo Millares, Rafael Canogar, Luis Fei-
to –miembros del grupo El Paso–, Albert
Ràfols-Casamada, Josep Guinovart, Mo-
Testimonio
A Teresa y Soledad Lorenzo, cómplices de nuestros múltiples encuentros
Miguel A. Muñoz
En su casa de Barcelona (Diciembre, 2011)
78 1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012

La obra de
Los críticos de arte Raquel Tibol y Miguel Ángel
Muñoz sitúan el aporte del reconocido pintor ca-
talán, que falleció el pasado lunes 6 en su natal
Barcelona, 10 meses antes de cumplir 89 años.
Tibol pone el acento en su relación con México
(aunque nunca vino), mientras que Muñoz reme-
mora una visita que le hizo en diciembre pasado
y lo llama “uno de los artistas más puros y maté-
ricos de la segunda mitad del siglo XX”.
en México
Antoni Tàpies
P
intor, escultor, escritor, An-
toni Tàpies (Barcelona, 13
de diciembre 1923-6 de fe-
brero 2012) nunca llegó per-
sonalmente a México, pero
su obra tuvo una fuerte pre-
sencia que se inició en 1974. Por última
vez se pudo ver aquí su trabajo siempre
cambiante en 1991.
Estudió Derecho entre 1941 y 1946,
mientras se entretenía copiando imágenes
de Van Gogh y Picasso. Al decidirse por las
artes plásticas practicó con materia espe-
sa un realismo expresionista. En 1948, con
Brossa, Cuixart, Joan Ponç, Thárrats y el fi-
lósofo Arman Puig, fundaron el grupo Dau
al Set, con simpatías por el realismo mági-
co y el surrealismo, el cual editó una revis-
ta del mismo nombre.
Su primera exposición tuvo lugar en
1950 en las Galerías Layetanas de Barcelo-
na. En 1953 obtuvo el Gran Premio de Pin-
tura de la Bienal de Sao Paulo. Su prestigio
internacional se expande rápidamente. De
la amplitud de su proyecto se dio cuenta la
respuesta expresada al crítico Juan Eduar-
do Cirlot cuando éste le preguntó sobre sus
preferencias y sus ascendientes. Dijo Tà-
pies que sus maestros habían sido los su-
rrealistas en general Klee y Miró, y que sus
preferencias iban desde el arte de África,
Oceanía, las civilizaciones mesopotámicas
y egipcias, las caligrafías orientales, a las
artes populares, los frescos romanos, los
primitivos españoles e italianos, el tene-
brismo español del siglo XVII, las pinturas
negras de Goya, Monet, Van Gogh y Picasso.
Y a otra de las preguntas del crítico contes-
tó que él experimentaba con diversas téc-
nicas para poder expresar de una manera
adecuada ciertas ideas.
Por primera vez se vio obra de Tàpies
en México en 1974. Entonces la Galería
Juan Martín presentó la colectiva Gráfica
Española de Hoy. En el conjunto destaca-
ba Bandera catalana de Tàpies, de gran fuer-
za significante, una bandera libertaria que
parecía haber salido tremolando del tórcu-
lo para reafirmar su convicción antifran-
quista. También en 1974 el Museo de Arte
Moderno de Chapultepec presentó Maes-
tros de la Pintura Española Actual. Abría la
muestra una gran pintura de Tàpies: Bande-
ra roja colgante, de 1971, que poco después
fue adquirida por Rufino Tamayo. Al orga-
nizarse en los años ochenta el museo que
lleva su nombre, la Bandera pasó a formar
parte de la selección española, seguramen-
te la más completa y, por lo mismo, de muy
alto valor estético. Tàpies se mostraba en
esa pintura no sólo como el metafísico de
una tectónica, sino como el creador de un
lenguaje capaz de escurrir su elocuencia
por las delgadas fisuras que había dejado
el muy reaccionario y anacrónico censor
franquista, quien creyó estar vigilando una
estructura monolítica. Tàpies había supe-
rado la etapa de las texturas como una fi-
nalidad en sí misma, y de los esgrafiados
como un juego de formas puras. Segura-
mente las etapas primeras, que lo convir-
tieron en el líder de la corriente aformalis-
ta, fueron necesarias para conquistar otro
lenguaje plástico.
A fines de 1975 en la Galería Ponce (di-
rigida por Carlos García Ponce, hermano de
Juan y de Fernando) se exhibieron 53 grá-
ficas de Antoni Tàpies, las cuales se desa-
rrollaban en dos vectores preponderantes:
1) la negación del objeto artístico atenido
a conceptos establecidos, y 2) gestos emo-
cionales de sentido protestatario. El cata-
C
o
l. M
u
s
e
o
T
a
m
a
y
o
Banda roja (1971)
1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012 81
CULTURA
Reliquias
Estro Armónico
ensueño colectivo se afanza en el objeti-
vo primordial: celebrar a la santa lengua de
Antonio. No es fortuito que el solista haya
sido bautizado con ese nombre y que toque
con tanto fervor. Antes del fnal, una caden-
cia que asciende hasta una región descono-
cida del instrumento confrma la naturaleza
sobrehumana del concierto. La incredulidad
subyuga a los presentes que no saben si
aplaudir o santiguarse…
Recurramos ahora al único testimonio
que pervive sobre el insospechado talento
del músico para acreditar aquello que haya
podido haber de cierto. Escribió el viajero
alemán J. F. Uffenbach: Vivaldi tocó un so-
lo espléndido, al que siguió una cadencia
que, de veras me asombró, porque nunca
ha habido un modo similar de tocar, ni podrá
haberlo; subía los dedos hasta el punto en
que la distancia de un hilo los separaba del
puente, no dejando más que el mínimo es-
pacio para el arco.
2
En cuanto a los documentos probatorios
sobre la realización de ese concierto, sólo
consta que al cura se le pagó con extrema
generosidad, cosa rara en los asuntos de
la curia, y que se acuñó una medalla de oro
“para los dos violines detti li Rossi”, es de-
cir, para los colorados Antonio y su padre
Giovanni Battista. Llegaría después la era de
los emuladores quienes, sin saberlo, expan-
dirían las fronteras del virtuosismo ya traza-
das por Vivaldi. Y tendría que ser resucitado
el acervo vivaldiano en pleno siglo XX para
que su impresionante vastedad incitara a los
detractores. Luigi Dallapiccola arguyó con
maledicencia que “no había compuesto 600
conciertos sino uno solo que había repetido
600 veces”. Paradójicamente, la soltura de
su lengua le prodigó el descrédito. El es-
treñido Dallapiccola atinó a componer dos
conciertos que a nadie importan.
Tocante al hilo conductor entre la pro-
ducción del veneciano y los conciertos
mexicanos para violín, debemos declarar
que los principales especímenes siguen
conservándose en calidad de reliquias.
Aquel que se desempolva más a menudo
es el de Manuel M. Ponce, sin embargo, su
manuscrito sigue extraviado. A éste hemos
de sumar los de José F. Vásquez, Manuel
Enríquez, Blas Galindo, Mario Kuri y Carlos
Chávez, junto a los más recientes frmados
por Mario Stern, Federico Ibarra, Juan Pa-
blo Medina y René Torres…
3
¿Eso es todo?
¿Cómo es posible que en cincuenta años de
vida productiva un solo hombre haya logra-
do componer 246 conciertos para violín y
que en México, en sus dos centurias como
nación, no se hayan escrito más allá de
una decena…?
¿Debemos buscar la respuesta en los
arcanos de la fe? ¿Es un tema concer-
niente a los santos? Mejor no ahonde-
mos en el problema porque podrían salir
a relucir los estigmas de nuestra mexi-
canidad y la inconsistencia de nuestros
credos pero, sobre todo, el de aquellos
que dicen representarnos. Se persignan
mucho y acuden a misa recién bañados,
mas ¿acaso comulgan con las prédicas
de san Antonio, quien murió advirtiéndo-
le a los presuntos cristianos que el gran
peligro que corrían era el de predicar y
no practicar, el de creer pero no vivir de
acuerdo con lo que se cree? O
1
Solennitá se emplea como festividad.
2
Se recomienda la audición del concierto
Per la solennitá della S. Lingua di S. Antonio
in Padova, RV 212 de Antonio Vivaldi. Par-
ticularmente signifcativa es la cadencia del
último movimiento que alcanza las nieves
perpetuas de la cuerda Mi. (Llega hasta un
La índice 8) Con buena probabilidad este es
el concierto que dejó estupefacto al meló-
mano teutón. Disponible en el sitio proceso.
com.mx
3
Deliberadamente, los conciertos del español
Rodolfo Halffter y del alemán Gerhart Münch
se omiten.
esta obra para violín principal, órgano ad
libitum y cuerdas, recae el mérito de ser la
primera de la que se conoce, tanto el lugar
y la fecha de su estreno, como la identidad
del solista. Imaginemos, entonces, la ex-
traordinaria ejecución que aviene dentro de
las naves góticas de la basílica que honra la
memoria del santo.
Mientras la orquesta se afna con la del
órgano, podemos enterarnos del insólito tí-
tulo de la composición: Concerto fatto per la
Solennitá della Santa Lingua di Sant´Antonio
in Padova.
1
Dos allegros, como es la norma
por él establecida, fanquean un movimiento
grave, apto para la meditación y el recogi-
miento del auditorio. En ello reside el éxito de
su aportación al arte sonoro. Alteró la relación
estipulada por los movimientos de los Con-
certi grossi y las sonatas de iglesia de Lento-
Rápido, Lento-Rápido, para ceñirla a una
forma trinitaria más dilatada. Un virtuosismo
superior en los tiempos veloces y una mayor
cantabilidad en el movimiento central.
En el presbiterio se acomoda la orquesta,
conformada principalmente por señoritas, y
el puesto de concertino lo ocupa un hombre
mayor con rasgos y cabellera que de-
notan su parentesco con el joven com-
positor. Ambos tienen el pelo rojizo y
una nariz tan prominente que será ob-
jeto de futuras caricaturizaciones. Con
pasos enérgicos el solista se acomo-
da frente a los músicos, haciendo una
genufexión ante la cruz que revela su
profunda religiosidad, de hecho, porta
una sotana. Antes de apoyarse el vio-
lín sobre la clavícula confrma que las
crines del arco tengan la tensión ne-
cesaria para hacer todas las cabriolas
que su musicalidad le dicte. Una inspi-
ración que funciona de anacrusa es-
tablece el pulso para que la orquesta
acometa el tutti inicial. De acuerdo con
la partitura, violines y violas al unísono
dialogan canónicamente con los bajos
y el órgano, dejando lista la atmósfera
para que el solista ingrese haciendo
gala de sus recursos instrumentales y
de la fantasía que anima su música.
En su primer solo los oyentes
quedan demudados: prescindió del
acompañamiento y se lanzó en imita-
ciones que muchos percibieron como
ecos de criaturas aladas retozando en
las manos de Dios. Con una sonrisa
compartida discurre la ejecución y el
80 1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012 80 1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012
D
icen los feles que de su lengua
nunca salió una palabra de jac-
tancia. Al contrario. Con la hu-
mildad de los justos, sus decires
desplegaron las gracias del espíritu para
que multitudes aferraran el lenguaje místico
de los santos. Ejércitos de herejes abjura-
rían de sus creencias por la claridad de sus
prédicas. Ladrones, meretrices y mentiro-
sos hallarían la senda recta al escucharlo. Y
aún con el cuerpo sin vida, los milagros se-
guirían manifestándose merced a la interce-
sión de su insustancial presencia. Los más
buscados: la devolución de lo robado como
un acto de contrición permanente.
Para aquellos que se resistieran a creer-
lo, sería conveniente que visitaran la hermo-
sa basílica que fue construida en la ciudad
de Padua, en el norte de Italia, para albergar
sus restos. Desde la lontananza, con sus
torres románicas y sus cúpulas bizantinas
erguidas hacia el cielo, puede presentirse la
veneración por el santo. Como joyel urbano,
su morada eterna constituye un peregrinaje
obligado, tanto para turistas y amantes del
arte como para agnósticos y devotos. En
efecto, se trata del portugués Fernando de
Bulloes (1195-1231), quien deliberadamente
escogió llamarse Antonio por la contunden-
cia de su etimología, es decir, “el defensor
de la verdad”. Despejada la incógnita inicial,
nos corresponde ingresar a la portentosa
construcción.
Al fondo, dejando atrás el altar mayor, se
ingresa a la capilla de los tesoros, donde se
custodian los objetos que le dan su nombre.
En un par de contenedores de plata y piedras
preciosas del siglo XIV podemos observar el
mentón y los cartílagos de la faringe, instru-
mentos ambos de fonación, de San Antonio,
y dentro de un relicario diseñado en 1436 por
Giuliano da Firenze tenemos la lengua inco-
rrupta del santo. En su visión se condensan
simbolismos. Refere la leyenda que 30 años
después de su muerte fue abierto el sarcófa-
go y, para estupefacción de todos, se detec-
tó que el cadáver conservaba el órgano de la
palabra, o la pluma de su espíritu, en perfecto
estado de conservación.
Dicho esto, y sin incurrir en disquisicio-
nes sobre los misterios de la fe, hemos de
situarnos en un 15 de febrero –día que con-
memora el traslado de los detritos lejos del
cuerpo– pero del año 1712, para apreciar
otro vestigio al que tampoco han carcomido
las centurias. Hablamos de una partitura de
enorme signifcación para la música de Oc-
cidente, pues a su artífce, quien jamás fe-
chaba sus composiciones, se debe la con-
cepción defnitiva de la forma del concierto
para uno o varios solistas y orquesta. Sobre
SAMUEL MÁYNEZ CHAMPION
dest Coixart, Joan Ponç y Brossa, cata-
lanes, fueron algunos de los “iniciado-
res” de una nueva corriente pictórica
en Europa.
Su obra se centró en destruir y re-
construir el orden compositivo y trans-
formar la materia frente a la voca-
ción por el gesto, aunque sea el breve
de una pincelada brutal e insistente;
la ausencia de recursos y materiales
frente a la sensualidad de las imáge-
nes; el tono silencioso de los cuadros
frente a su carácter evocador; el rigor
con el que muestra su cualidad men-
tal frente a la facilidad con la que des-
cubrió sus orígenes. Su grandeza y su
capacidad de trascender de lo físico
lo mágico hacen de él un auténtico al-
quimista capaz de romper cualquier
barrera temporal, cualquier obstáculo
que impida contempla la realidad del
individuo y las circunstancias que ro-
dearon su existencia. Quizá po ello la
belleza en Tàpies, como en Picasso o
Miró, tiene poco que ver con la exce-
lencia formal. La belle a adquiere sig-
icados h mentos es-
a d otros se sitúa
en .
Tà de los pocos ar-
tist sus inicios utilizó la
p teria, el arte povera, el
omo expresión, como
como forma de rela-
undo. Tres de sus
tivas en 1990 y 2000
en el Museo Na nal Centro de Arte
Reina Sofía, y l el Museo Guggen-
heim de Nueva rk en 1962 y 1995,
demostraban c o Tàpies fue un al-
quimista del ti o, del espacio poé-
tico y pictóric n artista que nunca
se cansó de tir y recrear los mis-
mos signos tinadamente. En ma-
nos de T sin embargo, cada sig-
no, c lla, adquiere una inédita
a, una reverberación. Es de-
ver su obra en retrospectiva, los
signos, las letras, las cifras, los cuer-
pos, adquieren una memoria mate-
rial, una nueva capacidad de renovar
el mundo.
¿Qué pasión le habitaba para nun-
ca claudicar? Ya había pintado todo lo
posible, ya tenía todo el reconocimien-
to posible, y los quebrantos corporales
empezaban a doler en su cuerpo. Lo vi,
lo descubrí muchas veces, y sé que esa
extraña pasión estaba marcada por la
fuerza indestructible de la vocación
que, como me decía José Ángel Valen-
te, “se descubre al final de la vida”.
Tàpies nunca dejó de extenderse,
quizás porque palpitó un turbulento
azón romántico en el cuerpo de es-
tista mediterráneo. Se hundió en
rra y la proyectó. De manera que
u última exposición en la Galería
ad Lorenzo de Madrid (2011), nos
vó el misterio de su última pro-
ón, la más radical. ¿Cómo descri-
Es como si, palpando las som-
llegara a tocar con esa suprema
ez en la que el ojo y la mano se
den, la deslumbrante belleza del
ro pictórico. Todo su calor, todo su
llo, toda su tranquilidad, todos sus
iegues y recovecos, toda la infini-
melodía de esa maravillosa geogra-
ía visual, tal y como sólo la aprecia un
gran artista. Tàpies pinta Tàpies, algo
que en sí es ya una hazaña.
Significativamente, en su obra úl-
tima, quizá la más singular, ese reto-
ñar de la vibración luminosa convierte
sus evanescentes atmósferas en una
suerte de paisaje visionario, no ya con
los colores del sueño, sino con los co-
lores que resplandecen con una belle-
za nunca vista, increíble, que lo llevó
a conquistar prácticamente todos los
museos de Europa y de América. Bien
apunta Miquel Barceló:
“El mayor maestro de la pintura de
mi país: las tres cosas, maestro, pintor
y catalán, en grado máximo. Un hom-
bre de una pieza. El pez más grande y
más rojo del arrecife litoral.”
Reconocido con el Gran Premio de
la Bienal de Sao Paulo en 1955, el Pre-
mio UNESCO de la XXIX Bienal de Ve-
necia en 1963 y el León de Oro de di-
cha bienal en su XLV edición, en 1993,
Premio Rembrandt en 1983, Miembro
de Honor de la Royal Academy of Arts
de Londres en 1992, la medalla Picas-
so de la UNESCO en 1994.
Ha expuesto de forma individual
en el Museo Salomon R. Guggenhe-
im de Nueva York en 1962 y 1995, en el
Museo de Arte Moderno de dicha ciu-
dad en 1992, en el Museo de Arte Con-
temporáneo de Montreal en 1977, en
el Museo de Arte Contemporáneo de
Chicago en 1977, en el Museo de Arte
Moderno de París en 1987, en la Fun-
dación Serralves, Oporto, 1991, en la
Galería Nacional del Juego de Pelota
de París en 1994, y en el Museo Nacio-
nal Centro de Arte Reina Sofía de Ma-
drid en 1990, 2000 y 2005. O
_________________________
* Poeta y crítico de arte que acaba de
publicar Rafael Canogal. Espejismo y rea-
lidad. Divergencias estéticas (editorial
Síntesis) y Elogio del espacio. Rubén Bo-
nifaz Nuño (UAM-El Colegio Nacional-
UNAM).
, cata-
iado-
órica
y re-
ans-
oca-
reve
ente;
riales
máge-
uadros
el rigor
ad men-
que des-
ndeza y su
e lo físico a
auténtico al-
per cualquier
quier obstáculo
ar la realidad d
nstancias que
ia. Quizá por e
s, como en Pic
o que ver con
La belleza adq
manos, en m
la ética, y en
ni
tá cer
el centro de la vida
pies fue uno
s que desde
ntura, la ma
informalismo, c
conocim o y
ciona el
gr pec
cio
a d
Yo
óm
mp
o. U
epe
, obs
pies
da hue
resonanci
cir al
cor
te ar
la tie
en su
Soled
reserv
yecció
birla?
bras,
avide
fund
mur
brill
plie
ta

CULTURA
1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012 83
la innovación conceptual y cura-
torial, y la refexión sobre proble-
máticas específcas relacionadas
con el quehacer fotográfco. En
el caso del evento que nos ocu-
pa, las actividades inciden más
en la exposición y espectáculo
que en la participación.
Carente de un concepto o
tema particular, Photofest Que-
rétaro 2012 se basa en la deci-
sión de las instancias invitadas.
Interesante por la participación
de la agencia VII Photo y la re-
vista Proceso, la oferta incor-
pora entre sus exposiciones
dos productos prediseñados: la
muestra Manuel Álvarez Bravo.
Los grandes años. 1928-1949,
que está disponible en la Fun-
dación Manuel Álvarez Bravo y
ha itinerado por varios países
desde 2006; y la aplicación para
iPad 50 Greatest Photographs of
National Geographic.
Emplazada en la Galería Li-
bertad, la exposición 35 años de
Fotoperiodismo en Proceso es
un excelente trabajo de síntesis
que resume, en 60 imágenes,
la historia e identidad del pen-
samiento periodístico y visual
de este semanario. Curada por
el Coordinador de Fotografía,
Marco Antonio Cruz, la muestra
consiste en una selección de las
imágenes que aparecen en la
edición conmemorativa del 35º
aniversario de Proceso.
Publicadas entre 1976 y
2011, las imágenes provenien-
tes del cuerpo de fotógrafos de
Proceso, colaboradores ex-
ternos y archivos particulares,
dejan testimonio de algunos
núcleos esenciales: la audacia
informativa, la pertinencia del
momento histórico, la narrativa
política y el protagonismo cultu-
ral. Centradas todas en el de-
venir de México, las fotografías
inciden en la memoria, refexión
y reconstrucción visual de los
espectadores.
En el rubro de las conferen-
cias con integrantes de la pres-
tigiada Agencia VII, la participa-
ción de Ron Haviv podría resultar
uno de los eventos más acerta-
dos del festival. Creador de un
potente y elegante fotoperiodis-
mo que logra conmover y dejar
testimonio a partir de sugerentes
fragmentaciones y expresivas
propuestas cromáticas y lumíni-
cas, Haviv se impone como un
fotógrafo que delata el aspec-
to humano –positivo, negativo,
cotidiano– del poder, el dolor, la
injusticia y la prepotencia.
Con un brevísimo recorrido
de la fotografía documental que
abarca el testimonio directo con
Mary Ellen Mark, la manipula-
ción cromática con Yolanda An-
drade y el conceptualismo con
José Antonio Martínez, la Gale-
ría Patricia Conde también parti-
cipa en el evento. O
Música
“Muerte en Venecia”
en Bellas Artes
MAURICIO RÁBAGO PALAFOX
T
homas Mann (1875-
1955), escritor alemán
nacionalizado esta-
dunidense, escribió en 1912
la novela corta Der Tod in
Venedig (Muerte en Venecia),
una de sus mejores obras,
llevada a la pantalla en 1971
por el cineasta italiano Luchino
Visconti conde de Lonate Po-
zzolo (1906-1976) como Morte
a Venizia, resultó mucho más
melodramática que la novela,
en virtud de algunos cambios
introducidos por Visconti: el
protagonista Gustav von
Aschenbach interpretado por
Dirk Bogarde no es escritor
sino un compositor, inspirado
en Gustav Mahler, cuya música
se escucha a lo largo del flme,
en especial el hermoso Ada-
gietto de la Quinta Sinfonía.
La película gana una inmen-
sa popularidad y con ella la mú-
sica de Mahler.
La novela relata los últimos
días de Von Aschenbach en
Venecia, infectada de cólera y
rodeada de canales hediondos
y putrefactos; enfermo y crea-
tivamente estéril, se encamina
resignado a su ocaso, pero se
topa con Tadzio, un bello ado-
lescente quien simboliza todo
lo que él ha perdido: juventud,
belleza, fuerza, vida. El joven
se convierte en objeto de la
silenciosa adoración del escri-
tor, cuya moralidad convencio-
nal cede bajo el empuje de una
pasión prohibida.
El compositor inglés Benja-
min Britten (1913-1976) comen-
zó a bosquejar su última ópera,
Muerte en Venecia, en 1965, no
quiso ver el flme de Visconti
hasta tiempo después del es-
treno de su ópera y no le gustó
pues sus recreaciones son dia-
metralmente opuestas.
Tanto Visconti como Britten,
íconos de la comunidad gay,
abordan esta obra en el ocaso
de sus vidas, como Aschenba-
ch. La ópera tal vez sea la úni-
ca de la década de los setenta
que, sin ser fácilmente asequi-
ble, sí se le puede escuchar
con relativa facilidad. Britten
la escribió para su compañe-
ro de vida, el tenor Peter Pears
(1910-1986), voz muy ligera,
quien la estrenó. Los demás
cantantes son un barítono, un
contratenor, coro y pequeños
personajes interpretados por
los propios coristas.
En 2009 la ópera del INBA
la estrenó en México; la mejor
puesta en escena operística
de que tengamos memoria se
repone ahora en Bellas Artes
con el mismo elenco y eviden-
tes mejoras. Demuestra que sí
se pueden hacer las cosas a
primer nivel. En el escenario:
agua, canales, góndolas, ac-
tuación, coreografía y un mo-
vimiento incesante de los ele-
mentos escenográfcos, pro-
ducto del enorme talento del
escenógrafo y director Jorge
Ballina, quien nos comentó que
trabajó año y medio en el dise-
ño de esta puesta. Para el es-
treno ensayaron siete semanas
y los resultados ahí están.
El tenor estadunidense Ted
Schmitz, uno de los pocos en el
mundo experto en el persona-
je de Aschenbach, impecable.
Armando Gama, barítono mexi-
cano: encarna siete personajes
de manera sorprendente; mejor
aún que hace dos años, canta
y actúa de maravilla, y sin ser el
protagónico quizá sea quien se
lleve la función. Ignacio Pereda
(Tadzio) hace un trabajo limpio
y profesional, y junto con sus
compañeros de ballet resulta
memorable. Bien el contratenor
mexicano Santiago Cumplido:
La Voz de Apolo. El director or-
questal estadunidense Christo-
pher Franklin, excelente, espe-
cialista también en esta obra;
mejoró la orquesta del teatro de
Bellas Artes sin duda por ser
una reposición. Los partiquinos
y comparsas, excelentes tam-
bién.
La estrella de la noche:
Jorge Ballina; acrisola música,
teatro y danza. Cuando hay un
buen director escénico y equi-
po, si se trabaja duro y bien así
son los resultados. O
Teatro
“Nadando
con tiburones”
ESTELA LEÑERO FRANCO
E
l ejercicio del poder don-
de el dominado puede
caer en lo más bajo de la
humillación, es muy común en
todos los sectores sociales. O
es porque con el sometimiento
Abuso del poder

COLUMBA VÉRTIZ DE LA FUENTE
L
a esbelta fgura que luce la
actriz Vanessa Bauche en 23
fotos de Playboy México, es
resultado de su reconexión con la
salud, el ejercicio, la disciplina, es
“la reivindicación con mi carrera, el
despertar de mi eros y liberación de
muchos prejuicios”.
Todo eso le brindó la posibilidad
de mostrar a Vanessa desde un lugar
donde nunca la habían visto, platica
a Proceso.
Luego de haber engordado
nueve kilos para interpretar a la
activista de derechos humanos
Digna Ochoa, asesinada en 2001,
en la película Digna… hasta el
último aliento (2004), de Felipe
Cazals, su organismo resultó
afectado. Ya decidida a cambiar
su físico (se sometió un año a un
constante trabajo diario) apareció
la invitación de Playboy.
“Muchas mujeres están
comprando la revista, lo cual me
parece una aportación importante
abrir un mercado también femenino.
Me parece bonito. Unas la compran
para sus maridos y otras porque son
mis fans.”
Sin embargo, crece su
preocupación por la situación
de la mujer mexicana y el país.
Es videocolumnista en el portal
Sinembargo.Mx, donde aborda
tópicos sociales. También hace
televisión cultural, participa en Corto
Circuito y Gregoria la Cucaracha en
Canal 22.
En breve, se le verá en la
miniserie de Televisa Cloroformo,
dirigida por Gustavo Loza, donde
también actúan Osvaldo Benavides,
Tenoch Huerta (quien es su pareja
en la historia), María Rojo, Gustavo
Sánchez Parra, Mario Zaragoza…
Precisa que es sobre la vida
de boxeadores en distintas
circunstancias y edades y además
habla del lado oscuro del box.
Primero saldrá al aire en Televisa
Deportes, después en el Canal 5.
Subraya:
“Justamente hago el papel de una
mujer que está en conficto porque
tiene dos años apoyando a su marido
que promete ser campeón mundial
y no ve pa’cuando. Entonces, la que
trabaja es ella y él cuida a la hija. Eso
genera un conficto y una tensión en
la relación muy fuerte.”
Prepara su disco musical y
presentará su show Juana’s soul
en festivales nacionales, como el
Cervantino.
Ahora también alista su
portafolio personal de imágenes,
donde incorporará fotografías del
mismo corte que las de Playboy, pero
capturadas por Mariana Yazbek, una
de ellas la que proporcionó la actriz
a Proceso para su reproducción. O
La nueva etapa de
Vanessa
Bauche
tadas, se inaugura esta semana,
en la Ciudad de Querétaro, la
primera edición de un fotofes-
tival internacional dedicado al
fotoperiodismo y la fotografía
documental. Realizado del lunes
13 al domingo 19 de febrero,
Photofest Querétaro 2012 se
conforma con seis exposicio-
nes, un concurso, tres confe-
rencias y cuatro talleres que, si
bien presentan distintas aproxi-
maciones al documentalismo
gráfco, no inciden en una de las
necesidades más apremiantes
que tienen estos géneros en
nuestro país: la discusión sobre
su identidad, creación, innova-
ción y circulación.
Iniciados en 1970 con el
Festival Recontres de Arles, en
Francia, estos eventos se multi-
plicaron a partir de los años no-
venta convirtiéndose en atracti-
vos pretextos para la convivencia
gremial, la revisión de portafolios,
Arte
Photofest
Querétaro 2012
BLANCA GONZÁLEZ ROSAS
D
iseñado bajo un modelo
descriptivo que se sus-
tenta en el prestigio y
propuesta de las empresas invi-
M
a
ria
n
a
Y
a
z
b
e
k
. C
o
rte
s
ía
d
e
V
a
n
e
s
s
a
B
a
u
c
h
e
De su portafolio (inédita)
CULTURA
1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012 85
énfasis, acciones sugerentes,
evocaciones y momentos lúdi-
cos. Es una versátil escenogra-
fía de Sergio Villegas en la que
a partir de persianas abiertas o
cerradas, abajo o arriba, cons-
truye el espacio y dimensiona
la iluminación de Matías Gorle-
ro. El videoarte de Alain Kerriou
crea realidades contrastantes y
ahonda en la metáfora del mun-
do marino lleno de tiburones.
Bruno Bichir aprovecha estos
recursos y enriquece la obra
con los cambios de ritmo y una
estética expresionista.
Nadando con tiburones in-
vita a la refexión y cuestiona la
jerarquización y el poder en un
microcosmos como la industria
fílmica, pero que refeja nuestra
realidad en todos los niveles. O
Cine
“Drive”, el escape
JAVIER BETANCOURT
L
a exclusión en la lista de
los Oscar de Drive (E.U.,
2011) no hace más que
reafrmar el estatus de mito al
que pretende acceder esta cinta
del danés Nicolas Winding Refn.
Postularla por la mejor edición de
sonido equivale a borrarle imagen
y contenido. Hollywood no supo
dónde ubicar esta sofsticada
historia de venganza que
parece fabricada con la suma
de todas sus referencias al
cine negro; un trabajo que, en
resumidas cuentas, resulta un
extraño engendro entre Taran-
tino y David Lynch.
El mecánico que inter-
preta Ryan Gosling, quien
también trabaja de doble en
escenas de cine de acción,
por las noches se alquila co-
mo chofer de atracos. Taci-
turno y evasivo, poco a poco
entabla una relación con una
vecina, Irene (Carey Mulli-
gan), que tiene un hijo de
siete años; cuando el marido
sale de la cárcel, un grupo de
mafosos amenaza con liqui-
darlos. El conductor decide
defender a la mujer y al niño.
Claro, la trama de Drive
está plagada de peripecias
que la emparentan con el nuevo
cine negro: traiciones, trampas,
armas mortales, así como el an-
tihéroe solitario, monosilábico,
asesino implacable por nece-
sidad, pero fel a un código de
honor donde caben la fdelidad
y la defensa de los débiles; tam-
bién Jean Pierre Melville y John
Woo. Winding Refn innova y va
más allá de la novelita de James
Sallis en la que está basada la
cinta. Primero, convierte la his-
toria en un cuento de hadas con
caballero andante, dama en peli-
gro, dragones y villanos. Segun-
do, cada vuelta de tuerca es en
sí la referencia de algún clásico
de cine negro de los sesenta a
los ochenta; y más que respetar
las convenciones del género, las
citas se acumulan y funcionan
como comentarios a Tarantino,
Peckinpah y otros directores
del género, como si ya no fuera
posible, en este siglo del terror y
de la mala fe, hacer un néo-noir
auténtico. Los admiradores del
género se incomodan por la ob-
viedad de las referencias, pero
Drive es nostalgia pura del cine.
El conductor que interpreta
Ryan Gosling no es un asesino
a precio fjo (hitman) como el de
Alain Delon en El Samurai, si-
no un doble de cine (stunt) con
una extraordinaria pericia para
manejar; su don es pretender
ser y sobrevivir en condiciones
de extremo peligro, su don no
es matar. Drive, el personaje,
es un stunt que cobra por to-
mar el lugar del otro, un artista
del volante y de la mecánica, su
territorio son las “cien mil calles
de Los Ángeles”, ciudad de co-
ches y semáforos. La secuencia
de escape y persecución poli-
ciaca durante el asalto del prin-
cipio, organizada como pieza
musical con leitmotiv y ritmos
diferentes, forma ya parte del
mito de esta cinta.
Drive, la película, es tam-
bién un stunt, un espectáculo
donde lo que vale es el virtuo-
sismo del director para manejar
a sus títeres con los hilos del
género, con piruetas imposi-
bles como la de Gosling quien,
dentro de un elevador, besa
con mucho estilo a su vecina al
tiempo que mata al asesino que
va por su cabeza. O
Televisión
La historia pendular
FLORENCE TOUSSAINT
A
11 años del regreso
de los conservadores
al poder presidencial,
los embates en contra de la
Constitución de 1917, la más
avanzada de su tiempo –tanto
en el ámbito de los derechos
colectivos como en el de las
garantías individuales–, han
logrado modifcar artículos fun-
damentales en los cuales
se asentaba el irreductible
carácter laico del Estado
mexicano.
No conformes con la
reanudación de relaciones
con el Vaticano y la per-
misividad respecto de la
injerencia en política de la
Iglesia católica, reciente-
mente se aprobó el culto
externo y sigue buscándo-
se el permiso para utilizar
la radiodifusión.
En el contexto anterior,
sólo algunos medios públi-
cos han tratado de contra-
rrestar el retroceso al poner
en la mesa de discusiones
el tema de la laicidad. Tal
es la meta de la serie con-
ducida por Roberto Blan-
carte, investigador de El
Colegio de México, rees-
trenada el domingo 5, aniversa-
rio de esa desmejorada Carta
Magna. Es transmitida por TVU-
NAM. Su título resulta signifca-
tivo: Estado laico: el espíritu de
la libertad.
Al parecer, la separación de
la Iglesia y el Estado que esta-
blecieron las leyes de Reforma,
no fue un triunfo defnitivo y la
polémica vuelve a actualizarse,
especialmente porque el artícu-
lo 24 ha sufrido modifcaciones
que tergiversan la idea misma
de libertad de cultos, que no se
refere únicamente a lo religio-
so. Así como estaba permitía
la continua actualización pues
cabían todas las libertades de
pensamiento, éticas, sexuales,
reproductivas.
La vuelta atrás signifca, co-
mo lo dice uno de los entrevis-
tados, “el regreso de los mons-
truos” de la intolerancia, de la
mentalidad dogmática, de una
visión social sin márgenes para la
diversidad y el pluralismo. Los le-
gisladores hicieron caso omiso al
desarrollo y cambio de la ciuda-
danía; pasaron también por en-
cima de la historia nacional, bajo
cuyas luchas sangrientas se forjó
una mentalidad abierta, mucho
más avanzada que la estaduni-
dense, cuyos presidentes toman
posesión y juran sobre la Biblia,
la de la mayoría de los países de
América Latina aún atados al po-
der religioso.
La serie tiene cinco capítu-
los, comienza con defniciones
generales para tocar en los dos
últimos temas novedades como
bioética, sexualidad y reproduc-
ción; vale decir no se queda en
el siglo XIX sino que llega al XXI.
Roberto Blancarte entrevista a
miembros destacados de la aca-
demia expertos en la materia. La
dirección es ágil, especialmente
por la edición que combina las
respuestas a los distintos cues-
tionamientos de cada uno de los
invitados. Estos aparecen en su
lugar de trabajo, sea en interiores
o en exteriores, con lo cual los
escenarios varían.
El único problema atribuible
a la serie es su escasa difusión:
TVUNAM no puede competir ni
con sus homólogos culturales,
no por otra cosa sino por falta de
canal abierto. La próxima entrega
versará sobre otro recién abierto:
Canal 21 del Distrito Federal. O
Nostalgia pura del cine
84 1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012 84 1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012
busca el ascenso, o es porque
la minusvalía del dominado no lo
deja, siquiera, levantar la cabeza.
Pocos consideran las relaciones
horizontales que permiten, a partir
de la división del trabajo, un trato
más digno y justo.
En Nadando con tiburo-
nes no hay dignidad ni justicia,
lo que impera es el abuso del
poder y la búsqueda de es-
trategias para vencerlo. En la
industria hollywoodense, tres
personajes se encuentran co-
locados en diferentes estratos:
Buddy, el gran productor, “casi”
en la cúspide de la montaña,
interpretado por Demian Bichir;
Dana, joven productora encar-
nada en Ana de la Reguera, que
ha tenido mucho que aguantar
para estar en el lugar que está;
y Gus, que interpreta Alfonso
Herrera, joven escritor, asisten-
te novato de Buddy que acep-
ta el puesto con la esperanza
de ver, algún día, su nombre en
pantalla.
Nadando con tiburones es
originalmente una película de
mediados de los noventa pro-
tagonizada por Kevin Spacey
y dirigida por George Huang.
Michael Lesslie la adaptó para
estrenarla en el Teatro Vaudevi-
lle de Londres en el 2007, y con
base en esa adaptación llega al
Teatro Insurgentes bajo la di-
rección de Bruno Bichir. Afor-
tunadamente los personajes no
resultan ser estereotipos, sino
que, en una apariencia de ubi-
cación, se mueven en su in-
terior, se cuestionan, traman,
confabulan, se enamoran y
los invade el interés.
Tanto la dirección como
la capacidad actoral del equi-
po logran darle profundidad a
las problemáticas de cada uno
de estos personajes. En De-
mian Bichir vemos seguridad,
manipulación de la situación,
hipocresía y también descon-
cierto hasta llegar al miedo en
la situación-límite que se le
presenta. Desarrolla con sol-
tura los matices y las dobles
intenciones. De la Reguera, un
poco más uniforme, pero con
gran naturalidad, se desenvuel-
ve como una enigmática mujer
que dentro de su dura corteza,
bullen las ilusiones, el deseo y
la esperanza de encontrar al-
go diferente a los colmillos del
tiburón. Sus deseos profesio-
nales y sentimentales entran en
contradicción pues Gus, el jo-
ven escritor, apenas está apren-
diendo a nadar. Alfonso Herrera
construye a un nervioso Gus,
excitado, desesperado y con
el ímpetu juvenil que va atem-
perando. La interpretación es
intensa y energética. El resto de
los actores cumple con su fun-
ción, la cual es poco necesaria;
tanto, que la primera escena,
hasta sale sobrando. La pro-
gresión dramática está mucho
más desarrollada en el segun-
do acto. El primer acto es una
larga exposición de la situación
y de los personajes, una estruc-
tura tradicional donde los giros
y las sorpresas se dejan hasta
después. El segundo acto ama-
rra y los acontecimientos van
aumentando la tensión hasta
encontrarnos con un clímax in-
esperado y un desenlace poco
alentador.
Bruno Bichir dirige con ima-
ginación esta propuesta dra-
matúrgica dándole al realismo
ROSARIO MANZANOS
P
or primera vez el Odin Teatret
estuvo presente en Hermosillo,
Sonora. La destacada actriz Roberta
Carreri, integrante del legendario grupo
que preside Eugenio Barba, se presentó en
el teatro de la Casa de Cultura, y además
impartió por primera vez en su vida un
curso especializado para bailarines.
La idea de llevar a la actriz fue de
Miguel Mancillas, director del grupo
Antares Danza Contemporánea.
Conocedor del trabajo del famoso grupo
con sede en Holstebro, Dinamarca,
siempre tuvo en mente la idea de que
el bailarín y el actor no son entidades
tan distintas y que sería fundamental
adentrarse en la metodología actoral del
grupo, “la antropología teatral”.
Vía telefónica, Carreri afrma que la
experiencia de trabajar con bailarines ha
sido muy signifcativa:
“Yo trabajo a partir de las acciones
físicas y los bailarines son mucho más
rápidos, su capacidad de aprendizaje
es instantánea casi. Además no viven
la representación como algo extraño. Y
como la mayoría eran los integrantes del
grupo Antares, me encontré con memoria
de rapidez y capacidad de interacción.”
Los únicos tropezones de los
bailarines estuvieron en el uso de la voz:
“Las acciones vocales son un tema
poco conocido, ellos aceptaban mis
informaciones e intentaban hacer
cosas muy alejadas del vocabulario que
generalmente usan.”
Por fortuna para ella, afrma
desconocer el lenguaje de la danza, lo cual
le permitió la retroalimentación mutua.
–¿Cómo percibe al grupo Antares?
–Por estar lejos del centro del país
han desarrollado una voz propia, son
como el Odin, que vivimos lejos de todo.
Por lo mismo no hacen lo que está de
moda. Es un trabajo muy difícil vivir en
lugares con climas tan duros. Hermosillo
se parece a Holstebro.
Carreri dio función y fue ovacionada
con su aclamada pieza Huellas en la nieve.
Al fnal, con el público de pie, la actriz se
sintió sorprendida por la reacción de sus
alumnos:
“Algunos lloraban y me decían que les
había cambiado la vida.” O
en Sonora
Roberta Carreri
Carreri. Toda una experiencia
1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012 87
Celebrado anteriormente por documentales
como Del olvido al no me acuerdo y En el hoyo,
Juan Carlos Rulfo reconoce que su reciente pe-
lícula ¡De panzazo! enfrenta una crítica “muy
ácida” por tratar superficialmente la proble-
mática de la educación nacional. La cinta es
codirigida con el periodista del Canal de las
Estrellas Carlos Loret de Mola, quien debuta
asimismo como guionista, narrador y figu-
ra central de esta polémica empresa apoyada
por Mexicanos Primero, AC.
de Mola pertenece a una empresa que
siempre está con el gobierno en turno?
–Es una crítica buena, sana… Decía
que una de las situaciones es que había
una mezcla de personajes; pero pen-
sé que lo curioso de esta propuesta era
crear una cinta mezclada entre dos pro-
puestas contradictorias. Es antagóni-
ca, está polarizada. Son dos maneras de
hacer las cosas.
Narra que Mexicanos Primero invitó a
Loret de Mola a realizar reportajes sobre
la educación en la nación porque efec-
tuaron el estudio Contra la pared entre el
estado de la educación en México, aunque el
también conductor del noticiero vesper-
tino Contraportada en Radio Fórmula les
propuso mejor realizar un documental:
“Se acercaron a Loret de Mola por-
que Claudio X. González era de Televisa,
había una relación muy cercana y com-
prensible. Loret de Mola aceptó con gus-
tó trabajar porque se preocupó mucho
por el problema. Y me llamaron. Di mis
propuestas e iniciamos.”
–Parece que el documental sólo sirve
para lucimiento de Loret de Mola.
–Bueno, la bronca es cómo le voy a
creer a Loret de Mola, pero no hay que fo-
calizarse en eso, el tema da mucho más.
No puedo negar que Televisa es parte del
sistema, las televisoras son malas, pero
hay que buscar nuevas formas para lle-
gar a todas las personas… Y no las estoy
defendiendo, son culpables las dos (Tele-
visa y TV Azteca).
El filme se desarrolló durante casi tres
años y se les dio a los estudiantes peque-
ñas cámaras de video para que filmaran
en sus colegios. Se rodó en Ciudad Juárez,
Morelia, Yucatán, las sierras de Chiapas
y Guerrero, así como Naucalpan, Estado
de México, e Iztapalapa, en la Ciudad de
México.
“La crítica no es suficiente”
Juan Carlos Rulfo aclara que “no se tra-
taba de realizar una película estadística,
sino más vivencial y que la gente habla-
ra”. Le gustó el resultado.
“La verdad es que fue un balón un
poco caliente. El gran problema era ba-
lancear. El sistema educativo ya no fun-
ciona, no tiene que ver con esta nueva
generación, hay que renovarlo de una
manera muy consciente y nuestros po-
líticos deben tratar de cambiar y generar
otro plan. Con ¡De panzazo! surgió la po-
sibilidad de entrar directo a este tópico,
sin irse por las ramas, de que ‘me dijo, ay,
feo, y me está agrediendo’... No se trata
de eso, quedarnos en esas ramas era vol-
ver a caer otra vez en lo mismo.
“El problema es la actualidad que esta-
mos viviendo. Hay que tratar de cambiar.
Cada quien desde su lugar debe luchar pa-
ra poder cambiar la situación. Este fue un
gran resultado. Estoy satisfecho.”
Acepta que hay bastante por discutir:
“El largometraje es el mantel que va
en la mesa; falta poner los platos, los cu-
biertos, los vasos, las servilletas, pero hay
un punto sobre el cual ya podemos discu-
tir.Y esa es la intención, poner en la mesa
un tema que es importante, no sólo lle-
narlo de ideas sino poderlo ejecutar.”
–¿Cree que ¡De panzazo! introduce al
problema de la educación de México?
–Yo quisiera pensar que es un inicio,
por eso le entré. ¡De panzazo! puede te-
ner muchas cosas que mejorar; pero la
iniciativa y la propuesta deben ser toma-
das en cuenta.
–¿Por qué no se habla de la desapa-
rición de la materia de civismo, o de la
situación de los maestros en cuanto su
salario? ¿Por qué no se dan nombres de
los que han dañado la educación, aparte
de Elba Esther Gordillo? Tampoco se cri-
tica directamente a Felipe Calderón por
no mejorar la educación, en fin...
–Si se ponen nombres concretos de
ahora, la cinta ya no servirá en un año.
México está muy acostumbrado a que se
le diga éste es el culpable y punto. Y no
ESPECTÁCULOS
pasa nada. No se trata de ponerle nombres
sino de encontrar el problema y resolverlo,
todos en conjunto, de lo contrario todo se
vuelve un ataque polarizante, que es lo que
hemos estado viviendo en el país.
–¿Se desvía el problema? Parece que
los maestro son culpables de todo.
–Los maestros son los culpables en el
sentido de que es la persona directa a la
que se le puede echar la culpa, pero en el
documental no se le echa la culpa total-
mente. Claro, una de las principales cosas
es mejorar los sueldos a los maestros que
son buenos. La crítica hacia la película
ha sido muy ácida y no creo que sea muy
constructiva, tenemos que girar un poco
y dar un paso adelante, no quedarnos allí.
–Pero no se ubica como un largome-
traje de denuncia. Hay muchas situacio-
nes que no quedan bien aclaradas. No se
critica bien al sindicalismo ni a Gordillo
se le cuestiona claramente cuando Loret
de Mola la entrevista...
–El común de la gente no entiende qué
pasa con el sindicalismo en México. Es
muy confuso lo que está pasando allí. A la
gente, cuando ve una marcha en el Distri-
to Federal de maestros, le da lo mismo si
son de Oaxaca o Michoacán, los tachan de
vagos o revoltosos.
“Existe mucha desinformación al res-
pecto, por eso esta película no puede
tener toda la información, se dan pincela-
das, y cada quien da pinceladas, por eso es
el mantel; les toca a ustedes buscar más
sobre el problema y buscar la solución. Fe-
lipe Calderón se va y nos deja más de 50
mil muertos, más pobreza. Debe haber un
criterio hacia adelante…” Abunda:
“Hay muchas pero muchas preguntas,
es un universo impresionante y tienes ra-
zón, pero hay muchas respuestas que no
puede dar la película, es demasiado pedir.
Sería como decir ‘ya llegó el Mesías y que
dé las respuestas’. ¡No!, no es el papel del
largometraje. Lo que se trata es poner la
discusión, ¡vamos a platicar! Si no hace-
mos algo tú y yo en corto, de nada sirve.”
Añade que la película “puede gustar o
no”, si bien “a final de cuentas es echar un
vistazo al problema” y como ¡De panzazo!
ha desatado discusiones “para bien o pa-
ra mal, eso es lo bonito, genera ideas y de
eso se trata”.
–Pero no hay una crítica dura, ¿no
cree?
–La crítica no es suficiente. Está bien
que seamos críticos, pero debemos actuar
para poner en discusión esto. Quiero de-
mostrar que se puede hacer algo. Al pro-
yecto le pueden faltar muchas cosas, pero
hay que abordar el tema.
Cinépolis distribuye el documental,
buscando el éxito que obtuvo con Presun-
to culpable. El domingo 26, los maestros po-
drán ver ¡De panzazo! gratis, al mostrar sus
credenciales en cines. O
86 1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012
COLUMBA VÉRTIZ DE LA FUENTE
Justifica Juan Carlos Rulfo
“¡De panzazo!”
C
abe la duda.
Por eso se le pregunta
al reconocido cineasta Juan
Carlos Rulfo (hijo del escri-
tor Juan Rulfo) que si para
dirigir junto con Carlos Lo-
ret de Mola (conductor de Primero noticias
en Canal 2 de Televisa), encargarse de la fo-
tografía y editar el documental ¡De panza-
zo!, en torno a la situación educativa en el
país, le llegaron al precio.
“No, trabajé en él porque quise y fue
muy reconfortante. Es una película que
aborda un conflicto y me interesa hablar
de eso”, responde tranquilo.
¡De panzazo!, que se estrenará en el
Distrito Federal, Guadalajara y Monte-
rrey el próximo 24 de febrero, es una pro-
ducción de la asociación civil Mexicanos
Primero, presidida por el empresario
Claudio X. González, asesor para asuntos
empresariales durante todo el sexenio de
Carlos Salinas de Gortari y expresidente
de la Fundación Televisa. Además, es vi-
cepresidente de esa iniciativa ciudadana
Alejandro Ramírez, dueño de Cinépolis y
presidente de la Cámara Nacional de la
Industria Cinematográfica.
Mexicanos Primero, según su portal de
internet, “impulsa el consenso y la corres-
ponsabilidad para lograr la educación de
calidad”, y sus participantes son promo-
tores “de un cambio en la cultura cívica,
forjando instrumentos de participación y
exigencia ciudadana para abatir la pobre-
za y reducir la desigualdad, convencidos
de que sólo la educación de calidad cam-
bia a México”. El grupo surgió en 2004 con
la tarea “de identificar con objetividad las
prioridades educativas para construir un
México más justo y próspero”.
Loret de Mola también es autor del
guión, narrador y protagonista de ¡De pan-
zazo!, y aparece en un 90% a cuadro.
En octubre pasado, Loret de Mola y Gon-
zález censuraron un sketch de Héctor Suárez
que se iba a proyectar en el programa Inicia-
tiva México. Entonces, el comediante denun-
ció que fue porque criticaba el desempeño
de los diputados mexicanos (Proceso, 1827).
La sinopsis de ¡De panzazo! dice:
“La película presenta el estado actual
del sistema educativo en México, a los ac-
tores principales y cómo influyen en la
educación de los niños y la importancia
que esto tiene en el futuro de nuestro país.
Por medio de entrevistas sorprendentes,
datos duros y testimonios conmovedores
de alumnos, padres de familia y maestros,
se descubre la cruda realidad de nuestras
escuelas y lleva a la profunda reflexión so-
bre la educación en México.
“La película sigue de cerca las vidas
de estudiantes actuales y dialoga con los
principales actores influyentes en el tema
de la educación, para lograr presentar un
retrato auténtico e impactante de la situa-
ción en México y el rumbo que todos lleva-
mos como consecuencia de esta realidad
educativa.”
Sin embargo, el documental se queda
en cifras, ridiculiza a los alumnos y se cul-
pa a los maestros de la mala educación que
existe en el país.
Documental en llamas
En el documental se expone a alumnos de
The Churchill School.
La directora de este plantel, Claudia Si-
cilia Zardain, ha enviado una carta a los
padres de familia donde informa que en-
traron con engaños a grabar a la escuela y
no hubo un seguimiento preciso de los es-
tudiantes, porque sólo grabaron en un día
una hora y media. Para ella, la información
en la cinta “es falsa y malintencionada”.
Rulfo, promotor de cine documental,
fue mundialmente conocido con su pri-
mer largometraje Del olvido al no me acuer-
do (1999), el cual obtuvo cuatro premios
Ariel, las nominaciones al Goya de la Aca-
demia de Ciencias y Artes Cinematográfi-
cas de España, y al Joris Ivenz Award del
IDFA en Ámsterdam. Por su segundo do-
cumental En el hoyo (2006), aclamado por
la crítica internacional, ganó el World Do-
cumentary Jury Award en el Sundance
Film Festival 2006. Los que se quedan, que
realizó en 2008, logró el premio a la me-
jor película documental en los festivales
de Guadalajara, Documenta Madrid y Los
Ángeles Independent Film Festival.
En entrevista, Rulfo confiesa que al
principio se sintió desconcertado debido
al equipo conformado atrás del proyecto;
“pero al analizar las cosas, vi que la idea
era interesante, y era cuestión de darle un
balance al largometraje”.
–El objetivo es exponer el tema a un
público más amplio, ¿pero es creíble el
contenido del documental cuando Loret
1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012 89
BEATRIZ PEREYRA
L
a no realización de controles
antidopaje a los boxeadores
Julio César Chávez Jr., y Marco
Antonio Rubio con el pretexto
de que la Comisión de Box de
Texas “olvidó contratar al la-
boratorio” pone otra vez en entredicho la
credibilidad del boxeo, deporte en el que
las reglas se violan a conveniencia.
Pese a que el Consejo Mundial de Boxeo
(CMB) –organismo que sancionó la pelea en
la que Chávez defendió por segunda vez su
campeonato de los pesos medianos– esta-
blece como obligatorios los exámenes an-
tidoping en todas las peleas de título mun-
dial o de eliminatoria y que el reglamento
de la Comisión de Box de Texas (Texas De-
partment of Licensing and Regulation) es-
tipula que todos los peleadores deben so-
meterse a controles antidopaje antes o
después de un combate, ambos ordena-
mientos fueron ignorados.
Reginaldo Kuchle, dueño de la promo-
tora que maneja la carrera de Rubio, expli-
ca que 15 días antes de la pelea el vicepre-
sidente del CMB, Mauricio Sulaimán, fue
nombrado supervisor de ese combate. Re-
vela que habló con él para “encargarle mu-
cho” que se realizaran los exámenes an-
tidopaje toda vez que en 2009 Chávez dio
positivo por diuréticos –que utilizó pa-
ra bajar de peso antes de enfrentar a Troy
Rowland– en un control que le aplicó la Co-
misión Atlética de Nevada.
El empresario refiere que Sulaimán
le dijo que no se preocupara, que tuviera
“plena confianza en el CMB”; no obstan-
te, cuatro días antes del pleito le informó
que debía cuidar a sus hijos y que no po-
dría viajar a San Antonio, por lo que Alber-
to León lo reemplazaría.
“Cuando se hizo el cambio, hablé con
Mauricio y le pedí que me garantizara que
se harían los exámenes de doping, que pu-
siera mucho énfasis en eso, sobre todo por
los antecedentes de Chávez. Me dijo que
no desconfiáramos del CMB, ya que ahí iba
a estar su papá (José Sulaimán, presidente
del organismo) y que el supervisor se ha-
ría cargo de todo. Yo no conocía a Alberto
León, pero Mauricio me aseguró que se ha-
rían los exámenes después de la pelea. Ese
cambio me pareció extraño, ya que la res-
ponsabilidad de que se cumplan las reglas
recae en el supervisor y en el CMB”, seña-
la Kuchle.
La tarde del viernes 3, cuando se realizó
la ceremonia de pesaje, un día antes de la
pelea, todo el equipo de Marco Antonio Ru-
bio se sorprendió por el estado físico en el
que se presentó Chávez. “Llegó a la báscu-
la como cadáver”, describe Kuchle. “Yo me
veía más grande que él. Lo veía chiquito y
delgado, y a la hora de la pelea estaba gran-
de y muy fuerte”, detalla Rubio.
Chávez pesó 159.5 libras (menos de 72
kilos) y Rubio 159. En el pesaje que se reali-
zó horas antes de la pelea, Chávez registró
más de 180 libras; es decir, en menos de un
día recuperó 21 libras (9.5 kilos).
Después del pesaje, los equipos de
ambos pugilistas se presentaron a la lec-
tura de reglas, donde además de acordar
detalles técnicos, como los guantes que
usarían, Alberto León manifestó que se
realizarían los controles antidopaje inme-
diatamente después de la pelea en los ves-
tidores de los boxeadores. Incluso ahí se
encontraba el titular de la Comisión de Box
de Texas, Dicky Cole.
“No le hice ningún daño. Nunca pude
hacerlo para atrás. Yo pego fuerte, pero con
él sentía que le pegaba a una pared. Se me
hizo exageradamente fuerte. Me aventa-
ba con su peso. He peleado con Kelly Pavlik
(súper mediano), que es más grande, y con
otros, y les he hecho daño, pero a él no. Ni
lo movía. Durante la pelea pensaba: ‘aho-
rita se cansa’. Decía: ‘para el (round) ocho
o para el nueve va a ser mío, ya va a estar
cansado’. Llegó el ocho, el nueve y el 10, y
nunca se cansó”, narra El Veneno.
"No sé qué decirle"
Al finalizar el combate pactado a 12 rounds,
los jueces del Alamodome de San Antonio,
Texas, decretaron ganador a Chávez por
decisión unánime. Con la derrota asumi-
da, Rubio se fue a su vestidor a esperar que
llegaran los encargados de recolectar su
muestra de orina para el control antidopa-
je. Transcurridos algunos minutos, Kuchle
fue a investigar por qué no llegaba nadie. A
un costado del ring encontró a José Sulai-
mán, a quien le preguntó que en qué mo-
mento se realizaría el antidoping.
“‘Ahora sí que no sé qué decirle, porque
no va a haber’, me dijo Sulaimán. Dicky Co-
le estaba a unos pasos y Sulaimán lo llamó
para que me explicara. Y Cole dijo: ‘se nos
pasó y no solicitamos el antidoping al labo-
ratorio’. Empezamos a discutir y don José
se exaltó mucho. Me dijo que ya no dijéra-
mos nada, que había sido una muy buena
pelea, que no la empañáramos y que guar-
dáramos silencio. ‘pues ya no se hizo, hom-
La más reciente pelea del campeón de boxeo Ju-
lio César Chávez Jr. está bajo sospecha. Contra
todo reglamento, por "un olvido" no se aplicó el
examen antidopaje, denunció su rival Marco An-
tonio (O 9HQHQR Rubio. Por si fuera poco, Chávez
fue arrestado en Los Ángeles 13 días antes del
combate por conducir en estado de ebriedad,
según pudo confirmar este semanario con las
autoridades policiacas locales. Y el testimonio
de (O 9HQHQR alimenta la desconfianza. Chávez,
contó, "llegó a la báscula como cadáver y a la
hora de la pelea estaba grande y muy fuerte".
w
w
w
.rin
g
tv
.c
ra
v
e
o
n
lin
e
.c
o
m
Chávez y Rubio. Las dudas

Chris Farina
Olvido
"sospechoso"
1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012 91
blecido en Los Ángeles, que es de 0.08%.
Cuando el reportero le preguntó qué
cantidad de alcohol registró Chávez en su
prueba de alcoholímetro, el oficial Baldo-
nado dijo que no podía dar esa informa-
ción, pero aseguró que estaba “muy, muy,
por encima del límite”. El policía también
confirmó que el pugilista fue multado, pero
tampoco reveló el monto que pagó.
Negligencia
En entrevista con el reportero Alejandro
Rodríguez de El Universal (publicada el
miércoles 8), Chávez cambió sus prime-
ras declaraciones. Aceptó que fue deteni-
do, pero aclaró que no fue por manejar en
estado de ebriedad. “Ponen de más en las
cosas que se publican. Tuve un problema
porque agarré un coche sin tener licen-
cia, pero al ser yo el involucrado, ponen de
más”, explicó.
El próximo 16 de marzo, Chávez deberá
presentarse a una audiencia en la Corte de
Los Ángeles a las 8:30 de la mañana.
El Veneno Rubio acusa que tampoco se
realizaron los pesajes un mes y siete días
antes de la pelea, como también lo estipu-
la el reglamento del CMB.
“Sabíamos que lo podían ayudar por
muchos lados, pero no tan descaradamen-
te.Tampoco se hicieron los pesajes previos,
como dicen las reglas. No me lo pidieron a
mí para no pedírselo a él porque no estaba
listo. No hay excusas, el muchacho me ga-
nó, pero sí nos quedamos con la espina de
que no se hizo el doping. Admito la derrota,
fue por apretado margen. He tenido peleas
donde sí me han pegado de verdad. En es-
ta, la única diferencia fue el peso y no sé si
algo más”, asegura.
José Sulaimán dice que no recuerda,
pero que cree que el pesaje de un mes an-
tes sí se hizo. En todo caso, apunta, es obli-
gación de los boxeadores enviar al CMB el
resultado de su control de peso avalado por
un doctor o una comisión local. Explica que
a veces el organismo manda a algún médi-
co a pesar a los peleadores al lugar donde
están concentrados y lamenta que en mu-
chas ocasiones no cumplan con esta regla,
que es para protegerlos.
“Muchos no cumplen, especialmente
los que están con el promotor Bob Arum
(Chávez es uno de sus peleadores), y no
les importa. A los dos equipos se les va a
multar con mil dólares por no haber hecho
esos pesajes”, advierte el titular del CMB.
Kuchle adelanta que un equipo de abo-
gados ya está revisando el caso para de-
terminar si se entablará una demanda en
contra de la Comisión de Box de Texas y/o
el CMB, pero independientemente de eso
cree que este asunto sentará un preceden-
te para que los próximos rivales de Chávez
soliciten que incluso se someta a varios
exámenes antes de una pelea.
“Siempre habrá un peleador dispues-
to a recoger el dinero e ignorar estas co-
sas. Y algunos de esos peleadores serán
los de la misma empresa de Chávez (Zan-
fer-Top Rank). Creo que se le va a compli-
car, pero el dinero mueve montañas. Al que
no pudieron convencer fue a Mayweather,
quien pidió exámenes de orina y de sangre
a Pacquiao y no quiso hacérselos. ¿Por qué
dicen que no? ¿Por qué hacen cosas bue-
nas que parecen malas?
“La culpa no es de Chávez, es de la au-
toridad que no siguió el protocolo de una
pelea de título mundial. Él hizo su traba-
jo y si no le aplican el examen, se va a su
casa. Le doy el beneficio de la duda. Aún
no sabemos qué dirección vamos a to-
mar. Desde solicitar que se anule la pelea
con un no contest para que se repita, que
se aplique una multa o interponer una de-
manda monetaria. Hubo una negligencia
en un deporte de contacto donde se su-
ben dos a arriesgar sus vidas y las auto-
ridades que supuestamente cuidan su in-
tegridad tuvieron la desfachatez de decir:
‘se me olvidó’”. O
90 1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012
bre, no pasa nada’, insistió. Por supuesto,
no estoy de acuerdo.
“Fue una discusión terrible y muy frus-
trante. Cole como autoridad llamó a los
guardias de seguridad para callarme. Lue-
go, en la conferencia de prensa, Jorge Ro-
dríguez, del equipo de Rubio, le preguntó a
Chávez de los exámenes antidoping, y dos
elementos de seguridad lo sacaron. Chávez
no contestó la pregunta ni los periodistas
preguntaron sobre eso. Cambiaron de te-
ma. Ellos sólo van a las ruedas de pren-
sa para celebrarlo. De ahí se fueron todos
a cenar, a convivir con los de la promoto-
ra, que con los periodistas forman una ca-
dena irrompible. Pocos medios nos dieron
voz con esta queja, y algunos otros que sí
lo consignaron lo pusieron como que no es
grave o no importa”, fustiga Kuchle.
El empresario cuenta que incluso le pi-
dió a Cole y a Sulaimán que acudieran a
un hospital para que les tomaran mues-
tras de orina a los boxeadores y que se res-
guardaran hasta que pudieran se entrega-
das a un laboratorio. Ambos se rehusaron
con el argumento de que eso “está fuera
del reglamento”.
“Yo soy el más ofendido. No lo creía
cuando me lo dijeron, pero esto no es co-
sa del CMB. Las comisiones de boxeo se en-
cargan de eso. Nosotros le pedimos a la de
Texas por carta, personalmente y duran-
te la lectura de reglas que se hiciera el an-
tidoping. Para nosotros fue una sorpresa
que no se haya hecho, pero no fue su in-
tención, tuvieron una enormidad de traba-
jo. El boxeador que pierde siempre arma un
escándalo. Que ya no le carguen a Julio tan-
tas babosadas porque si le hubieran hecho
el examen sólo a Rubio, estaría de acuerdo,
pero no se le hizo a ninguno. Yo no tengo
duda de los boxeadores, son muy limpios,
gente decente y buena”, dice Sulaimán en
entrevista con Proceso.
No en Las Vegas
En noviembre de 2009, la Comisión Atléti-
ca de Nevada dio a conocer que Julio César
Chávez Jr., dio positivo por un diurético (fu-
rosemida) en el examen antidoping que se
le practicó antes de enfrentar al estaduni-
dense Troy Rowland en una pelea pactada
a 10 rounds, que se realizó en el MGM Grand
de Las Vegas. El mexicano fue suspendido
durante siete meses.
Chávez reconoció haber consumido el
diurético porque no sabía que es una sus-
tancia prohibida, y alegó que no lo hizo pa-
ra obtener alguna ventaja, ya que “no es
una droga, es algo que te ayuda a orinar,
con lo cual yo bajé de peso porque me hi-
draté mucho. Estuve enfermo y tuve que
sacar líquidos de última hora. Me descom-
pensé por el entrenamiento y estuve hos-
pitalizado. Al contrario, me perjudicó, por-
que me debilitó por sacar los líquidos”,
declaró al periódico El Debate de Culiacán.
Los diuréticos están prohibidos en el
deporte no sólo porque ayudan a perder
peso de forma artificial, ya que el cuerpo se
deshidrata, sino porque también sirven pa-
ra enmascarar otras sustancias dopantes.
La Comisión de Nevada declaró aquella
pelea como no contest (no disputada) y ad-
virtió al boxeador que una vez que regresa-
ra a competir estaría obligado a someterse
a un control antidoping en cada una de sus
peleas programadas en Las Vegas.
Desde entonces, Chávez ha pelea-
do tres veces en Texas y no ha tenido otro
combate en Las Vegas.
Tras cumplir su castigo, en junio de 2010
regresó a los cuadriláteros para enfrentar a
John Duddy en el Alamodome de San An-
tonio. En enero de 2011 se midió con Billy
Lyell en Culiacán. El 4 de junio de ese mis-
mo año peleó por el título mundial mediano
del CMB ante el alemán Sebastian Zbik en el
Stapless Center de Los Ángeles. El 19 de no-
viembre pasado enfrentó a Peter Manfredo
Jr., en el Reliant Arena de Houston.
“A este foco amarillo de su dopaje pre-
vio le sumamos que el mismo equipo que
entrena a Manny Pacquiao es el de Chávez,
por eso pusimos mucho énfasis en que las
cosas se hicieran como se debe. En repeti-
das ocasiones ha habido rumores de que
Pacquiao usa sustancias indebidas (Floyd
Maywather Jr., ha señalado que no enfren-
tará al filipinio a menos que se someta a
controles antidopaje antes y después de la
pelea) y además sabemos que en el estado
de Texas los exámenes suelen pasarse por
alto. Por eso, curiosamente, Chávez ya no
pelea en el estado de Nevada.
–¿Usted cree que Chávez peleó en
Texas para evitar un control antidopaje? –
se le pregunta a Kuchle.
–Lo sospecho. Lo dejo como algo que
pienso.
–Después de lo que pasó, ¿confirma us-
ted sus sospechas?
–Totalmente. Otros managers me han
dicho que en Texas se han quedado espe-
rando el antidoping y nadie llega. Por eso
le encomendé tanto a Mauricio Sulaimán
que se realizara. En más de 20 años que
tengo en el boxeo, que he llevado a muchos
boxeadores a pelear en Estados Unidos,
nunca, en ningún estado, se les ha olvida-
do hacerles examen antidoping en cuanto
bajan del ring.
–Durante su preparación se supo que a
Chávez le estaba costando trabajo quitarse
kilos de encima, ¿usted sospecha que pu-
do haber consumido diuréticos para dar el
peso?
–Esa es la interrogante. Le digo que era
un esqueleto cuando se subió a la báscu-
la y luego lo vimos como un león que nun-
ca se cansó. No es justo, Rubio hizo una
preparación en Toluca con dieta y entre-
nó de forma natural. Cuando pasa así se
tiene un desgate después de siete u ocho
rounds. Julio nunca lo tuvo, por eso se le-
vantan las sospechas y luego no hacen el
antidoping.
Kuchle confiesa que otra situación que
agranda sus sospechas es que Chávez fue
arrestado en Los Ángeles 13 días antes de
la pelea contra Rubio por conducir bajo los
efectos del alcohol cuando se suponía que
estaba en plena concentración y batallando
para dar el límite de 160 libras de la división.
Aunque Chávez ha intentado minimi-
zar el hecho, al que calificó como “un error”
e incluso dijo desconocer que tiene una au-
diencia en la Corte por la falta que cometió,
la situación es que un oficial de la Califor-
nia Highway Patrol –la policía que custo-
dia las vías de alta velocidad en dicho es-
tado– lo interceptó el 22 de enero último en
la madrugada.
El acta de arresto (número 3022758) se-
ñala que Chávez fue detenido a las 4.38 de
la mañana y liberado a las 10.28 del mismo
día. El corresponsal de Proceso en Washing-
ton, J. Jesús Esquivel, confirmó con el oficial
Chris Baldonado que el boxeador fue arres-
tado por un DWI (driving while intoxicated);
es decir, por conducir con una cantidad de
alcohol en la sangre superior al límite esta-
w
w
w
.rin
g
tv
.c
ra
v
e
o
n
lin
e
.c
o
m
Chávez superior a Rubio
1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012 93
DEPORTES
Como si fuera un dictador, el propietario de las
Chivas, Jorge Vergara, exige a sus jugadores
completa sumisión. En cuanto alguno pretende
salirse del redil y se le ocurre formular críticas u
opiniones, el empresario aplica, muchas veces de
manera caprichosa, las sanciones estipuladas por
el reglamento interno del club, al que tuvo acceso
este semanario. Así lo ha hecho con varios futbo-
listas, como Omar Bravo, (O %RIR Bautista, Oswal-
do Sánchez y Carlos Ochoa, entre otros.
RAÚL OCHOA
E
s muy conocido el caso del
delantero Omar Bravo, el
segundo mejor goleador en
la historia de las Chivas del
Guadalajara, exhibido pú-
blicamente y de la peor ma-
nera al quejarse de que la directiva enca-
bezada por el empresario Jorge Vergara
Madrigal obstaculizaba su proyección in-
ternacional, cuando intentaba contratar-
se en el futbol de España.
Esto sucedió en agosto de 2006 al tér-
mino del Mundial de Alemania. La res-
puesta no demoró. Aunque Bravo fue pie-
za fundamental en la conquista del título
en el torneo Apertura de ese año, fue ex-
cluido de la escuadra y obligado por la di-
rectiva a entrenar con el equipo filial, el
desaparecido Tapatío, entonces en la Pri-
mera A, de la división de ascenso.
También sufrió la exclusión en 2007
el emblemático jugador del Guadalaja-
ra Adolfo El Bofo Bautista. Después de ser
sustituido en el terreno de juego durante
las semifinales del torneo Apertura 2006,
se lanzó contra el entonces entrenador Jo-
sé Manuel Chepo de la Torre, actual timo-
nel de la Selección nacional.
El delantero Carlos Ochoa tampoco
salió bien librado. Su directiva lo seña-
ló como uno de los “culpables” de la ma-
la campaña del equipo. Ni siquiera Alber-
to Medina, quien para entonces disfrutaba
de los frecuentes llamados a la Selección
tricolor, logró evitar el inapelable correc-
tivo implementado por Vergara en agosto
de 2009: fue enviado como refuerzo del Ta-
patío por tiempo indefinido.
¿Cuál fue el argumento que esgrimió
la directiva para castigar a Medina? El
club nunca precisó el tipo de falta come-
tida por el jugador, excepto que había vio-
lado el reglamento interno de las Chivas.
En el caso de Bravo, el equipo apeló a
un artículo de su reglamento interno –sin
mencionar siquiera el apartado o capítu-
lo– que impide a sus jugadores manifestar
Injurias
El reglamento de las Chivas, en cuya ela-
boración participaron el propio Néstor de
la Torre y el exdirector general Juan José
Frangié –ahora también denostado por el
propio Vergara–, consta de 50 reglas rela-
tivas a los derechos y responsabilidades
de los jugadores. En esos lineamientos
se basa la directiva de Vergara para cas-
tigar, injuriar e incluso poner en entredi-
cho el profesionalismo de los futbolistas.
En una ocasión Vergara llamó “mercena-
rio” al portero Oswaldo Sánchez cuando
el entonces seleccionado nacional mani-
festó su interés de fichar por el Santos de
Torreón.
Por extraño que parezca, los actos de
la directiva del Guadalajara contravienen
el apartado 2 del reglamento disciplinario,
toda vez que el referido capítulo estipu-
la que “los jugadores deberán ser tratados
con el debido respeto y consideración por
los directivos, cuerpo técnico, entrenador,
así como por sus compañeros y emplea-
dos del club”.
Las decisiones que Vergara toma con
base en su reglamento disciplinario no
han estado exentas de polémica, pues lo
aplica de acuerdo con sus intereses.
En cuanto a los derechos de los juga-
dores, el apartado 13 del reglamento los
hace acreedores “a recibir el 5% del ingre-
so monetario por participar en los parti-
dos amistosos internacionales y 15% si en
dicho juego se logra ganar. El monto será
repartido por partes iguales entre la dele-
gación que realice el viaje”.
Y puntualiza: “Aquellos jugadores que
no gocen del sueldo mínimo de Primera
División (50 mil pesos) recibirán la canti-
cualquier inconformidad ante los medios
de comunicación. Incluso, sin precisar de-
talles el entonces vicepresidente del equi-
po, Néstor de la Torre –despedido tiempo
después por Vergara–, dijo el 18 de agos-
to de 2006 que el castigo a Bravo era legal,
por lo que la medida no sería discutida.
A casi seis años de aquella suspensión
se da a conocer el hecho por el cual Omar
fue sancionado por la directiva, donde ésta
acusa a Bravo de haber violado el apartado
16 del reglamento interno del Club Deporti-
vo Guadalajara, S.A. de C.V., del que Proceso
tiene copia. En este documento se establece
que “los jugadores tendrán la responsabili-
dad de abstenerse de hacer declaraciones
públicas a la prensa, radio o televisión que
afecte u ofenda la imagen del club, compa-
ñeros, cuerpo técnico, entrenador, directiva
y público. En caso de duda, podrán solicitar
la orientación de la directiva o entrenador.
La C. H. J. (Comisión de Honor y Justicia) de-
terminará el tipo de sanción”.
Omar Bravo. Maltrato
M
e
x
s
p
o
rt / O
m
a
r M
a
rtin
e
z
reglamento
represión
parala
EnChivas,
R
a
fa
e
l d
e
l R
io

PALABRA DE LECTOR
1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012 95
De Martiniano Martínez Reyes
Señor director:
L
e agradeceré publicar en la sección Palabra
de Lector las presentes observaciones que
hago al artículo Privilegios presidenciales, del
señor Ernesto Villanueva, aparecido en Proceso
1835.
Allí, el autor afirma que el presidente Felipe
Calderón gana 140 salarios mínimos anuales de
México. Tal afirmación no es correcta, ya que
Calderón, según datos oficiales, tiene un sueldo
mensual bruto de 208 mil 570 pesos 92 centa-
vos, sin saber yo si incluye el bono de seguridad
que le asignaron hace poco, y su per-
cepción mensual neta es de 147 mil
825 pesos 43 centavos; ahora bien, si
el salario mínimo vigente en la primera
zona es de 62.22 pesos, Calderón tiene
un sueldo bruto diario de 111.54 sala-
rios mínimos, que elevados al año dan
un total de 40 mil 712.54 salarios míni-
mos, y no los 140 que asegura Ernesto
Villanueva.
En un segundo punto, Villanueva
asegura que el presidente de Estados
Unidos, Barack Obama, percibe un in-
greso mensual de 29 salarios mínimos;
esto indica que en un mes de 30 días no le pagan
uno. Además, tengo entendido que el sueldo
anual del mandatario estadunidense es de 400
mil dólares; si el dólar se cotizara en este mo-
mento en 13 pesos mexicanos, el sueldo anual
de Obama sería de 5 millones 200 mil pesos
mexicanos. En cambio, el sueldo bruto anual de
Calderón, traducido a pesos, equivale a 2 millo-
nes 502 mil 851 pesos 4 centavos que, vertidos
a dólares, dan 192 mil 527. Aquí tampoco acertó
Villanueva.
Si los montos de los sueldos del presidente
mexicano y del estadunidense expresados por
Villanueva no son correctos, no tenemos la se-
guridad de que los sueldos de los homólogos
de los países citados por el articulista sean los
fidedignos.
Estoy de acuerdo con el autor en que las
prestaciones presidenciales y las de los demás
altos funcionarios mexicanos son un insulto para
los mexicanos pobres, en particular para los in-
dígenas tarahumaras que hoy mueren de hambre
por la sequía y el abandono.
Reconozco en Ernesto Villanueva el coraje
de denunciar las irregularidades en que incurren
los servidores públicos, y lo felicito por exigir cla-
ridad en la función pública y la correspondiente
rendición de cuentas.
¡Un negrito en el arroz…no demerita el platillo!
Atentamente
Licenciado Martiniano Martínez Reyes
Respuesta de Ernesto Villanueva
Señor director:
E
n relación con la atenta carta del licenciado
Martiniano Martínez Reyes, a quien agradez-
co su interés por leerme, explico aquí dos puntos
del texto referido para no dejar cabos sueltos:
1. En primer lugar, cuando hablo de 140 sa-
larios mínimos éstos son mensuales, no diarios,
ponderados entre la zona A y la C, y a ello se
deben las grandes diferencias entre las cifras que
manejo y las del licenciado Martínez Reyes.
2. Por lo que respecta al comparativo de los
sueldos de mandatarios extranjeros y los salarios
mínimos, me refiero a los salarios
ínimos mensuales del país
nalizado y no de México. Lo
nterior, para probar la profunda
esigualdad correspondiente.
Por el gran interés que ha
causado este tema en las redes
sociales, las investigadoras
Hilda Nucci González, Desiree
Álvarez Arango y el suscrito, del
IJ UNAM, decidimos publicar
una obra sobre los beneficios
presidenciales que estará lista
en junio próximo.
Atentamente
Ernesto Villanueva
Proponen una diputación
para Eliana García Laguna
Señor director:
L
e solicitamos publicar esta carta, dirigida a
Jesús Zambrano Grijalva, presidente nacional
del PRD; a Dolores Padierna Luna, secretaria
general, así como a la Comisión Política y al
Consejo Nacional del PRD.
En la última década, la defensa, promoción
y lucha por el respeto a los derechos huma-
nos se ha vuelto agenda fundamental para la
sociedad mexicana, no sólo por lo que en sí
mismos representan los derechos, sino porque
son la perspectiva desde la cual se tiene que
trabajar por la justicia y la seguridad humana y
ciudadana.
Quienes hemos estado involucrados en la
promoción y defensa de los derechos humanos
reconocemos la labor que ha realizado Eliana
García Laguna en favor de su protección como
legisladora en la Cámara de Diputados y asesora
en el Senado, al igual que el compromiso que ha
desplegado en toda su actividad social y política
desde 1976.
Desde 2003 como diputada, y luego como
asesora en la Cámara de Senadores, son desta-
cables las acciones de apoyo legislativo que ha
realizado en el contexto de impulso y promoción
de la agenda de derechos humanos, la seguridad
ciudadana y la justicia, particularmente en lo
relativo a la reforma constitucional en materia de
derechos humanos promulgada el 10 de junio de
2011, y en el acompañamiento a las reformas en
materia de amparo y de justicia para adolescen-
tes, lo mismo que en el análisis y modificaciones
sustantivas de leyes basadas exclusivamente
en criterios punitivos y autoritarios. Además, ha
colaborado en el impulso de diversas reformas
para procurar la regulación del uso legítimo de la
fuerza, la tipificación de la desaparición forzada,
el acotamiento del fuero militar y el combate a la
tortura.
Subrayamos que, a través del tiempo, ha
tenido un irrestricto compromiso en respaldar las
demandas y la gestión de los grupos sociales y
civiles en materia de derechos humanos.
Por lo anterior, creemos importante propo-
ner al Partido de la Revolución Democrática, del
cual ella es militante, la candidatura de Eliana
García Laguna a diputada federal en la lista de
representación proporcional, con la seguridad de
que va a representar y a defender la agenda de
las organizaciones de la sociedad civil, pues a
lo largo de los años este ha sido su compromiso
personal y colectivo.
Atentamente
Santiago Corcuera Cabezut, Jorge Fernán-
dez Souza, Rocío Culebro, Diego Valadés, Clara
Jusidman Rapoport, David Fernández, Marie
Claire Acosta Urquidi, José Antonio Guevara
Bermúdez, Miguel Sarre, José Luis Caballero,
Miguel Concha Malo, Juan Carlos Gutiérrez, Sil-
vano Cantú, Julio Mata Montiel, Alfredo Zepeda
González, Elena Azaola Garrido, Carlos Fazio,
Enrique González Ruiz, Ernesto López Portillo
Vargas, Margarita Espino del Castillo, Marco
Lara Klahr, Jenaro Villamil, José Luis Piñeyro,
Miguel Pulido, José Antonio Caballero, Diego
Enrique Osorno, María Colín, María Guadalupe
Morfín Otero, Kristina Hardaga, Jorge Fer-
nández Mendiburu, Miguel Álvarez Gándara,
Manuel Fuentes Muñiz, Pablo Romo, Juan Car-
los Arjona Estévez, Victoria Beltrán Camacho,
Ana Lorena Delgadillo, Laura Becerra Pozos,
Dolores González Saravia, José Luis Gutiérrez
Román, Ricardo Sepúlveda, Daniel Joloy, Rogelio
Hernández López, Rosa del Carmen Sánchez
Anzures, Marcia Itzel Checa Gutiérrez, Mariana
Bernárdez Zapata, Álvaro Arceo Corcuera, Luz
Estela Castro Rodríguez, Alma Gómez Caballero,
Karime Suri, Minerva Nora Martínez Lázaro,
Gabino Gómez Escárcega, Alicia de los Ríos
Merino, Eurídice Román de Dios, Frida Varinia
Ramos Koprivitza, Alfredo Castro Mondragón,
Claudia Camacho Carranza, Armando González
Bailón, Julia Camargo, José J. Salcido, Bardo-
miano Morales Vásquez, Emma Díaz Robles,
Fernando Pérez, R. Francisco Mayrén Peláez y
Mario Gerardo Hernández Martínez.
Sobre Privilegios presidenciales
94 1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012
DEPORTES
dad de 30 dólares diarios en viajes al ex-
tranjero por concepto de viáticos”.
En contraparte, los futbolistas están
obligados a guardar “el debido respeto a di-
rectivos, entrenador, cuerpo técnico, com-
pañeros y empleados del club”. Y más aún:
“No deben hacer declaraciones en contra
de los medios de comunicación y, sobre to-
do, de la afición en general” (inciso 1).
En teoría el star de las Chivas del Gua-
dalajara, Marco Fabián, expulsado e inha-
bilitado de la Selección Mexicana de futbol
durante seis meses tras el escándalo en un
hotel de Guayaquil, Ecuador –donde partici-
pó junto con siete compañeros en una fies-
ta con prostitutas previo a la participación
de México en la Copa América de Argentina
2001–, tendría que haber sido objeto del ar-
tículo 3 del rubro de las “responsabilidades
de los jugadores”, que establece:
“El jugador tiene la responsabilidad de
comportarse con hombría, corrección y
caballerosidad en el terreno de juego, ha-
ciendo el esfuerzo físico y mental, siendo
un ejemplo para los deportistas y la socie-
dad en general representando dignamen-
te a la institución.”
O tal vez la Comisión de Honor y Jus-
ticia del club pudo recurrir al inciso 8 de
su reglamento que establece: “Los juga-
dores tienen la responsabilidad de llevar
un régimen ordenado de vida, tanto en lo
privado como en lo social, todo esto enca-
minado a conservar la buena condición fí-
sico-atlética y salvaguardar su imagen y
la del club, quedando prohibida toda cla-
se de excesos (vino, tabaco, desvelo, cen-
tros nocturnos, bares, cantinas y fiestas
de manera frecuente). Quien no cumpla
con este requisito será multado econó-
micamente, según determine la C.H.J. con
siete días de su salario”.
El artículo 13 también advierte que
“los jugadores tendrán la responsabilidad
de comportarse con buena conducta tan-
to en los viajes como en las concentracio-
nes, hoteles, restaurantes y trayectos, ya
que representan a la institución”.
Las expulsiones, de acuerdo con la gra-
vedad o características de las mismas,
también son objeto de multas económi-
cas. El apartado 17 indica: “Los jugadores
tienen la responsabilidad de disputar los
partidos oficiales y amistosos con entrega,
garra y coraje, dando su máximo esfuer-
zo físico y mental. En caso de ser expulsa-
do en un juego por motivos deportivos, lu-
chando con fuerza las jugadas inherentes
al futbol, no tendrá ningún tipo de sanción.
En las que no sea por una causa relaciona-
da en acciones futbolísticas se analizará
por la C.H.J. para ver si es acreedor a una
multa económica o disciplinaria”.
Caprichos
El Club Guadalajara dispone de una tarifa
para establecer las multas a aplicar (capí-
tulo 20) en caso de expulsiones por recla-
mar, ofender al cuerpo arbitral o por agre-
dir a un contrario sin que el balón esté en
disputa.
De esta manera, si el jugador gana más
de 200 mil pesos mensuales se hará mere-
cedor a una multa de 100 mil pesos; si sus
percepciones son menores de 200 mil pero
mayores a 100 mil, se le descontarán 50 mil
pesos, o 25 mil si gana menos de 100 mil y
más de 50 mil. La sanción más baja es de
15 mil para aquellos futbolistas cuyo sala-
rio sea menor a 50 mil pesos.
“Los jugadores no podrán ausentar-
se ni suspender sus labores del lugar de
entrenamiento, concentraciones, viajes,
partidos oficiales y amistosos sin autori-
zación del entrenador o de algún miem-
bro de la directiva. La sanción al incum-
plimiento será de siete días de salario”,
establece el artículo 27.
El club tampoco asume los gastos de
los futbolistas que por algún motivo se ac-
cidenten a bordo de una motocicleta, “al-
gún aparato móvil o practicando algún
deporte extremo. El equipo no se hace res-
ponsable de sus gastos médicos y se des-
lindará del cumplimiento económico de
su contrato” (apartado 30).
Sin embargo, el reglamento disciplina-
rio ideado por Frangié y De la Torre en nin-
gún momento prevé multas o expulsiones
“por no estudiar”. En septiembre pasado el
campeón mundial sub-17 José Pablo Tosta-
do fue dado de baja por la directiva con el
argumento de que el juvenil se negó a con-
tinuar sus estudios en la preparatoria.
“Dentro de las reglas que tenemos en
Chivas es que los jóvenes estudien, que
acudan a su escuela Educare, y esto lo hace-
mos porque el futbol es incierto y es impor-
tante que ellos se preparen, dado que no
sabemos si llegará el día de mañana algu-
na decisión que simplemente no les alcan-
ce su nivel para estar en Primera División”,
justificó el presidente deportivo del rebaño,
Rafael Ortega, el 23 de septiembre pasado.
Omar Bravo fue perdonado por la di-
rectiva el 6 de agosto de 2006 y pudo parti-
cipar en la obtención del título del torneo
Apertura 2006 conquistado por Chivas
el 10 de diciembre de ese año, en la final
contra el Toluca.
Incluso obtuvo el título de goleo –con 11
anotaciones– en el torneo Clausura 2007, 46
años después de que el legendario Salvador
Reyes lo conquistara por última vez.
Bravo, actual delantero de Cruz Azul,
marcó su gol número 100 el 26 de abril de
2008 para convertirse en el segundo mejor
delantero en la historia del club Guadala-
jara, sólo detrás de Chava Reyes.
Un mes después, Omar Bravo Torde-
cillas se desvinculó de las Chivas. El 22 de
mayo de ese año se oficializó su contrato
por cuatro años con el Deportivo La Coruña.
Ese día, el vicepresidente de Chivas, Néstor
de la Torre, describió así el fracaso de las
negociaciones con el centro delantero: “El
club le ofreció un contrato multianual has-
ta por cuatro años, llegando a grandes ci-
fras: 8 millones de dólares, y sería el tercer
mejor pagado del futbol mexicano”.
Sin embargo, Bravo, quien apenas un
par de años atrás sufrió el rigor de la disci-
plina de Jorge Vergara, ya tenía al Deporti-
vo La Coruña entre sus planes inmediatos.
También le cobró viejos pendientes al po-
lémico propietario del equipo tapatío: el
delantero sinaloense abandonó el equipo
como jugador libre, apegándose a los esta-
tutos de la FIFA, que deslinda al club con-
tratante del pago de los derechos de for-
mación al equipo de procedencia por ser
mayor de edad (24 años).
“Perdimos un activo. Las reglas están
escritas”, lamentó la directiva del Club
Deportivo Guadalajara, ya sin ninguna
oportunidad de aplicarle sus medidas
disciplinarias.
A
F
P
p
h
o
to
/ H
e
c
to
r G
u
e
rre
ro
M
e
x
s
p
o
rt/V
ic
to
r S
tra
ffo
n
“Bofo” Bautista. Rebeldía
Oswaldo Sánchez. Insultos
1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012 97
A LOS LECTORES
1. Toda carta dirigida al semanario Proceso
deberá contener nombre y firma de su autor,
una identificación fotocopiada o escaneada
(de preferencia credencial de elector, por
ambos lados), dirección y, en su caso, te-
léfono o correo electrónico. Si el remitente
sólo desea publicar su nombre, lo indicará;
de lo contrario, el resto de sus datos también
podrían ser difundidos.
2. Ninguna carta tendrá una extensión mayor
de dos cuartillas, es decir, no más de 56
líneas de 65 caracteres cada una.
3. La correspondencia no incluirá documen-
tos probatorios de lo denunciado; se publi-
cará conforme a su turno de llegada, y podrá
ser enviada por correo, entregada personal-
mente, transmitida por fax (56-36-20-55) o
dirigida a sloya@proceso.com.mx
4. La sección Palabra de Lector cierra los
miércoles de cada semana.
actual derecho laboral, y se ajusta, en cambio, a
la propuesta regresiva defendida e impulsada por
Felipe Calderón y por el Partido Acción Nacional
desde la Presidencia de la República.
Por ello, consideramos un error y un des-
propósito que personajes como Óscar Mauricio
Guerra Ford y sus comparsas hayan permaneci-
do en el Infodf, y que lo hayan hecho apoyados
por dos partidos políticos que forman parte de
la Internacional Socialista (PRD y PRI), por dos
partidos que se declaran de izquierda (PT y MC)
y por el jefe de Gobierno del Distrito Federal,
Marcelo Ebrard Casaubón, quien se ufana de en-
cabezar un proyecto de gobierno defensor de los
derechos sociales.
Como trabajadores inspirados por el mago-
nismo, además de continuar con nuestras de-
mandas laborales contra el Infodf, nos sentimos
con la obligación cívica de denunciar pública-
mente a los transgresores de los derechos labo-
rales dentro del Infodf, encabezados por Óscar
Mauricio Guerra Ford.
Los derechos sociales, gran conquista de
nuestro actual pacto constitucional, están siendo
pisoteados dentro de una institución ciudadana
y autónoma (Infodf) que debería ser garante no
sólo de los derechos a la información y a la pro-
tección de los datos personales, sino de todos
los derechos individuales y sociales de nuestra
Constitución.
¡Fuera del Infodf Óscar Mauricio Guerra Ford y
sus comparsas! ¡Respeto a los derechos laborales
de todos los trabajadores del Distrito Federal!
¡Por los derechos de los trabajadores del
Distrito Federal! (Carta resumida.)
Atentamente
Carlos Arturo Baños Lemoine, Claudia
López Gil, Ariadna Elizabeth Figueroa Ponce y
Alberto García Quiroz.
“Desesperada”, demanda esclarecer
la muerte de su hijo universitario
Señor director:
S
oy una madre desesperada por saber las
causas de la muerte de mi hijo, Víctor Manuel
Ramírez Coronado.
Como estudiante del 7° semestre de Comercio
Exterior de la Universidad de Pachuca, Hidalgo, el
miércoles 19 de octubre de 2011 salió a un congre-
so universitario a la ciudad de Acapulco. El 21 de
octubre, por teléfono, me pidió apoyo económico,
y le envié un giro, pero nunca nos llegó la confirma-
ción de que lo hubiera recibido.
El 22 de octubre nos hablaron del hotel Calinda
Beach informándonos que mi hijo estaba muerto y
que debíamos trasladarnos para identificar el cadá-
ver. Así lo hicimos y nos entregaron el cuerpo.
Entre los coordinadores del hotel y los com-
pañeros de mi hijo hubo versiones tan diferentes
que el 7 de noviembre nos presentamos en la
Procuraduría de Acapulco, donde nos aseguraron
que el fallecimiento había sido por homicidio me-
diante asfixia (sumergimiento) en la alberca, aunque
no llamaron a declarar a nadie.
En los laboratorios de peritos químicos se nos
dijo que en el cuerpo se había encontrado 0.15%
de alcohol y que los análisis respecto a drogas ha-
bían resultado negativos.
El 11 de noviembre, en Pachuca, el secretario
general de Rectoría dijo que la universidad no
organizó ese viaje, aunque el transporte salió del
campus universitario. Agregó que de los 86 estu-
diantes que viajaron sólo 16 tenían autorización
para asistir al congreso porque cumplieron con
todos los requisitos.
Entre tantas cosas turbias que existen en este
caso, creo que a mi hijo lo asesinaron y que la uni-
versidad quiere desentenderse del caso.
Por este medio, pido encarecidamente ayuda
y que se cite a declarar a todos los alumnos que
fueron al viaje, a los coordinadores, al vigilante
del condominio y al personal del hotel Calinda
Beach. Nosotros somos una familia de clase
media sin recursos para exigir justicia. Estamos
desesperados por saber qué pasó.
Mi hijo era un joven con sueños, con metas,
un mexicano productivo, no un delincuente. No es
justo que porque no tenemos dinero este crimen
se quede impune. Mucho le agradeceré que me
ayude a esclarecer este crimen y a que paguen los
culpables. En este momento me encuentro muy
mal de salud a pesar de estar tomando muchos
antidepresivos.
Solicitamos que si la señora Miranda de
Wallace y el poeta Javier Sicilia han pasado por
lo mismo, nos apoyen para que la PGR atraiga el
caso con el fin de esclarecer la muerte de mi hijo
y se haga justicia. Les solicito comunicarse a los
teléfonos 01/749/ 91- 80-600 y 01/749/ 91-80-158.
(Carta resumida.)
Atentamente
Isabel Coronado Martínez
Prolongación Zaragoza 74
Calpulalpan, Tlaxcala
Golpearon en Cinemex a una niña,
y la empresa “no hizo nada”
Señor director:
E
l pasado 3 de febrero, mi hija de 14 años fue
agredida brutalmente por un individuo de 20
a 25 años en el Cinemex “Pabellón del Valle”,
ubicado en Universidad 780.
Todo ocurrió durante la proyección de la pelí-
cula, cuando la novia de dicho sujeto comenzó a
molestar verbalmente a mi hija. La niña le dijo a la
mujer que dejara de molestarla. Ante esto, el novio
de la joven se levantó y, amparado en la oscuridad,
le propinó un puñetazo a mi hija. El golpe fue de tal
magnitud que le destrozó los lentes y lesionó grave-
mente su ojo derecho.
Cuando una persona pedía ayuda, los agre-
sores huyeron. Un amigo de mi hija (también de
14 años) los persiguió, pero ante el temor de ser
atacado y al no encontrar a ningún guardia que lo
auxiliara, desistió de su persecución.
En el interior del complejo los chicos hablaron
con el gerente del lugar, Víctor Fernández, quien
nunca llamó al personal de seguridad y, lo que es
más grave, no proporcionó ayuda médica a nues-
tra hija; se limitó a darle unos pases de cortesía, e
insistió en que ellos no son responsables y que no
hay nada que deban ni puedan hacer. Tampoco
se levantó un reporte de lo ocurrido.
Cuando mi esposo y yo solicitamos ver las
cintas de seguridad para identificar al golpeador,
el señor Fernández señaló que para ello debíamos
contar con una orden judicial, y al cuestionarlo por-
que no se hizo nada, comentó que ellos no pueden
“cerrar el paso o detener a ningún cliente”.
A consecuencia del ataque, mi hija sufrió
una severa contusión de retina y efectos emo-
cionales y psicológicos terribles. Indignados, nos
preguntamos: ¿seguridad para quién o para qué?
¿Están nuestros hijos seguros dentro de un cen-
tro comercial? Y más específicamente: ¿están
seguros dentro de una sala de cine? ¿Cuál es allí
la función de los “cuerpos de seguridad”?
Este incidente mostró en Cinemex una polí-
tica carente de respeto a los derechos humanos
y corroboró la nula preparación de su personal
para enfrentar situaciones de violencia.
Exigimos públicamente la inmediata indaga-
toria de este repudiable acto de misoginia, y que
se finquen responsabilidades tanto por la agresión
como por las omisiones del personal y el gerente
del cine –incluyendo la falta de atención médica–,
pues lo ocurrido fue en detrimento de la dignidad
y la integridad física y emocional de nuestra hija.
Demandamos que en el proceso jurídico corres-
pondiente se determine la penalización y la repa-
ración del daño a que haya lugar.
(Carta resumida.)

Atentamente
María Eugenia Silva
PALABRA DE LECTOR
96 1841 / 12 DE FEBRERO DE 2012
y Protección de Datos Personales del Distrito
Federal (Infodf), los suscritos, extrabajadores
demandantes por despido injustificado, denun-
ciamos que el comisionado ciudadano presiden-
te, Óscar Mauricio Guerra Ford, ha aplicado de
forma sistemática “contratos a prueba” disfraza-
dos como “contratos de honorarios”.
El derecho laboral prohíbe los “contratos a
prueba” por ser un abuso patronal contrario al
interés de los trabajadores. Este tipo de contra-
tos sólo forman parte de la propuesta de reforma
laboral regresiva que la Presidencia de Felipe
Calderón está impulsando junto con su partido,
aunque al menos de palabra ha generado la
oposición de la bancada de las izquierdas y de
algunos sectores del PRI.
Estas son las palabras de Óscar Mauricio
Guerra Ford a lo largo de cuatro años:
2008: “(…) hemos estado de acuerdo los
señores comisionados en que en algunas áreas,
dada la actividad que se realiza y con el objeto
de conocer el desarrollo profesional y la expe-
riencia de la gente que contratamos, se puedan
realizar algunos contratos que sean por hono-
rarios y, dependiendo del desempeño de estos
funcionarios, posteriormente se pueda hacer su
contratación vía estructura…” (Versión esteno-
gráfica de la Vigésima Sexta Sesión Ordinaria del
Pleno del Infodf, miércoles 1 de octubre de 2008,
página 4).
2009: “También hay que tener claro que se
han contratado algunos servicios que estaban
programados para ser de nómina, esto princi-
palmente en el área Jurídica y en el área de la
Secretaría Técnica, en la idea esta que se ha
tenido de contratar a las personas primero por
un trimestre; ver si tienen el perfil adecuado y los
resultados adecuados, y en su momento, cuando
así se considera por los directores, ya pasar a
estructura…” (Versión estenográfica de la Décima
Tercera Sesión Ordinaria del Pleno del Infodf,
miércoles 15 de abril de 2009, páginas 4-5).
2010: “(…) una de las políticas que se han
implementado en las diversas direcciones es
contratar a determinado personal cuando es su
nuevo ingreso vía honorarios, con el objeto de
conocer su desempeño, y también poder valorar
el mismo, y después pasarlo a la plaza de estruc-
tura que está dentro del Instituto.” (Versión este-
nográfica de la Décima Novena Sesión Ordinaria
del Pleno del Infodf, miércoles 26 de mayo de
2010, página 8).
2011 “(…) se ha convenido por parte de los
comisionados y los directores considerar per-
tinente que se contrate al personal por alguna
temporalidad, entre dos y tres meses para que
cubra la plaza vía honorarios y, en dado caso de
que cumpla con los objetivos para los cuales han
sido contratados, se les pueda ya hacer la con-
tratación en estructura.” (Versión estenográfica
de la Décima Novena Sesión Ordinaria del Pleno
del Infodf, martes 24 de mayo de 2011, página 4).
Como podrá notarse con facilidad, la línea ins-
titucional en materia laboral establecida en el Infodf,
a iniciativa expresa y abierta de Óscar Mauricio
Guerra Ford, es totalmente violatoria de nuestro
Martínez, quien en términos del artículo 86 de
los estatutos partidistas no tiene facultades para
otorgar poderes, las cuales corresponden sólo al
presidente del CEN. 
Aun cuando solicité que no se le reconociera
el poder, la Junta lo hizo. En virtud de que recurrí
al amparo, el Juzgado Primero de Distrito ordenó
a la Junta que lo tuviera por no presentado.
La Junta acató la orden, pero antes de emitir
el laudo dictó un acuerdo contrario a derecho
donde ordenaba nuevamente la citación a juicio
del PRI, dándole oportunidad de contestar la
demanda.
El PRI adujo entonces que yo no había sido
trabajador, sino militante. A mi vez, presenté un
informe de Banorte que hace constar el registro
de una cuenta Suma Nómina Banorte donde
aparezco como trabajador y el PRI como patrón.
Pese a ello, la Junta absolvió al PRI, diciendo que
éste había probado en el juicio que yo era mili-
tante y no trabajador, aunque yo demostré que
nunca solicité la afiliación ni cubrí los requisitos.
De este modo, la Junta insistió en favorecer a la
parte patronal.
Interpuse amparo directo ante el Tribunal
Colegiado de Circuito, y el magistrado ordenó, pre-
sumo que por intervención del gobernador, reiniciar
el juicio laboral a tres años de su inicio. Para reanu-
dar el procedimiento, la Junta se rehusó a hacer el
emplazamiento como antes, y sólo lo hizo cuando
el Juzgado de Distrito se lo ordenó. El 5 de octubre
de 2010 se presentó otro ilegítimo apoderado legal
del PRI. Como la Junta Local lo validó, interpuse el
juicio de amparo 760/2011 en el Juzgado Primero
de Distrito, que ya fue resuelto en mi favor.
Actualmente me encuentro en espera de que
la Junta Local dicte por segunda ocasión el lau-
do, pero ante las circunstancias no dudo que, va-
liéndose de la protección del gobernador Jorge
Herrera Caldera, le den otra oportunidad al PRI
para que conteste por enésima vez la demanda y
sigan dilatando el juicio, que ya lleva cinco años.
En suma, han sido muchas las irregulari-
dades cometidas en el juicio laboral 15/06 para
favorecer al PRI. Pareciera que en Durango no
existe estado de derecho y que debe prevalecer
sobre todas las cosas la voluntad del gobernador.
Por eso ahora, a nivel nacional, en este espacio
de Proceso reclamo justicia. (Carta resumida.)
Atentamente
Licenciado Francisco Emanuel
Chavira González
Durango, Dgo.  
Teléfonos: 01-618-811-77-11
y 618-112-86-30
Reportan que en el Infodf se
realizan “contratos a prueba”
Señor director:
E
n el marco de la renovación del Pleno del
Instituto de Acceso a la Información Pública

De El Fisgón
Señor director:
E
n el número 1840 de la revista Proceso,
correspondiente al 5 de febrero de 2012, se
publicó una nota de Rosalía Vergara, titulada La
disputa por las candidaturas, en la que se me
menciona como precandidato a “representante
de Morena en el distrito 11 del Distrito Federal”.
Aclaro que no aspiro a ninguna candidatura, ni
tengo intención alguna de aceptar una propuesta
de ese tipo.
Gracias por su atención.
Atentamen
Rafael Baraja
Durán (El Fisgón  
 
Respuesta de
la reportera
Señor director:
E
n relación con
la negativa del
caricaturista El Fisgón a ser candi
dato a un cargo de elección popular por Morena,
es preciso señalar que esta reportera se basó en
las listas de aspirantes de la coalición Movimien-
to Progresista, y ahí aparece su nombre.
Se aprovecha el presente espacio para acla-
rar que el precandidato Genaro Vázquez Flores
no es hijo del legendario guerrillero.
Atentamente
Rosalía Vergara
Denuncia despido injustificado del
PRI e irregularidades en el juicio
Señor director:
L
e solicito publicar esta carta para denunciar
una serie de injusticias e irregularidades
cometidas en mi contra desde que el 30 de
noviembre de 2005 fui despedido del PRI.
El despido lo ejecutó el profesor Adrián
Valles Martínez, quien entonces era presidente
del Comité Estatal del PRI y ahora es presidente
de la Gran Comisión del Congreso del Estado.
Aunque desde el 5 de enero de 2006 pre-
senté una demanda por despido injustificado, la
Junta Local de Conciliación y Arbitraje se tardó
aproximadamente un año para realizar el empla-
zamiento (expediente 15/06). El notificador ar-
gumentaba que no localizaba el edificio del PRI,
e hizo constarlo por escrito.
Cuando finalmente se realizó la audiencia,
el apoderado legal del partido pretendió acredi-
tar su personalidad con un Poder para Pleitos
y Cobranzas que otorgaba el profesor Valles

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful