CAEI (Centro Argentino de Estudios Internacionales) eBook nº 19

LA UNIÓN EUROPEA Y LAS RELACIONES INTERNACIONALES:
 

La integración militar europea y sus  implicancias en la relación con los EE.UU. 

Nicolás Terradas

                   

LA UNIÓN EUROPEA Y LAS RELACIONES INTERNACIONALES:
   

La integración militar europea y sus implicancias   en la relación con los Estados Unidos. 
       

Nicolás Terradas

     

           

Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires  Facultad de Ciencias Humanas  Licenciatura en Relaciones Internacionales 
     

 
 

LA UNIÓN EUROPEA Y LAS RELACIONES INTERNACIONALES
La integración militar europea y sus implicancias   en la relación con los Estados Unidos. 
         

 

Tesista: Nicolás Terradas Febrero de 2007  

 

ii

                            A la memoria de mi padre:  (16/III/1941—15/X/2006)    «Siempre como los mejores»      iii .

2           La defensa europea y los Estados Unidos 38 39 42 50 54 58 60 La integración militar de la Unión Europea De la UEO a la PESD: Desatando el nudo europeo de seguridad  El dilema franco‐británico de seguridad  El dilema franco‐alemán de seguridad  El impacto del 11/S en la PESD  Hacia una “cultura estratégica” europea    iv . 1                 Aproximaciones teóricas a la relación euro-norteamericana La UE como objeto de estudio  Teorías de la integración y la UE  Teorías clásicas de RI y la UE         Realismo         Liberalismo         Perspectivas críticas: Neomarxismo y Constructivismo  Teoría de RI y el futuro de la Alianza Atlántica  Una matriz propia: Tres niveles de análisis  8 9 11 14 17 19 24 27 32 35   Parte II Cap.      ÍNDICE     Agradecimientos  Lista de Cuadros  Lista de Tablas  Lista de Abreviaturas  vi vii viii ix   Introducción Aclaraciones metodológicas  Hipótesis  1 4 6   Parte I     Perspectivas teórico-analíticas  Cap.

              Cap. 3               La integración militar de la UE  Patrones y tendencias en torno al presupuesto militar de la UE  El complejo militar‐industrial de la UE    Implicancias para la relación euro-norteamericana Reconfiguración militar de los EUA en Europa  El complejo militar‐industrial euro‐norteamericano  ¿Divorcio o “segundas nupcias”? (…otra vez) El debate en     torno al presente y futuro de la Alianza Atlántica  La administración Clinton y la PESD: 1998‐2000  La administración Bush y la PESD: 2001‐2006  El poderío militar europeo y el desequilibrio euro‐norteamericano    61 65 83 92 93 97 101 107 109 118   Parte III    Conclusión  Cap. 4         ¿Aliados para siempre? El nivel inter‐europeo  El nivel interméstico  El nivel global  ¿Aliados para siempre?  124 125 126 127 130 131   Referencias Bibliográficas 135   v .

  Sandra  Colombo. Andrea Reguera.  a  mis  hermanas  Victoria  y  Mercedes. pero por sobre todo por la confianza.  y  Fernando  Piñero.  junto  a  quienes  he  podido  crecer  tanto  en  “los  estudios”  como  en  lo  humano:  Ignacio.  Tercero.  a  mi  directora  y  amiga.    vi . cada  cual a su manera.  desde  donde  sea  que  me  estés  observando  ahora.      AGRADECIMIENTOS     En  primer  lugar.  quisiera  agradecer  a  toda  mi  familia:  a  Luis  y  Elsa.  Sólo  por  mencionar  a  algunos:  a  Alejandra  Heffes. por esa larga lista de excelentes profesores  que han alimentado mi interés por las Relaciones Internacionales y que.  como  así  también  a  Silvia  Quintanar  —directora  de  esta  querida  carrera—.  Es  mi  mayor  deseo  que  este  humilde  trabajo  de  investigación  los  logre  llenar de satisfacción y orgullo a todos ellos pero.  Matilde  Rodríguez.  Patricio. quisiera dar las gracias a la Universidad —y en particular a la  Facultad de Ciencias Humanas—.  por  la  confianza y el apoyo institucional del que siempre les estaré agradecido.  Ariel  y  Virginia.  Por último.  por  su  tolerancia  y  constante  apoyo  —tanto  afectivo como financiero—. En segundo lugar.  “Marisa”. que fueron claves en mis inicios y en mi elección  de  la  orientación  final. ganas y aliento. papá. a Sebastián y a cuatro personas  fantásticas que me han acompañado durante estos cuatro inolvidables años en  Tandil. por su tiempo.  a  José  María  Araya.  a  las  dos  profesoras  más  alegres  que  conozco  y  con  quienes ha sido un gran placer trabajar: Alicia Auzmendi y María del Carmen  Romero. a quien  más  me  ha  guiado  y  alentado. muy por sobre todo. me han ayudado a seguir el rumbo correcto cuando más lo  necesitaba.

      LISTA DE CUADROS Cuadro 1  Cuadro 2  Cuadro 3  Cuadro 4    Rol internacional de la Unión Europea  Principales aproximaciones a la integración  Toma de decisiones en el área de la PESC  Toma de decisiones en el área de la PESD    14 26 47 51   vii .

      LISTA DE TABLAS Tabla 1  Tabla 2  Tabla 3  Tabla 4  Tabla 5  Tabla 6  Tabla 7  Pilares de la UE e instrumentos de política exterior  Ciclo de crisis: grandes hechos de PESD  Gasto en defensa de los miembros de la UE (2003)  Presupuesto de la UE para sus Relaciones Exteriores  Fuerzas Armadas europeas (2002–2003)  Gasto militar mundial (2003)  Proyección de aportes nacionales a las fuerzas de PESC por  los miembros de la UE  45 57 66 67 70 74 77 Tabla 8  Tabla 9  Despliegue de tropas de la UE en misiones de paz (2000–2003)  80 Misiones de la PESD (2003‐2004)  82 86 99 Tabla 10  Las primeras 10 compañías de defensa en la UE (2004)  Tabla 11  Las primeras 10 compañías de defensa en los EUA (2004)    viii .

      LISTA DE ABREVIATURAS AR‐PESC  CAGRE  CE  CECA  CMUE  CPE  CSONU  CPS  CRP  ESN  ESS  ERYM  EUA  FRR  ONU  OTAN  PE  PESC  PESD  RU  SMUE  UE  UME  UP  URSS  Alto Representante para la PESC  Consejo de Asuntos Generales y Relaciones Exteriores  Consejo Europeo  Comunidad Económica del Carbón y el Acero  Comité Militar de la UE  Cooperación Política Europea  Consejo de Seguridad de la ONU  Consejo Político y de Seguridad  Comité de Representantes Permanentes  Estrategia de Seguridad Nacional de los EUA  Estrategia Europea de Seguridad  Ex República Yugoslava de Macedonia  Estados Unidos de América  Fuerzas de Reacción Rápida  Organización de las Naciones Unidas  Organización del tratado Antártico Norte  Parlamento Europeo  Política Exterior y de Seguridad Común  Política Europea de Seguridad y Defensa  Reino Unido de Gran Bretaña  Staff Militar de la UE  Unión Europea  Unión Monetaria Europea  Unidad de Política  Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas    ix .

 “Prosperidad”  y  “conflictividad”  son  dos  características  principales  que  acompañaron  la  expansión global de la Sociedad Europea durante los siglos XVII y XVIII.   Relatado de esta manera. pero globales en magnitud. pareciera ser que a partir de estos dos episodios  de comienzos del siglo XX las principales potencias europeas: Francia.  política  y  económica  —tómense  como  ejemplo.  Esta  última  etapa. ora por la magnitud de su prosperidad o  su  periódica  conflictividad.  Ha  moldeado  a  su  imagen  (cultural  e  histórica)  gran  parte  del  mundo  en  el  que  hoy  vivimos.  un  sendo  proceso  de  consolidación  cultural.  los  ciclos  de  colonización  europea  en  África—.  hubieran  desperdiciado  su  última gran etapa de expansión —en tanto para consolidar su centralidad en  el  sistema  internacional—  al  traducirla  en  una  autodestrucción  de  proporciones  fenomenales  y  de  consecuencias  muy  duraderas. Gran  Bretaña.  desde  las  islas  más  pequeñas  en  el  Pacífico  hasta  las  grandes  masas  continentales  de  Oceanía  y  Asia—.  acaso.  ora  por  acción  u  omisión.  Además.  a  cada  etapa  de  este  proceso  de  expansión  le  ha  seguido.  a  su  vez. y  que dejaron su imborrable impronta en todos los confines del orbe —desde  Asia  hasta  África. siendo precedida por su última gran contracción y consolidación que    1 .      INTRODUCCIÓN       D  esde  mediados  del  siglo  XVII  y  acompañado  por  el  surgimiento  del  llamado “Estado Moderno”.  desde  el  Norte  hasta  el  Sur  del  continente  americano.  y  tal  vez  Rusia  hasta  1991.  Alemania.  y  así  se  ha  dado  durante  un  largo  período  que  culminó  con  el  advenimiento  de  dos  grandes guerras. europeas en carácter.  Europa  ha  sido  el  indiscutido epicentro de los asuntos políticos internacionales.

  New  York:  Alfred  A. Menon. esp.  2 Véase Krauthammer. W.. Transatlantic Internationale Politik (2/2003). The U. la superpotencia remanente.  prácticamente  incapaz  de  garantizar  su  propia  seguridad  de  una  manera  autónoma. 2002).. militares y tecnológicos—.  America  and  Europe  in  the  New  World  Order. (113. Summer 2003.  Wealth  and  Wisdom. véase Wohlforth.  Journal of European Affairs (2:3.  véase  del  norteamericano Robert Kagan.  International  Affairs  (79:3. August 2004).  muy  por  sobre  todo. C.  y  Of  Paradise  and  Power.  3  Para  argumentos  más  extremos  y  controvertidos  sobre  este  punto.  amenazada  por  una  hipotética  nueva  “invasión del Este”. Cox. “Power and Weakness”. (1999):  “The Stability of a Unipolar World”. and Europe after Iraq”. International Security (24:1. Order and Chaos in the Twenty‐First Century (New York: Atlantic Monthly Press. 32‐35.  desde  entonces  comúnmente  identificada  como  el  “Viejo  Continente”. erguido frente a este “momento unipolar”2 se encuentra un  puñado de potencias como China.  “Power.  Calleo.  Este  último  grupo  de  países  es  el  que  principalmente  bajo  un  marco  nuevo  y  novedoso  —la  Unión  Europea  (UE)—. Nicolaïdis & K. del resto de  las  naciones. “The Unipolar Moment”. India.  véase  Cooper. A. J. C.  tanto  en términos económicos... June/July.  2003).  Para  algunas  de  las  más  autorizadas  respuestas. se vio acentuada por  una  enorme  brecha  tecnológico‐militar  que  separaría  de  allí  en  más  a  los  Estados Unidos de América (EUA).      se  puede  evidenciar  naturalmente  durante  el  período  bipolar  de  “Guerra  Fría”  (1945/47–1989/91). Japón y el núcleo de Europa:  Francia. como tecnológicos y militares. Rusia. pp.  2003. relegada de forma económica y política del resto de las  potencias  y.  lejos de encontrar solución con el fin de la bipolaridad.  y  David  P.  alejado  ahora  de  su  conflictividad  crónica  y  netamente  abocado  a  la  prosperidad.  asimismo.S.1  Sin embargo.  dejó  a  Europa. “Martians and Venusians in the new  world  order”.Welsh. “In Defence of Europe —A Response to Kagan”. Foreign Affairs (1990/1991).  pareciera  estar  emergiendo  como  un  “nuevo  Viejo  Continente”.  Esta  incapacidad.  tanques  y  misiles  de  nacionalidad  extranjera.3   Sobre la idea de estabilidad de la unipolaridad norteamericana debido a su “primacía” en  todos los ámbitos —económicos. M.  1   2 .  Así  es  que  el  actual  escenario  internacional  es  unipolar. The Breaking  of Nations.  R.. Summer).. The National Interest.  ocupada  por  tropas.  el  Reino  Unido  y  Alemania.  2003).  “The  European Answer to Robert Kagan”. Policy Review.  Knopf.

 sin dudas.  4   3 .  a  diferencia  de  la  mayoría  de  la  bibliografía  sobre  la  materia  que  se  apoya  excesivamente  en  la  visión  norteamericana. o también bases de datos como el  EUROSTAT. Eurobarometer y World Views.4  El  elemento  fuerte  de  este  método  consiste  en  que.  5  Del  Sarto.  La UE es.  sondeos  de  opinión  pública.  Foreign  Policy.  los  journals  International  Security. uno de los actores contemporáneos más importantes  de  la  arena  internacional.  el  gran  foco  de  análisis  del  presente  trabajo  será  la  UE  en  tanto  “actor  internacional”  (Capítulo  1).  y  reportes  como el Pew Research Center.  su  estudio  académico.  entre  otros.  Foreign  Affairs..  European  Journal  of  International  Relations. o SIPRI Yearbook.  World  Policy  Journal.  con  ciertas  preconcepciones  más  que  prejuicios  y  sin  negar  la  continua  naturaleza  cambiante del proceso de integración europeo.  “Interfacing  the  European  Union  with  International  Relations”.  The  National  Interest. Dentro de la amplia bibliografía consultada.  reportes  estadísticos.  R.  abordaje  teórico e “intercalación”5 con las Relaciones Internacionales (RI) permanece    Como.  se verá  que  se  ha  accedido  a  una  variada  panoplia  de  revistas  especializadas.  International  Relations.  Conflict  &  Cooperation.  y  bases  de  datos.  The  International Spectator (1/2006).  Security  Dialogue. por ejemplo. Transatlantic Trends.  Además.  European  Journal  of  Public  Policy. Military Balance.  sin  embargo.  el  autor  se  partirá  desde  una  posición  intelectual  más  bien  predispuesta  y  abierta  frente  al  objeto  de  estudio.  todos  ellos  de  primerísimo  nivel  y  reconocimiento  internacional.  el  presente  trabajo  incorpora  (y  adopta)  muchas  de  las  opiniones y puntos de vista de algunos de los más destacados académicos.  por  ejemplo.  Journal  of  Common  Market  Studies.      Contrario  a  las  interpretaciones  más  pesimistas. el enfoque de punto  de  partida  que  se  adoptará  no  es  teleológico  —con  una  conclusión  previamente bien delineada— sino más bien analítico‐deductivo a la luz de  la  información  relevada  y  la  evidencia  empírica  recogida  de  la  lectura  de  tendencias  y  estadísticas  presentes  en  informes  y  reportes  altamente  confiables.  Survival.  institutos y centros de investigación europeos. Es decir.  European  Political  Science.

      aún un área altamente subdesarrollada6. En este trabajo, la gran problemática  será  analizar  de  qué  manera  las  transformaciones  por  la  que  atraviesa  actualmente  la  UE  impactan  en  las  RI,  y  más  específicamente,  a  modo  de  caso de estudio, cómo impacta la integración militar europea de los últimos ocho  años en la relación que la UE mantiene con los Estados Unidos.  

Aclaraciones metodológicas 
Antes  de  presentar  detalladamente  la  hipótesis  directriz  de  este  trabajo  de  investigación, ténganse en cuenta las siguientes aclaraciones metodológicas.  En  primer  lugar,  y  a  los  fines  de  esta  investigación,  se  hará  uso  de  un  especial  recorte  temporal,  geográfico  y  temático:  se  tomará  como  caso  de  estudio  las  implicancias  de  la  profundización  en  materia  de  defensa  y  seguridad  de  la  UE  en  su  relación  con  los  EUA,  principalmente  desde  la  llegada a la Casa Blanca de la administración George W. Bush.   En  segundo  lugar,  debido  a  cuestiones  estrictamente  de  método  y  límites, se adoptará una forma ya clásica de analizar Europa al simplificar el  análisis  mediante  un  recorte  “geográfico‐estratégico”  a  sólo  tres  de  los  países  que  conforman  el  vasto  continente  europeo:  los  ya  mencionados  Francia,  el  Reino  Unido  y  Alemania,  y  a  través  de  la  identificación  de  “dilemas de seguridad” entre ellos (Capítulo 2). Un espectro más amplio de  países,  si  bien  serán  utilizados  dentro  del  análisis  en  tanto  miembros  de  la  UE,  no  lo  podrán  ser  en  el  mismo  grado  de  individualidad  que  los  tres  primeros  por  obvias  razones  de  espacio  y  en  pos  de  una  mayor  claridad  dentro  del  marco  teórico.  Además,  la  elección  de  éstos  y  no  otros  se  corresponde con la posición de suma importancia que los mismos ocupan en  el  ámbito  global,  tanto  en  el  reino  de  la  economía  como  la  política 
6

  Hill,  C.  &  Smith,  M.,  “International  Relations  and  the  European  Union:  Themes  and  issues”,  en  Hill  &  Smith  (eds.),  International  Relations  and  the  European  Union  (Oxford:  Oxford University Press, 2005). 

 

4

      internacional,  como  así  también  por  su  rol  central  dentro  del  sistema  europeo  de  naciones  —principalmente  como  los  grandes  motores  del  desarrollo de la integración europea—. Los EUA, en tanto la mayor potencia  del  sistema  internacional,  por  su  puesto,  tendrán  un  lugar  especial  dentro  del contexto del Capítulo 3.  En  tercer  lugar,  en  el  presente  trabajo  se  mantendrá  una  estricta  utilización  semántica  de  los  términos  que  identifiquen  a  las  unidades  analizadas.  Así,  cuando  se  hable  de  “Unión  Europea”,  “UE‐15/‐25”,  o  simplemente  de  la  “Unión”,  no  se  deberá  entender  como  sinónimo  de  “Europa”. Asimismo, se ha optado por utilizar los términos “relación euro‐ norteamericana” o “relación UE‐EUA” a cambio de “relación transatlántica”  para  evitar  confusiones  con  la  “Alianza  Atlántica”,  que  hace  referencia  específicamente a la asociación político‐militar de post‐guerra entre Europa  (al  principio  sólo  la  parte  Occidental)  y  países  del  Norte  de  América,  e  incluyendo  ciertos  países  miembros  no  asociados  o  extra‐europeos—.  Asimismo,  cuando  se  hable  de  “Alianza  Atlántica”  o  “Alianza”,  debido  al  acento  de  este  trabajo  en  los  elementos  de  seguridad  y  defensa,  se  deberá  pensar sobre todo en la Organización del Tratado Antártico Norte (OTAN),  que  es  la  institución  que  estructura  la  relación  de  seguridad  entre  el  continente  europeo  y  el  Norte  de  América.  Así,  en  honor  a  esta  mayor  precisión  de  las  definiciones  de  los  términos  más  utilizados,  se  ha  optado  por  evitar  el  término  “relaciones  transatlánticas”  por  ser  éste  de  una  ambigua y poco precisa naturaleza (más allá de ser preponderante su uso en  los  textos  de  habla  inglesa).  Si  se  utilizase  esta  última  terminología  se  podrían  presentar  confusiones  ya  que,  por  ejemplo,  las  relaciones  UE‐ Mercosur  también  pertenecen  a  una  “relación  transatlántica”  en  el  sentido  estricto del término. 

 

5

     

Hipótesis 
Finalmente,  y  aclarados  estos  elementos  previos,  la  hipótesis  del  presente  trabajo consta de dos planteos íntimamente relacionados entre sí. En primer  lugar, que las actuales tendencias de cambio hacia una mayor autonomía  en  materia  de  seguridad  y  defensa  en  la  Unión  Europea  alteran  profundamente el histórico desequilibrio de fuerzas dentro de la Alianza  Atlántica, forjada a principios del siglo XX e inclinada hacia los EUA como  garante  de  la  seguridad  europea  .  Así,  la  adquisición  de  la  UE  de  una  verdadera autonomía en sus asuntos de seguridad y  defensa presagiaría la  ulterior  re‐estructuración  de  los  actuales  esquemas  institucionales  euro‐ norteamericanos.   En segundo lugar, y como consecuencia directa de esta emergencia de la  UE como un actor de seguridad autónomo y de la re‐estructuración interna  de  la  Alianza  Atlántica,  las  bases  mismas  del  orden  internacional  post‐ Guerra Fría sufrirán inevitablemente una alteración profunda.   Además,  este  contexto  en  neto  proceso  de  cambio,  posiciona  a  la  UE,  desde  una  gama  más  completa  de  herramientas  internacionales,  en  una  privilegiada  posición  de  autonomía,  estabilidad  y  prosperidad;  elementos  que  aunque  aún  imperfectos  e  incompletos  le  permitirán  en  un  futuro  no  muy  lejano  resistir  más  satisfactoriamente  que  otros  actores  de  carácter  nacional  los  embates  de  un  contexto  global  crecientemente  turbulento  y  complejo.  Para  abordar  esta  problemática  y  desarrollar  esta  hipótesis,  el  trabajo  estará dividido en tres secciones principales. Una primera sección, intitulada  “perspectivas  teórico‐analíticas”,  estará  dedicada  a  la  presentación  y  definición  teórica  del  objeto  de  estudio:  la  UE.  En  esta  parte  del  trabajo  se  introducirán  las  principales  aproximaciones  teóricas  respecto  a  la 

 

6

  Por  un  lado.      7 .  En suma. y segundo. se contrastarán la UE y la relación euro‐norteamericana  con  las  teorías  clásicas  de  RI  a  fin  de  poder  construir  una  matriz  analítica  propia ecléctica que nos permita una mejor contextualización y comprensión  y para lograr captar con mayor especificidad las sutilezas y lógicas internas  de la relación y el proceso analizados. Por el otro. a  la relación euro‐norteamericana desde las postrimerías del siglo XX hasta el  2006  y  en  especial. si bien el punto de partida del análisis es “la UE y las RI”.      integración europea.  En  una  segunda  sección.  primero.  el  análisis  no  se  hará  en  detrimento  de  los  aspectos  tecnológico‐industriales  y  económicos  (o  recursos  más  bien  “blandos”  o  de  “baja política”) que los sustenten. y el  camino  “Francia. sobre recursos “duros” de poder o de  “alta  política”.  al  impacto  de  la  integración  militar  europea  en  la  naturaleza de dicha relación.  la  variable  “Estados  Unidos”  acompañará  gran  parte  del  análisis  aunque  con  un  enfoque  especial  al  analizar  la  relación  euro‐ norteamericana en el Capítulo 3. si bien el énfasis estará puesto  sobre  la  UE.  si  bien  el  gran foco recaerá sobre los aspectos militares dentro de la UE y la relación  entre éstos y los de los EUA.  Reino  Unido  y  Alemania  vis‐à‐vis  EUA”. Posteriormente.  llamada  “la  defensa  europea  y  los  Estados  Unidos” —y que estará dividida en dos capítulos— se aplicará ésta matriz. y a su contextualización dentro de la disciplina de las  RI. es decir.  Metodológicamente  cabe  destacar  dos  aspectos. al análisis del proceso de integración militar europeo.  la  línea  de  meta  es  aproximar  en  una  tercera  y  última  parte  (Conclusión)  una  perspectiva  propia de las implicancias para el orden político internacional del profundo  re‐acomodamiento  del  eje  UE–EUA.  netamente  en  curso  desde  fines  del  siglo XX.

                        PARTE I   Perspectivas teórico-analíticas   8 .

  8  Del  Sarto.  esta  analista plantea que las relaciones exteriores de la Unión son un fenómeno  extremadamente  complejo..  The  International Spectator (1/2006). la Unión Europea (UE) progresivamente ha venido  siendo  estudiada  como  un  tipo  especial  de  actor  internacional.  Sin  embargo.  “Interfacing  the  European  Union  with  International  Relations”. la  literatura  sobre  la  materia aún permanece muy fragmentada. los esfuerzos para entender y explicar las acciones de la  UE  aún  enfrentan  tres  clases  de  factores  problemáticos.  Tercero  —y  tal  vez  más  importante—.  actores.  y  niveles  de  toma de  decisión.  las  políticas  comerciales  de  la  Unión  o  la  Política  de  Seguridad  y  Defensa Común.  Primero. muchos de los trabajos  académicos  tienden  a  enfocarse  sobre  sub‐campos  específicos  de  la  acción  externa de la UE7.  instituciones.  7   9 .  R.  En  efecto. De hecho.  las  relaciones  externas  de  la  UE  plantean  un  importantísimo  reto  a  la  teoría. a pesar de este creciente  interés académico.  Segundo.  dada  su  amplia  variedad  de  políticas.  los  mayores  esfuerzos  para  conceptualizar  a  las  actividades  externas  de  la  UE  han  recorrido  un  espectro  que  va  desde  los  estudios de integración (europea) hasta la disciplina de las RI. y como lo identifica Rafaella  DEL  SARTO.      CAPÍTULO 1      Aproximaciones teóricas a la relación euro-norteamericana E  n los últimos años.8    Como.  por  ejemplo. o bien a concentrarse en la política de la UE hacia alguna  región  geográfica  o  actores  en  especial.

  El  marco  analítico  de  HILL  &  SMITH  consta  de  tres  niveles10:  como  punto  de  partida.  posteriormente  se  edificará  una  matriz  analítica para poder comprobar la hipótesis enunciada.  En  lo  que  tal  vez  consiste  en  el  mayor  aporte  de  esta  imprescindible  obra. H. que permite la coordinación y negociación de los intereses  de  los  miembros  de  la  UE. 2005).  la  Unión  plantea  grandes  desafíos  dado  su  status  como   Hill. International Relations and the European Union (Oxford: Oxford  University Press. M.  de  actor  global.  Hanns  Maull  plantea  una  interesante  perspectiva  respecto a la UE en tanto “potencia civil”.  la  Unión  puede  ser  analizada  como  parte  del  proceso  de  las  RI  a  escala global.  este  demostrado  interés  —sostenido  en  el  tiempo y de relevancia creciente— refleja tanto la importancia empírica de la  UE en la escena internacional como el desafío analítico que plantea el hecho  de  lidiar  con  lo  que  es  un  tipo  distintivo.  de  la  “seguridad  soft”.  11 Para un interesante análisis de las diferentes formas de conceptualizar a la UE en la arena  internacional.  la  UE  podría  ser  conceptualizada  como  un  poder  dentro de la política internacional.  con  el  objetivo  de  lograr  “acciones  colectivas”.  entonces.  Segundo.  2005).  9   10 .  en  su  capítulo  introductorio  los  editores  sugieren  un  marco  analítico  propio  para  poder  encontrar  cierto  orden  en  este  “puenteo  académico”.  En  tercer  lugar.  la  UE  puede  ser  entendida  como  un  sub‐sistema  dentro de las RI.). International  Affairs  (81:4. y  vice  versa.      En  un  reconocido  libro  publicado  en  20059.  sino  único. concepto que más adelante refina como “fuerza  civil”  —más  que  “potencia”—  al  ser  “poder”  un  elemento  que  según  Maull  aún  carece  la  UE. C.  De  manera  empírica. es la razón misma de su “fortaleza” en la escena internacional.  se  ve  reflejada  esta  reciente  tendencia a la búsqueda de un puente disciplinarios entre la acción externa  de  la  Unión  y  las  RI. véase Maull.  como  un  influyente  actor  en  el  área  de  la  diplomacia.  y  del  orden  mundial. & Smith..11  Siguiendo  a  HILL  &  SMITH. “Europe and the new balance of global order”.  la  UE  puede  abordarse  tanto  como  una  de  las  dos  grandes  “superpotencias”  económicas.  De  manera  analítica.  10  Sobre  la  base  de  esta  división  en  tres  niveles.  En  esta  publicación. pero que de hecho. en donde esto último influencia la acción externa de la UE. (eds.

 International Relations and the European Union.  or  post‐ modern?”. p.  14  Hill.13 No es sorprendente. En el presente capítulo.  No obstante constituir una obra ya clásica de referencia sobre la materia. y “Why the European Union strengthen the  state: Domestic politics and international cooperation”.  M. así. etc. ver Bache. 3. 1998).  en  Bache  &  George. I.).  dedicado  a  las  teorías— tiende a descuidar los aportes llamados “alternativos” o “críticos”  de  la  teoría  (como  aquellos  provenientes  de  la  rama  Post‐positivista. Harvard University. Cap. 2005).      más  que  una  organización  intergubernamental12  pero  menos  que  un  gran  “estado” europeo amalgamado.. la Economía Política Internacional. una gran interrogante metodológica es si el hecho de que el  campo de estudio se encuentre forcejeado desde tantas direcciones distintas  representa  un  síntoma  sano  o  si  esto  es  sintomático  de  una  condición  que    Ver  Moravcsik.  que  hacen  un  mayor  énfasis  en  los  aspectos  sociales. el Neomarxismo.  13  Caporaso. en Hill & Smith (eds..  F.). que mucha de la  atención  prestada  a  la  UE  en  el  ámbito  internacional  haya  consistido  en  el  abordaje del desarrollo de esta “superpotencia parcial”14 y en la evaluación  de  los  caminos  en  los  cuales  no  logra  cumplir  importantes  “funciones  estatales” en un ambiente mundial continuamente en fluctuación.  “Critical  perspectives”. si bien se hará hincapié en  los  paradigmas  clásicos.  el  libro  —y  sobre  todo  el  capítulo  2  de  Filippo  ANDREATTA.  “International  Relations  and  the  European  Union:  Themes  and  issues”..15    La UE como un objeto de estudio A pesar de todo.  A.  el  Constructivismo.  C. Para  un análisis completo sobre perspectivas críticas de RI e integración.  S. Center for  European Studies.  “The  European Union  and  forms  of  state: Westphalia.  &  Smith. 1996).  15 Sobre todo en la identificación del peso de los complejos militar‐industriales en el proceso  de integración europeo y en la relación con los Estados Unidos (ver Capítulos 2 y 3).  Politics  in  the  European  Union  (Oxford:  Oxford University Press. September 1994.  The  Choice  for  Europe:  Social  purpose  and  state  power  from  Messina  to  Maastricht (NY: Cornell University Press. Working Paper Series 52. Journal of Common Market Studies (34/1.  regulatory.  ideacionales  y  en  la  acción política concreta.  12   11 . 4.  las  mencionadas  “perspectivas  críticas”  serán  consideradas para la posterior construcción de la matriz propia.. & George.

 “Where is the analysis of European foreign policy going?”.  Entonces.  “Política  exterior”  significa  la  “capacidad  de  hacer  e  implementar  políticas  hacia  fuera. nuevas y únicas. para otros —no tan  enamorados  de  los  «nuevos  retos»  y  «una  amplia  variedad  de  conclusiones»— simplemente puede sonar como una cacofonía disonante de  voces16.  las  cuales  promueven  los  valores  domésticos.  […]  Política  exterior […] definida de manera amplia. significa la acción de desarrollar y  manejar  las  relaciones  entre  el  estado  (o.  la  UE)  y  otros  actores  internacionales  que  promueven  los  valores  domésticos  e  intereses  del estado o actor en cuestión.  17 Smith. 2..  como  lo  expresa  Elke  KRAHMANN.. European Union  Politics (5:4.  la  UE  posee  a  su  disposición  instrumentos  de  política exterior utilizada por estados.  los  intereses  y  las  políticas  del  actor  en  cuestión17. European Union Foreign Policy: What it is and what is does (London: Pluto Press. pp.  podremos  abordar  a  la  UE  como  un  actor  “conglomerado” de la arena internacional..  European  Union  Foreign  Policy  in  a  Changing  World  (Cambridge:  Cambridge  University Press.  Es  decir. p.  16   12 . 2004).  es  necesario  una  refinación  de  esta  perspectiva.  18  Smith.  “lo que para algunos es una hermosa música polifónica.  sino  también  a  las  actividades  económicas internacionales de la UE y de seguridad intra‐Unión (Justicia y  Asuntos  Internos).18   Desde  esta  óptica.  K.  2002). y prueba de ello es que no sólo su  accionar  externo  está  confinado  a  las  actividades  de  Política  Exterior  y  de  Seguridad Común (PESC). 2003). 7‐8. H.  Sin  embargo. 495. a los que se les deben sumar algunas  herramientas propias. muy al igual  que  cualquier  estado‐nación.  ¿tiene  la  UE  política  exterior?  La  pregunta  claramente  es  de una importancia central aquí. y nuestra respuesta es que sí. W. p.  Como  sostiene  Walter  CARLNAES.  ya  que.  en  nuestro  caso.      requiere  de  la  preocupación  académica. que incluye dentro de sí a la más reciente Política  Europea  de  Seguridad  y  Defensa  (PESD).  la  política  exterior  europea  no  debe  ser   Carlsnaes.

 A. “Learning from Europe? EU studies  and the re‐thinking of «International Relations»”...  que  distinguen  entre  “lo  doméstico”  y  “lo  internacional”.  o  tal  vez  una  compaginación  de  todos  ellos.  un  centro  de  gravedad22.  y  cualquiera sea la perspectiva. pp.. Porqué Europa liderará el Siglo XXI (Madrid: Taurus. diversidad e interdependencia de actores  alrededor  de  la  política  exterior.  Many  Theories”. 796‐799.19   Como  consecuencia  de  este  complejo  entramado  de  relaciones.  Entendido de esta manera. una combinación del entendimiento “interno”  de  la  UE  con  el  análisis  “externo”  de  su  situación  internacional  deben  ser   Krahmann. más que con una simple ortodoxia teórica”. 785‐787.  22 Maull.  S.  “estaremos  mejor  de  la  mano  de  un  diverso  manojo de ideas en pugna.      reducida  solamente  a  las  acciones  de  la  UE  o  a  las  de  aquellas  de  sus  miembros.  la  UE  puede  ser  interpretada  de  muy  variadas  formas  según  qué paradigma y qué conceptos principales se utilicen. H.  23 Leonard.  Por  ello. E.20 Como lo expresa Stephen WALT. 777.. el estudio de la UE alienta a los estudiosos de las  RI  a  repensar  de  formas  nuevas  y  creativas  gran  parte  de  las  fronteras  conceptuales  más  ortodoxas.  24 Maull.  un  nivel  interméstico.  un  magneto23.   Sobre este punto. véase especialmente Warleigh. M. p. dado que no sólo son estos influenciados por los Estados Unidos  y  vice  versa. Puede ser visto como  un  poder. pp.. 2003). op.  y  un  nivel  global. ninguna teoría por sí sola  permite  capturar  la  gran  complejidad  de  la  política  internacional  contemporánea.  sino  que  también  hay  decisiones  clave  de  política  exterior  europea  adoptadas  e  implementadas  por  un  amplio  espectro  de  instituciones nacionales y multinacionales.  una  fuerza24.  en  este  trabajo  se  considera  como  más  minuciosa  la  utilización  de  una  perspectiva  que  incorpore  tres  diferentes  niveles:  un  nivel  intra‐europeo. H.  “International  Relations:  One  World. 782‐783. cit. 2005).  un  régimen.  caracterizado por la multiplicidad. European Journal of International Relations (  12:1.  Foreign  Policy  (Spring  1998). 30. Multilevel networks in European foreign policy (Aldershot: Ashgate.  21  Walt. incluyendo la ONU y la OTAN.  un  modelo..21   En  suma. “Europe and the New Balance of Global Order”. 2006).  Sin  embargo.  19 20   13 ..

 y Social theory of International Politics  (Cambridge: Cambridge University Press.      partes  indisolubles  de  un  mismo  proceso  analítico.  26 Andreatta. 20‐22. en Hill & Smith  (eds.  25   14 .  1987).  la  misma  concepción  de  una  “personería  internacional”  —en  tanto  actor  del  sistema  internacional—  depende  de  conjugar  el  “adentro” con el “afuera” en una relación entre sí.  “Anarchy  is  what  states  make  of  it:  The  social  construction  of  power politics”.  se  introducirán  dos  de  los  enfoques  más  importantes de integración (europea): el Federalismo y el Neofuncionalismo.  p. “Theory and the European Union’s international relations”.  a fin de brindar dos elementos más al entendimiento de la UE en tanto actor  internacional..    Siguiendo  a  Filippo  ANDREATTA26. 1999).  Según  esta  escuela  de  pensamiento. International Organization (46:2.  A.  el  principal  problema  en  RI  es  la  anarquía  internacional.    Cuadro 1   Rol internacional de la Unión Europea    UE como actor  independiente  UE como institución   de actores nacionales  Relevancia para   los miembros  UE adoptando las  características del Estado  Comunidad de seguridad  Relevancia para   el mundo entero  “Superpotencia en  construcción”  Alianza internacional   o “poder civil”  Fuente: traducido por el autor de: Andreatta (2005).  la  rivalidad  y  el  conflicto..  Los  federalistas  se  han    Wendt.25    Teorías de la integración y la UE Antes de presentar las teorías clásicas de IR y contrastarlas con la UE y las  relaciones  euro‐norteamericanas. International Relations and the European Union.  “The  agent‐structure  problem  in  international  theory”.  el  Federalismo  representa  la  perspectiva  teórica  clásica  sobre  la  integración. 34.  De  acuerdo  con  Alexander  WENDT. pp.).  ya  que  la  interdependencia  de  múltiples  estados‐nación  genera  desconfianza. 1992). F.  (43:3.  International  Organization.  basada  en  la  amenaza  recíproca.

  que  trajo  aparejada  dos  guerras  mundiales.  ya  que  ninguno  de  ellos  disfrutaría de la libertad de recurrir unilateralmente a las armas. p.    15 . el Federalismo prevé que la unión acercará a Europa al  fin  de  los  conflictos  entre  sus  diferentes  grupos. Así.  son  escépticos  de  los  remedios  tradicionales  para  la  anarquía  internacional27.  sugirieron una solución alternativa revolucionaria que iba directo al corazón  del  sistema  internacional:  la  abolición  de  la  interdependencia  nacional  y  la  fusión de las entidades políticas diferentes en una sola.  regularía  las  relaciones  entre los gobiernos y entre los ciudadanos.  Por  lo  tanto. el federalismo está  situado firmemente en la primera categoría”.  De esta manera.  debido  a  sus  creencias  en  que  la  descentralización  de  la  soberanía  había  sido  el  factor  profundo  desencadenante  de  ambos  conflictos. pues. de otra forma sino existe el  riesgo  de  que  las  partes  peleen  entre  sí  o  contra  el  poder  supranacional  central.  “de acuerdo con la clásica distinción entre «alta política» —que concierne a  asuntos de orden político de vida o muerte y la violencia— y «baja política»  —que gira en torno a cuestiones económicas y sociales—. “Theory and the European Union’s international relations”. Así.   Andreatta. adquirir una política exterior y de defensa común es el principal  objetivo  del  proyecto  federalista. una forma supranacional de gobierno prohibiría y  reuniría  un  solo  ejército  bajo  su  esfera  de  control. debe gozar  del control final de los instrumentos de violencia.      preocupado  por  lo  hechos  de  la  primera  mitad  del  siglo  XX.  Por  su  parte. Como lo expresa ANDREATTA. Una federación. los Federalistas  parten  tanto  de  la  base  de  la  tradición  de  los  esquemas  de  Paz  Perpetua  como del ejemplo norteamericano. Siguiendo  una analogía doméstica.  La  razón  última  de  integración  para  el  Federalismo es política más que cualquier otra.28   27 28  Como diplomacia o equilibrio de poder. 21.

  además.  que  los  niveles  de  integración  en  un  momento  dado  determinan los niveles futuros. progresa  incremental  y  espontáneamente  mediante  un  proceso  de  spill‐over  [“derrame”] entre áreas y actividades.  es  decir.. emana de la incapacidad de los estados de  proveer  servicios  esenciales  a  sus  ciudadanos.  del  mismo estilo que el de “unidos en la diversidad”.  Mientras  el  Federalismo  se  centra  en  grupos.  &  Schmitter.  29   16 .. en el Neofuncionalismo no existe el intento explícito  y  consciente  de  introducir  una  nueva  constitución  federal. fue un paso  más  adelante. De allí la lógica de una “ever closer union”.  J.  el  Funcionalismo  parte  de  la  base  de  que  las  funciones  políticas  deben  ser  desempeñadas  en  el  nivel  más  eficiente  posible.  Katzenstein..  este  enfoque  sólo  acentúa  la  importancia  de  los  individuos. La causa primaria  de integración. R.29  Este  enfoque  se  diferencia  del  Federalismo.  si  bien  teorizan  en  términos  generales.  P.  ya  que  ambos.  el  ya  fallecido  Ernst  HAAS:  “[una]  nueva  autoridad  central  puede  emerger  como  una  consecuencia  no  intencionada  de  pasos  incrementales anteriores”.  El  Neofuncionalismo  cree  que  el  proceso  de  integración  es  endógeno.30 La integración Neofuncionalista.  Uno  de  los  lemas  populares  clásicos  de  la  UE. De hecho.  resaltan  características    “Una  unión  cada  vez  más  estrecha”. pues.      La otra perspectiva es el Neofuncionalismo.  ver  Ruggie. Este enfoque de integración  deriva  de  la  clásica  escuela  funcionalista.  Primero.  “Transformation  in  Wold  Politics:  The intellectual contributions of Ernst Haas”.  la  cual  creía  que  la  sociedad  moderna estaba dominada por asuntos de “baja política”. Annual Review Political Science (8/2005).  compartiendo  con  el  Funcionalismo  su  énfasis  en  la  “baja política” y el alcance global de la integración de las partes.  Según  el  padre  del  Neofuncionalismo.  y  su  lógica  ulteriormente  llevaría  a  la  unión  de  todo  el  mundo.  se  les  ha  criticado  que  su  enfoque  es  muy  eurocéntrico.  Estos  dos  enfoques  clásicos  han  sido  criticados  desde  dos  frentes.  30  Para  un  análisis  más  exhaustivo  de  los  aportes  de  Ernst  Haas  a  la  teoría  de  las  RI.  Keohane.  El  Neofuncionalismo. por consiguiente.  en  los  mecanismos  de  integración.  P.  En  este  contexto.

  32 Walt.  el  estudio  de  los  asuntos  internacionales  se  entiende  mejor  como  una  continua  competencia  entre  las  tradiciones  Realista.  31   17 . p.  Liberal  y  radicales  (o  críticas). Dædalus (95/1966). “Obstinate or obsolete? The fate of the nation‐state and the case of Western  Europe”.  De  esta  manera. S.  el  debate  teórico  se  reorientó en la década de 1970 hacia los grandes paradigmas de la teoría de  RI.      generales del proceso europeo de integración que no se encuentran en otras  regiones del mundo.32  En  general.  las  teorías   Hoffman.  Las  fronteras  entre  estas  tradiciones  son  algo  turbias  y  una  gran cantidad de obras y escritos no encajan perfectamente dentro de alguna  de  estas  tradiciones. desestimando  las  fuerzas  centrífugas  de  las  resistencias  potenciales  a  nivel  nacional.  El  Realismo  acentúa  la  constante  propensidad  al  conflicto  entre  los  estados. Y en segundo lugar. “International Relations: one world. dando por seguro una completa integración final.  Por  estas  razones.  No  obstante. 30.  estas teorías especificaron razones exógenas y partieron de la base de que la  progresión  de  los  pasos  dentro  de  un  proceso  de  integración  se  ven  determinados  por  los  intereses  de  los  actores  (estados)  más  que  por  una  inercia  o  lógica  teleológica  del  proceso  mismo.  y  como  lo  expresa  Stanley  HOFFMANN.31  Teorías clásicas de RI y la UE Como  destaca  Stephen  WALT. many theories”. ambos emplean un acercamiento  teleológico..  el  Liberalismo  identifica  varios  caminos  para  mitigar  estas  tendencias  conflictivas.  los  debates  entre  ellas  han  definido  ampliamente la disciplina de las RI.  y  la  tradición  crítica  describe  cómo  el  sistema  entero  de  relaciones  estatales  podría  ser  transformado.  En  lo  estrictamente  referido  a  la  integración.  los  enfoques  clásicos  de  RI  dieron  mayor  peso  al  rol  de  los  estados  en  el  sistema  internacional  y  utilizaron  variables  con  una  mayor  base  empírica  de  aplicación.

  &  Moravcsik.  A. 1996). se vieron frente al desafío de abordar la integración europea.  International  Security  (24:2. y  como  consecuencia.  a  aquellos  que  persistieron en el relato de cuentos pesimistas sobre el bravo nuevo mundo  cual ascendente ave fénix. Un tercer debate puso en pugna  a dos grupos. Uno de ellos sostenía que el fin de la Guerra Fría no alteraría  las reglas básicas del juego internacional. 3.  particularmente. p.  “Nadie  ama.  de  las  lógicas  de  la  institucionalización  de  la  cooperación en la forma de alianzas. 1993).  al  parecer.  “Is  anybody  still  a  Realist?”. la Alianza Atlántica. como por ejemplo. En este  contexto. Vasquez.  Grasping  the  Democratic  Peace:  Principles for a post‐Cold War peace (Princeton: PUP. el primero de estos debates teóricos antes mencionados — que  coincidió  con  el  período  de  entre‐guerras  1919‐1945—  involucró  el  choque entre el Idealismo y Realismo.  este  episodio  pareció  ser  muy  propicio  para  aquellos  ávidos  en  desarrollar  nuevas  ideas  y  explicaciones. el otro. El segundo debate enfrentó a aquellos  inclinados  más  “científicamente”  o  “numéricamente”  (en  gran  medida  norteamericanos)  contra  aquellos  otros  (mayoritariamente  europeos  y. R. J.  Russett.  la  relación   Gilpin..    Para  algunos  de  estos  argumentos  ver  Legro.  Por  su  parte.  al  menos  para  el  análisis  de  las  democracias  más  avanzadas  en  un  mundo  interdependiente.  británicos)  que  continuaron  favoreciendo  lo  que  al  menos  ellos catalogaban como un enfoque clásico. Security Studies (5:3. que aunque más variado y  en desacuerdo en muchas cosas. renaciendo de las cenizas de la bipolaridad”.  las  dos  escuelas  principales  de  la  teoría  de  RI.. “The Realist paradigm  33 34   18 .  B..      clásicas manejan la posibilidad de que la integración pueda desembocar en  diferentes resultados según el contexto y los actores interactuantes.  Como  diría  melancólicamente  Robert  GILPIN. “Nobody loves a political realist”.  Fall  1999).34  En  varios  sentidos.  En específico..33  Uno  de  estos  argumentos  nuevos  desafió  las  concepciones  clásicas  realistas  enfatizando  que  este  “viejo”  paradigma  ya  no  constituía  una  herramienta  eficaz. sí coincidía en sostener el colapso del viejo  orden.  J.  el  Realismo  y  el  Liberalismo.

 T.  no  sólo  las  RI  fallaron  en  ver  avecinarse la tormenta a punto de ocurrir en ambos lados del Atlántico —en  gran medida al igual que fallaron en anticipar el fin de la Guerra Fría— sino  que  también  se  estaba  intelectualmente  mal  preparado  para  hacerlo.  European  Journal  of  International  Relations (11:2.. power in a Liberal security community”.  El  mismo  se  basa  en  tres  grandes  presupuestos:  primero.  como  dice  Michael  COX. 2005). p.  36 Cox. 1997). Layne.    19 . International Security (19:3. de una  perfecta  ilustración  de  una  comunidad  de  seguridad  en  la  práctica. (ed. Y  para  férreas  defensas  desde  el  bando  realista. 2002). International Security (19:2. y también.  “Beyond  the  West:  Terrors  in  Transatlantia”. “Kant or cant: The myth of  the Democratic Peace”. J.  el  estado  es  el  actor  dominante  de  los  asuntos  and  degenerative  vs.  Sin  embargo.).  por  la  simple razón de que ya se había determinado que Europa y los EUA estaban  más probablemente destinados a unirse que a chocar.  esta  era  que  la  familia transatlántica permanecería unida”.37  Realismo  El Realismo es ampliamente considerado como el paradigma predominante  en  el  estudio  de  la  política  internacional.  M. M.  progressive  research  programs:  An  appraisal  of  neotraditional  research on Waltz’s balancing proposition”. Fall 1994). International Security (25:1.. American Political Science Review (91:4...  “si  había  alguna  predicción  que  la  gran  mayoría  de  los  académicos    dentro  de  una  misma  tradición  estaban  preparados  para  hacer  mientras  un  siglo  daba  paso  al  otro. C.36  De  echo. America  unrivalled: The future of the balance of power (Ithaca: Cornell University Press.S.  35  Cox. 205. “The false  promise of international institutions”. J. 1998). Summer 2000)..  K.  “Structural  Realism  after  the  Cold War”.  37 Ver Risse.35  Si  los  hechos  ocurridos  luego  del  11  de  septiembre  de  2001  y  la  guerra  contra  Irak  iniciada  en  marzo  de  2003  muestran  algo. en Ikenberry.  ver  Waltz. y Mearsheimer.. “U. Re‐thinking the Soviet Collapse (London: Pinter. Winter 1994/1995).  esto  es  que  debemos  estar  prevenidos  de  esta  hidra  de  múltiples  cabezas  que  se  llama  “complacencia  intelectual”.      euro‐norteamericana  emergió  rápidamente  como  un  caso  de  estudio  típico  de porqué la seguridad ya no era un juego de suma cero.

  así. “The false promise of international institutions”.  unitaria  y  racionalmente. el Realismo parte de las ideas “pesimistas” respecto al ser  humano  de  pensadores  como  Hobbes  y  Maquiavelo.  38  Mearsheimer.  En  efecto. 10. el Realismo no se encuentra especialmente diseñado   para  explicar  la  integración  política  de  Europa.  El Realismo.  el  relativo  éxito  mismo  del  proceso  de  integración  de  la  UE  constituye.    20 . las RI se encuentran en un estado de anarquía —o  de falta de jerarquía—. que fuerza a los estados a valerse por sí mismos en lo  concerniente a su seguridad.  no  obstante.  Alguno  de  los  mayores  exponentes  de  esta  tradición. bajo dichas condiciones de anarquía  la  política  se  ve  dominada  por  las  consideraciones  militares  y  por  la  fragilidad  de  la  cooperación  y  la  confianza.      internacionales  y  además. se concentra —al igual que el Federalismo— en  la  “alta  política”  y  comparte  gran  parte  de  su  análisis  sobre  las  consecuencias conflictivas de la anarquía.38  Por esta misma razón. Y tercero. Sin embargo.  y  considera  que  la  esencia  conflictiva  de  la  anarquía  radica  en  la  naturaleza  del  Hombre.  una  clase  de  “anomalía”  dentro  de  la  teoría  Realista.  Éste  “es malo e incorregible”. el realismo clásico se acerca más al  enfoque desde el individuo compartido por el Neofuncionalismo.  Segundo.  es  siempre  una  posibilidad —ya que es una política de estado recurrible—.  La  guerra. En este sentido. no obstante.  Los  estados  quieren  mantener  su  soberanía”. los realistas no son  optimistas  respecto  a  la  habilidad  de  los  estados  para  desarrollar  la  suficiente  confianza  requerida  como  para  adentrarse  a  una  federación. p.  debido  a  que  los  estados  no  reconocen  ninguna  autoridad por sobre ellos. las teorías realistas asumen que “el motivo más básico que guía a los  estados  es  la  supervivencia.  es  capaz  de  actuar  coherente.  De  hecho.Desde un punto  de vista filosófico.  se  han  visto frente a la necesidad de dar una explicación “realista” sobre la materia.  bajo  la  forma  de  prueba  viviente.

      aún  en  desmedro  de  adaptar  su  teoría  —o  como  algunos  critican.. “Structural Realism after the Cold War”. su  integración no tiene lugar? 40  No  obstante. p.  existen  excepciones  a  esta  regla:  “mientras  haya  estados  que  persistentemente  persigan  objetivos  que  valoren  más  que  su  propia  supervivencia”. como el manejo político y la defensa militar.  por  ello.. op. “Is anybody still a  Realist?”.39  Por su parte. Para WALTZ. pp.42 En un  artículo publicado en 2000. K. 30 y ss. sino también de otras tareas  que ellas hagan. ver Legro & Moravcsik.  Las  naciones  podrían  enriquecerse  mutuamente  mediante  una  mayor  división no sólo del trabajo en la producción de bienes. op. 31‐32.  ésta  rara  vez  tiene  lugar. entonces. Si bien comparte la mayoría de las proposiciones realistas..  el  Neorrealismo  es  una  sus  más  influyentes  versiones  contemporáneas.  la  misma  no  alteraría las características básicas del sistema internacional. K. WALTZ sugiere que Europa no llegará a ser una  gran  potencia  “en  ausencia  de  cambio  radical”  (esencialmente. 92.43   Dentro  de  algunos  de  estos  cambios  y  reformulaciones  dentro  del  paradigma  Realista.  difiere con éste al poner el acento más en la estructura que en la naturaleza   Para uno de los mejores análisis al respecto. ¿Por qué. Kenneth WALTZ proveyó una solución “local” a la cuestión  de la integración europea. la integración es un hecho eventual:  Aunque  a  menudo  se  hable  de  la  integración  de  las  naciones.  de  “degenerar” el paradigma—. Él duda acerca de las posibilidades de ocurrencia  de  este  hecho  y. cit. cit. ya que la fusión  de muchos estados en uno no altera el carácter anárquico de sus relaciones  entre la nueva unidad y todos los demás estados fuera de la fusión.  Europa  convirtiéndose en estado).41  Incluso  si  la  integración  diera  a  lugar. 1979). Theory of International Politics (London: Addison‐Wesley.  43 Waltz. pp.  41 Waltz.  40 Waltz.. passim.  39   21 . pp. 105.  predice  que  una  “Europa  gran  potencia”  es  muy  improbable.  42 Waltz.

. de la mano de académicos norteamericanos  como W. Wohlforth. Ésta es la gran interrogante que guió el trabajo de  Kenneth WALTZ. Friedberg.  Por  ejemplo.  Snyder.  en  su  más  reciente  obra. R. la  distribución asimétrica de las ganancias de la cooperación. No obstante.  Estado y Guerra— sostuvo que el escenario internacional se caracteriza por  los siguientes elementos: (1) anarquía del sistema internacional. el Neorrealismo no es un enfoque “reduccionista de  tercera imagen” sino que se nutre de la segunda y tercera imagen.  Más  allá  del  confuso  intento  de  WALTZ  y  otros  neorrealistas. auto‐reconoce la diferencia de profundidad otorgada al  Estado y propone enriquecer los enfoques realistas con enfoques de política exterior. Cueck y C. T. C. dada la naturaleza competitiva del  ámbito  internacional  y  de  que  la  supervivencia  misma  del  actor  está  en  juego. Desde  fines de la década de 1990. F. el mismo Ken Waltz ha especificado en varias ocasiones que el  Neorrealismo  no  sólo  parte  desde  la  estructura.. Taliaferro. John MEARSHEIMER. Así.  y  (3)  desigualdad  en  las  capacidades de los actores.  sino  que  acentúa  su  valor  e  influencia  en  el  comportamiento de las unidades. Gray. el rol central de las instituciones como motores de la integración.45   Hasta  la  fecha.      conflictiva del ser humano. (2) igualdad  funcional  entre  sus  unidades  constituidas. mas de hacerlo  estarían cometiendo un gravísimo error.  la  profundidad  y  duración  de  la  cooperación  intra‐ europea. J. World Politics. Mearsheimer. Schweller.  el  mayor  exponente  neorrealista contemporáneo. Véase Rose. J. (October 1998). A. Sin embargo. es decir. Christensen. Zakaria. tan sólo dedica un manojo  separado de párrafos al estudio de la UE. “Neoclassical  Realism and Theories of Foreign Policy”. y más recientemente C. quien partiendo de la división en tres imágenes —Hombre. las tendencias a   En realidad. del Estado y el  Sistema Internacional.  45 Cf.44 La estructura compele a los actores a repetir un  patrón histórico según la posición y el contexto ocupado por otros actores en  otros momentos similares.  44   22 . Layne. The tragedy of great power politics (NY: Norton. los actores poseen toda la libertad  para contradecir los dictados de la estructura por sobre ellos. G. una nueva escuela llamada comúnmente “realismo neoclásico”  ha venido enriqueciendo la teoría realista desarrollando en profundidad este “hueco” en la  teoría estructural original de la obra de Waltz. 2003).  la  UE  aún  permanece  tremendamente  sub‐teorizada  y  relegada  dentro  del  canon  Neorrealista. J.

 ya que es menester manejar también la posibilidad de que  la  UE  no  sea  del  todo  una  condición  anómala  sino  que  simplemente  se  encuentre  en  una  fase  de  transición  —y  por  ende  no  del  todo  apta  para  la  teorización—.  The  International  Spectator  (1/2004).  debido  a que aún  ese  escenario  no  ha  tenido  lugar. 2006).  Para  este  argumento  y  otras  defensas  frente  a  sus  críticos.  1990). “The Unipolar moment and ESDP”.46  La  primera  predicción  propuesta  por  neorrealistas  como  MEARSHEIMER  es  que  una  vez  terminada  la  Guerra  Fría  y  removido  el  paraguas  norteamericano  de  seguridad. el Neorrealismo concuerda en dos puntos principales:  la  prevalencia  del  estado  y  la  continuidad  de  la  lógica  del  balance  de  poder. y  el  nivel  de  interdependencia  funcional  directamente  contradicen  las  predicciones  neorrealistas  sobre  el  proceso  de  relaciones  internacionales.  los  estados  europeos  volverán  a  verse  entre  sí  con  miedo  y  sospecha. 2006).  De  esta  manera.      “subirse al carro vencedor” en los estados de Europa Central y Occidental.  S.  véase  la  interesantísima  entrevista  realizada  en  “Conversations  in  International  Relations:  Interview  with  John  J.  48  Véase  Posen.  “ESDP  and  the  structure  of  world  power”.  Mientras  las  opiniones    y  la  especulación  varían  considerablemente  dentro del Realismo.  European Journal of International Relations (12:3.  es  metodológicamente  importante  ver  qué  puede  ofrecer  el  Neorrealismo a una explicación sobre el futuro de la UE.  J. “The  46   23 . C.. manuscript (Nov/2004). y Kupchan. Es    Collard‐Wexler.. 1990).  “Integration  under  anarchy:  Neorealism  and  the  European  Union”..  B.47  La  segunda  predicción  alternativa  propuesta por neorrealistas consiste en que la UE está destinada a unificarse  y a convertirse en la próxima gran potencia del escenario internacional48.  Mearsheimer (Part I & II).  Más aún.  “Back  to  the  future:  Instability  in  Europe  after  the  Cold  War”.  No obstante.  47  Mearsheimer.  The  Atlantic  Monthly (266:2.  y  “Why  we  will  soon  miss  the  Cold  War”.  International  Security  (15:4. la región de  la UE pareciera distar  mucho de poder ser caracterizada como “anárquica”. Cabe aclarar que en innumerables ocasiones..  Mearsheimer  se  defiende  (aún  exitosamente)  de  aquellos  que  embaten contra su predicción de que el fin de la Guerra Fría traerá aparejado el rebrote de  la “conflictividad  crónica” en  Europa. John Mearsheimer se ha  encargado  de  recalcar  fehacientemente  que  “con  el  fin  de  la  Guerra  Fría”  él  significa  el  momento  en  el  que  finalmente  la  totalidad  de  tropas  de  EUA  se  haya  retirado  de  suelo  europeo. en oposición al  Neorrealismo. International Relations (20:1 & 20:2.

 Otros tipos de actores: supra‐ y subnacionales. de acuerdo con el equilibrio de poder.  como  por  ejemplo  la  naturaleza  económica.  no  son  los  únicos  actores  de  la  política  internacional.  la  población.  Por otro lado.  organizaciones  religiosas. y entre otros tipos de actores entre sí. la competencia política.      importante  destacar  que  la  unificación  ulterior  de  Europa  redimiría  al  Neorrealismo  en  cuatro  formas49:  (a)  superando  el  limbo  ontológico  bajo  el  cual  se  encuentra  la  UE  hoy. Political  Science Quarterly (118:2. organizaciones  internacionales.  el  territorio. p.  Liberalismo  El Liberalismo posee una visión  mucho más flexible y positiva del mundo.  y  (d)  una  Europa  unificada  podría  alzarse  contra  los  EUA  —o  cualquier  otra  gran  potencia—. son tomados en consideración.  los  recursos  económicos. la similaridad entre unidades constituidas.  probaría  que  la  socialización  internacional  produce. A su vez.  Es  decir  que en el Liberalismo hay mayor espacio para la elección que dentro de los  rise of Europe. primacy”. “Integration under anarchy”. (b) lo  anterior  probaría  que  el  estado  continúa  como  el  actor  dominante  de  los  asuntos  internacionales.  Otros  asuntos.    24 .  por  ejemplo. La política  internacional  no  es  percibida  como  íntegramente  determinada  por  la  distribución  de  poder  militar  entre  los  actores.. America’s changing internationalism.  Los  estados. 423. entre estados y otros  tipos de actores. and the end of U.  Pero adolece de un quinto criterio.  49 Collard‐Wexler.  pueden  ser  un  elemento  crucial.  corporaciones  multinacionales.  2—  la  fortaleza  militar.  a  saber. La anarquía internacional puede.  (c)  las  teorías  Neorrealista  y  de  la  Microeconomía  de  la  Empresa  podrían  explicar  el  ascenso  de  grandes  unidades. así.  y  —como  se  verá  en  el  cap.S.  etc. después de todo. la UE cumple con cuatro criterios neorrealistas usualmente  atribuidos  a  las  grandes  potencias. 2003). ser  “domada” por una red de relaciones entre los estados.

  Por  el  otro.  El  Liberalismo  plantea  un  modelo  mucho  más  complejo  de  política  internacional. los liberales  parecen compartir con los neofuncionalistas el acento en la “baja política” y  la  necesidad  de  la  cooperación  interestatal.51  Es  posible.  el  cual  puede  dar  cuenta  más  sencillamente  del  rol  de  las  instituciones europeas en los asuntos mundiales.  entonces.  los  liberales  son  generalmente  más optimistas respecto a la cooperación interestatal. “International Relations: One world.  52  Véase. Filippo ANDREATTA identifica dos razones  principales:  Por  un  lado.  50 51   25 .  principal  reto  al  Realismo. “Theory and the European Union’s international relations”. 1977).   Andreatta.50 En particular.  el  paradigma  liberal  está  más  fácilmente  adaptado  para  explicar  la  integración  europea  y  la  emergencia  de  una  política exterior común.  La política mundial  en  transición (Buenos Aires: GEL. Para ello.  los  liberales  adoptan  una  aproximación  más  flexible  que  la  realista  en  la  cuestión  de  los  actores  de  la  política  internacional.  aunque  comparten  más  el  escepticismo  del  Realismo  sobre  el  abandono  ulterior  de  la  soberanía  nacional.  permitiendo  un  rol  de  cierta  importancia  también  a  las  organizaciones  supranacionales..  por  ejemplo. R.  Poder  e  interdependencia. many theories”.  Keohane.      cánones  realistas.  y Nye.   El  Liberalismo.  En  términos  generales.  realizar  un  esquema  de  las  principales  teorías  respecto a la integración europea. de acuerdo con dos conjunto de variables:  “alta/baja  política”  y  “comunidad  de  seguridad  pluralística/amalgamada”  (cuadro 2).  Una  de  sus  ramificaciones  plantea  que  la  interdependencia económica52 desalienta a los  estados del recurso a la fuerza  entre  sí  debido  a  el  conflicto  amenazaría  la  prosperidad  de  cada  uno.  J. p. 28.  Un   Véase Walt.  proviene  de  una  amplia  familia  de  teorías  liberales.  permitiendo  así  la  cooperación  y  el  desarrollo  de  instituciones internacionales.

55  Para  algunos  académicos  de  esta  última  rama. R.  basándose  en  el  supuesto  de  que  las  democracias  son  inherentemente más pacíficas que los regímenes autoritarios.  ayuda  a  explicar  porqué  ésta  ha  sido  capaz  de  sobrevivir  y  adaptarse. Después de la Hegemonía (Buenos Aires: GEL. “International Relations: One world.  y  más  allá  de  estas  diferencias. pp. B.  55 Véase Walt. 1993).  el  carácter  altamente  institucionalizado  de  la  OTAN. p. 24.  a  pesar de la defección de su principal adversario. 32‐33.  y  por  ende  la  UE  no  constituye  una  anomalía  sino  que  de  hecho  es  la  muestra  viviente  de  sus  premisas teóricas. Grasping the Democratic Peace: Principles for a post‐Cold War  peace (Princeton: PUP. que “el Hombre es imperfecto pero perfeccionable” y de   Véase. Russett. 1988).  principalmente  mediante  el  aliento  a  los  estados  para  que  depongan ganancias inmediatas en pos de mayores beneficios provenientes  de  una  cooperación  prolongada.  por  ejemplo.      segundo grupo53 percibe a la expansión de la democracia como a la clave de la  paz  mundial.  Sin  embargo.  54 Keohane.    Cuadro 2   Principales aproximaciones a la integración      “Comunidad pluralística de  seguridad”  “Comunidad amalgamada  de seguridad”  Motivos para la integración  “Alta política”  Resultados  finales de la  integración  Realismo  “Baja política”  Liberalismo  Federalismo  Neofuncionalismo  Fuente: traducido por el autor de: Andreatta (2005).  más  reciente..  53   26 .  lo  que  mantiene  al  Liberalismo unido como un solo corpus teórico es que todos estos enfoques  liberales  sostienen  que  la  cooperación  es  posible. por ejemplo. many theories”.    Una  tercera  ramificación54.  argumenta  que  las  instituciones  internacionales  tales  como  el  Fondo  Monetario  Internacional  o  la  Agencia  Internacional  de  Energía  podrían  ayudar  a  superar  el  comportamiento  estatal  egoísta..

  Posteriormente.    Perspectivas críticas: Neomarxismo y Constructivismo  Hasta  los  años  1980. y guerrean con los estados socialistas  guerrean  porque  en  ellos  ven  las  semillas  de  su  propia  destrucción  —o  al  menos  así  discurre  el  argumento  marxista—.  se  focaliza  en  la  relaciones  entre  potencias  capitalistas  avanzadas  y  estados  menos  desarrollados.  La  teoría  de  la  dependencia  neomarxista.  a  que  la  UE  se  sostenga  en  el  tiempo.  esencialmente.  y  sobre  todo  de  la  mano  de  Alexander  Wendt.  el  Constructivismo  comenzó  a  desplazar  al  Marxismo  como la principal escuela alternativa.  el  Marxismo  constituía  la  principal  alternativa  a  las  tradiciones  clásicas  de  RI.  mediante  la  canalización  de  los  impulsos  egoístas  a  través  de  las  instituciones.  Los  estados  capitalistas  guerrean  entre  sí  como  consecuencia  de su incesante puja por las ganancias.  La  solución  neomarxista  al  problema  sería  el  derrocamiento  de  las  élites  parasitarias  y  la  instalación  de  un  gobierno  revolucionario  cometido  al  desarrollo autónomo.  el  derecho.  Algunos  de  los  aportes  más  recientes  desde  la  escuela  Neomarxista  acerca  de  la  UE  provienen  de  las  obras  de  Stuart  HOLLAND.  el  Marxismo  ofrece  una  diferente  explicación  y. La misma se focalizó    27 .  puede  llevar  a  la  paz  entre  los  estados  —es  decir.  Mientras  que  el  Realismo  y  el  Liberalismo  son  estado‐céntricos.  quien  ofreció  una explicación neomarxista de la integración europea.      allí.  y  los  cálculos  costo/beneficio  de  la  guerra.  La  teoría  ortodoxa  marxista  ve  al  Capitalismo  como  la  causa  central  del  conflicto  internacional.  un  marco  de  acción  para  transformar  profundamente  el  orden  internacional. aún luego de “finalizada por completo la guerra Fría”—.  en  cambio.  y  sostiene  que  los  primeros —de la mano de la alianza con las clases dominantes de los países  en desarrollo— se han enriquecido mediante la explotación de los segundos.

  Otros  aportes  provenientes  de  una  nueva  generación  de  académicos  desde  principios  del  siglo  XXI  han  retomado  las  ideas  de  HOLLAND  y  han  criticado.  el  foco  empírico se coloca sobre este poder organizado. en al menos dos aspectos.  relaciones  de  clase)  que  subyacen  relaciones  de  mercado  y  da  forma  a  la  autoridad  política formal. y actualmente podría  ser catalogada como “Economía Política Crítica”.  HOLLAND sostuvo que la teoría económica convencional de la integración  ampliamente descuida asuntos de clase social y económica. las teorías clásicas de integración:   “desde sus mismísimos diseños.  estas  teorías  principales  fracasan  en  dan  cuenta  del  poder  estructural que determina la trayectoria particular de la integración europea”. ni exclusiva ni  primariamente. y que esta teoría  ha  jugado  un  rol  central  en  la  “mistificación  y  ocultación  de  relaciones  de  poder  reales  en  la  sociedad  capitalista”. 49   Gramsci sostenía que la clase capitalista no lidera por medio de la fuerza.57   Las citas de Holland fueron extraídas de Bache & George.  Lo  que  es  importante  no  es  el  proceso  observable  de  líderes  de  negocios  influenciando  actores  estatales.  De  esta  forma. de una ideología común”. p.  los  intereses  específicos de la clase capitalista se vuelven internalizados por medio del interés general y. En la perspectiva crítica de  política  económica. son incapaces de conceptualizar adecuadamente  las  relaciones  de  poder  que  constituyen  las  estructuras  de  mercado  capitalistas.  y  así. “Critical Perspectives”. ligadas en el cumplido de misión común.  “la  combinación  de  élites  gubernamentales  y  élites  auto‐elegidas  del  capital  privado.  sino  una  visión  compartida  del  mundo.56  La  consecuencia  directa  es  que  las  teorías  clásicas  definen  poder  muy  estrechamente  en  relación  al  control  de  autoridades  políticas.  o.  56 57   28 .  sino  mediante  el  consenso  generado  por  la  difusión  de  sus  ideas  (via  instituciones  estatales  y  organizaciones  de  la  sociedad  civil).  como  explica  Holland.      en la estrecha relación entre la economía y la política.  En  otras  palabras.  esta  visión  necesita  ser  suplementada  con  una  nueva  visión  del  poder  derivada  de  las  fuerzas  sociales  (generalmente.

    29 . un sistema de normas.  Simplemente  no  existe  en  sí  mismo. historical materialism  and international relations (Cambridge: Cambridge University Press.  el  Constructivismo  es  un  rechazo  a  la  teoría  positivista  de  las  RI.  Es  una  invención  o  creación  humana. El sistema internacional.58  El Constructivismo se acercó a las RI de la mano de trabajos como los de  Nicholas  ONUF  y  Alexander  WENDT.  en  Jackson  &  Sørensen  (eds.  “Methodological  debates:  Post‐Positivist  approaches”. 1993). no  es  algo  “ahí  afuera”  como  el  sistema  solar. El Constructivismo sostiene que si  los pensamientos e ideas cambian. cap.      Con  el  tiempo.  Existe  sólo  por  una  conciencia  intersubjetiva  entre  las  personas.  no  del  tipo  físico  o  material  sino  puramente intelectual y del tipo ideacional. al igual que WALTZ.  Introduction  to  International  Relations:  Theories  and  approaches  (Oxford: Oxford: Oxford University Press.  mientras  las  formas  teóricas  del  Marxismo  fueron  sucumbiendo  frente  a  los  fracasos  empíricos  del  mismo. un cuerpo  de pensamiento. por ende.). Gramsci. entonces el sistema mismo cambiará. En  este  sentido. es la interacción entre los estados y el  así. 1996) y Gill. Es un grupo de ideas. S.  Approaches  to  World  Order  (Cambridge: Cambridge University Press.  principios  y  grupos  de  teóricos  fueron  desplazándose  hacia  un  segundo  plano  frente  al  ascenso  de  una  nueva  oleada  de  escritos  postmodernistas. 2003).   El Constructivismo se focaliza en la conciencia humana y su lugar en los  asuntos  mundiales.  apoyados en la crítica literaria. 9.  en  un  libro  publicado en 1999 avanzó con estas premisas introducidas anteriormente..  sostiene  que  no  existe  una  realidad  social  objetiva  y  externa  como  tal. p.  Al  igual  que  los  teóricos  críticos  y  postmodernistas.).  Para  ver  más  sobre  los  aportes  de  Gramsci  al  estudio  de  las  RI. como es el caso del Constructivismo. Su  punto de partida.  &  Sørensen.  R.  G..  los  estados  sólo  necesitan  utilizar  la  fuerza  para  gobernar  ultima  ratio. que han sido arregladas por ciertas  personas en un tiempo y lugar particular. 253. enseñanzas de diversas otras disciplinas y la   de teoría social.  El  mundo político y social no es una entidad física o un objeto material que se  da por fuera de la conciencia humana.  ver  Cox.  sus  premisas. (ed. aunque no un rechazo a la teoría social en sí.  58  Jackson  R.  Este  último  autor.

 Lockeana y Kantiana—.  y.59  Según  WENDT.  estoas  herramientas están siendo crecientemente invocados en los debates sobre el  pasado  y  el  futuro  del  proyecto  europeo  de  integración. los  constructivistas otorgan gran parte de su tiempo al análisis de los discursos. Social theory of International Politics.  las  estructuras sociales son definidas en parte por entendimientos compartidos.  las  normas  y  los  debates  políticos. 257. p.60  Debido a este énfasis en la estructura social y. en su teoría la anarquía  no lleva necesariamente a la auto‐ayuda sino a lo que él llama “culturas de  anarquía” —Hobbesiana.  Un  dilema  de  seguridad. 92. No obstante. “Anarchy is what states make of it”.  como  resultado.  el  Constructivismo. 6 y ver esp.  recursos  materiales  y  prácticas.  en  palabras  de  uno  de  sus  mayores  exponentes  europeos  Jeffrey  CHECKEL:  “aplicado  al  estudio  de  la  UE. Esta dependencia de la estructura social en las ideas  es  el  sentido  en  el  cual  el  Constructivismo  tiene  una  visión  idealista  de  la  estructura.  las  estructuras  sociales  poseen  tres  elementos:  conocimiento  compartido.  Una  comunidad  de  seguridad  es  una  estructura social diferente.      sistema. cap.  ya  sean  cooperativas  o  conflictuales.  es  una  estructura  social  compuesta  por  entendimientos  intersubjetivos  en  los  cuales  los  estados  son  tan  desconfiados  que  harán  presuposiciones  del  tipo  “peor  escenario  posible”  respecto  a  las  intenciones  de  los  otros. sobre todo. caracterizado por la anarquía. una compuesta por conocimiento compartido en  el cual los estados pueden confiar unos con otros para resolver sus disputas  sin recurrir a la guerra. Estos constituyen los actores en una situación y  la  naturaleza  de  sus  relaciones.  definirán  sus  intereses  en  términos  de  autoayuda.   Wendt.  A  pesar  de  constituir  un  nuevo  empuje  al  debate  teórico.    30 .  expectativas o conocimiento.  En  lo  referido  a  la  UE. en las ideas.  Primero.  pareciera  haber  madurado  demasiado  59 60  Wendt. p.  por  ejemplo.

  ver  Checkel.  &  Moravcsik.  De  esta  forma.). European integration theory (Oxford: Oxford University Press.  T..  (eds.  64  Risse.62 Los aportes específicos sobre el tema aún son muy  incipientes  y  sus  conclusiones  dependen  de  la  amplia  gama  de  casos  y  relaciones  que  analizan.. 2006).  sobre  su  estatidad.  J.  en  Wiener..      pronto”.  J.  62 Para un apasionante debate sobre las falencias del Constructivismo en el estudio de la UE  y  de  la  teoría  en  general.  En 2004.  “Is  something  rotten  in  the  state  of  Denmark?  Constructivism  and  European  integration”.  en  particular. p.  A.  el    Checkel. 2:2.  T. European Union Politics (vol. 1999)..  A.  61   31 . 195‐196.  “Social  Constructivism  and  European  integration”.61  Es  decir.  (b)  enfatizar  los  efectos constitutivos de las reglas de la UE y sus políticas facilita el estudio  de  los  caminos  en  los  cuales  la  membresía  de  la  UE  moldea  los  intereses  y  las  identidades  de  los  actores.  “A  constructivist  research  program in EU studies?”.  A. Thomas RISSE64 identificó tres formas principales en  las cuales en Constructivismo ha contribuido al entendimiento de la UE: (a)  el  resaltar  la  naturaleza  mutuamente  constitutiva  de  la  agencia  y  la  estructura  permite  un  entendimiento  más  profundo  del  impacto  de  la  UE  sobre  sus  miembros  y.  Working  Paper  nº  6  (ARENA.  y  (c)  focalizar  las  prácticas  comunitarias  resalta  cómo  la  UE  es  construida  discursivamente  y  cómo  los  actores  entienden  el  significado  de  la  integración  europea.  63  Ver  Moravcsik.  RISSE  ilustra  la  importancia de la construcción de la identidad al sostener que la identidad  europea común mantenida por los quince miembros explica parcialmente de  la  decisión  de  ampliarse  a  veinticinco  en  mayo  de  2004. 2001).  “Constructivist  approaches  to  European  integration”. por ejemplo. 2004).  &  Diez.  el  Constructivismo  aún  necesita  superar  sus  grandes  divisiones  internas  antes  de  poder  embarcarse  en  el  estudio  de  un  caso  de  estudio tal como la UE.  Si  bien  las  conclusiones  constructivistas  sobre  la  materia  aún  esperan  mayor  refinación  —frente  a  los  mortales  embates  de  académicos  como  Andrew  Moravcsik63—  el  Constructivismo  continúa  haciendo su aporte mediante los análisis particulares del discurso como uno  de los tantos engranajes del proceso de integración europeo.  Journal  of  European  Public  Policy. 6:4.  (ʺSpecial  Issue:  The  Social  Construction of Europeʺ.

  En  lo  que  han  cambiado  no  es  el  la  cantidad  de  conflictos  entre  sí  sino  en  el  tono  y  la  sustancia.  en  especial. p.  Y  segundo. “In defence of inelegance: IR theory and transatlantic practice”.65  Desde la llegada de Bush a la Casa Blanca.  todos  elementos  que  una  teoría  sistémica  no  puede  observar.  La  administración  rechazó  tratados  65  Peterson. J.  diferentes  escuelas  de  pensamiento  proponen  diferentes explicaciones y pronósticos al abordar los asuntos internacionales  y.  a  pesar  de  las  dos  “crisis  gemelas”  sobre  Irak  y  el  rechazo  francés  y  holandés  de  la  Constitución  en  2005.  Como  hemos  visto.  pues. las diferencias entre “Europa”  y  los  EUA  se  han  profundizado.  al  estudiar  la  UE. International  Relations (20:1.  sino  que  el  nivel  de  disputas  y  divergencias  ha  permanecido  constante.  aunque  también  algunas  ramificaciones  del  Liberalismo). 9.  sino  más  bien  contribuir  a  un  cuadro  más  completo  de  cómo  funciona la UE.  el  fin  de  la  amenaza  soviética  no  ha  producido  más  conflicto  en  la  relación  euro‐norteamericana  o  la  muerte  de  sus  instituciones.    32 .  Primero. 2006).  Entonces.  ¿qué  tienen  para  decir  respecto a la relación euro‐atlántica?    Teoría de RI y el futuro de la Alianza Atlántica Las  relaciones  euro‐norteamericanas  están  determinadas  en  gran  medida  por  dos  factores  que  son  descuidados  profundamente  (sino  por  completo)  por la teoría de RI.  la  integración  europea  ha  mostrado  más  velocidad  en  los  asuntos  de  seguridad  y  defensa  (particularmente  en  la  seguridad  interna)  que  en  cualquier otro área a principios del siglo XXI.      Constructivismo  no  intenta  desplazar  a  las  teorías  racionalistas  por  completo..  y  contrario  a  las  predicciones  de  la  mayoría  de  las  teorías  sistémicas  de  RI  (particularmente  el  Realismo.

  66   33 . “Casualties of War.  K.  incluyendo  a  la  Corte  Penal  internacional.  no  son  especial‐mente  nuevas. 2003). las tensiones alrededor de la política  acerca de Irak no reflejan una postura uniforme europea.  Las  disputas  euro‐norteamericanas.  la  relación  euro‐norteamericana  se  resquebrajaría. en ausencia de la amenaza externa común.  si  bien  probablemente  aciertan  más  y  mejor  en  varios  aspectos.  el  desacuerdo  euro‐atlántico  se  puede  evidenciar  en  ocasiones previas de la historia de la relación.  Durante  la  Guerra  Fría.  y  “The  Unipolar  Illusion  Revisited.  y mientras la integración europea “se derrama” hacia la esfera de la política  exterior. la Convención de Armas Biológicas de 1972 y la imposición  de límites al tráfico ilegal de armas livianas —todas iniciativas apoyadas por  la  UE—.  Así. Fall 2006).  The  Brown Journal of World Affairs (IX:2.  seguridad  y  defensa.  2003).  las  tensiones  euro‐norteamericanas  son un inevitable producto de la integración europea.  Los  teóricos  liberales. p.  Policy Analysis.  quien  sostiene  que  “la  verdadera  razón  del  conflicto  transatlántico  actual es el rol de Norteamérica como el hegemón global y el concomitante desbalance de  poder entre EUA y Europa. una explicación de las tensiones UE‐EUA consiste  en  el  desarrollo  mismo  de  la  UE.  Los  constructivistas  ofrecen  importantes  aportes  sobre  el  camino  por  el  cual  las  preferencias  estatales  pueden  cambiar  en  el  transcurso  de  las    Smith.  The  coming  end  of  the  United  States’  Unipolar moment”.  para  el  Realismo.66  Pero el Realismo y los demás enfoques sistémicos no se encuentran solos  en  la  dificultad  de  dar  cuenta  de  la  UE  y  la  relación  euro‐atlántica. aún tienden a sobrestimar la capacidad colectiva de la UE más allá  de su poder económico. en donde las divisiones intra‐ europeas eran profundas. pp. Ver Layne. Una importante excepción  es  Christopher  Layne.  Sin  embargo. Winter/Spring.      internacionales..  sin  embargo. 104. (nº 483. Transatlantic relations and the  future  of  NATO  in  the  wake  of  the  second  Gulf War”.  “The  European  Union:  A  distinctive  actor  in  International  Relations”. Para los realistas. International Security (31:2. 35‐36.  passim.  el  Protocolo  de  Kyoto de 1997. August 13. Por ejemplo.  los  aliados  de  la  OTAN  permanecieron  unidos  más  allá  de  toda  amenaza  planteada  por  el  Pacto de Varsovia. Sin embargo.

 (ed. J.  la  expansión  de  la  OTAN  es  un  esfuerzo  por  extender  la  influencia  de   Peterson.. “In defence of inelegance: IR theory and transatlantic practice”. “The European Union: A new type of actor”.) Paradoxes  of  European  foreign  policy  (The  Hague:  Kluwer  Law  international. por supuesto.  la  UE  en  su  faceta  de  actor  internacional  no  pretende  avanzar  un  “interés  nacional”.  reforzando  elementos de la Sociedad Internacional tales como el derecho internacional y  la  cooperación  interestatal  y  minimizando  aquellos  de  la  política  de  poder  (realista).  como  sostiene  Richard  ROSECRANCE.  1998).  67 68   34 . R. “The European Union: A distinctive actor in IR”. pp. la teoría del equilibrio de poder no indica que  una  coalición  opositora  tendría  que  emerger  para  balancearla.  También  ver  Leonard.  los  objetivos  de  los  EUA  han  sido  claramente  plasmados  en  diversos  documentos  e  intervenciones  de  sus  conductores  y  consisten  en  promover  “el  interés  nacional”.  en  cambio.   Smith.      negociaciones internacionales. rechazado por  los  realistas.  Desde  una  perspectiva  realista.  así  como  comúnmente  es  denigrado  por  funcionarios  estadounidenses. Porqué Europa liderará el siglo XXI.  Pero.  en  cambio. 107‐108. los atrae.  sino  que  promueve  objetivos  de  alcance  mediano  (milieu  goals)  para  modificar  el  entorno  internacional. El valor de este acercamiento es. los estados quieren sumarse a la UE o estar enlazados a la misma. 18.  “la  UE  es  un  «nuevo  tipo  de  actor internacional» que atrae países hacia sí.69   A  su  vez.67  Según  Karen  SMITH. más que en oposición hacía sí. en Zielonka.  el  que  le  sería  aún  más  difícil  de  definir  e  instrumentalizar. p.68  Si.  aún  a  pesar  de  que  los  EUA  proclamen  muchos  de  los  mismos  objetivos  de  política  exterior.  En  el  largo  plazo.  69 Rosecrance.  la  UE  puede  contribuir  a  la  transformación  del  sistema  internacional.  […] Mientras Europa se une.  La UE no amenaza a los países externos.  el  debate  sobre  la  expansión  de  la  OTAN  se  ve  diferente  dependiendo  de  qué  teoría  uno  emplea. pero tienden a focalizarse más en ese nivel en  detrimento del doméstico.

  debemos  ser  ahora  muy  cuidadosos  acerca  de  qué  determina  precisamente  las  preferencias  y  las  lógicas  de  los   Walt.  “Misunderstanding  Europe”.      Occidente  —más  allá  de  la  esfera  tradicional  de  los  intereses  vitales  de  EUA— durante un período de  debilidad rusa.  Es  por  ello.70  Es  por  todo  lo  dicho  que  todas  la  teorías  comparten  un  problema:  ninguna  posee  la  capacidad  de  explicar  la  UE  más  que  como  una  vulgar  “alianza”.. p.  &  Zielonka.  Como William WALLACE & Jan ZIELONKA han destacado.    Wallace.  Foreign  Affairs  (77:6. seguramente se  termine por explicar sólo una angosta parte de la vida política internacional.. 72. y es probable que provoque  duras  respuestas  por  parte  de  Moscú.  J.  Si  nuestro  análisis  de  la  política  internacional se basa sólo en esta visión angosta del poder. op.  Los  EUA  y  Europa  ya  no  son  realmente  aliados  si  ello significa que blanden colectivamente su poder (principalmente militar)  para  coercionar  a  otros  estados.  sin  embargo. se puede acusar  a los europeos de montarse al carro victorioso norteamericano de la garantía  de  la  seguridad  sólo  si  los  críticos  limitan  sus  consideraciones  a  las  capacidades  militares71. p. cit.  la  expansión  reforzará  a  las  jóvenes  democracias  de  Europa  Central  y  extenderá  los  mecanismos  de  control  de  conflictos  de  la  OTAN  hacia una región turbulenta.  y  debido  al  énfasis  de  este  trabajo  en  las  implicancias  de  la  integración militar de la UE en la relación con los EUA.  o  como  un  nuevo  polo  de  poder  dentro  del  equilibrio  de  poder  internacional.  Desde  una  perspectiva  liberal. que a continuación  se presenta un esquema teórico ecléctico a modo de marco de análisis para el  futuro desarrollo de los sucesivos capítulos.  W.  November/December 1998).    Una matriz propia: Tres niveles de análisis Presentado  el  tema  de  esta  manera.  70 71   35 . 30.

  se  analizarán  dos  casos  específicos según  este  marco.  gubernamentales.  se  conjurarán  tres  niveles  distintos:  (1º)  las  relaciones  entre  los  miembros  de  la  UE.  Ya  previamente  se  ha  destacado  la  importancia  de  vincular  las  cuestiones  de  carácter  europeas.  el  estudio  y  comprensión  de  las  lógicas  internas  principales  de  la  integración  en  seguridad  y  defensa  de  la  UE.  (2º)  los  procesos  internos‐externos europeos..  la  opinión  pública. la matriz será aplicada para el estudio del impacto de  la integración militar europea en la relación euro‐norteamericana.  a  lo  largo  de  los  capítulos.. identificando a  aquellos  actores  empresariales. Por el otro  lado.  en  donde  la  Unión  Europea  y  los  Estados  Unidos  son  analizados  en  tanto  polos  independientes  de  poder.  patrones  y  fenómenos  evidenciados  a  través  las  tendencias  de  opinión  pública.  etc.  es  decir. la UE Occidental.  se  vea  reflejado  en  el  análisis  y  en  el  desarrollo  de  los  acontecimientos  abordados.  los  diversos  tratados.  En  la  Parte  II  de  este  trabajo.      estados  si  ellas  ya  no  son  exclusivamente  “impuestas”  verticalmente  por  presiones  sistémicas. la PESC. y (3º) el  nivel  global..  un  nivel  intra‐europeo.  y  otros  procesos.  para  poder  reconocer  cualquier impacto estructural en el sistema internacional. a nivel interméstico. un nivel interméstico que incorpore el  rol de actores complejos como la OTAN.  etc.  la  influencia  de  grandes empresas multinacionales asociadas al sector defensa.  intermésticas  y  globales.  es  necesario  resaltar  que  durante el desarrollo de los sucesivos capítulos no se hará un recorte rígido    36 . en el Capítulo 3.  se  planteará  el  contexto  histórico  e  internacional  en  el  cual  esta  integración  toma forma.  la  esencia  de  este  recorte  analítico.  destacando  los  actores  presentes  en  el  proceso. la PESD.  que participan en el trasfondo de la integración militar europea.   La  intención  es  que. etc. y a nivel intra‐europeo.  En  concreto. se analizarán los ejes que hacen posible e  impulsan hacia adelante el proceso.  A  nivel  global. es decir.  Por  un  lado.  Antes  de  abocarnos  de  lleno  a  la  Parte  II.

      de  la  información  en  los  tres  niveles  presentados  como  matriz  analítica,  ya  que este tipo de recorte pretende ser sólo metodológico y no programático o  una evidencia completa de la realidad. Así, y en pos de una mayor fluidez  en  el  abordaje  de  los  temas  —de  un  carácter  muy  interconectado—,  cada  subtítulo  dentro  de  cada  capítulo  servirá  como  guía  temática  de  los  contenidos de los diferentes niveles a los cuales hemos hecho referencia.  En  un  último  capítulo  dedicado  a  las  conclusiones,  en  cambio,  se  intentará plasmar las enseñanzas recolectadas a partir de la investigación, y  presentarlas (ahora sí, dado la necesidad metodológica) bajo la forma de los  tres  niveles.  Así,  mediante  la  recopilación  de  los  puntos  clave  y  de  la  aplicación  al  modelo  teórico  propio,  se  verificará  la  hipótesis  planteada;  es  decir, identificar en qué profundidad la autonomía de la integración militar  europea  afecta  a  la  relación  con  los  Estados  Unidos,  y  en  un  nivel  más  amplio, cómo altera ciertos aspectos del orden internacional. 

 

37

                         

PARTE II
 

La defensa europea y los Estados Unidos

 

38

     

CAPÍTULO 2 
 

La integración militar de la Unión Europea      

a  historia  de  la  integración  europea  comenzó  con  la  defensa.72  Los  de  Dunkerque  (1947)  y  Bruselas  (1948)  fueron 

Tratados 

fundamentalmente  impulsados  en  la  dirección  de  una  comunidad  de  seguridad  que  erradicara  cualquier  futura  guerra  del  continente.  Desde  entonces, el tema de la seguridad llegó a convertirse en un verdadero tabú  en  Europa.  Los  siguientes  intentos  por  coordinar  una  “política  exterior  común”  datan  de  principios  de  la  década  de  1970.  Durante  un  tiempo  lo  hizo  bajo  el  ropaje  de  la  llamada  “Cooperación  Política  Europa”  (CPE),  sin  embargo, no fue sino hasta principios de los 1990 que logró tomar forma un  intento  serio  de  coordinación  política;  y  lo  hizo  bajo  una  institución  poco  conocida: la Unión Europea Occidental (UEO). Esta organización, desde su  creación en 1955, ha actuado como el mecanismo de enlace de seguridad y  defensa  tanto  entre  Francia  y  la  Organización  del  Tratado  Antártico  Norte  (OTAN),  como  entre  el  RU  y  los  EUA.  La  atención  sobre  esta  UEO  iba  en  aumento  desde  mediados  de  los  1980.  Sin  embargo,  y  a  pesar  de  que  los  principales  órganos  de  la  UEO  —el  Consejo  y  el  Secretariado—  fueron  reposicionados de Londres a Bruselas en 1992 para mejorar la coordinación 
72

 Ver Howorth, J. European integration and defence: the ultimate challenge?, Chaillot Paper 43  (Paris:  ISS‐WEU,  November  2000).  Jolyon  Howorth  es  uno  de  los  mayores  especialistas  europeos  en  temas  de  defensa  y  seguridad.  Su  visión  particular  de  que  el  proceso  de  integración  europeo  fue  impulsado  primariamente  por  cuestiones  de  defensa,  más  que  económicas, es revolucionario y plantea un serio reto al observador ordinario, así como un  alejamiento  muy  importante  con  todos  los  demás  enfoques  sobre  la  materia.  Dados  los  convincentes  argumentos  esgrimidos  por  Howorth,  este  trabajo  subscribe  a  esta  corriente  específica.  

 

39

      con  la  OTAN,  hasta  ese  entonces  la  UEO  sólo  había  llevado  acabo  algunas  misiones de rastreo de minas en el Golfo Pérsico (1988‐1990) y ciertas otras  de monitoreo y policía en la antigua Yugoslavia (principios de 1990), y, por  ende,  no  podía  siquiera  presumir  ser  el  ente  encargado  de  la  “defensa  colectiva”.  Esta  tarea  continuó  siendo  dominio  exclusivo  de  la  OTAN,  al  menos hasta fines de los 1990.  Posteriormente,  algunos  países  europeos  —el  RU  a  la  cabeza—  intentaron impulsar una “Identidad de Seguridad y Defensa Europea” (ISDE)  desde dentro de la OTAN. Cualquier concepción de rol autónomo de la UE  en  el  campo  de  la  seguridad  (y  mucho  menos  en  el  de  la  defensa)  era  virtualmente  impensable  durante  gran  parte  de  los  años  1990.  La  característica fundamental de la IESD era que mediante ella se podía recurrir  a las capacidades norteamericanas (OTAN) para poder operar militarmente  en  el  manejo  de  crisis  en  “el  patio  trasero  de  Europa”  —misiones  que  los  EUA siempre fueron reacios a levar a cabo—.  Cuando  en  1958  un  joven  periodista  le  preguntó  al  primer  ministro  británico sobre qué podía desviar a un gobierno más fácilmente de su curso,  Harold  MACMILLAN  respondió:  “Events,  dear  boy!  Events!”  [¡Los  hechos,  muchacho,  los  hechos!].  Desde  1989,  y  pasando  por  la  desintegración  de  Yugoslavia,  pero  muy  especialmente  luego  del  11  de  septiembre  de  2001,  “los hechos” han avasallado a la capacidad de los políticos (europeos) en su  determinación para determinar su propio curso. Específicamente en el área  de  seguridad  y  defensa,  como  hemos  visto  en  el  capítulo  1,  los  hechos  han  enturbiado  a  muchas  de  las  más  consolidadas  teorías  de  RI  e  integración  europea. Lo más sorprendente es que más allá de estas eventualidades, con  el cambio de siglo la UE ha comenzado a tomar las riendas sobre su propio  destino,  no  sólo  dando  por  tierra  con  algunos  esquemas  teóricos  sino 

 

40

 respaldada por fuerzas militares creíbles. Chaillot Paper 47 (Paris: ISS‐WEU.  Así  es  que.  A  partir  de  aquí. se llevaron a  cabo serios esfuerzos por impulsar el rol en seguridad y defensa. ésta es la clara consecuencia del fin de de  la  Guerra  Fría  y  de  la  consecuente  pérdida  de  importancia  relativa  de  73  Para el documento de la Declaración de Saint‐Malo.  se  pueden  identificar  cuatro  razones  por  las cuales surgió la PESD.  con  el  fin  de  que  la  Unión  se  provea  de  una  capacidad autónoma de acción. por supuesto. Primero.  sobre los medios que decida utilizar a tal efecto.  y  una  predisposición  a  reaccionar  frente  a  crisis  internacionales. los  medios  para  utilizarlas. (comp. explícitamente aboga por “una  capacidad  más  autónoma  de  acción. European defence core documents. véase Rutten.  la  cual. From Saint‐ Malo to Nice.  ya  no  contenta  con  una  Identidad  Europea  de  Seguridad  y  Defensa dentro de la OTAN.  tal  como  fue  concebida  en  la  cumbre de Saint‐Malo en diciembre de 1998. involucra al  Consejo Europeo. la forma en  la cual responder a las crisis internacionales.    41 . la PESD implica que la UE posee un control sobre el  moldeado  del  marco  institucional  para  una  Política  Común  de  Defensa.      también  mediante  un  mayor  control  sobre  su  otrora  tímido  accionar  en  el  campo de la seguridad y la defensa.). la Unión Europea desarrolló su propia Política Europea  de  Seguridad  y  Defensa  (PESD). M.  en  dos  iniciativas  distintas. May 2001). La PESD. a  diferencia de la IESD.  guiadas  por relaciones bilaterales entre Francia‐Alemania y Francia‐RU. y sin la capacidad de poder utilizar una UEO  de manera empírica.  En suma. por el otro lado. el cual decide respecto a la progresiva estructuración de la  política  de  defensa  común.  bajo  la  dirección  política de la UEO (UE Occidental).  respaldada  por  fuerzas  militares  creíbles”. la IESD fue un término judicial técnico y un mecanismo corto  designado  para  facilitar  la  emergencia  desde  dentro  de  la  OTAN  de  una  capacidad  militar  europea  “separable  pero  no  separada”. Además. y.73  Durante  diciembre  de  1998.

  necesitaba  fuerzas  armadas  bien  entrenadas  para  estabilizar  este  tipo  de  crisis más allá de su periferia (por ej. 2002). la UE. en el Medio  Oriente. retomar la historia desde un punto de partida  ubicado en la creación de la PESD hasta el contexto actual. más al Este del continente.  The  European  Security  and  Defense  Policy.  Tercero. como parte integral del resto de la comunidad internacional. o  asimismo en África).      Europa  para  los  EUA.  estos  debates  han  producido  un  progreso  mucho  mayor  hacia  una  PESC  que  en  todos  los  cincuenta  años  anteriores.  Hacia fines de los 1990. Inclusive. Y cuarto. European integration and defence.  Desde  diciembre  de  1998.  Mientras.  es  una  necesaria  política  frente  al  resurgimiento  real  o  potencial  de  crisis  o  conflictos  dentro  de  Europa.  R.74  pero  lo  que  aquí  nos  preocupa  es. y Howorth. el debate estaba focalizado gran parte del tiempo  en  la  UEO.  NATO’s  companion  —or  competitor?  (Santa Monica: Rand Corporation..  Segundo.  la  historia de cómo la UE ha llegado hasta este punto ya ha sido debidamente  analizada  en  el  pasado. Es decir. estos tres elementos anteriores se  sincronizaron  de  manera  casi  perfecta  con  dinámicas  endógenas  de  un  “mercado”  que  aspira  a  emerger  como  un  actor  político  en  la  arena  internacional  (ver  más  adelante).    De la UEO a la PESD: Desatando el nudo europeo de seguridad Desde  el  fin  de  la  Guerra  Fría.  pero  hacia  fines  de  siglo  finalmente  se  llegó  a  un  punto  de  quiebre. la UEO llegó a ser percibida progresivamente ya no como  74   Hunter.  en  cambio.  ¿Pero  con  qué  fin?  Esto  es  algo  a  lo  que  intentaremos  aproximarnos  en  el  cuarto  y  último  capítulo.  el  resto de la investigación: el desarrollo del área de seguridad y defensa luego  de Saint‐Malo (1998).  los  miembros  de  la  UE  y  sus  aliados  en  el  norte de América han estado involucrados en grandes debates respecto a la  futura  configuración  de  los  marcos  de  seguridad  y  defensa  en  el  “Viejo  Continente”.    42 .

  Institucionalmente.  2001”. en diciembre de 1998.  ésta  meramente  reflejaba  el  poco  sano  desequilibrio  entre  la  UE  y  los  EUA. el más inmediato corolario de la histórica reunión de Saint‐Malo fue  la  construcción.      parte  de  la  solución  sino  como  parte  del  problema.  Militarmente.  estabilidad  y  control  europeo sobre sus aspectos militares y de seguridad. “The European security conundrum: Prospects for ESDP after September 11.  concentrándose  en  la  necesidad  de  desarrollar  “capacidades  autónomas  de  acción” desde dentro de la UE.75  De  hecho.  Además.  hundió  mucho  más  a  la  UE  en  su  dependencia  con  la  OTAN  (EUA)  sin  ofrecer  ninguna  garantía  de  largo  plazo de que las capacidades brindadas por la organización militar atlántica  fuesen  finalmente  utilizadas  para  misiones  de  pacificación  de  crisis. March 2002).  Con  el  objetivo  de  “modernizar  la  Alianza”.  a  diferencia  de  tiempos  anteriores.  Saint‐Malo  fue  de  lleno  al  centro  del  dilema  europeo  de  seguridad.  Se  necesitaba  urgentemente  un  nuevo  acercamiento  y  éste  vino  de  la  mano de la Declaración en la Cumbre de Saint‐Malo. luego  con  la  agudización  del  conflicto  de  Kosovo  en  1997/1998—  había  demostrado a la UE la limitada naturaleza de sus capacidades.  dentro  de  la  UE. las crisis en los Balcanes a comienzos de los 1990 —y aún más. la UEO  fracasó  en  su  intento  de  brindar  mayor  seguridad. p.  de  la  Política  Europea  de  Seguridad  y   Howorth. 2.  Políticamente.  75   43 . Así. aún dejaba a una UE impotente en términos militares y  toma  de  decisiones. Policy Paper nº 1 (Notre Europe. Francia y el RU —las mayores potencias militares de Europa. y ya no desde la OTAN (como con la UEO).   Así. con  asiento  en  el  Consejo  de  Seguridad  de  la  ONU  (CSONU)  y  los  dos  únicos  miembros con capacidad militar nuclear— acordaron desarrollar una misma  política de seguridad y defensa europea y ponerla rápidamente en práctica. J..  Lo  más  importante  de  esta  cumbre  fue  el  reacomodamiento  del  debate.

 el de  la Política Exterior y de Seguridad Común (tabla 1.  47)  está  dividida en tres famosos “pilares”.  militares  y  sobre  todo  presupuestarios.  1  y  4. Summer 2004).  A  su  vez.  el  de  la  cooperación  política  y  judicial  de  carácter “interno”.  76   44 .  más  el  Presidente  de  la  Comisión  Europea.  (ed.  esp.  Finalmente.  que  no  es  una  institución  de  la  UE. pág. en el Consejo de  Helsinki. En lo que respecta a  lo  presupuestario.  June  2005).  También  ver  el  excelente  artículo  de  Giegerich. Survival (46:2. pág.  En  junio  de  1999. el pilar en el que ahondaremos aquí.  El  Consejo  Europeo  (constituido  por  los  Jefes  de  Estado  o  Gobierno  de  todos  los  miembros. W.).76  La  estructura  de  toma  de  decisiones  de  la  UE  (cuadro  3.  hasta  la  fecha  esta  dimensión  —sobre  la  que  en  última  instancia  descansa  todo  el  proyecto—  ha  sido  postergado  o  esquivado  sistemáticamente. se acodaron los marcos militares de la PESD.  elegida  por  sufragio  directo. como presupuestarias.  IRRI‐KIIB  (Brussels:  Academia  Press. y finalmente.  en  el  Consejo  Europeo  de  Colonia. B. “Not such a soft‐power: the external deployment of European  forces”.  ya  que  la  UE  contiene  tres  órganos  con  ese  término.  Es  la  institución  que  representa  a  los  estados  miembros. mientras que en diciembre de 1999.  pág.  y  el  Consejo  de  Europa.  es  preciso  diferenciar  a  los  “otros  Consejos”.      Defensa  (PESD). El Parlamento es la  institución  legislativa.  los  caps. La Comisión es la institución ejecutiva de la  UE y es la iniciadora de todas las propuestas legislativas.  se  diagramó  la  estructura institucional.  ver  Biscop.  y  las  consecuencias  han  sido  tanto  institucionales  y  militares.  respecto  al  Consejo cabe tener ciertas precauciones ya que éste también es una entidad  legislativa. & Wallace.  el  Consejo  de  la  UE. 45 y cuadro 4. cada uno de ellos dedicado a diferentes  ámbitos:  el  ámbito  comunitario.  sino  una    Sobre  los  aspectos  institucionales.  el  Parlamento  Europeo y el Consejo Europeo.  pero  también  es  ejecutiva  en  ciertos  casos.  E  Pruribus  Unum?  Military  integration  in  the  European  Union.  49).  Sus  tres  personificaciones  son  la  Comisión  Europea..  S.

  Oxford:  OUP. véase Wallace.  de policía/aduanas  I. & Pollack. H. Este órgano se reúne  mensualmente  y  está  compuesto  por  los  ministros  de  relaciones  exteriores  de todos los países miembros.  la diversidad cultural y combatir otros problemas sociales.  fue  creado  el  Consejo  para  Asuntos Generales y Relaciones Exteriores (CAGRE).  su  agenda  esta  normalmente  sobre‐cargada. Política Exterior y  de Seguridad Común  III. Policy‐Making in  the  European  Union  (5th  Edition.      organización intergubernamental dirigida a proteger los derechos humanos. E. 157. pág.  Por  ello. Comunidad  Económica  II.77   El marco institucional de la PESD (cuadro 4.. M.  dadas  las  complejidades  de  una  política  exterior y de seguridad de tales proporciones.  2005)  y  European  Comission. W. Wallace.    45 . M. incluyendo un gran  presupuesto  Sí.  El  funcionamiento de la Unión Europea (Brussels: 2006).    Tabla 1   Pilares de la UE e instrumentos de política exterior  TRES PILARES  Herramientas  diplomáticas  Sí  Sí  Herramientas  económicas  Sí.. incluyendo un  limitado presupuesto  Sí.    77  Para mayor profundidad.  Así  es  que  estas  nuevas  instituciones  poseen  tanto  fortalezas  como  algunas  debilidades. El CAGRE constituye el cuerpo clave de toma  de  decisiones  de  la  Política  Exterior  y  Seguridad  Común  (PESC)  y  de  la  Política  Europea  de  Seguridad  y  Defensa  (PESD). (2005). p. que deriva gran parte de  sus funciones directamente de lo que solió ser la CPE. 49) es algo así como un  híbrido  derivado  de  una  sucesión  de  iniciativas  más  bien  discretas  de  los  últimos  años.  En  primer  lugar. incluyendo un  limitado presupuesto  Herramientas  militares  No  Sí (a través de  PESD/FRR)  Limitadas a coop. Justicia y Asuntos  Internos  Sí  Fuente: traducido por el autor de: Smith.

 El  AR‐PESC es asistido por una Unidad de Política (UP) conformada por todos  los  miembros. Normalmente.  el  puesto  lo  ocupa  el  español  Javier  SOLANA. se creó el cargo de Alto Representante  para  la  Política  Exterior  y  de  Seguridad  Común  (AR‐PESC)  —más  usualmente  llamado  “Sr.  En cuarto lugar. los delegados militares  de cada miembro de la UE se reúnen al menos dos veces al año.  Provee  la  experiencia  y  la  capacidad.  PESC”  mediante  el  asesoramiento  sobre  determinadas  situaciones  y  en  la  formulación  de  respuestas políticas y estrategias. Si bien el SMUE no actúa como cuartel general  de  las  operaciones. es el de ser “el  rostro  visible”  de  la  UE  en  los  asuntos  internacionales  y  el  de  ayudar  a  fomentar el consenso en las reuniones del Consejo.  cumple  funciones  técnicas  en  alerta  temprana  y  en  la  planificación estratégica. El Comité  ofrece funciones de consejero al CPS y dirige el Staff Militar de la UE.  Este  Comité  conjuga  a  representantes  permanentes  “a  nivel  de  embajadores”  de  todos  los  estados  miembros. incluye a alrededor de 150 funcionarios de los  países  miembros. El rol del AR‐PESC. para prevenir o anticipar posibles  acontecimientos —como una crisis regional—. Su función principal es proveer de análisis al CAGRE y al Consejo  Europeo sobre situaciones internacionales. Este  Staff Militar (SMUE). y se encarga del día a día del  manejo de las operaciones militares.  Sus  funciones  son  asistir  al  “Sr.  incluso  durante  las  operaciones militares conducidas por la UE.  Actualmente.  PESC”—.  En tercer lugar.      En segundo lugar. El Staff Militar funciona bajo la  dirección política del CMUE. en junio de 1997. el Comité Militar de la Unión Europea (CMUE) constituye  el cuerpo máximo en el área militar. en sí. el Comité Político y de Seguridad (CPS) también fue creado  en  junio  de  1999  en  el  Consejo  Europeo  de  Colonia.      46 . quien hasta 1999 fue el anterior Secretario General de la OTAN. a su vez.

  que emerge del proceso del CPE.    47 .        Cuadro 3   Toma de decisiones en el área de la PESC                        Presidencia                        Co‐derecho  de  Iniciativa    de la  Comisión    Rol de     consejero  del PE        Concejo Europeo    “Sr.  Primero.  el Comité Político. el  Comité  de  Representantes  Permanentes  (CRP).  el  Secretariado  del  Consejo.          Todas  las  cinco  agencias  vistas  operan  bajo  la  égida  del  Consejo  Europeo.  la  Presidencia  rotativa  de  seis  meses.  y.  actualmente  en  manos  de  Alemania.  finalmente. PESC”      CAGRE  (unanimidad)            CRP II          Consejeros PESC          +  Secretariado  General    Unidad policial    CPS   Grupos de    trabajo PESC    Fuente: traducido por el autor de: Vanhoonacker (2005).  cuatro  cuerpos  intergubernamentales  más  actúan  en  los  intersticios.  Además./Sra. p. 83.

 Working Paper 2  (European Foreign Policy Unit. “Is there a European approach to war?”. March 2002) p. Peace Studies Papers (Bradford University. no obstante. costumbres y elementos distintivos de la forma  de  hacer  la  Guerra. W. Debería haber una doctrina política consensuada que nutriera  el pensamiento de los militares y no a la inversa.  que  debiera  nutrir  de  mayor  contenido  político  y  estratégico a los actuales cuerpos y fuerzas militares creados.  los  Jefes  del  Staff  de  Defensa  y  del  staff  militar  de  la  OTAN/UE  han  jugado  un  papel  desproporcionado  en  la  definición  de  la  doctrina  política  que  debería  subyacer  a  la  PESD.  y  de  la  construcción  de  una  compleja pero sólida estructura de política exterior (incluyendo la seguridad  y  la  defensa).   Se hace referencia a aquellas tradiciones.  Por  ejemplo.  los  miembros  de  la  UE  se  encuentran  empantanados  en  la  clarificación de una verdadera doctrina política —lo que muchos llaman.79  Con estas preocupaciones en cuenta.  división  de  áreas  y  tareas.  79  Bono.  más  que  la  obligación  del  uso  de  la  fuerza  en  ciertas  circunstancias.  de  coordinación.  G.  la  cultura  de  la  “guerra  justa”  se  preocupa  por  las  limitaciones  en  el  uso  de  la  fuerza. los doce meses posteriores  a Saint‐malo vieron un mayor progreso en el campo de la defensa europea  que  durante  todos  los  cincuenta  años  del  período  anterior  a  la  cumbre  franco‐británica.  78   48 . En sus propias palabras.78  Como lo destaca Giovanna BONO.  [d]ebido  a  esta  falla..  “European  Security  and  Defence  Policy:    The  rise  of  the  military  in  the  EU”. una  “cultura  estratégica”—. este tipo de desbalance a favor de las  soluciones  más  tácticas  que  estratégicas  ha  generado  ciertos  vicios  y  descontroles dentro del mismo proceso de toma de decisiones en el ámbito  de la seguridad.  Esto  es  un  retroceso  para  los  procedimientos  normales  de  toma  de  decisión  ya  que  deberían  ser  los  líderes  políticos los que acordasen dónde y cómo las Fuerzas de Reacción Rápida de la UE  deberían ser usadas.  Working Paper 4.. 14. 2005).      Más  allá  de  los  mencionados  grandes  avances  institucionales. Ver Wallace.

 Ext.         Comité Civil   Comité Militar  Staff Militar    Directorios   Unidad de Política        contacto a nivel de escritorio   Célula de Crisis    Fuente: adaptado y traducido por el autor de: Wallace (2005). del Concejo    Dip.    49 . Directorio A: PESC Concejo     Guías Temáticas  Directrices CAGRE     Agencia Europea    de Defensa      AR‐PESC            Sec.  CPR (I + II)     puede presidir      CPS     DG Rel. Ext. p. del Sec.        Cuadro 4   Toma de decisiones en el área de la PESD      Concejo Europeo dirección política Comisión Europa   DG Rel. Gral. 448.

 los EUA se retrotrajeran en  sí mismos y la  OTAN  colapsara posteriormente.  Londres  temía  que  si  Europa  demostraba  cierta  genuina  habilidad  para  hacerse  cargo  de  sí  misma  militarmente. Journal  of Transatlantic Studies (1/2005).  trabajando  uno  con  otro. Como lo expresa HOWORTH.  las  mayores  diferencias  estaban  ligadas  a  las  respectivas actitudes de París y Londres respecto al impacto de sus políticas  sobre Washington.  París.  80   50 . 2000). Britain.80  Por  cincuenta  años  (1947‐1997).81  Como  se  ha  dicho.  el  Reino  Unido  (RU)  y  Francia  siempre  obstaculizaron  cualquier  indicio  de  cooperación  seria  en  asuntos  de  seguridad  por  medio  de  sus  contradictorias  interpretaciones  del  posible  impacto  de  las  políticas  de  desarrollo  militar  europeo  en  Washington.  en  cambio. J. “Britain.  81 Howorth. J. and the ESDP”. prosigue. “Y además”. Ninguno  de  los  dos  bandos  puede  manejar  la  política  europea  de  seguridad  sin  el  otro”. más viejos y   Howorth.  para  manejar  su  política transatlántica”. Survival (42:2. “The Euro‐Atlantic Security Dilemma: France. France and the European defence initiative”.  el  RU  temía  que lo contrario pudiera suceder: que si Europa demostraba una verdadera  capacidad  de seguridad.  Así  explica  Jolyon  HOWORTH  la  cruda  lógica  que  subyace  al  proceso  de integración política de la UE. “[estos estados] han  tenido  gigantescas  dificultades. “Francia quedó sola  sugiriendo  que  los  europeos  asumieran  mayores  responsabilidades  para  la  seguridad  del  continente.  se  expresaba  confiado  en  que  los  EUA  tomaran más en serio a sus aliados.      El dilema franco-británico de seguridad “Existe una paradoja en la relación franco‐británica de seguridad.  los  EUA  se  revirtieran  al  aislacionismo.. Mientras Francia consideraba (y continúa considerando)  que  la  emergencia  de  una  PESC  “con  dientes”  consolidaría  y  enriquecería  una  Alianza  Atlántica  más  equilibrada  (y  por  ende  más  fuerte).  pero  muchos  de  sus  socios  de  la  UE encontraron  semejante propuesta como demasiado desafiante de los hábitos.

  Sin  embargo. es decir. Este hecho. Una política de  seguridad  europea  “con  dientes”  simplemente  no  puede  construirse  sin  el  RU.  De  esta  manera.      confortables”. Dos países. una  integración  en  defensa  y  seguridad  era  prácticamente  impracticable.  que  llevó  hacia  el  Consejo  de  Colonia  de  junio  de  1999.  82  Como hemos visto.  así  como  tampoco  sin  Francia.  Desde  la  crisis  de  Suez  (1956).  París  y  Londres han perseguido estrategias diametralmente opuestas hacia los EUA.  hasta  el  Consejo  de  Helsinki  de  diciembre  del  mismo  año.  el  mismo  cuadro  sucede  en  la  política  euro‐atlántica.  el  RU  ejerció  un  veto  continuo sobre todo intento por estructurar un lazo entre la UE y los asuntos  de defensa europeos.  destinada  al  fracaso.  o.    51 .  al  menos. antes de la cumbre de Saint‐Malo en diciembre de 1998.  el  mayor  obstáculo  a  la  PESC  y  la  PESD ha sido la inhabilidad del RU y Francia de acordar sobre los elementos  más fundamentales. una cultura militar intervencionista y  ambiciones globales. que solitariamente dentro de  la UE comparten un pasado imperial.  Así es como. condenó repetidamente a la impotencia e  irrelevancia a cualquier iniciativa —usualmente francesas— que aspirasen a  establecer  tales  lazos.82  Durante  largo  tiempo  los  altibajos  en  la  PESD  como  proyecto  y  como  política  fueron  dictados  ampliamente  por  la  cercanía  o  lejanía.  Antes  de  esa  instancia.  Como  se  verá  en  el  próximo  capítulo. están condenados a actuar como socios.  sólo  cuando  Tony  Blair  — primer  ministro  británico—  buscó  regresar  a  la  corriente  europea  en  el  verano de 2003.  el  proceso  de  Saint‐Malo. se  pudo respaldar las palabras (y las nuevas instituciones) con los hechos.  por  ejemplo.  en  distintos  momentos.  Así  es  que. entre Francia y el RU.  ulteriormente  significó  un  re‐equilibrio  de  la  relación de seguridad. una PESD realmente pudo ponerse en práctica. un dilema que se remonta a los tratados de Dunkerque y Bruselas.

  tanto  una  como  otra  orilla  del  Canal  de  la  Mancha  comprendió  que  se  puede  disentir  estratégicamente  pero  continuar  cooperando  pragmáticamente  en  pos  del  beneficio  conjunto. derivadas en gran parte de las  peleas sobre el compartir de costos a ambos lados del Atlántico.  como  políticas  de  antagonismo  y  de  poder. el rol ahora  ambivalente  de  las  tropas  norteamericanas  estacionadas  en  Europa  en  un  contexto de post‐Guerra Fría.83  Es  decir.  fueron  encontrando  lentamente  nuevos  puntos  de  apoyo y.  desde  el  comienzo.  Luego  de  Saint‐Malo.  tal  vez. September/October 2006).  El  problema  consiste  en  que  por  demasiado  tiempo. finalmente. “Global NATO”. Francia.  estos  dos  enfoques  bastante  diferentes  no  necesariamente  son  contradictorios.      El RU ha buscado no verse nunca más envuelto en una confrontación abierta  con los EUA.  El  mismísimo  nacimiento  de  la  PESD  refleja  una  necesidad  directa  surgida de ciertas disfunciones de la OTAN.    52 . J.  la  PESD  continuó  con  su  progreso  gradual  a  través  de  ciertos  reportes  semestrales  83  Sobre este último punto.  Hasta fines del siglo XX.. y el continuo deseo de los EUA de llevar a la  Alianza  más  allá  de  sus  límites  europeos. La OTAN y la PESD. los problemas de carácter atlántico y sobre el rol  de la OTAN fueron casi siempre centrales. A pesar de las circunstancias.  Sin  embargo. desde  principios  del  siglo  XXI. Foreign Affairs  (85:5. ni mucho menos incompatibles.  tanto  Francia  como  el  RU  han  estado. a no volver a ser dependiente de Norteamérica. véase Daalder. I. un nuevo rol estratégico. el  dilema  franco‐británico  original  de  seguridad  siempre  prevaleció.  igualmente  cometidos  —cada  uno  por  sus  propias  razones—  al  desarrollo  de  una  PESD. & Goldgeir.  la  tónica  de  los  discursos  y  la  falta  de  una  “cultura  estratégica  europea”  hicieron  ver  a  dos  compromisos  pragmáticos  en  esencia.  Así.

 como por ejemplo.  es  de  destacar  el  compromiso  personal  tanto de Blair como de Jacques Chirac —el primer ministro francés— en pos  de  una  PESD  a  pesar  de  sus  diferencias  estratégicas.  Irán y Corea del Norte). p.  J.  “Ideas  and  discourse  in  the  Construction  of  a  ESDP  for  the  Twenty‐First  Century”. B.  desde  principios  de  los  1990.  84   53 . Chirac lo percibía como un corolario lógico de la emergencia de la  UE  como  actor  internacional.).  86 Bono.  87 Véase Schmitt. 51. Moens & Sean (eds.. and the ESDP”. ver la excelente serie de colecciones documentales European:  Core Documents. 5. (Paris: ISS‐WEU. a pesar de sus diferentes visiones y de la creciente rispidez con la  administración  Clinton  en  los  EUA  (sobre  el  escudo  de  misiles. especialmente Chaillot Papers 47. Francia y el RU comparten ambiciones  similares en cuanto a la racionalización y re‐estructuración de sus industrias  de defensa.  85 Howorth.  los  cuales  llevaron  a  las  Conclusiones  de  la  Presidencia (diciembre 2000) en la ciudad francesa de Niza.  less scrutiny?”.      del  Consejo  Europeo. 2000).  Blair  continuó  percibiendo al desarrollo de una capacidad militar europea como condición  necesaria  para  asegurar  el  compromiso  norteamericano  en  la  Alianza  Atlántica. (Paris: EU‐ISS). “The  European  Defence  Convention  and  Common  Foreign  and  Security  Policy:  more  defence. “The Euro‐Atlantic Security Dilemma: France. “European Security and Defence Policy:  The rise of the military in the EU”. La política de Clinton pareció ser lo suficientemente  compatible  con  el  proyecto  de  la  PESD  como  para  no  constituir  un  (otro)   Para todos estos documentos.. en Cohen.85  El  segundo  factor  es  lo  que  se  podría  catalogar  como  una  “cerrada  comunidad  epistémica”  de  expertos  y  funcionarios  en  Londres  y  París  que.87 Finalmente.  los  compromisos con los foros multilaterales y otros asuntos.  han  desarrollado poco a poco un conjunto de ideas alrededor de la necesidad y  legitimidad de una PESD. NATO and European Security: Alliance politics from  the end of the Cold War to the Age of Terrorism (Praeger: Westport 2003).84  Existen  varios  factores  que  explican  este  ulterior  éxito  del  emprendimiento. y  Howorth. ambos países lograron enfocarse conjuntamente en  la PESD.  En  primer  lugar.86 Tercero. 57 y 67. Working Paper 7. From Cooperation to integration: Defence and Aerospace Industries in Europe  Chaillot Paper 40. Peace Studies Papers (Bradford University: March 2004). Britain.

  está  caracterizado principalmente por la díada Francia‐RU.  no  hicieron  más  que  acelerar ese proceso.  Kissinger.  Todos  estos  acontecimientos  dieron  lugar  a  lo  que  Jolyon  HOWORTH  llamó  una  verdadera  “armonía  franco‐británica” entre 1998 y 2001.  esta  relación  estratégica  expresa  de  alguna  manera  una  lógica de fuerzas y contra‐fuerzas de larga data en Europa.  En  vez  de  repensar  las  necesidades  del  proyecto.  como  ya  se  ha  visto. una entre la gran  masa continental y su equilibrio. El primer gran giro consistió en un cambio de prioridades de Blair. el RU terminó replanteando sus propias prioridades.  Más  allá  de  los  casos  particulares. entre las islas británicas unificadas  bajo  una  misma  corona  y  semi‐separadas/protegidas  del  continente.  Sin embargo. Además. 1973). esta “primavera” en la relación franco‐británica comenzó a  resentirse  a  comienzos  de  2001  principalmente  por  dos  giros  de  la  política  británica.88 Del exitoso manejo de este complejo entramado    Existe  una  larga  lista  de  obras  al  respecto. La política del conservadurismo en una época revolucionaria (México: FCE.  H.  Un  mundo  restaurado. dentro del RU la propaganda anti “euro‐ejército” comenzó  a  fortalecerse  con  titulares  casi  diarios  de  características  negativas  —casi  complotistas—  respecto  a  las  “verdaderas  fuerzas  detrás  del  impulso  de  integración  militar  europeo”.  dividida  entre  las  grandes  potencias  continentales  Francia. y el impacto  de  los  ataques  terroristas  en  septiembre  de  ese  año. Es entre estos países  que  se  dirimen  los  grandes  proyectos  y  debates  entorno  a  la  seguridad  y  defensa  del  continente  por  su  relativa  fortaleza  en  el  área.      mayor  obstáculo  a  los  arreglos  de  Saint‐Malo.  88   54 .  poniendo  en  duda  la  peligrosidad  o  eventualidad  de  los  conflictos  en  Europa. Es decir.  y  la  Europa  continental.    El dilema franco-alemán de seguridad El  equilibrio  en  materia  de  seguridad  en  Europa.  pero  véase  esp.. Alemania y Rusia.

  los  estados  europeos  vieron  la  posibilidad  de  enlazar  la  integración  con  esta  dinámica  de  seguridad.  como  se  ha  visto.  vida  y  razón  de  ser al anterior. tratado por el cual la “Comunidad” Europa se transformó en la  “Unión”  Europea.  Frente  a  esta  nueva  oportunidad  de  rebrote  conflictivo  en  Europa.  Maastricht  mostró  la  determinación  de  los  países europeos de retomar las riendas de su propio espacio en el mundo.  y  que  le  da.  En  suma.  Sin  embargo.  ha  dependido  la  salubridad  de  todo  el  sistema  de  estados  europeos. Éste ha sido durante gran parte de la historia de Europa uno de  los elementos centrales del dilema de seguridad europeo.  la  respuesta  de  Europa  fue  Maastricht.  desde    55 . la díada Francia‐Alemania constituye otro de los grandes ejes de la  seguridad  europea.  se  observa que la mayoría de los conflictos europeos del siglo XIX y XX vieron  enfrentados  a  estos  dos  países. y  la  esterilización  militar  de  Alemania. es que existe otro  eje estratégico relevante. más allá de la  relación  franco‐británica.  fue  la  clave  del  orden  que  luego permitiría todos los demás progresos.  si  se  observa  la  historia  del  continente.  los  estados  europeos  percibieron  al  colapso soviético como un gran desafío a la Comunidad Europea.   Así.  al  parecer. Este es el conformado por Francia y Alemania.  La  sumatoria de estos dos elementos de la ecuación en el pasado ha resultado  en  el  conflicto  como  corolario  directo  de  las  tentaciones  alemanas  de  dominación.  en  última  instancia.  Así.  Una  vez  derrumbada  la  URSS.  Frente  a  este  desafío.  De  hecho. Este vacío  automáticamente  recreó  una  situación  estratégica  continental  ya  vista  con  anterioridad:  una  gran  Alemania  con  estados  este‐europeos  débiles. entonces.      de  relaciones. No podríamos  hablar  coherentemente  de  un  eje  franco‐británico  como  central  en  los  asuntos de seguridad europeos sin mencionar el rol disminuido al respecto  de Alemania.

 pasando  por  un  incremento  en  los  intercambios  y  comunicaciones  personales. los dos países firman un Tratado de Amistad en el  Palacio  francés  del  Elíseo.  para  poder  establecer una relación en donde las preocupaciones de seguridad germanas  pudieran  ser  canalizadas  mediante  la  construcción  de  una  entidad  supranacional  que  homogenice  y  aplaque  las  aspiraciones  nacionales  de  cada estado europeo.  el  eje  Berlín‐París  se  ha  convertido  en  la  actualidad  en  el  verdadero motor del desarrollo de la UE en casi todos los ámbitos. Gracias a  este  proceso. y en parte como consecuencia de los progresos en los  ámbitos de cooperación.  garantizando  cierta  confianza  hacia  una  nueva  Alemania  reunificada.  las  relaciones  cordiales  entre  Francia  y  Alemania  han  continuado  bajo  el  llamado  Proceso  de  Blaesheim. En 1951.    56 . Luxemburgo y Holanda.  en  1963. Alemania y Francia  crean. la Comunidad Económica del Carbón y el Acero  (CECA). a través del Tratado de París.  Si  bien  Alemania  ha  permanecido  “esterilizada”  en  términos  militares  para poder garantizar la seguridad del resto de Europa —sobre todo Francia  y  el  Este  europeo—.  De  cara  al  siglo  XXI.  entre  los  líderes  de  entonces.  Desde  los  años  1950.  Konrad  ADENAUER y Charles DE GAULLE. donde Alemania permanece   89  Bélgica.  Uno  de  los  mayores  eventos  que  marcan  el  nuevo carácter del eje es el fin a la histórica rivalidad por las zonas limítrofes  (Alsacia y Lorena) entre sí.  Alemania  y  Francia  comenzaron  a  cooperar  y  construir  una  nueva  relación: desde el impulso de universidades e institutos conjuntos. Más adelante.  éstos  también  tuvieron  que  reciprocar. junto a otros países89. excepto  aún del  todo  en  el  de  la seguridad y defensa. ricas en minerales y productos favorables para la  industria pesada. Italia.      mediados  del  siglo  XX  la  cronología  de  antagonismo  cesó.  hasta  grandes  acuerdos  económicos.  por  el  cual  ambos  países mantienen reuniones informales de cooperación y amistad.

Tabla 2   Ciclo de crisis: grandes hechos de PESD 
Fases 
1950‐1954 

Iniciativas entre gobiernos CE/UE 
● Negociación de la Comunidad Europea de  Defensa y los Tratados de la Comunidad  Política Europea.  ● Planes Fouchet para la “unión política”. 

Objetivos de las iniciativas CE/UE 
● Recrear las fuerzas armadas alemanas  dentro de un marco integrado.  ● Contener la restauración de la soberanía  alemana.  ● Reto francés al liderazgo norteamericano  mediante la OTAN.  Asociación franco–alemana cono núcleo.  ● Cooperación en pol. ext. entre los  gobiernos de la CE.  ● Exclusión de la Comisión de la CE.  ● Separación de la “pol. ext.” de las  relaciones exteriores”.  ● Secretariado de la CPE, acción conjunta.  ● Incrementar la coop. entre la CE y el CPE. 

Hechos externos 
● Guerra de Corea, 1950‐1953.  ● Muerte de Stalin, 1953. 

1961‐1966 

1970‐1974 

● Lanzamiento de de Cooperación Política  Europea (CPE).  ● Reporte Luxemburgo.  ● Reporte Copenhagen.  ● Reporte Londres.  ● Solemne Declaración sobre la UE.  ● Acta Única. 

1981‐1983 

1990‐1992 

● Negociación del Tratado de la UE  (Maastricht). 

1998‐2003 

● Lanzamiento de la PESD.  ● Primeres misiones militares y civiles  conducidas por la UE. 

● Las Crisis de Berlín, 1958‐1962.  ● Iniciativa de la “Comunidad Atlántica” de  la Administración Kennedy, 1961‐1962.  ● Lanzamiento de la Conferencia sobre  Seguridad y Cooperación en Europa (CSCE),  1972‐1974.  ● “El año de Europa”, EUA, 1973.  ● Guerra Árabe‐Israelí, octubre 1973.  ● Golpe de Estado en Polonia, revolución  iraní, 1979.  ● Invasión soviética a Afganistán, 1979.  ● “Nueva Guerra Fría”, EUA/URSS;  Administración Reagan en EUA, 1981‐1983  ● Lanzar la Pol. Ext. de Seguridad y Defensa  ● Unificación alemana, 1989‐1990.  ● Asociación más estrecha entre UEO–UE.  ● Colapso de la URSS, 1990‐1991.  ● 1era Guerra del Golfo, 1991.  ● Desintegración de Yugoslavia, 1991.  ● Hacer de la UE un actor comprehensivo de  ● Guerra de Kosovo, 1989‐1999.  seguridad mediante el fortalecimiento de la  ● Ataque terrorista en EUA (11/S), 2001.  cooperación en el área de la seguridad.  ● Intervención en Afganistán, 2001.  ● Dar a la UE la capacidad autónoma de  ● Intervención en Irak, 2003.  manejo de crisis civiles y militares.  ● Mejorar las capacidades militares de la UE 

57

Fuente: traducido por el autor de: Wallace (2005), p. 432. 

      como  un  actor  secundario  y  auto‐contenido  (por  sus  experiencias  pasadas)  aunque  siempre  presente  y  aportando  la  moderación  necesaria  entre  los  extremos dictados por Francia y el RU.   Desde 2003, y en gran parte como consecuencia de su posición común en  contra de la invasión de Irak, el eje franco‐alemán ha iniciado un paulatino  acercamiento con Rusia, adoptando posturas conjuntas en varios aspectos de  la  política  internacional  y  fortaleciendo  el  desarrollo  de  las  relaciones  económicas,  principalmente  en  los  sensibles  temas  del  suministro  de  hidrocarburos  rusos  a  la  UE  y  la  participación  del  estado  ruso  en  el  consorcio EADS, fuertemente implicado en la integración militar de la UE.   

El impacto del 11/S en la PESD
En octubre de 2001, en un discurso en el Partido Laborista, Blair sostuvo que  el 11/S “marcó un punto de inflexión en la historia, en donde confrontamos  los peligros del futuro y atendemos las elecciones de la Humanidad. […] El  calidoscopio  ha  sido  agitado.  Las  piezas  están  en  movimiento.  Pronto  ellas  se asentarán nuevamente. Antes de que lo hagan, re‐ordenemos este mundo  alrededor nuestro”.90   Así,  Blair  se  lanzó  a  la  tarea  de  re‐ordenar  el  mundo.91  Sus  objetivos  ahora  fueron  tres:  ofrecer  un  apoyo  constructivo  e  irrestricto  a  la  administración Bush en su “guerra contra el terrorismo”, atender las causas  profundas  de  la  inestabilidad  e  inequidad  —en  un  plazo  más  largo—,  y  crear  nuevas  estructuras  de  orden  internacional  para  manejar  una  agenda  más  amplia  de  globalización.92  Su  enfoque  sobre  los  asuntos  europeos, 

 Discurso reproducido íntegramente en The Guardian, 3 October 2001, pp. 4‐5.    Ver  Leonard,  M.  (ed.),  Re‐ordering  the  World.  The  long‐term  implications  of  11  September  (London: The Foreign Policy Centre, 2002).  92  Howorth,  J.  “France,  Britain  and  the  Euro‐Atlantic  Crisis”,  Survival  (45:4,  2003/2004)  p.  176‐177. 
90 91

 

58

      otrora intensos en tiempo de Saint‐Malo, cambió. Blair se hizo “global” y la  seguridad europea cayó a un segundo (o tercer) nivel de prioridad.  En Francia, gran parte de este nuevo argumento era compartido, pero no  así  su  estrategia  de  implementación.  La  actitud  del  establishment  político  francés fue resumido insuperablemente por François BAYROU: “100% aliado  de  los  EUA.  100%  con  los  ojos  abiertos”.  Los  principales  temas  invocados  por la dirigencia francesa luego de los atentados fueron: la primacía de los  instrumentos  políticos  y  diplomáticos  como  respuesta  a  los  ataques,  que  cualquier  respuesta  militar  sea  limitada  específicamente  a  objetivos  de  al‐ Qaeda, que las operaciones militares no se extiendan más allá de Afganistán,  la  necesidad  de  resoluciones  de  la  ONU,  y  la  necesidad  de  mayores  esfuerzos por solucionar la crisis palestino‐israelí.93 Sin embargo, en ningún  momento Francia sacó su foco fuera de la PESD, ni mucho menos la degradó  a un nivel menor de importancia.  Así  es  que  muchos  de  los  factores  ya  identificados,  que  respaldaban  la  cooperación  franco‐británica,  llegaron  gradualmente  a  desaparecer.  A  su  vez, un segundo giro provino del recambio masivo del personal burocrático,  diplomático  y  de  la  “comunidad  epistémica”  en  el  RU,  aunque  no  en  Francia. Los anteriores lazos de cooperación estaban claramente en retirada.  No  obstante,  el  progreso  en  materia  de  seguridad  durante  todo  este  lapsus  nunca  se  detuvo.  El  impulso  continuó  mediante  una  serie  reuniones  del  CPS  y  de  los  Comités  Militares  de  la  UE  y  de  la  OTAN,  en  febrero  de  2001  y  junio  de  2001  respectivamente;  pero  por  sobre  todo,  gracias  a  una  iniciativa liderada por Holanda y Alemania hacia la creación de una Célula  Europea de Coordinación de Transporte Aéreo, en junio. 

93

 Gordon, P., “France, the United status and the «The War on Terrorism»”, manuscript, The  Brookings Institution (October 2001). 

 

59

 la UE comenzó a relevar a la OTAN en ciertas  misiones de paz.  el  crimen organizado y los conflictos regionales.      Más  sorprendentemente  aún.  el  otro  también  lo  hacía.  los  estados  fallidos.  Consta  de  14  páginas  y  está  dividido  en  tres  secciones principales. La Alianza Atlántica desde este entonces se ha visto en un estado de  auto‐redefinición. La primera aborda el entorno global de seguridad.  en  Laeken. identifica cinco amenazas clave:  el  terrorismo.  Es  lo  que  muchos  analistas  internacionales  equiparan  con  la  Estrategia  de  Seguridad  Nacional  de  los  EUA  (ESN).  Bélgica.  y  fue  elevado  al  Consejo  Europeo.  de  un  documento titulado “Estrategia Europea de Seguridad” (EES).  las  armas  de  destrucción  masiva. El documento  representa  la  conjugación  de  las  diferentes  culturas  estratégicas  de  los  estados  miembros.  Durante este tiempo. tal vez uno de los  mayores avances netamente no‐institucionales de los últimos años en el área  de  la  seguridad  europea  lo  constituya  la  redacción  por  parte  del  Alto  Representante  para  la  PESC  —Javier  Solana—  y  su  equipo. este ropaje siguió ocultando la desunión entre sus  dos más importantes miembros en materia de defensa: Francia y el RU. Como corolario directo.94  Y  aquí  yace  su  extremada  importancia.  que  lo  refinó  ligeramente  y  adoptó en diciembre del mismo año.  la UE declaró “operacional” a su capacidad militar. como por ejemplo la misión Amber Fox en Macedonia y las  tareas de policía en Bosnia. presta  especial atención a las causas de la pobreza.  La  relación  siguió  una  especie  de  tandem.    60 .  en  diciembre  de  2001. Por su parte.  en la primera mitad de 2002. también resalta  94   El  documento  original  se  titulaba  “Una  Europa  segura  en  un  mundo  mejor:  Estrategia  Europea  de  Seguridad”.    Hacia una “cultura estratégica” europea A partir de este contexto de relativos avances y retrocesos. Fue  muy  común  observar  que  en  aquellas  misiones  o  tareas  en  las  que  uno  participaba.

  Posen. aunque no más fácil.  Dos  frases  son  reveladoras:  “la  primera  línea  de  defensa  comúnmente  estará  más  allá  de  nuestras  fronteras”.  En  esta  parte  del  texto  se  encuentra  una  de  las  más  controversiales declaraciones —y una. “Mapping the Mind Gap: A Comparison of US and European  Security Strategies”. esto ha generado  una capacidad de decisión más centralizada.  sostiene  el  documento. Berenskoetter.  y  que  “ninguna de estas nuevas amenazas es puramente militar o manejable sólo  por  medios  militares”. 2004). A. The European Security  Strategy. seguramente redactada con el fin de  despertar sonrisas en Washington—. Bailes...  La  Unión  necesita  ser  “más  activa. F. y  por el otro.  2001)  se  ha  pasado  de  una  estructura  de  toma  de  decisiones  “de  abajo hacia arriba” hacia una “desde arriba hacia abajo”96.  rápida  y  temprana..  Estas  oraciones  sostienen  dos  objetivos  estratégicos:  construir  mayor  seguridad  en  la  región  europea  y  crear  un  nuevo  orden  internacional más viable.95  La integración militar de la UE  Si  bien  con  la  puesta  en  “operatividad”  de  las  estructuras  de  la  PESD  (en  Laeken. Security Dialogue (36:1. SIPRI Policy Paper 10 (Stockholm: SIPRI.  en  relación  a  la  prevención  de  los  conflictos. en vez de coordinar diferentes centros de mando menos en pos de llegar a una  decisión conjunta. March 2005).  “The  European  Security  Strategy:  Practical  Implications”.  véanse  respectivamente:  por  un  lado. Oxford Journal on Good Governance (1:1.      la  naturaleza  compleja  e  interconectada  de  todos  estos  factores  desestabilizantes de la seguridad. donde sea necesaria”.  B. Se destaca la necesidad de desarrollar  una  cultura  estratégica  que  promueva  “la  intervención  robusta.  La  sección  final  aborda  las  implicancias  políticas  para  la  UE. February 2005).  96 Es decir que la estructura de toma de decisiones se ha centralizado en cúpulas más altas  de mando. An evolutionary history.  95   61 .  La  segunda  sección  destaca  los  objetivos  estratégicos.  más  capaz  y  más  coherente”. La falta de    Para  un  análisis  de  la  EES  y  para  una  comparación  con  la  ESN  de  los  EUA.

  existe  una  usual  postura que se caracteriza por el temor frente a un proyecto al que se percibe  como “un intento dudoso.  el  Alto  Representante  de  la  PESC  (AR‐PESC). aunque en convergencia creciente.  y  el  Comité  Político  y  de  Seguridad (CPS).      agilidad.  plantean  que  la  PESD  representa  los  primeros  vestigios  de  un  “euro‐ ejército”  que  progresivamente  llevaría  al  abandono  de  los  ejércitos  de  carácter nacional. Estas nuevas agencias son la Agencia  Europea  de  Defensa  (AED).  aunque  no  tan  conspirativas  como  las  anteriores.  mensajes  confusos  y  verdaderas  dudas  de  carácter  personal  y  mediático. Otros. la estructura de toma de decisiones de la PESD posee  muchos actores (agentes) que.    62 .   Otras  posturas.  y  sobre  todo  dentro  de  los  EUA.  el  Consejo  de  Ministros  de  Defensa  (CMD). inspirado en gran parte por Francia. terminando con siglos de tradición en ese sentido.  también  es  usual  encontrar  posturas  de  sospecha  que  denuncian  a  la  PESD  como  un  proyecto “designado a socavar o reemplazar a la alianza de la OTAN”.  y  sobre  el  malgasto  de  fondos  económicos y humanos que ello acarrea.  En  primer  lugar. Estas  dos clases de críticas se preocupan y advierten sobre la “duplicación” de los  recursos  y  actividades  de  la  OTAN. para generar  un  contrapeso  al  poder  militar  norteamericano”. esfera a la cual este trabajo pretende realizar un  mínimo aporte valorable.  Por  otro  lado. en el proceso de toma de decisiones se debe principalmente a  la  incorporación  de  nuevas  agencias  que  han  hecho  muy  numeroso  el  proceso de coordinación “hacia abajo”. serán en el  corto plazo más bien factores de freno que de empuje.  Un alto porcentaje de las discusiones académicas y toma de decisiones en  torno  a  estos  temas  se  ha  visto  influenciado  por  profundos  desconocimientos.  más  que  opiniones  y  decisiones  basadas  en  estudios. aún.  investigaciones y análisis concienzudos sobre la materia —que en definitiva  demuestran lo contrario—. Así.

  Este  proceso  evitará  duplicación  innecesaria  y  no  implica  la  creación  de  un  ejército  europeo  [sic].  fue  Representante Especial del Gobierno británico en Afganistán.  En  2003  publicó  un  libro  titulado  The  Breaking  of  Nations  (Atlantic  Press.      más conformes con las dinámicas de la integración.  que  serían  re‐asignadas  desde  sus  estructuras  de  toma  de  decisión  nacionales  hacia  un  comando  central  europeo  permanente. hay quienes apuntan a la “imposibilidad” de alcanzar  consenso  entre  veinticinco  (y  desde  2007.  la  intención no es crear un “ejército europeo”.  Ill). como una evidencia de una total pérdida de tiempo. Es  lo  que  los  Jefes  de  Estado  y  de  Gobierno  han  establecido  claramente  primero  en  Helsinki:  “El  Consejo  Europeo  subraya  su  determinación  a  desarrollar  una  capacidad  autónoma  de  tomar  decisiones  y. Como lo expresa R.  Por  un  lado.  Oak  Loan. temen que la “fusión” de  ese primer y último bastión de  la soberanía nacional (seguridad y defensa)  llevará irremediablemente hacia un federalismo más intensivo dentro de la  UE. Nótese la relevancia de estas palabras ya que el británico Robert  Cooper  es  el  actual  Director  General  de  Relaciones  Exteriores  y  Político‐Militares  en  la  Secretaría  General  del  Consejo  de  la  UE.  Antes  de  instalarse  en  Bruselas  en  2002.  es  sencillo  mencionar  simplemente que jamás se han puesto en duda las características nacionales.  a  lanzar  y  conducir  operaciones  militares  lideradas  por  la  UE  en  respuesta  a  crisis  internacionales.  conferencia  en  el  Centre  for  Study  of  Democracy (3 June 2004). COOPER:  Los ejércitos pertenecen a los estados. Si Ud. gracias  a  un  permiso  especial  otorgado. Publica regularmente. quiere un ejército europeo Ud. Desde otra óptica.  donde  la  OTAN  en  su  totalidad  no  estuviera  involucrada.  y  ocupa  una  influyente  97   63 .  R.  Ellos  luego  repitieron más o menos lo mismo en Niza.. […] Ésta no es sólo una visión personal […].  “Towards  a  European  Army?”.97    Cooper.  veintisiete)  estado‐naciones  soberanas.  en  conocidas  revistas  y  journals  internacionales.  Es  considerado  como  uno  de  los  más  perspicaces  analistas  de  las  RI.  Y  esa  ni  siquiera  es  la  dirección  en  la  que  nosotros nos estamos dirigiendo. tiene  que  crear  primero  un  estado  europeo.  Por  el  otro.   El argumento que sostiene que lo que se está gestando es un verdadero  ejército europeo (comúnmente llamado “euro‐ejército”) es el más difícil y a  la  vez  el  más  fácil  de  refutar.

 sus propios comandos y  su propia tiempo de existencia.  llegan  a  la  equivocada  conclusión de que por estas características mencionadas. ni los españoles.98   Así  también. y utilizando capacidades militares  exclusivamente europeas”. un “euro‐ejército”  en el sentido estricto del término es lógicamente inconcebible. por ello.  ni  los  polacos.      Europa no posee un ejecutivo político unificado. ni  los  italianos.  J. nunca ha dejado de sostener que la tarea de protección  territorial de las masas terrestres de Europa recae bajo la responsabilidad de  la OTAN.   No sólo este argumento es infundado sino que además. 5.  lo  es  actualmente. Cada misión  militar o policial tiene y seguirá teniendo su propios términos de referencia. background paper delivered for Yale IR Seminar (22 February  2006) p.  es  muy  común  oír  argumentos  en  contra  de  un  “ejército  europeo” que.  sus propios voluntarios provenientes de un número de miembros de la UE  (así como también de ciertos países no miembros). todo funcionario  allegado al proyecto.  y  según  los  planes.  así  lo  ha  sido  desde  un  principio..  “estarían  dispuestos  a  morir  por  Europa”.  “The  European  Security  and  Defence  Policy:  framework  for  evaluating  the  first civil‐military missions”.  99 Ibid.  lo  seguirá  siendo  en  el  futuro  cercano. al partir del punto erróneo de interpretar el desarrollo de una  PESD  como  el  reemplazo  de  las  tareas  de  defensa  territorial  que  históricamente  cumplen  los  ejércitos  nacionales.  98  Howorth.    64 .  de  la  UE  como  mano  derecha  de  Javier  Solana  (AR‐PESC). El rol de la OTAN es defender a Europa de las amenazas externas.  “Sin  embargo”.  para  el  uso  en  nombre  de  la  Unión  Europea.  Ext. una bandera europea.  bajo  un  comando europeo.  “nada  niega  que  lo  que  están  actualmente  en  construcción  no  sea  un  Fuerzas  Armadas  Europeas.99  posición  en  la  formulación  de  las  Rel.  por  ejemplo.  dice  HOWORTH.

 entre otros.  21  fuerzas  aéreas  y  18  marinas.  China. “From security to defence the evolution of the CFSP”.  Japón. p.  Pero  esta  suma financia  25  ejércitos. 188.  Austria.  la  UE‐15  intentó  financiar  15  ejércitos  separados.  Si  se  suma  Italia. en 2003. 70). Y aún así. sólo tres países en la UE  (Francia. la UE colectivamente recibió pocos  resultados por cada euro invertido.095 millones—.  que suman $198.  y  más  de  cinco  veces  el  gasto  de  los  siguientes  cinco  países  juntos  (Rusia. pág.  Arabia  Saudita  e  India. Irlanda y Luxemburgo.100   De  este monto  grupal.  RU  y  Alemania)  gastan  juntos  el  equivalente  al  62%  del  presupuesto  combinado  de  la  UE‐15. las cuatro naciones solas contribuyen casi al 75% del presupuesto de  100  Howorth.  Si  uno  incluye  a  los  diez  nuevos  estados  (post‐1º de mayo de 2004) el total del gasto de la UE‐25 aumenta a $208. La UE‐15. Portugal.      Patrones y tendencias en torno al presupuesto militar de la UE El primer factor a considerar cuando se analiza el potencial militar europeo  es el volumen del actual y futuro gasto militar. aunque la tendencia es clara hacia la progresiva abolición de la  conscripción obligatoria (tabla 5.000 millones de dólares en defensa. J. Finlandia. Además. Esto es más de tres veces el  presupuesto  en  defensa  del  segundo  mayor  inversor  en  defensa  en  el  mundo  (Rusia.  el  resto  descansa  en  una  mezcla  de  varios  tipos  de  conscripción.  De  las  fuerzas  armadas  de  la  UE‐25.  y  al  60%  del  de  la  UE‐25.  14  fuerzas  aéreas. gastó casi  $200.  con  $65.200  millones).  que  se  encuentra  ubicada  en  noveno  lugar  dentro  de  la  UE‐25 —con $4.  sólo  siete  están  completamente  profesionalizadas.000  millones. casi la mitad del gasto de los EUA  para ese año —$404.000 millones— (tabla 3 y 4). Dinamarca.    65 . por delante de Bélgica..238 millones).  El  único  de  los  nuevos  países  de  la  ampliación  con  alguna  considerable  capacidad  militar  es  Polonia.    equivalente    a    los    seis    próximos    países  en  gasto  militar.  y  13  marinas.

9 (10=)  1.1  177.589  803  627  378  342  294  194  233  172  95  198.  Luxemburgo  24. UE‐15  Prom.  8.5 (25)  1.334  3.      la  UE‐25.8  22.  Estonia  25.  2.4 (19=)  2.145  27.9  34.235  8. en millones.  Eslovaquia  19.1  1.7  53.5 (18)  1.391  765 (1º)  722 (2º)  426 (10)  481 (8º)  242 (15)  509 (7º)  671 (3º)  618 (5º)  107 (22)  379 (11)  619 (4º)  311 (13)  309 (14)  441 (9º)  183 (19)  157 (20)  204 (17)  117 (22)  192 (18)  99 (24)  382 (12)  84 (25)  520 (6º)  127 (21)  237 (16)  ‐  ‐  485  361  % del PBI  3.923  3.300  1.3 (21)  1.  Eslovenia  20.8  44.944  8.7  2.  Finlandia  15.0  57.4 (3º)  1.  3. Checa  16.605.2 (5º)  1.871  1.528  208.0  33.169  5.9  5.  Francia  RU  Alemania  Italia  España  Holanda  Grecia  Suecia  Polonia  Millones de US$  404.6 (16=)  2.  Hungría  17.782  35.0  150.  Dinamarca  12.0 (23)  1.0  4.    66 .1 (6º=)  ‐  ‐  1.488  2.  Irlanda  18.863.3 (4º)  1.6  27.920  45.173  2.6 (16=)  4.  El  promedio    de    gasto    militar  de  los  restantes  últimos  veintiún  países de la UE     Tabla 3   Gasto en defensa de los miembros de la UE (2003)  PAÍS  Estados Unidos  1.6  27.900  1. UE‐25  Notas: * Cifras aproximadas del 2002.  Chipre  22.7  10.327  US$ per capita  1.  9.  4.2  Fuerzas*  1.  Latvia  23.2 (22)  1.  7.095  3.  Malta  Totales UE‐15  Totales UE‐25  Prom.8 (14=)  2.6  284.    = Cifras compartidas con otro/s país/es.532  4.4  10.9 (10=)  0.5  2.600  ‐  ‐  10.5  200.  6.751  9.  Portugal  13.695  42.9  0.4 (19=)  1.6 (2º)  2.256  7.9 (24)  2.9 (10=)  1.4  22.  Lituania  21.9 (10=)  0.0  6.  Bélgica  11.  Fuente: adaptado y traducido por el autor de: Military Balance 2004‐2005.0  212.0 (8º=)  2.0 (8º=)  1.427  259.1 (1º)  1.185  13.5  12.  5.0  40.1 (6º)  1.91  2.  Austria  14.  Rep.6  163.8 (14=)  2.

  Otras medidas de cooperación  Iniciativa europea para la  democracia y los der.772 millones  535  675  519  126  194  91  63  € 5.8%  18.4%  –7. M. con países  mediterráneos y de Oriente  Medio  Asistencia a países asociados  en Europa del Este y Asia  Central  Coop.Tabla 4   Presupuesto de la UE para sus Relaciones Exteriores  ACTIVIDAD  Operaciones de ayuda  alimenticia y apoyo  Ayuda humanitaria  Coop.3%  5.5%  11.9%  9.5%  5. (2005). E.6%  10.8%  31.5%  2.    . con países asiáticos en  desarrollo  Coop. con países  latinoamericanos en  desarrollo  Coop.5%  –1.6%  0.1%  Fuente: adaptado y traducido por el autor de: Smith.4%  5. con países de los  Balcanes Occid.  humanos  Acuerdos de pesquerías  internacionales  Aspectos externos de ciertas  políticas de CE  PESC  TOTAL  Presupuesto 2003  Presupuesto 2004  426  442  536  337  127  754  419  490  616  312  134  842  Cambio entre  2003–2004  –1.7%  507  685  505  106  193  86  48  € 4. con países sudafricanos  en desarrollo  Coop. 166.016 millones  5. p.

  Fruchart.  y  se  incrementó  en  Europa  del  Este.  Según  una  de  las  fuentes  estadísticas  más  actuales102. 2006).  Islandia.  Omitoogun. sino un  gasto  más  inteligente.  el  gasto  militar  en  Europa  cayó  un  1.    68 .  &  Perdomo. Italia. España.7%.  Un  contraste  interesante  se  puede  trazar  entre  los  nuevos  y  viejos  estados de la OTAN. 7  aumentaron  sus  gastos. “From security to defence”.      es  algo  así  como  $2. Francia.  y  1...  alentándolos  a  gastar  más  para  convertir  sus  anticuadas  capacidades de defensa territorial en fuerzas más móviles y desplegables..  Repitiendo el mismo patrón de 2004.  De  los  7  estados  que  se  unieron  a  la  OTAN  en  2004. Esto es resultado de dos fenómenos: primero. y el RU— redujeron sus gastos  en 2005.  6  aumentaron sus gastos. 295‐324.  P. J.  prácticamente  volviendo  a  los  niveles  de  2003.  9  los  disminuyeron. 188.  que  es  menos  que  el  presupuesto  en  defensa de Vietnam.  al menos por ahora.    Stålenheim. p.705  millones.  “Military  expenditure”.  Existen  otros  problemas  también  serios  pero  que  necesitan  de  mayor  atención  (y  euros)  por  el  momento  si  es  que  la  UE  pretende maximizar el uso y el impacto de sus gastos militares en el futuro. y segundo.  no  posee  fuerzas  militares  propias. el gasto militar se redujo en las sub‐ regiones  de  Europa  Central  y  Occidental.  advirtió  a  los  aliados  europeos  de  continuar con esta tendencia espiralada hacia abajo en sus presupuestos de  defensa.  en  2005. una importante reducción en el de  las  grandes  potencias  europeas..854 millones.  W.  D.101  Lo que es necesario no es un mayor gasto. llegando a un total de $7.  todos  estos  estados  europeos  figuran entre  los 15  primeros  estados en lo que  respecta al gasto  militar — Alemania. De los 17 miembros europeos pre‐2004 de la OTAN. el Secretario General de  la  OTAN. pp.  Jaap  DE  HOOP  SCHEFFER.  101 102  Howorth. un incremento sostenido  en el gasto militar de Rusia.   En muchos discursos y entrevistas durante 2005.  SIPRI Yearbook 2006 (Oxford: OUP.  C.  A  excepción  de  Rusia.

4% en Italia en 2005  llevó  a  su  gasto  militar  por  debajo  del  2%  del  PBI.htm.  discurso  del  Secretario  Gral.int/docu/speech/2005/s050913e.  Baughman.nato.  De  la  OTAN  Jaap  de  Hoop  Scheffer  en  la  Asamblea  Parlamentaria  de  la  OTAN. La reducción en términos reales de 10.  Jane’s  Defence  Weekly.  aircraft.  Disponible  en  www.  30  March  2005.  y  han  adherido  a  las  reglas  del  Pacto  de  Crecimiento  y  Estabilidad  de  la  UE.  A.  estos  países  han  reducido  sus  gastos  militares en 2005.. Jane’s Defence Weekly (26 January 2005). 2005).  NATO  Secretary  General”.nato.  “Italy  trims  budget:  frigate  funds  found.  103   69 . Peter  Struck” (Berlin. p.  vehicles  delayed”.      En una declaración a los ministros de defensas de la OTAN.  Eslovenia.  contribuyendo  a  la  caída  general  del  10.3%.  DefenseNews. 13 Sep.  habiendo  pasado  por  un  gran  re‐ordenamiento  para  poder  controlar  de  gran  déficit  presupuestario  ha  mostrado  una  tendencia  a  reducir  el  gasto  militar  durante  los  últimos  seis  años.htm..  Como  consecuencia. Jaap  de  Hoop  Scheffer and  the  German  Defence  Minister.  T.104  Alemania.  y  “Joint  press  point  by  NATO  Secretary  General..  el  gasto  militar  alemán  cayó  en  2.  el  presupuesto  ha  sufrido  los  mayores  recortes  imaginables  y  el  foco  de  los  programas financieros se han re‐orientado hacia las necesidades del ejército. las fuerzas armadas alemanas se han estado    Ver.  y  en  detrimento  mismo  del  salario  de  DE  HOOP  entre  otros. P.  A  partir  de  entonces.  “Interview:  Gisbert  (Jaap)  de  Hoop  Scheffer.  104 Valpolini.  tal como lo requieran las tropas desplegadas en Afganistán e Irak. hay poco espacio  como  para  reducir  aún  más  el  gasto  en  personal.com (17 October 2005).  por  ejemplo.  sesión  de  Primavera  (Ljubljana. él también  sugirió  que  los  estados  miembros  deberían  aumentar  el  número  de  actividades operacionales llevadas a cabo en conjunto para poder compartir  mejor los costos y no disuadir a ningún miembro de contribuir con tropas en  base a sus costos económicos.  34.6%  desde 1996.000  personal oficial italiano desplegado alrededor del mundo.  Con  más  de  10.  “A  transforming  alliance”.  y  Kington.  tanto  Alemania  como  Italia  han  aceptado  las  consecuencias  de  grandes  déficits  presupuestarios  junto  a  economías  estancadas. Al mismo tiempo.  En  2005. disponible en www.  31  de  mayo  de  2005). “Italian budget set for major cut”.  12.  p.103  A  diferencia  de  Francia.int/docu/speech  /2005/s050531b.

600  49.700  13.400  33. Checa  Reino Unido  Suecia  Noruega   Turquía  Prof.000  23.140  163.000  26.700  26.000  4.250  —  3.000  5.000  Marina  25.700  860  48.450  —  4./Consc.300  10.000  43. (2004).000  49.  Fuente: traducido por el autor de: Military Balance 2004‐2005.000  —  —  22. Aérea  67.800  14.000  60.600  24.250  19.900  6.140  104.950  900  2.100  53.140**  14. A su vez.      reformando.    ** Las Fuerzas Armadas de Malta cubren los tres servicios.500  7.000  33.950  —  42.850  116.000  12.050  7.000  9.600  2.800  10.850  Notas: * El servicio aéreo de Austria es parte del Ejército.050  26.  y  este  último.650  —  2.000  11.150  —  2.600  39.000  250  1.500  13.500  6.700  402.500  116.000  530  22.100  TOTAL  269. de los UE‐15.000  22.400  210. ocho tienen ejércitos conscriptos (aunque Italia está    cambiando).000  14.000  7.    UE‐15:  Austria  y  Luxemburgo  no  tiene  Marina.700  6.200  10.140**  36.900  5.450  7.350  34.500  900  2.000  177.600  33.000  620  650  —  2.100  36.670  13.000  114.100  52.000  10.500  95.700  39.000  177.250  13.850*  10.      70 .550  19.620  5.800  260.600  8.500  216.000  34.  Conscripto  Conscripto  Profesional  Conscripto  Conscripto  Conscripto  Conscripto  Profesional  Conscripto  Conscripto  Profesional  Conscripto  Profesional  Conscripto  Profesional  Conscripto  Conscripto  Conscripto  Profesional  Profesional  Conscripto  Conscripto  Conscripto  Profesional  Conscripto  Conscripto  Conscripto  Ejército  191.800  64.370  7.    Tabla 5   Fuerzas Armadas europeas (2002–2003)  PAÍS  Alemania  Austria  Bélgica  Chipre  Dinamarca  Eslovaquia  Eslovenia  España  Estonia  Finlandia  Francia  Grecia  Holanda  Hungría  Irlanda  Italia  Latvia  Lituania  Luxemburgo  Malta  Polonia  Portugal  Rep.200  137.150  23.130  —  1.000  31.600  514.000  44.  así  como  desplegado  en  Afganistán  su  primer  misión  de  combate en tierra extranjera desde la Segunda guerra mundial (SGM).900  440  5.  tampoco  Fuerza    Aérea.900  5.750  220  2.750  F.

  Sin  embargo. siendo 10 veces más alto que el del segundo país a nivel mundial.  105   71 .  27–33. “Briefing: Russian defence reform”.  continuando  con  una  implacable  tendencia  hacia  arriba  desde  1999.  aumentó  sus  gastos  militares  en  un  8.  este  aumento  masivo  sigue  una  reducción  previa de diez años.  en  2005.8%  en  términos  reales.  el  gasto  militar  mundial  se  incrementó  en  2005. pero China e India también se encuentran entre los   Trifonov. dijo que por primera vez desde 1991 el  presupuesto ruso reflejaba por completo las necesidades del ejército. Este nuevo plan muestra un mayor foco puesto en la  contra‐insurgencia y la disuasión nuclear. y consolidar la influencia en la otrora zona  de estados soviéticos.  105  La  fuerza  directriz  detrás  del  rápido  ascenso  del  gasto  militar  ruso  ha  sido  la  reforma  del  programa  militar  dirigido  a  impulsar  las  capacidades  para  combatir  el  terrorismo.  El proceso de concentración del gasto militar también continuó en 2005 con  una creciente proporción del gasto militar mundial siendo atribuible a los 15  estados  que  más  gastan  en  fuerza  militar.  Los  EUA  son  responsables  por  una  gran  proporción  de  esta  tendencia  creciente. Sergei IVANOV.  con  el  gasto  militar  norteamericano  representando  cerca  de  la  mitad  del  gasto  mundial  y. el gasto militar ruso se ha más  que  duplicado.  por  mucho  el  que  más  gasta  en  Europa  del  Este.106  Como  lo  destaca  el  prestigioso  informe  anual  SIPRI  Yearbook  2006.  continuando  una  tendencia que comenzó en 1998. y los niveles de gasto en 2005 aún son mucho más bajos  que  los  registrados  en  1989/91.  106 Ibid.  a  su  vez.. En la presentación del presupuesto 2005. así como también en una mayor y  transformada presencia en Asia Central y el Cáucaso. Desde  su punto bajo en la post‐Guerra Fría en 1998. Jane’s Defence Weekly (8 June 2005) pp.  La  mayoría  de  estos  son  países  industriales avanzados. D.  restaurar  una proyección global de poder.      Rusia. el RU. el  ministro de defensa.

  Además.  Aunque  Europa  es  un  importante  inversor  en  materia  de  seguridad  a  nivel  global.  a  esto  se  le  debe  sumar  el  continuado  y  rápido  crecimiento  de  China  e  India.  Viendo  hacia  el  futuro.  la  región  de  hecho  ha  reducido  su  gasto  militar  en  2005.  que  han  sostenido  sus  crecientes  gastos  militares  y  están  llevando  a  sus  países  hacia  la  modernización  militar.  las  tendencias  crecientes  en  el  gasto  militar  mundial  muestran  pocas  señales  de  reducirse  en  el  futuro.  Ciertos movimientos tentativos de Francia y el RU para solicitar financiación  privada para los planes militares están teniendo un efecto difusor en el gasto  militar.  distintos  países  también  contribuyen  diferentemente  al  incremento  del  total  mundial  de  2005.  Así  como  el  gasto  militar  mundial  no  se  encuentra  igualitariamente  distribuido.  El  incremento  observable a nivel global depende en gran parte de las costosas operaciones  militares norteamericanas en Afganistán e Irak.  más  que  contribuir  a  la  subida  mundial. y que aún están inconclusas.  siguiendo  un  aumento  sostenido  en  el  gasto  militar  a  la  par de su creciente poder económico.  es  altamente  probable  que  la  actual  tendencia  hacia  arriba en el gasto militar mundial sea sostenida durante los próximos años.  proceso  que  seguirá  implacablemente durante el corto y mediano plazo futuro.  entonces.  Un  factor  sobresaliente  que  ha  facilitado  la  tendencia  creciente  en  el  gasto  militar  es  el  precio  alto  y  en  aumento  de  los  combustibles  fósiles  y  minerales en los mercados mundiales.      primeros  puestos.  En  este  contexto.  El segundo factor a considerar al analizar el potencial militar de la UE es  la brecha (ya sea amplia o estrecha) entre la retórica y la realidad en torno a    72 .  ya  que  ambos  están  envueltos  en  un  programa  de  modernización  basado  en  futuros  incrementos  del  gasto  militar. la caída en el gasto militar en 2005 ha sido una anormalidad respecto al  resto  de  sus  tendencias. Para Francia y el  RU.

  en  estos  dos  años.  como  muestran  las  cifras  de  2001  y  2002.  la  mitad de las acciones de PESC afectaban a los Balcanes.  Europa  Central  y  del  Este  es  la  región  prioritaria  en  la  agenda  PESC.  Es  decir.  Tercero.  al  parecer  en  contradicción  entre  sí.   En términos cuantitativos.  Bosnia‐ Herzegovina (ayuda humanitaria. Durante estos diez años de funcionamiento.107  Estos  aspectos  (caída  del  gasto— aumento  del  activismo). más recientemente. diplomática).278  declaraciones  políticas. explican que a partir  de 1998.  tuvieron  que  ver  con  tres  temas:  primero. posiciones y.  Europa  Central  y  del  Este. y en los EUA en específico.  son  a  los  que  se  intentará analizar y aclarar a continuación ya que de las conclusiones que de  aquí  surjan  dependerá  el  mayor  o  menor  grado  de  impacto  en  las  RI  en  general.  Las  primeras  acciones  comunes  que  emprendió  la  PESC.  a  partir  de  1998.  En  efecto.  149  posiciones  comunes y 3 estrategias comunes (más la EES de 2003). sobre todo en Europa. embargos de armas de Serbia) y un Pacto  de Estabilidad para Europa Central y Oriental (conf.  la  UE  ha  producido  1. la UE ha  venido desarrollando a la par una mayor voluntad política hacia una mayor  presencia  militar  en  Europa  y  el  mundo.  Oriente  Medio  (apoyo  al  proceso  de  paz).  electorales)  y  Ruanda  (definición  de  una  política  europea  tras  el  genocidio  ocurrido allí). Las cifras permiten afirmar que el  uso de los instrumentos de la PESC (acciones. Segundo.  Así.  El  inicio  de  la  PESC  en  el  terreno  operativo  fue  más  bien  tímido  pero. junto al aumento de la conflictividad de Kosovo. las PESC es cada  vez más activa pero también más selectiva (Europa en 116 ocasiones y África  en  52.  representan  las  dos  regiones  más  destacadas).  en  1993  y  1994.  Rusia  (obs.  148  acciones  comunes. estrategias)  ha  ido  en  aumento.  justamente  por  ello.  y  cada  vez  más.  electorales).  el  impulso  de  la  reforma  del  tratado  de  Ámsterdam.  África  Sudáfrica  (obs.      las  capacidades  militares  de  la  UE.  por  ejemplo.  significativo.  ya  un  informe  de  del  Parlamento  Europeo  relativo  a  1998  constataba  “la  tendencia  de  los  Gobiernos  europeos  a  mostrarse  cada vez más dispuestos a asumir sus responsabilidades políticas en favor de la paz y de la  seguridad  en  el  continente  europeo”.  107   73 .  En  ese  sentido. se constata que entre noviembre de 1993 y diciembre de 2002.  más  allá  de  las  dificultades  anteriormente analizadas respecto a los patrones de gasto militar. en 1998. la UE pasara a ser más activa.

113]  [208.185]  54.695  42.751  18.6  —  2.  — Tendencia estable.6        1.379  25.391  455  37  765  337  722  426  481  832  15  305  165  591  1.  13.  17.9  2.695  45.  18.145  27.544  242  53  509  336  773  [426]  [365]  165  16  79  47  11  % del PBI  3.  10.0  —  2.8  2.6  —  2.256  7.  3.9]  [1.  Estado Unidos  Rusia  China  Francia  Japón  Reino Unido  Alemania  Italia  Arabia Saudita  India  Corea del Sur  Turquía  Australia  Israel  España  Brasil  Holanda  Taiwán  OTAN  [OTAN europeos]  [UE‐25]  Oriente Medio & África  Asia Central y Sur  Asia del Este + Australia  Caribe + Am.274  8.920  65.          Tabla 6   Gasto militar mundial (2003)  PAÍS  1.479  626.  Fuente: adaptado y traducido por el autor de: Military Balance 2004‐2005.  15.3    9.508  14.944  9.    74 .9  4.5  8.  [ ] Cifras combinadas.1  —  1.835  42.747  15.6          1.  6.8  [1.8  —  4.1  2.148  24.  2.200  45. Central y del Sur  África Sub‐Sahariana  Nota:         Millones de US$  404.  = Puesto y cifras compartidas con otro/s país/es.  14.649  11.4  —  1.  12.  9.9]  6.7  4.632  11.  7.782  35.  11.9  —  2.716  US$ per capita  1.0              1.  16.4  1.388  164.  5.9      * Cifras de 2002.   Tendencia en ascenso/descenso.2  —  1.325  9.  4.5  —  1.9  —  2.  8.145  7.7  2.033  [224.758  10.

.108 En los Consejos de Feira.  se  incorpora  un  contenido  “civil”  a  las  acciones  de  la  PESC.  innovaciones  en  la  eficacia  y  los  objetivos.  con  el  Tratado  de  Ámsterdam. 80‐81.  “Más  allá  de  Petersberg:  misiones  para  las  fuerzas  militares  de  la  UE”.  El  Consejo  Europeo  de  diciembre  de  2003  marcó  el  fin  del  proceso  iniciado en Helsinki. En específico.  las  llamadas  “Misiones de Petersberg”. incluidas las misiones de  restablecimiento de la paz.  las  reformas  del  Tratado  de  Maastricht  implican  para  la  PESC/PESD. ninguno de ellos  osó ir más allá de la descripción de misiones consagradas por los términos  del apartado citado.    75 . los gobiernos  de  los  estados  miembros  continuaron  con  el  establecimiento  de  una  fuerza  de reacción rápida para la gestión de crisis. Por ejemplo.  Desde  el  tratado  de  Niza  de  2003.      Desde  1999. Sin embargo.  en  donde  la  PESC  no  sufre  modificaciones  sustantivas.  la  creación  de  capacidades  continúa  mediante  un  conjunto  de  Consejos  Europeos  reunidos  entre  1999  y  2002. Política de Seguridad y Defensa de la Unión Europea.  misiones  de  mantenimiento  de  la  paz  y  misiones  en  las  que  intervengan fuerzas de combate para la gestión de crisis. bajo el marco de la “cooperación  reforzada”. aunque es de destacar que aún queda mucho trabajo y  108   Ortega. Estas misiones asignadas a la fuerza militar de la  UE  se  describen  actualmente  en  el  apartado  2  del  art.  En  otras  palabras.).  que  contribuyeron  grandemente a la definición militar de la UE. Niza y Laeken.  la  cooperación  en  materia  de  seguridad  y  defensa se estableció con mayor precisión. se impulsa la creación de capacidades.  en  Gnesotto (ed. p.  17  del  Tratado  de  la  UE:  Las cuestiones a que se refiere el presente artículo incluirán misiones humanitarias  y  de  rescate.  M.  A  su  vez.  este  proceso  amplió  abierta  la  puerta  a  la  conformación de coaliciones o bloques intra‐UE para llevar a cabo misiones  en nombre de toda la UE y bajo su “control estratégico”.

  sentó  las  bases  para  la  preparación  de  un  nuevo objetivo de fuerzas para el 2010: el Headline Goal 2010 (HG‐2010).).  Las  contribuciones  voluntarias  y  “de  abajo  hacia  arriba”  tan  sólo  asegurarían  un  número  crudo  de  fuerzas  de  combate.  pensando  estratégicamente  en  poseer  un  claro  inventario  desde  el  cual  trazar las metas en futuras hipotéticas misiones europeas.  que  por  ejemplo  el  RU  —el  más  eficiente y mejor equipado estado de la UE— al participar en el conflicto de Irak de 2003 le  tomó  70  días  (en  comparación  con  los  60  pretendidos  por  el  HHG)  para  desplegar  sólo  45. y Giegerich & Wallace. “Capacidades europeas: ¿cuántas divisiones?”. passim.  los cuales se llegaron a cumplir sólo parcialmente. 100 navíos y 400 aviones. Howorth. p.  la  metodología  misma. Política  de Seguridad y Defensa de la Unión Europea.  el  catálogo  planteaba  que  los  miembros  alcanzaran  para  el  año  2003  las  siguientes  características:  establecer  una  fuerza de 60. B.      brechas de capacidades para alcanzar y solucionar en materia de fuerzas.000 tropas.  Este nuevo “Objetivo Central 2010” surge de la necesidad de replantear  otro  conjunto  de  objetivos  acordados  anteriormente..  como  lo  nota  Jolyon  Howorth. p.  109   76 . Es decir. desplegables dentro de los  60 días y sustentables por un año.  110  Tómese  en  cuenta. “Not such a soft  power”.  en  diciembre  de  1999.000 tropas de combate.  además  de  retocar  y  finalmente  adoptar  la  “Estrategia  Europea  de  Seguridad”  ya  vista. Además de incluir  las  “Misiones  de  Petersberg”.  el  cual  concebía  la  creación  de  un  “catálogo  de  fuerzas”.  Por  un  lado.110         Ver Schmitt. en diciembre de  1999  los  estados  miembros  de  la  UE  reunidos  en  el  Consejo  de  Helsinki  habían adoptado el llamado Helsinki Headline Goal (HHG) u  “Objetivo Central  de  Helsinki”. en Gnesotto (ed. que  se adoptó finalmente en el Consejo Europeo del 17 junio de 2004. “From Security to Defence”. 190.   Existían  varios  obstáculos  y  problemas  básicos  con  este  HHG. 106.109  En  dicha  ocasión.

000 tropas  Decidió salirse de la  Cooperación en  Defensa de la UE  6.000 tropas  1. 1 submarino y  1 portaviones)  Luxemburgo  Suecia  Reino Unido  100 tropas  1. p.000 tropas  850 tropas  3 navíos  —  Italia  12.000 tropas  2.000 tropas  2. de transporte  42 aviones de combate  4 transportes  2 unidades de defensa aérea  1‐2 escuadrones F‐16  1 batería de misiles Patriot  —  26 av. 161. de combate Tornado y AMX 6 helic. (2005). 2 submarinos y  58 transportes y helicópteros  1 portaviones)  Fuente: traducido por el autor de: Smith.000 tropas  Grecia  4.000 tropas  9 navíos  —  Fuerzas navales  14 navíos  —  Fuerzas aéreas  6 escuadrones de combate  8 escuadrones de defensa aérea  1 escuadrón de transporte por  helicóptero  1 escuadrón F‐16 (24)  8 C‐1302 Airbus  —  1 unidad aero‐naval  2 escuadrones de F‐1/F‐18  1 batería de misiles Patriot  —  1 grupo aero‐naval  75 aviones de combate  1 AWACS  8 aviones cisterna  27 transportes  1 unidad de helic. E. M.500 tropas  3 navíos  —  8 navíos  72 aviones de combate  (incl.000 tropas  —  Holanda  Irlanda  5. 1 submarino y  2 portaviones)  Francia  12. de combate  1 unidad de helic.      Tabla 7   Proyección de aportes nacionales a las   fuerzas de PESC por los miembros de la UE    Alemania  Austria  Bélgica  Dinamarca  Fuerzas terrestres  18.    77 .500 tropas  1 compañía MP  12. de búsqueda y rescate  4 aviones C‐130j  2 aviones cisterna  3 aviones multipropósito  2 defensas aéreas  1 A‐400M (en el futuro)  12 aviones  España  Finlandia  —  1 buscador de minas  12 navíos   (incl.000 tropas  19 navíos  (incl.

  Por  otro  lado.  Paradójicamente.  los  estados  miembros  de  la  UE  sobrepasaron  el  límite  que  habían  acordado  en  diciembre  de  1999:  de  alcanzar  “para  2003”  el  Objetivo Central militar que uniría palabras con instituciones y acción en la  aseveración  de  declarar  “operacional”  a  la  PESD. el  número  cae  a  un  máximo  de  20.000 tropas en operaciones fuera de sus  111 112  Venusberg Group. 164. hacia  un  modelo  inverso:  “desde  arriba  hacia  abajo”  en  la  pirámide  de  toma  de  decisiones. 27.000 y 60.  Aquí  es  donde  la  Agencia  de  Defensa  Europea  y  el  Consejo  de  ministros  de  Defensa  deberían  jugar  un  rol  central  a  través  de  los  nuevos  mecanismos de “cooperación estructurada”. los factores de rotación. Teniendo en cuenta.111  Así.000)  están  aceptablemente  entrenados  seriamente para misiones de paz. De ese  número. La solución a este problema metodológico es moverse. p. 2004).700. y de estos.  En  diciembre  de  2003. A European Defence Strategy (Gutersloh: Bertelsmann. tal vez.    78 . ni mucho menos en los EUA—.  una  metodología  “de  abajo  hacia  arriba”  puede  producir las cantidades netas pero no se equipara a una genuina capacidad  militar.   Giegerich & Wallace. “Not such a soft power”.  sin  embargo.000 puedan ser usadas para el tipo de operación requerida en un conflicto  tal como el de Irak. probablemente un máximo de  50.      El concepto clave es “usabilidad”.  distancia  y  diversidad  de  las  operaciones  de  las  fuerzas  europeas  —un  aumento  que  escasamente  se  ha  registrado  en  el  debate público en Europa. p.  estaban sosteniendo entre 50.112  Se  ha  evidenciado  un  importante  incremento  en  la  escala. además.000  genuinamente  “usables”  seriamente  n  misiones  militares. Al mismo tiempo  que  los  gobiernos  de  la  UE  estaban  extralimitando  los  Objetivos  Centrales.000 “en uniforme”.  este  problema  es  lo  que  en  realidad  ha  ocurrido.  cerca  del  10%  (170. Hay casi 1. el número de tropas desplegadas por los gobiernos europeos fuera  de  las  fronteras  de  la  UE  y  la  OTAN  ha  crecido  implacablemente  durante  estos  mismos  cinco  años  (1999‐2004).

  aplicando  un  acercamiento  completamente  coherente  y  con  la  totalidad  del  espectro  reoperaciones  de  gestión  de  crisis.  la  Unión  Africana y otras agrupaciones.000 y 90.      fronteras comunitarias.  Estos  Grupos  están  pensados en “paquetes”  a  ser conformados  por  grupos de países.  sino  también  por  operaciones  de  paz  de  la  ONU. 13‐19. en más de 20 países del Sur de Europa.  113   79 . y África.  según  la compatibilidad.  hasta  ahora  por  los  estados  miembros  y  establece  nuevas  metas  a  cumplir:  “ser  capaces  para  el  2010  de  responder  a  una  crisis  con  acción  rápida  y  decisiva. Irak y el Golfo Pérsico.113   Sobre el “concepto de Battle Group” ver el excelente capítulo de Richard Gowan. pp.  aunque  no  en  términos  de  equipamiento.  tal  como  están  cubiertas  en  el  Tratado  de  la  UE”.  cap. de una forma u otra. A su  vez.). Si se toma en cuenta el aporte  de los miembros europeos de la OTAN extra‐UE.  entonces. es altamente llamativo la escasa publicidad —salvo por las noticias de  bajas—  que  estos  despliegues  han  recibido  en  los  medio  de  comunicación  masivos en Europa.  Así.  A  la  luz  de  este  ambiguo  cumplimiento  de  las  metas  de  Helsinki.  Lo  más  relevante a destacar es la innovación con la inclusión del concepto de Battle  Groups  (o  también  llamados  Grupos  Estratégicos).  E  Pluribus  Unum?. 2. titulado  “The  Battlegroups:  a  concept  in  search  of  a  strategy?”. y están diseñados más específicamente para operar en un  contexto  estratégico  definido  no  sólo  por  estados  post‐coloniales  y  conflictos.  en  Biscop  (ed.  capacidad  de  despliegue  y  sostenimiento  son  el  corazón  del  nuevo  proyecto.  los  estados  europeos  en  efecto  han  alcanzado  los  Objetivos  Centrales.  Interoperabilidad. los números desplegados  durante el 2003 aumentan hasta alrededor de las 70.  en  números  fríos.  Existe  una  desconexión  entre  los  compromisos  públicos  a  la  integración militar europea y los despliegues prácticos de las fuerzas.  el  nuevo Headline Goal 2010 se apoya en que o alcanzado. Afganistán y  Asia Central.000 tropas.

853  975  8.722  2003**  Obs.165  48.442  8.458  7.197  1.  Portugal  RU  Suecia  Total UE  2000  Tropas  8.481  1.613 4.981  1.645  23  1.904  1.649  779  7.141  1.  Desde  entonces.019  Obs.961  2.      Tabla 8   Despliegue de tropas de la UE en misiones de paz (2000–2003)  PAÍS  Alemania  Austria  Bélgica  Dinamarca  España  Finlandia  Francia  Grecia  Holanda  Irlanda  Italia  Luxemb. cuando lanza su primera operación militar — una  misión  de  paz  en  la  Ex  República  Yugoslava  de  Macedonia  (ERYM)—  relevando del comando a las fuerzas de la OTAN.176  23  1.960 Nota:     *   Cifras de 2002 incluyen Operación Libertad Duradera.450  1.471  1.211  872  999  8.401  451  7.298  Tropas  7.637  757  7.  11  11  10  39  3  24  44  9  12  26  29  0  5  22  34  279  Total  8.989  1.  3  9  8  32  5  31  32  9  12  18  23  0  0  23  33  238  Total 6.475  1.227  989  1.  10  20  11  28  0  23  52  10  11  25  27  0  6  20  38  281  Total  7.083  425  7.460  1. para sorpresa de muchos.810 933 683 1.657  927  1.455  Tropas  7.537 60 1.161  1.  **  Cifras  de2003  incluyen  Operación  Libertad  Duradera  y  Peace  Support  Deployments       en Irak y Kuwait.315  48.792 443 9.569 779 55.982  885  8.    Podemos hablar de una UE en tanto actor de seguridad desde 2003.448  17.153  886  6.718  680  2.286  2.172  2.500  1.365  797  46. Por su parte.546  746  55.215  975  1.980  3.502  1.  la  UE  ha  conducido  alrededor de quince misiones similares en tres continentes distintos.514  60  1.000  2002*  Obs.325  2.461  1.780  425  9.353  2.989 2. la Operación  Concordia desplegó unas 357 tropas (de todos los estados excepto  Irlanda y    80 .437  1.  Fuente: Military Balance 2000‐2001 y 2004‐2005.436  7.505  1.915  8.668  938  1.  43  14  14  11  5  37  30  12  0  11  22  30  12  44  3  312  Total  7.581  4.249  2.938  8. en  términos  concretos.158 917 6.683  1.165  8.770  690  2.947  1. año en  el que.143  838  48.001  1.488  7.448 17.141  23  1.171  23  1.203  23  1.807  924  675  1.693  1.950  2.403  841  46.  se  podría  decir  que  la  UE  alcanza  el  status  de  actor  militar el 31 de marzo de 2003.674  23  2.980  2.465  1.500  1.312  Tropas  6.572  8.567  8.353  48. la PESD se embarcó en su primera misión  de  intervención  militar  y  policial.229 1.971  860  8.856  8.396  8.174  2001  Obs. Así.

 aportando sobre todo transporte aéreo (Alemania.  Más  allá  de  los  obstáculos. J.  la  misión  resultó  todo  un  éxito.  y  fuerzas  especiales  (Suecia).  ingeniería  (RU). y de 14 naciones más114) en un país montañoso. Democrática del Congo (RDC). Grecia. RU.  Esta  nueva  misión  involucró la proyección rápida de fuerzas a una distancia cercana a los 6. y mantuvo con  total  éxito  la  paz  entre  bandas  irregulares  armados  livianamente  y  el  “ejército”  de  Macedonia.  Brasil  y  Canadá).    81 .      Dinamarca.  Otras  17  naciones  más  también  se  involucraron. “From Security to Defence”.  y  en  una  mayor  escala.  llamada  Althea.  a  una  gran  distancia  de  Europa.  Esta  operación.  Francia  fue  la  “nación  marco”.785  de  las  2.  El  manejo  de  los  comandos  de  inteligencia  y  control  estuvieron  en  manos  de  Francia  —Centre  de  Planification  et  de  Conduite  des  Opérations  (CPCO)—. aunque en una modesta escala. La  importancia de Concordia fue tanto política como práctica. proveyendo 1.  El  traspaso  de  la  OTAN  a  la  UE  de  las  responsabilidades de estabilización en Bosnia‐Herzegovina. 192.115  Concordia  finalizó  exitosamente  y  fue  precedida  desde el 15 de diciembre de 2003 por una operación de policía: Proxima.  114 115  Un promedio de 13 tropas por estado miembro participante.  helicópteros  (Sudáfrica). en diciembre de  2004.200  tropas  desplegadas. la que mayor aporte de fuerzas realizó.500  kilómetros  en  un  terreno  desconocido  y  previamente  anegado.  la  UE  lanzó  su  primera  operación  autónoma: Operación Artemis.  representó  un  test  aún  más  grande  para  la  capacidad  militar  de  la  Unión. ya que le permitió  a  la  UE  testear  sus  procedimientos  recientemente  creados  respecto  a  misiones en suelo montañoso.  Artemio  demostró  conclusivamente  que  la  UE  puede  llevar  a  cabo  operaciones  de  gestión  de  paz. es decir.  constituye  actualmente  la  misión  militar más ambiciosa de la UE hasta el momento. en la Rep.  Entre  junio  y  septiembre  de  2003. La  misma  ofreció  aún  mayores  enseñanzas  que  Concordia.   Howorth. p..

 Kosovo y Macedonia (tabla 8.  alejando  la  tensión  del  Sur  y  Este  de  Europa  hacia  las  regiones  más  inestables  como  Oriente  Medio  y  África.  que  para  los  próximos  años  es  altamente  probable  que  el  impulso  para  que  continúe  la  “unificación”  militar  europea  provenga  más  de  la  ocurrencia  de  “hechos”  externos y crisis regionales que de las predisposición ideológica a construir  un más autónoma proyección europeo de poder. 178. 121.    Tabla 9   Misiones de la PESD (2003‐2004)  Nombre de la Operación  Misión de Policía de la UE  Lugar  Bosnia‐Herzegovina  Macedonia  Rep.  y  empujando  a  los  estados  miembros  a  buscar  compartir  más  y  mejor  los  limitados  recursos  dentro  de  sus  ajustados  presupuestos  nacionales. que un gran público votante no estaría  dispuesto a aceptar. Y esto será bienvenido por  los  gobiernos.  la  mayor  fuente  de  presión  externa  es  los  EUA:  determinados  a  ejercer  un  liderazgo  militar  y  político. p.116  De  estos  “hechos”. pág.  Es  decir. 80).    Como  se  ha  visto.  entonces.  que  se  ven  maniatados  frente  a  la  imposibilidad  práctica  de  elevar los presupuestos de defensa. fueron limitados y en gran medida como parte  de  las  misiones  de  paz  de  la  ONU. Dem. “Not such a soft power”.    82 . p. del Congo  Macedonia  Tipo de operación  Misión de Policía  Gestión de Crisis ‐ militar  Gestión de Crisis ‐ militar  Misión de Policía  Concordia  Artemis  Proxima  Fuente: Lindstrom (2004).      En los que respecta a los despliegues fuera de la región europea a través  de toda la década del 1990.  los  despliegues  en  Afganistán e Irak han más que equilibrado la reducción gradual de fuerzas  desplegadas en Bosnia.  es  de  esperar  que  el  despliegue  de  las  fuerzas  europeas  continúe.  A  partir  de  2001.  pero  ansioso  de  compartir  los  costos  de  proyección  de  poder  y  reconstrucción  junto  a  sus  116  Giegerich & Wallace.

  sin  dudas.  La  importancia  de  incorporar  el  análisis  del  complejo  militar‐industrial  de  la  UE  es  sustancial. el sector industrial europeo ha atravesado  importantes  modificaciones.  cuatro  empresas  europeas  —BAE  Systems. sólo dos firmas europeas —Aerospace  (BAE)  y  Thompson  S.  En  1990.  permitirá  identificar  qué  papel  juegan  los  actores  privados  del  sector  de  la  defensa  y  los  gobiernos  en  el  proceso.  EADS.A.  el  justificar  domésticamente  los  gastos  públicos  en  fuerzas  militares  y  equipamiento.      aliados.  Desde el fin de la Guerra Fría.  Ha  habido  una  marcada  consolidación  del  sector  industrial  relacionado  a  la  defensa  y  un  visible  aumento  en  la  colaboración intra‐europea. Uno de los mayores  retos  para  los  gobiernos  europeos  en  la  post‐Guerra  Fría  es. En 1993.  Asimismo.  como  la  seguridad  es  uno  de  los  asuntos  más  relevantes  en  la  conformación  de  alianzas como la Atlántica.  y  en  el  despliegue  de  estos  en  respuesta  indirecta  a  las  amenazas externas a la región europea.  las  diez  mayores  compañías  de  defensa  concentraban  el  37%  de  las  ventas    83 .  dejándose  el  análisis  del  complejo  militar‐industrial  euro‐ norteamericano para el capítulo 3. o con “coaliciones de buena voluntad” ad hoc.  Y  por  último.  se  atisbará  qué  implicancias  puede  tener  para  la  soberanía en estos nuevos “tiempos modernos”.—  se  ubicaban  entre  las  diez  firmas  líderes  a  nivel  mundial.  En  segundo  lugar.  En  la  actualidad.  permitirá  ver  si  los  procesos  en  curso  son  independientes  entre  sí  o  mutuamente  influyentes.  Thales  y  Finmeccanica—  están  entre  las  mayores  diez.    El complejo militar-industrial de la UE En  esta  sección  del  capítulo  2  se  hará  exclusivo  hincapié  en  el  sector  de  defensa  de  la  UE. identificar qué hace al sector de la seguridad tan  especial.  En  primer  lugar.

  el  deseo  entre  los  estados europeos de construir una capacidad militar autónoma ha creado un  importante incentivo propio.  Por  un  lado.S.  A  su  vez. 7.  Para  el  2000. La estrecha relación entre los estados europeos  y las posibilidades de una futura cooperación significa que la consolidación    Guay. el cual creó muchos “gigantes” en el sector militar‐industrial.  y  los  costos  en  ascenso  del  desarrollo  y  producción  de  armamento  y  equipo  militar. en los EUA.      globales  de  armamento.  competitivas  y  avanzadas  tecnológicamente  en  los  EUA  también  ha  generado  un  importante  ímpetu  en  las  empresas  europeas  para  consolidarse.  The  Transatlantic  Defense  Industrial  Base:  Restructuring  Scenarios  and  their  Implications. un factor igualmente importante en  el ascenso de la consolidación intra‐europea y la creación de grandes firmas  lo constituye la voluntad política europea —especialmente de la UE— a jugar  un rol mayor y más autónomo a escala global.  117   84 .  Sin  embargo. que han estado amenazando con dominar  el mercado global de armas. por el control de los mercados mundiales  de armas ya que —con la excepción parcial de las firmas del RU— las firmas  europeas tienen grandes dificultades de penetrar el mercado de defensa de  los EUA.  otros  dos  factores  muy  importantes  que  completan  todo  el  panorama  lo  constituyen:  primero.117  Esta consolidación ha respondido en gran parte al deseo de competir con  las firmas del sector. p.  T. Army War College.  claramente  han  sido  claves  en  el  proceso  de  consolidación. April 2005). Y segundo. Strategic Studies Institute (Carlisle: U.  los  factores  económicos  como  la  reducción  de  los  presupuestos  europeos  de  defensa  luego  del  colapso  soviético. siete factores han sido los mayores responsables de la  consolidación  de  la  industria  europea  en  defensa  desde  el  fin  de  la  Guerra  Fría.  Estos  factores.  la  consolidación  del  mercado  de  defensa  norteamericano..  como Lockheed Martin y Boeing. En concreto.  las  diez  mayores  firmas  eran  responsables del 58% de las ventas internacionales de armas.  El  ascenso  de  firmas  enormes.

  y  asimismo. el Eurocopter.  “Arming  Europe”.”118  Por  el  otro.  naval y aéreo.  y  la  habilidad de producir una variedad de armamento de avanzada.  S.  y  mantener  las  capacidades tecnológicas europeas.  italianas  y  francesas  con  funcionarios  de  sus  respectivos  gobiernos.  produciendo  armamento  de  precisión  guiada  para  despliegue  terrestre. tales como el Meteor. los misiles aire‐aire ASRAAM y el misil  anti‐embarcaciones Exocet.  los  estados  europeos  tendieron  a  colaborar  más  con  las  firmas  de  defensa  norteamericanas  que  entre  sí.  Ahora. como por  ejemplo el avión de combate Eurofighter.  S.  desafiando  a  la  productora  de  misiles  norteamericana Raytheon. todos los cuales mejorarían la  habilidad  europea  de  actuar  autónomamente.  En  palabras  de  los  ministros  de defensa francés Alain RICHARD y de economía Laurent FABIUS: la creación  de  EADS  “va  de  acuerdo  con  la  política  europea  de  promoción  de  una  industria de defensa autónoma que sea globalmente competitiva. en cambio.    85 . Luego de las negociaciones llevadas a cabo entre  ejecutivos  de  empresas  de  misiles  británicas.  Por  un  lado..  Durante  gran  parte  de  la  Guerra  Fría. el avión de transporte  Airbus A400M.  &  Larrabee.  MBDA  fue  creada  en  1999.  118   Citado  en  Jones.  la  creación  de  MBDA  a  fines  de  los  años  1990  fue  un  significativo paso hacia la consolidación de la producción europea de misiles  bajo  u  mismo  techo.  tales  como  Boeing  o  Lockheed  Martin.  sostener  un  complejo  industrial  de  defensa  sólido.      intra‐europea podría preservar un suministro propio de seguridad europea. y  misiles de precisión guiada. las firmas europeas son doblemente más propensas a co‐ producir y co‐desarrollar proyectos entre sí que con empresas de los EUA.  The  National  Interest  (Winter  2005/2006).  el  establecimiento  de  EADS  creó  un  gigante  transnacional  de defensa europeo con dos grandes beneficios: la habilidad de competir con  las  firmas  norteamericanas.

 también dará a la UE una capacidad militar”.  Los  gobiernos  europeos  podrían  haber  seguido  confiando  en  el  Sistema  de  Posicionamiento  Global  norteamericano (GPS.857  $ 9.  UE  Compañía  BAE Systems1 (4º)  Thales (7º)  EADS2 (8º)  Finmeccanica3 (9º)  Rolls Royce (18)  DCN (20)  Rheinmetall (22)  Dassault Aviation (23)  Snecma (24)  Smiths Industries 4 (26) País  RU  Francia  Multinac.  Como  ha  destacado la Comisión Europea. por sus siglas en inglés).  2  EADS  pertenece  en  un  30.144  $ 8. Un 34% de las acciones de EADS son    pertenecientes a estados.  Italia  RU  Francia  Alemania  Francia  Francia    RU  Ganancias por  Defensa 2003*  $ 17.334  $ 4. pero ellos se han vuelto cada  vez  más  preocupados  por  la  provisión  propia  de  seguridad. “más allá de que Galileo está diseñado para  aplicaciones civiles. Spazio. Galileo es  una  iniciativa  conjunta  entre  la  Comisión  Europea  y  la  Agencia  Espacial  Europea.   Fuente: Guay.896  $ 2. T.778  Ganancias   Totales 2003**  $ 22. EADS está registrada como Holandesa.009  $ 1.014  $ 2.085  $ 5. por  Defensa  1  2  3  4  5  6  7  8  9  10  77%  64%  21%  54%  25%  100%  38%  49%  23%  42%  Notas: * En millones de US$.476  $ 8.    86 .    ** En millones de US$. Aprox.  Ucrania  e  India.846  $ 1.  30. 6. y un 5.      Otro  ejemplo  importante  de  esta  tendencia  es  el  desarrollo  del  sistema  global    de  navegación  satelital  Galileo. (2005).  3 Aún pendiente la compra de las acciones AugustaWest por GKN. Otro aspecto muy importante es que  el  proyecto  también  involucra  la  participación  de  muchos  estados  no‐ europeos  como  China.960  $ 2. p.797  $ 10.  que  están  interesados  en  la  tecnología de navegación espacial Galileo.    Tabla 10   Las primeras 10 compañías de defensa en la UE (2004)  Pos. Alcatel Space y Thales.235  % de Gan.  e  incluye  la  participación  de  firmas  tales  como  EADS  Astrium.359  $ 13.  Alenia.310  $ 37.5% a SEPI (España).2%  a  DaimlerChrysler  (Alemania). 1 No incluye la adquisición de Alvis en 2004.037  $ 5.490  $ 2.085  $ 2.159  $ 8.2%  a  SOGEADE      (Francia).037  $ 4.

  recientemente  ganó  un  contrato  para  producir  el  helicóptero  presidencial mediante la sumatoria de fuerzas con Lockheed Martin. que es  el principal contratista del gobierno norteamericano.  Esto  es  una  consecuencia  directa  de  los  factores  políticos  internos  en  los  EUA.  por  su  parte.  la  mayoría  de  las  firmas  europeas  del  sector  militar  han  tenido  gran  dificultad  en  penetrar  el  mercado  norteamericano.  Como  consecuencia.  L‐3  Communications  y  Rolls‐Royce  para  producir  el  futuro  avión  de  carga  del  Ejército  de  los  EUA.  Por  ejemplo.  AugustaWest. alcanzando un 17%  del  total  de  sus  ventas  en  1999  y  un  31%  en  2004.  algunas  empresas  europeas  del  sector  han  comenzado  a  irrumpir en el mercado norteamericano por medio de la agrupación junto a  las  firmas  de  los  EUA.  Los  Estados  Unidos  históricamente  han  sido  autárquicos  respecto  a  la  industria  de  defensa. Finmeccanica también  se  ha  unido  a  Lockheed  Martin.  Northrup  Grumman  y  EADS.  Northrup  actuará  como  el  principal  contratista.  ha  habido  una  crónica  reticencia  a  cooperar  con  gobiernos  y  firmas  extranjeros.  en  un  8%  del  total.  En  toda  la  historia  del  país.  la  mayoría  de  las  firmas  europeas  no  han  podido concretar incursiones significativas en el mercado norteamericano de  defensa.119  Últimamente.  que  es  propiedad  de  la  italiana  Finmeccanica.    87 .  119  Cifras extraídas de Jones & Larrabee. Las ventas de  Finmeccanica  a  los  EUA  también  permanecieron  constantes  entre  1999  y  2004.  La  máxima  excepción  fue  BAE  Systems  que  casi  duplicó el porcentaje de exportaciones a Norteamérica.  mientras  que  EADS  será el principal sub‐contratista.  acordaron  cooperar  en  un  proyecto  para  reemplazar la envejecida flota de aviones cisterna de la Fuerza Aérea de los  EUA.      Con  la  excepción  de  BAE  Systems.  ayudado  en  parte  por  la  estrecha  relación (“especial”) entre el RU y los EUA. al igual que en 1999.  las  ventas  de  Thales  a  los  EUA  en  2004  fueron  equivalentes al 9% de sus ventas totales. “Arming Europe”.

  Además.  Más  aún  desde  la  inclusión de diez nuevos estados en mayo de 2004.  Bajos  niveles  de  inter‐ operabilidad y estandarización pueden impedir severamente la habilidad de  los ejércitos de pelear efectivamente al complicar el comando y el control.  la  inteligencia.  La  PESC  posee  un  fortísimo  apoyo  público  en  Europa  y  es  altamente  probable que continúe como un elemento importante de la política exterior  de  la  UE.  Futuras  acciones  conjuntas  probablemente  incrementarán  la  consolidación  de  la  industria  y  la  cooperación.  Esto  podría  llevar.  logrando  una  mayor  inter‐ operabilidad  entre  las  diferentes  fuerzas  nacionales.  el  crecimiento bajo o negativo podría recortar los recursos disponibles para la  defensa.  a  presupuestos  de  defensa  más  bajos  junto  a  un  aumento  de  incentivos  para  la  consolidación  y  la  colaboración. Segundo. la mayoría de    88 . El desarrollo de la  PESD tendrá un importante impacto en la estructura de la industria militar  europea.  Por otro lado.  El segundo factor es la evolución política de la PESD. como ya se ha dicho.  mientras  las  altas  tasas  de  crecimiento  no  se  traducirán  necesariamente  en  mayores  presupuestos  de  defensa. el crecimiento del proteccionismo en Europa podría también  socavar la consolidación de la industria europea de defensa. Primero.  la  vigilancia  y  las  capacidades  de  reconocimiento.  incluso.      Mirando hacia el futuro. En primer lugar.  los  recursos  disponibles. dos grupos de factores — uno  económico  y  el  otro  político—moldearán  probablemente  el  desarrollo  de la industria europea de defensa.  Sin  embargo. los actores económicos  podrían  llegar  a  influenciar  la  performance  financiera  de  las  compañías  del  sector.  los  temores  en  los  EUA  sobre  que  este  mayor  desarrollo  de  la  UE  en  términos  militares  esté  dirigido  a  contrapesar  el  poder norteamericano parecieran ser infundados.  los  costos  de  las  unidades  y  las  exportaciones. las  comunicaciones. Francia no posee  peso  político  como  para  controlar  el  proceso  en  la  UE.

  en  Biscop.  organizada  a  través  de  contingentes o “agrupaciones” á la Comunidad Europea de Defensa.  120   89 . Holanda.  “A  long‐term  perspective  on  military  integration”. 41.  121 Op. o un consejo de  ministros”.121  Y en cuanto a la soberanía en la era moderna.  El  involucramiento  del  RU  en  la  PESD sirve como un importante contrapeso a Francia y asegura que la PESD  no será conducida por el camino anti‐OTAN o anti‐EUA.  S.  todo  esto  refleja  que  el  dilema  europeo  cuál  es  la  verdadera  brecha  que  importa  en  realidad..  La  brecha  entre los EUA y la UE es muy importante. como es el caso del RU. La  verdadera  brecha  a  tener  en  cuenta  es  aquella  entre  los  estados  europeos  mismos. Portugal y Dinamarca. Italia —al menos durante la  administración BERLUSCONI—.. pero no es la que más importa.  porque  todo  indica  que  —en  palabras  de  LINDLEY‐FRENCH—  “llegará  un  día  en  el  que  habrá  una  misma  fuerza  europea  territorial.  J.  hasta  Francia  ha  llegado  a  comprender—. p.  como  se  ha  visto. p.  aérea  y  naval  integrada.  La  verdadera  pregunta  será  quién  ejercitará  el  liderazgo en el máximo nivel político. Finalmente. la brecha dentro de la UE. y en especial los nuevos.      los miembros de la UE. De que  se  la  llame  “ejército  europeo”. 40. si los ministros europeos. ¿qué significa? Mucho más  importante  para  los  ciudadanos  europeos  en  el  siglo  XXI  será  el  ejercicio    Lindley‐French..   Como  destaca  Julian  LINDLEY‐FRENCH. si  una junta de altos comisionados.  será  para  entonces  tan  sólo  cuestión  de  semántica.  ya  es  un  proceso  en  movimiento. cit. quién ejercitará el control político.120   Es preciso dejar bien en claro que la integración militar de la UE ya es un  hecho.  E  Pluribus Unum…. quieren un lazo más fuerte  con la OTAN y los EUA.  está absolutamente claro que una PESD más fuerte no puede ser construida  sin  el  apoyo  y  la  participación  del  RU  —un  hecho  que.  u  otra  cosa.

      legítimo  del  poder  respecto  a  su  seguridad.  estructuras  de  planificación  y  mecanismos.  lo  que  a  su  vez  llevará  a  un  cierto  grado  de  ineficiencia  y  mayores  gastos.  esto  se  traducirá  en  una  ineludible  duplicación  de  tareas. Podría significar el mayor  nivel de integración militar.   Un “ejército europeo” podría ser un camino perfecto para terminar con la  duplicación  de  capacidades  y  estructuras  nacionales.  para  que  tome  forma  un  ejército  europeo. sus efectos son limitados.  Ante  todo.  con  un  control  democrático  ejercido efectivamente desde la cúpula del poder. esta tarea podría ser delegada en el  Consejo  de  la  UE.  cuarteles  generales.  sin    90 .  no  alcanzará.  la  decisión  política  de  los  gobiernos  europeos será necesaria.  como  destaca  Volver  HEISE.  etc.  todo  lo  cual  ulteriormente  apunta  a  una  limitación  estructural  en  el  proceso de integración.  y  consecuentemente  asegurar el mejor uso económico de los recursos. En cierto grado..  Todas  las  naciones  mantienen  sus  propios  mecanismos.  para  poder  desplegar  un  ejército  europeo.  Todos  los  modelos  de  cooperación  militar  —tanto  en  abstracto  como  empíricamente— son beneficiosos a la hora de ahorrar recursos y promover  la integración militar en cierto grado.  Sin  embargo.  Sin  embargo. Es por esto que muchos sostienen que “lo que ves es  lo que hay” en materia de integración política europea.  estructuras  y  cuarteles  generales  necesarios  para  la  toma  de  decisiones  y  planificación.  Casi todos los modelos no infringen una gran restricción sobre los derechos  nacionales  individuales  de  las  naciones  a  decidir  cómo  contribuir  en  una  operación  multinacional.  en  tanto  y  en  cuanto  la  aproximación  a  la  integración  militar  europea  continué  basándose  en  una  cooperación sustentada en aportes nacionales y en el mantenimiento de las  soberanías  nacionales.  la  integración  militar  incluyendo  fuerzas  integradas.  El  control  parlamentario  de  las  fuerzas  militares.  Existen  ciertos  prerrequisitos  a  ser  cumplidos. Sin embargo.

 E Pluribus Unum.      embargo.  no  podría  permanecer  bajo  la  mirada  de  25  parlamentos  diferentes. “Pooling of sovereignty –a new approach?”. ya  que  hombres  y  mujeres  al  servicio  de  un  “euro‐ejército”  no  pueden  ser  gobernadazos  por  sistemas  legales  y  sociales  diferentes. p..122  De  aquí  se  desprende que mientras el proceso de integración europea —incluyendo el  campo  social  y  político—  no  alcance  un  nivel  mayor  al  actual.  un  “ejército  europeo” seguirá siendo sólo una visión.  122  Heise. en Biscop. 43.  sería  indispensable  un  nuevo  rol  más  central  para  el  PE. una sociedad europea más integrada también será necesaria.  Entonces.    91 . V. Además.

  pero  también  como  un  rival  potencial  en  la  arena  internacional— ha sido central en las relaciones UE‐EUA y específicamente.  R.  esta  ambivalencia  —los  EUA  como  socio  clave  y  como  líder.123  Por  el  otro. p.    92 .124  123 124  Ver Reids.).  “The  EU  and  the  United  States”.  En el área del comercio y las relaciones monetarias esto ha posicionado a los  EUA como un actor muy influyente no sólo en la política internacional de la  UE  sino  también  en  la  economía  europea.  En  el  área  de  la  seguridad. 2004).    Smith.  el  proyecto europeo siempre ha estado enlazado y se ha visto beneficiado de la  relación de seguridad con los EUA..  la  integración  europea  fue  inspirada. o de al  menos  crear  una  “tercera  fuerza”  en  las  relaciones  internacionales. la UE y los EUA han estado íntimamente inter‐relacionados. por el deseo de igualar el poder de los EUA y la URSS.  en  un  grado  considerable.  el  sistema  federal  de  los  EUA  fue  una  inspiración  tanto  para  los    líderes  europeos  —como  Jean  MONNET—  como  así  también  para  los  líderes  estadounidenses. T.  desde entonces.  quienes  vieron  al  proyecto  europeo  como  un  medio  para  la  creación  de  los  “Estados  Unidos  de  Europa”. The United States of Europe (The Penguin Press.  La influencia de Norteamérica en la génesis de la UE ha sido estimulada  en  dos  sentidos:  por  un  lado. en las relaciones internacionales de la UE.  en  Hill  &  Smith  (eds. y la de éstos con el resto del mundo.  Como  destacan  SMITH  &  STEFFENSON.  &  Steffenson.  M..  International Relations and the European Union.      CAPÍTULO 3    Implicancias para la relación euro-norteamericana D  esde los comienzos del proceso de integración europeo en la década  de 1950. 344.

  sendos  separados  pero  inter‐ conectados.  el  paraguas nuclear).. La sección dedicada a  las  relaciones  entre  firmas  euro‐norteamericanas  relacionadas  el  sector  armamentístico  y  de  seguridad. este tipo de fuerzas  no  era  tan  visible  como  las  tropas  terrestres.  La  presencia  norteamericana  en  este  último  nivel. sin embargo.  Además. Journal of European Public Policy (5/4.  sin  embargo. por ejemplo.  Es  decir.  M. por lo que Estados  Unidos  creyeron  necesario  demostrar  “un  verdadero  compromiso”  125   Smith. entre  la UE y los EUA.  los  EUA  proveyeron  sólo  la  fuerza  aérea  (y  por  ende.  aunque  recurriendo  a  los  otros  dos  componentes  cuando  el  contexto y una explicación más clara así lo demanden.  En  este  capítulo  se  hará  foco  sobre  el  componente  de  la  seguridad.  el  político  y  el  de  seguridad. el RU el poderío naval y la Europa continental las fuerzas  terrestres. servirán de apoyo  al entendimiento de las relaciones de seguridad a través del Atlántico. la presencia de tropas norteamericanas en suelo europeo es  la  representación  “visual”  del  compromiso  de  los  EUA  con  la  OTAN.  y  la  sección  dedicada  al  análisis  de  las  principales tendencias y sondeos de opinión.  el  número  de  fuerzas  aéreas  y  navales  norteamericanas  en Europa ciertamente era sustancial pero.    Reconfiguración militar de los EUA en Europa Históricamente.  la  capacidad  de  repliegue de las fuerzas de aire y mar es mucho mayor.  “Competitive  co‐operation  and  EU/US  relations:  can  the  EU  be  a  strategic  partner for the US in the World Political Economy?”.  finalmente también llegó a darse para señalar un compromiso serio respecto  a  sus  aliados  en  momentos  en  los  que  los  europeos  habían  empezado  a  descuidar  el  aspecto  de  las  tropas  terrestres  por  la  decadencia  del  poderío  soviético.  1998).  Inicialmente.    93 .      Estas  dos  dinámicas  han  producido  una  “cooperación  competitiva”125  y  son  visibles  en  los  tres  componentes  de  la  relación  euro‐norteamericana:  el  económico.

  (U.  los  EUA  iniciaron  un  plan  de  re‐estructuración  en  el  despliegue de sus tropas.  en  palabras  de  Raymond  MILLEN. en  general. p.  Y  en  segundo  lugar. una tercera y    Millen.  “psicológicamente.  dada  la  actual  estabilidad.  y  luego  de  la  desaparición  de  la  otrora  amenaza  soviética.  La  UE. En primer lugar. como Irak. bases y flotas alrededor del mundo. Los patrones  generales  de  este  proceso  han  sido  claramente  de  retirada  gradual  de  Europa (sobre todo de Alemania) y una mayor concentración en las regiones  de  Asia  Central  y  del  Este.  R.      desplegando  tropas.  los  nuevos  marcos  institucionales  y  voluntades  de  autónoma  defensa  (ver  capítulo  2).  En lo que respecta a Europa. comenzó a transitar un camino decreciente en la lista de prioridades  de  Washington. retirarse por completo  del  continente  europeo. EUA se  enfrenta a tres posibles cursos de acción: por un lado.S.  en  particular.  Army  War  College.126  Desde el fin de la Guerra Fría. Europa.  Así.  Estas  tendencias  y  patrones  no  hicieron  más  que  acelerarse  y  consolidarse  desde  la  declaración  de  una  “Guerra  contra  el  Terrorismo”  por  parte  de  la  administración Bush.  126   94 . y siguiendo nuevamente a MILLEN.  las  fuerzas  norteamericanas  proveyeron  más  seguridad a la psique europea que cualquier otra cosa”.  con  la  mira  puesta  en  las  nuevas  potencias  ascendentes —como China e India— y en las regiones más o potencialmente  conflictivas  del  mundo  como  el  Oriente  Medio  y  la  zona  del  Mar  Caspio.  SSI.  Reconfiguring  the  American  military  presence  in  Europe.  Otra  opción  es  aplicar  planes de rotación de divisiones a fin de poder utilizar las tropas localizadas  sobre  todo  en  Europa  Central  y  Oriental  de  manera  más  eficiente  en  otras  zonas prioritarias del momento.  sería  cada  vez  más  marginal  en  la  estructura  de  planificación  de  políticas  internacionales  norteamericanas.  cuarteles  y  tanques.. 5. Y por el otro lado. April). ciertos cambios empezaron a destacarse en  la relación de seguridad entre la UE y los EUA.

  que  acapararía  una  postura  más  moderada  (ni  reducción  total  ni  rotación)  y  que  otorgaría  prioridad  a  la  re‐localización  y  concentración de las tropas específicamente en el Este y Sur del continente.  Pragmáticamente. y además posee  una muy buena infraestructura y una posición geográfica estratégica cercana  a  casi  todas  las  regiones  del  mundo  en  donde  los  Estados  Unidos  tienen  objetivos  militares. Oriente Medio—clave en la declarada lucha contra el terrorismo  y  la  “expansión  de  la  democracia”—.  un  acercamiento  del  estilo status quo no resolvería nada. la opción que más daño y mayor controversia traería sería  la  primera  opción:  la  retirada  por  completo. cit.  Este  elemento  demuestra  cierta  dependencia  de  Estados Unidos con respecto a los países europeos.  la  disponibilidad  —o  no—  de  estos  importantes  recursos  estratégicos. 1‐13. EUA siempre necesita asegurarse un cierto grado de  apoyo diplomático —cuanto menos— por parte de aquellos países en donde  127  Op.. p. ya que no puede dejar de  tomarlos en consideración a la hora de diagramar sus estrategias globales y. no es una opción válida ya que  éste no coadyuvaría a las preocupaciones globales de seguridad de los EUA.  bases.127  Un cuarto camino.  ni  a  sus  operaciones  ni  misiones.    95 .  Europea  representa  para  los  EUA una “plataforma continental de proyección de fuerza”.      última  opción  sería  la  re‐estructuración  general  de  la  presencia  norteamericana  en  Europa.  puertos  y  las  tropas  que posee desplegadas por toda Europa para atender a las crisis de la región  y  de  zonas  colindantes. que sería el status quo. Entonces.  y  Rusia  y  China  —potencias  competidoras—.  EUA  utiliza  los  aeropuertos.  En  cuanto  al  impacto  que  esto  tendría  en  la  relación  euro‐ norteamericana.  en  específico.  en orden de mantener operativas bases y tropas de importancia estratégica  por  la  cercanía  con  el  Mar  Caspio  —fuente  de  enormes  reservas  de  petróleo—.

  de  concretarse  este  plan  la  UE  se  vería  128   Ver  Kaplan.  No  obstante.. una retirada completa de Europa también impactaría  profundamente  en  la  relación  de  EUA  con  el  resto  de  los  miembros  de  la  OTAN  no  europeos.  2007).  dados  dos  elementos  centrales:  primero. terrestres y marítimas en  constante  entrenamiento  y  con  un  peso  igualmente  constante  para  el  presupuesto nacional.  en  cierta  forma. y de allí la consecuente voluntad “autonomista” de la UE.  porque  este  re‐ posicionamiento  reafirmaría  también  el  compromiso  con  los  estados  más  nuevos dentro de la  Alianza (la gran mayoría ubicados en el Este y Sur de  Europa)..  debilitaría  el  compromiso  con  los  miembros  más  antiguos  de  la  Alianza  Atlántica.  Sin  duda.    96 .  R.  y  en  segundo  lugar.      mantiene desplegadas divisiones militares aéreas.  la  ofuscación  general  de  las  principales  potencias  europeas  al  verse  excluidas  de  “la  gran  mesa  de  negociaciones”  mundiales.  este  último  aspecto  se  vería  contrapesado.   Más allá de los beneficios económicos de recortar presupuestos y cerrar  bases en el extranjero.  la  tendencia  desde  la  llegada  a  la  Casa  Blanca  de  un  grupo  neo‐conservador  tras  la  Administración  Bush.  a  otorgar  un  papel  menor  a  Europa  y  a  adoptar  “las  grandes  decisiones”  de  política  mundial  de  manera  solitaria  (un  corte  unilateralista  que  muchos  denuncian  como  la  partida  de  defunción  para  la  Alianza).  y  Millen.  si  bien  beneficiaría  a  los  EUA  al  permitir  maximizar  los  costos  y  los  despliegues  militares.  Reconfiguring  the  American military presence in Europe.  una  política  de  re‐alineamiento  estratégico  de  fuerzas  hacia  el  Este  y  Sur  europeos.   Por  otro  lado.128  Es por ello que en el futuro será muy factible que la tendencia en curso  en  el  continente  europeo  hacia  la  autonomía  en  asuntos  de  seguridad  desemboque cada vez más en problemas de cooperación y coordinación con  los  Estados  Unidos.  R.  Tropas  Imperiales  (Ediciones  B.

  esta  estrategia  ha  sido  aplicada  sistemáticamente  por  Washington  siempre  que  vientos  de  cambio  en  el  continente  alteraran  el  sueño  norteamericano.  El complejo militar-industrial euro-norteamericano   El fin de la Guerra Fría también trajo aparejado un gran cambio (o más bien  un re‐acomodamiento) en los patrones generales del sector armamentista y  en  la  industria  militar  a  ambos  lados  del  océano  Atlántico. De  hecho.  y  posiblemente a competir con los EUA en los mercados del área.  Este  nuevo  contexto  forzó  a  las  compañías  de  todo  el  mundo  a  adaptarse  a  un  nuevo    97 .  en  cierta  manera.  Así es que.  a  impulsar  sus  propios  sectores  industriales.  cuando  así  lo  quisiera.  En suma. desde donde los EUA pueden imponer sus intereses mediante  la  bilateralidad. una PESD más autónoma re‐equilibraría la Alianza Atlántica y  haría mucho más factible que los países de la UE pudieran denegarle a los  EUA  la utilización  de  su  espacio  aéreo. Esta es.      progresivamente  tentada  a  llenar  el  vacío  de  seguridad  con  capacidades  propias.  Es  decir  que. una de las razones por las cuales los EUA  son  tan  insistentes  en  que  la  OTAN  sea  mantenida  con  vida  y  que  todo  impulso  militar  europeo  sea  canalizado  dentro  de  los  esquemas  de  esta  organización.  una  retirada  de  Europa  daría  un  justificativo  aún  mayor  al  impulso  de  la  Unión  a  “independizarse”  militarmente  de  los  EUA.  una  separación  que  presagiaría  el  divorcio final.  sus  capacidades..  tal  vez  sea  que  los  EUA  apliquen  una  estrategia de divide et impera [divide y gobierna] en su relación con la UE. en este contexto de la relación euro‐norteamericana. además.  instalaciones. gradual o reformulada) representaría  un  quiebre  definitivo  de  la  Alianza.  Por  ello. un retiro  de tropas  bajo cualquier forma (total.  elemento  constante  de  la  OTAN  y  factor  divisorio  desde  un  punto de vista europeo.  etc.

  &  Merle. Estas firmas son las que dominan la industria mundial  de  defensa  actualmente  (ver  tabla  11.      ambiente  de  recortes  estatales  de  presupuestos  de  defensa  y  la  expansión  avasalladora  de  las  firmas  norteamericanas.  Hughes.  pág.  General  Dynamics.  la  demanda  estatal general de armas cayó progresivamente129.000  millones  en  1989  a  $290. el gasto militar norteamericano declinó de  $422.  con  tabla  10.  99  y  cfr.  en  lo  que  fue  el  mayor  declive  de  los  años  1990. 3. en los 1990.  el  crecimiento  de  la  industria  armamentista  históricamente  se  ha  debido  a  factores  endógenos.131  En lo que respecta al sector militar‐industrial en Europa —del que ya se  ha hablado en detalle en el capítulo 2 y no se ahondará mucho más aquí— la  industria de armas comenzó su explosión mucho más tarde.  R. y las opciones disponibles  para  estas  empresas  fueron  básicamente.  86).  “The  SIPRI  Military  Expenditure  Database” (2004).  alimentándose  de  la  explosión  de  demanda  interna  de  armamento  militar  de  los  años  1970  y  durante toda la década siguiente.  Washington Post (June 9. 19. que las 50 primeras compañías de defensa durante los años  1980 se convirtieron (de una manera u otra) en las 5 firmas líderes de 2003.  Nótese. p.  131  Schneider.130  Estos  factores  llevaron  a  que  muchas  de  las  grandes  y  medianas  firmas  norteamericanas  se  fusionaran.  Boeing  &  McDonnell.  “Reagan’s  Defense  Buildup  Bridged  Military  Eras”.  compañías  como  Northrop. 2004).  pág.  y  Raytheon & Hughes.  desde  entonces:  la  venta.  G. esta  oleada llegó a su fin. p. Para la década de 1990..  En  los  Estados  Unidos.  Así. bajo  la forma de un conglomerado de empresas nacionales. sin embargo.  Litton  Industries  y  TRW  fueron  de  las  primeras  en  fusionarse  dando  vida  a  empresas  como  Lockheed  &  Martin  Marieta.  Lockheed.  la  fusión  (las llamadas joint‐ventures) o la quiebra.    Stockholm  International  Peace  Research  Institute  (SIPRI). The Transatlantic Defense Industrial Base.  Luego  de  1991.   Guay (2005). Por ejemplo. demás.  129 130   98 .000  millones  en  1999.

700  $ 16.  las  firmas  europeas  se  vieron  frente  a  la  necesidad  de  consolidar  el  sector  tanto  política  como  económicamente frente a la competencia internacional.720  % de Gan.200  $ 3.        3 Año fiscal terminando el 31 de enero.300  $ 4.735  Ganancias   Totales 2003**  $ 31.034  $ 5. 10. el temor a caer en la  irrelevancia y los deseos de impulsar una PESC/PESD más autónoma desde  fines de 1990 y principios del siglo XXI. en un tipo de castigo para  las empresas europeas del sector por no apoyar la guerra en Irak.      En  la  década  siguiente. Fuente: Guay.062  $ 23. y parte.        2 Año fiscal terminando el 31 de marzo.500  $ 26.097  $ 27.  En cuanto a la relación euro‐norteamericana.800  $ 6.132  Parte  de  la  explicación  radica  en  el  interés  en  proteger  a  los  empleos  del  sector  manufacturero armamentista en los EUA.2 (13)  Science Applications3 (14)  Ganancias por  Defensa 2004*  $ 30.782  $ 5. por  Defensa  1  2  3  4  5  6  7  8  9  10  95%  54%  71%  93%  77%  17%  86%  18%  26%  56%  Notas: * En millones de US$.369  $ 4.896  $ 12.  quienes  parecieran  estar  antagonizando  con  los  países  europeos  y  sus  firmas. p. p. el entorno de consolidación  industrial  transoceánico  en  el  sector  de  la  defensa  está  siendo  minado  por  ciertos  funcionarios  políticos  norteamericanos.  EUA  Compañía  Lockheed Martin (1º)  Boeing (2º)  Northrop Grumman (3º)  Raytheon (5º)  General Dynamics (6º)  United Technologies1 (10)  L‐3 Communications (11)  Honeywell (12)  Computer Sciences Corp.    99 .     Tabla 11   Las primeras diez compañías de defensa en los EUA (2004)  Pos.                    ** En millones de US$.    132  Guay.        1 Sólo ventas estadounidenses. T.200  $ 18.  como  ya  se  dijo. The Transatlantic Defense Industrial Base. 3. (2005).100  $ 14.824  $ 50.818  $ 3.360  $ 18.100  $ 16.617  $ 31.

 en gran parte por  las presiones norteamericanas.  Sin  embargo.  Una  de  estas  provisiones prohíbe al Pentágono comprarle a cualquier empresa extranjera  que  reciba  subsidios  de  un  gobierno  de  la  Organización  Mundial  de  Comercio (OMC).      Las  firmas  europeas  se  están  enfrenando.    100 .  Por último. Este hecho podría incrementar las capacidades militares chinas.  a  numerosos  obstáculos. el embargo de armas de la UE permanece vigente. Otra  provisión  prohibiría  al  Departamento  de  Defensa  a  hacer  negocios  con  compañías  extranjeras  que  han  vendido  artículos  militares  a  China  por  razones  comerciales. Uno de tantos es el apoyo del congreso estadounidense a la “Buy  America Act” (Ley Compre Americano).  La  tercera  provisión  requiere  que  más  del  50%  de  los  productos  adquiridos  por  el  Departamento  de  Defensa  sean  de  origen  estadounidense. De hecho. ya sea por medios lícitos o ilícitos. la Casa de Representantes  endosó  tres  de  las  provisiones  de  esta  ley  a  la  versión  2006  de  la  “Defense  Authorization  Act”  (Ley  de  Autorización  de  Defensa). esto ya  está ocurriendo. uno de los mayores asuntos políticos respecto al futuro de la  relación  entre  los  EUA  y  la  UE  es  probable  que  sea  el  creciente  interés  por  los  terceros  países  y  adquisición  de  éstos  de  artículos  europeos  militares  y  de capacidades duales. y podría impedir ulteriormente la habilidad de  los  EUA  de  sostener  su  política  de  disuasión  en  Asia. Esta ley está parcialmente dirigida  a bloquear la entrada  de  la  empresa  europea  EADS  al  mercado  norteamericano  mediante  el  contrato por los aviones cisterna con la Fuerza Aérea norteamericana. y en particular con el caso que mayor preocupación genera  en  Washington  por  la  posible  transferencia  de  tecnología  militar  europea  hacia China.  acelerando  importantes  componentes  del  proceso  de  modernización  en  curso desde hace unos años.  por  ahora. En mayo.  gracias  a  esto.

 No obstante ello..  radares  británicos  antiaéreos de alerta temprana para los aviones Y‐8.133  En  contrapartida.  Por  ejemplo.  en  el  caso  de  las  exportaciones  británicas  de  microsatélites  y  nanosatélites  para  sistemas  de  armas  anti‐satélite.  elemento  que hasta el momento mantiene un tenue equilibrio de la situación.  y  a  pesar  del  embargue  en  vigencia.  para el proyecto Galileo. crisis y rupturas.  ciertas  trasferencias de tecnología a China por parte de la UE ya se han concretado. motores alemanes para  submarinos convencionales clase Song. “Arming Europe”.  Sin  embargo. algunas firmas europeas del sector  se están refrenando en la venta de armas a China en pos de no arriesgar su  capacidad  de  competir  en  el  mercado  de  armas  norteamericano.  China  ha  invertido  aproximadamente $240 millones en el sistema de navegación satelital Galileo.    101 .  la  relación  euro‐norteamericana  se  encuentra  actualmente  en  un  punto  de  inflexión. está desarrollando  tecnologías sensitivas satelitales y a remoto.  Muchos  estudiosos  han  sostenido  —ver  capítulo  1—  que  los  valores  democráticos  y  occidentales.  China Galileo Industries Ltd. son los verdaderos artífices de esta “anomalía” de las RI que es la  supervivencia de una alianza militar luego  de alcanzar la victoria sobre un  “enemigo  común”. así como sistemas de aplicación. Sin embargo.  Si  bien  en  numerosas  ocasiones  del  pasado.      De  todas  formas.    ¿Divorcio o “segundas nupcias”? (…otra vez) El debate en torno al presente y futuro de la Alianza Atlántica   Las  relaciones  euro‐norteamericanas  están  signadas  históricamente  por  innumerables distanciamientos. una empresa estatal china.  la  misma  se  ha  visto  jaqueada  por  recurrentes  crisis  133  Jones & Larrabee. la Alianza ha  perdurado  indefectiblemente  a  estos  embates  que  amenazaron  la  relación.  así  como  también  las  instituciones  creadas  entre sí. y tecnología francesa e italiana para  helicópteros  de  asalto.

  por  la  transmisión  de  ideas  y  los  discursos.  segundo.  la  relación  perduró.  un  análisis  de  los  hechos  históricos  sugiere  más  una  hipótesis  contraria. debe contrastarse  con  la  Historia  a  fin  de  poder  dar  mayor  peso  a  la  hipótesis  directriz  y  aproximarnos sólidamente. Internationale Politik  und Gesellschaft (1.  no  obstante. Estas visiones parten de la percepción de que la historia  es  vital  para  atender  el  estado  de  la  relación  atlántica.   El  argumento  sostenido  aquí  de  que  el  actual  alejamiento  entre  la  UE  y  los EUA es distinto a los ocurridos durante la Guerra Fría.  ninguna  se  asemeja  en  profundidad.  Es  decir. 2003)..      sobre  diversos  asuntos  y  regiones. muy especialmente.  sino  también sobre las implicancias de la integración europea a medida que ésta  ganaba velocidad. “Balancing America: Europe’s International Duties”. 1980 y 1990 ya hubo “crisis Atlánticas” pero  que.  y  tercero. D.  El  racconto  histórico  en  esta  sección  es  importante  por  al  menos  tres  motivos:  primero. Este episodio constó.   En  específico.  variedad  y  naturaleza  a  la  presente  crisis  originada  a  fines  del  siglo  XX  y  acrecentada por la llegada a la Casa Blanca del equipo Bush.    102 . el equilibrio de poder atlántico). así.  es  necesario  refutar  el  argumento de que “no hay nada nuevo bajo el sol del Atlántico” y que todo  lo declarado como nuevo de la actual crisis euro‐norteamericana en realidad  ya se ha visto antes.134  En  los  años  1960. a la elaboración de las conclusiones. de discursos y  134  Ver Calleo.  sin  embargo.  el  primer  golpe  o  “crisis  atlántica”  se  centró  en  la  disfunción  de  percepciones  entre  europeos  (principalmente  franceses)  y  norteamericanos  no  sólo  respecto  a  la  OTAN  y  la  alianza  militar.  es  necesario  refutar  el  argumento  contrario  que  sostiene  que durante los años 1960.  por  la  formación  y  perpetuación  de  las  instituciones  atlánticas. 1970.  por  la  evolución que pudiera alcanzar la relación en el futuro (o lo que podría ser  llamado.

  “Between  Two  Worlds?  The  European  union. La Guerra Fría.  Ese  fue  un  período  de  aplomo  norteamericano  bajo  la  administración Reagan. Estados Unidos y la Unión Soviética.  durante  los  1970  surgió  otra  serie  de  crisis.  Durante  la  década  de  1980.  the  United  States  and  World  Order”.  sino  que  promovió  el  discurso   Véase Powaski. 2004). pero también desde afuera (por ejemplo.  De  manera  algo  similar. el llamado  “Gorbachevismo”). y en la cual el ascenso  de  nuevos  marcos  políticos  y  económicos  en  Europa  imbricó  a  uno  y  otro  lado del Atlántico de manera desigual.  El  sistema  de  política  exterior  Nixon‐Kissinger  en  los  EUA..136 Institucionalmente. 98.  y  se  centró  más  que  nada  en  el  equilibrio  global  de  poder. Hacia fines de los años 1980.  136  Smith. Este período. 1917‐1991 (Editorial  Crítica. el discurso de liderazgo y  de dominio de la agenda fue acompañado de la reactivación de la UEO y la  emergencia  de  una  IESD  embrionaria.      debates  que  expresaban  en  última  instancia  ideas  disímiles  respecto  a  las  instituciones comunes. conteniéndolo y marginalizándolo. entonces. los  años 1970 fueron un período en el cual las negociaciones institucionales de  fines de los 1940 cayeron bajo una tremenda presión. así. p.  Todo  esto  no  sólo  marcó  un  cambio  en  el  área  de  la  diplomacia  (poder  blando).  con  su  foco  en  el  manejo  estructural  del  equilibrio  global  de  poder  y  la  primacía  de  las  dos  superpotencias135. R.. dejó en claro  la progresiva paridad económica entre ambos. tanto así como la desigualdad  en  términos  militares.  no  sólo  se  revirtieron  las  tendencias  de  los  años anteriores sino que también surgieron nuevas áreas de vulnerabilidad  y  sensibilidad.  135   103 .  M.  incorporó  simultáneamente  al  proyecto  europeo  a  esta  estructura. International Politics (41. en la cual las instituciones euro‐norteamericanas de  cooperación  fueron  puestas  bajo  una  extrema  presión  proveniente  de  la  relación UE‐EUA en sí. 2000).

  la  política  exterior  norteamericana  no  cambió  en  términos  esenciales.  G. 2003).   El fin de la Guerra Fría a fines de los años 1980 y principios de los 1990  acentúo  algunas  de  estas  tendencias  y  disminuyó  otras.  Primero.137  Se  puede  establecer  una  relación. mientras no cambiase el cuadro  general  en  Europa.  entonces. Mientras que el  fin  de  la  Guerra  Fría  pueda  haber  llevado  a  un  cambio  radical  en  la  formulación  de  la  política  exterior  estadounidense.  a  una  impresión  negativa  respecto  a  las  capacidades  militares  europeas.  Aquí  mismo  yace  el  dilema  principal. en una serie de discursos.  serias  diferencias  estaban  comenzando  a  minar  la  confianza  euro‐norteamericana.  The  United  Status  and  Western  Europe  since  1945:  From  “Empire”  by  Invitation to Transatlantic Drift (Oxford: OUP. los norteamericanos se sintieron gradualmente compelidos a  involucrarse  —como  lo  hicieron—    y  esto  llevó.  porque  aún  en  una  era  de  buenas  relaciones.  otra  característica  significativa  de  la  relación  euro‐ norteamericana  en  los  años  1990  no  fue  cuán  mucho  sino  cuán  poco  había  cambiado la política norteamericana con respecto a Europa.  A  su  vez.  no  ha  habido  mayor  cambio  respecto  al  continente  europeo. que desde el fin de la Guerra Fría. Implícita en esta visión estaban las  instituciones  que  permitieron  ver  a  la  CE  como  el  sub‐producto  del  factor  “pacificador” de Norteamérica. no sólo definió su visión de  lo  que  sería  un  “Nuevo  Orden  Mundial”  sino  que  también  — sorprendentemente—  el  rol  a  ser  jugado  por  la  UE  (por  entonces  la  Comunidad Europea) dentro del mismo. Habiendo dejado inicialmente la ex Yugoslavia  a los europeos.    104 .  en  las  cúpulas  de  la  Casa  Blanca.  Así.  aún  a  pesar  de  que  la  OTAN  fue  a  la  guerra  como  una  137   Lundestad..  hubo  un  gran  choque  sobre qué hacer con Bosnia.      diplomático  hacia  un  terreno  en  el  cual  los  europeos  obtuvieron  cierta  ventaja comparativa.  La  primera  administración Bush.

138   Ambos lados. p. claramente se observa que: (a) la amenaza proveniente del  imperio  soviético  ha  desaparecido. 2006).  M.  Los  norteamericanos  asimilaron  que  simplemente  no  se  podía  tomar  en  cuenta de manera seria a los europeos. p. también comenzaron a diferir respecto a  las  prioridades  regionales  y  a  cómo  abordar  los  grandes  problemas  regionales.  apoyando  a  facciones  opuestas  en  un  conflicto  sin  un  final  aparente. y (c) la necesidad de proteger los intereses  estadounidenses en el continente europeo.  139 Ibid. Así. y a  los EUA enredados estratégicamente en el continente..  En  la  mayoría  de  las  áreas  esto  no  se  convirtió  en  una  enorme  diferencia salvo en un caso.  A la hora de dar cuenta del estado de estas tres “necesidades históricas”  en la actualidad.  (b)  la  necesidad  de  crear  un  marco  en  el  cual  las  aspiraciones  de  las  potencias  europeas estuvieran canalizadas.  desde  una  perspectiva  estadounidense. 212. nunca antes experimentados. (b) como consecuencia directa de los cambios  anteriores.  y.  la  operación  fracasó  por  completo  en  aminorar  los  desentendimientos  presentes desde  la  intervención  en  Bosnia. entonces..  European  Journal  of  International  Relations (11:2. con  el  tiempo. esto proveyó a ambos  de considerables niveles de seguridad.  En  un  contexto  histórico  más  general. el imperativo norteamericano de crear un nuevo marco europeo  ha  decaído  fuertemente.  y  con  ella  la  necesidad  de  controlar.  hasta  se  podría  decir  que  los  marcos  originales  han  llegado  demasiado  lejos  dando    Cox. la UE y los EUA. la brecha  entre la UE y los EUA creció exponencialmente.  138   105 .  “Beyond  the  West:  Terrors  in  Transatlantia”. si bien el fin de la  Guerra Fría dejó a Europa dependiente del protectorado norteamericano.  contener o disuadir a la URSS. Ambos se encontraron.  la  relación  euro‐norteamericana  surgió  de  tres  necesidades139:  (a)  la  necesidad  de  manejar  a  la  URSS.      “alianza”  —y  ganó  como  una—. Respecto al conflicto israelí‐palestino. 210.

  se  asemejan  demasiado  a  la  definición  de  “alianza”  en  tiempos  de  Guerra  Fría.  la  URSS  constituye  sólo  uno  de  tres  puentes  que  mantienen  unidas  ambas  orillas  del  Atlántico  Norte. y por último.  y  la  promoción  indirecta  de  la  parte  más  fuerte de los dos (intereses norteamericanos).  tal  vez.    106 .  cuando  uno  de  ellos  comienza  a  cambiar.  como  existe  claramente  un  efecto  dominó  entre  estos  pilares.   Como  lo  demuestran  los  hechos.  la  URSS/Rusia  constituye  sólo  uno  de  los  elementos  que  dan  sentido  a  la  Alianza  Atlántica.  Es  necesario  comprender  que.  Es  decir.  Es  llamativo  ver  que  gran  parte  de  lo  que  la  teoría  define  hoy  como  “coaliciones  de  la  buena  voluntad”. un nuevo marco de  seguridad  (intereses  europeos).  y  por  lo  segundo.  a  la  unión  de  las  partes  en  base  a  un  fin  concreto. sea más preciso establecer que las amenazas externas comunes.  sólo  pueden  dar  lugar  a  “coaliciones”  más  que  a  “alianzas”  — entendiendo  por  lo  primero. cuanto  mucho. los pronósticos de Kenneth N. plantea muy serias dudas para  su continuidad una vez que se remueve el primero de los pilares y que los  dos restantes penden de un hilo. (c) que  como  corolario  de  a  y  b. sólo que por otros motivos y en otra velocidad. una alianza  140  En concreto.  y  esto  se  traslada  indefectiblemente al resto.  y  por  tanto.  Pero  sin  embargo.      lugar a “preocupantes niveles de autonomía europea”. Waltz y John J. el resultado último probablemente llegue a ser el  mismo (el fin de la Alianza).  la  Alianza  Atlántica  se  está  resquebrajando  definitivamente. Mearsheimer.  el  futuro  de  una  alianza  que  descansa  sobre  los  pilares de la lucha contra una amenaza externa común.  se  equivocan  en  sus  análisis  y  proyecciones  ya  que  no  logran  comprender  la  profundidad  del  fenómeno.  En  definitiva.  a  la  unión  en  base  a  medios  concretos  de  promover objetivos consensuados—. Entendida de esta manera.  aquellos  que plantean —principalmente desde el Realismo140— que dada la remoción  de  la  “amenaza  externa  común”  el  fin  de  la  Alianza  es  inminente.

  Las  coaliciones  nacen  y  mueren  junto  a  su  amenaza  externa.  Como  se  ha  visto  en  el  cap.  Primero. 63‐70.142   Durante los últimos años de la administración Clinton. De cualquier otra forma.  J.  tal  vez  esto  no  sea  más  que  otro  ejemplo  del  fracaso  de  las  RI  en  adaptarse  a  los  continuos  cambios  del  mundo en general. ni el cómo ni  el  porqué  por  los  cuales  Tony  Blair  era  parte  de  esa  iniciativa. a diferencia de  las  coaliciones.  que  recibe  con  los  brazos  abiertos  a  una  posible  más  fuerte  contribución  europea  a  la  seguridad  internacional  y  a  sus  mejoradas  capacidades  militares  siempre  y  cuando  la  empresa permanezca subsumida a la OTAN y no la socave.      es conformada tanto por medios como por fines comunes pero. The United States and European Defence.  2003). la PESD ciertamente ha provocado un fuerte impacto en  los  EUA. el equipo Clinton no entendió  inmediatamente la profundidad de  los giros en la política británica en sus políticas de seguridad. Chaillot Papers nº 39 (Paris: ISS‐WEU.  pero…”141  en  Estados  Unidos  sobre  la  PESD.  142 Ver Sloan.  en  la  percepción  de  sus  dirigentes  y  en  el  grado  de  ansiedad  respecto  al  proyecto  europeo  de  autonomía. y Sloan.  Cooperation  and  Conflict  (38:3.  “ESDP  and  NATO. April 2000). hubo dos razones  principales  por  las  cuales  el  gobierno  norteamericano  recurrió  a  la  publicación  de  estas  inquietudes  respecto  a  la  iniciativa  de  Saint‐Malo. Howorth. sólo son coaliciones con  un  porvenir  ligado  al  de  aquel  objetivo  al  que  combaten.  Wedlock  or  Deadlock?”..    La administración Clinton y la PESD: 1998-2000 Como hemos visto.  141   107 .. S. European integration and defence: the ultimate challenge?.  1.  The United States and European Defence.  Estas  preocupadas  voces  han  producido  lo  que  algunos  analistas  dieron  en  llamar  la  visión  del  “sí.  no  necesariamente  así  las  alianzas. p.  alcanzados  e  impulsados  por  partes  en  relativo  equilibrio  y  con puntos de vista afines.  Esta  incertidumbre  sobre  los  posibles  resultados  de  la  reunión  en  Saint‐Malo    Howorth.

  M. The European Security and Defense Policy. § 3. p.  Financial  Times  (7  December. cap.  Segundo.  Contra  este  marco. 1997).  144 Hunter. cap. 6. tanto de la   Las “tres D” de Albright advierten a los europeos contra el despegue de la seguridad entre  EUA y Europa. y Hunter.  a  pesar  de  las  declaraciones  de  no  intención  de  dañar  a  la  Alianza  realizadas  por  el  RU.  Los cambios de la OTAN tras el fin de la Guerra Fría (Madrid: Tecnos. 33‐44.  la  relación comenzó a tensionarse y luego de una reunión en junio de 1999 en  Colonia. la discriminación en detrimento de los miembros de la OTAN no europeos. 79‐ 85..  143   108 .. op.144 Según la administración norteamericana.  y  decididamente  a  favor  de  la  profundización  de  la  integración  europea. y  la  duplicación  de  las  capacidades  de  la  OTAN.143  Luego  de  una  serie  de  reuniones  oficiales  a  través  de  la  OTAN.  la  secretaria  de  estado  Madeleine  ALBRIGHT  promulgó  (a  través  de  un  diario)  las  infames  “tres  D”  como  un  cierto  tipo  de  estrategia  contra  los  posibles  resultados  e  iniciativas  que  pudieran surgir de Saint‐Malo.  el  equipo  Clinton  “concluyó  que  la  Unión  Europea  había  roto  su  confianza”.  Ver  Albright. III. pp.  figuras  clave  en  la  administración  Clinton  se  percibieron  a  sí  mismos como parte de una de las administraciones más pro‐europeas de los  últimos  años.      llevaron  a  una  creciente  desconfianza  en  Washington.  y  también  Caracuel  Raya. pp.  M.  las  conclusiones  de  Colonia  sugerían una división de tareas.  CLINTON  interpretó  que  estas  nuevas  posturas  amenazaban  la  continuidad de la capacidad de manejo de crisis de ambos lados..  1998).  comprometida  con  el  re‐fortalecimiento  de  la  relación  euro‐ norteamericana. (2) si bien en las últimas negociaciones de la  OTAN se había otorgado ciertas capacidades y tareas al pilar europeo de la  Alianza.  “The  right  balance  will  secure  NATO’s  future”. las conclusiones a las  que habían llegado los países europeos luego de Saint‐malo y Colonia eran  inconsistentes  con  la  OTAN  en  tres  maneras:  (1)  mientras  que  en  papel  la  OTAN debería permanecer como el instrumento de elección para la gestión  de  crisis  y  las  tareas  colectivas  de  defensa. 57. cit.

146  Sin  embargo.. la relación ya se encontraba en crisis.  146 Talbott. 7 de octubre.  ya  era  posible  evidenciar  un  claro  distanciamiento  de  la  Alianza.  De  esta  forma.    La administración Bush y la PESD: 2001-2006 Mucho  antes  de  que  G.  en  la  cumbre  de  Helsinki  de  diciembre  1999.  Como  lo  expresó  Strobe  TALBOTT.      OTAN como de la UE. S.  “Ties  that  Fray:  Why  Europe  and  America  are  Drifting  Apart”. “America’s stake in a strong Europe”.  The  National  Interest (Winter 1998/1999). En un  año. discurso dado en el Royal Institute for  International Affairs.  tan  sólo en el lapso de unos pocos meses desde las elecciones la relación euro‐ norteamericana se vería envuelta en un verdadero atolladero político. 1999.  estas  tres  preocupaciones  llevaron  a  la  administración  Clinton  a  concluir  que  el  equilibrio  general  entre  autonomía  y  mayores  capacidades  europeas  se  estaba  desviando  hacia  una  dirección  no  del  todo  conveniente.  S.  los  estados  europeos  re‐introdujeron  un  nuevo  lenguaje  que  apaciguó  las  preocupaciones  más  acuciantes  de  la  administración  Clinton.  mientras  la PESD continuó su progreso dentro de la UE y con sus nuevas estructuras  de  toma  de  decisiones  (Capítulo    2).  W.  el  equipo  Clinton  terminó  adoptando  una  postura  más  positiva  y  conciliadora  con  respecto  a  la  PESD. Y para fines de 2002. la administración saliente dejaba un ánimo cauteloso pero positivo en  Washington.  segundo  secretario  de  estado. muchos ya   Este derecho estipula que la OTAN constituye la primera instancia de decisión frente a la  intervención o no en una determinada crisis o conflicto.  BUSH  asumiera  la  presidencia.  Así.  145   109 . Londres.147  No  obstante  esto.  en  Londres:  “no  quisiéramos  ver  una  IESD  que  llegara  a  estar  primera dentro de la OTAN y que luego creciera hacia fuera de la OTAN y  finalmente se alejara de la OTAN”.  147  Walt.145  En  conjunto. y (3) las conclusiones a las que arribaron los europeos  eran esquivas a resaltar el “derecho a primer rechazo” de la OTAN..

 el modelo europeo con sus  pesados controles burocráticos y regulaciones laborales producía nada más  que  estancación  económica.  entonces. a comienzos de  2001.  A  medida  que  la  relación  euro‐norteamericana  prácticamente  comenzó  a  deslizarse  en  caída  libre  entre  mediados  de  2002  y  2003.  enfatizando  que  la  OTAN  debería retener el derecho a primera negación. percibió a la  PESD como un asunto secundario.  asumiendo  que  mientras  el  modelo  americano creaba trabajo.      se  cuestionaban  si  de  hecho  podría  sobrevivir. 214. compartía muchas de las inquietudes de  la  administración  anterior.  La administración Bush. el equipo Bush demostró concebir una interpretación más bien  superficial de la PESD.  La  administración Bush consideró que la PESD no merecía la menor pérdida de  tiempo  en  preocupaciones  precisamente  porque  ésta  no  significaba  un  incremento significativo en las capacidades militares europeas. elemento que llevó a una postura aún más positiva  hacia  el  proyecto  que  la  adoptada  por  CLINTON  anteriormente.    110 .148  Además.  en  unas  de  las  primeras  reuniones  de la nueva administración con los miembros de la OTAN.  En sus declaraciones de campaña. “Beyond the West”.  desde  los  círculos  neo‐conservadores  comenzó  a  surgir  una  creciente  impaciencia  con  Europa.  Bush  mantuvo  las  “tres  D”  de  ALBRIGHT. si bien desde un primer momento.  De  aquí. BUSH en términos bastante medidos de  una  Norteamérica  “humilde”  haciendo  más  bien  menos  que  más  en  un  148  Cox.  y  hasta  que  ésta  no  cambie  su  modelo  bien  podría  ser  ignorada  mientras  los  EUA  continúan  su  ascenso  mundial. p.  el  debate  sobre  el  futuro  de  la  Alianza  Atlántica  y  más  aún  sobre  las  razones  de  uno  u  otro  resultado.   En  particular. crecimiento y riqueza.  Por  ejemplo.  deriva  su  pensamiento  de  que  no  hay  nada  que  aprender  de  Europa.  se  disparó  inconteniblemente.

  Incluso  algunos  especialistas  norteamericanos  se  comenzaban  a  preguntar hacia dónde se dirigía la relación.  se  empeoraron  las  relaciones  con  China  y  se  retiró a  los  EUA del  Protocolo  de  Kyoto  sobre  el  cambio climático. January/February 2000).  International  Affairs (77:3.150   Rice.  I. 2001).  “Are  the  United  States  and  Europe  Heading  for  Divorce?”.  una  ya  no  cometida  a  los  principios básicos del multilateralismo. el desafío para los aliados europeos se convirtió en  qué  posición  adoptar  frente  a  una  administración  norteamericana  que. C..  149 150   111 . Asumiendo que los EUA se encontraban en una posición mundial  casi  indisputada  de  poder. Sin embargo. Foreign Affairs (79/1. “Promoting the National Interest”.      mundo en donde cada compleja emergencia amenaza a arrastrar a los EUA  en un compromiso innecesario y costoso. como demuestran los  hechos.149  Es  decir.  ahora  resaltaba  la  promoción  del  interés  nacional.  el  nuevo  equipo  Bush  fue  mucho  más  radical  que  su  tranquila  retórica.  en  palabras  de  sus  propios  funcionarios  —como  Condoleeza  RICE—.  eso  estaba  claro  para  los  europeos.  y  el  tratado  de  no  proliferación  nuclear  y  de  armas  biológicas).  la  Corte  Penal  Internacional.    Daalder.  En  la  víspera  del  11/S.  que  para  los  europeos el gran dilema euro‐atlántico mutó de (1) cómo mantener interesado  en  Europa  a  los  EUA  a  (2)  cómo  responder  a  su  nueva  estrategia  global..  la  relación  euro‐norteamericana  ya  se podía  apreciar  muy  maltrecha.  BUSH  sacó  la  conclusión—no del todo ilógica— de que podría ser más auto‐interesados y  menos  sensibles  a  la  hora  de  tomar  en  cuenta  a  los  demás  estados  que  sus  predecesores  en  el  gobierno.  No  sólo  adentró  al  país  en  una  guerra  contra  Irak  —con  dudosos  e  incomprobados  argumentos—. sino que también la administración rechazó una larga lista  de  tratados  y  convenios  internacionales  (como  aquellos  relacionados  al  control  y  limitación  de  minas  terrestres  y  armas  livianas. Una clase diferente de administración había asumido en la Casa  Blanca.  pareciera  ser  que  George  W.  Incluso antes del 11/S.

  la  relación  terminó  tomando  un  curso  inesperado  y  nuevamente  las  dudas  que  este  episodio  despertó  en  los  sectores  neoconservadores  respecto  a  la  OTAN.  153 Véase OʹHanlon. los ataques del 11 de septiembre parecieron  ser  menos  una  amenaza  que  una  oportunidad  para  la  relación  euro‐ norteamericana.  a  la  división  entre  “socios  más  iguales”  promulgado  por  Francia..153  Es  paradójico  observar  que  mientras  la  vieja  “amenaza  del  comunismo”  ayudó  a  acercar  a  los  aliados.152 Pero los  europeos eran totalmente genuinos en su apoyo a su aliado norteamericano.  Ciertamente. y Cox.151 De hecho.  World  Policy  Journal  (Winter  2001/2002). Survival (43:4.  el  12  de  septiembre de 2001.  En  parte. 2001). “NATO after 11 September”. Survival (44:2.  La  situación  representaba  —sobre  todo  para  el  RU  y  España—  la  gran  oportunidad  de  “multilateralizar”  a  los  EUA. M..  Así  es  que    Walker. “Rumsfeldʹs Defence Vision”.  pareciera  que  la  nueva  guerra  contra  el  terrorismo  los  estuviera  separando. “Beyond the West”.  esto explica la rapidez con la que los aliados europeos invocaron el Artículo  5  del  tratado  de  la  OTAN  tan  sólo  un  día  luego  de  los  ataques. a medida que la campaña en Afganistán iba  tomando forma. los EUA se vieron frente a una situación un tanto bizarra ya  que  los  miembros  europeos  de  la  OTAN  estaban  ofreciendo  más  tropas  y  equipamiento de lo que le Pentágono estaba dispuesto a utilizar.  M. P..      Desde este contexto amplio.  en  la  cual  definitivamente la misión determinaría de ahora en más la coalición —y no  al  revés—.  y  tanto  más  una  oportunidad  para  los  europeos  de  reconstruir  sus  conexiones  con  los  cada  vez  más  distantes  EUA.  a  medida  que  el  2001 dio paso al 2002.  terminó desembocando hacia principios de 2002 en un nuevo giro negativo. 2002).  en  cambio. la Alianza Atlántica comenzó a alejarse cada vez más  de  los  “puentes”  pretendidos  por  el  RU  y  a  acercarse.  Fue  en  este  contexto  en  el  que  Norteamérica  desarrolló  la  famosa  Doctrina  de  Seguridad  Nacional  (o  “nueva  doctrina  Rumsfeld”).  Sin  embargo.  152 Gordon.  “Post  9/11:  the  European  Dimension”.  151   112 .

  Previamente. Irak incluido entre  ellos.  si  la  crisis  hubiera  sido  sólo  enfocada  o  como  consecuencia  de  la  guerra  de  Irak. lo que llama más la atención no es el hecho  de que muchos estados europeos no hayan apoyado tal iniciativa bélica sino  que un gran número de ellos sí lo hicieron.  en  enero  de  2002.  Después  de  todo.  Finalmente.  como  muchos  analistas  suelen  sostener.  en  septiembre.  y.  Desde esta perspectiva.  conocido  más  popularmente  como el NSS‐2002. se  planteó  la  estrategia  de  la  “pre‐acción”  [pre‐emption]  militar  contra  los  llamados  “estados  delincuente”.  Luego.  la  administración  publicó  el  documento  oficial.  rápidamente  las  posibilidades  de  recomposición  de  la  relación  hubiesen  sido  mayores. al parecer.  desde  mediados de 2004 y principios de 2005.      mucho  antes  del  conflicto  de  Irak  y  la  crisis  paralela.  la  relación  ya  se  encontraba en grandes problemas. E este mismo mes.    lograr  resoluciones del Consejo de Seguridad afines con sus intenciones de invadir  Irak y acabar con el régimen de Saddam HUSSEIN.  anunció  una  nueva  doctrina  de  seguridad  que  se  sustentaba en la obsolescencia de la estrategia de disuasión “en una era de  terrorismo internacional”. la administración Bush  planteó las que. en la llamada “doctrina Rumsfeld”.  Bush  identificó un “eje del mal” conformado por tres estados. serían las directrices de su política internacional  y  su  lucha  contra  el  terrorismo.  aprovechando  la  oportunidad  de  la    113 .  De  hecho. se dieron una seguidilla de gestos de  buena voluntad por parte de la administración Bush. RICE y BUSH realizaron  dos  visitas  oficiales  a  la  UE  en  2004.  en  junio.  por  supuesto.  entonces  una  vez  finalizada  la  invasión. En agosto. y dadas los infundados temores y las inexistentes  pruebas para justificar el ataque.  En su Estrategia de Seguridad Nacional de 2002. BUSH fue ante la Asamblea de la ONU  en  pos  de  convencer  a  los  demás  estados  de  que  Irak  constituía  un  verdadero  e  inminente  peligro  para  todos.

 2004).  uno  de  los  puntos  de  contacto  más  sólidos  del  senador  John  KERRY. Foreign Affairs (82:4. 2003).156  Luego  de  los  ataques  terroristas  del  11  de  septiembre.  154   114 .  durante  la  campaña  electoral  de  2004.  debido  a  ello.  la  incomprensión mutua se agravó  hasta un punto tal en el que.  R. Challenge Europe (Brussels: EPC. Europeans want weaker ties”  (18 March.  155 Moravcsik.  La  tendencia  general  en  Europa  respecto  a  los  EUA  y  Bush marca una creciente impopularidad y desconfianza.  Esto. A su vez.154  Por supuesto. y la visión que uno tiene del  mundo  y  del  otro. y en  donde gran  parte de la culpa estaba en la innecesaria alienación de los viejos aliados”.  En  lo  que  es  más  grave  aún.  “Kerry  versus  Bush  –  the  difference  will  matter  for  Europe”. Issue 11. los valores.. un gran  número  de  norteamericanos  —probablemente  aquellos  que  votaron  por  KERRY.      conmemoración  del  desembarco  de  Normandía  el  6  de  junio. muchos aún sostiene que los EUA y la UE aún comparten  una  misma  perspectiva  de  los  problemas  mundiales  y  que. “Striking a New Transatlantic Bargain”. May 2004). por ejemplo..  156 The Pew Research Centre.  sin  embargo.  fue  “el  gran  daño  que  la  administración  Bush  le  estaba  haciendo  a  Norteamérica  al  disminuir  su  influencia en el mundo en vez  de ampliarla y expandirla. existe un aspecto no menor en el progresivo rompimiento  de la relación: la  opinión pública.  el 83% de los norteamericanos y el 79% de los europeos llegaron a sostener    Longworth. dado sus propuestas de campaña — tienen una visión positiva de los  aliados europeos.155  Sin embargo.  en  What  lessons to learn from Europe’s crisis.  Justamente. A.  no  logró  cambiar  el  empeoramiento  progresivo  de  la  relación.  mientras  que  los  europeos  acentúan  su  mayor  complejidad.  existen  grandes  posibilidades  de  que  ambos  terminen  solucionando  sus  diferencias mediante una “nueva gran negociación”. “America’s image further erodes.  los  norteamericanos  piensan  que  el  mundo  es  más  peligroso.

  Se  adoptaron dos conceptos: por un lado.  Después  de  todo.  tratar  de  poner  en  orden  su  casa  antes de culpar de nada a los EUA”.  en  cambio. 206.  posiblemente.  Ambos  resultaron  en  un  cambio  radical  en  la  práctica de las intervenciones norteamericanas en el exterior las cuales ya no  se  basan  en  el  concepto  de  cero‐bajas  sino  en  el  de  cero‐riesgo  para  la  seguridad  norteamericana.  éstos  deberían  ser  los  mismos  europeos. 4 September. US: visions of the world. se dio una revolución estratégica con  el ya mencionado “ataque preventivo” (pre‐emptive attack).159  Desde  el  punto  de  vista  europeo.  Como  ya  se  ha  visto en el capítulo 2. visions of each other”.  la  proliferación  de  armas  de  destrucción  masiva  y.  En  palabras  de  Michael  COX.   Cox.  la  crisis no fue tan sólo algo que involucró a algunos estados europeos y a los  EUA. Además. con  el  “cambio  de  “régimen”. p. N.  por  ende. “Beyond the West”.  157 158   115 . 2003).  la  combinación  de  ambos  plantee  amenazas  para  la  seguridad  de  los  ciudadanos  europeos. “EU.  159 Gnesotto. 2003).. que más del 80% de las  personas  encuestadas  en  2002  identificaron  al  terrorismo  internacional   Transatlantic Trends 2003 (German Marshall Fund.157   Respecto  a  la  posible  traducción  de  estas  diferencias  en  la  Alianza  Atlántica.  “la  UE  debería.      en  2003  que  “Europa  y  Norteamérica  ya  no  comparten  los  mismos  valores  sociales y culturales”. y por el otro. Shift or  Rift (Paris: EU‐ISS. tómense en cuenta. por ejemplo. en Lindstrom.  sino  que  también  dividió  a  los  europeos  entre  sí.  si  alguien  debiera  estar  preocupado  por  el  rompimiento  definitivo.  nadie  niega  que  el  terrorismo  internacional.158  Es  importante  identificar  la  forma  en  la  cual  la  nueva  administración  norteamericana  ha  abordado  este  “mayor  temor”  respecto  al  mundo. la “Estrategia Europea de Seguridad” presentada por  Javier  SOLANA  al  Consejo  Europeo  en  2003  es  muy  explícita  en  estos  elementos.

 y Transatlantic Trends 2003.  160   116 .  Al  mismo  tiempo. tan sólo el 14% ve a la política  norteamericana  de  manera  positiva.162  Seis  meses  antes  del  inicio  de  la  guerra  de  Irak. “Support for European Union Foreign and Security Policy”.  aquellos  a  favor  de  una  mayor  autonomía  europea  en  los  asuntos  internacionales  sumaron  un  48% en el RU. El primer rompimiento ha separado a “la Europa de la calle” de  sus líderes políticos. un 67% en Francia.  Estas  cifras  continuaron  en  un  margen  de 70–80%. dos rompimientos también se han hecho evidentes dentro  de Europa.  Durante  los  primeros  seis  meses  de  la  crisis  de  Irak  (noviembre  2002–mayo  2003). de 70 a 34% en Italia. y sumándose a las demostraciones populares  masivas  que  se  congregaron  particularmente  en  los  países  participantes  en  la  coalición  norteamericana  para  la  crisis  de  Irak.  con  cifras  rondando  en  promedio  los  67  y  77%. un 52% en Alemania. dependiendo de la encuesta. European  Union Official Publications (October/November 2002).  entre  la  UE‐15  el  apoyo  a  una  Política  Exterior Común creció en 4 puntos en tan sólo dos meses (abril y mayo.  la  opinión  favorable  cayó  de  80  a  50%  en  Polonia.161  De  acuerdo  a  fuentes  europeas. el apoyo a los Estados Unidos cayó de 75 a 48% desde  mediados  de  2002.  La  opinión  es  casi  idéntica  entre  los  nuevos  10  miembros  de  la  UE.  y  en  una  Política  de  Defensa  el  aumento  fue  de  3  puntos  (74%). un 63% en Italia y un  60% en España. En  el RU. por ejemplo.  sin  contar  que  un   Eurobarometer 58. durante el 2003. y en España. a un  67%). Además.  las  encuestas  de  opinión  muestran una caída dramática de la imagen estadounidense en Europa.160  A pesar de los innegables esfuerzos políticos por reafirmar los lazos de la  Alianza Atlántica.  161 The Pew Research Centre (29 May 2003). comparado con el magro 29% en los Estados Unidos.  comparado  con  el  64%  de  2002.      “como  su  principal  preocupación”.  162 Eurobarometer nº 58.  esta  brecha  se  profundizó  aún  más:  sólo  el  45%  de  los  europeos  se  mostraron  a  favor  de  del  liderazgo  norteamericano  en  los  asuntos  internacionales.

 Colossus.  2004).  No  son.   Cox.  ésta  no  es  hacia  una  Norteamérica  desenfrenada  en  el  mundo.165  Si  los  hechos  de  los  años  recientes  tienden  en  alguna  dirección  específica. Sin embargo.  donde  sus  aliados  dependientes  obedecen  cada  deseo  suyo.163  Tomando en consideración tanto a BUSH como a Irak.  En  otras  palabras.  Penguin/Allen  Lane.  163 164   117 .  The  National  Interest  (nº  70. en el hecho de que los  EUA  posean  tanto  poder  y  la  UE  tan  poco.  166 Ver Ferguson.      78%  de  los  europeos  vieron  al  unilateralismo  estadounidense  como  una  amenaza  y  un  71%  deseaba  que  la  UE  se  convirtiera  en  una  potencia  mundial.  en  particular. N. “Europe between Brussels and Byzantium: some thoughts  on European integration” (Berkeley: Institute of European Studies. p.  “The  Unipolar  Moment  Revisited”. Colossus: The Rise  and  Fall  of  the  American  Empire  (London. Ferguson. “Beyond the West”.  Kagan..  Winter 2002/2003).  C.  165  Ver  Krauthammer. La clave pareciera estar.164  En  particular.  la  crisis  plantea  varias  interrogantes  de  difícil  resolución  para  aquellos  que  aún  sugieren  que  estamos  viviendo  en  un  mundo  unipolar  en  donde  Norteamérica  es  y  será  —en  el  futuro  previsible—  el  actor  dominante  de  la  política  internacional..  Paradise  and  Power: America and Europe in the New World Order.  hacia  donde  apuntan  los   Transatlantic Trends 2003. 2003).  las  políticas  de  la  administración  Bush  las  que  explican el quiebre.166  por  el  contrario. a principios del siglo  XXI. más bien. sólo  son  dos  actos  en  una  obra  mucho  más  grande  y  larga  que  necesita  ser  examinada en su compleja totalidad si se pretende apreciar la profundidad  de los problemas presentes entre los “dos Occidentes”. ambos han tenido  un profundo impacto en la relación euro‐norteamericana.  la  crisis  no  debería ser vista como una expresión de la endeblez de la UE sino como un  signo  de  aplomo  de  una  Europa  más  segura  de  sí  misma  —aunque  aún  bastante dividida— que ya no está preparada para seguir al pie de la letra y  sin cuestionamientos las hojas de ruta de Washington. 208.

  168 Cox.  167   118 . tratando de evitar aquella “complacencia intelectual” a la que no  hemos  referido  en  el  capítulo  1. 208. Sin  embargo. and the End of  U. America’s Changing Internationalism.  los  problemas   Kupchan.. nos vemos enfrentados por una situación en  la cual los EUA poseen un margen de “poder duro” movible mucho mayor  no sólo respecto a los europeos sino sobre todo otro posible rival.  debiera  ser  obvio  que  los  viejos  supuestos.  aún  podría  argumentarse  que  la  actualidad  no  plantea  nada nuevo sobre la relación atlántica.  hay  ciertas  características  de  la  coyuntura  actual  que  sugieren  la  posibilidad  de  que  la  UE  y  los  EUA  enfrentan  un  contexto de mucha mayor incertidumbre y riesgo en su “relación especial”. Como dice  Michael  SMITH.  Comparado  con  períodos  anteriores de tensión UE‐EUA. p. C.  Para  los  europeos.  aún  si  lo  que  estemos  a  punto  de  presenciar  no  sea  una  “choque  de  democracias”. 2003). y “Reaganismo” con consecuencias como la revolución en asuntos  militares  —que  en  sí  mismas  reflejan  las  decisiones  y  compromisos  hechos  en  primer  lugar  en  los  años  1980—”.  premisas  y  certezas  ya  no  pueden  tomarse  como  dados.  y  ya  sea  de  manera  reconfortante  o  no. Political Science Quarterly (118:2. que “ya se ha visto todo antes”.  La primera de estas características tiene que ver con lo que podrían llamarse  los  márgenes  de  poder  y  el  discurso  de  poder.      acontecimientos cercanos es una dirección totalmente opuesta: un mundo en  el cual los EUA se encuentran cada vez más con una dificultad para ejercer  un dominio mundial o generar lealtad. “Beyond the West”.168    El poderío militar europeo y el desequilibrio euro-norteamericano Como  corolario  de  esta  discusión  precedente.S Primacy”.  “lo  que  tenemos  hoy  es  un  “Reaganismo”  sin  una  Unión  Soviética.  y  será  extremadamente  difícil  poder  volver  a  la  otra anterior”.  “Una  especie  de  Rubicón  ha  sido  cruzado. “The Rise of Europe.167  Sin  embargo.

 todo lo que cimentará  a mediano y largo  plazo  a  la  continuidad  o  recurrencia  de  las  actuales  políticas  y  estrategias.  otra  característica  es la “otredad” mutua  entre  la  UE  y  los  EUA.  Un  paso  adelante. pero hay otras evidencias que sugieren que esta  vez la crisis es un factor estructural.  Lo  que  estamos presenciando hoy no es más que la acumulación de cerca de treinta  años  de  tensiones  y  recriminaciones.      relacionados  al  manejo  del  poder  pronto  se  convirtieron  en  problemas  de  manejo del poder norteamericano.  Esto se ve acompañado por una segunda característica.  Podría  ser  que  con  el  paso  de  la  administración  Bush  en  2008  se  comience  a  ver  la  mengua de esta percepción.    119 . Es decir.  Todos  estos  factores  y  características  están  teniendo  su  impacto  dentro  del  contexto de una intensa. no es el “factor Bush” más que  un  elemento  pasajero  dado  que  la  actual  administración  norteamericana  encarna los valores de toda una clase dirigente (neo)conservadora y apegada  al republicanismo estadounidense.  todo  lo  cual  ha  llegado  a  un  punto  límite.  La  acumulación  de  un  amplio  margen  de  disputas  y  otras  diferencias  en  la  percepción  de  los  riesgos  y  las  amenazas  ha  creado  una  situación  en  la  cual  tanto  interna  como  externamente  el  comportamiento  institucional  de  los  europeos  y  los  norteamericanos  se  termina  basando  en  las  diferencias  más  que  en  las  convergencias. El período actual  refleja un camino sin precedentes de institucionalización de las diferencias en la  relación  euro‐norteamericana. también existe un sentimiento de que  más  que  en  cualquier  otro  momento  desde  1945  las  élites  europeas  y  norteamericanas  se  ven  mutuamente  como  “cuerpos  extraños”.  No  es  simplemente  la  acumulación  de  diferencias  y  la  consolidación de formas institucionales des‐balanceadas en su núcleo lo que  contribuye a la actual crisis atlántica. persistente pero aún despareja integración del área  Atlántica.

  45.  las  preocupaciones  norteamericanas  respecto  al  desarrollo  autónomo  militar  europeo  destilan  de  cinco  puntos:  las  sucesivas  administraciones  estadounidenses  siempre  temieron  que  la  PESD.  388.  p.  y  Giegerich.  Los  EUA  han  tenido  desde  el  comienzo  tremendas  dificultades  para  ajustarse  a  esta  nueva  realidad.  creando  capacidades  militares  que  sólo  caerían  bajo  la  retórica  y  la  proliferación  institucional. sólo  los estados participan en la esfera de la seguridad.  B.  Security Dialogue (37:3.  et  alii.  “Balancing  America:  Europe’s  international  Duties”.  En  primer  lugar.  que  diera  un  alivio  a  las  pesadas  cargas  económicas del período.  169   120 .  en  esencia. A.      Ya  desde  los  años  1970.  (3º)  se  convirtiera  en  un  vehículo  para  alcanzar  un  contrapeso  al  poder  norteamericano.  (4º)  llevara  a  diferentes  tipos  de  discriminación  contra  los  miembros  de  la  OTAN  no  europeos.  la  UE  no  es  un  estado‐ nación y. Como sostienen  Bastian  GIEGERICH.  tal  vez    Calleo. jamás estuvo en los planes (desde el  fin  de  la  SGM  hasta  la  creación  de  la  PESD)  que una Europa  unida  alguna  vez  cobrase  vida.  September  2006).169 El  desarrollo de la PESD ciertamente ha despertado serias dudas e importantes  grados de ansiedad en Washington. Sin embargo.  ni  mucho  menos  que  ésta  surgiera  a  la  escena  internacional como una fuerza independiente y autónoma militarmente. si bien los EUA  desde el fin de la SGM se han pronunciado a favor de una mayor autonomía  europea.  los  EUA  frente  a  importantes  déficits  fiscales  y  externos  habían  comenzado  a  promover  la  creación  de  “una  Europa  más  fuerte”  es  términos  militares. de acuerdo a las reglas clásicas de las RI desde al menos 1648. Segundo. en orden decreciente de prioridad: (1º) llevara a la duplicación de las  capacidades  de  la  OTAN. que la UE finalmente lo logre es algo totalmente diferente ahora — y especialmente cuando la palabra utilizada es autonomía—.. D.  p.  (2º)  produjera  una  especie  de  política  simbólica.  Pushkina. “Towards a Strategic Partnership? The US and Russian Response  to  the  European Security and  Defence Policy”. & Mount..

  la  piedra  basal  sobre  la  cual  ha  venido  descansando  la  relación  euro‐norteamericana.  indefectiblemente.170  Todo  esto  lleva.  buckpassing.  y  otras  formas  de  reacomodamiento. Ya ni la OTAN  ni la UE son considerados en Washington como aliados privilegiados en la  170  New Perspectives Quarterly.  y  (5º)  marcase  el  ascenso de una UE más autosuficiente y sólida en el ámbito de la seguridad  que pudiera recortar el apoyo doméstico para la OTAN en los EUA.  cambios  que  con  el  tiempo  muy  posiblemente  llevarán  a  una  modificación  de  la  identidad  europea.  hacia  la  OTAN.  Durante  muchos  años. bandwagoning.    121 .  ya  no  basada  en  una  noción  positiva  de  Europa  sino  como  una  noción  crecientemente  negativa  de  los  Estados  Unidos.  y  han  tendido  a  ver  los  cambios  en  las  relaciones de poder en el mundo sólo en términos de balance.  los  teóricos  norteamericanos  se  han  imbuido  del  Realismo  y  el  Neorrealismo.  De  esta  forma.  se  han  utilizado “lentes conceptuales” no del todo aptos para observar el núcleo de  lo que está sucediendo hoy en Europa y el Mundo.      creando  una  “burbuja  europea”  dentro  de  la  OTAN. “Anti‐Americanism”.  y  la  otra  son  las  gigantescas  alteraciones  que  están  ocurriendo  actualmente  en  el  continente  europeo. 2003).  Existen.  dos  tendencias  a  largo  plazo  que  no  necesariamente  reforzarán  la  relación  euro‐norteamericana.  Naturalmente.  al  menos.  Una  es  el  creciente  sentimiento  entre muchos europeos de que la actual desigual distribución de poder (y en  vías  de  profundización)  los  deja  demasiado  dependientes  de  una  Norteamérica  cuya  visión  de  la  política  internacional  necesariamente  no  comparte.  Esta  otrora  importante  organización ha devenido en la actualidad en un actor irrelevante en lo que  respecta  a  los  asuntos  más  urgentes  de  seguridad  del  mundo  actual. ya no puede caer más bajo ya que Europa se encuentra en el  punto más bajo de prioridades estratégicas norteamericanas. Special Issue (20:2.

 “How NATO is adapting to a Changing World”. 224. p. como la de Condoleeza RICE.  Evidentemente.  la  falta  de  recursos  de  poder  duro  de  Europa  —y  en  particular la UE—.  en  palabras  de  Tony  Blair.  sin  embargo. A. un elemento permanece claro: la relación ya no es cercana  e íntima como solía ser durante los años de post‐Guerra Fría.  “enfrentar  los  desafíos  de  un  mundo  cambiante”.  Desde el fin de la batalla inicial por Irak.  eso  es  que  Europa  ni  siquiera  tiene  la  intención  de  actuar  militarmente  a  la  par  con  los  Estados  Unidos  en  una  situación  seria  de  combate.  ni  tampoco  es  probable  la  formación  de  nuevos  bloques.   Blair. 2004).  Europa  no  posee  lo  que los EUA pareciesen respetar y necesitar de un aliado —a saber. Asimismo. De hecho.  son  dos  factores  los  que  han  alterado  definitivamente  la  relación. puesta en evidencia desde las crisis de los Balcanes. tampoco existe una garantía de que las  cosas lleguen a mejorar en el futuro.  Por  un  lado. No obstante. y por  el  otro. mayor  poder duro—.    122 . en  2005.171  Y  éste  es  el  punto  crítico.  la  pérdida  de  poder  blando  de  los  Estados  Unidos  con  el  cambio  de  siglo. “Beyond the West”.  Es  decir  que.172  Incluso  en  el  segundo mandato de  BUSH se ha realizado  un esfuerzo por ser amable con  los europeos a través de su visita a la UE.  principalmente  desde  los  1990. ya no existe más.  Esto no sólo será un test para Europa y los Estados Unidos —y uno que muy  171 172  Cox.  ambos  no  están  camino  a  la  guerra. ha habido serios intentos para  reconstruir  la  relación  Atlántica  para  que  ésta  pueda.  lo  que  alguna  vez  existió.      lucha  contra  el  terrorismo. Financial Times (28 June.  y  que  por  ende  hace  a  este  “desentendimiento  euro‐ norteamericano”  distinto  a  todo  el  resto  experimentado  durante  la  Guerra  Fría. Puede ser que no estemos frente a un  “divorcio atlántico” pero indudablemente tiempos turbulentos se avecinan. si algo ha debilitado los lazos que solían mantener  unida  a  la  Alianza  durante  gran  parte  del  siglo  XX..

          123 .      fácilmente  podrían  llegar  a  reprobar—  sino  también  una  prueba  de  fuego  para la disciplina de las RI en general.

                          PARTE III   Conclusión   124 .

 a través de la información presentada y analizada en los precedentes  capítulos.  y  las  tendencias  de  opinión  pública  y  las  crecientes  voluntades  políticas  hacia  una  mayor  autonomía  europea  en  estos  aspectos.  y  global.  interméstico.      CAPÍTULO 4    ¿Aliados para siempre?   A   lo  largo  de  este  trabajo.  En  un  tercer  capítulo  se  ahondó  específicamente  sobre  las  implicancias de este proceso autónomo de integración militar europea en la  relación  de  seguridad  euro‐norteamericana. la construcción de  nuevas estructuras e instituciones en torno a una política exterior común.  también  se  hizo  mención  de  los  patrones  actuales  y  prospectivos  del  despliegue  de  fuerzas  militares  norteamericanas  en  Europa. destacando  la presencia de dos tipos distintos de dilemas de seguridad. En un segundo capítulo se hizo hincapié en el estudio de la  integración actual en materia de seguridad y defensa de la UE.  Así.  y  de  la  progresión  de  las  relaciones  políticas (junto a los paralelos sondeos de opinión pública) entre los EUA y  la UE durante el período de tensión actual.  se  ha  intentado  identificar  de  manera  interconectada  e  indirecta  las  variables  de  carácter  inter‐europeo. las  tendencias  presentes  en  los  sectores  clave  (como  la  conformación  del  complejo  militar‐industrial  europeo).  se  analizaron  las  relaciones  de  las  compañías  europeas  y  norteamericanas  del  sector  de  defensa  y  las  tendencias  presentes  entre  ellas.  indagando  primero  en  las  definiciones  teóricas  que  permitan  contextualizar  y  comprender  mejor  el  foco del análisis.  En  esta  sección  del  trabajo.  se  ha  intentado  profundizar  sobre  la  hipótesis  de  una  manera  desagregada.  En  honor  a  esta    125 .

 “The World is bipolar after all”. se  planteará  qué  enseñanzas  nos  ha  dejado  esta  experiencia  y  cómo. ya que el año 2007 ha sido declarado por la UE como “el año de  la Política Exterior Común”.  a  lo  largo  de  los  capítulos.    El nivel inter-europeo   Como  se  ha  visto  en  los  capítulos  2  y  3.  entender  mejor  la  lógica  y  la  dinámica de la relación euro‐norteamericana.  el  más  propicio  para  la  profundización  de  la  cooperación  entre  sí.  a  través  del  marco  propio  ah  hoc  de  tres  niveles. a su vez.  (b) si es producto de la estructura internacional que los compele a actuar de  manera  competitiva  —el  más  poderoso  hacia  la  supremacía  y  el  menos  poderoso hacia el equilibrio—. las potencias europeas  se  encuentran  en  uno  de  los  momentos  de  mayor  distensión  en  su  historia  conjunta  y. Esta pretendida “aceleración”.  en  las  grandes  tendencias y en los patrones observables a partir de ellas. uno  debe preguntarse si: (a) se debe a la llegada a la Casa Blanca de G.      tarea  es  que  se  ha  hecho  foco. 2003. May 5. como el año del fin de una UE de “dos  velocidades”.    126 .173 En la actualidad.. se retroalimenta cada  día  más  por  el  enfriamiento  de  los  tradicionales  dilemas  de  seguridad  europeos  que. o (c) si es por cambios presentes en la UE y/o  los EUA. A continuación.  si  bien  seguirán  estando  presentes. Para ello. es decir.  por  ende. W.  las  relaciones  a  este  nivel  tienden  claramente  hacia  la  autonomía  de  la  UE  respecto  a  los  EUA. A.  ya  no  plantean  las  casi  173  Ver Moravcsik. BUSH.  Antes  de  abordar  el  trasfondo  de  la  hipótesis  planteada  al  inicio  del  trabajo es correcto intentar dilucidar qué razones están provocando el actual  distanciamiento de la Alianza y su durabilidad y consistencia.  Así  es  cómo  los  líderes  políticos  deben  percibir  el  panorama. Newsweek.  y  hacia  la  consolidación “interna” europea.

  la  UE  y  los  EUA  no  compartían  una  misma  estrategia  internacional. sin embargo.  pero  más  específicamente  desde  la  Guerra  de  Irak  y  como  resultado  de  los  nuevos  principios  estratégicos  rectores  de  la  política  exterior  norteamericana.  W.  Es por ello que en el futuro será cada vez más factible que la tendencia en  curso en el continente europeo hacia la autonomía en asuntos de seguridad  desemboque en problemas crecientes de cooperación y coordinación. desarrollando su propia estrategia. y que de allí se derivan todas las demás grandes  alteraciones en la relación.  y  en  segundo  lugar. está bien en claro que la relación euro‐norteamericana ha cambiado.  lo  que  aún  para  muchos  no  es  aún  tan  evidente  —y  a  lo  que  este trabajo ha pretendido aportar— es el hecho de que el principal factor en  proceso de cambio es la UE. Hasta  ahora. encabezado por George Walker BUSH.  los  europeos  se  muestran  netamente  en  oposición  a  estos    127 . se ha dado un gran cambio en la Alianza y esto  se debe a que la UE ha cambiado.      insuperables  trabas  que  solían  representar  para  una  PESC  autónoma  y  vivaz.   Durante  los  años  de  Guerra  Fría.  claramente  se  evidencia  que  desde  la  llegada  a  la  Casa  Blanca  de  G.  El nivel interméstico   En  lo  que  respecta  a  las  opiniones  públicas  y  a  las  visiones  populares.  a otorgar un papel menor a Europa y a adoptar “las grandes decisiones” de  política  mundial  de  manera  solitaria. Ahora.  sin  embargo.  la  tendencia  desde  la  llegada  a  la  Casa  Blanca de un grupo neo‐conservador. dados  dos  elementos  centrales:  primero.  Bush.  simplemente  el  fuerte  se  subordinaba  al  débil.  la  ofuscación  general de las principales potencias europeas al verse excluidas de “la gran  mesa de negociación” mundial y la consecuente voluntad “autonomista” de  la UE.

  el  mayor  indicador  de  que  algunos  de  estos  factores  “transnacionales” están haciendo que la UE tienda hacia la bipolaridad.  o  un  sentido  compartido  de  amenazas  directas  e  indirectas. el  precario  equilibrio  en  relación  al  embargo  de  armas  a China  genera  otra  fuente  de  duda  respecto  a  una  futura  “buena  salud”  de  la  relación  atlántica. sobre si es posible o no que una entidad no estatal  como  la  UE  pueda  desarrollar  un  sentido  común  de  intereses  y  responsabilidades  internacionales.  Tal  vez.  estos  compromisos  aún  no  se  han  visto  electoral  ni  fiscalmente.  El  elemento  de  reticencia a la mayor financiación del proyecto europeo de defensa no sólo  traerá  acaparado  un  muy  serio  freno  al  impulso  actual  sino  que  también  generará  (por  necesidad)  que  los  gobiernos  se  comprometan  a  un  segundo  óptimo: a gastar mejor —al menos por un tiempo—.  asumir  que  lo  que  está  sucediendo  en  Europa  es  meramente un intento de balancear a los EUA es confundir profundamente  la  naturaleza  del  emprendimiento.      elementos  y.  El gran interrogante.  aún  permanece  incontestada.  se  está  convirtiendo  progresivamente  en  una  fuente de.  La  UE  adolece  de  un    128 .  como  ya  se  ha  visto. mayor independencia respecto a los Estados Unidos. La UE esta inmiscuida en  un proceso de invención de un nuevo modelo de manejo de crisis que es visto  como  más  apropiado  para  las  complejidades  del  siglo  XXI  que  la  mera  intervención militar á la Estados Unidos.  Éste  no  es  un  intento  de  recrear  la  soberanía  estatal  a  gran  escala.  sino  de  superar  los  problemas  planteados  por el ejercicio mismo de la soberanía en Europa. A su  vez.  Sin  embargo.  al  permitir  el  ingreso  y  participación  de  otras  potencias  no  europeas  como  China. es el  capital  político  comprometido  en  el  proyecto  Galileo.  Éste.  han  reforzado  considerablemente  sus  deseos  de  ver  una  “Europa  potencia”  en  dirección  contraria.  a  su  vez. al menos.  Sin  embargo.  India  e  Israel.

  La  UE  se  asemeja  a  aquellos  imperios  medievales  europeos  en  donde  existían  múltiples  niveles  superpuestos  de  autoridad.  Semejante  “entidad”  aún  será  capaz  de  unirse  en  torno  a  ciertos  valores  e  intereses. demuestran que  por el momento —y en un futuro previsible— la brecha en la relación se está  ensanchando como nunca antes de la historia de la relación.  soberanía  e  identidad  nacional  bien  delineada. Por supuesto.  con  su  concentración  de  poder.  jerarquía. y  de un debate público compartido.  particularmente.  soberanías  divididas.  acuerdos  institucionales  diversificados  y  múltiples  entidades.  incluso  si  se  asume  que  muchos  miembros  rechazan la idea de unos “Estados Unidos de Europa”. de una comunidad política con un set común de mitos y símbolos.  particularmente de cara a la ampliación.  Nadie  podría  negar  el  rol  crucial  que  han  jugado  los  EUA  en  la  proliferación  de  la  paz  y  la  seguridad  por  toda  Europa. sin embargo.  Europa  está ahora más segura y a salvo que nunca antes en su historia.      demos.  a  la  posibilidad  de  ampliación  que  la  UE  ha  ofrecido  a  otros estados europeos. los característicos patrones de fusión y mayor competencia  entre  las  compañías  armamentistas  a  ambos  lados  del  Atlántico.  pero  no  un  modelo  westfaliano.  De  hecho. tanto  los factores económicos como políticos determinarán en el futuro el rumbo  del sector de defensa entre EUA y la UE.  Pero  su  capacidad  de  actuar  consistente  y  coherentemente  en  pos  de  dichos  intereses.  los  cuales  ciertamente  pueden  ser  muy  diferentes  a  aquellos  de  los  EUA.  un  crédito  considerable  por  ello  debe  ser  reconocido  a  la  UE  y. en lo que respecta al  gasto en defensa.   Uno puede poner en duda el alcance mismo de la unificación de la UE. Una UE de 25 (ahora de 27) estados  miembros simplemente no será capaz de alcanzar mayores progresos hacia  la  categoría  de  superpotencia.  inevitablemente    129 . Sin embargo.  y  los  proyectos políticos en pos de mayor  autonomía en Europa.

  Europa.  un  número  siempre  creciente  de  estados  ávidos  de  fundir  sus  soberanías  sirve  como  modelo  muy potente para otras regiones.  se  enfrascaron  en  una  guerra  planetaria  en  donde  Europa.  ha  transitado  un  exitoso  camino de integración que como subproducto ha dado vida a un nuevo tipo  de actor internacional. pero es un desafío intelectual más que  político o militar.  sin  embargo.  La  ampliación  fortalece.    El nivel global Desde  una  perspectiva  histórica.  Los  Estados  Unidos  y  Rusia.  como  los  de  voluntad  popular  respecto  al  presupuesto. indudablemente. En el largo plazo.  la  gran  tendencia  geoestratégica  del  siglo  XX ha sido.  permaneció  en  las  sombras  de la política mundial como un “actor” subordinado.   Occidente  no  es  un  uno  compacto  y  probablemente  jamás  lo  haya  sido.  de  treinta  años  de  guerra  fraticida  y  de  dos  guerras  mundiales  en  Europa.  los  sucesores  como  potencias  mundiales.      será  retrazada  por  la  expansión  de  sus  miembros  y  problemas  internos.  Si  las  democracias  del  mundo  no  pueden    130 .  cuna  de  Occidente.  que  hicieron  mermar  su  preponderancia  histórica  internacional. Esta historia es consecuencia directa  de  la  conflictividad  europea.  reconstruida  y  reunificada.  sus  imperios  y  su  posición  dominante  en  el  centro  del  sistema  internacional.  en  tanto  aliada  de  los  Estados  Unidos. esto plantea un desafío  mucho más fundamental a los EUA.  Desde  el  colapso  de  este  nuevo  contexto.  La  democracia  a  nivel  internacional  —  tal  como  en  el  nivel  doméstico—  necesariamente  implica  la  tolerancia  de  los  diferentes  puntos  de  vista  y  el  debate  sobre  puntos  sustantivos. la migración del epicentro del poder mundial  desde Europa hacia los Estados Unidos.  la  fuerza del  ejemplo  de  la  UE.  a  fines  del  siglo  XX.

 progresiva expansión.  en  conjunto  y  a  la  luz  de  la  Historia.  en  el  futuro  también  será  un  moderno  actor  político global.000 unidades de  personal  militar  desplegado  por  todo  el  mundo. el futuro rol de Europa en las RI ha sido puesto  en  duda.  Ya  es  el  segundo  actor  económico  internacional.  todo  apunta  hacia  una  entidad política cada vez más robusta y voluntariosa. después de todo posee más de 60. y tal vez incluso llegar a    131 . entonces. No se debería ser tan  despreocupado por la UE. cambios que con el  tiempo  muy  posiblemente  llevarán  a  una  modificación  de  la  identidad  europea. poco sentido tiene que continúen su promoción  de la democracia en el resto del mundo.  grandes  “cambios  sísmicos”  ya  están  en  marcha y aunque la integración europea.  ¿Continuará  apoyando  la  hegemonía  norteamericana  como  su  socio  menor?  ¿Puede  convertirse  en  una  fuente  de  poder  alternativa  y  de  atracción en un mundo crecientemente multipolar.  ya  no  basada  en  una  noción  positiva  de  Europa  sino  como  una  noción crecientemente negativa de los Estados Unidos.   Puede  que  la  UE  no  alcance  a  balancear  el  poderío  militar  norteamericano.  Una  es  el  creciente  sentimiento  entre  muchos  europeos  de  que  la  actual  desigual  distribución  de  poder  (en  vías  de  profundización)  los  deja  demasiado  dependientes  de  una  Norteamérica  cuya  visión  de  la  política  internacional  necesariamente  no  comparte.  existen  al  menos  dos  tendencias  a  largo  plazo  que  no  necesariamente  reforzarán  la  relación  euro‐norteamericana.  y  la  otra  son  las  gigantescas  alteraciones  que  están ocurriendo actualmente en el continente europeo. lanzamiento  del Euro y una futura “Constitución Europea” generarán una serie aparte de  problemas.  sin  embargo.  Como  ya  se  dijo.    ¿Aliados para siempre? Con el fin de la Guerra Fría.      acordar sobre ello.

  “¿[c]ómo  es  que  hemos  llegado  a  semejante  situación? ¿Por qué es que los neo‐conservadores estadounidenses creen que  174 175  Maull.  Un  segundo  dilema  tiene  que  ver  con  el  grado  de  composición  cívico‐ militar dentro de la PESD.175  Como  se  cuestiona  una  perspicaz  analista  de  las  relaciones  internacionales  europeas. es dudoso que este fenómeno pueda persistir por mucho tiempo.  no  es  esperable un efecto directo en la cooperación militar entre la UE y los EUA. “Transatlantic perspectives on European Security”. su rol en el nuevo  equilibrio del orden global?174  Una  respuesta  definitiva  a  estas  interrogantes  requerirá  de  tiempo  suficiente como para ver qué “hechos” determinarán los cursos futuros. Siria o Corea del Norte. p.  Sin  embargo.  en  donde  “los  EUA  guerrean  y  Europa  enjuaga  los  platos”.  el  viejo  adagio  de  que  la  división  de  tareas. posee una amplia  gama de instrumentos civiles como complemento directo de sus capacidades  militares.  en  el  largo  plazo. de intervenir Bush en Irán. La UE. Por  ahora. 776. a diferencia de los EUA.  no  existen  signos  de  que  un  eventual  “euro‐ejército”  llegue  a  tener  efectos  adversos en las fuerzas estadounidenses.  las  consecuencias  de  una  creciente  capacidad  militar  de  la  UE  muy  posiblemente  planteará  los  siguientes  dilemas. “Europe and the new balance of global order”.  Momentáneamente.    132 .  En  primer  lugar.      desafiar  a  Norteamérica  como  un  “poder  civil”?  ¿O  se  volverá  Europa  una  superpotencia en su propio derecho? ¿Cuál será.  “arrojar  bombas  inteligentes  sobre  los  objetivos  es  sencillo.  y  sobre  todo  en  otros  asuntos  como Irak. 16.  Por ejemplo.  tendrá  cierta  validez  y  continuidad. en suma.  Reconstruir  naciones  y  estados  desgarrados  por  la  guerra es una tarea infinitamente mucho más difícil”. ¿cuáles son  las probabilidades de que la UE los respalde con misiones de reconstrucción  post‐conflicto como actualmente en Afganistán? Cualquiera sea el resultado.   Howorth.  Como  dice  HOWORTH. p.

  será  posible  reducir  los  extremadamente  complejos  problemas  políticos  del  mundo  a  una  simple  oposición  entre  el  bien  y  el  mal? ¿Por qué deberían los europeos aceptar que las relaciones de autoridad  se  vuelvan  la  regla  en  los  asuntos  euro‐norteamericanos. N. Shift or Rift.  Como  destaca  David  CALLEO.  mientras  antes  sea  reconocido este hecho tanto mejor. por ahora.  el  filósofo  alemán Arthut SHOPENHAUER. ellas son aceptadas como auto‐evidentes.  Uno  de  los  mayores  exponentes  del  idealismo  occidental.  Segundo. “Preface”. una vez dijo que las verdades atraviesan por  tres  etapas. De  que  dentro  de  15  o  20  años  hablemos  o  no  del  éxito  de  este  proyecto  está   ahora  en  manos  de  los  ciudadanos  (votantes)  y  en  la  capacidad  de  los  dirigentes  de  saberles  transmitir  claramente  la  necesidad  histórica  a  la  que  se enfrenta Europa. en Lindstrom.      puede  tomarse  ciertas  libertades  con  el  derecho  internacional  como  para  darse  el  lujo  hasta  de  rechazar  a  sus  aliados  más  cercanos?  ¿Cómo.  todo  parecería  indicar  que. la compleja evolución  institucional  y  su  creciente  capacidad  práctica  demuestran  que  en  lo  que  respecta a Europa y a los factores intermésticos ello ya es una realidad. 7. Como demuestran los Capítulos 2 y 3..  Primero  son  ridiculizadas.    133 .  Tiempos  nuevos  y  más  interesantes  nos  depara  el  futuro.  176  Gnesotto.  son  violentamente  opuestas. p.  “[…]  los  Estados  Unidos  se  han  convertido  en  un  hegemón  en  decadencia. estancada entre la segunda y  la tercera etapa. La veracidad de  una Unión Europea envestida de una política exterior y de seguridad común  coherente y autónoma se encuentra.  con  el  posible  riesgo de que ello socave los valores democráticos más básicos de la alianza  con Norteamérica?”176  Estos  cambios  estructurales  ciertamente  marcan  una  importante  transformación  —tal  vez  epopeyesca—  de  la  política  mundial. Tercero.  y  por  cuánto  tiempo.

      encaminado  en  un  curso  de  acción  que  lleva  inexorablemente  hacia  un  ignominioso fin. Si es que existe alguna salida.  Beyond  Empire  and  Terror:  Critical  Reflections  on  the  Political  Economy of World Order”. esta se encuentra en Europa.  R. 320‐321.  177   134 . p. September 2004).  Se ha completado el círculo de la Historia: se necesita del Viejo Mundo para  restaurar al Nuevo”. New Political Economy (9:3.177    Citado  en  Cox..

  Egmont  Paper  7.  International  Relations  and  the  European  Union.  BLAIR. A.  NATO  Secretary General”. (2004): “How NATO is adapting to a Changing World”. 36.  pp. en Bache & George. University of  Bradford.  S. 18–38. (2002): “European Security and Defence Policy: the rise of the military in  the EU”. Working Paper 7.  BONO.  ———— (2004):  “The  European  Convention  and  Common  Foreign  and  Security  Policy: more defence. nº 1.  Fourth Series.  BAILES.  S. Financial Times. cap.]. 3.  (2005):  The  European  Security  Strategy. December 7.) (2005): Et pluribus unum? Military integration in the European Union.  (2005):  “Theory  and  the  European  Union’s  International  Relations”.  A. The New European Series. (ed.  A. June. Jane’s Defence Weekly. University of Bradford.  I. Politics  in the European Union. G.  SIPRI  Policy  Paper  nº10.  Financial  Times. March 30. Working Paper 4. vol. Fourth Series.  ANDREATTA.  BERENSKOETTER.  (2005):  “Interview:  Gisbert  (Jaap)  de  Hoop  Scheffer. February. Oxford: Oxford University Press.  BISCOP.  F. Security Dialogue. Oxford: Oxford University Press.  en  Hill  &  Smith  [eds. 2.      REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS   ALBRIGHT. less scrutiny?”. Peace Studies Papers. cap.  Sweden:  Stockholm  International  Peace  Research  Institute.  &  GEORGE.  F. March.  Royal  Institute  for  International  Relations  (IRRI‐KIIB).  (1998):  “The  right  balance  will  secure  NATO’s  future”.  BAUGHMAN. March.  Brussels: Academia Press. March.  BACHE.  M.  An  evolutionary  history.    134 . (2005): “Critical perspectives”.  (2005):  “Mapping  the  Mind  Gap:  A  Comparison  of  US  and  European Security Strategies”. Peace Studies Papers.  June 28.

 nº 4. Strategic Studies Institute [et al.  COX. (1998): Re‐thinking the Soviet collapse. June 3.  CAPORASO.. R. or post‐modern?”. nº1.  New York: Atlantic Monthly Press.  European Union Politics.]  (2006):  The  future  of  transatlantic  security relations.]. and Europe after Iraq”. The U. 12.  (1997):  Los  cambios  de  la  OTAN  tras  el  fin  de  la  Guerra  Fría.  (1996):  “The  European  Union  and  forms  of  state:  Westphalia. ARENA. (1996): The post‐modern state and the world order. European Journal of International Relations.  CALLEO.  CERAMI.  &  SEAN.  COOPER. nº 3.  CARLSNAES. February. 34.  The National Interest.  ————  (2004):  “Towards  a  European  army?”.  “The  European  Answer  to  Robert  Kagan”.  CARACUEL  RAYA.S.  [Disponible  en  www.  Madrid: Tecnos.  [eds.  P.  CHILCOAT. Journal of Common Market Studies.  J. vol. Demos. nº 1.  2/2003. Carlisle: U.  CHECKEL.  S.  Internationale Politik und Gesellschaft.  M. (2003): “Power.  COHEN. W.  CHECKEL. (2006): “Constructivist approaches to European integration”.  Transatlantic  Internationale  Politik.  A.  R.  &  BAETJER.S. September.  J.  MOENS.  (2003):  “Balancing  America:  Europe’s  International  Duties”.  [eds. M.  COLLARD‐WEXLER. 1–43.  D.  Centre  for  Study  of  Democracy  conference. D.  (2006):  “Integration  under  anarchy:  Neorealism  and  the  European Union”. London: Pinter. Army War  College.  A. Wealth and Wisdom.  J.  F.  regulatory. European Union Politics.  A.    135 .      CALLEO. nº 2. 2.html. Praeger:  Westport.  ———— (2003b). accedido el 08/02/2006]..  L.  ———— (2003a): The breaking of nations: order and chaos in the twenty‐first century.]  (2003):  NATO  and  European  Security:  Alliance politics from the end of the Cold War to the Age of Terrorism. vol.  (2001):  “A  Constructivist  research  program  in  EU  studies?”.weltpolitik. pp. (2004): “Where is the analysis of European foreign policy going?”.net/print  /1008. vol.  &  MORAVCSIK. Summer. vol. 5. Working  Paper 6.

  European  Political Science. Brussels.  manuscript.  DAALDER. 77 nº 3. September.  sesión  de  Primavera (Ljubljana. (2005): “Joint press point by  NATO Secretary  General. 5.  vol. vol.  N. 9.  J.  “Support  for  European  Union  Foreign  and  Security  Policy”. pp.  I. 79. R. 1–14.  R.  (2001):  “Are  the  United  States  and  Europe  Heading  for  Divorce?”. Summer.  Brussels: EU Official Publications Office.  85. Survival. vol.  DE  HOOP  SCHEFFER.      ———— (2003):  “Martians  and  Venusians  in  the  new  world  order”. December 12.  de  la  OTAN  en  la  Asamblea  Parlamentaria  de  la  OTAN.  EUROPEAN COUNCIL (2003): “A secure Europe in a better world. nº 3. Eslovenia.  J. nº 3. The International Spectator.  &  GOLDGEIER.  International  Affairs. nº 1.  (2006):  “Global  NATO”.  DEL  SARTO. 31 de mayo. J.  Berkeley:  Institute  of  European  Studies    136 .  International Affairs. (1993): Approaches to World Order. European Security  Strategy”.  discurso  del  Secretario  Gral.  EUROPEAN  COMMISSION  (2006): El funcionamiento de la Unión Europea.  ———— (2003): “The end of Atlanticism”. 11.   FERGUSON. nº 2.  Peter  Struck”.  ————  (2004):  “Beyond  Empire  and  terror:  Critical  reflections  on  the  political  economy of world order”.  COX. New Political Economy.  (2003):  “Europe  between  Brussels  and  Byzantium:  Some  thoughts  on  European  integration”.  DE  HOOP  SCHEFFER. March.  EUROBAROMETER  58.  P. vol.  European  Journal  of  International Relations.  (2005):  “A  transforming  alliance”.  Jaap  de  Hoop  Scheffer  and  the  German  Defence  Minister.  ————  (2005):  “Beyond  the  West:  Terrors  in  Transatlantia”. Cambridge: CUP. Brussels: EU  Official Publications Office.  DAALDER.  Foreign  Affairs. October/November 2002. vol. & STRUCK.  I. vol. vol. September 13. nº 2.  ————  (2006):  “The  transatlantic  crisis:  The  wolf  is  at  the  door”.  September/October. nº 1 [review of books]. nº  5.  (2006):  “Interfacing  the  European  Union  with  International  Relations”. Berlin. 45.

 (2005): The Transatlantic Defense Industrial Base: Restructuring Scenarios and  their  Implications.].  A. Assessing US–EU relations after Iraq.  Historical  Materialism  and  International  Relations  Cambridge: Cambridge University Press.]  (2005):  International  Relations  and  the  European  Union.      ————  (2004):  Colossus:  The  Rise  and  Fall  of  the  American  Empire.  ———— (2001b): “NATO after 11 September”.  &  SMITH.  en  Biscop  [ed. the United status and the «The War on Terrorism»”.  GIEGERICH.  June.  GIEGERICH.].. (1996): “Nobody loves a political realist”.  N.  S.  Carlisle:  U. Shift or Rift.  [Disponible  en  www. Paris: EU‐ISS.  Brussels:  Academia Press.  manuscript.  W.  The New European Series. Paris: EU‐ISS. 46.  Army  War  College.html].  ———— [ed. R.  (2005):  “The  Battlegroups:  a  concept  in  search  of  a  strategy?”.  US:  visions  of  the  world.  GILL. vol. vol.  GILPIN.].  ———— (2003): “Preface”. June.  GNESOTTO.  en  Lindstrom [ed.  C.  HILL.  E  Pluribus  Unum?. Los cinco  primero años (1999‐2004).  (2004):  “Not  such  a  soft  power:  the  external  deployment of European forces”. 37.     137 . April. Summer.  B.  HEISE.  E  Pluribus  Unum?.brook  ings.  October. T. vol.  London:  Penguin/Allen Lane. nº 2. nº 3.  &  WALLACE. P.  GORDON.  B.  [eds. Paris: EU‐ ISS.edu/fp/cusf/analysis/terrorism.  GOWAN. Shift or Rift. (2001a): “France.]  (1993):  Gramsci. Oxford: Oxford University Press. nº 4.  &  MOUNT.  GUAY. Security Studies.  R. nº 3.  Egmont  Paper  7.  The  Brookings  Institution.  IRRI‐KIIB.  M.  Strategic  Studies  Institute. en Lindstrom [ed. 5.] (2004): Política de Seguridad y Defensa de la Unión Europea.  V. 43.  D.  Brussels:  Academia  Press. Security Dialogue.].  IRRI‐KIIB.  visions  of  each  other”.  (2005):  “Pooling  of  sovereignty  —a  new  approach?”  en  Biscop  [ed. vol. Survival.  PUSHKINA.S.  (2003):  “EU.  (2006):  “Towards  a  strategic  partnership?  The  US  and  Russian  response  to  the  European  Security  and  Defence Policy”.  [ed.  Egmont  Paper  7. Survival.

  Praeger: Westport. NATO and European  security:  Alliance  politics  from  the  end  of  the  Cold  War  to  the  Age  of  Terrorism.  International  Relations  and  the  European  Union.. nº 4.  ————  (2003b):  “Reconcilable  differences. cap. 95. vol. nº 1.      ———— (2005):  “International  Relations  and  the  European  Union:  Themes  and  issues”.  ————  (2006a):  “A  work  in  progress:  demystifying  the  European  Security  and  Defence Policy”.S.  HOWORTH. pp.  The  New  European Series. 9.  France  and  the  European  defence  initiative”. 3–17.  en  Hill  &  Smith  [eds.  ————  (2005b):  “The  Euro‐Atlantic  security  dilemma:  France.  Cooperation  and  Conflict. Policy Paper nº 1. 2001”.  S. 38. Dædalus.  J  (2000a):  “Britain. vol.  ———— (2003/2004): “France. en Hill &  Smith  [eds. en Cohen. Oxford: OUP.  45.  HOFFMAN.  Survival.  and  the  ESDP”.  ————  (2003a):  “Ideas  and  discourse  in  the  construction  of  a  ESDP  for  the  twenty‐first century”.]. Winter.  ———— (2005c): “Transatlantic perspectives on European security in the coming  decade”. pp. Harvard International Review. Moens & Sens [eds. May 13.  Europe.  the  U.].    138 . cap.  ———— (2005a): “From security to defence: The evolution of the CFSP”. Journal of Transatlantic Studies. 1–16.  International  Relations  and  the  European  Union.  Britain. Paris: WEU–ISS. 1. Britain and the Euro‐Atlantic Crisis”.   ————  (2002):  “The  European  security  conundrum:  Prospects  for  ESDP  after  September 11. Summer/Fall. 179–204. pp. November.  Wedlock  or  Deadlock?”. 42. The New European Series.].  and  the  War  in  Iraq”. Oxford: OUP.  ————  (2003):  “ESDP  and  NATO.  Chaillot  Paper 43. nº 3.  (1966):  “Obstinate  or  obsolete?  The  fate  of  the  nation‐state  and  the  case of Western Europe”.  ————  (2000b):  European  integration  and  defence:  the  ultimate  challenge?. Yale Journal of International Affairs. vol. Survival. special issue: “NATO adrift”. March 14. nº 2. The Politic. Notre Europe.

  KINGTON.  (2003):  “Methodological  debates:  Post‐Positivist  approaches”.  KRAHMANN.  KRAUTHAMMER.  special  issue: America and the moment.  C.  LAYNE. R. Policy Review.  (2005):  “Arming  Europe”.com. NATOʹs companion — or competitor?.  JONES. Knopf.  America’s  changing  internationalism  and the end of U.]  (2003):  Introduction  to  International  Relations:  theories and approaches.  KAGAN. vol.  (1977):  Poder  e  interdependencia.  C.  (2005):  “Italy  trims  budget:  frigate  funds  found.  The  National  Interest.  T.  &  LARRABEE.  J. nº 2. October 17.  (2003):  “The  rise  of  Europe. (2002): “Power and weakness”.  The  National  Interest. DefenseNews. Ediciones B  KEOHANE. cap. 19. Political Science Quarterly.  (1990/1991):  “The  unipolar  moment”. nº 113.  G. vol. Oxford: OUP.  (2003):  Multilevel  networks  in  European  foreign  policy.S.  February 22. Buenos Aires: GEL. R. (2007): Tropas Imperiales. International  Security.  manuscript.  [eds.  Aldershot:  Ashgate.  &  SØRENSEN.  Foreign  Affairs.  &  NYE.  JACKSON  R.  &  SØRENSEN.  KUPCHAN. C.  vehicles  delayed”. RAND Corp.  Yale  IR  Seminar.  Winter  2005/2006.  en  Jackson  &  Sørensen  [eds.      ————  (2006b):  “The  European  Security  and  Defence  Policy:  framework  for  evaluating  the  first  civil‐military  missions”.  KEOHANE.  ————  (2002/2003):  “The  unipolar  moment  revisited”. (1988): Después de la Hegemonía. nº 2. 118. R.  S. 9. Buenos Aires: GEL. R.  nº  70. June/July.  KAPLAN.  R. Fall. primacy”.    139 .  ————  (2003):  Of  paradise  and  power.  G. (1994): “Kant or Cant: the myth of the Democratic Peace”.  America  and  Europe  in  the  new  world  order.  E.  S.  New York: Alfred A.  aircraft.]. Winter.  JACKSON  R. Oxford: Oxford  University Press.  La  política  mundial  en  transición.  Introduction  to  International  Relations: theories and approaches. (2002): The European Security and Defence Policy.  HUNTER.

]  (2002):  Re‐ordering  the  World. June.  LEONARD.  LINDLEY‐FRENCH. W.  Egmont  Paper  7. 1–18.  en  Biscop  [ed. 24.  R. Paris: EU‐ISS. vol.  (1999):  “Is  anybody  still  a  Realist?”. (1990a): “Back to the future: Instability in Europe after the Cold  War”.  Transatlantic  relations  and  the  future  of  NATO in the wake of the second Gulf war”.  (2004):  “Operaciones  PESD  en  la  práctica”.  (2005):  “A  long‐term  perspective  on  military  integration”. Policy Analysis.  ————  (1990b):  “Why  we  will  soon  miss  the  Cold  War”. International Security.  en  Gnesotto  [ed. J. nº 4.  MEARSHEIMER. nº 3.  G. 19. International Security. Oxford: Oxford University Press.  Paris:  EU‐ ISS.  ———–– (2001): The tragedy of great power politics. (2005): Porqué Europa liderará el Siglo XXI.  E  Pluribus  Unum?.  Brussels: European Policy Centre. vol.  Assessing  US‐EU  relations  after  Iraq.  The  long‐term  implications  of  11  September. NY: W.  ————  (2006):  “The  Unipolar  Illusion  Revisited.  MAULL    H.  (2004):  “Kerry  versus  Bush  –  the  difference  will  matter  for  Europe”. Norton. May. 81.  The  coming  of  age  of  the  United States’ unipolar moment”.  The  Atlantic  Monthly.  (2005):  “Europe  and  the  new  balance  of  global  order”.].    140 . vol. 15. 31. Fall.  ————(1994/1995): “The false promise of international institutions”. nº 483.  International  Security. Issue 11. nº 4.   LONGWORTH.  266:2. vol.  (2003):  The  United  Status  and  Western  Europe  since  1945:  From  “Empire” by Invitation to Transatlantic Drift.  &  MORAVCSIK.  J. Madrid: Taurus.  LUNDESTAD.  Brussels:  Academia Press. August 13th. vol.  ————  [ed. nº 2.  Challenge  Europe.  IRRI‐KIIB.  G.  en  What  lessons  to  learn  from  Europe’s  crisis.  Política de Seguridad y Defensa de la Unión Europea.].  International  Affairs.      ————  (2003):  “Casualties  of  War. nº 2. Fall.  A.]  (2003):  Shift  or  Rift. pp. Winter. M. CATO  Institution.  LINDSTROM.  J. London: The Foreign Policy Centre. International  Security.  ————  [ed.  LEGRO.

 2000. Working Paper Series 52. “In Defence of Europe —A Response  to Kagan”. Special Issue.  Strategic  Studies Institute. nº  4.    141 . Survival. Política de Seguridad y Defensa de la Unión Europea. February.  ———––  (1999):  “Is  something  rotten  in  the  state  of  Denmark?  Constructivism  and  European  integration”.  6. Oxford:  Oxford University Press. September. August. Cooperation and Conflict. vol.  ———–– (2003): “The World is bipolar after all”.  Journal  of  European  Public  Policy.  ORTEGA. M. vol.  vol.  Irish  Studies  in  International Affairs. January/February.  J..  Special Issue.  MENON. International Institute of Strategic  Studies.  OʹHANLON. vol.  (2004):  Reconfiguring  the  American  military  presence  in  Europe.WELSH.  PENKSA. pp. nº 3. NewYork: Cornell University Press.  &  MASON.  R. NICOLAÏDIS & K.  nº  4. 669–681.]. Oxford:  Oxford University Press. vol.  Mearsheimer (part I & II).      ————  (2006):  “Conversations  in  International  Relations:  Interview  with  John  J.  ———–– (1998): The choice for Europe: Social purpose and state power from Messina to  Maastricht. Harvard University. International Institute of Strategic  Studies.  MILITARY  BALANCE  2004‐2005.  ———–– (2004): “Striking a New Transatlantic Bargain”. Center for  European Studies. en Gnesotto [ed.S. pp.  W.  America  and  11  September”.  A.  Paris: EU‐ISS.  S. 2004  MILLEN. nº 1 & nº 2. nº 2. vol. J. May 5. (2004): “Más allá de Petersberg: misiones para las fuerzas militares de  la UE”.  MORAVCSIK. Carlisle: U. 1–20.  MILITARY  BALANCE  2000‐2001.  NEW PERSPECTIVES QUARTERLY (2003): “Anti‐Americanism”. 2.  PETERSON. M. 44. (2004). Army War College. Newsweek.  (2003):  “EU  security  cooperation  and  the  transatlantic  relationship”. A. 20:2. Journal of European Affairs. 13.  (1994):  “Why  the  European  Union  strengthen  the  state:  Domestic  politics and international cooperation”. vol. (2002): “Rumsfeldʹs Defence Vision”..  (2002):  “Europe. nº 3. International Relations. Foreign Affairs. 82. 20. 38.

].. nº 1.  Estados  Unidos  y  la  Unión  Soviética.  79.  Madrid: Editorial Crítica. B. November.  ROSE.  ROSECRANCE. (2000): From Cooperation to integration: Defence and Aerospace Industries  in Europe Chaillot Paper 40. vol.  ———–– (2004b): “The European Security Strategy: Practical implications”. P.    142 .  POWASKI. 1.  KEOHANE. Chaillot Paper 47. 51. nº 8.  J.  (2000):  “Promoting  the  National  Interest”. en Zielonka  [ed.  ———–– (2004): “Social Constructivism and European integration”.  “Neoclassical  Realism  and  Theories  of  Foreign  Policy”.  ———–– (2006b): “In defence of inelegance: IR theory and transatlantic practice”. en Wiener &  Diez [eds.].  RUTTEN.  R.  B. European Political Science. 5. Paris: WEU‐ISS. vol. pp. manuscript. 20.  Annual  Review of Political Science. Oxford: OUP.  The  International  Spectator. power in a Liberal security community”. (2005): “Transformation  in  Wold  Politics:  The  intellectual  contributions  of  Ernst  Haas”. Paris: WEU‐ISS.  RICE.  Princeton:  Princeton University Press. B.  RUSSETT. (2002): “U.  vol.  European  defence  core  documents.  America  unrivalled:  The  future  of  the  balance  of  power.  SCHMITT.  nº  1.  1917‐1991. nº1. Oxford  Journal of Good Governance.  (2004a):  “ESDP  and  the  structure  of  world  power”.  Foreign  Affairs.  Ithaca:  Cornell  University Press. (1998): “The European Union: A new type of actor”.]. vol.  RUGGIE.  KATZENSTEIN.]  (2001):  From  Saint‐Malo  to  Nice.  (1998). vol.  R.  International Relations. p.  The  Hague:  Kluwer  Law  International.S.      ———––  (2006a):  “Is  the  wolf  at  the  door  this  time?  Transatlantic  relations  after  Iraq”. nº 1.  Paradoxes  of  European  foreign  policy. nº 1..  P.  World  Politics.  C.  M.  ———–– (2004c): “The unipolar moment and ESDP”.  &  SCHMITTER.  [comp. 195‐196. (1993): Grasping the Democratic Peace: Principles for a post‐Cold War peace.  January/February.  G. October. R.  RISSE. en Ikenberry [ed. 33–38. March.  (2000):  La  Guerra  Fría. European integration theory. T.  POSEN.

]. 343–364.  &  STEFFENSON. Winter/Spring.  (2004):  “Between  two  worlds?  The  European  Union. 16.  C.  &  PERDOMO. pp.  THE  PEW  RESEARCH  CENTRE  (2003):  “America’s  image  further  erodes.  the  United  States  and World Order”.  P.  D.  (2003a):  “The  European  Union:  A  distinctive  actor  in  International  Relations”. issue 2. cap.  E.  SMITH. 8. European Political Science.  Política  de  Seguridad  y  Defensa  de  la  Unión  Europea. 41. pp.  International  Relations  and  the  European  Union.  TRANSATLANTIC  TRENDS  2003..  Jane’s  Defence  Weekly. S. The German Marshall Fund of the United States. Paris:  WEU‐ISS.  FRUCHART.  Bush administration”. nº 1.  (2005):  “Implementation:  Making  the  RU’s  international  relations  work”. (2002): European Union foreign policy: What it is and what is does London:  Pluto Press. The Brown Journal of World Affairs.].  SMITH.  D. Oxford: OUP.  The New European Series. vol.  M.      ———–– (2004): “Capacidades europeas: ¿cuántas divisiones?”. Oxford: OUP.  R.  Los  primeros  cinco  años  (1999‐2004).  SMITH. International Politics. Chaillot Papers 39.  Europeans  want weaker ties”. vol.  June 8.  Cambridge:  Cambridge University Press. en Hill & Smith [eds.  ———––  (2003b):  European  Union  foreign  policy  in  a  changing  world.  K.  SMITH. y  Compagnia di San Paolo.]. vol. September 4. (1999): “America’s stake in a strong Europe”. March 18. April.  The  New  European Series. (2000): The United States and European Defence. en SIPRI Yearbook 2006.  ———––  (2006):  “European  Foreign  policy  in  crisis?  EU  responses  to  George  W. en Gnesotto [ed. 7 de octubre. 95–117.  TALBOTT. pp.  en  Hill  &  Smith  [eds.  OMITOOGUN. 154–175.  SMITH.  M.  M. S. Londres. H. cap. International Relations and the European Union. 9. conferencia en el Royal  Institute for International Affairs.  W. 2003..  SLOAN. Paris: EU‐ISS.  (2005):  “The  EU  and  the  United  States”.    143 .  (2005):  “Briefing:  Russian  defence  reform”. March. Oxford: OUP.  STÅLENHEIM.  TRIFONOV. 5.  (2006):  “Military  expenditure”.

  J.  VASQUEZ. Winter.  W.  International  Relations  and  the  European  Union.  J. The National Interest.  January 26. 77. Spring.  WALT.  International  Security.  WARLEIGH. Summer.  (1998):  “Misunderstanding  Europe”.  vol.  ———––  (2000):  “Structural  Realism  after  the  Cold  War”.  M. p.  (1997):  “The  Realist  paradigm  and  degenerative  vs. Winter. pp. Oxford: OUP. 12.  WALTZ.  H. fifth edition.  Policy‐ making in the European Union. The New European Series. cap. Oxford: OUP.  (2005):  “Foreign  and  Security  Policy”.  (2001/2002):  “Post  9/11:  the  European  Dimension”.  91.  [eds.  VANHOONACKER. 25. nº 1.  GEL.    144 .  ———––  (1998/1999):  “Ties  that  Fray:  Why  Europe  and  America  are  Drifting  Apart”.  WALLACE.      VALPOLINI.  (2006): “Learning  from  Europe?  EU  studies  and  the  re‐thinking  of  «International Relations»”. cap.  S. 429–456.  Foreign  Policy..).  Foreign  Affairs.  American  Political  Science  Review.  London:  Addison‐Wesley.]  (2005):  Policy‐making  in  the  European Union.  World  Policy  Journal.  WALKER. The New European Series.  P. Gutersloh: Bertelsmann.  &  ZIELONKA. en Hill & Smith [eds.  Jane’s  Defence  Weekly.  17..  many  theories”.  (1979):  Theory  of  international  politics. (2005): “The institutional framework”.  Buenos Aires.  &  POLLACK.  WALLACE.  nº 1.  (1998):  “International  Relations:  one  world.  (2005):  “Italian  budget  set  for  major  cut”. S.  K.  W.  M.  [Versión  en  español:  Waltz. November/December.  nº4.  Oxford: OUP.  vol.. nº 6.  WALLACE. nº 54. vol.  WALLACE.  K.  W.  A.  Teoría  de  la  política  internacional.  en  Wallace  (et  al. 4.  vol.]. European Journal of International Relations.  December.  The  New  European  Series.  progressive  research  programs:  an  appraisal  of  neotraditional  research  on  Waltz’s  balancing  proposition”. 67–90.  VENUSBERG GROUP (2004): A European Defence Strategy. 1988].

 46.  Paris:  EU‐ISS. vol.  C.  (1987):  “The  agent‐structure  problem  in  international  theory”. nº 3.  ZABOROWSKI. nº 2. vol.      WENDT.    145 .  (1999):  “The  Stability  of  a  Unipolar  World”.  International Organization. vol. International Organization.  ———––  (1992):  “Anarchy  is  what  states  make  of  it:  The  social  construction  of  power politics”.]  (2006):  Friends  again?  EU‐US  relations  after  the  crisis.  ———––  (1999):  Social  theory  of  International  Relations. nº 1.  [ed.  M. Summer. W. 24.  International  Security.  Cambridge:  Cambridge  University Press.  A.  WOHLFORTH. 43.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful