República Bolivariana de Venezuela Ministerio de Educación Superior Universidad Nacional Experimental “Simón Rodríguez” Cátedra: Gestión de Tecnología

Gestión de Tecnología (Resumen Unidad Nº 5)

INTEGRANTES:

Avilez, Freddy Bastardo, Johanna Capote, Carolina Duran, Richard Maneiro, Lexingler Silva, Yelitza Veloz, Beldris

C.I.: 11.553.757 C.I.: 17.303.945 C.I.: 13.287.645 C.I.: 16.599.451 C.I.: 15.843.817 C.I.: 15.844.236 C.I.: 15.843.155

Caracas, Noviembre, 2008

¿Qué dice el Autor?

Política y Administración Tecnológica, relevancia dentro del contexto Nacional e Internacional El rol fundamental, en esta etapa embrionaria de las tecnologías en nuestro país consiste en promover y profundizar las políticas públicas y la base legal para incentivar la creación de la infraestructura física, facilitar el uso y el acceso a la red de las nuevas tecnologías a toda la población en todos los municipios del país y trabajar duro en la formación del recurso humano. El futuro no espera por las leyes. Las leyes responden a procesos sociales en desarrollo o a aquellos procesos que se perfilan claramente a futuro y que son fácilmente previsibles. Las leyes suelen ser reactivas, en razón de ello, algunos autores han asegurado que las nuevas tecnologías suben por el elevador y el derecho por las escaleras. Sin embargo, tan importante para el derecho es regular como desregular ¿cómo, cuando y cuánto regular? son preguntas comunes del legislador sobre todo en materias tan novedosas y cambiantes como las de las nuevas tecnologías. Una regulación muy temprana puede retrasar el desarrollo de una actividad tanto como una regulación tardía y tanto como la absoluta falta de esta. En nuestro país desde el año 1999 se dio un paso al frente y se experimentó un importante impulso para el desarrollo del marco normativo referido a las Tecnologías de Información y Comunicación. En efecto, este tema no había sido considerado o tratado adecuadamente en el ámbito legislativo a pesar del proceso de informatización que se había desarrollado en los años precedentes; pero con la materialización de la nueva Constitución Nacional, aunada al proceso de apertura y a la creación del Ministerio de Ciencia y Tecnología, se inició una nueva etapa en el desarrollo en la dinámica de las tecnologías de información en

Venezuela que ubicaría al país entre los de más alto potencial de crecimiento en América Latina, lo que insufló el ánimo necesario para plasmar en nuestra legislación, una actividad que ya era una realidad para una gran cantidad de ciudadanos e instituciones que abogaban por ciertos instrumentos legales que incentivarán, mediante reglas claras y seguridad jurídica, el uso armónico y el reconocimiento legal específico de algunos aspectos de las TIC que no encajaban expresamente en nuestro ordenamiento jurídico y que al mismo tiempo nos permitiera estar a tono con las corrientes legislativas internacionales. El papel de la actividad legislativa debe continuar enfocado en proporcionar un marco legal actualizado y claro dirigido a promover un entorno favorable en el que las nuevas tecnologías puedan florecer y asegurar al mismo tiempo la protección adecuada de objetivos de interés público como la intimidad y privacidad de las comunicaciones, la autenticidad, el comercio electrónico, los derechos de propiedad intelectual, la protección de los datos personales, la prevención del delito electrónico, la protección del consumidor y la seguridad nacional, entre otros. No es fácil la tarea de armonizar principios inherentes a estas nuevas tecnologías que parecen contraponerse tales como; libertad de información y privacidad o el de protección de datos y seguridad del estado, pero siempre deberán privar los principios que antepongan los derechos más valiosos del ciudadano. Ante este reto podemos aseverar que un país que no incluya entre sus políticas prioritarias y en su legislación a las tecnologías de información resulta hoy desfasado, sin visión de futuro. De allí la importancia que ha tenido este tema en nuestro país en los últimos años y en el cual el Ministerio de Ciencia y Tecnología, el Centro Nacional de Tecnologías de Información, las instituciones públicas y el sector privado de la economía vinculado a las tecnologías de información, han jugado un rol preponderante, independientemente de los múltiples problemas y necesidades que como nación buscando su desarrollo nos aquejan.

Por ello el rol fundamental, en esta etapa embrionaria de las TIC en nuestro país de sistema legal codificado, consiste en promover y profundizar las políticas públicas y la base legal para incentivar la creación de la infraestructura física, facilitar el uso y el acceso a la red de las nuevas tecnologías a toda la población en todos los municipios del país y trabajar duro en la formación del recurso humano inicial: "la infoalfabetización". Por otro lado en el plano internacional, la importancia que se concede a las políticas para la ciencia, la tecnología y la innovación es creciente en los países industrializados. El indicador más claro de este fenómeno, más allá de la retórica, es el ritmo de aumento de la inversión en estas actividades durante las últimas décadas. Después de una transitoria meseta, producida fundamentalmente por un cierto receso de la I+D orientada a la defensa, las cifras han vuelto a mostrar valores en alza. Muy distinto es el panorama actual de los países latinoamericanos, en donde la política científica, al igual que la política tecnológica y la de innovación, no logran trascender el plano de las intenciones declarativas y acompañan, en realidad, la suerte de otros indicadores que expresan el estancamiento y aún el retroceso de la región en su conjunto. También los organismos internacionales se han hecho eco últimamente de la importancia del conocimiento científico y tecnológico. El Banco Mundial (1999) dedicó su informe anual de 1998/1999 al problema del conocimiento. Más recientemente, UNESCO convocó en Budapest la Conferencia Mundial de la Ciencia. Voy a referirme someramente a estas apelaciones, a las que considero en gran medida voluntaristas, para tratar de mostrar que se trata de un fenómeno recurrente que no alcanza a modificar las tendencias decrecientes de la implantación de la ciencia en los países en desarrollo.

Transferencia de Tecnología En el proceso de diagnóstico tecnológico presentado

anteriormente, se ha analizado cómo una organización debe gestionar el recurso tecnológico teniendo presente el estado de las tecnologías que posee y la posible existencia de otras tecnologías competidoras posiblemente superiores. Con ello se definen sus objetivos estratégicos y se elabora el Plan de Actuación Tecnológica. No obstante, la toma de decisión de que una determinada tecnología Ti debe ser sustituida por otra tecnología, TI, no disponible previamente, o la simple incorporación de la tecnología TI a la organización, no nos resuelve el problema de conocer cómo se hace eso, ni siquiera que se vaya a tener éxito en el proceso. En muchos casos, la adopción de una nueva tecnología culmina en un fracaso porque la nueva tecnología no satisface las expectativas creadas o es rechazada por la organización. Una vez detectada la tecnología, es necesario también identificar la fuente de la misma. Supongamos que esa fuente implica a otra organización que la posee. Las condiciones del proceso se reducen a determinar el grado de conocimiento objetivo de la nueva tecnología y el papel que jugará en el futuro. Asimismo, será necesario indicar el plazo en el que la tecnología se piensa adoptar. Aunque coloquialmente se habla de que una organización ha adoptado una determinada tecnología, la realidad es que el proceso de adopción se circunscribe a una o varias unidades organizativas. El resto de las unidades de la empresa permanece prácticamente alejado de este proceso. Esta distinción es importante porque las presiones para la adopción de una tecnología pueden ser internas a la organización (caso típico de una multinacional en la que las empresas “filiales” en un determinado país

asumen decisiones de cambio de tecnología que son promovidos por la casa matriz situada en otro país), o externas (por ejemplo, cuando del análisis del mercado y de los competidores se acelera un proceso de adopción de una nueva tecnología). Una vez que determinadas unidades organizativas hayan adoptado la tecnología en cuestión, puede comenzar un proceso de difusión interna de la tecnología hasta alcanzar al conjunto de unidades y personas que deben conocerla. Imaginemos la situación dentro de una unidad organizativa cualquiera. En esa unidad se está utilizando una tecnología (tecnología fuente) y de acuerdo con las decisiones tomadas en la organización (ligadas al Plan de Actuación Tecnológico) se acuerda sustituir ésta por otra tecnología (tecnología objetivo). El proceso de paso de la tecnología fuente a la tecnología objetivo es a lo que denominamos “transferencia de tecnología”. Ésta termina cuando la nueva tecnología es usada de forma rutinaria para realizar las actividades propias de la unidad organizativa receptora, en el caso de éxito, o cuando se certifica el fracaso de la adopción y la tecnología no se incorpora. Problemas en la Transferencia El análisis de los problemas encontrados en una organización para adoptar una tecnología (justificación de los fracasos en los procesos de transferencia de tecnología) apuntan a tres diferentes tipos de causas: Barreras tecnológicas: La tecnología no es adecuada para los problemas que se pretenden resolver (generalmente hay un exceso de confianza en la misma). Barreras organizativas: El proceso de transferencia de tecnología no ha sido adecuadamente planificado o controlado. Barreras personales: Existe un rechazo de la nueva tecnología o al proceso de adopción seguido que se interpreta como una

agresión a la actividad que se viene llevando a cabo (identificada con el uso de la tecnología anterior). La aplicación de los “remedios” a esta situación se complica por el hecho de que intervienen varios grupos de personas (proveedores de la tecnología, adaptadores y receptores) con una perspectiva diferente del proceso de adopción, e incluso de la tecnología en sí misma. Hace unos años, un grupo de investigadores del MIT conceptualizaron este problema en función de los denominados “marcos tecnológicos”: cada grupo social ligado a un proceso de transferencia de tecnología “veía” el problema desde su prisma particular (marco tecnológico propio). El problema es que cuando estos grupos interaccionan (por ejemplo los proveedores de la tecnología con los receptores) también lo hacen sus respectivos marcos provocando interpretaciones implícitas inadecuadas o asumiendo

información que el otro grupo no tiene. Perfiles de Adopción El enfoque que adoptamos a continuación es el de considerar un proceso de transferencia de tecnología como un tipo especial de proyecto. Ello nos aporta una serie de factores que afectan a la introducción de una nueva tecnología y que sirven para caracterizar a las organizaciones. Aunque podrían ser muchísimos, únicamente consideraremos ocho factores y agruparemos éstos en dos grandes grupos: Los ligados a la tecnología a adoptar y su relación con la que se está utilizando. Impacto de la tecnología sobre la organización receptora medida en el número de procesos internos que se van a ver alterados. Madurez de la tecnología. Estado de desarrollo de la misma. Adaptabilidad de los componentes tecnológicos. Capacidad de modificar algunos de los componentes de la tecnología por la organización receptora.

Distancia con respecto a la tecnología actualmente empleada. Los ligados a la forma en la que se ha planificado el proceso de adopción y a las personas que intervienen (factores humanos). Tipo de gestión. Considera la forma en la que se va a desarrollar el “proyecto” de transferencia de tecnología y el grado de

formalización de ese proyecto (fases, controles, etc.) Actitud de la organización receptora. La actitud del receptor cambia mucho en el caso de que sea una decisión impuesta desde el exterior o surja de una discusión y análisis interno. Dependencia de los receptores. Este factor está también ligado a los grados de libertad que tiene la organización receptora para aceptar una tecnología. Si la organización receptora es

dependiente de los proveedores (supóngase una empresa multinacional en la que los proveedores pertenecen a la casa matriz y los receptores a una de las filiales). Presiones para comenzar el proceso de adopción. La urgencia con la que se va a llevar acabo el proceso de adopción influye decisivamente en el “proyecto de transferencia de tecnología” implícito. Las presiones pueden ser internas o externas. Es posible representar gráficamente los factores de adopción de forma gráfica mediante un “diagrama de Kiwiatt”. Con ello se obtiene una visión global de la complejidad (dificultad en la realización) del proyecto de transferencia de tecnología. Diagrama de Kiwiatt El área cubierta por el diagrama en un caso concreto nos da una idea de la magnitud del problema. La forma del diagrama nos indica dónde podemos esperar más problemas. Cuanto mayor sea el área más sencillo (o con mayor probabilidad de éxito) será el proceso de transferencia de tecnología.

Algunas de las dimensiones del diagrama (sobre todo las relacionadas con la tecnología) podrían ser objeto de caracterización cuantitativa, pero incluso en estos casos la utilidad es reducida. Esta caracterización es útil a efectos comparativos entre diferentes proyectos de transferencia con el fin de que los gestores puedan planificar las fases más adecuadas Modelo de Transferencia de Tecnología El proceso de adopción de una nueva tecnología puede considerarse similar a la de cualquier proyecto. Hay que enmarcar el proceso de adopción (una vez caracterizado éste) en algún modelo de referencia para poder planificar y asignar los recursos, especificar lo que se desea, diseñar los diferentes elementos, controlar los riesgos y el progreso, y comprobar si se han satisfecho las expectativas del cliente. No es extraño, por tanto, que se emplee el concepto de modelo de ciclo de vida. Se denomina modelo de transferencia de tecnología. El modelo de transferencia de tecnología es útil como marco de referencia para gestionar proyectos de transferencia de tecnología. A la

hora de determinar el modelo más adecuado consideramos tres elementos: Perfil de adopción concreto: Si el perfil implica la existencia de riesgos en algunas de las dimensiones clave será necesario plantearse un modelo en fases con alguna tecnología intermedia. Restricciones de recursos existentes: Tanto humanos como materiales. Especial atención hay que prestar al marco temporal en el que debe finalizarse el proceso de adopción. Elementos de control y evaluación requeridos: Mecanismos de validación del proceso de adopción asegurando que existen beneficios concretos en el proceso. Esta situación implica la existencia de “indicadores” que permitan valorar la mejora producida. Destacan dos modelos, el orientado a la adopción de tecnologías maduras y el orientado a inmaduras. Son especialmente útiles porque son muy diferentes y nos permitirá relacionarlos con los procesos y cultura de la innovación en las organizaciones. Modelo de Transferencia para Tecnologías Maduras La organización de un proyecto de transferencia de tecnología en el caso de que ésta sea una tecnología madura no requiere realizar un esfuerzo especial sobre la tecnología, pero sí sobre el cambio organizativo asociado. En estos casos, el éxito o fracaso no depende tanto de la tecnología sino de la forma en la que ésta se incorpora a la organización. El elemento central es disponer en el interior de la organización de un “grupo de transición” creado ex profeso para la misión de facilitar la adopción de la tecnología. Un grupo de transición está constituido por personas de diferentes perfiles entre los que se encuentran: directivos tanto de la empresa proveedora de la tecnología como receptora,

tecnólogos, usuarios y un líder de la empresa receptora que actúe de dinamizador del proceso de transferencia de la tecnología. Según el modelo desarrollado en el SEI (Instituto de Ingeniería Software, asociado a la Universidad de Carnegie Mellon en EEUU) se establecen tres fases principales: Fase preparatoria: El objetivo es conseguir el apoyo de la dirección de la empresa y formar el grupo de transición que constituirá el núcleo de las actividades a realizar. Fase de ejecución: Utiliza un modelo en espiral en el que se van progresivamente adaptando los diferentes procesos de negocio de la empresa. Tras cada uno de los ciclos se extraen las lecciones aprendidas que sirven para revisar la estrategia y proceder a una nueva adopción (de otros componentes de la tecnología y/o de un uso intensivo y completo de los ya transferidos). Este proceso suele ir acompañado de la realización de proyectos piloto o demostradores tecnológicos. Fase de difusión: En este caso, concluida la actividad del grupo de transición, se trata de institucionalizar la tecnología dentro de la organización (crear y documentar todos los procesos) y difundirla a todos los usuarios finales Modelo de Transferencia para Tecnologías Inmaduras En el caso de adopción de una tecnología inmadura se deben permitir ante todo dos aspectos fundamentales: Dar tiempo a que la tecnología se desarrolle durante el proceso de adopción en cooperación con los receptores de la misma. Facilitar el desarrollo de proyectos piloto en los que se obtenga la experiencia adecuada en desarrollos controlados cercanos a los que se encuentren en la realidad.

Un elemento a tener en cuenta desde el principio es la probabilidad de que la tecnología no sea útil. Aceptar esa posibilidad de fallo, debe formar parte de la cultura de la empresa. Por ello, es necesario contemplar diversos puntos de control en los que se pueda tomar la decisión de detener el proceso de transferencia de tecnología iniciado o, por el contrario, continuar con ella aunque se modifiquen determinados elementos de planificación. Las características más importantes de este modelo son: Introducción progresiva de la tecnología. Es necesario asegurar la realimentación entre proveedores y receptores de la tecnología para comprobar su validez. Compatibilidad con la tecnología preexistente. Algunos

componentes de la tecnología actual seguirán siendo válidas en el futuro. Refinamiento de algunos componentes a partir de la realimentación recibida. Los proveedores trabajan conjuntamente con los

receptores de la tecnología. Control del proceso. Control del coste acumulativo y adecuación de una estrategia de reducción de riesgos. Modelo Incremental en Cascada A continuación presentamos un ejemplo del uso de un modelo en espiral adaptado a la incorporación de tecnologías inmaduras. En cada ciclo se consideran cuatro cuadrantes: Cuadrante de planificación: Su objetivo es planificar las actividades a realizar en el ciclo y en especial las partes de la tecnología (o de sus componentes) que desean adoptarse, desarrollarse o evaluarse.

Cuadrante de aprendizaje: El objetivo es que el grupo de transición o los usuarios finales que van a hacer uso de la tecnología dispongan de los conocimientos requeridos para ello. Cuadrante de adopción: En este cuadrante se realizan las actividades ligadas ala incorporación de la tecnología o su desarrollo, incluidos los proyectos piloto que sean necesarios. Cuadrante de evaluación: Se trata de analizar si el progreso de la adopción es el adecuado y tomar la decisión de continuar o parar el desarrollo. En algún caso puede “hibernarse” la decisión si el avance depende del progreso de otros elementos ajenos a la empresa en cuestión. El número de ciclos puede ser variable, pero generalmente el primero sirve para afianzar los conceptos básicos de la nueva tecnología, el segundo los relativos a su uso en el desarrollo de sistemas complejos y el tercero a la forma de emplearlos en casos industriales por los usuarios finales. Generalmente, los primeros están en manos del grupo de transición que es quien puede realizar los desarrollos. El último puede realizarse fundamentalmente con los usuarios.

La Tecnología como Estrategia para el Desarrollo El uso de la tecnología informática ha abarcado todas las esferas de las organizaciones y sin embargo, la demanda por nuevas y mejores tecnologías, más veloces, no muestra signos de disminución. Las Organizaciones preguntan:

¿Cómo podemos alinear nuestra tecnología informática con

nuestras estrategias de negocios y metas?

¿Qué tecnologías debemos adoptar para los próximos 12-18

meses?

¿Cómo podemos proporcionar una tecnología más rápida, de

mayor calidad y mayor satisfacción para nuestros clientes?
• •

¿Cuál debe ser nuestra arquitectura tecnológica? ¿Cuáles son nuestras prioridades en materia de tecnología y

cómo se deben asignar los recursos y los fondos?

¿Cómo debe organizarse y administrarse nuestra función de

tecnología informática?

En

resumen,

¿cuál

es

nuestra

estrategia

de

tecnología

informática? Estrategia Definida En los años recientes el término estrategia ha sido empleado de modo exagerado dentro de una amplia variedad de contextos del negocio, hasta el punto de convertirse en una palabra que prácticamente no tiene significado. Sin embargo, he aquí algunas definiciones que encontramos útiles:

Sencillamente expuesto, la estrategia es una forma de llegar de

este punto a aquel.

La estrategia define de qué manera llegará usted desde "donde

está hoy" hasta "donde quiere llegar".

Una definición más formal establece que la estrategia es el patrón

o el plan que integra las metas principales, políticas y secuencia de acciones de una organización dentro de un todo cohesivo. Una estrategia asigna los recursos de una organización dentro de una disposición única y viable basada en sus fortalezas y debilidades relativas y los cambios previstos en el entorno. (Adaptado de The Strategy Process, Strategies for Change, por James Brian Quinn del Darmouth College).

Y finalmente, la estrategia es el encuentro de un equilibrio entre lo

que una organización "puede hacer" frente a lo que "podría hacer". ¿Qué es una Estrategia de Tecnología Informática? Una Estrategia de TI considera los cambios por los cuales atraviesa una organización tanto internos como externos junto con las oportunidades potenciales disponibles a esta. Las oportunidades de TI pueden incluir formas de usar la tecnología para ganar una ventaja competitiva, para reducir costos, aumentar ingresos, etc. Las

oportunidades de TI se sopesan contra las fortalezas y debilidades del entorno de TI actual tanto tecnológico como organizacional para establecer la estrategia de TI que se adoptará. Una Estrategia de TI despliega las directrices generales que se seguirán, la arquitectura de TI necesaria para alcanzar la estrategia y los proyectos específicos para implementar la arquitectura y las

oportunidades de TI. La estrategia también presenta el grado de cambio requerido en la organización de TI visión de TI, estilo, estructura, capacidades y competencias del recurso humano, habilidades, procesos que serán necesarios para lograr la estrategia. ¿Por Qué Desarrollar una Estrategia de TI? ¿Por qué debe una empresa acometer el desarrollo de una Estrategia de TI? Las razones incluyen:

Nuevo

Liderazgo:

Un

nuevo

Presidente,

Vicepresidente

Financiero o Vicepresidente de Información desea contar con un mapa del camino a seguir.

Brecha de Desempeño: Se reconoce, generalmente por parte de

la Dirección del negocio, que el desempeño de la TI requiere mejoramiento.

Cambio Tecnológico: La empresa requiere de una nueva

arquitectura para acomodar el crecimiento de nuevas tecnologías.

Cambio Organizacional: La función de TI requiere un cambio

debido a una reorganización, una fusión o una reducción. La Estrategia es un Proceso Las presiones de la competencia globalizada y la naturaleza del cambio acelerado de la tecnología informática demandan que la estrategia sea un proceso dinámico. La Estrategia no es un documento, sino un proceso. Y la formación estratégica es una responsabilidad conjunta compartida entre la organización de TI y el negocio. Este enfoque establece que la estrategia sea un proceso dinámico que incluye el establecimiento de roles organizacionales,

responsabilidades y procesos. El Método Un método probado para el desarrollo de Estrategias de TI que se basa en principios de planeación estratégica, sólidamente cimentados y altamente reconocidos como los mejores en su categoría. Nuestro enfoque de tres fases para el desarrollo de Estrategia de TI responde a estos interrogantes: Fase I. ¿Dónde estamos hoy?

¿Qué tan bien responde nuestra capacidad de TI a las

necesidades de la organización?

¿Cómo se compara nuestra capacidad de TI con la de nuestros

competidores?

¿Cuáles son las tendencias en TI y cuáles debemos adoptar?

Fase II. ¿A dónde queremos llegar?
• •

¿Hacia dónde se dirige nuestro negocio? ¿Cuáles son nuestras oportunidades para tomar ventaja de la

tecnología?
• • •

¿Cuál debería ser nuestra estrategia general de TI? ¿Qué arquitecturas se requieren? ¿Qué estructura administrativa necesitamos entre TI y el resto del

negocio? Fase III. ¿Cómo llegamos allí?

¿Cuál es la brecha entre donde estamos y a donde queremos

llegar?

¿Cuáles son las iniciativas y proyectos requeridos para cerrar la

brecha?

¿Qué cambios debemos introducir en nuestra capacidad de TI y

en la organización para cerrar la brecha?

Análisis del Participante La Administración Tecnológica no es más que la base legal que permite la adquisición, el desarrollo y la transferencia de tecnología dentro de un país y no solo eso, sino todo lo relacionado al proceso de distribución o acceso a esa tecnología por parte de la población de dicho país. Lamentablemente este proceso no es paralelo al desarrollo de las tecnologías, puesto que cada día surgen más y más tecnologías, pero no existen las leyes que apoyen esa tecnología naciente. Dentro de esa administración tecnológica, se reglamenta la transferencia tecnológica, que es la adquisición y adaptación de tecnologías generalmente extranjeras en una empresa pública o privada o en la totalidad del país. Este proceso se realiza luego de un análisis exhaustivo de los costos y beneficios que esto traerá, como será implementada, que aceptación tendrá en la población, etc. Tomando en cuenta que la tecnología actualmente se encuentra inmersa en cualquier ámbito de la vida y sobre todo en el empresarial el uso de la tecnología para el fortalecimiento de las empresas y su desarrollo es fundamental, puesto que una empresa con gran potencial tecnológico bien utilizado se vuelve mucho más productiva y por lo tanto mucho más competitiva, lo que se convierte en ganancias, tanto para ellas como para el país, mejorando la economía y convirtiéndose en una estrategia a utilizar para un mayor crecimiento de las empresas y como tal del país.

Aportes Aporte 1 En nuestro país se hace Transferencia Tecnológica a la "Bolivariana," según Jorge Berrizbeitia Por: Escuela de Comunicación Popular "Fabricio Ojeda" Fecha de publicación: 21/11/07

Jorge Berrizbeitia, presidente del Cenit Crédito: Cenit

En nuestro país nos hemos caracterizado por estar siempre apegado a la tecnología, tanto a nivel de consumidor como a nivel de desarrollo, una de las cosas que siempre hemos puesto por delante es cómo garantizar que se produzca la transferencia tecnológica de manera asertiva y no de la manera tradicional. Esta última ha sido implementada por la globalización la cual consiste en vendernos computadoras o automóviles y enseñarnos a manejarlos y a repararlos. De esta manera, nos “transfieren” el conocimiento, hecho que produce el reforzamiento de la dependencia y del dominio al convertirnos en consumidores especialistas. Es decir, consumidores con el conocimiento del uso de la tecnología. Es preciso aclarar que esta situación no implica transferencia tecnológica”, dijo Berrizbeitia.

Por esta razón el Ministerio del Poder Popular para la Ciencia y la Tecnología decidió erradicar este esquema de opresión y promover un proyecto de desarrollo tecnológico dirigido a la industria de las computadoras. En tal sentido, el Centro Nacional de Innovación Tecnológica ha venido trabajando en los procesos que faciliten la transferencia de tecnología por parte de otros países a Venezuela. “A partir de esta nueva concepción, todo convenio de cooperación que se quiera materializar se ha canalizado a través de nuestra institución, que es la encargada de crear las condiciones fundamentales para revertir la tendencia de dependencia foránea. Las experiencias con China, Cuba e Irán, son un ejemplo de que sí es posible implementar programas de desarrollo industrial en nuestro país”, expresó.

Aporte 2

Software Libre

Lunes, 20 de Octubre de 2008 16:34

El consejero andaluz de Innovación, Ciencia y Empresa, ha anunciado hoy la creación en Málaga de un Centro de Transferencia de Tecnología para el Software Libre, que entrará en funcionamiento en 2009, y en el que participarán la Junta, las empresas del sector y las universidades.

Durante la inauguración de la Conferencia Internacional de Software Libre que se celebra hasta el próximo miércoles en Málaga, Vallejo ha animado a las empresas de las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC) a compartir estrategias para avanzar en el impulso del software libre.

El futuro Centro de Transferencia Tecnológica asumirá la gestión tecnológica del Repositorio de Software Libre de la Junta de Andalucía, cuya puesta en marcha ha supuesto una oportunidad de negocio para las empresas andaluzas desarrolladoras de esta tecnología, según Vallejo.

La iniciativa ha dotado principalmente a las pequeñas y medianas empresas (pymes) locales de una mayor proyección y ha agilizado sus procesos de internacionalización, fundamentalmente en zonas de habla hispana, por lo que el reto, según el consejero, es que "den el salto" y exporten sus soluciones a otros mercados internacionales.

El titular de Innovación ha asegurado que Andalucía y Extremadura son identificadas como territorios en los que el software libre es un "referente", y ha hecho hincapié en que el desarrollo de las TIC es "el camino más corto para el crecimiento económico".

Una de las herramientas basadas en software libre es Guadalinex, que ha supuesto un ahorro superior a los 180 millones de euros para la Junta de Andalucía, y cuya versión para uso educativo funciona en más de 300.000 centros de enseñanza.

Durante el encuentro, al que se prevé que asistan más de 6.000 personas, la Agencia Andaluza de Promoción Exterior (Extenda) pretende fomentar contactos entre empresas andaluzas y latinoamericanas.

A la Conferencia ha acudido hoy el presidente de la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA), Santiago Herrero, quien ha señalado a Efe que el software libre supone una "gran oportunidad" para las pymes, pues ofrece más posibilidad de adaptación que los programas con licencia.

Fuente: Efecom

Aporte 3

Con la finalidad de brindar capacitación y entrenamiento en las áreas de computación e informática el Cenit instaló una línea de formación e innovación, perteneciente al Complejo Tecnológico Simón Rodríguez, ubicado en los terrenos de La Carlota. Además del Cenit, esta iniciativa cuenta con otros tres polos de investigación que son: el Centro Nacional de Tecnologías Químicas (CNTQ), el Centro de Investigación y Desarrollo en Telecomunicaciones y, finalmente, el Centro Espacial Venezolano, primera semilla para un parque temático que se está proyectando en el lugar.

Esta línea de formación a inaugurarse dentro de breve tiempo, es una planta en miniatura diseñada con las mismas características de la compañía VIT de Paraguaná. La idea es trabajar con esta compañía para crear una red de soportes y servicios para todo lo relacionado a la industria nacional. “Ideamos una mini planta réplica similar a la original para que las personas que reciban el aprendizaje estén en capacidad de trabajar en cualquier otra empresa.

La línea funcionará bajo cuatro modalidades. La primera tiene que ver con el tema de la educación y la formación. La segunda, estará relacionada al tema de la sustitución de partes y piezas, importante para que la industria venezolana vaya fortaleciéndose a través de la apropiación y transferencia de tecnología. La tercera, estimulará la incorporación de nuevos elementos en los diseños lo que llamamos la innovación tecnológica que incluye la creación de prototipos como un laboratorio de investigación para producir nuevas computadoras con mejores materiales. En tal sentido, estamos firmando convenios con investigadores de las universidades nacionales como la Simón Bolívar, la Unefa y la Universidad Bolivariana de Venezuela, con la cual hemos

suscritos acuerdos para que utilicen esa línea de investigación. Y, finalmente, está el área de la promoción y la divulgación que tenemos que llevar adelante en los centros educativos y en los gremios profesionales.

Bibliografía
http://www.aporrea.org http://www.oei.es. Política Científica y Tecnológica una visión desde América Latina. Mario Albornoz Profesor de Ética y Sociología. Universidad Complutense de Madrid. Director del Centro Iberoamericano de Ciencia, Tecnología y Sociedad (CICTES) http://www.getec.etsit.upm.es/docencia/gtecnologia/transferencia/tra nsferencia.htm http://www.oei.es/revistactsi/numero1/albornoz.htm

Mapa Conceptual

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful