Habéis venido con devoto pensamiento, amados hijos e hijas, para conmemorar junto a Nos el L aniversario de un dulce recuerdo

de Nuestra vida: el de Nuestra consagración a la Santísima Virgen en la Congregación Mariana del Almo Colegio Capránica. Y al acogeros, nuestra primera palabra ha de ser para exclamar con todo el fervor de Nuestro corazón agradecido: «Magnificate Dominum mecum et exaltemus

nomem eius simul» (Ps. 33, 4) (Magnificad
conmigo al Señor y exaltemos juntos su nombre). La consagración a la Madre de Dios en la Congregación Mariana es un don completo de sí mismo para toda la vida y para la eternidad. Un don no de pura fórmula o de puro sentimiento, sino efectivo, que se verifica en la intensidad de la vida cristiana y mariana, en la vida apostólica, que hace del congregante el ministro de María, y por decirlo así, sus manos visibles en la tierra, con la espontánea profusión de una vida interior superabundante que se derrama en todas las obras exteriores de la sólida devoción, del culto, de la caridad y del celo. Es lo que con especial

energía inculca vuestra regla primera: darse seriamente a la propia santificación, cada uno en su propio estado; dedicarse, no de cualquier manera, sino con ardor, en la medida y en la forma compatible con las condiciones sociales de cada uno, a la salvación y a la santificación de los demás. Aplicarse, por fin, valerosamente a la defensa de la Iglesia de Cristo. Ésta es la consigna del congregante, aceptada libre y resueltamente en el momento de su consagración. Tal es el magnífico programa que le trazan las reglas. En realidad, estas reglas no han hecho más que expresar con términos precisos y casi codificar la historia y la práctica constante de las Congregaciones Marianas, providencialmente instituidas por la benemérita Compañía de Jesús y aprobadas y repetida y calurosamente alabadas por la Santa Sede. Como veis, estamos bien lejos del concepto de una simple unión piadosa, tranquila y ociosa; de un simple refugio contra los peligros

que amenazan a las almas débiles; pero también del de una simple liga de acción solamente exterior, pueril por artificial y que no puede provocar o encender más que un fuego de pajas, de mayor o menor duración. «Numquid potest

homo abscondere ignem in sinu suo ut vestimenta eius non ardeant?» (Prov., 6, 27). ¿Por ventura
puede un hombre esconder el fuego en su seno sin que ardan sus vestidos? Y si esto es cierto hablando de la pasión humana, desordenada una vez encendida en el corazón, ¿cuánto más lo será el amor de caridad, del que el Espíritu Santo enciende y reaviva constantemente la llama? La devoción mariana de un congregante de la Virgen no puede ser, pues, una piedad mezquinamente interesada, que en la potentísima Madre de Dios no ve más que la distribuidora de beneficios, principalmente de orden temporal; ni una devoción de seguro descanso, que no piensa más que en apartar de su vida la cruz de los afanes, de las luchas, de los sufrimientos; ni una devoción sensible de dulces consuelos y de entusiastas manifestaciones, y ni siquiera, por muy

santa

que

sea,

una

devoción

demasiado

exclusivamente cuidadosa del propio provecho espiritual. Un congregante, verdadero hijo de María, caballero de la Virgen, no puede contentarse con un sencillo servicio de honor. Debe estar a sus órdenes en todo: hacerse su guardián, el defensor de su nombre, de sus excelsas prerrogativas, de su causa, llevar a sus hermanos las gracias y los favores celestiales de su Madre común, combatir sin tregua bajo el mando de Aquella que «cunctas

hæreses interemit in universo mundo». Se ha
enrolado bajo su bandera con un compromiso perfecto. No tiene ya derecho a dejar las armas por miedo a los ataques o a las persecuciones. No puede, sin ser infiel a su propia palabra, desertar y abandonar su puesto de batalla y de honor. Vosotros os habéis comprometido a defender la Iglesia de Jesucristo. La iglesia lo sabe y cuenta con vosotros, como en el pasado contó con las generaciones de congregantes que os han precedido. No quedó engañada su expectación.

Vuestros mayores os han abierto y trazado noblemente el camino. En todas las luchas contra el contagio y la tiranía de los errores y para la defensa de la Europa cristiana, las Congregaciones Marianas han combatido en primera línea con la palabra, con la pluma y con la Prensa; en la controversia, en la polémica y en la apología; con la acción, sosteniendo el valor de los fieles, socorriendo a los confesores de la fe, colaborando con su asistencia y ayuda en el arduo y combatido ministerio de los sacerdotes católicos, persiguiendo la inmoralidad pública con métodos algunas veces singulares, pero siempre enérgicos y eficaces. En alguna ocasión, hasta con la espada en las fronteras de la cristiandad para la defensa de la civilización, con Sobieski, Carlos de Lorena, Eugenio de Saboya y tantos otros caudillos, todos congregantes, como mil y mil de sus soldados. Pero, ¿para qué ir a buscar ejemplos en el pasado, cuando en nuestros tiempos, y no en una sola nación, millares y millares de heroicos

congregantes

han

combatido

y

han

caído

aclamando e invocando a Cristo Rey? Nos, confiamos que sabréis llevar

dignamente el peso de tan gloriosa herencia. Más aún: querríamos afirmar que el modelo del católico, como la Congregación Mariana desde sus orígenes se ha dedicado a formarlo, acaso nunca ha estado tan de acuerdo con las necesidades y con las contingencias de cada uno de los tiempos como ahora, y que acaso ningún otro tiempo lo ha exigido con tanta insistencia como el nuestro. Porque en realidad, ¿qué pide hoy la vida en su aspecto y civil? Hombres como verdaderos, niños, sino hombres no de los que solamente piensan en divertirse atolondrarse sólidamente templados y dispuestos a la acción, para los cuales es deber sagrado no abandonar todo lo que pueda servir a su perfeccionamiento. Nos mismo quisiéramos ver en el rostro de la juventud de hoy un poco más de la sana alegría de otro tiempo. Pero hay que aceptar los tiempos

como son; y el nuestro es grave, amargo y dulcemente grave. Este tiempo exige hombres que no teman marchar por los ásperos senderos de la presente misérrima condición económica y que sean capaces de sostener también a los que la Providencia ha puesto a su cuidado. Hombres, en fin, que en el ejercicio de su profesión huyan de la mediocridad y busquen aquella perfección que, después de tanto desastre, exige de parte de todos la obra de reconstrucción. ¿Y qué es lo que pide la Iglesia? Católicos, verdaderos católicos, bien templados y fuertes. En otra ocasión hablamos de la profunda transformación social de nuestros tiempos. La guerra la ha apresurado desmedidamente y puede decirse que está ya casi realizada. Por desgracia, bien reducido ha ido haciéndose, sobre todo en las grandes ciudades, el número de quienes, defendidos y guiados firmemente por la santa tradición católica, que penetra y llena toda su vida, avanzan eficazmente llevados por esta corriente vigorosa. Es una crisis que alcanza a la mujer lo

mismo que al hombre y a la juventud femenina no menos que a la masculina. La mujer de hoy día se ve arrastrada y sumergida en la lucha por la vida, en las profesiones y artes, y ahora también en la guerra. Más aún: es a ella a quien tal transformación, tal trastorno de las condiciones sociales más llega y más afecta. La época presente tiene, pues, necesidad de católicos que ya desde su primera juventud tengan sólidas raíces en la fe para que no vacilen aunque no se vean sostenidos y reconfortados por el fervor de cuantos les circundan. Católicos que, con la mirada fija en el ideal de las virtudes cristianas de pureza y santidad y conscientes de los sacrificios que ello impone, tiendan a ese ideal con todas sus fuerzas en la vida cotidiana, rectos siempre y sin que consigan doblegarles las tentaciones y seducciones. He ahí, amados hijos e hijas, un heroísmo muchas veces oscuro, pero no menos precioso y admirable que el martirio cruento. La época actual pide católicos sin miedo, para quienes sea cosa perfectamente natural

confesar abiertamente su fe con palabras y actos siempre que la ley de Dios y el sentimiento del honor cristiano lo requieran. Verdaderos hombres integérrimos, firmes e intrépidos. Los que no lo son más que a medias se ven apartados, rechazados y pisoteados por el mismo mundo de nuestros días. La formación de tales hombres y de tales católicos ha sido siempre la bien mira de las y Congregaciones Marianas ordenadas

activas. Ahora bien, vosotros sabéis que los enemigos de Cristo y de su iglesia jamás dejan las armas, aun cuando Además de aparentan las pacíficas intenciones. persecuciones

sangrientas y de los asaltos violentos tienen otros métodos de guerra: la perversión, la intoxicación de los espíritus, a la que se añade la contribución inconsciente de no pocos ilusos que se dejan extraviar y seducir por ellos. En estas luchas incesantes, la generosidad y el valor, la piedad y la humildad, la constancia infatigable son presupuestos indispensables en todo congregante. Mas ello sólo no basta. Con la

protección de Maria debéis ganar para Cristo a los hombres de hoy; debéis combatir en favor de la verdad con las armas de la verdad; pero, para eso, es necesario saber manejarlas. ¿Y, cómo conseguiréis adquirir esta segura maestría? Antes que nada, con el estudio de la religión y de su dogma, de su moral, de su liturgia, de su vida interna y pública, de su historia. Ante todo, pero no únicamente, sería romper con el pasado de las Congregaciones de la Santísima Virgen, en las que siempre se ha buscado, con los medios más a propósito, e! favorecer la cultura, tanto general como profesional, y ambas, ya se comprende, en armonía con la calidad y el estado personal de cada uno. Es ésta precisamente una de sus características, de la que dan testimonio sus academias; y, gracias al cielo, tal tradición no ha sido abandonada. Indudablemente, amplitud conseguida, la por cultura general en y la profesional no pueden tener en todas partes la ejemplo, Congregación Mariana de Valencia, España, donde las diferentes secciones jurídica, científica,

literaria

y

técnica,

dotadas

de

todos

los

instrumentos de estudio y trabajo, especialmente la sección médica, con su clínica y su dispensario, aseguran a los congregantes - gracias a la cooperación de los ilustres maestros, pertenecientes también a la Congregación - un puesto eminente en el campo de sus respectivas profesiones. Pero, aunque en medida más modesta, en todas partes las Congregaciones dignas de tal nombre tienen este cuidado, y muestran este carácter propio suyo; en primer lugar, porque la eficacia del trabajo apostólico de cada uno de los congregantes depende en gran parte de su valor intelectual, social y profesional y no solamente de sus cualidades morales y espirituales. Además, porque desde sus orígenes, las Congregaciones, teniendo como finalidad la restauración de una sociedad cristiana, han ejercido su apostolado especialmente en las profesiones y por medio de las profesiones. Con el impulso de este ideal se han formado separadamente, pero también en

estrecha

unión

y

colaboración

entre

sí,

Congregaciones para los diversos estados de la vida y para todos los grados de la escala social, desde las Congregaciones de sacerdotes, de intelectuales, de caballeros y de damas de la alta sociedad, de estudiantes universitarios de ambos sexos hasta de los humildes limpiabotas de Beirut o de los muchachos vendedores de periódicos de Buenos Aires. De la Congregación de los estudiantes de medicina de París salió el primer núcleo de la Unión de San Lucas para médicos católicos. Los Estados Unidos de América tienen su Congregación de enfermeras. Y para traer a la memoria un recuerdo personal Nuestro de Munich, ¡qué riqueza de vida familiar verdaderamente cristiana, qué valor y fervor en la pública profesión de la fe, producía en la capital de Baviera la benéfica acción de la Congregación para hombres de San Miguel, entonces tan floreciente! Finalmente, cerca, cerquísima de Nos, en la Congregación Mariana de la Guardia Suiza, bajo el nombre de Nuestra Señora del Rosario,

estáis de alguna manera representados todos - de día y de noche - junto a Nuestra persona. Cuánto bien hacen estas Congregaciones en sus ambientes respectivos! ¡Cuánto con su cooperación a los fines comunes para los cuales cada una aporta la contribución de su especialidad! ¡Cuánto en las más variadas obras de celo y caridad! Nuestro glorioso predecesor, Pío XI, en una solemne ocasión recordó lo que las Congregaciones «en toda su historia secular y

multisecular, han hecho en este campo, en estos amplios horizontes de bondad, cooperando al bien donde quiera que se presentase su necesidad y su posibilidad y cooperando de las maneras más humildes y más altas, más exquisitas y más sencillas, ni más ni menos como una madre, Reina, Patrona, como la suya podía enseñar a las almas redimidas con la sangre de Jesucristo»
(Audiencia 30 marzo 1930). Casi para confirmar la verdad de estas palabras Nos habéis anunciado dos preciosos dones: vuestros ricos obsequios espirituales que nos sirven de gran apoyo y consuelo en el

cumplimiento

de Nuestro

gravísimo oficio

y

vuestros dones materiales, que Nos ayudarán a proteger contra el frío a los míseros prófugos hijos Nuestros amadísimos y hermanos vuestros en Cristo. Pero nuestra gratitud va mucho más allá de esta íntima aunque numerosa reunión. Se dirige a todas las Congregaciones de todo el mundo que han querido unirse a vosotros con el corazón y con la oración. De acuerdo con el precepto del Divino Maestro y siguiendo el ejemplo incomparable de su celestial Patrona y Madre, las Congregaciones buscan hacer el bien «in absconditis», y las más de las veces el Padre celestial, «que ve en el

secreto» (Mat 6, 4) es el único testigo. Muchas
veces prestan también a otras obras la aportación de su actividad entregándoles los mejores soldados. No existe casi forma de apostolado o de caridad de las que no hayan sido iniciadores en el pasado, observando para siempre las Estas nuevas obras, necesidades para satisfacerlas, y las nuevas aspiraciones contentarlas.

comenzadas modestamente por ellas, han tomado luego impulso para volar con sus propias alas, seguras siempre de tener en las Congregaciones un apoyo y una participación tan solícita como discreta. ¿Y cómo podría así dejar de recordar a dos ardientes congregantes y fieles campeones de la Acción Católica Italiana, Mario Fani y Juan Acquaderni? Pero, ¿cuál es el manantial íntimo de toda esta fecundidad, sino la vida fervorosa, que, alimentada por la devoción más tierna, y al mismo tiempo, más eficaz a María, debe tender, según vuestras mismas reglas, a la santidad? Mora escondida en el secreto de los corazones; pero, a pesar de todo, se la ve transparentarse en los frutos que produce en las numerosas vocaciones que hace brotar, en la admirable falange de santos, de beatos y de mártires que la representan en el cielo. Amados hijos e hijas: bien podéis hacer vuestra la piadosa invocación de San Juan Eudes a la Virgen: «¡Qué reconocido os estoy (...) por

haberme admitido en vuestra santa Congregación, que es una verdadera escuela de virtud y de piedad! (...) Y aquí tengo, oh, Madre de gracia, una de las mayores gracias que yo he recibido de mi Dios por vuestra intercesión» («El corazón
admirable de la sacratísima Madre de Dios», París, 1908. Lib. 12, página 355). En la confianza de que sabréis corresponder a tan gran beneficio con una fidelidad cada vez mayor, mostrándoos cada día más dignos de él, invocamos sobre vosotros y sobre todos las congregantes esparcidos por el mundo los favores de Jesucristo y de su santísima Madre, mientras que con toda la efusión de Nuestro corazón paternal os damos a vosotros, a vuestras amadas familias, como augurio de las más escogidas gracias, Nuestra paternal Bendición Apostólica.

Roma, 20 de diciembre de 1945.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful