Universidad Alberto Hurtado Facultad de Filosofía y Humanidades Departamento de Filosofía

Fenomenología
Evaluación n° 1: Trabajo individual de exploración bibliográfica

Nombre: Ignacio Sanfurgo. Profesor: Roberto Rubio Ayudante: Gonzalo Correa

Fenomenología 20/04/2012

2

A lo largo de este trabajo quisiera detenerme concretamente en la noción que tiene Husserl respecto a la fenomenología como actitud intelectual específicamente filosófica. Para esta empresa pretendo guiarme por el proyecto postdoctoral realizado por el profesor César Lambert, de la facultad de ciencias religiosas y filosóficas de la Universidad Católica del Maule, que lleva por título: Edmund Husserl: la idea de la fenomenología1. El trabajo consistirá en poder dar entender desde mis palabras esta actitud filosófica que el académico rescata del fenomenólogo alemán. A pesar que la pregunta respecto a qué es la fenomenología no parece ser un aspecto central de las primeras obras de Husserl, a saber, las Investigaciones Lógicas, el alemán realiza un análisis puro de carácter psicológico descriptivo. La fenomenología será entendida como el análisis descriptivo de vivencias intencionales. Y la tarea fenomenológica consistirá en sacar a luz cada parte de las vivencias y describirlas; una descomposición de los objetos de la percepción interna para describirlos apropiadamente. Una vivencia intencional cualquiera como la representación de una divinidad, la fenomenología debe atender no a la divinidad propiamente tal, sino a la representación de ésta que hay en la conciencia, descomponiéndola en sus partes esenciales. Esta concepción inicial de una fenomenología como psicología descriptiva, sería innovada posteriormente, luego de las Investigaciones Lógicas, debido a una profunda transformación de las ideas filosóficas del autor. Este último denota una profunda intención de cambio de la idea de ciencia filosófica como tal. Este cambio estaría gatillado debido al esfuerzo del alemán por la conquista de una autocomprensión filosófica; la autoapropiación de las intenciones que mueven su pensamiento en lo íntimo de este. Husserl entiende que si no se empeña por una crítica hacia la razón, lo hecho hasta el momento no es digno de ser llamado filosofía en sentido estricto. Des este modo es cómo debe de ser entendida la obra La idea de la fenomenología. A continuación revisaremos las principales ideas de esta. La obra comienza desarrollando la idea de conocimiento y los actores que participan en un proceso tal. Tenemos el conocimiento, vivencia psicológica que se da en el sujeto que conoce. Esta vivencia faculta de un objeto conocido, que está al frente de ella, es decir, que no es parte de la vivencia misma. La pregunta que se planteará el alemán será: “¿Cómo puede
1

Lambert, César; Edmund Husserl: la idea de la fenomenología; Teol. vida [online]. 2006, vol.47, n.4, pp. 517-529

3

el conocimiento estar cierto de su adecuación a los objetos conocidos? ¿Cómo puede trascenderse y alcanzar fidedignamente los objetos?2 Así pues, es labor de la metafísica y la teoría del conocimiento ocuparse de estas interrogantes. La teoría del conocimiento, en respuesta o crítica al conocimiento natural, debe ocuparse de cuál es la correcta relación entre conocimiento, su sentido y su objeto. Finalmente, la teoría del conocimiento se empeña por la búsqueda del sentido esencial de la objetualidad de un objeto en tanto posible de ser conocido. Para Husserl es propio del objeto un sentido, un sentido a priori que le viene dado por la correlación de conocimiento y objeto de conocimiento. Y esto es propio de todas las configuraciones fundamentales de objetos en general. El conocimiento como vivencia es un hecho psicológico, individual y concreto. La vivencia, sin embargo, faculta de un sentido que no es identificable con el momento real de aquella. El sentido, puede compartirse sin necesariamente compartirse la vivencia; el sentido se da en dos vivencias distintas. Husserl en la Investigación Lógica da el ejemplo del objeto de representación del Emperador de Alemania: ese mismo objeto es hijo del Emperador Federico III y nieto de la reina Victoria. Si se afirma un sentido a priori, acerca de qué es en cada caso un objeto, esto repercute en las variadas formas particulares en que un objeto se presenta; la problemática se extiende por tanto a todas las formas científicas y naturales donde el objeto comparece, no exclusivamente al terreno de la teoría del conocimiento. Esclarecido el problema, comienza a operar la crítica a la razón, la cual funciona en el conjunto de los objetos mentados por el pensamiento natural. Para el alemán, el trabajo consiste en limitar el examen a la esfera de lo absolutamente dado, lo que es dado sin duda. La anterior limitación necesaria se debe al enigma del conocimiento, a saber, que el ser de los objetos que trascienden la conciencia, y el ser de los objetos de la conciencia empíriconatural, siempre puede ponerse en duda. A este trabajo, Husserl lo denominará epojé inicialmente o reducción gnoseológica al final de la segunda lección. La epojé se entiende como el acto de limitarse al examen de las puras vivencias como tales: por medio de una vuelta reflexiva sobre la vivencia sin hacerse cargo del ser de aquello a que la vivencia va dirigida; neutralizar el momento trascendente del conocimiento natural.

2

Husserl, Edmund; La idea de la fenomenología. Cinco Lecciones, trad. de Manuel GarcíaBaro, Fondo de Cultura Económica, México; Madrid; Buenos Aires 1982.p. 29

4

Habiendo señalado una trascendencia propia de la conciencia como hecho empírico, al igual que el mundo físico, Husserl se dedicará a distinguir el hecho psicológico del fenómeno puro desde el contexto fenomenológico. Cuando se produce una reflexión psicológica, respecto a la percepción por ejemplo, lo que se hace es apercibir esa percepción desde un yo, por lo que esta vivencia adquiere un tiempo objetivo, de carácter empírico desde un sentido cronológico. Aquí tenemos una dimensión que es trascendente, a saber, el yo como persona, como cosa en el mundo, y a su vez, la vivencia como propia de ese yo, inserta en el tiempo objetivo. La tarea de la reducción será fijar la mirada hacia la percepción como tal, desentendiéndose de su historial subjetivo, la cual la aleja de su carácter de absoluto y la hace trascendente. Esa percepción Husserl la llamará el fenómeno puro como dato absoluto. Esta empresa reduccionista ha ganado un dato inmanente de carácter absoluto, pero a costas de la finalización de cualquier tipo de solipsismo puro; esfera de tipo insegura y enigmático respecto al conocimiento. La vivencia perceptiva reducida fenomenologicamente sigue siendo percepción de un objeto. El objeto no pierde ninguno de sus momentos, cualidades o caracteres con que se apareciera en la percepción natural. Con la reducción y actitud filosófica, se puede afirmar por lo tanto, que todo ha cambiado, y que a la vez, todo ha quedado como antes. La relación entre la vivencia y el objeto, la percepción y lo percibido, denota una cierta inmanencia que sigue presente; se prescinde de la relación real entre la percepción y lo percibido, pero algo queda. Es el ámbito del ser puro que prescinde de toda referencia al ser real del mundo. De este modo, la reducción nos transporta necesariamente en el terreno de lo inmanente o de las esencias puras. Para Husserl parece ser que las cosas no fuesen tan sencillas como a primera vista perecen ser. El alemán afirma que no solo existe multiplicidad en la manera en que son los objetos, sino que en el tipo de objetualidad de tales o cuales objetos. Por lo tanto, si afirmamos que el objeto solo se da en relación a una intención que lo mienta, y si hay intenciones irreductibles unas a otras, se deduce que hay tipos específicos de objetualidad irreductibles unos a otro. Esto a grandes rasgos quiere decir que el dato inmanente de carácter intencional no se encuentra en la conciencia, sino, que los diversos objetualidad se presentan como fenómenos; algo que aparece. Diremos fenómeno entonces cuando nos refiramos al objeto intencional en el modo como aparece, no identificable con el

5

objeto de la realidad externa. El aparecerse del fenómeno constituye y crea el objeto para el yo. Podemos concluir que la intensión husserliana de una nueva idea de ciencia filosófica se traduce en la noción de crítica de la razón, la cual va de la mano con una actitud filosófica, la actitud fenomenológica. La reducción será la actividad propia de esta actitud, dejando atrás el pensamiento natural, para adentrase de ese modo al terreno del ser puro propio de la conciencia. Esto último lo hace catalogarse personalmente como filósofo, logrando llegar así a una idea propia de filosofía.

6

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful