Tesina de grado en Comunicación Social

El cuarto entorno de la comunicación: comunicación e interacción remotas, hiperespacio, campos morfogenéticos y conciencia global
Un modelo holístico1 para conceptualizar la comunicación remota (telepatía), la conciencia y el alma como procesos y entidades en el espacio de cuatro o más dimensiones espaciales.

Luciano S. Méndez
Diciembre de 2007

Dirección: Dra. Sandra Massoni (Comunicación) Co-dirección: Dr. Oscar Zandron (Físico)

■ Ver resumen en:
http://lucianomendez.blogspot.com/2009/07/cuarto-entorno.html

■ Ver novedades, investigación en curso y cómo participar en:
http://lucianomendez.blogspot.com/2009/07/investigacion.html

1

El Holismo (del griego holos que significa todo, entero, total) es la idea de que todas las propiedades de un sistema (biológico, químico, social, económico, mental, lingüístico, etc) no pueden ser determinadas o explicadas como la suma de sus componentes. El sistema completo se comporta de un modo distinto que la suma de sus partes. Se puede definir como un tratamiento de un tema que implica a todos sus componentes, con sus relaciones obvias e invisibles. Normalmente se usa como una tercera vía o nueva solución a un problema. El holismo enfatiza la importancia del todo, que es más grande que la suma de las partes y da importancia a la interdependencia de estas. <http://es.wikipedia.org/wiki/Holismo>

1

Contenidos

1.Introducción........................................................................................................................3 1.1. Formulación del problema .........................................................................................4 1.2. Delimitación del problema.........................................................................................5 1.3. Objetivos y Justificación.............................................................................................5 21.3.1. Objetivo general ....................................................................................................5 21.3.2. Objetivos específicos: ...........................................................................................7 1.4. Justificación: ..............................................................................................................7 1.5. Marco metodológico. Metodología empleada en la construcción de la investigación ............................................................................................................................................8 2.Desarrollo, primera parte..................................................................................................12 2.1. Los fenómenos de comunicación remota.................................................................14 2.2. Analogía y metáfora: definición y ejemplos de su utilización en la investigación científica como medio para desvelar aspectos poco comprendidos ...............................19 2.3. Concepto de dimensión. Las dimensiones espaciales y la dimensión temporal......20 2.4. Ejemplos de la existencia de la cuarta dimensión espacial. Einsten postula que la gravedad es producto de una deformación hiperdimensional del espacio......................22 2.5. Nuestro universo como manifestación de una unidad subyacente: la teoría de las membranas ......................................................................................................................25 Teoría M, la teoría antes conocida como de Cuerdas ...................................................26 2.6. La realidad como un holograma: El principio holográfico y el paradigma holográfico.......................................................................................................................29 El universo es un holograma ..........................................................................................30 2.7. La dualidad onda-corpúsculo como objeto estático del objeto inmediato denominado partícula: las consecuencias de la elección de determinadas representaciones utilizadas en física y química ..............................................................35 3.Desarrollo, segunda parte. Un modelo para comprender las relaciones entre las dimensiones espaciales .......................................................................................................37 3.1. Las partículas como “puntas de icebergs”: La analogía como método para comprender las relaciones entre nuestra realidad tridimensional y la cuarta dimensión espacial.............................................................................................................................38 23.1.1. FORO: Flatland ...................................................................................................40 23.1.2. TEMA: Nuestra realidad de tres dimensiones espaciales y su relación con la cuarta dimensión espacial................................................................................................43 3.2. Posibles casos de experiencias mediatizadas a través de la cuarta dimensión espacial: experiencias extracorporales y comunicación a través de campos morfogenéticos ................................................................................................................51 Experiencias extracorporales .........................................................................................52 3.3. Interacción entre el ser humano y la materia inanimada mediante campos morfogenéticos ...............................................................................................................61 23.3.1. Proyecto Conciencia Global ...............................................................................62 23.3.2. La conciencia como entidad hiperdimensional y sus implicaciones para nuestra forma de concebir la mente, la vida y el ser humano. ....................................................70 3.4. Comunicación remota entre personas desde la perspectiva hiperdimensional .......73 3.5. El cuarto entorno de la comunicación .....................................................................75 4.Conclusión.........................................................................................................................78 4.1. Lógica de la hipótesis del ser subjetivo hiperdimensional: Tres inferencias basadas en tres observaciones ......................................................................................................80 Bibliografía..........................................................................................................................82 Datos del autor ....................................................................................................................89

2

1. Introducción “La investigación científica es un proceso social catalizado por la comunicación entre gente que comparte la curiosidad por la naturaleza.” 2 Existen diversos tipos de fenómenos de transmisión de información a distancia, aparentemente producidos a través de medios no conocidos. Se los ha bautizado con nombres extravagantes: como “conciencia global”, “Internet biológica”, “descubrimientos simultáneos”, “efecto del mono número cien” y otros. ¿Son simplemente un error de interpretación o realmente existe un medio de comunicación aún desconocido? Para la ciencia es un tema muy controversial, pues hay disenso en torno a la interpretación de los fenómenos. Mientras que el común de la comunidad científica considera que son producto de la casualidad o de causas conocidas, otros postulan aventuradas hipótesis para explicarlos. Uno de ellos es el investigador británico Rupert Sheldrake, biólogo del Trinity Collage de Cambridge, quien sostiene que estos fenómenos son producto de la telepatía. En septiembre de 2006, Sheldrake dio una conferencia durante el Festival de Ciencias de la Asociación Británica para el Avance de la Ciencia, en la cual afirmó que "hay un creciente cuerpo de evidencia que indica que la telepatía y la sensación de estar siendo observado son reales. Investigaciones recientes muestran que la mayoría de los británicos han tenido estas experiencias. Si se trata de algo más que coincidencias o ilusiones, sugieren que la mente es más extensa que el cerebro. La habilidad de saberse observado (…) debe tener una larga historia evolutiva. Los animales que fueron capaces de detectar la mirada de predadores escondidos, deben haber tenido más chances de supervivencia que animales sin esta habilidad". Para el investigador, la telepatía debe tener profundas raíces biológicas, pues permite la comunicación a distancia entre miembros de un grupo Según Sheldrake, los científicos que refutan esta idea no pueden desprenderse de la idea de que la mente está confinada al cerebro, "pero nadie entiende mucho acerca de la naturaleza de nuestra mente. La existencia de la mente permanece sin explicación", y sentencia: "La idea convencional de que la actividad mental no es otra cosa que actividad cerebral es únicamente un supuesto, no un hecho probado".3 La naturaleza de la mente, que sigue siendo un misterio para la ciencia, es uno de los puntos clave para resolver cuestión tan controvertida como la existencia o no de la comunicación a distancia por transmisión de pensamientos. Sin embargo los científicos están comenzando a arrojar luz sobre este asunto. Entre los aportes más significativos se encuentran los provenientes de la física cuántica: a nivel subatómico, desaparecería la distinción entre conciencia y materia por lo que la conciencia sería capaz de interactuar con la materia. En investigación paranormal este fenómeno se conoce como telekinesis, muy relacionado con la telepatía.

2

Neil A. Campbell y Jane B. Reece, “Biología”, 7a edición. Benjamin Cummings, San Francisco, CA, 2004 (Versión en inglés). Editorial Médica Panamericana, Buenos Aires, 2006 (Versión en español). 3 Clarín.com, “Suena el celular y ya sabemos quién es”, sección conexiones, Buenos Aires, lunes 25 de septiembre de 2006. <http://www.clarin.com/diario/2006/09/25/conexiones/t-01278153.htm> Sep. 2006.

3

¿Por qué son pertinentes estos temas para la comunicación social? La respuesta tiene múltiples aristas, pero para abordar sólo una de ellas se puede tomar en consideración el fenómeno social originado a partir del documental titulado “¿Que rayos sabemos?” (“What the bleep do we know”, 2004) que basándose en los apotegmas de la física cuántica aborda el modo en que moldeamos la realidad mediante nuestros pensamientos, su efecto sobre la materia y sobre la forma en que concebimos el mundo. El film se estrenó en una pequeña sala de cine de Estados Unidos, no contó con distribuidor y se realizaron sólo 11 copias iniciales. Con todo en contra, la producción cinematográfica recaudó 12 millones de dólares en tiempo récord, ganó 5 festivales internacionales, sus derechos fueron adquiridos por la cadena FOX y llegó a ser el quinto documental más visto de la historia de los Estados Unidos. Desde entonces, en todo el mundo, surgieron comunidades que estudian el sustrato teórico del film, que llegó a la Argentina en 2006.4 Este es uno de los motivos por el que es pertinente a la comunicación estudiar la repercusión social de la producción de conocimiento que emerge del cruce de las “ciencias duras” y las ciencias humanas. Ahondar en la naturaleza subatómica puede disparar ideas que influyen no sólo en la forma de ver el mundo sino también en la forma de entender procesos de comunicación tan elementales como la utilización de la palabra. Así como la lingüística y la programación neurolinguística afirman que el pensamiento y la palabra están íntimamente relacionados, ahora la física subatómica sugiere que sucede lo mismo entre pensamiento y materia. En este marco los actos perlocutivos adquieren una nueva dimensión: hacer cosas con palabras no sólo es hacer cosas en el mundo de las relaciones humanas sino también hacer cosas con la misma materia.5 Esa es una de las conclusiones a las que arriba el documental “¿Qué rayos sabemos?” al igual que el Dr. Masaru Emoto en sus investigaciones que no llegan a ser del todo científicas. Este neurólogo, físico y fotógrafo ha tomado imágenes que, supuestamente, muestran los radicales cambios que se producen en la estructura microscópica del agua contenida en frascos rotulados con palabras como “Amor” y “Odio”. Él sostiene que existe algún tipo de influencia del pensamiento de quien lee las palabras sobre las moléculas de agua de los frascos rotulados. Su tesis es que el agua “sometida a la influencia” de las palabras que aluden a conceptos “positivos” son estéticamente más bellas que las que llevaron el rótulo “odio” “guerra” u otros. Las fotos de Maseru Emoto fueron resignificadas por los movimientos new age, que interpretan que este efecto se produce a través de la “energía del pensamiento” conocida como “Energía Hado”. Pero, volviendo al terreno de la ciencia, es posible elaborar una explicación racional mediante un modelo capaz de objetivar esta ecléctica constelación de experiencias que no encajan con comodidad dentro de las teorías vigentes. Ésta es la finalidad y el propósito de mi tesina.

1.1. Formulación del problema

Carencia de un modelo basado en los conocimientos científicos de las ciencias físicas para poder estudiar fenómenos de comunicación no mediados por tecnologías o procesos conocidos, fenómenos catalogados de manera general como “paranormales” y de manera particular con diversos nombres: telepatía, conciencia global, descubrimientos simultáneos, fenómenos resultantes de la acción de campos morfogenéticos, telekinesis, viajes astrales, experiencias cercanas a la muerte, clarividencia, clariaudiencia, por citar algunos abordados en esta tesina.
4

Diario Perfil, “Hoy puede ser un gran día”, sección espectáculos, domingo 17 de septiembre de 2006 pgs. 12 y 13. 5 Austin, John L, “Cómo hacer cosas con palabras”, Ed. Paidós. 4º edición, 2004, Barcelona.

4

1.2. Delimitación del problema6

Este estudio se orienta a evaluar la interpretación de los resultados de las investigaciones en el campo de las ciencias físicas y las consecuentes teorías planteadas por los investigadores en diferentes campos de estudio como la física, la biología, la psicología paranormal.

1.3. Objetivos y Justificación

Considero que es necesario explorar los discursos de los investigadores de las ciencias físicas para elaborar una síntesis interpretativa tanto de sus resultados experimentales y teóricos como de las posibilidades que pueden plantearse en base a los mismos. Éste es un territorio fronterizo de variadas disciplinas cuyos investigadores parecen estar renuentes a explorar quizás debido a que allí tambalean las certidumbres de sus campos de estudio. Pareciera que ingresar en tal terreno puede poner en jaque la reputación del investigador, al diluirse el reconocimiento por parte de sus colegas y de la comunidad científica en general. Se me ocurren varios motivos por los que parece proliferar tal postura ante este objeto de estudio, pero considero que ese es un tema para otra investigación.

21.3.1. Objetivo general

Elaborar un modelo conceptual—apelando al análisis y a recursos como la analogía y la metáfora—para interpretar la realidad desde una nueva perspectiva capaz de abarcar, en particular, los fenómenos de comunicación a distancia no mediados por tecnologías o procesos conocidos, y en general, ciertos fenómenos físicos, biológicos y nociones espirituales. El objetivo general es explicar los fenómenos de comunicación a distancia –y la interacción entre pensamiento y materia– por medio de la aplicación de un modelo basado en las relaciones de formas geométricas bidimensionales y tridimensionales que, a través del razonamiento por analogía y metáfora y de la definición de “dimensión”, pueden aplicarse a objetos de cuatro o más dimensiones, objetos hiperdimensionales (el prefijo hyper, que en griego significa “encima de” se utiliza para designar las dimensiones de número superior a tres). Una de las formas más simples de explicarlo es utilizando un relato metafórico del matemático del siglo XIX Edwin Abbot citado por Carl Sagan en el libro “Cosmos” (1980). Una interpretación de los resultados del experimento realizado por Alain Aspect en 1982 en relación al Teorema de Bell, sugiere que existe una cuarta dimensión espacial aún desconocida para la ciencia: si nos atrevemos a concebir a las partículas subatómicas como partes de objetos tetradimensionales, los extraños resultados del experimento pueden explicarse como producto de las características geométricas de las mismas. Esta es una de las afirmaciones empleadas para esbozar el modelo dimensional, que es un modelo conceptual construido a partir de un conjunto de conceptos relativamente simples:
• • • •

Definición de dimensión Las relaciones entre objetos tridimensionales Aplicación a relaciones entre objetos tetradimensionales mediante la analogía y metáfora Aplicación de estas relaciones para comprender el fundamento de los fenómenos de comunicación a distancia y para abordar otras concepciones sobre la realidad así como

6

María Viola Payano “Métodos y metodologías aplicadas en tesis y monografías de grado de relaciones públicas en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) período 1997-2000”, Santo Domingo (2005) <www.monografias.com/trabajos36/metodos-tesis/metodos-tesis.shtml>

5

también para observar desde otro punto de vista las afirmaciones pertenecientes a las religiones y a algunas corrientes filosóficas. El núcleo del modelo es la analogía: las conocidas relaciones entre cuerpos de dos y tres dimensiones (foro) permite explicar las menos conocidas relaciones entre cuerpos de tres y cuatro dimensiones (tema). El razonamiento analógico se ha utilizado ampliamente con propósitos persuasivos y pedagógicos en filosofía, en las ciencias sociales y en las naturales. Es un valioso recurso para expresar mejor el sentido de una afirmación. Este modelo suministra información acerca del mecanismo subyacente a los fenómenos. Su importancia radica en que favorece el aprendizaje del sistema por el cual se producen los mismos. Es una guía para intentar predecir el comportamiento del sistema, y para establecer estrategias encaminadas a comprender y dar sentido a los fenómenos resultantes. Por tanto, los principios en los que se basa el modelo conceptual harán que sea:
• • •

Asimilable (mediante el uso de conceptos familiares). Consistente (coherente y bien formulado). Simple (uso de descripciones comprensibles por el individuo medio).7

En suma, este modelo interpretativo simple podría servir para sugerir una explicación preliminar de algunos fenómenos estudiados por la biología y la comunicación. Luego de revisar los resultados de las investigaciones y otros tipos de evidencia disponible sobre el asunto de la comunicación e interacción remota, planteé la siguiente hipótesis explicativa, que trataré de justificar a lo largo del presente trabajo. En principio, la misma consta de tres afirmaciones: 1 – Las partículas materiales son objetos de cuatro dimensiones (tetradimensionales), de los cuales sólo somos capaces de percibir directamente sus partes tridimensionales. (Ésta es una interpretación de los resultados del experimento de Alain Aspect.) 2 – Los organismos vivos, al estar compuestos por partículas tetradimensionales, poseen una organización tetradimensional de complejidad proporcional a la de la organización biológica tridimensional. 3 – Los fenómenos de “comunicación remota” o “comunicación a distancia no limitada por efectos espaciotemporales” se derivarían de las propiedades de la organización tetradimensional de los seres vivos. El modelo dimensional, consiste en la confluencia de estas tres afirmaciones y de la aplicación del modelo de Flatland propuesto por el matemático Edwin Abbot, el cual explica las relaciones entre formas geométricas bidimensionales y tridimensionales. A través del razonamiento por analogía y metáfora y de la definición de dimensión, dichas relaciones pueden aplicarse a objetos de cuatro dimensiones para comprender las ideas contenidas en las tres afirmaciones.
21.3.2. Objetivos específicos:

Reflexionar sobre las interpretaciones que pueden realizarse en base al modelo dimensional para así 1) explorar y esbozar posibles explicaciones para los fenómenos de comunicación a distancia 2) adoptar nuevas perspectivas desde las cuales concebir la “realidad” del mundo y del ser humano.
7

Grupo de investigación en la disciplina de la Interacción Persona-Ordenador de la Universidad de Lleida, “Modelo de proceso de la Ingeniería de la Usabilidad y la Accesibilidad”, 2005 <http://griho.udl.es/mpiua/modelosmyc.htm>, <http://griho.udl.es/mpiua/mpiua/modelo.htm>

6

Aplicaré este modelo para explorar desde una perspectiva científica una multitud de fenómenos que en esencia pueden ser explicados de manera general haciendo referencia al carácter hiperdimensional de la realidad, es decir, al hecho de que la realidad no está únicamente determinada por las tres dimensiones espaciales conocidas más la dimensión temporal, sino que existen dimensiones espaciales adicionales que deben ser tenidas en cuenta en una concepción abarcativa de la realidad total para así poder comprender muchos aspectos de la realidad inmediata, la realidad perceptible por métodos más directos.
1.4. Justificación:

Como ejemplo de lo recién mencionado, a los fines prácticos –educativos y de divulgación científica– sería de gran utilidad contar con un modelo que permita hacer comprensible la interacción entre la mente y la realidad material, que seria la clave para entender no sólo fenómenos de comunicación a distancia, sino también para comenzar a comprender cuestiones metafísicas, espirituales y religiosas desde una perspectiva científica. El Premio Nobel Paul Sabatier, muerto en 1941, ha dicho que "contraponer la ciencia con la religión es cosa de gente poco experta en uno y otro tema": pues bien, el modelo dimensional podría constituirse como una herramienta didáctica y accesible al común de la gente para comenzar a borrar el persistente antagonismo y la incompatibilidad entre ciencia y religión, característico de la modernidad y de la posmodernidad. Desde la comunicación –como si de ingeniería se tratase– hoy están dadas las condiciones para reconocer un punto cercano entre los márgenes de las ciencias duras y el delta de islas conformado por las ciencias humanas y las creencias espirituales, con el fin de construir un puente –una conexión vial de conceptos– entre los dispersos campos del conocimiento para hacerlos accesibles a las multitudes y no sólo a los expertos equipados con instrumentos de navegación En vistas de que existen prejuicios sobre este tema –en parte debido a que aborda temas controversiales y etiquetados como “pseudocientíficos”– a continuación amplío los motivos por los que considero importante realizar un estudio desde el campo de la comunicación social. El modelo dimensional puede ayudar a asimilar los inminentes cambios en la conceptualización del mundo, el ser humano y la comunicación: Oscar Zandron, doctor en física codirector de esta tesina, dijo que los avances de la física parecen indicar que estamos “ante una revolución quizás tan importante como la que planteó copérnico”. Puede tomar décadas o siglos, pero el cambio en esta dirección es inevitable. Así como la física newtoniana marcó toda la racionalidad moderna y la física de Einstein comenzó a alterar todo esto, ahora, los descubrimientos de la nueva física (teorías de cuerdas y demás) demuestran la imperiosa necesidad de modificar esa racionalidad que impregna el pensamiento actual en todos los niveles. Zandron enfatizó que necesariamente la ciencia deberá avanzar en estos nuevos territorios para no quedar estancada y es muy necesario vincular los compartimientos estancos en los que se enmarcan las disciplinas para así poder hacer circular el conocimiento de forma tal de superar esta encrucijada. ¿Cómo no ha de ser importante para la comunicación indagar en esta problemática que atañe a las concepciones fundamentales del ser humano? Todo esto tiene enormes consecuencias en el ámbito de lo social -por ejemplo en la educación- pues el mundo del futuro estará fuertemente influenciado por esta superación de las concepciones físicas que rigieron hasta hace poco. Y el modelo dimensional que planteo analizar es un medio simple y accesible para asimilar las nociones fundamentales de esta nueva forma de concebir el mundo. Trataré de enumerar explícitamente algunas de las aplicaciones potenciales de todo esto: el análisis de las organizaciones (unidad subyacente a la complejidad y la fragmentación) la

7

epistemología y la filosofía (unidad rizomática8 de la interconexión de los campos del conocimiento) la comunicación y los procesos sociales y formas de subjetividad (nivel desconocido de la comunicación y de la interrelación entre sujetos, procesos colectivos de construcción de conocimiento y subjetividad a nivel supra-individual) La concepción ecológica de la unidad e interdependencia de los seres vivos a escala planetaria deriva de los conocimientos en biología y hoy ostenta un nivel jerárquico primordial en la escala de importancia de los asuntos que interesan a la sociedad global. De igual manera, los conocimientos de la nueva física podrían permitir la construcción de una ecología de otra índole que puede ser igualmente preponderante durante este siglo. No podemos negar la importancia que dicho modelo puede tener para comenzar a explicitar de forma científica algunos aspectos propugnados por las religiones desde hace miles de años. La espiritualidad es parte esencial del ser humano y componente importante del principal conflicto mundial del presente, que se libra precisamente en el terreno religioso. ¿Cómo soslayar entonces la pertinencia de una investigación que intenta hacer un humilde aporte para ver estas cuestiones desde otra perspectiva? Como dijo André Malraux (escritor y político francés) “El siglo XXI será espiritual o no será”9.
1.5. Marco metodológico. Metodología empleada en la construcción de la investigación

La investigación es de naturaleza bibliográfica, ya que está basada en la exploración e interpretación de investigaciones, artículos periodísticos y publicaciones en internet, en las áreas de estudio de los fenómenos físicos, sociales y paranormales. Este estudio obedece a un tipo de investigación descriptiva, interpretativa y a la vez explicativa, porque planteo hipótesis novedosas resultantes de la vinculación y articulación de elementos extraídos de la bibliografía, utilizando para ello ideas esbozadas durante el proceso de análisis e interpretación que con frecuencia apelan a los recursos de la analogía y la metáfora. Para la recolección de los datos utilicé mayormente fuentes de datos secundarios (principalmente Internet, y, en menor medida, notas periodísticas) pero también consulté fuentes de datos primarios (bibliografía de diferentes materias de la carrera de Comunicación Social y entrevistas a Oscar Zandron, Dr. en física). Procedí a examinar la bibliografía, haciendo uso de la técnica de análisis de contenido, que según Pardinas10, puede definirse como la clasificación de las diferentes partes de un escrito conforme categorías determinadas por el investigador para extraer de ellos la información predominante o las tendencias manifestadas en esos documentos. Con el mismo fin utilicé el método analítico y la técnica de observación, permitiendo conocer el problema de investigación11, encontrar los puntos de contacto con otros textos explorar los mismos en un proceso de desagregación y posterior síntesis, efectuado durante toda la investigación.

8 9

Gilles Deleuze y Félix Guattari, “El anitedipo. Capitalismo y esquizofrenia”, Ed. Paidós Ibérica. 1998. Wikiquote, “André Malraux” <http://es.wikiquote.org/wiki/Andr%C3%A9_Malraux>

10

Pardinas, Felipe. “Metodología y técnica de investigación en ciencias sociales”. Ciclo Veintiuno Editores, Méjico, 1969.
11

María Viola Payano Op. Cit.

8

La desagregación también incluyó acciones como ramificar el abordaje, profundizar el estudio de temáticas afines y pensar posibilidades que surgían en cada momento. El esquema del proceso de desagregación obedece al modelo del rizoma planteado por Deleuze y Guatarí, en el que la organización de los elementos no sigue líneas de subordinación jerárquica, sino que cualquier elemento puede afectar o incidir en cualquier otro.12 El ejemplo paradigmático es el hipertexto, nutrido de hipervínculos que obran como vías de escape, vástagos desterritorializadores que a se ramifican indefinidamente en subsiguientes hipertextos. El proceso inverso, la síntesis, es una de las dos formas de retorno. La segunda forma es el retorno por otro camino, luego de saltar a otra red conceptual merced al establecimiento de una vinculación analógica o metafórica. Puede aplicarse un concepto utilizado en lingüística para el análisis estructural del relato: según Barthes, “ningún nivel puede por sí solo producir sentido: toda unidad que pertenece a un cierto nivel sólo adquiere sentido si puede integrarse en un nivel superior.”13 Estas vinculaciones entre redes, son la clave de la innovación y el eje central de la construcción de hipótesis que me permitieron avanzar hacia los objetivos del estudio.

Imagen de una red neuronal

En arquitectura de la información, un modelo clásico de esta dinámica es el de las neuronas y las conexiones entre ellas (sinápsis), las cuales constituyen la clave para el procesado de la información. La neurona consta de ramas de extensión llamadas dendritas para recibir las entradas, recoge las señales sumando todas las influencias y como resultado da una señal de salida, un mensaje que envía a otras neuronas a través del axón. 14 Internet tiene una arquitectura similar, pero la estructura de árbol, cuyos nodos son los hipervínculos, es bidireccional, permitiendo entradas y salidas. Es por ello que Internet fue la principal herramienta de acceso a la bibliografía. La dinámica de la red se planteó como modelo en el cual se inspira la trama construida en este estudio, base de toda construcción conceptual novedosa presentada en el mismo.

12 13

Gilles Deleuze y Félix Guattari, op. cit.
Representación “Análisis Roland Barthes,de Internet estructural del relato”, Introducción al análisis estructural de los relatos, cap

I, punto 2, Los niveles de sentido, pg. 14
14

Dr. Diego Andina de la Fuente “Redes neuronales de tipo biológico”, Universidad Politécnica de Madrid (UPM) <http://www.gc.ssr.upm.es/inves/neural/ann2/concepts/biotype.htm>

9

La red de conceptos manifiesta en la tesina es apenas el emergente de la red construida y reconstruida a nivel del pensamiento durante todo el proceso de investigación, motivo por el cual a veces no está explicitado el camino completo que recorrí para arribar a algunos conceptos –pero si la fuente del cual parte el rizoma así como los estudios que, a mi criterio, avalan las conclusiones extraídas. Las diversas aproximaciones al estudio de los conceptos que componen el marco teórico, que se autocomplementan y autoimplican suponen una convergencia de núcleos interdisciplinarios en distintos planos y niveles. Tales núcleos no son estáticos sino que se reelaboran constantemente según la dinámica impuesta por el proceso de investigación. El mismo modelo dimensional puede ser considerado, en su conjunto, como un nódulo de convergencia sobre referentes empíricos determinado, resultante de la labor de investigación que posibilita la construcción y reconstrucción de categorías conceptuales entrecruzadas del modo más provechoso para resolver los problemas planteados.15 Los métodos que utilizaré en la presente investigación son los que aparecen con más frecuencia en las teorías existentes y los más usados en el campo de la investigación social. ■ Método Deductivo: Es un método de razonamiento que parte de un marco general de referencia, datos generales aceptados como válidos, para llegar a una conclusión de tipo particular. ■ Método Inductivo: A la inversa del método deductivo, el inductivo va de lo individual a lo universal. Es un modo de razonar que consiste en extraer una conclusión general partiendo de una porción del todo, es decir, de casos particulares. El objetivo de los argumentos inductivos es llegar a conclusiones cuyo contenido es más amplio que el de las premisas. A partir de verdades particulares, se concluye en verdades generales. ■ Métodos de Análisis y Síntesis: Análisis y Síntesis son correlativos y absolutamente inseparables. El análisis es un método que va de lo compuesto a lo simple. Consiste en la descomposición de un todo en sus partes constitutivas con el propósito de estudiarlas en forma individual y, asimismo, estudiar las relaciones que las unen. A la inversa, la síntesis es la reconstrucción racional de aquello descompuesto por el análisis, para así estudiarlos en su totalidad16. Dicho estudio de la totalidad es justamente la propuesta del nuevo paradigma científico encabezado por el enfoque de la teoría del Caos: es necesario unir “toda la realidad” en nuestro cerebro para conocerla y aprehenderla como una totalidad dinámica. Según esta corriente, ver adecuadamente la realidad, consiste en relacionar de manera coherente y sistémica todos los componentes de su complejo entramado, y no simplemente su aspecto aparente o las fracciones dispersas, etiquetadas y diferenciadas, como propone la ciencia clásica.17 Ese es el enfoque primordial adoptado en el presente trabajo. Es necesario destacar el carácter ensayístico del mismo, cuyo procedimiento se basa en el análisis, la analogía, la comparación y la elaboración especulativa sobre campos del conocimiento que constituyen disciplinas autónomas. Como dije anteriormente, este estudio busca la convergencia de elementos de disciplinas como la biología, la física, la matemática, la filosofía, la retórica, la comunicación y la psicología paranormal, en un punto: el ser humano, su forma de verse a sí mismo y al mundo.

15

Héctor Vazquez, “La investigación sociocultural, crítica de la razón teórica y de la razón instrumental” Capítulo 6: Lógica del método y técnicas de investigación, pg. 112 16 <http://www.monografias.com/trabajos36/metodos-tesis/metodos-tesis2.shtml> 17 Manuel Guzmán Hennessey, “Aplicación Pre_Ver. Resumen Ejecutivo”, Introducción <http://www.manuelguzmanhennessey.blogspot.com/>, 1º de Agosto de 2006 , 13 de Febrero de 2007, Introducción

10

11

2. Desarrollo, primera parte. “La ciencia del descubrimiento ha contribuido mucho a la comprensión de la naturaleza sin cumplir la mayoría de los pasos del denominado “método científico” Rara vez las investigaciones adhieren rígidamente a la secuencia de pasos del método científico (…) Es importante evitar esterotipar la ciencia como una adherencia rígida a este método” Campbell y Reece, biólogos18 “Se suele creer que los científicos piensan en un orden rígido desde el paso 1 al paso 2 al paso 3. La realidad es que a menudo damos un salto imaginativo, que en el momento podría parecer ilógico. Cuando llegas a esas instancias parece poesía porque uno imagina sin todavía probarlo.” Paul Steinhardt, físico teórico19 "Los fenómenos ocultos existen y los consideramos extraordinarios porque aún no dominamos su sistema operativo, en cuanto la ciencia lo consiga éstos serán perfectamente asimilados por la humanidad." Albert Einstein20 "El hecho de que no conozcamos los procesos internos productores de los fenómenos paranormales llamados ocultos y cuya génesis es el psiquismo, no significa que no debamos estudiarlos asiduamente para encontrarles una explicación dentro del marco de la nueva física." Carl Sagan, astrónomo y divulgador “Si lo que conocemos del mundo es función de la estructura del espíritu, entonces resulta que cuando hacemos física fundamental estamos elucidando la estructura del espíritu.”
18 19

Campbell & Reece, op. cit. pg 21. Del documental “Parallel Universes”, BBC y The Learning Channel, 2002 20 En 1927 un joven investigador de 25 años, Werner Heisenberg, planteó el principio de incertidumbre. Según este principio, el campo subatómico -el mundo de las partículas- es incierto pues no se pueden obtener hallazgos (resultados) objetivos precisos, debido a que parecen haber efectos sin causas reconocibles. Este era, precisamente, el núcleo de la discusión entre Albert Einstein y los físicos cuánticos, sobre todo Niels Bohr, el maestro de Heisenberg. Bohr sostenía que en los cuerpos más pequeños se producen fenómenos que no obedecen a causa alguna. Einstein se oponía totalmente a esta idea. Él insistía en que “Dios no juega a los dados”, y que todo efecto debe tener una causa; el hecho de que los investigadores aún no conocieran estas causas ocultas, no significaba que no existieran. Einstein las denominó variables ocultas, que explicarían los fenómenos sin causa aparente, manteniendo, de esta manera, la validez del principio de causalidad. Así, Einstein, junto con sus colaboradores, ideó un experimento que resolvería la cuestión, pero aún no se contaba con la tecnología para realizarlo. Finalmente el experimento lo realizó el físico Alain Aspect en 1982, y en base a sus resultados el físico David Bohm postuló el paradigma holográfico, que sostiene que, como planteaba Einstein, existe una parte de la realidad que no podemos “ver”. Luego de estudiar modelos matemáticos como el de Edwin Abbot y posteriores descubrimientos de la física teórica como la teorías de Cuerdas y teoría M, se podría inferir que esta “porción” de la realidad se encuentra en una cuarta dimensión espacial que está fuera de nuestro alcance. El modelo dimensional es fruto de la conjunción de estos modelos y teorías, y sugiere que la interacción entre la cuarta dimensión espacial y nuestra realidad tridimensional sería la causa de numerosos fenómenos, desde el comportamiento gemelo de las partículas subatómicas y el ordenamiento de la materia del universo, hasta la comunicación a distancia, la conciencia global y los descubrimientos simultáneos.

12

Jean-Paul Sirag, físico21 “Cualquier joven médico sabe 100 veces mas acerca del organismo que lo que sabe un anciano sin educación académica, pero con toda seguridad no saben mucho mas que él acerca del alma (…) Si los líderes espirituales hicieran investigación científica, no habría razón para que no multiplicáramos la información espiritual como hemos multiplicado la información científica.” Sir John Templeton, filántropo financiador de una investigación sobre curación influenciada por la oración.22

El famoso cuadro de Vincent Van Gogh titulado “Una noche estrellada” muestra una representación de un panorama nocturno bajo las estrellas. Es una obra de arte, un intento de captar una realidad en un plano vivencial y espiritual en forma esencial pero subjetiva, tanto para sí como los demás23. Ningún científico pensaría seriamente en tomar la obra como un intento de representación fiel de la realidad que aplica con rigurosidad el método científico. Es impensable evaluar la exactitud con que el pintor reprodujo el cielo estrellado, la precisión con que pintó las constelaciones, el brillo de las estrellas y la iluminación ambiental. Sin embargo, la representación nos es familiar y podemos encontrar claras similitudes entre la pintura y la “realidad” a la que alude, pues los objetos representados son analogías válidas de los objetos reales: aquella forma distorsionada puede ser un pino o un álamo, pero casi con total seguridad se trata de un árbol y no de otra cosa; cada uno de los puntos blancos rodeados de una mancha azulada aproximadamente circular es, evidentemente, una estrella; se distingue el horizonte, que sería esa línea irregular que separa las dos partes del cuadro que tienen diferentes atributos; etc. Si bien una foto se antoja más adecuada para retratar la “realidad”, el cuadro es un retrato válido, al menos para obtener una idea general del aspecto de un paisaje nocturno. Algunas de las analogías utilizadas en el presente estudio pueden parecer forzadas, insostenibles y hasta atrevidas. Al adoptarse una postura científica rígida, resultará fácil declarar que no existen pruebas suficientes para afirmar la validez de tales analogías y especulaciones. Pero desde la misma postura, también se evidencia algo innegable: no existen pruebas suficientes para refutarlas. Por lo general, las pruebas que avalan las teorías se obtienen muchos años o décadas más tarde. En este trabajo abundan ejemplos al respecto: las pruebas que demostraron la teoría de la desigualdad de Bell, enunciada en los años 1960 recién se obtuvieron en 1982 y la primera prueba de que la relatividad general de Einstein no era tan descabellada como parecía se obtuvo quince años luego de su publicación. La teoría de Darwin fue considerada un absurdo pues en aquel entonces se consideraba imposible que los animales cambiaran su aspecto a lo largo del tiempo. Lo mismo sucedió con la teoría de la deriva de los continentes. Hoy estas ideas nos parecen casi naturales e irrefutables…pero pese a la abundancia de pruebas que las avalan, siguen siendo teorías. Nunca se han demostrado completamente, pues si llegara a aparecer un caso que no cumpla la regla, habrá que modificar la teoría. En esta tesina planteo posibilidades que aún requieren de mucha investigación como para ser avaladas o refutadas. Aún así me atrevo a plantearlas dado que es necesario hacerlo para poder
21

“¿Secularización o ilusión?”, <www.filosofía.org/gru/sym/syma003.htm#n35> (10/11/2006), cita original de “Física y misticismo”, Newsweek, agosto de 1979. 22 Del artículo “Sir John's Divine Gamble”, por Gary Wolf, Revista Wired nro. 7.06, Junio de 1999 <http://www.wired.com/wired/archive/7.06/sir_john_pr.html> 23 Jorge Hermida, Roberto Serra y Eduardo Kastika, “Administración y Estrategia”, 4ta edición, Ediciones Macchi, Buenos Aires–Bogotá, pg 11.

13

avanzar en una u otra dirección. Además me resulta sumamente curioso el halo de veracidad que se vislumbra al conectar ciertos hechos con ciertas teorías, lo suficientemente interesante como para arriesgarme a hablar al respecto. El tiempo dirá si tales conexiones son acertadas o no. En caso serlo, esta investigación habrá sido un paso más en la búsqueda del conocimiento científico. De lo contrario, se la podrá ver, en el futuro, como una interpretación artística subjetiva de la realidad. En cualquier caso, un trabajo genuino.

2.1. Los fenómenos de comunicación remota

El fenómeno de comunicación remota, la comunicación a distancia mediada por procesos físicos o sociales indeterminados, o más comúnmente, la telepatía (del griego tele, “distante” y patheia, “sentimiento”), se refiere a la supuesta capacidad mental de los humanos y otras criaturas de comunicar información de una mente a otra, sin el uso de herramientas adicionales como el habla o el lenguaje corporal.24 Aunque se han llevado a cabo muchos experimentos científicos sobre la telepatía, incluyendo varios recientes por parte de reputadas universidades, la existencia de la telepatía no es aceptada por la inmensa mayoría de los científicos.25 Se considera que las magnitudes de energía que el cerebro humano es capaz de producir resultan insuficientes para permitir la transmisión de información26, por lo que la telepatía, de existir, tendría que producirse a través de un medio que no puede ser sondeado por los instrumentos técnicos existentes. En coincidencia con esta idea, el Dr. Rupert Sheldrake biólogo y filosofo británico y autor nacido en 1942, desarrolló la hipótesis de los campos morfogenéticos. Produjo publicaciones e investigaciones relacionadas con temas como el desarrollo y la conducta, telepatía, percepción y es uno de los defensores de la teoria holìstica.27 Sheldrake ha concebido la teoría de los campos morfogenéticos para explicar diversos fenómenos de la naturaleza, entre ellos, los de supuesta telepatía. Él plantea que los campos morfogenéticos o campos mórficos llevan información, no energía, y son utilizables a través del espacio y del tiempo sin pérdida alguna de intensidad después de haber sido creados. Son campos no físicos que ejercen influencia sobre sistemas que presentan algún tipo de organización inherente. Es decir, campos de forma, patrones o estructuras de orden que organizan no solo los sistemas de los organismos vivos, sino también los cristales y moléculas. "Morfo viene de la palabra griega morphe, que significa forma (…) Cada tipo de molécula, cada proteína por ejemplo, tiene su propio campo mórfico -un campo de hemoglobina, un campo de insulina, etc. De igual manera cada tipo de cristal, cada tipo de organismo, cada tipo de instinto o patrón de comportamiento tiene su campo mórfico. Estos campos son los que ordenan la naturaleza. Hay muchos tipos de campos porque hay muchos tipos de cosas y patrones en la naturaleza..."28 Es un hecho conocido que, cuando se ha sintetizado un nuevo producto, se puede tardar años en conseguir su cristalización. Pero tan pronto como un laboratorio tiene éxito en la tarea, la sustancia en cuestión comienza a cristalizar con mucha mayor facilidad en otros laboratorios alrededor del mundo. Al principio se pensó que la causa podía ser que investigadores visitantes
24 25

Wikipedia, “Telepatía”, <http://es.wikipedia.org/wiki/Telepat%C3%ADa> Wikipedia, “Telepatía”, op. cit. 26 Wikipedia, “Telepatía”, op. cit. 27 Wikipedia, Rupert Sheldrake, <http://es.wikipedia.org/wiki/Rupert_Sheldrake> 28 Rupert Sheldrake citado en “Campo morfogenético”, Wikipedia, <http://es.wikipedia.org/wiki/Campo_morfogen%C3%A9tico>

14

portaran diminutos trozos de cristal en sus ropas o en sus cabellos. Pero finalmente esta causa fue desechada.29 Según Sheldrake, lo que da forma al cristal es un campo morfogenético. Puesto que los campos son omnipresentes, una vez que una sustancia logra formar el “molde” del cristal, cualquier cristalización ulterior resultará más fácil gracias a la existencia del patrón para hacerlo. Se puede imaginar los campos de la misma manera que un físico describe un campo gravitacional: una superficie elástica en el que una gran masa provoca un hundimiento. Si no existe forma alguna, el campo no tiene registro de ella (en nuestra analogía, diríamos que la superficie está plana). El primer átomo produce la primera arruga y cuando la forma del cristal está completa se produce un valle que Sheldrake denomina creoda. Esta creoda funciona como una suerte de “molde” para formar los cristales. Cuando la forma es de creación reciente, como un nuevo cristal, su creoda es muy poco profundo, pero cada vez que la forma se repite, su creoda se hunde más. Las formas con millones de años tendrían profundidades abismales. Mientras más veces se utilice, su creoda se hunde más, y por ende es más fácil que las moléculas acierten en el campo morfogenético correspondiente, “cayendo” en la creoda y repitiendo así la forma resultante30 Según la teoría de Sheldrake, toda materia organizada crea patrones de organización en los campos morfogenéticos. Cada forma de la naturaleza posee un “molde”, un campo morfogenético que guarda registro de la forma en cuestión. Sheldrake plantea que los campos morfogenéticos también actúan sobre los organismos vivientes. El caso paradigmático es el extraño “contagio de conocimiento” entre simios de la isla de Koshima, en aguas de Japón. Se trataría, en esencia, de telepatía entre animales, afirman los partidarios del fenómeno. Anthony Robbins, un estudioso de la programación neurolingüística (PNL) y su aplicación a la vida diaria, describe el fenómeno en un fragmento de su libro “Poder sin límites, la nueva ciencia del desarrollo”: “Recuerdo una investigación fascinante que podríamos denominar el "síndrome del mono número 100". En su libro Marea de vida, publicado en 1979, el biólogo Lyall Watson relata lo que ocurrió en una tribu de simios de una isla del archipiélago japonés cuando les ofrecieron una dieta nueva consistente en batatas frescas, pero semicubiertas de arena. Al principio los simios rechazaron los tubérculos sucios, pero al fin Imo, una mona joven, resolvió el problema cuando descubrió que podía lavar las batatas en un arroyo cercano; luego enseñó la experiencia a su madre y a sus compañeros de juego. Entonces, ocurrió algo notable: una vez que unos cien monos aprendieron el nuevo sistema, otros simios, que no tenían ningún contacto e incluso que vivían en otras islas, empezaron a hacer exactamente lo mismo. El fenómeno es extraordinario, pero no único. Son numerosos los ejemplos de individuos que, sin existir ninguna vía de comunicación entre ellos, han actuado en admirable consonancia. Un sabio tiene una idea y, simultáneamente, otros científicos de otros países conciben la misma idea. ¿Cómo ha ocurrido esto? Nadie lo sabe exactamente, pero investigadores de la mente como el físico David Bohm y el biólogo Rupert Sheldrake creen que existe una conciencia colectiva de la que podemos beber todos. Cuando se armonizan las creencias, los enfoques y bajo condiciones fisiológicamente óptimas, encontramos el modo de profundizar en esa conciencia común.”31
29

“Teoría de los campos morfogenéticos”, <http://www.redcientifica.com/doc/doc200304040001.html>, 17 de diciembre de 2005
30

Salvador Hernáez, “Las 10 hipótesis más fascinantes de la ciencia actual”, revista “Muy Interesante” Nº 45, Julio de 1989.

15

Como explica Robbins, el fenómeno de la telepatía no es exclusivo de este grupo de animales, pero el caso resulta sorprendente, ya que se desconoce la forma en que se produjo semejante coincidencia simultánea de comportamientos en poblaciones tan aisladas. Existen numerosas investigaciones sobre el fenómeno de la telepatía en humanos, pero quizás el más estudio más conocido y el que, según sus autores, arrojaría resultados concluyentes, es el Proyecto Conciencia Global o GCP por sus siglas en inglés (The Global Consciousness Project) Con base en la universidad de Princeton, el proyecto investiga la teoría de que la conciencia humana puede influir en la realidad objetiva a través de medios indetectables por los instrumentos científicos existentes. La investigación GCP sugiere que dicho campo existe basándose en la suposición de que mientras que el campo de una conciencia individual es demasiado pequeño para ser medido, el campo combinado de un gran número de personas que experimentan pensamientos o sentimientos similares es detectable. En teoría, tal fuente de información común puede ser influenciada por sucesos “desestabilizadores” (como el tsunami del 2004, el 11 de septiembre, etc.) que afecten a muchas personas de forma directa o de forma indirecta (a través de los medios de difusión masiva, como el entierro de Lady Di, por ejemplo). Cuando se producen este tipo de hechos, se produce una alteración en los procesos aleatorios, como los que generan 65 computadoras del proyecto Conciencia Global, utilizadas como “medidores” indirectos de la actividad de la conciencia colectiva. El porcentaje de números aleatorios generado por las computadoras se desplazan fuera de los niveles estables cercanos al promedio esperado según la Teoría de la Probabilidad. Los resultados del estudio estadístico de estas alteraciones sugieren que, por lo menos, a nivel subcuántico parece que existe una interrelación entre conciencia y realidad física. Es decir, en todos los procesos aleatorios, sobre todo en aquéllos donde los principios de la matemática del caos predominan, la influencia de la conciencia es posiblemente preponderante. No hay una teoría física aceptada por la comunidad científica que explique detalladamente como se sucede este fenómeno de alteración de los rangos probabilísticos antes de una catástrofe. Pese a que existen teorías como la de los campos morfogenéticos, la comunidad científica sigue cuestionando la metodología y la interpretación de investigaciones como las del proyecto GCP. En este caso, las críticas se centran en cómo se selecciona e interpreta la información. Se espera que los picos y fluctuaciones sucedan en cualquier distribución aleatoria de información, y no hay un marco temporal que permita determinar cuál es la cercanía que debe haber entre un aumento repentino y un evento dado para encontrar una correlación. Más adelante vuelvo a abordar el proyecto GCP, sus resultados y las teorías sobre la supuesta Conciencia Global. Ahora, para ilustrar las posturas opuestas sobre este controversial tema, me explayaré sobre un debate público sobre la telepatía realizado en Inglaterra, en 2004, en una serie de conferencias por el 250 aniversario del la Sociedad Real de Artes. Las posturas de crédito y escepticismo frente al tema estuvieron representadas por un lado por el biólogo Rupert Sheldrake, cuyas investigaciones lo llevan a afirmar que la telepatía existe, y por otro lado el profesor de anatomía Lewis Wolpert, quien considera que no hay evidencia suficiente para sustentar esa afirmación. Wolpert insistió en que no había “evidencia confiable” y dijo que “cualquier biólogo o físico diría que es extremadamente improbable” que exista la telepatía. “Hay cero evidencia que sustente la idea de que los pensamientos puedan transmitirse de persona a persona, de animal a
31

Diario “La Nación”, 7 mayo de 2004, sección “Palabras”, última página.

16

persona, de persona a persona o de animal a animal”, dijo, contrariando todo lo que precisamente afirma Rupert Sheldrake. Sostuvo que la gente cree en estas cosas porque “hay muchas coincidencias.” 32 Sin embargo, continuó diciendo el profesor de anatomía, “eso no significa que no sea cierto”. En la historia de la ciencia “hubo muchos casos en que lo que se pensaba que era falso resultó ser cierto”. Uno de los mejores ejemplos es la deriva continental. Alfred Wegener, un geólogo alemán muy distinguido, creía que los contientes se habían separado y que por ese motivo la costa oriental de Sudamérica parecía coincidir con la costa occidental de África. “Nadie le creyó –explicó Wolpert. Pensaron que estaba loco. Los físicos dijeron que nunca habían oído semejante basura, pero eventualmente apareció evidencia y resultó ser que él tenía razón. (…) Así que los científicos pueden estar muy en contra de ciertas ideas y luego descubrir que los equivocados eran ellos.” Acerca de la evidencia, Rupert Sheldrake contestó que el quid de la cuestión reside en el carácter persuasivo o no de la misma. “Depende de cuán fácil es persuadir a alguien. (…) Si tienes una mente cerrada y estás convencido de que estás en lo cierto, entonces no habrá cantidad suficiente de evidencia que haga la diferencia.(…) Yo creo que hay mucha evidencia persuasiva para la telepatía. “El hecho es que millones, cientos de millones, de hecho, miles de millones de personas perfectamente normales creen que tuvieron estas experiencias. Muchas ramas de la ciencia están basadas en la experiencia. Es el punto de inicio de la ciencia. No es algo que podamos rechazar. Las anécdotas se convierten en una especie de historia natural. Tengo una base de datos con más de 5000 casos y uno escucha la misma historia una y otra vez” Sheldrake continuó explicando que, desde una perspectiva científica, es necesario hacer experimentos en los que se pueda estimar la probabilidad de coincidencia, para comparar con lo que se espera que suceda por casualidad. Sostuvo que los experimentos realizados durante todo el siglo veinte dan resultados positivos y altamente significativos, por encima de lo que se espera por casualidad, como por ejemplo los realizados entre 1966 y 1973 sobre la telepatía durante el sueño. Esta línea de investigación en parapsicología experimental surgida en los años 1960, consistía en ubicar una persona durmiendo en el laboratorio mientras otra, en un edificio diferente a gran distancia, observaba una fotografía elegida aleatoriamente. La persona se concentraba en ella intentando transmitir la imagen a la persona que estaba en ese momento estaba soñando (lo cual era determinado por el movimiento rápido de los ojos o REM). “Se publicaron 25 estudios en revistas científicas, 450 pruebas con una signficación estadística 33 de 1,3 x 10–8 o, si lo prefiere, 75 millones contra 1”, dijo Sheldrake. Desde los años 1970 también existe otro famoso tipo de experimentos de telepatía conocido como experimentos “Ganzfeld”. En ellos, el sujeto se ubica en un cuarto en un estado de ausencia de estímulos con dos pelotas de ping-pong partidas al medio cubriendo sus ojos y ruido blanco a través de auriculares, luz roja y condiciones de relajación. Simultáneamente, en otro cuarto o edificio, otra persona mira una fotografía o un video clip seleccionado al azar de un banco de fotos o videos. Al final de la sesión, se le pregunta a la persona en estado de relajación
32

“The Telepathy Debate”, Royal Society of Arts, Londres, 15 de Enero de 2004. Transcripción completa en el sitio <http://www.skepticalinvestigations.org/whoswho/telepathy_RSA.htm>
33

Resultados contundentes que no pueden ser casuales en conexión estadística. De la definición de significancia estadística, <http://www.babylon.com/definition/statistical%20significance%20/Spanish>

17

si puede identificar, entre cuatro imágenes, cuál era la que estaba viendo la otra persona. Si estuvieran adivinando, entonces la tasa de éxito sería, estadísticamente, de 25%, o de 4 a 1. “Pues bien, los resultados –publicados– de los experimentos Ganzfeld realizados entre 1974 y 1985 arrojaron una significancia estadística de un billón a 1”, expresó Sheldrake. Al igual que en el de la telepatía durante el sueño “hubo algunos casos que fueron negativos pero si se observa la significancia global se ve que está por encima del nivel de casualidad”. Agregó que “es un efecto algo pequeño, pero, no obstante, es claro. Los efectos de la aspirina en la prevención de los infartos son mucho menores que esto, y aún así es un procedimiento recomendado por los médicos.” Justificando la magnitud del efecto observado, Sheldrake sostuvo que los experimentos “están basados en situaciones extremadamente artificiales, distantes de la telepatía en la vida real, en la que ocurre comúnmente entre personas que se conocen bien”, rara vez se da entre desconocidos seleccionados al azar. “Sucede generalmente entre madre e hijo, gemelos, amigos, a veces entre terapeuta y paciente si existe un vínculo emocional” La persistente negativa de su interlocutor a considerar válida la evidencia existente, sosteniendo que “si se hubiera publicado en la revista Science o Nature (…) la tomaría mucho más en serio, y si fuera un fenómeno real, estas publicaciones la habrían informado” y agregó “¿Por qué los científicos debemos preocuparnos de que exista la telepatía aunque no podemos explicarla?” Sheldrake contestó con un interesante análisis cuyas ideas centrales comparto y considero que merecerían un estudio comunicacional aparte: “Hay una negación de la evidencia, una ceguera a la evidencia, una ignorancia deliberada (…) y gente que no quiere ver a través del telescopio de Galileo”. “Es una barbaridad que en el mundo científico exista este tipo de comportamiento, lo que creo que desacredita toda la ciencia (…) que necesita basarse en la evidencia, no en el dogma.” “Creo que es un tema tabú. Es extraordinario que científicos que claman ser los más racionales de los racionalistas, se tornen extraordinariamente irracionales cuando abordan el tema de la telepatía. El crédito en la evidencia desaparece y a menudo despierta profundas emociones y me pregunto ¿por qué la gente se enfada tanto ante la posible existencia de la telepatía?¿Por qué es tan profundamente perturbador? Creo que las razones son históricas. Van al menos tan atrás como la ‘iluminación’, cuando la idea de la agenda era hacer avanzar la ciencia y la razón y rechazar la religión y la superstición, etc. De alguna manera, (…) este fenómeno psíquico quedó en el compartimiento de la ‘supersitición’ y desde entonces, se supone que la gente racional no cree en ello. Creo que esa es la razón (como hecho sociológico) por la que no encontrará artículos serios sobre esto en los diarios o en los programas Horizon en la BBC, porque están más allá de los límites del discurso racional y la gente con formación sabe que se supone que deben ser parte de este proyecto de ‘iluminación’ y, al menos en público, deben negar la telepatía o al menos no hablar sobre ella. El castigo por hacerlo es ser tildado de crédulo, supersticioso o estúpido y nadie quiere perder protagonismo intelectual. Así que creo que este tabú se estableció en un principio y sigue allí desde entonces.” Es muy extraño que en la ciencia haya nuevas ideas que son perfectamente aceptables. (…) Por ejemplo, las que existen en física. (…) David Deutsch es un físico de Oxford que escribió un libro sobre Viajes en el tiempo (…) Universos múltiples, la idea de que cada vez que se hace una observación física el universo se divide y hay billones de universos inobservables. (…) No hay evidencia en absoluto para este postulado, pero es

18

bastante tolerable en física. Sin embargo, sostiene que la telepatía ‘es una basura total, ni una pizca de evidencia’. Sé que no ha estudiado la evidencia, pero de alguna forma la misma persona puede tener teorías totalmente alocadas sobre universos paranormales y aún así, este tabú absoluto contra la telepatía, coexistiendo en la misma persona.” En relación a esto, el astrónomo Robert Jastro, uno de los fundadores del centro de estudios espaciales de la NASA dijo una vez que “los científicos no pueden soportar la idea de un fenómeno natural que no puede ser explicado. Hay una especie de religión en la ciencia que sostiene que cada evento en el universo puede ser explicado en forma racional.”34 Sheldrake considera que la telepatía es una habilidad natural de los grupos animales, para comunicarse entre sí. Teoriza que se trata de un fenómeno de campos mórficos y que los miembros de grupos tienen un ‘sentimiento mórfico’ que los une, como las bandadas de aves, los cardúmenes de peces. “La naturaleza de este campo es bastante cercano a un fenómeno bien conocido en física cuántica llamado ‘no-localidad’ merced al cual las partículas que son parte del mismo sistema, cuando se separan retienen una conexión no local: un cambio en una afecta instantáneamente a la otra y no depende de la distancia. No importa cuán lejos estén separados, no hay ley de la inversa del cuadrado. Cuando Einstein se dio cuenta de esta consecuencia de la teoría cuántica, pensó que la teoría cuántica debía estar equivocada porque de estar en lo cierto, implicaba una ‘espeluznante acción a distancia’, como escribió. Resulta que la teoría cuántica es acertada, Einsein está equivocado y esas partículas o sistemas que son parte del mismo sistema, cuando están separados, retienen esta conexión no-local.”35 La no-localidad, la interacción a distancia y los campos morfogenéticos pueden explicarse a través de la teoría de las dimensiones superiores. Los campos serían objetos de 4 dimensiones que sólo interactúan con la parte 4d de las materia inmersa en el universo 3D que habitamos. Para llegar a explicarlo es necesario abordar el concepto de dimensión, la relación entre dimensiones y algunas conclusiones de las últimas teorías de la física moderna, como la Teoría de cuerdas y el Principio Holográfico. Actualmente, la teoría de cuerdas es la candidata más prometedora para tener una teoría unificada, es decir, una teoría capaz de describir todos los fenómenos ocurridos en la naturaleza. Los diversos límites de la Teoría de cuerdas (o Teoría M) contienen no sólo cuerdas y membranas, sino además una variedad de objetos no perturbativos, extendidos en varias dimensiones, que se llama colectivamente branas.36 Estos serían un ejemplo de los objetos 4D que interactuarían con nuestro universo 3D. Esta interacción es la que, considero, explica los fenómenos de comunicación a distancia. Pero primero me explayaré sobre otro recurso muy importante que utilizaré durante todo el proceso de investigación: el uso de las figuras retóricas analogía y metáfora.

2.2. Analogía y metáfora: definición y ejemplos de su utilización en la investigación científica como medio para desvelar aspectos poco comprendidos

El razonamiento analógico ha sido ampliamente utilizado en filosofía, en ciencias sociales y también en las ciencias físicas y naturales, como un valioso recurso que permite expresar mejor el sentido de una afirmación, con propósitos tanto persuasivos como pedagógicos.

34 35

“The Telepathy Debate”, op. cit. “The Telepathy Debate”, op. cit. 36 Wikipedia, “Teoría de Cuerdas”, op. cit.

19

Perellman sostiene que las concepciones y el papel de la analogía han variado en la historia de la filosofía37. Mientras que para algunos pensadores como Platón o Santo Tomás, la analogía presenta un tipo de razonamiento específico e indispensable, para otros, como los empiristas, ella se limita a afirmar una semejanza bastante débil y sirve para la invención de hipótesis, pero debe ser eliminada en la formulación de los resultados de la investigación científica. El recurso a la analogía constituye una de las características de la comunicación y del razonamiento no formales. En algunos casos la analogía podrá ser eliminada cuando la conclusión a la cual se llega se resume en una fórmula matemática, pero en otros se encuentra en el centro de una visión original del universo o de las relaciones entre el hombre y la divinidad. En cualquier caso, será preciso interpretar la analogía en función de su sentido etimológico de proporción, diferente de la proporción puramente matemática en tanto que no plantea la igualdad de dos relaciones, sino que afirma una semejanza de relaciones. Mientras que en álgebra se afirma que a/c = c/d, lo que permite afirmar por simetría que c/d = /b, y efectuar sobre estos términos operaciones matemáticas que conducirán a ecuaciones como: ad – cb = 0, en la analogía se afirma que a es a b como c es a d. La primer pareja (a-b) se denomina tema de la analogía, y la segunda pareja (c–d) es el foro de la analogía. Entre ambas parejas no se afirma una igualdad simétrica por definición, sino una asimilación a los fines de aclarar, estructurar y evaluar el tema gracias a lo que se sabe del foro. Eric Lander, un doctor en matemáticas que jugó un papel predominante en el Proyecto Genoma Humano, explica la importancia de realizar investigación en diferentes niveles de detalle: “Uno puede estudiar las propiedades detalladas de genes determinados, como lo hicieron los biólogos antes del Proyecto Genoma Humano y todavía lo hacen, o puede estudiar cómo interactúan todos los componentes del sistema. Se hacen descubrimientos importantes en ambos niveles, pero existen cosas que sólo se ven cuando se da un paso atrás. Imagínese mirando una pintura puntillista. Desde cerca los puntos son interesantes, pero cuando se da un paso atrás, puede ver patrones que no fueron evidentes desde el principio. Hasta el Proyecto Genoma no era posible dar un paso atrás y contemplar el gran cuadro del genoma humano. El análisis del genoma está revelando un cuadro completo (…) que nunca antes habíamos tenido.”38 Siguiendo este principio, en el presente estudio utilizo el razonamiento por analogía para vincular elementos provenientes de diferentes campos del conocimiento a fin de componer un cuadro completo que permita comenzar a comprender las posibles formas en que pueden relacionarse los elementos del sistema desde una perspectiva global. Toda la investigación está atravesada por el razonamiento por analogía, la metonimia, otras figuras como método para el descubrimiento, y la configuración de los mecanismos cognoscitivos y de configuración de sentido, así como el modo en que se produce la interpretación.39 La composición del cuadro global se logrará mediante el modelo conceptual resultante de esta investigación. Como primer paso hacia ese objetivo es menester estudiar los conceptos que lo compondrán.

2.3. Concepto de dimensión. Las dimensiones espaciales y la dimensión temporal

37 38

Chaim Perelman, op. cit. pg 153 a 166. Campbell &Reece, op. cit. cap 8. 39 Hayden White, “Metahistoria”, F.C.E, México, 1992.

20

Para definir de forma simple el concepto de dimensión pensemos en la experiencia cotidiana. Podemos mover un objeto en tres direcciones: hacia la derecha o hacia la izquierda, hacia delante o hacia atrás y hacia arriba o hacia abajo. Esas son las tres dimensiones conocidas por todos. Otro ejemplo consiste en determinar el lugar donde se encuentra un departamento. Una ciudad es como un plano de dos dimensiones, con calles que corren en dos sentidos, norte/sur y este/oeste. Al llegar al punto de intersección indicado (Córdoba y Corrientes), necesitamos un dato adicional, el piso en que se encuentra el departamento, que equivale a la tercera dimensión (arriba/abajo). De igual modo, podemos pensar en la forma en que indicamos el tamaño de un objeto, es decir, su longitud, su anchura y su altura. A fin de acercarnos a la definición geométrica necesaria para comprender la diferencia entre una dimensión y otra, es menester saber lo que es un ángulo recto. Un ángulo recto se describe como un cuarto de giro, o 90º. Cuando las manecillas del reloj se encuentran en la posición que indica la hora 15 en punto, se dice que una manecilla es ortogonal a la otra, esto significa que forman un ángulo recto. La Geometria Cartesiana escoge direcciones ortogonales arbitrariamente a Figura 1 – Tres ejes ortogonales través del espacio, lo que significa que cada dirección está en ángulo recto con las demás, como muestra la Figura 1. Las 3 dimensiones ortogonales del espacio, se indican con ejes que por lo general se identifican con las letras x, y, z. Dos ejes ortogonales determinan un plano y tres ejes ortogonales determinan un espacio tridimensional. Al graduar estos ejes se pueden especificar las coordenadas de un punto lo que determina su ubicación, ya sea sobre la superficie de un plano (Figura 2) o en el espacio (Figura 3). La invención de la geometría analítica por Descartes permitió expresar los objetos geométricos mediante ecuaciones que relacionan sus coordenadas. Con un número podemos situar un punto sobre una recta. Para situar un punto sobre un plano necesitaremos dos números, la coordenadas x e y; y tres serán los números que especifiquen la posición de un punto en el espacio. números estaríamos dando las coordenadas de un punto situado dimensiones. Pero, ¿existe eso? 40 En el texto “La cuarta dimensión”, Alberto Rodríguez Santos nos lo explica así: “Con independencia de su existencia real, la geometría analítica permite estudiar la estructura y propiedades de espacios n-dimensionales, trabajo que emprendieron a mediados del siglo XIX Cayley en Inglaterra y Grassman en Alemania y con el que aumentaron el Figura 3 – Ubicación de un punto repertorio de nuevas geometrías que se había abierto con en el espacio las geometrías no euclídeas. Algo más tarde, el francés Henri Poincaré llegaría a describir un método para visualizar la cuarta dimensión a base de entrenar la intuición
40

Figura 2 – Ubicación de un punto en el plano

Pero si tomamos cuatro en un lugar de cuatro

Alberto Rodríguez Santos, “La cuarta dimensión”, <http://www.epsilones.com/paginas/thistorias1.html#historias-cuartadim>

21

mediante proyecciones sucesivas de objetos tridimensionales sobre tres o dos dimensiones. A principios del siglo XX un actuario de seguros y aficionado a la pintura, Maurice Princet, introduciría el tema de la cuarta dimensión en los cenáculos artísticos parisinos. Fue esta una de las influencias reconocidas por los pintores e intelectuales cubistas, aunque estos otorgaron a la cuarta dimensión cualidades distintas de las otras tres y la consideraron como un lugar casi espiritual desde el que observar la realidad desde varias perspectivas simultáneamente41. Dalí, en su Corpus hipercubus, volvería al tema de las cuatro dimensiones, aunque de un modo matemáticamente más riguroso. La teoría de la Relatividad acabaría provisionalmente con todo esto al considerar el tiempo como la cuarta dimensión, aunque la física de supercuerdas, al plantear un universo de once dimensiones (una temporal y diez espaciales), ha introducido nuevas e interesantes variantes al asunto.” Aquí me detengo para hacer una aclaración sumamente importante. Por lo general, en diversos campos de estudio así como en el lenguaje coloquial se suele considerar que la cuarta dimensión es el tiempo. Teniendo en cuenta este concepto, y conscientes de que el tiempo no puede representarse como una dirección en el espacio, tendríamos que pensar que la dimensión determinada por un vector ortogonal a las tres dimensiones conocidas no sería la cuarta dimensión sino la quinta. Para evitar esta confusión y hacer una distinción clara al respecto, voy a seguir otro criterio utilizado en los ámbitos académicos: la dimensiones como la altura, la longitud y la latitud son dimensiones espaciales y el tiempo es la única dimensión temporal. Ese es el criterio que utilizaré en este estudio. Así que a partir de ahora, y a menos que especifique lo contrario, cuando utilice el término cuarta dimensión o el adjetivo tetradimensional, me referiré siempre a la cuarta dimensión espacial. Las dimensiones posteriores serán la quinta, la sexta, la séptima y así sucesivamente. Con respecto al tiempo, no le asignaré un número particular sino Figura 4 – Un cuarto eje ortogonal a los tres conocidos determina un que diré que se trata de “la dimensión temporal”. Por lo tanto, la cuarta dimensión a la que me referiré en adelante, es la dirección en el espacio que forma un ángulo recto con las tres direcciones observables.
espacio de cuatro dimensiones. Todos los ángulos deberían ser de 90º, lo cual es imposible de graficar.

2.4. Ejemplos de la existencia de la cuarta dimensión espacial. Einsten postula que la gravedad es producto de una deformación hiperdimensional del espacio

Einstein fue el primero en describir una forma de comprender qué es la gravedad. Según su explicación, la gravedad es el efecto resultante de la deformación del espacio producida por la
41

Los artistas parecen contar con una habilidad especial para vislumbrar posibilidades que resultan poco evidentes para el resto, quizás gracias a que ejercitan activamente la imaginación y la creatividad. Estas características parecen, además, favorecer una supuesta habilidad para la comunicación a distancia por medios “desconocidos”: las personas creativas son las que obtienen los mejores resultados en el procedimiento Ganzfeld, un experimento en el que una persona intenta transmitir imágenes mediante el pensamiento a otra persona aislada en una habitación. Las experiencias realizadas por el investigador británico Robert Morris indican que cuando las personas “receptoras” son personas creativas, se obtienen resultados positivos en alrededor del 40% de las transmisiones de pensamiento, mientras que si se trata de personas que no destacan por su creatividad, se obtienen resultados positivos en un 25% de los casos. Del sitio web de The Global Conciousness Project, < http://noosphere.princeton.edu/speculations.html> Mar. 2007.

22

materia y la energía. La masa deforma el espacio. Se trata de una deformación tetradimensional del espacio tridimensional. Para comprenderlo gráficamente es común que se recurra, una vez más, a la analogía: lo que se hace es eliminar una dimensión. Así, el espacio tridimensional se representa mediante una superficie (bidimensional) y el espacio tetradimensional se representa mediante un espacio tridimensional. Gráficamente, la analogía se ilustra mediante una bola apoyada en una superficie elástica, produciendo un “pozo”. En esta analogía, el espacio 3D es plano (2D) y el pozo 4D es un pozo 3D. El “pozo” afecta la trayectoria de todo lo que penetra en él. Este hecho fue constatado en 1919 durante un eclipse solar, cuando los astrónomos pudieron observar que las estrellas que en ese momento deberían estar detrás del sol eran perfectamente visibles, como si se “hubieran hecho a un lado”. Lo cierto es que tal es la ilusión producida por la deformación de la trayectoria de la luz proveniente de la estrella cuando penetra en el “pozo gravitacional” del sol, cambiando la forma de su trayecto rectilíneo a uno curvilíneo. (Figura 5)

Figura 5 – Un cuarto eje ortogonal a los tres conocidos determina un espacio de cuatro dimensiones. Todos los ángulos deberían ser de 90º, lo cual es imposible de graficar.

Desde entonces se han descubierto numerosos ejemplos de este efecto. La figura 6 muestra una fotografía del telescopio espacial Hubble, en la que se ve cómo la deformación gravitacional de la galaxia roja del centro de la fotografía provoca una serie de imágenes de otra galaxia blancoazulada ubicada justo detrás de ella, que desde nuestra perspectiva se aprecia como un conjunto de pequeñas galaxias que rodean a la galaxia central. Este efecto se conoce como lente gravitacional y es otra demostración del carácter tetradimensional de nuestro universo. La idea de que el universo es una esfera de cuatro dimensiones permite explicar un fenómeno derivado de expansión del universo: todas las galaxias parecen alejarse de la nuestra, como si ésta fuera el lugar donde se produjo el Big Bang. Pero en realidad se trata sólo de un efecto “óptico” que queda explicado si consideramos al universo como la superficie tridimensional de una esfera tetradimensional en expansión. En los años 1920 el astrónomo E. P. Hubble comprobó que las galaxias parecen alejarse de la nuestra con una velocidad mayor cuanto más lejos esté la galaxia42. Este “efecto Hubble” de recesión de las galaxias dio pie para deducir que el universo se expandía, y esta expansión es una prueba a favor de la teoría del “Big Bang”, la gran explosión que originó el universo43. En
42

Este alejamiento se determinó a través del efecto Doppler, que establece una relación lineal entre la velocidad de un objeto y ciertas características de la luz que emite
43

Si el universo se expande, como demuestran las observaciones, entonces tuvo que ser mucho más

23

este fenómeno de expansión todo ocurre como si nos encontráramos en el centro del acontecimiento. Pero en realidad el proceso es exactamente igual desde cualquier punto del universo: si tomamos un globo y pintamos puntos sobre su superficie, al inflarlo veremos que todos los puntos de pintura se alejan unos de otros y con una velocidad mayor cuanto más alejados estén los dos puntos entre sí.44 No existe ningún punto privilegiado: al igual que en el globo del ejemplo, el universo en expansión no posee ningún centro en su superficie, sino que el mismo está situado inaccesiblemente en la tercera dimensión, dentro del globo.45 Podemos ver que el globo con puntos pintados sobre su superficie, es una buena analogía tridimensional de nuestro universo, que en realidad es tetradimensional.

Figura 6 – Los cuatro objetos blanco azulados de la imagen de la izquierda son el mismo objeto. La gravedad de la galaxia roja desvía los rayos de luz provenientes de la galaxia blanca ubicada detrás de ella y así provoca una “ilusión óptica” en la que pareciera que estamos viendo cuatro objetos blancos, cuando sólo existe uno.

Einstein postuló que el tiempo también es elástico y que, al igual que el espacio, puede deformarse tanto por acción de la velocidad como de la materia (y de la energía, pues como lo demuestra la famosa ecuación de Einsten, e=mc 2, la materia (m) puede convertirse en energía (e) y viceversa). La deformación temporal es un hecho harto comprobado, gracias a la precisión alcanzada en las últimas décadas en la fabricación de relojes atómicos que pueden registrar diferencias temporales infinitesimales. Citaré sólo un ejemplo: se ha comprobado que el tiempo transcurre más rápidamente en la Tierra que en el espacio. ¿Cómo se llegó a esta conclusión? Se realizó un experimento en el que se utilizaron dos relojes atómicos sincronizados. Uno de ellos fue enviado al espacio durante varios días a bordo de un trasbordador espacial. A diferencia del reloj que quedó en Tierra, el reloj que fue al espacio estuvo libre de la fuerza gravitatoria ejercida por nuestro planeta, por lo que, al regresar, se corroboró que estaba “retrasado” respecto de su gemelo que estuvo constantemente sometido a la deformación temporal (compresión) ejercida por la gravedad. A esto hay que añadir que el reloj a bordo del trasbordador espacial fue sometido a grandes aceleraciones, lo cual también es un modo de deformar el tiempo (mientras más nos acercamos
pequeño en el pasado, e incluso, en un comienzo, todo habría partido de un punto o paquete de materia supercondensada. Así, las primeras estimaciones de la edad del universo se extrajeron de la relación entre la velocidad de recesión de las galaxias, las distancias entre las mismas y el tiempo que habrían tardado en alcanzar tales distancias a partir de un punto aproximadamente equidistante.
44

Joachim Herrmann, “Atlas de Astronomía”, Alianza Editorial, 1983, págs. 206 a 209: Cosmología/Espacios curvos, La expansión del universo, Universo evolutivo.
45

Carl Sagan, Cosmos, 11º edición, capítulo 10, Pg 264”

24

a la velocidad de la luz, más se dilatará el tiempo). La diferencia temporal registrada es minúscula, pero suficiente para demostrar que la deformación del espacio y del tiempo es un hecho.

2.5. Nuestro universo como manifestación de una unidad subyacente: la teoría de las membranas

Una de las ideas más ampliamente aceptadas en la antigüedad era que los elementos constitutivos de todo lo que existe eran cuatro: tierra, agua, aire y fuego, que, al mezclarse en diferentes proporciones, componían todos los materiales conocidos. Hoy en día, la idea aceptada es que los objetos materiales están constituidos por átomos organizados en muchos tipos de moléculas que al acumularse forman cuerpos mayores. En lo que a la naturaleza de lo real respecta, esa es la idea predominante desde hace 2500 años, cuando el filósofo griego Demócrito manifestó que lo único que existe son “átomos y el vacío”. Tal afirmación se ha naturalizado y ha pasado a formar parte del sentido común. Suele ser trasfondo de puntos de vista que generan roces con aquellos que sostienen la existencia de otras entidades –como las almas– que no estarían formadas precisamente por átomos sino por alguna sustancia etérea desconocida. Como veremos luego, parece que Demócrito tenía razón, pero su verdad sólo se aplica al espacio tridimensional en el que viven nuestros cuerpos. Los átomos que lo componen no están confinados a dicho espacio: son como icebergs, con una pequeña porción que asoma por encima del agua mientras el resto permanece sumergido en otro mundo muy diferente. Es un mundo habitado por seres vivos y fuerzas que mueven algunos icebergs sin que su presencia sea apreciable para un observador ubicado en un barco sobre la superfice del agua. De no contar con los medios para sumergirse y explorar lo que hay allí abajo, tal observador diría, basándose únicamente en lo que puede ver desde su limitada perspectiva, que “sólo existe el hielo y el agua”. Sin ánimos de juzgar a Demócrito, podemos comprender porqué hizo tan tajante afirmación. Cada uno es ciudadano de su tiempo: hace 25 siglos no se contaba con los medios para sumergirse en el extraño mundo subatómico a fin de entender lo que sucede allí abajo. Incluso hoy en día, pese a los avances tecnológicos y a la extensa tradición científica que respalda a los investigadores del siglo XXI, los físicos encuentran grandes dificultades para tratar de explicar cómo funciona la naturaleza a nivel microscópico. El átomo, que parecía ser el indiscutible límite final de lo real, se ha convertido en una puerta a un mundo gigantesco y extremadamente complejo que el hombre apenas esta empezando a vislumbrar. Como una posmoderna caja de Pandora, las revelaciones que emanen de su interior pueden atentar contra todo lo que dábamos por sentado. Anticipando la posible reacción del lector ante el contenido de las siguientes páginas, debo decir que es esperable que la postura ante semejante fuerza instituyente sea el rechazo absoluto, a fin de defender la integridad de lo “tonal”, como bien han explicado Deleuze y Guatarí entre otros. Toda desterritorialización ha de ser gradual si pretende dar nacimiento a un cuerpo consistente. De otro modo, sólo se obtendrá un cuerpo sin órganos vacío, que pronto retornará al estado de cosas previo. A los fines de comprender el sustrato teórico del presente estudio, es importante conocer la forma en que los físicos pasaron de concebir a los átomos como objetos puntuales o esféricos minúsculos a verlos como manifestación de cuerpos de variado número de dimensiones (partículas, cuerdas y membranas). A continuación transcribo una nota que explica de forma simple este recorrido, pero antes hago un último comentario: se suele decir que en la tierra de los ciegos, el tuerto es rey, pero lo cierto es que probablemente sea considerado un loco. En la alegoría de la caverna, Platón afirma que aquel que haya logrado salir de la caverna, al regresar,

25

sería tomado por loco por quienes permanecieron encerrados, pues no encontrarían sentido al relato de su experiencia en el afuera. Para ellos, las sombras representarían todo lo que existe, y les sería imposible imaginar una realidad que consista en algo diferente a las sombras en la pared de la caverna. Pues bien, podría decirse que el siguiente es el relato escrito de los “locos” que volvieron de un viaje al exterior de la caverna platónica: los científicos del departamento de Matemática Aplicada y Física Teórica de la Universidad de Cambridge.
Teoría M, la teoría antes conocida como de Cuerdas46

El modelo Stándard En el modelo estándar de la física de partículas, se considera a las partículas como puntos que se mueven a través del espacio, trazando una línea llamada la Línea del Mundo. Para tomar en cuenta las diferentes interacciones observadas en la Naturaleza, tenemos que proporcionar a las partículas otros grados de libertad aparte de sus posiciones y su velocidad, como la masa, la carga eléctrica, el color (que es la “carga” asociada con la interacción fuerte) o el spin. El modelo estándar se diseñó dentro de un marco de trabajo conocido como la Teoría de Campos Cuánticos que nos brinda las herramientas para elaborar teorías consistentes tanto con la mecánica cuántica y con la teoría especial de la relatividad. Con estas herramientas, se elaboraron teorías que describen con gran éxito tres de las cuatro interacciones de la Naturaleza: el Electromagnetismo, y las fuerzas nucleares Fuerte y Débil. Más aún, se logró una unificación exitosa entre el Electromagnetismo y la fuerza Débil (Teoría Electrodébil), y se plantearon ideas prometedoras para intentar incluir la fuerza Fuerte. Pero desafortunadamente la cuarta interacción, la gravedad, descrita con gran belleza por la Relatividad General de Einstein, no parece encajar en ninguno de estos esquemas. Siempre que uno intenta aplicar las reglas de la Teoría de Campos Cuánticos a la Relatividad General, obtiene resultados que carecen de sentido. Por ejemplo, la fuerza entre dos gravitones (las partículas que median las interacciones gravitacionales)47, se vuelve infinita y no sabemos cómo deshacernos de estos infinitos para obtener resultados físicamente apreciables. Teoría de Cuerdas En la teoría de cuerdas, la miríada de tipos de partículas es reemplazado por un único bloque constitutivo, una “cuerda”. Estas cuerdas pueden ser cerradas, como un lazo, o abiertas, como un cabello. A medida que las cuerdas se mueven a través del tiempo trazan un tubo o una hoja, lo que depende del tipo de cuerda -abierta o cerrada- que lo haga. Más aún, la cuerda es libre para vibrar, y los diferentes modos de vibración de las cuerdas representan los diferentes tipos de partículas, puesto que los diferentes modos se ven como diferentes masas o spines. Un modo de vibración, o “nota”, hace que la cuerda parezca un electrón, otro, un fotón. Existe incluso un modo que describe el gravitón, la partícula que porta la fuerza gravitacional, que es un importante motivo por el que la Teoría de Cuerdas recibió tanta atención. El punto es que podemos dar sentido a la interacción de dos gravitones en la
46

Paul Shellard, Carlos Herdeiro, Carlos Martins, Andrew Sornborger y otros, “M-theory, the theory formerly known as Strings”, Copyright 1996 University of Cambridge <http://www.damtp.cam.ac.uk/user/gr/public/qg_ss.html> 47 Los gravitones son partículas concebidas por los físicos teóricos por practicidad, pero no hay evidencias de que existan tales “partículas” responsables de la gravedad. Este es otro ejemplo del alto nivel de especulación e interpretación de la realidad presentes en los trabajos de física teórica, lo que me da pie para justificar las especulaciones que planteo más adelante.

26

Teoría de Cuerdas en una forma en que no podíamos hacer en la Teoría de Campos Cuánticos. No hay infinitos! Y la gravedad no es algo que colocamos a voluntad. Tiene que estar incluida en la teoría de las cuerdas. Por ello, el primer gran logro de la Teoría de Cuerdas fue dar consistencia de la gravedad cuántica, que se parece a la Relatividad General a distancias macroscópicas. Más aún, ¡la Teoría de Cuerdas también posee los grados de libertad necesarios para describir las otras interacciones! Gracias a este hecho, nació la esperanza de que la Teoría de Cuerdas fuera capaz de unificar todas las fuerzas conocidas de la naturaleza y las partículas en una única “Teoría del Todo”. De las Cuerdas a las Supercuerdas Las partículas conocidas en la naturaleza se clasifican, de acuerdo a su spin, en bosones (spin apareado) o fermiones (spin desapareado). Los primeros son portadores de fuerzas, por ejemplo, el fotón, portador de la fuerza electromagnética, el gluón, portador de la fuerza nuclear fuerte, y el gravitón, portador de la fuerza gravitacional. Los segundos constituyen la materia de la que estamos hechos, como el electrón y el quark. La Teoría de Cuerdas original sólo describía partículas que eran bosones, de ahí el nombre de Teoría de Cuerdas Bosónicas. No describía los Fermiones, por lo que los quarks y los electrones, por ejemplo, no estaban incluídas en la Teoría de Cuerdas Bosónicas. Al introducir la supersimetría a la Teoría de Cuerdas Bosónica, podemos obtener una nueva teoría que describe tanto la fuerza como la materia que constituye el Universo. Esta es la teoría de supercuerdas. Existen tres diferentes teorías de supercuerdas que son consistentes, es decir, que carecen de inconsistencias matemáticas. En dos de ellas el objeto fundamental es una cuerda cerrada, mientras que en la tercera, las cuerdas abiertas son los bloques constitutivos. Más aún, mezclando los mejores rasgos de la cuerda bosónica y las supercuerdas, podemos crear otras dos teorías de cuerdas consistentes, las Teorías de Cuerdas Heteróticas. Sin embargo, esta abundancia de teorías de cuerdas fue un rompecabezas: si buscamos la Teoría del Todo, tener cinco buenas es un dilema. Afortunadamente la teoría M llegó para sacarnos de este aprieto. Dimensiones Adicionales… Una de las más notables predicciones de la Teoría de Cuerdas es que el espacio-tiempo tiene ¡diez dimensiones! A primera vista, esto puede considerarse un motivo para descartar por completo la teoría, puesto que resulta obvio que sólo hay tres dimensiones del espacio y una del tiempo. Sin embargo, si asumimos que seis de estas dimensiones están enrolladas muy estrechamente, entonces nunca notaríamos su existencia. Es más, contar con estas, así llamadas, dimensiones compactadas, resulta muy beneficioso para que la Teoría de Cuerdas describa una Teoría del Todo.48 La idea es que los grados de
48

Obsérvense los recursos utilizados por los físicos para avanzar hacia la elaboración de nuevas teorías: “Si asumimos que”, “resulta muy beneficioso”. Así como en un principio se pensaba que los átomos eran esferas uniformes y luego se concibió la idea de que estaban formados por partículas sub-atómicas (quarks, gluones, y otros), recientemente se adoptó la idea de que los átomos son cuerdas enrolladas. Acabamos de ver que la idea que las dimensiones están compactadas o enrolladas es sólo un recurso utilizado por motivos de simplicidad. Por esa misma razón yo elegiré otro concepto: consideraré que las partículas no son cuerdas enrolladas sino objetos tridimensionales que son proyecciones de las restantes dimensiones, del mismo modo en que las sombras (bidimensionales) son la proyección de objetos tridimensionales. Si bien esto quizás acarree problemas a la hora de realizar cálculos matemáticos, es un recurso que me permitirá dar cuenta de las consecuencias “macro” de la teoría M [consecuencias a nivel supra-atómico] el cual puede coexistir con la idea de las partículas como cuerdas enrolladas, idea utilizada para comprender las consecuencias “micro” de la teoría M [es decir las consecuencias a nivel subatómico]. Por eso propongo la coexistencia de estas incongruencias temporarias en beneficio de la comprensión de los fenómenos que me propongo explorar –la comunicación a distancia y los fenómenos paranormales. Después de todo, pese a que resultan incompatibles desde el sentido común, la dualidad

27

libertad, como ser la carga eléctrica de un electrón, resultarán ser simplemente ¡movimientos en las direcciones adicionales compactadas! El principio de que las dimensiones compactadas pueden llevar a teorías de unificación no es novedoso, sino que data de la década de 1920, cuando se concibió la teoría de Kaluza y Klein. En un sentido, la Teoría de Cuerdas es la teoría de Kaluza-Klein final. Por simplicidad, generalmente se asume que las dimensiones adicionales están enrolladas en seis círculos. Para obtener resultados realistas, se las trata como si estuvieran enrolladas en elaboraciones matemáticas conocidas como Manifolds y Orbifolds de Calabai-Yau49. Teoría M Aparte del hecho de que en lugar de una existen cinco teorías de cuerdas consistentes distintas (tres de supercuerdas y dos de cuerdas heteróticas) había otra dificultad para estudiar estas teorías: no contábamos con las herramientas para explorar la teoría de todos los posibles valores de parámetros en la teoría. Cada teoría era como un gran planeta del cual sólo conocíamos una pequeña isla en algún lugar de la superficie del planeta. Pero en los últimos cuatro años (N.d.A: fue escrito en 1996), se desarrollaron técnicas para explorar las teorías más minuciosamente, o en otras palabras, para viajar a través del océano en cada uno de esos planetas y encontrar nuevas islas. ¡Y sólo entonces se supo que esas cinco teorías de cuerdas son en realidad islas sobre el mismo planeta, no sobre planetas diferentes! Por lo tanto existe una teoría subyacente de la cual todas las teorías de cuerdas son sólo aspectos diferentes. A ésta se la llamó teoría M. La M puede significar Madre de todas las teorías o Misterio, porque el planeta que llamamos teoría M aún permanece, en gran parte, inexplorado.50 Existe una tercera posibilidad para la M en la teoría M. Una de las islas encontradas en el planeta de la teoría M corresponde a una teoría que vive no en 10 sino en 11 dimensiones. Esto parece estar diciéndonos que la teoría M debe ser vista como una teoría de 11 dimensiones que aparenta ser de 10 dimensiones en algunos puntos en su espacio de parámetros. Tal teoría podría tener como objeto fundamental una Membrana en lugar de una cuerda. Como un sorbete visto desde lejos, las membranas parecerían cuerdas cuando enrollamos la 11va dimensión para que forme un pequeño círculo.

onda-partícula también sirvió para explicar las propiedades físicas observadas en la luz, por ejemplo. También tengo en cuenta que el espacio hiperdimensional al que hago referencia puede ser simplemente un enorme tipo de estructura multi-dimensional como la que mencionan los investigadores Calabi y Yau en su teoría de espacios de Calabi-Yau, estructuras matemáticas donde estarían confinadas las dimensiones adicionales. Una analogía de estos espacios es la habitación tridimensional del relato de Flatland, un espacio donde habita el ser tridimensional descrito el libro Cosmos 49 Como dice Alberto Rodríguez Santos en su artículo “Las muchas dimensiones del mundo físico”, esto significa que “la teoría restringe la forma de tales dimensiones extra a un tipo determinado de estructura multi-dimensional: los espacios de Calabi-Yau, desarrollados antes de que existiese la teoría de cuerdas por... Calabi y Yau” <http://www.epsilones.com/paginas/t-historias1.html#historias-muchasdim> 50 Esta analogía me recuerda a lo que hacían los navegantes de la edad media y del renacimiento cuando trazaban mapas que abarcaban costas inexploradas de las cuales sólo conocían vagamente algunos tramos. En sus mapas solían conectar estos tramos conocidos para formar islas y continentes desconocidos a los que bautizaban con el nombre “Terra incógnita”, habitada por seres fantásticos. En algunos casos sus suposiciones coincidían notablemente con la verdadera geografía de esos sitios ignotos. Por ejemplo, antes de que se conociera la existencia de la Antártida, los mapas del siglo XVI y XVII muestran un vasto continente que se extiende desde Tierra del Fuego hasta Australia. Si bien podrían haber asumido que el polo sur estaba cubierto por la continuación de los océanos atlántico, pacífico e índico, por algún motivo prefirieron colocar un continente imaginario que, como se comprobó años más tarde, efectivamente existía. Es probable que haya sido pura casualidad, pero me resulta muy tentador pensar que se trata de un ejemplo de visión remota.

28

Siguiendo lo enunciado en el artículo, podría decirse que el modelo dimensional bien podría considerarse otro aspecto de la teoría M, al igual que todas las teorías de cuerdas. Pero ¿cómo podemos aseverar que no es descabellado imaginar la existencia de un espacio hiperdimensional del cual “nuestra realidad” es sólo una pequeña parte? ¿porqué no podemos emplear el resto de las dimensiones y “ver” el resto de ese espacio hiperdimensional? En el documento de Wikipedia que trata sobre D-Branas (denominación otorgada a un tipo especial de branas51) se especula acerca de los posibles motivos por los cuales las dimensiones adicionales no son evidentes ni nosotros podemos “movernos” ni “mirar” en esas direcciones: “[Dado que] la teoría de cuerdas implica que el universo tienen más dimensiones que lo esperado -26 para las teorías de cuerdas bosónicas y 10 para las teorías de supercuerdastenemos que encontrar una razón por la cual las dimensiones adicionales no son evidentes. Una posibilidad sería que el universo visible es de hecho una D-brana muy grande que se extiende sobre tres dimensiones espaciales. Los objetos materiales, hechos de cuerdas abiertas, están ligados a la D-brana, y no pueden moverse "transversalmente a la realidad" para explorar el universo fuera de la brana [en la cual estamos nosotros y todo lo que nos rodea].” 52 O sea que existiría una dirección del espacio en la que no podemos movernos, es decir una cuarta dimensión espacial. ¿Y porqué estamos indefectiblemente “ligados” a dicha D-brana, la membrana que constituye el universo? El principio holográfico, curiosamente similar a lo que describe Platón en su alegoría de la caverna, ofrece una respuesta a esta pregunta.
2.6. La realidad como un holograma: El principio holográfico y el paradigma holográfico

Existe al menos una teoría que explica porqué todo lo que está sobre la membrana está tan “adherido” a ella como las sombras en la pared de la caverna platónica. En 1993, el famoso físico teórico holandés, Gerardt Hoof planteó una propuesta que recuerda a la alegoría de la caverna de Platón. Esta propuesta, conocida como el Principio Holográfico afirma que toda la información contenida en alguna región del espacio puede ser representada como un “Holograma”, es decir que la información de una dimensión adicional es visible como una curvatura del espacio tiempo con una dimensión menos.53 Los hologramas son imágenes de 3 dimensiones colocadas en una superficie de 2 dimensiones, el cual da a la imagen un aspecto “tridimensional” cuando el observador se mueve a su alrededor. Por ejemplo, si la región del espacio en cuestión es un cuarto cerrado, entonces el principio holográfico afirma que todo lo que hay en él –muebles, personas, el aire– puede representarse por medio de una teoría definida sobre las paredes del cuarto. Así, estudiando en profundidad las sombras podemos dar cuenta de los objetos que las producen. Las teorías que buscan explicar lo que sucede en nuestro mundo de tres dimensiones estarían dando cuenta de la cuarta dimensión, que se manifiesta como aspectos difíciles de comprender según nuestros parámetros tridimensionales. Por ejemplo, como postula la relatividad general, la gravedad es una deformación del espacio-tiempo, una deformación de la trama del universo a
51

En cosmología, el término "brana" se utiliza para referirse a los objetos similares al universo cuadridimensional que se mueven en un espacio de mayor dimensión. Son objetos extendidos en varias dimensiones que pueden –o no– interactuar con nuestro universo. Una analogía posible sería considerarlas como nubes flotando sobre la superficie terrestre, que a veces la rozan (formando niebla). <http://es.wikipedia.org/wiki/Brana>, <http://es.wikipedia.org/wiki/Teor%C3%ADa_de_cuerdas> 52 Wikipedia, “1.2 Cosmología del Mundo de Branas” <http://es.wikipedia.org/wiki/D-branas> (15/02/2007) 53 H. Andrew Chamblin, J. Ashbourn y otros, “El principio holográfico y la teoría M” <www.damtp.cam.ac.uk/user/gr/public/holo>

29

través de la cuarta dimensión espacial. Hooft ha especulado que la cuarta dimensión espacial es realmente la fábrica del espacio-tiempo.54 Para muchos, el Principio Holográfico parece extraño y contrario al sentido común: ¿Cómo es posible que todo lo que existe en un cuarto pueda representarse en las paredes?¿Es posible que toda la información contenida en nuestro cuerpo pueda representarse mediante nuestra “sombra”? En realidad, la forma en que el principio holográfico se manifiesta en la teoría M, es mucho más sutil: “En la teoría M, nosotros somos las sombras en la pared. El “cuarto” es un espaciotiempo de cinco dimensiones (N. del A: cuatro dimensiones espaciales y una temporal) y nuestro mundo de cuatro dimensiones (N. del A: tres dimensiones espaciales y una temporal) es apenas el límite de este espacio más grande. Si tratamos de alejarnos de la pared, nos estaremos moviendo dentro de una dimensión adicional del espacio – una quinta dimensión (N. del A: aquí consideran que la cuarta dimensión espacial es la quinta dimensión, pues utilizan el sistema que define al tiempo como la cuarta dimensión). De hecho, hay personas que recientemente han estado intentando pensar en formas en las que realmente podríamos explorar experimentalmente esta quinta dimensión (N del A: cuarta dimensión espacial).” 55 Así como un cuarto posee un nuestro universo de tres dimensiones espaciales sería apenas una parte de de un objeto de cuatro dimensiones espaciales. Como vimos anteriormente, podría ser la “superficie” tridimensional de una esfera de cuatro dimensiones, que en la analogía planteada equivale a decir que es la superficie de un globo lleno de aire. Esa superficie es como el “límite” del globo. El universo, con galaxias, estrellas, planetas y todos nosotros, es solo el “límite” de ese globo de cuatro dimensiones “Un espaciotiempo pentadimensional [un tiempo más cuatro dimensiones espaciales] tiene un límite que es tetradimensional, y (..) se asemeja como un espaciotiempo plano con un tiempo y tres direcciones espaciales [tres dimensiones espaciales].” 56 En base a todo lo anteriormente dicho, podemos concluir que el universo es sólo el límite de un espacio mayor: de forma analógica hemos visto que puede concebirse como la superficie de un globo en expansión, o las paredes de un cuarto cerrado. Ya que conocemos el trasfondo teórico sobre la existencia de la cuarta dimensión espacial, estamos en condiciones de explorar al modelo concebido por Edwin Abbot, que es una analogía bidimensional de nuestro mundo tridimensional. A través del mismo podremos comprender mejor cómo se producen las relaciones entre una dimensión y otra, o entre los objetos que están en cuarto cerrado y sus manifestaciones sobre una de las paredes del mismo –en rigor, la analogía utiliza el suelo, que es uno de los límites del cuarto. Nuestro universo, es el suelo, y todo lo que hay en él es sólo una manifestación parcial de los objetos de más dimensiones que se mueven dentro del cuarto. Pero antes, necesitamos conocer otra característica de los hologramas que constituye el eje de la posible explicación acerca de la comunicación a distancia. La siguiente es una nota publicada en la revista digital “tendencias científicas”:

El universo es un holograma57
54

Wikipedia, “Quinta dimensión” <http//es.wikipedia.org/wiki/Quinta_Dimensi%C3%B3n> (15/02/2007) 55 H. Andrew Chamblin, J. Ashbourn, y otros, Op cit. 56 H. Andrew Chamblin, J. Ashbourn, y otros, Op cit. 57 “Tendencias Científicas”, “El universo es un holograma”,

30

La física duda de la existencia de la realidad objetiva y construye un nuevo modelo del mundo basado en la holografía en el que los electrones de los átomos del cerebro humano aparecen conectados a las partículas subatómicas de cada salmón que nada, de cada corazón que late, o de cada estrella que brilla en el firmamento. El modelo holográfico implica también al funcionamiento cerebral y a los comportamientos psicológicos, alumbrando una forma radicalmente nueva de ver la realidad basada en que la percepción es sólo lo que pintamos como tal. En 1982 tuvo lugar un importante evento. En la Universidad de París un grupo de investigadores liderado por el físico Alain Aspect realizó un experimento que después se convertiría en uno de los más importantes del siglo XX. Aspect y su equipo descubrieron que en ciertas circunstancias las partículas subatómicas como los electrones, son capaces de comunicarse al instante con otras partículas, independientemente de la distancia que haya entre ellas. No importa si esta distancia es de 10 centímetros o de 10 billones de millas. De alguna manera, cada partícula subatómica es siempre capaz de saber qué es lo que hacen el resto de las partículas, por muy lejos que éstas se encuentren. El problema de esta hazaña de las partículas es que viola el principio sostenido durante mucho tiempo por Einstein, según el cual ninguna comunicación puede ir a una velocidad superior a la de la luz. Viajar más rápido que la velocidad de la luz equivaldría a romper la barrera del tiempo, y esta desalentadora perspectiva ha ocasionado que algunos físicos hayan comenzado a elaborar diversas teorías para explicar los descubrimientos de Aspect. Pero esto también ha inspirado a otros a buscar explicaciones más radicales. El físico David Bohm, de la Universidad de Londres, por ejemplo, cree que el descubrimiento de Aspect implica que la realidad objetiva no existe, que la aparente consistencia del universo es como un fantasma, un gigantesco y espléndido holograma. Fotografía tridimensional Para comprender lo que Bohm quiere decir con esta afirmación, es preciso conocer algo sobre hologramas. Un holograma es una fotografía tridimensional hecha con ayuda del láser. Para hacer un holograma, el objetivo de la cámara se introduce primero bajo la luz de un rayo láser. Después, un segundo rayo láser se superpone al primero y el resultado de la interferencia de ambos (el área donde los dos haces coinciden) es capturado por la película. Cuando la película se revela, el resultado parece un remolino de líneas claras y oscuras. Pero tan pronto como el revelado de la cinta es iluminado por otro rayo láser, cada mitad contendrá también la imagen entera de la rosa. Es más, si estas mitades se cortaran otra vez, cada trozo de la película contendría una pequeña pero intacta visión de la imagen original. A diferencia de las fotos normales, cada parte del holograma contiene toda la información que posee el todo. La naturaleza del todo en cada parte que poseen los hologramas, nos concede a nosotros una forma totalmente nueva de comprender la organización y el orden.
http://www.webzinemaker.com/admi/m6/page.php3?num_web=1604&rubr=1&id=6263> Artículo Anónimo condensado de la versión original en: http://twm.co.nz/hologram.html#David. Traducción del inglés: Yaiza Martínez. (13/02/2007)

31

A lo largo de la historia, la ciencia occidental ha sido construida bajo el principio de que la mejor forma de entender un fenómeno físico, ya sea una rana o un átomo, es diseccionarlo para estudiar cada una de sus partes. Un holograma nos muestra que algunas cosas en el universo no se prestan a este tipo de análisis. Si tratamos de hacer partes de algo construido holográficamente, no obtendremos las piezas de las cuales está hecho, sino que sólo conseguiremos pequeños todos. La separación, una ilusión La perspicacia ha permitido a Bohm concebir de forma distinta el descubrimiento de Aspect. Bohm cree que la razón de que las partículas subatómicas permanezcan en continuo contacto entre sí a pesar de la distancia, no se debe a que se envíen entre ellas ningún tipo de misteriosos signos, sino a que la separación entre dichas partículas es en realidad sólo una ilusión. Bohm argumenta que a niveles profundos de la realidad, estas partículas no son entidades separadas, sino extensiones de la misma realidad sustancial. Para que la gente lo entienda mejor, Bohm ofrece la siguiente ilustración: imagine un acuario que contiene un pez. Imagine también que usted no puede ver el acuario directamente, sino a través de las imágenes que le envían dos cámaras de televisión, una dirigida hacia un lado del acuario, la otra dirigida al lado contrario. Cuando usted enciende los monitores de televisión, debe asumir que el pez aparece en ambas pantallas como dos entidades separadas. Después de todo, porque las cámaras están situadas desde diferentes ángulos, cada una de las imágenes será diferente. Pero cuando continúe mirando a los peces, se dará cuenta de que hay una relación entre ellos. Cuando uno se gira, el otro también lo hace; cuando uno se pone frente a la cámara, el otro aparece en el lado contrario. Si permanece atento a todos los movimientos de los peces, concluirá que ambos están instantáneamente comunicados el uno con el otro. Pero, a pesar de las apariencias, sabemos que no es así. Todo es el resultado de la ubicación de los dos monitores de televisión. Naturaleza fantasmal Según Bohm, esto es en realidad lo que sucede con las partículas subatómicas en el experimento de Aspect. La aparente conexión más rápida que la luz entre las partículas elementales nos está hablando de que, a niveles profundos de la realidad, sin que nosotros nos demos cuenta, hay una dimensión compleja que es análoga al ejemplo de los acuarios. Bohm añade que tenemos la perspectiva de las partículas subatómicas separadas las unas de las otras porque estamos mirando solamente una porción de su realidad. Estas partículas no son partes separadas, sino formas de una profunda y fundamental unidad que termina como la rosa holográfica. Y, como cada cosa dentro de la realidad física está constituida por estas partículas, se deduce que el universo entero es un holograma, una proyección. Además de esta naturaleza fantasmal, el universo puede poseer otro tipo de características. Si la aparente separación de las partículas subatómicas es ilusoria, esto significa que a un nivel más profundo de la realidad, todas las cosas en el universo se encuentran infinitamente interconectadas.

32

Los electrones en los átomos de carbono en el cerebro humano, están conectados a las partículas subatómicas de cada salmón que nada, de cada corazón que late, o de cada estrella que brilla en el firmamento. Cada cosa está interrelacionada con cada cosa, y aunque la naturaleza humana debe buscar las categorías y las subdivisiones de los distintos fenómenos del universo, estas categorías son necesariamente artificiales, porque la naturaleza es en último término una membrana continua. En un universo holográfico, ni el tiempo ni el espacio son vistos como fundamentales porque nuestros conceptos de localización no son válidos en un universo en el que nada está verdaderamente separado de lo demás. El tiempo y el espacio tridimensional, como las imágenes del pez en los monitores de televisión, deberían verse como proyecciones de un orden más profundo. El Superholograma En este nivel más profundo de la realidad aparece una especie de superholograma en el que el tiempo pasado, presente y futuro existen simultáneamente. Esto sugiere que, dando con la herramienta adecuada, debería ser posible algún día buscar dentro del nivel del superholograma y proyectar hacia fuera de él escenas de un tiempo pasado. Qué más contiene el superholograma es una cuestión siempre abierta. Si aceptamos que, según la argumentación de Bohm, el superholograma es la matriz que dio a luz a cada cosa del universo, esa matriz contendrá cada partícula subatómica que ha sido o será, cada configuración de materia y energía posible, desde los copos de nieve a los quasars, desde los rayos gamma a las ballenas azules. Se debe pensar en este superholograma como en una despensa cósmica donde todo está contenido. Aunque Bohm piensa que no hay forma de saber qué más debe haber contenido en el superholograma, se aventura a afirmar que no tenemos razones para aceptar que el superholograma no contiene nada más. O, como él dice, quizá el nivel superholográfico de la realidad es una mera plataforma en la que encuentra una infinidad continuamente en desarrollo. Bohm no es el único investigador que ha encontrado evidencias de que el universo es un holograma. Trabajando independientemente en el campo de las investigaciones sobre el cerebro, el neurofisiologista de Stanford, Karl Pribram, también ha llegado a convencerse de la naturaleza holográfica de la realidad. El cerebro holográfico Pribram confeccionó un modelo holográfico con un puzzle, en el que se reflejaba dónde y cómo se graba la memoria en el cerebro. Durante décadas, numerosos estudios nos han mostrado que la memoria se situaba en diferentes zonas dispersas del cerebro, y no en una zona específica. En una serie de experimentos cerebrales Karl Lashely descubrió en 1920 que, independientemente de la parte del cerebro que tocara, era incapaz de erradicar la memoria de cómo llevar a cabo tareas muy complejas, aprendidas antes de que Lashely operara. El único problema era que nadie había sido capaz de dar con el mecanismo que pudiese explicar este curioso todo en cada parte de la naturaleza de nuestra memoria. En 1960, Pribram encontró el concepto de holografía y la explicación que buscaban los neurólogos. Pribram cree que la memoria está guardada no en las neuronas ni en pequeños grupos de células cerebrales, sino en los dibujos de impulsos nerviosos que atraviesan el cerebro de parte a parte, de la misma forma que los dibujos del

33

rayo láser atraviesan el área entera de un trozo de película que contenga una imagen holográfica. En otras palabras, Pribram está convencido de que el cerebro mismo es un holograma. La teoría de Pribram ha ganado apoyos crecientes entre los neurofisiólogos. Un investigador italiano-argentino, Hugo Zucarelli, ha extendido recientemente el modelo holográfico al mundo de los fenómenos acústicos. Dada la situación del hombre, que puede localizar los sonidos sin mover la cabeza, incluso si sólo oye por uno de los dos lados, Zucarelli ha descubierto que los principios holográficos pueden explicar esta habilidad. Pribram creía que nuestro cerebro construía matemáticamente la realidad a partir de su lectura de las frecuencias recibidas de un buen número de experiencias sensoriales. Se ha descubierto, sin embargo, que cada uno de nuestros sentidos está abierto a muchas más sensaciones de las que en un principio se pensó. Los investigadores han descubierto, por ejemplo, que nuestros sentidos ópticos son receptivos también a las frecuencias del sonido; que nuestro olfato es en parte dependiente de lo que llamamos osmic frequences, y que las células de nuestro cuerpo son sensibles a muchos tipos de frecuencias. Estos descubrimientos sugieren que es sólo en el campo holográfico de la conciencia donde estas frecuencias se dividen en percepciones convencionales. El paradigma holográfico Pero el aspecto más increíble del modelo holográfico de Pribram del cerebro es lo que ocurre cuando se une a la teoría de Bohm. Si la concreción del mundo es una realidad secundaria (creada por la lectura que realiza el cerebro), si lo que existe en realidad son los paquetes de frecuencias holográficas, y si el cerebro mismo también es un holograma que selecciona sólo algunas de las frecuencias que están fuera de él y las transforma en percepciones sensoriales, ¿en qué se convierte la realidad objetiva? Muy sencillo, la realidad objetiva deja de existir. En realidad, las personas somos receptores flotantes en un mar caleidoscópico de frecuencias. Lo que extractamos de ese mar para transformarlo en realidad física, es uno de los canales por los que extractamos algo fuera del superholograma. Esta sorprendente y nueva imagen de la realidad, la síntesis entre los puntos de vista de Bohm y Pribram, ha sido denominada el paradigma holográfico. Aunque muchos científicos lo miran con escepticismo, otros han quedado muy convencidos de su validez. Un pequeño pero creciente grupo de investigadores cree incluso que debería ser considerado como el modelo que ha llegado más lejos en la ciencia de la realidad. Algunos van más allá y creen que resolverá algunos misterios que antes no habían podido obtener respuesta de la ciencia. Bohm y Pribram han notado que muchos de los fenómenos parapsicológicos se hacen comprensibles dentro del paradigma holográfico. En un universo en el que los cerebros invididuales son realmente partes indivisibles de un gigantesco holograma, la telepatía puede ser considerada como el acceso al nivel holográfico. Gracias al paradigma holográfico, es más fácil entender cómo la información puede viajar de un individuo A a otro B, hasta un punto lo lejano que se quiera. Al mismo tiempo, ayuda a comprender gran número de problemas que plantea la psicología. El psicólogo transpersonal Grof piensa al respecto que el paradigma

34

holográfico ofrece un modelo para comprender muchos de los fenómenos que ocurren en los estados alterados de conciencia. Universo psicológico El paradigma holográfico también tiene explicaciones para las llamadas ciencias duras, como la biología. Keith Floyd, una psicóloga del Virginia Intermont College, apunta que, si la concreción de la realidad es una ilusión holográfica, en poco tiempo será cierto que el cerebro produce conciencia. Entonces, cada cosa que nos rodea, incluido nuestro cuerpo, podrá considerarse como algo psicológico. Este giro en la forma en que entendíamos hasta el momento las estructuras biológicas ha ocasionado que los científicos busquen también una evolución del modelo médico relacionándolo con el paradigma holográfico. Si la aparente estructura física del cuerpo es una proyección holográfica de nuestra conciencia, parece claro que cada uno de nosotros es mucho más responsable de su salud que lo que los médicos podrían desear. Lo que vemos como milagrosas disminuciones de las enfermedades, deben comenzar a verse como cambios en las conciencias, como producto del cambio en el holograma del cuerpo humano. Al mismo tiempo, las nuevas y controvertidas técnicas para preservar y mejorar la salud, como la visualización, adquieren nuevo significado dentro del dominio holográfico porque las imágenes pueden ser tan reales como la misma realidad. Lo que percibimos como realidad es sólo lo que pintamos como tal. Incluso nuestras más esenciales nociones de la realidad llegan a suspenderse en un universo holográfico. Como apunta Pribram, cada evento es visto como la base del principio holográfico. Las sincronías y las coincidencias de la vida, de repente tienen sentido. Cada parte de la realidad puede verse como una metáfora. Cada uno de los acontecimientos más azarosos pueden verse bajo una nueva geometría. Bohm y Pribram, con su modelo holográfico, han afectado ya a la perspectiva de muchos científicos como Basil Hiley, físico del Birbeck College de Londres, quien afirma que los descubrimientos de Aspect indican que debemos estar preparados para considerar una forma radicalmente nueva de ver la realidad. En base a lo expresado esta nota periodística, podría decirse que la comunicación a distancia quizás sea una consecuencia de la propiedad holográfica de la realidad. La concepción de la realidad como un holograma, hecha por tierra la idea de que la información se encuentra confinada en un determinado sitio, y sujeta a las limitaciones del tiempo y el espacio. Puesto que todo está unido, al efectuar una modificación en un lugar se producen modificaciones en otros sitios, lo que da “la sensación” de que entre ambos ha habido una “comunicación” a través de un medio desconocido. Lo cierto es que dicha comunicación se produciría por medio de la unidad holográfica que subyace a la aparente “realidad” disgregada que percibimos con nuestros limitados sentidos y nuestra igualmente limitada racionalidad.
2.7. La dualidad onda-corpúsculo como objeto estático del objeto inmediato denominado partícula: las consecuencias de la elección de determinadas representaciones utilizadas en física y química

35

C. Peirce diferencia el Objeto inmediato y el Objeto dinámico de una representación, “el objeto tal como es representado y su objeto en si mismo” 58. El objeto inmediato es tal como nos lo da la representación. El objeto dinámico es independiente de cada representación concreta. 59 El objeto inmediato es el resultado de iluminar al objeto dinámico bajo ciertos aspectos. El objeto dinámico resulta ser algo de lo cual no podemos dar cuenta de forma definitiva mediante una única representación, sino que continúa emanando atributos que nosotros, los interpretantes, elegimos para describirlo de tal o cual forma. Un claro ejemplo de la noción peirceana aplicada a la comprensión y descripción de un objeto de estudio de la física es la teoría de la naturaleza de la luz. Newton sostenía con que la luz poseía propiedades corpusculares mientras que la física cuántica sostiene que el cuanto de luz tiene propiedades tanto corpusculares como ondulatorias (la dualidad onda-corpúsculo). La unidad mínima de la luz se conoce como fotón. Dado que no es posible observar directamente cuál es la verdadera naturaleza de este diminuto y elusivo bloque constitutivo de la luz, los físicos la describen en base a lo que los experimentos e instrumentos de medición recogen como hechos comprobables60. Lo que puede constatarse es que el fotón se comporta como si fuera una onda cuando se utilizan ciertos instrumentos, pero también se comporta como si fuera un pequeño cuerpo (corpúsculo) al ser sometido a otras condiciones experimentales. Esto equivale a decir que el fotón es un corpúsculo, si se toman en cuenta ciertos aspectos, y que también es una onda, si se lo describe en base a otra de sus características. A través de la óptica propuesta por Peirce, podemos afirmar que el fotón es el objeto dinámico y el concepto de onda o corpúsculo son objetos inmediatos emanados del objeto dinámico al ser observado bajo ciertos aspectos. La diferencia entre los dos tipos de objetos es fundamental para una teoría de las representaciones así como de la interpretación. El objeto inmediato es formado por el intérprete en su mente. Voy a utilizar este mismo criterio para justificar mi decisión de concebir a las partículas de una forma distinta a la que propone la teoría de Cuerdas y la teoría M, es decir mediante otro objeto inmediato. Esta concepción es resultante de la utilización de herramientas conceptuales diferentes. Tal diferencia se debe a que los conceptos están organizados, relacionados y jerarquizados de manera distinta, y/o porque poseen conceptos diferentes y novedosos. Concretamente, la principal herramienta que utilizo en todo el proceso de investigación para llegar a las conclusiones es el modelo conceptual al que hago alusión en los objetivos, modelo que pretendo explicitar al final de mi estudio de forma sintética en un cuadro o gráfico. Mi concepción no invalida la idea de ver a las partículas como diminutos objetos compuestos por cuerdas enrolladas en muchas dimensiones, sino que es resultado de ver a las partículas bajo otros aspectos que me permiten avanzar hacia los objetivos del presente estudio.61
58

C. Peirce, “Obra lógico semiótica”, Taurus, Madrid, 1987. Carta a Lady Welby del 12 de Octubre de 1904.
59

Francisca Pérez Carreño, “Los placeres del parecido”. Visor, Madrid, 1988. Cap 1, La concepción de la semiosis en Peirce, Pg. 52
60

Los instrumentos de medición no son sólo herramientas materiales sino también herramientas conceptuales. La principal herramienta es la mente del investigador, muñida de conceptos y estrategias cognitivas organizadas de cierta forma, que permiten captar ciertos aspectos por encima de otros. “El objeto dinámico no es absoluto, identificable con lo real exterior al sujeto, porque aunque determine la adecuación de un signo sólo es accesible mediante otros. Se construye en las acciones y pensamientos significantes de los sujetos que piensan una unidad tras las múltiples y a veces contradictorias representaciones. Es el límite entre lo real y lo pensado, entre lo que puede y no puede ser dicho o representado”, Pérez Carreño, Op. cit. Pg 53 61 Después de todo, el objeto dinámico denominado “partícula” se comparte en todas las representaciones,

36

3. Desarrollo, segunda parte. Un modelo para comprender las relaciones entre las dimensiones espaciales

“Los modelos son propuestos por los científicos como hipótesis, como maneras de organizar y explicar la información existente. Reemplazar un modelo de estructura de la membrana por otro no significa que el modelo inicial no sea valioso. Lo aceptación o el rechazo de un modelo depende de cuánto se ajuste a las observaciones y expliquen los resultados experimentales. Un buen modelo también sustenta predicciones que le dan forma a la investigación futura. Los modelos inspiran experimentos y pocos modelos sobreviven a estas pruebas sin modificaciones. Los nuevos hallazgos pueden determinar que un modelo se vuelva obsoleto; pero aún así, puede ser que no sea totalmente dejado de lado, sino revisado para incorporar las nuevas observaciones. El modelo del mosaico líquido se esta refinando de manera permanente y es posible que algún día sea sometido a una nueva revisión.” 62 Campbell y Reece, biólogos “En las constantes alusiones a las leyes naturales presuntamente objetivas ¿acaso no se trata de mantener al pueblo a raya con ayuda de los científicos? (…) Detrás de la cuestión de la realidad también hoy se esconde la pregunta por la alianza entre ciencia y política.”63 “Los científicos no dejan de charlar en sus reuniones de “salvar la distancia entre las dos culturas”, pero cuando un gran número de personas provenientes de campos extra-científicos empiezan justamente a construir ese puente, retroceden horrorizados queriendo imponer la más extraña de todas las mordazas aplicadas a la libertad de expresión desde Sócrates: ¡sólo los científicos deben hablar de ciencia!”64 Bruno Latour “Debido a que la ciencia institucional se ha vuelto conservadora, tan limitada por los paradigmas convencionales, algunos de los problemas más fundamentales son ignorados, tratados como tabú o puestos en el último lugar de la agenda científica” 65.
que son fragmentarias (Pérez Carreño, Op. Cit, pg 53)
62

Campbell & Reece, op. cit. pg 125. Aquí se plantea un buen ejemplo del modo en que los modelos, aunque a veces erróneos, posibilitan a los científicos avanzar hacia descripciones más acertadas. Concretamente se refiere al modo en que se desarrolló el modelo molecular de la membrana celular (bicapa de fosfolípidos) desde principios del siglo XX. Comenzó en 1915 cuando se descubrió que estaban compuestas por fosfolípidos y proteínas. Diez años más tarde se propuso el modelo de bicapa de fosfolípidos donde las colas hidrófobas se enfrentan dejando a las cabezas hidrófilas de los fosfolípidos como superficies externa e interna de la membrana, orientadas hacia el medio y hacia el citosol, respectivamente. En los años ´50 y ´60 cobró fuerza el modelo de “sandwich” donde las proteínas recubrían la bicapa de fosfolípidos por ambas caras, pero luego se determinó que las proteínas estaban en realidad incrustadas en la bicapa. 63 Contratapa de “La Esperanza de Pandora”, de Bruno Latour, citada en “Wikipedia versus Citizendium: En defensa de la Participación Ciudadana o el Temor al Imperio de las Masas”, weblog madri+d, Madrid, 2007 <http://weblogs.madrimasd.org/universo/archive/2007/05/07/65094.aspx> 64 Bruno Latour, “La Esperanza de Pandora”, pg 31, citado en “Wikipedia versus Citizendium(…)” Op. Cit.
65

Rupert Sheldrake citado por Lamberto García del Cid en “Campos morfogenéticos”, sitio web “Red Científica” <http://www.redcientifica.com/doc/doc200304040001.html>

37

Rupert Sheldrake “La visión moderna occidental es superficial, debido a su estrecho foco en lo que puede identificarse y en lo que puede contabilizarse, y es incapaz incluso de plantear los interrogantes que sabemos que debemos ser capaces de plantear acerca de la conciencia y el espíritu”66 Roger Nelson, Proyecto Conciencia Global “Lo más incomprensible acerca del mundo es que sea comprensible” 67 Albert Einstein

3.1. Las partículas como “puntas de icebergs”: La analogía como método para comprender las relaciones entre nuestra realidad tridimensional y la cuarta dimensión espacial.

En un principio, se supuso que las dimensiones adicionales del espacio eran invisibles porque estaban enrolladas dentro de los átomos, pero en descripciones más recientes, se las considera invisibles no debido a que sean extremadamente pequeñas sino debido a que forman un universo o universos paralelos.68 En 2001, Stephen Hawking dijo que “la idea de dimensiones adicionales extensas resulta muy excitante para nuestra búsqueda de un modelo o teoría definitivos. Implica que vivimos en un universo membrana, es decir, una superficie o membrana tetradimensional en un espacio-tiempo de dimensiones más elevadas”.69 Siguiendo estas líneas de pensamiento, concebiré a las partículas como partes de objetos de cuatro o más dimensiones espaciales, algo así como la pequeña parte visible de un enorme iceberg que se oculta bajo la superficie del agua. Esta hipótesis implica que todas las partículas subatómicas son una porción tridimensional de objetos de cuatro dimensiones. A su vez, los átomos, compuestos por partículas subatómicas, serian por consiguiente conjuntos de objetos cuatridimensionales. Así, toda la materia del universo –y por ende el universo mismo- contaría con una parte cuatridimensional que no podemos percibir directamente. Entonces existen al menos dos “universos”: uno tridimensional que podemos percibir directamente y otro cuatridimensional que hasta ahora escapaba a nuestra comprensión. La analogía que describe a los átomos como las puntas de icebergs, se basa en la concepción del físico David Bohm –que es una interpretación de los resultados del experimento de Aspect– que postula que, a niveles profundos de la realidad, las partículas no son entidades separadas, sino extensiones de la misma realidad sustancial. De la misma manera, algunos icebergs que parecen ser entidades separadas cuando se los mira por encima de
66

Ken Wilber, “A brief history of Everything”, citado por Roger Nelson “Theory and Speculations”, sitio web de The Global Conciousness Project, 1999-2005 <http://noosphere.princeton.edu/speculations.html> Mar. 2007
67

Albert Einstein, citado en el documental “Grandes ideas de la filosofía”, Tranquilo producciones, Canal “a”, 2007 68 John Smythies, “Space, Time and Consciousness”, Journal of Consciousness Studies, 10, No. 3, 2003, pp. 47–56 <www.imprint.co.uk/pdf/smythies.pdf>. NationMaster.com, “Hipótesis of consciousnes and spacetime” <http://www.nationmaster.com/encyclopedia/Hypotheses-of-consciousness-and-spacetime> 69 Stephen Hawking, “El universo en una cáscara de nuez”, Ed. Planeta 2002, Pg 50 <http://www.scribd.com/doc/95520/Stephen-Hawking-El-universo-en-una-cascara-de-nuez?page=50>

38

la superficie del mar pueden ser las elevaciones o picos de un mismo bloque de hielo semisumergido. El tema de la analogía es la pareja a-b: el medio aéreo (a) y el medio acuático (b). El foro de la analogía es a lo que refiere Bohm al hablar de un “nivel profundo de la realidad”. Mi interpretación de los descubrimientos y teorías físicas me lleva a postular que el foro de la analogía, la pareja c-d es: el espacio tridimensional (c) y el espacio tetradimensional (d). Puesto que el medio aéreo por encima del agua corresponde a la “realidad” tridimensional observable, el lugar que correspondería al medio acuático en el cual se oculta la parte sumergida del iceberg es el espacio tetradimensional o hiperespacio. Ahora propongo avanzar en la comprensión de las relaciones interdimensionales. Para ilustrar los conceptos básicos, las características de la cuarta dimensión y su relación con la tercera, utilizaremos como modelo a las relaciones existentes entre la tercera y la segunda dimensión. Deduciremos todo lo concerniente a la cuarta dimensión planteando la siguiente analogía: Foro: plano (2D) y espacio (3D) Tema: espacio (3D) e hiperespacio (4D) Este dispositivo se denomina analogía dimensional, el cual se suele utilizar para efectuar el salto de tres dimensiones espaciales a cuatro. Apelando a elementos de matemática, se puede decir, de manera más general, que este dispositivo estudia el modo en que se relacionan las (n –1) dimensiones con las n dimensiones, a partir del cual se infiere el modo en que se relacionarían n dimensiones con (n + 1) dimensiones.70 En 1910 ya se planteaba de la posibilidad de que los matemáticos pudieran investigar la cuarta dimensión con este método Charles Henry Smith en un ensayo titulado “cómo se podría estudiar la cuarta dimensión”71: “El principio fundamental de su investigación es este: cualesquiera que sean las relaciones de geometría de dos dimensiones con la geometría de tres dimensiones, asumen que existen relaciones similares o análogas entre la geometría de tres dimensiones y la geometría de cuatro dimensiones. (…) Así como el cuadrado es al cubo, el cubo es a una figura en el espacio de cuatro dimensiones” Cabe aclarar que esta analogía también puede expresarse por medio de tres términos en lugar de cuatro, puesto que uno de ellos –el espacio 3D– está repetido en el tema y en el foro: el espacio es al hiperespacio como el plano es al espacio.72

70

Wikipedia, en el hipertexto “The fourth dimension” – Dimensional Analogy <http://en.wikipedia.org/wiki/Fourth_dimension> 71 Charles Henry Smith, “How the fourth dimension may be studied” ensayo en Henry P. Manning (editor), “The Fourth Dimension Simply Explained: A Collection of Essays Selected From Those Submitted in the Scientific American's Prize Competition”, Munn and Company, New York, 1910. Versión electrónica del Centro de Textos Electrónicos de la Biblioteca de la Universidad de Virginia, <http://etext.lib.virginia.edu/toc/modeng/public/ManFour.html> 72 “Su esquema será: B es a C como A es a B. (…) Esta misma estructura a tres términos es la que se encuentra en “el mito de la caverna” descrito en el libro VII de La República de Platón”. citado por Chaim Perelman, “El imperio retórico. Retórica y argumentación”. Editorial Norma, Barcelona, 1997. Capítulo 10: Analogía y metáfora, pg 156.

39

Razonar por analogía desde las dimensiones inferiores es una excelente guía intuitiva. Se aclarará el tema por el foro. El tema es nuestra realidad y su relación con el hiperespacio mientras que el foro será el modelo de “Flatland” que explico a continuación. Para aclarar algunas consecuencias de las interacciones entre el espacio tridimensional y el espacio tetradimensional, usaré el modelo propuesto por Edwin Abbot en su libro “Flatland”, citado por Carl Sagan en “Cosmos” la afamada obra de divulgación científica de principios de los años 1980.

23.1.1. FORO: Flatland

Edwin Abbot fue un reverendo y posteriormente profesor de matemáticas que escribió un libro titulado “Flatland: una novela en muchas dimensiones”. En él Abbott intenta popularizar las nociones de geometría multidimensional pero el libro es también una sátira inteligente de los valores sociales, morales, y religiosos del período73. La obra es considerada la más importante y casi la única donde se imagina un mundo bidimensional y su uso didáctico para ilustrar la posibilidad de mundos de más dimensiones74. Publicado en 1884, el libro ha visto muchas ediciones. La sexta edición, de 1953, fue reimpresa por la editorial de la universidad de Princeton en 1991. Las diferentes introducciones incluidas han destacado su aplicabilidad al arte moderno, al diseño de gráficos computarizados, al análisis de datos y a la física del siglo XX. Por ejemplo, Sir Arthur Stanley Eddington 75 empleó la fantasía de un mundo bidimensional para ilustrar la relación que según la teoría de la relatividad existe entre la gravedad y la curvatura del espacio.76 Flatland (“País plano” o “Planilandia”) es un mundo de dos dimensiones, una superficie llana sobre la que seres planos de diversas formas geométricas se deslizan, sin abandonar nunca ese mundo o imaginar siquiera que pudiera existir algo distinto.77 Supongamos que existe un mundo que es totalmente chato, como una hoja de papel. Todo lo que existe dentro de dicho mundo debe estar contenido en el plano de la hoja. Es decir que los objetos de este hipotético lugar no tienen volumen sino tan solo superficie: todo tiene anchura y longitud, pero carece de altura. Ni un cubo ni una pirámide pueden existir en esta hoja bidimensional porque poseen tres dimensiones, pero un cuadrado y un triángulo si, pues solo tienen dos dimensiones, o sea, la misma cantidad de dimensiones que el lugar en donde “habitan”. En el libro “Cosmos”, Carl Sagan se basa en el libro de Abbot para describir Flatland:

73 74

Extraído de Wikipedia <http://es.wikipedia.org/wiki/Edwin_Abbott_Abbott> Por ejemplo, Walter R. Fuchs, “El libro de la matemática moderna”, Barcelona, Omega, 1968, p. 217 y subsiguientes; también James R. Newman, “El mundo de las matemáticas”, tomo VI, p. 319 y subsiguientes, donde se reproduce un fragmento de Flatland. 75 “Space, time and gravitation: An outline of the general relativity theory”, Cambridge, Inglaterra, Cambridge University Press, 1920. 76 Extraído del artículo “¿Secularización o Ilusión?”, Referencia {35}, http://www.filosofia.org/gru/sym/syma003.htm#n35 77 Del artículo “Mundos dentro de Mundos”, Lo inexplicable. <http://www.loinexplicable.com.ar/dimensiones/mundos_dentrode_mundos.htm>

40

Fig. 7 – Un modelo de Flatland: cuatro seres cuadrados planos, una habitación plana y dos objetos 3D con forma de pera. Uno de ellos, el más alejado, el modelo Carl Sagan, en la serie “Cosmos” habla sobre las dimensiones utilizando atraviesa lade Flatland. superficie por lo que su sección es visible para los seres planos.

“Imaginemos que habitamos un país extraño donde todos somos perfectamente planos…algunos somos cuadrados: algunos son triángulos y algunos tiene formas más complejas. Entramos y salimos muy atareados de nuestros edificios planos ocupados en nuestros negocios y nuestras diversiones planas. Conocemos la derecha-izquierda y el delante-atrás, pero no tenemos ni idea, ni pizca de comprensión por el arriba-abajo. Pero los matemáticos planos sí lo entienden. Ellos nos dicen: “Todo es muy fácil. Imaginen la derecha-izquierda. Imaginen el delante-atrás. ¿Seguís? Imaginad ahora otra dimensión que forma ángulo recto con las otras dos.” Y nosotros decimos “¿Pero de que nos habláis? ¿Cómo puede formar ángulo recto con las otras dos? Solo hay dos dimensiones. Enséñanos esa tercera dimensión. ¿Dónde está?” Y los matemáticos, desanimados, se largan” Resulta difícil convencer a otros de la existencia de dimensiones que no se pueden percibir con los sentidos. Existen formas de graficar los objetos de cuatro dimensiones, pero cuesta encontrarles sentido. Más adelante presento algunos de ellos. Ahora volvamos al relato. ¿Como perciben su mundo los habitantes de Flatland? A continuación Carl Sagan lo explica (ver también figura 7): “Todo ser plano de Flatland ve a otro cuadrado como un corto segmento de línea, el lado del cuadrado que está más cerca de él. Para poder ver el otro lado del cuadrado ha de dar un corto paseo. Pero el interior del cuadrado permanece eternamente misterioso, a no ser que un terrible accidente o una autopsia rompa los lados y deje expuestas las partes interiores” Nosotros, seres de tres dimensiones, inmediatamente pensaríamos que otra forma más simple de ver el interior del cuadrado es levantarnos por encima del plano de Flatland y observarlo desde arriba. Pero para un ser de dos dimensiones esto es imposible pues está encerrado en su mundo bidimensional y carece de miembros o medios para “elevarse” de su plano hábitat. Es incapaz de concebir un método para penetrar en la tercera dimensión y, en caso de tenerlo, carece de medios tridimensionales a su alcance para escapar de las dos dimensiones que lo limitan. Desde un punto de vista matemático, un objeto geométrico ofrece un determinado grado de libertad para que sus hipotéticos habitantes se muevan a través del mismo: dentro de una línea solo se puede ir en un sentido o en otro.

41

En un plano se puede, además, cambiar de dirección hacia la derecha e izquierda, lo que permite abarcar toda la superficie, pero no se puede “volar”, es decir subir y bajar, lo que es posible en nuestro mundo de tres dimensiones.78 En referencia a este aspecto, el relato continúa así: “Un día un ser tridimensional, por ejemplo en forma de pera, llega a Flatland y se queda mirando [al cuadrado] desde arriba. Al ver que es un cuadrado especialmente atractivo y de aire sociable, entra en su casa plana y, en un gesto de amistad interdimensional, la pera decide saludarlo. “¿Cómo estás?”, le dice el visitante de la tercera dimensión. “Soy un visitante de la tercera dimensión”. El desgraciado cuadrado mira por toda su casa, que está cerrada, y no ve a nadie. Peor todavía: se imagina que el saludo que entra desde arriba –un lugar que es incapaz de concebir– es una emanación de su propio cuerpo plano, una voz de su interior.79 La pera, exasperada al ver que la toman por una aberración psicológica, desciende a Flatland. Pero un ser tridimensional sólo puede existir parcialmente en Flatland, sólo puede verse una sección de él, sólo los puntos en contacto con la superficie plana de Flatland. Una pera deslizándose por Flatland aparecería primero como un punto y luego como rodajas cada vez mayores y aproximadamente circulares. El cuadrado ve que aparece un punto en una habitación cerrada de su mundo bidimensional que crece lentamente hasta formar casi un círculo. Un ser de forma extraña y cambiante ha surgido de la nada.80”

78

“Apéndice: idea intuitiva de dimensión" <http://www.epsilones.com/paginas/thistorias1.html#concepto-dimension#concepto-dimension>
79

Se podría decir que el cuadrado está experimentando un fenómeno de “clariaudiencia”, nombre dado a la experiencia de escuchar voces del “mas allá”. Hay cuadros psiquiátricos que describen hechos como éste, y que son atribuidos a la mente del afectado, motivo por el cual resulta imposible diferenciar entre un suceso de lo que podríamos llamar “comunicación interdimensional” y una patología psiquiátrica. Puesto que la “comunicación interdimensional” no es aceptada por la ciencia moderna, quien reporte haber vivido un hecho de estas características indefectiblemente se las tendrá que ver con un psiquiatra.
80

Se podría decir que el cuadrado está observando una aparición de características similares a la que podría ofrecer un fantasma, entidad a la que popularmente se le atribuye la capacidad de aparecer y desaparecer a voluntad, y de adoptar forma humana con algunos detalles curiosos como el aspecto borroso y transparente o translúcido.

42

Carl Sagan describe lo que constituye un modelo bidimensional de fenómenos provocados por la irrupción de objetos –o seres– tridimensionales, fenómenos que suceden, con características similares, cuando en el espacio tridimensional se manifiestan objetos –o seres– de cuatro dimensiones: es más, todos los objetos de cuatro dimensiones podrían ser generadores de los objetos tridimensionales. Si bien Sagan describe habla sobre cómo sería un encuentro con un “visitante de la cuarta dimensión”, no parece haberlo vinculado con fenómenos paranormales que guardan una notable similitud con los relatos de apariciones de fantasmas, viajes astrales fuera del cuerpo, y con hechos descritos en religiones como la católica. Quizás evitó plantearlo explícitamente debido a que era un férreo defensor de la ciencia y detractor de todo lo que sea paranormal y seudocientífico. Al igual que el filósofo griego Demócrito, compartía la concepción de que “nada existe”, aparte de “átomos y el vacío”. A continuación de su relato de Flatland, Sagan describe la idea de que el universo es un lugar tridimensional curvado en la cuarta dimensión, pero nunca planteó la posibilidad de que los objetos de cuatro dimensiones sean los generadores de los objetos tridimensionales, quizás debido a que escribió su libro varios años antes del que se realizara el experimento de Alain Aspect, y se formularan las teorías de Cuerdas y el paradigma holográfico. De este relato se puede sugerir la posibilidad de que todos nosotros seamos seres de cuatro dimensiones teniendo una experiencia tridimensional, o como se suele decir, seres espirituales teniendo una experiencia humana. El relato de Flatland no termina allí. El visitante de la tercera dimensión hace que el cuadrado se percate de la superficie llana en que vivía, le explica lo que es la tercera dimensión y lo convence de su existencia. Incluso lo “despega” de Flatland llevándolo a un viaje a través de la tercera dimensión, una suerte de “viaje astral” análogo al que dicen realizar chamanes, videntes y personas que han vivido experiencias cercanas a la muerte (más adelante me explayaré al respecto). Cuando el cuadrado le cuenta la experiencia a sus congéneres, nadie quiere creerle y termina encarcelado por considerársele una amenaza para la sociedad. Muchos científicos medievales y no pocos investigadores modernos han pasado por situaciones semejantes al plantear ideas revolucionarias para las nociones predominantes en cada momento histórico.81 Es justamente lo que Platón describió hace 2500 años en su alegoría de la caverna: aquel que salga de la caverna y regrese para compartir su nueva perspectiva de la realidad que conocía, será tratado como un loco. Como dijo Heinz von Foerster ”el refrán ‘en el país de los ciegos, el tuerto es rey’ es una metáfora totalmente equivocada. En el país de los ciegos, el tuerto iría a parar directamente a un hospital psiquiátrico”82

23.1.2. TEMA: Nuestra realidad de tres dimensiones espaciales y su relación con la cuarta dimensión espacial

A partir del relato de Flatland, se puede inferir que existe la posibilidad de que “seamos parte de una cuarta dimensión espacial con limitaciones físicas que nos confinan a un espacio tridimensional y con limitaciones de nuestros sentidos que nos impiden percibir cualquier cosa fuera de este espacio (Manning, Henry P. 1910)”83 Como se mencionó con anterioridad, a la misma idea arriban los físicos de Cambridge A. Chamblin, J. Ashbourn (1996). En base a la teoría M plantean la posibilidad de que nuestro
81 82 83

Del artículo “Mundos dentros de mundos” op. cit. Heinz von Foerster “Visión y Conocimiento: Disfunciones de segundo orden”

Charles Henry Smith, “How the fourth dimension may be studied” ensayo en Henry P. Manning (editor), “The Fourth Dimension Simply Explained: A Collection of Essays Selected From Those Submitted in the Scientific American's Prize Competition”, Munn and Company, New York, 1910. Versión electrónica del Centro de Textos Electrónicos de la Biblioteca de la Universidad de Virginia. Cap. IV, pg.40 <http://etext.lib.virginia.edu/toc/modeng/public/ManFour.html>

43

espaciotiempo de tres dimensiones espaciales quizás sea apenas el límite de un espacio más grande, de cuatro dimensiones espaciales 84 El procedimiento de moverse a una dimensión superior tiene cuantiosas ventajas y aplicaciones pues ayuda a entender con mucha mayor facilidad postulados matemáticos empleados para comprender la organización y funcionamiento de la naturaleza. Un buen ejemplo de ello son las transformaciones de Möebius. Las transformaciones de Möebius están entre los mapeos más fundamentales en geometría, con aplicaciones que van desde el mapeo cerebral a la teoría de la relatividad. Una transformación de Möebius actúa sobre el plano, enviando cada punto a un punto correspondiente. Una de ellas se denomina inversión: consiste en tomar una cuadrícula plana y desdoblarla de forma que las líneas sobre el plano se transforman en círculos y los ángulos rectos se mantienen. En general una transformación de Möebius puede ser una combinación complicada de los cuatro tipos básicos existentes. Pero la verdadera unidad de las transformaciones de Möebius se revela Transformaciones de Möebius al moverse en la siguiente dimensión, es decir, al pasar de la segunda dimensión a la tercera. La clave está en extender la cuadrícula plana (2D) sobre la superficie de una esfera (3D) y realizar proyecciones de la misma sobre el plano. Los cuatro tipos de transformaciones y sus infinitas combinaciones, sumamente complicadas a primera vista, se corresponden con movimientos simples de la esfera.85 Ampliar el marco de referencia para incluir las dimensiones superiores también tiene aplicaciones a la hora de explicar la estructura del universo. En el documental “Universos Paralelos” tres físicos explican la forma en que las ondas en las branas provocan efectos en nuestra realidad tridimensional. Burt Ovrut, explicó que “al moverse la brana se ondula, entonces, cuando ocurre la colisión [entre branas] distribuye esas ondas en materia real” Las ondas fueron las que causaron los grupos de materia luego del Big Bang. Las branas interactúan con la materia distribuyéndola y dando así origen a las distribuciones de materia que se observan en los mapas de las galaxias distantes. Aquí se evidencia que las branas interactúan con “nuestra realidad” determinando algunas de sus características, las cuales no pueden explicarse en base a las relaciones inherentes a la realidad tridimensional: es necesario estudiar la realidad de las dimensiones superiores para poder comprender su funcionamiento. Este es el fundamento de la idea de que las partes tetradimensionales de las partículas y de las agrupaciones de partículas (moléculas y organismos) pueden ser influenciados u organizados por objetos de cuatro dimensiones que no se manifiestan directamente en el espacio tridimensional. Existirían muchos tipos de objetos tetradimensionales. Uno de ellos sería el de los campos morfogenéticos descritos por Rupert Sheldrake, por medio y por acción de los cuales se producen los fenómenos de comunicación a distancia, conciencia global y telekinesis. Pero otro tipo de objetos tetradimensionales asociados a organismos individuales podrían dar cuenta del inicio de la actividad biológica en los cuerpos químicos organizados de cierta forma, y el desprendimiento del objeto tetradimensional de dicho cuerpo organizado, sería la
84

H. Andrew Chamblin, J. Ashbourn y otros, “El principio holográfico y la teoría M” <www.damtp.cam.ac.uk/user/gr/public/holo
85

Douglas N. Arnold y Jonathan Rogness, “Möebius transformations revealed”, University of Minnesota, Junio, 2007, <http://www.youtube.com/watch?v=JX3VmDgiFnY&NR=1>. Versión completa en <http://www.ima.umn.edu/~arnold/moebius/>

44

consecuencia o la causa del cese de la actividad biológica. En cualquiera de estos casos, tal objeto tetradimensional permanecería intacto luego de la muerte biológica, y sería indetectable pues permanecería en el hiperespacio, fuera del “plano” tridimensional de nuestra realidad. Este sería uno de los motivos por el que sigue siendo tan difícil especificar una definición de la vida capaz de dar cuenta de todos los fenómenos que se observan a nivel químico y biológico. La definición de la vida es esquiva, pese al amplio conocimiento científico de la arquitectura de la materia, desde los átomos a los organismos vivos. La vida suele describirse como una “propiedad emergente de la materia”. La física hiperdimensional nos muestra que el esta descripción puede tomarse literalmente, si bien el sentido propuesto desde la biología es otro. Así, la vida sería una propiedad que literalmente “emerge” del plano tridimensional: el principio de la vida está en el espacio tetradimensional y sólo se presenta en el tridimensional de forma indirecta, a través de las extensiones tetradimensionales de la materia. Es tentador vincular esta afirmación con la idea de que somos seres espirituales enfundados en cuerpos materiales. Más adelante retomo estas ideas que son resultado de la aplicación del modelo dimensional de relaciones entre la segunda y tercera dimensión y su analogía con las relaciones entre la tercera y la cuarta. Procedo a profundizar el estudio de estas relaciones con el fin de comprender la validez de esta analogía y su aplicación al estudio de diversos fenómenos, con el fin de arrojar luz sobre los mismos.

Fig 8. Obsérvese que en este gráfico, la porción 2D del cuerpo del ser de Flatland (el objeto blanco) tiene “espesor” (altura) pero sólo con fines de claridad. El cuadrado, al ser una entidad bidimensional, carece de altura (es plano). (Luciano S. Méndez, Google SketchUp)

Para comprender que nuestro universo puede ser apenas el límite de un espacio más grande (de cuatro dimensiones espaciales), como proponen los físicos de Cambridge, hay que hacer otro esfuerzo de abstracción sobre el modelo de Flatland. Supongamos ahora que, al igual que la pera sólo tiene existencia parcial al intersecar la superficie de Flatland, el cuadrado se apenas la porción de una caja (poliedro rectangular) apoyada sobre Flatland. El cuadrado sólo se percata de la existencia de lo que está en su universo de la segunda dimensión por lo que ignora que su cuerpo es tridimensional. El siente que todo su ser es bidimensional, pues no puede hacerse una idea de que haya algo de si mismo en una tercera dimensión que escapa a su comprensión y a su experiencia sensible. Imaginemos que, además, hubiera un cubo celeste apoyado sobre su cuerpo en forma de caja (como se ve en las fig. 8, 9 y 11, el cubo no tiene existencia en el plano de Flatland). Supongamos que el cubo celeste hace las veces de “conciencia” del cuadrado. En él se alojan todos los conocimientos y se producen los procesos de cognición del cuadrado (más adelante cito los estudios de John Smythies sobre neuroquímica y física teórica, en cuyas conclusiones propone precisamente esta idea). También es la sede del principio activo de la vida, lo que mueve y hace funcionar al cuadrado. De este modo, el cuerpo del cuadrado estaría compuesto, a diferencia de lo que él imagina, por elementos tridimensionales, uno de los cuales, la conciencia, no interseca la superficie de Flatland, por lo que no hay modo de que sea percibida, analizada directamente como si se tratara de otro objeto bidimensional al alcance de los sentidos y los instrumentos de los seres planos. La caja celeste no interactúa con Flatland de manera directa (como la caja) sino a través de la caja, el cuerpo material 3D de los cuadrados de Flatland. La única forma en que ellos podrían concebir la existencia del cubo celeste, su conciencia, es pensando que está “dentro de ellos”, lo que resultaría de la proyección de todo su cuerpo 3D en el plano 2D (Fig. 9). Pero al ser sólo una representación del cubo celeste, los científicos planos jamás encontrarían evidencia “física” del mismo: si bien afirman que está “dentro de los cuerpos”, al explorar su 45

interior (bidimensional) sólo se encontrarían con la parte de la caja azul apoyada en Flatland. No encontrarían evidencia física de la conciencia, por lo que algunos afirmarían que la vida y la conciencia son producto de las interacciones de las partículas que componen el cuadrado o de la caja tridimensional. Sólo los más aventurados se atreverían a plantearían que existe en una hipotética “tercera dimensión” donde se alojaría el “cubo celeste” sede de la vida y la conciencia. Pero como sólo se puede entender mediante geometría o métodos indirectos, como los resultados de experimentos controversiales, a los científicos les costaría mucho dar un testimonio simple y creíble. Como cuenta Carl Sagan en el relato de Flatland, los habitantes planos preguntarían a los científicos: “¿dónde está esa tercera dimensión? ¡Enséñennosla!”. Y los científicos se largan.86

Fig. 9. Representación (proyección) de los objetos 3D en el plano (2D) de Flatland. (Luciano S. Méndez, Google SketchUp)

El ser tridimensional parece tener poderes divinos desde la perspectiva del cuadrado, si bien no son “poderes mágicos” sino sólo la utilización de las ventajas que le confiere su condición de ser una entidad con una dimensión adicional: “podría extraer objetos de una caja bidimensional cerrada sin abrirla, moviéndolos a través de la tercera dimensión (es decir, ‘elevándolos’ del plano). También podría ver todo lo que está encerrado detrás de paredes (líneas), y permanecer completamente invisible con sólo mantenerse a unos pocos centímetros de distancia en la tercera dimensión. Aplicando la analogía dimensional, se puede inferir que un ser de cuatro dimensiones podría ser capaz de lograr lo mismo para nuestra perspectiva tridimensional. Rudy Rucker demuestra esto en su novela ‘Spaceland’, en la que el protagonista encuentra seres de cuatro dimensiones que demuestran tales poderes.”87 Mediante el recurso de la proyección, es posible visualizar (representar) un objeto de tres dimensiones en objetos bidimensionales como la superficie de una hoja o de una pantalla. Una proyección es una forma de representar un objeto n-dimensional en n–1 dimensiones. Así
86 87

Carl Sagan, “Cosmos” 1980, Op cit.

Wikipedia, “La cuarta dimensión – Analogía dimensional” <http://en.wikipedia.org/wiki/Fourth_dimension>

46

podemos ver fotografías de personas lugares y objetos de tres dimensiones en dos. Una de las dimensiones, la “profundidad”, es reemplazada con información indirecta, como los efectos de iluminación y sombreado y la deformación causada por la perspectiva. Asimismo, se puede representar esta imagen en una dimensión al codificar la información en sistema binario para obtener una línea, una secuencia de unos y ceros. De la misma manera se pueden proyectar matemáticamente objetos de cuatro o cinco dimensiones en tres dimensiones o en una superficie bidimensional, como muestran las siguientes figuras.
2 dimensiones 3 dimensiones 3 dimensiones 4 dimensiones 4 dimensiones 5 dimensiones

Aquí se muestran un cubo, otra forma de representar un teseracto (formado por 6 cubos) y un “cubo de 5 dimensiones” conformado por dos doce cubos. Mientras mayor sea el número de dimensiones más cantidad de cosas pueden compactarse en un pequeño espacio, como los cubos contiguos que forman el teseracto y el cubo de 5 dimensiones Todos los ángulos son de 90º Las flechas celestes indican el desplazamiento de la línea para formar un cuadrado, a partir del cuadrado formar un cubo pero por efecto de la perspectiva en la tercera, cuarta y quinta dimensión, los ángulos parecen ser superiores e inferiores a 90º. mediante un desplazamiento ortogonal a la superficie que contiene el cuadrado y del cubo al “hipercubo” o “teseracto” al desplazarse en forma perpendicular al espacio que contiene el cubo. En un teseracto real, todos los ángulos serían rectos.

Aplicando la analogía dimensional para explicar algunos fenómenos físicos, se puede representar la fuerza atómica fuerte, que junto con la fuerza débil, el electromagnetismo y la gravedad constituyen las fuerzas existentes en la naturaleza. La fuerza atómica fuerte es la fuerza de repulsión que impide a los átomos acercarse demasiado. Cuando se supera esta fuerza, se produce la fusión nuclear (Por el contrario, la fisión nuclear—la reacción clave para generar una explosión atómica—consiste en separar átomos venciendo la fuerza atómica débil que los mantiene unidos). Siguiendo la idea de concebir a los átomos como partes de objetos tetradimensionales (foro), imaginemos que un átomo es el punto generado por un lápiz apoyado en forma perpendicular a una hoja. El lápiz sería la extensión tridimensional del átomo, que en este caso sería una entidad unidimensional: un punto de grafito. (Ver Fig. 10). Si acercamos otro lápiz de forma que ambos puntos entren en contacto, encontraremos que existe una distancia mínima infranqueable: la de los cuerpos de los lápices Para que ambos puntos se unan habría que romper los cuerpos de los lápices y juntar las minas. La fuerza débil de los átomos en Flatland es producto de la geometría de sus extensiones tridimensionales, y de igual manera, para

Fig. 10 – Analogía de un modelo atómico para explicar la fuerza atómica débil como efecto producido por la geometría de la parte tridimensional de los átomos (en Flatland) y de las partes hiperespaciales en nuestro universo tridimensional., donde se pensaría a los átomos como puntos en el centro de una esfera nebulosa que representa el comienzo de la fuerza atómica débil. Siguiéndo el mismo razonamiento, se puede plantear que el electromagnetismo también podría ser causado por una interacción entre cuerpos en el hiperespacio, lo que47 se manifestaría a nuestra percepción como “campos invisibles”. (Luciano S. Méndez, Google SketchUp)

nuestro universo tridimensional se la puede concebir como resultado de la geometría tetradimensional de los átomos. En la analogía, si proyectamos la circunferencia del lápiz sobre la superficie de Flatland tendremos el límite de acción de esta fuerza. Para nuestro universo tridimensional, la circunferencia que marca el límite sería representada como una esfera nebulosa con el átomo en su centro, lo que coincide con los modelos atómicos que la conciben como un campo “invisible”. “Pueden hacerse intentos para descubrir las pruebas físicas de dicho espacio, construir teorías en base a ella para explicar descubrimientos de la física moderna aún poco comprendidos, o dar cuenta de diversos fenómenos misteriosos”.88 Ya se han planteado experimentos para encontrar las dimensiones adicionales de la materia. Los científicos, Dennis E. Krause, del Wabash College, Crawfordsville, Indiana, y Ephraim Fischbach, de la Universidad de Purdue, West Lafayette, Indiana, publicaron un artículo en la Physical Review Letters en el que explican el experimento que quieren desarrollar para profundizar en el conocimiento de las fuerzas exóticas de la naturaleza y así articular una nueva explicación del efecto Casimir89. La misma plantea que la energía débil manifestada por el efecto Casimir puede significar “la existencia de más dimensiones en la materia aparte de las ya conocidas de longitud altura y anchura”90. Su suposición de que el universo contiene dimensiones adicionales más allá de las tres dimensiones espaciales observadas está relacionada con la debilidad de fuerzas como la gravedad y la del efecto Casimir. Según Krause y Fischbach la explicación de esta debilidad podría ser que “la gravedad se proyecta hacia otras dimensiones espaciales”. Es que entre las características propias de un espacio de cuatro dimensiones, se piensa que la energía se reduce mucho más rápido con la distancia que en la tercera dimensión, por lo que tanto la luz como el sonido son más débiles, y lo mismo sería válido para fuerzas como la gravedad y la que interviene en el efecto Casimir.91 Los físicos teóricos ya conciben que muy posiblemente exista una cuarta dimensión espacial y la exploran en sus teorías. Como se vio anteriormente, los diversos límites de la teoría de las cuerdas, o teoría M, contienen no sólo cuerdas sino además una variedad de objetos “no perturbatívos extendidos en varias dimensiones que se llaman colectivamente branas”92, término derivado de “membranas”, también planteadas en la misma teoría. Si bien se dice que son “no perturbativos”, los branas provocan efectos en nuestra realidad tridimensional, como explican tres físicos en el documental “Universos Paralelos” 93. Burt Ovrut, explicó que “al moverse, la brana [toda brana] se ondula, entonces, cuando ocurre la colisión [entre branas] distribuye esas ondas en materia real”. Las ondas fueron las que causaron los grupos de materia luego del Big Bang. Las branas interactúan con la materia distribuyéndola y dando así origen a las distribuciones de materia que se observan en los mapas de las galaxias distantes.

88 89

Charles Henry Smith, op. cit.

Se conoce como efecto Casimir a la manifestación de la presencia de una fuerza de atracción muy débil existente en el vacío que rodea a dos placas metálicas paralelas situadas en una caja cerrada herméticamente, sin campo electromagnético alguno en su interior.
90

Eduardo Martínez, “Nuevo experimento científico para encontrar las dimensiones adicionales del mundo”, 29/01/2006, Sitio web “Tendencias 21” <http://www.tendencias21.net/Nuevo-experimentocientifico-para-encontrar-las-otras-dimensiones-del-mundo_a49.html>
91 92 93

Garrett Jones, “Tetraspace” Speculations on the 4th dimension. 2003 <http://tetraspace.alkaline.org/> Wikipedia, “Teoría de Cuerdas”, op. cit.

Del documental “Universos Paralelos”, de la serie “Horizon”, BBC, 2005. Emitido en canal “Infinito” en febrero de 2007

48

Aquí se evidencia que las branas interactúan con “nuestra realidad” determinando algunas de sus características, las cuales no pueden explicarse en base a las relaciones inherentes a la realidad tridimensional: es necesario estudiar la realidad de las dimensiones superiores para poder comprender su funcionamiento Este es el fundamento de la idea de que las partes tetradimensionales de las partículas y de las agrupaciones de partículas (moléculas y organismos) pueden ser influenciados u organizados por objetos de cuatro dimensiones que no se manifiestan directamente en el espacio tridimensional, como se explica en la analogía con el mundo de Flatland y su relación con objetos de dimensiones superiores. Existirían muchos tipos de objetos tetradimensionales. Uno de ellos sería el de los campos morfogenéticos descritos por Rupert Sheldrake, por medio y por acción de los cuales se producen los fenómenos de comunicación a distancia, conciencia global y telekinesis. Quizás existan otro tipo de objetos tetradimensionales asociados a organismos individuales que podrían dar cuenta del inicio y el cese de la actividad biológica en los cuerpos químicos organizados. Supóngase que dicho objeto tetradimensional permanece intacto antes y después de la muerte biológica. En tal caso, este ente tetradimensional sería indetectable pues permanecería en el hiperespacio, fuera del “plano” tridimensional de nuestra realidad. Es tentador establecer un paralelismo entre esta descripción y la definición del alma y de las entidades espirituales sostenida por las creencias religiosas. Si tal idea es acertada, este sería uno de los motivos por el que sigue siendo tan difícil especificar una definición de la vida capaz de dar cuenta de todos los fenómenos que se observan a nivel químico y biológico: al encontrarse en otra dimensión espacial inaccesible a los instrumentos de medición necesariamente tridimensionales, el sutil principio activo de la vida permanece ignoto. La misma situación que enfrentan los científicos de Flatland al intentar infructuosamente encontrar pruebas físicas del “cubo celeste” en su mundo bidimensional. La definición de la vida es esquiva, pese al amplio conocimiento científico de la arquitectura de la materia, desde los átomos a los organismos vivos. De un modo general se define como un sistema (organismo) que es capaz de alimentarse, crecer, reproducirse y que existe durante un determinado período de tiempo, luego del cual pierde tales capacidades, y su organización (es decir, muere). Los virus desafían los límites de nuestra idea de los que es la vida: apenas son colecciones de moléculas inanimadas, pero al ingresar en una célula se multiplican de igual manera que los seres vivos. Los cristales también crecen y se multiplican, sin embargo son inanimados. En ciertos niveles, la ciencia es incapaz de establecer una diferenciación estricta entre la vida y la materia inerte. En los casos en que se desconoce la causa de defunción, ya sea de una persona o de una célula, las diferencias estructurales en el organismo antes e inmediatamente después de su deceso resultan inapreciables para el especialista. Si bien esto no implica la ausencia de una causa biológica y física (3D) que haya producido el cese de actividad, sugiere que el principio activo de la vida, la “chispa” que moviliza un cuerpo biológico, es, como mínimo, muy sutil y hasta inidentificable con procesos conocidos. Si la vida fuera simplemente el resultado del adecuado funcionamiento físico químico y mecánico de un organismo, como plantea la concepción mecanicista de la biología, debería ser posible que al menos la unidad mínima de la vida, una célula, pudiese revivir inmediatamente luego del cese de su actividad biológica en los casos en que su estructura permanece intacta luego del deceso: bastaría con que en un laboratorio, con ayuda de nanotecnología, se restituyera el “elemento faltante” o se recomponga su organización. Pero esto no es posible. Parece que la vida es algo más que un sistema organizado de materia autoreplicante. La ciencia moderna sostiene que el origen de la vida en la Tierra se produjo en los mares primitivos saturados de compuestos químicos orgánicos, hace aproximadamente 4 mil millones

49

de años. Es la teoría de la evolución química, que sostiene que la vida se originó a través de la transformación química de sustancias inanimadas94. El azar, postulan, también jugó un papel importante: la primera célula apareció cuando los elementos químicos adecuados se reunieron en un diminuto espacio organizado de la manera apropiada. Entonces, ese conjunto de materia inanimada adquirió vida, comenzó a reproducirse y a evolucionar para dar origen a todos los seres vivos que han existido desde entonces. Todos los seres vivos descienden de esta primera célula, que hace casi 4 mil millones de años adquirió vida por, según dicen, obra de las interacciones químicas y la físicas de un medio propicio. Entonces, puesto que las leyes químicas y físicas operan universalmente, debería ser relativamente fácil que la vida apareciera cuando se dan dichas condiciones. Pero esto no sucede. No aparecen nuevas formas de vida sobre la Tierra, pese a que las condiciones iniciales se han dado de forma natural durante millones de años y son relativamente fáciles de reproducir en el laboratorio. Los científicos conocen la “receta” de una sopa química en la que las interacciones químico físicas dan origen a entes bastante similares a las células que incluso logran cumplir exitosamente algunas de sus funciones, pero que, sin embargo, son incapaces de realizar copias exactas y funcionales de sí mismas. No pueden reproducirse. Por eso los científicos no los consideran seres vivos, y los denominan “protobiontes”, o sea, seres prebiológicos, una suerte de “autómatas” químicos que simulan ser células pero que carecen de vida95. Les falta “algo”. Se podría alegar que es sumamente improbable que en una sopa química se logre la combinación exacta de elementos organizados de forma tal de constituir una célula, y por eso tan sólo sucedió una única vez, en la sopa primigenia cuando la Tierra era joven. Aceptando esta explicación, la idea central de esta teoría seguiría siendo válida: la vida es producto de ciertas interacciones físicoquímicas. En tal caso podría preguntarse: ¿Por qué una célula que acaba de morir y que no ha perdido sus componentes ni su organización interna es incapaz de volver a la vida cuando cuenta con todo el “equipaje” para realizar las interacciones fisicoquímicas necesarias? Pese a que se conocen en profundidad estos aspectos –a tal punto que se ha secuenciado el ADN completo de muchos seres multicelulares– y se cuentan con numerosas herramientas tecnológicas para operar sobre los seres vivos a nivel micro y macroscópico, no se ha podido devolver la vida ni a la más simple célula muerta. La vida parece ser algo más que interacciones fisicoquímicas.
Fig.11 - Caja generadora del cuadrado de Flatland con y sin el cubo celeste. Es imposible advertir esta diferencia desde una perspectiva bidimensional por medios directos como por ejemplo el uso de los sentidos o instrumentos 2D. (Luciano S. Méndez, Google SketchUp)

En la analogía dimensional, para los científicos de Flatland, la diferencia a nivel físico entre un cuadrado vivo y uno muerto sería indistinguible para su comprensión bidimensional, pues la presencia o ausencia del “cubo celeste”, sede del principio activo de la vida y de la conciencia, no puede determinarse en el plano, ya que no interactúa con este de manera directa sino a través de la caja, el cuerpo material 3D de los cuadrados de Flatland (ver fig. 11). La paradoja es que los científicos están casi completamente seguros de que no hay más que eso en el espacio tridimensional: sólo átomos, su organización y el vacío.
94 95

Purves, William K., “Vida. La ciencia de la biología”, Glosario. Ed. Médica Panamericana, 2008.

Campbell & Reece, op. cit. Cap 26, “El árbol de la vida”, “26.1 Las condiciones en la Tierra primitiva hicieron posible el origen de la vida”, pp. 515-516

50

Si el principio activo de la vida no llegara a estar en el espacio tridimensional, entonces quizás se encuentre fuera del mismo. Según una concepción sistémica, la vida puede describirse como una “propiedad emergente de la materia [tridimensional]”. Desde la perspectiva de la física hiperdimensional se podría tomar literalmente esta descripción, si bien el sentido propuesto desde la biología es otro 96. Así, la vida sería una propiedad que literalmente “emerge” del plano tridimensional: el principio de la vida está en el espacio tetradimensional y sólo se presenta en el tridimensional de forma indirecta, a través de las extensiones tetradimensionales de la materia. (Si este fuera el caso, se explicaría porqué aún no se ha descubierto el principio activo de la vida. Una vez más, es tentador vincular esta afirmación con la idea de que somos seres espirituales enfundados en cuerpos materiales). Ahora estamos en condiciones de establecer la conexión entre el Tema y el Foro de la analogía central del modelo dimensional: Así como en Flatland un objeto bidimensional (p.ej. un cuadrado) es sólo la parte de un objeto tridimensional que puede manifestarse en el plano (2D), un objeto tridimensional sería sólo la parte de un objeto hiperdimensional que puede manifestarse en el espacio (3D). En consecuencia, un átomo es sólo una parte de un objeto hiperdimensional, y lo mismo es válido para todo cuerpo de un ser vivo, que está constituido por átomos. Por ejemplo, una persona, posee un cuerpo tridimensional que es sólo la parte de un cuerpo hiperdimensional. Este cuerpo hiperdimensional puede interactuar con otros objetos hiperdimensionales que no penetran en el espacio tridimensional, como por ejemplo el alma, que sería un objeto hiperdimensional que no penetra en el espacio tridimensional pero que está asociado de cierta manera al cuerpo hiperdimensional de una persona (el cual es la prolongación de su cuerpo tridimensional). Si bien no indagaré en las características de esta asociación, la ilustraré mediante la analogía de la caja cúbica celeste que encastra en el poliedro rectangular apoyado en Flatland, que sería el cuerpo tridimensional del habitante de Flatland. (Ver figuras 8, 9 y 11). Ahora estamos en condiciones de aplicar esta analogía para comprender los relatos de personas que dicen haber accedido a la cuarta dimensión espacial, ya sea mediante la videncia o durante experiencias cercanas a la muerte.
3.2. Posibles casos de experiencias mediatizadas a través de la cuarta dimensión espacial: experiencias extracorporales y comunicación a través de campos morfogenéticos

"Nuestra vida en la Tierra, es sólo un lugar entre otras dimensiones." "Nuestro cuerpo es sólo un vehículo mientras nuestra alma está en este mundo." Brian Weiss, psiquiatra contemporáneo97

96

El sentido propuesto desde la biología es que la vida es una realidad resultante de la interacción de sus partes [tridimensionales], realidad diferente de la simple sumatoria de dichas partes. Al aclarar que este enunciado se refiere a las partes tridimensionales, se comprende que siga siendo válido en el marco del modelo dimensional. Puede hacerse lo mismo con todos los enunciados científicos y entender que la ciencia moderna abarca el conocimiento de todo lo existente en el espacio tridimensional (a excepción de, por ejemplo, la física cuántica y las matemáticas, que abarcan el estudio de espacios de más de tres dimensiones). De aquí que no se pretende confrontar siglos de ciencia, sino comprender sus límites y reconocer que existen espacios que aún no fueron incluidos ni descriptos por la ciencia moderna.
97

Wikipedia, Brian Weiss, <http://es.wikiquote.org/wiki/Brian_Weiss>

51

Para comprender los siguientes relatos desde la perspectiva del modelo dimensional es conveniente leer primero el relato análogo del cuadrado de Flatland que vive una experiencia en la tercera dimensión, relato que Carl Sagan presenta en su libro “Cosmos”: “[El objeto tridimensional] da un golpe al cuadrado y lo proyecta por los aires revoloteando y dando vueltas por esta misteriosa tercera dimensión. Al principio el cuadrado es incapaz de entender lo que está sucediendo: es algo que escapa totalmente a su experiencia. Pero al final se da cuenta de que está viendo Flatland desde una perspectiva especial: desde “arriba”. Puede ver el interior de habitaciones cerradas. Puede ver el interior de sus congéneres planos. Está contemplando su universo desde una perspectiva única y arrolladora. El viaje por otra dimensión ofrece como una ventaja adicional, una especie de visión con rayos X. Al final nuestro cuadrado desciende lentamente hasta la superficie como una hoja que cae. Desde el punto de vista de sus compañeros de Flatland desapareció inexplicablemente de una habitación cerrada y luego se materializó penosamente de la nada.”98 Resulta difícil comprender que nosotros, al igual que los habitantes de Flatland, acaso captemos sólo una pequeña parte de la realidad. Estaríamos de acuerdo en que los conceptos de realidad de los habitantes de Flatland son incompletos, mientras que quizá pasáramos por alto el hecho de que los nuestros pueden resultar igualmente incompletos sólo porque nuestra experiencia de la realidad está limitada a la extensión de nuestros cinco sentidos, confinados en nuestro mundo tridimensional. Hay personas que relatan experiencias de características similares a las que experimentó el habitante de Flatland en su viaje a través de otra dimensión, lo que lleva a preguntarnos si acaso estas experiencias son un indicio de que al menos una parte de nuestro ser es capaz de acceder a la perspectiva ofrecida desde una cuarta dimensión espacial. Según afirman muchas creencias, esa parte capaz de liberarse de los limites del cuerpo sería el “alma”. De aquí que se las designe como experiencias extracorporales, o también Viaje Astral:
Experiencias extracorporales99

Aunque muchas personas han afirmado que son capaces de lograr una experiencia exterior al cuerpo (EEAC o Viaje Astral) a voluntad, al parecer la mayor parte de las experiencias se producen espontáneamente y sin ningún esfuerzo consciente. Sin embargo, las circunstancias en que ocurre una EEAC suelen ser poco corrientes: en el quirófano, por ejemplo, o cuando el cuerpo sufre una conmoción fuerte, como en los accidentes de tránsito. Y, al parecer, no es algo que sólo sucede a los místicos, a los sensibles o a los expertos. En 1975, un sondeo sobre 1.000 estudiantes y residentes en Charlottesville (Virginia) reveló que el 25% de los primeros y el 14 % de los segundos afirmaban haber tenido una EEAC, porcentajes que confirmaron estimaciones anteriores: la experiencia ocurre a una de cada cuatro personas. Esto no significa, por supuesto, que la experiencia suceda muy a menudo a esa cuarta pare de la población. Para la
98

Lord Geddes: sufrió un envenenamiento y durante su agonía pudo ver todo lo que sucedía fuera de su cuerpo.

Carl Sagan, “Cosmos” 11va edición, 1987, Editorial Planeta, Barcelona, España, Cap 10, “El filo de la eternidad”, pg 263
99

“Experiencias Astrales” http://www.lo-inexplicable.com.ar/fantasmas/experiencias_astrales.htm

52

mayoría, una EEAC es algo que ocurre en el momento más inesperado. Robert Crookall incluye un caso de este tipo en su libro "The study and practice of astral projection" (El estudio y la práctica de la proyección astral). El hecho fue narrado por lord Auckland Geddes en 1937, en una memoria presentada a la Royal Medical Society de Edimburgo. Este es el relato del propio interesado, desde el momento en que se dio cuenta de que padecía un envenenamiento agudo: Quise llamar para pedir ayuda, pero descubrí que no podía, de modo que abandoné el intento tranquilamente. Me di cuenta de que estaba muy enfermo...; a partir de ese instante, en ningún momento mi conciencia pareció debilitarse, pero de pronto comprendí que se estaba separando de otra conciencia que también era "yo"... Gradualmente, me fui dando cuenta de que no sólo podía ver mi cuerpo y la cama en que estaba, sino todo lo que había en la casa, y entonces comprobé que no sólo veía cosas en la casa, sino en Londres y en Escocia, de hecho dondequiera que dirigía mi atención Y la explicación que recibí (cuya fuente desconozco, pero que yo designaba para mi como mi mentor) fue que estaba libre en una dimensión temporal del espacio, por lo que ahora equivalía a aquí en el espacio tridimensional corriente de la vida ordinaria. Después comprendí que la visión incluía.., cosas en el lugar de cuatro o más dimensiones en que me encontraba. Justo cuando estaba empezando a comprender todo esto vi a A. entrar en mi habitación. Me di cuenta de que había sufrido un shock terrible y la vi correr hacia el teléfono. También vi cómo el médico dejaba a sus pacientes y acudía velozmente, y supe que pensaba "se está muriendo". Oí claramente lo que le decía al yo que estaba en la cama, pero mi otro yo no tenía contacto con el cuerpo y no pude responder. "Me enfadé realmente cuando sacó una jeringa e inyectó algo en mi cuerpo... Cuando mi corazón comenzó a latir con más fuerza, me sentí retroceder y experimenté un inmenso fastidio porque apenas estaba empezando a entender dónde estaba y qué veía. Cuando estuve de nuevo en mi cuerpo, la claridad de visión "de nada y todo" desapareció, y sólo quedó un atisbo de conciencia que me llenó de dolor." Y lord Geddes añadía: "creo que todo eso significa, simplemente, que si no hubiera sido por el tratamiento médico… yo estaría muerto para el mundo tridimensional."100 Tanto la descripción de es análoga a la experimentada por el personaje del relato de Flatland, en lo que respecta a la visión proporcionada al elevarse por encima de su mundo bidimensional y al comunicarse con una entidad de tres dimensiones. Si incrementamos en uno las dimensiones citadas, tenemos una situación idéntica a la testimoniada por lord Geddes; las relaciones entre objetos 2D y 3D son análogas a las relaciones entre objetos 3D y 4D. El modelo dimensional es acertado a la hora de explicar este tipo de fenómeno. Gérard Croiset, el curandero clarividente holandés, también describía sus viajes a través del tiempo y el espacio en términos afines al concepto matemático de dimensión. "Primero -decía- veo como una niebla. Esta niebla, igual que en un papel impreso, se compone de puntitos." Cuando estaba suficientemente interesado en el caso, los puntos formaban líneas. Esto, aclaraba, era la "primera dimensión", y a veces sus visiones no pasaban de ahí. Sin embargo, cuando se sentía particularmente identificado con el caso,

100

“Experiencias Astrales” http://www.lo-inexplicable.com.ar/fantasmas/experiencias_astrales.htm

53

las líneas se cruzaban y empezaban a formar figuras bidimensionales, igual que las fotografías. Por último, si estaba en plena forma, las imágenes cobraban vida.101 Otra experiencia similar le ocurrió en 1844 a un joven americano que apenas sabía leer y escribir, llamado Andrew Jackson Davis, "el vidente de Poughkeepsie": “El campo de mi visión empezaba a ensancharse... Podía distinguir las paredes de la casa. Al principio parecían muy oscuras y opacas, pero luego llegué a distinguir las paredes de la vivienda vecina. Inmediatamente éstas también se convirtieron en luz y desaparecieron, fundiéndose como nubes ante el avance de mi visión. Ahora podía ver los objetos, muebles y personas de la casa vecina tan fácilmente como los de la habitación en que me hallaba... Davis continúa describiendo cómo, después de ser hipnotizado por el sastre del pueblo, sus percepciones "aumentaron" hasta que pudo ver "los cerebros, las vísceras y la anatomía completa de animales que en aquel momento estaban durmiendo o rondando por los bosques".102 Véase la similitud con el relato del cuadrado de Flatland, que desde una dimensión superior es capaz de ver el interior de habitaciones cerradas y de sus congéneres, consecuencia de su punto de vista privilegiado. Las experiencias extracorporales parecen estar íntimamente relacionadas con los fenómenos de comunicación de información a través de medios desconocidos, (más adelante veremos que se producen a través de los campos morfogenéticos): En las numerosas sesiones que siguieron, [Andrew Jackson Davis] aplicó a usos prácticos la información que adquiría a través de la clarividencia: hizo diagnósticos médicos a distancia, anticipándose en 60 años a la labor de su compatriota Edgar Cayce, y finalmente adquirió los conocimientos necesarios para escribir 27 libros, entre ellos The great harmonia (La gran armonía), en cinco volúmenes.103 Edgar Cayce (1877-1945) era otra persona que parecía capaz de tener acceso a una gran cantidad de información sobre diversos temas, desde el antiguo Egipto hasta curas para prácticamente todas las enfermedades conocidas. Podía hacer, a distancia, una descripción detallada de sus pacientes incluyendo datos relativos al pasado y al futuro de sus vidas. Cayce obtenía esta información durante trances autoinducidos, en las que una entidad anónima se “apoderaba” de su cuerpo y, con una voz diferente a la de Cayce, expresaba verbalmente la información. En investigación paranormal y en metafísica el fenómeno se conoce como canalización: una supuesta entidad incorpórea utiliza a una persona como canal para, generalmente, manifestarse a través de ella por medio de la voz o proporcionarle información colocándola en su mente. Cayce experimentó más de 14.000 sesiones de este tipo pero hay muy pocas indicaciones referentes al modo en que se producía el fenómeno. Se hicieron referencias a un “plano intermedio” de la realidad, donde residiría una parte de nuestro ser así como a “reinos donde puede obtenerse información”, una afirmación notablemente similar al concepto de campos morfogenéticos, campos no físicos que contienen y permiten transmitir información. El sacerdote y curandero checosvolaco Frantisek Ferda también describe sus experiencias en términos similares. Ferda dice ser capaz de hacer diagnósticos y

101

“Mundos dentro de mundos” http://www.loinexplicable.com.ar/dimensiones/mundos_dentrode_mundos.htm 102 “Mundos dentro de mundos” Op. Cit.
103

“Mundos dentro de mundos” Op. Cit.

54

prescripciones muy precisos a distancia, realizando hasta 35 por día. "Desciendo y entro en una especie de archivo de donde tomo los datos que necesito", dice. De esta forma identifica la causa de la enfermedad: por ejemplo si se debe a ingerir alimentos en mal estado, a un escape de gas de una estufa o incluso a accidentes que ocurrieron a los antepasados del enfermo. Ferda está convencido de que este "campo de información" contiene un registro completo de los acontecimientos, ideas y pensamientos pasados. A diferencia de Davis y Cayce, Ferda no ve. Mientras adquiere estos conocimientos, sus sentidos no perciben absolutamente nada, excepto el sonido. A él le parece que su información, tan precisa, acerca de las diversas partes del cuerpo del paciente se la comunican al oído. 104 Se trata de una situación análoga a la del relato del ser tridimensional que, sin posarse sobre la superfice de Flatland, dirige la palabra al cuadrado, el cual es incapaz de determinar el origen de la voz que le suministra información desde un punto de vista privilegiado. Este fenómeno se conoce como clariaudiencia105 la facultad psíquica para escuchar sonidos ultrafísicos, que a su vez es una forma de canalización, término utilizado en parapsicología para definir la transmisión de información por parte de una persona desde una fuente ultrafísica, generalmente mediada por la clariaudiencia y la clarividencia. Aparte de su similitud con los campos morfogenéticos, el "archivo" que menciona Ferda recuerda los llamados "registros akásicos", que se cree contienen una reseña completa de la historia del Universo y a los que pueden acceder los mediums en trance. Para algunos, como el psicólogo doctor Zdeñek Rejdák, la existencia de tan amplio campo de información es una "realidad objetiva". El doctor Rejdák pretende que ya es posible "recrear" acontecimientos pasados contactando este campo de información. Está convencido de que una comprensión más completa de ello ayudará a explicar diversos fenómenos. Se trata de un campo de investigación abordado por la psicología paranormal o parapsicología, una disciplina que procura comprender científicamente el comportamiento del fenómeno psi, como la percepción extrasensorial (telepatía, clarividencia y precognición), la psicokinesis (influencia mental sobre la materia), u otras experiencias parapsicológicas o anómalas, tales como los estados alterados de conciencia, sanación paranormal, poltergeist, apariciones, experiencias cercanas a la muerte y experiencias extracorpóreas, la mediumnidad o canalización, y muchos otros fenómenos o casos ‘marginales’ del conocimiento. Existen abundantes estudios objetivos y rigurosos sobre tales fenómenos cuya realidad -no su interpretación- hoy resultan indiscutibles, según sostienen especialistas como los del Instituto de Psicología Paranormal (IPP) de la ciudad de Buenos Aires106 Uno de los fenómenos que podrían explicarse por la acción de los campos morfogenéticos es el que el médico y psiquiatra estadounidense Brian Weiss registra durante las sesiones de hipnosis autoinducida en sus pacientes. Graduado en las universidades de Columbia y Yale, Weiss es autor de varios libros sobre su trabajo profesional 107 y ha adquirido fama a nivel mundial por sus controversiales hipótesis sobre las experiencias que viven sus pacientes durante sesiones de hipnosis autoinducida. Aparte de brindar resultados terapéuticos muy beneficiosos, esta metodología permite a los pacientes acceder a una fuente de abundante información sobre su pasado. Según Weiss, estos datos no se limitan únicamente a la vida actual del paciente, sino que también abarcan supuestas vidas anteriores. Es más: bajo el estado de hipnosis, se puede
104 105

“Mundos dentro de mundos” Op. Cit.

Clariaudiencia es la facultad psíquica para escuchar sonidos ultrafísicos, voces, sonidos, música, ruidos etc. que otras personas no perciben, y cuyo origen es ignorado. <http://mitologia.glosario.net/parapsicologia/clariaudiencia-9432.html>
106

Sitio web del Instituto de Psicología Paranormal (IPP), Buenos Aires, http://www.alipsi.com.ar/quienes_somos.asp
107

“Los mensajes de los Sabios”, “Muchas vidas, muchos maestros”, “A través del tiempo”, entre otros. <http://es.wikipedia.org/wiki/Brian_Weiss>

55

pedir al paciente –o a la entidad que el paciente “canaliza”– que brinde información sobre cualquier tema al que se dirija la atención. Así Weiss ha recopilado material que volcó en numerosas conferencias y publicaciones de gran éxito a nivel mundial. Su investigación se enmarca dentro de una disciplina conocida como terapia transpersonal. Sin embargo la comunidad científica y muchos de sus colegas psicólogos se mantienen escépticos, alegando que estas experiencias son producto de la imaginación de los pacientes o de procesos inconscientes explicables dentro de los límites de la ciencia actual. Sus experiencias lo han llevado a afirmar que "nuestra vida en la Tierra, es sólo un lugar entre otras dimensiones", y que "nuestro cuerpo es sólo un vehículo mientras nuestra alma está en este mundo." El psicólogo rosarino Edelmi Griva, autor del libro “De lo personal a lo transpersonal, ruptura paradigmática y nueva cosmovisión en psicología” (2006), aplica una metodología similar, en parte, a la utilizada por Brian Weiss. Si bien éste último utiliza la técnica de hipnosis autoinducida en sus pacientes, Griva emplea técnicas para que el paciente ingrese en estado alfa. En dicho estado viven experiencias de canalización, en las que relatan hechos que sucedieron en un pasado a veces muy remoto. Dispone de un vasto registro grabado de estas sesiones. Oscar Zandron, Dr. en física quien asesoró a Edelmi Griva sobre los aspectos relativos a física durante la redacción de su libro, escuchó una de las grabaciones realizadas por el psicólogo durante las sesiones.108 En ella, un paciente de un poco más de 30 años, relataba la información que se manifestaba en su mente durante el estado alfa. El paciente había llegado al consultorio de Edelmi Griva debido a que padecía un dolor en el corazón que no se relacionaba con un problema físico. Los cardiólogos y especialistas que lo habían analizado determinaron que no padecía ninguna condición fisiológica que pudiera ser la causa de las molestias. Decidió entonces asistir a un psicólogo y llegó así hasta Edelmi Griva, quien utilizó el método de la regresión. En una primera etapa, en la regresión evocó recuerdos de años recientes para luego retroceder cada vez más en el tiempo hasta llegar al vientre de la madre. La regresión continuó hasta evocar imágenes previas a la concepción del paciente, e incluso hasta épocas anteriores a que sus padres se casaran. Los hechos que mencionó fueron chequeados posteriormente con su madre, quien certificó que efectivamente habían sucedido. Los relatos de las regresiones continuaron evocando eventos del pasado hasta llegar a lo sucedido en el siglo XV, en una tribu de Norteamérica. El paciente dijo ser uno de los integrantes de esa tribu que, durante un ataque perpetrado por otra tribu, murió al recibir una flecha en el corazón. Lo curioso fue que luego de recordar esos eventos, el paciente dijo que el dolor había cesado. Asimismo, Edelmi investigó los sonidos, unas ocho o diez palabras pronunciadas en el idioma nativo por el paciente durante esa regresión y verificó que esas palabras efectivamente existían y tenían un significado en la lengua indígena. ¿Cómo es posible que la persona conociera el lenguaje de los aborígenes norteamericanos? Si bien tanto Edelmi Griva como Brian Weiss plantean la hipótesis de que las imágenes e información provengan de recuerdos de vidas pasadas, recuerdos almacenados en registros inmateriales asociados a cada ser humano, se puede considerar otra posibilidad en base a lo estudiado en el presente trabajo. Si efectivamente existe un campo morfogenético de información o “registro akásico" en el que de alguna manera quedan almacenados todos los recuerdos de la humanidad, como sostienen Cacyce, Ferda y Réjdak, en el estado de hipnosis autoinducida, los recuerdos de la vida actual del paciente pueden ser recreados de manera similar a la que se producen los sueños mientras dormimos, con la diferencia de que se emplea
108

En una entrevista, Oscar Zandron explicó que Edelmi le había hecho un plateo muy interesante: así como la psicología freudiana estaba basada en el mecanicismo newtoniano, la psicología moderna debería basarse en la física cuántica. Zandron le contestó que esa era una tarea que no era capaz de emprender.

56

información extraída de este campo morfogenético de memoria común de la humanidad. Mediante un proceso de transformación de la información, la misma se convierte interpretativamente en significados109 que constituyen núcleos narrativos para el relato articulado por el paciente, relato que tiene puntos en común con situaciones vividas por él así como con situaciones vivida por otra persona en algún momento de la historia. Por ejemplo, el relato de la aborigen que muere de flechazo en el corazón puede ser efectivamente un recuerdo almacenado en la memoria común de la humanidad, al cual la paciente accede en estado de hipnosis por resultar una situación análoga a la situación de dolencia que padece. Así, no significaría que la paciente, en otra vida, haya sido la mujer aborigen. Por azar o por algún tipo de afinidad, la paciente habría contactado ese recuerdo junto con información sobre el idioma y las prácticas nativas, reproducidas durante la sesión. Si este es el caso, se estaría ante otro fenómenos de acceso a una fuente común de información, no ante un fenómeno de recuerdo de supuestas vidas pasadas, pero el efecto terapéutico positivo para el paciente sigue siendo el mismo. Entonces se podría afirmar que tanto las experiencias de Brian Weiss como de Edelmi Griva quizás sean resultado de la acción de campos morfogenéticos de memoria común de la humanidad, casos en los que se recrea un recuerdo del pasado por similitud con la situación traumática del paciente en la cual se focaliza la atención. El o los campos morfogenéticos que actúan como medio de transmisión y almacenamiento de información de la humanidad constituyen lo que se conoce como noosfera, la “esfera del pensamiento humano”, término derivado de la palabra griega νους (“nous”) que significa “mente”.110 Vladimir Ivanovich Vernadsky (1863-1945) elaboró la teoría de la Noosfera, la tercera de una sucesión de fases del desarrollo de la Tierra, después de la la geosfera (conformada por la materia inanimada) y la biosfera (conformada por la vida biológica). A Verndsky se le atribuye la creación de la teoría moderna de la biosfera (Grinevald, 1998, p. 21) y se lo considera uno de los grandes pensadores de la historia y la filosofía de la ciencia (Levit, 2001, p. 9)111. Fue un prolífico investigador científico y escritor. “De los 416 trabajos de Vernadsky's publicados durante su vida, 100 fueron de mineralogía, 70 de bioquímica, 50 de geoquímica, 43 de historia de la ciencia, 37 de la organización de la ciencia, 29 de cristalografía, 21 de radiogeología, 14 de ciencia del suelo y el resto a diferentes cuestiones de ciencia, historia y otras. (Pyatibratova, 2000).” 112 El famoso paleontólogo y filósofo francés Pierre Teilhard de Chardin (1881-1955) recogió el término de noosfera, definiéndolo como “un espacio virtual en el que se da el nacimiento de la psíquis (noogénesis), un lugar donde ocurren todos los fenómenos patológicos y normales del pensamiento y la inteligencia.” Asimismo, afirma que la noosfera es el estrato que conduce la energía liberada en el acto del pensamiento y que se encuentra a la altura de las cabezas humanas, interconectando toda la energía del pensamiento y generando la conciencia universal.113 Según Chardin, la noosfera es la conciencia que emerge de las interacciones de las mentes humanas, que evoluciona hacia una integración mayor, culminando en el Punto Omega el máximo nivel de complejidad de la conciencia Este estadio evolutivo final tendría cinco atributos: 1) debe existir actualmente, 2) debe ser personal, un ser intelectual y no una idea
109

Roberto Castro, “En busca del significado: supuestos, alcances y limitaciones del análisis cualitativo” en “Para comprender la subjetividad” Szasz I., Lerner, S., Colego de México, México, 1996, pgs 72-73
110 111

<http://en.wikipedia.org/wiki/Noosphere>

Irina Trubetskova, “Vladimir Ivanovich Vernadsky and his Revolutionary Theory of the Biosphere and the Noosphere” Department of Natural Resources, University of New Hampshire, 2004 <http://wwwssg.sr.unh.edu/preceptorial/Summaries_2004/Vernadsky_Pap_ITru.html>
112 113

Irina Trubetskova, Op. Cit. <http://es.wikipedia.org/wiki/Noosfera>

57

abstracta 3) debe ser trascendente (estado espiritual ideal que trasciende lo físico, concepto asociado a la idea de Dios como entidad que se enceuntra por encima del universo material), 4) debe ser autónomo, libre de las limitaciones del espacio (no localizado) y del tiempo (atemporal) 5) debe ser alcanzable: en el Punto Omega, la persona y su libertad no serán suprimidas, sino “superpersonalizadas”, de modo que la personalidad se enriquecerá de manera infinita.114 De todo lo anterior se puede concluir que la noosfera sería un tipo de campo morfogenético que se define como una entidad tetratridimensional omnipresente que transporta y almacena toda la información del pensamiento. Es a la vez un medio de comunicación, un espacio de almacenamiento y un entorno en el sentido planteado por Echeverría en la Teoría de los Entornos. Se puede acceder a la información de la noosfera de modo consciente, inconciente (en la mayoría de los casos), o dirigido por un tercero en el caso de las hipnosis autoinducidas monitoreadas por un terapeuta. Es necesario abrir un paréntesis para definir la omnipresencia de una entidad para un espacio determinado. Para un espacio E de n dimensiones, una entidad A de n+1 dimensiones es omnipresente a E si desde cualquier punto de E se puede acceder a A al desplazarse una distancia x en al menos una de las direcciones ortogonales a las n dimensiones que determinan al espacio E.

Fig. 12 -. Modelo de un plano paralelo a la superficie de Flatland, al que sólo pueden ingresar las partes superiores del cuerpo 3D de los seres planos

Por ejemplo, para un plano como Flatland (espacio rectangular de dos dimensiones) una entidad omnipresente puede ser un plano paralelo separado de Flatland por cualquier distancia entre 0 y x (Ver Figura 12). Un libro apoyado sobre una hoja de tamaño igual o inferior al libro es omnipresente para cualquier punto de la hoja, pues para toparse con el libro basta con moverse una distancia casi cercana a los cero milímetros en dirección perpendicular (ortogonal) al ancho y largo de la hoja (sus dos dimensiones). Si el libro está suspendido a 20 cm de la hoja, para llegar a el desde cualquier punto de la misma se realiza un desplazamiento de 20 cm en igual sentido (hacia arriba). Puede tratarse de un objeto tridimensional de cualquier forma, siempre que abarque toda la superficie del plano de forma tal que desde cualquier punto de la misma se alcance el objeto desplazándose una distancia mayor o menor. De forma análoga, una entidad de 4 dimensiones es omnipresente a nuestro espacio de tres dimensiones si la misma se ubica a una distancia determinada en dirección Upsilon o Delta (direcciones ortogonales a las tres dimensiones). Así desde cualquier punto de nuestro universo, un desplazamiento de X metros en dirección Upsilon o Delta nos llevará a toparnos con la entidad en cuestión, en este caso, el campo morfogenético. Obsérvese que, de la misma manera, una entidad de 11 dimensiones que abarque todo nuestro universo de 11 dimensiones espaciales será omnipresente para todas las dimensiones inferiores, pudiendo las entidades contenidas en ellas estar a escasa distancia de la entidad omnipresente pero ser incapaz de “verla” o de acceder a ella al no poder desplazarse en la dirección ortogonal a las 10 dimensiones, condición necesaria para toparse con la entidad omnipresente de 11 dimensiones. Las diferentes creencias religiosas comparten la idea de que la divinidad, Dios o el Ser, es omnipresente, aunque no podamos “verla” o percibirla con nuestros sentidos. Desde una perspectiva matemática, se comprende que tal propiedad es posible.
114

<http://en.wikipedia.org/wiki/Omega_Point>

58

Retomando el tema de la interacción de las personas con los campos morfogenéticos, si suponemos, como planteé anteriormente, que todo ser vivo posee un cuerpo 4D inmerso parcialmente en el espacio 3D y un “alma” 4D en contacto con las partes no inmersas del cuerpo 4D, el “efecto del mono número 100” se explica como manifestación, en el espacio 3D, de la comunicación interdimensional entre la entidad viva y el campo morfogenético 4D del cual todos los simios extrajeron la información relativa a la limpieza de los alimentos con agua, información archivada en el campo morfogenético luego de la primer experiencia del simio al que se le enseñó el procedimiento de lavado. Si, a su vez, entendemos la telepatía como la capacidad de comunicarse por medio del pensamiento, encontramos que lo anterior es un caso de telepatía de “mente a mente” sino de telepatía mediada por campos morfogenéticos: la información del emisor queda almacenada en el campo durante un tiempo indefinido y el receptor accede a ella en un determinado momento, ya sea al instante o siglos más tarde. Habría dos variables que jugarían un rol importante a la hora de “encontrar” información en el campo morfogenético: la voluntad del receptor y la predominancia de la información dentro del campo. Un receptor que voluntariamente se esfuerce por encontrar información específica tendrá más éxito que quien busque de manera inespecífica o que no la busque en absoluto. Pero si hay información que emerge por encima de la vasta variedad de contenidos del campo, ya sea porque hay muchas personas que la “emiten” al campo o porque se trata de información “solicitada” inconscientemente por un gran número de personas, es posible que muchos individuos la “reciban” (es decir, la encuentren y la “descarguen” del campo morfogenético. Resulta inevitable establecer un paralelismo entre este procedimiento y el del uso de los buscadores para encontrar información en Internet. Por este motivo algunos denominan “Internet biológica” a los campos morfogenéticos o al proceso mediador en los fenómenos de conciencia global. Si en Google se realiza una búsqueda introduciendo una palabra de uso común como “casa”, encontraremos millones de sitios que contengan dicha palabra y resultará difícil filtrar los datos para encontrar una casa en particular. Pero probablemente en los primeros lugares de la lista de resultados aparecerán los sitios que contenga la mayor cantidad de visitas y links a otros sitios. Es la lógica 2.0 de autogestión y arquitectura de la información, que puede ser un modelo acertado para explicar el funcionamiento de un campo morfogenético y la organización de la información contenida en él. Si todos podemos acceder a este campo morfogenético que contiene información de nuestros congéneres, quedaría explicado el mecanismo por el que se producen los descubrimientos simultáneos, la conciencia global, y el efecto del mono número 100. El fenómeno de los descubrimientos simultáneos podría funcionar de la siguiente manera: el campo morfogenético almacena la información de una persona que articula conceptos para elaborar una explicación a un fenómeno o dar solución a un problema. Cuando otra persona busque –simultáneamente o más adelante en el tiempo– una explicación o una solución para el mismo fenómeno o problema, encontrará, inconscientemente, la información que su congénere “emitió” al campo morfogenético omnipresente, utilizado como medio de comunicación por la otra persona para “recibir” dicha información. El resultado es que personas que no compartieron información por otros medios realizan el mismo descubrimiento. Entre los ejemplos más sorprendentes de los descubrimientos simultáneos está el de la invención del aeroplano. Los hermanos Wright en América y Richard Pearse en Nueva Zelanda desarrollaron el avión al mismo tiempo, en una época en que la opinión generalizada de la comunidad científica era que no podía inventarse una máquina más pesada que el aire capaz de volar. Richard Peers logró construir tal máquina y voló en por primera vez en marzo de 1903,

59

mientras que los hermanos Wright lo hicieron en diciembre de 1903, sin saber sobre el trabajo de Pears, al otro lado del mundo.115 Charles Darwin y Alfred Wallace trabajaron independientemente en la teoría de la evolución. Cuando Wallace estaba en Indonesia envió una carta Darwin con sus ideas. Cuando este último la leyó se sorprendió por la similitud entre los descubrimientos de Wallace y los suyos. Darwin aún no había publicado su teoría. Abundan los casos similares. Newton y Leibnitz descubrieron al mismo tiempo el cálculo, una rama de la matemática superior. Joseph Henry en América y Michael Farady en Inglaterra encontraron independientemente la inducción eléctrica, y publicaron sus trabajos con escasos meses de diferencia. Lo propio hicieron Einstein y Poincaré con la teoría de la relatividad especial.116 Por supuesto, antes de declarar que un descubrimiento simultáneo se produjo por acción de los campos morfogenéticos, habría que descartar estadísticamente que se haya producido por casualidad, que las personas no hayan estado en contacto por medios conocidos o que la información no haya llegado por otro medio de comunicación, y que el bagaje cultural de las mismas (y el sentido común) no conduzca a las personas a arribar a las mismas conclusiones. El problema es que no pueden descartarse tales posibilidades. La explicación “más lógica” para estas coincidencias sería que estas personas tuvieron acceso a, aproximadamente, el mismo cuerpo de información que circula entre la comunidad científica. Esto les habría permitido reunir las piezas de un rompecabezas más o menos al mismo tiempo, llegando al mismo resultado de manera independiente.117 Por otra parte, como se vio anteriormente, el principio holográfico también puede ofrecer una explicación al fenómeno, pues como postula, la información no se encuentra en un único lugar sino que cada lugar del universo contiene la información de la totalidad. Es decir, se puede acceder a la información desde cualquier sitio del espacio tridimensional. Aquí es donde encontramos un punto de contacto entre dos teorías: el principio holográfico y el modelo del campo morfogenético omnipresente paralelo al espacio 3D que habitamos. No tiene por qué haber una única explicación. Quizás los descubrimientos simultáneos sean resultado de que las personas acceden a la misma información tanto por medios conocidos (intercambios de la comunidad científica) como por medios externos al espacio 3D (campos morfogenéticos y principio holográfico, que serían dos formas de entender un mismo fenómeno.) Aunque se podría conjeturar que ésta o éstas últimas formas de obtener la información intervengan en el proceso de elaboración en la mente del investigador, no hay forma de determinar científicamente que no hubo comunicación por otros medios o que se traten de meras casualidades o resultados esperables por el avance del campo de estudio en cuestión. Por lo tanto, los descubrimientos simultáneos seguirán siendo sólo una curiosidad, no una muestra de la acción de los campos morfogenéticos o del principio holográfico. Considero que existen indicios de su accionar en diferentes investigaciones realizadas en física, como las del proyecto Conciencia Global.
115

Pullikattil Simon, “Simultany Discoveries” <http://ezinearticles.com/?SimultaneousDiscoveries&id=573362>, Wikipedia, “Richard Pearse” <http://en.wikipedia.org/wiki/Richard_Pearse#Popular_culture> y Wikipedia, “Write brothers”, <http://en.wikipedia.org/wiki/Wright_brothers>
116 117

Pullikattil Simon, op. cit. Sitio web “Foros de Física”, <http://www.physicsforums.com/showthread.php?t=36959> 4/12/2007

60

3.3. Interacción entre el ser humano y la materia inanimada mediante campos morfogenéticos

Habiendo planteado la posibilidad de la interacción de las personas con los campos morfogenéticos, procedo a plantear la posible interacción entre diferentes campos morfogenéticos, como la noosfera y los campos morfogenéticos de entidades inanimadas. Es decir, la posible interacción entre seres humanos y la materia inanimada. Esta hipotética interacción explicaría la modificación de los procesos aleatorios por acción de la conciencia global, fenómeno explicado más abajo. Según la teoría de Sheldrake, toda materia organizada crea patrones de organización en los campos morfogenéticos. Cada forma de la naturaleza posee un “molde”, un campo morfogenético que guarda registro de la forma en cuestión. Como mencioné anteriormente, los campos serían objetos de 4 dimensiones que sólo interactúan con la parte 4d de las materia inmersa en el universo 3D que habitamos. Como seres capaces de interactuar con este tipo de objetos de 4 dimensiones, el mismo proceso de pensamiento que deja huellas en el campo morfogenético de información común de la humanidad (la noosfera) podría afectar los campos morfogenéticos de la materia que coexiste con nosotros en el espacio 3D. Esto equivale a decir que nuestros pensamientos pueden modificar la estructura de la materia. Tendemos a creer que el mundo está ahí, independiente de nuestras posibilidades pero no es así. La realidad está determinada por el observador. En consonancia con las ideas expresadas por Maturana, la física cuántica enseña que no existe lo real, sino sólo tendencias. A la luz de esta mirada, la realidad se construye en el cerebro humano y las posibilidades combinatorias son finitas porque la mayor parte del átomo es espacio vacío, un espacio para liberar energía. 118 A nivel subatómico, las emociones y el pensamiento, que siempre se creyeron intangibles, se entretejen con la naturaleza en ese nivel fundamental subyacente de no separabilidad que abarca todo el universo y del cual emergen las entidades que en el nivel tridimensional parecen separadas entre sí. En dicho nivel, pensamiento y materia son la misma sustancia. La conciencia sería el fundamento del Ser, una idea propugnada creencias como el hinduismo, y la filosofía oriental. 119 La influencia del pensamiento sobre la materia se produciría en un nivel hiperdimensional, a través de los campos morfogenéticos. Se trataría de un fenómeno de interacción entre mente y materia por un mecanismo indeterminado que operaría en el espacio hiperdimensional, motivo por el que estaría fuera del alcance de los instrumentos de medición [tridimensionales]. El modelo dimensional permite, por analogía con las relaciones entre la segunda y la tercera dimensión, concebir cómo es posible la existencia de este tipo de influencias en el espacio hiperdimensional, si bien no pretenden ilustrar la naturaleza real del mecanismo por el cual se produce este efecto. La parapsicología, cuenta con una categoría ampliamente estudiada para designar este tipo de fenómenos: Psi. Los fenómenos psi son acontecimientos resultantes de la actividad psi, término general para identificar la comunicación extrasensorial de una persona con el ambiente. Este concepto incluye la definición de percepción extrasensorial (ESP por las siglas en inglés de “Extra Sensory Perception”), la psicoquinesis (PK) y la precognición.120
118

“Hoy puede ser un gran día”, Diario “Perfil” 17 de septiembre de 2006, suplemento de espectáculos, pg. 13. 119 “Hoy puede ser un gran día” op. cit. 120 Enrique Novillo Paulí “Los fenómenos parapsicológicos – PSI en el laboratorio” Editorial Kapeluz, 1975, pg 112

61

La ESP es la experiencia, influencia o respuesta sin previo estímulo sensorial de un objetivo, estado o acontecimiento. La Psicoquinesis (PK) es la influencia directa mental ejercida por el sujeto en un proceso o condición u objeto físico externo. La PK es un aspecto de PSI independiente de la fuerza muscular o física del individuo que la ejerce. La precognición es la predicción de futuros acontecimientos al azar, cuya realización no puede deducirse del conocimiento presente. Tanto el fenómenos Psi como la interacción entre noosfera y campos morfogenéticos de la materia inanimada explicarían las experiencias registradas y estudiadas por el proyecto conciencia global: un gran número de individuos ejercerían la psicoquinesis, la percepción extrasensorial y la precognición para alterar los procesos físicos aleatorios.

23.3.1. Proyecto Conciencia Global

El proyecto conciencia global (GCP, Global Conciousness Project, también conocido como EEG121) tiene como propósito examinar “correlaciones sutiles que reflejen la presencia y la actividad de la conciencia en el mundo”. De acuerdo a sus creadores, cuando millones de personas “comparten intenciones y emociones”, la red GCP muestra correlaciones “que pueden interpretarse como evidencia de la participación en una creciente conciencia global” 122 Desde principios de los años 60´ se efectúan diferentes experimentos que, de acuerdo a los científicos que participan en el GCP, han demostrado que la conciencia humana puede interactuar con sistemas físicos finamente calibrados, en particular, con los generadores de números aleatorios (REG, por las siglas de “random event generators”), que muestran “anomalías de funcionamiento cuando se producen acontecimientos que afectan a millones de personas”.123. La sede del proyecto GCP, que funciona en forma continuada desde su inicio en 1998, está alojada oficialmente en la Universidad de Princeton. Sin embargo, los REG que constituyen la red están distribuidos en 65 países en todos los continentes, y en todas las franjas horarias, las 24 horas del día, todo el año. En ella trabajan 75 investigadores, analistas e ingenieros.

Ubicación de los Generadores de Números aleatorios.

El GCP es una red internacional diseñada para registrar las interacciones sutiles de la conciencia coherente a nivel global con un conjunto de detectores sensibles distribuidos en todo el mundo. Estos detectores son REG que por lo general producen una secuencia continua de números
121

EEG, acrónimo de Electro Encefalograma, se utiliza como metáfora para identificar las mediciones de la conciencia global como el “electroencefalograma del mundo”, idea propuesta por un psicofisiólogo e investigador Psi en una conferencia en 1997. El electroencefalograma se utiliza para registrar la conciencia humana en forma de actividad cerebral medida por electrodos distribuidos en la cabeza. De allí la metáfora con las características y finalidad de la red GCP <http://noosphere.princeton.edu/eggname.html>
122

“Global correlation in random data”, sitio web del Proyecto Conciencia Global. <http://noosphere.princeton.edu/intro_bottom.html>
123

Eduardo Martínez, “Indicios de una posible relación entre el mundo físico y la conciencia”, Tendencias 21, 20 de Febrero de 2005 <http://www.tendencias21.net/Indicios-de-una-posible-relacion-entre-elmundo-fisico-y-la-conciencia_a548.html>

62

completamente impredecible que puede registrarse en un archivo de computadora. Los experimentos mostraron que la conciencia humana puede hacer que la secuencia de números deje de ser aleatoria cuando las personas mantienen la intención de hacerlo, o cuando se presenta un estado especial de conciencia grupal coherente. La diferencia es muy pequeña, pero los análisis estadísticos demuestran que existe una correlación entre el comportamiento de los REG y algo propio de la conciencia. Es como si nuestra voluntad pudiera cambiar, por ejemplo, la igualdad de posibilidades de obtener cara o cruz en el lanzamiento de una moneda para que en lugar de ser de 50% para cada una de ellas sea de 35% para una y 65% para la otra. Los resultados obtenidos por los REG de todo el mundo (conectados a computadoras que ejecutan programas que recogen una muestra de 200 bits por segundo) llegan a través de Internet a una computadora que archiva la información automáticamente, la analiza y la muestra en el sitio oficial del proyecto http://noosphere.princeton.edu/124 La información se integra en una variedad de análisis de las estadísticas locales y globales en busca de desviaciones y estructuras anómalas respecto de las esperadas como resultado del azar o la casualidad. Además se las correlaciona con predicciones realizadas previamente a la adquisición de los datos. Las correlaciones con eventos importantes que involucran la población mundial son el principal vehículo para evaluar la coherencia y los patrones en la información de los REG.125 Se encontró que el pequeño efecto de la conciencia sobre los REG no se ve afectado por la distancia o el aislamiento de los equipos, por lo que se descartan causas físicas como cambios en la temperatura, ondas de sonido o radiación electromagnética. Por el contrario, parece que la información es lo importante. Los datos recogidos cambian de una condición aleatoria a una condición ligeramente estructurada detectable en las pruebas estadísticas. Tal estructura implica que los números no son completamente impredecibles y que se puede esperar ver tendencias o patrones que no aparecerían en la información arrojada por procesos verdaderamente aleatorios. Las mediciones en campo y los experimentos de laboratorio de la conciencia grupal muestran que la resonancia y la coherencia del foco de atención pueden producir estructura en la información de los REG. Se examina el conjunto de datos para determinar si es aleatorio o “si existe evidencia de estructura que se corresponda con eventos importantes en la conciencia global”. Los investigadores coinciden en que los resultados de las evaluaciones basadas en este interrogante confirman la hipótesis de que los sucesos que atraen la atención afectarán el sistema de medición, la red de REG. En la mayoría de los casos, la información muestra una desviación de los resultados esperados para una secuencia de números aleatorios, desviación que concuerda con las predicciones de los investigadores, y la acumulación total de docenas de pruebas indiviudales es altamente significativa. Concuerdan en que “es una buena evidencia para un efecto anómalo correlacionado con eventos en el mundo, y puede ser evidencia de una conciencia global evanescente.”126 Si bien muchos de los investigadores participantes forman parte del estrato académico de la Universidad de Princeton, la red GCP no está financiada por subvenciones universitarias, sino por una serie de patrocinadores. Entre ellos destacan The Princeton Engineering Anomalies Research (PEAR) y The Linux Documentation Project.

124

El programa de aplicaciones (Java applet) que muestra el comportamiento de la red mundial de REG casi en tiempo real (10 minutos de retraso) se conoce como “The GCP basket observer” y la dirección del mismo es <http://noosphere.princeton.edu/bsktobsrv/basketobserver.wall.html>
125 126

Sitio oficial del GCP, “Introduction to GCP” <http://noosphere.princeton.edu/intro_bottom.html > Sitio oficial del GCP, <http://noosphere.princeton.edu>

63

El PEAR fue creado en 1979 por el decano de la Escuela de Ingeniería y Ciencia Aplicada de la Universidad de Princeton, Robert G. Jahn, con la finalidad de estudiar científicamente la interacción entre la conciencia humana y los sistemas físicos. Entre los artículos explicativos de esta experiencia destaca el publicado por la revista Foundations of Physics Letters, texto difundido por GCP y de acceso libre a través de Internet. Robert G. Jahn ha dedicado un equipo de ingenieros, físicos, sicólogos y humanistas a desarrollar una serie de experimentos y elaborar modelos teóricos que contribuyan a explicar el papel que juega la conciencia en el establecimiento de la realidad física. Uno de los estudios se centra en las variaciones registradas en los REG el 11 de septiembre de 2001 durante los atentados a las torres gemelas, noticia cubierta por todos los medios en todo el mundo. “Los análisis focalizados en la información registrada el 11 de septiembre de 2001 muestran desviaciones respecto de la expectativa de aleatoriedad en varias estadísticas (…) Existen declaraciones controversiales pero sustanciales que sostienen que las desviaciones medibles de parámetros de distribución estadística pueden relacionarse, por razones desconocidas, con condiciones de importancia para los humanos”, afirman sus autores en el estudio.

Desviación acumulativa de la autocorrelación de la variación del dispositivo. La suma acumulativa se muestra como función del tiempo posterior para el 11 de Septiembre de 2001, contrastado con el mismo cálculo realizado en 60 días cercanos. Las autocorrelaciones se calcularon para 24 horas EDT (Hora del Este de EUA) durante un tiempo posterior de hasta 4 horas.

Esta idea es el núcleo del debate. “Los datos de la red mundial de generadores de números aleatorios muestran una estructura aparentemente asociada con eventos mundiales importantes. Las muestras arbitrarias del archivo de datos respetan rigurosos criterios de aleatoriedad, pero las muestras correspondientes a eventos de gran importancia regional o global muestran desviaciones significativas de los parámetros de distribución respecto de las esperadas. Estas desviaciones también se correlacionan con un índice cuantitativo de intensidad de noticias diarias”, explican los autores del estudio. El análisis contextual indica que las desviaciones “no pueden atribuirse a interacciones físicas identificables y podrían ser atribuibles a una interacción no identificada asociada con la conciencia humana.” 127 “Las especulaciones acerca del rol de la conciencia en los sistemas físicos se observan con frecuencia en la literatura relacionada a la interpretación de la mecánica cuántica.” Explican D.I. Radin y R.D. Nelson en el abstract de uno de los experimentos. “Mientras sólo existen escasas investigaciones en las publicaciones sobre física, se reportaron más de 800 experimentos en literatura de parapsicología”, explican. Al revisar un cuerpo bien definido de evidencia empírica proveniente de tales reportes, corroboraron inequívocos efectos no azarosos en condiciones experimentales, sugiriendo la existencia de “alguna forma de anomalía relacionada con la conciencia en los sistemas físicos aleatorios”128

127 128

“Correlations of Continuous Random Data with major World events” R.D. Nelson y col. Op. Cit.

“Evidence for Consciousness-Related Anomalies in Random Physical Systems” D. I. Radin, R. D. Nelson Foundations of Physics, Vol 19, No 12, pp 1499-1514, December 1989 <http://noosphere.princeton.edu/rdnelson/meta.html>

64

Algunos científicos insisten en que todo puede ser casualidad, a pesar de que el equipo de Princeton señala que es muy difícil cambiar el orden aleatorio de los números al azar, sin que haya una causa de peso para ello. El doctor Roger D. Nelson, miembro del equipo del GCP, afirma ser un empirista “no muy dado a las especulaciones teóricas”129 y esta postura se refleja en el sitio web: la página principal muestra una clara separación entre el tratamiento científico de los resultados y su interpretación, dos áreas rotuladas como “trabajo científico” y “mirada estética” respectivamente. Sin embargo, los cuestionamientos de la comunidad científica al GCP se mantienen. Además de la influencia involuntaria ejercida por un gran número de personas, también se registraron alteraciones a voluntad. Varios estudios experimentales de la interacción remota entre operadores humanos y máquinas objetivo muestran desviaciones pequeñas pero replicables y estadísticamente significativas correlacionadas con la intención previamente declarada por los operadores remotos (B.J. Dunne, R. G. Jahn, 1992). Los resultados son similares tanto cuando los operadores humanos y las máquinas objetivo están separados por distancias de varios miles de kilómetros como cuando se encuentran separados por centímetros.130 Esta es una evidencia a favor de la idea de que la influencia no se ve obstaculizada ni disminuida por la separación física entre la fuente de la influencia y el objetivo, aseveración planteada por Novillo Paulí enla década de 1970. Este investigador argentino en parapsicología realizó investigaciones sobre el crecimiento de plantas con una separación entre sujeto y objeto que abarcaban desde menos de un metro hasta unos 20 000 km, que era la distancia entre los sujetos en Buenos Aires y las semillas en el Institute for Parapsychology en Durham, N. C. EUA.131 Como se evidencia en los experimentos de Paulí, la influencia remota también es exitosa sobre objetos macroscópicos, y no sólo sobre la actividad electrónica microscópica de los generadores aleatorios. De hecho, los experimentos exitosos de interacción humano/máquina realizados por B.J. Dunne y R. G. Jahn también incluyeron un aparato de “cascada mecánica aleatoria” macroscópica, que utilizaba pelotas de poliestireno. La máquina dejaba caer 9000 pelotas de poliestireno a través de una matriz de 330 clavijas que las desparramaban en 19 contenedores que contenían un dispositivo de conteo. Una computadora registraba los resultados y los mostraba al operador. El operador intentaba desplazar el promedio de distribución hacia la izquierda o la derecha. En muchos casos, los resultados fueron similares a los obtenidos por los mismos operadores sobre REG microelectrónicos. Se Bolas de poliestireno utilizadas en el obtuvieron resultados muy similares tanto con experimento de cascada mecánica aleatoria. operadores remotos como con locales, lo que sugiere, una vez más, que la influencia es independiente de la distancia.132
129

Roger D. Nelson, “Theory and Speculations”, sitio web de The Global Conciousness Project. <http://noosphere.princeton.edu/speculations.html>
130

“Experiments in Remote Human/Machine Interaction”, B. J. Dunne, R. G. Jahn, Journal of Scientific Exploration, Vol 6, No 4, pp 311-332, 1992 <http://noosphere.princeton.edu/rdnelson/remote.html >
131

Enrique Novillo Paulí “Los fenómenos parapsicológicos – PSI en el laboratorio” Editorial Kapelusz, 1975, pg 110 a 112
132

B. J. Dunne, R. D. Nelson, R. G. Jahn “Operator-Related Anomalies in a Random Mechanical Cascade”<http://noosphere.princeton.edu/rdnelson/rmc.html>

65

Asimismo los resultados de los experimentos con REG indicarían que la influencia es independiente del tiempo, pues se registraron alteraciones de los dispositivos con antelación al evento con el que los investigadores las relacionan. El 11 de septiembre de 2001, los gráficos comenzaron a desviarse cuatro horas antes de que las torres gemelas sufrieran la colisión de los aviones. En diciembre de 2004, los REG mostraron anomalías importantes 24 horas antes de que sucediera el terremoto y posterior tsunami del Océano Índico que devastó las costas de Asia suroriental y mató a 250.000 personas. 133 Durante esos lapsos de tiempo los científicos no sabían lo que estaba pasando para que los números variaran. Entre las posibilidades que se barajan para explicar este fenómeno está la de la precognición, la predicción de futuros acontecimientos al azar cuya realización no puede deducirse del conocimiento presente.134 Esta hipótesis coincide con las conclusiones que N. Paulí extrae de sus investigaciones sobre la psicoquinesis y el tiempo. En vista de los resultados obtenidos el autor plantea la posible interpretación de que “no existe la dimensión del tiempo para PK, sino que su accionar es siempre presente”135 Si bien esta afirmación puede parecer contraria al sentido común, desde un punto de vista físico no lo es. Como afirmó Albert Einstein (1955), “por persistente que sea, la distinción entre pasado, presente y futuro es pura ilusión”. Él sostenía que el tiempo no es en modo alguno lo que parece. No fluye en una única dirección. El futuro y el pasado coexisten.136 Así, la relatividad espacial muestra que el concepto de simultaneidad no es universal, y que el pasado y el futuro pueden coexistir junto con el presente: los observadores en diferentes marcos de referencia tendrán diferentes percepciones de cuáles eventos están en el futuro y cuales en el pasado, cada uno tendría un flujo de tiempo diferente en lugar de un momento presente único para todo el universo.137 En oposición con el nivel cósmico, en el mundo cuántico la distancia más pequeña que tiene sentido es la longitud de Plank; en este nivel, el espaciotiempo se distorsiona al máximo, formando lo que se conoce como “espuma cuántica”. En distancias inferiores a la distancia de Planck (1,6 x 10 –35 metros) y más cortas que el tiempo de plank (5.391×10 -44 segundos), el tiempo como lo conocemos carece de sentido.138 En este reino de lo infinitamente pequeño, el tiempo se comporta de manera diferente a lo que se podría esperar desde el sentido común. Estas anomalías temporales pueden entenderse si consideramos al tiempo como una dimensión fractal, no lineal. Un fractal es un objeto geométrico compuesto por elementos infinitos, cuya estructura básica se repite en diferentes escalas139. La teoría del caos sostiene que no hay líneas simples en la naturaleza: cualquier línea, vista desde una escala diferente, resulta ser una sucesión de formas,
133 134 135 136

Eduardo Martínez, “Indicios de una posible relación entre el mundo físico y la conciencia”,op. cit.> Enrique Novillo Paulí op. cit. pg 305 y subsiguientes. Enrique Novillo Paulí op. cit. pg 112

Wikiquote, “Albert Einstein”, <http://en.wikiquote.org/wiki/Albert_Einstein> y citado por Michael Drosnin en “El código secreto de la Biblia”, Editorial Planeta 1997, cap. 1, El Código.
137

Wikipedia, Block Theory of the Universe – Simultaneidad. <http://en.wikipedia.org/wiki/Block_Theory_of_the_Universe>
138

Wikipedia, Plank time <http://en.wikipedia.org/wiki/Planck_time> y Eternity <http://en.wikipedia.org/wiki/Eternity>
139

Definición de Fractal en wikipedia <http://es.wikipedia.org/wiki/Fractal> y en el Diccionario de la Real Academia Española <http://buscon.rae.es/draeI/>

66

de irregularidades, curvas, etc. Por tanto, al medir una objeto fractal desde otra escala los resultados dejan de ser los obtenidos al medirlo en una escala mayor140. Al considerar que el tiempo es una línea recta arrojada desde el pasado hacia el futuro, se dificulta la apreciación de algunas experiencias temporales, que pasan a ser consideradas ilusiones, disociaciones, rarezas de la memoria y la percepción, o cualquier otra cosa que no tiene que ver con la naturaleza física y esencial del tiempo. 141 Desde esta perspectiva, en la escala infinitesimal de las interacciones entre conciencia y materia, (conciencia y REG) la influencia se produce cuando desde nuestra percepción temporal, el evento causante parece no haber sucedido aún. En cualquier caso, la diferencia temporal apreciada en los experimentos es un hecho. Algunos científicos insisten en que todo puede ser casualidad, a pesar de que el equipo de Princeton señala que es muy difícil cambiar el orden aleatorio de los números al azar, sin que haya una causa de peso para ello. Otro tipo de experimentos verifica que la influencia voluntaria de las personas sobre la extensión de oscilación de un péndulo y la altura de una fuente de agua142, ambos encerrados en una caja de acrílico, arroja resultados similares en características y magnitud a los experimentos de interacción hombre/máquina143 En el sitio oficial del GCP los investigadores descartan que el fenómeno se produzca por causas inherentes al mecanismo utilizado en los experimentos, y enfatizan que, en apariencia, “el dominio de la mayoría de las variables efectivas no es físico sino psicológico, no la materia sino la mente.”144 Algunas de las conclusiones del PEAR en relación a la interacción hombre/maquina son que la mente humana puede afectar los procesos físicos, en un grado pequeño pero estadísticamente detectable; que el efecto parece desaparecer cuando se utilizan fuentes seudo-aleatorias; que el efecto es idiosincrásico (diferentes individuos producen diferentes resultados); que el aumento en respuesta a variables físicas no es obvia: por ejemplo, el aumento de la velocidad de la muestra por un factor de 10 no produjo diferencias detectables en el tamaño del efecto por bit 145 En suma, parece existir una influencia desconocida de las personas tanto sobre los sistemas físicos como sobre los biológicos, como los que condujo Novillo Paulí. Se trataría de una influencia independiente de la distancia y del tiempo. La atención de las personas juega un rol
140

Es propio de los fractales que se encuentren autosemejanzas a diferentes escalas. Esta propiedad también es aplicable al mundo natural: las líneas que parecen simples muestran un infinito número de detalles al mirarlo desde más cerca. Por ejemplo, el contorno de un continente puede tener una medida estimada finita, pero se trata de una estimación en la que se simplifican todos detalles de la costa por una sucesión de pequeños tramos de líneas rectas. Si midiéramos el contorno de las costas a menor escala, es decir, medir la longitud de cada playa, de cada roca, de grano de arena que conforman el límite entre tierra y mar, la longitud resultante sería infinita.
141

Escalas y dimensiones fractales <http://elcaos.tripod.com/escalas.html> y ¿Es el mundo diferenciable?

<http://elcaos.tripod.com/diferenciable.html>
142

Sitio del Princeton Engineering Anomalies Research <http://www.princeton.edu/~pear/human_machine.html>
143

R. D. Nelson, G. J. Bradish, R. G. Jahn, and B. J. Dunne, “A Linear Pendulum Experiment: Effects of Operator Intention on Damping Rate”, Journal of Scientific Exploration, Vol 8, No 4, pp 471489, 1994 <http://noosphere.princeton.edu/rdnelson/pend.html>
144

Roger D. Nelson, “Theory and Speculations”, sitio web de The Global Conciousness Project. <http://noosphere.princeton.edu/speculations.html>
145

Artículo sobre el Princeton Engineering Anomalies Research Lab (PEAR) en Wikipedia <http://en.wikipedia.org/wiki/Princeton_Engineering_Anomalies_Research_Lab>

67

en el accionar de esta influencia, pues se produce cuando se dirige la atención con el fin de efectuar tal influencia de manera voluntaria al igual que cuando se orienta a algún hecho relevante para un gran número de personas. Si la influencia también se ejerce sobre sistemas físicos microscópicos y macroscópicos aleatorios así como sobre sistemas biológicos, se puede inferir que es plausible la influencia entre personas. Los investigadores del PEAR afirman haber demostrado la habilidad de las personas para adquirir información sobre blancos remotos en espacio “transmitida” por un observador en un lugar y tiempo seleccionados al azar. Se conocen como experimentos de percepción remota, y el PEAR ha acumulado más de 650. El observador ‘transmisor’, conocido como ‘agente’ se sitúa en el lugar elegido y debe observar y registrar impresiones de los detalles y la atmósfera del lugar. Un segundo participante, el ‘perceptor’, ubicado lejos del lugar y sin información previa sobre el mismo, intenta sentir su composición y naturaleza e informar sus impresiones en un formato similar a la descripción del agente. Gracias a la metodología utilizada, la posibilidad de que los resultados obtenidos se produzcan por obra del azar es de aproximadamente tres en diez mil millones. La comparación de los relatos del agente y del perceptor producidos en estos experimentos revelan correspondencias sorprendentes tanto en sus aspectos generales como específicos, coincidencias que estadísticamente superan con creces lo que se esperaría por mero azar. Para los autores los resultados son indicativos de la existencia de “algún canal anómalo de adquisición de la información”. “Estos análisis demuestran que esta capacidad de la conciencia humana también es en gran parte independiente de la distancia entre el perceptor y el objetivo, e independiente del tiempo entre la especificación del blanco y el esfuerzo de percepción” 146 Según Dunne y Jahn, los mejoramientos analíticos introducidos para obtener la información anómala con mayor eficiencia, esfuerzos destinados a “lograr una ‘mayor definición’ de la ‘señal’ de percepción remota”, parecen haber resultado en una reducción sistemática de la misma “señal”, no de la incertidumbre (“ruido”) del proceso. Esto los ha llevado a plantear la posibilidad de que “la manifestación de la anomalía puede requerir cierto grado del mismo ruido, o incertidumbre(…) Sin embargo, es una posibilidad sobre la que pueden encontrarse precedentes en otros dominios de la exploración académica y por ende es pertinente considerarla en el contexto presente. Los ejemplos técnica más inmediatos de esta complementariedad entre señal y ruido son los experimentos hombre/máquina desarrollados en nuestro laboratorio y en otros sitios. Todos estos estudios emplean alguna forma de procesador aleatorio y los efectos anómalos aparecen como desviaciones de sus resultados aleatorios respecto de la esperada por obra del azar. Es como si el ‘ruido’ del proceso aleatorio fuera la materia prima esencial de la cual la mente del operador es capaz de construir una pequeña cantidad de ‘señal’ ordenada. Dichos efectos no se restringen de ninguna manera a la investigación de anomalías explícitas. Se pueden encontrar desviaciones similares de las esperadas en aplicaciones de la ingeniería contemporánea como la ‘resonancia estocástica’ en la que un incremento deliberado del nivel total de ruido en ciertos tipos de láser o circuitos
146

Sitio del Princeton Engineering Anomalies Research, II. Remote Perception, <http://www.princeton.edu/~pear/remote_perception.html>

68

electrónicos sensibles puede, de hecho, aumentar la detección de señales débiles fluctuantes. Otros estudios demostraron que la introducción de un elemento de caos en ciertos tipos de procesos no lineales, como la interacción de osciladores que de otra forma serían independientes, pueden estimular el comportamiento sincrónico entre el transmisor y el receptor. En cada una de estas instancias, se introdujo información u orden en un sistema físico sensible no lineal, no al reducir el ruido ambiente, sino al incrementarlo. De interés particular para nuestros propósitos es la observación no anticipada de los investigadores de que en dichos procesos de sincronización el receptor registró cambios en la señal antes de que el transmisor registraran la transmisión de esos cambios. En otras palabras, el sistema pareció capaz de anticipar la sincronización. Los ingenieros que efectuaron estos estudios remarcaron que ‘en consecuencia deberíamos esperar que cualquiera de estos sistemas análogos que exhiben caos también deben ser susceptibles a sincronización anticipada. Por lo tanto esperamos que nuestro trabajo será un estímulo para explorar las oportunidades para observar sincronización anticipada en sistemas físicos, químicos, biológicos y socioeconómicos147’. Siguiendo esta sugerencia podríamos notar que, en cierto sentido, los procesos de percepción remota califican como ejemplo de ‘sistemas no lineales sensibles con una débil señal fluctuante’ que exhiben un cierto grado de caos, y que los participantes en estos experimentos funcionan como ‘dos osciladores aleatorios que de otra forma serían independientes’. En consecuencia, bien podría ser que nuestra señal también sea dependiente de un ruido aleatorio de fondo para que se manifieste. De ser así, aparecería que nuestros intentos de aumentar la señal de percepción remota mediante la agudización de la especificidad del canal de información fueron los que podrían, de hecho, haber sido responsables de la atenuación de la señal. Llegando aún más lejos en las analogías relevantes, el modelo aceptado de evolución biológica incorpora la importancia de la incertidumbre en el aumento de la información. La teoría de Darwin postula que las especies vivientes se adaptan a sus ambientes al seleccionar rasgos específicos que emergen en el proceso de mutación genética aleatoria. Este proceso es en sí mismo fuertemente dependiente de la generación de ‘ruido’ que emerge de la masiva redundancia de la información recombinada en forma continua. Cuando la aleatoriedad de este proceso es limitada, como en la cruza repetida, la ventaja en el corto plazo de la previsibilidad aumentada de rasgos heredados es contrarrestada por la debilitación de largo plazo de la cepa genética de la especie. También se pueden obtener ideas muy reveladoras de un reino bastante diferente de la experiencia humana, a saber, la práctica de ciertas tradiciones místicas adivinatorias donde las relaciones anómalas entre la señal y el ruido también son evidentes. En la mayoría de estas, se presenta una pregunta claramente definida a algún tipo de proceso aleatorio con el propósito de acceder a información no disponible para la mente conciente. Por lo general, la respuesta llega en una forma imprecisa o simbólica que requiere la traducción a términos más significativos o pertinentes. Uno de esos ejemplos es el renombrado Oráculo de Apolo en Delfos en la antigua Grecia, una fuente de sabiduría muy respetada que jugó un rol central en la cultura y la política Griega. (…) Otro oráculo antiguo, aún utilizado, es el ‘Libro de cambios’ chino o I Ching, un proceso de adivinación que implica la generación de una secuencia de eventos binarios aleatorios.148
147

McNamara, B., & Wiesenfeld, K, “Theory of stochastic resonance”. Physical Review A, 15 de abril de 1989, pp. 4854–4869.
148

Brenda J. Dunne y Robert G. Jahn, “Information and Uncertainty in Remote Perception Research” Journal of Scientific Exploration, Vol. 17, No. 2, pp. 232-233, 2003.

69

Casi todos los procesos de adivinación utilizados por los chamanes actuales –astrólogos, tarotistas, etc– implican la interpretación de los resultados generados por eventos aleatorios, como puede ser la mezcla y selección de cartas al azar. En esencia, tienen el mismo funcionamiento que los aparatos generadores de eventos aleatorios, cuyos resultados son la base para acceder a información que se encuentra alojada en un plano diferente al físico tridimensional. La relación entre espacios con diferente número de dimensiones sería el núcleo fundamental de la explicación de estos fenómenos. Pero para ello hay que tener en cuenta la evidencia aportada por otras investigaciones en física, que indican que la realidad está constituída por mucho más que las tres dimensiones a las que están confinados nuestros sentidos.
23.3.2. La conciencia como entidad hiperdimensional y sus implicaciones para nuestra forma de concebir la mente, la vida y el ser humano.

Obsérvese que los sistemas que Dunne y Jahn mencionan citando a McNamara, B., y Wiesenfeld, K. (1989), son los mismos que, según Sheldrake, se ven determinados por los campos morfogenéticos. Así, una muestra de la sincronización anticipada en seres humanos son los descubrimientos simultáneos –o casi simultáneos, debido a la anticipación en la sincronización–, la conciencia global y la percepción remota, y en los animales un ejemplo sería el efecto del mono número 100. Esto refuerza la hipótesis de la interacción interpersonal remota (telepatía) a través de una hipotética noosfera. Más adelante se explica cómo puede ser el mecanismo de esta interacción que se produciría en el hiperespacio. Entre las teorías barajadas para explicar el fenómeno está la del modelo M5, concebido por Robert Jahn y Brenda Dunne, fundadores del PEAR. El modelo indaga profundamente en las fuentes del mundo físico y experiencial. Sus autores exhortan por “una representación más contundente de la fusión de las dimensiones materiales y mentales en lo indistinguible en los niveles más profundos de sus interacciones”.149 Es justamente la interfase más crucial del modelo, la existente entre lo inconciente y lo tangible, la que está definida con menor precisión. Es que si es válida la aseveración de varios autores acerca del carácter indistinguible del fenómeno físico y mental en los niveles más profundos de estos dos dominios, “no habría interfase en absoluto, sólo un continuo previo a la distinción que sólo carga características vestigiales de tal división Cartesiana”, afirman Jahn y Dunne. Su propuesta consiste en “homogeneizar las capas inferiores de los inconciente y lo intangible que proporciona el túnel para el pasaje anómalo de información desde el lado mental al lado material o viceversa, o quizás más acertadamente, la que proporciona el sitio de gestación para alguna materia prima embrionaria de ‘pre-información’ que con posterioridad emergerá tanto en eventos tangibles como en experiencias concientes. Dado su origen común, estos eventos y experiencias inevitablemente mostrarán correlaciones, y estas comprenderán las aparentes anomalías mente/materia” Jhan y Dunne sostienen que “los modelos como este son importantes pasos hacia la comprensión, y aunque no establecen una explicación completa de los efectos sutiles de la conciencia sobre el mundo físico, pueden guiar experimentos y ayudar a formular mejores preguntas.” 150
<http://www.princeton.edu/~pear/pdfs/jse_papers/IU.pdf> Mar. 2007.
149

Roger D. Nelson, “Theory and Speculations”, sitio web de The Global Conciousness Project. <http://noosphere.princeton.edu/speculations.html>
150

Roger D. Nelson, “Theory and Speculations”, sitio web de The Global Conciousness Project.

70

En el presente trabajo se han esbozado modelos e ideas que poseen afinidad con aquellas planteadas por dos investigadores de las ciencias físicas, Alex Green y, especialmente, John Smythies. Alex Green es un físico matemático inglés autor de la Teoría geométrica de la conciencia. Es una teoría empírica de la conciencia fenoménica que propone que la experiencia conciente puede describirse como una variedad de cinco dimensiones.151 (Cabe aclarar que Green considera al tiempo como una cuarta dimensión espacial mientras que la quinta dimensión espacial sería la cuarta dimensión espacial cuando se considera al tiempo como una dimensión temporal, como en el resto de la tesina). En geometría, una variedad es, intuitivamente hablando, una generalización del concepto de superficie a cualquier número de dimensiones. Una variedad es una entidad de dimensión n.152 Green, define la experiencia conciente como “cosas dispuestas en tiempo y espacio que se encuentran en un punto. Esta definición puede analizarse usando geometría multidimensional para producir un modelo donde los contenidos de la conciencia están ‘plegados’ en un único lugar pero, aún así, encontrarse en su posiciones tridimensionales originales. (…) Un volumen 3D de actividad cerebral sobre un período corto de tiempo tendría la forma geométrica, extendida en el tiempo, de una observación conciente en 5D. El contenido mental tendría una posición altamente restringida en cinco dimensiones debido a que, para permanecer observable, un evento debería incrementar el desplazamiento en la quinta dimensión a medida que el tiempo se incrementa.”153 El Dr. John Smythies, Director de la división de Neuroquímica del Centro para el Cerebro y la Cognición, de la Universidad de California en San Diego, describe una nueva teoría de la conciencia (2003), basada en estudios previos, que sostiene que como sugirió la física teórica Andrei Linde (1990) “el universo consta de tres entidades fundamentales: el espaciotiempo, la materia y la conciencia, cada uno con sus propios grados de libertad”. La teoría tiene tres áreas de impacto: “(1) la demostración de la neurociencia y la psicofísica de que no percibimos el mundo como es en realidad sino como el cerebro supone que probablemente sea; (2) la necesidad de delinear el espaciotiempo fenoménico y el espaciotiempo físico. Son relevantes las teorías físicas recientes que sugieren que el Universo tiene más de tres dimensiones espaciales; (3) el rol de la conciencia en el Universo descrito por la Relatividad Especial.” 154 Smythies obtiene una nueva teoría física a partir de la integración de estos tres aspectos, y de adelantos en psicología introspectiva, en la comprensión de ciertos hallazgos de neurología clínica así como en avances en física teórica. Con respecto al punto (1), Humberto Maturana coincide plenamente cuando asevera que “no hay nada fuera de nuestra mente (…) porque no tiene sentido preguntar por algo que no podemos conocer sin configurarlo” y ese algo está configurado por lo que hacemos desde el momento en que decimos ‘hay algo”. Conocer es configurar.155 Además afirma que “el sistema nervioso opera haciendo correlaciones internas y no captando dimensiones del mundo externo:

<http://noosphere.princeton.edu/speculations.html>
151 152

Wikipedia, Alex Green, <http://en.wikipedia.org/wiki/Alex_Green>

Wikipedia, Variedad < http://es.wikipedia.org/wiki/Variedad_(matem%C3%A1tica)> y Variedad diferenciada <http://es.wikipedia.org/wiki/Variedad_diferenciable>
153

Alex Green, “A Testable, Geometrical Theory of Consciousness” <http://www.users.globalnet.co.uk/~lka/consh4.htm>
154

John Smythies, “Space, Time and Consciousness”, op. cit. pp. 47–56 <www.imprint.co.uk/pdf/smythies.pdf>
155

Jorge Halperín, “No hay nada fuera de la mente”, Diálogo con Humberto Maturana, Clarín 28/06/1992

71

el sistema nervioso opera como una red cerrada. Y por tanto ya no tenemos necesidad de hablar de ‘objetos externos”156 En esencia, la teoría de Smythies propone que existen dimensiones extras para disponer cosas que forman un espacio ‘fenoménico de la conciencia separado’. 157 El espacio fenoménico sería un ejemplo físico del Res Cogitans de Reneé Descartes, utilizado para denotar la mente, espíritu inmaterial pensante. En su sistema filosófico, el sistema Cartesiano, el Res Cogitans se opone al Res Extensa, que denota el organismo físico material.158 La psicología hindú plantea que los humanos están compuestos de un cuerpo físico compuesto de materia ordinaria y de una psique compuesta de otra forma de materia demasiado diáfana para ser detectada por instrumentos ordinarios. Sin embargo, recientemente se desarrolló una tercera teoría que sugiere que “el ser humano consiste en un cuerpo físico compuesto por materia ordinaria extendida en el espacio físico y, además, un módulo de conciencia compuesto de un tipo diferente de materia extendida en un diferente espacio fuera del espacio físico.” 159 Smythies plantea que si la teoría de la conciencia presentada en su investigación es correcta entonces “todos los contenidos de la conciencia –incluyendo nuestras sensaciones visuales– se sitúan en un espacio o brana propia, fuera del universo físico. La percepción normal, en esta teoría, está mediada por la secuencia de eventos objeto–fotón–retina–cerebro– (cruce a una nueva brana)–campo visual. Las alucinaciones involucran sólo la última parte de esta cadena causal, cerebro–(cruce a una nueva brana)–campo visual.” “Por lo tanto, está muy de acuerdo con estas tendencias en física sugerir que la conciencia está localizada en su propia brana externa a las dimensiones del mundo físico. Con esto quiero decir que el nuevo espacio en el que esta teoría postula que contiene la conciencia no es meramente un espacio de Kaluza Klein o una supercuerda; es un nuevo espacio adicional a todo espaciotiempo físico postulado actualmente. Esto proporciona meramente una analogía para un nuevo espacio de la conciencia. El organismo humano, en consecuencia, se extendería más allá del cuerpo físico para incluir un módulo de conciencia (compuestos de diversos campos sensoriales y de imágenes además de, quizás, un Ser subjetivo) ubicado en una brana propia. Para acuñar un juego de palabras, ‘La conciencia quizás esté en una brana no en el cerebro (‘Consciousness may be in the brane not in the brain.’)”160 De ser cierta, la idea de que la conciencia se encontraría en una brana y no en el cerebro (es decir, que la conciencia es una entidad hiperdimensional) sería sumamente revolucionaria para nuestra forma de concebir la vida, la conciencia y el ser humano. Sin embargo no se trata solo
156

Entrevista a Humberto Maturana en “La objetividad entre paréntesis”, por Dense Najmanovich y Ana María Llamazares. Página 12, Suplemento Futuro, 27/06/1992.
157

Wikipedia, “Hipótesis of consciousness and spacetime”, <http://en.wikipedia.org/wiki/Spacetime_theories_of_consciousness>, Ago. 2007.
158 159

Wikipedia, “Res Extensa”, <http://en.wikipedia.org/wiki/Res_Cogitans> Ago. 2007.

John Smythies, “Space, Time and Consciousness”, op.cit. pp. 47–56 <www.imprint.co.uk/pdf/smythies.pdf>
160

John Smythies, “Space, Time and Consciousness”, op. cit. pp. 47–56 <www.imprint.co.uk/pdf/smythies.pdf>

72

de una hipótesis aventurada: existen indicios sorprendentes de la veracidad de esta idea en los relatos sobre las experiencias cercanas a la muerte. Si bien abundan los ejemplos sobre estas últimas, voy a mencionar uno particularmente ilustrativo realizado en condiciones controladas por investigadores científicos. Existe un procedimiento quirúrgico novedoso en el que se lleva al paciente hasta un estado de muerte clínica por hipotermia inducida. Se opera al paciente sin vida durante aproximadamente una hora y luego se lo resucita. Esta operación, apodada “pausa” por los doctores que la llevan a cabo, requiere que la temperatura del cuerpo del paciente fuera rebajada a 15,55 ºC, sus latidos y respiración detenidos, que las ondas de su cerebro fueran planas, y se le extrajese la sangre de la cabeza. Eso es lo que normalmente se entiende por estar muerto. Tras extirpar el aneurisma, el paciente es devuelto a la vida. Algunos pacientes dicen haber escuchado los diálogos de los médicos durante la cirugía e incluso los describen con sumo detalle. El Dr. Michael Sabom (13) y otros, como el cirujano Allan Hamilton, de Harvard, dicen que esto es un misterio, porque durante la operación el electroencefalograma muestra una línea absolutamente plana: ningún impulso eléctrico recorre el cerebro. Un cuerpo muerto, absolutamente sin actividad durante una hora, es físicamente incapaz de registrar nada. Entonces se pregunta ¿cómo es posible que las personas escucharan y recordaran esos diálogos? Al igual que el neurofisiólogo John Smythies, sostienen que la conciencia no está situada en el cerebro ni en otra parte del cuerpo, sino que es una entidad hiperdimensional capaz de seguir existiendo luego de la muerte del cuerpo, el cual sería apenas un medio a través del cual se manifiesta la conciencia.

3.4. Comunicación remota entre personas desde la perspectiva hiperdimensional

Como planteé anteriormente, se podría considerar al alma como un objeto hiperdimensional que no penetra en el espacio 3D pero que está asociado de cierta manera a la parte hiperdimensional del cuerpo 3D de un ser humano. Si este es el tema en la analogía del modelo dimensional, el foro podría adoptar diferentes configuraciones, por ejemplo podría ser el cubo celeste que encastra en la caja 3D generadora del cuadrado de Flatland (Ver Figura 5). El cubo sería el “alma” del cuadrado de Flatland. Ahora supongamos que este cubo celeste tiene la capacidad de interactuar con otros cubos a través del espacio tridimensional. Los habitantes de Flatland percibirían esta interacción como algo misterioso pues no serían capaces de determinar ninguna interacción en su plano, que ellos creen que es lo único existente. Buscarían una explicación coherente con sus conocimientos: pensarían que existe algún mecanismo desconocido de interacción en el plano, dirían que se trata de mera casualidad o, los más atrevidos, plantearían la posibilidad de que la interacción se realice a través de una hipotética tercera dimensión desconocida, más allá de su realidad bidimensional. La interacción a nivel tridimensional se podría dar de diferentes maneras: por contacto, por transmisión de ondas de algún tipo, o por un sistema más complejo como por ejemplo una red de información codificada, como Internet. Imaginemos un caso simple para ilustrar que tal interacción es posible sin que se manifieste de manera directa en el plano 3D. En lugar de pensar que cada ser bidimensional de Flatland es un cubo, donde la base y la parte superior son idénticas, supóngase que en realidad es como la base del edificio de un faro: en el plano, sólo se manifiesta un cuadrado, la base del edificio. Pero la base no es representativa del extremo superior del faro, que tiene la propiedad de emitir luz en todas direcciones y ser visto a grandes distancias (Ver figura 13). Desde la perspectiva de los habitantes de Flatland, las bases son cuadrados que no muestran ninguna propiedad distintiva. La analogía planteada es que la base del faro es como el cuerpo físico de un ser humano, mientras que el extremo superior luminoso que se proyecta en la tercera dimensión es la mente, que opera en el espacio

73

tetradimensional, mas precisamente en la noosfera. En la misma analogía, La luz es el tema de los pensamientos, que serían el foro.

Fig. 13 – Analogía del faro en los fenómenos de comunicación remota a través de la noosfera.

Otra forma de concebir la transmisión de información entre entidades aparentemente separadas es a través de la física cuántica, mediante la interpretación de la ya citada paradoja EPR: el teorema de Bell resolvía la paradoja EPR (Einstein-Podolsky-Rosen), según la cual se creía demostrar que la realidad es ‘separable’, es decir que las partículas no pueden ejercer influencias instantáneas entre ellas, al contrario de lo que afirma la mecánica cuántica. Pero Einstein no llevaba razón, según demostró Alain Aspect en 1982. El universo es inseparable: en un sistema de dos partículas gemelas, cuando se cambia la característica de una de ellas, la otra se modifica instantáneamente, se encuentre donde se encuentre, aunque sea a miles de años luz. No se trata de que algo viaje más rápido que la luz, sino que deben considerarse las dos partículas como entidades inseparables, La analogía de la sábana y la unidad subyacente, escena de la película “I love la característica de no-separabilidad de Huckabees” (2004) las partículas.161 Si se produce un cambo en un punto, se produce un cambio en la “base” de la realidad, en ese nivel de la realidad en que nada está separado, el nivel donde existe el campo omnipresente del que “emergen” todas las partículas del cosmos, del mismo modo en que de una cadena montañosa sumergida en el mar
161

“Teleportación: una Puerta al infinito”, 25 de noviembre de 2005, <http://aulavisual.com/modules/news/index.php?storytopic=6> Ago. 2007

74

emergen numerosos picos para formar islas que están separados por encima del agua. O como en una sábana con diferentes formas, crestas y valles, todo es la misma sabana aunque parezca diferente, “aunque parezca que tu estás allí y yo aquí, –cosa que es verdad pero no es toda la verdad– lo cierto es que todos estamos conectados”, dice el personaje interpretado por Dustin Hoffman en la película “I love Hukabees” (2004). Como se vio anteriormente, la teoría de los campos morfogenéticos de R. Sheldrake también plantea la existencia de diferentes niveles de unidad subyacente.

3.5. El cuarto entorno de la comunicación

En el libro “Los Señores del Aire”, Javier Echeverría plantea la hipótesis de los tres entornos que afirma que aparte de los grandes espacios sociales, la naturaleza (physis) y la ciudad (polis), se puede oponer un tercer entorno, el espacio electrónico: las tecnologías de información y comunicación (TIC) crean un nuevo espacio social. Actualmente son ocho las grandes tecnologías cuya convergencia generan el sistema tecnológico, el sistema TIC, y posibilitan el funcionamiento del nuevo espacio social a través de los flujos electrónicos a distancia y en red: el teléfono, la televisión, el dinero electrónico, las redes telmáticas, las tecnologías multimedia, los videojuegos, la realidad virtual y los satélites de telecomunicaciones. Siguiendo la definición de entorno que menciona Echeverría, si el primer entorno es el medio ambiente, el segundo es el espacio social de la ciudad y el tercer entorno es el espacio generado por las TIC, entonces el entorno en el que se produce la comunicación remota a la que hago referencia en este trabajo, el campo morfogenético de la noosfera (nous), sería el cuarto entorno. Podría denominarse entorno entorno 4D o entorno hiperespacial o tetradimensional. El fenómeno de comunicación remota a través del espacio de cuatro dimensiones espaciales sería, entonces, comunicación en el cuarto entorno. El cuarto entorno posibilita la telepatía, la telekinesis, la precognición así como el intercambio y almacenamiento de información del pensamiento y la psiquis. Al igual que las computadoras conectadas a la Internet, a través del cuarto entorno toda persona tendría el potencial para acceder a la información conocida por cualquier otra persona o colectivo social. Como sugieren los experimentos del Proyecto Conciencia Global y la teoría de los campos morfogenéticos, mientras más personas piensan en algo, ese algo adquiere mayor “presencia” hiperdimensional, es decir, su valle o creoda en el campo morfogenético se profundiza, aumentando las posibilites de que el pensamiento “caiga” en este molde, pudiendo así detectarlo. Esto eleva su capacidad de influir en los sistemas físicos y por ende aumentan las posibilidades de que pueda ser detectado o decodificado por los individuos y por los generadores de números aleatorios. Esta es una de las formas en que pensar en algo, meditar sobre ello o rezar para que se manifieste puede ayudar a materializarlo. Es una idea sostenida desde hace mucho tiempo por las disciplinas espirituales y que actualmente es objeto de investigaciones científicas como las que financia la Fundación John Templeton para comprender, mediante métodos empíricos, el funcionamiento de la oración y la meditación como medio para influir en la realidad. El proyecto es parte de la “Iniciativa de la Universidad de Princeton sobre la Cognición y la Religión” en el Centro de Estudio de la Religión.162 El modelo dimensional descrito en esta tesina proporcionaría una aproximación a una base teórica para el fenómeno psi, término general para identificar la comunicación extrasensorial de

162

John Templeton Foundation, “Oración y Meditación, 2007 <http://www.templeton.org/funding_areas/core_themes/prayer_and_meditation/>

75

una persona con el ambiente: Psi incluye la percepción extrasensorial y la psicokinesis 163. La psicokinesis es un aspecto de PSI que consiste en la influencia directa (mental, no muscular) ejercida por el sujeto en un proceso o condición u objeto físico externo. La percepción extrasensorial (ESP por sus siglas en inglés, “Extra Sensory Perception”) es la experiencia, influencia o respuesta sin previo estímulo sensorial de un objetivo, estado o acontecimiento. Otro aspecto de PSI es la precognición (también observada en los experimentos del Proyecto Conciencia Global), que consiste en la predicción de futuros acontecimientos al azar cuya realización no puede deducirse del conocimiento presente.164 Existe una extensísima investigación y bibliografía sobre este tema, habitualmente etiquetado como perteneciente a la disciplina de la parapsicología. La parapsicología o psicología paranormal es la disciplina que procura comprender científicamente el fenómeno psi, como la percepción extrasensorial (telepatía, clarividencia y precognición), la psicokinesis (influencia mental sobre la materia), u otras experiencias parapsicológicas o anómalas, tales como los estados alterados de conciencia, sanación paranormal, poltergeist, apariciones, experiencias cercanas a la muerte y experiencias extracorpóreas, la mediumnidad o canalización, y muchos otros fenómenos o casos “marginales” del conocimiento. 165 En argentina, el Instituto de Psicología Paranormal (IPP), en Buenos Aires, investiga la telepatía en el primer laboratorio Ganzfeld del país. El IPP cuenta con una biblioteca sobre parapsicología y ha llevado a cabo un centenar de talleres, conferencias, cursos, seminarios, y congresos en el campo de la parapsicología y áreas conexas. 166 Un referente nacional conocido a nivel internacional es el Lic. Enrique Novillo Paulí, un serio investigador que ha dictado cursos a nivel universitario en la facultad de psicología de la UNR y la UCA de Córdoba y fue compañero de trabajo de Joseph Banks Rhine, el eminente investigador americano del fenómeno PSI, quien con sus estudios hizo que la parapsicología se convirtiera en una rama de la ciencia (de la psicología)167. Sobre los fenómenos parapsicológicos Paulí opinó que si se analiza la investigación realizada durante todo el siglo XX se puede aseverar con certeza de que “se trata de una actividad profundamente humana”.168 Los creadores del GCP ya han comenzado a explorar las posibles aplicaciones de sus hallazgos en diversos sectores de la sociedad. Con el objetivo de difundir los descubrimientos en este campo, el PEAR creo la compañía Psyleron Inc. que comercializa un generador de eventos aleatorios conectable a cualquier PC y material multimedia sobre el programa PEAR. En la web de la compañía, sus creadores afirman que su objetivo es “llevar los descubrimientos al público, proporcionando a los usuarios una experiencia personal significativa que también los conducirá a una mayor comprensión de la ciencia y del rol de la humanidad en el universo”.169 Aparte del ejemplo paradigmático de los experimentos Ganzfeld se pueden realizar otros para explorar los límites de la utilización del cuarto entorno por parte de los seres humanos y sus potenciales aplicaciones.
163

Enrique Novillo Paulí, “Los fenómenos parapsicológicos. PSI en el laboratorio”, Editorial Kapelusz, 1975.
164 165

Enrique Novillo Paulí, op. cit.

Instituto de Psicología Paranormal (IPP), Buenos Aires. 2007 <http://www.alipsi.com.ar/quienes_somos.asp>
166 167 168 169

Instituto de Psicología Paranormal (IPP), op. cit. Wikipedia, Joseph Banks Rhine, <http://en.wikipedia.org/wiki/Joseph_Banks_Rhine> Enrique Novillo Paulí, op. cit.

Sitio web de Psyleron, “Introduction”, “Research”, “Products” <http://www.psyleron.com/info/> 3 dic 2007.

76

El tipo de experimentos que propongo tiene a la encuesta estructurada explicativa170 como herramienta fundamental. La idea es recolectar datos a través de un cuestionario estructurado realizado a los entrevistados. Se elije a actores que, en teoría, utilizan el cuarto entorno en forma inconsciente, es decir, cualquier persona. El cuestionario plantea preguntas de opción múltiple sobre un tema que el entrevistado desconozca. Éste debe contestarlas apelando no al razonamiento sino al presentimiento, optando por la respuesta que, según su convicción, es la acertada. Luego se estudia estadísticamente las respuestas de los entrevistados para determinar si la tasa de éxito se condice con una significancia que está por encima del nivel de casualidad. De ser ese el caso, se podría inferir que los entrevistados respondieron acertadamente no por casualidad sino por otra causa, que podría ser la de haber dado con la respuesta al acceder a alguna fuente de información externa fidedigna a través del cuarto entorno. El principal inconveniente de una encuesta explicativa consiste en no poder demostrar una relación exacta de causalidad entre la causa y el efecto, sino simplemente la existencia de una relación entre ambos,171 pero sucesivos estudios permitirían precisar más la naturaleza de dicha relación. Así, quizás se podría establecer un promedio de eficiencia, para diferentes variables en la muestra poblacional empleada, del acceso a la fuente de información apropiada para responder un interrogante dado. Por ejemplo, los experimentos Ganzfeld muestran que las personas con inclinación a las artes obtienen mejores resultados que los que no la tienen. Se sugirió la explicación de que su mayor sensibilidad y utilización del hemisferio derecho les ayuda a discernir mejor los presentimientos y otros recursos que les facilitarían “conectarse” telepáticamente. Las personas creativas son las que obtienen los mejores resultados en el procedimiento Ganzfeld. Las investigaciones del británico Robert Morris indican que se obtienen resultados positivos en alrededor del 40% de las transmisiones de pensamiento, mientras que si se trata de personas que no destacan por su creatividad, se obtienen resultados positivos en un 25% de los casos.172 Hay un experimento de este tipo que podría, incluso, determinar si sólo se puede obtener información conocida por alguien en algún lugar del mundo, o si, en cambio, también se puede descubrir algo totalmente desconocido por el hombre. El experimento se basa en un cuestionario sobre la búsqueda de planetas fuera del sistema solar (también llamados exoplanetas o planetas extrasolares). Se trata de una rama de la astronomía que presenta grandes avances desde 1995, año en que se descubrió el primer planeta en órbita a otra estrella. Desde entonces se descubrieron 269 planetas (al 15 dic 2007)173 en torno a unas 200 estrellas. Aproximadamente el 6% de las estrellas investigadas poseen uno o varios planetas174 y se descubren varios planetas cada mes175. El cuestionario presentaría una lista de estrellas, en torno a algunas de las cuales se han descubierto uno o varios planetas. El entrevistado (previamente deberá asegurarse que desconoce el tema) indicará cuáles estrellas poseen planetas y cuales no. También se le puede
170

Eduardo Jiménez Marqués, "Encuesta estructurada" <www.tecmarketing.net/html/doc/apuntes/051encuestaestructurada.pdf >
171 172

Eduardo Jiménez Marqués, op. cit.

Sitio web de The Global Conciousness Project, <http://noosphere.princeton.edu/speculations.html> Mar. 2007.
173 174

“La enciclopedia de los planetas extrasolares" <http://exoplanet.eu/catalog.php>

Space.com, “10 Years of Planet Hunting: Amazing Variety Out There” <http://www.space.com/scienceastronomy/050509_exoplanet_review.html>
175

Wikipedia, “Listas de estrellas con planetas extrasolares confirmados” <http://en.wikipedia.org/wiki/List_of_stars_with_confirmed_extrasolar_planets>

77

interrogar (preguntas de opción múltiple) acerca de alguna característica del o los mismos, como por ejemplo el diámetro. Luego se analizan los resultados de las encuestas y se evalúa la significancia estadística para ver si los aciertos superan lo que se espera por azar. Supongamos que se observa que un importante porcentaje de los entrevistados, más allá de lo que se esperaría por azar, indicó la existencia de planetas en torno a estrellas en las que hasta el momento no se han descubierto. Supongamos que posteriormente se descubren dichos planetas. Entonces se podría inferir que los entrevistados manifestaron precognición al acceder a información aún desconocida, o que a través del cuarto entorno es posible acceder a una fuente de conocimiento no humana, ya que la percepción de planetas en torno a otras estrellas es algo que esta absolutamente fuera del alcance de los sentidos y que los entrevistados no pueden deducir del conocimiento existente. Si dicho método funciona tendría numerosas aplicaciones. Se lo podría considerar como una fuente de información para resolver casos policiales como la desaparición de personas. De hecho el FBI, la CIA y varios departamentos de policía de todo el mundo (incluso en la argentina) recurren a las consultas a psíquicos con tales fines. Por mencionar sólo un ejemplo, la serie de documentales de Discovery Channel titulada “Detectives psíquicos” es una de las tantas fuentes reconocidas que describen estos casos. Si efectivamente los psíquicos tienen más éxito que el común de la gente, entonces se podrían conducir las encuestas antes mencionadas en una muestra poblacional conformada por personas que dicen poseer capacidades psíquicas extrasensoriales y de este modo aumentar la precisión de la información obtenida por sondeo en el cuarto entorno de la comunicación.

4. Conclusión "Nuestra vida en la Tierra, es sólo un lugar entre otras dimensiones." "Nuestro cuerpo es sólo un vehículo mientras nuestra alma está en este mundo." Brian Weiss, psiquiatra contemporáneo176

El modelo dimensional, construido mediante razonamientos por analogía y metáfora que vinculan, entre otras, la definición geométrica de dimensión, las relaciones interdimensionales planteadas en el libro “Flatland” y las interpretaciones del experimento de Alain Aspect sobre la paradoja Einstein-Podolski-Rossen como indicio de la existencia de una cuarta dimensión espacial, brindarían un marco teórico para esbozar una explicación de Psi, la percepción extrasensorial y la psicokinesis, es decir, la comunicación remota (“mental”) entre un sujeto y otro o la interacción entre un sujeto y un objeto sin mediación de tecnología o procesos conocidos. El modelo dimensional proporcionaría una base teórica para esbozar una explicación para el fenómeno conocido como psi por la parapsicología y con diferentes nombres según la óptica de la disciplina desde la cual se la analice. Así desde la física y la matemática podría denominarla “interacción hiperdimensional” desde la biología “acción de los campos morfogenéticos” y desde la comunicación “comunicación en el cuarto entorno”.

176

Wikiquote, Brian Weiss. <http://es.wikiquote.org/wiki/Brian_Weiss>

78

Hay información empírica que sugiere la existencia de una conexión cuantificable entre conciencia y el mundo físico. Casi tres décadas de investigación del Princeton Engineering Anomalies Research (PEAR) de la Universidad de Princeton indican que los dispositivos generadores de eventos aleatorios se comportan de forma diferente cuando funcionan solos y cuando esán bajo la influencia de la intención de personas que intentan modificar los resultados del dispositivo sin mediar ningún tipo de conección física. De alguna forma las personas pueden influir en los resultados esperados utilizando solo su voluntad. El efecto está constatado por años de rigurosa exploración científica y puede observarse directamente en tiempo real con el uso de una computadora.177 Los resultados de diferentes investigaciones en física, biología y psicología en el estudio de la conexión mente-objetos físicos y mente-mente pueden explicarse por medio de la geometría y el estudio de las dimensiones de la materia y el espacio. Así, en base a la evidencia científica y los testimonios presentados hasta aquí, considero que es altamente probable que exista una cuarta dimensión espacial omnipresente de la cual somos partícipes. De esta afirmación y de la aplicación del modelo dimensional puedo plantear la hipótesis del ser subjetivo hiperdimensional: En la cuarta dimensión espacial se encontrarían diferentes objetos tetradimensionales, que en la física de las supercuerdas se conocen como “branas”. Nuestro universo es la superficie de una brana. Los objetos tridimensionales, como cada átomo existente y todo lo que conforman, serían la parte “emergente” de objetos tetradimensionales que intersecan el espacio tridimensional en el que vivimos. La parte “sumergida” en el espacio 4D interactúa con las branas dando origen diferentes fenómenos. Nuestro cuerpo no se limita a la porción material 3D y 4D sino que consta de una brana propia a la cual está conectada y que actúa como “módulo de conciencia donde se alojaría el Ser subjetivo” (Smythies, 2003)178. Este módulo interactúa en el espacio 4D a través y por medio de un tipo de brana conocida como noosfera, la “esfera del pensamiento humano” 179. Simultáneamente, la noosfera sería un tipo de campo morfogenético, definido como una entidad tetratridimensional omnipresente que transporta y almacena toda la información del pensamiento (R. Sheldrake). Es a la vez un medio de comunicación, un espacio de almacenamiento y un entorno en el sentido planteado por Echeverría en la Teoría de los Entornos: sería el cuarto entorno, el de la comunicación hiperdimensional. Se puede acceder a la información de la noosfera de modo consciente e inconciente, incluyendo los métodos de adivinación (cuya precisión variaría según el método utilizado y la capacidad del intérprete) y los métodos de acceso a diferentes estados de conciencia, como es el caso de las hipnosis autoinducidas monitoreadas por un terapeuta (como Brian Weiss). La interacción de los seres humanos con la noosfera y con otras branas o campos morfogenéticos podría ser el hecho núcleo sobre el cual construir un marco teórico científico para explorar una amplia variedad de fenómenos que hoy se catalogan como paranormales: la transmisión del pensamiento, la telekinesis, la precognición y las experiencias cercanas a la muerte180.
177 178

Sitio web de Psyleron, “Introduction”, <http://www.psyleron.com/info/index.html>

John Smythies, “Space, Time and Consciousness”, op. cit. p. 48 <www.imprint.co.uk/pdf/smythies.pdf>
179 180

Wikipedia, “Noosphere” <http://en.wikipedia.org/wiki/Noosphere> Mar. 2007. Si bien abundan los ejemplos sobre estas últimas, mencionaré uno muy ilustrativo. Existe un procedimiento quirúrgico novedoso en el que se lleva al paciente hasta un estado de muerte clínica por hipotermia inducida. Se opera al paciente sin vida durante aproximadamente una hora y luego se lo resucita. Esta operación, apodada “pausa”, requiere que la temperatura del cuerpo del paciente fuera rebajada a 15,55 ºC, sus latidos y respiración detenidos, que las ondas de su cerebro fueran planas, y se le extrajese la sangre de la cabeza. Eso es lo que normalmente se entiende por estar muerto. Tras extirpar el aneurisma, el paciente es devuelto a la vida. Algunos pacientes dicen haber escuchado los diálogos de los

79

Se trata de una hipótesis relativamente simple que podría ayudar a explicar una amplia variedad de fenómenos. “De acuerdo al principio de máxima parsimonia, deberíamos investigar primero la explicación más simple que sea consistente con los datos”. El principio de máxima parsimonia también se conoce como la “Navaja de Occam” en honor a William of Occam, un filósofo del siglo XIV que abogaba por esta metodología minimalista de resolución de problemas en la cual se “arrasa” con las complicaciones innecesarias181. Abundan los indicios de que la complejidad del universo está basada en una notable simplicidad, por ejemplo, la vida que pese a su gran diversidad está constituida por unidades muy similares entre sí. La complejidad de los fenómenos físicos también obedece a leyes que pueden reducirse a fórmulas matemáticas. Incluso algunos fenómenos que aparentan ser sumamente complicados se explican con fórmulas que son de una simplicidad asombrosa. En efecto, Einstein sostenía que “lo más incomprensible acerca del mundo es que sea comprensible”182 A la hora de descifrar algún hecho de la naturaleza, la simplicidad de una teoría es vista como un indicio de que se está en el camino correcto. Como dijo Einstein, “La simplicidad es la esencia de la perfección” ■

4.1. Lógica de la hipótesis del ser subjetivo hiperdimensional: Tres inferencias basadas en tres observaciones183

Observación 1: Por medio de la geometría se pueden describir espacios y objetos de n dimensiones.184 La física teórica postula la existencia de diez dimensiones espaciales y una temporal.185 Hay indicios de la existencia de una cuarta dimensión espacial de la materia y del espacio. La materia y el espaciotiempo estarían inmersos en dicha dimensión.186

médicos durante la cirugía e incluso los describen con sumo detalle. El Dr. Michael Sabom (“Light and death: one doctor's fascinating account of near-death experiences." Zondervant Publishing USA, 1998) y otros, como el cirujano Allan Hamilton, de Harvard, dicen que esto es un misterio, porque durante la operación el electroencefalograma muestra una línea absolutamente plana: ningún impulso eléctrico recorre el cerebro. Un cuerpo muerto, absolutamente sin actividad durante una hora, es físicamente incapaz de registrar nada. Entonces se pregunta ¿cómo es posible que las personas escucharan y recordaran esos diálogos? Al igual que el neurofisiólogo John Smythies, sostienen que la conciencia no está situada en el cerebro ni en otra parte del cuerpo, sino que es una entidad hiperdimensional capaz de seguir existiendo luego de la muerte del cuerpo, el cual sería apenas un medio a través del cual se manifiesta la conciencia.
181 182

Campbell & Reece, op. cit. Cap. 25.

A. Einstein, citado en el documental “Grandes ideas de la filosofía”, Tranquilo producciones, Canal “a”, 2007
183

“El biólogo evolutivo Ernst Mayr separó la lógica de la teoría de Darwin de la selección natural en tres inferencias basadas en cinco observaciones”. E. Mayer. “The Growth of Biological Thought: Diversity, Evolution and Inheritance” (Cambridge, MA: Harvard University Press, 1982) citado por Campbell & Reece op. cit. 184 “Fourth dimension”, Wikipedia <http://en.wikipedia.org/wiki/Fourth_dimension>
185

Eduardo Martínez “Científicos norteamericanos detectan la existencia de dimensiones adicionales” Revista electrónica “Tendencias 21”: 29 enero 2006 <http://www.tendencias21.net/Cientificos-norteamericanosdetectan-la-existencia-de-dimensiones-adicionales_a861.html>, Jill Sakai, “Physicists find way to ‘see’ extra dimensions” Universidad de Wisconsin Madison, 02/02/2007 <http://www.news.wisc.edu/13422.html>, Yaiza Martínez, “Detectan huellas de otras siete dimensiones en el Universo” 9 de febrero de 2007 <http://www.tendencias21.net/Detectan-huellas-de-otras-siete-dimensiones-en-el-Universo_a1382.html>
186

H. Andrew Chamblin, J. Ashbourn y otros, “El principio holográfico y la teoría M”, Cambridge University, 1996 <www.damtp.cam.ac.uk/user/gr/public/holo

80

Observación 2: La conciencia del ser humano influye en los procesos aleatorios a nivel microscópico y macroscópico187. A nivel subatómico desaparecería la distinción entre conciencia y materia188. Observación 3: Los relatos de personas que regresaron a la vida luego de experimentar muerte cerebral durante poco tiempo (“experiencias cercanas a la muerte”) guardan estrecha similitud con lo que experimentaría un observador en la cuarta (o superior) dimensión espacial189, ubicado a una corta distancia en dirección ortogonal a nuestro espacio tridimensional.190 Inferencia 1: Los objetos tridimensionales (cada átomo existente y todo lo que conforman) serían la parte emergente de objetos tetradimensionales que intersecan nuestro espacio tridimensional191. La parte que permanece en el espacio 4D interactúa con objetos 4D dando origen a diferentes fenómenos. Nuestro cuerpo no se limita a las partes materiales 3D y 4D sino que consta de un objeto 4D trascendental o “módulo de conciencia donde se alojaría el Ser subjetivo” (Smythies, 2003)192. Inferencia 2: La conciencia del ser humano existe, se desarrolla y se comunica con otras conciencias en el espacio tetradimensional, en una brana o campo morfogenético omnipresente conocido como noosfera (“esfera del pensamiento”) que además de ser un espacio de existencia de la conciencia y un medio de comunicación, almacena información193. La omnipresencia se puede definir en términos matemáticos.194 Inferencia 3: El cuerpo biológico sería sólo una interfase mediadora entre el ser subjetivo hiperdimensional y la experiencia tridimensional (“la realidad objetiva”). Vida y conciencia son fenómenos de naturaleza hiperdimensional, se manifiestan en el espacio tridimensional a través de un cuerpo biológico y luego de la muerte del mismo persisten en un espacio de cuatro o más dimensiones espaciales (190 y 193) ■ FIN

187 188 189

B. J. Dunne, R. G. Jahn, <http://noosphere/princeton.edu> John Smythies, “Space, Time and Consciousness”, op. cit. p. 48 <www.imprint.co.uk/pdf/smythies.pdf>

Personas que experimentaron muerte cerebral durante un corto tiempo y regresaron a la vida relatan haber observado su cuerpo y el entorno circundante mientras estuvieron fallecidas, y que quienes estaban vivos eran incapaces de percibirlos en ese estado de vida post mortem. “Experiencias Astrales” <http://www.lo-inexplicable.com.ar/fantasmas/experiencias_astrales.htm>
190

Carl Sagan, “Cosmos”, 11va edición, 1987, Editorial Planeta, Barcelona. Cap 10, “El filo de la eternidad”, pg 263 y subsiguientes.
191

“Todas las partículas del Modelo Estándar se propagan en la dimensión extra”, José Francisco Oliver Guillen, en el abstract de “Aspects of universal extra dimensional models and their latticized versions”. Universidad de Valencia. 2004 <http://www.tesisenxarxa.net/TDX-0125105-121626/index.html>
192 193

John Smythies, “Space, Time and Consciousness”, Op. Cit.

Wikipedia, Noosphere <http://en.wikipedia.org/wiki/Noosphere>, Sitio de Rupert Sheldrake <www.sheldrake.org>, Campos Morfogenéticos <http://www.redcientifica.com/doc/doc200304040001.html>
194

Luciano Méndez, tesina de grado en comunicación social, 2007

81

Bibliografía • Albert Einstein, citado en el documental “Grandes ideas de la filosofía”, Tranquilo producciones, Canal “a”, Buenos Aires, 2007. • Alberto Luque, “¿Secularización o Ilusión?”, sitio web “Proyecto Filosofía en español”, 1997. <http://www.filosofia.org/gru/sym/syma003.htm#n35> Sep. 2006. • Alberto Rodríguez Santos, “La cuarta dimensión”, sitio web Epsilones. <http://www.epsilones.com/paginas/t-historias1.html#historias-cuartadim> • Alberto Rodríguez Santos, “Las muchas dimensiones del mundo físico” y el apéndice “Idea intuitiva de dimensión”, sitio web Epsilones. <http://www.epsilones.com/paginas/thistorias1.html#historias-muchasdim>, Ago. 2006. • Alex Green, “A Testable, Geometrical Theory of Consciousness” <http://www.users.globalnet.co.uk/~lka/consh4.htm> • Anónimo, “Escalas y dimensiones fractales”, Sitio web Teoría del Caos, <http://elcaos.tripod.com/escalas.html>, “¿Es el mundo diferenciable?” <http://elcaos.tripod.com/diferenciable.html> Mar. 2007. • Anónimo, “Experiencias Astrales”, Lo inexplicable, Argentina <http://www.loinexplicable.com.ar/fantasmas/experiencias_astrales.htm> Abr. 2006. • Anónimo, “Mundos dentro de Mundos”, Lo inexplicable, Argentina <http://www.loinexplicable.com.ar/dimensiones/mundos_dentrode_mundos.htm> Abr. 2006. • Anthony Robbins, “Poder sin límites, la nueva ciencia del desarrollo personal” – Grijalbo, México, 2001. • Austin, John L, “Cómo hacer cosas con palabras”, 4º edición, Ed. Paidós. Barcelona. 2004. • B. J. Dunne, R. D. Nelson, R. G. Jahn “Operator-Related Anomalies in a Random Mechanical Cascade” <http://noosphere.princeton.edu/rdnelson/rmc.html> Mar. 2007 • B. J. Dunne, R. G. Jahn, “Experiments in Remote Human/Machine Interaction”, Journal of Scientific Exploration, Vol 6, No 4, 1992. <http://noosphere.princeton.edu/rdnelson/remote.html> Feb. 2007. • Babylon.com, “Significancia estadística”. <http://www.babylon.com/definition/statistical%20significance%20/Spanish> Sep. 2007. • BBC y The Learning Channel, Documental “Parallel Universes”, 2002.

• Brenda J. Dunne y Robert G. Jahn, “Information and Uncertainty in Remote Perception Research” Journal of Scientific Exploration, Vol. 17, No. 2, 2003. <http://www.princeton.edu/~pear/pdfs/jse_papers/IU.pdf>, Mar. 2007.

82

• Bruno Latour, “La esperanza de pandora”, citado en Juan José Ibáñez, “Wikipedia versus Citizendium: En defensa de la Participación Ciudadana o el Temor al Imperio de las Masas”, weblog madri+d, Madrid, 2007, <http://weblogs.madrimasd.org/universo/archive/2007/05/07/65094.aspx> Ago. 2007. • • C. Peirce, “Obra lógico semiótica”, Obra lógico semiótica”, Taurus, Madrid, 1987. Carl Sagan, “Cosmos”, 11º edición. Ed. Planeta, Barcelona, 1987.

• Chaim Perelman, “El imperio retórico. Retórica y argumentación”. Editorial Norma, Barcelona, 1997. • Charles Henry Smith, “How the fourth dimension may be studied” ensayo en Henry P. Manning (editor), “The Fourth Dimension Simply Explained: A Collection of Essays Selected From Those Submitted in the Scientific American's Prize Competition”, Munn and Company, New York, 1910. Versión electrónica del Centro de Textos Electrónicos de la Biblioteca de la Universidad de Virginia, Charlotessville, USA <http://etext.lib.virginia.edu/toc/modeng/public/ManFour.html> Feb. 2007. • Clarín.com, “Suena el celular y ya sabemos quién es”, sección conexiones, Buenos Aires, lunes 25 de septiembre de 2006. <http://www.clarin.com/diario/2006/09/25/conexiones/t-01278153.htm> Sep. 2006. • Diario “La Nación”, sección “Palabras”, Buenos Aires, 7 mayo de 2004.

• Diario Perfil, “Hoy puede ser un gran día”, sección espectáculos, domingo 17 de septiembre de 2006. • Diccionario de la Real Academia Española, “Fractal” <http://buscon.rae.es/draeI/>

• Documental “Universos Paralelos”, de la serie “Horizon”, BBC, 2005. Emitido en canal “Infinito”, Argentina, en febrero de 2007. • Douglas N. Arnold y Jonathan Rogness, “Möebius transformations revealed”, University of Minnesota, Junio, 2007, <http://www.youtube.com/watch? v=JX3VmDgiFnY&NR=1>. Versión completa en <http://www.ima.umn.edu/~arnold/moebius/> Sep. 2007. • Dr. Diego Andina de la Fuente “Redes neuronales de tipo biológico”, Universidad Politécnica de Madrid (UPM) <http://www.gc.ssr.upm.es/inves/neural/ann2/concepts/biotype.htm> Julio 2007. • Eduardo Jiménez Marqués, "Encuesta estructurada" <www.tecmarketing.net/html/doc/apuntes/051encuestaestructurada.pdf > • Eduardo Martínez “Científicos norteamericanos detectan la existencia de dimensiones adicionales” Revista electrónica “Tendencias 21”, 29 enero 2006,<http://www.tendencias21.net/Cientificos-norteamericanos-detectan-la-existencia-dedimensiones-adicionales_a861.html> Ago. 2006 • Eduardo Martínez, “Nuevo experimento científico para encontrar las dimensiones adicionales del mundo”, 29 de enero de 2006, Sitio web “Tendencias 21” <http://www.tendencias21.net/Nuevo-experimento-cientifico-para-encontrar-las-otrasdimensiones-del-mundo_a49.html> Mar. 2007

83

• Eduardo Martínez, “Indicios de una posible relación entre el mundo físico y la conciencia”, Revista Tendencias Científicas, 2005. <http://www.tendencias21.net/Indiciosde-una-posible-relacion-entre-el-mundo-fisico-y-la-conciencia_a548.html> Sep. 2006. • Eduardo Martínez, “Indicios de una posible relación entre el mundo físico y la conciencia”, Tendencias 21, 20 de Febrero de 2005 <http://www.tendencias21.net/Indiciosde-una-posible-relacion-entre-el-mundo-fisico-y-la-conciencia_a548.html> Mar. 2007. • Edwin Abbot, “Flatland”. Ed. Princeton University Press, Nueva Jersey, 1991. <http://www.ibiblio.org/eldritch/eaa/FL.HTM> (versión en Inglés) <http://www.matem.unam.mx/buendia/planilandia.pdf> (versión en Español) • Enrique Novillo Paulí, “Los fenómenos parapsicológicos – PSI en el laboratorio” Editorial Kapelusz, Buenos Aires, 1975. • Entrevista a Humberto Maturana en “La objetividad entre paréntesis”, por Dense Najmanovich y Ana María Llamazares. Página 12, Suplemento Futuro, 27 de junio de 1992. • “Evidence for Consciousness-Related Anomalies in Random Physical Systems” D. I. Radin, R. D. Nelson Foundations of Physics, Vol 19, No 12, pp 1499-1514, December 1989 <http://noosphere.princeton.edu/rdnelson/meta.html> Mar. 2007. • Francisca Pérez Carreño, “Los placeres del parecido”. Visor, Madrid, 1988.

• Garrett Jones, “Fourth Dimension: Tetraspace”, Introduction to the fourth dimension, sitio web Alkaline.org, 2003 <http://tetraspace.alkaline.org/introduction.htm> May. 2007. • Gary Wolf, “Sir John's Divine Gamble”, Revista Wired nro. 7.06, Junio de 1999. <http://www.wired.com/wired/archive/7.06/sir_john_pr.html> • Gilles Deleuze y Félix Guattari, “El antiedipo. Capitalismo y esquizofrenia”, Ed. Paidós Ibérica, 1998. • Glosario.net, “Clariaudiencia” <http://mitologia.glosario.net/parapsicologia/clariaudiencia-9432.html> Ago. 2006. • Greene, Brian, “The Elegant Universe: Superstrings, Hidden Dimensions, and the Quest for the Ultimate Theory”, Ed. Vintage, Nueva York, 2000. • Grupo de investigación en la disciplina de la Interacción Persona-Ordenador de la Universidad de Lleida. “Modelo de proceso de la Ingeniería de la Usabilidad y la Accesibilidad”, 2005. <http://griho.udl.es/mpiua/modelosmyc.htm> Oct. 2006. • H. Andrew Chamblin, J. Ashbourn y otros, “El principio holográfico y la teoría M”, University of Cambridge, Reino Unido, 1996. <www.damtp.cam.ac.uk/user/gr/public/holo> • Hayden White, “Metahistoria”. F.C.E, México, 1992.

• Héctor Vazquez, “La investigación sociocultural, crítica de la razón teórica y de la razón instrumental”, Ed. Bibilos, Buenos Aires, 1994. • Heinz von Foerster, “Visión y Conocimiento: Disfunciones de segundo orden”, en Dora Fied Schnitman (comp.), “Nuevos paradigmas, cultura y subjetividad”, Paidós, Buenos Aires, 1994.

84

• “Hoy puede ser un gran día”, Diario “Perfil”, suplemento de espectáculos, 17 de sep. 2006 • Irina Trubetskova, “Vladimir Ivanovich Vernadsky and his Revolutionary Theory of the Biosphere and the Noosphere” Department of Natural Resources, University of New Hampshire, 2004 <http://wwwssg.sr.unh.edu/preceptorial/Summaries_2004/Vernadsky_Pap_ITru.html> Mar. 2007. • Jairo E. Carrillo, “Analogía y metáfora en el análisis organizacional”, Universidad Nacional de Colombia, 2003. <www.humanas.unal.edu.co/publicaciones/publicaseriadas/psicologia/numero13/articulos_ 13/14_analogia.pdf>. Feb. 2007. • Jill Sakai, “Physicists find way to ‘see’ extra dimensions” Universidad de Wisconsin Madison, 2 de febrero de 2007 <http://www.news.wisc.edu/13422.html> Mar. 2007 • Joachim Herrmann, “Atlas de Astronomía”, Alianza Editorial, 1983.

• John Smythies, “Space, Time and Consciousness”, Journal of Consciousness Studies, 10, No. 3, 2003, publicado en Imprint Academic, Reino Unido. <www.imprint.co.uk/pdf/smythies.pdf> Feb. 2007. • John Templeton Foundation, “Oración y Meditación”. <http://www.templeton.org/funding_areas/core_themes/prayer_and_meditation/> Sep. 2007 • Jorge Halperín, “No hay nada fuera de la mente”, Diálogo con Humberto Maturana, Clarín 28 de junio de 1992 • Jorge Hermida, Roberto Serra y Eduardo Kastika, “Administración y Estrategia”, 4ta edición, Ediciones Macchi, Buenos Aires–Bogotá, 1992. • José Francisco Oliver Guillen, “Aspects of universal extra dimensional models and their latticized versions”. Universidad de Valencia. 2004 <http://www.tesisenxarxa.net/TDX0125105-121626/index.html> Ago. 2007 • Ken Wilber, “A brief history of Everything”, citado por Roger Nelson “Theory and Speculations”, sitio web de The Global Conciousness Project, 1999-2005 <http://noosphere.princeton.edu/speculations.html> Mar. 2007. • Lamberto García del Cid, “Campos morfogenéticos”, sitio web “Red Científica”, 2003. <http://www.redcientifica.com/doc/doc200304040001.html> Ago. 2006. • Manuel Guzmán Hennessey, “Aplicación Pre_Ver. Resumen Ejecutivo”, sitio de Guzmán Hennessey, 2006 <http://www.manuelguzmanhennessey.blogspot.com/>, 13 de febrero de 2007. • María Viola Payano “Métodos y metodologías aplicadas en tesis y monografías de grado de relaciones públicas en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) período 1997-2000”, Santo Domingo (2005) <www.monografias.com/trabajos36/metodostesis/metodos-tesis.shtml> • McNamara, B., & Wiesenfeld, K, “Theory of stochastic resonance”. Physical Review A, 15 de abril de 1989.

85

• Michael Drosnin, “El código secreto de la Biblia”, Editorial Planeta, Buenos Aires, 1997 • Neil A. Campbell y Jane B. Reece, “Biología”, 7a edición. Benjamin Cummings, San Francisco, CA, 2004 (Versión en inglés). Editorial Médica Panamericana, Buenos Aires, 2006 (Versión en español). • Pardinas, Felipe. “Metodología y técnica de investigación en ciencias sociales”. Ciclo Veintiuno Editores, Méjico, 1969. • Paul Shellard, Carlos Herdeiro, Carlos Martins, Andrew Sornborger y otros, “M-theory, the theory formerly known as Strings”, University of Cambridge, Reino Unido, 1996. <http://www.damtp.cam.ac.uk/user/gr/public/qg_ss.html> Ago. 2006. • Pullikattil Simon, “Simultany Discoveries”, Ezine Articles.com. 21 de may. 2007. <http://ezinearticles.com/?Simultaneous-Discoveries&id=573362> Sep. 2007. • Purves, William K., “Vida. La ciencia de la biología”, Glosario. Ed. Médica Panamericana, Buenos Aires, 2008. • R. D. Nelson, G. J. Bradish, R. G. Jahn, and B. J. Dunne, “A Linear Pendulum Experiment: Effects of Operator Intention on Damping Rate”, Journal of Scientific Exploration, Vol 8, No 4, 1994 <http://noosphere.princeton.edu/rdnelson/pend.html> Mar. 2007. • R.D. Nelson, D.I Radin, R. Shoup, P.A. Bancel, “Correlations of Continuous Random Data with major World events”, Department of Mechanical and Aerospace Engineering, Princeton University, 2002, USA. <http://boundary.org/articles/FoPL_nelson-pp.pdf> • “Remote Perception”, Sitio del Princeton Engineering Anomalies Research (PEAR) <http://www.princeton.edu/~pear/remote_perception.html> Mar. 2007. • Roberto Castro, “En busca del significado: supuestos, alcances y limitaciones del análisis cualitativo” en “Para comprender la subjetividad” Szasz I., Lerner, S., Colego de México, México, 1996 • Roger D. Nelson, “Theory and Speculations”, sitio web de The Global Conciousness Project. <http://noosphere.princeton.edu/speculations.html> Mar. 2007 • Roland Barthes, “Análisis estructural del relato”, En Silvia Niccolini (comp.), “El análisis estructural” Centro Editor de América Latina, Buenos Aires, 1977. • Rupert Sheldrake, sitio oficial, <www.sheldrake.org> Sep. 2006.

• Salvador Hernáez, “Las 10 hipótesis más fascinantes de la ciencia actual”, revista “Muy Interesante” Nº 45, Julio de 1989. • Sitio web “Foros de Física”, <http://www.physicsforums.com/showthread.php? t=36959> 4 de dic 2007. • Sitio web “La enciclopedia de los planetas extrasolares" <http://exoplanet.eu/catalog.php> Dic. 2007

86

• Sitio web de Psyleron, “Introduction”, “Research”, “Products” <http://www.psyleron.com/info/> 3 dic 2007. • Sitio web de The Global Conciousness Project, <http://noosphere.princeton.edu>. “Why the EGG Acronym?”, <http://noosphere.princeton.edu/eggname.html>, “Global correlation in random data”, <http://noosphere.princeton.edu/intro_bottom.html>,“Introduction to GCP” <http://noosphere.princeton.edu/intro_bottom.html>, “The GCP basket observer”, <http://noosphere.princeton.edu/bsktobsrv/basketobserver.wall.html>, “Human/Machine Anomalies”, <http://www.princeton.edu/~pear/human_machine.html>, Feb. 2007. • Sitio web del Instituto de Psicología Paranormal (IPP), Buenos Aires, <http://www.alipsi.com.ar/quienes_somos.asp> Jul. 2006. • Sitio web Monografías.com <http://www.monografias.com/trabajos36/metodostesis/metodos-tesis2.shtml> • Skeptical investigations, “The Telepathy Debate”, Royal Society of Arts, Londres, 15 de Enero de 2004. <http://www.skepticalinvestigations.org/whoswho/telepathy_RSA.htm> Sep. 2007. • Space.com, “10 Years of Planet Hunting: Amazing Variety Out There” <http://www.space.com/scienceastronomy/050509_exoplanet_review.html> Oct. 2006 • “Teleportación: una Puerta al infinito”, 25 de noviembre de 2005, <http://aulavisual.com/modules/news/index.php?storytopic=6> Ago. 2007 • “Tendencias Científicas”, “El universo es un Holograma” <http://www.webzinemaker.com/admi/m6/page.php3?num_web=1604&rubr=1&id=6263> 13 feb 2007. • “Teoría de los campos morfogenéticos”, 17 de diciembre de 2005. <http://www.redcientifica.com/doc/doc200304040001.html>. Sep. 2006. • Wikipedia “Global Consciousness Project”, <http://en.wikipedia.org/wiki/Global_Consciousness_Project>, Feb. 2007. • Wikipedia, “Alex Green”, <http://en.wikipedia.org/wiki/Alex_Green> Ago. 2007.

• Wikipedia, “Block Theory of the Universe” <http://en.wikipedia.org/wiki/Block_Theory_of_the_Universe>, Mar. 2007. • • Wikipedia, “Brana” <http://es.wikipedia.org/wiki/Brana> Ago. 2006. Wikipedia, “Brian Weiss”, <http://es.wikipedia.org/wiki/Brian_Weiss> Ago. 2007.

• Wikipedia, “Campo morfogenético”. <http://es.wikipedia.org/wiki/Campo_morfogen %C3%A9tico> Mar. 2007. • Wikipedia, “Campos morfogenéticos” <http://es.wikipedia.org/wiki/Rupert_Sheldrake>, <http://es.wikipedia.org/wiki/Campo_morfogen%C3%A9tico> Sep. 2006. • Wikipedia, “Cosmología del Mundo de Branas” <http://es.wikipedia.org/wiki/Dbranas> Ago. 2006.

87

• • •

Wikipedia, “Edwin Abbott”. <http://es.wikipedia.org/wiki/Edwin_Abbott_Abbott> Wikipedia, “Eternity” <http://en.wikipedia.org/wiki/Eternity> Mar. 2007. Wikipedia, “Fractal” <http://es.wikipedia.org/wiki/Fractal>

• Wikipedia, “Hypotesis of consciousness and spacetime” <http://en.wikipedia.org/wiki/Space-time_theories_of_consciousness> (censurado) NationMaster.com, “Hypotesis of consciousnes and spacetime” <http://www.nationmaster.com/encyclopedia/Hypotheses-of-consciousness-and-spacetime> • Wikipedia, “Holismo”. <http://es.wikipedia.org/wiki/Holismo>, Oct. 2007.

• Wikipedia, “Joseph Banks Rhine”, <http://en.wikipedia.org/wiki/Joseph_Banks_Rhine> Oct. 2007 • Wikipedia, “Listas de estrellas con planetas extrasolares confirmados” <http://en.wikipedia.org/wiki/List_of_stars_with_confirmed_extrasolar_planets> Dic. 2007 • • • • Wikipedia, “Noósfera”, <http://es.wikipedia.org/wiki/Noosfera> Mar. 2007. Wikipedia, “Noosphere”, <http://en.wikipedia.org/wiki/Noosphere> Mar. 2007. Wikipedia, “Omega Point” <http://en.wikipedia.org/wiki/Omega_Point> Ago. 2007. Wikipedia, “Plank time” <http://en.wikipedia.org/wiki/Planck_time> Mar. 2007.

• Wikipedia, “Princeton Engineering Anomalies Research Lab (PEAR)”, <http://en.wikipedia.org/wiki/Princeton_Engineering_Anomalies_Research_Lab> Mar. 2007 • Wikipedia, “Quinta dimensión” <http//es.wikipedia.org/wiki/Quinta_Dimensi %C3%B3n> 15 feb. 2007. • Wikipedia, “Richard Pearse” <http://en.wikipedia.org/wiki/Richard_Pearse#Popular_culture> Sep. 2007. • Wikipedia, “Rupert Sheldrake”, <http://es.wikipedia.org/wiki/Rupert_Sheldrake> Mar. 2007. • Wikipedia, “Telepatía”, <http://es.wikipedia.org/wiki/Telepat%C3%ADa> Mar. 2007.

• Wikipedia, “Teoría de cuerdas”. <http://es.wikipedia.org/wiki/Teor %C3%ADa_de_cuerdas> Sep. 2006. • Wikipedia, “The fourth dimension. Dimensional Analogy” <http://en.wikipedia.org/wiki/Fourth_dimension> Mar. 2007. • Wikipedia, “Variedad” < http://es.wikipedia.org/wiki/Variedad_(matem%C3%A1tica)> y “Variedad diferenciada” <http://es.wikipedia.org/wiki/Variedad_diferenciable> Ago. 2007 • Wikipedia, “Wright brothers”, <http://en.wikipedia.org/wiki/Wright_brothers> Sep. 2007.

88

• • •

Wikiquote, “Albert Einstein”, <http://en.wikiquote.org/wiki/Albert_Einstein> Wikiquote, “André Malraux” <http://es.wikiquote.org/wiki/Andr%C3%A9_Malraux> Wikiquote, “Brian Weiss” <http://es.wikiquote.org/wiki/Brian_Weiss> Ago. 2007.

• Yaiza Martínez, “Detectan huellas de otras siete dimensiones en el Universo” 9 de febrero de 2007 <http://www.tendencias21.net/Detectan-huellas-de-otras-sietedimensiones-en-el-Universo_a1382.html> Mar. 2007

Datos del autor

Nombre: Luciano Sebastián Méndez DNI: 25.861.345 Matrícula: M1440/1 Año de inicio y finalización del cursado: marzo de 2002 a diciembre de 2006 Domicilio: Bv. Oroño 1217 10ºB Teléfonos: 4476432 y 155918342 e-mails: luciano_mendez_@hotmail.com y mendezluciano@gmail.com

Directora: Dra. Sandra Massoni Facultad de Ciencia Politica y RRII Universidad Nacional de Rosario Mails: smassoni@fcpolit.unr.edu.ar y sandramassoni@citynet.net.ar Dir: 1º de mayo 2328 Tel: 4816004. Co-director: Dr. Oscar Sergio Zandron (Dr. en física) Instituto de Física de Rosario (IFIR), UNR y Conicet, Ciudad universitaria, Tel: 4853222, Mail: zandron@ifir.edu.ar

89

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful