Can  you  pass  the  Acid  Test?:  arte  y   psicodelia  en  la  construcción  de  una   heterotopía  
                         

Mariana  Reyna  Lorenzano   Universidad  Iberoamericana   Seminario  de  titulación   Mtra.  Karen  Cordero  Reiman   Primavera  2012  

2    

TABLA  DE  CONTENIDO  
LISTA  DE  IMÁGENES   I.  EL  TIEMPO  DE  LA  FANTASÍA   II.  DE  CÓMO  SE  ABRIERON  LAS  PUERTAS  DE  LA  PERCEPCIÓN   II.  TURN  ON,  TUNE  IN,  DROP  OUT   III.  GENERANDO  ALUCINACIONES;  DISTORSIONANDO  LOS  SENTIDOS   IV.  DE  CÓMO  LA  EXPERIENCIA  ES  LA  CREACIÓN  DE  SU  PROPIO  LUGAR   V.  DE  ESTE  LADO  DEL  ESPEJO   VI.  IMÁGENES   VII.  ANEXOS   VIII.  BIBLIOGRAFÍA   3   3   7   19   26   33   39   41   51   53  

               

 
               

 

3    

 

LISTA  DE  IMÁGENES  
• • • • • • • • • • • • • • • • • Anthony,  Gene.  The  Trips  Festival,  1966.  (Summer  of  Love  99)   Anthony,  Gene.  The  Trips  Festival.  1965.  (Magic  of  the  Sixties  36)     Anthony,  Gene.  The  Trips  Festival.  1965.  (Magic  of  the  Sixties  136)   Anthony,  Gene.  The  Trips  Festival,  1966.  (Summer  of  Love  104)   Anthony,  Gene.  The  Trips  Festival,  1966.  (Summer  of  Love  105)   Anthony,  Gene.  The  Trips  Festival,  1966.  (Summer  of  Love  108)   Anthony,  Gene.  The  Trips  Festival,  1966.  (Summer  of  Love  105)   Anthony,  Gene.  The  Trips  Festival,  1966.  (Summer  of  Love  100)   Anthony,  Gene.  The  Trips  Festival,  1966.  (Summer  of  Love  107)   Anthony,  Gene.  The  Trips  Festival,  1966.  (Summer  of  Love  101)   Anthony,  Gene.  The  Trips  Festival,  1966.  (Summer  of  Love  102)   Anthony,  Gene.  The  Trips  Festival,  1966.  (Summer  of  Love  102)   Anthony,  Gene.  The  Trips  Festival,  1966.  (Summer  of  Love  103)   Anthony,  Gene.  The  Trips  Festival,  1966.  (Summer  of  Love  103)   Anthony,  Gene.  The  Trips  Festival,  1966.  (Magic  of  the  Sixties  137)   Anthony,  Gene.  The  Trips  Festival,  1966.  (Magic  of  the  Sixties  138)   Anthony,  Gene.  The  Trips  Festival,  1966.  (Magic  of  the  Sixties  138)  

I.  EL  TIEMPO  DE  LA  FANTASÍA  
A  short  while  back,   The  door  flung  wide.   We  all  saw  good  luck   On  the  other  side  

 

 

4    
The  door  blew  shut   But  here’s  the  deal:   Dreams  are  lies,  it’s  the   Dreaming  that’s  real     –Rat  Dog,  Two  Djinn  

 

Los  años  sesenta.  Extraña  década  en  la  historia  contemporánea.  La  generación  de   mis   padres   debe   recordarla   bien.   No   podemos   pasar   por   alto   que   tanto   en   México,   Europa   o   en   nuestro   país   vecino   del   norte,   se   vivió   una   época   de   liberaciones,   donde   parecía  posible  crear  un  mundo  igualitario  y  justo.  Por  esto  y  por  el  aire  de  añoranza  que   aún   ahora   se   percibe,   creo   que   la   cultura   de   la   sexta   década   del   siglo   XX   merece   un   importante  capítulo  de  estudio.   Y  es  que  uno  no  elige  los  temas  a  estudiar,  sino  que  éstos  lo  escogen  a  uno.  Los   culpables  de  mi  obsesión  por  este  momento  cultural  fueron  mi  padre,  que  me  explicaba   a   fondo   las   canciones   de   Pink   Floyd   y   los   Rolling   Stones   mientras   comíamos   juntos   los   fines   de   semana,   y   mi   madre,   que   me   contaba   cómo   en   un   tiempo   hicieron   lo   posible   para  que  el  mundo  fuera  gobernado  por  la  paz  y  el  amor  altruista.  O  tal  vez  sólo  fue  el   recuerdo  inventado  que  me  proporcionaron  sus  fotos  viejas,  con  el  color  ya  carcomido,   como   si   en   ese   tiempo   la   luz   de   sol   bañara   al   mundo   de   amarillo   y   redujera   la   nitidez   de   lo  visible.  El  pelo  largo  de  mi  madre  –que  lo  usa  así  hasta  el  día  de  hoy-­‐,  y  los  rizos  hasta   los  hombros  de  mi  padre  –que  se  han  ido  perdiendo  con  el  tiempo-­‐  despertaron  en  mí  la   curiosidad   por   un   paraíso   que   ellos   ya   veían   como   perdido:   los   que   alguna   vez   fueron   al   festival   de   Avándaro   a   llenarse   de   lodo,   ahora   no   soportan   el   polvo   en   los   zapatos   de   vestir.   Pero   si   alguna   vez   lo   hicieron,   quiere   decir   que   ese   Edén   fue   real,   y   de   él   nos   quedan   las   ganas   de   escapar   un   ratito   del   mundo   a   través   una   estética   que   aún   ahora   se   filtra  en  varios  tipos  de  expresión  artística.    

 

5     “Y  fue  aquí  donde  comenzó  la  nueva  era”,  decían  los  entusiastas  del  movimiento   psicodélico1.  Cincuenta  años  más  tarde,  la  investigación  estético-­‐sociológica  tiene  cabida   gracias   a   ellos.   Ahora   es   posible   estudiar   la   expresión   artística   de   ese   pequeño   sector   sociocultural   como   registro   de   una   percepción   alterna   de   la   realidad.   Los   llamaron   sucios,   revoltosos,   drogadictos,   fenómenos   y   hasta   comunistas   por   intentar   alcanzar   sus   ideales,   liberarse   del   estado   de   represión   en   el   cual   se   encontraba   la   sociedad,   y   entender   profundamente   el   ser   y   su   conciencia   para   poder   transformarla.   Querían   el   cambio   para   alcanzar   la   felicidad,   pues   como   plantea   el   sociólogo   alemán   Herbert   Marcuse,   no   se   ha   llegado   a   ésta   porque   la   “civilización   está   basada   en   la   subyugación   permanente  de  los  instintos  humanos”  (Marcuse  17).   Quienes   buscaban   la   liberación   empezaron   a   crecer   en   número,   hasta   que   no   pudieron  seguir  escondiéndose.  Fue  en  el  Trips  Festival  (El  Festival  de  los  Viajes),  en  San   Francisco,   California,   en   enero   de   1966   que   se   congregaron   por   primera   vez   de   forma   masiva,   sin   nada   que   ocultar   al   resto   de   la   sociedad   [Imagen   1].   El   evento   estuvo   organizado   de   forma   propicia   para   la   experimentación   artística   y   sensorial;   fue   un   lugar   donde  de  forma  real  aunque  efímera,  se  vivió  la  fantasía  de  libertad  y  felicidad  plena,  y   como  dicen  los  Beatles,  se  jugó  el  juego  “Existencia”  hasta  el  final2   Aquí,   gracias   a   la   percepción   alterada   por   el   LSD   y   el   sistema   estético   psicodélico   que  éste  produjo,  se  pudo  representar  en  la  realidad  la  utopía    de  Marcuse  acerca  de  la   existencia   de   una   civilización   no   represiva   basada   en   una   experiencia   distinta   del   ser.   “Mamá,  ¿John  Lennon  vivió  hasta  los  64  años?”,  pregunté  hace  muchos  años.  “Él  no,  pero   sus  canciones  están  todavía”,  fue  la  respuesta  que  obtuve.  Los  sesenta  fue  una  etapa  que                                                                                                                  
1

Es un término originalmente en inglés, acuñado por Humphrey Osmond, psiquiatra británico que experimentaba con LSD. En una carta a Aldous Huxley, le explica que psychodelic puede ser ofensivo pues incluye el término “psycho” (enfermo mental), y esta droga nada tiene que ver con eso (Wolfe 278). 2 Los versos referidos son: So play the game "Existence" to the end / Of the beginning, of the beginning (Lennon. “Tomorrow Never Knows”)

 

6     se   corrompió   demasiado   rápido,   se   transformó   en   moda   muy   pronto   y   prácticamente   terminó  antes  de  poder  ver  resultados  en  el  mundo.  Pero  en  sus  inicios,  el  movimiento   hippie  logró  vivir  la  fantasía  que  se  maquinaba  desde  el  descubrimiento  social  del  LSD.   El  Festival  de  los  Viajes  es  uno  de  los  eventos  parteaguas  de  la  “nueva  era”.  Creó   un   ambiente   donde   podía   liberarse   el   ser   de   esas   represiones   a   que   la   sociedad   lo   somete.   Por   tres   días   se   vivió   en   un   mundo   aparte,   en   una   heterotopía   de   la   fantasía   del   Eros,   donde   las   drogas   psicodélicas   lograban   que   el   participante   juzgara   “carentes   de   todo  interés  la  mayoría  de  las  causas  por  las  que  en  tiempos  ordinarios  estaría  dispuesto   a   actuar   y   sufrir”   (Huxley   21).   Es   decir   que   aquí   el   conocimiento   a   través   de   la   percepción  era  la  única  forma  de  trabajo,  y  no  existía  la  obligación  social  impuesta.   En  este  escrito  se  analizará  cómo  la  conformación  de  ciertos  valores  opuestos  a  la   funcionalidad   cotidiana   de   la   sociedad,   llevan   a   la   creación   de   sitios   donde   éstos   pueden   existir   aunque   sea   de   forma   perecedera.   Partiendo   de   la   idea   de   Marcuse   de   “la   oposición   de   la   fantasía   al   principio   de   realidad”   (141),   se   entiende   que   la   una   sólo   puede   funcionar   dentro   de   la   otra,   pues   se   está   creando   un   mundo   completamente   distinto   que   se   inserta   en   la   realidad   represora.   Para   que   la   fantasía   sea   completa,   se   necesita   cambiar   los   paradigmas   de   vida   que   suceden   dentro   de   ella.   El   LSD   logra   el   cometido  a  la  perfección.   Se  gesta  entonces  la  necesidad  de  entender  el  inicio  de  un  movimiento  que  si  bien   no  iba  enfocado  a  un  cambio  artístico  en  específico,  dio  pie  para  que  la  modificación  de   la  cultura  significara,  como  tantas  veces,  la  modificación  estética.  Surgen  dudas  referidas   a  la  experiencia  psicodélica,  qué  la  constituye  y  cómo  se  relaciona  con  una  estética  que   pretende  ser  necesaria  para  la  construcción  de  la  fantasía.  Para  esto,  hay  que  tener   en   mente   que   existe   una   forma   de   expresión   que   deriva   y   al   mismo   tiempo   provoca   un   estado   alterado   de   conciencia.   Finalmente,   para   entender   la   creación   de   lugares   de  

 

7     libertad,   es   necesario   tomar   en   cuenta   la   relación   entre   arte   y   experiencia   psicodélica   como  impulsores  de  la  heterotopía.     Tal  vez  así  se  logre  entender  un  poco  más  el  momento  histórico  que  sirvió  para   abrir  “las  puertas  de  la  percepción”,  para  que  fuéramos  capaces  de  aceptar  y  entender   que  es  posible,  de  una  u  otra  forma,  encontrar  a  “Lucy  en  el  cielo  con  diamantes”.                        

 

   

II.  DE  CÓMO  SE  ABRIERON  LAS  PUERTAS  DE  LA  PERCEPCIÓN  
 
Si  recuerdas  los  años  sesenta,   Es  porque  no  los  viviste.    

 

8    
–Paul  Kanter     (guitarrista  de  Jefferson  Airplane)     You  say  you  want  a  revolution,   Well,  you  know   We  all  want  to  change  the  World     –The  Beatles  

 

Ken  Kesey,  quien  escribió  Alguien  voló  sobre  el  nido  del  cuco,  estaba  decidido  a  vivir  la   Gran   Fantasía3.   Inspirado   en   su   experiencia   como   voluntario   para   una   serie   de   experimentos  psiquiátricos  con  LSD  en  Menlo  Park,  California,  optó  por  dedicar  su  vida   al   consumo   de   dicha   droga.   No   lo   hizo   con   afán   de   encontrar   una   solución   a   algún   problema   psiquiátrico,   sino   como   medio   de   descubrimiento   interior.   Pronto   se   dio   cuenta,   al   igual   que   teóricos   como   Aldous   Huxley,   que   la   droga   servía   como   medio   de   transformación  social  para  alcanzar,  en  una  persona  a  la  vez,  la  paz  y  la  independencia   del   ser   al   superar   una   realidad   que   le   es   antagónica.   Bajo   el   efecto,   se   “visualiza   la   reconciliación  del  individuo  con  la  totalidad,  del  deseo  con  la  realización,  de  la  felicidad   con  la  razón”  (Marcuse  140).   Con   el   dinero   de   las   ventas   de   esta   primera   novela,   Kesey   compró   una   propiedad   en  el  tranquilo  pueblo  de  La  Honda,  California,  donde  reunió  amigos  afines  a  su  forma  de   pensar.   Con   ellos   formó   una   comunidad   donde   empezó   a   gestionar   el   cambio.   Él   se   convirtió   en   el   “capitán”   de   los   autonombrados   Merry   Pranksters   (Alegres   Bromistas),   entre   los   que   se   encontraban   personajes   como   Neal   Cassady,   escritor   de   la   generación   Beat   y   protagonista   de   la   novela   En   el   camino   de   Jack   Kerouac,   “Mountain   Girl”,   quien   decía   tener   una   conexión   metafísica   con   Kesey,   y   Ken   Babbs,   segundo   al   mando   del   equipo  y  conductor  designado  de  los  trayectos  por  las  carreteras  y  ciudades  de  Estados   Unidos  y  México.                                                                                                                    
3

La palabra fantasía la utiliza Kesey para referirse a los planes del momento, visiones del mundo y ambiciones personales (Wolfe 39).

 

9     Los   Alegres   Bromistas   desarrollaron   espontáneamente   una   filosofía   cultural   nueva,   que   era   difundida   en   estos   recorridos   de   forma   igualmente   natural.   La   idea   era   lograr   ver   la   vida   con   otros   ojos   a   partir   de   los   parendizajes   de   la   excéntrica   travesía.   Para  que  el  viaje  físico  y  el  cambio  de  paradigma  mental  se  llevaran  a  cabo,  necesitaron   dos  cosas:  un  medio  de  transporte  terrestre  y  uno  para  la  psique.   El  vehículo  físico  fue  un  camión  de  escuela  que  Babbs  encontró  a  la  venta  en  un   clasificado   del   periódico,   y   que   compraron   por   $1500   a   nombre   de   Intrepid   Trips,   Inc.   (Viajes   Intrépidos   Inc.)   [Imagen   2].   Desde   el   momento   de   la   adquisición   se   volvió   el   símbolo   emblemático   de   estos   personajes,   pues   en   él   estuvieron   viajando   todos   juntos   durante  años.  Una  vez  en  sus  manos,  el  autobús  fue  enormemente  modificado:       Empezaron   a   pintarlo   y   a   cablearlo   para   el   equipo   de   sonido,   y   abrieron   un   hueco   en   el   techo   y   acondicionaron   sobre   éste   una   gran   banca   para   poder   sentarse  al  aire  libre  y  tocar  la  música  que  les  apeteciera  […]  o  sencillamente   para   viajar   ahí   encima   […   Se]   instaló   un   sistema   mediante   el   cual   podrían   emitir  desde  el  interior  del  autobús,  utilizando  cintas  o  micrófonos,  y  atronar   el   espacio   exterior   a   través   de   poderosos   altavoces   colocados   sobre   el   techo   […]  Un  sistema  de  sonido,  dentro  del  autobús,  pondría  en  comunicación  a  unos   con  otros  por  encima  del  estruendo  del  motor.  (Wolfe  75-­‐76)     La  superficie  del  autobús  se  cubrió  completamente  de  pintura.  Los  diseños  eran   bastante   burdos,   pero   los   colores   brillantes   lo   compensaban.   Un   gran   cartel   que   decía   FURTHUR4  anunciaba  el  incierto  camino  al  frente  del  vehículo  [Imagen  3].  “El  viaje  del   autobús  se  estaba  convirtiendo  ya  en  una  alegoría  de  la  vida”,  comenta  Tom  Wolfe  (76).                                                                                                                  
4

Modificación de la palabra further: “más allá”.

 

10     El   medio   de   transporte   para   la   mente   era   la   droga   favorita   del   capitán   y   de   todos   sus  tripulantes:  el  LSD.  Era  de  fácil  obtención,  legal  (hasta  el  6  de  octubre  del  1966),  y  la   dosis  tan  pequeña,  que  un  gramo  alcanzaba  para  diez  mil  viajes.  Lo  que  llamó  la  atención   de  los  efectos  de  esta  droga  es  la  apertura  a  formas  de  percepción  alternativas,  las  cuales   crean  nuevos  estados  de  conciencia  en  relación  con  el  ser  y  la  unidad  con  el  mundo.  Se   muestra   al   mismo   tiempo   una   alteración   en   la   visión   del   entorno   físico,   donde   “la   intensidad  de  la  luz  fluctúa,  los  sonidos  altos  pasan  a  ser  bajos,  y  viceversa,  los  colores   son  más  vívidos,  las  texturas  se  perciben  de  manera  diferente  […],  las  imágenes  cambian   de   forma   [y]   hay   alucinaciones”   (Stoppard   91).   Los   sentidos   se   agudizan   y   el   humor   mejora  al  punto  de  poder  tener  experiencias  espirituales  importantes.  Como  el  ego  del   consumidor  no  se  nutre,  se  ve  debilitado  al  tiempo  que  se  pierde  completo  el  interés  en   las   relaciones   espacio-­‐temporales   que   tanto   significan   en   el   mundo   terrenal,   cuenta   Aldous  Huxley  al  hablar  de  su  experiencia  con  alucinógenos  (20).     Al   mismo   tiempo   que   los   recorridos   en   el   Furthur,   “Kesey   puso   en   marcha   las   fiestas   profanas   donde   el   fármaco   se   tomaba   porque   sí,   para   experimentar   la   alegría   del   movimiento,   la   vida   en   acción”   (Escohotado   74).   Poco   a   poco,   los   elementos   visuales   y   auditivos   de   estas   tertulias   se   fueron   adecuando   y   sofisticando   para   propiciar   el   viaje   ácido.   Con   el   tiempo,   los   bautizados   Acid   Test   (Prueba   de   ácido),   se   volvieron   íconos   emblemáticos   del   movimiento   psicodélico   por   ser   generadores   de   la   contracultura5.   Por   otro   lado,   en   Millbrook,   Nueva   York,   el   LSD   era   probado   por   el   Dr.   Timothy   Leary,   quien   quería   alcanzar   el   mismo   estado   idílico   para   la   sociedad,   pero   de   una   forma   científica,   dirigida  y  con  medición  de  resultados.    

                                                                                                               
5

Theodor Roszak acuña el término en 1968 en su libro El nacimiento de una contracultura. Defino así, los valores y formas de comportamiento social que se desvían de los establecidos por la corriente principal de pensamiento y comportamiento aceptados.

 

11     El  lema  con  que  los  Bromistas  dieron  a  conocer  estas  reuniones  era  una  pregunta   personal,  individual  y  sumamente  directa:  Can  you  pass  the  Acid  Test?  (¿Puedes  pasar  la   prueba   del   ácido?),   decían   los   volantes   que   anunciaban   las   fiestas.   Los   repartían   los   mismos   Pranksters,   vestidos   siempre   de   forma   extravagante,   donde   les   parecía   conveniente.   Extrañamente,   el   significado   de   pasar   o   reprobar   la   prueba   nunca   quedó   claro,  al  igual  que  tantos  otros  factores  del  estilo  de  vida  del  grupo  de  Kesey.  No  tener  un   mal  viaje6  parecía  un  buen  consenso  para  aprobar;  el  sobrevivir  la  noche  y  ver  el  sol  salir   con   una   nueva   actitud   frente   a   la   vida   podría   ser   otra.   La   experiencia   mística   que   se   puede  experimentar  bajo  el  efecto  del  psicotrópico  no  era  una  obligación,  sin  embargo,   las   condiciones   eran   óptimas   para   que   sucediera   y   la   prueba   fuera   conmemorada   con   honores.     Kesey   quería   extender   su   mensaje   a   toda   la   gente,   hacer   un   ritual   en   el   que   hubiera   música,   liturgia,   danza,   y   sacrificio   para   llegar   a   una   experiencia   religiosa   original   y   espontánea.   Ésta   se   empezó   a   conocer   como   experiencia   psicodélica,   y   ganó   adeptos   de   forma   exponencial.   Así,   al   crecer   el   tamaño   de   las   fiestas   aumentó   la   popularidad   del   grupo,   que   no   perdía   oportunidad   para   promocionar   su   estilo   de   vida   fuera   de   lo   común.   La   magnitud   del   movimiento   obligó   a   los   Pranksters   a   hacer   una   prueba   más   grande   y   mejor   organizada.   Se   necesitó   un   evento   que   creara   las   condiciones  físicas  para  que  los  concurrentes  pudieran  sentir  algo  aproximado  al  viaje   de  ácido.   Fue  en  una  reunión  a  finales  de  1965  en  San  Francisco,  donde  el  Bromista  Mike   Keegan   y   su   capitán   Ken   Kesey   se   reunieron   con   productores   musicales,   artistas   y   activistas   del   LSD   para   discutir   la   posibilidad   de   rentar   el   foro   Longshoremen’s   Hall   y   abrir  las  puertas  al  público  a  la  prueba  ácida  más  grande  hasta  el  momento.  Se  les  unió                                                                                                                  
6

Cuando los efectos de la droga desvían la experiencia hacia un estado de ansiedad e inquietud del cual parece que no se puede salir.

 

12     el   promotor   Chet   Helms,   que   como   todos   los   involucrados   en   la   producción,   no   cobró   por   sus   servicios.   Los   Bromistas   concluyeron   que   “había   llegado   el   momento   de   conmemorar  todos  los  buenos  viajes  con  un  Festival  de  Viajes”  (Summer  of  Love  69).  Y   fue  así  como  nació  el  Trips  Festival.     La   fiesta   se   anunció   al   público   como   una   experiencia   psicodélica   sin   drogas   de   tres   días   de   duración,   lo   cual   ya   llamaba   la   atención.   Pero   sobre   todo,   la   idea   de   generar   un   nuevo   estilo   de   vida   con   valores   culturales   distintos   a   los   establecidos   era   lo   que   entusiasmaba   a   los   jóvenes,   pues   “una   nueva   experiencia   básica   del   ser   cambiaría   la   experiencia   humana   en   su   totalidad”   (Marcuse   152),   y   así   podrían   lograr   un   cambio   tangible   en   la   cultura.   Llegaron   desde   el   primer   día   más   de   mil   personas.   Aunque   la   mayor   afluencia   de   gente   se   tuvo   el   día   posterior   –sábado   por   la   noche-­‐,   cuando   el   programa  anunciaba  la  celebración  oficial  del  Acid  Test.   Todos   los   estímulos   sensoriales   para   alcanzar   el   estado   de   conciencia   al   que   se   llega   con   el   ácido   fueron   proporcionados,   aunque   si   querían,   los   asistentes   estaban   invitados  a  llevar  artefactos  para  tener  una  mejor  desenvoltura  [Imagen  4].  La  lista  de   actividades  incluyó  lecturas  por  el  poeta  Allen  Ginsberg  (fiel  seguidor  de  las  Pruebas)  y   el   teórico   Marshall   MacLuhan,   a   bandas   como   los   Alegres   Bromistas   y   su   Sinfónica   Psicodélica,   Big   Brother   and   the   Holding   Company   (antes   de   Janis   Joplin)   y   los   Grateful   Dead   [Anexo   1].   La   idea   era   pasar   del   espectáculo   o   concierto   –entendido   como   happening-­‐,  siempre  autoconsciente,  a  un  momento  más  eufórico,  lleno  de  júbilo,  donde   la   audiencia   participara   por   puro   impulso   y   diversión.   Se   quería   generar   una   revolución   mental  con  la  música,  el  baile  y  lo  que  fuera  que  la  audiencia  trajera  consigo  [Imagen  5].   La  producción  del  evento  incluía  toda  la  parafernalia  de  luz  y  sonido  imaginable,   cinco  proyectores  de  películas  distribuidos  por  todo  el  lugar,  juegos  de  espejos  sobre  las   imágenes   de   las   películas,   grandes   bocinas   colocadas   a   diversas   alturas   y   luz  

 

13     estroboscópica  (el  invento  médico  predilecto  de  los  entusiastas  de  la  droga)  [Imágenes  6   y  7].  Había  una  esquina  iluminada  con  luz  negra,  que  mostraba  a  su  alrededor  pintura   fresca   fluorescente   y   objetos   del   mismo   tipo   para   jugar   y   crear   con   ellos   obras,   en   su   mayoría   abstractas,   hechas   con   métodos   como   el   dripping   que   Pollock   instauró   como   propio  en  el  mundo  del  arte.  A  falta  de  lienzos,  el  lugar  más  popular  para  pintar  se  volvió   la  cara  y  el  cuerpo  de  los  asistentes,  logrando  obras  de  body  art.  Los  diseños  rechazaban   completamente  la  simetría  a  favor  de  la  organicidad  que  permite  el  pintar  con  las  manos   y   no   con   instrumentos   tradicionales;   las   formas   ondulantes   recordaban   más   al   movimiento  de  las  burbujas  de  aire  bajo  el  agua  que  a  elementos  terrestres.  La  actitud   lúdica   de   la   psicodelia   logró   encontrar   su   forma   artística;   la   misión   del   festival   se   iba   cumpliendo  mientras  progresaba  la  fiesta.   Había  actos  performáticos  espontáneos  entre  los  asistentes:  unas  chicas  vestidas   con   leotardos   se   subieron   al   escenario   a   bailar   al   tiempo   que   soplaban   silbatos   para   perro.   Mientras   realizaban   una   coreografía   inventada   en   ese   momento,   transmitían   al   público   la   sensación   de   repetición   matemática   visual   que   se   experimenta   con   el   LSD.   Lograron   transmitir   directamente   lo   que   las   imágenes   de   los   videos   editados   podían   hacer   en   las   pantallas:   la   repetición   al   infinito   de   formas   iguales,   el   comienzo   del   fractal.   Gracias   a   ellas,   se   puede   resaltar   el   vínculo   creado   entre   el   performance   escénico   y   el   video  arte.   El   grupo   America   Needs   Indians   pasaba   dentro   de   un   tepee   transparencias   de   nativos   de   la   región,   lo   cual   habla   ya   de   una   incorporación   del   “otro”   a   esta   nueva   sociedad   igualitaria.   Era   una   instalación   que   necesitaba   de   un   espacio   cerrado,   apartado   de   lo   que   sucedía   en   el   foro,   pues   intentaba   crear   un   lugar   de   reflexión   más   que   únicamente  propiciar  la  experiencia  psicodélica.  Cerca  de  la  casa  india,  había  un  puesto   de   libros   de   temas   psicodélicos,   otro   de   ropa   usada.   Mientras,   una   “bolsa   de   mandado  

 

14     llena  del  LSD  más  reciente  de  Owsley  [el  más  famoso  productor  independiente  de  ácido,   estaba]  dando  la  vuelta  por  todo  el  foro”  (Perry  45).   Los  sarapes  mexicanos,  las  bandas  para  la  cabeza  estilo  indio  americano  y  la  ropa   con  diseños  de  mandalas  hindúes  eran  parte  de  la  moda  del  festival  no  por  el  hecho  de   apoyar   directamente   a   ciertas   minorías   en   Estados   Unidos   sino   la   inclusión   de   todos   los   seres   a   la   causa   psicodélica   [Imagen   8].   El   estrobo   parecía   hacer   de   los   cerebros   coliflores   que   se   transformaban   en   arrugadas   pelotas   de   ping   pong,   al   tiempo   que   una   chica   que   no   soportaba   la   ropa,   se   la   arrancó   y   comenzó   a   bailar   semidesnuda.   “Aquí   todo   estaba   permitido”,   reportaron   los   intelectuales   que   asistieron   y   bautizaron   como   hippies  a  sus  hijos  adoptivos:  los  escritores  de  la  generación  Beat.  Cassady  vistió  traje  de   gorila  y  jugó  en  el  escenario  mientras  las  bandas  tocaban  [Imagen  9].  El  espectáculo  de   los  acróbatas  en  trampolín  frente  a  luz  intermitente  hizo  pensar  que  la  gente  podía  volar   [Imagen  10].     “Y  en  el  centro  del  local…,  [se  erguía]  la  Torre  de  Control  de  los  Bromistas.  Era  un   armazón  perfecto”  (Wolfe  275)  [ref.  Imagen  1].  Dicha  estructura  consistía  en  una  tarima   sobre  andamios  a  casi  dos  metros  de  altura,  lo  que  daba  una  visión  panóptica  del  lugar.   Sobre   el   escenario   tocaron   las   bandas   y   sucedieron   los   performances,   por   lo   que   la   mayor   parte   del   espacio   estaba   ocupado   por   instrumentos   musicales   eléctricos   y   acústicos.   También   ahí   se   encontraba   el   equipo   técnico   que   controlaba   bocinas   y   proyectores;   éste   quedaba   casi   oculto   tras   una   fila   de   globos   de   colores   dispuestos   alrededor,  casi  a  forma  de  barrera  entre  los  visitantes  y  los  organizadores.  Justo  sobre  la   Torre   de   Control,   colgaban   banderas   de   distintas   partes   del   mundo   y   diferentes   organizaciones,   lo   que,   una   vez   más,   daba   una   idea   de   hermandad   entre   seres   humanos.   Mientras  el  mundo  de  la  fantasía  se  iba  generando  abajo,  Kesey  estaba  en  la  parte  más   alta   de   la   estructura   jugando   con   un   proyector   de   diapositivas   que   apuntaba   a   una  

 

15     pared.  Hacía  invitaciones  participativas  al  público:  “quien  sepa  que  es  Dios  que  suba  al   escenario”,  leía  una  de  ellas  (Wolfe  277)  [Imagen  11].     Ver   a   esa   cantidad   de   gente   reunida   bailando   al   mismo   ritmo   sugería   que   la   unidad   social   era   posible   mediante   la   armonía,   aunque   fuera   en   un   evento   efímero.   El   lugar  era  perfecto;  hasta  la  arquitectura  invitaba  a  experimentar  la  psicodelia  con  esos   tragaluces   triangulares   repartidos   por   todo   el   techo   curvo.   La   gente,   que   iba   y   venía   entre   los   diversos   niveles   del   foro,   se   encontraba   frente   a   frente   con   seres   de   muy   distintos   tipos,   reconocibles   los   personajes   e   irreconocibles   los   individuos   por   el   maquillaje,  las  máscaras,  los  disfraces  y  los  antifaces  [imágenes  12-­‐15].  Kesey,  vestido  de   astronauta,   no   fue   la   excepción.   El   público   estaba   dispuesto   a   llevar   espontáneamente   la   experiencia   hacia   nuevas   formas   de   relación   social.   En   un   momento   dado,   conocidos   y   extraños   comenzaron   a   juntarse   en   círculo.   Mientras   unos   no   podían   dejar   de   bailar,   otros  se  abrazaban  y  los  restantes  reían  [Imágenes  16-­‐18].     La  diferencia  entre  lo  que  sucedía  dentro  del  Longshoremen’s  y  fuera  de  él  parecía   quedar   más   que   evidenciada   al   ver   los   juegos   de   luces   que,   al   mezclarse   en   hermosos   patrones  de  colores,  se  proyectaban  sobre  el  público  provocando  su  fusión  aparente  con   el  ambiente.  Una  sensación  de  satisfacción  y  júbilo  quedó  en  el  aire  aun  cuando  el  final   de   cada   día   había   llegado.   Varios   eventos   paralelos   sucedieron   cuando   las   luces   del   foro   se  apagaron,  para  que  la  gente  que  seguía  volando  alto  no  tuviera  que  detener  el  viaje.   Durante   tres   días,   la   fiesta   no   bajó   los   decibeles,   la   aceleración   ni   el   espíritu   de   libertad.   Se   creó   un   nuevo   espacio   para   muchas   personas   que   tenían   una   misma   idea   de   la   vida,   la   cual   por   primera   vez   ponían   frente   a   los   ojos   de   una   sociedad   tradicional   y   conservadora:      

 

16     El  Trips  Festival  simbolizó  la  ceremonia  nupcial  de  los  artistas  […]  y  el  público,   entre   la   prensa,   los   padres   de   la   ciudad   y   la   gente.   Era   un   espectáculo   psicodélico   completamente   nuevo   para   el   mundo.   Fue   impactante,   pero   un   viaje   divertido   de   contemplar.   San   Francisco   tenía   las   señales   adecuadas   para   anunciar  el  advenimiento  de  una  nueva  ola.  (Summer  of  Love  109)       El  éxito  fue  rotundo  en  cuanto  a  impacto  social  y  a  ganancias  económicas  (cerca   de  $16,000  dólares).  Hasta  este  momento  las  fiestas  y  conciertos  pertenecientes  de  una   u  otra  forma  a  este  movimiento  contracultural  habían  congregado  a  unas  pocas  cientos   de  personas;  ahora  se  habían  rebasado  los  3000  asistentes.  Se  dijo  que  “era  el  principio   de   una   nueva   era,   [pues]   el   Acid   Test   crecía   como   una   acelerada   bola   de   nieve   hacia   nuevos  horizontes  […]  Pronto  sería  internacional,  y  hasta  cósmico”  (Perry  48).     Fue  el  salir  y  consumir  LSD  abiertamente  uno  de  los  detonantes  de  esta  etapa  de   liberación   en   la   historia   de   la   cultura   estadounidense.   Así,   con   un   programa   –más   o   menos   planeado-­‐   de   actividades,   del   21   al   23   de   enero   de   1966   se   concretó   el   primer   gran  festival  psicodélico,  que  para  los  asistentes  y  organizadores  era  un  Acid  Test,  pero   para  el  resto  de  la  sociedad  era  un  simulacro  de  la  experiencia  psicodélica.     Aunque  la  fantasía  se  haya  realizado  en  un  lugar  aislado,  no  hay  que  dejar  de  lado   la  importancia  del  momento  histórico  que  se  estaba  viviendo  en  Estados  Unidos,  la  cual   empezaba  a  sucumbir,  por  obra  de  los  baby  boomers7,  bajo  su  propio  modelo  altamente   conservador   y   tradicionalista.   Fueron   ellos   quienes   comenzaron   a   mostrar   inconformidad   con   lo   que   suponía   ser   el   sueño   americano   iniciado   por   la   estabilidad   económica  que  se  vivía  en  los  años  de  la  postguerra.  Esta  es  la  época  de  movimientos  de                                                                                                                  
7

Se conoce con este nombre a los nacidos en la explosión de natalidad por la estabilidad económica después de la Segunda Guerra Mundial en países anglosajones. Abarca a la generación del 46 hasta principios de los 60.

 

17     liberación   como   el   de   los   homosexuales   y   el   feminismo.   Es   el   tiempo   de   la   píldora   anticonceptiva,  la  lucha  por  la  igualdad  de  género  y  de  raza  con  los  chicanos,  latinos  y  los   afroamericanos.  En  esta  década  empiezan  a  abrirse  en  varias  universidades  los  Cultural   Studies,  dedicados  al  conocimiento  de  sociedades  distintas  a  la  occidental.  Son  los  años   del  inicio  del  rock  n’  roll,  con  Los  Beatles  ya  encaminados  a  la  dominación  global.  En  64,   Bob  Dylan  introduce  a  los  Fab  Four  a  la  marihuana  y  al  año  siguiente  conocen  el  ácido   con  The  Byrds.   En   cuanto   a   moda,   el   pelo   se   deja   crecer,   y   con   esto   se   va   soltando.   La   ropa   se   hace   más   holgada   y   aparecen   los   pantalones   acampanados   para   dar   oportunidad   a   los   pies  de  bailar  con  libertad.  La  Guerra  de  Vietnam,  cada  vez  con  menos  adeptos,  da  pie  a   que  los  jóvenes  inicien  movimientos  pacifistas,  porque  están  hartos  del  gobierno  que  los   arrastra   a   una   muerte   segura.   La   Guerra   Fría   estaba   cada   vez   más   caliente,   y   la   exploración   espacial   avanzaba   a   pasos   agigantados.   Se   crea   la   New   Left8,   que   causa   terror   a   conservadores,   mientras   los   asesinatos   de   Charles   Manson   asustan   a   la   población  paranoica.  Aunque  en  el  63  asesinan  al  presidente  John  F.  Kennedy,  ninguna   muerte   conmociona   tanto   a   los   Estados   Unidos   como   la   de   Marilyn   Monroe   el   año   anterior.   Por   suerte,   Janis,   Jimi   y   Jim   estaban   aún   vivos   y   produciendo   sus   mejores   canciones.   Así,   se   detonó   un   movimiento   que   se   basa   en   las   premisas   de   paz   y   amor   exteriorizadas  por  la  experiencia  con  drogas  psicodélicas.  Poco  a  poco  se  expandió  esta   forma   de   pensar   hasta   que   peace   and   love   dejó   de   ser   un   argumento   para   convertirse   en   un   lema   vacío   que   la   sociedad   capitalista   se   apropió   y   transformó   en   un   dispositivo   más   para  ganar  dinero.    

                                                                                                               
8

Movimiento de activistas políticos interesados más que en las reformas sociales que en las económicas y políticas de Estados Unidos. Sucedió principalmente en los campus universitarios.

 

18     El   festival   se   realizó   antes   de   que   se   saliera   de   control   esta   idea   originaria   de   una   sociedad   mejor,   antes   que   todos   los   Estados   Unidos   oyeran   de   la   –ahora-­‐   moda   hippie   que  explotaron  en  la  Bahía  californiana  los  medios  masivos  de  comunicación.  Para  1968,   habían  sucedido  agresiones  policíacas  en  San  Francisco  hacia  los  jóvenes  sin  hogar  que   seguían   buscando   una   fantasía   que   había   terminado   antes   de   poderse   concretar   completamente.  “Para  las  autoridades  era  evidente  que  la  fiebre  psicodélica  constituía  la   mayor  amenaza  de  América,  más  peligrosa  que  la  Guerra  de  Vietnam”  (Escohotado  84),   llegó  a  decir  el  estadista  y  luego  presidente  Nixon.     Sucedió  en  un  momento  y  en  una  sociedad  siempre  pautada  por  el  consumo  y  el   capital,   donde   poco   a   poco   empezaron   a   eclosionar   distintas   corrientes   que   buscan   la   autonomía   y   la   libertad   de   las   reglas   sociales   establecidas.   Ahora   por   primera   vez   no   teníamos   que   ser   todos   iguales.   La   individualidad   de   pensamiento   es   la   que   hizo   posible   que  eventos  como  el  Trips  Festival  tuviera  tantos  seguidores  en  su  tiempo,  y  tantos  en  la   posteridad.                      

 

19    

II.  TURN  ON,  TUNE  IN,  DROP  OUT  
I  know  you  probably  scream  and  cry     That  your  little  world  won't  let  you  go     But  who  in  your  measly  little  world     Are  you  trying  to  prove  that     You're  made  out  of  gold  and,  eh,  can't  be  sold   Jimi  Hendrix,  Are  you  experienced?  

  Parece   lógico   que   durante   un   momento   de   quiebre   histórico   se   revisen   los   postulados   que  rigen  a  la  sociedad  para  que  haya  oportunidad  de  reconsiderar  los  diversos  caminos   de  conocimiento  que  se  han  seguido.  En  el  caso  de  los  años  sesenta,  las  vías  relacionadas   a   los   estados   alterados   de   conciencia   representaron   uno   de   los   núcleos   del   cambio.   Históricamente     las   plantas   psicodélicas   y   su   experiencia   fueron   primero   reprimidas   por   la   civilización   europea   y   luego   ignoradas   y   olvidadas   […]   Las   religiones   jerárquicamente   impuestas   y,   posteriormente,   el   conocimiento   científico   dispensado  de  modo  también  jerárquico,  fueron  el  sustituto  de  cualquier  clase   de  experiencia  directa  con  la  mente.  (McKenna  257)       En  esta  década,  la  socialización  del  LSD  afectó  de  distintas  formas  a  la  población  – sobretodo   a   los   involucrados   en   el   movimiento   psicodélico-­‐,   pues   dio   cuenta   empíricamente   de   la   existencia   de   formas   más   profundas   de   conciencia.   Durante   la   intoxicación,   uno   de   los   aspectos   más   afectados   de   la   mente   humana   es   la   creatividad.   Mientras   unos   escribían   novelas   bajo   la   influencia   de   las   drogas,   otros   dedicaban   su   tiempo  a  la  música  o  las  artes  plásticas  como  expresión  y  difusión  del  cambio  interior.   Sólo   hace   falta   poner   atención   a   las   obras   de   Hunter   S.   Thompson,   a   los   cuadros   de   Bryan   Lewis   Sanders,   al   álbum   The   Dark   Side   of   the   Moon   de   Pink   Floyd,   o   el   Revolver   de    

20     los  Beatles  para  constatar  este  impacto.  Ya  sea  que  la  psicodelia  sirva  de  inspiración,  o  la   obra  dirija  a  un  estado  elevado  del  ser,  estos  artistas  comparten  la  necesidad  de  intentar   aclarar  en  el  mundo  real  lo  que  sucede  en  la  mente  de  cada  uno  para  poder  llevar  a  cabo   las  premisas  recién  descubiertas,  en  el  mundo  tangible.  Marcuse  entiende  que       [n]os   percatamos   por   primera   vez   de   las   verdades   de   la   imaginación   cuando  la  fantasía  en  sí  misma  toma  forma  […]  Esto  sucede  en  el  arte  […]   Detrás   de   la   forma   estética   yace   la   armonía   reprimida   […   que   es]   la   eterna   protesta  contra  la  organización  de  la  vida  por  la  lógica  de  la  dominación.   (Marcuse  140)     Queda   pautado   así,   que   los   artistas   exteriorizan   estéticamente   los   descubrimientos  del  ser  que  se  tienen  durante  la  experiencia  psicodélica,  al  tiempo  que   lo  transmiten  para  formar  una  cadena  de  información  que  logre  cumplir  las  necesidades   ontológicas  de  la  fantasía.     Ya   lo   dijo   Huxley   en   Las   puertas   de   la   percepción:   “podemos   crear   un   fondo   común   de   información   de   las   experiencias,   pero   no   de   las   experiencias   mismas”9   (12).   Éste  sirve  para  disparar  la  creatividad  entre  quienes  busquen,  por  un  lado,  explicar  de   forma  visual,  auditiva  y  táctil  los  efectos  y  aprendizajes  del  LSD;  y  por  el  otro,  quienes   quieren  detonar  una  experiencia  psicodélica  dirigida.  Ambas  posturas  utilizan  la  estética   como   lenguaje,   pues   las   palabras   meramente   descriptivas   no   son   suficientes   para   comprender  el  camino  a  seguir.  El  lenguaje,  explica  Huxley,  fue  creado  en  las  culturas  de                                                                                                                  
9

La mezcalina es la sustancia activa del peyote. El LSD es una droga de laboratorio. Sin embargo, la composición química del peyote, los hongos alucinógenos y la ayahuasca (las tres drogas sagradas más conocidas en el mundo occidental) es igual a la del ácido (McKenna 267). Esto pone a pensar en la relación que los rituales sagrados no occidentales (sean indígenas, indio americanos, etc.) tienen con las formas de ritual occidental que se crean en momentos como el Trips Festival, la experiencia mística y el sentimiento de unidad con el mundo.

 

21     percepción   reducida,   y   por   lo   tanto,   está   limitado   a   reseñar   el   funcionamiento   de   esa   sociedad   represora.   Lo   que   hace   notar   la   experiencia   psicodélica,   es   que   estamos   rodeados   de   muchas   más   fuentes   de   entendimiento   de   las   que   plantea   la   sociedad,   solamente  hay  que  buscarlas,  pues  éstas  no  se  hallan  a  la  vista.   Los  organizadores  del  Trips  Festival  buscaron,  por  medio  de  la  experiencia  de  la   expansión   de   la   conciencia,   la   transformación   mental   del   público.   La   forma   en   que   fue   planeado,  llevó  a  los  Bromistas  a  convertirse  en  los  pioneros  de  la  estética  psicodélica:   se   intentó   que   todos   los   asistentes   recibieran   los   mismos   impulsos   sensoriales   para   tener   un   “viaje”   parecido.   Aunque   cada   individuo   interpretó   de   forma   subjetiva   y   personal   lo   sucedido,   la   atmósfera   general   del   acontecimiento   fue   unitaria.   Así   queda   ejemplificado   lo   que   Leary   llamó   “la   era   dorada   de   los   dioses   individuales”   (Leary   5),   donde   se   pretendía   gestionar   un   cambio   general   en   la   sociedad   desde   la   transformación   personal  del  ser.     En   la   experiencia   psicodélica,   el   ser   humano   experimenta   una   pérdida   de   jerarquización   con   relación   al   resto   del   mundo.   El   consumidor   entiende   que   todos   los   seres  estamos  en  una  misma  sintonía,  y  por  lo  tanto  somos  iguales.  Comprende  por  fin  el   significado  de  “humanidad  en  toda  su  extensión”  que  explica  Huxley  al  decir  que     cuando   nos   sentimos   los   únicos   herederos   del   universo,   cuando   ‘por   nuestras   venas   el   mar   discurre…   y   nuestras   joyas   son   las   estrellas’,   cuando   cuanto   percibimos  es  infinito  y  santo,  ¿qué  razones  podemos  tener  para  la  codicia  y  la   ambición,  para  buscar  el  poder  o  formas  de  placer  más  funestas?.  (63)      Aquí,  la  idea  de  paz  es  superior  al  deseo  de  dominación,  pues  los      

 

22     […]  compuestos  [de  la  droga]  actúan  para  disolver  condicionamientos  culturales   de  cualquier  tipo.  [Socialmente,]  el  LSD  tuvo  el  efecto  de  producir  una  deserción   masiva   de   los   valores   de   la   comunidad   […]   basados   en   una   jerarquía   dominante   acostumbrada  a  reprimir  conciencias.  (McKenna  271)       Específicamente  en  el  Trips  Festival  esta  actitud  se  mostró  clara  cuando  quienes   dirigían  la  sesión  de  psicodelia  no  lo  hacían  desde  la  superioridad,  sino  con  la  intención   de   unirse   al   público.   Al   mismo   tiempo,   los   participantes   también   eran   creadores   de   viajes   y   sensaciones;   no   necesitaban   que   los   organizadores   les   dijeran   qué   hacer,   sino   que   gracias   a   la   atmósfera   de   libertad,   espontáneamente   se   iban   abriendo   brechas   creativas.   Gracias   a   las   ideas   de   igualdad   que   se   genera   al   consumir   drogas   psicodélicas,   éstas   se   convirtieron   en   estandarte   de   un   movimiento   que   vislumbró   otro   modelo   de   relaciones  políticas  al  realizarse  la  fantasía.  De  igual  forma  que  en  el  Festival  cada  uno   hacía   a   su   antojo,   empezaron   a   formarse   poco   a   poco   comunas   entre   jóvenes,   usualmente  lejos  de  la  ciudad,  donde  vivían  de  forma  autosustentable.  Así  también,  las   calles  de  San  Francisco  empezaron  a  plagarse  de  puestos  callejeros  de  ropa  gratuita,  de   comedores  que  regalaban  comida,  y  de  establecimientos  que  permitían  a  los  visitantes   quedarse   un   rato   a   charlar   sin   la   necesidad   de   comprar   nada.   Los   primeros   hippies   esperaban  que  si  todo  el  mundo  salía  del  espacio  que  le  confina  la  sociedad  por  medio   del   consumo   de   psicotrópicos,   verían   un   verdadero   cambio   social   –con   inclinaciones   anárquicas-­‐  generado  por  la  vía  de  la  paz.     Los  ideales  sembrados  por  el  LSD  se  volvieron  realidad  al  ir  modificando  la  vida   desde   la   misma   lógica   social   positivista,   donde   prevalece   la   ley   del   más   fuerte   económicamente.   Para   el   orden   reinante,   esto   era   una   conspiración,   pues   no   se  

 

23     trasgredían   los   valores   ya   establecidos   y   aceptados,   sino   que   se   los   ignoraba   y   abandonaba,  causando  miedo  por  el  desconocimiento  de  lo  que  estos  rebeldes  buscaban.   Las   autoridades   no   supieron   qué   hacer   en   un   primer   momento:   protestar   pacíficamente   no   podía   frenarse   con   violencia   policíaca   pues   sería   injustificado,   ignorar   el   sistema   económico   al   regalar   ropa   y   comida   no   es   de   ninguna   forma   ilegal,   y   por   supuesto   expandir  la  conciencia  con  sustancias  psicodélicas  parece  extraño,  sin  embargo  la  ley  lo   permite  y  algunos  médicos  como  Leary  lo  recomiendan  ampliamente.     En  el  movimiento  psicodélico  no  había  cabida  para  cuestiones  de  clase,  política,   geografía  o  religión  porque  buscaba  la  igualdad  social.  Los  resultados  de  la  lucha  serían   calculados  en  términos  de  aumento  de  libertad,  idea  igual  de  abstracta  y  subjetiva  que  la   misma   expansión   de   conciencia,   pero   fácilmente   percibida   por   cualquier   individuo.   Timothy  Leary,  médico  psiquiatra,  explica  que  se  gestionaría  “libertad  interna  y  externa.   Libertad  de  salir  del  juego  […]  y  construir  una  nueva  forma  social.  Libertad  de  moverse   en   el   espacio.   Libertad   de   tener   experiencias.   Libertad   de   explorar.   Libertad   de   consumir.  Libertad  de  fluir”  (Leary  65).     Pero  si  la  apertura  de  conciencia  era  tan  vaga,  debía  ser  sistematizada  por  alguien   para   que   fuera   entendida   aún   por   personas   que   no   hubieran   tenido   nunca   una   experiencia  psicodélica  y  siguieran  enganchados  al  modelo  tradicional  de  pensamiento.   Es   en   este   momento   cuando   aparecen   los   ensayos   de   Leary,   quien   experimentó   con   LSD   de  distintas  formas.  Una  de  ellas  fue  administrar  de  la  droga  a  reos.  Bajo  el  efecto,  ellos   “hablan  de  amor,  éxtasis  y  generosidad  del  alma”  (Escohotado  60).  Otra  de  sus  grandes   lecciones   fue   el   discernir   los   pasos   previos   al   descubrimiento   de   la   nueva   conciencia.   Difundió   por   Estados   Unidos   una   frase   emblemática:   Turn   On,   Tune   In,   Drop   Out.   Se   refería   a   avivar   la   parte   perceptiva   y   receptiva   del   cerebro   (prende),   ponerse   a   tono   con   el  mundo  y  la  naturaleza  (sintoniza),  y  saber  que  se  está  a  punto  de  vivir  una  experiencia  

 

24     psicodélica  (consume)  (Escohotado  64).  Pretendía  de  esta  forma  optimizar  la  expansión   de   conciencia   en   todos   los   individuos,   para   canalizar   el   aprendizaje   de   la   experiencia   hacia  una  mejor  sociedad.   Sin  embargo,  duró  poco  el  momento  idílico.  Cuando  los  hippies  empezaron  a  sacar   a   las   calles   los   recién   descubiertos   valores,   los   representantes   de   la   sociedad   dominante   quisieron  mostrar  su  poder  sobre  los  pacifistas  y  así  obstruir  el  cumplimiento  óptimo  de   la   fantasía.   El   gobierno   estadounidense,   con   una   agenda   política   que   no   permitía   distracciones   para   que   no   se   cuestionara   tan   directamente   la   Guerra   de   Vietnam,   estaba   sumamente   preocupado   por   la   nueva   corriente   de   pensamiento   libre.   A   fines   de   los   sesenta,   poco   después   de   ver   las   consecuencias   sociales   de   la   psicodelia,   “la   CIA   inició   una   serie   de   operaciones   encubiertas   con   el   fin   de   desarticular,   desacreditar   y   neutralizar   el   movimiento   psicodélico   […]   La   Agencia   dirigió   una   campaña   doméstica   masiva   e   ilegal   contra   el   movimiento   pacifista”(McKenna   272-­‐273),   donde   la   violencia   no   tuvo   que   justificarse   bajo   ninguna   ley   o   ética.   Los   conservadores   en   el   gobierno   estaban  convencidos  que  su  reacción  era  una  forma  de  defensa  y  no  de  ataque.  Notaron   que   una   sociedad   pensante,   que   quiere   la   creación   de   una   nueva   cultura   libre   de   dominación,  ponía  en  gran  riesgo  los  planes  de  la  Nación  y  necesitaban  protegerse.   No  cayeron  en  cuenta  que  no  es  fácil  reducir  la  percepción  individual  una  vez  que   hubo   sido   amplificada.   Lo   que   no   se   pudo   lograr   de   forma   holística   ante   los   ojos   de   la   sociedad,  sucedió  en  el  ámbito  cerrado  de  la  fantasía.  Ejemplos  de  liberación  posteriores   al   Trips   Festival   incluyen   las   comunas   antes   mencionadas   y   los   festivales   de   arte   y   música  posteriores,  como  el  Human  Be-­In  (1967)  y  Woodstock  (1969).     El  Festival  de  los  Viajes  es  el  primer  evento  donde  públicamente  se  plantea  esta   expansión   de   conciencia   como   forma   de   vida   alternativa   para   una   colectividad.   Los   valores  de  los  hippies  en  este  momento  parecen  estar  aún  en  su  etapa  de  desarrollo,  aún  

 

25     en   la   búsqueda   del   “individualismo,   [el]   retorno   a   la   naturalidad   y   [el]   rechazo   a   la   deshumanización   impuesta   por   el   control   [social]”   (Escohotado   60);   indagan   contra   el   “abandono   […]   de   los   ideales   burgueses   a   nombre   de   una   especie   de   individualismo   pagano”  (Escohotado  101).  Entonces,  la  expansión  de  la  conciencia  es  individual,  pero  al   dirigir   a   tantas   personas   a   una   misma   nueva   idea   de   la   vida,   hace   que   se   geste   como   pensamiento   colectivo   y   social.   Explica   Leary   que   sólo   cuando   se   comparte   la   experiencia   personal   se   hace   la   contracultura,   y   estos   jóvenes   sólo   a   través   del   entendimiento  del  viaje  de  los  otros  pudieron  formular  premisas  claras  para  el  cambio,   aunque  posteriormente  hayan  terminado  corruptas  u  olvidadas.                          

 

26    

III.  GENERANDO  ALUCINACIONES;  DISTORSIONANDO  LOS   SENTIDOS  
Es  muy  probable  que  la  corbata     que  te  regalen  la  próxima  navidad     tenga  un  diseño  de  LSD…     Cuando  consigas  losas  para  tu  cocina,     estarás  caminando  en  la  visión  de  alguien     –Timothy  Leary  

 

Los   estímulos   sensoriales   utilizados   en   el   Trips   Festival   fungieron   como   detonantes   y   como  guías  para  canalizar  los  efectos  del  LSD.  La  decoración,  la  música,  los  juegos  y  el   performance,  muestran  cómo  el  viaje  es  protagonizado  por  la  experiencia  estética,  que   impulsa  la  transformación  interior  a  partir  de  la  percepción  exterior.     Nuestra  forma  primera  de  relacionarnos  con  el  mundo  es  a  través  de  los  sentidos;   cambiarles   el   funcionamiento   normal   con   sustancias   psicoactivas   nos   lleva   a   conocer   una   verdad   distinta.   En   la   realidad   –de   percepción   cerrada   y   unívoca-­‐   los   valores   sembrados   por   la   psicodelia   –de   ideas   abiertas   y   ambiguas-­‐   no   tienen   cabida.   Contrariamente,   la   estética   sí   se   va   filtrando   en   la   sociedad   represiva,   donde   es   resignificada  y  reapropiada  como  una  moda  a  fin  de  quitarle  el  poder.  En  este  momento,   entra   en   juego   idea   de   Marcuse   de   que   la   estética   es   el   resultado   de   una   represión   cultural   (164).   Sin   embargo,   no   hay   que   temer   la   pérdida   del   significado   original   de   la   estética   psicodélica,   pues   una   cosa   es   saber   qué   constituye   visualmente   esta   forma   de   expresión,  y  otra  muy  distinta  comprenderla.     El  arte  psicodélico  era  utilizado  en  un  principio  por  aquellos  que  se  oponían  a  los   sistemas   tecnócratas   y   de   capital,   que   intentaban   crear   una   sociedad   más   humanitaria   y   auténtica   a   partir   del   conocimiento   otorgado   por   formas   elevadas   de   percepción.   Para   que   el   sistema   cultural   pudiera   desacreditar   fácilmente   esta   estética   liberadora,   fue  

 

27     conveniente   clasificarla   como   anti-­‐académica   por   favorecer   valores   visuales   que   el   sistema   tradicional   del   arte   rechaza:   lo   complejo   sobre   lo   simple,   el   patrón   sobre   la   forma,  la  repetición  sobre  la  composición,  lo  curvo  sobre  lo  recto,  y  lo  caótico  sobre  lo   euclidiano  (Summer  of  Love  11).  Sin  embargo,  ver  el  dilema  de  forma  bilateral  limita  las   posibilidades   de   creación   tanto   del   arte   incluido   en   el   discurso   histórico,   como   el   que   queda   fuera   de   él,   pues   estos   pueden   coincidir   tanto   en   estética   (Pollock)   como   en   técnica  (Warhol).     Donde   claramente   difiere   lo   psicodélico   de   lo   aceptado   en   el   circuito   artístico   tradicional,  es  en  los  ideales  que  intentan  comunicar  al  espectador.  Hay  que  preguntarse   si  la  intención  de  la  obra  es  la  exploración  de  la  conciencia  y  la  apertura  a  nuevas  formas   de   percepción,   o   si   las   características   visuales   apelan   a   valores   diferentes.   En   este   punto   la   duda   se   dirige   al   observador:   ¿quién   entiende   el   mensaje   psicodélico   de   la   obra   y   quién  ve  una  moda  pasajera?     Damos   cuenta   así,   que   la   estética   psicodélica   depende   tanto   del   emisor,   como   del   receptor   de   la   obra,   de   forma   que   sucede   en   cualquier   creación   artística.   Mientras   el   espectador   entra   en   estados   alterados   de   conciencia,   la   obra   cumple   su   función   de   detonar  y  guiar  su  experiencia.  Pero  si  la  obra  no  tiene  claro  qué  comunicará,  al  receptor   le   será   imposible   descifrar   el   mensaje   por   más   que   haya   consumido   psicotrópicos.   De   igual   forma,   si   la   obra   tiene   un   discurso   claro   pero   el   espectador   no   está   dispuesto   a   expandir  su  conciencia,  será  vista  como  mera  expresión  estética  dentro  del  terreno  de  la   sociedad   dominante   y   no   generará   un   diálogo   con   el   espectador.   El   momento   ideal   de   comunicación  es  el  primero,  que  se  da  cuando  ambos  están  en  la  misma  sintonía,  como   sucedió  en  el  Trips  Festival.  Aquí,  el  mensaje  de  las  obras  se  propone  como  explorador   de  conciencias  que  el  público  está  dispuesto  a  conocer.    

 

28     Visualmente,   la   estética   psicodélica   y   en   específico   las   obras   del   festival   mostraban  la  liberación  de  la  forma  y  el  color  en  sincronía  con  la  música  y  las  drogas.  Se   buscaba   entonces   producir   una   experiencia   sinestésica   donde   los   colores   produjeran   sonidos   y   las   formas   se   pudieran   percibir   con   intensidad   táctil.   Para   esto   hubo   momentos   de   sincronía   entre   las   partes.   Mientras   los   Dead   tocaban,   personajes   aparecían  sobre  el  escenario.  Los  extraños  y  largos  acordes  de  Jerry  García  en  la  guitarra   sonaban  más  a  una  conversación  entre  él  y  su  subconsciente  que  a  una  canción.  Cortas   melodías  repitiéndose  a  lo  largo  de  la  canción  parecían  meter  al  espectador  en  un  túnel   eterno   o   en   una   caída   en   espiral.   Por   suerte,   las   letras   de   las   canciones   eran   amables,   bondadosas  y  siempre  alegres,  con  lo  cual  la  caída  no  era  desagradable  sino  que  lograba   llenarla  de  vida  y  colores.  El  final  de  cada  pieza  se  anunciaba  con  la  ayuda  de  la  batería,   que  señalaba  el  momento  propicio  para  parar.  Otras  veces,  notas  sostenidas  por  tiempos   indefinidos  e  improvisados  hacían  pensar  que  el  final  de  éstas  nunca  llegaría,  haciendo   al   público   entrar   en   una   especie   de   trance   musical.   Al   tiempo   que   esto   sucedía,   al   escenario   subían   el   gorila   y   el   astronauta   con   algunos   otros   excéntricos   amigos   a   actuar   y   dejar   que   la   música   los   guiara   naturalmente   a   hacer   algún   tipo   de   coreografía   como   apoyo  visual.     El   ambiente   generado   se   convirtió   en   la   muestra   más   clara   de   hedonismo   anárquico,  donde  las  obras  funcionan  como  liberadores  del  espíritu  individual  porque  se   oponen   al   orden   social   establecido   (Perry   38).   Sin   embargo,   la   travesía   no   fue   en   solitario,   pues   la   organización   y   la   creación   artística   fueron   trabajos   colectivos   que   invitaban   a   la   participación   de   los   asistentes.   De   esta   forma,   en   vez   de   presentar   a   individuos  como  entes  apartados,  se  veían  desde  el  principio  envueltos  en  un  ambiente   de  comunidad.  

 

29     En  cuanto  a  la  creación  artística,  existió  innovación  en  la  idea  del  festival  como  un   show   completo:   “los   espectáculos   que   integraban   ‘técnicas   diversas’   provenían   directamente   de   la   combinación   de   luz   y   proyecciones   cinematográficas   y   estroboscopios   y   cintas   magnetofónicas   y   rock   and   roll   y   luz   negra”   (Wolfe   264).   Mostraba   el   uso   de   diversos   medios   para   la   conformación   de   ambientes   totales   que   propiciaban  experiencias  intensas  por  estimular  todos  los  sentidos  al  mismo  tiempo.     Es  irónica  la  utilización  de  nuevas  tecnologías  y  medios  electrónicos.  Exhibe  por   un  lado  la  lucha  interna  de  los  individuos:  volver  a  ser  parte  de  la  naturaleza,  pero  con  la   comodidad   de   utilizar   tecnología   de   punta.   Por   otro   lado   muestra   que   el   movimiento   psicodélico   no   hubiera   podido   suceder   sin   la   ayuda   de   las   creaciones   del   sistema   socioeconómico   contra   el   que   se   revelaban.   El   Trips   Festival,   tan   orgulloso   de   su   autonomía   mental,   enseña   que   la   separación   total   de   la   sociedad   no   es   posible.   Sin   embargo,   puede   posicionarse   en   un   punto   intermedio   entre   el   acercamiento   a   la   tierra   y   lo  industrial,  entre  el  mundo  aparte  y  la  sociedad.  Este  lugar  puede  entenderse  como  una   heterotopía,  concepto  que  más  adelante  será  abordado.   Más  que  ser  un  encadenamiento  al  sistema  establecido,  los  avances  tecnológicos   se   presentan   como   una   posibilidad   para   que   nuevas   formas   de   creación   estética   puedan   desarrollarse:  las  múltiples  bocinas  transmitiendo  lo  que  sucedía  en  distintos  puntos  del   foro,  el  circuito  cerrado  de  televisión,  y  la  pintura  fluorescente,  son  ejemplos  claros  de   esta   relación   simbiótica   entre   tecnología   y   creatividad.   La   diferencia     radica   en   cómo   ésta  es  utilizada:  mientras  ellos  la  usan  para  propiciar  la  expansión  de  conciencia,  fuera   del   foro   estos   artefactos   son   utilizados   para   controlar   a   una   sociedad   decidida   a   mantener  su  estructura  sociopolítica  de  tipo  conservador.       Los   Grateful   Dead   entendían   las   necesidades   de   explotar   la   tecnología   para   la  

creación  de  atmósferas  alucinógenas.  Desde  el  año  anterior  al  Festival  de  los  Viajes,  eran  

 

30     ya   considerados   la   banda   pionera   del   rock   ácido,   y   los   seguidores   musicales   más   emblemáticos  de  los  Acid  Tests  por  establecer  la  relación  entre  psicodelia  y  rock.  Tiempo   después,  su  sonido  característico  sería  retomado  por  muchas  bandas.  Algunas  de  éstas   harían   canciones   mejores   y   más   comerciales,   ya   que   usarían   el   sonido   ácido   sólo   de   forma  estética,  sin  entender  su  significado.     Sea   para   profundizar   el   viaje   sensorial   o   para   expresar   el   efecto   del   ácido,   la   música  de  los  Dead  ayudó  a  crear  un  ambiente  artificial  ciertamente  inconcebible  en  el   mundo   exterior.   Ni   siquiera   la   forma   en   que   tocaban   era   reproducible   en   el   ámbito   estricto  de  la  sociedad  represora,  pues  ellos       no   tocaban   por   tandas   los   temas;   no   tocaban   ocho   canciones   y   luego   hacían   una   pausa  de  veinticinco  minutos  y  luego  volvían  a  tocar  […]  Podían  interpretar  un   tema   durante   cinco   minutos   o   durante   media   hora.   ¿Quién   llevaba   cuenta   del   tiempo?  ¿Quién  podía  medir  el  tiempo  en  un  universo  fragmentado  en  trozos?.   (Wolfe  259)     En   este   espacio   de   absoluta   libertad   del   cuerpo   y   la   conciencia,   era   fácil   darse   cuenta  de  algo  totalmente  nuevo,  delirante  y  bizarro  en  el  sonido  de  los  Grateful  Dead.   Esto   los   convertía   en   la   banda   ideal   para   sonorizar   la   primera   gran   Prueba   de   Ácido   pública.   En  cuanto  al  performance  de  los  asistentes,  el  Festival  de  los  Viajes  auguraba    que       un   hombre   podría   convertirse   –durante   un   rato,   al   menos-­‐   en   cualquier   otra   persona,   y   podría   tomar   parte   en   cualquier   aventura   –real   o   imaginaria-­‐  

 

31     concebible…   Y   cuando   el   “programa”   llegara   a   su   fin,   habría   adquirido   una   memoria  tan  viva  como  cualquier  experiencia  real  de  su  vida.  (Wolfe  247)       Por  parte  de  los  Bromistas  había  un  “deseo  de  capturar  las  increíbles  travesías  a   las   profundidades   de   la   mente”   (Summer   of   Love   17),   por   lo   que   filmaron   todo   lo   ocurrido   en   esos   tres   días   de   enero.   Pero   llegaban   ya   con   experiencia,   pues   antes   del   festival  habían  capturado  la  vida  en  el  autobús  y  todas  las  Pruebas  de  Ácido  anteriores   con   la   idea   de   hacer   una   película   posteriormente.   En   la   Prankster   Movie10   todos   siempre   actuaron  su  papel:  “Allen  Ginsberg  había  sido  Allen  Ginsberg  y  los  Bromistas  habían  sido   los  Bromistas  y  los  polis  habían  sido  los  polis  [sic]”  (Wolfe  245).  Todo  lo  capturado  –por   mera   egolatría,   o   por   una   gran   conciencia   histórica-­‐,   muestra   los   procesos   de   creación   de   la   nueva   sociedad   libre.   El   tener   registro   es   una   forma   de   aclarar   que   lo   más   importante   no   es   el   producto   terminado,   sino   el   proceso   en   el   cual   se   va   creando   y   matizando  tanto  la  obra  de  arte  específica,  como  la  sociedad  alternativa  en  general.   “El  arte  de  los  carteles  psicodélicos,  [con]  remolinos  cuasi  Art  Nouveau  de  letras  y   diseño  [de]  vibrantes  colores  […]  venían  sin  duda  de  las  Pruebas  del  ácido”  (Wolfe  265),   y   sin   duda   del   festival,   empezando   por   el   volante   promocional   [Anexo   2].   muestra   un   rectángulo  con  un  círculo  pequeño  recargado  al  lado  derecho.  Dentro  de  éste  aparecen   líneas   onduladas   sobre   un   fondo   cuadriculado,   a   forma   de   resultado   de   electrocardiograma,   de   detector   de   mentiras,   o   de   movimiento   telúrico.   Confluyen   al   centro   del   círculo   muchas   líneas   intercaladas   blancas   y   negras   que   se   van   ondulado   creando   un   efecto   visual   de   movimiento   continuo   en   espiral.   Arriba   y   abajo   de   este  

                                                                                                               
10

Así llamaron a los cientos de horas de carrete que fueron filmando durante el tiempo que los Bromistas viajaron en el autobús. Pensaban con esto editar una película de sus vidas, pero el material era tan extenso y tan sinsentido que el proyecto fue abandonado. Lo interesante, cuenta Tom Wolfe a los largo de Ponche de ácido lisérgico, es cómo siempre estuvieron pensando sus actuaciones no sólo para ellos mismos sino para la película. La cámara nunca fue abandonada.

 

32     rectángulo   se   muestra,   ya   de   forma   horizontal,   legible   y   tradicional,   el   nombre   del   evento,  y  su  dirección.   Posteriormente,   los   carteles   de   conciertos   y   festivales   de   naturaleza   psicodélica   se   convirtieron   en   un   género   en   sí   mismos,   y   por   la   facilidad   y   relativamente   pocos   recursos   que   se   necesitaba   para   crearlos,   se   convirtieron   en   un   referente   obvio   del   movimiento  contracultural.  El  artista  Sätty  lo  tuvo  muy  claro  en  su  producción  y  forma   de   trabajar.   Su   obra,   decía,   “exteriorizaba   la   energía   de   la   música   rock,   del   frenesí   que   había   en   los   conciertos   y   en   los   parques”   (Magic   of   the   Sixties   111).   Los   caracterizaba   su   factura   manual   y   su   excesiva   decoración,   de   forma   que   tuvieran   la   capacidad   de   “viajar”   a  quien  los  observaba.  Eran  tan  solicitados  para  fungir  como  adornos  caseros,  que  en  los   conciertos   empezaron   a   regalarlos   a   la   comunidad   psicodélica.   Al   reflejar   la   personalidad   de   cada   artista,   los   pósters   de   conciertos   se   volvieron   una   marca   del   movimiento.   Queda  claro  por  qué  la  estética  psicodélica,  por  moda  o  por  ideales,  fue  definida   en   su   década   como   “el   arte   que   intenta   recrear,   introducir,   simular,   o   transmitir   la   naturaleza   o   la   esencia   de   la   experiencia   psicodélica”   (Summer   of   Love   17).   Ésta,   aunque   sea   fructífera   en   la   mente   de   cada   individuo,   está   pensada   para   vivirse   de   forma   colectiva  y  por  tanto  así  es  su  producción.  No  busca  exhibirse  en  museos  ni  galerías,  sino   que   apela   a   las   formas   más   cotidianas   de   expresión   de   un   público   específico   para   que   el   mensaje   de   la   obra   penetre   cada   sector   de   la   vida   del   observador.   Al   principio   del   movimiento  existió  propaganda  para  conciertos,  ropa,  diseño  industrial,  etc.,  al  servicio   de  la  creación  de  una  sociedad  libre.    

 

33    

IV.  DE  CÓMO  LA  EXPERIENCIA  ES  LA  CREACIÓN  DE  SU  PROPIO   LUGAR  
 
What  the  acid  test  really  was,     was  formlessness,  like  a  study  of  chaos.   If  you  go  into  a  situation  with  nothing  planned,     sometimes  wonderful  stuff  happens.   –Jerry  García  

 

El  planteamiento  de  una  revolución  ideológica  que  tenga  como  meta  la  transformación   profunda   de   la   conciencia   de   la   sociedad,   es   lo   que   Marcuse   propone   como   requerimiento   para   no   vivir   reprimidos   entre   tabúes   y   normas   que   obligan   a   la     contención   de   satisfacción   de   los   instintos   (Marcuse   10).   Los   primeros   hippies   intentaron  llevar  a  cabo  este  proyecto,  donde  la  libertad  personal  fuera  el  impulso  para   iniciar  un  “desarrollo  de  relaciones  e  instituciones  sociales  cualitativamente  diferentes”   a   las   actuales   (Marcuse   10).   Pero   ya   fue   anotado   que   este   proyecto   fracasó   por   la   corrupción   de   los   valores   planteados   y   por   el   boom   mediático   que   tuvo   San   Francisco   al   ser  presentada  como  la  mítica  tierra  para  hippies  en  todo  el  mundo.     Primero   hemos   de   tomar   en   cuenta   que   el   discurso   psicodélico   tuvo   dos  

vertientes:  una  que  piensa  que  el  mundo  es  falso  en  principio,  una  mera  ilusión;  otra  que   dice   que   somos   incapaces   de   conocer   el   mundo   real.   Desde   cualquiera   de   las   inclinaciones,   el   Festival   de   los   Viajes   como   autoexclusión   de   esta   ilusión/mundo   incomprendido   y   como   metasociedad   que   se   formó   durante   los   tres   cortos   días   de   duración,   permitió   el   desarrollo   de   nuevas   conciencias   para   poder   plantear,   de   forma   estructurada   a   veces,   pero   mayormente   espontánea,   los   planteamientos   de   una   nueva   sociedad.  

 

34       Se  podría  pensar  el  festival  como  un  acontecimiento,  que  en  términos  de  Derrida  

“supone  la  sorpresa,  la  exposición,  lo  que  no  se  anticipa”  de  un  hecho  concreto  (81).  Éste   no  puede  ser  predicho  ni  programado  porque  perdería  la  esencia  que  lo  caracteriza.  El   uso   del   término   no   va   dirigido   a   la   organización   y   planeación   del   evento,   sino   al   desarrollo  de  lo  sucedido  dentro  del  foro,  al  espíritu  de  caos  que  lo  reinaba.  Incluso  los   mismos   Bromistas   se   sorprendieron   de   ver   cómo   se   desenvolvió   el   público   con   las   muchas  más  formas  de  entretenimiento  alucinógeno  que  ellos  mismo  desarrollaron.     De   esta   forma   se   entienda   que   el   acontecimiento   es   algo   que   viene,   llega   y   ocurre   donde  no  se  lo  espera.  Pero  no  cualquier  evento  sorpresivo  entra  en  la  categoría,  pues   necesita   “desgarrar   el   curso   ordinario   de   la   historia,   [al   tiempo]   que   es   absolutamente   singular”   (Derrida   88),   como   sucedió   con   el   Trips   Festival   dentro   del   contexto   de   la   sociedad   americana.   Mientras   unos   empezaron   a   ver   como   peligroso   el   movimiento   psicodélico,  otros  quisieron  inmiscuirse  en  él  sin  tener  mucha  idea  de  lo  que  significaba.   Estos   últimos   se   volvieron   personajes   típicos   del   lumpenaje   urbano,   que   tal   vez   llegaron   demasiado   tarde   al   movimiento,   cuando   el   acontecimiento   había   ya   cambiado   el   curso   de   la   historia,   y   había   dejado,   como   una   estela,   sólo   la   parte   terrenal   del   discurso   espiritual.   Al   momento   del   Trips   Festival,   estos   últimos   en   llegar   a   la   meta   no   aparecían   aún   en   el   panorama,   y   lo   que   la   cultura   estadounidense   pensara,   podía   ser   fácilmente   ignorado.  No  hubo  forma  de  tomar  en  cuenta  las  normas  de  comportamiento  impuestas,   pues   los   participantes   estaban   ya   dentro   del   lugar   de   tránsito   mental   hacia   el   descubrimiento  de  nuevas  conciencias  para  la  conformación  posterior  de  una  sociedad   no   represiva.   La   creación   artística   y   el   consumo   de   psicoactivos   que   acompañó   el   trayecto,   fue   clave   para   que   los   que   asistieron   pudieran   desconectar   por   completo   su   mente  del  mundo  represor.    

 

35     Podemos   así   clasificar   el   evento   como   un   no   lugar,   pues   más   allá   de   su   existencia   física,  lo  que  sucede  dentro  no  tiene  conexión  directa  con  la  realidad,  sino  con  el  paso  a   sitios   más   profundos   de   la   conciencia.   Originalmente,   Marc   Augé   definió   a   los   no   lugares   como  el  lugar  de  tránsito  terrestre,  donde  el  hombre  pierde  el  nombre  y  la  personalidad,   pues   su   única   razón   de   estar   ahí   es   llegar   a   un   destino   preciso   (83).   Sin   embargo,   quiero   marcar   la   diferencia   entre   el   tránsito   terrestre,   como   carreteras   y   supermercados,   y   el   tránsito  de  la  psique,  donde  los  cambios  de  percepción  detonados  por  el  LSD  hacen  que   el   –atinadamente-­‐   “viaje”,   dirija   a   quienes   están   en   él   a   un   lugar   distinto,   el   cual   será   imposible  alcanzar  físicamente.  La  sensación  del  efecto  nunca  será  más  que  una  utopía   pues   no   podremos   nunca   desligarnos   del   mundo   real   y   vivir   siempre   en   estados   de   conciencia   alternos.   Así   entonces,   en   lugares   como   el   Festival   podemos   desligarnos   temporalmente  para  explorar  nuevas  formas  de  libertad.   En  esta  búsqueda  intensa,  el  espacio  físico  fue  vital  para  encontrar  la  liberación   en   comunidad.   Los   mismos   Pranksters   habían   argumentado   un   tiempo   antes   la   necesidad  de  un  lugar  cerrado  para  desarrollar  los  Acid  Test,  pues  los  que  habían  hecho   en   sitios   abiertos   como   la   playa   resultaron   demasiado   dispersos,   lo   cual   le   quitaba   trascendencia  al  aprendizaje.     La   fijación   con   el   lugar   específico   parece   una   obviedad   al   ver   que   vivimos   en   la  

época   del   espacio   en   oposición   a   la   del   lugar,   “en   el   tiempo   de   la   simultaneidad,   de   la   yuxtaposición,   de   la   proximidad   y   la   distancia,   de   la   contigüidad,   de   la   dispersión”   (Foucault   1).   Así,   este   no   lugar   del   acontecimiento   se   transforma   en   lo   que   Foucault   nombra  heterotopía.  Refiere  a  espacios  reales       que   son   una   especie   de   contraespacios,   una   especie   de   utopías   efectivamente   verificadas  en  las  que  los  espacios  reales  […]  están  a  un  tiempo  representados,  

 

36     impugnados   o   invertidos,   una   suerte   de   espacios   que   están   fuera   de   todos   los   espacios,  aunque  no  obstante  sea  posible  su  localización.  (Foucault  3)     Así,  aunque  podamos  localizar  el  Longshoremen’s  Hall  en  un  mapa,  lo  que  sucede   en   el   festival   no   es   lo   que  aparece   en   el   sitio   físico.   Aunque   fuera   un   tiempo   breve,   las   ideas   utópicas   que   guardaban   los   Bromistas   y   sus   seguidores   pudieron   ser   acertadamente   realizadas   en   un   lugar   que   ellos   inventaron   por   medio   de   una   estética   precisa  y  estados  alterados  de  conciencia.  Se  pudo  empezar  a  pensar  cómo  querrían  que   funcionara   esta   nueva   sociedad.   A   través   del   estudio   del   espacio   otro,   aparece   “una   suerte  de  contestación  a  un  tiempo  mítica  y  real  del  espacio  en  que  vivimos”  (Foucault   3),  de  la  sociedad  en  la  que  nos  movemos  y  en  las  soluciones  posibles  a  plantear.   Las   ideas   para   la   nueva   sociedad   se   detallaron   en   gran   parte   por   las   visiones   que   produce  el  LSD.  Su  forma  primera  de  demostración  fue  el  festival,  el  cual  se  considera,   dentro  de  la  subdivisión  de  Foucault,  una  heterotopía  de  desviación.  Son  “aquellas  que   reciben   a   individuos   cuyo   comportamiento   es   considerado   desviado   en   relación   con   el   medio  o  con  la  norma  social”  (3).  Aunque  el  filósofo  refiere  a  sitios  como  los  hospitales   mentales  y  las  cárceles,  aquí  la  connotación  es  positiva;  los  individuos  que  se  encuentran   ahí  dentro  no  forman  parte  de  la  norma  social  establecida.     Podría   parecer   entonces,   que   la   entrada   a   una   heterotopía   es   restringida.   No  

todos   pertenecen   al   hospital   mental,   ni   todos   pasan   el   filtro   social   de   la   corriente   psicodélica.   Existen   ciertas   heterotopías   obligadas,   como   la   trinchera   (también   un   espacio   de   transición,   pero   entre   la   vida   y   la   muerte)   o   la   prisión;   existen   otras   en   las   cuales   uno   se   tiene   que   someter   a   ritos   de   purificación   para   ingresar.   Siendo   muy   estrictos,   podríamos   pensar   en   los   hammas   musulmanes.   Abriendo   el   panorama   del   significado,  el  consumo  de  LSD  es  un  perfecto  ejemplo  de  ritual  en  el  contexto  histórico  

 

37     del   Festival:   uno   encontraba   afinidad   de   ideas,   y   poco   después,   un   espacio   propicio   para   desarrollarlas   con   personas   que   pensaban   de   la   misma   forma.   La   única   condición   era   purificar   la   conciencia   por   medio   del   ácido   lisérgico   para   entrar   en   sintonía   con   el   mundo   efímero.   El   volátil   lugar,   estaba   recién   creado   gracias   a   las   distorsiones   por   las   alucinaciones  y  los  elementos  estéticos  que  las  estimulan.   Una  de  las  características  de  la  heterotopía  es  la  capacidad  de  yuxtaponer  en  un   mismo  lugar  real,  varios  espacios  que  en  la  realidad  deberían  ser  excluyentes.  Igual  que   el  cine  muestra  ciudades  enteras  dentro  una  pantalla,  el  festival  posicionó  en  el  mundo   físico  las  visiones  y  los  cambios  en  el  paradigma  mental  que  suceden  durante  un  viaje  de   LSD.   Sobrepuso   los   ideales   cuasi   irrealizables   que   los   hippies   planteaban   para   la   sociedad,   con   una   estética   específicamente   creada   para   cierto   efecto,   y   perfectamente   hecha  para  el  lugar  donde  sucedió.     La  cualidad  efímera  hace  que  la  heterotopía  del  festival  funcione  a  la  perfección,   porque   si   se   viviera   la   experiencia   psicodélica   por   un   tiempo   indefinido,   después   sus   integrantes  no  podrían  volver  a  la  sociedad  a  plantear  sus  ideas  sociales.  Así,  Foucault   explica   como   el   “tiempo   en   su   forma   más   fútil,   más   efímera,   más   quebradiza   [es]   bajo   la   forma  de  fiesta”  (5),  la  cual  también,  como  se  ha  analizado,  es  un  sitio  de  tránsito  mental.     Entonces,   el   Trips   Festival   como   sitio   de   tránsito   efímero,   tuvo   una   locación  

específica  en  el  mundo  como  lugar  otro,  extraño,  donde  se  pudo  vivir  la  fantasía  más  allá   de  los  principios  de  realidad  establecidos.  Se  imaginó  otro  orden  social  fundado  en  una   percepción  distinta.  Gracias  a  la  estética  y  todos  los  elementos  multisensoriales,  quienes   ingresaban  de  forma  selecta  a  esta  microsociedad,  lo  hacían  creyendo  que  desarrollarían   un   lugar   mejor,   donde   la   expansión   de   la   conciencia   sería   suficiente   para   vivir   en   una   comunidad   pacífica,   igualitaria   y   libre   de   represiones.   Desafortunadamente,   sucumbieron  ante  la  fuerza  de  la  sociedad  dominante.  

 

38     No  hay  que  dejar  de  lado  que  lo  sucedido  en  el  espacio  del  festival  dejó  estragos   en   la   concepción   mental   del   mundo   que   tenían   los   asistentes.   Que   el   acontecimiento   haya   sido   efímero   no   significa   que   los   valores   gestados   también.   Al   contrario,   estos   se   llevaron  de  vuelta  a  la  sociedad  para  intentar  terminar  con  la  represión  ideológica.                                        

 

39    

V.  DE  ESTE  LADO  DEL  ESPEJO  
 
And  in  the  end,   The  love  you  take   Is  equal  to  the   Love  you  make     –The  Beatles  

 

A   lo   largo   de   este   escrito,   se   plantea   la   existencia   de   una   expresión   artística   que   se   inspira   al   tiempo   que   registra   la   forma   de   percepción   alterna   que   se   alcanza   bajo   la   influencia  del  LSD.  Esta  forma  distinta  de  entender  la  realidad,  lleva  a  la  liberación  del   ser  del  estado  de  represión  social,  por  lo  menos  en  un  espacio  dado.  El  Trips  Festival  se   consolida   como   este   lugar;   aquí   la   estética   psicodélica   y   la   liberación   se   unen   para   formar  una  heterotopía.     Aunque  haya  sido  efímero,  el  evento  logró  cumplir  la  fantasía  de  libertad  del  Eros   que   planteaba   utópicamente   Herbert   Marcuse   en   Eros   y   civilización.   Me   fue   un   descubrimiento  propositivo  dar  cuenta  que  es  posible  lograr  ese  “mundo  mejor”  (cliché   incluido)  del  que  hablaban  los  hippies,  que  como  filosofía  tengo  tan  arraigada.  Aunque  el   proyecto  social  haya  fracasado,  para  nosotros  en  el  presente  es  valioso  entender  que  el   movimiento  empezó  muy  firme  en  sus  ideales,  y  no  como  mera  reacción  libertina.     La   idea   del   Festival   de   los   Viajes   parece   más   ambiciosa   que   cualquiera   de   los  

mapas  escala  uno  a  uno  de  los  que  habla  Borges  en  Del  rigor  de  la  ciencia,  pues  aquí  se   vivió   un   universo   entero   dentro   de   un   pequeño   lugar   cerrado.   La   forma   de   comportamiento   de   los   individuos   fue   espontánea:   todos   se   dejaron   llevar   por   la   experiencia  psicodélica  una  vez  que  entraron  al  foro.  Sin  embargo,  queda  entendido  que   la  preparación  y  los  esquemas  estéticos  que  se  maquinaron  previos  al  evento,  fueron  los  

 

40     que   posibilitaron   la   desenvoltura   del   público.   Este   pequeño   universo   inmiscuido   en   la   cultura  represora,  lo  aglutinó  un  Aleph  que  tomó  la  forma  de  experiencia  psicodélica.   Aunque   el   movimiento   hippie   haya   terminado   por   la   interpretación   incorrecta   de   sus   propios   ideales,   no   todo   se   perdió.   Afortunadamente,   prevalece   el   recuerdo   de   su   forma   de   vida   en   festivales   y   conciertos   –principalmente   de   música   alternativa-­‐   y   su   expresión  estética  tanto  melodías  como  en  patrones  decorativos.  Existe  aún  el  deseo  de   indagar   en   la   conciencia   profunda   para   devenir   mejor   persona   y   cambiar   la   sociedad   un   individuo   a   la   vez,   aunque   no   sea   necesario   limitarse   al   consumo   de   drogas   para   lograrlo.   Sin   embargo,   queda   abierta   la   pregunta   de   la   relación   de   estos   eventos   contemporáneos   con   la   expansión   de   conciencia   y   el   estilo   de   vida   que   los   Pranksters   practicaban,   y   que   Marcuse   teorizaba.   ¿Seguimos   con   sed   de   libertad,   o   bajó   Lucy   del   cielo  para  vender  esos  diamantes?  

 
                                     

 

41    

VI.  IMÁGENES  
  Imagen  1  

Anthony,  Gene.  The  Trips  Festival,  1966.  (Summer  of  Love  99)      

 

42     Imagen  2    

Anthony,  Gene.  The  Trips  Festival.  1965.  (Magic  of  the  Sixties  34)     Imagen  3  

   

  Anthony,  Gene.  The  Trips  Festival.  1965.  (Magic  of  the  Sixties  36)    

43     Imagen  4  

  Anthony,  Gene.  The  Trips  Festival.  1965.  (Magic  of  the  Sixties  136)     Imagen  5  

Anthony,  Gene.  The  Trips  Festival,  1966.  (Summer  of  Love  104)  

 

 

44     Imagen  6  

  Anthony,  Gene.  The  Trips  Festival,  1966.  (Summer  of  Love  105)     Imagen  7  

Anthony,  Gene.  The  Trips  Festival,  1966.  (Summer  of  Love  108)    

 

 

45     Imagen  8  

  Anthony,  Gene.  The  Trips  Festival,  1966.  (Summer  of  Love  105)     Imagen  9  

  Anthony,  Gene.  The  Trips  Festival,  1966.  (Summer  of  Love  100)    

46     Imagen  10  

  Anthony,  Gene.  The  Trips  Festival,  1966.  (Summer  of  Love  107)     Imagen  11  

  Anthony,  Gene.  The  Trips  Festival,  1966.  (Summer  of  Love  101)      

47     Imagen  12  

Anthony,  Gene.  The  Trips  Festival,  1966.  (Summer  of  Love  102)     Imagen  13  

 

    Anthony,  Gene.  The  Trips  Festival,  1966.  (Summer  of  Love  102)    

48     Imagen  14  

  Anthony,  Gene.  The  Trips  Festival,  1966.  (Summer  of  Love  103)     Imagen  15  

  Anthony,  Gene.  The  Trips  Festival,  1966.  (Summer  of  Love  103)    

49     Imagen  16  

  Anthony,  Gene.  The  Trips  Festival,  1966.  (Magic  of  the  Sixties  137)     Imagen  17  

Anthony,  Gene.  The  Trips  Festival,  1966.  (Magic  of  the  Sixties  138)    

 

50     Imagen  18  

  Anthony,  Gene.  The  Trips  Festival,  1966.  (Magic  of  the  Sixties  138)                        

 

51    

VII.  ANEXOS  
  Anexo  1  

  Programación  del  Trips  Festival.  1966.  http://www.wes-­‐wilson.com/?page_id=813                

 

52     Anexo  2  

  Volante  del  Trips  Festival.  1966.  http://www.wes-­‐wilson.com/?page_id=813  

 
         

 

53    

  VIII.  BIBLIOGRAFÍA  
  Anthony,   Gene.   The   Summer   of   Love.   A   Photo-­documentary.   Berkeley:   Celestial   Arts,   1980.  Impreso.   -­‐-­‐-­‐.  Magic  of  the  Sixties.  Salt  Lake  City:  Gibbs  Smith,  2004.  Impreso.   Augé,  Marc.  Los  no  lugares.  Espacios  del  anonimato.  Trad.  Margarita  Mizraji.  Barcelona:   Gedisa,  2000.  Digital.   Berger,  John.  Modos  de  ver.  Trad.  Justo  G.  Beramendi.  Barcelona:  Rubí,  2010.  Impreso.   Derridá,   Jacques,   Gad   Sussana,   Alexis   Nouss.   Decir   el   acontecimiento   ¿es   posible?.   Trad.   Julián  Santos  Guerrero.  Madrid:  Arena  Libros,  2006.  Impreso.   Diedrichsen,   Diedrich.   Psicodelia   y   ready-­made.   Trad.   Cecilia   Pavón.   Buenos   Aires:   Adriana  Hidalgo,  2010.   Escohotado,   Antonio.   Historia   general   de   las   drogas.   Vol.   3.   Madrid:   Alianza,   1989.   Impreso.   Foucault,   Michel.   Los   espacios   otros.   Trad.   Luis   Gayo   Pérez   Bueno.   14   de   marzo   de   1967,   Centre  d’Études  architecturales.  Madrid:  Astrágalo,  n°  7,  1997.  Digital.   Huxley,   Aldous.   The   Doors   of   Perception   &   Heaven   and   Hell.   1954.   Trad.   http://www.abielg.com/ebooks/puertas.pdf.  Nueva  York:  HarperCollins,  2009.  Impreso.   Johnson,  Ken.  Are  you  Experienced?  How  Psychedelic  Consciousness  Transformed  Modern   Art.  Munich:  Prestel  Verlag,  2011.  Impreso.   Leary,  Timothy.  The  Politics  of  Ecstasy.  1980.  Berkeley:  Ronin,  1998.  Digital.   Lennon,  John  y  Paul  McCartney.  “Tomorrow  Never  Knows.”  Revolver.  Parlophone,  1963.   Long  Play.  

 

54     Marcuse,   Herbert.  Eros   y   civilización.   1953.   Trad.   Joaquín   Mortiz.   Barcelona:   Ariel,   1999.   Impreso.   McKenna,   Terence.   Trad.   Fernando   Pardo.   El   manjar   de   los   dioses.   Barcelona:   Paidós,   1993.  Digital.   Perry,  Charles.  The  Haight-­Ashbury.  Nueva  York:  Wenner  Books,  2005.  Impreso.   Stoppard,   Miriam.   Qué   son   las   drogas.   Desde   el   alcohol   y   el   tabaco   hasta   el   éxtasis   y   la   heroína.  Trad.  Élida  Smalietis.  Buenos  Aires:  Ediciones  B,  1999.  Impreso.     The  Substance:  Albert  Hofmann’s  LSD.  Dir.  Martin  Witz.  Rep.  Stanislav  Grof,  Martin  A.  Lee,   James  S.  Ketchum.  Ventura  Film,  2011.  Blu-­‐Ray.   The  Trips  Festival  Movie.  Dir.  Eric  Christensen.  Rep.  Stewart  Brand,  Ken  Kesey,  Carolyn   Garcia.  The  Trips  Festival  LLC,  2007.  DVD.   Wolfe,   Tom.   Ponche   de   ácido   lisérgico.   1968.   Trad.   Jesús   Zulaika.   Barcelona:   Anagrama,   1999.    Impreso.  

 

Master your semester with Scribd & The New York Times

Special offer for students: Only $4.99/month.

Master your semester with Scribd & The New York Times

Cancel anytime.