You are on page 1of 6

Nombre: Isadora Almarza Herrera Profesor: Andrés Torres Curso: 4° Año medio 27 de mayo del 2011

Apología de Sócrates
1. ¿Qué es la justicia para Sócrates? Para Sócrates la justicia es un bien por excelencia del alma, que hay que anteponer ante todo y sin tener reparos en las consecuencias que después te adjudicaran, aunque éstas te lleven a la muerte. Sócrates dice que al final de todo el ser justo trae solo bienes, en cambio el ser injusto se perjudicara sólo a él, por más que haga daño a gente de su alrededor, sólo él será el afectado. Sócrates usa también como argumento que la persona injusta es un ser ignorante, ya que uno hace las cosas inmorales cuando le tiene miedo a algo, como, por ejemplo, a la muerte. Y Sócrates dice que tenerle miedo a la muerte o al castigo es lo menos sabio que puede haber, ya que en realidad no sabemos cómo es esta, tal vez sea el mayor bien del hombre, pero todos tenemos a la muerte como lo peor que nos puede pasar. Por lo tanto la justicia sería una virtud que hay que poner ante todo, sin ceder a la injusticia, sin retractarse, ya que si sabemos que estamos haciendo el bien no hay porque tenerle miedo a nada, inclusive a la muerte. Aunque, a mi parecer, es paradójico leer como habla Sócrates de la justicia, siendo que vivían en tiempos en que más de la mitad de toda la población griega eran esclavos, las mujeres eran objetos y solo algunos tenían derechos. 2. De acuerdo al libro desarrolle los conceptos de: Ley, respeto y verdad. a) Ley: Del libro se infiere claramente que la Ley era algo que uno debía que cumplir sin reparo alguno, por lo menos así lo hacían las personas como Sócrates, que ponían ante todo la moral y la Justicia.

Sin embargo no sólo cumplía la ley impuesta por una sociedad, sino que también era su deber cumplir las leyes divinas. Esto se ve cuando Sócrates dice que su inicio, en la indagación de gente más sabia, se ve marcado por lo que dicen los dioses, que nadie es más sabio que él. Por lo cual era nada menos que su deber encontrar alguien más sabio, y cuando no los encontró fue su deber refutar a las personas que creían ser sabias, pero que en realidad no lo eran. En el libro también se muestra como Sócrates cumplía las leyes propias de su polis, ya que fuese cual fuese su condena él la cumpliría. b) Respeto: De la lectura se aprecia de inmediato la increíble calma que poseía Sócrates. Desde que estuvo frente al tribunal, cuando daba sus argumentos, después de que lo condenaran, en ningún momento se nota algún patrón de descontrol o de enojo hacia sus acusadores y hacia las personas que votaron en contra de él. Nunca fue irreverente ni paso a llevar a los demás, por más que creyera que lo que sucedía era injusto. Ese control que poseía sobre si mismo hizo que siempre hablara con respeto, sin alterarse, sin desesperarse por el hecho de que iba a morir. Siempre estuvo tranquilo, respetuoso y sereno. c) Verdad: La verdad es uno de los conceptos más importantes en este libro, ya que es por lo que Sócrates lucha, que la verdad prevalezca ante todo. Él parte diciendo que sus palabras contenían veracidad, que no hablaría con imparcialidad, ni con subjetividad, sólo contaría los hechos como pasaron. Esto demuestra que Sócrates siempre quiso decir la verdad, que lo que le sucedía era un acto de injusticia. En el libro se muestra como en esa época, y en realidad en toda la historia humana, el hombre por vengarse comete actos de injusticia (como los acusadores contra Sócrates), cómo el humano por miedo es capaz de predicar pero no de actuar. Por todo esto es que Sócrates es tan recordado, ya que ha sido uno de los pocos hombres que por defender la verdad y la justicia ha sido capaz de dar hasta su vida. 3. Refiérase a la actitud de Sócrates frente a la muerte y señale cual hubiera sido su postura en el lugar de Sócrates. Fundamente.

Sócrates siempre se muestra como un hombre confiado en sí mismo, convencido de su postura y también convencido de que él nunca hizo ningún mal, por el contrario, él decía que hacía un bien a Atenas. Se encargaba de abrir conciencia en las personas que creían ser sabias, las refutaba y hacía verles que en realidad estaban equivocados. No por el hecho de que Sócrates poseyera más conocimientos, si no porque él no creía saber lo que en realidad no sabía, en cambio los demás políticos, artesanos y poetas, es verdad que si conocían y entendían muchas cosas, pero también creían saber lo que en realidad no sabían. Esto le daba una especie de “sabiduría humana” a Sócrates, ya que éste es capaz de reconocer su ignorancia.

Por estos acontecimientos es que Sócrates se va ganando enemistades, desconfianza y resentimiento, y todo esto desemboca en las acusaciones en contra de él y que al final lo condenaran a muerte. Sin embargo como Sócrates en ningún momento duda de su postura, ni de que él en verdad está haciendo un bien no se retracta, no pide perdón, ni acepta alguna de las opciones que tenía para salvarse (pagar una multa, irse al exilio, etc.). Es más, ofrece un beneficio para él a causa de los bienes que le está haciendo a la ciudad. Con todas las cosas que él dice y hace queda más que demostrado que en ningún momento tuvo miedo a la muerte. Sócrates decía que tenerle miedo a ésta era una clara característica de la gente ignorante, como dije en un principio, ya que en realidad no sabemos si la muerte es lo peor o lo mejor que le puede suceder al ser humano, por lo tanto no podemos predisponer una situación y hacer cosas injustas e inmorales por miedo a morir, ya que realmente no sabemos lo que pasa cuando uno deja de existir. Y por este pensamiento es que Sócrates decidió ser consecuente con sus actos y seguir hasta el final con su postura. • Al pensar en lo que hubiera hecho yo en lugar de Sócrates llegue a dos teorías:

a. Cabe la posibilidad de que yo nunca hubiera estado en su lugar, ya que soy mujer y en esa época la mujer no tenía derecho alguno, solo se quedaba restringida a encargada de seguir con la especie. Por lo tanto podría haber tenido muchos pensamientos como Sócrates, pero nunca hubiera sido tomada en cuenta, a lo más quemada en la plaza pública por

hereje, pero nada de mayor importancia para la época. O tal vez habría sido tomada en cuenta y por mis hijos me habría arrepentido, y hubiera tratado de hacer todo lo posible por quedarme con ellos. b. Esta la posibilidad de que hubiera hecho yo en el lugar de Sócrates como Sócrates, en ese caso para haber llegado al tribunal debí haber pasado por los mismo procesos que él, por lo tanto habría tenido los mismos pensamientos y su misma seguridad. En ese caso habría hecho lo mismo que él, ya que estando tan al límite de mi vejez (70 años), teniendo la seguridad de que mi mujer cuidaría a los niños, y sabiendo que era la única manera de ser consecuente con mis actos. Además que así marcaría más a la ciudadanía, y tal vez un día comprenderían todas las cosas que en algún momento dije.

4. Señale y explique 7 conceptos que le parezcan centrales en la obra a) Justicia: Este concepto es uno de los más relevantes en toda la obra, ya que por la justicia, la moral y el buen actuar del hombre es como rige su vida Sócrates. Esto se ve reflejado en los actos que él comete, como, por ejemplo: el sólo hecho de andar con la verdad por delante y no manejarla a beneficio propio; no vender sus conocimientos si no que enseñarlos al que quiera aprender; Defender lo que es justo aunque esto le lleve a la muerte; Para Sócrates la sabiduría es, en gran parte, participe de la justicia, ya que un ser sabio siempre hará las cosas justas y no se dejara abolir por miedo al castigo. Por lo tanto la Justicia, en este libro, se muestra como una virtud, como un bien del alma que tiene que prevalecer y esta virtud tiene que predominar en tu actuar. b) Sabiduría: En esta obra este concepto no aparece representado en su forma habitual, es decir, uno siempre tiene a pensar que la persona sabia es la que posee muchos conocimientos, la que puede responder tus dudas o la que es poseedora de muchos secretos del universo. Sin embargo los dioses dicen que Sócrates es el más sabio, y esto hasta a él le resulta extraño, ya que no posee muchos conocimientos. Luego de saber esto Sócrates indaga entre las personas, para ver si encontraba a alguien que fuera más sabio que él, y encontraba políticos, artesanos y poetas que si sabían muchas cosas, que Sócrates no conocía, pero también se jactaban de saber lo que en realidad desconocían. Y por

esto Sócrates era el más sabio de su época, ya que él admitía su ignorancia. Por lo tanto el termino sabiduría adquiere otro significado en esta obra, ya que aquí el ser sabio no es el ser que todo lo sabe, si no que reconoce, que como humanos y seres finitos, nunca lo sabremos todo y que siempre tendremos un grado muy alto de ignorancia. Esta sabiduría es la que poseía Sócrates, la llamada “Sabiduría humana”. c) Honor: En la obra siempre se muestra a Sócrates como un ser honrado, no se retracta por miedo, no pide perdón, y a pesar de todo se mantiene firme en su postura. Y, además, nunca intenta causar pena o piedad en los jueces, eso lo afirma él cuando dice que no trajo a su familia porque no iba a transformarse en un ser patético. También en la obra se demuestra que Sócrates es un ser honrado, ya que es honesto, sigue las buenas virtudes y da todo por el vivir bien, no sólo el vivir. d) Perseverancia: En todo el juicio Sócrates se mantiene en su postura, tal vez el fin de los acusadores no era matar a Sócrates, si no que éste pidiera perdón y quedara en ridículo frente a la ciudad. Que después de todo lo que había hecho admitiera que había cometido un error y que en verdad los demás si eran más sabios. Sin embargo Sócrates nunca cambia su postura, se mantiene firme y nunca muestra un signo de debilidad o arrepentimiento, ya que éste, a sorpresa de sus acusadores, no le teme a la muerte y prefiere enfrentarla que rogar por una salvación o escaparse al exilio. e) Refutación: La refutación es muy importante, ya que es la base de la defensa de Sócrates, éste a través de la mayéutica se encarga de contradecir todos los argumentos que tenían en su contra. Además la mayéutica es uno de los principales factores por los cuales Sócrates va a juicio, ya que se encarga de refutar y de contradecir a todos los que se creían sabios, y esto genera odio entre los humillados, que al final hace que lo acusen con argumentos basados en falacias. f) Seguridad: Es muy importante destacar la seguridad que tenía Sócrates en sus palabras, en ningún momento dudo, confiaba en sí mismo y en que él decía la verdad. Si Sócrates hubiera sido un poco más inseguro habría caído en la desesperación y hubiera tratado de conseguir su salvación como sea. Pero como él estaba totalmente convencido de que hacía el

bien, de que no se equivocaba y de que por voluntad de los dioses él indagaba entre la gente “sabia”, nunca se arrepintió, no flaqueo ante los jueces y siguió hasta el final con su invencible postura. g) Ley: Esta se presenta en la vida de Sócrates de dos maneras: primero la ley divina y segundo la ley propia de su ciudad. A la ley divina Sócrates no puede fallar, y es deber de él averiguar lo que le quiso decir el Dios en la frase “No hay nadie más sabio que Sócrates”, por lo tanto se demuestra que Sócrates poseía un gran apego por cumplir sus obligaciones u deberes, en este caso es el de los dioses. Además que sigue el camino moral que, por ley divina, es indicado, como el de conservar los bienes del alma, actuar con justicia y etcétera. La segunda es las leyes propias de su polis, ya que él seguiría su condena fuese cual fuese, sin intentar escaparse de ella o de salvarse.