PAULO FREIRE.

Paulo Reglus Neves Freire, conocido mundialmente como Paulo Freire fue uno de los más significativos pedagogos del siglo XX. Con su principio del diálogo, enseñó un nuevo camino para la relación entre profesores y alumnos. Sus ideas influenciaron e influencian aún los procesos democráticos de todo el mundo. Fue el pedagogo de los oprimidos y en su trabajo transmitió la pedagogía de la esperanza. Influyó en las nuevas ideas liberadoras en América Latina y en la teología de la liberación, en las renovaciones pedagógicas europeas y africanas, y su figura es referente constante en la política liberadora y en la educación. Nació en Recife (Brasil) en 1921. En 194 se desempeño como director del Departamento de Educación y Cultura del Servicio Social de la Industria. Estudió letras y se doctoró en 1959 en Filosofía e Historia de la Educación con la tesis «Educación y actualidad brasileña», en la que se sientan las bases de su método, según el cual todo proceso educativo debe partir de la realidad que rodea a cada individuo. En los años 50, perteneció al primer Consejo Estatal de Educación de Pernambuco. En 1961. Fue nombrado director del Departamento de Extensión Cultural de la Universidad de Recife. En 1963 puso en práctica su primera experiencia educativa de grupo, dentro de la Campaña Nacional de Alfabetización, consiguiendo la alfabetización de 300 trabajadores rurales en mes y medio. Fue acusado por la oligarquía y por ciertos sectores de la Iglesia de agitador político. A consecuencia del golpe militar de 1964, debió abandonar su país en razón de su actividad, calificada de subversiva, refugiándose en Chile, donde participó en diversos planes del gobierno democristiano de Eduardo Frei, como el Programa de educación de adultos del Instituto Chileno para la Reforma Agraria (ICIRA). En Chile escribe Pedagogía del oprimido, cuyo contenido desagradó al gobierno de Santiago. Profesor de la Universidad de Harvard, colaboró con los grupos dedicados a la reforma educativa en los ámbitos rurales y urbanos. En 1970 se trasladó a Ginebra (Suiza), donde trabajó en los programas de educación del Consejo Mundial de las Iglesias. Después de 16 años de exilio, en 1980 volvió a Brasil, impartiendo docencia en la Universidad de Estadual de Campinas y en la Pontificia Universidad Católica de São Paulo, ciudad esta última de la que fue Secretario de Educación. En 1986, recibió el premio internacional «Paz y Educación» de la UNESCO. Fue investido doctor «honoris causa» por una veintena de universidades de todo el mundo. www.uhu.es/cine.educacion/figuraspedagogia/0_paulo_freire.htm www.es.wikipedia.org/wiki/Paulo_Freire

Ensayo compilado por la comunidad de aprendizaje “sembrando esperanza” CAPITULO I.- LA PEDAGOGIA DEL OPRIMIDO El Gran Humanista, filósofo y pedagogo brasilero Paolo Freire, construyó las bases que soportan lo que él llamó “la Pedagogía del oprimido”, teniendo para ello el propicio contexto histórico, social, político y cultural de su época, del cual analizó todas las grandes problemáticas sociales que evidenció marcaron la historia de su país, discertó públicamente en el mundo sobre la inconsciencia y corresponsabilidad que evidenció en un sin fin de situaciones entre oprimidos y opresores, desposeídos y acaudalados, empleadores y trabajadores, gobernantes y gobernados, despojados y despojadores, poderosos y débiles, desiguales como hombres, mujeres y niños en fin, en su permanente dialéctica. Enfatizó que el oprimido solo lograría la anhelada y/o debida liberación con la conjunción de fuerzas insurrectas de los oprimidos por los oprimidos que resultasen del cuestionamiento consciente de tal condición, mediante el empleo de procesos racionales que no los convirtieran luego a ellos en opresores de sus antiguos opresores pues se generarían nuevos oprimidos en la cadena fatalística, siendo necesaria entonces una posición restablecedora consciente entre estos. Para ello liderizó e impulso un amplio movimiento alfabetizador en su país al comprender que en la ignorancia de la condición del oprimido y miedo a la emancipación se nutria su conformismo y pasividad aclarándole al mundo que la persecución política hasta alcanzar el exilio que sufrió no fué el móvil de tal persecución, sino precisamente el rechazo a la gesta que del pensamiento crítico esta alfabetización aparejó en grupos históricamente oprimidos, los sin tierras, desposeídos, deprimidos y explotados de sus favelas. Abogó por la erradicación total y universal de la opresión en cualesquiera de sus formas, afirmó ser ello posible educando con amor como esteta, con respeto a las diferencias existentes entre los educandos, para lo cual la tradicional educación unilateral, mera transmisora de conocimientos, determinista y acrítica (por el llamada bancaria o extensionista) que sirve para oprimir debe reorientarse a una educación que considere la preparación para el mayor número de aspectos de la vida humana y por tanto enfatizó resulta urgente el rediseño de las currículas educativas en todos los niveles de la educación planetaria que permitieran tomar conciencia de los problemas dentro de los que puede yacer el educando, preparándolo, alentándolo a la toma de sus propias decisiones, ajenas a toda imposición hasta alcanzar su verdadera liberación del opresor. http://www.tsj.gov.ve/php/moodle/mod/resource/view.php?id=1042 http://www.youtube.com/watch?v=oQWQDIveZeQ&feature=related http://www.youtube.com/watch?v=VcnxC_btE3A&feature=related http://www.youtube.com/watch?v=-TmBRbSuUao&feature=related http://www.youtube.com/watch?v=vWngCJZ04DI&feature=related

http://www.youtube.com/watch?v=Ul90heSRYfE&feature=endscreen Ensayo compilado por la comunidad de aprendizaje “sembrando esperanza” CAPITULO II.- LA PEDAGOGIA DE LA ESPERANZA, LIBERADORA O EMANCIPADORA. El autor se propone crear una nueva pedagogía, la que erradique la pedagogía del oprimido, desde la fuerte y sostenida crítica que hizo a la pedagogía colonizadora o bancaria, centrándose al análisis de los temas que propiciaron las luchas sociales del continente americano específicamente de América Latina y pueblos del Tercer Mundo. Esta pedagogía generó reflexiones sobre la necesidad de sobrevivir y de vencer el agobio de la dominación que se presenta en los procesos sociales. Sostuvo que los individuos humillados socialmente, para poder superar su situación primeramente debían aceptar, concientizarse de que estaban siendo humillados y después luchar con coraje por cambiar esa situación (hasta gestar la verdadera transformación social).Proclamó que siempre el ser humano debe soñar, para el sin sueños no hay esperanzas de cambio, rechazo el vivir irreflexiblemente, aceptando las cosas como se vayan suscitando. Su pedagogía de la esperanza, constituyó entonces un voraz movimiento educativo de concientización de la condición social del individuo, estimulada mediante el análisis crítico y reflexivo del mundo que le rodea. Señalo a la educación como la responsable de la horizontalidad de las relaciones humanas, estimulante del diálogo y de la continua reflexión de la propia realidad, de este modo liberadora en el reencuentro de los seres humanos con su dignidad, a su vez creadores y participes activos de la cultura que los configura. En el método pedagógico freiriano, al mismo tiempo que una persona adulta aprende a leer y escribir, recupera el dominio de la propia vida y analiza mediante una reflexión profunda en común con otros seres humanos, su realidad. Tajantemente advirtió que la liberación no llegaría por casualidad sino por la práctica de la transformación, mediante la construcción de un hombre nuevo que supere la contradicción, donde no existan ya ni opresores ni oprimidos, sino un hombre en constante liberación. Freire plantea la situación del límite del oprimido, como un punto de partida para la posterior concientización y comprensión crítica de la realidad, al encuentro del hombre consigo mismo y con los demás. Ernani M. Fiori Santiago. Pedagogía del oprimido, (edición incompleta. 1969. Pedagogía del oprimido. Montevideo, Tierra Nueva. 1970. Julio de Santana y otros. Conciencia y Revolución. Montevideo. Tierra Nueva. 1970

Ensayo compilado por la comunidad de aprendizaje “sembrando esperanza”

CONCLUSIONES A partir de la pedagogía de Freire, el proceso enseñanza-aprendizaje adquiere una dimensión multifocal, en el entendido que se le concibe como proceso de interacción activa entre educando y educador, conforme al cual el proceso educativo ya no solo es un asunto pedagógico, es un acto de amor, en tanto trasciende hacia lo social, filosófico y político, siendo para ello muy importante considerar el nivel de educandos y educador, donde educando y educador se necesitan mutuamente, en tanto recíprocamente se educan bajo roles diferentes y de modo democrático, movidos por el recíproco interés ajeno de imposiciones. Aseguró la educación tiene un efecto “liberador” de los miedos, creencias e ignorancia que impiden al ser humano trascender hacia su liberación, señala la necesidad de cuestionar, recrear, reconstruir, repensar el todo, para poder decidir autónomamente y de manera consciente sus actos, ello solo mediante la construcción de un sistema educativo igualitario. Como visionario, su filosofía educativa y humanista hoy día se difunde, multiplica y tiene eco en las redes sociales, llegado a millones de personas, de forma rápida, fácil, económica. Fue maestro en la mirada dialéctica de los problemas sociales, de los que dijo, ellos describen una forma de dominación histórica del hombre por el hombre, pero también pueden describir métodos para que los oprimidos puedan interpretar la realidad y transformarla. Los fundamentos de su propuesta pedagógica se basaron en que el proceso educativo centrado en los alumnos. Su publicación más conocida; "Pedagogía del oprimido", (1999), está dedicada a los que trabajan la tierra y a los que se identifican con los pobres, sufren con ellos y luchan por ellos, de ella se decantan cuatro conceptos primarios que orientan y clarifican el análisis de su pedagógica liberadora: a. Deshumanización: Freire señala la “deshumanización” como consecuencia de la opresión. Esta, afecta no solamente a los oprimidos sino también a aquellos que oprimen. b. Educación Bancaria: En la educación bancaria la contradicción es mantenida y estimulada ya que no existe liberación superadora posible. El educando, sólo un objeto en el proceso, padece pasivamente la acción de su educador, el saber es como un depósito. c. Educación Problematizadora: La propuesta de Freire niega el sistema unidireccional propuesto por la “Educación bancaria” ya que da existencia a una comunicación de ida y vuelta constituyéndose un diálogo liberador.

d. La dialogicidad: El diálogo es este encuentro de los hombres, mediatizados por el mundo, para pronunciarlo no agotándose, por lo tanto, en la mera relación yo-tú, es la esencia de la educación como práctica de libertad.

ALGUNAS FRASES CELEBRES DEL PEDAGOGO PAULO FREIRE

“Decir la palabra verdadera es transformar al mundo.” “Decir que los hombres son personas y como personas son libres y no hacer nada para lograr concretamente que esta afirmación sea objetiva, es una farsa.” “El hombre es hombre, y el mundo es mundo. En la medida en que ambos se encuentran en una relación permanente, el hombre transformando al mundo sufre los efectos de su propia transformación.” “El estudio no se mide por el número de páginas leídas en una noche, ni por la cantidad de libros leídos en un semestre. Estudiar no es un acto de consumir ideas, sino de crearlas y recrearlas.” “Todos nosotros sabemos algo. Todos nosotros ignoramos algo. Por eso, aprendemos siempre.” www.es.wikipedia.org/wiki/Paulo_Freire www.uhu.es/cine.educacion/figuraspedagogia/0_paulo_freire.htm www.educacion.idoneos.com/index.php/124370 www.ibe.unesco.org/fileadmin/user_upload/archive/.../freires.pdf

Ensayo compilado por la comunidad de aprendizaje “sembrando esperanza”( Mónica Fanzutto, Pérez, Yajaira, Zamora Beatriz y Guerrero Yolanda) curso de tutoría virtual ENM. Caracas, Venezuela.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful