Carta abierta de agradecimiento Me reconozco una persona con muchos defectos.

Hasta hace unos meses, yo disfrutaba como míos los triunfos de mis amigos, los cuales los usaba para enseñar a comportarse en la vida a mí adorado hijo, al comentar cada caso, le decía: "Cholito, la persona triunfadora ha desplegado mucho esfuerzo y sacrificio, ello siempre trae muchas satisfacciones". Pero con vergüenza tengo que confesar que mi actitud frente a desgracias era diferente, pues cuando veía las noticias de muertes a causa de la violencia, los asumía lejanos, pues en nuestro ambiente no existía esa conducta. Cuando me enteraba de odios y disputas familiares, las entendía como una mala novela, pues mi familia se precia darse mucho amor y comprensión, gracias a las enseñanzas de mis padres, que acumularon 60 años de feliz matrimonio. La desgracia ajena no la hacía mía y ello fue un error que reconozco. Ahora puedo afirmar que, si hay violencia en la sociedad, ésta te puede afectar en cualquier momento, aun cuando lleves una vida sana; por eso sus causas deben ser neutralizadas, entre otras, la falta de afecto en muchos hogares, los vicios acompañados de las drogas, la cultura de violencia manifestada en los asaltos, peleas, etc. La indiferencia frente a las desgracias de terceros, nos hace primero cómplices y victimas después; yo lo entendí el 24 de setiembre cuando unos desadaptados, encubriéndose en el amor a una camiseta, mostraron sus miserias asesinando a mi hijo en el estadio Monumental. Hoy al revisar mi facebook, un amigo de la red me informa que un grupo de peruanos había ganado un ““León de oro del Cannes Lions 2012”, asignándole parte de la responsabilidad de esa buena noticia a mi hijo. Al preguntarle de que se trataba, me lo explicó. Fue así que hoy, luego de 8 meses me entero que la “Agencia CAUSA” había desarrollado una campaña creativa con el diario “El Bocón”, solidarizándose con la muerte de mi hijo, rechazando la violencia en el futbol, condenado el comportamiento de los asesinos que nos llenaron de vergüenza a nivel mundial. Con esta campaña, este grupo demostró que no fue indiferente ante mi desgracia, como yo lo había sido antes con terceros, deseando que con mi reflexión la gente aprenda a solidarizarse con el dolor ajeno. Por eso considero una obligación expresarle públicamente el agradecimiento de mi familia a la “Agencia CAUSA”, por este gesto, que les ha permitido ganar un premio de resonancia mundial, el cual debemos sentirlo como nuestro, del mismo modo que la sociedad siente suya mi desgracia.

Hay que difundir con alegría la noticia de este premio, que nos enorgullece a todos, pues es necesario que el mundo sepa que así como existen algunos individuos que nos llenaron de vergüenza a nivel mundial, también hay peruanos que trabajan para demostrar que en esta tierra maravillosa, hay hombres que trabajan decentemente por engrandecerla. Es importante manifestar que el futbol no tiene la responsabilidad del asesinato de mi hijo, pues a él lo mataron unos individuos que excusándose en este deporte, mostraron la falta de afecto y miserias de su formación, por el contrario afirmo que el futbol hay que salvarlo, de los delincuentes que malogran las barras, de los dirigentes que destruyen los equipos por intereses personales manteniéndolos en la mediocridad, combinación de desaciertos que producen el desperdicio del talento natural futbolístico que existe, en un ambiente peligroso que no deja desarrollar esta actividad que es exitosa en gran parte del mundo. Repito, los felicito por no haberse mantenido indiferentes ante mi desgracia, lo cual les permitió obtener el premio del “León de oro del Cannes Lions 2012”, con el cual nos han devuelto parte del honor internacional perdido. Finalmente gracias por haber contribuido en darle valor a la muerte de mí adorado hijo. Walter Oyarce Delgado

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful