You are on page 1of 2

ENLACE CONTINENTAL DE MUJERES INDIGENAS - REGIÓN SUDAMERICA 9no período de Sesiones - Naciones Unidas, Nueva York Aplicación de la Declaración

de las Naciones Unidas sobre Derechos de Pueblos Indígenas Distinguidos Miembros del Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas de las Naciones Unidas, Distinguidos representantes de los Estados Miembros, Agencias de las Naciones Unidas, Líderes y lideresas indígenas, Soy Dora Tavera de la Organización Nacional Indígena de Colombia ONIC, Como Enlace Continental de Mujeres Indígenas Región Sudamérica, quisiéramos agradecer a las entidades que aportan al Fondo de Contribuciones voluntarias para la participación indígena en la ONU, que ha hecho posible nuestra participación en esta 9na sesión. Expresamos nuestra preocupación sobre la situación en la que se encuentran los pueblos indígenas de Sudamérica. A través de los medios de comunicación sabemos que hay persecución de líderes y lideresas jóvenes como expresión a la inconformidad de la violación de los derechos humanos. Las concesiones otorgadas para el desarrollo de megaproyectos y explotación de recursos naturales, minerales y petroleras atentan contra los derechos fundamentales de los Pueblos Indígenas para seguir asegurando su vida y su cultura. Si bien los gobiernos aprobaron la Declaración de los Derechos de los Pueblos Indígenas, en la actualidad las autoridades gubernamentales regionales, municipales y locales no conocen en absoluto su contenido, ni sus implicancias y mientras tanto la violación a nuestros pueblos es sistemática, como el caso de Bagua en Perú, los asesinatos y desplazamientos en Colombia y el caso de las minerías a cielo abierto en la Argentina para citar los casos más latentes. En Colombia, durante el 2009, 114 personas indígenas fueron asesinadas, registrándose un incremento del 63% en 2009, en comparación con 2008. En el mismo año, la Corte Constitucional sentenció que no menos de 34 pueblos indígenas están en riesgo de desaparecer física y culturalmente. Sin embargo, para la ONIC, la cifra asciende a más de 64 pueblos sumando los treinta y dos (32) pueblos con población menor de quinientos (500) habitantes de los cuales sólo dos fueron incluidos en el listado de la Corte. Cabe aclarar, que las ordenes emitidas por la Corte Constitucional aún no han sido cumplidas como el auto 004 de 2009 y el auto 092 de 2008 referido a la protección de las mujeres, en especial las indígenas. No sólo no se han cumplido sino que por el contrario las violaciones a los derechos de los pueblos indígenas se han incrementado de forma significativa, a pesar de la citada orden. Por otra parte, la Declaración de Naciones Unidas consagra en su artículo 10 el derecho a no ser desplazados de nuestras tierras y territorios. No obstante, entre el 2002 y el 2008 se registraron más de 70.000 desplazamientos individuales y colectivos de indígenas, y en el 2009, 6.201 personas indígenas fueron expulsadas de forma violenta de sus tierras ancestrales. El 80% de nuestro territorio ha sido concesionado para la implementación y desarrollo de proyectos económicos, en septiembre del 2009 el gobierno colombiano resolvió que los resguardos coloniales con mas de 190 años de vida legal, No existen

Tanto en territorios de Amazonía como en los Andes peruanos, hoy por hoy vienen operando empresas transnacionales de explotación de recursos mineros, madereros, petroleros, y otros como la exploración de recursos acuíferos sin consulta ni consentimiento previo, libre e informado de los pueblos indígenas, por el contrario vienen transgrediendo la unidad comunitaria y organizativa. Las políticas públicas y programas estatales en general son impuestas de arriba y hacia abajo sin tener en cuenta las demandas ni propuestas de las mujeres, jóvenes y pueblos indígenas. En este sentido, para las mujeres indígenas, como para las nuevas generaciones, es un desafío lograr el cumplimiento pleno de los derechos esenciales como a una educación de calidad, intercultural e inclusiva, a una salud con respeto a la cosmovisión propia y la afirmación de identidad cultural libre de discriminación. En Argentina por ejemplo, los avances y compromisos quedan sólo en los discursos más que en la acción. Los pueblos indígenas en este país viven con un alto grado de riesgo por ser indígenas, viviendo permanentemente en un estado disociativos al derecho humano, y perdiendo sus vidas por la defensa de las tierras y los territorios. Día a día los conflictos se van agudizados, mientras el modelo neoliberal y globalizado impera en el país. Por lo tanto exhortamos a los Estados: a) Respetar y ser coherentes con la Declaración de los Derechos de los Pueblos Indígenas y el Convenio 169.implementando políticas apropiadas y con presupuestos específicos. b) Armonizar las leyes nacionales con las leyes internacionales siendo la Declaración el marco base. c) Fortalecer iniciativas de programas de formación para jóvenes en temas desarrollo con identidad, fortalecimiento y afirmación de identidad cultural. d) Tomar en cuenta las demandas y propuestas planteadas desde los pueblos indígenas y bajo mecanismos de participación efectiva que garanticen la representación amplia y democrática en espacios de decisión. e) Reconocer y proteger los derechos de los pueblos indígenas a sus tierras ancestrales y establecer los mecanismos de consulta de acuerdo a las obligaciones del Estado en marco del convenio 169 de la OIT, necesarios para que tales derechos puedan ser ejercidos con plena participación de los pueblos indígenas. f) Teniendo en cuenta que numerosos pueblos indígenas del mundo se encuentra en riego de ser extinguido física y culturalmente y que muchos han desaparecido, que el Foro Permanente estudie la posibilidad de dedicar un tema especial a ese asunto en uno de sus futuros períodos de sesiones.

Finalmente hermano presidente hacemos votos para que los estados y las entidades responsables avancen progresivamente en el reconocimiento y respeto de los derechos humanos de los Pueblos Indígenas en los niveles nacionales e internacionales, legislando e implementando los compromisos adoptados a nivel internacional. Esto garantizará la vida y la convivencia en democracia en nuestros países.