You are on page 1of 1

Página Siete

Una señora preguntaba que quién creía yo que va a ganar mañana, le dije: Son muchos los que han dicho que van a votar por Nena de Anda y los priistas al principio decían que iban adelante en las encuestas pero ahora dicen que están muy parejos con Nena. -”¡Noooooo!, que no gane Nena de Anda -me interrumpió mi interlocutora. -Bueno, -le dije para que le volviera el ánimo- el doctor Manolo juntó mucha gente en su cierre de campaña. No le dije más porque mi carro estaba estacionado en doble file y en eso escuché el inconfundible claxon de la patrulla de Vialidad, en señal de que debía quitar mi vehículo. Antes, un señor, conocido de muchos años, decía que iba a votar por Nena de Anda, aunque no creía que fuera a ganar ella, pues entre la candidata y los del PRI se iban a dividir los votos y el único que iba a ganar con esto es Acción Nacional, que se quedaría con la alcaldía de Tepatitlán, según el hombre. Qué curioso que la gente que conocemos usted, el vecino y yo, que piensa y actúa de forma normal y cotidiana, como que no cree mucho lo que dicen las encuestas, pues ayer en una reunión con el director de Milenio Jalisco, él nos preguntaba que quién creíamos que va a ganar la elección para gobernador; sin querer comprometernos, le pasamos la bolita a alguien más, a un tercero que no se encontraba presente: la gente. “Pues la gente dice que va a votar por Alfaro; a la mayoría de los que les hemos preguntado, han dicho eso”. Respondimos casi en coro los que estábamos reunidos con el periodista. ¿Y entonces por qué las encuestas dicen otra cosa? -Preguntó de nuevo el director. Yo no dudo de las encuestas, pues muchas de ellas, sobre todo las que contratan los grandes medios de comunicación y que se pueden dar el lujo de pagar por ellas. Tampoco dudo de la gente que de manera espontánea y convincente dice que va a votar por tal o cual partido. ¿Entonces por qué muchas veces no coinciden lo que dicen las mediciones con lo que opinan los habitantes? Como que no creo que las encuestadoras mientan, hagan mal su trabajo o como dice el Peje, les pagan para dar por ganador a tal partido, son los que más les interesa que el ganador de las elecciones sea el que predijeron, pues va de por medio su prestigio y su subsistencia en el futuro. ¿Dónde está esa gente que es encuestada? No creo que estén en alguna aldea incomunicada o un lugar inhóspito, me imagino que es gente encontrada en la calle, en un lugar común o por teléfono al azar, justo en los mismos lugares donde está la gente que dice que va a votar por otro candidato y no por el de las encuestas. Qué raro está esto. Mañana por la noche se verá quién ganó, quién le atinó a los resultados, quién festejará o respirará tranquilo tres o seis años más,

Mañana

Por Alejandro González Ontiveros

Serenos
Después de la tempestad, viene el lunes 2 de julio

quién se la agarrará contra las encuestas y dirán que todo está manipulado, que fraude, que esto, que el otro y salud. Ojalá que en Tepa todos acepten el resultado, que habrá enojos y amarguras pero nada más. Creo que así será, pues la sociedad de aquí es bastante decente todavía. Quién sabe qué pase a nivel estatal; me parece que tanto Aristóteles como Fernando Guzmán apechugarían ante la derrota, mas no sé qué pase con Alfaro, que es todo un enigma en su comportamiento, lo mismo le da por conducirse con elegancia ante la adversidad y la injuria, que explotar visceralmente ante las mismas circunstancias. Y a nivel nacional, López Obrador de ninguna manera aceptará y mucho menos respetará el triunfo de cualquier otro de sus adversarios, así que es casi un hecho que tendremos que tragarnos sus berrinches, marchas, plantones y el lanzamiento de toda clase de mierda por medio de las “redes sociales” del internet, por parte de sus fanáticos. Lo anterior, si sucede, sería el escenario menos peor después de las elecciones, pues creo que esos fanatizados están dispuestos a todo. Ya lo mostraron con Carlos Marín, a quien poco le faltó para no salir linchado por una bola de exacerbados pejistas. Pero hay que recordar que los del 132 (organización pro AMLO, digan lo que digan) ya mostraron una cartulina pidiendo el regreso de Mario Aburto. ¿Que quién fue Mario Aburto? Nada menos el sicario -algunos dicen que inventado- contratado para asesinar a Luis Donaldo Colosio, candidato priista a la presidencia en 1994.

Epigrama
Por Luis Gutiérrez Medrano

Orientación para votar.
Mi lector, ¿cómo la ves? ¿Estaré en la verdad? Lo primero es honradez segundo capacidad. Así tengo delineado, no sé tú qué pensarás, ¿de qué sirve ser capaz si te falta ser honrado? Un capaz sin honradez es un ratero a la diez.

Después de seis años de aparecer constantemente en los medios. Después de pagar por generarse imágenes de superpoderosos en los últimos 3 años. Luego de noventa, de sesenta, de 45 días. Tras una embodegada de más de 42 millones de anuncios en radio y televisión. Ya hartos de desayunar, comer y cenar política; y de postre, meterse al “face” y encontrar los bombardeos de los holgazanes tirando a fracaso de mercadólogos políticos que nos etiquetaron en cuanta basura encontraron para “hacernos conciencia” de lo peor de sus ideales partidistas. Después de todo eso, mañana, domingo 1 de julio, la decisión está en nuestras manos. Hay quien culpa a las televisoras. Hay quien acusa ignorancia popular. Otros argumentan compras, acarreos, presiones y otras armas antidemocráticas utilizadas por los siniestros operadores partidistas para que las masas se dejen llevar y se presten a lo que los inocentes e ingenuos aspirantes quieren hacernos entender. Lo cierto es que, mañana domingo, luego de tener las seis boletas en nuestras manos ahí estará nuestra oportunidad para ratificar, castigar, cambiar, empoderar a quienes creamos que son los mejores. En ese instante íntimo, sólo nuestro, tendremos la posibilidad de hacer que los políticos que nos oprimen, los que nos mienten, los que nos aturdieron con sus campañas, escuchen, por unos instantes, nuestra voz a través del voto que le daremos en las boletas electorales. No hay prisa. No hay presiones. No hay vigilancia ni confesión. Ese momento es nuestro y de nadie más. La mañana del lunes, cuando se conozcan los resultados, seguramente habrá más alharacas, gritos, aplausos, porras. Habrá quien se sienta feliz, otros sentirán desánimo, para otros habrá frustración. Pero no para Usted, amable lector, para usted, que se dedica a trabajar, a aportarle esfuerzo cotidiano a su comunidad, que atiende a su familia, que busca mejorar su entorno, para Usted no habrá mayor problema, será otro día más, con nuevas autoridades electas, esperando que asuman y que, éstos sí, sean diferentes y menos mentirosos, menos matamexicanos. Vayamos serenos, este domingo, a emitir nuestro voto. Dejemos que las voces de nuestra conciencia se escuchen. Hagamos valer la oportunidad de la democracia. No puede haber cataclismo, ni apocalipsis. Será sólo un ejercicio democrático más y nosotros somos los atletas de esa pista. Hay que ganar, pero no hay prisa, hay que estar serenos…

7 días Sábado 30 de junio de 2012

7