You are on page 1of 3

Ensayo final Gianluca Gnecco

A lo largo del curso, se han abordado diferentes temas en torno al problema indígena, desde como se contó o cuenta su historia hasta como “reaparece” dentro de la moderna sociedad civil. A pesar de que se pidió hacer un resumen del texto, me parece más importante en estas instancias hacer un resumen general de lo que puedo rescatar a lo largo de este semestre, espero que no se entienda a que me quiero desligar del deber, sino, de que el mismo tema y el hecho de que este se el último ensayo da para algo más extenso y profundo que solo referirme al texto. ¿Cuál es la idea que tenemos hoy de “lo indígena”? ¿Qué se entiende hoy acerca de los conflictos en torno a “lo indígena” o que se entiende hoy acerca de la identidad indígena? Y más importante aun, y llegando quizás un tema de carácter más sociológico, ¿Cómo se ha formado todo nuestro conocimiento acerca de esto?. Creo que, somos una sociedad netamente discriminadora y miedosa, digo estas dos características juntas por que van absolutamente de la mano puesto que nuestro mayor temor es hacia el otro. Este miedo (que los invasores españoles lograron ocupar muy bien en la conquista y se remonta desde entonces) es alimentado de manera magistral no solo por la prensa, sino, con la misma herencia cultural. Expresiones como “se te salió el indio” “se le paró la pluma” demuestran de manera ejemplar las ideas generales que se tienen de lo indígena, ¿o alguien puede decir que los mapuches, por ejemplo, no son reconocidos como un pueblo peleador? O más aun, ¿alguien podría negar que se les tiene a todos considerados de flojos y borrachos?. Al principio señalé el uso que le dieron a este miedo por el otro los invasores, quizás se pueda creer que exagero, pero, ¿cuál es la estrategia principal para mantener y justificar un genocidio como fue el genocidio indígena?. Con la misma función que tuvo la propaganda nazi, desprestigiar al otro es el primer

paso, si no, ¿cómo justificar la guerra?. De este modo no es difícil deducir que los grandes intelectuales de la época de la conquista escribieran con tanta pasión acerca de las características nocivas de los pueblos originarios, incluso “La Araucana” obra de Alonso de Ercilla, que si bien tiene dedicado pasajes amables hacia los mapuches, sirve a modo de propaganda, puesto que si los mapuches eran hábiles guerreros, los españoles lo eran aún más. Hoy en día quienes retoman la tarea de informar acerca de los conflictos son los medios masivos de comunicación, pero, ¿logran otorgar una visión no arbitraria respecto a éste? No lo creo, puesto que los grandes grupos económicos, dueños de dichos medios masivos de comunicación, se ven afectados directamente con el conflicto. Así logran dar su propia mirada acerca de esto, con estrategias tan básicas como enfocar la cámara desde un punto especifico al momento de las luchas, de modo que aquel que vea la noticia se sienta de este modo atacado. ¿No es esto una forma de alimentar el miedo? ¿no se logra así generar la idea de que se está en riesgo frente a estos grupos de rebeldes y agresivos indígenas?. Ahora, respecto a la historia, ¿quiénes se encargan de transmitirla? ¿no fueron los mismos españoles quienes la escribieron? Entonces, ¿qué objetividad se puede pedir, incluso ahora, en donde no hay fuentes directas de la historia por parte de los indígenas? ¿no tienen ellos el mismo derecho de contar como fue para ellos la conquista?. Se nos habla también de el “despertar” de los grupos indigenistas, de la “reaparición” de estos, pero, ¿reaparecieron o ya no se les pudo hacer más el vacío? ¿despertaron o ahora que tomaron medidas más agresivas para demostrar su malestar, aquellos que manejan la información emprendieron una nueva empresa de desprestigio hacia ellos?. Hasta aquí he hablado acerca de la visión que se transmite, pero, ¿cual es la visión de los indígenas de sí mismos? ¿se sienten parte de la población?. Los pueblos originarios son más que un baile, más que una comida, son parte inamovible del territorio, han estado desde mucho antes de a invasión y es por esto mismo que no se pueden entender así mismos sin el territorio ancestral en el que viven, territorio que para nosotros no tiene mayor significado que el que

la sociedad neocapitalista nos ha hecho darle como capital y que nos han enseñado que es el significado normal que tiene. Estas preguntas son algunas de las tantas que se van generando luego de tener una visión más amplia acerca del conflicto y es de importancia que se logren esparcir a lo largo y ancho de la sociedad, es importante que se vean las ambas cara de la moneda y es nuestra misión que así sea. Es tiempo de que unamos fuerzas con aquellos que llevan siglos luchando contra la herencia racista y discriminadora que nos dejaron los invasores.