You are on page 1of 127
pasado y presente Santo Domingo ahi esta la Reptibliea Dominicana an la perspentiva de In viendo P hombre epoca monty que algunos miles de soldadox ante Dominga para impedir que este pais lis pasos qne necesita parn hacer su destino firamos alo que ponga de manifiesto To que y destrozab'n, lo que sabenos que debe cone wpresenté tade a, 4 yrante que les como de han fell prever cual seré pisodio, ¥ dard lo que ahor Noes Historia © nuevo ser tal v yanquis hayan desem fan pequeno, tan nltrajable, dé ‘en ver do soportiarle, 1 negamos: algo que vuelya asible cluir de una vex para sicmpre, mn objeto qu Ho que debe ser negade, pensarfanos en N« < América a sceas ara oy curepeos. Tan innoble hipderita y ehabacan: Resutta diffell o imposible de El hembre itbre todavia No es y por tanto Ne se corpY mo modo que no Hegames a pensar estrictamente en los iil ini 3s hur que nox veparan de cual 2 Y sin em= rded de esa estrella Sire camino, porque se trata m Para nosotros lus anarxistay el} socialisme es s6lo ta i neont anéedy ro Si dese argada «em ir by que deseunos que sea en el future, za en muestra itn nacién, del Hones de ai barga sabemes la peranza, Enventamos 1 que de un punto de Hega ¢) umbral en que comienza la construccién de In lucidez, de la vida desalien Mas' faeil, mas urgente y necesario ex saber In que dejamos atrés. Nuestra cleecién, que 6s una apuesta, implica la negacién de un nnundo aun- que los Fasgos del que debe superarlo no sean del todo definides. Y nuestra negacién no se deticne cn la invasién sino que aleanza a Ja enfermedad que ésta expres. y la enfermedad mortal no ex el salvajisme del acto sinu fe imposibitidad yanqui de no cometerlo. Norteamérica necesita urrojar gases té: xieos sobre os vietcongs o invadir Ia ist; ex una sociedad moribunda por qué ne puede solucionar los problemas que suscita su funcionamiento (par tienlarmente cl del impcrialismo) y porque ticne que trampcar con sus prom pios principios. Neoesita mofarse del mundo afirmande su decisiéu de uo respelur indy sux valores hipderitas. Ya no hay dudas, ¢l len horriblemente enfurecita ce pura miedo se estremece fremve al mas lejano ruidito, si se pa- meee anna trampa. "No habré mis Cubas”; no habré posibilidades de auc Vos pueblos jibres. Cada explosién made in USA es un botén de muestra de tm medo de cultura que termina, sin vergiienzay que ocultar, mostrando hae los dolorvs, descomponiéndose sorda y ciega. Con nénsea de quieres con- templan. bi saat pensarse que para In gran historia esta pequein erepitacidn i carece de importancia. Tal vez, A menos que ésta sca la gran his- toria, la que se vinewla con Aristételes y Picasso, con Galileo y Marx. Finton- ces el noise depend de Santo Domingo y Vietnam, ‘ si esta es la gran historia porque 0 . i cipamies cn clia con nuestrus medios de hay, sin guetoe 4 entra na tale eons fianza ni complaciente pdsimismo, sino simplemente con dolor y con vtlio side un © PyP EL CASTRISMO: La Gran Marcha de América Latina’ En los paises semi-coloniales, més adn que en los paises capitalistes desarrollados, el problema primordial es el del Estadu: por la misma razon es tambien en este tipo de paises donde las clases explotadas son las més desprovistas de modios para controlar. doblegar y, con mayor razén, pare con- quistar el poder del Estado. En los paises donde el Estado concentra todos los facto- res del poder, el problema del poder del Estado os més insoluble. En América Lati- na la manera habitual de resolver tal pro- blema es el Golpe de Estado (gracias al cual se rvalizan todas las transferencias 0 los derrocamientos del poder establecido), aan * El autor de este articulo, Kegis Debray, he viajado durante un aiio por América Latina para documentarse sobre los te- mas que aqui trata. Este trabajo, cuya yersién original en francés uparecié en LES TEMPS MODERNES, tiene entre otros el merito de constituir una cohe- rente vision de conjunto de los pro- blemas latinoamericanos. Si bien es clerto que algunas de afirmaciones vertidas nos parecen di cutibles y que las soluciones postula- dag puedon parecer demasiado simpl Hlcadas, el valor general, casi paradig matico de una determinada perspectiva de resolucién de la revolucion latino- americana, lo convierten en un intere- sante punto de partida para la discusion que descamos iniciar en este numero de PASADO Y PRESENTE. En los proximos ndmeros esperamog ofrecer otras con- tribuciones sobre el tema. La traduccion es redaccional. (N. de la R.) cuando este se realice un nombro do Ia clases populares y cn contra de la oligar- quia. Primera negacién del castrismo: et Golpe de Estado. esta negacion que parece elemental ad- quiere un relieve capital en un Continente en el cual la importancia del Poder y ia ausencia de un poder distinto al estatal, instauraron desde el comienzo de su inde- pendencia un rito esencialmente latino-ame- Ficano: 1 “golpe”. Peron y Vargas. cada uno en su tiempo, conquistaron ol poder por lun putseh, aGn cuando cxpresaran, por otra parte, una crisis general —uno la crisis de fio 29 y la ruina de Ia economfa paulista centrada en ia produccion de café; el otro la crisis posterior a la segunda guerra mun- dial y a la répide industrializacién do Ie Argentine en une etapa de prosperidad, Pe~ ro, sean cuales sean las fuerzas que lo sos tienen en un comienzo. un goblerno que lle 98 al poder por un pustch (tina accion re: lampago on “Ia cumbro", all{ donde ol Ejér~ clto gencralmente cumple el papel de ac tor principal o de érbitro) tiende necesaria mente hacia le derechs. Condenado a Ia eficacia inmediata, para obtener la adhesion de Ins masas que estén a Ia expectativa, tondré que apoyarse sobre lo ya existento, es decir sobre los intereses econémicos, s0- bre la burocracia o sobre la mayoria del ejército, Dada Ia ausencta de conciencia politica y de organizaci¢n de ins masas —cosas que Gmicamonto una larga y dificil experiencia revolucionaria puede hacerles adquirir— {sobre quién apoyarse? ,Como