Este equilibrio vital se hará realidad siempre y cuando nosotros seamos personas proactivas, generando un stress positivo y una

óptima utilización de nuestro tiempo.

jcubas@rededucativa.pe

Es una actitud de comportamiento donde tenemos el control de nuestros actos, de nuestras emociones, de nuestro tiempo y, en general, de nuestra vida.

 

Pensar antes de actuar. Decidir sobre como aprovechar mejor nuestro tiempo.

Hacer que las cosas pasen y no esperar a que nos pasen las cosas. Actuar sobre las circunstancias y no que éstas actúan sobre nosotros. Responsabilizarnos de nuestra vida.

SALUD LABORAL

FAMILIA INTELECTUAL

ESPIRITUAL

Para

tener

armonía

en

mi

equilibrio de vida, tenemos que establecer un tiempo para cada cosa, por muy ocupado que estemos tenemos que sacar el tiempo y la disposición de ánimo para trabajar, estudiar, para la interiorización y la espiritualidad, para la familia y para captar lo bello que hay por todas partes y entusiasmo por lo bello y lo majestuoso de este planeta.

Recordemos estos cinco aspectos para disfrutar del equilibrio vital, teniendo en cuenta que esto se relacionan e interactúan entre si.

Hay que tener tiempo para cuidar nuestra salud física y mental; pues si no la tenemos, muy difícilmente conservaremos armonía y vitalidad, como tampoco utilizaremos bien nuestro tiempo, comprende en:

 La buena alimentación, nos garantiza una buena salud física y mental que nos va a mantener esbeltos, ágiles y en forma.  El buen vestir, pulcro, a la moda y discreto.  El deporte y la gimnasia, nos da la fortaleza, vigor y agilidad.  La Recreación, paseos por el campo que nos ponen en contacto

con la naturaleza; el cine y el
teatro.

En esta área satisfacemos todas nuestras necesidades de:

Amar, a nuestra esposa (o), padres, hijos,

prójimo, a la naturaleza y a nosotros
mismos.

Ser Amado, Es una poderosa necesidad vital. Es la mayor sensación de gozo y la mayor fuerza expansiva del espíritu. Los niños que no reciben el suficiente afecto y cariño, cuando adultos suelen ser infelices y amargados.

Reconocimiento y estima, ser respetado y
considerado como persona valiosa dentro del núcleo social.

La insatisfacción de
estos aspectos puede

acarrearnos
sentimientos de inferioridad, de debilidad, desamparo y desánimo.

El tiempo dedicado a esta área nos sirve de soporte para las demás

áreas. Somos básicamente el HOMO
FABER: el hombre trabajador que desarrolla todo su potencial mental,

intelectual, físico e inclusive
espiritual a través de su actividad laboral. A través de este, se consigue:

El sustento: Tanto personal como familiar. Debemos salir a buscar

nuestro sustento por medio de una
actividad laboral. La riqueza: entendida como el incremento de los bienes materiales e inmateriales de toda la sociedad.

Dinero: Con él podemos comprar lo
que necesitamos y mejorar nuestro nivel de vida. Su acumulación es una garantía ante situación económicas menos imprevistas.

Ocupación: mantenernos ocupados en una actividad laboral ya sea

manual, técnico o intelectual da
tranquilidad y seguridad al cerebro.

«la inactividad, se parece a la

muerte»
Crecimiento, un buen trabajo nos

desarrolla, nos mejora, nos inventa
y reinventa.

Es la capacidad de utilizar
adecuadamente la inteligencia. Cuando pensamos, meditamos y

razonamos con profundidad
sobre algo.
EL INTELECTO Y LA BUENA UTILIZACIÓN
DEL TIEMPO NOS PERMITE:

El desarrollo personal, debe ser siempre integral que abarque toda nuestra interioridad, reflejándose en un mejoramiento interno moral, ético, estético, intelectual y espiritual.

El desarrollo profesional, un buen uso del tiempo dedicado a un trabajo de calidad, lleva a la excelencia e implica precisamente un desarrollo profesional que vamos adquiriendo con el transcurrir del tiempo, siempre y cuando tengamos propósitos claros y firmes.

Renovación, el desarrollo intelectual nos da conocimiento e información necesaria para que en un momento dado podamos, si queremos, modificar nuestros paradigmas, creencias y la escala de valores,

limpiarnos por dentro y
reinventarnos las veces que sean necesarias. «El ayer muere con el hoy»

Actitud, es el cambio de la manera de pensar, actuar y comportarnos positivamente.

Como en las anteriores áreas que integran nuestro equilibrio vital, debemos concedernos el tiempo necesario para nuestra vida espiritual, entendida ésta como las transcendencia existencial y nuestro compromiso con Dios. TIEMPO PARA:

La observación respetuosa de nuestras creencias y las creencias

de los demás, como
verdaderas que surgen más por la fe que por el razonamiento.

Visión. Como ejercicio de imagen
mental y proyectada hacia un futuro promisorio.

Propósitos. Como la visión, es una
proyección y un compromiso (más cercano y preciso) con la vida y la

buena administración del tiempo.

La trascendencia. Creencia de una mejor vida después de nuestra muerte

física. Todo el cual se motiva para una
mejor utilización del tiempo y la vida.

Trascendencia. creencia de una mejor

vida después de nuestra muerte física.