Contra el rebaño digital

¿La libertad era esto? Un aviso sobre el empobrecimiento cultural de las sociedades conectadas a la “mente-colmena” de Internet. Sugestivo examen de las promesas y realizaciones de la llamada web 2.0, por uno de los ingenieros que contribuyeron a crearla.
LANIER, Jaron: Contra el rebaño digital [You are not a gadget ]. Traducción de Ignacio Gómez Calvo. Random House Mondadori, 2011. 316 pp. PREFACIO; PRIMERA PARTE: ¿QUÉ ES UNA PERSONA? 1) Personas desaparecidas. 2) Un apocalipsis de la abdicación. 3) La noosfera solo es otro nombre para el troll que todos llevamos dentro; SEGUNDA PARTE: ¿QUÉ SERÁ DEL DINERO? 4) Estilo campesino chic en versión digital. 5) La ciudad está hecha para la música. 6) Los señores de las nubes renuncian al libre albedrío para ser muy afortunados. 7) La búsqueda de una economía humanística de la nube. 8) Tres direcciones futuras posibles; TERCERA PARTE: LA INSOPORTABLE POBREZA DE LO PLANO. 9) Retrópolis. 10) La creatividad digital evita lo plano. 11) Viva la membrana; CUARTA PARTE: SACANDO EL MAYOR PARTIDO DE LOS BITS. 12) Soy un loop inconformista. 13) Una teoría de cómo podría haber evolucionado la semántica; QUINTA PARTE: HUMORES FUTUROS. 14) Por fin en casa (mi romance con la neotenia bachelardiana); Agradecimientos; Notas. Este ensayo examina algunas de las promesas de felicidad supeditadas al desarrollo de la “web 2.0″. Se conoce como “web 2.0″ una versión mejorada de Internet que permite a los individuos producir contenidos en pie de igualdad con los medios tradicionales. Esa es la “cara” del progreso. La “cruz” es que la “web 2.0″ despersonaliza los contenidos hasta reducirlos a masas de palabras “picadas, atomizadas y convertidas en palabras clave de motores de búsqueda”. La agregación de contenidos por la multitud es la base de la “web 2.0″ y se realiza en experiencias como las de modificar una entrada en Wikipedia, dejar un comentario en un blog, enlazar noticias desde tu muro de Facebook,o subir un video a Youtube. El señor Jaron Lanier (Nueva York, 1960) es un ingeniero informático, compositor y artista visual. Pionero de los experimentos sobre la realidad virtual, en los primeros años 80 del pasado siglo XX. Ha trabajado para Microsoft y escribe habitualmente para The New York Times y Wired sobre Sociedad de la Información, Inteligencia Artificial y nuevas fronteras de la investigación con ordenadores. El señor Lanier sostiene que, junto a algunas ventajas para la libertad individual, la “web 2.0″ también ha traído una ideología que apunta hacia un “colectivismo digital” o “maoísmo digital” que trivializa lo verdadero, simplifica la realidad, degrada el conocimiento y envilece las relaciones personales con prácticas propias de la turba como el linchamiento o el acoso de los trolls [usuarios anónimos que dejan comentarios insultantes o atacan la reputación de otros usuarios en blogs, sitios de noticias o perfiles de redes sociales como Facebook, Twitter y Youtube] Lo universal, lo empírico, lo racional, lo creativo, lo bello y lo verdadero, el contexto, la autoría,… son conceptos que han dejado de tener sentido para la nueva ideología colectivista. Lo relevante, ahora, son las tendencias de agregación de la masa, capaz de convertir en trendic topic (tema del momento) cualquier estupidez o de actuar como lo haría una turba en el linchamiento de la reputación de cualquier usuario. ¿Qué clase de libertad es la que postulan los ideólogos de la cultura abierta, la agregación de contenidos y el anonimato en la Red? ¿Qué clase de conocimiento es el que produce la “mente-colmena” nutrida por las ocurrencias, las asambleas, el ingenio o la cooperación wiki de la multitud? ¿Contribuyen las máquinas que nos conectan a la “mente-colmena” a formar una sociedad más atenta a la diferencia individual, más próspera para un mayor número de personas, más pacífica, más entrenada en entender el conocimiento crítico y crearlo mediante el estudio, el talento y el esfuerzo individual? El intento de responder a estas preguntas atraviesa este ensayo y lo inspira. El centro de la reflexión del señor Lanier es lo que advierte como una deshumanización de la revolución digital emprendida, entre otros pioneros, por él mismo a finales de los años 70. En contra de lo que predican muchos ideólogos de la información libre y del “gratis total” en el acceso a los frutos del conocimiento, las máquinas nunca llegarán a entender a las personas. El misterio individual es insondable. El dogma de que toda la realidad, incluidos los seres humanos, es un gran sistema de información que puede ser descrito por las máquinas es una falacia, pero también es la premisa de muchas de las aplicaciones de la web 2.0. Lo que Google, Youtube, Facebook o Twitter hacen con el individuo humano es clasificarlo en un esquema de opciones prefiguradas: “soltero-casado”, “ciudad de residencia”, “fecha de nacimiento”, “hombre-mujer”, “profesión”, “palabras clave de búsqueda” “escaneo de correos electrónicos”,… El individuo y su actividad en la Red es la mercancía de estos grandes agregadores. La función de los programadores es perfeccionar los logaritmos que describen y replican al individuo en la mente-colmena:

“El significado de la vida, desde este punto de vista, consiste en hacer que el sistema digital que llamamos realidad funcione a niveles de descripción cada vez más elevados”. [página 45]
Pero el misterio de la diferencia individual es insondable, y las máquinas nunca llegarán a entenderlo. A cambio de esta carencia, la ideología colectivista ha sido lo bastante eficaz como para que muchas personas se rebajen a actuar como las máquinas esperan de ellas.

“¿Ese buscador sabe realmente lo que queremos, o estamos siguiendo el juego, bajando nuestro nivel de exigencia para que el buscador parezca inteligente? Mientras se espera que el contacto con nuevas tecnologías avanzadas cambie la perspectiva humana, el ejercicio de tratar la inteligencia de las máquinas como si fuera real requiere que las personas reduzcan su conexión de la realidad”.

A veces desbarra. Los creadores (periodistas. vegetales … también las personas. editado sin rastro de autores. Posted by Víctor Rodríguez Gago on dic 09.…). un discapacitado. es preciso que se den las siguientes condiciones: que el conocimiento se despersonalice y prescinda del contexto. El señor Lanier asume que el precio libremente fijado por productores y usuarios es el mejor sistema para conocer el valor real de los contenidos. o el modelo de la “mente-colmena” se acabará imponiendo y puede que la creación de un saber innovador. lo que en realidad ocurre es que los humanos omiten aspectos del tema en cuestión para dejar fuera de consideración aquello a lo que la computadora es ciega”. y así lo reconoce. Si no es posible definir la condición humana. acepta Lanier. un esclavo.0. al tratar de definirlas. no está dentro del “círculo de empatía” del señor Lanier. por ejemplo. ¿por qué nos dolemos de producir algoritmos y robots que desconocen la respuesta? Aparte estos y otros desvaríos y contradicciones. para el señor Lanier. afirma el señor Lanier: “Las personas que graban un vídeo de una broma que adquiere una popularidad momentánea podrían ganar mucho dinero en un solo día. bacterias. y de todo lo que lo hace original. a pesar del sentido común. con un saber lo bastante simple como para ser entendido y clasificado por robots. suministra datos que las máquinas usan para jerarquizar el conocimiento y poner en conexión a usuarios y contenidos. Para que el sistema funcione eficazmente y produzca mucho dinero a los que el autor de este ensayo denomina “señores de la nube”. propone que cada uno trace un “círculo de empatía” y coloque dentro de él todo lo que considera digno de protección: animales. que se adelanta a la objeción de los libertarios a este sistema: o se acepta un mínimo arbitraje externo para que las transacciones de información respeten los derechos de propiedad de los creadores y los derechos de acceso de los consumidores. compositores y cantantes. llano. si cualquier cosa puede o no puede merecerla (un embrión. Cree probable que dentro de veinte o treinta años exista ese “libro único” y se actualice cooperativamente por la “mente-colmena”. “las fronteras de la condición de persona siguen siendo variopintas y borrosas” [página 64]. internet. la autoría. a pesar de las investigaciones sobre el dolor fetal. Hay que señalar que esta idea es muy distinta a la del long tail. y está escrito con un estilo vivaz. el autor de este ensayo deja fuera de su “círculo de empatía” esta forma de humanidad. [página 159] Los derechos y obligaciones del nuevo comercio de la creatividad en la Red tendrían que ser garantizados por un regulador gubernamental. plana. configurar su perfil de Facebook o enviar un correo electrónico a través de Gmail o Hotmail. al “libro único” que los motores de búsqueda acabarán componiendo. El señor Lanier considera la idea del “libro único” como algo más que una fantasía totalitaria. El señor Lanier está en contra de la explotación que empresas como Google hacen del estudio. un judío. Todo el mundo podría ganar dinero en este nuevo orden. el matiz. escritores. [página 58] El centro de este libro es identificar los cambios que las tecnologías más avanzadas de la información están produciendo en la forma de pensar y de vivir de las personas. pero un erudito poco conocido también podría ganar lo mismo a lo largo de los años a medida que su obra fuera citada reiteradamente. Ese “libro único” será considerado como la referencia de todo el saber humano. Su relativismo es el peor golpe a su propio alegato contra la deshumanización de una Red basada en el dictamen de la “mente-colmena”. plantea algunas cuestiones muy pertinentes sobre los cambios que la Red suscita en nuestra forma de pensar y en la calidad de nuestros conocimientos. la segunda condición es la “socialización del conocimiento”: toda creación de la inteligencia humana debe ponerse sin restricciones a disposición de la “mentecolmena” para que ésta la remezcle. el individuo acarrea información a la nube y. la expresión personal y creativa. la incorpore. de un modo análogo a cómo en los regímenes donde no existe la propiedad privada la productividad es cada vez menor. A pesar de todas las evidencias científicas. la triture. como cuando proclama que la tecnología debe estar al servicio de las personas y. Su objetivo es imaginar una “ecología justa” del intercambio de información en la Red.[página 53] “Cada vez que un ordenador es considerado inteligente. a pesar de las ecografías en 3-D. La especie. porque recompensa a los individuos y no a los dueños de la nube”. votar un vídeo. El señor Lanier parece buscar una vía alternativa entre los conservacionistas del viejo orden de los medios de comunicación centralizados y los libertarios del “todo gratis” en Internet. y a usuarios y anuncios publicitarios. habrá amoldado su inteligencia a la de las máquinas. Un embrión humano. La parte propositiva de este ensayo trata sobre alternativas a la cultura del “gratis total” en Internet. mediante decisiones sencillas como enlazar un artículo. sino a la voluntad de cada uno de ordenar su personal “círculo de empatía”. en el que el autor reciba “una pequeña cantidad razonable” cada vez que se accede a un contenido de su propiedad. La dignidad humana no responde a una razón objetiva. épocas. innovador y relevante. la creatividad y el conocimiento de los demás. En el ecosistema de la web 2. Después de todo. original y verdadero sea cada vez más rara al dejar de estar incentivada. al fin. productores de cine…) deben poder cobrar por su trabajo. Libros • Tags: jaron lanier . la profundidad. humorístico y equilibrado entre las ideas abstractas y los ejemplos más cercanos a la experiencia de cualquier lector como usuario de Internet. contextos y de todo lo que hace única a una obra de la inteligencia humana individual. la despiece. 2011 Innovación. según lo que este valga en el mercado. Habrá desaparecido el misterio.Read this post . entonces. El autor propone un sistema de copia única de cada expresión cultural. Detesta el socialismo de la información impuesto por los “señores de la nube” y la degradación de los usuarios a simples porteadores de bits significativos para la gran “mente-colmena”. el libro resulta en general sugestivo.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful