Coyuntura

Informe semanal de Fundación Pensar
12 de julio de 2012 – N°31

Internacional
El impacto en la región
Los acontecimientos recientes en la Eurozona lograron reducir algo la incertidumbre. Casi todas las economías del mundo han sido resentidas por la menor demanda europea pero, contra lo que aduce el gobierno, América Latina no parece estar siendo particularmente golpeada. Aunque Brasil y Argentina serán los más golpeados, nuestro vecino tiene más margen de maniobra y Argentina cae más por causas internas.

Economía
Un diagnóstico equivocado
El gobierno continúa adoptando medidas que confirman que tiene un diagnóstico equivocado sobre la crisis económica argentina. En vez de relajar o eliminar las causas de la crisis (empezando por las restricciones cambiarias y a la importación), el gobierno busca intervenir cada vez más, ahora intentando obligar a los bancos privados a prestar. Negando los errores propios y atribuyendo la crisis a factores externos será difícil evitar la recesión.

La Fundación Pensar, usina de ideas de PRO, elabora propuestas de políticas públicas para construir una Argentina grande y para todos.

Para más información visite la página www.fundacionpensar.org

Piedras 383, piso 9 • Buenos Aires, Argentina •5218-2459 • info@fundacionpensar.org

Política
Independencia
Mientras la principal cuestión política es el conflicto entre el gobierno nacional y el gobernador Scioli, la presidente volvió a convocar a la unidad nacional. Fue en Tucumán, en su discurso por otro aniversario de la Independencia nacional, donde se perdió otra oportunidad para plantear cuestiones profundas como el desarrollo con equidad social y territorial y un Estado con capacidad de proyectar el largo plazo.
Las opiniones contenidas en este documento son responsabilidad exclusiva de los autores y no representan necesariamente la opinión o posición del Pro ni de sus miembros.

Internacional
El impacto en la región

Coyuntura

Informe semanal de Fundación Pensar

Los acontecimientos recientes en la Eurozona (la votación en Grecia y el acuerdo para avanzar en un esquema de mayores estímulos) han logrado reducir algo la incertidumbre. Eso no significa, sin embargo, que no haya aún peligro de que algún país de la Europa periférica (y hasta alguno del grupo central como Finlandia) pueda dejar la moneda común. En el resto del mundo, la cuestión fundamental es cuánto se han resentido las economías como consecuencia de una menor demanda europea. Contra lo que aduce el gobierno, América Latina no parece estar siendo particularmente golpeada. Durante los últimos meses la gran mayoría de Crecimiento economico en Latinoamérica las regiones han ajustado sus proyecciones de variación interanual porcentual 12 crecimiento a la baja, aunque se descarta que 10 los problemas en Europa empujen a otras 8 regiones del mundo a la recesión. América 6 Latina es un ejemplo de ello. El efecto de una 4 menor demanda europea (Europa concentra el 2 15,4% de las exportaciones totales de la 0 región) y más tensión financiera producirían 2004 2005 2006 2007 2008 2009 2010 2011 2012 2013 -2 una desaceleración en los ritmos de -4 Argentina Brasil Chile crecimiento en 2012 y en 2013. Sin embargo, -6 Colombia México Perú -8 el contagio no ha sido uniforme en todos los Fuente: FMI y estimaciones propias países. Brasil y Argentina son los que más han desacelerado su crecimiento en los últimos meses: en mayo de 2012 (contra mayo de 2011) la actividad industrial de Brasil cayó 5,7% y la argentina 4,8%; además, se proyecta una contracción del PBI para el segundo trimestre. Los demás países de la región seguirán creciendo, aunque a un ritmo marginalmente menor (ver gráfico). Argentina y Brasil caen, pero la razón no es la misma. En Brasil la recesión europea afecta mucho más, ya que allí destina un mayor porcentaje de sus exportaciones (23,7% de sus exportaciones totales contra 16,7% en el caso argentino.) En Argentina afectan además la menor demanda de su mayor socio comercial, Brasil, y una serie de medidas aplicadas por el gobierno que han tenido un fuerte efecto negativo sobre el nivel de actividad (ver Una crisis con causas propias). La otra gran diferencia es la posibilidad que tienen los gobiernos de aplicar de manera efectiva políticas contracíclicas. Con la desaceleración económica la inflación en Brasil ha descendido notablemente, permitiendo mayores estímulos monetarios y correcciones en el tipo de cambio, mientras que en Argentina la alta inflación y la menor demanda de moneda local dificultan tanto correcciones en el tipo de cambio como expansiones monetarias. Lo mismo sucede con la política fiscal: entre 2010 y 2011 el gobierno brasilero llevó adelante un plan de austeridad recomponiendo el ahorro perdido como consecuencia de los estímulos de 2009; en Argentina no se hizo lo mismo y a partir de 2009 las cuentas públicas presentan déficit. En definitiva, mientras en Brasil el margen de acción del gobierno es bastante amplio en Argentina ha quedado bastante reducido.

Economía
Un diagnóstico equivocado

Coyuntura
Informe semanal de Fundación Pensar

Como mencionábamos en la edición anterior de este informe, la dificultad de la actual situación económica argentina no se debe tanto a la magnitud del escenario recesivo sino a dos causas atribuibles a la política del gobierno: el escaso margen para financiar políticas contracíclicas y un diagnóstico errado sobre las causas de la crisis. Es este diagnóstico equivocado lo que explica la decisión del gobierno de obligar a los bancos a aumentar los préstamos para la inversión. Efectivamente, el gobierno intenta obligar a los bancos privados a prestar con fines de inversión a tasas cercanas al 15% y a tres años de plazo el equivalente a 5% de sus carteras de depósitos (unos $17.000 millones). Lo que esta medida (o castigo al sector) parece desconocer es que ha sido la propia política económica oficial la que estimuló continuamente el consumo, desconociendo hasta sus efectos inflacionarios. Esta es una de las causas del crecimiento de la cartera de créditos al consumo en el total de préstamos otorgados desde 17% en 2003 hasta 41% en 2012.
Préstamos internos, 2010. como % del PBI

180 160 140 120 100 80 60 40 20 0

166

86
57 43 42

25

24

19

15

Fuente: Banco Mundial.

Las otras causas son el contexto inflacionario y la incertidumbre en las reglas de juego (YPF es el caso más reciente); ellas acortan el horizonte de planeamiento y complican la valuación de las operaciones. Así se hace imposible fijar tasas de interés que cubran los costos del dinero y que puedan ser repagadas por el inversor. Las tasas muy bajas dificultan lo primero y las elevadas lo segundo. No sorprende que Argentina y Venezuela sean los países de la región con menor crédito interno en relación al PBI: ambos países tienen alta inflación e incertidumbre. (La contracara son Brasil y Chile). El objetivo de incentivar la inversión es loable, pero la inversión no se genera por la fuerza. La intención de generar compulsivamente el crédito no reduce la incertidumbre: en primer lugar, porque no hace nada sobre lo que provocó la drástica caída en la inversión (las trabas a las importaciones y al dólar y la incertidumbre reinante); por ejemplo, un empresario no sabe si, de obtener el crédito, podría importar insumos o bienes de capital para su empresa; en segundo lugar, porque busca obligar a un sector a operar a pérdida, lo que no es buena señal para ningún inversor. En definitiva, las dos medidas que generaron la caída de la inversión siguen allí y no hay indicios de que se vayan a revertir en el corto plazo, y la nueva medida sólo genera más sensación de que el gobierno puede intervenir en cualquier negocio privado. La medida confirma, así, que el gobierno sigue con un diagnóstico equivocado, atribuyendo la crisis a causas externas (ver sección Política) y sin reconocer errores. Así será difícil que el país no entre en recesión y que la salida sea rápida.

Política
Independencia

Coyuntura
Informe semanal de Fundación Pensar

El lunes pasado Argentina volvió a festejar su Independencia y la presidente Cristina Fernández de Kirchner dio un discurso desde la cuna de aquel hito histórico, la ciudad de Tucumán. El discurso y la ocasión llaman a reflexionar sobre la independencia, sobre el orden federal y sobre las políticas de desarrollo sostenible. En el discurso la presidente volvió a hacer referencia a las condiciones económicas internacionales como supuesta causa de la desaceleración de la economía local. Como mencionamos en la edición pasada de este informe, no hay sustento para tal apreciación: el mundo sigue creciendo y todos los posibles canales de transmisión de la crisis a la Argentina no parecen estar operando aún. De hecho, durante la última semana el precio de la principal commodity que exporta Argentina, la soja, superó la barrera de los 600 dólares por tonelada y el resto de la región continúa creciendo (ver sección Internacional).

El conflicto con el gobernador Daniel Scioli no fue obstáculo para que en su discurso la presidente convocara, una vez más, a la unidad nacional.

Además, mientras la presidente dio a entender que desde el gobierno están “todos los días imaginando políticas” contracíclicas, el país se encuentra con serias limitaciones para llevar a cabo políticas activas. Efectivamente, el superávit se ha evaporado dificultando un estímulo fiscal y la inflación de 25% dificulta aplicar políticas monetarias expansivas. En este sentido, el plan de créditos anunciado por el gobierno es una política voluntarista que difícilmente dé resultados en el corto plazo (ver sección Economía). En esa misma línea, la presidente dijo que hace falta “que nuestros empresarios inviertan para poder seguir con la rueda del crecimiento”, sin darse cuenta de que muchas de las políticas de su gobierno no hacen sino ahuyentar inversores. Más allá de una aparición conjunta en una nueva cadena nacional, la principal cuestión política de estos días es el conflicto que enfrenta al gobierno nacional con el gobernador bonaerense Daniel Scioli. Eso no fue obstáculo para que en su discurso la presidente convocara, una vez más, a la unidad nacional; dijo que se trata de una “necesidad imperiosa” y que lo importante es “ponerse de acuerdo sobre las banderas fundamentales”. La presidente habla de unidad nacional el día de la Independencia, pero el gobierno nacional somete a las provincias argentinas a través del abuso de las reglas del federalismo fiscal. En este sentido, el Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Mauricio Macri, aprovechó el 9 de Julio para abogar por un fin a la “confrontación” y sostuvo que “la coparticipación es un debate que nos debemos los argentinos”. A cuatro años del bicentenario de la independencia, el país se encuentra en una situación mucho peor que en la del bicentenario del primer gobierno patrio y siguen pendientes muchas de las promesas de 1816; entre otras, la de una verdadera unidad nacional, desde la diversidad; el desarrollo con equidad social y territorial y un Estado con capacidad de proyectar el largo plazo.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful