1

“In forma dunque di candida rosa Mi si mostrava la milizia santa, Che nel suo sangue Cristo fece sposa” Dante Alighieri

EXORDIO

Una tarde de esas, abrí los ojos y me di cuenta que me encontraba uniformado. Zapatos negros bien lustrados, pantalón impecable con su correspondiente vira azul, cinturón negro de no recuerdo que marca, correaje tipo militar, esposas y el 357 Magnum en la cintura, reluciente, orgulloso. La camisa, arrogante se mostraba a las últimas lumbres de aquel día, dos líneas paralelas milimétricamente ascendían desde la cadera hasta los bolsillos, allí se tomaban una pausa y continuaban luego hasta los trapecios. La corbata se ponía difícil allí donde se hacia el nudo, que queda al lado del otro nudo de la otra garganta. La gorra no, la gorra estaba dentro del móvil, porque siempre aseveré que al espejo le gustaba verme mejor bien peinado que con gorra. Abrí los ojos y me di cuenta que estaba en “la Policía”. Por un instante quise recordar algo de mi infancia tal vez, los primeros pasos, la escuela, el liceo, los compañeros, las primeras novias, el cigarrillo fumado a escondidas de mi madre, la cara desagradable al sentir los taninos del primer vaso de vino que por curiosidad probaba a espaldas de mi tío que en un descuido había salido hasta la vereda a ver no se que cosa.

Recordé por un instante, y por un instante desperté, en aquel instante en donde se produce el crepúsculo; allí donde el orto lanza su última carcajada y su primer bostezo, y miré mis manos y sentí un dejo de tristeza, mire a mi compañero, con los ojos perdidos en el horizonte, con la mirada aún mas allá de todo lo conocido, creo que con la mirada hacia dentro; y también sentí tristeza, esa tristeza que nadie nota en los ojos de un Policía.

2

Y como podré hablar de esa tristeza si no hablo de mi mismo. Acaso, hoy en día, quien mas que un policía puede conocer lo que es tomar un mate y fumar un cigarrillo frente a la tristeza, a la soledad, caminar algunas cuadras en silencio con la rabia, acostarse con la pena y a las dos horas vestirse con el traje de la Muerte. Muerte que no es para otro, sino que es muerte para sí mismo. Si nacer es comenzar a morir, sin lugar a dudas que ponerse ese uniforme es como ponerse un “acta” de defunción en el lomo. Una boleta en el dedo gordo del pie acompañada de un recibo de sueldo. Pero esto es lo de menos, porque si hay para contar, es de lo de más. De la pesada cruz que llevan cada uno de esos hombres que “llevan” ese uniforme. Pero antes de comenzar sea lo que sea esto que estoy comenzando, dejo en claro que no es bajo ninguna circunstancia, un apólogo del Policía, ni algún tipo de reivindicación sindical, tampoco es una vendetta contra persona alguna, simplemente es una perspectiva. Una más de las tantas, una…que se anima a hablar.

Marzo 4 del 2008. Ya hace algo así como dos años que vengo trabajando 6 horas de Lunes a Viernes…Sábados o Domingos son 8 horas, pero no me quejo. Luego de haber pasado algunos años adentro del uniforme, levantándome a las 0400 de la mañana para tomarme el ómnibus 0420 en Rafael y Venecia, bajarme en Luis Alberto y San Martín – si me despertaba- y de ahí un 181 al “Paso” para llegar 0530 a la presentación del Turno para salir a la calle, para retornar a casa a las 0030. Pero estoy tan saturado de tanta inmundicia y mediocridad en la Policía que ye me tienen harto….el Oficial que ordena sin saber por que ordena y el subalterno acatando sin saber porque acata…el otro Oficial que dice que toalla lleva hache (h)…y mi diccionario que se quiere hacer el haraquiri…un sindicato que quiere, pretende pero no puede, muchas voces hablando desde las sombras…desconformes…mal comidos, mal dormidos, con el automático encendido, haciendo y repitiendo lo mismo…y yo que de vez en cuando pretendo hablarle a algún otro que se sienta a descansar al lado de la silla de mi escritorio, hasta que me doy cuenta que por mas que hablo no me escuchan, no me entienden, ni me perciben…porque el cansancio hizo lo mejor, porque la rutina hizo algún resto y porque aunque todo está mal, los ojos no quieren ver y los rostros miran para atrás.

Dijo Shakespeare que “Morir es dormir…y tal vez soñar”, y sin lugar a dudas vivir es soñar de todas formas, porque no he conocido el hombre despierto, o el Superhombre de Nietzsche. Por eso desde aquí en más trataré sencillamente de describir

3

la paradoja del Policía. Paradoja que tiene origen en su vida misma. Hay que destruir para ser creador dijo Zaratustra, y por eso hay que vivirlo para contarlo, y luego, saber contarlo, sin agregarle un punto y una coma mas de lo vivido, o de lo soñado. La cuestión

“Ser o no ser” (¿Policía, Maestro o Médico habrá pensado Hamlet?)Esa es la cuestión; y yo no puedo bajo ninguna circunstancia aseverar que yo quise ser Policía. Pero tal vez, por divinas razones desconocidas, tal vez por la mano del tallador Cortaziano inconcebible, la vida así lo quiso, o habrá sido el tan mentado destino. Pero lo cierto es que me equivoqué, y ese error propio de cualquier “ser humano”, que es igual a “ser idiota”, me llevó por los caminos de la vida, y luego por los caminos de la noche y casi me lleva a que me transformara en un vampiro (sin alusiones a Baudelaire y Lautreamont). Hasta que abdiqué todas mis esperanzas de sacarme un 5 de Oro (que nunca jugaba) y le dije finalmente a mi viejo que iba a llenar los formularios para ingresar en “la Policía”, y así fue. En un par de meses ya había llenado todas las solicitudes y había pasado con éxito todas las pruebas físicas, sicológicas y “culturales”. Luego el llamado y el día de la presentación en la escuela de Policía Departamental.

Ocho de la mañana, bien vestidito, como un gentleman Uruguayo, allí al lado de todos los que habíamos pasado las pruebas, y los que no las pasaron…también. Recuerdo a un petisito que de entrada no había llegado a la altura mínima permitida. Luego a otro que un poco más y en el dibujo que le pidió la sicóloga, casi hace ruborizar a Maximiliano Robespierre; y algún otro que no alcanzaba a correr los cien metros en tres meses, pero no importaba, porque como dice la Constitución “todos somos iguales…”. Pero sinceramente no me voy a extender en lo que fueron seis mese ciertamente fatídicos, pero que si me ayudaron, al igual que el régimen impuesto por el Comisario Sánchez Paleo, a ir haciendo boca con lo que nos esperaba fuera. No precisamente porque Montevideo fuera salvaje -que ciertamente lo es- sino porque el régimen es salvaje, porque la Ley es salvaje, porque la Ley Orgánica Policial aun mas y el Reglamento General de Disciplina…pero si, es cierto, el himno lo dice…”sabremos cumplir”. 4

“As I was walking among the fires of hell, delighted with the enjoyments of Genius, wich to Angels look like torments and insanity, I collect some their Proverbs…” William Blake

……

Así fue como fui a parar al Cuerpo de Radio Patrulla. Allí terminé y comencé. Como todo Policía nuevo que llega, comencé saliendo a la calle en un móvil con otro Policía que era sin lugar a dudas experiente. Aunque con el pasar del tiempo y de algunos años, me di cuenta que “años” no es sinónimo de experiencia y aprendizaje, y que muchos son los que no aprenden dada de esta profesión que da tanta oportunidades da aprender; y de ser; de ser abogado, escribano, médico, boxeador, maestro, niñero, partero y tantas cosas mas. Aunque también muchos fueron las veces en que pensé en las fortunas que hubieran dado muchos filósofos para estar en este lado de la vida, que es tan cruel e injusta. Por eso, porque es la vida misma, sin telenovelas, donde casi todos los finales son tristes, donde los protagonistas tienen vidas comunes, rutinarias, a contra reloj, con maratónicas jornadas de 18 horas, sin descansos, sin vacaciones, sin prácticamente nada. Pero tuve suerte, o tuve algún númen encargado de cuidarme las espaldas. Porque siempre ligué buenos compañeros. El primero de todos Luisito M. Gordito de cara redonda, fumaba como desesperado, y por mucho tiempo me agarré sus manías: será también que cuando uno es nuevito no sabe que hacer y busca un punto de referencia. Entonces es cuestión de liga, si señor, porque si te toca a good cop, es buen ejemplo, pero si te toca a bad cop, lo más probable es que ligues el módulo uno del Com.Pen.

5

Hasta ahora sigo tratando de entender porqué cada vez que una persona extraña se adentra en un grupo, la mayoría de sus componentes intentan hacerle pagar el derecho de piso. Por ejemplo, si no fueran tan civilizados, estoy seguro que en la policía cada vez que un policía nuevo sale de la escuela e ingresa en una seccional o en cualquier dependencia, lo sentarían en el piso y harían fila para mearlo, o para ponerle un sello personal…como queriendo demostrar que ellos estuvieron antes, como si este nuevo integrante hiciera tambalear el piso y el puesto de alguien. Desde que tengo uso de razón intento observar las conductas, y hasta me di cuenta que en ciertas circunstancias llegué a hacer lo mismo, cada vez que alguien nuevo se acercaba, yo sacaba de la galera algún viejo tema de procedimientos pasados para marcarle indirectamente que yo tengo mas derechos en todo porque yo estoy desde antes,…y prueba de eso es que “la derecha es un grado y el de la izquierda un sapo”.

Una de tantas…

Pero de pronto llega a mi memoria aquella mañana, fresca, clara, tranquila. Recuerdo que libábamos algunos mates con mi compañero como de costumbre, entreverado con algún bizcocho comprado porque nunca me gustó el mangueo. Y mirábamos tranquilamente al tránsito que despertaba de la Avenida Gral. Flores. El humo del cigarrillo bailaba alegre en el viento mientras yo hacia “placa” en el equipo de radio para verificar que estuviera prendida. Aquel día habíamos salido de la Base a las 530 y desde ese momento, la radio estuvo dormida. Claro, hasta que despertó. Móvil ocho…veinti…cinco.

Hasta el veinti crucé los dedos para que no nos llamaran. La verdad que la mañana estaba acogedora y realmente daba un poco de pereza el ponerse en acción en seguida,…nos desperezamos de ese letargo que nos encontrábamos, y contesté la radio. Móvil ocho-veinticinco, adelante, comunique… Ok, móvil, diríjase a la zona del estadio Las Acacias, allí se le apersonará una femenina con un menor aparentemente con problemas respiratorios. Recibido… se procede. 6

Mi compañero, el chofer del móvil, encendió el coche y nos dirigimos al lugar, yo mientras tanto iba escribiendo y poniendo al tanto la planilla de calle, en el mismo instante iba pensando, en silencio, tal vez al igual que Pablito -mi compañero- con qué situación nos encontraríamos.

Luego de todo, el parte Policial dijo:

Por comunicación de la Mesa central de Operaciones, se procedió al lugar donde se entrevisto a fulanito, quien expresó que menganita se encontraba con su neonato de algunos días quien ya hacia varios minutos se encontraba sin respiración. De todas formas se procedió al Centro asistencial Filtro donde recibió la facultativa de guardia quien siendo la hora señalada constató el fallecimiento del mismo.

Pero sin lugar a dudas, allí donde dije, quise decir, más allá de todas las frases predeterminadas por una norma, y por el Decreto 500/91 que indica que los funcionarios públicos debemos escribir objetivamente una actuación; allí donde dije, en verdad quise decir:

Que siendo la bendita hora en que nos enviaron, cuando nos encontrábamos a pocos metros, pudimos percatarnos que un hombre sacudía desesperadamente los brazos. ¡Era allí!, sin lugar a dudas, y allí fue! Una mujer, en una casa que entraba completa en quince metros cuadrados esperaba la ayuda de Dios y de los Ángeles. Pero alguien se olvidó de decirle que el pobre Dios se había tomado vacaciones justo ese día, o que Vallejo ya se había enojado con él y que Borges lo había reiterado, y que los Ángeles no habían despertado, por eso ahí estábamos nosotros, atrás de ese uniforme, llegando y viendo un cuerpito tirado en una camita, mientras su madre lloraba desconsolada, con los brazos abiertos, las palmas mirando hacia arriba, esperando el divino abrazo que nunca llegó. Porque lo único que llegó fue una de mis dos manos que la agarraron del hombro y la subieron el móvil, mientras mi compañero tomaba el pequeño en sus brazos, cerramos la puerta, el me lo pasó, encendió las luces, la sirena y comenzó la carrera. Carrera contra El (que nunca llegará a ser Ella), carrera contra el tiempo y porque no, contra ese pobre viejo maricón que se esconde bajo el velo y el nombre de Destino.

7

Mis gritos resonaron en toda la Jefatura, en toda la Mesa de radio, y simplemente recuerdo a otro móvil que me esperaba mas adelante, para abrirme paso por Gral Flores. Mientras tanto, los llantos de aquella mujer en la parte trasera del patrullero contagiaban el preludio de dos lágrimas que me brotaron en el instante en que le realizaba la respiración boca a boca a ese cuerpito, esos ojitos que tanto desee que se abrieran, esa boquita entreabierta que desee que rieran o lloraran, y recuerdo que entre luces, sirenas, llantos ajenos, ganas del propio, tuve un momento de fe, y fue cuando cerré los ojos y pedí a quien estuviera, que a ese pobre niño mirara…pero después de eso, abrí los ojos, y mientras los abría, en ese segundo, creí que iba a tener los ojos abiertos, y allí continuaba el llanto, las sirenas, el Hospital Filtro que se acercaba empañado de lágrimas y un dolor en la garganta, una puerta de un patrullero que se habría en marcha, y alguien desde dentro del Hospital logró divisar un Policía que se tiraba con un bebé en brazos, parecía llorando, sus brazos apretaban algo contra su pecho y de su corazón salían a los costados dos bracitos inertes. Y en el pasillo pasaba una luz azul hacia uno de los boxes, mientras otra luz, de color blanco lo aguardaba con las alas abiertas… …estuve largo rato en silencio, observando el piso, mientras varios de mis compañeros ver mis lágrimas se acercaron (Pimentel, el Pepe Sacías, Don José Velozo) y me regalaron un abrazo, y en mis lágrimas comprendieron todo, por un instante, lo comprendieron, saborearon la epifanía, aunque a la cuadra lo hubieran olvidado.

8

U.D.F. (Unidad de Distrés Funcional) Fue después del 21 de Marzo del año 2005. Fue después de aquella mañana del 21 de Marzo, en el Abitab de Melington González y Bilbao. Ahí donde pasó aquello….sí….fue después de eso que estuve en la Unidad de Distrés Funcional. Recuerdo que la doctora, con un gesto algo raro como preguntando y mirando con algo de pena me dijo – yo entiendo que usted se sienta decepcionado por sus Jefes, que no se haya sentido apoyado…aún mas cuando estuvo en juego su vida y la de su compañero. Yo creo que usted tendría que descansar unos días…pero tendría que sacarle el arma-. Y fue ahí donde entendí por algunos instante el porque de tantas cagadas en la Policía, con los Policías. Porque la vieja y querida (necesidad) en el 99 % de los casos similares, hubiera coaccionado a que el funcionario, sabiendo que sin arma no puede realizar servicio por Art. 222 –lo que representaría la pérdida de mas de la mitad de lo que gana mensualmente- hubiera optado por continuar realizando sus servicios, acumulando bronca y tal vez, porque no, haber terminado como culminaron lamentablemente los sucesos de aquel nefasto día del año 2001 en la Base de la Policía Montada, cercana al Geant. Cuando aquel excelente Policía (quien mejor que sus compañeros para aseverarlo) entró en una de las oficinas de guardia, y baleó a unos cinco Policías, la mayoría Oficiales….pero de eso ya nadie se acuerda, ni de su familia, ni del ¿porqué? de aquel suceso…como también se olvidó para siempre la Oficina de Sumarios de la Jefatura de Policía de Montevideo de continuar investigando como fue que aquel 21 de Marzo en menos de 50 metros desaparecieron a lo Merlín $ 180.000 que eran pertenecientes al Abitab…sigo coincidiendo día a día con Galeano…que seguimos con ese mal que ahora no me acuerdo….ah…sí…que seguimos olvidando.

“El Policía no duerme; el Policía no llora; el Policía no tiene frío, ni calor; el Policía no tiene hambre – nos dijeron a cada uno de nosotros que entramos en la Escuela de Policía Departamental – el Policía no se enferma”, y yo digo presénteme a un Policía, démosle un Nobel o algo pero ¡ya!. Aunque lo cierto es que si algo aprendí, es que el Policía, no tiene…plata; ni un cobre, ni hablemos del divino metal. Lo cierto es que el Policía no tiene…material.

Aquella noche, decidí que salir a dar unas vueltas por el centro tal vez sería la mejor medicina para borrarme aquella carita de los ojos, o de la mente, o de donde sea, pero intentar borrarla, porque todavía sentía aquel cuerpito en mis manos. Recuerdo que el frío se hacía respetar, dejando ver las narices rojas, muchas manos con guantes, bufandas…casi todas grises y negras, ya que generalmente son de ese color las 9

bufandas, solo basta salir a la calle y percatarse. Recordé que había faltado aquella mañana a una de las reglas del Policía, había llorado. Observé por un momento los rostros de aquellos que habían decidido o no, circular por las mismas calles que yo, y verme en sus caras en aquella noche. Recuerdo que mientras miraba las caras me imaginaba que cada uno de ellos en sus espaldas tenia un mundo de problemas, que a nadie le importaría si yo me sentara a su lado y le comentara de lo que había vivido por la mañana. Indudablemente, con mucha suerte, encontraría a alguien que con cierto grado de educación observaría el reloj y repentinamente saldría corriendo para una cita. Pero simplemente lo pensé, es decir, se me ocurrió en aquel momento. Por otro lado, pensé que los soldados en las guerras la pasaban peor que nosotros, pero sobre eso pensé poco tiempo, porque a mi tampoco me importa mucho mas de tres minutos lo que pase en la guerra. De todas maneras me di el gusto de sentarme en la Plaza Fabini, encender un nuevo cigarrillo y meditar veinte segundos en que ese cilindrito me estaba quitando de a poco la vida, hasta que un sagaz pensamiento, fundamentando y argumentando sofistamente a favor del cigarro, y contando con mi aprobación, cerró el dilema, dejándome continuar en otros extraños pensamientos. Pensar en donde estaría Dios de vacaciones, imaginarme a un viejo ridículo de bermudas, con las piernas blancas al mejor estilo cartulina, rodeados de pendejos rubios de ojos celestes (porque dicen los Olimareños que no hay Angelitos negros, pero antes lo aseveró Miguel Ángel en sus pinturas y así sus antecesores); luego me permití, con las volutas de humo dibujándome ideas, que todo, simplemente todo esto, era una ilusión, rememorando a Buda; me quise convencer, cerré mis ojos y me lo repetí varias veces, hasta que las brasas del cigarrillo consumido en mis dedos me hicieron recordar con un dolor espantoso que me dejara de hacer pelotudeces. Una sonrisa burlona, sacada de los trasmundos de esa oscuridad desconocida, que se burla del rigor adamantino de Borges, del jugador y de lo apostado.

10

El Templo

Al día en que las letras caen a este papel, la actual Ley Orgánica Policial, nos dice que cada uno de los funcionarios públicos “son Policías las veinticuatro horas del día”; claro, que alguien se olvidó de dejar bien en claro en ese papelito, que se cobra como una por día…y día hábil todavía. Y dejemos de lado por favor las máximas y opúsculos idealistas, y dejemos de enarbolar a los demás con aforismos sustraídos vilmente de los grande y pequeños muertos, y siendo sinceros (cualidad poco común hoy en día en el ser humano) digamos que lo económico, mas que lo elemental, es realmente primordial. Fundamento esto, y a expensas que aprovechadores digan que soy socialista; en los estudios del amigo “Carlitos Marx”, quien expone (según mi profesora de Sociología) que toda la historia de la humanidad ha girado siempre en torno de lo económico. Recordemos que lo que llevó al pueblo de la Revolución Francesa al proceso revolucionario (y dije al pueblo) fue la falta de recursos económicos, falta de dinero para su sustento, ¿o porque guillotinaron al hombre que dijo que todo se transforma? Humberto Eco asegura que la traición de los católicos a la orden del temple y el saqueo de sus castillos no fue por el mítico Santo Grial, sino por dinero “Money, Money, Money”. Y el mas que amigo, casi un padre, Lord Ponsonby en sus cartas deja más que claro que la República Oriental del Uruguay se formó para no permitir que la joven Argentina tuvieras “las llaves del Plata” y o que Brasil siendo otro país tan poderoso, fuese juez de esa entrada a la región.

Ahy Economía, si fueran otras las manos que te manejaran bien podrías ser la auténtica madre del mundo. Pero “lo que es…es y lo demás no puede ser” o algo parecido dijo el griego Parménides, y Aristóteles dijo que “no puede existir nada mas allá del ser humano” (o tal vez lo dijo otro, pero como siempre…que vayan a buscar si lo dijo y por otro lado, quien sabe si realmente lo dijo o no).

Desde tiempos inmemoriales se han erigido templos a la largo y ancho de este tan maltratado planeta tierra, y éstos, como representación exotérica del templo 11

verdadero del hombre, ha sido tomado también como analogía para ejemplarizar diferentes situaciones y o cosas abstractas que sin el uso propios de la alegoría o las figuras, seria sin lugar a dudas casi imposible de explicar. Esto viene a que un día se me ocurrió en una tertulia con algunos conocidos, para que realmente se dieran cuanta de lo que pensaba mi cabeza en lo que respecta a nuestro queridísimo país, el poner el ejemplo de los tan queridísimos y nunca tan bien ponderados templos. El Uruguay – dije – me lo imagino como un templo, asentado en excelentes tierras, ve levantarse tres enhiestas columnas fundamentales, que servirán de sustento a esa cúpula magnífica que debería de ser la sociedad misma uruguaya, pero…¿Cuáles son esas columnas?...pues bien, en mi humilde y precario entender, una de ellas es la Salud, otra es la Educación y por último y no menos importante, la Seguridad. Obsérvese que paradójicamente son las tres ramas que se encuentran mas hundidas en este momento. Recuerdo con agrado que un poco más y me tiran al agua por estar hablando bolazos, ya que como es de imaginarse, casi nadie se sintió identificado con ninguna de las tres ramas, pero nadie refutó lo que yo había dicho y nadie se animó a sacar ninguna de esas columnitas, tal vez por temor a que se les cayera la estantería. Pero a que viene esto. Las pobres columnitas se encuentran bien flaquitas, y no es por hacer huelga de hambre, sino por apretar el cinturón como Simbad el Marino y hacer malabares para llegar a fin de mes. ¡Que Celtas, Druidas ni magos Persas! Debemos ser el país con más mujeres y hombres magos de todo el mundo, genios de la economía, sin haber pasado por la facultad, ni los antiguos alquimistas con su piedra filosofal podrían llegar a fin de mes con lo que gana un maestro, mi prima Luisa que es doctora, y un amigo enfermero. Esa es también la gente encargada de cuidar la salud del pueblo, y esa también es la gente que se encuentra encargada de la educación de los niños del Uruguay, y ni que hablar de los encargados de salvaguardar la vida y la propiedad privada. Ya escribiera Galeano, “los Policías cuidan las zonas residenciales donde ellos nunca podrán vivir, y combaten a sus vecinos”. Por Dios, ¡que realidad y que tan poco ha sido escuchado ese comentario! De 100 policías 95 viven en zonas marginadas o zonas periféricas a las marginadas, 4 viven a menos de pocos kilómetros de las mismas, y 1 es algún hombre perdido -en camino de extinción- y que sin lugar a dudas lo estarán estudiando en algún

12

laboratorio, o estará siendo mirado de reojo y con recelo por vivir en Pocitos o Carrasco. Como dijera Goethe en su fausto “con frecuencia, no aparece la obra en su forma cabal…” y que verdad que ha salido del mundo de las verdades arquetípicas. ¿Cuantas personas cuando ven el uniforme que camina se imagina que allí adentro habita una persona? y que detrás de ese uniforme se encuentra una familia, una esposa y uno o varios hijos, que con el pasar del tiempo se van volviendo extraños para el hombre que duerme dentro de ese uniforme. Son pocos y realmente muy pocos, los Policías que cumplen jornadas de 8 horas diarias, ya que el sueldo no alcanza al de un barrendero de la Intendencia Municipal de Montevideo. Por lo que se ven obligados a realizar el famosísimo servicio por art. 222. Servicio éste que no aporta al día de la fecha para la jubilación y servicio que como mínimo y en la mayoría de los casos consume unas nuevas 8 horas al funcionario (pero al que sí le efectúan descuento del IRPF). Por eso, me mueve ciertamente a risa cuando el gobierno del pueblo, rinde cuentas al mismo, y se vanaglorian haciendo tremolar la bandera de su mentiroso socialismo, cuando los mismos funcionarios del estado se encuentran trabajando más horas que en los tiempos de la Revolución Industrial. “El Gobierno a quebrado al Partido” dijo el Pepe Mujica. Sin olvidarnos que desde que se llegó a las últimas convenciones allá por el mil ochocientos setenta y pico en lo que refiere el meridiano de Greenwich (y desde antes también) el día se enmarca en 24 horas justas, ni un minuto mas ni un minuto menos, y si usted suma ocho más ocho sin lugar a dudas la cuenta le da lo mismo que a mi, y si a eso le suma unas dos horitas como mínimo en viajes, nos sigue dándolo mismo y entonces nos preguntamos, ¿todos los días se dan estas maratones inhumanas que son capaces de envejecer diez años un físico que recién cumple los treinta?, y la respuesta es ¡si!. ¿Cuantos son los niños, que se han criado viendo a su padres o madres policías durmiendo y viéndoles las espaldas cuando se retiraban a su trabajo?, y tantos otros que nunca tuvieron durante años una figura paterna o materna que los acompañara en su crecimiento. Pero de todo esto, por más que la he repasado mil veces, no habla la Ley Orgánica Policial. Solamente el Reglamento General de Disciplina indica las maneras de graduar las sanciones a los funcionarios. Privándolos impunemente en pleno siglo XXI de su libertad ambulatoria, solo porque un berborrágico ser portador de unas pirámides heréticas en sus hombros, se levantó con los cuernos revirados y se lo ocurrió que hoy iba a sancionar a sus subalternos. Claro, que la sanción se puede reclamar, pero

13

fíjese usted que ¡después de cumplida!, luego de haber pasado hasta 20 días metido en un calabozo por ejemplo, se puede reclamar la sanción.

Usted ingresa en la Escuela de Policía Departamental. De dónde saldrá con un diploma que asevera que usted es Policía, ésto a los 3 o 4 meses según el Comisario de turno. A continuación a usted se le enseñará Instrucción Policial, o sea, pararse firme, hacer derecha e izquierda, formar y romper filas, mucho paso redoblado y muchos artículos inútiles. Muchos de verdad. Como si el policía a parte de reconocer un delito lo tuviera que tipificar como si fuera un Juez. Además se le enseñará a realizar el saludo Policial correctamente, sin importar el origen del mismo. Pero a usted no se le enseñará el Decreto 500 del año 1991, o su modificación del año 2007. Decreto que dicta normas de actuación dentro de la Administración Pública; allí donde figura como debe actuar administrativamente para con los solicitantes (ciudadanos y demás). ¿Pero para qué enseñarle?. Un interesante artículo del diario El País del mes de Febrero hacía notar que habían 500 vacantes para ingresos en la Policía y no se acercaban ni las pulgas. ¿Por qué? Porque se estaba prefiriendo el ramo de la construcción, donde la paga era mejor. ¿Qué bueno no? Cada vez que nos reintegrábamos de las licencias con el Cabo Albernaz y veíamos que cada día todo iba en retroceso nos mirábamos y decíamos: “Que bueno saber que el mundo deviene, como dijo Heráclito no?, pobrecito, que no conoció la Policía Nacional”.

Claro que las cuentas que se le generó a su familia por ese tiempo transcurrido se las reclamaremos a magoya. Esta, es la Policía del Uruguay…mmm….no en realidad no, esto es solo un ínfimo esbozo de lo que es la Seguridad del Uruguay, una de las mayores mentiras creadas y sostenidas por la impunidad y la corrupción de este bendito País. País sobre el cual el hoy senador Washington Abdala se refería en un libro escrito en su juventud que se titula “Corrupción en Uruguay”, como el “país en donde no se pueden dar las condicionantes para este tipo de corrupción”. Pero claro, perdonado está por no ser ni Hitchcock ni Poe ni un Sartre en sus peores – que eran mejoresmomentos. Cuanta mentira, pero como dijo también Charly Garcia “mejor no hablar de ciertas cosas”.

14

Una nueva acepción

Recuerdo cuantas veces nombré a Sun Tsu, en reuniones y mateadas con pequeños grupos de trabajo, causándome por un lado algo de desilusión y por otro sorpresa, el que casi nadie sabía de lo que estaba hablando. En otras oportunidades, noté en otros círculos, pero siempre policiales, donde se encontraban los risibles “superiores” que tampoco se enteraron quien fue este noble señor. Sun Tsu, cuyo nombre ya representa su exordio y presentación, fue el General Chino que dejó como legado un conjunto de notas que otro buen señor recopilo un día, y luego de algunos siglos comenzó a circular impreso, gracias al amigo Gutemberg en el ya conocido El Arte de la Guerra. Libro éste del cual se habla mucho, pero son pocos los que han llegado a comprender la totalidad de lo que el estratega del Tao quiso exponer allí (no me incluyo). Pero como no es este el tema central sobre el cual me explayo simplemente voy a hacer una referencia a uno de los gratos consejos del amigo Sun Tsu. Precisamente a “si el ejército enemigo se encuentra unido, sepáralo”. De aquí el divide y vencerás y su análogo en programación informática device and conquer. Es cierto que Sun Tsu también dijo que toda la unidad (el ejército en ese caso) debía encontrarse claramente jerarquizada y que cada una de las partes debía cumplir su función. Es cierto, pero quien nuevamente se quede con esa simple visión a conveniencia, será comparable con una ameba.

Siempre aseveré y continúo afirmando, que si pudiéramos traer a nuestros tiempos a nuestro milenario General y viera como se encuentra organizada la Policía Nacional, sin lugar a dudas tomaría su acero y dejaría sin cabezas a todos los

encargados y cabezas del Gobierno, Ministerio del Interior y de las Jefaturas correspondientes. Luego, tal vez, se efectuaría el sepuku al no poder concebir tal barbaridad. Pero esta barbaridad de a la que me refiero no es cosa nueva, sino que es 15

histórica y a su vez desconocida para la mayoría de los ciudadanos que se vuelven locos tratando de entender, como un policía con treinta años de servicio, tiene menos grado y es tildado de subalterno ante las presencia de un abstracto superior, oficial de la Policía Nacional, con veintitrés tiernos añitos de vida y recién egresado de la Escuela Nacional. ¿Quien se pondría a pensar que cuando ni siquiera se encontraba formado el espermatozoide que contenía al futuro oficial de la Policía, el Subalterno ya tenia años combatiendo la delincuencia en la calle?¿En que país del mundo se concibe tal barbarie?…¡si señores!, solamente en este ilustre país.

Así que dentro de las nuevas acepciones tomadas y ratificadas por la RAE, en la nueva edición, donde dice “Paradoja” propongo encontrar:

Paradoja: Enunciado que resulta absurdo a la razón. Por ejemplo, Policía Uruguaya.

16

Ecce homo…

Aquella noche de repente se transformó en mañana, y esa hermosa mañana preludiaba un soleado día. En el horizonte, la hija de Homero mostró de pronto sus dedos escarlatas y no resultó extraño ver a las primeras gaviotas que comenzaron a explorar la orilla y a verificar el estado de las olas en el puertito del Buceo. Comencé a molestarme porque ya la ciudad despertaba, pero mirar el vuelo de las gaviotas era algo perfecto. Verlas planear, coquetear con el aire, su vuelo agazapado en busca de su bocado, dos gaviotas más a pocos centímetros de sus alas esperando a que la primera se descuidara para poder aprovecharse fatalmente de la ocasión. Allí cerca las golondrinas, presumidas, mostrando su quebrar y sus barrenas en vuelo, desafiando a la vista y a la física, graciosas persecuciones motivaron alguna que otra apuesta con Ángel a favor de una u otra. Una brisa virgen, llegada de lo mas profundo de la Mer cerró placidamente mis ojos, y las embestidas de las olas contra la estoica roca me develó por algún instante ciertos secretos ocultos…me pareció la voz argentina de Proteo….de pronto, el acero que corta el velo, y la voz en la radio se dejó escuchar, o sea, se me acabó la joda: Móvil 821…¿Cómo recibe? Fuerte y claro - pude escuchar, recordando que ese coche se encontraba cubriendo una jurisdicción lindera- ¡comunique! Vaya procediendo a 20 de Febrero y Tomas Claramouth…allí aparentemente un masculino se encuentra discutiendo con una femenina esgrimiendo un arma blanca. ¡Recibido Centro!, ¿puede aportar algún dato descriptivo del masculino a los efectos de las precauciones al arribo? No se pudo recabar más móvil…vaya procediendo.

17

Respiré profundo, nos miramos en silencio con Ángel, nos acomodamos en los asientos, y el motor despertó en un sonido perezoso, casi molesto, y el patrullero comprendió que debíamos de apoyar por las dudas, porque nunca pasa nada…hasta que pasa y mas vale prevenir que curar. Así que nos dirigimos sin mucho apuro a lo zona próxima por si era necesaria nuestra colaboración. Mientras tanto, yo seguía libando la ambrosía gauderia. Ángel manejaba, parsimonioso, seguro pero con personalidad, como él mismo, con la mirada serena, algo juguetona, siempre con una sonrisa por salir de los labios: Te imaginás – le dije- si Miyamoto Musashi volviera a nacer y se parara frente a la Base, o peor aún, en la Escuela Departamental; ni te digo la otra… y escuchara a los grandes bocones hablar del código del guerrero ainda mais… ¡Les arranca la cabeza con una vara de mimbre! ¡Manga de atrevidos! Pocos son los que se encuentran capacitados para hablar del Bushido, y éstos payasos….¡Ahhhh!

Ángel Ferreira, mi compañero entre fines del 2003, 2004 y hasta el 21 de Marzo del 2005. ¡Gran valor! Colega insustituible, tenía ya cerca de veinte años en la Policía. Nunca pude evitar pensar que él ya se encontraba trabajando, corriendo a delincuentes, realizando traslados, cuando yo recién aprendía a hacerme la moña en primaria y me debatía cuerpo a cuerpo con las sumas y las restas. Estuvo diez años en el Grupo Especial de Seguridad y ostenta el grado de cinturón negro de Karate Shotokán, en los tiempos de la vieja guardia, disciplina de la que Gichín “Shoto” Funakochi fuera icono. Ángel tenía un profundo y amplio conocimiento de las Artes y cultura Oriental y de la filosofía en general. Tanto se podía hablar del Ser y la Nada, darse un pasaje por Ortega y Gasset, saludar a Nietsche, discutir con Protágoras y sentarse a la mesa de Shivananda.

-

A la pelota, se me calentó Angelito, - luego le recordé un episodio donde un colega luego de tropezarse con una maceta, tomó a golpes a la pobre plantay que me decís si fuera el jardín de Moriehi Ueshiba …

18

-

Y tendría que ponerse un cohete en el culo para que el “viejito” no lo agarre…- pensó unos instantes - aunque dicen que no había forma de zafar che.

(Reímos juntos…junto aquel día soleado, junto a la vida…que se reía de nosotros. Aunque con el tiempo, de vez en cuando, nos reíamos de la vida misma…sin que ella se diera cuenta…aunque fuera por un instante).

Así como un gran ruido o grito, despierta exaltando los sentidos al onírico huésped del tálamo celeste que tiernamente descansa en los brazos de Morfeo, de tal manera nos pareció despertar de un sueño, de un sopor, y saltamos en los asientos cuando escuchamos los primeros gritos. ¡Móvil 821 en comunicación urgente!…(silencio, no se escucha una respuesta desde el Centro de Operaciones, bastante común en esos momentos, o sea, en cualquiera) – mooooviiiil, ochocientos veinte unoo!!!!. Adelante móvil, comunique. Voy procediendo al Hospital Pasteur en colaboración…abriendo camino a una camioneta de la decimoquinta…(se sintieron unos jadeos)…en la misma ingresamos una pareja….aparentemente el masculino intentó degollar a la femenina y luego quiso autoeliminarse…. ¡Ok, recibido!…

-

Como de costumbre, salvo excepcionales casos, los operadores del Centro de Operaciones, al recibir este tipo de información que requiere un trabajo a nivel medio de algunas neuronas, casi por acto reflejo dicen: “OK, recibido…”.

19

¡Dios mío!, y dicen que Ramírez fue el peor Ministro del Interior. Al parecer, el que dijo eso en estos momentos ya se encontraba jubilado y no se encontraba presente cuando asume el Ministerio el Dr. Stirling; y aquí debo en honor a mi ignorancia, aclarar que hasta que me enteré de que el buen señor era escribano, pensé que le decían doctor como una manera cariñosa por ser tan buen cirujano (a buen entendedor…). Hombre virtuoso, que llevó al suicidio…- bien, bien, no debo aseverar-…, o sea, ayudó con un empujoncito hacia la salida de emergencia del suicidio a montón de Policías que con la soga al cuello de su economía (de saber que gana menos que un barrendero de la IMM aquí los si varias veces, pero procediendo en apoyo a ese ¡Centro! -que ya838, cité me recibe…estoy vayan mis respetos y felicitaciones para tales- se entera que cualquier persona que levante un facultativos al 0800 móvil…directamente al Hospital Pasteur a dar aviso a los tubo y llame y a

– 5000 y efectúe la corresponda…(dije). cortar el tránsito cuandodenuncia correspondiente, automáticamente lo llevará a una investigación administrativa y en la con Ángel y nos para quedar No escuché respuesta alguna. Nos miramosmayoría de los casos,convencimosbien con la población y para deslindar “OK, recibido”. mutuamente que habíamos escuchado un responsabilidades, será sancionado con tres días de arresto a rigor). Arresto que es un clarísimo ejemplo de lo que es un eufemismo: llamar sanción a una privación de libertad. Pero antes de que algún frenteamplista se deleite por la cita al Dr. Stirling; hoy en día con la Ministra Tourné se sigue igual… Como llega a mi memoria eso de Uruguay Avanza….

Llegamos como tejo a la puerta del Hospital Pasteur, mientras las comunicaciones de la ruta marcada por los vehículos hacia el nosocomio se hacían escuchar con violencia en la radio, salté antes que el móvil se detuviera y entre pasos di aviso a los doctores. Salí nuevamente, agudizando el oído, escuchando mas allá del tránsito, del trino de los pájaros desinteresados por el mundo, la mirada al horizonte, la incertidumbre de saber cual seria el panorama, la excitante espera de poder ver directo a los ojos de la muerte. Yo a esa altura había visto muchas muertes, pero nunca pude ver a la muerte llegando a los ojos de nadie, vi muchas personas morir, pero luego comprendí que ya estaban muertas desde hacía años.

20

De pronto las sirenas doblaron la esquina, un patrullero cortó el tránsito a la vez que dio el paso por Larravide a la camioneta de la seccional 15ª que cortó el asfalto y el aire. Un juego de acelerador, embrague y freno de manos, volantazo, dejaron la cajuela de la vieja Nissan mirando la entrada de la puerta del Pasteur, en seguida bajaron los policías de la camioneta y enfermeros y doctores rodearon la caja y pude ver que sus ojos se teñían de escarlata. Abrieron la puerta trasera y mientras unos enfermeros y un doctor quedaron tiesos como si hubieran mirado a la medusa al mismísimo iris, otros fueron más dinámicos y acercaron dos camillas a la camioneta, paso a paso fui acercándome sin molestar la labor de los hombres blancos hasta que pude ver el interior de la camioneta.

La escena: una mujer tendida, con los pies mirando hacia fuera, rubia ella, con unas tonalidades oscuras me pareció a primera vista, hasta que me di cuenta que la sangre ya había comenzado a teñirle los cabellos, sacón beige, pantalón y camisa de vestir, un tajo en el cuello prácticamente de oreja a oreja, que dejaba ver una sornastica y burlona sonrisa, los ojos abiertos, grandes, como dos faros pilotos ciegos, la boca entre abierta y estertores abrazados de espasmos que se generaban por el salvaje intento de respirar y mantener su vida. A su lado un hombre morocho, un poco mas largo, pantalón de jean y buzo negro, cabello oscuro y un tajo en el cuello de menor longitud, pero aún mas profundo. Su cuerpo intentaba elevarse desde el plexo como si alguien o algo quisieran salir de allí y dirigirse al sol, en busca de luz, o de algo…

Unos momentos pasaron y la alarma se vio en los ojos de todos los hombres y mujeres de la salud que miraban espantados no por la gravedad de las heridas, sino por la violencia de la escena, hasta que del interior del hospital vi salir a un hombre joven. Túnica, cabello semi largo, barba tipo Che, paso firme. Apartó a algunos de ellos con las manos y comenzó a impartir órdenes y a organizar a los enfermeros y darle algún que otro cachetazo a los que continuaban petrificados. Subió encima de la cajuela y con un rápido movimiento pasó a la mujer a una de las camillas, marchando así hacia el interior de los boxes, luego con el rostro inmutable, como pensando en los mandados de la tarde o intentando adivinar los números de la quiniela, tomó un tubo que me pareció una manguera, con otro artefacto que ya no recuerdo y lo introdujo por la abertura de aquel cuello que se reía y escupía sangre para todos lados, otro movimiento y ese hombre estaba encima de la camilla que marchaba presurosa hacia el interior del 21

Hospital. El joven descendió con un pequeño salto y le preguntó a uno de los policías de la camioneta sobre los hechos, respondiéndole aquel – al parecer fueron pareja hace algún tiempo, así que lo de siempre, ella lo dejó…le habrá dicho que estaba confundida y le habrá jurado que no había otro, pero al parecer el descubrió que eso era mentira, así que el buen señor tomó de la cocina un cuchillito, la esperó en la esquina de la casa y ¡se la dio! Claro, después le habrá entrado el remordimiento y se la dio él.- y las posteriores averiguaciones arrojaron que el hecho se había dado prácticamente como lo dedujo el funcionario. Mientras tanto yo me quedé con la imagen de esos dos cuerpos tirados en la caja de una camioneta, juntos, uno al lado del otro, sangrantes como venados, cuerpos que tantas noches habían dormido juntos, sudorosos, descansando de los estertores de la lujuria, ahora descargaban su savia oscura en una blanca sábana de hospital. Acaso en algún momento de oscura epifanía se hubieran imaginado manchar una cajuela de un vehiculo juntos, al borde la a muerte. A la mirada de alguien que pude divisar entre los doctores o enfermeros, algo pareció gracioso. A los lejos los curiosos de siempre, merodeando, haciendo conjeturas, mientras alguno mas atrevido que otro se aproximaba a preguntar sobre lo sucedido, y como tantas veces a cada uno yo le daba versiones diferentes, no por guardar un secreto, sino porque había descubierto que los rumores viajan kilómetros, departamentos y atraviesan países. Central, habiendo finalizado el apoyo, retorno a mi radio asignado. Recibido, …proceda.

22

“I have a dream…” M.L. King Si lo soñé o lo viví no lo se, tampoco me importa, Hamlet dijo que “Morir es dormir…y tal vez soñar”, y quien me garantiza que todo esto no es un sueño, una ilusión de algo o alguien que se piensa, que se imagina “yo”, o algún soñador Borgiano de quien depende la existencia. Acaso no seré una hormiga que me sueño hombre, o un desconocido que me pienso, y pienso que pienso. Si lo soñé o lo viví poco me importa, lo que sé es que antes de retirarme, me recosté al patrullero, Ángel, mientras la vida y la muerte se tomaban un cafecito jugando a las cartas entre aquellas dos camillas rojas, se hizo una pasadita por el baño. Como para cagarse en todo. Encendí un cigarrillo y de pronto, levanto la mirada y lo veo ahí, el querido Caronte, mas moderno claro, con mi figura, mi rostro y mi pelo, solamente algunos extraños rasgos dejaban ver algunas diferencias, zapatos, pantalón, buzo y campera de color negro, el cabello engominado dejando caer un curioso jopo, también fumando un cigarrillo, al instante me mira y se ríe, me hago al desentendido y veo de reojo que camina hacia mi, lento pero seguro. Llega a mi lado y se recuesta en el patrullero. Hablo como siempre de ciertos divagues típicos de la muerte, la macroeconomía, estadísticas, lo bueno del último ascenso de los sueldos, hasta que le pregunté clarito que quería. Me dijo que había venido por acá porque andaba aburrido.. no me jodas, ¡que mierda querés! Charlar mi viejo, charlar, o te crees que la muerte solo trabaja y se lleva gente, dejemos que estos señores sufran y antes de llevarlos charlemos, contáme como estas..tanto tiempo. Tanto tiempo las pelotas boludo, te pensás que soy el único que te veo, traidor, accidental, honorable, ocasional, sin asistencia, por vejez, por hambre, por ajuste de cuentas…. Gracias por todos mis nicknames pero sabes bien que no me gusta que me pongan epitafios (se rió de su propios chiste), me gusta ser bastante libre…. Libre…¿sabes vos lo que es la libertad?…¿acaso algún día dejó la gente de morir?

23

-

Leí un libro sobre eso el otro día, creo que el autor es un viejito portugués que en cualquier momento me llaman y me lo llevo. Te da gracias todo ¿no? rompe bolas…decime algo, como carajo haces cuando tenés que llevarte gente que no tendrías la reconch…

-

-

No no no, para un poquito nene, no te confundas, hay tantas muertes como rostros, como caras, como religiones y cada uno de los religiosos, ya te lo dije, cuantas veces te lo tengo que repetir, yo soy la imagen de tu muerte, me ves así porque así queres vos. Un católico, podría verme cono un arcángel o como el mismo demonio, eso claro –dijo pensativo y como recordando alguna lección medio olvidada-, sino está suficientemente convencido de que se le hayan perdonado todos sus pecado, pero no te preocupes, éste no es buen momento para hablar de eso, voy a pasar a buscar a estos dos, que se van agarrados de la mano, jajaja, aaahhii, que risa que me da la vida, …es algo así como que puedo decirte…mmm… como una una boluda,¿ no te parece? Nos vemos nene.

A veces las noches son eternas, duran tres o cuatro días, a veces meses. Son lo mismo las noches y los días, un turno y un servicio 222, cosa casi obligada. Obligan a trabajar dieciocho horas, comiendo mal, durmiendo mal, viviendo despierto las 24 horas, y acaso…¿existe familia?, en el noventa por ciento de los casos el policía se transforma en un ente extraño, que llega a la casa un par de horas para dormir, a veces ni bañarse. Si es hombre y lo espera su mujer, es tanto el cansancio que los machihembrados miembros se duermen tan profundamente como su dueño, y la mujer queda mojándose las ganas, mirando por la ventana mientras un cuerpo cansado, casi extraño, le dice que esta es una realidad, su realidad, y mientras tanto los ojos de ella recorren de esquina en esquina buscando alguna imagen para consuelo…

Dejarse morir, dejarse caer mientras los ojos miran lontananzas de sueños, dejarse morir, dejarse comer por el viejo tiempo que no para, tiempo que no te pregunta si va muy rápido o muy despacio, dejarse morir y ver pasar los años como flechas, con días y noches que pasan, meses que pasan, años que pasan, y las filas de los hombres jubilados que dejaron treinta años al “servicio” se dan 24

cuenta que llegan a sus casas, jubilados ese primer día, y miran a su lado y allí sentada si es que hay…hay una vieja igual que él, arrugada, que nada tiene que ver con la foto de aquel día matrimonial repleto de himeneos que brindaron hace ya 20 años. Ella lo mira con ojos extraños y él la mira aun mas extrañado, no sabe quien es, no sabe que decirle, no sabe si le gusta el arroz cocido o pasado ni sabe si mira la novela o le gusta jugar a las cartas, de pronto mira de reojo el diario y piensa si tal vez no habrá en aquellas hojas un aviso donde se solicite algún sereno para cuidar algún terreno, o trabajar en una empresa de seguridad por diez pesos la hora. Porque ahora se abre la puerta y entra un muchacho ajeno, barba tipo candado, cabello semilargo, con una matera al hombro que lo mira con la misma extrañez. Reconoce en él a su hijo y se pregunta entonces donde estuvo todos estos años, recuerda que estuvo trabajando. Los próximos días irá nuevamente al trabajo y los compañeros no lo mirarán como antes, si es que tenia un grado jerárquico ya no lo tiene, y luego se parará a lo lejos, sin que nadie lo vea, y verá que aquel lugar no se moverá ni un centímetro ni le preguntará si en algún momento “ nos vemos”. ¿Donde se le ha quedado la vida?… no lo sabe, pero ¿y como volver atrás?, ¡imposible!, el tiempo no vuelve y los pasos dados son pasados. ¿Durante treinta años donde estuvo?…ciego, sordo, mudo para los suyos, ¿los suyos? No, se da cuenta que nunca lo fueron, que nunca nada fue de él, abre la puerta, camina hacia aquella mujer extraña, y ve que no lo ha abandonado como muchas otras que decidieron hacer sus vidas sin sus maridos, la mira a los ojos y no se anima a decirle que le agradece su compañía, que no la ama, porque no sabe quien es, pero que quiere morirse a su lado, no por ella, sino porque se siente solo, siente que nada valió la pena, siente que la Biblia le mintió, que dios le mintió, que todo fue una mentira, que no sabe que hacer, se siente solo, solo, solo…. Dejarse morir, dejarse caer al abismo con los ojos abiertos, fumando un cigarrillo contemplando los últimos momentos, con la certeza de nada, de ser nada, dejarse morir, beber la saliva amarga que alegra morbosamente el alma, dejarse llevar, de los brazos, como un buey, recordando cuando fuimos otros toros…y todo eso, para dejarse morir.

25

Viste como es gurí…

Muchos grandes personajes que fui conociendo en la Policía siempre me explicaron que entraron a prestar servicio en las filas por la vieja; y cuando ya mis ojos brillaban de orgullo por tener frente a mi a tan sublimes hombres que ingresaron por el hecho de ayudar a quienes le dieron la vida…todos me contestaban - ¡que madre boludo!, ¡la vieja necesidad hermano! De esta manera, sintiéndome tan estúpido, me fui acostumbrando y percatándome que no era el único, y quienes realmente ingresaban por vocación eran pocos. Así también muchos me contaron que en aquellos momentos (25 o 30 años atrás) se ingresaba de otra manera, era más fácil, y que lo hacían en la policía o el ejército para comprarse un traje para un casamiento. De ahí deduje que o se compraron una tienda entera en estos 25 años o algo pasó. Pues si, pasó que se engancharon. Era un trabajo que era muy respetado, porque era el “señor Policía”, lo que lo posicionaba bastante bien, era un rol muy interesante que indudablemente llevaba consigo su correspondiente estatus. Lo que actualmente en el año 2007 ya es historia. Hoy en día toda la Policía Nacional ha ingresado en un tipo de anomia, que si Merton o Durkheim la estudiaran, de seguro hubieran quedado calvos de tanto tirarse de los pelos. ¿Pero dónde está la causa?-, me pregunté un día y un policía de esos que le molesta que sea otoño, invierno, verano o primavera me respondió, - la causa somos nosotros mismos nene, Uruguay se quedó en el Mundial del 50 y nosotros nos quedamos en la Policía de antaño, de antes de la sedición y de la dictadura…” y continuó con una serie de analogías de las diferentes Policías de América latina de la cual sin lugar a dudas se encontraba muy bien informado. Pero lo que mas me llamó la atención fue que este hombre casi nunca hablaba algo coherente, o sea, que siempre estaba diciendo estupideces, y ese hecho me asombró mucho. Porque o era cierto que los ángeles hablaba por la boca de las personas y estaba frente a un caso original de posesión, o siempre lo tuve al buen hombre como un pelotudo (quedando confirmado que me equivoqué). Sin querer realizar un análisis sumamente critico de aquellas manifestaciones, me ceñiré simplemente a la primer frase:“el problema somos 26

nosotros mismos”. Debo de confesar, que a primera vista pensé que era practicante gnóstico o parecido y que al igual que yo, en aquellos momentos se encontraba traumado con el famoso conócete a ti mismo de Heráclito. Hasta el día de hoy, todos y cada uno de los integrantes de la Policía Nacional, son los culpables de todo y cada uno de los males que los aquejan. Continúan quejándose del vecino, de los gremios de la salud, de los barrenderos de la Intendencia de Montevideo que cobran más (tal vez era mi caso), y de Doña Flor y sus dos maridos, pero no han hecho nada mas que quejarse. Por un lado es cierto que gran cantidad de funcionarios (y me refiero al funcionario ejecutivo que cumple ocho horas de servicio y ocho horas de 222) no está en la plenitud de sus facultades para idear un modo de lucha contra un sistema determinado. Pero también es cierto y verificable que en muchas rondas de mates siempre afloraron esas frases de: “que entre todos se puede”. Quejas, quejas y mas quejas, pero de pronto ha llegado un gobierno Progresista -por lo menos de nombre- y les ha dado la posibilidad de nuclearse y formar un sindicato, ¿y que se hizo?, todos y cada uno quisieron hacer un sindicato por las suyas, y se subieron al caballo los que se pensaron que cuando llegaran a ser presidentes de un sindicato la iban a tener toda, y llegaron y vieron que no era tan así, y ya que estaban ahí dijeron bueno…ahora igual “vamos a luchar” pero no quisieron aprender como, porque se olvidaron que son muchos años y que nadie tenia experiencia sindical y cayeron en un nuevo error, aún sabiendo que con 30.000 policías, mas sus familias, podrían haber efectuado la gran revolución del Uruguay y haber pasado al frente. Por otro lado, tenemos a los policías que soslayan su miedo a nuclearse en las típicas: los del sindicato no saben nada, están para hacer bardo, están para el afane, no arreglan nada. Pero como van a arreglar algo si ni siquiera se llega a unos 5.000 integrantes de la cantidad ya nombrada. Con cierta razón la coqueta Daisy no los recibe, sin no son representación de la Policía. Pero no son representación porque realmente los funcionarios del órden público no se encuentren mal pagos, no se sientan mal y no pasen verdaderos infiernos dantescos, sino porque todavía son presos del miedo, paradójicamente los auxiliares de la justicia son presos del miedo…sí señor. ¡Salud sindicatos!...perseveren y triunfarán.

27

Un día me puse a dialogar con un Sub Oficial, de treinta añitos en el instituto:

-

que haces viejo? Como andas gurí?¿Sabes algo del préstamo del BROU? ¿de las famosas ciento y pico de cuotas, o del préstamo de U$S 10.000?, pá…como estaría ¿no?, pasaríamos al frente.

-

¿De la vereda viejo?, con que lo querés pagar si casi no cobrás sueldo por la Cooperativa y los prestamos del BROU y COPAC?

-

Casi no cobro sueldo ¡no!...no cobro directamente! quedo debiendo unos $ 2.000 por mes según el recibo. Viste como es….uno se mete, se quiere dar unos gustos y de pronto estas en un círculo que no lo termina mas gurí.

-

Y que pensás hacer cuando te jubiles viejo?. Espero no jubilarme por ahora nene…no seas malo…si me quedo sin el 222 me muero de hambre.

-

Pero todo se termina viejo, algún día te vas a jubilar. Si…no sé…si no me muero antes, intentaré entrar en una empresa de seguridad, siendo policía retirado, aunque me paguen $ 10 pesos la hora…¡es lo que hay valor!

Quedó pensando; la mirada al piso, la pitada profunda al cigarro, como implorando que lo matase ahora mismo. Recuerdo que cambié de tema.

Unas semanas después:

-

¿vistes quien murió? Mucha gente – les dije como haciéndome al gracioso, pensando que se trataba de alguna personalidad de la farándula o algo por el estilo.

-

El viejo…

Preguntas en mi cabeza y más preguntas y una más para la lista de los que vi pasar y preguntas y más preguntas y en ese momento, ninguna respuesta.

28

In memoriam Sargento Carlos Castro No sabes como el portal de la Base te extraña, No sabes cuantas tarde se observaba el busto de Artigas triste y desorientado, Tu patrullero nunca fue el mismo y el escalafón te lloró todas las tardes, cuando manos ajenas lo tomaban, y él supo revelarse, inducir a errores que dejaron en evidencia tu falta, Como extrañé que contaminaras el aire con el humo de tus cigarros, pero más que nada extrañamos todos tu abrazo, tu sonrisa enorme y tu porte flaco y de hombre guapo, Te habrán olvidado los infames, los anatemas te habrán olvidado, pero nunca esa base a la que amaste Carlitos, Quiso la vida que te llamaras como los grandes… Grande como tu recuerdo que no se borra, salud amigo Si existe algún dios…te tendrá en la Gloria.

29

Memento, homo, quia pulvis es et in pulverem revertis

Petrus…mi name is Petrus

Tuvo la sensación de que le estaba hablando a una piedra. Así se sintió el Cabo Carisi cuando me contó que el Agente C.C. se había suicidado. Pero en realidad no es que yo fuera una piedra –en la que tal vez con el tiempo me he convertido- sino que mal o bien se ven venir ciertas cosas y esta era precisamente una de ellas: ¿Cómo andás Pablito, todo bien? Seeee…acá andiamo, y vos che, que contas? Pá, mirá loco, estoy desesperado, no tengo un mango, me metí en la Cooperativa Policial, ahí, donde te arrancan la cabeza con los precios, y ahora no salgo más, estoy esperando a ver si sale algún préstamo pero la verdad es que no hay nada en vista. No sé que hacer y en estos tiempos viste que el 222 no escasea, además cada vez sacan mas policías de los servicios y contratan empresas de seguridad donde le pagan a los pobres tipos diez pesos la hora. La verdad es que no se che… Mirá – le dije – porque no llamás a todas las seccionales y les decís que dejen un cartelito por ahí con tu nombre y tu teléfono para hacer suplencias de 222…yo que sé, por lo menos es algo, de última no perdés nada. Sabes que tenés razón…- y en seguida se puso a discar a todas las seccionales. Claro, para quien no comprende mucho la interna Policial le parecerá algo común y de todos los días pero voy a realizar una analogía hogareña para que comprendan la magnitud del asuntillo. Imaginémonos que en nuestro hogar se pasa alguna necesidad, principalmente de tipo económico y estamos buscando trabajo, alguien lo llama y le dice, “Che como andas, soy fulano, anotate mi teléfono y si llegas a saber de algún trabajo avísame si? Un abrazo, Chau.”…claro, lo mismo haría yo, le digo

30

que se quede tranquilo y luego el papel se va a la basura, no hay otra. Bien, lo mismo le pasó a él.

Lo cierto es que pasaban los días y la soga apretaba un poquito mas, cada día con la cabeza gacha, pateando piedritas, él mismo buscaba la soledad que le diera espacio para tratar de acomodar aquellos pensamientos. Un día ya llegaba a la Oficina del personal de Guardia (la primer oficina generalmente al llegar a cualquier unidad como ésta) y lo veo salir disparando hacia el fondo, casi corriendo, tropezándose en dirección a la Oficina Contable, cuando llego a la Guardia, todos los milicos se cagaban de la risa, es que la habían dicho que fuera a cobrar la compensación de acompañantes (cosa que nunca existió, si había compensación de choferes pero de acompañantes nunca), y allí los vi, meándose en la desgracia de un compañero, en una desgracia ajena. Lo mas gracioso, es que parecían hienas flacas, muertas de hambre, con una guampas del tamaño del obelisco, riéndose de su imagen en un espejo. Milicos de mierda, acéfalos poliguampudos, solo iban a aprender de desgracia cuando llegaran a su casa luego de haber estado fuera casi toda una vida y cuando vieran a su mujer ensartada por el vecino albañil que siempre se la tiró de buen compañero. Solo allí iban a comprender y solo allí yo me iba a reír,..y fue así y así me reí… aunque después me tocara a mi. Nunca supe, ni quiero saber cual fue verdaderamente el suceso que terminó por colmar su paciencia y llevarlo a la decisión de quitarse la vida. Solo se que me tomé ciertos momentos para pensarlo a él y a tantos otros que conocieron mis ojos que un día decidieron quitarse la vida. Claro está y descartado por los sociólogos más eminentes, que no existe aquello del gen suicida. Si bien no pretendo realizar un tratado sobre suicidio como lo hiciera Emile Durkheim si voy a realizar algunas reflexiones en lo que respecta a tantos suicidios que se han dado entre los funcionarios policiales y porque no, sus familiares directos, ya que este mal les ha tocado vivir tanto a personal subalterno como personal superior aunque se podría realizar una estadística para ver en que lado se ha sentido mas este flagelo. Según la emérita profesora de Sociología Teresa Reynoso, “el suicidio, siendo un poco superficial…se puede decir que es una conducta que se aprende”. En función de

31

estas declaraciones digo que sin lugar a dudas estoy de acuerdo, más aún luego de ver los hechos de los suicidios de tantos compañeros. “El negro” Franco, una noche decidió culminar con su vida. Antes de eso mantuvo una conversación telefónica con un policía del servicio 911 y con un compañero del Cuerpo de Radio Patrulla, para rematarla, en el preciso instante en que el Cabo Cesar Gasco entraba en su hogar, se efectúa un disparo con su arma de reglamento.

Agte 1ª Ceballos, al igual que el anterior del Cuerpo de Radio Patrulla, toda una vida cumpliendo funciones y realizando servicio por articulo 222; un día llega a su hogar y decide quitarse la vida, ¿Por qué?, porque se dio cuenta que en su hogar nadie lo respetaba, ni su esposa, ni sus hijos, tal vez ni el perro. Será lamentable, será lo que sea, pero es una realidad y digan lo que digan, la gran mayoría de los policías son extraños en sus propias casas. A propósito, con algo de sorna y Diógenes de Sínope, hay un chiste bastante extendido entre el ambiente:

El niño siente que golpean la puerta, va hacia ella, mira por la rendija y grita hacia donde está su madre: Mamáaaaaaaaaa!!!!!!!!!! Hay un señor en la puerta vestido de Policía.

La madre le responde: dejálo pasar que es tu padre! ¡nabo!

32

“Yo sé que a nadie le importa lo de otras gentes y sus tristezas”
A. Zitarrosa

Ya hace 7 años que me encuentro prestando servicios en la Policía. Pero como dije antes ya no soy Policía, ya hace tiempo que dejé de sentirlo. Mis narraciones hasta este momento han sido bastante desordenadas porque no planteo el darle un orden cronológico, sino también mostrar como es la cabeza de alguien que ha transcurrido un par de añitos en esta Fuerza y que todavía intenta pensar, que todavía intenta no olvidar…quien es. Hace unos momentos un afamado periodista local en el canal Uruguayo realizó un estupendo programa para mi gusto, donde zigzagueó entre una entrevista al Tupamaro Zabalza (o ex tupamaro, como gusten…) y una recorrida por el interior de los asentamientos mas necesitados y entre ellos el 40 Semanas. A su vez, algunos flashes donde un Oficial Principal de la Seccional 8ª – que no sé de que departamento será oriundo, pero lo cierto es que se comía las palabras, dejándome claro que en la Escuela Nacional de Policía todavía no implantaron clases de dicción- … el que repetía y repetía lo ya sabido por todos, hasta por los empleados de la panadería sita frente a la seccional. Pero considero que uno de los momentos importantes en la vida de cualquier ser humano es cuando se sincera, e intenta – porque el intento lo vale- dejar prejuicios de lado para emitir una opinión. Y tal vez en este punto, si es que hay algún aventurero que sigue estas líneas, todo indique que voy a descerrajar una complicada y laboriosa crítica al Sr. Zabalza y a los marginados y marginales. Pues bien….nada por el estilo, simplemente, aportaré otra perspectiva. Que razón que tenía -y sigue teniendo- Zitarrosa cuando entonaba “yo se que a nadie le interesa, lo de otras gentes y su tristeza”, cuanta verdad. Porque lo cierto es que nuestra sensibilidad es de unos pocos segundos o como mucho, lo que dure un programa que ataque esa problemática. Cada vez que nos cruzamos en la calle con algún trozo de esta realidad si podemos, nos cambiamos de cuadra – lo que resulta bastante alegórico- y sino simplemente damos vuelta la cara hacia la acera de enfrente. Y redundo cuando digo que la sensibilidad de los 33

espectadores, lamentablemente se limita a la duración del programa porque luego simplemente cambiamos de canal, ponemos a Tinelli y santo remedio, ya no me tengo que preocupar más, porque la marginalidad ya despareció, porque ahora estamos cantando por un sueño. Como mucho, el crudo tema servirá como otro tópico para la tertulia por la mañana en el trabajo, pero simplemente como un ejercicio de dialéctica –por llamarlo de una manera- que será desplazado una vez el interés se centre en la fecha de fútbol del fin de semana que viene.

Es cierto, al parecer, esto no tiene nada que ver con lo Policial, pero no hay nada más lejano de la realidad ante esta afirmación. Pues es ese hombre que porta un uniforme que está en contacto con todas esas realidades todos los días de su vida, y que el único profesional que lo escucha es el termo y el mate, cuando realiza esas preguntas que nunca le serán develadas: ¿Por qué unos con tanto…y otros con pocos? y siendo un poco mas egoísta, ¿porque yo que tengo tan poco, no puedo aspirar a tener mas? Desde que ingresé a la Fuerza (que irónico no?...”a la Fuerza, a la fuerza”) en un lapso de 5 años me realizaron algo mas de tres censos de vivienda. En esos censos había que detallar minuciosamente como estaba compuesto nuestro núcleo familiar y cuales eran nuestros ingresos. Ante la pregunta si debía declararse el nominal o el líquido percibido la respuesta era obvia en esas circunstancias, -¡nominal señor!- nos decía fuertemente un Sargento convencido en su labor (que dicho sea de paso, recuerdo que años después lo vi casi llorando en la sección de Contabilidad de la Jefatura de Montevideo, porque lo “habían” jubilado y la liquidación no le daba ni para los primeros días del mes). Así que pusimos el nominal y a continuación había que detallar en que condiciones de vivienda nos encontrábamos. Si vivíamos en casa o apartamento, si teníamos saneamiento, paredes de material o chapa, o cartón, o no teníamos paredes, humedad etc. Lo cierto es que según nos informaron, todos aquellos Policías que se encontraran prácticamente en condiciones de indigencia iban a ser rescatados por Papá Estado, que agradecido por nuestra desinteresada entrega e invalorable aporte humano al instituto..bla bla bla bla. Lo cierto es que muchos de los Policías de años al servicio, dígase 10, 15 o 20 años, ya cansados de esa tomada de pelo, optaron por detallar que vivían en las peores condiciones 34

habidas y por haber y uno especialmente, puso que tenía cuatros vigas que sostenían un techo de chapa, paredes de cartón y como baños usaba un pozo comunal. Todo esto para que de una vez por todas, fuera alguien del Ministerio o el organismo competente para solucionar su situación. Dicho sea de paso….hasta ahora lo debe de estar esperando. Moraleja: Consígase usted su propia casa de la manera que sea pero nunca vaya a esperar nada de nadie. Aunque suene bastante radical, c´est la vie mon amour.

O. C. es un Policía, también de Radio Patrulla, que siempre se ha destacado por ser uno de esos policías que son buenos compañeros, bastante querido por todos y trabajador. O. era (porque no se si lo sigue siendo) uno de esos tipos que si le hablaban mal de la Policía o les cantabas ciertas verdades, se daba vuelta y se dirigía con otro grupo y desde allá se encargaba de aplicarte todos los epítetos habidos y por haber, entre ellos, el de parásito y hasta capaz que te podías ligar unos cachetazos. Recuerdo que en esos tiempos yo ya había dejado de trabajar en la calle y me encontraba en la Oficina de Novedades. Lugar donde se reciben los partes manuscritos que dejan los patrulleros y se los ingresa en un solo archivo de Word (antes lo hacían en la querida Olivetti) al que luego de haberle efectuado las correcciones gramaticales correspondientes y haberlo sintetizado, se lo envía a la Dirección de Grupos de Apoyo de la Jefatura de Montevideo. Así que en esas andaba yo un día cuando de pronto llega O., vestido de particular, cosa que me pareció rara – porque él es el típico policía que va desde el turno hacia el 222 y por tal motivo nunca se saca el Oso de arriba- entonces de pronto me pregunto: Que haces Pablito…¿como andas?, decime, ¿estas muy ocupado?. No pasa nada, ¿qué te pasa?…(la verdad es que allí siempre estábamos ocupados, pero siendo sincero y consecuente con mis ideales, la función va por último, primero: los amigos, compañeros y los favores). Pá, no sabes, me cortaron la luz loco y no tengo un mango para pagarla… Que cagada…dejame adivinar, necesitas que te haga una solicitud para que te extiendan un préstamo. 35

-

Si…y sabés que es lo peor, tengo a mi bebé que nació hace solo unos meses y necesita que le hagamos tratamientos con vapor todos los días….¡estoy desesperado! Bueno…a ver…yo te hago la solicitud –le dije- pero desde ya te aviso, que estos hijos de puta no te van a dar un mango. Para hacer sus comilonas de noche en el Casino de Oficiales tienen plata, pero cuando tienen que ayudar a un milico se cagan de la risa…vas a ver, te van a decir que vayas a hablar con el negro Pereira y se van a pasar la pelota unos a otros.

-

-

Nooo Pablitooo, no te preocupes, vos haceme la solicitud que yo voy a hablar con El Gato (en esa entonces el Jefe del Cuerpo de Radio Patrulla, Crio. Insp. Eduardo Romero Barrios).

-

Bueno, si vos decís.

Le hice la solicitud y más o menos decía algo así:

Sr. Jefe del Cuerpo de Radio Patrulla Crio. Insp. Eduardo Romero Barrios.

Ante usted se presenta el Agente de 2ª O. C. (a continuación todos los datos personales y funcionales) que solicita, siempre y cuando usted estime conveniente (frase estúpida que debe de ir siempre en todas las solicitudes para marcar claramente que el superior es quien tiene el poder sobre la suerte del subalterno…se me efectúe el préstamo de $ 1.500 a descontar de la manera que usted disponga. Motiva dicha solicitud que en la mañana de hoy, personal de UTE efectuó el corte de energía eléctrica a mi hogar por no haber podido realizar el pago en tiempo y forma, y junto con mi esposa, vivimos con nuestro pequeño hijo de dos meses de vida quien padece de problemas respiratorios, motivo por el cual debemos imperativamente realizarle a diario tratamientos con vapor y evitar que pase frío en este invierno que ha mostrado ser bastante cruel. Desde ya agradece y saluda atentamente.

Agte 2ª O. C.

36

Así que la imprimí y le di una copia para que se la quedara. Se fue contento y con cierto halo de esperanza que pude ver en su andar y en su sonrisa, - Gracias Pablitoooo…..- y se perdió por aquel pasillo que llevaba hacia la plaza de armas, enseguida, los teléfonos continuaron sonando y me desentendí de aquel triste tema. A las pocas horas, precisamente a las 14 de la tarde, hora en que se efectúa el relevo del 1er y 2do Turno tuve que salir de la oficina para repartir las listas de los móviles salientes a los diferentes puestos. Entonces fue ahí cuando lo vi a O., recostado a la pared, con la mirada baja, fumando una pitada detrás de la otra, como pidiéndole al cigarrillo un milagro que no iba a llegar, y yo, ya sabiendo la respuesta, le pregunté: -Y C., que pasó?, ¿te lo dieron nomá? - ¡Que van a dar estos hijos de puta!, no me dieron ni mierda, me dijeron que no podían, que estaban fuera de fecha y no se cuantas mierdas mas…no se que hacer loco, estoy desesperado. - ¿Pero no hablaste con El Cat? – Reconozco que aquella pregunta mía fue bastante capciosa- hubieras pedido para hablar con él. - Fue él quien me dijo eso Pablo, y pensar que vos me lo dijiste y yo ni bola que te di. No le dije nada, le di una palmada en la espalda y me fui, también con la cabeza baja, pensando y recapacitando en lo poco que les importa a los Señores Jefes el bienestar de los propios policías y mucho menos el de sus familias. Que poco les importa….pero en verdad no tiene porque importarles.

Veámoslo así, usted terminó bachillerato diversificado e ingresó en la Escuela Nacional de Policía (reitero, no se confunda la de Cno. Maldonado con la Escuela Departamental de la Av. José Pedro Varela) a los tres años sale con el grado de Oficial Sub Ayudante. En ese preciso instante, usted es grado 6, o sea, que usted tiene mas grado que un Sub Oficial Mayor que tiene 35 años de servicio, que ha llegado al tope establecido por su escalafón. Pero lo mas gracioso es que, en unos 10 años, usted podrá llegar a un grado que le permita estar de encargado de una comisaría por ejemplo, cuando en el escalafón de los subalternos, 10 años es lo que necesita un Agente de 2ª (¿me parece a mí o es 37

despectivo?) para llegar a la calificación necesaria para ser Agente de 1ra, o sea, grado 2. Ahora bien, una vez que usted ya es encargado de una comisaría, tiene todo un hermosísimo sistema implantado para que no tenga que gastar un mango más en casi nada, ni siquiera en nafta. Por ejemplo, varios fueron y son los viajes que se hacen los señores oficiales en sus autos oficiales a sus departamentos oriundos (un 80 % serán de Rivera y Arerungá, ahora llamado “Archigas”) y no tengo temor a equivocarme que todos esos kilómetros fueron pagos con vales que el Estado les brindó para el uso de sus labores. Pero que se van a complicar si por semana un camión directamente del frigorífico descarga kilos y kilos de carne en la carnicería del Cuerpo de Radio Patrulla y en el comedor del personal subalterno, los policías juegan a ver quien encuentra la carne en sus comidas. Que se van a preocupar si los señores directores de las diferentes Direcciones de turno comieron y engordaron sus prominentes abdómenes gracias a esa carne que les correspondía a los funcionarios. Para que van a decir algo, si todavía recuerdo cuando el Gato me pidió que hiciera una presentación en Power Point para presentarle Sub Secretario del Ministerio del Interior de aquella entonces (año 2006, Dr. Faroppa). Cuando vio las fotos que inserté del comedor del personal subalterno a continuación de la del comedor de los Señores Oficiales, frunció el entrecejo poco conforme; ¿porqué? y tal vez porque en las fotos del personal subalterno las mesas eran esas largas, de comedores de INDA y los bancos también, de ese estilo como para que coman los cerdos, sin embargo, en el comedor de los Sres. Oficiales, luego de subir una escalera la vista se topa con la barra, con las medidas correctas, oscilando entre 1.20 y 1.30 m. de madera, estilo lambriz, con unas hermosas dicroicas que por las noches brindan esa luz bastante peculiar y con aroma a boliche, donde cuentan anécdotas de policías con bastantes años de servicio. Desde allí arriba, los antiguos jefes apostaban botellas de whisky a quienes “encajaran más milicos presos”; pero continuando con las descripción, unas hermosas mesas con sillas individuales, los hace recordar que ellos son Oficiales, junto a un tranquilo y apacible sillón de tres cuerpos situado frente al televisor de 29 pulgadas y el reproductor DVD….ahhhhhh…..que belleza no?.

38

“Pero entonces que me voy a calentar si alguien me viene a pedir plata porque tiene no se que problema….porque la verdad es que ya me olvidé….Ehh, ehh, ¡ehh! ¡sí!, usted sí policía….¿como se llama?....¿porque se sacó la gorra antes de entrar a base señor…¡no!,¡no me interesa! ¡GUARDE ARRESTO SEÑOR!, preséntese arrestado sabe. – suena un teléfono en la Oficina de Servicio Internos- ¡Hola!, sí, ¿y el Interno? ¿Como que fue al baño? ¿cómo va a ir al baño?, bueno…dígale que me llame, pero antes usted tome nota, está yendo para ahí un policía que está sancionado vio, póngale este texto: “Encontrarse desalineado a la presentación del turno, demostrar falta de cuidado con las prendas del instituto y al ser indagado, dar razones que no son de recibo”…..escuchó!, bueno –cuelga el teléfono, a los dos minutos suena nuevamente - ¡ Hola, quien habla! – una vos femenina responde- “soy yo imbécil, tu esposa, mirá que yo no soy esos milicos que te tienen terror idiota, que te pensás maricón de mierda, tenes cinco minutos para llegar a casa que tengo que hablar contigo…escuchaste!” – ahora una tímida vos masculina, como si estuviera haciéndose pichí poco a poquito dice – s…s…sí mi amor, pero…que pasó?…..- se siente un tubo que cuelga.
Artículo 344 del Código Penal.(Rapiña) El que, con violencias o amenazas, se apoderare de cosa mueble, sustrayéndosela a su tenedor, para aprovecharse o hacer que otro se aproveche de ella, será castigado con cuatro a dieciséis años de penitenciaría. Domingo 18 de Mayo del año 2008. Curiosidades: Resulta que últimamente ha sido una constante que en los informativos locales se ha apreciado que el Ministerio del Interior informa que han bajado los índices delictivos. En el año 2000 en Jurisdicción de la Seccional 1ª (Ciudad Vieja) se registraron 86 rapiñas; en la misma jurisdicción en el año 2007 resultaron ser 243. En el año 2000 en Jurisdicción de la Seccional 10ª (zona de Pocitos) se registraron unas 261 rapiñas, mientras que en la misma zona en el año 2007 fueron 495. En el 2000 en la Seccional 16ª (zona de Hipódromo, Bella Italia, Curva de Maroñas, Cmno. Maldonado hasta el Km. 16) se registraron unas 508 y en el 2007 fueron mas de 600. Si bien se pudieron notar algunos descensos como ser en la Seccional 24ª y 19ª en esos mismos años, sumando todas las rapiñas de todas las jurisdicciones policiales de Montevideo, en el año 2000 resultaron ser más de 6.400 y en el 2007 se cerró el año con alguna más o alguna menos de 7.800. Pero de todas formas no hay porque alarmarse…¿verdad?

39

“Si está en nuestro poder hacer que algo exista o no exista, debemos tratar de hacerlo existir si es bueno y no existir si es malo” B. Rusell

21 de Marzo del año 2005 Hora: 0905 Melinton González y Bilbao Local de Abitab.

Con Ángel nos estábamos preparando porque en un par de días salíamos con los cuatro días de licencia por Semana de Turismo. Generalmente en todas las unidades policiales se divide al personal en dos grupos y uno descansa los primeros cuatro días, dígase: Sábado, Domingo, Lunes y Martes, luego todos trabajamos el Miércoles y los demás descansan los días restantes. Ese 21 de Marzo cayó Lunes. El Jueves me iba a descansar a una hermosa casa que me habían prestado en Salinas. Salimos tempranito como de costumbre, pasamos por la panadería de Millán y Luis A. de Herrera y continuamos tranquilamente hacia la Rambla. Ya eran algo así como las 0600 de la mañana. Como siempre a esa altura del año estaba amaneciendo. El mate ya estaba humeando, la radio tranquila, y la zona donde estábamos apostados se encontraba durmiendo. Solo algún madrugador pasaba caminando, realizando sus ejercicios diarios, y luego de observar un hermoso amanecer pudimos notar que una de las barcazas de pesca salía del Puerto del Buceo y se adentraba hacia el horizonte. El viento era óptimo para que las gaviotas comenzaran sus planeos rasantes por la orilla, tomaran altura y observaran en las tímidas olas sus posibles presas. Una y luego otra comenzaron a sobrevolar la rambla, algunas, se dejaban ver casi suspendidas en el mismo 40

punto, a pocos metros de nosotros, una de ellas, orgullosa y engreída, me hizo recordar a Juan Salvador Gaviota; observando desde lo alto a la bandada, que no puede hacer otra cosa que vivir para comer, dependiendo de los pescadores, o de rapiñarles a sus propios compañeros. No pude menos que buscar la analogía de aquel momento, aquella historia y el presente que estábamos viviendo. Así estuvimos un buen rato hasta que decidimos ponernos en marcha, patrullando lentamente la rambla, como era nuestra costumbre mañanera. Yo seguía cebando mate en silencio, observando a la gente y sus costumbres. El mismo hombre sacando al perro a la misma hora como todos los días. Las dos veteranas caminando juntas en la misma dirección como todos los días. Como todos los días la misma rutina casi todas las personas. Y el mismo patrullero pasando por allí a la misma hora como todos los días. Solo que aquel día no fue como otros días. Paramos en Avda. Italia y Batlle Ordoñez. Eran las 0905 de la mañana, nos ponemos en marcha en el semáforo y ahí nos cruzamos con el patrullero donde se encontraban los grandes compañeros, Agte 1ª Pimentel y Sacías. De inmediato nos llamó la Operadora. Móvil 838 central llama… Adelante centro, estamos en Av. Italia y Propios, comunique…. Diríjase a Melinton González y Bilbao, Local de Abitab, acaba de sonar la alarma de pánico… Ok, recibido, se procede…

Tomamos por Av. Italia hacia la Rambla. Generalmente, el noventa y nueve por ciento de los casos de alarmas a esa hora no deja de ser una simple anécdota para los empleados que tardaron en desactivarla u otras razones de igual índole. Llegamos a Rivera y tomamos a la derecha, pasamos las viviendas de Santiago Rivas y el cementerio, apenas doblamos por Melinton González pude ver en la esquina con Bilbao que se encontraba estacionado un móvil de la empresa de seguridad Selectron. En la esquina el local de Abitab con las cortinas bajas, todo cerrado. En la misma esquina dos tipos muy bien vestidos, uno de ellos con un portafolio negro, el otro con una mochila del mismo color. Gracias a esas cosas de la vida que Ángel no vio el local y se pasó por unos diez metros hasta que le dije: - Es ahí Angel, te pasaste… Así que pegó la vuelta y estacionó a unos diez metros de la esquina, por Bilbao, sesgado a un comité de base del 41

Frente Amplio. No había terminado de poner el freno de mano cuando pude ver que aquellos dos masculinos comenzaron a correr, lo que nos llamó la atención porque nunca los habíamos reconocido como sospechosos – más allá de que en la calle, hasta el gato de la vecina lo es – uno de ellos (Gancio), sacó de alguna parte un revólver calibre 38 reforzado con un caño que por la impresión que me causó y por la cercanía me pareció un cañón de artillería, saltó el muro del predio del comité del Frente Amplio y apuntó al patrullero. Yo tenía el arma en la mano como de costumbre, ni bien vi la jugada le pegué el grito a Ángel – ¡tiráte!!!!!! – y se tiró sobre mi lado, a la vez que yo abrí la puerta y me lancé hacia la mita de la calle, y en ese preciso momento siento la primer detonación, que ingresó por el parabrisas delantero, le pegó a Ángel en el hombro y a mi me chifló por la nuca. Tal vez -y esto lo pienso ahora- por eso perdí el equilibrio en la caída y por eso me reventé contra el pavimento, soltando mi revólver que se fue lentamente, como en una película de acción hacia la mitad de la calle, donde estaba directamente en la línea de fuego. – ¡Milicos hijos de putaaaa!!!!- gritaba el delincuente mientras con una cadencia notable seguía disparando, un disparo más, y otro, que dieron en el espolón. Pero yo sentía más tiros, mientras me decidí en lanzarme nuevamente en una zambullida por el arma. La tomé, obnubilada la vista totalmente, prácticamente sordo por las detonaciones, sentí que Ángel le efectuó un disparo desde dentro del coche y a continuación apunté hacia donde debería estar el buen ciudadano y le descargué tres disparos. Nunca supe ni pude precisar si le pegué. Tampoco me importa. Lo cierto es que fueron unos pocos segundos y yo estaba desconcertado. Miré a mi compañero que estaba tendido en el coche, con un manchón de sangre que le cubría parte del hombro izquierdo, el cuello y la cabeza, tomé la radio y comuniqué prácticamente a los gritos – ¡838 en Clave 3!!! (Urgente), tengo a mi compañero herido central, ¡clave 39!!! (Policía en peligro). – Dígame su ubicación 838 – me dejó más desubicado de lo que estaba ¿como podía ser que no supiera donde estaba después de que el Ministerio del Interior había gastado mas de medio millón de dólares en el bendito GPS? Tomé de los pelos a mi compañero que seguía tendido y lo saqué hacia fuera del coche.

Mientras tanto nos parapetamos en uno de los costados del patrullero, mi compañero estaba blanco como el papel así que decidí llevarlo tras de un árbol. En ese momento veo que desde a unos cincuenta metros, quien resultara ser Gancio, cruza corriendo la calzada, hacia la acera de enfrente. Al instante 42

aparece el Agte Céspedes en no sé qué número de patrullero. Gancio les efectúa un disparo y se introduce en el patio de una finca, Céspedes continúa persiguiéndolo mientras yo me quedé con Ángel. En ese preciso momento por Melinton González venía quemando aceite Pimentel y Sacías. Éste último se baja escopeta en mano y entre los dos logramos subir al móvil a Ángel, entonces Pimentel accionó la sirena y se lo llevó. ¿Que si me hubiera gustado sacarle la vida a esos delincuentes? ¡Como no! ¿Qué si me hubiera arrepentido de ello? ¡Para nada! El gran tema es el falso puritanismo que se vive actualmente y desde siempre en este país. La hipocresía diaria que nos rodea. Es mentira que si a usted le asesinan a un familiar usted lo perdonaría. Tal vez, por esa mentirosa filosofía de que solo Dios lo debe perdonar. ¡Falsa e hipócrita respuesta! ¿Díganme todos los señores defensores de los derechos de estas lacras, como es que se los recuperan?...Solamente el silencio puede ser la respuesta, o en su defecto, un hábil alegato teórico de lo recuperable de estos individuos, que no hacen más que engañar el neófito lector de diarios o al hipnotizado televidente. Pero quien se encuentra trabajando desde hace años en las cárceles, o en diferentes asociaciones donde el trato es directo con estas inmundicias deplorables, saben bien que muchos de ellos no tienen recuperación ¿Y que hacemos bancándolos dentro de una cárcel por veinte años, pagando cada uno de sus impuestos para mantener con vida tales escorias? ¿Que si estoy a favor de la pena de muerte? ¡Por supuesto! O acaso ¿no era el modo ejemplarizante que el prócer Artigas utilizaba cuando era líder y gobernador de las Provincias Unidas del Río de la Plata y la Liga Federal? O miente el historiador Carlos Machado cuando detalla palabras de Artigas: “el que conspire contra la Patria sea fusilado inmediatamente…remítamelos V.S. asegurados, que yo los pondré a seguro de toda tentativa”.

Fueron pocos minutos, tal vez quince los que continuaron hasta que finalmente le dieron alcance a Gancio en el patio de una de las fincas vecinas. Ahí intercambiaron disparos hasta que finalmente fue abatido con tres disparos, trasladándolo a un centro asistencial bajo custodia. En el mismo lugar donde lo interceptaron incautaron su arma, un revólver calibre 38 y una mochila negra, que llegó a mis manos simplemente con unas tarjetas telefónicas en su interior. Según la propietaria del Abitab, en esa mochila se encontraban unos ciento ochenta mil pesos uruguayos, los que desaparecieron desde el patio de aquella finca hasta que llegó a mis manos. La Jefatura de Policía de Montevideo pretendió realizar una investigación administrativa que como tantas quedó archivada hasta el momento. Solo una vez fui a declarar a esa oficina, pero todo terminó cuando le dije a la sumariante que el plano de los hechos estaba mal 43

diagramado. No me contestó y allí se terminó todo. ¿Qué curioso no? Pero continuando con los hechos a los pocos minutos, el segundo delincuente, aquel que yo había visto con un portafolios, una camisa roja y pantalón de jean, fue apresado por el Agte 1ª Sacías y Rosas, en la Rambla del Buceo, dónde se le incautó un arma calibre 357 con dos disparos detonados, y un portafolios donde llevaba esta arma y otro revólver 357, que era propiedad del guardia de Selectron. Al que habían reducido cuando aquel concurrió a la alarma. Ya apresado el queridísimo Fierro Fierro, lo trasladaron hasta la seccional 11ª. Luego lo de siempre, policía técnica y la mar en coche. Entrevistada la propietaria arguyó que el dinero sustraído que nunca apareció era aproximadamente la suma antes mencionada. Este hecho como mencioné anteriormente originó una investigación administrativa que se durmió en el escritorio.

Pretendieron iniciarle un sumario administrativo al Agte Rosas que abogada mediante quedó sin efecto.

El Comisario encargado de la Investigación fue Eduardo Romero Barrios, quien a la postre resultara jefe de Radio Patrulla. Por su parte tampoco se expidió más allá de los Oficios y Memorandos burocráticos.

Los días siguientes al caso hubo ciertos movimientos extraños, por ejemplo: - el jefe actual de la mencionada unidad, Crio. Juan Da Silva, les otorgó el pase a diferentes destinos al Oficial Ayudante Alvez y a los Agentes Méndez y Céspedes. -El también Comisario de Radio Patrulla Carisimi, ordenó se le tomara actas administrativas a todos y cada uno de los integrantes de las dotaciones que fueron a apoyarnos (para eso sí sirvió el GPS). -En esas actas, muchos alegaron que concurrieron sin autorización del Centro de Operaciones y que volverían a realizarlo si la situación ameritase. A lo declarado, el mencionado Comisario ordenó que las actas fueran modificadas, con referencia a ese y otros contenidos.

44

- En cuanto a nosotros, que nos partiera un rayo. La incompetencia del organismo para aclarar la situación derivó en que no se nos reconociera el esfuerzo brindado. Que a mi compañero no le dieran la posibilidad de un ascenso por méritos y originó una suma de sucesos que nos perjudicaron

totalmente.

Ángel quedó afectado emocionalmente por el desprecio que mostraron todos los superiores ante este hecho. La calvicie moral que mostraron quienes se encontraban encargados de prestarnos las garantías pertinentes al caso nos hizo perder todo respeto por todo. ¿Con qué argumento luego podrían marcarnos normas de conducta?

45

A los pocos meses, el día del Cuerpo de Radio Patrulla, encontrándose ya ejerciendo como Jefe de la Unidad el Comisario Romero Barrios, se le otorgó menciones a policías que habían realizado partos, que detuvieron delincuentes de siete u ocho años de edad o algunos que bajaron gatos de algún tejado que otro, pero a quienes arriesgaron sus vidas asumiendo un procedimiento que terminó con el dinero en bolsillos de policías delincuentes, a quienes le pusieron literalmente el pecho a las balas ¡no! En los momentos en que frente a las autoridades presentes aquel día el Crio. Romero Barrios daba su discurso. Ángel se encontraba pintando las paredes de los fondos de la base y yo barría a pocos metros de él. Por alguna razón que desconozco el superior mencionado le tomó un gran desprecio a mi compañero a quien hostigó hasta poder darle traslado de unidad en el histórico día en que fueron otorgados cerca de cuarenta pases.

De alguna manera ese procedimiento me marcó. De alguna manera fue el causante de es clic en mi cabeza, de ese despertador que mi hizo mirar mas allá de las paredes de Radio Patrulla. Fue lo que terminó de convencerme que la policía es una gran mentira y que la vida también lo es. Fue lo que marcó el principio de mi fin en la policía que terminara con la solicitud de baja de las filas policiales que presenté el martes 13 de Mayo del 2008. De alguna manera esos hechos desencadenaron mi aversión por la oficialidad, por su sistema despótico, estamental y deplorable. Me hizo avergonzarme de mis propios compañeros (los que robaron) y me hizo sentirme henchido de orgullo como por aquellos que se fueron desde el Cerro en nuestro apoyo. Como éste fueron tantos los acontecimientos que poco a poco me fueron dando razones para abandonar este 46

instituto insalvable. Para seguir peleando por él, desde fuera, porque desde adentro por el pobre enfermo ya no hay nada que hacer.

El día 22 de Mayo del mismo año se hizo presente en la localidad de Tranqueras, departamento de Rivera, el Presidente de la República, acompañado entre tantos de la señora Ministra del Interior. Que imagen que me hizo recordar al ex ministro Stirling, a Ramírez, todos iguales. La Sra Daisy Turné emulando a Hillary Clinton, gritando, preparándose para las elecciones, porque

indudablemente (y el tiempo me dirá si me equivoco) ella es una de las candidatas a ser presidenta de este país en futuras elecciones. Y no es por la capacidad que pueda o no pueda tener, sino porque lamentablemente en este país vivimos copiando a los demás, y no podemos ser menos que Argentina o Chile. La historia no me deja mentir, al igual que la historia que indica que el Ministerio del Interior es una hermosa cartera para lanzarse a bailar por un sueño, a costa de la perdición de los subalternos mas sacrificados, los Policías. .

47

SISTEMA DE POSICIONAMIENTO GLOBAL (más conocido como GPS)

Es ya archiconocido - ahora que esto de la brecha digital se hace cada vez más pequeña- el GPS. Sistema de Posicionamiento Global. El como funciona, el como se realiza la triangulación entre satélite y dispositivo es tema de libros técnicos. Lo importante para la mayoría de los ciudadanos es saber cual es el uso que se le ha dado a un sistema que desde hace muchos años se utiliza en la policía. En resumen, cada persona que paga sus impuestos –y las que no también- merecen saber como es que se han utilizado sus fondos. Desde hace varios años el Ministerio del Interior adquirió la infraestructura necesaria para instalarle a los móviles policiales el bendito y tan bien ponderado GPS. Lo cierto es que no fue a todos los móviles policiales y de eso nunca se informó a la población. Como tampoco se le informó cual fue el verdadero uso que se le ha dado con los años.

Supongamos:

Si usted llama al servicio 911, pidiendo una ambulancia pueden suceder varias cosas. En primer lugar, que quien reciba la llamada sea un alumno recién egresado de la Escuela de Policía Departamental o de la Escuela Nacional de Policía, y que no sepa mucho de emergencias y de situaciones límite y luego de hacerle algunas preguntas como el domicilio, teléfono, nombre y apellido ainda mais, le pase con otra persona que nuevamente le preguntará la dirección para enviarle un móvil. Ahora, en el ochenta por ciento de los casos, usted se encontrará esperando loco de contento la ambulancia y de pronto desde el horizonte asomará la trompa de un patrullero para realizarle el traslado. Lo que no está mal, pero he aquí uno de los mayores errores de las personas, que asocian este servicio 911, tan politizado por el ex Ministro del Interior Esc. Guillermo STIRLING, al famoso servicio 911 de Estados Unidos donde el servicio es verdaderamente profesional. Ahora bien, otra posibilidad, es que usted llame nuevamente y sea atendido por un operador, sea cual sea su 48

emergencia, escuchará de fondo risas y carcajadas, buen ambiente para recibirle su solicitud, y si por ejemplo se está incendiando la casa del vecino, de igual manera mandarán a un móvil patrullero a verificar la situación, para luego enviar bomberos. Estas fueron tantas las situaciones que en los veranos del 2007 y 2008, sufrieron tantos vecinos de Montevideo y otros departamentos. Claro que los policías del patrullero de alguna manera la van a arreglar el problema, y como última instancia, lo desarreglarán, pero ¿es acaso esto lo que se debe de realizar? Lo lógico sería que si usted está llamando a los bomberos, vayan los bomberos y si usted está llamando una ambulancia de Saluda Pública o cualquier otra emergencia, que realmente vaya una ambulancia con personal especializado.

Pero bien, el gran tema del GPS es que nunca ha sido trabajado para ayudar a los policías a ubicar calles perdidas en el mapa. Como las difíciles calles en barrios de la periferia de Montevideo. A modo de ejemplo, en la jurisdicción de la Seccional 18ª hay mas calles Abrevadero que personas llamadas Marcelo. Pero nunca ha sido utilizado para esto. Si usted está llamando desde su casa, el GPS no es utilizado para localizar a los patrulleros y enviar al que esté mas cerca. Aunque debo de ser sincero con lo que la experiencia indica. En el período que estuve prestando servicios en los patrulleros de Radio Patrulla a los únicos operadores que conocí que lo utilizaban para fines de servicio, fueron la Agte 1ª Lourdes Sosa y al Agte 1ª Cabrera. Dos funcionarios en no sé qué número de los que han pasado por allí. Pero si chocaba un patrullero yendo a un procedimiento o no –porque los accidentes ocurren-, si alguno se excedía de la velocidad estipulada, o algún jerarca constataba que determinado patrullero se había salido dos cuadras del radio asignado le mandaban un misilazo -entiéndase por misilazo una linda sanción, ver apéndice de términos. Así ha sido y si Dios quiere y la Virgen como decía mi abuela, así seguirá siendo todo.

Y para quien tenga el buen tupé de llamarme pesimista tengo una buena respuesta….Claro que sí. Pero considero que en ciertos momentos es bueno ser pesimista. Para no engañarse con que está todo bien. ¡Porque realmente no es así! Pero en contra partida y contrastando con ese pesimismo que se me puede achacar, veo un futuro en la Policía y todo lo que concierne a la seguridad de 49

este país, con un cierto halo de esperanza. Porque sino ¿Qué hago escribiendo esto? Acaso algún día llegue a ser Ministro del Interior un verdadero Policía, un policía de carrera. Que sea electo a su vez por todos los policías…por todos digo….no solo por la Oficialidad. Por más que el cargo de Ministro del Interior sea un cargo de confianza como todos los ministros y quienes integran el Poder Ejecutivo. Pero ¿Qué cuesta soñar? Y mientras sueño…a esta hora hay un delito, y alguien está siendo robado, rapiñado, robado o asesinado, sí, a esta hora, y a cada hora que se lea esta hoja, que será esta hora, habrá un delito.

50

A los fanáticos de Hobbes…

¡No!, no estoy de acuerdo con los regímenes estamentales. Lo repito, un régimen estamental. Y por más que pateen. Es así. Como ya lo he mencionado, se me ha tornado harto difícil el explicarle a muchas personas ajenas a la policía como es el tema de los grados y jerarquías en el Instituto. El cómo puede ser que un policía con treinta años de servicio sea ordenado por un señorito de veintitrés dulces años ¿a quién le entra en la cabeza? Pero es así, créase o no. ¡De que manera puede un chiquilín con menos de cuarto de siglo de edad pararse frente a una situación extremadamente difícil como puede ser una toma de rehenes y ordenar a varios policías que lo doblan en edad y lo multiplican por experiencia? Imagínese usted dentro de una casa, con delincuentes en el interior…¿se sentiría seguro ante esta situación? Creo que no. Entonces no es que yo ande por la vida diciendo ¡Muera la Escuela Nacional de Policía! Claro que no, yo digo ¡Viva! ¡Viva! Treinta y tres veces ¡viva!, pero que la E.N.P. sea la única escuela. Que de ella salgan todos los policías. Que tengan todos las mismas oportunidades de llegar a ser Jefes, Inspectores o lo que sea. Pero que no hallan estamentos. Claro que para ingresar a la ENP se necesita tener cualquier bachillerato diversificado aprobado. Pero ese es otro tema. Apuesto a quien quiera que si los sueldos fueran buenos la Escuela Nacional no tendría que llamar desesperadamente como en los últimos años para cubrir sus cupos mayoritariamente con gente da fronteira… ¡rapaz! Si los beneficios fueran aún mejores las colas para ingresar de los bachilleres llegarían hasta Punta de Rieles. Y eso también es una realidad. Pero en este año 2008, cualquier persona gana mas dinero trabajando para la Intendencia y cualquier ente que en el Ministerio del Interior y eso no deja de ser una vergüenza.

51

¡Policías señores!, policías señora Ministra y no junta puchos son los que hoy en día ganan entre 7.000 y 10.000 pesos. Pero esto no es nada comparado con ciertos porteros de ciertos bancos o ciertos entes. Pero la cuestión y la incomodidad no es que el portero gane 25.000 pesos, el problema, es que un policía no los gane. El mismo policía que sale de su casa preocupado por si llega a fin de mes -y en este sentido no hay estamento que valga, porque tanto los oficiales como los agentes saben de los mismo-, el mismo policía que en un par de horas se enfrenta a un tipo con SIDA, que se corta los brazos y te tira sangre a la cara, que te muerde, que no le importa nada, porque la vida ya no le importa nada, y soy redundante, cien veces redundante y reiterativo, para mí una vida vale mucho…señores legisladores, parlamentarios…para el señor Presidente parece que no. Una vida vale mucho, y tras esa vida, siempre hay una familia, una esposa que queda viuda y le entregan una bandera, eso claro, si murió en acto directo de servicio. Pero si acaso, cumpliendo un servicio por artículo 222 de una ley que lo ampara, muere como el Policía que fue muerto en la estación de servicio de Rivera y Bulevar a principios del 2008, ¿es considerado acto directo de servicio?...¿quien me responde? Y en este punto no hay ENP ni EDP. Las familias quedan desamparadas, y ya nadie se preocupa por si la familia vive una Odisea. Y sabe la vida cuantas han sido las familias que han quedado a la intemperie, con cuentas que pagar, sin nada que comer, solicitando ayuda a la misma Jefatura de Policía que hace unos meses le exigía al máximo de rendimiento a ese policía que ahora yace bajo tierra. “…mamá…y papá cuando vuelve? Papá se fue a hacer un trabajo al cielo mi amor…pero no te preocupes…la familia de papá nos va a ayudar…estoy segura…porque él siempre hablaba con orgullo de sus compañeros, de sus jefes y de la gran familia que es la policía…no te preocupes mi amor que ya va a pasar…mirá la foto de papá uniformado contigo a upa…¿viste que lindo era?… Me duele la panza mamá…me duele la panza…”

52

Una casa sola, una mujer y algunos niños Una puerta que extraña una llegada Un perro que llora en la puerta porque sabe que aquellos pasos no ha de sentirlos más El pasto mojado, el cielo llorando, la lluvia que borra las huellas que había dejado aquel día temprano cuando se fue al servicio, En el cementerio, se rumorea que se ha sumado uno más, Y las almas de todos los caídos lloran la llegada de un nuevo número, De un nuevo nombre escrito en la Plaza de la Policía De un pabellón entregado en manos que ahora están frías El mayor de los niños no llora, mientras mira a su madre que estoica Prepara la comida, porque mañana empieza otro día, porque hay que ir a la escuela Y contar que ya no tienen papá, porque papá era policía. Noticia de último momento. Fuentes policiales informan que ha sido apresado el asesino del Policía que cumpliendo servicios ayer por la tarde, se trabó en lucha con este individuo, recibiendo tres disparos en el pecho muriendo en el acto. Se trata de un masculino menor de edad que alega que fue a robar no por hambre, sino para conseguir dinero para comprar Pasta Base, aduciendo que realizó el acto bajo los efectos de esta droga… En otro orden de cosas, hay gran malestar en el público uruguayo…ya que la selección Uruguaya perdió ayer por la noche en un encuentro que nos tuvo a todos en vilo…
Sí…en letras chiquitas…bien chiquitas…se leía en el informe por parte del redactor de la noticia…que este menor ya había sido conducido varias veces en los últimos meses al juzgado…y en todas las oportunidades fue ENTREGADO A RESPONSABLES POR INTERMEDIO DEL INAU.

53

“Con estas razones perdía el pobre caballero el juicio, y desvelábase por entenderlas y desentrañarles el sentido…” Miguel de Cervantes Saavedra

Algunos de ellos

Sin lugar dudas tuve contacto con ciertos personajes que me hicieron mi estadía en la policía todo mas llevadero. Personajes como El Chino. De iniciales DC. El chino fue un gran compañero de tertulias y coloquios que en las tardes que nos dejaban, nos poníamos a disertar, como jugando a los eruditos, de temas que nos encantaban. El chino -descendiente directo de los Charrúas- siempre que quedaba en la guardia, sea porque su compañero había caído enfermo o sea por lo que fuere, generalmente me buscaba para conversar, y confieso que yo también lo hacía, si era que tenía algún tiempo que derrochar, cosa que era poco probable. El chino era y aún sigue siendo un ferviente admirador de lo que respecta a las estrategias militares. Los grandes estrategas de todos los tiempos, guerreros y también guerrilleros. En ese sentido nunca le hizo asco a las tendencias, siempre miraba más allá y le gustaba más que nada la excelencia de los grandes personajes, los grandes ideólogos. Por ejemplo, Werner Heisenberg, Stephen Hawking, Fefo Nietsche, André Breton, o Adolf Hitler. Con respecto a éste último fueron varios los momentos en que arduas discusiones y posiciones eran las que tomábamos ya que se trataba por un lado la oficial historicidad de los hechos y por otro los verdaderos motivos del Tercer Reich y sus vínculos con las Sociedades Thule, Vril y con los de la SS (Sol Negro). Nunca llevamos nuestras conversaciones a los grupos comunes de mateadas y conversaciones mentirosas. Siempre nos manteníamos alejados. Un poco respetando las susceptibilidades que podían llegar a herir nuestros tópicos y también para soslayarnos de algún alcahuete esquizofrénico mamón, que fuera 54

corriendo a decirle el jefe de turno de la Base que: “señooorrrr, hay dos policías que están hablando de nazismooo, señooorrrr, yo creo que habría que tomarles acta ¿noooooo?” (se recomienda al lector que esta última frase sea leída en voz alta, tapándose con los dedos anteriormente la nariz, con lo que tendrá una reproducción casi exacta de la voz que por razones que estudia la ciencia, tienen varios alcahuetes de la oficialidad por ejemplo en Radio Patrulla y otras dependencias).

A él lo que siempre le llamó la atención fue la manera de dirigir las masas por parte de Hitler. La noche de los cuchillos largos y las sesiones de fotos con Hoffman. También como por medio de la palabra transmitía poder. Mucho más aún había quedado plenamente convencido luego de transitar por las página de Mein Kampf. Pero yo siempre insistía en la charlas, redundando y reiterando, como si fuera en la escuela, que el uso de la esvástica no era de Hitler sino que la esvástica era un símbolo universal. Por ejemplo, en algún momento recordé una imagen de Quetzacoatl de los Aztecas, que también era Kukulkán para los Mayas, con la Svástica a sus pies; también la diosa Atenea supo coquetear con dicha cruz y allá por al año 1900, la Sociedad Teosófica con Mdme. Blavatysky a la cabeza entre sus símbolos también esgrimía la svástica. Con referencia a ello cité en varias oportunidades a un excelente estudio al respecto que hiciera René Guenon. Así estábamos, y los coloquios eran realmente maravillosos. Otro personaje singular, sin lugar a dudas fue un compañero y amigo, Roosvelt, mas conocido como Rusvelito. Por más que me doblaba en edad y bien podría haber sido mi padre, por su corta estatura y su complexión ectomorfa, siempre dio una imagen cariñosa. Protagonista de tantos procedimientos, persecuciones y muy buenos procedimientos otrora, hoy en día se encuentra como se dice: del otro lado. Cansado y desengañado de la Policía, como tantos, como aquel que habiendo amado a una mujer se desengaña de ella debido a una traición. Fueron tantas y tantas las injusticias que vieron sus ojos que hoy en día simplemente camina un poco más hacia la muerte. Pero fue otro hombre que también me demostró de que no todo está perdido. Gran conocedor de los pájaros de hierro, siempre estaba dispuesto a enseñarle a cualquiera que tenga paciencia para escuchar, y 55

siempre abierto a persona alguna que quisiera refutarle sus dichos y su conocimiento, cosa que nunca ocurrió claro. Como cuando me contó sobre el final en combate del Barón Rojo en el valle de Somme, que se llamaba Manfred Von Richtofen, y tantas cosas más que hicieron de mis delicias en las tardes y noches que pasamos juntos en el C.R.P. Amante de la sabiduría de los Egipcios, sabía todo lo que persona alguna, que no fuera antropólogo o paleontólogo, pudiera saber. Cuya boca era capaz de soltar las puteadas mas degradantes a cualquiera que llegara a interrumpir los temas a tratar y la tranquila tertulia. Tanto así que si el busto de Artigas hubiera tenido vida se hubiera ruborecido por tantos insultos que le propinaba al Gallego -otro personaje inefable- paternal y cariñoso, de ojos expresivos, que siempre escondió sus tristezas detrás de la voluta de algún cigarrillo (siempre prestado) o detrás de su amplia sonrisa y de todas las barbaridades que decía.

56

Si perdiera la memoria

La memoria que Galeano asevera que ya no tiene el pueblo Uruguayo, y que Mujica pide que no se pierda. La misma memoria que olvidó muchos años a Artigas en el Paraguay y que nos hizo olvidar que Don Rivera mandó matar a los Charrúas. La misma memoria que se perdió cuando nos olvidamos que en este país también se persiguió y mató al gaucho que a su mismo tiempo Blanes pintaba como símbolo de Libertad y de nuestra nacionalidad. La memoria que me hizo recordar que cuando el Señor Comandante Navas hizo marchar bien las cárceles, Stirling no lo dejaba trabajar. La misma memoria que me dice que después de Navas las cárceles fueron más infierno que antes, y que alertó en Junio de 2008 por parte de un vocero de la ONU, “que las condiciones son peores hoy en día que en la dictadura” La misma memoria que me hace recordar que fueron varios los Inspectores y altos jerarcas que fueron procesados con prisión por abortos allá cerca del dos mil y algo…que solo los oficiales hacen sus viajes de perfeccionamiento y cuando regresan en vez de enseñar en las escuelas parasitan atrás de un escritorio. Como podría decir si me faltara la memoria, que un Sub Crio de la Oficina Centralizadora de Información Táctica se va todos los años al Paraná invitado por Urudata en viaje de placer, representando al Ministerio del Interior, tal vez, sin que el propio Ministerio lo sepa. Que nunca me olvide de la cantidad de policías que fueron separados de sus cargos simplemente porque una llamada anónima al 0800 500 (servicio inventado por Stirling) acusaba a tal o cual policía de abuso y mal trato, y que sin posibilidad de que el policía hiciera los descargos, era sancionado inmediatamente….¿o acaso lo van a negar? Cómo olvidarme de los abusos que se permiten con todo el personal, el sistema despótico de las sanciones que son verdaderas privaciones de libertad.

57

Como olvidarme que cualquier reclamo ante el tribunal de lo Contencioso Administrativo tarda dos años, y ¿cómo aguantar a un decrépito que abusando de su poder hostiga a un subalterno? Como olvidarse que la cruzada libertadora no fue tan libertadora y que Lavalleja enunció en Piedra Alta “…Orientales Argentinos…” y menos cuando dijo “ya están cumplidos vuestros deseos mas sublimes, formamos parte de la gran Nación Argentina”… ¡Ahy! si yo me olvidara como en Radio Patrulla mandaban impunemente a cubrir los servicios 222 de otros policías siendo obligados, con amenazas de pase de unidad, sabiendo los superiores que el Reglamento de 222 lo prohíbe. Que diría mi doctor si se enterara de que me he olvidado de cómo presionaron los integrantes del Círculo Policial -que son todos oficiales- al sindicato de Maldonado. Si yo me olvidara de las presiones de tantos Señores Oficiales y jerarcas a los sindicatos de la policía de todo el país. Qué vergüenza sería si todo de mi mente se esfumara, y no recordara que en cada rendición de cuentas, el Ministerio del Interior supo como buen amo, darle a la Policía entera las migajas que dejaron los otros entes, porque siempre el policía fue el último de los hermanos. El último de la fila, contando historias de cowboy con un revólver en la cintura, creyendo que esa es su única arma, y mientras tanto sus hermanos lo palmean y se van de la ventanilla con los bolsillitos llenos. De pronto, el pelotudo se da cuenta que quedó solo en la fila, con frío y la ventanilla esta cerrada, entonces se encoje de hombros y dice “el año que viene vengo mas temprano” y recoge del piso lo que sus hermanos dejaron.

58

Una Carta

Como andas negra. Yo aca preso y sin poder salir. Sin poder ir a berte ni un ratito negrita. Este oficial de mierda me encajo preso porque dice que estavamos tomando mate en horas de serbisio. Pero que pretende este mierda si sabe vien que pasamos 20 oras lavurando negra. Voz lo saves bien. El tambien lo save porque el tamvien hace 222 pero a el no le importa un carajo negrita porque el se ace llevar a todos lados por el patrullero. El y toda esa mafia de los oficiales que al ultimo dia avil traen las voletas y firman las oras de control aca enfrente mio. Como si ellos fueran a controlar los cerbicios. Como no negrita. El otro dia cuando me encajo preso este ijo de una gran madre vino con los cuernos revirados. Parece que la mujer anda marchando con un cana resien nuevito; es un pansa rayada el guacho pero es facherito y ace poco vino la mujer a vuscarlo al guampa y la resivio el guacho este y parece que se pasaron los teléfonos y aí empesó toda la tramoya. Pero lo lindo es que anda revirado negra y encaja preso a todo el mundo mirá. Al ñato le encajó falta de urbanidad porque el pobre se avia comido esos guisos carreros que hacen en el comedor y se le escapó un pedito viste, como el coco estaba viendo la jugada fue a contarle a la jente de la guardia. Justo ahí empezaron a contar unos chistes, como para no dormirse viste negra y entró el jetón y les encajó 5 diaz a cada uno por ecceso de alegría. Aci la berdad es que no vamos ningún lado negri pero siempre que yovió paró y el otro dia salió la ministra en la tele disiendo que en cualquier momento nos suben los sueldos negra asi que cuando se venga un aumentito nos vamos a comer un pancho al carrito como ace siglos que no acemos berdad. Ora voy a calentar agua pal mate y me voy a tomar unos con el ñato que esta triste el pobre porque dise que no tiene un mango y el ofisial control del 222 lo echo para meter a un cuñado. Aci que vamoa a ver que acemos con el pobre. Un veso negra y no te olbides de

59

pagarle a la Rita lo que la devemos del mes pasado yo cuando salga del arresto ago un surtido en la base y lo llevo.

Posdata: no dejes que la gurisa ande en la caye asta tarde sino cuando baya le doy unos sintasos

Tu morronguito

el Juan

60

SEGUNDA PARTE

Hace casi un año que me fui de baja. En este tiempo estuve pensando, para mi gusto demasiado. No sé hasta dónde un exceso de pensamiento y análisis de la vida misma es provechoso o contraproducente. Siguen en mi cabeza montones de preguntas sin respuestas, preguntas que soy conciente, no tienen respuesta, tal vez, porque yo imagino o veo preguntas donde no las hay, lo que no tiene solución deja de ser un problema. Hace unos minutos llegué del ciber y como tantas veces pateando piedritas como siempre. Porque acabo de enviar mi currículum a todos lados, pero nunca, ni un llamado, ni siquiera para asegurarse si es verdad la existencia de este tal Pablo Javier Figueroa Bresler. Hace casi un año que me fui de baja y que también dejé de escribir esto que pretende ser un libro, o tomar forma como tal, sin saber específicamente que es. Cortázar siempre contaba que nunca necesitó terapia, y que el escribir fue como esa válvula de escape a las presiones cotidianas y al parloteo constante de todos sus habitantes, así, de una sentada, escribió uno de sus mas famosos cuentos: La casa tomada. Tal vez sea por esto mismo, o alguna razón asociada, que sigo escribiendo esto que no se si es para mí o para alguien. El tiempo, único Dios, padre de todas las cosas existentes, lo dirá. Dejé de escribir el día que le llevé la primera parte de este libro a una editorial, luego de haberles comentado sobre el contenido, me dijeron que les parecía interesante, así que terminé de limar algunos detalles y en pocos días hice la entrega. Después de los dos meses de espera abandoné toda ilusión. Sabiendo que no es soplar y hacer botella, ni que se hace una espada solamente con el pensamiento. No hay dudas que es necesario trabajar duro para conseguir algún resultado, pero, este pensamiento ya no habita para nada en mí. Soy simplemente los dedos en este teclado que escribe tratando de seguirle el ritmo al continuo vómito desordenado de mis pensamientos y reflexiones. Ya me importa una mierda si a alguien le puede servir lo que aquí escriba, es más, cada día me hago más y mas conciente de que la Comunicación, también es una ilusión. Como todos esos entes ideales como son la Libertad, el Amor, la Solidaridad, el Altruismo, la Comunicación también es un ente ideal. ¿Y quién puede acaso convencer a un loco de su propia locura? 61

Cierto día me encontraba en Radio Patrulla, estaba preparando un acta administrativa, que no era más que un pretexto burocrático de los jefes para poder darle el traslado de dependencia a un policía que era según ellos muy bocón. Lo cierto es que era un policía que cuando no le gustaba algo lo decía sin pedirle permiso a nadie. Virtud poco conocida dentro del cuerpo policial –guste o no, es la verdad-. Así que como la tarde venía tranquila como pocas veces, me fui a la Oficina del Comandante de Guardia a buscar agua caliente para prepararme un mate. Ahí estaba G.R. a quien aprendí a apreciar de sobremanera, precisamente luego de lo ocurrido aquella tarde. ¿Qué haces viejito? -me dijo- ¿Cómo va la tarde? Tranquila viejo, bastante raro, el silencio en la selva es señal de peligro, hay que estar atentos porque en cualquier momento se pudre todo. Ni hablar che. ¿Decime botija? ¿Dónde 222? No hago viejito –le dije sin sobresalto- por suerte dejé de hacer hace bastante tiempo, como dos años ya…desde que comencé a levantar cabeza y más que a levantar, conocí a mi compañera actual, ella también trabaja y me dá una mano en todo, es una compañera de ley, cuando vio que esto del servicio 222 era aparte del servicio normal me pegó una parada de carro de aquellas. Me hizo comprender que no había porqué afanarse y que trabajando los dos nos daba para los gastos del mes y para juntar algún pesito. Así que…después de todo, hacía mucho tiempo que quería largar el 222, es un servicio de mierda, te va matando de apoco, no aporta para la jubilación y te genera otros gastos. ¡Tas loco! Es un esfuerzo que hay que hacer gurí, yo tengo treinta y dos años de servicio y treinta y dos haciendo 222, no hay otra botija, no hay como safarse, uno necesita la plata, no te olvides que hay que mantener una familia, y se hay servicio se hace, picando en cualquier lado, fútbol o básquetbol, cuidando cables de Antel en el medio de un cantegril o en la loma del orto…- sacudió la cabeza como dándole fuerza a su resignación y reiteró- no hay otra. Todo lo que me quieras decir viejo –le dije sentándome y soltando el termosoy conciente de las necesidades de un policía y su familia, no te olvides que mi viejo también lo es y tiene la misma cantidad de años de servicio y haciendo 222, solo que ¿sos conciente de lo que estás dejando por el bendito 222? ¿sabés que es lo que sacrificás aparte del cuerpo?

62

-

Sí –me contestó tan seguro que por un instante pensé que al fin había dado en el clavo- me pierdo de no mirar una buena película en casa o sacarme el oso (el uniforme) y dormir una buena siesta.

La verdad es que no esperaba esta respuesta, pero luego de que la dijo fue bastante obvia, la respuesta de muchos y muchos, y la verdad es que me hizo calentar que le respondí, no con violencia, sino con la voz firme como quien habla con la verdad y con autoridad, no la autoridad mentirosa que se desprende de un símbolo en un brazo o sobre un hombro, sino la autoridad que fluye de los más recónditos abismos de las fuentes del verdadero conocimiento, pero que luego, esa misma autoridad y esa misma verdad, me enseño que no todo el mundo está preparado para ver más allá de lo que pueden ver sus ojos. En serio me estás hablando viejo ¿Y que más queres que te diga? Vos tenés esposa – le pregunté-, ¿tenés hijos? Sí. ¿Y vos cuanto hace que no te tomás un fin de semana y te venís al prado con tu señora a tomar un mate?, ¿sabés porque miran las novelas venezolanas? ¿Por qué por un momento sueñas con ser la protagonista viejo? y sueñan que en algún momento vos no vas a llegar más, o que mientras estás acá o en el 222 va a llegar a su puerta el príncipe que la saque de esa vida solitaria, sin compañero. A mi no me vas a decir que hace años que no sacás licencia y que cuando la sacás lo hacés de a 10 o 15 días, ¿sabés porque no estás 30 días en tu casa? Porque no lo aguantas viejito, porque sos un extraño en tu propia casa. Porque no sabés donde quedarte, porque hace años que tu mujer se acostumbró a que hay un hombre uniformado que llega, come, se tira un par de horas en la cama sin sacarse el uniforme, se levante, se baña, tal vez, y se vá hasta dentro de dos días y de pronto, llega un extraño, que sos vos, a pasar 10 días de corrido en la casa. ¡Es una locura! Porque molestás en todos lados. Le vas a decir algo a tus gurises, que ya tiene veintipico de años y te mandan a la mierda, y un día despertás y te das cuenta que esa ya no es tu casa, y no es tu familia y que sos como ya te dije, un extraño. ¿Sabés decirme cual es la comida preferida de tu mujer? ¿y la música de tu hijo? No seas malo, si te enterás que tu hijo pasa de año o repite solamente a fin de 63

año….- hubo un largo silencio, lo miré y él ya no me miraba, sino que miraba o recordaba algo- o decime si miento. Sabés que tenés razón…tenés razón botija…tenés razón.

Y así continuó, entre silencio y silencio, dándome la razón, pero me lo dijo con un pesar, que a cualquier otro no le hubiera surtido efecto, y se hubiera congratulado de haber sido tan elocuente. Sin embargo, me dí cuenta que acababa de tirarle al piso con unas palabras un castillo de naipes que él pensó, o mejor dicho, que nunca se dio cuenta que estaba ahí. Así que con una sensación extraña cargué el termo y me fui para la oficina, recordando la alegoría de la caverna de Platón, pero sabiendo que estos eran otros tiempos, y que en la policía no abundan los hombres con tiempo de ocio para filosofar; y por unos días cambió tanto la actitud de G.R. que pude notar que en vez de hacerle un bien, terminé por hacerle un mal. ¿Por qué con qué armas enfrenta un hombre de más de 55 años una realidad que nunca percibió? ¿Cómo podemos enfrentar un peligro que ignoramos? Él a las semanas volvió paulatinamente a ser el mismo. Yo no. No hubo nadie mas que le hablara de esos temas y yo volví a tocar los temas de siempre, ya que nos veíamos poco, entonces, no hubiera servido de nada insistir. Sin embargo yo aprendí, porque G.R. sin saberlo, me enseñó que no todos están preparados para recibir una verdad, porque les puede hacer daño, y yo aprendí a esconder mis perlas, y que por más que hablemos el mismo idioma, podemos no comunicarnos.

Por eso es que en el prólogo anuncié que este no es un libro para los policías. Porque mi intención no es llegar a ellos. Mi intención es salir de esa caverna, y contarles a los demás como es que se vive en ese submundo, submundo del policía pobre, del buen policía y del mal policía, del hombre que todos los días se duerme donde el amanecer no lo ha de encontrar, del monumento a la resistencia física y mental, del sacrificio por la familia, por los hijos, por el hogar, por los compañeros, por ellos mismos, y por último, sólo por último, por la Patria.

64

Procesados por dependencias – Período Enero a Setiembre 2007 (Fuente: Cárcel Central)
Seccional CARCEL CENTRAL D.N.C.P.Y C.R. DINV - AUTOMOTORES DINV - DEL. ECONOM DINV DPTO.DEL.COMP DINV - H Y RAPIÑAS DINV - HOMICIDIOS DINV - ORDEN PUBLICO DIR.NAC INTELIGENCIA DIR.NAC. DE ADUANAS DIR.NAC. DE INTERPOL DIR.NAC.T I. DROGAS DSEG - COM. MENORES DSEG - COM. MUJER DSEG - COMISARIA 01 DSEG - COMISARIA 02 DSEG - COMISARIA 03 DSEG - COMISARIA 04 DSEG - COMISARIA 05 DSEG - COMISARIA 06 DSEG - COMISARIA 07 DSEG - COMISARIA 08 DSEG - COMISARIA 09 DSEG - COMISARIA 10 DSEG - COMISARIA 11 DSEG - COMISARIA 12 DSEG - COMISARIA 13 DSEG - COMISARIA 14 DSEG - COMISARIA 15 DSEG - COMISARIA 16 DSEG - COMISARIA 17 DSEG - COMISARIA 18 DSEG - COMISARIA 19 DSEG - COMISARIA 20 DSEG - COMISARIA 21 DSEG - COMISARIA 22 DSEG - COMISARIA 23 DSEG - COMISARIA 24 DSEG - D.O.E. DSEG - INSP. 2ª ZONA JEF - CANELONES JEF - MONTEVIDEO PREFECTURA N NAVAL Total general CON PRISION 7 29 71 44 74 304 88 145 9 3 7 52 4 12 72 42 75 82 68 59 43 58 39 63 53 85 95 81 137 89 60 36 113 1 60 6 28 63 5 3 2 2 11 2380 SIN PRISION 0 2 55 50 150 129 14 39 9 0 3 4 0 18 23 21 40 22 27 25 15 25 19 34 23 38 42 23 42 44 20 25 45 6 28 8 14 35 0 0 2 0 4 1123 Total general 7 31 126 94 224 433 102 184 18 3 10 56 4 30 95 63 115 104 95 84 58 83 58 97 76 123 137 104 179 133 80 61 158 7 88 14 42 98 5 3 4 2 15 3503

65

En el mes de Octubre del 2008, la Sra Ministra del Interior junto con su equipo y junto al Sub Secretario Insp. (r) Bernal, dieron a conocer a la población sobre una nueva re estructura de la Policía en general. Habiéndose disuelto gran parte de los unidades de Investigaciones, que según sus datos tenían un bajo rendimiento, la unificación de la Comisaría de la Mujer y la Familiar junto a Comisaría de Menores, y una supuesta invasión al servicio de calle de todos los agentes ejecutivos que se encuentran prestando funciones administrativas. Indudablemente éste anuncio llamó la atención de los medios de prensa que estuvieron cubriendo ampliamente el anuncio, mientras que la Sra Ministra con su porte habitual y su voz entre arrogante y sobradora anunciaba con orgullo los cambios que sin lugar a dudas surtirían efectos. Un mes mas tarde Bernal anunciaba en una reunión de Ministros llevada a cabo en el interior del país que aún los números no eran favorables pero que sin lugar a dudas iban a dar resultados, pero, como si alguna culpa le golpeara la boca y le exigiera llegar al micrófono dijo no le queremos mentir a la gente. No hay caso. No se aprende. El ciudadano no aprende, los policías no aprenden, yo no aprendo a dejar esto sin concluir, y obviamente a los delincuentes no los para nadie, no porque sean unos fenómenos, sino porque no conviene. Las cárceles no tienen mas lugar, no entra ni un alfiler y recién ahora se le antoja a la Ministra del Interior realizar gestiones frente al Ministerio de Defensa para que sean descongestionadas las cárceles y muchos reclusos sean derivados a distintos cuarteles donde hay infraestructura para alojarlos. ¿Cuántas muertes tuvieron que suceder en los centros de reclusión para que finalmente las voces desesperadas de los familiares encontraran eco en el Ministerio? ¿Porqué se tardó tanto tiempo y porqué llegando a fines del año 2008 aún no se ha puesto en marcha el plan? ¿Cuántas muertes más hacen falta? En lo que respecta a la re estructura, no hay que ser mago para saber que no es la manera de cambiar a la Policía. Porque el mal que aqueja a esta fuerza del estado es estructural, y lo que la ministra y su equipo han implementado es simplemente un cambio sencillo de piezas, algo así como un enroque de ajedrez. Ya lo he dicho y lo sigo aseverando. Existen solamente dos maneras de cambiar a la Policía y crear una fuerza al Servicio de la Sociedad como rezaban los móviles policiales en tiempos de Guillermo Stirling. Hay sólo dos maneras, las demás, son pruebas que se pueden llegar a realizar, 66

como la implantada en el mes próximo pasado, que tienen un efecto inmediato pero no duradero. Imagínese una estructura que lleva décadas actuando en la sociedad y en la mente de los actores, que en este caso son los policías ¿como pretende usted moverla de lugar, cambiar sus estructuras con la simple utilización de un Decreto o una Resolución? Imposible porque ya se encuentra enraizada en la actividad arquetípica del Instituto y de sus componentes. Una posibilidad es derrumbar totalmente la estructura. Otra, es marcar un punto de corte, y a partir de allí mientras lo viejo continúa su camino, marchitándose con el tiempo, comenzar a levantar una estructura nueva, con una mentalidad nueva, con un resultado nuevo y excelente, cuyos resultados serán visibles en un período de no menos 20 años, lo que a nivel político necesitará de una continuidad totalmente independiente del gobierno de turno. Lo que no es imposible, observando por ejemplo, el trabajo de los Ministros de Economía desde la crisis del 2002 (Atchugarry, Alfie, Astori), todos ellos tuvieron continuidad, y es así que hoy día, frente a la crisis mundial, el Uruguay tiene armas importantes como enfrentar la recesión que ya aqueja a todo el mundo. El Cabo Hugo Albernaz, del área administrativa del Cuerpo de Radio Patrulla siempre fue un hombre de pocas palabras pero con un poder de síntesis extremadamente asombroso, incisivo, punzante. Él me dijo una vez, luego de que yo me había despachado con veinte minutos de oratoria y crítica al sistema: sabés cual es el tema Pablito, el tema es que acá se trabaja para el día a día…no importa tomar medidas a un futuro, no importa planificar, simplemente hay que sacar a la patadas el trabajo diario y mañana…veremos. Como tantas veces en esas palabras dijo todo lo que yo quería decir y ni se me hubiera ocurrido, me hizo recordar al Oscuro Heráclito de Efeso.

67

Ciertas aclaraciones

Lo primero que expondré, es a mí entender, bastante utópico, no porque en definitiva sea inaplicable, sino porque, dada la realidad socio-económica del Uruguay, Latinoamérica y el Mundo, resulta bastante inviable. Pero antes de partir debo de realizar ciertas aclaraciones y desempolvar el verdadero paradigma sobre el cual se asienta la Policía Nacional. A la pregunta ¿es posible cambiar la estructura y crear una nueva fuerza de seguridad? La respuesta es un claro y convincente ¡Sí! Ahora bien, a la pregunta de si ¿es conveniente tener una fuerza de seguridad de primera línea? La respuesta, que parece obvia, tarda en llegar. Sí es posible cambiar porque si se cuenta con una base económica favorable, se contará por antonomasia con una buena infraestructura, una logística envidiable, y un personal bien remunerado, bien entrenado y por sobre todas las cosas, sumamente profesional. El problema surge cuando a una estructura gubernamental como la nuestra, que es prácticamente una empresa familiar, donde pulula el amiguismo y con un buen grado de corrupción, se le implanta una Fuerza de Seguridad de primer nivel. Quis custodiet custodes ?, es la gran pregunta a realizar y la gran respuesta a buscar. En los últimos días de Noviembre del 2008 trascendió en la mayoría de los medios de comunicación que el Director Nacional de la lucha y Represión contra el tráfico ilícito de drogas, dijo de que narcotraficantes se encontraban colaborando con partidos políticos aportando dinero para sus campañas. Como era de esperar, con el pasar de los días, las declaraciones fueron cambiando de tenor, hasta que encontró la presente forma: “habría narcotraficantes, que intentarían ingresar al país, portando títulos universitarios obtenidos en EE.UU…..” Así que el televidente, el radioescucha o el lector de algún diario lo que tiene que creer es que definitivamente no hay narcotraficantes en este país y menos que ayuden a las campañas de partidos políticos. Esto, claramente nos da un grandioso respiro y nos hace sentir enormemente virginales, porque entonces, el único lugar donde el narcotráfico apoyo a las campañas políticas es en Argentina, cabe señalar, el reciente suceso del tan nombrado caso Wilson y la valija con mas de medio millón de dólares. Éste buen señor, resulta que se subió a un avión donde viajaban diplomáticos argentinos, bajó en Ezeiza y no en la base aérea y justo 68

tuvo la mala suerte de que una policía muy bonita con un cuerpo fenomenal lo revisara y le encontrara el dinero. Ésta policía hoy es sensación de tapas de diarios y un carrera meteórica, hasta es tapa de la revista playboy. De todas maneras, nos tenemos que quedar tranquilos porque en Uruguay eso no pasa, claro que no. Vecinos que viven en las fronteras con Argentina y con Brazil aseguran que todas las semanas y casi todos los días sienten y ven como avionetas cruzan de un lado a otro. Entonces uno se pregunta ¿está verdaderamente controlado ese tráfico aéreo? ¿Tenemos radares que cubran el tráfico de todo el territorio nacional? Son tantos y tantos los ítems donde se divisan las fallas, que no bastarían dos tomos de 500 hojas para nombrarlos. ¿Qué pasa si creamos un servicio de seguridad de primera línea? Y primero que nada, el gasto público va a aumentar. Porque es obvio que todos y cada uno de los individuos deberán de recibir remuneraciones de acuerdo a su cargo, sus capacidades y el servicio que presta. Así que aumenta el gasto público y no creo precisamente que aumente en algunos millones de dólares. Tendrán que ser varios, pero como, reitero, es inviable hoy día y considerado innecesario para el gobierno, no veo impedimento para que yo me siga explayando en mi teoría. Claro que no nos podemos olvidar que el aumentar el gasto público es parte de la economía reticente que tanta alergia le da a papito FMI.

69

Derrumbe de la estructura existente.

Supongamos que mágicamente aparece un mecenas en la escena y se hace cargo –a cambio de servicios, propaganda y beneficios- de aportar el dinero necesario para poner en marcha una verdadera reestructura en el Ministerio del Interior. Como primer paso, indubitablemente se necesita un diagnóstico y no cabe dudas que es el siguiente: el presente sistema de escalafones, grados y disciplinario que lleva adelante el Ministerio del Interior por intermedio de las Jefaturas Departamentales se encuentra caduco. Cortito y al pie. Siendo yo un técnico en Reparación de PC, Redes y Diseñador de Páginas Web, no encontré manera de realizar un cambio de escalafón que me beneficiara para poder, por un lado, verterle el instituto mi experiencia y capacidad, ganar claro en calidad de vida, y por otro a su vez, dejar un puesto ejecutivo libre para un nuevo ingreso. Pues bien, no fui el único. En Radio Patrulla, habían varios Doctores (sí, médicos, doctores, galenos) que belive it or not! Continuaban siendo de escalafón ejecutivo cuando rompía los ojos que era imperativo que pertenecieran a cualquier otro escalafón menos el ejecutivo. Ricardo Martínez, alias el fofi, Agte de 1ª, estando cursando en el año 2008 segundo año de Ingeniería Mecánica en la Facultad de Ingeniería de la Universidad de la República, fue cruelmente discriminado por iguales y superiores en Radio Patrulla siendo yo testigo de ello, en vez de alivianarle las cargas horarias y darle facilidades para que estudiara y terminara su carrera cómodamente, con el objetivo de absorber luego sus capacidades, NO!, mejor es dejar que se pudra picando en una garita o clavarlo en cualquiera servicio que apareciera por ahí.

El sistema de grados ya lo detallé anteriormente pero para recordar. Básicamente dentro del escalafón Ejecutivo hay dos estamentos claramente marcados. El personal subalterno: Agte 2ª Clase, Agte 1ª Clase (éstos son los alistados), Cabo y Sargento (Clases), Sargento 1º y Sub Oficial Mayor (Sub oficiales). El grado de Sub Oficial Mayor (S.O.M.) es el mayor grado que se puede alcanzar dentro del personal subalterno y llega allí con suerte luego de unos 25 años de servicio y correspondientes cursos de pasaje de grado. El siguiente estamento es el de Oficiales y Oficiales Superiores: Oficial Sub Ayudante, Oficial Ayudante, Oficial Principal, Sub Comisario, Comisario (hasta aquí son considerados oficiales), Comisario Inspector, Inspector Mayor, Inspector 70

Principal y General (hasta aquí oficiales superiores). Así que usted es un S.O.M. de 25 años en la Policía y un O.S.A. de 25 años de edad, tiene más jerarquía que usted. Parece poco lógico. El actual sistema de grados y estamentos de Subalterno-Superior crea una división dentro del mismo personal, siendo otra de las causas que no permiten al grupo de individuos identificarse con una causa común y trabajar en un mismo sentido. Siempre ha habido y siempre habrá mientras se mantenga este sistema, divisiones y problemas que han llevado desde lo administrativo hasta crear verdaderos conflictos que han tenido que ser derivados a la Justicia por la magnitud del problema. Por ejemplo, en la mayoría de las Unidades como ser Radio Patrulla, Platel de Perros, Policía de Tránsito, Coraceros, Granaderos y en las mismas comisarías, encontramos que los comedores y lugares de esparcimiento se encuentran separados y generalmente, el de la “superioridad” se encuentra en el piso más alto, siempre por encima de donde se encuentran los “subalternos”. No hay que ser Erich Fromm ni Carl Gustav Jung para percatarse claramente que la misma distancia y separación que se encuentra en estos hechos y en los acontecimientos diarios, es llevado también a un plano mental, donde los actores de la oficialidad crean estructuras mentales de verdadera superioridad sobre los alistados, clases y sub oficiales, quienes, por causas obvias, responden en su mayoría con un sentimiento de contrariedad que se materializa en las horas de trabajo y obviamente, en el trabajo mismo, tanto administrativo como de calle. Haciendo un poco de historia recordaré cuando en los comienzos de la Banda Oriental, precisamente en el 1797, Olaguer de Feliú otorgo a bandidos y delincuentes de las inmediaciones una amnistía para integrarse en el Cuerpo de Blandengues, donde a sus 33 años se hiciera presente José Gervasio Artigas quien fuera reconocido contrabandista (está mas que documentados en obras de los historiadores Carlos Machado, Carlos Real de Azúa y Carlos Maggi entre otros). Mientras que años después se implementó la Ley de Vagancia (conocida por el acrónimo de LEVA) donde quienes no tuvieron oportunidad de ser hijos de hacendados y estancieros como Artigas, fueron integrados a un grupo de soldados y policía rural que atendía a los órdenes de los “Señores generales”. Por lo que se ha visto hasta aquí, se ve claramente que el sistema actual de castas debe de ser abolido, siendo implementado un sistema de asensos único, donde todos los ingresos tengan las posibilidad mediante estudios y cursos de aspirar por el grado

71

máximo. De lo contrario, cualquier intento de re estructura que no tome en cuenta este aspecto, está claramente condenado al fracaso.

El sistema de sanciones es una vergüenza. El actual sistema de sanciones, comenzó a imponerse allá por los años 60. Para contextualizar históricamente, finalizada la Guerra de Corea en el 53, las consecuencias comenzaron a verse poco después. Las exportaciones más fuertes del Uruguay, carne y lana descendieron ostensiblemente. A su vez, tomaba forma de la mano de Estados Unidos, la Unión Europea que implementará como es obvio políticas proteccionistas. Nace el Fondo Monetario Internacional y con él, a los pocos años, las Cartas de Intención. Ahora bien, es a partir del año 60 que la CIA comienza a expandirse por Latinoamérica con la excusa del peligro inminente de la expansión del comunismo por estos lares. Del 60 al 70 se implementaron varias veces las Medidas Prontas de Seguridad y la Militarización de Entes Públicos. En ese contexto, y una vez que comienzan a trabajar las Fuerzas Conjuntas, la Policía se rige por el Reglamento General de Disciplina Nº 21, que es el de los militares, y una vez que ingresamos nuevamente en un período democrático, ciertos detalles se olvidaron, y uno fue el de las sanciones a los Policías. Cualquiera con un mínimo de razonamiento se puede dar cuenta que el Arresto a Rigor es en definitiva una privación de libertad, que en definitiva es anti-constitucional. Pero por si fuera poco, no es solo la mera sanción, sino el modo en como se aplica y se regula. El gran abuso que se ha hecho por parte del personal superior de las sanciones, ha llevado a un sinfín de desenlaces trágicos, policías que hartos de sanciones sin pie ni cabeza han disparado contra oficiales y agentes (recordar el 2001 en Radio Patrulla de la Costa-Canelones), el policía que en Comisaría de Menores le descargó cinco tiros en el pecho a un oficial que lo tenías pasado de sanciones. Y una infinidad de casos que llevarían meses o tal vez años detallar. Claro que algún curioso preguntará ¿pero no hay una regulación o alguna vía de reclamo? Claro, pero descartemos antes que nada la tan estúpida respuesta que dan los eruditos del Derecho que hablan del Tribunal de lo Contencioso Administrativo. Si bien este órgano está exclusivamente para reclamos en lo que respecta a sentencias dictadas en el ámbito de la Administración Central contrarios a una regla de derecho o con desviación de poder, primeramente se han de acabar las vías de reclamo dentro del organismo donde se genera el expediente, la sanción o similar. Así que para reclamar una sanción usted puede estar esperando unos 5 años tranquilamente. ¿Cómo va a reclamar un policía que 72

está acosado por un oficial que todos los días le inventa una causa nueva? Estar desalineado (no tuvo tiempo para afeitarse luego de las 18 horas de trabajo), presentarse tarde al servicio dando manifestaciones fuera de lugar (por la misma causa el pobre se durmió y llego media hora tarde), exceso de alegría (estar riéndose con sus compañeros o en amena tertulia), dirigirse al superior en forma inapropiada (decirle el que se cree superior que está claramente equivocado o que está cometiendo una injusticia), falta de urbanidad (alguna flatulencia u otras reacciones fisiológicas propias de la biología humana), realizar manifestaciones que no son de recibo (UYA! Ésta es buenísima porque cualquier cosa puede ser de no recibo). Para mejor, según la cara y la relación que se tenga con el cliente los días que se lo priva de la libertad. Puede ser algún día simple (recarga horaria) pero las mas comunes son 1,2,3,4 y hasta 5 días a rigor. Si es un comisario el que sanciona, ahora, si es un director puede mandarlo en canadá hasta 20 días. El agente (actualmente de baja) Pedro Madruga, prestando funciones de chofer para el C.R.P. protagonizó un choque simple y el Director de Grupos de Apoyo Insp. Mac Miralles, lo envió 20 días de vacaciones a un calabozo de Coraceros y como si fuera poco, luego de la repercusión económica y familiar que representó para él, vuelve a manejar y a los dos días tiene otro inconveniente menor….otra vez 20 días más. Lo curioso, es que hay delitos que ni siquiera se penan con tantos días de privación de libertad. Por haber manejado para el Instituto se ganó prácticamente un proceso y por si fuera poco, los problemas económicos que se le generaron bifurcaron en problemas familiares que resultó en su divorcio. ¿Qué le parece? ¿Con este tipo de régimen disciplinario queremos una policía de primer nivel como la Chilena? Por eso es imperativo y necesario eliminar todo este sistema caduco que marcha por la propia inercia de la sociedad. Pero de todas maneras, resulta prácticamente utópico pensar que el gobierno es capaz de agarrar este viaje, y menos que aparezca el Rey Midas para financiar tal cambio. Sin embargo, hay otra posibilidad que más que un aval económico necesita que para tal cambio, haya voluntad.

73

Pase raya, corte y vuelta a dar.

Para tantas cosas se ha pasado raya en este país, que un o se pregunta entonces, ¿Por qué no? Porque no pasar raya de una vez por todas. Integrar definitivamente al policía a la sociedad. Utilizar parte de la infraestructura y logística obsoleta en manos militares para uso de la policía. Mientras los delincuentes cometen asaltos con 9mm los policías los persiguen con revólveres calibre 38 del tiempo del far West. Mientras los delincuentes circulan en buenos coches los policías tienen que patrullar en carros tirados de mano, autos que están en servicio hasta 24 horas, repiten casi todos los turnos y por si fuera poco les dan 15 litros de nafta o gas Oil para patrullar zonas inmensas como son la seccional 21ª, la 18ª, la 16ª. Los autos de investigaciones los delincuentes los reconocen a un kilómetro de distancia, siempre con los Chevrolet blancos con chapa de Maldonado o las interminables camionetas Nissan, mientras tanto en los depósitos judiciales como en el de la calle Cochabamba los autos se pudren sin más. Allá por el año 2002 el Oficial Suárez junto con el Agte Pérez y otros de Radio Patrulla recuperaron un BMW 525i a disposición judicial, que hasta el día en que me fui de Al Qaeda el 13 de Mayo del 2008 continuaba pudriéndose debajo de las gradas. Porque no hacer que el policía sea uno más no uno aparte. Porque no ponernos a la vanguardia de la seguridad en la región. Si bien continúo pensando que una policía así no serviría a los intereses creados por la Élite del Poder. Una policía a la cual se le pueda echar la culpa de los altos índices de criminalidad, una policía a la que se pueda culpar de corrupta, y que sirva de escudo para encubrir otras causas sociales originadas en otros escalones superiores gubernamentales. Aún así, voy a exponer algunas ideas que tal vez, en algunos años, puedan ser puestas en práctica. Supongamos que a partir del día de hoy cortamos con los ingresos de las escuelas de Policía Departamentales (personal subalterno) y los de la Escuela Nacional de Policía. Lisa y llanamente no hay mas ingresos en esas escuelas y a su vez, se realizan llamados a personas con ciertas capacidades físicas e intelectuales. La experiencia indica, que recientemente en el año 2005 y 2006, se realizaron llamados para la escuela Departamental, donde uno de los requisitos era tener Ciclo Básico completo y curso de PC aprobado. Los resultados fueron tan nefastos, que nuevamente 74

hoy día, pleno 2008 si usted tiene 1º o 2º de liceo usted ya puede realizar los trámites e ingresar. Aún más, recientemente se dio a publicar en el diario El País, que quienes poseían esos requisitos antemencionados, preferían ingresar en el ramo de la construcción, donde los sueldos son mas favorables que en la Policía. De todas maneras, con una buena propaganda mediática, y siendo verdaderamente estrictos en las condiciones, se puede captar público interesado. Es así que éstos serían los primeros en la Nueva Carrera Policial. Totalmente independiente de los otros escalafones, que con el transcurrir de los años y los retiros, se marchitará y se extinguirá. Mientras tanto, de nuestro nuevo cuerpo, personal, verdaderamente capacitado para evaluar (podrían ser empresas privadas de selección de personal) clasificará a los postulantes quienes por sus aptitudes serán derivados a áreas específicas: tareas de campo, informática, inteligencia, logística, administración, etc. Éstos se encontrarán a cargo de personal capacitado para realizar su interfaz con el ahora caduco sistema. Claramente los primeros serán quienes mas sufran las consecuencias, por una obvia discriminación por parte del viejo modelo. Sin embargo, en un período de 15 años, varias unidades pueden haber sido ya saneadas por estos nuevos policías, cultos, capaces y virtuosos, en fin, tan ilustrados como valientes. El problema de la remuneración puede resolverse conjuntamente con el problema disciplinario. Sabido es, por el estudio de la conducta animal y humana, que se responde mejor a los estímulos por un trabajo bien realizado, que al castigo por desobediencias, trabajos truncos y demás. Se puede implantar un sistema que en ves de sancionar, premie a la buena conducta, logros, celo profesional, iniciativa, etc. De esta manera, el castigo partiría de la ausencia de premios e incentivos. Por tal motivo, en un período de 15 años habría sido abolido el sistema disciplinario, por un sistema de incentivos, viajes, días o semanas libres, galardones, menciones, cursos en el exterior, premios económicos, canjes con entes públicos y privados como es común en las empresas privadas. No puede ser escusa para el gobierno actual los recursos económicos. Bien es sabido, que cuando tiene que pedir préstamos a entidades monetarias para otros motivos no más importantes que la seguridad, los solicitan con gusto. Recientemente, en Noviembre del 2008, la Ministra Daisy Tourne viajó a Chile y allí quedó embelesada con los patrullajes de helicópteros. Es así que el día 13 del mismo mes todos los medios gráficos y de comunicación anunciaban que en breve la policía implementaría el uso de 2 helicópteros. Entonces…mientras en Talleres no hay ropas para los policías, 2 75

helicópteros van a patrullar la ciudad. Mientras no hay repuestos para los patrulleros van a haberlos para los helicópteros. Mientras controlan a muerte el consumo de combustible de los coches y las motos en Radio Patrulla y en Tránsito, hay combustible para los helicópteros, que en definitiva, no van a servir para nada. El 10 de Diciembre representantes del gobierno actual anunciaron que se proyecta una fuerte reestructura carcelaria con dinero (prestado) del BID. ¿Entonces?
“…el tema de la superpoblación de las cárceles no se soluciona con la construcción de más penales, sino con leyes que ofrezcan otro abanico de posibilidades” Daisy Tourne. Entrevista al diario El País, 31 Mayo del 2008.

De los helicópteros ni se habla. Son inocuos para Montevideo. Una cosa es Chile con su inmensidad y población. Argentina y Brasil con sus autopistas y su delincuencia sin igual, otra cosa es Uruguay que es un pañuelo. Si hay un accidente de tránsito en Zum Felde y Camino Carrasco ¿dónde va a aterrizar el helicóptero para efectuar el traslado? (porque me imagino que no van a pasear simplemente). Si hay un accidente en el Parque Batlle, en Camino Maldonado y Libia, en 18 y Pablo de María, en Bulevar Artigas y Garibaldi, en Centenario y Corrales…dónde va a aterrizar? Los últimos simulacros realizados con helicópteros han sido desde el Kibón hasta La Española, algunos hasta el Hospital Policial, pero no nos engañemos, en esta ciudad continúa siendo más rápido el traslado en ambulancia. Otro tema aparte es un accidente en una carretera o Ruta, pero la respuesta en carreteras es tan tardía que habría que ver el desempeño. Este gobierno progresista, tanto con el ex ministro y socialista José Díaz como con la actual Ministra, no han hecho nada diferente que de los anteriores ministerios. Que no me vengan con números sacados de la galera. ¿No es hora ya de realmente hacer un cambio total en ese Instituto (el policial) que se sigue manteniendo por el solo sacrificio del policía que sigue trabajando 18 horas?

76

…And a Justice for all!

El 16 de Diciembre del 2008 la Señora Ministra del Interior dio a conocer ciertos datos relevantes sobre criminalidad en el país. A continuación fue entrevistado el Señor Rafael Paternain del Observatorio Nacional sobre Violencia y Criminalidad y al ser consultado sobre como “veía” esos “números” dijo que los datos más alarmantes eran de violencia doméstica y que los copamientos, los delitos sexuales y los homicidios eran números casi nulos.

Mientras tanto, en el Centro Hospitalario Pereira Rosell luchaba por su vida Marcos Ariel Benítez Madera de 14 años quien fue sorprendido por detrás por un delincuente que le cortó el cuello el sábado 13 de diciembre en el conocido evento de “La noche de las luces”.

Lo cierto es que de Enero a Setiembre del año 2007 fueron consumados 139 homicidios y en el año anterior en todo el territorio sucedieron 147. Entonces sería bueno hacerle extensiva la pregunta a parte del Sr. Paternain a la Ministra y al Sr. Presidente, ¿ cuál es la importancia que se le da a la vida?, ¿cuál es su valor para afirmar que 147 homicidios en un año y cerca de 300 en dos años, es un número mínimo? ¿se animarían a decir frente a las familias que fueron víctimas de algunos de estos actos que la pérdida de dus familiares forma parte de un número mínimo?

En el mismo período de Enero a Setiembre del 2007 hubo 147 violaciones consumadas. ¿Es este un número menor? ¿Acaso una sola violación no es suficiente como para alarmarse? Hay algo que está mal en este país, o acaso todo, porque las leyes que regulan la delincuencia juvenil ya están caducas y mientras los defensores de los Derechos del Niño y del Adolescente se golpean el pecho y defienden a capa y espada a los menores delincuentes ¿Quién defiende los derechos de los trabajadores?¿quién defiende los derechos de las personas que trabajan, pagan sus impuestos y se han ganado el derecho por sudor propio de transitar libremente sin miedo a que un delincuente menor los robe o los mate? 77

El 12 de Diciembre del año 2000 tres individuos robaron la finca sita en Timote 5723, Jurisdicción de la seccional 19ª. A raíz de la recorrida de un móvil de esa seccional se suscitó un enfrentamiento en Paso de la Boyada y los accesos donde el “adolescente” Jorge Washington Orcajo Jaques de 16 años le quitó la vida mediante disparos al Agte 1ª Francisco Efraín Roldán Ramos quien falleció momentos después. Luego de apresar al delincuente y luego de las diligencias correspondientes el Juzgado de Menores de 1er Turno dispuso “QUE SE LE INICIARA PROCEDIMIENTO COMO
AUTOR INIMPUTABLE DE UN DELITO DE HOMICIDIO MUY ESPECIALMENTE AGRAVADO DEBIENDO SER INTERNADO EN DEPENDENCIAS DEL I.NA.ME. CON MEDIDAS DE SEGURIDAD”.

Pero las medidas de seguridad del INAME (hoy INAU) le duraron

oficialmente hasta el 10 de Mayo del 2002 cuando en Camino de las Tropas y Samuel Lafone personal de la Brigada de Asaltos le dio captura luego de que hubiera efectuado varias rapiñas a ómnibus de la zona y en esa oportunidad nuevamente atentó a disparos contra la vida de los policías. ¿ De que derechos hablamos entonces?

-

¿ Estás seguro que algo anda mal? A… no me crees, fijate.

El 15 de Enero del 2001, en la Estación de Servicio de Avenida Italia y José María Delgado fue muerto por delincuentes, de un disparo, Miguel Angel Barrientos de 47 años, policía y padre de familia. Luego de las actuaciones fueron procesados con prisión tres masculinos mayores, de los cuales uno de ellos, Richard Soria de 32 años fue procesado con prisión por encubrimiento y supuestamente por razones de seguridad había quedado en cárcel central. Eso, reitero, fue el 15 de Enero del 2001. Ahora bien, el 19 de Marzo del año 2002, poco más de un año después, el mismo señor se encontraba viviendo en una finca de la calle de Estados Unidos (Cerro de Montevideo) según quedó documentado en una denuncia en la cual este señor -que fue procesado por encubrimiento del homicidio de un policía- realizó una denuncia contra un menor por hurto en su finca. Entonces, suponiendo que la Justicia le haya dado la libertad…¿un año por ese hecho?¿mientras hay personas que por otros motivos menores se están pudriendo en las cárceles aún sin condena?

El 31 de Mayo del año 2002, fue asesinado el Policía que cubría un servicio de custodia a ómnibus por la seccional 19ª, Jorge Lorenzo Silva Noy de 24 años. 78

Resultando ser los asesinos dos menores, uno de ellos fue Sergio Daniel Romero Morales quien por Oficio 656 del año 2002 de Juzgado de Menores de 1er Turno fue “iniciado el procedimiento por homicidio muy especialmente agravado e internado con medidas de seguridad”. Pero resulta que la internación también le duró poco porque el 12 de Julio del año 2003 protagonizó un enfrentamiento con la Policía en Luis Batlle Berres y Tres Cruces de donde resultó luego de apresado, conducido a Juzgado Letrado en lo Penal de 13º Turno (obsérvese que el “niño” ahora era mayor) y por disposición sentencia del Magistrado fue procesado con prisión por un delito de atentado. Sí la verdad que es medio raro che… …pará que esto no es todo.

Porque el mismo señor, asesino de un policía estuvo involucrado el 2 de Setiembre del 2004 en un evento de violencia privada suscitado en Tres Cruces y Carlos de la Vega (seccional 19ª). O sea que apenas un año después que fue procesado con prisión por atentado contra un policía el señor andaba libre y campante por las calles de Montevideo. Pará un poquito, porque tal vez se escapó de la cárcel. No se escapó nada porque luego de que en la seccional le dieron cuenta al Juez actuante de PJ 21ª fue dispuesto “Libertad y antecedentes”. …………………………………….

El 1ero de Mayo del año 2005 en Belloni y La Cabra, el asesino Abel Gimenez de 57 años apuñaló a un individuo y el Juzgado Penal de 17º Turno dispuso Libertad y Presumario. Luego, un año después, en Belloni y Pettirossi ejecutó de dos disparos en la cabeza al joven policía Leonardo Michel Góngora Rodríguez de 23 años. Fue procesado, lo que a mi personalmente me parece poco.

El 22 de Diciembre del 2006 fue asesinado en Garzón y Saravia el agente que realizaba servicio por artículo 222 Henry Fagundez Toche.

El 4 de Mayo del 2007 cerca de las 23 horas en la estación de Servicio que se encuentra en el lugar fue asesinado el Policía Luis Manuel Rivera Mallarini de 41 años quien fue ultimado de un disparo de arma de fuego por dos masculinos.

Mas policías han muerto y seguirán muriendo, por razones obvias del servicio. Pero esto no es argumento para negar un desinteres del Instituto Policial, del Ministerio 79

del Interior y de los integrantes del Gobierno electo. El desprecio hacia las vidas de estos policías y de sus familias. ¿Cuáles han sido las medidas? ¿ cual el apoyo a las familias, a los hijos? No me vengan con estadísticas y números raros, que poco importan. Lo cierto es que más de una vez han hecho boca en los medios de comunicación y después las familias de los policías han quedado tiradas a la deriva, madres a cargo de hijos implorando alguna limosna en la Jefatura o el Ministerio, todo porque aquel hombre dio la vida por un instituto que no se interesa por esos huérfanos. Hijos que no comprenden que le pasó a papá y que miran sin comprender las lágrimas de una madre frente a una caja grande de madera mientras muchos señores con caras largas la saludan. No me vengan no con idioteces porque simplemente hace falta salir a buscar a las familias de esos caídos y preguntarles que ha hecho el Ministerio por esas vidas.

80

Historia de Radio Patrulla
Todo el material que expongo a continuación, al igual que las imágenes, pertenece a una presentación creada por mí en el año 2006 con motivo del aniversario de Radio Patrulla.

Montevideo, en la década del 40, presentaba un crecimiento considerable de su población y paralelamente de la delincuencia, que hacía notar la falta de un servicio policial eficiente. Por ello y al impulso de aquel gran visionario que fue Juan Carlos Gómez Folle, Jefe de Policía, se creó un servicio de coches patrulleros, radio comunicados, similar a los que había en los Estados Unidos de América, Inglaterra, etc. De esta forma se lograría un mayor margen de acción y agilidad frente a los diferentes hechos que motivaban la acción policial. Este servicio fue creado por el ya mencionado Jefe de Policía el 12 de Octubre de 1944, bajo la presidencia del Dr. Juan José de Amézaga. Su primer Jefe, fue el Sub Comisario Rogelio Castro y dependía de la Comisaría de Tránsito, a cargo del Sr. Comisario Don Omar Mariano. Luego de ocupar, a lo largo de su historia, diferentes locales, quedó definitivamente asentada a partir del 19 de diciembre de 1975 en las instalaciones que actualmente ocupa. Este local perteneció al Sr. José Buschental, quien proveniente de Alsacia (Francia) arribó a nuestro país en el año 1849. Poseedor de cuantiosa fortuna adquirió un predio de aproximadamente 60 hectáreas, donde edificó varias construcciones que aún perduran, llamadas en su época "La Quinta del Buen Retiro", mientras que el entorno constituyó un hermoso parque llamado "El Prado Oriental". Luego, al fallecer Buschental todas sus propiedades pasaron a manos de la Comuna, quien cedió en usufructuó este local al Cuerpo de Radio Patrulla.

El Cuerpo de Radio Patrulla es una unidad motorizada de Policía Ejecutiva, que depende de la Dirección de Grupos de Apoyo de la Jefatura de Policía de Montevideo, cuyos cometidos esenciales son el mantenimiento del orden público y la prevención de los delitos, ejerciendo permanentemente actividad de observación mediante sistemas de 81

patrullajes en vehículos automotores, integrados con equipos de comunicación y medios de apoyo , necesarios para el cumplimiento de la función: el control de los delincuentes, infractores y contraventores, cuya detención efectuará si correspondiere, de acuerdo a la normativa vigente y al reglamento de procedimientos generales. Para someterlos a las autoridades policiales jurisdiccionales o a aquellas dependencias que por razones de competencia lo establezca el Comando acompañando las pruebas e instrumentos del delito, si así se obtuvieran; cumple las tareas que por razones de urgencia y competencia, sean imprescindibles para preservar la vida, la tranquilidad y el goce pleno, de los derechos de las personas; colabora con otros organismos del Estado y dependencias públicas o departamentales. Brinda, cuando se disponga, el apoyo necesario en actos protocolares, prestando garantías a los representantes y autoridades extranjeras que visiten el territorio del departamento. La función activa del patrullero se puede desarrollar por su propia iniciativa, a través de las indicaciones del mando natural y de la Mesa Central de Operaciones o por denuncias de los ciudadanos en la vía pública.

82

Sub.Crio. Rogelio Castro. Jefe del Cuerpo de Radio Patrulla desde 1944 a 1952

Esta es una pesadísima estructura de concreto que, como figura en su inscripción, es un Trofeo de Combate ganado en la lucha contra células terroristas Tupamaras. Este trofeo, según el jefe de turno de Radio Patrulla, o se exhibe o se guarda en un galpón sucio y mohoso. ¿Pero que es? En verdad, nunca encontré a nadie en Radio Patrulla que me dijera porqué ese pedazo de concreto era un trofeo. Hasta que un día, estaba yo retrasado a la entrada en la Oficina de Novedades cuando me tomé un taxi. El conductor era un hombre flaco, veterano, con la cara curtida por las arrugas y por las tristezas típicas de un hombre que ha laburado toda su vida y se morirá laburando sin poder descansar un solo día a la sombra de algún zorzal o alguna acacia. Entonces le pedí que me llevara hasta Alfonsina Storni s/n y Buschentall. El buen hombre se sonrió y me dijo – ¿lo dejo en la esquina de Radio Patrulla?- lo que no me llamó la atención por razones obvias, pero enseguida prosiguió – en mis años mozos fui policía de Radio Patrulla…hasta que en un procedimiento me lastimé la rodilla y me dieron de baja por ineptitud física- enseguida le pregunté si tenía alguna pensión, lo que me parecía obvio, porque claramente había sido acto directo de servicio no m´ijome contestó

dejándome helado- eso se usa ahora y de vez en cuando, antes si a usted no lo mataban no era acto directo de nada, a mi me dieron la baja así nomás…que le vamo´ a hacer, pensar que le entregué los años jóvenes de mi vida a la policía. Tenía ganas de 83

reventarme la cabeza contra el parabrisas por hacer preguntas tan estúpidas cuya respuesta yo ya sabía de antemano, pero lo más interesante, fue que ese hombre me contó el origen del trofeo. Resulta que esas pesadas estructuras de concreto iban atrás de las camionetas de los tupamaros. Porque en ese concreto ellos se parapetaban y disparaban a sus perseguidores. Parece ser, que el “trofeo” sería de la parte de atrás de una de las camionetas que en reiteradas oportunidades se batieron con policías y militares. Fue en uno de esos entrenamientos donde perdió la vida el Comisario Antonio Silveira Regalado.

Quien fuera jefe del Cuerpo de Radio Patrulla desde 1965 hasta el 22 de Diciembre de 1966, fecha de su último enfrentamiento en la zona de Instrucciones Km 40 en la llamada zona “Cruz de los Caminos”.

Si bien en mis tiempos de Policía fui un acérrimo crítico de la oficialidad (y lo sigo siendo) el Crio. Silveira Regalado junto con otros oficiales de otrora son y seguirán siendo un ejemplo de valentía y virtud para todos los policías sin distinción de rango.

¡Chapeau por el Comisario!

84

Otros caídos

A lo largo de toda su historia varios fueron los policías abatidos en servicio. Según mis criterios fueron muchos más. Como el del Agte 1ª Rodolfo Sánchez en el año 2008 que falleció en un accidente de tránsito protagonizado por el móvil policial. Pero según los criterios del “Comando”: no es así.

“Usted Ve a un Veterano de las Variedades hacer papel de Víctima y de Villano por los caprichos de la Vida…”

Feliciano Hidalgo Saldaña. Muere en acto directo de servicio el 2 de Diciembre de 1955.

85

Agente de 2a Clase Alfredo Miranda, 30 de Diciembre 1979.

Agte 2ª Carlos Eduardo Chagas.

Miranda y Chagas el 30 de Diciembre de 1979 fueron abatidos por un delincuente que se encontraba realizando una rapiña en una farmacia de la zona del Prado. “…esta apariencia no es mera Vanidad. Es el Vestigio de una Vox pópuli ahora desaparecida…”

Agte 2ª Henry Fiuri de los Santos. 1984. Ingresó a un delincuente en el móvil policial sin las medidas de seguridad correspondientes (así dice la versión oficial) lo que motivó que aquél le disparara por la espalda.

86

Agte 2ª Luis Rodríguez Aire. El 14 de Mayo del 1986 fue abatido en un enfrentamiento con un soldado que escapó de su unidad luego de robar una carabina. “…pero esta Valiente Visita de un fastidioso pasado cobra Vida y ha hecho un Voto de Vencer a los Virulentos Vanguardistas del Vicio Violadores Violentos y Voraces de la Voluntad…

Estoy en deuda ya que carezco de datos. Esto es a lo que me refiero cuando hablo del olvido, sin embargo, por estar en deuda es que voy a recordar los versos de Jorge Luis Borges.

Solo una cosa no hay. Es el olvido. Dios, que salva el metal, salva la escoria Y cifra, en su profética memoria, Las lunas que serán y las que han sido.

“Salud y largo recuerdo a los caídos” “Vendetta como un Voto, no en Vano, pues el Valor y la Veracidad de tal algún día Vindicarán el Vigilante y al Virtuoso”
Hugo Waves en V de Vendetta (Warner BROS. Hnos. Wachowski)

87

“Vuestro miedo a la Muerte no es mas que el temblor del pastor cuando está de pie ante el Rey, cuya mano va a posarse sobre él como un honor” Khalil Gibran (El Profeta)

88

Los Patrulleros son “Las ruedas de la Policía” guste o no. Lamentablemente hay muchos dentro de los “Altos Jerarcas” que desean que Radio Patrulla se desintegre entre las 24 seccionales de Montevideo. Pero siempre han llegado esos hombres poco comunes que a fuerza de sacrificio y trabajo levantan nuevamente a “La base” de su muerte para transformarse en la dependencia que mantiene vivos a los Jerarcas de turno en la Jefatura de Policía de Montevideo y a los Ministros de turno, aunque lamentablemente esto sea a costas de exprimir a seres humanos que trabajan incansablemente en todas las secciones de radio Patrulla. El último Gran Jefe que pasó por la puerta de la Base fue el hoy Comisario Inspector Eduardo Romero Barrios (es cierto, en la primera parte le di unos palos, pero nadie le quita las cosas buenas). Hombre directo y sencillo, de esos cuya estampa recuerda a las pinturas de Blanes. Hombre que también me hizo rabiar y putear como los mejores y que en las oficinas nos hacía tirarnos de los pelos y laburar como enanos (con perdón de los enanos). Sin embargo este hombre llegaba a las 0700 de la mañana y no se iba de La Base hasta las 2300 horas. Fue el que elevó nuevamente a la base a lo que continúa siendo hoy en día. Paradójicamente, no se rodeó de banditas, desintegró la comisión pro colaboración por no ayudar en nada (fue nuevamente integrada a su salida y reemplazo por el Crio Altamir Hoyo Tort) y a pesar que le demostró hasta San Pedro todo lo que había mejorado, no le reconocieron nada a nivel jerárquico. Le negaron por dos años consecutivos el premio a la Dependencia y lo mandaron a la Dirección de Investigaciones. Siendo que usualmente, los Jefes luego de terminar su servicio en Radio patrulla ocupan cargos de mayor importancia como ser Jefes de Direcciones o jefaturas de Policía del Interior.

89

Algunas de las flotas de Radio Patrulla a lo largo de la historia

Cantidad de Patrulleros desde el año 1999 hasta 2006
120 100 80 60 40 20 0 1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006
PATRULLEROS

90

A las mujeres víctimas de violencia doméstica y a la verdadera Justicia…que parece haberse tomado unas vacaciones y al Estado, por su ineficacia ante estos hechos.

La lluvia dejó la calle hecha un asco. Mas que calle lo que había era puro barro. Para colmo de males el techo de chapa ya dejaba filtrar las primeras goteras que dentro de poco iban a ser cascadas de agua que en pocas horas iban a dejar la casa llena de agua. La madre estaba cansada pero continuaba cociendo la pollera de la vecina que la iba a pagar cuarenta pesos, lo que representaba la leche y el pan de la mañana. La luz de la bombita de 40 watt se perdía entre los rincones oscuros de la casa y mientras tanto alrededor el cansancio la hacía ver sombras. Pero el cansancio era 91

demasiado como para darles alguna importancia. La despertó el pinchazo de la aguja en el dedo y después de la puteada se chupó la sangre que le hizo despertar los jugos gástricos y otra vez sintió hambre. Miró hacia la esquina del rancho y vio que la niña estaba dormida. Se había quejado todo el día que le dolía la panza y a fuerza de implorarle al almacenero pudo conseguir un codo de flauta para darle. Mientras tanto la promesa de la leche de la mañana la mantenía despierta y agudizaba la vista que a esta altura la hacía ver agujas por todos lados. Se pinchó de vuelta pero ya no puteó, se dio cuenta que hacía mucho tiempo que no lloraba, hacía tanto tiempo que no lo hacía, por lo menos, desde que se dio cuenta que el llorar no soluciona nada. Siempre había pensado que “el que no llora no mama” pero sabía por sangre propia que por más que se llore en la pobreza lo único que se mama es el salitre de las lágrimas. Abelardo hacía dos días que se había marchado y ella no sabía nada, pero eso ya era costumbre, por lo menos ahora respiraba los días que el se iba de farra porque las últimas semanas había llegado solamente para dormir, echándose en el catre al lado de la nena empapándola en hedor a alcohol. La última vez que la había pegado sintió que aparte del vino y del olor espantoso de los sobacos un olor algo extraño, como a metal o algo parecido le había llegado entre trompada y trompada. La Teresa le había dicho justamente aquella mañana que ese olor era típico de la Pasta Base “tené cuidado…es capaz de matar por la pasta” le dijo. Otro pinchazo en el dedo y se quedó mirando un rato como era la sangre, esa gotita negra, que alguien mintió que era roja, se quedó arriba del dedo como si no tuviera apuro. La puerta se abrió de un golpe y la lluvia se hizo sentir mas fuerte, la luz de la bombita pareció escaparse corriendo hacia la intemperie y en el umbral pudo ver la silueta de Abelardo que no le dijo nada, miró hacia donde estaba la nena y enseguida se dirigió a donde estaba la tostadora, la desenchufó, la puso en una bolsa de nylon y miró alrededor haciendo fuerza con la mirada, vio el viejo primus y el aladín y los mandó a la bolsa, ella le dijo que ni loca dejaba que se llevara lo único que tenían – dónde voy a calentar la leche de la nena idiota- él no le dijo nada y siguió mirando, agarró un pantalón viejo y lo mandó a la bolsa –¿que te pasa Abel?¡ que te pasa! ¿vas a comprar esa porque..- le cerró la boca de un cachetazo, la empujó y cayó ella sobre una esquina rompiendo la pollera, miró en la oscuridad el tajo que le había hecho y al instante le dolieron las costillas de la patada que le dio su marido. Con el tiempo, había encontrado la forma de morderse para no gritar del dolor con el fin de no despertar a la nena, pero miró hacia la esquina y vio los ojos relucientes y espejados de su hija y 92

comprendió que todas las noches había visto todo. El se dio vuelta y siguió buscando cosas. Tomó un vestidito que una vecina le había regalado a su hija, al lado vio unos zapatitos y una a una iba metiendo las cosas en la bolsa hasta que de pronto entre la borrachera y la pipa de pasta base que tenía atravesada en la mente sintió que su cabeza cedía ante un peso enorme y enseguida un líquido viscoso bajaba por su cabeza, metiéndose en los ojos en la nariz y en la boca -¡que hacés hija de puta, te voy a mat..otro golpazo en la cabeza y las manos que no parecían ser el de su mujer que lo tiraban para afuera del rancho y cerraban la puerta. Se dio cuenta que la bolsa había quedado dentro y arremetió contra la puerta de chapa. Entre las nubes negras en los ojos se dio cuenta que las luces de los ranchos de los vecinos se prendían- Abrí hija de puta que te voy a matar, te juro que te mato hija de puta, a vos y a ese otro pichón de hija de puta, las voy a matar a las dos-. Dentro, los brazos temblorosos de la madre ahora rodeaban a su hija que lloraba ahogadamente en silencio, las lágrimas…las lágrimas comenzaron, las lágrimas, lloraban, lloraban mientras la casa se caía y las goteras se hacían mas fuertes –Mamáááa…-gritaba la niña que tenía los ojos grandes observando hacia la puerta atravesando la oscuridad, ya no parpadeaba y la madre la abrazaba, la abrazaba y lloraba mientras la lluvia y las goteras y el barro se metían en la casa. Un grito, el último grito se sintió y el golpe en la puerta, el golpe y otro golpe, otro golpe en el barro y un murmullo, voces, voces y mas voces – Mamáaaa…..- seguía llorando y gritando, hasta que la voz dulce de la madre le dijo a la nena –tranquila, tranquila mijita, mirá, mirá nenita, vino Radio patrulla mijita, mirá, mirá ahí, ahí se lo llevan y hay una mujer policía, mirá mijita- y una señora, con el pantalón todo embarrado se acercó y miró a la niña, la acarició y le secó la mejilla- tranquila cielito, tranquila, no va a pasar nada, llegó la Policía.

Cantidad de Denuncias de Delitos Sexuales Enero-Junio 2006, 2007 y 2008 Uruguay
2006 Violaciones Consumados Tentativas Otros Sexuales Total Sexuales 143 101 42 367 510 2007 151 108 43 377 528 2008 162 117 45 399 561
93

Fuente: Dirección de Política Institucional-Ministerio del Interior

Cantidad de Denuncias de Delitos contra la Persona Enero-Junio 2006, 2007 y 2008 Uruguay
2006 Homicidios Consumados Tentativas Lesiones Leves Graves Riñas Violencia Doméstica Otros contra Persona Total Persona 163 105 58 4.768 4.461 307 225 3.293 1.867 10.316 2007 135 82 53 4.480 4.184 296 306 5.029 1.219 11.169 2008 144 101 43 4.717 4.269 448 383 5.829 1.495 12.568

Fuente: Dirección de Política Institucional-Ministerio del Interior

Los suicidios en 2008 no representan la totalidad al cierre de Diciembre.

94

Quod scripsi, scripsi

Lector pacífico y bucólico, hombre de bien ingenuo y sano, arroja este libro saturniano, orgiástico y melancólico.

Si tu retórica no hiciste con Satán, astuto decano, ¡tíralo! Me leerás en vano, o creerás que a un loco leíste.

Mas si su hechizo no te inmuta, y el abismo tu mirada escruta, léeme y sabrás amarme, amigo;

alma curiosa que penando tu paraíso vas buscando; ¡compadéceme!...¡O te maldigo!

Charles Baudelaire (Las Flores del Mal)

Ya está. Doy por finalizado esto que al final no sé que intentó ser. Será por estos períodos de desmoralización profunda que paso cada tanto y por la total pérdida de fe a lo único que le mantenía, que era al hombre. Pero porqué culpar al hombre si puedo culparme a mi mismo. Ahora que lo pienso, tal vez, nadie me hizo perder nada. Sino que simplemente perdí todo yo. Finalizo no sin antes exponer, lo que pienso del sistema y de la policía. Adaptando las palabras de Jean Jaques Rousseau: Si me preguntan si soy príncipe o legislador para exponer mis opiniones acerca de la policía o el estado, contestaría que no, pero que no obstante, si lo fuera, ¡haría!, –por tener herramientas- o simplemente callaría. Por eso es que opino y critico. Porque así como está mal visto socialmente criticar o estar en contra de los judíos e inmediatamente uno será tildado de antisemita, de la misma manera la crítica común está a los oídos vedada, por la misma crítica.

Nada va a cambiar. Eso lo vengo diciendo desde que comencé a darme cuenta de lo que es la policía. Desde que veía a Stirling prometiendo una policía Sirviendo a la 95

Sociedad y por otra ahorcaba tanto a los policías al punto de que no sé qué número de policías suicidados hubo dentro de lo que fue su gestión. “Integré dos gobiernos colorados; en esos gobiernos como ministro del Interior; en esos gobiernos actué con firmeza y respeto para defender, fundamentalmente, los derechos humanos de los ciudadanos y fui garantía de los derechos de todos los ciudadanos”.(Convención colorada del 21-08-2004)

Pero lo que se olvidó el gran infame fue que mientras el vendía mentiras y mientras todos los Uruguayos se dejaban engañar los policías no éramos ciudadanos. Ese hijo de puta le importó una mierda al Policía y su familia. Los gurises que quedaron huérfanos, las esposas que se quedaron con un pabellón frío, vacío, sin sol, sin vida, si cielo, si nada. Ese reverendo ladrón que puso al hijo en el Ministerio y le dio el grado de comisario y a nadie le importó una mierda, mientras había gente que hacía treinta años que trabajaba por la policía sin descanso. Ese pedazo de mierda con cara de borracho que como se ha hecho costumbre miraba a los demás con altivez desde su atalaya de mentira, que llevó al partido colorado a su peor derrota de toda la historia, que tuvo el tupé de compararse con Batlle Ordoñez y con Luis Batlle “somos el Partido Colorado de B. Ordoñez, somos el Partido Colorado de Luis Batlle, somos el Partido Colorado que ha construido este país”(idem 21-08-2004) Si Batlle Ordoñez, si Luis Batlle Berres, si don Domingo Arena estuviesen vivos sin lugar a dudas lo degollarían a ese mismísimo desgraciado que tuvo el también atrevimiento de ponerles a los policías de Turística una campera y un gorro a cuadros y compararlos con la Policía Británica olvidándose de pelear para que también ganaran sueldos como los Británicos. Realmente, un hijo de mil puta.

Nada va a cambiar. Los Ministros pasan y pasan y solamente hacen cámaras, mientras tanto los policías que mueren son abandonados y olvidados en los medios de comunicación a cambio del último resultado futbolístico. Pero a nosotros, los de afuera, tampoco nos incumbe ni nos importa. Porque lo único que importa es que no nos roben, que no nos falte nada, los demás que caguen. Que los policías y los militares se mueran de hambre, total, no es problema mío. Pero si me roban que venga la policía rápido y que resuelva todo, si mi hermano tiene un paro cardíaco y viene la policía que lo solucione, si tengo un problema familiar que lo solucionen, si el gato se me fue que lo 96

encuentren, si entró un delincuente a mi casa que lo lleven preso, si lo veo al otro día es porque la policía lo dejó suelto, si hay un problema con un vecino que oficien de abogados y jueces porque no quiero perder todo el día en el juzgado, si mato a alguien que me dejen libre porque yo soy inocente, y si me pego un tiro en la cabeza cansado de toda la mierda que veo afuera entonces…que hagan algo, pero que hagan, sino, para qué se les paga, con lo que se les paga. …querido Camacho si no te hubieras volado la cabeza por tener todas esas cuentas. Hay querido Vasconcellos si no hubieran reventado tus venas por tanta y tanta mala sangre que te hacías todos los días, corriendo para acá y para allá a las órdenes de todos aquellos hijos de puta. Viejo Rodriguez, que ya ni me acuerdo de tu nombre, porque moriste en el hospital y prácticamente nadie te fue a ver, y ya nadie te recuerda y yo casi olvido tu apellido, fijate vos cepillo Vázquez que moriste al lado de tu cama, y como no fue por un tiro no fue en acto directo de servicio, porque policías son las 24 horas si es para procesarte pero no para darte algo. Tito Lemos, viejo y querido Tito Lemos que ni una semana de jubilación disfrutaste hasta que te moriste también. Negrito Franco, vos que llamaste de madrugada y que el Sargento Gasco de desbocó por llegar a tiempo y no pudo detener esa bala que te reventó la cabeza, estuve al lado de tu cajón junto a Angel y no tenías a nadie al lado tuyo, parecía que eras un peso del que tu familia ahora se aliviaba ¿y todo porque negro? y ¿para que?. Tantos y tantos y…mi viejo. Treinta y cinco años que le distes a la Policía de tus amores y mis odios. Siempre amaste a la Policía, siempre me dijiste que la policía fue la única que te dio un techo, pero la Policía fue tu única vida. Porque nunca estuviste en una fiesta de mi escuela, solo me acuerdo de haber ido una vez a la playa contigo. Todos mis recuerdos son verte uniformado llegando del servicio o yendo hacia el 222. Hasta mi tío Mellizo jugaba algún cabecita conmigo cuando se escapaba de los arrestos en el Geográfico Militar. Cuando empecé a fumar a los trece ni te distes cuenta, que te ibas a dar cuenta, cuando empecé a salir con ladrones ni te enteraste, total, nunca estuviste en casa, y cuando estabas, solamente mirabas películas. Te acordas aquel puterío grande que tuve por el que casi voy en cana, ese por el que entré en la policía, no me hablaste, no tuviste los huevos pero a mi me reventaba las bolas escucharte, y me escribiste un par de cartas que me las dejaste un día al lado de la cama, vos que al igual que la vieja me llamaron ladrón sin saber que había pasado, vos que te estás mueriendo de una diabetes, que nunca tomaste y que nunca fumaste, y porque te pensas que estas muriendo, por el 97

clima, o por el aire de Montevideo, ¡es por todas las calenturas y las amarguras que te agarraste por la policía de mierda! La vieja me contó que cuando me tuvo en el Clínicas no estuviste, se despertó en una sala enorme con un tipo masturbándose al lado y otro viejo, muerto, frente a ella y vos no estabas, cuando Alejandra tampoco y no entiendo cuando murió mi hermanita mayor como no despertaste, pero sabes una cosa. No te culpo. Quién soy yo para culparte. No soy nadie. Vos hiciste lo que pudiste y más. Siempre laburaste y nunca nos faltó la comida. También al igual que las cartas me dejaste algún mango para salir a los bailes, mirá que no me olvidé de aquel feriado que saliste a vender balas, garotos y ticholos, a pata, comisaría por comisaría para hacer doscientos pesos para darme cien a mi para la noche y cien a la vieja, de eso no me olvido, por eso no te puedo culpar de nada, vos que nunca tuviste reyes y dejaste que ellos se llevaran todos los créditos los primeros años. Que la vamos a hacer viejo, de la misma manera que vos me hablabas te hablo yo ahora, será por eso que me gusta escribir. Pero entendeme, que por todas esas cosas y porque vi la miseria en los ojos de los policías es porque odio a este sistema de mierda, por esta policía de mierda y por las pobres familias es que mi odio hacia los gobernantes es infinito, porque mi suegro todavía cree en los reyes magos y en los políticos de ley, porque al presidente de turno y los ministros le importa una mierda los policías y los maestros, y los médicos que se arreglen. Quiero ser mejor que mi padre para que mi hijo sea mejor de lo que seré… ya no se lo que significa esto, pero no es culpa tuya viejo, es culpa mía, que la vamo hacer viejo, que le vamo hacer.

“Gradualmente, por reproducción selectiva, las diferencias congénitas, las diferencias entre los gobernantes y los gobernados aumentarán al grado que se convertirán en especies diferentes. Una revuelta de los plebeyos será prácticamente impensable así como una organizada insurrección de ovejas contra la práctica de comer cordero”. Bertrand Rusell “Dietas, inyecciones, y los mandamientos judiciales combinados desde una temprana edad producirán el tipo de carácter y el tipo de creencias que las autoridades consideran deseables, y cualquier crítica de le élite se convertirá psicológicamente imposible” B. Rusell El impacto de la ciencia en la sociedad. 98

Doy por finalizado este trabajo que empezó poco a poquito hace un poco más de dos años. Parado muchas veces por ciertos períodos característicos de mi personalidad, hubiera querido realizar un trabajo más profundo, con mas datos (que los tengo) y con mas elaboración, pero dentro de unas horas me voy a entregar nuevamente a las jornadas de 10 horas por peniques la hora en una empresa de Seguridad y no es culpa de nadie, es culpa mía, sea éste tal vez, mi destino, en el cual no creo, pero siendo una posibilidad, hoy lo acepto. Hoy no se de que vale el conocimiento. Alguien me engañó. Pensé que conocimiento era poder y me equivoqué. Poder es poder querer (teniendo los medios para poder querer). Es más feliz un ignorante, que no sabe nada, que no sabe porque le pasan las cosas, que no sabe porque pasan las crisis y porque el mundo se mueve en esta ola desgraciada. De que mierda me sirve saber mas que los mismos profesores que enseñan sin ganas en los liceos, de que mierda sirve saber la verdad del Quijote, haber entendido a Fausto y haber descendido con el Dante. Para qué conocer todos los cuentos Quechuas y las historias de los Marianos, de que sirve saltar a la rayuela con Cortázar, para terminar hal fin peor que Horacio Holiveira, ho para terminar como Rocamadour. Comprender el principio de incertidumbre de Heisenberg o robarle unos versos a Girondo o a Almafuerte. Si teniendo solamente algunos papeles podés entrar a trabajar a cualquier empresa y ganar algunos mangos y caminar tranquilo por un Shopping y entonces conectarte y olvidarte del mundo de los suicidas del medio oriente de la crisis y la concha de la madre. En el tintero me quede tal vez por siempre las ganas de actualizar a Huxley o disertar sobre Malthus, desenmascarar al Club Bilderberg y al Comité de los 300…only dreams my darling, only dreams. Por eso tal vez algún día, antes de morir entregue un tiempo más a perfeccionar esto que no deja de ser una precaria crítica de un sistema de mierda que está herrumbrado, podrido y que por ahora marcha a pura inercia social. No puedo despedirme sin algunos versos. Nosotros, los hijos abandonados de las Musas no podemos morirnos sin versos -y en honor a Baudelaire- y un poco de dandismo, por eso me despido con Gibrán y con quien hoy siento mi alma gemela, Lautreamont. 99

“Y, aunque la muerte me esconda y el gran silencio me rodee, Buscaré, nuevamente, sin embargo, vuestra comprensión”. K. Gibrán (El Profeta) “Adieu viellard, et pense à moi, si tu m´as lu. Toi, jeune homme, ne te desesperes point; car tu as un ami dans le vampiro; malgré ton opinión contraire. En comptant l´acarus sarcopte qui produit la gale, tu auras deux amis”. Conde Lautreamont

(“Adiós, anciano, y piensa en mí, si me has leído. Tú, jóven, no te desesperes; pues tienes un amigo en el vampiro, a pesar de tu
opinión contraria. Contando el acarus sarcopte que produce la sarna, tendrás dos amigos”).

100