LABIO LEPORINO Y PALADAR HENDIDO

LABIO LEPORINO Y PALADAR HENDIDO
Las hendiduras del labio y del paladar son anomalías craneofaciales más frecuentes. Estos defectos suelen clasificarse según criterios de desarrollo, tomando como punto de referencia la fosa incisiva. Estas hendiduras tienen una gran importancia porque producen un aspecto facial anormal y dificultades para el lenguaje.

LABIO LEPORINO
Es una anomalía en la que hay separación del labio superior, que puede extenderse hacia la nariz porque no se forma completamente durante el desarrollo fetal .

PALADAR HENDIDO
Se presenta cuando el techo de la boca no se cierra completamente sino que deja una abertura que se extiende hasta la cavidad nasal.

ORIGEN MUNTIFACTORIAL + COMPONENTE GENETICO

• • • • • •

Historial familiar Ambientales Fármacos Drogas Productos químicos Deficiencias de vitaminas

SIGNOS Y SÍNTOMAS
• • • • • • Las separaciones son visibles tanto en el labio superior como en el paladar El labio leporino y el paladar hendido pueden ocurrir juntos o aislados. El tamaño, la forma y la ubicación de las separaciones varían. Pueden tener dificultad para comer. Dificultades para hablar. Problemas de audición

CLASIFICACIÓN

HENDIDURAS DEL PALADAR PRIMARIO
Unilateral: (total y sub-total)

Mediana: (total y sub-total)

Bilateral: (total y sub-total)

HENDIDURAS DEL PALADAR SECUNDARIO
Total

sub-total

submucoso

HENDIDURAS DE PALADAR PRIMARIO Y SECUNDARIO
Unilateral: (total y sub-total) Mediana: (total y sub-total) Bilateral: (total

CLASIFICACIÓN
Según Kemaham y Stark Grupo I : Hendiduras del paladar primario: (labio y pre maxilar). 1.- Unilateral: (total y sub-total) 2.- Mediana: (total y sub-total)

3.- Bilateral: (total y sub-total)
Grupo II : Hendiduras del paladar secundario: (total, sub-total y submucoso). Grupo III : Hendiduras de paladar primario y secundario 1.- Unilateral: (total y sub-total) 2.- Mediana: (total y sub-total) 3.- Bilateral: (total

Al nacimiento:

1. El Neonatólogo tiene que verificar la salud del niño. 2. El Psicólogo apoya a la familia y a los padres. 3. La Enfermera especializada enseña a la madre a alimentar al niño. 4. El Genetista realiza un estudio genético exhaustivo de los progenitores. 5. El Otorrinolaringólogo valora el oído y realiza potenciales auditivos evocados. 6. El Cirujano Maxilofacial evalúa al niño y su malformación.

A LOS 2 MESES
Estudio preoperatorio (analítica completa y consulta con el anestesista)

Un mes antes También, se valorará la necesidad de colocar un dispositivo intraoral (ortopedia prequirúrgica) para unir los maxilares separados y realizar el cierre de la encía (gingivoperiostioplastia), además del labio y la nariz, en la 1ª cirugía.

A LOS 3 MESES
Operación del labio según técnica de Millard II, con detalles añadidos de la técnica de Delaire y la técnica de Noordhoff. Según la posición de los alares aplicaremos otros colgajos intranasales según la técnica de Court B. Cutting

ENTRE LOS 3 MESES Y 12 MESES.

Seguimiento por el cirujano maxilofacial, para controlar el postoperatorio y cuidar la evolución de las cicatrices, con los últimos avances estéticos y cosméticos.

A LOS 12 MESES:

Cirugía del paladar o palatoplastia según la técnica de Furlow.

De 12 a 24 meses:

Seguimiento y revisiones periódicas con el Cirujano Maxilofacial, Otorrinolaringólogo, Pediatra, etc.

24 meses:
En niños intervenidos de paladar fisurado, comenzarán con rehabilitación del habla con el logopeda.

Revisión con el Otorrinolaringólogo. 3 años: Comenzará con control exhaustivo por el Odontopediatra. Los dientes pueden erupcionar desviados y con un mayor porcentaje de caries que un niño no fisurado. Control con el Otorrinolaringólogo. De 5 a 6 años: En los casos en los que el niño ha necesitado tratamiento logopédico hasta esta edad, el cirujano maxilofacial ser reunirá con el logopeda, para valorar si el niño precisa una segunda operación en el paladar o no.

Continuará el seguimiento por su Otorrinolaringólogo Infantil.

Antes de la escolarización del niño se debe revisar el labio y/o nariz (queiloplastia y/o rinoplastia secundaria) siempre que se requiera. Así el niño empezará su etapa escolar sin problemas y sin complejos.
De 6 a 10 años: Ortopedia y ortodoncia para colocar adecuadamente los maxilares y los dientes

A los 18 años:
Cirugía ortognática y/o distracción ósea en caso de que el maxilar superior sea pequeño o esté retraído y/o la mandíbula grande o pequeña

PREVALENCIA

PREVALENCIA DE LABIO Y/O PALADAR FISURADO Y FACTORES DE RIESGO Sonia Sacsaquispe Contreras y Luz Ortiz

Se consideró conveniente realizar este estudio para establecer su prevalencia actual y establecer los factores que pudieran estar asociados.
Y se tuvieron en cuenta las siguientes variables: • Tipo de fisuras de acuerdo a la clasificación de Kemaham y Stark Grupo I: Hendiduras del paladar primario: (labio y premaxila). 1.- Unilateral: (total y sub-total) 2.- Mediana: (total y sub-total) 3.- Bilateral: (total y sub-total) Grupo II: Hendiduras del paladar secundario: (total, sub-total y submucoso). Grupo III: Hendiduras de paladar primario y secundario 1.- Unilateral: (total y sub-total) 2.- Mediana: (total y sub-total) 3.- Bilateral: (total y sub-total)

• Sexo del neonato. • Número de gestaciones de la madre: Se dividió en tres grupos: De una sola gestación. De dos gestaciones. De tres a más gestaciones. • Edad de la madre: Se dividió en cuatro grupos:

Menores de 20 años. De 20 a 25. De 26 a 30 . Mayores de 30 años. • • • • Antecedente familiar. Asociación a otra malformación: presencia de otra malformación congénita. Consumo de medicamentos durante el primer trimestre de embarazo. Enfermedades durante el embarazo.

Se encontraron 44 casos de labio y/o paladar fisurado en un total de 37,213 neonatos registrados en los años 2001 Y 2002 dando una prevalencia de 0.001.  El 55% de los casos correspondían al sexo masculino.  El 68.18% corresponden al grupo III, el 25% al II y e16.2% al I

 El mayor número de casos (40.9%) de fisuras correspondió al grupo de madres cuyo número de gestaciones fue igual o mayor a tres niños.  En relación a la presencia de antecedentes familiares se encontró que sólo el 11.4% lo tuvo siendo el grupo III el más asociado.

El 40.9% de los neonatos presentó otra malformación asociada como: alteraciones de orejas y nariz, Trisomia 13, T. 21 Y Holoprosencefalia; siendo el grupo III el más relacionado.

Se encontró que el 31. 7% de las madres consumió algún medicamento durante el primer trimestre de embarazo.

En relación a la presencia de enfermedad de la madre durante el embarazo se observó que en el total de los casos el 50% de las madres tuvo alguna enfermedad durante el periodo de gestación. Los grupos II y III fueron los más relacionados.

Prevalencia:
• Un caso por cada mil nacimientos  1/450 asiática  1/500 chilena  1/700 estadounidenses. • Los resultados del estudio muestran que el labio y paladar fisurado y la fisura del paladar aislado son más frecuentes en el sexo masculino, mientras que el labio fisurado aislado es más frecuente en el sexo femenino • En cuanto a la variable de edad materna los grupos que obtuvieron mayor frecuencia fueron el 20 a 25 años y el de mayores de 30 años con 34.1 % y 31.8% respectivamente • Con relación al número de gestaciones se encontró que el mayor porcentaje de fisuras ocurre en el grupo de 3 a más gestaciones. • Con respecto a la presencia de antecedentes familiares el 11.4% de todos los casos presentaron antecedentes familiares.

• En cuanto a la relación de enfermedad materna en el embarazo se encontró que el 50% de las madres la sufriero, siendo la anemia la más común.