Reflexión para la Navidad

Niñito Jesús, que la pureza de
Belén, con tu nacimiento queme
hoy la impureza de nuestro
mundo para hacerlo más
respirable y luminoso.

Francisco Martínez A.

Diciembre 2012
Fuente: Reflexiones. Catholic.net , Catecismo Católico y otros.


Divino Niño Jesús, Verbo del Padre
Eterno, convertidme te lo suplico.
Niñito Jesús, la pobreza es profecía en cuanto que
nos abre a la verdad de la pobreza como senda de
felicidad y de realización personal.
Niñito Jesús, sed mi Maestro y el
guía de mi vida.
Niñito Jesús, enseñadme a amar a mi
prójimo tal y como Tú lo has hecho.
Niñito Dios, tú que llegaste al
mundo para salvarnos, te pido
años de paz.
Niñito Jesús, Príncipe de la paz,
dadme la paz que necesito.
Niñito Jesús, ven en mi ayuda
cuando tenga tribulaciones.
Niñito Jesús, sed mi refugio,
recibidme en tu corazón y alimentad
mi Alma..
Niñito Jesús, modelo de paciencia,
consoladme y haz que sea como Tú.
Niñito Jesús, la estrella de Belén,
brillaba para anunciarte, tú brillas solo para mí.
Te regalo mi corazón.
Niño Dios, tú que naciste en un
pesebre, te pido que no haya más
miserias en el mundo.
Niñito Jesús, manso y humilde de
corazón, ayudadme a ser como Tú.
Niñito Jesús, sed mi Redentor,
salvadme y protegedme de todo mal.
Niñito Jesús, mi Dios y mi todo,
dirigidme por el buen camino.
Niñito Jesús, eres la verdad Eterna, instruidme
para que yo siga el camino correcto.
Niño Dios, Tú que naciste de una
madre, te pido que derrames tu amor
en este mundo.
Niñito Jesús, regaladme la piedad de
tu Madre, para que con ella me ames.
Divino Niño Jesús, en Ti confío e
igualmente confío en tu bendita madre
María Santísima.
Divino Niño Jesús eres mi protector,
defiéndeme cuando me sienta acorralado
por el mundo.
Niñito Dios, sed mi esperanza ,
sostenedme para no caer en el abismo.
Niñito Jesús,regaladme las caricias de tu
Madre, para que me consuelen y me
alienten.
Niño Dios, sed mi esperanza ,
sostenedme para no caer en el abismo
del pecado.
Niñito Jesús,vinisteis a traernos
consuelo, sed Tú la alegría de nuestro
hogar.
En el pesebre tuvisteis frío, dadme el calor de
tu caridad.
Niñito Jesús, te regalamos la sencillez de
nuestro espíritu, para que podamos llegar al
Reino de los Cielos, y estar en unión contigo.
Niñito Jesús, sed el júbilo de mi Alma ,
sed mi única felicidad.
Niñito Jesús, eres mi último fin, dejadme
poseerte.
Niñito Jesús, "Bienaventurados los puros de
corazón, porque ellos verán a Dios" (Mt 5,8).
Niñito Jesús, el pesebre donde te
encuentras es frío, permitidme brindarte el
calor que necesitas para calentarte.
Niñito Jesús, que
tristeza sientes,
al ver a los
hombres tan
ávidos de
placeres fáciles,
tan hundidos en
los goces de los
sentidos, tan
exultantes ante lo
carnal y material.
Niñito Dios, las
“preferencias”
tuyas serán:
la humildad,
la pobreza,
la pureza o
castidad,
la obediencia...

Niñito Dios, te
quisisteis hacer
hombre para
salvarnos de
nuestros
pecados
y abrirnos el
camino al
Cielo.
Niñito Dios,
Debemos
maravillarnos
con el hecho de
la encarnación
e imitarte en tu
pobreza,
humildad y
pureza.
Niñito Dios, te
encarnasteis para
salvarnos con el fin de
reconciliarnos con
Dios.

Te encarnasteis para
ser nuestro modelo de
santidad.

Y te encarnasteis para
hacernos participes de
la naturaleza divina.
Niñito Dios, ahí
en el pesebre
estás pobre,
rodeado de
pobreza, pero te
sientes muy
gozoso en la
pobreza de tus
padres.
Niñito Dios, ahí
en el pesebre
estás pobre,
rodeado de
pobreza, pero te
sientes muy
gozoso en la
pobreza de tus
padres.
Niñito Dios, que nos
hicisteis descubrir
que la pobreza,
desde el punto de
vista divino, es
riqueza, es salvación,
es bendición; y
profecía en cuanto
que nos abre a la
verdad de la pobreza
como senda de
felicidad y de
realización personal.
Niñito Dios, la
pureza y castidad
brilla no sólo en
Ti, sino también
en la Virgen
María y en San
José, el castísimo
esposo de tu
Madre
Inmaculada.
Niñito Dios, el
nacimiento tuyo en
Belén nos recuerda
que la pureza
excluye la
impureza y que el
sendero de la
felicidad pasa por
la fidelidad al sexto
mandamiento de
Dios.
Niño Dios, tú que nos diste la vida
para vivirla, que la vivamos de
acuerdo con tus palabras de amor y
entrega a los demás.
Feliz Navidad

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful