La presencia precaria del estado en el occidente de Boyacá ha propiciado la formación de un poder local organizado militarmente con el objeto

de proteger y reglamentar el usufructo de un recurso natural “LAS ESMERALDAS.” La explotación de estas ha estado caracterizada por ciclos de producción intensa, alternados con periodos improductivos , acompañados siempre de conflictos. Las minas se han trabajado de dos maneras diferentes: • Mediante el sistema de “Tajo abierto” por parte de los encargados de las concesiones. • Otro sistema utilizado por los guaqueros muy rudimentario.

BREVE HISTORIA DE LA EXPLOTACION MINERA
En épocas prehispánicas los indígenas trabajaron regularmente las minas que estaban localizadas en jurisdicción del pueblo de Muzo, las del cerro de Itoco y las de Abipi. Las esmeraldas así obtenidas eran intercambiadas por productos de la mas variada índole. En la colonia los españoles introdujeron una serie de cambios reglamentando el proceso de explotación y monopolizando la extracción, el tallado y la comercialización de las gemas. Introdujeron el sistema de “socavón” y por primera vez la explotación tubo un doble carácter: licito cuando se tributaba al estado e ilícito cuando se evadía el pago.

Durante la época republicana suceden una serie de etapas de administración de las minas por parte del estado, alternadas con periodos de administración de particulares. Se creo la figura de los contratos de concesión y de arrendamiento y se comenzó a involucrar a socios extranjeros. En 1870 se declaran propiedad particular las minas que sean descubiertas a partir de esa fecha, conservando el gobierno la propiedad sobre las que poseia de tiempo atrás; esta medida estuvo vigente hasta el año 1905.

Los años que siguen hasta 1927 son de explotación continua por parte de la empresa inglesa Colombian Emerald Limited, hasta que surgen problemas entre esta y el estado. En el año 1947 el banco de la república inicia trabajos de explotación en las minas de Muzo y Coscuez caracterizados por la exclusión y el descontento de los pobladores de la región. A su vez se desempeña minería ilícita en el yacimiento de Peñas Blancas. En 1969 el banco entrega nuevamente a los particulares la administración de las minas, convirtiendo un recurso publico en un bien privado. A comienzos de la década de 1980 el estado les adjudica las minas de esmeraldas a tres empresas:  Tecminas  Coexminas  Esmeracol

EXPLOTACION Y CONFLICTO SOCIAL
Es imposible estimar la producción real de esmeraldas desde el momento en que el estado cedió el control de las minas, algunos estimativo s hablan de US$50 millones de dólares generados de la comercialización para el año de 1991. Hay que tener en cuenta que es un negocio que no deja ninguna huella en sus transacciones ya que son en efectivo y que la diferencia en el valor que puede tener para un guaquero y un comerciante del Japón es de 1 a 10.

Los factores que determinan el precio de una piedra tienen que ver con la intensidad del color, la pureza del cristal y la transparencia del mismo. A partir de 1969 la explotación de las minas de Muzo y Coscuez correrá por cuenta de empresas particulares y el sistema de explotación a “tajo abierto”; lo que originara una crisis social y una gran cantidad de población flotante dependiente de las sobras de las empresas. Esta razón es la que lleva a originar la figura de los jefes militares de los esmeralderos.

EFRAIN GONZALEZ, UN TIPO BAJITO DE MIRADA PENETRANTE
En efecto, los patronos de las minas de Muzo reclutaron al bandolero conservador Efraín González, originario de Jesús María, Santander, para que se trasladara a la zona esmeraldifera y convirtiera a la región en su centro de operaciones.

LA PRIMERA GUERRA “EL GANSO” ARIZA VS. LA PESADA
Para suceder a Efraín González fue reclutado Humberto Ariza, alias “El Ganso” quien era originario de Puente Nacional, Santander y quien presto sus servicios a los patronos de entonces conocidos como “LA PESADA”. Por problemas de diversa índole resulto enfrentado con sus patrones, lo que genera la primera guerra entre dos grupos antagónicos: Esta primera guerra entre facciones de esmeralderos termino con un pacto de paz firmado en Tunja y se mantendría hasta 1984, año en que inicio la segunda guerra.

LA SEGUNDA GUERRA: BORBUR VS. COSCUEZ
A raíz de los asesinatos de lideres locales que tuvieron por escenario las localidades de Maripi, Coscuez, Muzo, Santa Barbará y Pauna en 1984 se desata un segundo enfrentamiento entre dos grupos antagónicos de esmeralderos. En esta ocasión los antagonistas fueron grupos de familias extensas de Borbur y Coscuez. El enfrentamiento dejo unos tres mil quinientos muertos repartidos entre los dos bandos y llego a su fin seis años mas tarde con la firma de la paz en Chiquinquira en 1990.

Si se considera al estado como la única posibilidad legitima de construcción de lo publico, lo que sucede en la zona esmeraldifera podría verse como la gestación de un poder privado a partir de la riqueza que generan las esmeraldas y la consolidación del mismo mediante una estructura militar coercitiva para muchos sectores sociales, pero que goza de cierta legitimidad entre los habitantes de la región.

El poder local se articula a partir de funciones de diferentes agentes sociales, quienes conforman una red de relaciones, compleja e interdependiente integrada por una jerarquía de actores sociales.
Los patronos Los jefes militares

Los lideres cívicos

Los rasos

EL PAPEL DE LA POLICIA Y EL EJERCITO
• La policía, representante del estado en las localidades y supuesta garante del orden publico, cumple un papel casi simbólico, pues se encuentra subordinada a la autoridad de los lideres y se caracteriza por mezclarse en los conflictos locales. • Las relación entre el poder local y el ejercito son de tire y afloje, dependiendo la coyuntura. La presencia del ejercito en la zona obedece básicamente a la presencia de algunos frentes de las FARC en municipios como Tunungua y Florián, además la zona se ha militarizado varias veces, cuando los problemas de orden publico han desbordado los limites de tolerancia por parte del estado.

EL PAPEL DE LOS POLITICOS EN LA ZONA ESMERALDIFERA
Los senadores y los representantes a la cámara por la provincia de Occidente son el enlace entre los patronos y algunas instancias como el congreso, la cámara de representantes y algunas instituciones que tienen representación en la zona. Las alianzas entre los patronos de las minas y sus lugartenientes son de reciprocidad, pues se prestan favores los unos a los otros, los lideres cívicos les garantizan a los políticos que las gentes votaran por ellos, siempre y cuando el patrón haya establecido alianzas previamente

LA GUERRA, INSTRUMENTO PARA DEFINIR EL MANDO
El conflicto que propicia el surgimiento de la guerra no es un conflicto social sino un altercado entre dos o mas antagonistas quienes mediante su red de relaciones personales y familiares, propagan el conflicto de tal manera que este termina por polarizar a toda la comunidad. Las guerras que se producen por la posesión de las minas de esmeraldas, tienen como protagonistas a habitantes de la región organizados militarmenente para defender lo que consideran suyo. La mayoría de sus pobladores no son forasteros, son boyacenses que se enfrentan entre si por el usufructo de las minas.

FACTORES QUE DETERMINAN LA DEFINICION DEL ENEMIGO
Para los integrantes de las comunidades mineras amigo y enemigo son dos nociones necesarias, que operan como principios ordenadores del campo de las relaciones sociales y afectivas. El enemigo es aquel que ofende el honor, asesina un familiar, roba o incumple la palabra. Este enemigo es relativo y depende de la posición del individuo en la estructura social, pues en tiempos de guerra se tiene un enemigo bien definido, pero en tiempos de paz no todos reconocen el mismo enemigo, todo depende del cargo en el que estén

“TAPO, REMACHO Y NO JUEGO MAS” EL RECIENTE PROCESO DE PAZ
• La ultima guerra entre esmeralderos dejo miles de muertos. En julio de 1990 los lideres de ambos bandos firmaron un pacto de paz con el obispo de Chiquinquira como testigo. Dicho pacto se hizo de común acuerdo, ante el agotamiento producido por el baño de sangre y a partir del dialogo de los lideres de los dos bandos. Para darse este pacto de paz se debieron dar una serie de condiciones, se tubo que redistribuir la participación de los socios en las empresas y se decreto un cese inmediato de fuego.

SITUACION ACTUAL EN LA REGION
Debido al proceso de paz que se firmo, regreso la tranquilidad a la región, se reactivo el comercio y el libre transito de personas. Se han seguido en las labores de explotación, de una manera mas controlado por parte de los lideres destacándose personajes como Víctor Carranza “El Zar”, y familias como los González y los Triana. La población ha encontrado otras fuentes de ingresos diferentes a la minería en renglones como el turismo y la agricultura, especialmente en el cultivo del cacao.