You are on page 1of 20

Encuadre psicoanalítico y función continente

MR2 Fiorella Rusca Jordán UNMSM - HNERM

Introducción

Término no utilizado por Freud, aunque los autores que hablan del encuadre se refieren al “método clásico freudiano”.

Asociación Psicoanalítica Internacional: no hay una homogeneidad de criterios, sino puntos en común respecto a “las reglas básicas del encuadre”

T XXIV. etc)” (Revista de Psicoanálisis. el conjunto de factores espacio (ambiente) temporales y parte de la técnica (en la cual se incluyen el establecimiento y mantenimiento de horarios. dentro de cuyo marco se da el proceso”. estipulando ciertas normas que delimitan los papeles de entrevistado y entrevistador con arreglo a la tarea que se va a realizar” Winnicott define el setting como “la suma de todos los detalles de la técnica”. un método o una técnica y el proceso al conjunto de las variables…un proceso sólo puede ser investigado cuando se mantienen las mismas constantes (encuadre)” “Es así que dentro del encuadre psicoanalítico incluimos el papel del analista. interrupciones regladas. N°2. “El encuadre correspondería a las constantes de un fenómeno. pág 241)     .Concepto de encuadre  Etchegoyen (1986): “El encuadre supone fijar como constantes las variables de tiempo y lugar. Bleger (1966) lo define: “Las constantes. honorarios.

Sterba (1932) sostiene que el proceso psicoanalítico se hace posible por un proceso de disociación del yo. una de cuyas partes (la que ve la realidad). sella una alianza con el analista para observar y comprender a la otra. Setzel añade la necesidad de una regresión terapéutica en el proceso analítico. la instintiva y la defensiva.Conceptos relacionados con el encuadre  El concepto de alianza terapéutica tiene relación con el encuadre.   .

.  Meltzer mencionó una nueva función del analista durante el proceso psicoanalítico.Función del encuadre  Etchegoyen habla del setting como “continente” necesario para el establecimiento del proceso analítico. un “pecho-inodoro” que modula entonces la ansiedad del paciente. una función continente.

“Así. Lo analiza como una institución. el encuadre es mudo pero no por ello inexistente: forma el no-yo del paciente sobre la base del cual se configura el Yo”. “El encuadre como institución. cuando se mantiene “idealmente normal”. Bleger. es decir de la parte indiferenciada y no resuelta de los primitivos vínculos simbióticos”. es el depositario de la parte psicótica de la personalidad. estudia las relaciones entre encuadre y proceso.  . Estudia el significado psicoanalítico del encuadre.

en su artículo “Estatuto metodológico del encuadre” considera que “el encuadre. el establecimiento de una forma de relación (psicoanalítica) y la aparición de una cierta forma de temporalidad” . Roche. cualquiera que sea debe favorecer la regresión. la articulación de los procesos primario y secundario.

en su artículo “El encuadre en el análisis con los niños”. Escrivá (1999). Por una parte. una función materna. como sostén de la regresión y mantenimiento de un self unitario vivido como continuidad de la existencia. define la función de este como “continente de la transferencia. simboliza una serie de funciones del analista. Por otra. y en ese sentido podríamos entenderla como la aplicación del concepto de holding de Winnicott.” . prohibidora del incesto. puede cumplir una función paterna.

han de ser aquellos bajo los cuales yo me puedo hacer responsable del tratamiento y de los objetivos a cumplir”. el escenario (setting) ha de ser adecuado a la obra que se representa. del paciente y del objetivo o los objetivos que nos propongamos. Avenburg (2004) refiere: “así por lo menos tiendo a trabajar yo: armamos el encuadre en función de las necesidades. Los límites del encuadre. además de los que ponga el paciente. ante todo subjetivas. .

cuando éste tiende a definirse por el número de sesiones. se va creando un sistema de tabúes. . el uso exclusivo de la interpretación por parte del analista. la cual está definida ante todo por su forma. el uso del diván. terminaban o terminan desvirtuando lo que es la esencia del psicoanálisis: levantar represiones (deshaciendo tabúes) para hacer que lo inconsciente reprimido se haga preconsciente”. de represiones que a veces terminan constituyéndose en una especie de cárcel. “En el psicoanálisis.

o sea que el ambiente es el del consultorio privado. que presupone una ética de respeto por el tiempo del otro”. “Para mí 50 minutos es un tiempo adecuado”. el respeto por el horario. Según Avenburg el “setting” sería el escenario. El tratamiento analítico va tomando forma a través del proceso. Dice “creo que este encuadre ha puesto límites a la expansión del psicoanálisis hacia sectores de la población excluidos de la práctica privada.   . el ambiente en el que se lleva acabo el tto psicoanalítico y que en general lleva el sello de su origen a partir de la práctica privada. De todas maneras hay aspectos del encuadre cuya aplicación es necesaria: por ejm.

Función en la cura psicoanalítica. Green (1952) comprende que el encuadre representa ese elemento tercero que irrumpe en la relación dual.  - - . encuadre responde a 2 principios: Punto de referencia fijo para que la experiencia pueda ser estudiada desde un pto de vista científico. En los diversos autores.

no me atrevo a poner en entredicho que una personalidad médica de muy diversa constitución pueda ser esforzada a preferir otra actitud frente a enfermos y a las tareas por solucionar”. .Freud y el encuadre  Consejos al médico sobre el tto psicoanalítico (1912) “esta técnica ha resultado la única adecuada para mi individualidad.

Freud y el encuadre  Sobre la iniciación del tratamiento (1913) “pronto advertirá que sólo las aperturas y los finales consienten una exposición sistemática y exhaustiva… A parecidas limitaciones están sujetas las reglas que uno pueda dar para el ejercicio del tto psicoanalítico” Advierte que se trata de consejos y no “pretenderlas incondicionalmente obligatorias”. .

o alguna ventaja que ellos hayan encontrado”. a causa de un motivo personal.Freud y el encuadre  Referencias al uso del diván: “mantengo el consejo de hacer que el enfermo se acueste sobre un diván mientras uno se sienta detrás. pero no sé si en esta divergencia tiene más parte la manía de hacer las cosas diversas. de modo que él no lo vea. Pero por varias razones merece ser conservada. En primer lugar. . Esta escenografía tiene un sentido histórico: es el resto del tto hipnótico a partir del cual se desarrolló el psicoanálisis. pero que quizá otros compartan conmigo. No tolero permanecer bajo la mirada de otro ocho horas (o más) cada día… Sé que muchos analistas obran de otro modo.

. Adler discutió el uso del diván para que el paciente no se sienta inferior.Divergencias sobre técnica entre contemporáneos de Freud    Pocos discutieron “los principios básicos”. Fairbairn (1958) duda del tiempo fijo y del uso del diván y previene a los analistas contra el peligro de que una adhesión muy estricta al método científico les haga olvidar el factor humano.

Sucesivas modificaciones de la técnica. Ferenczi propuso y llevó acabo varias reformas técnicas. Su primera modificación fue la “técnica activa” con la que se propone hacer hablar a sus pacientes de sus pulsiones.    . manteniendo que si un análisis no avanza. es responsabilidad del analista hacer algo más. añade que un buen análisis del carácter “debe desembarazarse de cualquier tipo de Super-Ego”. Luego cuestionó su propia técnica y propuso nuevos cambios. “La única base fiable de una buena técnica analítica es el análisis finalizado del analista”.

y ni siquiera es deseable”. Freud: “Un completo acuerdo sobre los detalles científicos y sobre todo tema nuevo que surja es absolutamente imposible entre media docena de personas de temperamento diferente. .

 . tan presente en los relatos de los analizantes de Freud. es por su acto que el analista se hace agente de la contingencia”. Solano en “Seguir un hilo” menciona: “si la orientación lacaniana supone tener en cuenta lo real. Usobiaga (2005) menciona que el objetivo “que no pase nada imprevisto” que se plantean algunos autores. esto implica acoger la dimensión temporal de lo imprevisto. En este sentido. lleva a una concepción de la cura en la que se anula la dimensión de sorpresa. sino también hacerse su agente. No sólo darle lugar.