You are on page 1of 36

MIGUEL VALENZUELA HERNÁNDEZ Audición y Lenguaje E.O.

E Levante-Alcolea

DESARROLLO DEL LENGUAJE INFANTIL

O-3 AÑOS

PRIMER AÑO DE VIDA
0-3 MESES
 Localiza sonidos laterales    

3-6 MESES
 Emite sonidos para traer la

moviendo la cabeza. Realiza balbuceos y sonidos guturales. Sonríe en respuesta a un estímulo. Reconoce visualmente a la madre. Responde positivamente, emite gorgoritos y ríe cuando juegan con él.

atención del adulto.  Realiza reduplicaciones (mama; gu-gu; ta-ta, etc), repitiendo cadenas silábicas de consonante más vocal.  Sonríe o patalea ante personas conocidas.  Reconoce a quienes lo cuidan.

PRIMER AÑO DE VIDA
6-9 meses
 Localiza sonidos procedentes de 

9-12 meses
 Abraza y besa al adulto y a

  

diferentes direcciones. Muestra agrado y realiza movimientos ante canciones infantiles. Acaricia objetos suaves y personas. Se altera y llora cuando se va la madre o ante personas extrañas. Imita palmas y movimientos de “adiós”.

otro niño.  Responde cuando se le llama por su nombre.  Emite las primeras palabras con significado.

1-2 AÑOS
12-18 meses

18-24 meses
  


      


Repite sonidos que hacen otros. Obedece órdenes simples acompañadas de gesto. Combina dos sílabas distintas. Identifica entre dos objetos el que se le pide. Le gusta mirar cuentos con i mágenes. Atiende a su nombre. Reconoce a personas no familiares pero que pertenecen a su entorno cotidiano. Reconoce objetos de uso habitual (cuchara, toalla, esponja, juguetes…). Acepta la ausencia de los padres, aunque puede protestar momentáneamente. Repite acciones que provocan risa o atraen la atención. Explora y muestra curiosidad por los objetos familiares.


   

Emplea una o dos palabras significarivas para disegnar objetos o personas. Disfruta con la música e imita gestos y ritmos. Comienza a entender y aceptar órdenes verbales (recoger, sentarse, ir a la mesa…). Comienza a juntar palabras aisladas para construir sus primeras “frases” (mama pan). Reconoce los espacios básicos de su entorno habitual (casa, centro infantil, etc.). Toma parte en juegos con otro niño durante periodos cortos. Comparte objetos con otros niños cuando se le pide. Reconoce algunos elementos propios de la estación del año en la que estamos: ropa y calzado.

 

Participa habitualmente en las actividades que se le proponen. Comienza a reproducir acciones reales con juguetes (comidita, coches, etc.)

2-3 AÑOS
24-30 meses
  

30-36 meses
    


       

Hace frases del tipo sustantivo+verbo (“papá ven”): lenguaje telegráfico. Emplea el “no” de forma oral y no sólo con el gesto. Responde a preguntas del tipo: ¿qué estas haciendo?, ¿dónde? Conoce los conceptos grande-pequeño. Presta atención durante algún tiempo a música o cuentos cortos. Entona algunas canciones aprendidas y se mueve a su ritmo. Se mueve con soltura por los espacios habituales (casa, centro infantil, etc.) Identifica algunos cambios en la naturaleza correspondientes a las diferentes estaciones del año. Reconoce en fotografías a las personas más cercanas. Juega junto a dos o tres niños de su edad. Diferencia en imágenes algunos de estos términos: persona, animal y planta. Saluda a niños y mayores conocidos, si se le indica.

   

Dice su sexo cuando se le pregunta: niño o niña. Emplea el gerundio, los plurales y los artículos. Articula correctamente los sonidos: , p, t, k, b, j, m, n, ñ, l y todas las vocales. Es capaz de comunicarse a través de los gestos y la mímica, además del lenguaje oral. Habla de sí mismo en primera persona utilizando “yo”, “mi”, “me”, en lugar de su nombre. Utiliza el lenguaje oral para contar lo que hace, lo que quiere, lo que le pasa, etc. Comienza a mostrasr preferencias personales entre iguales. Muestra afecto hacia niños más pequeños y animales domésticos. Identifica lugares de visita frecuente dentro de su entorno: casa de un familiar, parque, panadería, etc.

DESARROLLO DEL LENGUAJE INFANTIL

3-6 AÑOS

3-4 años
 Su lenguaje oral se manifiesta con un nivel aceptable de comprensibilidad para los adultos que   


 

le rodean habitualmente ,aunque sus expresiones son, todavía, muy inmaduras. Es capaz de decir muchas cosas y le encanta practicar con el lenguaje. El vocabulario expresivo ha aumentado de forma considerable. Ahora dispone de un buen repertorio de palabras que puede combinar para formar frases cada vez más largas y complejas (900 palabras, más o menos la mitad de lo que es capaz de comprender). Les gusta mucho hacer preguntas sobre diversos temas: cómo, cuándo, por qué… Pregunta constantemente buscando respuestas para todo, haciendo verdaderos esfuerzos para hacerse entender. La estructura gramatical de sus expresiones es muy sencilla, pero se va haciendo cada vez más compleja al incorporar nuevos elementos. Es capaz de pronunciar con cierta facilidad sonidos que antes le resultaban imposibles y empieza a ensayar otros más complejos que todavía no es capaz de articular correctamente. (ch, d, g, f, r intervocálica). Es la etapa de la “lengua de trapo”. El niño intenta pronunciar sonidos para los que todavía no tienen la madurez articulatoria adecuada, produciendo palabras distorsionadas, que pueden resultar graciosas a los oyentes, al omitir o cambiar los sonidos más complejos.

4-5 años
ORGANIZACIÓN FONÉTICA
 

ORGANIZACIÓN SEMÁNTICA
  

 


Tiene una discriminación auditiva más evolucionada que le va a permitir aprender fonemas mucho más complejos. Ahora puede realizar secuencias fonéticas relativamente complicadas, por lo que empiezan a aparecer en su vocabulario palabras de difícil articulación. Desaparece la “lengua de trapo”. Se produce un aumento de la atención auditiva: entonaciones, trabalenguas, retahílas, acertijos… Le gustan los juegos de motricidad buco-facial con la lengua, labios, etc. Aparecen nuevos fonemas: r en todas posiciones, s, z, ll, y, y grupos consonánticos como Consonante+L, Consonante+R.

  

Le gusta realizar descripciones a partir de dibujos, láminas cuantos, murales… Cuenta experiencias, describe detalles. Disfruta con los juegos lingüísticos creativos que le permiten investigar y jugar con el lenguaje: adivinanzas, inventar palabras nuevas, poesías, canciones… Pregunta y habla incesantemente. Interroga a los adultos sin cesar, sobre lo que ve e imagina. (2000 palabras) Disfruta hablando por teléfono.

ORGANIZACIÓN MORFOSINTÁCTICA
• •

Forma frases largas, aunque confunde el uso de las palabras. Las frases comienzan a hacerse gramaticalmente más complejas, aunque no suelen llevar más de una preposición. Utiliza frases en situaciones de comunicación activa.

5-6 años
   


    

Su capacidad expresiva oral ha aumentado. Vocabulario de unas 2.600 palabras. Sus enunciados son perfectamente comprensibles para los interlocutores, con independencia del contexto en el que se produzcan y de la relación que tengan con las personas con las que se comuniquen. Pueden juntar de 6 a 8 palabras en una frase, apareciendo vocablos de gran variedad de campos semánticos. Unen varias frases siguiendo el hilo conductor de un tema determinado. El discurso es más largo. Las frases suelen estar bien estructuradas. Se interesa por el nuevo significado de las nuevas palabras aprendidas, escuchadas o leídas en pequeños textos, en cuentos infantiles… Le gusta escucharse a sí mismo, experimentar con las palabras, aprender poesías, refranes, trabalenguas, para luego decirlos en público y demostrar sus habilidades lingüísticas. En sus enunciados empiezan a aparecer cada vez con más frecuencia expresiones propias de los adultos. Espontaneidad y originalidad. El desarrollo motriz general se manifiesta también en los órganos de articulación, facilitando la pronunciación correcta de aquellos sonidos que hasta este momento le resultaban muy difíciles. A esta edad, los fonemas evolutivamente más complejos son adquiridos completamente.

3-6 años

RETRASO EN EL LENGUAJE-DISFASIA
 Recurre excesivamente al lenguaje gestual para hacerse entender.  Usa únicamente oraciones de 3 palabras o menos.  Omisión de verbos, preposiciones, pronombres o artículos en sus enunciados, lo que le impide describir acciones, empobreciendo y limitando su capacidad comunicativa.  No se percibe un aumento significativo de vocabulario. Utiliza un repertorio de palabras muy reducido para referirse a las personas y los objetos que le rodean.  No utiliza preguntas sobre las cosas.  No manifiesta interés ni curiosidad por aprender palabras.  Utiliza exclusiva de palabras aisladas, no hace frases.

 NORMAL: el niño genera reglas gramaticales para la construcción de sus frases , no se limita a imitar el lenguaje del adulto. Por eso hay una etapa en la que suelen aparecer expresiones en las que regulariza los verbos irregulares como “se ha rompido”. Estas son expresiones normales en las fases iniciales, si no se mantienen mas allá de los 4 años.

RETRASO EN EL HABLA
 No realiza correctamente la mayoría de los sonidos del sistema

fonológico propios de su edad evolutiva.  Su habla no es inteligible, al menos en el 80% de sus emisiones orales resultando prácticamente incomprensible para los que le rodean.

PROBLEMAS DE AUDICIÓN
 Tiene catarros con mucha frecuencia, con mucosidad

nasal excesiva, con babeo intermitente.  Los tapones en los oídos son muy frecuentes.  Da la impresión de que no oye correctamente. Hay que hablarle muy alto o que nos mire, para que nos entienda.  Se acerca mucho al televisor, a la radio, a las personas para oír mejor.  Es muy poco comunicativo, tiende al aislamiento social.

DIFICULTADES EN EL APARATO FONADOR EXTERNO-DISGLOSIAS
 PALADAR: Deformación por uso excesivo del chupete o del dedo, paladar ojival, etc.
 LABIOS: Labio partido, malformación, labio leporino, labios sin fuerza por uso del chupete, etc.  LENGUA: frenillo sublingual, tamaño y gorma, úlceras, etc.  DIENTES: mala implantación de arcadas dentarias, ausencia de piezas, tipo de mordida, etc.

DIFICULTADES DE FLUIDEZ: TARTAMUDEZ
 Atascos, bloqueos y repeticiones en el habla.
 Es muy común que se presente cierto

tartamudeo evolutivo en el desarrollo normal del lenguaje infantil entre los 3 y los 4 años de edad. Este fenómeno se produce cuando tiene muchas cosas que decir, las quiere decir todas a la vez y normalmente en estados de cierta excitación.

PROBLEMAS DE VOZ-DISFONÍAS
 Abuso vocal continuo, suele gritar mucho.
 Nervioso.  Sobreesfuerzo muscular sobretodo en músculos del

cuello.  Ronquera, tos frecuente.  Respira con la boca abierta.  Se queda sin voz con frecuencia.  Presenta cambios muy drásticos en la voz.

PROBLEMAS EN LA LECTURA Y ESCRITURA
 Confusión de las letras con forma parecida, como por

ejemplo, entre la p – q , d – b.  Inversión de letras en las palabras.  Omisión de palabras.  Uniones y separaciones indebidas de palabras.  Vacilaciones en la lectura.  Añade sonidos al final de la palabra.

PROBLEMAS DERIVADOS DE DIFICULTADES MOTORAS, PSÍQUICAS O SENSORIALES
 PARALISIS CEREBRAL, ESCLEROSIS.
 RETRASO MENTAL  SÍNDROMES ESPECÍFICOS: DOWN, WILLIAMS,

PRADER-WILLI.  TRASTORNOS DE COMUNICACIÓN: AUTISMO, RETT, ASPERGER.  SORDERA E HIPOACUSIA  CEGUERA

Un niño tiene un PROBLEMA de lenguaje y no se puede demorar su intervención si...

A LOS 2 AÑOS
 No dice las primeras palabras: papá, mamá,

agua, nene.  Parece no entender órdenes sencillas.

A LOS 3 AÑOS
 Sus frases son de una sola palabra. Ej ·agua", para decir

"Quiero agua".  Como mucho hace frases de dos palabras. Ej. "nene coche" por "El coche es del nene".  No comprende dos órdenes seguidas. Ej. "coge el ... y ponlo en el ..."

A LOS 4 AÑOS
 "Corta" las palabras simplificando sílabas u omitiendo las átonas. Ej     

"pato" por zapato, "obo" por globo. Altera el orden sintáctico. Ej. "gaeta quere nene". No repite de memoria varias palabras. No distingue palabras que sólo varían en un fonema: Ej. pala/bala, vino/pino, para/pala, fumo/zumo... Intercambia la secuencia de los fonemas: flaire x fraile, clavo x calvo. Inserta vocales (epéntesis) en grupos consonánticos. Ej. "palato" x plato, "golobo" por globo. Asimila unos fonemas con otros próximos. Ej. "bufanna" x bufanda, "nuna" x luna, "muma" x fuma...

A LOS 5 AÑOS
 Si tiene algo de lo anterior y/o además...
 Construye frases muy cortas.  Su vocabulario es pobre y reducido.  No es capaz de repetir correctamente una frase.  Muestra enormes dificultades para resumir lo que se le ha

contado.  Se hace entender por unas pocas palabras que le sirven para denominar todo (palabras omnibus): eso, cosa, cacharro...  Su problema de lenguaje está afectando a otras áeras: - dificultad en relacionarse con los compañeros. - escaso progreso en aprendizaje.

ACTITUDES QUE AYUDAN

 Sepa "perder" tiempo y no pretenda que su hijo hable

correctamente a la primera. Lleva su tiempo.  Acepte con alegría (y manifiéstela) todos los intentos de mejora de articulación que haga su hijo.  Su hijo debe estar siempre atendido con palabras de “afecto”.  Si su hijo persiste en pronunciar una palabra de forma incorrecta no le atosigue, pero recuérdele -repitiéndola bien usted- cómo es correctamente la palabra. El niño no debe entender que su mala articulación hace gracia o se da por buena.

 Las cosas deben ser denominadas correctamente. No le

hable con "lenguaje bebe". No contribuya a retenerlo en un grado de infantilismo afectivo y lingüístico.  No debe exigirle un esfuerzo que no sea capaz de realizar. Su hijo no debe tener sentimientos de impotencia. La mayor catástrofe que nos puede ocurrir es que su niño se niegue a hablar.  Su hijo adquiere lenguaje viendo cosas, tocando cosas. No le abandone a su soledad. Provoque situaciones de diálogo, suscite preguntas...  Nunca emplee vocabulario complicado ni intente sostener conversaciones superiores a su capacidad.

 Su hijo tiene que "crear“ frases, lenguaje. Hay que

hacer que se esfuerce y no dirigirle en exceso de forma que sólo conteste "sí" o "no".  Libros de imágenes, historietas contadas con palabras y gestos, canciones infantiles con ritmo y melodía apropiados enriquecerán su vocabulario y darán a su habla expresividad y entonación.  Ejercitar los movimientos de la boca con todo tipo de estratagemas y juegos: "vamos a relamernos", "juegos de mímica"... También con tipos de alimentación que incluyan masticación, deglución adecuada... (ha de masticar su filete, el pan, la fruta...), mascar chicles...

 Para desarrollar un correcto patrón respiratorio se

pueden hacer muchos juegos: "concursos de aguantar sin respirar, soplar pitos-matasuegras-papelitosalgodones-pelotas de ping-pong, inflar globos, silbar, oler todo tipo de perfumes, hacer gárgaras, pompas de jabón, beber con pajita...  Acostúmbrele a que eduque su audición: identificar voces, sonidos... Escuchar cuentos, acostumbrarse a músicas adecuadas o relajantes.

¿CÓMO PUEDEN AYUDAR LOS PADRES?

PADRES Y MADRES DEBEN SER: FACILITADORES DEL DESARROLLO DEL LENGUAJE EN EL AMBIENTE NATURAL DEL NIÑO

Los errores más frecuentes:
 Pasar poco tiempo siendo agentes de comunicación de sus hijos/as.  Chupetes y biberones a partir del año: dificultan la producción y pueden causar malformaciones.  Corrección directa o ausencia de corrección de los errores –a menudo evolutivos- de la producción

del niñ@.  No dejar tiempo a la exposición del pequeñ@.

 Hablarle lentamente, con entonación normal y pronunciación clara.  Hablar con claridad y articulando bien. Evitar repetir las palabras mal     

articuladas por el niño aunque sean graciosas. Utilizar un vocabulario apropiado, enmarcado en frases sencillas y cortas. Tratar de responder a las preguntas del niño con precisión. Hablarle de cosas que le interesan y pueden llamar su atención. Introducirse en sus juegos, de forma que se favorezca el diálogo. Utilizar la "corrección indirecta": Cuando nos toque el turno de responder o continuar la conversación devolver al niño (lo que dijo mal) de forma correcta sin hacerle sentir incompetente: Ej. Si dice: "Me dele la tateta", podemos responder: Ah, te duele la cabeza, ¿En qué sitio de la cabeza te duele?... Darle ocasión para contar lo que ha hecho y lo que piensa, evitando hacerle excesivas preguntas y animándole a hablar en situaciones de no tensión.

 Eliminar preguntas, interrupciones y exigencias de hablar. Las

preguntas hacen que el niño necesariamente tenga que emitir una respuesta, lo que aumenta la exigencia de la situación comunicativa. Las interrupciones provocan cortes en la comunicación del niño, exigiendo así un nuevo comienzo de sus emisiones, lo cual constituye una dificultad añadida.  Comenzar tranquilamente usando “turnos”. Respetar los turnos conversacionales en la familia.  No adelantarse y no concluir ni las palabras ni las oraciones que a él le cuesta decir.  Hablarse a sí mismo y habla paralela. Cuando estamos jugando con el niño no debemos centrar nuestra atención en que éste hable continuamente. Nuestras emisiones deben ser comentarios en voz alta, tanto para hablar de nuestras acciones como de las que en ese momento realiza el niño. Estos comentarios conseguirán que se dé comunicación verbal sin que el niño se sienta obligado a hablar, disminuyendo así el nivel de exigencia.

 Darle confianza, que sienta que lo que dice es importante y que va a ser   

    

escuchado. Eliminar todo intento de que hable correctamente. No pedirle que cuente algo o que hable delante de otras personas. Evitar cualquier comentario o expresión facial que muestre desaprobación del habla del niño, por el contrario, se debe tratar de adoptar una expresión neutra (como si hablara bien). Tratar de no mostrarse impaciente o desconcertado ante su habla. No castigar o llamar la atención al niño por su habla. Verbalizar con él todas las conductas: al lavar nombrarle las partes del cuerpo, al vestirle el nombre de la ropa, al comer... Leerle desde pequeño cuentos, para incrementar su vocabulario y aficionarle a la lectura. Cuando se le piden cosas nombrarlas con la palabra exacta. Huir de palabras tales como: "eso", "el cacharro ese", "el trasto"...

 Que lleve una dieta sólida para ejercitar la masticación.  Evitar hábitos de succión: chupete, biberón, chupar el dedo, el lápiz, el   

cuello de las camisas... Si tiene caries o mala colocación de los dientes llevarle al dentista. Enseñarle a sonarse y si respira por la boca o ronca, llevarle al otorrino para descartar vegetaciones. Cuando tenga otitis, tratarlo hasta el final y si son frecuentes hacerle un estudio de audición. Si decidimos hacer alguna actividad específica con nuestro hijo, no estar más de 15-20 minutos seguidos con la misma actividad, emplear más tiempo podría cansar a ambos y no sería productivo.