You are on page 1of 36

PROTECCION NEUROLOGICA EN ACCIDENTES

TRAUMATISMO CRANEOENCEFALICO El traumatismo craneoencefálico (T.C.E.) es la lesión combinada del cuero cabelludo, del cráneo y del cerebro. Su importancia radica en que no sólo es la lesión que con mayor frecuencia se produce en los accidentes de tráfico, sino también la más grave. En un herido que ha sufrido un T.C.E., es posible observar: LESIONES Y HERIDAS EN LA CABEZA, LA CARA O EL CUELLO, lesiones que se caracterizan por un abundante sangrado. HEMORRAGIAS EXTERIORIZADAS, es decir hemorragias que tienen un origen interno, pero que se manifiestan externamente (la sangre sale al exterior). Pueden aparecer otorragias (salida de líquido por el oído) y/o epístasis (salida de líquido por la nariz).

INCONSCIENCIA. La actitud correcta del auxiliador ante un herido inconsciente será: averiguar cuál es su estado respiratorio y circulatorio, valorando así la necesidad de practicar la maniobra de RCP (el ABC).

HEMATOMA PERIORBITARIO. Hematoma (cardenal) alrededor de uno o ambos ojos.

CUIDADO!!!! En un caso de T.C.E. no debemos mover al herido, sobre todo si se encuentra inconsciente, por el riesgo de lesiones en la columna vertebral cervical. Y se debe sospechar que existe una lesión vertebral-medular si: está inconsciente y tiene señales de golpes en la cabeza, es pasajero o conductor de una motocicleta o ciclomotor, o manifiesta en algún momento no sentir o poder mover alguna parte de su cuerpo.

¿Cómo actuar? Inmovilizar la lesión del cuello, Si hubiese vómitos, colocarle en posición lateral, siempre con la columna cervical inmovilizada,

Si lleva casco, no retirárselo ni permitir que alguien lo haga, salvo que se encuentre en parada cardiorespiratoria, y siendo imprescindible para reanimarlo No debe retirarse cuando ello suponga más peligro que el no quitarlo, es decir: *Si los socorristas no están entrenados en la técnica, *Si sólo hay un socorrista, *Si no se puede retirar por el método que describiremos, *Si el accidentado está consciente, respira sin dificultad y se sospecha lesión de la columna vertebral. En este caso, el casco no se retirará hasta la realización de un estudio radiológico en el hospital.

El casco debe retirarse cuando el accidentado se encuentre en parada cardio-respiratoria, y siendo imprescindible para reanimarlo (según las características del mismo: integral). *Tranquilizar al accidentado, *Decirle que no mueva el cuello, *Abrir la visera del casco, para facilitarle la respiración, *Colocarle un collarín cervical (homologado o de construcción propia) y colocarle un rodillo de tela debajo del cuello, sin moverlo. Para iniciar la retirada del casco, es preciso que la víctima esté situada en el suelo en decúbito supino y con la cabeza, cuello y tronco alineados. Si para lograr esta posición debemos moverle, un socorrista deberá fijar manualmente la columna cervical.

CÓMO INMOVILIZAR:

*evitar lateralizaciones, rotaciones, y flexoextensiones, *colocar la cabeza en posición neutral, manteniendo en todo momento una ligera tracción, *colocarle un collarín cervical homologado o de construcción propia (con periódicos, cartón, cordones, cinturones, etc), *moverle en bloque, *poner hielo sobre la zona contusionada

TECNICA PARA TRANSPORTAR CON INMOVILIZACION COMPLETA

1.-Un auxiliador colocará sus manos debajo de la cabeza-cuello y espalda de la víctima

2.-Otro colocado al mismo lado del anterior, pondrá sus manos debajo de los glúteos y rodillas. 3.-El tercero, se colocará al lado opuesto y sujetará la espalda y los muslos; 4.-Enlazarán sus manos

5.-Y a la vez, levantarán con suavidad a la víctima, cuando uno de ellos lo indique con su voz.

ACCIDENTES POR ATRAGANTAMIENTO
OBSTRUCCION DE LAS VIAS AEREAS.

MANIOBRA DE HEIMLICH

1.-NIÑO menor de 4 Años En un niño menor de un año realizaremos la MANIOBRA DE HEIMLICH adecuada a esta edad. Le colocaremos a horcajadas en el antebrazo del auxiliador, quién le dará cuatro golpes entre los omóplatos; en caso de fracaso, girar al niño sobre la espalda, con la cabeza baja y efectuar cuatro apretones sobre la parte anterior del tórax, en mitad del esternón.

EN MENOR DE 1 AÑO

LACTANTES

2.-NIÑO mayor de 10 Años y ADULTOS (Esta maniobra pretende desalojar cualquier obstáculo de las vías aéreas mediante un brusco aumento de presión intratorácica. La maniobra de Heimlich tiene diversas modalidades según esté la víctima de pie o acostada. - Si la víctima - Si la víctima está DE PIE: el socorrista está SENTADA: se colocará detrás de ella, colocando los el socorrista se brazos por debajo de los de la víctima. colocará detrás Seguidamente cerrará la mano alrededor de ella con las del dedo pulgar en forma de puño, lo rodillas colocará horizontalmente con el dorso flexionadas para de la mano hacia arriba y el pulgar justo estar a la altura por debajo del esternón. La otra mano la más correcta, y colocará sobre el otro extremo del puño. procederá como En esta posición tirará bruscamente en el caso hacia él comprimiendo el abdomen en anterior. sentido ascendente varias veces seguidas.

-Si la víctima está EN EL SUELO: el auxiliador lo estira boca arriba, colocándose a horcajadas sobre sus muslos, con la palma de la mano encima del ombligo y la otra mano sobre la primera. De esta forma comprimirá hacia abajo y hacia la cabeza bruscamente varias veces. El auxiliador ha de colocar la cabeza de la víctima ladeada para facilitar la salida de objetos.

TRASLADO DE ACCIDENTADOS

Importante!!!! Al momento de decidir prestar ayuda de Primeros Auxilios, se debe valorar la escena, y no se debe mover al accidentado a excepción de que la escena en sí presente mayor riesgo tanto para el accidentado como para quien presta ayuda. Solamente en casos extremos (incendios, electrocución, asfixia, inundación, aprisionamiento por hierros, etc.), deberá trasladársele con el máximo cuidado hasta el lugar más próximo donde se le puedan prestar los primeros auxilios. En el momento del traslado hay que tener en cuenta que al enfermo o accidentado se le debe mover el cuerpo lo menos posible.

Los peligros de un transporte incorrecto son: Agravar el estado general. Provocar lesiones vasculares o nerviosas. Convertir fractura cerrada en abierta, incompleta en completa. Provocar mayor desviación de la fractura.

* Traslado con (1) socorrista
Para el traslado inicial (en tanto no dispongamos de otro medios) se volverá a la víctima de espaldas, atando sus muñecas con un pañuelo o una tela. El socorrista se arrodillará a horcajadas sobre la víctima y, poniendo su cabeza debajo de las muñecas atadas, podrá arrastrarse hacia delante, haciendo que el accidentado se deslice sobre el suelo.

Método de Arrastre

También se podrá hacer la evacuación del accidentado sobre la espalda del socorrista o en hombros .

* Traslado de accidentados con más de un socorrista
Cuando el número de socorristas es de dos o más, pueden hacer un asiento de dos manos, sobre el cual podrán llevar a una víctima. Cada socorrista sostiene al accidentado con un brazo por debajo de los muslos, agarrándose las muñecas uno al otro; el otro par de brazos servirá de apoyo para la espalda. También puede utilizarse la llamada «silla tres manos» . Puede usarse una silla como base en caso de emergencia . También puede ser trasladado en posición similar sin la silla.

Confección improvisada de una camilla utilizando palos, barras de hierro, etc. así como lona o una manta

Las camillas improvisadas pueden usarse cuando no disponemos de otros medios, utilizando para su construcción una puerta, una tabla de plancha o un tablero ancho; una escalera de mano; un par de remos unidos con cuerdas, mantas o prendas con manga cerrada, etc.

Para el transporte de un herido en una camilla hay que tener en cuenta las siguientes normas: 1.-Llevar la camilla al lugar en que se encuentra el accidentado, y no al revés. 2.-Colocar al herido en la camilla con sumo cuidado, respetando siempre el bloque cabeza-cuello-tronco-piernas: *Poner la camilla sobre el suelo. Levantar a la víctima hasta colocarla sobre ella lo más suavemente posible; se puede utilizar el «método del puente»

Cuando el accidentado esté consciente se le acostará boca arriba, salvo que tenga heridas en el tórax; colocarlo semisentado. Si está inconsciente se le pondrá en posición lateral de seguridad, salvo que se sospeche fractura de columna; en este caso, esté consciente o no, si se presenta vómito, lateralizarlo.

3.-Abrigarlo convenientemente, pues el frío perjudica notablemente tanto al chocado como a todo herido. Hay que pensar que la inmovilidad, hemorragia y trauma disminuyen la resistencia al frío. 4-Sujetarle para evitar que se caiga. Debe sujetarse al herido con correas o cintas, pues cualquier movimiento brusco puede despedirle de la camilla, lo mismo si está inconsciente como si no lo está, y en este caso los propios movimientos del herido pueden hacer que se caiga. 5.- Levantar la camilla con cuidado. Para el transporte del herido los dos camilleros deberán colocarse de rodillas en cada extremo de la camilla. A la voz del situado en la parte posterior se pondrán ambos en pie. Durante la marcha los camilleros deberán ir con el paso cambiado y manteniendo la camilla siempre horizontal.