You are on page 1of 6

ENSAYO

DE LA
300
Esta película es muy buena, ya
que en ella nos damos cuenta
que, no se necesita de mucha
fuerza para lograr ganar batallas,
sino al contrario, que vale mas
una onza de inteligencia que una
libra de fuerza.
 
300
Todos los espartanos desde niños son criados
para pelear y no hay espacio para el sentimiento
dentro de un corazón espartano.
Luego empiezan la guerra porque hay un grupo
de otra tribu que quiere gobernar Esparta, pero
los espartanos no quieren pelear, porque según
sus Dioses, no es conveniente la batalla.
Entonces el capitán del ejercito de Esparta,
decide irse con tan solo 300 hombre, los mejores
en batallas. La trama es bastante atractiva,
porque hay muy buenas escenas y también muy
buenos efectos.
300
Los combatientes tienes varias luchas, las cuales
ganan con mucha inteligencia, pero en el
camino se encuentran a un ser que por su
incapacidad, no puede pelear con ellos,
entonces porque no lo dejaron entrar en el
ejercito el los traiciona ante los enemigos. En la
asamblea general de los espartanos también
hay un traidor el cual solo busca aprovecharse
de la ocasión y abusa de la esposa del capitán
del ejercito, y ella lo hizo porque el le dijo que el
podía votar a favor para que mandaran todo el
ejercito a la guerra, pero al final el vota en
contra.
300
El final de esta película es muy bueno,
porque con tan solo 300 hombres llegan,
hasta que se encuentran con el rey de la
otra tribu y el les dice que se arrodillen
ante el y que el les dará todo lo que ellos
quieran pero cuando el capitán de los
soldados se inca es solo para lanzarle una
lanza, que por poco acaba con el pero,
pero no lo logran matar y así termina la
película.
300
Nos demuestra entonces que la valentía es muy
importante para poder acercarnos a las cosas que
queremos. Y aunque no nos apoye la mayoría de
personas tenemos que luchar para alcanzar
nuestros más deseados sueños. Aunque no siempre
todo es color de rosa, y tendremos que darnos
cuenta que hay algunas cosas que no las podremos
realizar. Pero no hay que darnos por vencidos
nunca, así como los espartanos lucharemos hasta el
final, por lo que queremos alcanzar.