You are on page 1of 11

MARTIN HEIDEGGER

Nació en Messkirch,el 26 de septiembre de 1889 y


falleció en Friburgo de Brisgovia, el 26 de mayo de
1976.
fue un filósofo alemán, Estudió teología católica y
luego filosofía en la Universidad de Friburgo de
Brisgovia, donde fue discípulo de Husserl, el
fundador de la fenomenología. Comenzó su actividad
docente en Friburgo en 1915, para luego enseñar
durante un período de 1923–1928 en Marburgo.
Retornó a Friburgo en ese último año, ya como
profesor de filosofía.
Es una de la figuras protagónicas de la filosofía
contemporánea: influyó en toda la filosofía del
existencialismo del siglo XX, fue uno de los primeros
pensadores en apuntar hacia la «destrucción de la
metafísica» un movimiento que sigue siendo repetido,
en «quebrar las estructuras del pensamiento erigidas
por la Metafísica el cual todavía domina al hombre
occidental, que planteó que «el problema de la
filosofía no es la verdad sino el lenguaje», con lo que
hizo un aporte decisivo al denominado giro
lingüístico, problema que ha revolucionado la
filosofía.
FILOSOFIA
Asimila al ser con la permanencia y la eternidad, en
oposición al carácter sumamente efímero y cambiante
del ente.
Más allá de la filosofía, Heidegger propone volcar la
fenomenología en la hermenéutica, pues aquélla no
está libre de prejuicios ni puede considerarse una
descripción neutral y transparente de lo real, ni la
propia conciencia un yo imparcial.
Nuestra propia existencia encarna una determinada
representación e interpretación del mundo. El ser es
lenguaje y tiempo, y nuestro contacto con las cosas
está siempre mediado por prejuicios y expectativas
como consecuencia del uso del lenguaje. Cualquier
respuesta a una pregunta acerca de la realidad se halla
manipulada de antemano, ya que siempre existe una
precomprensión acerca de todo lo que pienso.
PENSAMIENTO
Heidegger parte del supuesto de que la tarea de la filosofía
consiste en determinar plena y completamente el sentido del
ser, no de los entes, entendiendo por «ser», en general, aquello
que instala y mantiene a los entes concretos en su entidad.
el hombre es el ente abierto al ser, pues sólo a él «le va» su
propio ser, es decir, mantiene una explícita relación de co-
pertenencia con él. La forma específica de ser que corresponde
al hombre es el «ser-ahí», en cuanto se halla en cada caso
abocado al mundo, lo cual define al «ser-ahí» como «ser-en-
el-mundo», o «estar-en-el-mundo»
El hombre es un decir inconcluso, un proyecto
incompleto que debe asumir la muerte como fin
radical. Estamos arrojados a un mundo que es
nuestro espacio y posibilidad de realización y , por lo
tanto, puede ser considerado un utensilio, un
instrumento que utilizamos para realizarnos. En la
medida en que nos servimos del mundo y lo
instrumentalizamos para nuestras acciones y
proyectos, creamos una relación con él que varía
dependiendo no sólo de los condicionantes históricos
y temporales, sino con cada individuo. El hombre
crea mundo, hace mundo, dependiendo del uso y de
los fines que lleve a cabo.
OBRAS
 Caminos del bosque en 1998
 Estudios sobre mística medieval en 1995
 Camino de campo en 1989
 De camino al habla en 1985
 Parménides en 1982
 Aclaraciones a la poesía de Hölderlin en 1981
 El ser y el tiempo en 1962
 Kant y el problema de la metafísica en 1954
 La esencia del fundamento en 1944
 Qué significa pensar? En 1958
TEXTOS
 Fenomenología del espíritu de Hegel, fragmento:
" Al inicio de su historia, el saber absoluto debe ser otro que al final. Ciertamente,
pero esa alteridad no quiere decir que en el inicio el saber en modo alguno todavía
no fuese saber absoluto. Bien al contrario, justamente en el inicio ya es saber
absoluto, pero saber absoluto que todavía no ha llegado a sí mismo, que todavía no
ha devenido otro, sino que sólo es lo otro. Lo otro: él, el absoluto, es otro, es decir,
es no absoluto, es relativo. Pero este todavía-no es el todavía-no del absoluto, es
decir, lo no-absoluto no es de alguna manera y a pesar de ello sino precisamente
porque es absoluto, porque es no-absoluto: este no, en razón del cual lo absoluto
puede ser relativo, pertenece al absoluto mismo, no es diferente de él, es decir, no
yace a su lado, extinto y muerto. La palabra «no» en «no-absoluto» en modo
alguno expresa algo que siendo presente para sí yaciese al lado del absoluto, sino
que el no alude a un modo del absoluto. Así pues, si en su fenomenología el saber
debe hacer consigo la experiencia en la que experimenta lo que no es y lo que
justamente en ello es con él, entonces ello sólo puede ser así si el saber mismo que
hace (cumple) la experiencia, de alguna manera ya es saber absoluto. "
 Introducción a la Metafísica, fragmento:

" Cuando el más apartado rincón del globo haya sido


técnicamente conquistado y económicamente explotado;
cuando un suceso cualquiera sea rápidamente accesible en un
lugar cualquiera y en un tiempo cualquiera; cuando se puedan
experimentar, simultáneamente, el atentado a un rey en
Francia y un concierto sinfónico en Tokio; cuando el tiempo
sólo sea rapidez, instantaneidad y simultaneidad, mientras que
lo temporal, entendido como acontecer histórico, haya
desaparecido de la existencia de todos los pueblos, entonces,
justamente entonces, volverán a atravesar todo este aquelarre
como fantasmas las preguntas: ¿para qué?, ¿hacia dónde?, ¿y
después qué? "
 Sendas perdidas, fragmento:

" Pero el pensar es un decir poético, y no sólo poesía en el


sentido del poema y del canto. El pensar del ser es el modo
originario del decir poético. Es en él donde por vez primera el
lenguaje accede al habla, esto es, accede a su esencia. El
pensar dice el dictado de la verdad del ser. El pensar es el
dictare originario. El pensar es el decir poético originario,
que precede a toda poesía, pero también es el elemento
poético del arte, en la medida en que este llega a ser obra
dentro del ámbito del lenguaje. Todo lenguaje poético, tanto
en este sentido amplio como en el más estricto de lo poético,
es en el fondo un pensar. La esencia poética del pensar
guarda el reino de la verdad del ser. "