El laberinto de la felicidad

¿En qué consiste la felicidad hoy, en el siglo XXI?

En un mundo en el que los indicadores de riquezas se encuentran en alza, no cuadra que vayan en aumento las enfermedades de depresión, angustia, o las urgencias psiquiátricas.

Hoy existen muchas cosas que aparentemente nos deberían procurar la felicidad, pero esta no es tanta como cabría esperar. Quizá la explicación se encuentre en darnos cuenta que la felicidad se construye no a través de las cosas, sino en otras dimensiones. Veamos dentro del laberinto de la felicidad dónde puede encontrarse

AMOR, TERNURA Y AFECTO
“La felicidad es hacer felices a los demás” (François Lelord) Para la neurobiología, la materia prima esencial de la felicidad es el amor. Nadie es más feliz que el que ama y a su vez se siente correspondido. El amor, la ternura, el afecto es parada obligatoria en el camino hacia la felicidad. La persona que ama posibilita al amado que manifieste sus potencias, que nos manifieste su apoyo y se desarrolle una experiencia mucho mayor que el placer.

CONCIENCIA
“La felicidad consiste en valorar lo que tienes” (Hellen Keller) Las personas que se declaran felices tienen en común su capacidad para valorar y disfrutar lo que tienen. Y no es posesión de bienes materiales, que procuran más que felicidad comodidad, bienestar o placer; es un buen estado de salud, la compañía de nuestros afectos, una buena conversación, trabajar en algo que nos gusta … Como decía Paracelso “Quien conoce, ama. Y quien ama, es feliz”

VOLUNTAD DE SENTIDO
“Quien tiene un por qué vivir, encontrará siempre un cómo” (Victor Frankl) Las personas que se declaran felices tienen otra cosa en común: la voluntad de sentido. El dar un significado positivo y constructivo a lo vivido. No es tan importante aquello que nos sucede como el significado que le damos a lo sucedido. “si no hubiera conocido a esa pareja que me hizo la vida imposible, no podría valorar a la que tengo ahora”, “ si no hubiera sufrido tal enfermedad, no habría tomado conciencia de la necesidad de cuidar mi cuerpo” … Se trata de extraer la parte positiva de lo vivido, desde el coraje, la fuerza interior y entrega a la propia vida.

EL LUJO DE LO ESENCIAL
“Es más fácil calzarse unas zapatillas que alfombrar toda la tierra” (A. de Mello) Nacemos ingenuos y felices, y dejamos de serlo a medida que buscamos la felicidad en los objetos, en la materia. A medida que crecemos nos hacemos más escépticos. Y el escepticismo no es una buena base para la felicidad; quizá para la sabiduría si. Por eso es necesario volver a la ingenuidad perdida, para que nazca la humildad y la gratitud, imprescindibles para la felicidad. Para valorar lo esencial, lo simple, lo auténtico, lo honesto, la amistad, la belleza natural …

SERVIR
“Si queremos un mundo de paz y de justicia, debemos poner la inteligencia al servicio del amor” (Antoine de Saint-Exupéry) ¿Cómo podemos ser felices si vivimos en un mundo donde la justicia, la solidaridad, la paz y los derechos humanos son aún una utopía?. Quizá en la tristeza aparece la compasión, la rebelión, el impulso hacia la transformación. La entrega al otro, el servir a una causa mayor que uno mismo es la fuente de la felicidad. Las personas que construyen su felicidad en el servicio al otro, ven un universo de posibilidades en el que todo está por hacer.

LA ALEGRÍA
“Muchas personas se pierden las pequeñas alegrías mientras aguardan la gran felicidad” (Pearl S. Buck) La felicidad de la mano de la alegría, el no rompernos la cabeza intentando explicar qué es la felicidad y simplemente experimentar la alegría. Que es mucho más directa y más simple, más fácil e inocente y tangible. La alegría nos espera en las pequeñas cosas de la vida que susurramos al oído. Y es que es muy didícil ser feliz si buscamos incesante y angustiadamente la felicidad. Porque ésta no es un lugar al que llegar; es más bien una manera de andar. Y mientras hay que se dedican a perseguir la felicidad, otros la crean amando, amando, brindando pellizcos de alegría a quienes les rodean.

ILUSTRACIONES: INTERNET TEXTO: Alex Rovira PUBLICADO EN: EL PAIS SEMANAL Nº 1621 FECHA: 21 DE OCTUBRE 2007

El camino de la felicidad -Receta de Ken SheldonSe trata de percibir el modo en que las personas perciben la vida cotidiana. Se han medido dos parámetros: • La forma de percibir la dificultad de la tarea a realizar – altura de los obstáculos• Cómo vivimos nuestras habilidades en relación a la situación. La combinación escenarios. de ambos factores genera ochos

El 30 % de la población dice ser feliz con la vida que lleva . Y son personas normales: ni muy bellas , ni ricas, ni incultas, ni muy inteligentes. El secreto es contentarse.

ANGUSTIA Dificultad alta + Capacidad insuficiente

Cuando el obstáculo es demasiado alto, es decir, cuando tenemos que hacer frente a una tarea que excede nuestras posibilidades, percibimos la situación con angustia. Son las peores condiciones que se nos podrían presentar.

APATÍA
Dificultad baja + Capacidad escasa
Nos encontramos a veces con dificultades en las que nuestra capacidad supera la tarea a desempeñar. Sucede, por ejem-plo, cuando nos jubilamos. Si la situación se prolonga, se llega a un equilibrio entre la capacidad (baja) y el desafio (también bajo), pero a un nivel inferior al que estábamos acostumbrados. Entonces corremos el

HASTÍO
Dificultad mínima + Capacidad media
Si consideramos que tenemos una capacidad de grado medio y el trabajo a desarrollar no es obligatorio, no aplicaremos todas nuestras aptitudes y habilidades para realizarlo, y el hastío se adueñará de nosotros.

RELAJACIÓN
Dificultad baja + Capacidad adecuada
Cuando estamos relajados porque controlamos una situación, la experiencia es positiva. Sin embargo, si esta circunstancia se prolonga y no tenemos que vencer ninguna dificultad, aca-baremos por aburrirnos.

CONTROL
Dificultad media + Capacidad buena
El trabajo a realizar resulta duro, pero no hasta el punto de tener que emplear toda nuestra energía. Es el caso de alguien que puede resolver una situación difícil gracias a su experiencia.

MOTIVACIÓN
Dificultad alta + Capacidad alta
El esfuerzo para realizar una tarea es proporcional a nuestra aptitud. No es fácil, pero sabemos que podemos alcanzar el objetivo. Así surge la motivación que nos prepara para una experiencia muy positiva.

FELICIDAD
Dificultad máxima + Capacidad optima
La experiencia que más disfrutamos es aquella que nos resulta más importante y positiva. La vivimos cuando nos sentimos preparados para realizar un trabajo que nos ocupará mucho tiempo y esfuerzo. En general, nos concentramos y damos lo mejor de nosotros mismos sin pensar en el resultado.

ILUSTRACIONES: JOSÉ ANTONIO PEÑAS TEXTO: Gianluca Ranzini PUBLICADO EN: MUY ESPECIAL Nº 63 Otoño 2003