LAS METAS DE LA PSICOTERAPIA

Carl Gustav Jung Curso: Clínica Dinámica Docente: Liliana Osorio

Posiciones diversas con relación a la explicación y las posibilidades de abordaje de las neurosis y Jung dice: “Esas opiniones no podrían surgir ni ganar adeptos si no correspondieran a una psicología especial, a un hecho psíquico fundamental que está presente de manera más o menos general”

Las opiniones desarrolladas por los psicólogos en sus teorías, al ser recibidas lo hacen porque concuerdan con una disposición relativamente extendida, manifiesta de diversa formas en lugares, culturas, personas, otros interesados en el deseo infantil y la satisfacción, la necesidad de hacerse valer basada en la inferioridad (Adler).. Ambas verdades pertenecen a realidades psíquicas.
De momento tenemos unas opiniones más o menos plausibles que no coinciden entre sí.

 

Solo puedo hablar de esclarecer hechos que me resultan oscuros o de superar dificultades terapéuticas. Los hechos fundamentales del alma cambian mucho en el transcurso de la vida. La edad del paciente me parece una indicación extremadamente importante. Imponer una psicología a personas con otra constelación psíquica será un error, las resistencias del paciente serán la pista al respecto, pues estoy convencido de que el médico no sabe más necesariamente que el paciente, sobre su condición anímica, que a él mismo le puede ser inconsciente.

 

Para Jung la validez de una sola psicología no es un asunto que sea posible, más aun teniendo en cuenta la existencia de muchos temperamentos y muchas psiques que no encajan en ningún esquema. Con relación al temperamento anota la disposición introvertida y la extrovertida, la forma de vida espiritual y la material. Hoy se cree con mayor frecuencia en los casos en los que un temperamento muy persistente reemplaza a su opuesto, pero lo contrario también continua pasando. Debido a la enorme ambigüedad del alma humana, cada caso requiere preguntar si una disposición unilateral aparece en compensación a una necesidad contraria o no. Jung dice que al respecto se ha engañado tanto, que ante el caso hace ahora abstracción de los presupuestos teóricos y la idea de lo que puede o no puede hacer el paciente. En la medida de lo posible dejo que la experiencia pura decida sobre las metas terapéuticas.

Esto tal vez resulte chocante, pues se suele suponer que el terapeuta tiene una meta. Si con los métodos iniciales – racionales se obtienen efectos en el paciente, esto es suficiente, si no hay que atender a los datos irracionales del enfermo: Aquí tenemos que seguir a la naturaleza, y lo que el médico hace entonces es menos tratamiento que desarrollo de los gérmenes creativos presentes en el paciente. En la mayor parte de los casos que atiende los recursos de la conciencia están agotados. El atascamiento como una situación habitual del proceso anímico, por lo cual se ha convertido en cuentos y mitos. El atascamiento es un acontecimiento psíquico provocado a lo largo del tiempo por las condiciones y las compensaciones psíquicas. Por esto Jung considera, que alguna alusión habrá en el paciente frente a la representación de su condición psíquica, y que los sueños son una de las vías para exteriorizar dicha disposición.

Los sueños aluden a algo y esto es más que nada.  Siempre se obtiene algo cuando se medita cuidadosamente en los sueños, ese algo es un conocimiento que obviamente no es de carácter objetivo.  La detención aparece cuando el modo de vida se ha vuelto unilateral.  El sueño como una interpretación: para el ser humano ninguna cosa o hecho significan en sí mismo, lo único segura es que siempre es el ser humano el que interpreta, es decir, quién da significado.

Le ofrece al paciente su interpretación: … uno sólo se deja sugerir aquello a lo que está predispuesto.  En esta posición lo importante no es si mi interpretación del sueño es correcta, si no buscar lo eficiente para la condición del otro.  Al fin y al cabo casi todo depende de cómo veamos las cosas, no de las cosas mismas.  El efecto que yo busco es producir un estado anímico en el que mi paciente comience a experimentar con su naturaleza y nada esté dado para siempre, petrificado sin esperanza: un estado de fluidez, cambio y devenir.

Yo siempre sigo la regla de no ir más allá del momento eficiente.  Me esfuerzo por hacerle ver el sentido de sus simbólos. Tal vez aluda a una imagen colorida, entonces sugiere que pinten. Esto lo hace para producir un efecto