La Reforma Política de 1977 implicó una importante serie de

cambios legales promovidos en México por el destacado
político, intelectual e historiador Jesús Reyes Heroles desde su
cargo de secretario de Gobernación en el sexenio del
presidente José López Portillo, a través de los cuales comenzó
el proceso de transición democrática en el país de un
esquema de partido hegemónico a un modelo de efectivo
pluripartidismo, mismo que se prolongaría por más de dos
décadas, junto a sucesivas modificaciones en la normatividad
e instituciones electorales, hasta alcanzarse la conformación
de una mayoría opositora en la LVII Legislatura de la Cámara
de Diputados en 1997 y la alternancia en la presidencia de la
República el 2 de julio de 2000.
En 1979, al celebrarse las elecciones intermedias para
renovar la Cámara Baja, se recogieron los primeros frutos
de la reforma. El Partido Revolucionario Institucional
recibió el 69.84% de los votos (le correspondieron 296
diputados) y perdió, en manos del Partido Acción
Nacional, cuatro diputaciones de mayoría relativa. Este
último obtuvo 10.79% de los sufragios, lo que se tradujo
en 42 diputados plurinominales, siguiéndole el Partido
Comunista Mexicano con 4.97% (18 diputados); el
Partido Popular Socialista con 2.59% (12 diputados); el
Partido Socialista de los Trabajadores con 2.12% (12
diputados); el Partido Demócrata Mexicano con 2.05%
(10 diputados); y, por último, el Partido Auténtico de la
Revolución Mexicana con 1.81% (10 diputados).
Desde el movimiento estudiantil de 1968, el estado sufrió un gran
deterioro que adquirió múltiples manifestaciones, que sacudió a
las sociedad en general. Se acentúa aun más la crisis política, el
10 de junio de 1971, conocido como jueves de Hábeas, por la
intervención del grupo de los halcones que reprimieron por
medio de la violencia, una manifestación estudiantil por
consecuencia el rechazo de las sociedad y l renuncia del Lic.
Alfonso Martínez Domínguez. Como jefe del departamento del
DF a quien se señalo como el director intelectual.
El estado al perder legitimidad política e ideológica contribuyo a
asentar la apertura democrática.
Ésta crisis se marca a partir de 1971 cuando empieza a
manifestarse, ya que los oligopolios abarcan todos los sectores
económicos. Aumenta la concentración de la propiedad y el
ingreso se estrechan los mercados, crece el capital ocioso,
aumentan las tasa de utilidades, disminuyen los salarios reales,
aumenta el subempleo y el desempleo y sus consecuencias son:
La inflación, el endeudamiento externo y la congelación de
salarios.

Para reconciliarse con la sociedad, el estado idea operar
dos importantes estrategias.
I.- El Populismo.-
 Filosofía que identificaba las izquierda política.
 Las promesas a los grupos sociales.
 El uso de lenguaje nacionalista.
 Los ataques a la burguesía extranjera.
 El buen trato a los intelectuales.
 La disminución de las represiones.
II.- Los Déficit del Presupuesto, con Endeudamiento Externo
Constituyendo las bases de la crisis económica finalmente,
a crisis política se refleja de esta manera.
 A.- En 1970, el PRI obtienen el 485 de los votos del padrón
electoral.
 B.- En 1976, el PAN no lanza candidato a la presidencia de
la republica, en tanto el PPS y el PARM se unen al PRI.
El Lic. José López Portillo, candidato del PRI a la presidencia
de la republica, gana la elección sin contendientes, y el
simple tramite político.

El movimiento estudiantil de 1968 fue un
movimiento social en el que además de
estudiantes de la UNAM y del IPN, participaron
profesores, intelectuales, amas de casa, obreros
y profesionistas en la Ciudad de México y que
fue reprimido el 2 de octubre de 1968 por el
gobierno mexicano en la matanza en la Plaza
de las Tres Culturas de Tlatelolco. El crimen fue
cometido por el grupo paramilitar denominado
Batallón Olimpia y el Ejército Mexicano, en
contra de una manifestación pacífica
convocada por Consejo Nacional de Huelga,
órgano directriz del movimiento. Según lo dicho
por sí mismo en 1969 y por Luis Echeverría
Álvarez, el responsable de la matanza fue
Gustavo Díaz Ordaz
Entre el 26 al 29 de julio de 1968, varias escuelas entran en un
paro de labores, los granaderos y el ejército entran a varias
de las escuelas, entre ellas, la Prepa 1 en San Ildefonso,
donde es destruida una puerta tallada en el siglo XVIII,
mediante el disparo de una bazuca.
El 30 de julio de 1968, el rector de la UNAM, Javier Barros Sierra
en Ciudad Universitaria, condenaría públicamente los
hechos, izando la bandera mexicana a media asta y con
un emotivo discurso se pronunciaría a favor de la
autonomía universitaria y exigiría la libertad de los presos
políticos, refiriéndose a los estudiantes detenidos de la
Prepa 1. Ese mismo día encabezaría la marcha por la
avenida de los Insurgentes, donde surgió un lema muy
común utilizado por el movimiento estudiantil, "¡Únete
pueblo!".
El ejercito mexicano en el zócalo de la Ciudad de México el
28 de agosto.
El 26 de agosto de 1968, una multitudinaria marcha se dirigió
al zócalo capitalin. Fue la primera ocasión en que se insulta
públicamente al presidente mexicano, Gustavo Díaz Ordaz.
Al finalizar la manifestación, uno de sus líderes se pronuncia
a favor de quedarse a esperar una respuesta del gobierno,
a escasos días del informe presidencial

La tarde del 2 de octubre de 1968, un día después
de la salida del ejército de los campus de la
UNAM y del IPN, miles de personas se reunieron
en la Plaza de las Tres Culturas en Tlatelolco.
Mientras tanto, el ejército vigilaba, como en todas
las manifestaciones anteriores, que no hubiera
disturbios, principalmente porque el gobierno
tenía temor de que fuera asaltada la Torre de la
Secretaría de Relaciones Exteriores.
Por su parte, miembros del Batallón Olimpia
(cuyos integrantes iban vestidos de civiles con
un pañuelo o guante blanco en la mano
izquierda) se infiltraban en la manifestación
hasta llegar al edificio "Chihuahua" donde se
encontraban los oradores del movimiento y
varios periodistas.

Cerca de las seis de la tarde, casi finalizado
el evento, un helicóptero sobrevoló la plaza
del cual se dispararon bengalas,
presumiblemente, como señal para que los
francotiradores del Batallón Olimpia
apostados en el edificio "Chihuahua"
abrieran fuego en contra de los
manifestantes y militares que resguardaban
el lugar, para hacerles creer a estos últimos,
que los estudiantes eran los agresores. Los
militares en su intento de defenderse,
repelieron "la agresión de los estudiantes",
pero ante la confusión, los disparos no fueron
dirigidos contra sus agresores, sino hacia la
multitud de manifestantes que se
encontraban en la plaza de Tlatelolco.