You are on page 1of 7

LA ETICA

PROFESIONAL
Michael Steven Suarez Alfonso-345665
Camilo Eduardo Soto Siabato-378894
John edwar santos guerra-371731
COORPORACION UNIVERSITARIA MINUTO DE DIOS
GESTION BASICA DE LA INFORMACION NRC:15343
DOCENTE: EDNA BARBOSA
BOGOTA 16 MAYO DE 2014
LA ETICA

La palabra ética proviene del
griego ethikos (“carácter”). Se trata
del estudio de la moral y del accionar
humano para promover
los comportamientos deseables. Una
sentencia ética supone la elaboración
de un juicio moral y una norma que
señala cómo deberían actuar los
integrantes de una sociedad.


LA ETICA
PROFESIONAL
La ética profesional está constituida por
el conjunto orgánico de derechos y
obligaciones morales, deriva sus
finalidades y normas específicas, de la
condición básica de persona en armonía
con los anexos que implican exigencias
del bien común.

Por profesión se entiende una ocupación
que se desarrolla con el fin de colaborar
con el bienestar de una sociedad. Para
realizar dicha labor es necesario que
el profesional (persona que ejerce la
misma) actúe con responsabilidad,
siguiendo los requisitos que la ley
vigente plantee para el desarrollo de esa
actividad.


LA ETICA
PROFESIONAL
La ética profesional pretende
regular las actividades que se
realizan en el marco de una
profesión. En este sentido, se trata
de una disciplina que está incluida
dentro de la ética aplicada ya que
hace referencia a una parte
específica de la realidad.
Cabe destacar que la ética, a nivel
general, no es coactiva (no impone
sanciones legales o normativas).
Sin embargo, la ética profesional
puede estar, en cierta forma, en
los códigos deontológicos que
regulan una actividad profesional.
La deontología forma parte de lo
que se conoce como ética
normativa y presenta una serie de
principios y reglas de cumplimiento
obligatorio.



NORMAS Y OBJETIVOS
DE LA ETICA
PROFESIONAL
Tanto la ética como la moral señalan la línea
demarcatoria entre lo lícito y lo ilícito, lo
correcto y lo incorrecto. Por otra parte, el
comportamiento ético, lo que llamamos
rectitud, no es ingrediente ajeno al ejercicio
profesional, como la pintura de una casa que
es sólo un aspecto decorativo del cual puede
prescindirse.

El elemento ético es un componente
inseparable de la actuación profesional, en la
que pueden discernirse, al menos, tres
elementos:

 Un conocimiento especializado en la
materia de que se trata.
 Una destreza técnica en su aplicación al
problema que se intenta resolver.
 Un cauce de la conducta del docente cuyos
márgenes no pueden ser desbordados sin
faltar a la ética.
NORMAS Y OBJETIVOS
DE LA ETICA
PROFESIONAL
Hay quienes atropellan, consciente
y sistemáticamente, esos
márgenes, la mayoría de las veces,
no por un afán de lucro inmoderado
como ocurre en otras profesiones,
sino porque en el accionar diario las
instancias de control se difuminan
en beneficio de una mal entendida
convivencia armónica; muchas
veces a estos colegas se les califica
como profesionales inmorales o que
están faltando a la ética sin que
exista un Código Profesional que
sancione o respalde lo enunciado.
Pero hay otros que ignoran y ni
siquiera se preocupan de los límites
éticos; de ellos se dice que son
amorales.
NORMAS Y OBJETIVOS DE
LA ETICA PROFESIONAL
Normas de convivencia empresarial:
• Aceptar que la primera idea que debe venir a la
mente en el momento de enterarnos de
actividades profesionales poco claras realizadas
por un colega, será la consideración de esas
actividades como realizadas por un profesional
fraterno.
• Se evaluará todo trabajo profesional realizado por
otros desde una perspectiva objetiva, crítica y
amistosa, otorgando a ellos el beneficio de la duda
y considerando siempre que la información y
circunstancias pasadas en cada caso, y debe
considerar la posibilidad de que los que se vieron
involucrados en un hecho –por ignorancia o por
voluntad- no necesariamente proporcionaron toda
la información precisa y verídica en la indagación
anterior.
• No es ético, y si es dañino para todo proceso, el
menosprecio, por razones maliciosas, respecto de
su capacidad profesional. La utilización de este
impropio menosprecio con propósitos de inducir a
un directivo, colega o funcionario a emitir juicios
reprobatorios es totalmente condenada.