You are on page 1of 7

EL NIÑO EN ANÁLISIS

Alba Flesler
El niño en análisis
“El niño llega al consultorio por las resonancias que genera en un adulto”
En la mayoría de los casos
quienes consultan por un
niño son los padres, el niño
que traen es un hijo.
Hay variables que intervienen y nos
interrogan, como darles o no
lugar a los padres en el análisis
de un niño.
Que nos muestra el problema que
existe desde el inicio del
psicoanálisis con niños.
El marco teórico del Psicoanálisis,
al ser diseñado para pacientes
adultos, lleno el origen del análisis
de niños de obstáculos y
contradicciones.
El análisis de niños ha tenido muchas madres desde
Hermine Von Hug-Hellmuth, Melanie Klein y Ana Freud.
Freud, dejo verdaderas incertidumbres a la hora de direccionar la cura no
solo de niños, sino de pacientes psicóticos , neurosis narcisistas y
ancianos.
En el historial del pequeño Hans, pone los punto desde el
comienzo,
aclara que si bien orientó <El plan del tratamiento en su
conjunto>,
y hasta<…el tratamiento mismo fue llevado a cabo por el
padre>.
Y agrega, < solo la reunión en una sola persona de la
autoridad paterna con la medica, posibilitaron en este único
caso obtener del método una aplicación para la cual de
ordinario habría sido inapropiado>
Freud nos advierte en el historial de una joven homosexual, que al aceptar a
un sujeto que no viene por si mismo, que son los padres quienes lo traen:
… demandan que se cure a su hijo, que es neurótico e indócil. Por hijo sano
entienden ellos uno que no ocasione dificultades a sus padres y no les provoque
sino contento. El médico puede lograr, sí, el restablecimiento del hijo, pero tras la
curación él emprende su propio camino más decididamente, y los padres quedan
más insatisfechos que antes. En suma, no es indiferente que un individuo llegue al
análisis por anhelo propio o lo haga porque otros lo llevaron; que el mismo desee
cambiar o solo quieran ese cambio sus allegados, las personas que lo aman o de
quienes debería esperarse ese amor.
Para Freud, los niños no forman parte del conjunto de pacientes poseedores
de la suma de notas ideales para ser tratados analíticamente.
PROBLEMAS DEL ANALISIS DE NIÑOS
El niño hizo presente, un real en la clínica. Como un clavo que no encaja bien en
el agujero, trajo problemas.
Los problemas pueden ser del orden imaginario o real, su distinción es de utilidad clínica.
A un problema imaginario se le suelen plantear soluciones bivalentes, la solución
sigue la economía de la totalidad, y al debatirse entre todo o nada, se restringe la
salida del problema a opciones terminantes.
Acercarse a un problema real, invita a delimitar ese real, su perspectiva,
descreída de la operatividad exacta, se aboca a localizar un resto y extractarlo.
Se intenta delimitar el problema y desprenderlo de una perspectiva paralizante,
apostando, sin desconocerlo, a un acto posible.
Bajo esta segunda opción, elije decir que los niños ni son analizables al
igual que el adulto, ni dejan de serlo por no ser adultos.
•Las observaciones de Freud sobre los niños, se volcaban en la investigación
sobre la etiología de las neurosis.

•Delego, su tarea a su Hija Anna, quien intento enlazar el psicoanálisis a la
educación, lo que contrajo un nuevo problema al terreno de la infancia. (es
imposible un psicoanálisis que se proponga educar)

•Se llegó a cuestionar la pertinencia del psicoanálisis de niños, pues al no
existir la neurosis infantil, precipitado estructural de la infancia, no habría
ninguna posibilidad de aplicar el psicoanálisis, pues el niño no sería
responsable de sus actos ni de su enunciación.

•Con el fin de resolver la distinción entre el niño y el adulto, las perspectivas
evolutivas suministraron la edad cronología a estratos y etapas de crecimiento
desplegados en progresión espontanea, que partiendo de estos estratos se
promovieron técnicas con las cuales abordar las diferencias de cada tiempo de
la infancia.

•Otros promovieron el trabajo del niño, al igual que el trabajo del adulto.

Todas esta polémica desatada desplazo lo que sería una pregunta
fundamental para el psicoanálisis. ¿QUÉ ES UN NIÑO?
•Para un adulto, un niño es = a una falta, ningún niño llega al mundo si no
le hace falta a alguien. El niño viene a ocupar el lugar de objeto colmante.

•Vale tener encuentra las vicisitudes que por ser el objeto de deseo, del
amor y del goce de los padres, que se dejan escuchar en las entrevistas,
porque por eso los padres los traen a consulta, pero también por eso lo
sacan.

•Un niño llega a existir, gracias a la significación que guarda para otro en la
estructura del ser humano, también para los analistas.


¿QUÉ ES UN NIÑO PARA LOS PSICOANALISTAS?
< DIME QUÉ ES UN NIÑO PARA TI Y TE DIRÉ COMO LO ANALIZAS>
El psicoanálisis de niños como especialidad intentó responder a un
problema: los niños no eran abordables por la vía habitual destinada a los
adultos, por eso para los pequeños se creó una técnica especial. Es que el
psicoanálisis de niños como especialidad tomo por objeto de su disciplina
al niño invitando a una confusión.
¿CUÁL ES EL OBJETO DEL PSICOANALISIS?
El objeto del psicoanálisis no es el yo, ni la conducta, ni la personalidad,
ni los trastornos clasificados por el DSM-IV. El objeto del psicoanálisis es
el SUJETO.
Apunta al sujeto, que no es infantil, ni adolescente, ni adulto. El sujeto al
que se refiere es al sujeto de la estructura, no tiene edad pero si
tiempos.
EL OBJETO DEL PSICOANALISIS: EL SUJETO
El sujeto fue extraído diferencialmente del terreno de la conciencia y
también apartado del racionalismo cartesiano y del campo yoico. Sujeto del
lenguaje, en primera instancia, en la medida que su ser es un ser tocado
por el lenguaje.

Un sujeto parlêtre nombra en su expresión misma aquello que del ser se
pierde en el encuentro con la palabra.

Tal encuentro implicara una jugada entre pérdidas y ganancias, la partida
del ser humano será cuestión de vida o muerte. La vida del sujeto se juega
en la existencia y bien sabemos que no es mi mismo vivir que existir.