Trastorno Bipolar

Trastorno bipolar
El trastorno afectivo bipolar, conocido normalmente como trastorno bipolar, es un trastorno del estado del animo, en este el afectado oscila entre la alegría y la tristeza de una manera mucho mas marcada que las personas no afectadas por esta patología, atravesando periodos repetitivos de depresión (fases depresivas) alternándose con temporadas de gran euforia (fases maniacas). Los episodios de manía tienden a comenzar de manera brusca y se prolongan durante un periodo aproximado de entre 2 semanas a 5 meses (su duración aproximada es de 4 meses), por su parte las depresiones tienden a durar aun mas (6 meses aprox.) aunque rara vez se prolongan mas de un año, excepto en personas d edad avanzada.

El trastorno bipolar se caracteriza por cambios cíclicos en el estado de ánimo: fases de ánimo elevado o eufórico (manía) y fases de ánimo bajo (depresión). Los cambios de estado de ánimo pueden ser drásticos y rápidos, pero más a menudo son graduales. Cuando una persona está en la fase depresiva del ciclo, puede padecer uno, varios o todos los síntomas del trastorno depresivo. Cuando está en la fase maníaca, la persona puede estar hiperactiva, hablar excesivamente y tener una gran cantidad de energía.

Le suele afectar el pensar, el juicio y la manera de comportarse con relación a los demás. Puede llevar a que el paciente se implique en graves problemas o situaciones embarazosas. Por ejemplo, en la fase maníaca la persona puede sentirse feliz o eufórica, tener proyectos grandiosos, tomar decisiones de negocios descabelladas, e involucrarse en aventuras o fantasías románticas. Si la manía no se trata adecuadamente puede empeorar y convertirse en un estado psicótico (el paciente pierde temporalmente la conexión con la realidad).

Origen del trastorno  El origen del trastorno es del todo orgánico. No sabemos a ciencia cierta todos los componentes biológicos del trastorno, pero parece claro que uno de los problemas implicados es el mal aprovechamiento de los neurotransmisores cerebrales (serotonina y dopamina). Se comprueba la organicidad por la existencia de patrones genéticos de herencia.

Episodio hipomaniaco
Se llama episodio “hipomaniaco” (literalmente, “menos que maníaco”) si lo que hay es un episodio como el maniaco, pero sin llegar a provocar un deterioro laboral o social.  Episodio Mixto Son episodios en que aparecen, al mismo tiempo, alteraciones propias de la fase depresiva y alteraciones propias de la fase maníaca. Es decir: al mismo tiempo depresión y exaltación, hiperactividad, insomnio, ideas negativas. Especialmente complejos son los episodios mixtos que cursan don ideación depresiva, pues existe una mayor posibilidad de que el paciente pase a la acción y realice tentativas de especial letalidad, buscando incluso la espectacularidad en su autolisis.

 El trastorno ciclotímico o ciclotimia es una alteración crónica y con fluctuaciones, con periodos que comportan síntomas hipomaníacos y periodos que comportan síntomas depresivos. Ni unos no otros tienen la gravedad ni la cantidad suficiente como para hablar de una fase hipomaníaca o de una fase depresiva. Para muchos autores es una especie de "predisposición" para otras enfermedades (depresión, trastorno bipolar), y afecta a un 1% de la población.

Clasificación de los trastornos

 Según los episodios de exaltación sean "maníacos" o "hipomaníacos" tenemos:  Trastorno afectivo bipolar tipo I, con episodios depresivos y maníacos.  Trastorno afectivo bipolar tipo II, con episodios depresivos e hipomaníacos.  Episodios afectivos mixtos (con síntomas maníacos y depresivos al mismo tiempo)  Pacientes cicladores rápidos, con al menos cuatro recurrencias al año.

bipolares

¿Cuál es el curso de un trastorno Bipolar?
En ocasiones, los episodios graves de manía o depresión incluyen síntomas de psicosis (o síntomas psicóticos) Los síntomas más comunes son alucinaciones (oír, ver o sentir presencias que no están en la realidad), ilusiones (falsas, creencias no influenciadas por razones lógicas o explicadas por un concepto cultural común de la persona). Los síntomas psicóticos en el trastorno bipolar tienden a reflejar los estados extremos de personalidad. Por ejemplo, ilusiones de grandiosidad, como creerse Presidente o tener poderes especiales o grandes fortunas, pueden ocurrir durante la fase maníaca; sensaciones de culpa o inutilidad, como creer que se está arruinado o ha cometido algún crimen terrible, pueden aparecer durante la depresión.

Las personas con trastorno bipolar que padecen estos síntomas a menudo son diagnosticadas de formas incorrectas como esquizofrénicas, otra grave enfermedad mental. Las personas con trastorno bipolar pueden vivir de forma saludable y productiva siempre que su enfermedad sea tratada de modo efectivo. Sin tratamiento, sin embargo, el curso normal de un trastorno bipolar tiende a empeorar y, con el tiempo, experimentar episodios depresivos y maníacos con mayor frecuencia y gravedad que cuando apareció la enfermedad. En la mayoría de los casos, un tratamiento apropiado puede ayudar en gran manera a reducir la frecuencia y gravedad de los episodios, así como ayudar a las personas que sufren un trastorno bipolar a mantener una buena calidad de vida.