HERMANDAD DE LA

INMACULADA VIRGEN DE LA
PUERTA
 Autoridad de la Iglesia Católica
 Fuentes de la Iglesia
 Significado de Dogma
 En que consiste el Dogma de la Asunción
 Es lo mismo Asunción que Ascensión
 Historia del Dogma
 Fuentes del Dogma de la Asunción

Por que es la verdadera
Iglesia de Cristo y tiene la
autoridad que Dios le dio:
Mt 16, 19 y Mt 18,18
Son 3:

 La Tradición Sagrada
 La Sagradas Escrituras
 EL Magisterio de la Iglesia
“Finalmente, la Virgen Inmaculada, preservada inmune
de toda mancha de pecado original, terminado el curso
de su vida en la tierra, fue asunta en cuerpo y alma a la
gloria del cielo y enaltecida por Dios como Reina del
universo, para ser conformada más plenamente a su
Hijo, Señor de los Señores y vencedor del pecado y de
la muerte”.

Constitución Apostólica Munificentissimus Deus

Cuando hablamos de Asunción nos referimos
a la Virgen María y cuando hablamos de
Ascensión nos referimos a Nuestro Señor
Jesucristo que al cabo de 40 días después de
su resurrección ascendió al cielo en cuerpo y
alma todo glorificado.
La Historia del Dogma de la Asunción en la
Iglesia, se divide en las siguientes etapas:

 Del Siglo I al III
 Del Siglo IV al V
 En el Siglo VI
 Del Siglo VII al X
 Del Siglo X a nuestros días

Durante este periodo en la Historia de la Iglesia, no se
hayan documentos sobre la Asunción del Santísima
Virgen María a los cielos.
A partir de Siglo IV es donde se empiezan a
tener información sobre esta creencia, los cuales
se recogen de la Tradición de los Padres de la
Iglesia como San Efrén y San Timoteo de
Jerusalén.
A finales del Siglo V los críticos hablan sobre el
Transito de María, sentado un precedente que
servirá de reflexión y estudio, sobre la Asunción.
Este periodo es de singular importancia
por el desarrollo de esta devoción y
creencia en el oriente.
Durante este periodo en la Iglesia Greco-
Bizantina, son numerosos los testimonios de los
padres, doctores y teólogos que afirman la
asunción. Entre ellos tenemos:

San Modesto de Jerusalén (+634),
San Germán de Constantinopla (+733),
San Andrés de Creta (+740)
San Juan Damasco (+749)

.
De Roma esta devoción pasó a Francia y a
Inglaterra, llevando el titulo de Assumptio S.
Mariae.

Pero también había teólogos de un sector de la
Iglesia, que solo aceptaban la asunción como
una creencia piadosa, aunque si aceptaban la
incorruptibilidad del cuerpo de María.
Se propaga esta devoción en la Iglesia Bizantina,
tanto griega como rusa.

En el siglo XVI con la aparición de Lutero y el
cisma protestante, niegan esta piadosa creencia
sobre la Virgen María.


En el siglo XVII se hace la primera petición por la
definición de esta devoción. A esta petición
procedieron muchas otras de diferente partes del
mundo católico.

Por lo tanto en 1946, el Papa Pio XII en su
encíclica Deipare Virginis Mariae, abre a consulta
a todos los obispos del mundo.
Para la sustentación de este Dogma el Papa
Pio XII tuvo en consideración las siguiente
fuentes:
 La Interpretación de las Sagradas
Escrituras
 La Tradición Apostólica
 Las Celebraciones Litúrgicas

Génesis 3, 14-15:

14 Entonces Yahveh Dios dijo a la serpiente: «Por
haber hecho esto, maldita seas entre todas las
bestias y entre todos los animales del campo. Sobre
tu vientre caminarás, y polvo comerás todos los días
de tu vida.
15 Enemistad pondré entre ti y la mujer, y entre tu
linaje y su linaje: él te pisará la cabeza mientras
acechas tú su calcañar.»

Éxodo 20,12:

12 Honra a tu padre y a tu madre, para
que se prolonguen tus días sobre la
tierra que Yahveh, tu Dios, te va a dar.


Salmo 132,8:

8 ¡Levántate, Yahveh, hacia tu reposo,
tú y el arca de tu fuerza!
9 Tus sacerdotes se vistan de justicia,
griten de alegría tus amigos.



Lucas 1,28-29:

28 Y entrando, le dijo: «Alégrate, llena de
gracia, el Señor está contigo.»
29 Ella se conturbó por estas palabras, y
discurría qué significaría aquel saludo.




Apocalipsis 12,1-2:

1 Una gran señal apareció en el cielo: una
Mujer, vestida del sol, con la luna bajo sus
pies, y una corona de doce estrellas sobre su
cabeza;
2 está encinta, y grita con los dolores del
parto y con el tormento de dar a luz.





Génesis 5,24:
24 Henoc anduvo con Dios, y desapareció porque
Dios se lo llevó.

Hebreos 11,5:
Por la fe, Henoc fue trasladado, de modo que no
vio la muerte y no se le halló, porque le trasladó
Dios. Porque antes de contar su traslado, la
Escritura da en su favor testimonio de haber
agradado a Dios.




2 Reyes 2,11-12:

11 Iban caminando mientras hablaban, cuando
un carro de fuego con caballos de fuego se
interpuso entre ellos; y Elías subió al cielo en el
torbellino.
12 Eliseo le veía y clamaba: «¡Padre mío, padre
mío! Carro y caballos de Israel! ¡Auriga suyo!» Y
no le vio más. Asió sus vestidos y los desgarró
en dos.





Hasta el siglo IV, no hay documento alguno que nos hable sobre
esta devoción, pero cuando empieza a documentarse , se
encuentran escritos que remontan una tradición antigua en el
siglo II que habla sobre el tránsito, sueño, o dormición de la
Virgen María.

Algina de las fuentes de la Tradición las encontramos en las
enseñanzas de los Padres de la Iglesia:

San Modesto de Jerusalén (+634): después de hablar
largamente de la “santísima dormición de la gloriosísima Madre
de Dios”, concluye su “encomio”, exaltando la intervención
prodigiosa de Cristo que “la resucitó de la tumba” para tomarla
consigo en la gloria.






San Juan Damasceno (+704): por su parte, se pregunta:
“¿Cómo es posible que aquélla que en el parto superó
todos los límites de la naturaleza, se pliegue ahora a
sus leyes y su cuerpo inmaculado se someta a la
muerte?”. Y responde: “Ciertamente, era necesario que
se despojara de la parte mortal para revestirse de
inmortalidad, puesto que el Señor de la naturaleza
tampoco evitó la experiencia de la muerte. En efecto, El
muere según la carne y con su muerte destruye la
muerte, transforma la corrupción en incorruptibilidad y
la muerte en fuente de resurrección”.





También en el estudio de la Tradición se
encuentra contenidas las celebraciones
litúrgicas en donde encontramos dos
oraciones: “Veneranda nobis”, “Subveniat
Domine”, entre otras formas litúrgicas, hasta
la proclamación del dogma en 1950.
La Constitución Dogmática: Lumen Gentium
del Concilio Vaticano II - Capitulo VIII N° 59 y
N° 58

EL Catecismo de la Iglesia Católica N° 966

Las Catequesis de Juan Pablo II