Juan 1:1-5

 Jua 1:1 En el principio era el Verbo, y el Verbo
era con Dios, y el Verbo era Dios.
 Jua 1:2 Este era en el principio con Dios.
 Jua 1:3 Todas las cosas por él fueron hechas, y
sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho.
 Jua 1:4 En él estaba la vida, y la vida era la luz
de los hombres.
 Jua 1:5 La luz en las tinieblas resplandece, y las
tinieblas no prevalecieron contra ella.
 El tema de Juan es Jesucristo, el divino Hijo de Dios. Su
libro se refiere a las señales que Cristo realizó durante
su ministerio, señales que prueban su deidad. Estas
señales las vieron testigos dignos de confianza (sus
discípulos y otros) y por consiguiente fidedignos. Juan
quiere que los hombres crean en Jesucristo como Señor
y reciban nueva vida por su nombre.

 Juan 20:30-31
 Hizo además Jesús muchas otras señales en presencia de
sus discípulos, las cuales no están escritas en este libro.
Pero éstas se han escrito para que creáis que Jesús es el
Cristo, el Hijo de Dios, y para que creyendo, tengáis vida
en su nombre.


 Los nombres de Cristo demuestran que es el
Hijo de Dios.
LA PALABRA ETERNA
(VERBO)
La Palabra ya estaba allí en el mismo
principio de todas las cosas.

Siempre ha habido la más estrecha
conexión entre La Palabra y Dios.

Juan no dice que La Palabra es como
Dios sino que ES DIOS
 Los obras de Cristo demuestran que es el
Hijo de Dios.
EL CREADOR DE
TODAS LAS COSAS
 Los nombres de Cristo demuestran que es el
Hijo de Dios.
LA VIDA Y LA LUZ
 2Co 4:3 Pero si nuestro evangelio está aún encubierto,
entre los que se pierden está encubierto;
 2Co 4:4 en los cuales el dios de este siglo cegó el
entendimiento de los incrédulos, para que no les
resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el
cual es la imagen de Dios.
 2Co 4:5 Porque no nos predicamos a nosotros mismos,
sino a Jesucristo como Señor, y a nosotros como vuestros
siervos por amor de Jesús.
 2Co 4:6 Porque Dios, que mandó que de las tinieblas
resplandeciese la luz, es el que resplandeció en nuestros
corazones, para iluminación del conocimiento de la
gloria de Dios en la faz de Jesucristo.