Mg.

César Alfredo Barrera Torres
Diez Picazo
precisa que los
contratos atípicos
son los que no
poseen
regulación propia
Como poder de
creación de los
derechos y
deberes o poder
jurídico.
Como pretensión
o derecho a
exigir el
cumplimiento del
deber ajeno.
Como el derecho
de cumplir el
propio deber.
Antecedentes: El auge de los
contratos modernos deviene de los
años 70. Entre las causas del desarrollo
de los contratos modernos, podemos
destacar:
a)La influencia del derecho anglosajón,
con nuevas formas de contratación
que por su sentido pragmático y eficaz
se introducen en Europa: Leasing,
Franquicia, Factoring, etc.;

b)Los avances tecnológicos que
imponen nuevos usos;

c) El fomento del comercio exterior y
de los intercambios entre naciones,
viéndonos obligados a aceptar
fórmulas desconocidas por
nosotros;

c) La paulatina disminución del
comerciante individual y su
sustitución por la empresa y las
sociedades mercantiles, con las
exigencias que ello
reporta: programación a larga
distancia, contratos para
intercambio o compra de tecnología,
utilización de patentes, entre otros.
ASPECTOS GENERALES



En nuestro país los llamados contratos modernos no se encuentran regulados
por normas legales en forma expresa y reciben la denominación de contratos atípicos.
En este orden de ideas, es menester revisar algunas nociones generales del
contrato en razón a que los llamados contratos modernos o atípicos se regulan por
las normas generales de contratación.
La doctrina más reciente aplica el concepto de contrato exclusivamente respecto de
todos aquellos negocios jurídicos que inciden sobre relaciones jurídicas patrimoniales.
Visto desde esta perspectiva, "el contrato es el negocio jurídico patrimonial
de carácter bilateral cuyo efecto consiste en construir, modificar o extinguir una
relación jurídica patrimonial.
Nuestro ordenamiento jurídico adopta la definición vertida en su Art. 1351° C.C., cuando
estipula que el contrato es el acuerdo de dos o más partes para crear, regular, modificar
o extinguir una relación jurídica patrimonial.
La contratación atípica presenta ciertas particularidades que le
son propias, el origen de estas particularidades específicas son
consecuencia del dinamismo económico - comercial y la
creatividad de las partes respecto del cumplimiento reciproco de
sus prestaciones.


Debido a ese dinamismo económico – comercial es necesario
contar con las herramientas necesarias para el análisis,
elaboración y aplicación de los nuevos contratos y las
relaciones jurídicas que se generen como consecuencia del
desarrollo comercial, mercantil e industrial de las personas
naturales y jurídicas.


Influencia de dos factores
esenciales en los
Contratos Atípicos:
El principio de la
Autonomía Privada
de la Voluntad
La interrogante de
las normas jurídicas
aplicables a esta
clase de contratos.
1. El Principio de la Autonomía Privada de la
Voluntad:
Este principio constituye el fundamento de los
contratos atípicos en cualquier ordenamiento jurídico
y en nuestro ordenamiento se encuentra consagrado
a nivel Constitucional y legal.
Autonomía de la Voluntad
La voluntad es fuente
de los derechos y
obligaciones que
surgen del contrato
La autonomía significa
que la voluntad es libre
y se basta sola para esa
labor creativa
Libertad de
Contratar
Inciso 14 del Art.
2 de la
Constitución
Política del Perú
A contratar con
fines
lícitos, siempre
que no se
contravengan
leyes de orden
público.
Libertad
Contractual
Artículo 1354 C.C.
y Artículo 62 de la
Constitución:
Orden Público,
Buenas Costumbres
y Normas
Imperativas
La libertad de contratar
garantiza que las partes
pueden pactar válidamente
según las normas vigentes
al tiempo del contrato.
Las partes pueden
determinar libremente el
contenido del contrato,
siempre que no sea
contrario a norma legal de
carácter imperativo.
DERECHOS EN LA
LIBERTAD
CONTRACTUAL
Libertad de contratar
Libertad para decidir con quien
contratar.
Libertad para determinar las
obligaciones del contrato.
Libertad para celebrar contratos
atípicos.
Libertad para usar la forma del
contrato.
2. La interrogante de las normas jurídicas aplicables
a esta clase de contratos:
Una vez celebrado el contrato atípico resultará
necesario determinar las normas que le son
aplicables.

El Problema de la Interpretación:

- La voluntad de las partes.
- Normas Generales de Contratación.
- Normas Generales Supletorias sobre Contratación
- Disposiciones sobre Contratos Típicos afines por la
finalidad y economía.
- Usos y Costumbres.

ALTERINI, LÓPEZ CABANA (1999) “Contratos Típicos” en
Contratos Especiales en el siglo XX, Abeledo Perrot,
Buenos Aires, pag. 236
.
Los Contratos Atípicos “Son contratos no regulados por el Derecho,
..producto de la creación de sus autores a fin de realizar
operaciones jurídico-económicas que no están previstas dentro
de los tradicionales tipos contractuales, que –en su mayor parte-
hemos heredado del Derecho Romano”.
(Carlos Parellada (2001): “Contratos Atípicos”. Buenos Aires - Fuente
www.alterini.com).

Los Contratos Atípicos: “Son aquellos contratos que no encuentran
una regulación positiva, integral y sistemática en el ordenamiento
jurídico”. (Gutiérrez Camacho, Walter, 2001 “Los Contratos Atípicos”.
En Contratación Contemporánea – Contratos Modernos Derechos del
Consumidor. Palestra, Lima y Editorial Temis, Bogotá, pags. 295 a 321.)

Diez Picazo expone que los contratos atípicos son los que no poseen
una regulación legal propia, asimismo agrega que la labor de creación
de nuevas figuras contractuales no puede en verdad ir muy lejos en los
ordenamientos jurídicos desarrollados.



Al referirse a los contratos atípicos, con mucha frecuencia
los doctrinarios recurren a una definición: “Los contratos
atípicos o innominados son los que no tienen una
disciplina jurídica propia”.

Analicemos con mayor detenimiento la equiparación de
atípico con innominado.

¿Es lo mismo hablar de atípico e innominado?
No es posible equiparar los conceptos atípico con
innominado, por cuanto el primero proclama la
inexistencia de regulación propia y la segunda la
inexistencia de una denominación propia, aquellos que no
tienen un nombre reconocido


DIFERENCIA ENTRE CONTRATO
TÍPICO Y ATÍPICO

 Los contratos típicos son aquellos que están
expresamente regulados en la ley, que tienen una
disciplina particular o propia en la ley; como por ejemplo
el contrato de compraventa o arrendamiento.

 Los contratos atípicos son aquellos que no encuentran
su "sede" dentro de la ley, aquellos que carecen, no ya
de un nombre, sino de una estructura o regulación legal.
Son el producto de la libertad contractual y de las
necesidades de la vida jurídica: no nacen de la fantasía
de los juristas o de la inventiva de los legisladores sino
de la necesidad práctica que plantea el tráfico comercial
(Ej. Contrato de franquicia, de tarjeta de crédito, etc.).

A su vez, dentro de esta última categoría la doctrina
distingue:
(i) Los contratos atípicos puros que son aquellos que no
encajan en ninguna de las figuras con específica
regulación legal y tampoco responden a una
combinación de elementos correspondientes a figuras
contractuales típicas (ej. contrato de franchising); y

(ii) los contratos atípicos mixtos que implican no una
pluralidad de contratos sino uno solo, con elementos
pertenecientes a otros tipos de contratos, aunque
ligados, de tal manera que constituyen un todo unitario.
Son entonces una combinación no de contratos
completos, sino de elementos contractuales, total o
parcialmente regulados por disposiciones relativas a
diversas especies típicas de contratos (por ej. el
contrato de estacionamiento de vehículos).


1. Se le aplica las normas generales de contratación, según
art.1353º CC
2. Lo pactado entre las partes permitirá establecer la naturaleza
del negocio jurídico celebrado facilitando la labor de
identificación de las normas apicables .
3. Entre las teorías aplicables tenemos:
 Teoría de la absorción.- Se debe aplicar al contrato mixto
las normas correspondientes al contrato típico del cual
provenga el elemento o prestación prevalente en el contrato
atípico.
 Teoría de la Combinación.- Consiste en identificar, por un
lado, los distintos elementos que componen la figura
contractual atípica, y por otro lado, las normas que regulan
cada uno de esos elementos en el contrato típico del cual
provienen. Así se aplicará el régimen jurídico que
corresponda a cada parte.


 Teoría de la Analogía.- Se regulará el contrato
atípico por las normas del contrato típico con el
cual tengan mayor afinidad, la cuestión entonces se
centra en establecer cuando hay un grado de
similitud suficiente entre las dos figuras
contractuales para que a una de ellas se le
apliquen las normas que rigen el contrato típico.

 Costumbre y jurisprudencia.- Ante infinidad de
discusiones sobre la teoría aplicable, la doctrina ha
reconocido en varias ocasiones que la costumbre y
la jurisprudencia le han otorgado carácter de
típico social a los contratos atípicos.