You are on page 1of 88

Régimen fnanciero del

Estado.
Gabino Fraga
El régimen fnanciero del
Estado

Los ingresos del Estado
El sostenimiento de la organización y
funcionamiento del Estado implica
necesariamente gastos que éste debe atender
procurándose de los recursos indispensables.
Esta materia y la regulación que eige! forman
parte de una sección del derec"o administrati#o!
que! por su importancia y por sus especiales
relaciones con la econom$a! tiende a segregarse
constituyendo el derec"o fnanciero o derec"o de
las fnanzas p%blicas como una rama especial y
autónoma del derec"o p%blico.
&

'omo indudablemente la acti#idad fnanciera del Estado
está $ntimamente #inculada con el desarrollo de las
funciones p%blicas y como la forma que la propia
acti#idad re#iste la coloca principalmente dentro de la
competencia del (oder )dministrati#o! no podemos
prescindir de estudiarla aunque sea a grandes rasgos.

(ara ello debemos precisar los di#ersos aspectos que en
el caso nos interesan! y a ese efecto creemos que
podemos reducirlo a los siguientes*
a+ ,ngresos del Estado-
b+ Gastos del mismo-
c+ La contabilidad p%blica y el control sobre la acti#idad
fnanciera.
&

Los impuestos son considerados como las prestaciones
en dinero o en especie que f.a la ley con carácter
general y obligatorio! a cargo de personas f$sicas y
morales para cubrir los gastos p%blicos. / los derec"os
como las contraprestaciones establecidas por el (oder
p%blico conforme a la ley! en pago de un ser#icio- los
productos! como los ingresos que percibe la
Federación por acti#idades que no corresponden al
desarrollo de sus funciones propias de derec"o p%blico
o por la eplotación de sus bienes patrimoniales! y los
apro#ec"amientos! como los recargos! las multas y los
demás ingresos de derec"o p%blico no clasifcables
como impuesto! derec"os o productos.
&

Los fnanciamientos pro#ienen de la contratación de
créditos! empréstitos o préstamos deri#ados de*
,. La suscripción de bonos o emisión de t$tulos de
crédito o cualquier otro documento pagadero a
plazo-
,,. La adquisición de bienes o contratación de obras o
ser#icios pagaderos a plazo-
,,,. Los pasi#os contingentes relacionados con los actos
anteriores-
,0. La celebración de actos .ur$dicos análogos a los
mencionados y todos los pasi#os creados por esas
operaciones constituyen la deuda p%blica estatal.
'oncepto constitucional del
impuesto

El art$culo 12 del 'ódigo (ol$tico consigna entre las
obligaciones de los meicanos! la de 3contribuir para los
gastos p%blicos! as$ de la Federación como del 4istrito
Federal o del Estado y 5unicipio en que residan! de la
manera proporcional y equitati#a que dispongan las
leyes.6

4e dic"a disposición se desprenden los siguientes
elementos*
a+ El impuesto constituye una obligación de derec"o
p%blico-
b+ El impuesto debe ser establecido por una ley-
c+ El impuesto debe ser proporcional y equitati#o-
d+ 4ebe establecerse para cubrir gastos p%blicos.
'arácter legislati#o y
temporal

El impuesto se establece por el (oder
p%blico e.ercitando una prerrogati#a
in"erente a la soberan$a* de tal manera
que la obligación de cubrirlo no
constituye ni una obligación contractual
ni regida por las leyes ci#iles! sino una
carga establecida por decisión unilateral
del Estado! sometida eclusi#amente a
las normas del derec"o p%blico.
'onsecuencias

7e debe considerar que el 'ongreso no tiene dos
facultades distintas para epedir! por una parte! las leyes
especiales de impuestos y! por la otra! la Ley General de
,ngresos! sino que en los términos en que están
redactados los tetos constitucionales! no "ay más que
una sola facultad.

El art$culo 81! fracción 0,, faculta al 'ongreso 3para
imponer las contribuciones necesarias a cubrir el
presupuesto6. / el 89! fracción ,0 establece como facultad
eclusi#a de la 'ámara de 4iputados 3eaminar! discutir y
aprobar anualmente el (resupuesto de Egresos de la
Federación y el del 4epartamento del 4istrito Federal!
discutiendo primero las contribuciones que a su .uicio
deben decretarse para cubrirlos.6
&

Esto signifca que en realidad el 'ongreso
solo se #ale de un procedimiento práctico
para e#itarse la tarea de #ol#er a discutir y
aprobar toda la legislación sobre impuestos
que "a regido en a:os anteriores! pues s$ se
conser#a el concepto que desarrollan las
leyes especiales! éstas deben entenderse
incorporadas a la Ley General de ,ngresos
que anualmente les imprime su propia
#igencia.
La iniciati#a de la ley de
ingresos

(ara la epedición de la Ley de
,ngresos se requiere un estudio de las
condiciones particulares económicas
del pa$s y de las posibilidades que "aya
de satisfacer la carga del impuesto!
"aciendo una estimación probable de
su rendimiento ya que dic"os ingresos
deben ser bastantes para cubrir el
presupuesto de egresos.
(roporcionalidad y equidad

'omo tercer carácter constitucional del
impuesto se establece la necesidad de
que sea proporcional y equitati#o.

7e discute si la apreciación de
proporcionalidad y equidad del
impuesto corresponde eclusi#a y
soberanamente al (oder Legislati#o o
s$! por el contrario! puede ser
controlada por el (oder ;udicial.
Eención de impuestos

<ntimamente relacionada con la cuestión relati#a
a la proporcionalidad y equidad en el impuesto!
se encuentra una materia que "a sido moti#o de
serios estudios en nuestro pa$s! por las repetidas
ocasiones en las cuales se "a presentado. =oda la
"istoria administrati#a de 5éico está llena de
casos en que el (oder E.ecuti#o o el (oder
Legislati#o "an establecido concesiones para
muy di#erso ob.eto de cláusulas en #irtud de las
cuales el concesionario queda libre por un tiempo
determinado de los impuestos que establecen las
leyes generales.
&

El estudio de esta cuestión nos lle#a
directamente a tratar el punto relati#o a la
eención de impuestos y a f.ar el alcance
del teto constitucional que a ella se refere.

'onforme al art$culo >? de la 'onstitución
Federal! 3en los Estados @nidos 5eicanos
no "abrá monopolios ni estancos de ninguna
clase! ni eención de impuestos! ni
pro"ibiciones a t$tulo de protección a la
industria6.
&

La eención tiene un carácter de generalidad! que "ace que
gocen de ella todos aquellos que re%nan las condiciones legales-

Lo que la 'onstitución pro"$be es la eención para un caso
indi#idual! es decir que se sustraiga a un caso particular de una
regla creada de antemano-

La doctrina "a #enido dominando a este respecto la de
considerar que la eención de impuestos concedida en un
contrato o en una concesión es #álida en tanto que el particular
se obligue a proporcionar determinadas #enta.as al Estado que
eime de impuestos- que por lo mismo! siendo la cláusula
respecti#a perfectamente #álida y fundada en la compensación
que recibe del Estado! una ley o acto de la autoridad
administrati#a que pretendiera eigir los impuestos respecto de
los cuales se "a concedido la eención ser$a #iolatoria de los
derec"os del contratista o concesionario.
Gastos para los cuales se
autoriza el impuesto

'omo %ltimo carácter constitucional
del impuesto! en los términos del
art$culo 12! fracción ,, de la
'onstitución Federal! se encuentra el
de que dic"o impuesto debe
establecerse para cubrir los gastos
p%blicos.
&

'reemos que por gastos p%blicos
deben entenderse los que se destinan
a la satisfacción atribuida al Estado de
una necesidad colecti#a! quedando por
tanto ecluidos de su comprensión los
que se destinan a la satisfacción de
una necesidad indi#idual.
Los fnanciamientos

(or lo que "acen a otra fuente de
ingresos a que se "izo referencia o sea
los fnanciamientos que se contraen
eisten disposiciones en la 'onstitución
y en la Ley General de 4euda (%blica.
Los egresos del Estado

@na #ez que se "a obtenido el ingreso de la contribución de los
particulares! el poder p%blico debe proceder a su in#ersión-

El desarrollo de las acti#idades del Estado! que constituye la
más #asta de las empresas requiere de cálculos y pre#isiones-

La in#ersión de los fondos p%blicos no debe quedar al arbitrio
de la )dministración-

4ebe su.etarse a un programa determinado que pre#ea todas
las necesidades que reclamen satisfacción y muy claros a la
disposición del art$culo 2>A de la 'onstitución Federal! seg%n
la cual* 3no podrá "acerse pago alguno que no esté
comprendido en el presupuesto o determinado por Ley
(osterior.6
La Ley del (resupuesto

(ara tal efecto la ley determina que el
(resupuesto de Egresos de la
Federación es el que aprueba la
'ámara de 4iputados a iniciati#a del
E.ecuti#o para epensar durante el
periodo de un a:o a partir del 2B de
enero los pagos responsabilidad del
Estado.
(reparación del
(resupuesto

Las acti#idades de programación!
presupuestación! control y e#aluación del
gasto p%blico federal están a cargo de la
7ecretar$a de Cacienda y 'rédito (%blico a
la que deben remitirse los anteproyectos
que formulen las di#ersas entidades que
"an de quedar comprendidas en el
presupuesto! con ecepción del (oder
;udicial! que formulará su respecti#o
proyecto de presupuesto Dart. 28+.
,niciati#a del (resupuesto. )probación
por la 'ámara de 4iputados.

El proyecto de presupuesto de egresos
debe ser en#iado a la 'ámara de
4iputados a más tardar el d$a ? de
septiembre D'onstitucional! art. 89!
frac. ,0 y Ley! art. 9>+ del a:o
inmediato anterior al que corresponda.

4isposiciones de loas art$culos AE!
fracción ,, y 89! fracción ,0.
&

La Ley Federal de (resupuesto y Responsabilidad Cacendaria
establece algunas restricciones a las que debe someterse la
'ámara de 4iputados! como es el que a toda proposición de
aumento o creación de partidas en el presupuesto deberá
agregarse la correspondiente iniciati#a en materia de
ingresos para e#itar el desequilibrio presupuestal Dart. 2?+.

Estas restricciones #ienen! no solo a confrmar que! en la
idea de dic"a ley! la iniciati#a del presupuesto es eclusi#a
del (oder E.ecuti#o! sino que ni aun la discusión y
aprobación pueden lle#arse a cabo sobre otros lineamientos
que los que el mismo E.ecuti#o "a planteado! consecuencia
que implica un problema de carácter constitucional sobre si
la ley secundaria puede restringir en esa forma la actuación
de los miembros de la 'ámara de 4iputados.
Estructura y carácter
fnanciero del presupuesto
a+ La uni#ersalidad del presupuesto consiste en que todas las erogaciones y
gastos p%blicos deben ser considerados en él. El precepto legal que la
establece es el art$culo 2>A constitucional! que! como se recordará pre#iene
que no puede "acerse ning%n gasto que no esté autorizado en el
presupuesto-
b+ La unidad implica que "aya un solo presupuesto y no #arios! siendo dic"a
unidad eigible por ser la forma que permite apreciar con mayor eactitud
las obligaciones del (oder (%blico! lo cual constituye una garant$a de orden
en el cumplimiento de ellas-
c+ La especialidad signifca que las autorizaciones presupuestales no deben
darse por partidas globales! sino detallando para cada caso el monto del
crédito autorizado. La fnalidad de esta regla es no sólo establecer orden en
la administración de los fondos p%blicos sino también dar la base para que el
(oder Legislati#o pueda controlar efcazmente las erogaciones.
d+ Es una regla que preside la formación del presupuesto! la de que la
autorización que él implica solo tiene duración por el Ftermino de un a:o! de
tal manera que las pre#enciones que contienen deben referirse a las
necesidades que dentro del propio a:o sea necesario satisfacer.
Gaturaleza y efectos
.ur$dicos
a+ El presupuesto constituye la autorización indispensable
para que el (oder e.ecuti#o efect%e la in#ersión de los
fondos p%blicos Dart. 2>A+-
b+ El presupuesto constituye la base para la rendición de
cuentas que el (oder E.ecuti#o debe rendir al legislati#o
Dart. 89! frac. ,0+-
c+ El presupuesto! consecuentemente! produce el efecto de
descargar de responsabilidad al E.ecuti#o! como todo
mane.ador de fondos se descarga cuando obra dentro de
las autorizaciones que le otorga quien tiene poder para
disponer esos fondos-
d+ ) su #ez! el presupuesto es la base y medida para
determinar una responsabilidad! cuando el E.ecuti#o obra
fuera de las autorizaciones que contiene Darts. 21 y 2E+.
E.ecución de la ley de egresos
y del presupuesto de egresos

Hrganos de e.ecución* 5odalidades que
re#iste de acuerdo con la legislación la
e.ecución de esa acti#idad.

La e.ecución de la ley de ingresos y del
presupuesto de egresos se lle#a a cabo
por la 7ecretar$a de Cacienda y 'rédito
(%blico y por la =esorer$a de la
Federación! regida esta %ltima por la Ley
del 7er#icio de =esorer$a de la Federación
de 2I de diciembre de 2I?E.
La e.ecución de la ley de ingresos.
Facultad económicoJcoacti#a su
constitucionalidad.

La liquidación del adeudo no puede considerarse como un acto
que sea de naturaleza .udicial! sino que! los efectos que
produce! debe reputarse como un acto administrati#o.

El requerimiento de pago también constituye un acto
netamente administrati#o! que aun en el dominio de las
relaciones ci#iles no eige la inter#ención .udicial! sino que
puede lle#arse a cabo por medio de un notario o de un corredor
o simplemente ante dos testigos.

El embargo de los bienes! son actos materiales para los que la
autoridad .udicial ocurre al E.ecuti#o! en los casos en que "ay
oposición a la acción epedita de los miembros del (oder
;udicial.

Go #emos moti#o para que tratándose de una resolución
administrati#a no pueda "acerse el margo también por la
misma autoridad administrati#a.
'oncentración de fondos

La =esorer$a realiza la concentración de
los ingresos una #ez que "an sido
recaudados.

'omo la recaudación se #erifca en
distintas partes del territorio! se
necesario "acer la concentración para
formar un fondo com%n! a fn de poder
atender los desembolsos autorizados
por el presupuesto de egresos.
E.ecución del presupuesto
de egresos

(or lo que "ace al procedimiento de
e.ecución del presupuesto de egresos! la
ley establece un procedimiento
complicado en el que da inter#ención!
para cada erogación a autoridades de
di#ersa naturaleza! de tal manera que
esa complicación de procedimiento y
esa di#ersidad de autoridades
constituye un control para e#itar
desembolsos indebidos.
'ontrol administrati#o

(ara garantizar la regularidad de las operaciones
fnancieras de la )dministración p%blica no es
sufciente que se pre#enga que ellas deben
su.etarse a las disposiciones de la ley de ingresos
y a las autorizaciones del presupuesto de
egresos! sino que es indispensable establecer un
régimen de control administrati#o! que sea efcaz
para e#itar las irregularidades que pretendan
cometerse! reprimir las que se "ayan cometido y
en su caso! fncar las responsabilidades por los
da:os y pre.uicios que sufra la Cacienda (%blica
Darts. 229 y siguientes+.
'ontabilidad de la
federación

La Ley General de 'ontabilidad Gubernamental pre#iene
que cada entidad debe lle#ar su propia contabilidad de
acuerdo con los catálogos de cuentas y demás
instrucciones aprobados por la citada 7ecretar$a y que
esta consolidará las contabilidades parciales y será
responsable de formular la cuenta anual de la Cacienda
(%blica para su presentación a la 'omisión (ermanente del
'ongreso de la @nión en los términos del art$culo 89
constitucional a más tardar el 1K de abril del a:o siguiente
al que corresponda.

El propósito de la ley "a sido que la cuenta p%blica #aya
acompa:ada de una información integral y oportuna que
permita e.ercer de una manera más completa la re#isión
que constitucionalmente realiza las 'ámara de 4iputados.
'ontrol Legislati#o. 'ontadur$a
5ayor de Cacienda

El sistema constitucional establece un control legislati#o
sobre el mane.o que la )dministración realiza de los
ingresos y egresos que autorizan las leyes y
presupuestos! as$ como en general sobre la acti#idad
fnanciera y patrimonial durante cada a:o fscal. 'omo lo
di.imos en su oportunidad la 'ámara de 4iputados tiene
entre sus facultades eclusi#as la de re#isar la 'uenta
(%blica )nual D'onst. )rt. 89! frac. ,0+.

Esta facultad la realiza la 'ámara por medio del órgano
que la misma 'onstitución establece* la )uditor$a
7uperior de la Federación Dart. 81! frac. LL,0+ cuya ley
"a sido publicada en el 4iario Mfcial de 2? de .unio de
>K2K.
&

7eg%n esta ley la )uditor$a 7uperior de la Federación es el
órgano técnico de la 'ámara de 4iputados que tiene a su cargo
la re#isión de la 'uenta (%blica Federal Dart. 2B+ y considera
que para los efectos legales dic"a 'uenta (%blica está
constituida por los estados contables y fnancieros y demás
informaciones que muestran el registro de las operaciones
deri#adas de la aplicación de las leyes de ingresos y
presupuestos de egresos! de su incidencia en el acti#o y pasi#o
totales y patrimonio de la Cacienda (%blica Federal Dart. ?+.

La 'ontadur$a a cuyo frente está el )uditor 7uperior de la
Federación! designado por la 'ámara! se encuentra su.eta a la
e#aluación de la 'omisión de 0igilancia de la 'ámara de
4iputados! y a ella le serán turnadas las 'uentas (%blicas que
presente el (residente de la Rep%blica a más tardar el 1K de
abril del a:o siguiente a que corresponda Dart. 89! Frac. ,0+.
&

La 'ontadur$a está facultada para e.ercer funciones de contralor$a!
#erifcar si las operaciones en general se realizaron con apego a las
leyes y presupuestos respecti#os! si se a.ustaron a los programas
aprobados-

En el caso de aparecer irregularidades que den lugar a presumir "ec"os
o conductas que causen da:o a la 7ecretar$a de Cacienda! o al
patrimonio de los entes p%blicos o entidades paraestatales la )uditor$a
7uperior de la Federación procederá a determinar da:os o per.uicios! y
a fncar directamente a los responsables las responsabilidades
resarcitorias por medio de indemnizaciones y sanciones! sin per.uicio de
promo#er ante las autoridades competentes el fncamiento de otras
responsabilidades y de las acciones de responsabilidad a que se refere
el =$tulo 'uarto de la 'onstitución Federal! as$ como presentar
denuncias y querellas penales! a que "aya lugar discrepancia entre las
partidas gastadas y las partidas de los presupuestos respecti#os! o no
eistiere eactitud o .ustifcación de los gastos "ec"os D'onst. )rt. 89
frac. ,0 y Ley! arts.! 9I y ss.! >K y 8B frac. L+.
El régimen patrimonial
del Estado
Gabino Fraga
Nienes de dominio p%blico y bienes
de dominio pri#ado de la Federación.

4i#isión de los bienes conforme a las
leyes meicanas. ;urisdicción sobre
ellos.

El con.unto de bienes materiales que
de modo directo o indirecto sir#en al
Estado para realizar sus atribuciones
constituye el dominio o patrimonio del
propio Estado.
&

En los términos de la Ley General de
Nienes Gacionales abrogada por la
#igente ley del mismo nombre! el
patrimonio nacional se compon$a de*
,. Nienes de dominio p%blico de la
Federación-
,,. Nienes de dominio pri#ado de la
Federación Dart. 0+.
&

Los bienes de dominio p%blico son*
,. Los de uso com%n-
,,.Los se:alados en los art$culos >8! párrafos cuarto y quinto! y 9>! fracción ,0! de la
'onstitución (ol$tica de los Estados @nidos 5eicanos-
,,,.Los enumerados en la fracción ,, del art$culo >8 constitucional! con ecepción de los
comprendidos en la fracción ,, del art$culo 1B de la Ley-
,0.El suelo del mar territorial y el de las aguas mar$timas interiores-
0.Los inmuebles destinados por la Federación a un ser#icio p%blico! los propios que de
"ec"o utilice para dic"o fn y los equiparados a éstos! conforme a la Ley-
0,. Los monumentos "istóricos o art$sticos! muebles e inmuebles! de propiedad federal-
0,,. Los monumentos arqueológicos muebles e inmuebles-
0,,,. Los terrenos bald$os y los demás bienes inmuebles declarados por la ley inalienables e
imprescriptibles-
,L. Los terrenos ganados natural o artifcialmente al mar- r$os! corrientes! lagos! lagunas o
esteros de propiedad nacional-
L.Las ser#idumbres! cuando el predio dominante sea algunos de los anteriores-
L,. Los inmuebles de propiedad federal que por su naturaleza no sean normalmente
sustituibles-
L,,. Las pinturas murales! las esculturas y cualquier obra art$stica incorporada o ad"erida
permanentemente a los inmuebles de la Federación o del patrimonio de los organismos
descentralizados! cuya conser#ación sea de interés nacional Dart. >B+.
&

La Gue#a Ley General de Nienes
Gacionales somete a un régimen de
dominio p%blico de la Federación a los
bienes se:alados en sus di#ersas
fracciones! entre los que destacan los
de uso com%n! entendiendo por tales!
los incluidos en el catálogo contenido en
su art$culo 8! que es muy parecido al
que fguraba en el art$culo >I de la ley
inmediata anterior.
La propiedad sobre los
bienes de uso com%n

Respecto de los bienes de uso com%n las
legislaciones modernas "an adoptado di#ersos
criterios que pueden agruparse en estas dos
orientaciones* una! que los considera como bienes
sometidos al derec"o de propiedad! y otra! como
insusceptibles de tal derec"o.

4entro de la primera orientación! y reconociéndose
en todos los casos que el uso es p%blico y! por lo
mismo! regulado por prescripciones de derec"o
p%blico! se pueden reconocer dos sistemas* el de la
propiedad pri#ada del Estado o el de los particulares
y el de la propiedad p%blica del Estado o de otras
entidades p%blicas.
&

4entro de la segunda orientación! la que niega
que los bienes de dominio p%blico sean
susceptibles de propiedad! también pueden
se:alarse dos sistemas* uno! que sostiene que
ni el Estado ni los particulares tienen derec"o
patrimonial alguno sobre los bienes que forman
aquel dominio y que el Estado solo tiene
respecto de ellos el carácter de un fduciario con
las facultades de #igilancia y polic$a necesarias
para garantizar el uso com%n- otro! que
negando la eistencia de la propiedad como un
derec"o sub.eti#o afrma que el dominio p%blico
constituye un patrimonio afectado a un fn de
interés colecti#o que no necesita de ning%n
particular.
&

'reemos que la legislación meicana puede
colocarse dentro de la orientación que reconoce
que los bienes de dominio p%blico son
susceptibles del derec"o de propiedad. 5ientras
que la legislación colonial estableció respecto de
algunos bienes la propiedad pri#ada con la
ser#idumbre legal necesaria para garantizar
ciertos usos comunes! como suced$a con las
aguas! que reportaban la ser#idumbre en fa#or
del uso com%n de abre#adero de ganados y
consumo de las poblaciones! la legislación que
rige en la actualidad! por lo menos a partir del
a:o 2IK>! fec"a de la primera ley de inmuebles
federales! consagra la propiedad del Estado
sobre los bienes de dominio p%blico o de uso
com%n.
'lasifcación de los bienes
de uso com%n

Los bienes de uso com%n pueden
clasifcarse desde dos puntos de #ista
diferentes* 2B desde el punto de #ista
de la naturaleza de los propios bienes y
>B desde el punto de #ista de la forma
de su incorporación al dominio p%blico.
&

(artiendo del primer criterio se pueden
agrupar los bienes en las siguientes
categor$as*
a+ 4ominio p%blico aéreo* La
incorporación del espacio aéreo situado
sobre el territorio y mares territoriales!
"a sido impuesto por el desarrollo de
las comunicaciones aerona%ticas-
b+ 4ominio p%blico mar$timo-
&
c+ 4ominio p%blico terrestre. 4entro de este grupo están su.etos
al régimen de dominio p%blico de la Federación los cauces de
las corrientes y los #asos de los lagos! lagunas y esteros de
propiedad nacional- por las riberas y zonas federales de las
corrientes por los caminos! carreteras y puentes que
constituyan #$as generales de comunicación! por las presas!
diques! y sus #asos! canales! bordos! y zan.as construidos para
la irrigación! na#egación y otros usos de utilidad p%blica con
sus zonas de protección y derec"os de #$a o riberas- las plazas!
paseos y parques p%blicos cuya construcción o conser#ación
esté a cargo del Gobierno Federal- los monumentos art$sticos e
"istóricos y las construcciones le#antadas por el Gobierno
Federal en lugares p%blicos para ornato o comodidad de
quienes la #isiten- los monumentos arqueológicos- inmuebles
Dart. 8! fracs. 0,,,! ,L! L y L,,,! y A! frac. 0,,,+.
4istinción entre dominio
natural y dominio artifcial

4esde el punto de #ista de la forma de incorporación
de los bienes al dominio p%blico! se pueden clasifcar
en dos categor$as* los que constituyen el dominio
natural y los que constituyen el dominio artifcial.

Los primeros son aquellos que por su naturaleza
misma quedan incorporados al dominio p%blico!
mientras que los segundos son los que se incorporan
por una disposición epresa de la ley. Esta distinción
tiene una gran importancia porque los bienes del
dominio p%blico artifcial pueden ser retirados del uso
com%n y en tal caso de.a de serles aplicable el
régimen especial que se creó en la ley para los bienes
de dominio p%blico Dart. ?9! frac. ,0+.
,nalienabilidad. 7u alcance

Los bienes de uso com%n lo mismo que todos los
bienes de dominio p%blico! están su.etos al régimen
.ur$dico de inalienabilidad e imprescriptibilidad Dart.
21+.

La inalienabilidad! de la que es una consecuencia la
imprescriptibilidad! debe ser estudiada en cuando a su
fundamento para poder determinar su alcance. La
inalienabilidad signifca que los bienes de dominio
p%blico no están su.etos a acción rei#indicatoria o de
posesión defniti#a o pro#isional y que los particulares
y las instituciones p%blicas sólo podrán adquirir sobre
el uso! apro#ec"amiento y eplotación de estos bienes
los derec"os regulados en la propia Ley.
&

(recisada la naturaleza del régimen de la propiedad
sobre los bienes que por su naturaleza se incorporan
al dominio p%blico. (or el contrario! cuando "an sido
afectados al uso com%n por disposición de la ley! el
carácter de inalienables sólo se les reconoce mientas
no #ar$e su situación .ur$dica Dart. 2A+. La Ley de
bienes nacionales pre#iene que las concesiones sobre
bienes del dominio p%blico no crean derec"os reales-
otorgan simplemente! frente a la )dministración y sin
per.uicio de terceros! el derec"o de realizar los usos!
apro#ec"amientos o eplotaciones! de acuerdo con
las reglas y condiciones que establezcan las leyes
Dart. >K+.
&

,gualmente se establece que dic"as concesiones!
acuerdos! permisos o autorizaciones son anulables
por incompetencia de las autoridades otorgantes o
por #iolación de un precepto legal o por error! dolo o
#iolencia que per.udiquen o restrin.an los derec"os
de la nación o los intereses leg$timos de un tercero
Dart. 28+ pudiendo cuando eista moti#o que lo
amerite someter el asunto al conocimiento de los
tribunales Dart. 2?+. =ambién se pre#iene que las
concesiones podrán rescindirse por causa de
utilidad o interés p%blico! mediante indemnización!
cuyo monto será f.ado por peritos Dart. >A+.
Nienes destinados a un
ser#icio p%blico

)l lado de los bienes de uso com%n! la Ley de Nienes
Gacionales considera como bienes de dominio p%blico a
los destinados a un ser#icio p%blico y a los equiparados a
éstos Dart. >B frac. ,,,+. 'orresponden a esta clase de
bienes todos los inmuebles afectados al uso de ofcinas
p%blicas y sus dependencias- los predios r%sticos
utilizados directamente por los ser#icios de la Federación-
los establecimientos fabriles del Gobierno Federal- los
inmuebles de propiedad federal destinados al ser#icio de
los Estados y 5unicipios dentro de sus respecti#as
.urisdicciones- los que constituyan el patrimonio de los
organismos creados por la ley federal! y los otros
adquiridos por medios de derec"o p%blico sal#o los
nacionalizados Dart. 19+.
&

En la misma ley se declaran equiparados a los
anteriores los templos y aneidades cuando estén
legalmente abiertos al culto p%blico- los afectos!
mediante con#enio que se publicará en el 4iario
Mfcial de la Federación a acti#idades de
organizaciones internacionales de que 5éico sea
miembro y los afectos! mediante decreto! a
acti#idades de interés social a cargo de asociaciones
o instituciones pri#adas que no persigan propósitos
de lucro.

La forma establecida por la ley para afectar un bien
propio! es la de un decreto que as$ lo determine y que
se epida por el E.ecuti#o.
&

El decreto que en ambos casos se requiere! constituye un
acto administrati#o desde el punto de #ista material!
puesto que es la condición necesaria para que se aplique
o de.e de aplicarse a un caso concreto el régimen general
creado por la ley para los bienes afectados a un ser#icio
p%blico y para los que de.an de tener esa utilización. El
decreto! por s$ solo! no crea ninguna situación .ur$dica! ni
general! ni indi#idual- solo "ace aplicable la que la ley
establece.

El régimen .ur$dico aplicable a esta clase de bienes es
igual al que corresponde a los bienes de uso com%n! pues
mientras se encuentran afectados al ser#icio! no pueden
ser ena.enados ni prescritos! pro"ibiéndose respecto de
ellos todo gra#amen real.
Los bienes de dominio
pri#ado

Los inmuebles de dominio pri#ado están su.etos
en todo lo no pre#isto por la Ley General de
Nienes Gacionales! al 'ódigo 'i#il Federal y en
las materias que dic"o código no regule! a las
disposiciones de polic$a! de urbanismo! as$ como
a las referentes al plano regulador! #igentes en
el lugar de su ubicación. 4e todas maneras
estos inmuebles son inembargables y aunque
pueden adquirirse por prescripción! ésta solo se
completa duplicando los términos establecidos
por el 'ódigo 'i#il Federal Dart. 9B y AK+.
&

Los inmuebles de dominio pri#ado pueden ser ena.enados a
t$tulo gratuito o a t$tulo oneroso-

) t$tulo gratuito* cuando se destinen a los ser#icios p%blicos de
los Estados de la Federación o 5unicipios! o a instituciones o
asociaciones pri#adas cuyas acti#idades sean de interés social
y no persigan fnes de lucro-

) t$tulo oneroso* mediante #enta en subasta a los precios que
determine la 'omisión de )#al%os de Nienes Gacionales! o fuera
de subasta! pero al precio que f.e dic"a 'omisión! en el caso de
que el E.ecuti#o lo autorice mediante acuerdo a la 7ecretar$a
Dart. E8 a&+

La ley declara que los bienes de dominio pri#ado pueden ser
ob.eto de todos los contratos que regule el derec"o com%n con
ecepción de los de comodato y las donaciones no autorizadas
por la ley.
Los muebles de dominio de
la Federación

En cap$tulo especial la Ley se ocupa de los
muebles de dominio pri#ado! los cuales se
su.etarán a los sistemas de in#entario y
estimación de su depreciación y al destino y
afectación que pueda dárseles de acuerdo con las
normas que f.e la 7ecretar$a de 'omercio. ) dic"a
7ecretar$a le corresponde la adquisición de los
bienes muebles para el ser#icio de distintas
dependencias del Gobierno Federal y la
ena.enación de dic"os muebles! cuando por su
uso o apro#ec"amiento o estado de conser#ación!
no sean ya adecuados para el ser#icio.
&

7e declara que los muebles de dominio pri#ado son
inembargables pero pueden los particulares adquirirlos
por prescripción duplicando los términos establecidos
por el 'ódigo 'i#il Dart. ?K+! siempre que el #alor de
los ob.etos donados no eceda de cinco mil pesos.

=ambién se pre#é la posibilidad de que el Gobierno
Federal done bienes a Gobiernos e instituciones
etran.eras o a organizaciones internacionales!
mediante )cuerdo (residencial refrendado por la
7ecretar$as de Relaciones Eteriores! o por aquélla en
cuyos in#entarios fgure el bien Darts. E8 a A>
reformados en >I de diciembre de 2I8I! 4.M. de 2E de
enero de 2I?K+.
N,EGE7 4E (RM(,E4)4
MR,G,G)R,)

Fuera de los bienes regulados dentro de la Ley de
Nienes Gacionales! encontramos otro grupo de
bienes que seg%n esa misma Ley están su.etos a
una legislación especial. Entre estos bienes se
encuentran los comprendidos en el párrafo primero
del art$culo >8 constitucional. El párrafo primero del
art$culo >8 dice as$* 3La propiedad de las tierras y
aguas comprendidas dentro de los limites del
territorio nacional! corresponde originariamente a la
nación! la cual "a tenido y tiene el derec"o de
transmitir el dominio de ellas a los particulares!
constituyendo la propiedad pri#ada. 6
La propiedad de las tierras.
)ntecedentes "istóricos

Las caracter$sticas especiales de la propiedad
originaria de la Gación que consagra ese primer
párrafo del art$culo >8 de la 'onstitución #igente! no
pueden ser debidamente comprendidas y apreciadas
sin conocer los precedentes singulares de la propiedad
territorial en 5éico! los cuales datan de la época de
la 'olonia.

El principio base de toda la construcción .ur$dica de la
propiedad colonial fue el de que la conquista no
constituye el origen de la propiedad! pues ella nos es
más que un medio para tomar posesión de las tierras
descubiertas! ya que desde antes de serlo ten$an
como titular a los reyes de Espa:a.
&

Estos "ab$an adquirido su derec"o a todas las
tierras descubiertas y por descubrir! entre
otros t$tulos! por la Nula de )le.andro 0, de 9
de mayo de 29I1! seg%n la cual se da!
concede y asigna perpetuamente a los Reyes
de 'astilla y de León y a sus sucesores* 3con
libre! llano y absoluto poder! autoridad y
.urisdicción.6

La donación se entendió en su tiempo no a
fa#or del Estado Espa:ol! sino directamente
en benefcio de la 'orona de Espa:a.6
&

'omo una consecuencia de que la propiedad de las tierras
descubiertas correspond$a a los 5onarcas Espa:oles! ning%n
particular pudo tener derec"o alguno sobre ellas sin un t$tulo
que emanara de la 'orona marcándose as$ una profunda
diferencia entre la propiedad que estableció la legislación
colonial espa:ola y la reconocida por las legislaciones que
aceptaron el concepto de la propiedad romana! diferencia que
se acentuó con otras caracter$sticas peculiares que asumió la
propiedad colonial.

En efecto la propiedad mercedada no fue una propiedad
absoluta. Estaba su.eta a la condición suspensi#a de su
ocupación y a #arias condiciones resolutorias! como eran las de
no tener pobladas y culti#adas las tierras y la de ena.enar
dic"as tierras a iglesias! monasterios o personas eclesiásticas.
L) RE0,7,HG 4E =<=@LM7 / M=RM7
')R)'=ERE7 4E L) (RM(,E4)4
'MLMG,)L

Fue también caracter$stica del régimen colonial de la
propiedad la posibilidad constante de re#isión de los t$tulos
que la amparaban. (asada la primera preocupación de las
autoridades de poblar y poner en producción las tierras
descubiertas! se trató de ordenar la titulación de la propiedad
que "ab$a llegado a un alto grado de confusión! por la
multiplicidad de autoridades que inter#en$an en los repartos y
mercedaciones y para tal efecto se epidieron di#ersas
disposiciones! de las que sin duda la más importante es la
consignada en la Real ,nstrucción de 2E de octubre de 28E9
que precisó las autoridades que deben de inter#enir en la
#enta y composición de las tierras y bald$os pertenecientes a
la 'orona y que estableció las bases para determinar la
legalidad de los di#ersos t$tulos que "ubieren sido etendidos
antes y después de la propia Real ,nstrucción.
&

@na caracter$stica muy importante del régimen que se #iene
eaminando consistió en la preocupación tomada por los monarcas
espa:oles para limitar la etensión de las tierras que pod$a
concederse por #irtud de mercedación real! para e#itar la
concentración de las mismas n pocas manos y la amortización de
la propiedad ra$z-

Especial cuidado mereció dentro de la legislación colonial el
régimen de propiedad de las tierras de los indios! como
demuestran las m%ltiples disposiciones que se dictaron al respecto-

4urante la época de la dominación espa:ola los pueblos recibieron
donadas por la 'orona otras etensiones de tierras que se llamaron
tierras de parcialidades o de comunidades de ind$genas! que
siguieron poseyendo en com%n después de la ,ndependencia y!
aunque en forma ecepcional! se llegaron a constituir propiedades
particulares a fa#or de algunos indios.
El concepto colonial de la
propiedad de las tierras

La legislación colonial adoptó un a#anzado concepto del
derec"o de propiedad sobre la tierra! con caracteres bien
defnidos para distinguirlo del concepto de propiedad romana
adoptada por otras legislaciones.

5ientras que en estas Dpropiedad romana+ la propiedad se
conceb$a como un derec"o absoluto %nicamente instituido en
fa#or de su titular y que le otorgaba facultad ampl$sima de
usa! disfrutar y disponer libremente de aquella! en la
propiedad colonial! 3sobre el dominio indi#idual Potó siempre
el dominio del 5onarca6! en forma tal que la propiedad de las
tierras constitu$a una #erdadera función social! puesto que ella
solo se conser#aba mediante el cumplimiento de
determinadas obligaciones! entre otras! las de "acer producir
y poblar las tierras! que eran impuestas para preser#ar el
interés general.
Régimen de esa propiedad desde la
,ndependencia "asta la 'onstitución de
2I28. La Ley de terrenos bald$os y
nacionales.

)l consumarse la ,ndependencia! se consideró que la
propiedad territorial que constituyó parte del Real
(atrimonio fue adquirida por la Gación 5eicana! y el
régimen establecido para dic"a propiedad en la
legislación subsistió en sus términos fundamentales!
aunque! por razones de la organización pol$tica! las
atribuciones para otorgar las mercedes se encontraron
en manos de los di#ersos estados de la federación.

Esta situación! que produ.o una enorme confusión en
la titulación de la propiedad territorial de la Rep%blica!
subsistió "acia la 'onstitución de 2?E8! en la cual se
declaró materia federal la legislación relati#a a tierras
bald$as.
&

La 'onstitución de 2I28 no "a "ec"o más
que #ol#er al régimen de la propiedad a la
situación que le impone su origen mismo!
reconociendo que la propiedad territorial
meicana tiene una tradición .ur$dica
di#ersa de la propiedad romana y que! por
lo mismo! constituyendo un tipo di#erso de
esta! no puede ser .uzgado con el criterio
que dan las instituciones .ur$dicas deri#adas
directamente del derec"o romano.
Nienes de dominio directo

7istemas adoptados en legislaciones
etran.eras sobre la propiedad minera

)"ora nos #amos a ocupar de la
determinación de los caracteres que
re%ne otro de los elementos del
patrimonio del Estado- el dominio directo
que el art$culo >8 establece a fa#or de la
Gación respecto de las sustancias
minerales incluyendo en estas los
carburos de "idrógeno.
&

El párrafo cuarto de dic"o precepto D>8B+ establece*

3'orresponde a la Gación el dominio directo de todos los recursos
naturales de la plataforma continental y los zócalos submarinos
de las islas- de todos los minerales o sustancias que en #etas!
mantos! masas o yacimientos! constituyan depósitos cuya
naturaleza sea distinta de los componentes de los terrenos! tales
como los minerales de los que se etraigan metales y metaloides
utilizados en la industria- los yacimientos de piedras preciosas!
de sal de gema y las salinas formadas directamente por las aguas
marinas- los productos deri#ados de la descomposición de las
rocas! cuando su eplotación necesite traba.os subterráneos- los
yacimientos minerales u orgánicos de materias susceptibles de
ser utilizadas como fertilizantes- los combustibles minerales
sólidos- el petróleo y todos los carburos de "idrógeno sólidos!
l$quidos o gaseosos- y el espacio situado sobre el territorio
nacional! en la etensión y términos que f.e el 4erec"o
,nternacional.6
&

(ara poder estudiar la naturaleza de este dominio
directo es necesario eaminar! aunque sea en
términos generales! los di#ersos sistemas adoptados
en otras legislaciones respecto a la propiedad
minera. Estas legislaciones pueden di#idirse en dos
grupos* unas ecluyen la inter#ención del Estado! y
otras le conceden dic"a inter#ención. 4entro de las
que ecluyen la inter#ención del Estado pueden
formarse dos categor$as- una! que considera a las
sustancias minerales como una accesión de la
propiedad del suelo y otra que considera dic"as
sustancias res nullius.
&

En el sistema de la accesión! el propietario
del suelo tiene derec"o sobre los productos
minerales que en él se encuentren o que
yacen en el subsuelo y por tanto la
eplotación puede realizarse sin autorización
especial del Estado. 'onsideradas las
sustancias minerales como res nullius
también se ecluye la inter#ención del
Estado! reconociéndose la posibilidad de que
el primer ocupante las "aga de su propiedad
y pueda proceder a su eplotación.
&

4entro del grupo de legislaciones en que se reconoce
una inter#ención al (oder p%blico! también es fácil
encontrar di#ersas modalidades* o bien se considera
que las sustancias minerales son res nullius, pero su
apro#ec"amiento solo puede "acerse mediante t$tulo
que el Estado otorga al que descubre esas sustancias!
o bien! se considera que las sustancias minerales no
corresponden al due:o del suelo! por #irtud de la
accesión ni al primer ocupante! sino que son propiedad
del (oder p%blico. 4entro de esta %ltima modalidad
pueden se:alarse las que establecen la propiedad
pri#ada del Estado sobre las sustancias minerales y las
que sancionan el régimen de dominio p%blico.
7istema de las leyes
meicanas

En nuestro pa$s deben separarse dos
periodos* uno que comprende la legislación
colonial! que rigió "asta el a:o 2??9! y otro
que parte del 'ódigo de 5iner$a epedido en
dic"o a:o.

4e esta manera! mientras que la legislación
colonial estableció un régimen contrario a la
accesión! las disposiciones de las leyes
mineras de 2??9! 2?I> y 2I2K! #inieron a
reconocer! por lo que se refere al petróleo! la
unidad entre el suelo y el subsuselo.
G)=@R)LEQ) ;@R<4,') 4EL
4M5,G,M 4,RE'=M
(ara eplicar la naturaleza de ese
dominio directo "an eistido muy
di#ersos criterios que con el ob.eto de
analizarlos podemos reducirlos a cuatro
fundamentales*
&
a+ 'onsiderar al dominio directo como un dominio
eminente! en realidad #iene a ser contrario al esp$ritu
que se re#ela en el teto del párrafo >8 constitucional.
En efecto! el dominio eminente se tiene por la Gación
sobre todos los bienes que están sometidos a su
.urisdicción- consiste simplemente en la facultad de
legislar sobre determinados bienes! en la facultad de
epropiarlos cuando son necesarios para un fn de
utilidad p%blica. En una palabra! el dominio eminente
no es una forma especial de propiedad! sino un
atributo de la soberan$a! que consiste en e.ercer
.urisdicción sobre todos los bienes situados en el
territorio en el que se e.ercita dic"a soberan$a.
&
b+ 4escartada la primera tesis respecto de esa %ltima clase de bienes! y
entrando a la segunda! que "emos epuesto en la que se trata de
eplicar el dominio directo considerando que la Gación tiene sobre las
sustancias minerales la misma relación .ur$dica que conser#a el due:o
de la cosa en la institución de derec"o ci#il! la enfteusis! debemos
decir que no "ay ning%n precedente .ur$dico que pueda autorizar la
identifcación entre ambas instituciones y! además! como la enfteusis
es un acto por el cual se entrega un bien! conser#ando el dominio
directo! a otra persona que adquiere el dominio %til a cambio de una
prestación determinada! se puede comprender que en el régimen de
la propiedad minera no eiste de parte del Estado entrega de un bien
a cambio de una prestación pecuniaria! y que las obligaciones que la
concesión minera impone de e.ecutar traba.os regulares para el
apro#ec"amiento de las sustancias a que la concesión se refere!
tienden! no a "acer que el Estado reciba benefcios pecuniarios! si no a
que la colecti#idad se satisfaga "aciendo producir sus riquezas.
&
c+ @na tercera eplicación del dominio directo es la que
considera a éste con el carácter que algunas leyes
espa:olas dieron al dominio de la 'orona sobre las
sustancias minerales. En dic"as leyes se "ablaba del
dominio radical que la 'orona ten$a sobre las mismas y
que consist$a en que ésta pod$a titular a fa#or de
particulares las minas transmitiéndoles una propiedad que
sólo los obligaba a la entrega de una parte proporcional de
los productos y a la eplotación y población de las minas-
pero fuera de estas dos obligaciones! la propiedad era una
propiedad equiparable a la propiedad ci#il y el Rey
solamente conser#aba una facultad para el caso de que no
se cumpliera con las obligaciones antes dic"as! siendo esa
facultad la que constitu$a el llamado dominio radical.
&
d+ Eiste una tesis! en la cual se considera que la
Gación tiene una propiedad perfecta sobre las
sustancias minerales. 7e dice dentro de ella! que
tratándose de sustancias minerales lo que ocurrió
en la colonia fue que el 5onarca espa:ol no
admit$a que quedaran en manos particulares!
sino que! además del dominio eminente que se
reser#aba! las incorporaba realmente a su
patrimonio! de tal manera que sobre ellas la
'orona tu#o una propiedad que pudo defnirse
como propiedad completa! que es la forma como
está consagrada en la 'onstitución.
&

La inalienabilidad y la imprescriptibilidad #ienen a dar
un carácter más enérgico a la propiedad que la Gación
tiene! porque son medios de los cuales se "a #alido la
'onstitución para garantizar que esa propiedad ser
conser#e siempre por la Gación! a efecto de que
pueda responder a los fnes de interés colecti#o a los
cuales se encuentra afectada.

La %ltima tesis es la más aceptable para precisar l
concepto del dominio directo que utiliza la
'onstitución! debiendo agregar que nuestro sistema
legislati#o puede colocarse dentro de la categor$a de
legislaciones que adoptan la inter#ención del Estado!
asignándole a este una propiedad de derec"o p%blico.
&

La propiedad atribuida a la Gación sobre
las sustancias minerales no es una
propiedad pri#ada regida por las normas de
derec"o ci#il! sino afectada a la
satisfacción de ciertos fnes sociales! como
son el de garantizar una efcaz eplotación
de los elementos naturales y de suprimir
las cargas que los propietarios del suelo
representan para un apro#ec"amiento
regulado por el interés social.
La propiedad de las aguas

El estudio del carácter que tiene la
propiedad que el párrafo quinto del
art$culo >8 de la 'onstitución establece
sobre determinadas corrientes y
depósitos de agua*
&

4e acuerdo con dic"o precepto D>8! párr. E+ son propiedad de
la Gación
,. las aguas de los mares territoriales en la etensión y términos
que f.e el 4erec"o ,nternacional-
,,. Las aguas marinas interiores-
,,,. Las de las lagunas y esteros que se comuniquen permanente
o intermitentemente con el mar-
,0. Las de los lagos interiores de formación natural que estén
ligados directamente a corrientes constantes-
0. Las de los r$os y sus aPuentes directos o indirectos! desde el
punto del cauce en que se inicien las primeras aguas
permanentes! intermitentes o torrenciales! "asta su
desembocadura en el mar! lagos! lagunas o esteros de
propiedad nacional-
&
0,. Las de las corrientes constantes o intermitentes y sus
aPuentes directos o indirectos! cuando el cauce de aquéllas en
toda su etensión o en parte de ellas! sir#a de l$mite al territorio
nacional o a dos entidades federati#as! o cuando pase de una
entidad federati#a a otra o cruce la l$nea di#isoria de la
Rep%blica-
0,. La de los lagos! lagunas o esteros cuyos #asos! zonas o
riberas! estén cruzadas por l$neas di#isorias de dos o más
entidades o entre la Rep%blica y un pa$s #ecino! o cuando el
l$mite de las riberas sir#a de lindero entre dos entidades
federati#as o a la Rep%blica con un pa$s #ecino-
0,,. Las de los manantiales que broten en las playas! zonas
mar$timas! cauces! #asos o riberas de los lagos! lagunas o
esteros de propiedad nacional! y las que se etraigan de las
minas-
&
,L. Los cauces! lec"os o riberas de los lagos y corrientes
interiores en la etensión que f.a la ley. Las aguas del
subsuelo pueden ser libremente alumbradas mediante obras
artifciales y apropiarse por el due:o del terreno! pero cuando
lo ei.a el interés p%blico o se afecten otros
apro#ec"amientos- el E.ecuti#o Federal podrá reglamentar su
etracción y utilización y aun establecer zonas #edadas! al
igual que para las demás aguas de propiedad nacional.
'ualesquiera otras aguas no incluidas en la enumeración
anterior! se considerarán como parte integrante de la
propiedad de los terrenos por los que corran o en los que se
encuentren sus depósitos! pero si se localizaren en dos o más
predios! el apro#ec"amiento de estas aguas se considerará
de utilidad p%blica! y quedará su.eto a las disposiciones que
dicten los Estados.
&

La 'onstitución de 2I28 en el párrafo quinto establece la
propiedad de la Gación sobre las corrientes y depósitos de
agua que el mismo párrafo enumera! no de.ando esta
tarea como lo "izo la 'onstitución de 2?E8! a la ley
secundaria! y estableciendo que la propiedad de la Gación
es inalienable e imprescriptible y que solo mediante
concesión pueden "acer apro#ec"amientos los
particulares.

)demás de ese precepto el mismo art$culo >8 en su
párrafo primero "abla de la propiedad originaria que
corresponde a la Gación sobre las tierras y aguas de la
Rep%blica y establece que sólo mediante t$tulo de aquella
se puede obtener su propiedad por los particulares.
&

4e aqu$ se desprende que en nuestro actual
sistema legislati#o las aguas están su.etas a
dos reg$menes* uno que permite su
adquisición por particulares y otro que
establece la propiedad de la Gación con el
carácter de inalienable. La misma
constitución se encarga de pre#enir que las
aguas que no estén dentro de la
enumeración que se:ala en el párrafo quinto
el art$culo >8 se consideran como aguas
susceptibles de propiedad pri#ada.
&

El régimen sobre esta propiedad inalienable de la
Gación es un régimen derec"o p%blico-

7e reconoce una afectación de los bienes a la
satisfacción de necesidades colecti#as! afectación
que es el fundamento de la inalienabilidad
establecida-

La Ley de )guas Gacionales regula di#ersas
disposiciones para distintas eplotaciones! usos y
apro#ec"amientos de las aguas! que se:alan el
orden y prioridad de ellos- regulación de las
asignaciones! concesiones y permisos! distribución
de las aguas y las faltas y delitos en la materia.
La concesión de eplotación
de bienes del estado

La concesión de eplotación y la concesión de ser#icio
p%blico*

)l ocuparnos de los actos administrati#os! se marca la
diferencia que dic"a concesión guarda con la que "oy
nos #a a ocupar.

En la concesión de eplotación sólo se producen
relaciones entre el Estado y el concesionario! en tanto
que en la de ser#icio p%blico eiste un tercer elemento!
los usuarios del ser#icio. =al diferencia pro#iene de la
di#ersidad de los ob.etos de cada una de las dos clases
de concesión! puesto que una se limita a autorizar la
eplotación de una riqueza p%blica y la otra la
instalación y gestión de un ser#icio p%blico.
Los efectos de la concesión de eplotación
seg%n las leyes. La oposición.

Eaminaremos los efectos que legalmente
producen las concesiones de eplotación para
poder precisar su naturaleza .ur$dica.

Las concesiones de eploración organizadas por la
ley minera producen fundamentalmente los
siguientes efectos*
a+ )utorizar la apropiación y benefcio de las
sustancias minerales consignadas en el t$tulo
respecti#o Dart. 2A+-
b+ Mbligar al concesionario al traba.o de las
pertenencias concesionadas y al pago del impuesto
que establece la Ley respecti#a Darts. E2 y E>+.
&

La concesión de uso y
apro#ec"amiento de aguas nacionales
en ser#icios propios del concesionarios!
autoriza a éste para consumir en los
usos especifcados el #olumen de agua
que la misma concesión ampare!
obligando a cumplir las disposiciones
de la ley y los reglamentos Dart. 211 de
la Ley Federal de )guas+.
&

El derec"o que otorgan no esta
establecido en interés eclusi#o del
concesionario! y en segundo lugar!
como consecuencia de lo anterior! que
el apro#ec"amiento otorgado al
concesionario tiene al mismo tiempo el
carácter de derec"o y de obligación.