2.

4 FUNDAMENTOS DE LA AGRUPACIÓN RACIONAL Y DE LA ELECCIÓN DE LOS
REGÍMENES DE TRABAJO DE LOS CONJUNTOS.
2.4.1 Principales exigencias durante la integración de los agregados.

La utilización altamente productiva del agregado tractor-implemento y la
buena calidad agrotécnica de los trabajos, se logran cuando se cumple la
condición de que el tractor y el implemento que forman el conjunto, logren
altos índices de explotación.
Los principales índices de explotación de los agregados son:

1. Los índices que califican la calidad del trabajo realizado: son específicos para
cada operación agrícola.

2. El rendimiento o productividad del trabajo, la profundidad de trabajo, el
ancho de trabajo y la velocidad de movimiento permisible para garantizar la
calidad del trabajo.

3. La fuerza de tracción y la potencia de tracción que se requieren para el
trabajo de los implementos, el consumo de combustible y lubricantes por
unidad de superficie trabajada o por unidad de producto obtenido.

4. El número de operadores que se requieren, la comodidad y seguridad
durante el trabajo, la facilidad y comodidad de regulación, calibración o puesta
a punto y de las operaciones de mantenimiento y reparación.

5. La fiabilidad técnica del conjunto y la vida útil de sus principales piezas y
mecanismos.

6. Los costos de tenencia y operación de los conjuntos.
1
2


En la composición o agrupamiento de los agregados tractor-implemento,
se pueden seguir las siguientes etapas:


1. Se establecen los requisitos agrotécnicos que el agregado debe
cumplir (profundidad de trabajo, grado de incorporación de residuos,
densidad y profundidad de siembra, pérdidas permisibles de grano, etc.).

2. Se elige el tipo de tractor que conformará al agregado.

3. Se elige el tipo de implemento que lo acompañará en éste.

4. Se determina el tamaño óptimo del implemento en función de su
resistencia traccional y del régimen de velocidad requerido para un
trabajo de calidad, de conformidad con las características del tractor.

5. Se determina la composición más racional posible del agregado.

6. Se determinan los índices energéticos que califican la correcta
agregación.

3
2.4.2 Resistencia traccional y potencia requerida para el trabajo
de los implementos.

La magnitud de la resistencia traccional de los implementos depende de
muchos factores: del peso del implemento, de la estructura de su sistema de
rodaje, del tipo de órgano de trabajo, del tipo y cantidad de mecanismos que
intervienen en la transmisión de la potencia desde el tractor hasta los órganos
de trabajo del implemento, del ancho de trabajo, del estado técnico del
implemento, del estado o propiedades del material que se trabaja (suelo,
cultivo, etc.), del estado del suelo o terreno por donde se tiene que mover el
conjunto, de la profundidad de trabajo (labranza del suelo) y del régimen de
velocidad, de la disposición o ubicación de los órganos de trabajo del
implemento y de su regulación o ajuste para el trabajo.

De los factores que contribuyen a la resistencia de tracción de un implemento,
algunos de ellos son constantes, pero la mayoría son variables durante el
trabajo. De este modo, la resistencia traccional de un mismo implemento
cambia sustancialmente en función de su estado técnico y de las condiciones
de trabajo: al trabajar una misma parcela e incluso a lo largo de una carrera de
trabajo, los dinamogramas obtenidos señalan oscilaciones considerables de la
resistencia traccional.
4
Una fórmula racional para estimar la resistencia de tracción de los arados fue
propuesta por V.P. Goriachkin:

2
* * * * * *
g ar ar
P R f G k a b a b V c = = + +
Donde:

G
ar
-es el peso del arado en el surco, kgf;
f -es el coeficiente de resistencia al rodamiento del arado, que depende de las
fuerzas de resistencia al rodamiento de las ruedas del arado y del rozamiento
de los cuerpos del arado contra el fondo y pared del surco;
k -es el coeficiente de deformación del suelo, kgf/cm
2
;
a -es la profundidad de trabajo del arado, en cm;
b -es el ancho de trabajo del implemento, en cm;
ε -es el factor de proporcionalidad que tiene en cuenta la resistencia que surge
durante la inversión de la capa de suelo cortada por el arado, kgf . cm
2
/m
4
;
V -es la velocidad de movimiento durante el trabajo del arado, en m/s.

5
La resistencia Traccional del arado se puede representar como:

3 2 1
R R R R
ar
+ + =
Siendo:
1
*
ar
R f G =

2
* * R k a b =

2
3
* * * R a b V c =
Donde:

R
1
-es la suma de las resistencias por rozamiento, fricción y rodamiento que
se presentan cuando el arado se mueve por el suelo (rozamiento de los
cuerpos del arado con el suelo, fondo y pared del surco, el rozamiento en las
masas de las ruedas y la resistencia de éstas a la rodadura).

R
2
-es la resistencia del suelo a la deformación que le ocasiona el arado, la
cual depende de la sección transversal de corte y de la resistencia específica
del suelo a la deformación.

R
3
-es la resistencia que surge como resultado de la comunicación de
movimiento (energía cinética) a las partículas de la masa del suelo cortado,
durante su volteo o inversión.
6
La ecuación de Goriachkin para determinar la fuerza de tracción de los arados , tiene la
categoría de ley teórica general de resistencia de tracción no solo para los arados, sino
también para las rastras, cultivadoras, sembradoras y otros implementos. No obstante,
estudios posteriores han demostrado que esta fórmula no permite hacer un análisis
completo de las componentes de la resistencia traccional y que en la práctica resulta
muy difícil determinar los parámetros f, k y ε.

En el caso más general, la resistencia traccional de las máquinas e implementos
agrícolas, se puede representar por la siguiente ecuación:



r d f m
R R R R R R + + + + =
c ¢
Donde:

R
f
-es la resistencia al rodamiento que surge como consecuencia del rozamiento en las masas
de las ruedas del implemento, del rozamiento de las ruedas con las paredes del surco y la
resistencia al rodamiento de las ruedas;
R
φ
-es la resistencia que surge como resultado del rozamiento o fricción en el deslizamiento de
las superficies de los órganos de trabajo de los implementos contra el medio que se trabaja: el
suelo contra la vertedera o los discos del arado, los tallos contra el mecanismo de corte de la
cosechadora, las semillas y fertilizantes contra las piezas de las máquinas de siembra y
fertilización, etc.
R
d
-es la resistencia a la deformación del medio sobre el que actúan los órganos de trabajo del
implemento: suelo, cultivos, fertilizantes.
R
ε
-es la resistencia que surge a consecuencia de la comunicación de movimiento o energía
cinética a las partículas del material sobre el que actúan los órganos de trabajo del implemento:
inversión del prisma de suelo, lanzamiento del forraje, recolección del cultivo, etc.
R
r
-es la resistencia provocada por el rozamiento o pérdidas mecánicas en la transmisión del
movimiento entre los mecanismos del implemento.

7
En los implementos de labranza del suelo, la resistencia Rd debida a la
deformación del suelo, puede significar de un 40 a un 70% de la resistencia
total de tracción, mientras que para las sembradoras y plantadoras este factor
contribuye con un 23 a 40% de la resistencia total y en el caso de rastras de
dientes y cultivadores, este factor significa de un 33 a un 34% de la resistencia
total.

Por otra parte, el factor Rf de resistencia al rodamiento de los implementos de
labranza del suelo es de un 7 a un 20%; no obstante, en el caso de
sembradoras y plantadoras este factor puede constituir de un 43 a un 63% de
la resistencia total y en el caso de las cosechadoras acopladas a la barra de
tracción del tractor, este solo factor puede contribuir hasta con un 97% de la
resistencia total del equipo.

Más que conocer o determinar los componentes o factores individuales de la
resistencia total de tracción de los implementos, en la práctica es más cómodo
determinar la resistencia total de tracción mediante las resistencias específicas
de tracción.

Se denomina resistencia específica de tracción, a la resistencia de tracción por
unidad de ancho de trabajo del implemento.
8
Con excepción de los arados, la resistencia específica de todos los implementos k
m

(kgf/m) se determina dividiendo la resistencia de tracción total del implemento por su
ancho de trabajo b (m), es decir:

b
R
k
m
m
=

En el caso de los arados, la resistencia específica k
ar
(kgf/cm
2
ó kgf/m
2
) se determina al
dividir la resistencia traccional durante el trabajo del arado R
ar
(kgf), entre la superficie
de la sección transversal de corte ab (cm
2
ó m
2
), es decir:

ab
R
k
ar
ar
=

La resistencia específica de tracción de los distintos implementos varía
considerablemente en función de las condiciones de trabajo, del material sobre el que
se actúa, etc. Por ello, siempre será más deseable realizar la agrupación del sistema
tractor-implemento, sobre la base de la medición de las resistencias específicas de
tracción de los implementos, obtenidas mediante dinamómetros de tracción
(dinamogramas), en las condiciones concretas de trabajo.
No obstante, cuando este procedimiento no es factible, en la actualidad existen diversas
fuentes que proporcionan los datos de las resistencias específicas de tracción de los
diversos implementos y en los que se indican las condiciones experimentales en las que
éstas fueron determinadas.
Durante el proceso de agregación tractor-implemento, al utilizar los datos de las fuentes
disponibles, es preciso comprobar que las condiciones en las que fueron determinadas
las resistencias específicas sean las mismas o semejantes a las que se tienen en la
realidad en que trabajará el agregado que se proyecta conformar e integrar.

9
Ejemplo: Determine la RESISTENCIA DE TRACCIÓN de un arado de
vertederas de 1 m de ancho de corte, para trabajar sobre un suelo de
textura arcillosa a una profundidad de 30 cm, que se preveé trabajar a una
velocidad de 6 km/h.

Solución: Utilizando la expresión que propone la ASAE para un suelo
arcilloso del sur de Texas, se puede determinar la resistencia específica
de un arado de vertederas:

) / ( 049 . 0 7
2 2
cm N S D + =

Sustituyendo los datos proporcionados, se tiene:

2
2
7 0.049(6) 8.764
ar
N
D k
cm
= + = =
Realizando el cálculo de la resistencia de tracción mediante la expresión:

( )
2
* ( ) ( ) * * ( )
ar
R Fi A B S C S W T N = + +
2
1 652 0.0(6) 5.1(6) 1.0 30 25, 068 2, 558
ar
R x N kgf ( = + + = =
¸ ¸
2 2
* * 8.764 8.764 (100 )(30 ) 26, 292 2, 682
ar
N N
R D a b xaxb cm cm N kgf
cm cm
= = = = =
ab
R
k
ar
ar
=
10
11
12
13
DINAMÓMETRO PARA MEDIR LA
RESISTENCIA DE TRACCIÓN DE
IMPLEMENTOS DE ENGANCHE EN UN
PUNTO: BARRA DE TRACCIÓN.
14
DINAMÓMETRO PARA MEDIR EL TORQUE Y LA FRECUENCIA DE ROTACIÓN DE
IMPLEMENTOS ACCIONADOS POR LA TOMA DE FUERZA DEL TRACTOR.
15
DINAMÓMETRO PARA MEDIR LA RESISTENCIA DE
TRACCIÓN DE IMPLEMENTOS DE ENGANCHE EN
LOS TRES PUNTOS DEL SISTEMA HIDRÁULICO DEL
TRACTOR.
16
DETERMINACIÓN DE LA RESISTENCIA DE TRACCIÓN DE UN MULTIARADO
17
CARÁCTER DEL CAMBIO DE LAS RESISTENCIAS TRACCIONALES DE LAS MAQUINAS.

La resistencia traccional de las máquinas calculada por las anteriores metodologías
(Goriachkin, ASAE), se puede considerar como promedio para cierta gama de
condiciones, pero de ningún modo, calificarla como la resistencia real en un momento
de trabajo determinado.

Al agrupar y elegir los regímenes de velocidad de los conjuntos de tractores y
máquinas es necesario tener en cuenta el carácter y magnitud de las oscilaciones o
variaciones de la resistencia de tracción de los implementos agrícolas.

La magnitud de la reserva de la fuerza de tracción del tractor depende del grado de
irregularidad de la resistencia traccional o
n
, de tal modo que a mayor valor de o
n
,
durante la agregación se demandará mayor reserva de la fuerza de tracción.

o
n
max min
m
R R
R
=
÷
R
m
- Valor medio de la Resistencia Traccional en las condiciones dadas.
R
máx
y R
mín
- Valores máximo y mínimo de la resistencia de la máquina en las condiciones dadas.

Algunos valores de o
n
para distintos implementos, son:


Arados - o
n
= 0.20-0.60
Rastras - o
n
= 0.06-0.20
Cultivadores - o
n
= 0.20-0.50
Sembradoras- o
n
= 0.06-0.30

max min
m
n
R R
R
o
÷
=
min
*
m n máx
R R R o = ÷
min
2
máx
máx m
R R
R R
÷
| |
= +
|
\ .
min
2
máx
m
R R
R
+
=
2 2
*
min
R R R
máx n m
÷
=
o
|
.
|

\
|
+ = + =
|
.
|

\
|
÷
+ =
2
1 *
2
*
2
min n
m
n m
m
máx
m máx
R
R
R
R R
R R
o o
18
1. Labranza;
2. Cultivo;
3. Rastreo;
4. Siembra.
DINAMOGRAMAS
La resistencia de tracción de todos los
implementos durante el trabajo de campo en
distintas condiciones y estado del suelo, también
cambia. Nunca permanece constante.
19
POTENCIA REQUERIDA PARA EL TRABAJO DE LOS IMPLEMENTOS.

Si se conoce la resistencia total traccional R
m
(kgf), la potencia de tracción
(potencia lineal), requerida para el trabajo de la máquina, N
m
(CV) es:

* * *
270 270
m tr m tr
m
R V k b V
N = =
v
tr
-

velocidad de traslación durante el trabajo de la máquina, en km/h.
k
m
- resistencia específica del implemento, kgf/m.
b - ancho de trabajo del implemento, m.

Si el accionamiento de las máquinas se realiza a través de la toma de fuerza, la
potencia requerida por la máquina es:

' *
270
m tr
m ATF
R V
N N = +

R
m
- fuerza que se requiere para superar la resistencia traccional de la máquina
(kgf).
N
ATF
- potencia rotativa que se necesita para el accionamiento de los órganos de
trabajo de las máquinas, CV

Si las máquinas son estacionarias, la potencia requerida N
m
es (CV):

* * *
75 75 30
r r
m ATF
M M n
N es N
x
e t
= = =
M
r
- Momento de resistencia en el eje propulsor de la máquina, en kgf m.
n - Frecuencia de rotación del eje de la toma de fuerza del tractor, r/min.