You are on page 1of 4

DOMINGO XI - Tiempo Ordinario

Como un grano de mostaza

Otra parábola de la siembra
Jesús decía a sus discípulos : «Jesús decía a sus discípulos: «El Reino de
Dios es como un hombre que echa la semilla en la tierra: sea que duerma
o se levante, de noche y de día, la semilla germina y va creciendo, sin que
él sepa cómo.
La tierra por sí misma produce primero un tallo, luego una espiga, y al fin
grano abundante en la espiga. Cuando el fruto está a punto, él aplica en
seguida la hoz, porque ha llegado el tiempo de la cosecha».
También decía: «¿Con qué podríamos comparar el Reino de Dios? ¿Qué
parábola nos servirá para representarlo? Se parece a un grano de
mostaza. Cuando se la siembra, es la más pequeña de todas las semillas
de la tierra, pero, una vez sembrada, crece y llega a ser la más grande de
todas las hortalizas, y extiende tanto sus ramas que los pájaros del cielo
se cobijan a su sombra».
Y con muchas parábolas como estas les anunciaba la Palabra, en la
medida en que ellos podían comprender. No les hablaba sino en
parábolas, pero a sus propios discípulos, en privado, les explicaba todo»
(Mc 4,26-34).
La parábola del grano de mostaza continúa las imágenes agrícolas que
Jesús viene usando en su discurso, y que son afines al trabajo cotidiano
de sus oyentes. El tema tratado sigue siendo la ACEPTACIÓN de la
palabra de Jesús, que anuncia y realiza el Reinado de Dios.

Como un grano de mostaza

DOMINGO XI - Tiempo Ordinario

Pequeño, como el grano de mostaza
También decía: «¿Con qué podríamos
comparar el Reino de Dios? ¿Qué parábola
nos servirá para representarlo? Se parece
a un grano de mostaza. Cuando se la
siembra, es la más pequeña de todas las
semillas de la tierra, pero, una vez
sembrada, crece y llega a ser la más
grande de todas las hortalizas, y extiende
tanto sus ramas que los pájaros del cielo
se cobijan a su sombra» (Mc 4,30-32).
Esta parábola señala una nueva dificultad para la aceptación de la Palabra
tentaciones
preocupaciones
inconstancia

mencionadas en
la parábola del
sembrador

tribulación
insidias del enemigo

el trigo y la cizaña

pequeñez del
comienzo del Reino

el grano de mostaza

dificultades para
asumir con más
decisión la palabra
de Jesús

Como un grano de mostaza

DOMINGO XI - Tiempo Ordinario

pero potencialmente grande
«pero, una vez sembrada,
crece y llega a ser la más
grande de todas las hortalizas,
y extiende tanto sus ramas que
los pájaros del cielo se cobijan
a su sombra» (Mc 4,32).

semejanzas
entre el grano
de mostaza y el
Reino de Dios

CONTRASTE entre el comienzo y la
culminación: Lo que Jesús viene
realizando, todas sus obras de bien y de
salvación (curaciones, liberaciones de
posesos y perdón), es diminuto
comparado con lo que Dios realizará
cuando establezca definitivamente su
Reinado entre los hombres.
CONTINUIDAD: A pesar del contraste,
las obras de Jesús ya son el Reino de
Dios, como el grano también ya es
mostaza, aunque no se haya
desarrollado como árbol.

DOMINGO XI - Tiempo Ordinario

Como un grano de mostaza

Humilde, pero persistente
Los testigos de esas obras de Jesús deberían reconocerlo, pero no
pueden porque siguen soñando en una plenitud que aún no se ha
alcanzado. Este desconocimiento es muchas veces el transfondo de las
quejas de tantos creyentes, que viven desanimados por no ver realizado lo
que esperan. No comparten la paciencia del Sembrador, que sabe muy bien
que la pequeña semilla terminará siendo un gran árbol, aunque tarde en
crecer.
La planta de mostaza es un árbol HUMILDE, a quien nadie en Medio
Oriente pretendería considerar el primero del Reino Vegetal. Las
preferencias se inclinan hacia otras especies, como el Cedro del Líbano. A
este imponente árbol se comparaba la grandeza de Faraón, pues la
multitud de sus súbditos estaban sometidos:
como «en las ramas del cedro anidaban todos los pájaros del cielo, bajo su
fronda parían todas las bestias del campo, a su sombra se sentaban
naciones numerosas» (Ez 31,6).
Sin embargo fue talado a causa de su soberbia por otros más poderosos.
El Reinado de Dios no es ostentoso como los grandes árboles, pero es
DEFINITIVO, igual que el árbol de mostaza es persistente a pesar de su
lerdo crecimiento.