You are on page 1of 16

El Plan de Dios

sobre
el Matrimonio
y
la Familia

El origen del Mundo.
La Familia ocupa un lugar
preponderante en el Plan
de Dios.
Genesis 1 y 2

El Origen del Mal
El pecado destruye la
persona, la Familia y el
Plan de Dios.
Genesis 3 al 11

Cuando contemplamos en
el panorama mundial los
grandes y frecuentes
atentados contra la vida:
homicidios, guerra,
genocidios, abortos,
eutanasia, torturas,
deportaciones, injusticias,
drogas,
nuevas formas de
esclavitud, etc.
Y vemos los signos
preocupantes de la
destruccion de la FAMILIA
y el Matrimonio:
divorcios, la tremenda

Entonces nos
preguntamos
De donde viene el mal?
creo dios bien e l mundo o
se equivoco?
Esta fracasando el plan de
Dios?
Vencera el mal al bien?
O al reves?

El primer relato de la creacion
nos comunica

Dios Existe, hay un
solo Dios
Dios creo todo a
partir d e la nada.

Dios crea al ser humano
a su imagen y
semejanza, cada
persona tiene
dignidad infinita
Dios crea al ser humano
sexuado, no es algo
accidental, sino que
es para la realizacion
plena de la persona

Dios instituye el
Matrimonio al insertar
en la naturaleza
humana la atraccion
entre el hombre y
mujer, que estan hecho
el uno para el otro
Dios regala al ser humano
la capacidad de tener
hijos, multiplicarse,
trascender y ser cocreador

Dios encarga al ser
humano la obra de la
creacion. El sueño de
dios es que la familia
humana viva a
imagen y semejanza
de la familia
trinitaria.
Dios descansa y nos
recuerda asi que hay
que santificar cada

Mexico es un paraiso natural, es
un enorme jardin de 2 millones
de kilometros
cuadrados.Adornado conn
ríos,bosques lo habitan toda
clase de aves y animales.
En sus 11 kilometros de costas
bullen gran variedad de peces.
Tierra del Sol, preñada por
mares subterraneos de
petroleo,
El sueño de Dios, es que los
mexicanos seamos capaces de
crear un verdadero paraiso en
todos los sentidos:







Desarrollado
Sustentable
Equitativo
Democratico
Independiente
Creyente
Solidario

• Para lograr este fin sin duda
el principal medio es que cada
mexicano crezca en
edad,
Sabiduria
y gracia
en una familia unida y estable.

El mal uso de nuestra libertad
es la causa de que se rompa
el paraiso , la relaciones
familiares y se destruya a
las personas.
Si la familia se convierte en la
suma de egoismos entonces
se estara viviendo el
infierno.
Pero…

GRACIAS A CRISTO!!!
• Es posible vencer la fuerza
del pecado y hacer de la
familia
“un paraiso”.
• Es decir vencer la fuerza del
pecado y hacer de la familia
un espacio de realizacion,
afcto y bienestar para todos
sus miembros

Aun en medio de las dificultades,
hoy agravadas, los padres deben
formar a los hijos con confianza
y en los valores esenciales de la
vida humana.
El don de si, que inspira el amor
mutuo de los esposos, pone como
modelo y norma del don de si
que debe haber en las relaciones
entre hermanos y hermanas,
y entre las diversas generaciones
que conviven en la Familia.
La comunion y participacion vivida
en la casa, en los momentos de
alegria y de dificultad, representa
la enseñanza mas activa,
responsable y fecunda de los
hijos y esto se reflejara al salir
ellos a la sociedad.

Lo importante de todo:
Es saber que sentido tiene hacer
las cosas, y como podemos
realizarlas en la vida cotidiana,
fundamentalmente en el seno
familiar.
La familia es el lugar en donde
niños, jovenes y adultos
aprenden a amar.
Cuando hemos aprendido a
amar, lo hemos aprendido todo

COMPROMISO

“La palabra mueve,
Pero el ejemplo
arrastra”

ORACION FINAL
Gracias
Por tu maravillosa creacion
Por la naturaleza
Pero confio en tu
por crearme a tu imagen
gracia
Por hacerme tu hijo
Mas que en mi
Por esa gran fuerza
pecado
Misteriosa y creativa
Crea en mi un
Que es la sexualidad
corazon nuevo
Gracias por creer en mi
Renueva en mi
Y regalarme la libertad
Gracias por confiar en mi
Un espiritu firme
Y encomendarme la creacion Y sere c apaz,
Gracias por tu gran amor
como tu
Que urdio un plan de
de crear paraisos
salvacion
Reconozco señor que soy
pecador
Amando
Fragil barro
recuperare
Rebeldia y orgullo

El gozo y la alegria
De ser co-creador
De un mundo