You are on page 1of 1

HIPOGLUCEMIA EN EL SER HUMANO

Aguilar Flores María Magdalena, Camacho Magaña Nayeli Alejandra, Estrada Méndez Isaac Román. Asesores: M. en C. Rodrigo Aníbal
Mateos Nava, Mtra. Leonor Aguilar Santelises, M. en C. Araceli García del Valle, Fernando Francisco Hernández Clemente. Bioquímica
Celular y de los Tejidos I (laboratorio), cuarto semestre, grupo 2401, Química Farmacéutico Biológica, Facultad de Estudios SuperioresZaragoza, UNAM. E-mail: isaac_101193@hotmail.com.

RESUMEN

Según la intensidad de la sintomatología:

La hipoglucemia se define por la reducción en el nivel de la glucosa sanguínea capaz de inducir

• Leve.

síntomas debido a la estimulación del sistema nervioso autónomo o la disfunción del sistema nervioso

• Moderada.

central. Se considera hipoglucemia un nivel de glucosa en sangre por debajo de 50 mg/dL. [6]

• Grave.[4]

En una hipoglucemia existen dos grupos de síntomas separados temporalmente, y que responden a
mecanismos fisiopatológicos diferentes:

Efectos bioquímicos de la hipoglucemia:

• Primera fase o adrenérgica: se produce una descarga de adrenalina como mecanismo compensador

• Aumenta la glucogenólisis.

de la hipoglucemia.

• Disminuye el metabolismo.

• Segunda fase o fase de neuroglucopenia: hay una disminución de glucosa a nivel cerebral. [1]

• Búsqueda de nuevas fuentes de energía.[5]

La glucosa sanguínea puede usarse para energía, particularmente por el cerebro y otras partes del

Tras los resultados en una encuesta (Diario El Universal, México, D.F. Sección metrópoli. Ciudad de

sistema nervioso que dependen sobre todo de la glucosa y su metabolismo. [1]

México, miércoles 22 de enero de 2014.) 76 de cada 100 mexicanos padece hipoglucemia, provocado
por la diabetes. La diabetes afecta actualmente a 246 millones de personas en todo el mundo y se

OBJETIVO

calcula que afectará a 380 millones de personas en el 2025. En México es más notoria en la parte norte

Conocer las causas y síntomas que conllevan al ser humano a padecer hipoglucemia.

del país con 8.4% de prevalencia y en el área metropolitana del Distrito Federal con 8.1%. [4]

INTRODUCCIÓN
El sistema nervioso central (SNC) depende de la glucosa como única fuente de energía. Se define a la
hipoglucemia como una caída en la concentración de glucosa sanguínea a un nivel que despierta
síntomas a causa de la privación del azúcar en el SNC.[3]
La glucosa se produce por medio de la glucogenólisis (degradación del glucógeno), de donde proviene
la mayor parte de este energético durante el ayuno nocturno y la gluconeogénesis (síntesis de
carbohidratos nuevos a partir de fuentes que no son carbohidratos), que constituye una fuente cada vez
más importante de glucosa conforme se vacían los depósitos de glucógeno. Las concentraciones de
glucosa en sangre son reguladas por hígado, tejidos extra hepáticos y varias hormonas. [1]
Imagen 1. Medidor de glucosa

La glucosa es la principal, fuente de energía del encéfalo, por lo que la hipoglucemia prolongada y
grave causa daño cerebral y muerte. [2]
El valor de glucosa en sangre con el cual la hipoglucemia se manifiesta es variable, aunque en general
se acepta una cifra de <50 mg/dL (Cuadro 1).[5]

MÉTODO
Mediante una investigación bibliográfica se obtuvo la información y el

conocimiento sobre este

padecimiento.
Cuadro 1. Valores de glucemia
Valores de glucemia basal (en ayunas) considerados normales
Hiperglucemia
Normoglucemia
Hipoglucemia
Superior a 110 mg/dL
Entre 65-70 y 110 mg/dL
Inferior a 50mg/dL
Valores de glucemia postprandial considerados normales
Dos horas después de las comidas la glucemia debe ser inferior a 140 mg/dL.
En personas con diabetes, se aceptan unos niveles discretamente superiores:

DESARROLLO DEL TEMA
La hipoglucemia se observa con mayor frecuencia en pacientes diabéticos dependientes de insulina,
como complicación del tratamiento con éste fármaco y es causa de 3 a 7 % de muertes en pacientes
con diabetes mellitus dependiente de insulina. El tratamiento suele consistir en la administración de
glucosa, y el pronóstico suele ser favorable.[1]

-En ayunas hasta 140 mg/dL.
-Dos horas después de las comidas hasta 180 mg/dL.

CONCLUSIÓN
La causa más frecuente de hipoglucemia es la que se produce por un exceso de insulina, la ingesta de

El mecanismo normal de defensa contra una hipoglucemia es:
• 81 mg/dL: se detiene la producción de insulina.
• 65-70 mg/dL: se liberan hormonas para aumentar niveles de glucosa.
• 50-55 mg/dL: se presentan síntomas dirigidos a la ingesta de alimentos. [6]
Causas comunes de hipoglucemia:
• Exceso de insulina.
• No comer suficiente o saltarse comidas.
• Comer más tarde de lo normal.
• Tomar dosis mayores de medicamento oral o insulina.
• Mayor actividad física de lo normal.
• Tomar bebidas alcohólicas.
• Disminución de la depuración de la insulina o hipoglucemiante. [4]
Clasificación:
• De ayuno o post-absortiva.
• Producción insuficiente de glucosa.
• Postprandial o reactiva.
• Hiper-insulinismo alimentario.
• Intolerancia hereditaria a la fructosa.
• Idiopática (verdadera hipoglucemia y pseudo-hipoglucemia). [4]

antidiabéticos orales, además de saltarse comidas. El diagnóstico temprano de hipoglucemia así como
conocer la historia clínica e identificar síntomas, es esencial para prevenir secuelas irreversibles.
Mientras más tiempo pase el paciente en hipoglucemia, mayor es el riesgo de tener consecuencias
graves. La mortalidad por hipoglucemia es rara actualmente, pero los retrasos en el desarrollo son
extremadamente comunes, por tanto, es necesario un diagnóstico oportuno e iniciar un tratamiento lo
más rápido posible.
REFERENCIAS
1. Andreoli Thomas E. Compendio de Medicina Interna. Cuarta edición. Mc Graw-Hill Interamericana.
México. 1997, pág. 436-541.
2. Murray Robert K. Bioquímica de Harper. Quinceava edición. Editorial el Manual Moderno. México.
2001, pág. 267-268.
3. Wiilliams Melvin M. Nutrición para la salud, condición física y deporte. Séptima edición. McGraw Hill
interamericana. México. 2006, pág.121, 126
4. Instituto Nacional de Seguros de Salud, Ministerio de Salud y Deportes. Normas de diagnóstico y
tratamiento: Medicina Interna. SOIPA. Bolivia. 2012. Pág. 98-100.
5. Rodríguez Hernández Manuel. Pediatría. Segunda edición. Ediciones Díaz Santos S.A. España.
2004, pág. 493
6. Devlin Thomas M. Bioquímica: Libro de texto con aplicaciones clínicas. Editorial Reverté. España.
2004, pág. 643 y 644.