You are on page 1of 6

EL PARALITICO

DE BETESDA

dar vista a los ciegos. el primero que entrara sería sanado. los perdidos sean salvos. no para ver si ocurre algo extraordinario. Esto hace pensar en la iglesia como lugar donde los van necesitados en busca de sanidad espiritual. Gracia” Aquel que puede sanar a los enfemos. . y que puede hacer caminar al paralítico. que andas en las tinieblas y no puedes ver la luz? ¿reconoces que tus caminos no son rectos? ¿te das cuenta que no puedes caminar en los caminos de Dios? Acude a Cristo.Betesda era un estanque al que muchos enfermos acudían para obtener salud en el momento en que hubiera movimiento del agua. sino para que. por el movimiento del agua la Palabra. ¿te das cuenta de tu necesidad? ¿puedes darte cuenta que estás ciego. de seguro sucederá contigo como al paralítico que conoció a Jesús. búscale allí donde él ha prometido estar.

JESÚS VIÓ Jesús vio al paralítico. Así sucede también hoy cuando Jesús mira a los hombres postrados. Él envió a Su Hijo a morir en la cruz por tus pecados y los míos y cuando Jesús estaba entregando su vida. No creas que no le importas a Dios. y aunque la gran mayoría no son concientes de esa realidad. estaba mirando tu estado de . sin saber que su persona no le indiferente. Inicialmente el paralítico ni siquiera se percató de la presencia de Jesús. estaba pensando en tí. no al contrario. sin fuerzas. a Dios ninguno de ellos le es indiferente.

esa inactividad en la vida. 17 No se dice cuánto tiempo llevaba en el estanque esperando. salvado y habilitado para vivir para Dios. Sin embargo Jesús le sanó en un instante. nueva criatura es” Jesús supo que el paralítico llevaba mucho tiempo en esa condición. . 2 Cor 5. Al pensar en el tipo de enfermedad que padecía. puesto que en el mismo momento en que alguno se acerca a Cristo por la fe. y considerar lo que produce la inactividad. su facultad de mover sus piernas llevaría mucho tiempo.“si alguno está en Cristo. es inmediatamente perdonado. No importa cuánto tiempo haya pasado una persona en sus pecados.

Pero donde las fuerzas del hombre terminan. .sano? Jesús preguntó al paralítico ¿quieres ser sano? ¿es que acaso Jesucristo no sabía el anhelo del corazón del paralítico? ¡Por supuesto que lo sabía! Pero es la voluntad del Salvador que quien vaya a recibir favores reconozca su necesidad. La respuesta del paralítico fue acertada: reconoció delante de su interlocutor que no le era posible ser libre de su enfermedad Esa es tu condición y esa debe ser también tu conclusión. intento tras intento no hay sino fracaso. Tal vez has estado intentando alcanzar la paz para tu vida. y vez tras vez. se manifiesta el poder de Dios. desconsuelo y frustración.

. Jesucristo quiere darte vida pero debes escuchar Su voz y reconociendo que no puedes alcanzar el favor de Dios por tí mismo. Así lo hace hoy también.Hay Uno que puede salvarte. que puede sanar.