Modelos de

comportamiento de
tensión-deformación.

El comportamiento elástico previo a la rotura o resistencia de pico de los macizos rocosos así como su criterio de rotura estimativo. Esto junto con el hecho de que la mayor parte de los diseños de ingeniería lo que pretenden es evitar que se produzca una rotura. ha hecho que la investigación de lo que pasa tras la rotura haya sido mucho menor que aquella enfocada a evitarla . se han estudiado bastante y se pueden estimar con un nivel de aproximación razonable.Comportamiento y propiedades de post-rotura.

Hoek y Brown (1998) propusieron.Marco general Como enfoque general. y aunque no existen reglas definitivas actualmente que permitan conocer las características post-rotura de los macizos rocosos. . tres tipos básicos de comportamientos post-rotura. a partir de su experiencia en el análisis numérico de una gran variedad de casos reales.

.

Suponen un comportamiento plástico perfecto para GSI = 25 e inferiores. para macizos 28 rocosos de calidad media (GSI en torno a 50) estiman que su comportamiento de rotura residual se podría estimar reduciendo el GSI. ya que han observado in-situ caídas de resistencia repentinas. Finalmente. porque al analizar la rotura de túneles en macizos rocosos de este tipo se observó que los macizos continuaban deformándose para un nivel de tensión constante al tiempo que no se observaba un cambio de volumen significativo asociado a esta rotura.Así. de manera que este criterio no sería ni igual que el del macizo al romperse (plasticidad perfecta) ni nulo (elasto-fragilidad). Por lo tanto sería elasto-plástico con reblandecimiento. . proponen un comportamiento elasto-frágil para macizos rocosos con GSI = 75 o mayor.

Archambault et al. mostrando cómo las estructuras anastomosadas de discontinuidades originadas por cortante o tracción y los efectos de escala en la resistencia al corte de rocas y macizos rocosos son el resultado final de un mecanismo de reblandecimiento progresivo del macizo rocoso (Figura 2.8). . (1993) revisan los diferentes factores que contribuyen a la rotura por cortante en rocas y macizos rocosos.

.

Este escenario es válido a cualquier escala . se entra en una región inestable de reblandecimiento. Tras la completa propagación de estas discontinuidades hasta el máximo nivel de tensión cortante.• Según los autores. aplicando tensiones cortantes se generan deformaciones cortantes simples heterogéneas y se concentran altas tensiones cortantes o de tracción (altos gradientes) en bandas estrechas donde se localiza la deformación o donde se inicia la propagación de fracturas de tracción. donde se concentra el reblandecimiento. formándose nuevas discontinuidades. Estas zonas de discontinuidades (por cortante y/o tracción) se desarrollan en una etapa de endurecimiento caracterizada por un aumento de la dilatancia que implica una expansión en la zona de cizalla. se habrán formado estructuras anastomosadas de 29 discontinuidades. Cuando al fin se alcanza la resistencia residual.

.9 se muestra la interdependencia de las variables que confluyen en este fenómeno (la tensión cortante τ. la tensión normal σn y el desplazamiento normal δv). el desplazamiento cortante δh. También se representa la variación con la escala.• En la figura 2.

El material en la interfase entre las dos mitades de la zona de corte forma una fina capa de ruptura. Vermeer y de Borst (1984) consideran un ensayo a cortante en un suelo. el ángulo de dilatancia en la banda de cortante se puede estimar mediante: . hormigón y rocas.Tratando de encontrar un significado físico de la dilatancia en suelos. Si llamamos δv a la deformación normal o vertical y δh a la deformación cortante u horizontal.

(1993) coincide con las propuestas de Hoek y Brown (1988) ya que. (iii) la dilatancia de pico es menor.9). . a mayor calidad geotécnica. • Al aumentar la tensión normal (σn). (ii) se mantiene la resistencia residual. Teniendo en cuenta que la introducción del índice de calidad no deja de ser una forma de tener en cuenta el efecto de escala. se observa que: (i) disminuye la resistencia de pico. a una escala concreta ocurre que: (i) aumentan la resistencia de pico y la residual. indican que el salto del criterio de pico al residual será mayor a menor escala. (1993) admite la siguiente interpretación: • Al aumentar la escala del análisis (Figura 2. (ii) disminuye la dilatancia inicial y (iii) el ángulo de dilatancia se anula para un nivel de plasticidad menor. De estas observaciones se confirma la tendencia natural de los macizos rocosos a sufrir procesos de reblandecimiento. resultan difíciles de concretar de manera genérica en un modelo. o lo que sería equivalente. vemos que este enfoque razonado de Archambault et al.Luego la relación entre el desplazamiento normal y cortante se puede considerar una medida del ángulo de dilatancia y por lo tanto el gráfico presentado por Archambault et al. (iv) aumenta la deformabilidad y (v) el material empieza a dilatar a un nivel de deformación plástica mayor. que en todo caso. en general.