You are on page 1of 31

MASCULINIDADE

S
Contextualidad, Diversidad, Tipificación

constructos sociales

Masculino - Femenino

conceptos flexibles
[performático]
identidades diversas

Masculinidad[des]: concepto
heurístico
Se utiliza actualmente para referirnos a una
amplia gama de comportamientos más o
menos sedimentados en la vida de los
hombres, a partir de la combinación de una serie
de criterios relacionales de sexo, género, raza,
clase, edad, cultura... entre otros; para dar
cuenta del cambio moderno y pos moderno en
las identidades y roles masculinos en lo privado
y lo público, lo individual, colectivo e
institucional.

.

sino a irse y venires en la construcción. no lineal. Las identidades tradicionales se han trastocado. deconstrucción y reconstrucción de las masculinidades donde se conjugan elementos de contexto. historia personal y social y cultura. . La relación entre cultura e identidad es irreductible en la transformación de las masculinidades. 4. ni siempre progresivo.Aprendizajes 1. Aluden a una situación en proceso. La transformación de la división sexual del trabajo está siendo fundamental para entender la los cambios en la masculinidad 3. Los "tipos" de masculinidad nos son estáticos ni totalizantes. 2.

VIOLENCIA Y HOMBRES .

o para aprovecharse de dicho poder. .Micromachismos: definición y causas “micro”:lo la evidencia capilar. lo casi imperceptible. lo que esta en los limites de ■ Maniobras interpersonales que realizan los varones para mantener. reafirmar. la autosuficiencia y la creencia en el derecho sobre las mujeres. recuperar el dominio sobre las mujeres. o para resistirse al aumento de poder de ellas. ■ Consecuencia y expresión del modo de construcción de la psiquis masculina producto de la socialización para los varones que jerarquiza para ellos la valorización del dominio sobre las personas.

Naturalización de la violencia .

.

tales como aumento del poder personal de la mujer . psíquica.Micromachismos: tiplogía ■ "coercitivos”: el varón usa la fuerza moral. económica o de la propia personalidad. para intentar doblegar y hacer sentir a la mujer sin la razon de su parte ■ "encubiertos”: el varón oculta (y a veces se oculta) su objetivo de dominio ■ de "crisis”: suelen utilizarse en momentos de desequilibrio en el estable disbalance de poder en las relaciones.

Micromachismos: tipología ■ "coercitivos”: intimidación. toma repentina del mando. paternalismo. desautorización. coerción a la intimidad. uso expansivo del espacio físico… ■ "encubiertos”: abuso de la capacidad femenina del cuidado. control del dinero. engaños. . hacer méritos. autoindulgencia… ■ de "crisis”: seudoapoyo. apelación al argumento lógico. dar lástima. explotación emocional. insistencia abusiva. desconexión y distanciamiento. terrorismo.

decidir. y medios para sancionar y premiar a la que obedece. Otra. el poder personal de existir.Poder y género ■ Dos acepciones de la palabra "poder": una es la capacidad de hacer. afectos) que aquella persona que quiera controlarse valore y no tenga. requiere tener recursos (bienes. . requiere una legitimidad social que la autorice. básicamente para lograr obediencia y lo de ella derivada. la capacidad' y la posibilidad de control y dominio sobre la vida o los hechos de los otros. autoafirmarse.

.

DESEMPLEO Y VIOLENCIA MASCULINA .

.

.

pero sí son factores de riesgo que probabilizan la ocurrencia de este fenómeno. . sino la manera que eligen los hombres violentos para enfrentar esta crisis.La (i)responsabilidad masculina ■El desempleo como el alcoholismo por sí mismos no producen violencia. El problema en lo individual no sólo es la cólera y la frustración que produce el desempleo.

Caminos (im)posibles de superación .

RELIGIÓN Y MASCULINIDADES .

■ Damos por sentado que no tenemos por qué repensar la masculinidad. Heterosexual. Insensible e inexpresivo. Así. . ■ La buena noticia es que lo que ha sido construido puede ser reconstruido. cambiarla. y Edgar Chacón M. Tomador o bebedor. Mujeriego. (2001). Fuerte. Omnisapiente. funciones y conductas que se suponen esenciales al varón en una cultura determinada. Referente de la humanidad. cuestionarla. caracterizan a la masculinidad patriarcal como aquella que es una conducta y una estructura ideológica donde se decide y modela esa misma conducta basada en atributos. crean el perfil de la masculinidad patriarcal. La masculinidad y la femineidad han sido construidas como un edificio desproporcionado y aplastante. Preñador. su hijo lo es. ■ La mala noticia es que esta forma de dar por sentada la masculinidad de la fe o de la sociedad. valores. el Espíritu lo es. ha conducido a terribles desigualdades y torcidas identidades. Gustavo Briceño B. la cual cumple con los siguientes mandatos o roles masculinos: – Todopoderoso. ¿qué está en la base? Que Dios es varón (padre).

la heterosexualidad obligada o la . el comportamiento sexual. político ni otro (al menos no fuera del seminario).Masculinidades en la Iglesia ■ Masculinidad religiosa: se acerca más a una masculinidad subordinada ya que según el autor. entre ellos la ingesta de bebidas alcohólicas. contiene. los varones tienen un estilo de vida asociado comúnmente al rol femenino debido a que la religión regula. modera y limita muchos comportamientos masculinos patriarcales. estos jóvenes no cuentan con ningún tipo de poder. llámese monetario. sólo la masculinidad hegemónica ocupa la posición dominante de los hombres y ejerce de manera exitosa su posición de autoridad. Al seguir las normas religiosas desde temprana edad. los demás hombres quedan por lo tanto subordinados a esta masculinidad y como es visible en la descripción.

las actividades domésticas y 2) Presencia de componentes asociados con la masculinidad hegemónica: se adquieren durante la formación sacerdotal a través de una autoridad delegada por la Iglesia. y la carencia de poder como otro rasgo asociado con la feminidad. la fraternidad.Masculinidades en la Iglesia ■ Masculinidad clerical: es el resultado de la transformación de la masculinidad religiosa debido a la formación sacerdotal. el celibato. . la generosidad. y a los lineamientos pedagógicos que inculca el seminario como el espíritu de servicio. la empatía. moderación y limitación de comportamientos tradicionalmente masculinos guiados por la religión. La masculinidad clerical se caracteriza principalmente por la presencia de dos componentes: 1) Presencia de componentes asociados con la feminidad social: se refieren a la contención.

Masculinidades en la Biblia .

Por lo tanto es perfectamente lícito buscar en la inspiración del movimiento de Jesús indicadores válidos para los discípulos que delaten la intención de . (Cáceres 2009) ■ La preocupación de género como tal es una preocupación contemporánea.La masculinidad de Jesús: itinerario hacia una espiritualidad ■ libre Ser conscientes de que hay que y plena caminar desde el “quién es Jesús para mí”. entonces podemos estar seguros que Él postuló un modelo de varón radicalmente diverso y podemos recuperar un eje de transformación social y cultural a tener en cuenta en un proyecto de liberación. ■ Si se logra determinar que la predicación de Jesús alteró considerablemente los fundamentos de la sociedad patriarcal y sexista del primer siglo. pasar por el “quién fue el varón Jesús”. pero el conflicto y el sueño de unas relaciones de equidad son inherentes a la llegada del Reino. hasta llegar al “quién estoy llamado a ser para y desde Jesús”.

La masculinidad de Jesús: itinerario hacia una espiritualidad ■ La convicción fundamental enlibre y esta que se apoya plena tarea es que el golpe más duro que recibió el patriarcado fue la autorrevelación de Dios en la fragilidad de la encarnación y la crucifixión que puso de lado el poder y dominio que han caracterizado a la masculinidad occidental. en todas las perspectivas “desde arriba”. Lo sintomático es que cuando se ha apelado al género del Señor ha sido para fundamentar los derechos del varón en la sociedad y en la iglesia. la eucaristía. ■ El cuerpo de Jesús sólo ha tenido importancia en temas como la transfiguración. la resurrección y la ascensión. su masculinidad o capacidad de manifestarse como un individuo de género masculino. en escenas en que el cuerpo humano es desplazado por el divino. y con la otra mano les . negando así la naturaleza específica del Dios que vino a vivir con nosotros. Pero aquel cuerpo ha carecido de su elemento más distintivo. Es decir. Con una mano sustrajo la masculinidad y el cuerpo de Jesús.

que a lo largo de los siglos de cristianismo se fueron perpetrando y aumentando (hasta el Pantocrátor): – El perfil que emerge de Jesús en los evangelios está más de acuerdo con el modelo tradicional del varón: fuerza. oratoria convincente. hombres y mujeres. Jesús el orador poderoso y convincente. patriarcales. objetividad. occidentales. solitario. Jesús el que . ninguna mujer en particular a su lado. para opresores y oprimidos. seis características esenciales de la masculinidad de Jesús: Jesús el fuerte. violencia. honor. la masculinidad de Jesús nos aparece evidentemente con estos mismos rasgos. pensamiento binario. dejar de lado las diferencias de género es suponer que el mensaje evangélico es el mismo para ricos y pobres. Jesús el violento. compañeros masculinos. ■ A primera vista.La masculinidad de Jesús: itinerario hacia una espiritualidad ■ libre Algunos piensan que el mensaje y esplena evangélico igual para todos. leyendo los evangelios con nuestros ojos varones.

– Desafió las nociones básicas sobre la familia.19-20 y par. la discontinuación del oficio paterno (Mc 1. de lo que dan cuenta no aislados ni escasos textos evangélicos. pro ponía una novedosa conducta social y desafiaba los principios sexuales del patriarcado: propuso paradigmas sociales en abierto contraste con aquellos del judaísmo helenista y la vida urbana grecorromana. invitando a discípulos varones a quebrar la estructura patriarcal por medio del incumplimiento de obligaciones como el entierro a los padres (Mt 8. rompió códigos de género. he aquí algunas constataciones: – Jesús apareció a sus contemporáneos como un maestro popular y marginal de sabiduría que recurrió a gestos proféticos para transmitir su enseñanza. una nueva hermenéutica.59-60 son una ofensa contra el cuarto mandamiento). pero necesitamos ojos distintos.La masculinidad de Jesús: itinerario hacia una espiritualidad Lejos libre de lo que creemos a menudo. ylosplena por todos aparatos ideológicos por los que ha pasado nuestro encuentro con Jesús. su masculinidad es atípica. para percibirlos.) . – En su encuentro con mujeres.21-22 y Lc 9.

26-27. – Pronunció dichos sobre la sexualidad que estaban en plena disonancia con el ambiente8.La masculinidad de Jesús: itinerario hacia una –espiritualidad libre y Enseñó a sus discípulos que encontrarían plena oposición entre los miembros de sus propias familias (Mc 13. Ev. Mt 10. no aceptó el papel de padre sobre sus discípulos al desatender el pedido de . Fue el primer hermano de una sociedad de hermanos y hermanas.30. que la fidelidad a Dios era superior a la lealtad a sus hogares patriarcales y consideró la acentuación del conflicto familiar como una condición de discipulado (Lc 14. Sus dichos sobre el divorcio implican mutualidad y no dominio del varón sobre la mujer. mujeres casadas y solteras y tal vez algunas cuya reputación hubiera sido deshonrosa para el grupo. Tom. 55). – Promovió.37-39.12. enseñó la importancia de los niños.34-36). como alternativa a la familia. Mt 10. una comunidad de discípulos varones y mujeres que incluía varones casados y solteros. 10.

2. Los calificativos más elogiosos que una sociedad patriarcal puede otorgar. – Celebró el final del poder patriarcal al lavar los pies a sus discípulos. 8.La masculinidad de Jesús: itinerario hacia una –espiritualidad Su capacidad de aproximarse libre yrelaciones a la gente en plena interpersonales incluyó el contacto físico (Jn 13. – Despreció los títulos patriarcales de rabí. como el padre del hijo pródigo o de hombres como el buen samaritano realizando tareas propias del género femenino. Mc 1.15-18). padre (Mt 23.13). – Sus parábolas reflejan una intención de inclusividad de lo masculino y femenino y de presentar desconcertantes características de Dios.7-10).34. la satisfacción (Lc 10.21) y la intimidad con otros varones (Jn 21. 6.23). Lc 7. – Propuso una subversión contra el orden de género establecido (acoger a . maestro.41. apiadarse. la empatía emocional (evidente en el uso de los evangelistas de splagchinozomai -compadecerse.

35). miró con cólera (Mc 3. alabó a Dios con el corazón henchido de emoción (Lc 10. Sus acciones de misericordia fueron en respuesta al sufrimiento humano. Sus parábolas demostraron interés en las emociones humanas.5) y pidió apoyo emocional (Mc 14.21). gimió ante la desgracia colectiva (Lc 19.10). se encolerizó al nivel de la expresión física (Mc 11. – En vez de tratar a sus compañeros en un modelo de dominación y sumisión los animó a seguirlo en un modelo en que la carga es . suspiró (Mc 7.34).).15 y par.34). lloró ante la muerte de Lázaro (Jn 11.La masculinidad de Jesús: itinerario hacia una –espiritualidad libre Más cercano a la rica variedad y plena de emociones de la Biblia Hebrea que a los estoicos. Jesús manifestó abiertamente un amplio rango de alteración de sus sentimientos: se maravilló de la fe del centurión (Mt 8.41).

muerte/salvación. una verdadera tragedia para el varón. muere en la humillación de su masculinidad. sufrimiento/gloria. – Eric Thurman descubre cómo Jesús desafía la hegemonía masculina dominante por una duplicación contrastante del mismo poder entre el grupo de sus discípulos y seguidores. arriba/abajo.La masculinidad de Jesús: itinerario hacia una –espiritualidad En su estudio del evangelio delibre Marcos en y plena el mismo volumen. último/primero. competir/temer) y reconoce en Jesús una víctima de la masculinidad del Padre. El Jesús marcano se mueve entre el deseo de resistir la agresión romana y la experiencia de opresión bajo el poder imperial. Tat-siong Benny Liew procede describiendo las coordenadas en que se construyó la masculinidad mediterránea (afuera/adentro. el Hijo que actuó representando bien los valores del patriarcado. La desestabilización de los criterios imperiales de Roma son revertidos en varios umbrales de una nueva masculinidad: esclavo/amo. .