You are on page 1of 7

Toxinas bacterianas

• La bacteria produce una sustancia que es tóxica para
las células humanas

• Las toxinas fueron los primeros factores de virulencia
que se identificaron y estudiaron en detalle. De hecho,
los científicos que estudiaron las toxinas fueron los
primeros en proponer el concepto del factor de
virulencia

Gracias a la bioquímica moderna se ha hecho cada vez
más fácil determinar los objetivos celulares de las
toxinas y revelar el mecanismo por el cual las toxinas se
unen a los receptores celulares, penetran o atraviesan
las membranas, y reconocen y / o modifican sus dianas
intracelulares para ejercer sus efectos tóxicos.
Las toxinas a menudo tienen modos muy específicos de
acción y objetivos claramente definidos en células de
mamíferos

Uso benéfico de las toxinas
Efecto toxico

la neurotóxica botulínica (BoNT), la
toxina proteínica producida por la
bacteria Gram-positiva Clostridium
botulinum, que es responsable de los
síntomas paralíticos de la enfermedad
botulismo.
Es una toxina que ataca a las neuronas,
causando parálisis y muerte debido al
colapso del sistema respiratorio.

la toxina producida por las bacterias en
los alimentos entra en el torrente
sanguíneo y actúa sobre las neuronas,
produciendo una parálisis flácida que
puede conducir a la muerte
sólo una bacteria que ha sido infectada
por un fago produce la toxina
Características y nomenclatura

Las toxinas que atacan a una variedad de
diferentes tipos de células se llaman a
menudo citotoxinas
otras se nombran de acuerdo a la célula
especifica que atacan
• Neurotoxina (BoNT)
• Leucotoxina (Mannheimia haemolytica)
• Hepatotoxina
• Enterotoxina (E. coli)
• Nefrotoxina
• Cardiotoxina
Las toxinas de tipo I se unen a la superficie celular
diana, pero no se trasladan a la célula diana

Las toxinas de tipo II son las que actúan sobre las
membranas celulares eucariotas (fosfolipasas o
citotóxinas formadoras de poros) y ejercen su
efecto destruyendo la integridad de la membrana
celular
Las toxinas tipo III son las toxinas clásicas del tipo
AB, que tienen dos componentes funcionales,
dominio enzimático (A) que activa o inactiva algún
objetivo intracelular o vía de señalización para
causar su efecto tóxico
componente de unión que reconoce un receptor
específico en la célula huésped (B) y media la
introducción de la porción A en el citoplasma celular.